Está en la página 1de 28

El inversor

español

inteligente

© Miguel de Juan Fernández, 2016
© de esta edición: EOLAS Ediciones
Todas las traducciones de las citas ajenas han sido realizadas por el autor
www.eolasediciones.es

Dirección editorial: Héctor Escobar
Maquetación: Alberto R. Torices
Fotografía de cubierta: Retrato de Benjamin Graham (1894-1976). Fuente:
http://mejorbroker.org/ · Con Licencia Creative Commons BY-SA

ISBN: 978-84-16613-42-7
Depósito Legal: LE-399-2016
Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta
obra sólo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por
la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita fotocopiar o
escanear algún fragmento de esta obra.
www.conlicencia.com · 91 702 19 70 / 93 272 04 47
Impreso en España

M iguel de J uan
F ernández

El inversor

español

inteligente
Un homenaje a El inversor inteligente de Benjamin Graham
y a El inversor australiano inteligente de Chris Leithner

EOLAS
ediciones

A Coral, David y Maria... Sin vosotros no puedo ser feliz.

Índice

Prólogo

.

.

.

.

.

.

.

.

13

Introducción

.

.

.

.

.

.

.

.

21

.

.

.

.

.

25

2. ¿POR QUÉ VALOR? MARGEN DE SEGURIDAD

.

.

.

35

3. RIESGO Y EL SR. MERCADO .

.

.

.

.

.

45

4. EL MERCADO EFICIENTE

.

.

.

.

.

.

57

5. CRISIS FINANCIERA GLOBAL

.

.

.

.

.

77

5.1. La desaparición del Patrón Oro .
5.2. La Ley de Peel (1844) .
.
5.3. La creación de la Banca Central .
5.4. La confusión sobre la inflación .

.
.
.
.

.
.
.
.

.
.
.
.

.
.
.
.

80
84
88
93

.
.
.
.
.
.

.
.
.
.
.
.

.
.
.
.
.
.

.
.
.
.
.
.

103
106
109
113
116
120

1. INVERSIÓN O ESPECULACIÓN

6. EL INVERSOR Y SUS ASESORES
6.1. Preferentes
.
.
6.2. Fondos inmobiliarios .
6.3. Bonos convertibles
.
6.4. Meinl European Land .
6.5. Estructurados .
.

.
.
.
.
.
.

—9—

6.6. Bankia .
.
6.7. Private Equity .

.
.

.
.

125
129

7. EL INVERSOR INTELIGENTE: CONOCER LOS PRODUCTOS .

.

137

7.1. Activos monetarios

.
.

.
.

.

.
.

.
.

.

.

.

.

.

146

.
.
.

.
.
.

.
.
.

.
.
.

.
.
.

147
149
152

.

.

.

.

.

156

.
.
.

.
.
.

.
.
.

.
.
.

.
.
.

158
162
189

.

.

.

.

.

191

.
.

.
.

.
.

.
.

.
.

194
196

.

.

.

.

.

202

.

.

.

.

217

9. EL INVERSOR INTELIGENTE EMPRENDEDOR

.

.

.

243

10. NET-NETS .

7.1.1. Letras del Tesoro .
7.1.2. Depósitos a plazo fijo
7.1.3. Fondos monetarios .
7.2. Activos de renta fija

.

7.2.1. Bonos gubernamentales
7.2.2. Bonos corporativos
7.2.3. Fondos de renta fija
7.3. Activos inmobiliarios

.

7.3.1. Fondos inmobiliarios
7.3.2. REITs
.
.
7.4. Activos de renta variable

8. EL INVERSOR INTELIGENTE DEFENSIVO
.

.

.

.

.

271

11. COMPOUNDERS (Creadoras)

.

.

.

.

.

301

12. GRANDES INVERSORES

.

.

.

.

.

.

343

.
.
.
.
.
.
.
.

.
.
.
.
.
.
.
.

.
.
.
.
.
.
.
.

.
.
.
.
.
.
.
.

.
.
.
.
.
.
.
.

.
.
.
.
.
.
.
.

.
.
.
.
.
.
.
.

347
349
351
352
354
356
357
358

13. EPÍLOGO .

.

.

.

.

.

.

.

363

14. ANEXOS

.

.

.

.

.

.

.

