Está en la página 1de 1

Ofrenda del día por las vocaciones

Señor Jesús, que nos enseñaste a pedir al Padre que mande obreros a
tu Mies, Yo Enriqueta me consagro este día por las vocaciones. Haz
que tengamos siempre familias y comunidades verdaderamente
cristianas, cuna de vocaciones. Despierta en nuestros jóvenes el ideal
de seguir tus pasos, de dedicarse totalmente a la causa del Evangelio.
Vuelve tu mirada de amor y ayúdales a comprender que sólo en Ti
pueden continuar tu misión, junto al pueblo más sufrido y
abandonado.
Asiste a nuestros Pastores y a todas las personas consagradas. Guía
los pasos de aquellos que han acogido generosamente tu llamada y
se preparan a las Ordenes Sagradas y a la profusión de los Consejos
Evangelios.
Te confiamos en particular nuestra familia y nuestra comunidad; crea
en nosotros el clima espiritual de los primeros cristianos, para que
podamos ser un cenáculo de oración por las vocaciones, hogar de fe,
de acogida de tu Palabra, para que llegue a ser manantial de nuevas
y santas vocaciones en tu Mies.
No permitas que la humanidad se pierda por falta de pastores, de
misioneros, de personas entregadas a la causa del Evangelio.
María, Madre de la Mies, modelo de toda vocación, ayúdanos a decir
nuestro SI. Confiamos nuestros intereses al Corazón de tu Hijo, que a
nosotros se entregó a si mismo. Amén
Envía Señor, Apóstoles Santos a tu Iglesia