Exposición de fotografía

ÁFRICA: GUERRA Y PAZ
Fotografías de Gervasio Sánchez.
Pabellón de Mixtos de la Ciudadela.
Del 2 de noviembre al 11 de diciembre de 2016.

Argazki Erakusketa
AFRIKA: GERRA ETA BAKEA
Gervasio Sánchezen argazkiak.
Ziudadelako Mistoen Eraikina.
2016ko azaroaren 2tik abenduaren 11ra.

1

Agrupación AFRICA IMPRESCINDIBLE
Las organizaciones que componemos la agrupación de ONGD “ÁFRICA IMPRESCINDIBLE” participamos
en la cooperación para el desarrollo en África, donde acompañamos y compartimos tarea con asociaciones
africanas que trabajan en el continente.
Salud, educación, economía, agricultura, protagonismo de las mujeres, derechos humanos, defensa del
medio ambiente, movilización social, incidencia política, presión internacional… son esenciales en estos proyectos compartidos.
Pero, nuestro propósito es también sensibilizar y formar a la población de Navarra, y contribuir a la educación para el desarrollo. Ese empeño conduce a tener una imagen más completa y real del mundo, a conocer las causas de la desigualdad, y a apreciar el esfuerzo de tantas personas y comunidades por vivir
con dignidad. También pretende mantener el ánimo indignado frente al sufrimiento y las injusticias, que
afectan a millones de personas, cuestionar nuestra propia manera de vivir, y llevar a un activismo social accesible y eficaz.
Así lo venimos haciendo durante dieciséis años ininterrumpidos, y tenemos voluntad de seguir en el futuro.
Esta es la intención con la que presentamos la Exposición “ÁFRICA GUERRA Y PAZ”, que muestra situaciones
individuales atroces y respuestas comunitarias esperanzadas, con la mirada, respetuosa e implicada, de
GERVASIO SÁNCHEZ, fotoperiodista testigo de lo peor y lo mejor de la experiencia humana. Personas
adultas, y jóvenes de varios centros educativos de Pamplona tienen este otoño ocasión de dialogar con él,
mano a mano.

2

A F R I K A B E H A R - B E H A R R E Z KOA e l ka r t e a
AFRIKA BEHAR-BEHARREZKOA GGKEen elkartea osatzen dugun erakundeok garapenerako lankidetzan
dihardugu Afrikan, kontinentean lanean ari diren elkarte afrikarrei lagun eginez eta haiekin lankidetzan.
Osasuna, hezkuntza, ekonomia, nekazaritza, emakumeen protagonismoa, giza eskubideak, ingurumenaren
babesa, gizarte mobilizazioa, eragin politikoa, nazioarteko presioa... funtsezkoak zaizkigu elkarrekin ditugun proiektu horietan.
Ordea, gure asmoa ere bada nafar herritarrak sentsibilizatu eta trebatzea, eta garapenerako hezkuntzari
gure ekarpena egitea. Eginahal horrek munduaren irudi osoago eta egiazko bat lortzeko balio du, desberdinkerien arrazoiak ezagutzeko, eta jende eta komunitate anitzek duin bizitzeko egiten duten ahalegina
aintzat hartzeko. Eta, orobat, nahiko luke gure bihotzak sumindurik segitzea milioika lagun kolpatzen dituzten sufrimendu eta injustizien aurrean, geure bizimodua zalantzan jartzea eta gizarte aktibismo hurbila eta
eraginkorra sorraraztea.
Horretan gabiltza etenik gabe azken hamasei urteotan eta horretan segitzeko asmoa dugu etorkizunean.
Xede horrekin aurkezten dugu "AFRIKA GERRA ETA BAKEA" Erakusketa, norbanakoen egoera lazgarriak
eta komunitateen erantzun itxaropengarriak dakarzkigunak, GERVASIO SÁNCHEZ argazki-kazetariaren
begirada begirunetsu eta engaiatuaren bidez. Giza esperientziaren okerrenaren eta hoberenaren lekukoa
dugu bera, eta hala helduek nola Iruñeko zenbait ikastetxeko gazteek udazken honetan aukera izanen dute
harekin solastatzeko, eskuz esku.