369

1. Buscando a Afrodita en una zanja .
.
2. ¿Y si quisieran reformar de verdad? Héroes
3. Alejandro en Gordio
.
.
.

.
.
.

.
.
.

.
.
.

369
372
375

Benjamin Graham
Philip A. Fisher
Walter Schloss
Charlie Munger
Seth A. Klarman
Irving Kahn .
Peter Lynch .
Warren E. Buffett
.

.

.

— 10 —

4. No me chilles, que no te veo
.
.
5. El abuelo Vanderhof se encuentra con Rajoy
6. Usted no es ‘Too big to fail’
.
.
7. Mi fondo gana y yo pierdo
.
.
8. Sobre el asesoramiento .
.
.
9. ¿Profesionalidad u honestidad? .
.
10. Hot Money y Hot Funds .
.
.
15. BIBLIOGRAFIA RECOMENDADA .

— 11 —

.

.
.
.
.
.
.
.

.
.
.
.
.
.
.

.
.
.
.
.
.
.

378
381
384
387
389
391
394

.

.

.

397

Prólogo…
variado y de amigos

L

fundadores de la ciencia económica escribieron cientos de
años antes –y evitaron errores claves– de Adam Smith. Ellos no eran economistas per se; en cambio eran teólogos entrenados en la tradición de Santo
Tomás de Aquino. Su escuela de pensamiento llegó a ser conocida como la Escuela de Salamanca y sus líderes como los Últimos Escolásticos. Estos hombres,
la mayoría de los cuales enseñaba en España, fueron al menos tan pro–libre
mercado como los muy posteriores (y principalmente seglares) líderes de la Ilustración escocesa. La fundación teórica de los Últimos Escolásticos anticipaba las
teorías de valor y precio de los “marginalistas” de la Escuela Austríaca de finales
del siglo XIX. Valor y precio, por supuesto, están en el mismo centro del value
investing. Por consiguiente, y aunque ellos rara vez lo saben, los inversores en
valor de hoy en día le deben mucho a la Escuela Austríaca –y por ende a la Escuela de Salamanca.
Estoy, por tanto, encantado de que Miguel de Juan Fernández haya introducido a Benjamin Graham a los inversores españoles; al hacerlo, él les rememora a
los Últimos Escolásticos. De Juan Fernández y otros, como Jesús Huerta de Soto
(el autor de Dinero, Crédito Bancario y Ciclos Económicos), demuestran que los
políticos no son nuestros salvadores y que la política no es nuestra salvación: sólo
hombres y mujeres libres, comprando, vendiendo e invirtiendo prudentemente,
os auténticos

— 13 —

pueden rescatar a España –y de hecho a Europa y el mundo Occidental– del daño
moral y económico en el que los gobiernos le han rebajado.
Chris Leithner
Leithner & Company PTY Ltd – Brisbane, Queensland (Australia)

Miguel de Juan Fernández ha escrito un correcto y apropiado tributo a Benjamin Graham para el inversor value de habla española. Es realmente gratificante
ver cuán lejos a lo largo y ancho ha llegado la influencia de Ben Graham.
Guy Spier
Aquamarine Fund – Zurich (Suiza)

Cuando Miguel me pidió que escribiera unas palabras para el prólogo de su
segundo libro, acepté gustosamente. Acepté porque me parece admirable cualquier persona capaz de ponerse delante de un ordenador –un folio en blanco– a
escribir, sea un artículo, sea un libro; acepté porque había tenido la oportunidad
de conocerle en el bautizo del Club de los Viernes en Oviedo y me pareció una
persona inteligente además de buen amigo. También es cierto que cuando me
dijo con quién iba a compartir prólogo me intimidó un poco. Un fantástico elenco de prologuistas para un libro estupendo, bien escrito y didáctico.
He tenido la oportunidad de ver cómo iba gestándose El inversor español
inteligente y he de decir que no sólo es un libro cómodo de leer –ameno–, sino
también una herramienta imprescindible tanto para quien se inicia en el value
investing como para ya iniciados, expertos y curiosos.
Miguel ha logrado en este libro recopilar todos los buenos consejos, y más,
que nos regala a quienes tenemos la suerte de recibir “La carta del Argos”. Y es
un lujo que haya dedicado una parte de su tiempo –que seguro es limitado– a
plasmar ese conocimiento en un libro.
No me queda más que invitarles a adentrase en El inversor español inteligente y disfrutarlo. A leerlo y releerlo, e incluso subrayarlo. No les defraudará.
Eva Prats
INBESTIA – inbestia.com

— 14 —

La actual situación de tipos de interés cero, o incluso negativos, implica que
millones de ahorradores españoles acostumbrados a obtener una rentabilidad
aceptable sobre sus ahorros utilizando sólo depósitos bancarios o Letras del Tesoro ven cómo sus ahorros no producen ninguna rentabilidad. A partir de ahora
deberán convertirse en inversores, asumiendo riesgos, si desean obtener alguna
rentabilidad de sus ahorros.
En este contexto, libros como El inversor español inteligente son una valiosa
aportación para la necesaria educación financiera de millones de españoles que
hasta la fecha han sido ahorradores, pero no inversores. En este libro, entre otras
enseñanzas, podrán aprender a distinguir entre invertir y especular; la necesidad
de invertir para el medio y el largo plazo, independientemente de las oscilaciones
del corto plazo; la importancia del análisis; las distintas acepciones del concepto
de riesgo y el peligro de basarse en paradigmas como el VaR (Value at Risk o Valor
en Riesgo) que la crisis ha puesto en entredicho.
La inclusión de un apartado que podría denominarse “Historia del Dinero”
para comprender las raíces de la Crisis Financiera Global manifestada tras la quiebra de Lehman Brothers es un acierto. Recordar elementos como: la definición
del concepto de “dinero” y las características que debería tener, las consecuencias de la supresión del “Patrón Oro”, la Ley Bancaria de Peel que permitía –y
permite– a los bancos utilizar e invertir en su propio beneficio los importes depositados por sus clientes, o el papel de los bancos centrales, sin duda ayudan a
entender las raíces de la Crisis Financiera que van mucho más allá de la venta de
hipotecas subprime.
La necesidad de conocer los productos en los que se invierte es una forma
de evitar los problemas acontecidos con numerosos productos financieros durante la crisis. El binomio rentabilidad–riesgo es inseparable. A mayor rentabilidad
esperada, mayor riesgo asumido. En ese sentido, la explicación de los diferentes
productos financieros, desde los más básicos como los depósitos a plazo hasta
los más complejos como el Private Equity o las SOCIMI (REITs) es una buena guía
para el inversor menos avezado.
La explicación dada en la venta de alguno de los productos financieros que
causaron serios problemas entre miles de particulares incluye juicios de valor
sobre la actuación de entidades e instituciones que son discutibles y no puedo
compartir, aunque el daño causado a los afectados sea indiscutible.
En conclusión, el libro El inversor español inteligente es una magnífica aportación a la difusión de la cultura financiera tan necesaria hoy en día. Con la repre— 15 —

sión financiera actual, sin la posibilidad de obtener una mínima rentabilidad sin
riesgo, la conversión de los ahorradores en inversores será una realidad, aunque
llevará tiempo. Cuanta más información y formación tengan los nuevos inversores, mejores resultandos tendrán.
El primer paso será pasar de ahorrador a inversor. El paso definitivo consistirá
en pasar de inversor a inversor inteligente tal y como se define en el libro.
Jesús Sánchez-Quiñones
Consejero Ejecutivo – Renta4 Banco

Miguel de Juan tuvo la amabilidad de ir enviándome los capítulos de este
libro a medida que los iba escribiendo. Tengo que admitir que tuve, o eso me
gustaría pensar a mí, alguna (pequeña) responsabilidad en la decisión de Miguel
de escribir otro libro. Le venía animando en ese sentido. Pienso que es muy necesario aumentar la cultura financiera en España y no se me ocurre nadie mejor
que Miguel para ello. Pensemos en la cantidad de ahorro embalsado en renta fija
y depósitos bancarios. Se trata en su mayor parte de los ahorros de gente que
no quiere perder. Y no se da cuenta del coste de oportunidad en que incurre. Si
somos más conscientes de las oportunidades de inversión que se nos ofrecen, y
somos capaces de entenderlas, vamos a mejorar nuestra toma de decisiones al
respecto. Como suelo decir, invertir es muy fácil: te basta con saber lo que haces
y tener paciencia.
He disfrutado mucho con la lectura de los capítulos y estoy seguro que disfrutaré aún más leyendo todo el libro. El enfoque de Miguel de Juan se engloba
dentro de la llamada inversión en valor, más conocida como value investing. No
voy a explicar en qué consiste, ya lo hace Miguel mejor que yo. Sí que quiero
comentar que es un estilo de inversión, o mejor aún, una filosofía, que considero
lógica y atractiva. Pero a menudo es contraintuitiva. Siempre podemos ver aspectos nuevos de la misma. Por todo ello, no me canso de leer al respecto. Y siento un
gran placer cuando llega a mis manos un buen libro como este. Estoy seguro que
el lector que llegue hasta el final verá ampliamente recompensado su esfuerzo.
No sólo habrá pasado unos ratos amenos sino que estará mucho mejor preparado
para tomar decisiones racionales sobre su futuro financiero.
Francisco Martorell
Argonauta – Banca March
— 16 —