3

G E R VA S I O S Á N C H E Z
Nacido en Córdoba en 1959, y licenciado en Periodismo, trabaja
desde 1984 para diferentes diarios y revistas como periodista independiente especializado en conflictos armados.
Ha trabajado como enviado especial de“Heraldo de Aragón” tanto
en la guerra del Golfo como en distintos conflictos armados en la antigua Yugoslavia, África, Asia y América Latina. También colabora
con la Cadena SER, el servicio español de la BBC y la sección internacional y el Magazine de LA VANGUARDIA.
Ha sido nombrado “Enviado especial de la UNESCO por la Paz”, y
galardonado, por su labor, con una treintena de prestigiosos premios. Entre ellos el Internacional Jaime Brunet a la Promoción de los
Derechos Humanos de la Universidad Pública de Navarra por documentar "la cruel realidad de los conflictos bélicos más importantes
de las últimas décadas del siglo XX y los comienzos del siglo XXI"
con “absoluta independencia de los poderes fácticos”.
Denuncia, de manera continuada, los desastres de la guerra, la ocultación y servilismo de medios de comunicación relevantes, y que
“las armas que circulan por los campos de batalla se fabriquen en
países desarrollados como el nuestro” y las políticas “exportadoras
de muerte”.
Es autor de 14 libros de fotografía, entre los que destacan: «El Cerco
de Sarajevo» (1994); “Vidas Minadas”(2007) referente al impacto
de las minas antipersona sobre poblaciones civiles; “Kosovo, crónica
de la deportación” (1999); “La Caravana de la Muerte” (2000)
sobre las víctimas de Pinochet; “Salvar a los niños soldados” (2004)
con la historia, en Sierra Leona, de Chema Caballero director de un
programa de rehabilitación de ex combatientes infantiles; “Desaparecidos” (2011); en colaboración con Mónica Bernabé “Mujeres: Afganistan (2014) y “Antología” recopilación de imágenes de 25 años
de experiencia en una veintena de conflictos armados.
4

Fotografía: Diego Sánchez
Argazkia: Diego Sánchez

G E R VA S I O S Á N C H E Z
Kordoban jaioa da, 1959an, eta Kazetaritzan lizentziatua; 1984az
geroztik hainbat egunkari eta aldizkaritarako dihardu lanean, gatazka
armatuetan espezializaturiko kazetari independente gisa.
Heraldo de Aragón egunkariaren berriemaile berezi gisa lan egin du
Golkoko gerran eta beste zenbait gatazka armatutan, Jugoslavia
ohian, Afrikan, Asian eta Latinoamerikan, eta elkarlanean aritzen da
Cadena SER irratiarekin, BBCko zerbitzu espainiarrarekin eta LA VANGUARDIAko nazioarteko atalarekin eta magazinarekin.
UNESCOren bakearen aldeko berriemaile berezi izendatu dute eta
hogeitamar bat sari prestigiotsu jaso ditu bere lanagatik, besteak
beste, Nafarroako Unibertsitate Publikoak Giza Eskubideak Sustatzeko ematen duen Jaime Brunet Nazioarteko Saria, "XX. mendeko
azken hamarkadetako eta XXI. mendeko hasierako gatazka belikorik
garrantzitsuenen errealitatearen ankerkeriaren" lekukotza emateagatik “botere faktikoetatik erabat independente izanik".
Etengabe salatu ditu gerrak dakartzan hondamendiak, komunikabide
garrantzitsuen isiltze-lana eta otxankeria, eta “guduzelaietan dabiltzan armak herrialde garatuetan, gurean esaterako, fabrikatuak izatea” eta “heriotzaren esportatzaile” diren politikak.
14 argazki-libururen egilea da, honako hauek izanik nabarmentzekoak: «El Cerco de Sarajevo» (1994); “Vidas Minadas”(2007), pertsonen aurkako minek herritar zibilengan duten eraginaz; “Kosovo,
crónica de la deportación” (1999); “La Caravana de la Muerte”
(2000), Pinocheten biktimez; “Salvar a los niños soldados” (2004),
Chema Caballeroren Sierra Leonako bizikizunekin, borrokalari izandako haurrak birgaitzeko programa baten zuzendaria baita; “Desaparecidos” (2011); Mónica Bernabérekin elkarlanean, “Mujeres:
Afganistan” (2014); eta “Antología”, 25 urtez hogei bat gatazka armatutan bizi izandakoaren argazki-bilduma.

5

Mural de víctimas de amputaciones.
Anputazioen biktimen horma-irudia.