Durante años he aprendido de inversiones leyendo a Miguel. Al principio en
un diario digital, después con su primer libro y más tarde con las cartas que nos
envía a los partícipes del Argos Capital. Ahora ha recopilado sus conocimientos
de value investing en este estupendo libro.
Miguel ha escrito un estupendo manual que le enseñará, de forma amena y
fácil de entender, los principios de la inversión en valor. Este libro hace un recorrido por los principios de la inversión en valor. El libro es estupendo. ¡Me muero
por ver la película!
Un digno homenaje a Benjamin Graham.
Óscar del Río Rodríguez
Argonauta – Madrid

Gran libro escrito por un gran profesor del que tengo la suerte de haber recibido su docencia y más importante aún, su amistad. Un auténtico Graham o
Leithner del siglo XXI cuyos consejos son realmente útiles para todo español en
sus decisiones de inversión. Gracias Miguel por este libro tan ameno de leer y tan
instructivo. Estoy deseosa de leer tu tercer libro. Mi más sincera enhorabuena.
Rosabel Blanco Sabugo
Master de Finanzas XII Edición – Universidad de León
y empleada en banca

Un libro bien documentado, entretenido y de fácil lectura, que ofrecerá al
inversor una perspectiva diferente sobre el mundo de la inversión en un mundo
en el que la búsqueda de rentabilidad y valor es cada vez más complicada ante
un escenario de tipos negativos, bajo crecimiento e intervención masiva de los
bancos centrales.
Daniel Lacalle
Economista y Director de Inversiones de Tressis Gestión

— 17 —

Un día de Diciembre de 2006, al centro de banca privada de Torre Picasso
llegó un señor alto y corpulento (recio, que dicen en mi tierra). Nuestro jefe nos
lo presentó como Miguel. Su cara de hombre listo, aplicado, estudioso, ordenado, minucioso y riguroso. Dicen que la cara es el espejo del alma. Miguel es eso,
lo que dice su cara. Recuerdo como si fuera ayer las palabras de nuestro responsable, Andrés: “Bienvenido al centro, Miguel, seguro nos vas a aportar muchísimo
a todos”. Lo que yo en ese momento desconocía es que iba a ser tanto.  
Era el rebelde del equipo. Eso me gustó. Cuando hablo de rebeldía me refiero a su defensa hacia sus clientes de sólo ofrecerles valor y no producto en serie
como es habitual en la banca retail/privada. Esa postura de Miguel, me animó a
seguir sus pasos, no conformarme, saltar y romper mi silencio hasta aquel entonces. Mi juventud por aquel entonces, mis propios valores y él, fueron la combinación perfecta para ese salto hacia la independencia, el value investment y el
mimo hacia mis clientes y carteras. Ambos tenemos la profesión más bonita del
mundo: cuidar del esfuerzo de toda una vida que nuestros clientes nos confían a
ambos. Protegerlo y maximizarlo. Y lo vivimos con pasión. Es nuestra vida. 
Fuimos buenos compañeros ayer, y mejores compañeros hoy. Hoy también
amigos. Miguel siempre está ahí. A 350 kms, pero siempre cerca. Tengo parte de
mis ahorros en Argos Capital. Uno de los profesionales que mayor influencia han
tenido en toda mi carrera profesional dentro de la gestión de activos. Una de
esas personas que uno se encuentra en su vida y debe cuidar egoístamente por
el valor que aporta a tu persona. Una de esas personas y profesionales que me
gusta proteger y tener cerca, a 350 kms, pero cerca. Gracias Miguel. Tu amigo y
compañero Carlos Morales.
Carlos Morales Martín-Urda
Bankinter Banca Privada – A. Grandes Patrimonios