Á F R I C A : G U E R R A Y PA Z

Los orígenes de la guerra en Sierra Leona se remontan a las protestas de estudiantes contra el régimen de
partido único en los años setenta y ochenta. Los estudiantes denunciaron las duras condiciones de vida y la
corrupción. Se les unieron jóvenes marginados, desempleados urbanos y campesinos, que fueron utilizados
por políticos locales como bandas para aterrorizar y eliminar adversarios.
Los cabecillas de este movimiento fueron expulsados y se refugiaron en Libia. Allí recibieron entrenamiento
y adoctrinamiento.
A principios de los años noventa, un antiguo soldado sierraleonés, Sankoh, creó el Frente Unido Revolucionario, movimiento carente de programa político, y caracterizado por el uso de la violencia indiscriminada
contra la población civil y el secuestro sistemático de niños y niñas, utilizados como soldados y esclavas sexuales durante toda la guerra.
El ejército sierraleonés, sin preparación para responder a estos ataques, reaccionó reclutando forzosamente
a cientos de jóvenes desempleados de las grandes ciudades, muchos de ellos menores de edad. Mal entrenados y peor equipados estos adolescentes y niños fueron expedidos a luchar contra los rebeldes, pero
muy pronto se convirtieron en una pesadilla para la población civil.
Ante la ausencia de un ejército protector, las aldeas organizaron su propia defensa militar, utilizando a los
cazadores de la comunidad, equipados con armas caseras y machetes. Las llamadas Fuerzas de la Defensa
Civil que impusieron su tiranía en los territorios que controlaban, se convirtieron en única referencia de ley
y orden y utilizaron a la población civil como mano de obra esclava.
6

Las Fuerzas de Pacificación de los Países del África Occidental (ECOMOG) llegaron a Sierra Leona para
restablecer la paz, y muy pronto participaron en el reparto del botín. Pactaron con la guerrilla y sacaron
provecho de las minas de diamantes y del saqueo de las ciudades a cambio de armas y de retirarse a tiempo
de algunas zonas para no entorpecer los ataques rebeldes.
Ante el fracaso y los abusos de ECOMOG, la ONU aprobó en 1999 una intervención a gran escala y
mandó a Sierra Leona a 17.000 cascos azules, la mayoría soldados de países del tercer mundo, todos ellos
con pésimos salarios y nula moral de combate. El desorden, la desorganización y la apatía de estas tropas
se pusieron de manifiesto en mayo de 2000 cuando más de 500 cascos azules fueron secuestrados por los
rebeldes sin disparar un tiro en apenas un par de días.
Sólo las tropas británicas, que llegaron a Sierra Leona en mayo de 2000, consiguieron imponer un relativo
orden, frenar el avance de los rebeldes y crear un nuevo ejército sierraleonés.
Si la pobreza y la marginación de muchos jóvenes estuvo en la génesis del conflicto, fueron la lucha por
controlar los diamantes y la venta de armas, cada vez más ligeras para que pudiesen ser manejadas por
combatientes infantiles, las que provocaron y mantuvieron viva la guerra durante más de una década. Fue
el egoísmo y la avaricia de los países ricos del norte (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, y algunos países
islámicos) los que hicieron uno de los conflictos más crueles del siglo veinte. Once años de violencia y barbarie con un país totalmente arrasado por el continuo saqueo y destrucción. La guerra provocó el triste record de convertir a Sierra Leona en el país más pobre del mundo durante 14 años seguidos. Más de la
mitad de los cinco millones de sierraleoneses se convirtió en desplazados o refugiados. Hubo decenas de
miles de muertos y amputados mientras miles de niños y niñas fueron secuestrados y utilizados como soldados
o esclavas sexuales.
Hasta que, el 12 de enero de 2002, el gobierno de Sierra Leona y la comunidad internacional declararon
oficialmente que la guerra había terminado. Se dio por supuesto, aunque la realidad lo desmentía, que
todos los combatientes de los diversos grupos se desarmaron y reintegraron en sus comunidades y las armas
fueron entregadas También se dio por supuesto que todos los niños y niñas secuestrados o utilizados como
combatientes volvieron a sus comunidades de origen a recuperar la infancia perdida y a ser acogidos y
perdonados por sus familiares y vecinos. Que los amputados, gracias a los centenares de millones de euros
de ayuda recibida, perdonaron a sus verdugos e iniciaron una nueva vida. Que miles de mujeres y niñas
violadas y ultrajadas encontraron su lugar en el seno de sus familias una vez cicatrizadas sus heridas.

7

Y comenzó la reconstrucción del país. Las grandes agencias de ayuda internacional decidieron qué acciones
y actuaciones eran necesarias y desembarcaron con sus recetas mágicas trayendo el cáncer de la corrupción.
Un tango de millones de euros y dólares que baila Sierra Leona al ritmo que le marcan el Banco mundial,
el Fondo Monetario Internacional, el Banco Árabe de desarrollo, la Unión Europea, los gobiernos de Washington y Londres, o los cientos de inversores, empresarios, y contrabandistas que manejan los destinos del
país.
Claro que no todo el mundo es igual y ha habido, y siguen habiendo, muchos expatriados que se sumergen
en los problemas reales del país e intentan adaptar los proyectos y presupuestos que manejan a las necesidades reales.
Muchos sierraleoneses, especialmente los jóvenes en un país donde el 75% de la población es menor de 18
años, empiezan a despertarse con conciencia de tener derechos y no solo obligaciones. Así, los jóvenes, se
atreven a contestar la autoridad de los jefes, en su mayoría hombres y ancianos que se refugian en las tradiciones centenarias para no perder el poder, a denunciar y hablar públicamente de sus abusos y arbitrariedades. Ven la educación como el medio de superarse y construir un futuro mejor. Se asocian para
ayudarse y defender sus intereses como también lo hacen las mujeres. Ellas han salido fortalecidas de la
guerra. Muchas han comprendido que no necesitan estar sometidas a un hombre (padre, tío, hermano, marido) para vivir. Y han entendido que la educación de sus hijos e hijas es primordial para ellas.
Chema Caballero
Ex director de un programa ejemplar y exitoso de rehabilitación de niños soldados.

8

Dos niñas amputadas. Freetown (Sierra Leona), mayo de 2000.
Elbarrituriko bi neskatila. Freetown (Sierra Leona), 2000ko maiatza.

9

Mural de niños soldados.
Haur soldaduen horma-irudia.

A F R I K A : G E R R A E TA BA K E A
Gazte anitzen txirotasuna eta bazterkeria izan ziren Sierra Leonako gaztazkaren sorburu, eta diamanteak
kontrolatzeko borroka eta haurrek erabiltzeko moduko arma gero eta arinagoen salmenta izan ziren, aldiz,
gerra hamar urte baino gehiago iraunarazi zuten gakoak.
Iparraldeko herrialde aberatsen (Estatu Batuak, Britainia Handia, Frantzia eta zenbait herrialde islamiar)
berekoikeriak eta diru-goseak piztu zuten hogeigarren mendeko gatazka garratzenetako bat izan zen hori.
Emaitza: indarkeriaz eta basakeriaz beteriko hamaika urte (1992-2002) eta taigabeko arpilatze eta suntsitze
lanek erabat errausturiko herrialdea.
Gerraren ondorioz, 14 urtez jarraian munduko herrialderik txiroena izan zen Sierra Leona, marka tristea
zinez. Bost milioi sierraleonarren erditsuak baino gehiago desplazatu edo errefuxiatu bihurtu ziren. Hamarnaka mila izan ziren hildakoak eta anputatuak. Milaka neska-mutiko bahitu zituzten, soldadutako edo sexuesklabotako erabiltzeko.

10

Gerra amaitua zela ofizialki aldarrikatutakoan, ziurtzat jo zen, nahiz eta errealitateak aurkakoa erakutsi,
talde bateko eta besteko borrokalariak armaz gabetu eta gizarteratu egin zirela eta armak entregatu zituztela. Bahituriko eta borrokalari gisa erabilitako ume guztiak etxeratu egin zirela, eta galdutako haurtzaroa
berreskuratu. Elbarriek, laguntzetan jasotako ehunka milioika euroei esker, borreroei barkatu zietela eta
bizi berri bat hasi zutela. Bortxaturiko eta laidoturiko milaka emakumek eta neskatikok nork bere tokia
aurkitu zuela berriz bere familiaren baitan, behin zauriak orbainduta.
Nazioarteko Laguntza Agentziek beren kasa erabaki zuten zein ziren egin beharreko berreraikitze-ekintzak
eta han lehorreratu ziren ustelkeria handiaz kargaturik. Milioika euro eta dolar iritsi ziren, herrialdearen
patuak gobernatzen dituzten inbertsore, enpresaburu eta kontrabandisten mesetan.
Sierraleonar askok, gazteek batez ere, eta herrialde honetan 18 urtetik beheitikoa da biztanleen %75, orain
badakite eskubideak dituztela, eta ez soilik betebeharrak. Elkartegintzari ekin diote, elkarri laguntzeko eta
beren interesen alde egiteko. Horretan ari dira emakumeak ere, indarturik atera baitira. Eta ulertu dute
beren semeen eta alaben hezkuntza ezinbestekoa zaiela.
Chema Caballero
Haur soldaduak birgaitzeko programa eredugarri eta arrakastatsu bateko zuzendari ohia.