Tras muchos años promoviendo el concepto del value investing en España,
es un placer encontrar un libro escrito para los españoles donde se adapta el value investing a la idiosincrasia nacional.
Beltrán Parages
azValor Asset Managemnet

— 18 —

Miguel es uno de los asesores que realmente merecen la pena en España,
profundamente enamorado de su profesión, gran estudioso del concepto value y
con una calidad humana excepcional. Tuve el placer de conocerle por esta magia
que a veces te conceden las redes sociales, teniendo el honor de que forme parte
de los ilustres entrevistados en mi blog. Si te gusta el value y lo quieres conocer
con una mirada apasionada, este es tu libro.
Martín Huete
Asesor Senior Fintech – Co Fundador Finizens – Blogger

Miguel nos lleva a recorrer el museo de historia del value investing. Visitaremos salas donde podremos encontrar a los grandes de la inversión en valor y sus
aportaciones. Veremos cómo la búsqueda de valor pasó de invertir en compañías
mediocres a precios maravillosos a invertir en compañías maravillosas a precios
justos.
Finalmente un libro sobre el value investing de calidad y lo mejor, en castellano.
Ezra Crangle
Cofundador y editor de Learning Value

El nuevo libro de Miguel de Juan Fernández para el inversor value español
es un testamento que hace justicia a la dimensión y validez de los principios originales de Benjamin Graham. Esas ideas, que han servido a algunos de los más
exitosos inversores del mundo, son la piedra angular de cualquier estrategia de
inversión inteligente.
Andrew Kahn
Director and Vicepresident at Kahn Brothers Group

Miguel de Juan representa, para aquellos que no somos especialistas, ni técnicos en el campo de la inversión, una luz en el túnel de la confusión al que muchas veces nos enfrentamos en la tarea de gestionar nuestro patrimonio. Miguel
— 19 —

de Juan es, por supuesto, un profesional avezado que navega en las aguas turbulentas del sector con maestría indudable, asesorando el Fondo de Inversión ARGOS CAPITAL creado de la nada, con ilusión, esfuerzo y sobre todo, con un gran
compromiso personal y ético. Pero, Miguel de Juan es, especialmente, un gran
divulgador, capaz de hacer entender a los neófitos las complejidades y aspectos
recónditos de la inversión y, como especialista en value investing de la Escuela
Buffet–Graham es, sin duda, un pedagogo de talento. Como en anteriores títulos
suyos, es capaz de llevar a los lectores al terreno fértil de “lo normal”, de “bajar
al suelo” donde transitamos los no especialistas con sus comentarios y aportaciones y, además, que no es poco, es profundamente divertido. Creo, sinceramente,
que Miguel de Juan es, ante todo, una buena persona, un hombre honrado con
fuertes convicciones morales que aplica, con pasión, a su quehacer profesional.
De ahí su éxito. Su vocación de servicio queda, una vez más, plasmada en estas
líneas que el lector descubrirá, con seguridad, de forma sugerente. Nada más y
¡nada menos!
Enrique López Borrego
Abogado y editor de Eje Producciones Culturales

— 20 —

Introducción

E

1949 Benjamin Graham publicó su “segundo gran libro” El inversor inteligente (The Intelligent Investor, HarperCollins Publishers Inc., 1949), dedicado más bien al público en general, al contrario que su obra cumbre: Security Analisys, de 1934, enfocada principalmente a los profesionales de nivel más
avanzado. Unas decenas de años más tarde y en otra latitud, concretamente en
Brisbane, Queensland (Australia), Chris Leithner, un gran inversor value y divulgador de la Escuela Austríaca de Economía y del enfoque de inversión de Graham
y Buffett, escribió El inversor inteligente australiano (The Intelligent Australian Investor, Wrightbooks, 2005), título que obviamente suponía un homenaje al original de Benjamin Graham.
En estos momentos, con este libro pretendemos no sólo dar nuestro humilde
punto de vista de cuál es el comportamiento inteligente a la hora de invertir adaptado al inversor español sino, también y como es lógico, hacer un homenaje a
estos dos libros precedentes. Ambos son realmente merecedores de este pequeño
homenaje sin duda alguna.
Tras escribir el libro El lemming que salió raro (Eje Producciones Culturales,
2012), varios lectores, argonautas (los inversores en el fondo ARGOS CAPITAL
FI) y amigos, me pidieron en repetidas ocasiones que “escribiera otro libro”…
Curiosamente parece que el hábito masoquista no ha desaparecido e insisten en
n

— 21 —

Miguel de Juan Fernández

fustigarse con otro libro mío… Bien, ¡ellos lo han querido! Fuera de bromas, lo
cierto es que escribir un libro por escribirlo no era mi intención, necesitaba poder
aportar algo nuevo, algo que –al igual que en El lemming…– fuera útil y accesible
a todos los inversores o curiosos sobre el mundo de la inversión.
Hasta este momento aún no había dado con la inspiración –seamos soberbios: llamémosla así– para lanzarme a escribir otro libro, fuera de la recopilación
de artículos que a lo largo de los años he venido escribiendo y que me ha permitido estar “cerca” de mis argonautas en primer lugar y de otros muchos amigos que me han leído y que, generosamente, han contribuido a hacerme mejor
“escritor” y persona con sus comentarios y aportaciones. No podía aparecer ante
todos ellos con las manos vacías o con algo que no supusiera un aporte realmente nuevo… Esperemos que cuando terminen de leer este libro piensen que lo he
logrado.
A lo largo de estos últimos años, desde que en noviembre de 2010, acabé de
escribir la última ‘Carta a los Inversores’ que conformaba el libro El lemming… –y
que desgraciadamente fue premonitoria– se han sucedido multitud de eventos en
los mercados financieros… Podríamos decir verdaderamente que hemos vivido
en estos años una época histórica y que será estudiada en el futuro en los libros
de Historia, tanto financiera como no financiera. Realmente y visto con cierta
distancia, han sido unos años realmente apasionantes y vertiginosos; sin embargo
no olvidamos que esta brutal Crisis Financiera Global (GFC, Global Financial Crisis en inglés) ha tenido un tremendo impacto sobre las vidas de muchas familias
y empresas, debido entre otras cosas a la actuación de Estados y Bancos Centrales
para “rescatar” a un sector, el financiero y en concreto a los bancos y cajas de
ahorro, a costa de prácticamente todos los demás.
En estos años muchos españoles han visto cómo aquello que en su día consideraban libre de problemas y activos realmente refugios en cualquier circunstancia –porque dicha circunstancia la consideraban no improbable, sino directamente imposible (y en casi ningún caso se les hizo hincapié en lo contrario)– se
ha transformado de la noche a la mañana en graves pérdidas financieras, sensación generalizada de engaños masivos y abuso de la confianza que habían
depositado en las entidades… Unas entidades que cuando han venido mal dadas
–y salvo honrosas excepciones– han decidido olvidar las promesas hechas a los
inversores y han salido corriendo a salvarse ellas mismas con el dinero de los
demás y haciéndose las víctimas de la propia crisis.
A lo largo del libro intentaré explicar algunos de los casos más sonados y
cuál es mi opinión al respecto. Entiendo que en muchos casos puede haber cir— 22 —

El inversor español inteligente

cunstancias particulares en las que algún cliente se aproveche de la desconfianza
general y saque partido injustamente mezclándose con otros que de buena fe invirtieron en productos no adecuados para ellos y con mal asesoramiento, pero no
nos dejemos llevar por esos aprovechados para limpiar de culpa a los principales
beneficiarios de todos esos escándalos. La intención en este caso, no es que establezcamos los parámetros para que nunca más vuelva a suceder algo parecido…
Si algo hemos de aprender conjuntamente de esta crisis es que volverá a ocurrir,
seguirá habiendo escándalos en el futuro. La cuestión desde mi punto de vista
no es evitarlos –el Mal siempre busca recovecos y la Codicia plantea frutos muy
apetecibles– sino establecer las normas y los castigos suficientes como para que
el potencial escandalizador se lo piense dos veces y sepa que si le pillan, tendrá
que ir a la cárcel a purgar su culpa.
Pese a ello, en líneas generales se basa –si me lo permitís– en una de las
‘cartas a los inversores’ de mi anterior libro, en concreto la de febrero de 2009
titulada La Tierra Roja de Tara, donde aportaba una serie de consejos generales de
inversión pensando en si un día, mis entonces clientes, decidían no confiar más
en mí… que pudieran tener las herramientas suficientes como para no necesitar
fiarse de ninguna entidad y poder tomar por sí solos las decisiones de inversión
sobre su patrimonio.
En ese sentido, la intención de este libro es establecer una serie de conceptos y consejos de inversión para el español de a pie, teniendo en cuenta cuál es
su característica principal de no experto financiero. Espero que a lo largo del
libro, dicho español pueda encontrar las suficientes herramientas –de concepto
más que de fórmulas– para poder decidir por sí mismo qué tipo de inversión le
conviene, qué tipo de planteamiento ha de tener respecto al mercado, cuál es la
“alternativa base” de la que parte… y que desconocen en su inmensa mayoría.
En suma, explicar de forma amena y sencilla (¡bueno, eso espero!) cómo funcionan los mercados donde le van a asediar para quedarse con las “migajas” de su
patrimonio, como decían en la película La hoguera de las vanidades, basada en
la novela homónima de Tom Wolfe y protagonizada por Tom Hanks.
Es cierto que emprender la aventura de escribir un nuevo libro y adaptar, en
cierto modo, los dos citados anteriormente supone un esfuerzo importante en
cuanto a tiempo dedicado y también cierto grado de humildad ya que, al menos
desde mi punto de vista, libros que aporten algo realmente útil al inversor común,
que le ayuden a discernir las falacias o los “trucos” de los que se vale el sistema
financiero para lograr vender aquello que les genera suculentas comisiones, es
una tarea que otros han intentado y han tenido poca repercusión real. Así que
— 23 —

Miguel de Juan Fernández

más me vale ser prudente en mis expectativas de lograr que sea entendido y, aún
más, asimilado; quizás sea el sino de los inversores optar siempre por el camino
más brillante y sencillo en el corto plazo –pero erróneo– y olvidarse del camino
angosto y difícil, pero que va en la dirección correcta. En palabras de Warren
Buffett: “Los barcos seguirán dando vueltas a la tierra, pero la Sociedad de la–
Tierra–es–Plana seguirá ganando adeptos”.
En líneas generales, obviamente, el sesgo principal del libro (quizás casi el
único) es el enfoque denominado casi siempre como “inversión en valor” o value investing y que yo, personalmente, prefiero acotar como enfoque Buffett–
Graham, dado el amplio universo de inversores, profesionales o no, que dicen
practicar el mismo método de inversión que “ha hecho a Warren Buffett una de
las personas más ricas del mundo”, olvidándose en muchos casos de ciertos aspectos que Buffett resalta en su “método” de inversión y que suelen despreciarse
como si esos conceptos estuvieran ya desfasados y perdidos en la memoria de
los tiempos.
Creo que no es así y es más, creo que desvirtuar el propio mensaje de Buffett
y Graham, termina dando más problemas que ventajas. La intención de centrarnos en dicho “método o estilo” de inversión es obvia: por un lado creo firmemente que es el mejor sistema para cualquier inversor para el largo plazo. En palabras
del socio y amigo de Warren Buffett, Charlie Munger: “Toda inversión inteligente
es value investing”. Por otro lado, flaco favor haríamos como homenaje a los
dos libros citados anteriormente si propusiéramos un sistema o unos conceptos
de inversión alejados de los que ellos mismos proponen y, en tercer lugar, porque llega un momento en la vida de todo inversor en el que ha de decantarse
o especializarse en un sistema que entienda y le funcione. Tantas veces me he
quejado de tener que aprender una y otra vez conceptos que ya había descartado
simplemente porque seguían formando parte del contenido de un curso o una
titulación, impidiendo avanzar o profundizar más en aquello que realmente me
interesaba… No era cuestión de hacer lo mismo ahora.
En suma, quizás el intento sea descabellado, quizás sea demasiado exigente,
quizás sea muy ambicioso, pero creo que merecerá la pena y espero que el ánimo que tantos amigos me han transmitido se vea coronado con una sonrisa (y no
con un suspiro de alivio) al terminar el libro.
León a 2 de enero de 2016

— 24 —

Esta primera edición de
El inversor español inteligente
publicada por EOLAS Ediciones
se terminó de imprimir
en octubre
de 2016

·