11

Adolescentes armados. Masiaka (Sierra Leona), mayo de 2000.
Nerabe armatuak, Masiaka (Sierra Leona), 2000ko maiatza.

Niño herido. Freetown (Sierra Leona), enero de 1999.
Ume zauritua. Freetown (Sierra Leona), 1999ko urtarrila.

Bojek Kamara y Sie Soriebe. Freetown (Sierra Leona), mayo de 2000.
Bojek Kamara eta Sia Soriebe. Freetown (Sierra Leona), 2000ko maiatza.

12

Marie Koroma, mutilada a los tres meses.
Freetown (Sierra Leona),
diciembre de 2000.
Marie Koroma, hiru hilabeterekin elbarritua.
Freetown (Sierra Leona),
2000ko abendua.

El misionero Chema Caballero con varios
ex niños soldados.
Freetown (Sierra Leona), febrero de 2003.

13

Chema Caballero misiolaria haur soldadu
izandako batzuekin.
Freetown (Sierra Leona), 2003ko otsaila.

Niño.
Madina (Sierra Leona),
enero de 2004.
Haurra.
Madina (Sierra Leona),
2004ko urtarrila.

Fatmata Comteh, cinco hijos (tres fallecidos).
Con su hijo Ali Batu.
Tonko Limba (Sierra Leona), diciembre de 2003.
Fatmata Comteh, 5 seme-alaba (hiru hilik).
Ali Batu semearekin.
Tonko Limba (Sierra Leona), 2003ko abendua

Edmon Bangura, 33 años, un hijo. Con su mono Tako.
Tonko Limba (Sierra Leona), diciembre de 2003.
Edmon Bangura, 33 urte, seme bat. Bere tximino Takorekin.
Tonko Limba (Sierra Leona), 2003ko abendua

Sofia Elface Fumo de 18 años, víctima de una mina,
con su hijo Leonaldo.
Massaca (Mozambique), febrero de 2002.
Sofia Elface Fumo 18 urterekin, mina baten biktima,
Leonaldo semearekin.
Massaka (Mozambikee), 2002ko otsaila.

Sofia Elface Fumo de 13 años, víctima de una mina.
Massaca (Mozambique), febrero de 1997.
Sofia Elface Fumo 13 urterekin, mina baten biktima.
Massaka (Mozambike), 1997ko otsaila.

15

Sofia Elface Fumo probando sus nuevas prótesis en el centro ortopédico.
Maputo (Mozambique), febrero de 1997.
Sofia Elface Fumo, protesi berriak saiatzen ortopedia-zentroan.
Maputo (Mozambike), 1997ko otsailean.

Sofia Elface Fumo durmiendo en su casa.
Massaca (Mozambique), febrero de 1997.
Sofia Elface Fumo etxean lotan.
Massaka (Mozambike), 1997ko otsaila.

Sofia Elface Fumo con su madre y su padrastro.
Massaca (Mozambique), febrero de 1997.
Sofia Elface Fumo amarekin eta aitaordearekin.
Massaka (Mozambike), 1997ko otsaila.

16

Sofia Elface Fumo junto a su hijo, su madre, una hermana
y un sobrino. Massaca (Mozambique), febrero de 2002.
Sofia Elface Fumo, ondoan semea, ama, ahizpa eta iloba
dituela. Massaka (Mozambike), 2002ko otsaila.

Sofia Elface Fumo en la puerta de su casa.
Massaca (Mozambique), febrero de 2002.
Sofia Elface Fumo bere etxeko atean.
Massaka (Mozambike), 2002ko otsaila.

Niña, pizarra y bicicleta.
Madina (Sierra Leona), diciembre de 2003.
Neskatila, arbela eta txirrindua.
Madina (Sierra Leona), 2003ko abendua.

Mutilados por minas antipersonas jugando a fútbol en el
centro ortopédico. Huambo (Angola), abril de 1997.
Pertsonen aurkako minek elbarriturikoak futbolean ortopedia-zentroan. Huambo (Angola), 1997ko apirila.

Mujeres víctimas de minas antipersonas desayunan en
el centro ortopédico. Huambo (Angola), abril de 1997.
Pertsonen aurkako minen biktimak ortopedia-zentroan
gosaltzen. Huambo (Angola), 1997ko apirila.

Dos niños víctimas de minas antipersonas se abrazan.
Luanda (Angola), septiembre de 1995.
Bi haur, pertsonen aurkako minen biktimak, elkar besarkatzen.
Luanda (Angola), 1995ko iraila.

Niños enfermos de malaria y tuberculosis.
Maridi (Sudán), marzo de 1995.
Malariaz eta tuberkulosiaz gaixotrikohaurrak.
Maridi (Sudan), 1995ko martxoa.

Un niño se recupera en un centro nutricional de
Médicos sin Fronteras. Mapel (Sudán), octubre de 1998.
Ume bat Mugarik gabeko Medikuen nutrizio-etxean
indarberritzen. Mapel (Sudan), 1998ko urria.

19

Tato Sherman, de 16 años, comenzó su carrera militar
a los 10 años. Monrovia (Liberia), mayo de 1996.
Tato Sherman, 16 urtekoa, 10 urtekoa zela hasi zen
langintza militarrean.
Monrovia (Liberia), 1996ko maiatza.

Patrick Jackson tiene 16 años. Huérfano de padre, lucha para
proteger a los de su etnia. Monrovia (Liberia), mayo de 1996.
Patrick Jacksonek 16 urte ditu. Aitarik ez du eta etniakideak babesteko ari da borrokan. Monrovia (Liberia), 1996ko maiatza

Edificios destruidos por la artillería. Kuito (Angola), septiembre de 1995.
Artilleriak suntsituriko eraikinak. Kuito Angola), 1995ko iraila.

Niños de la etnia Iyo asisten a la escuela en una zona esquilmada por las compañías petroleras.
Batan (Nigeria), febrero de 1999.
Lyo etniako eskola umeak petrolio-konpainiek elkorturiko eskualde batean. Batan (Nigeria), 1999ko otsaila.

21

Combates callejeros con la participación de adolescentes y niños.
Monrovia (Liberia), mayo de 1996.
Kaleko borrokaldiak, nerabeak eta haurrak tarteko.
Monrovia (Liberia), 1996ko maiatza.

Restos de un carro de combate en una aldea destruida. Cunje (Angola), septiembre de 1995.
Gerra-gurdi baten hondarrak herrixka suntsitu batean. Cunje (Angola), 1995ko iraila.

22

Paseando a su mono entre las ruinas.
Kuito (Angola), abril de 1997.
Tximinoarekin pasieran hondakinen artean.
Kuito (Angola), 1997ko apirila.

Un niño juega con un paraguas en la avenida
principal destruida por los combates.
Monrovia (Liberia), mayo de 1996.
Umea aterkiarekin jolasean borrokaldiek suntsitutako etorbide nagusian.
Monrovia (Liberia), 1996ko maiatza.

23

Organiza:
Antolatzailea:
www.africaimprescindible.org

Colaboran:
Laguntzaileak:
Con la financiación:
Finantzaileak:
Gestiona:
Kudeatu:

Fotografías:
Argazkiak:

Gervasio Sánchez

Montaje y Exposición:
Erakusketaren muntaleka:

El Cubo Blanco

Diseño del catálogo:
Katalogoaren diseinua:

Interamedia Events S.L.

Traducción:
Itzulpena:

Itziar Diez de Ultzurrun

Impresión:
Imprimaketa:

Eureka Papel S.L.

Depósito legal:
Lege-gordailua:

DL NA 2035-2016
LG NA 2035-2016

©
©
©
©

Fotografías, su autor, Gervasio Sánchez
Argazkiak, Gervasio Sánchez
Texto Guerra y paz en Sierra Leona, su autor Chema Caballero
Testua Gerra eta Bakea Sierra Leonan

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful