Está en la página 1de 2

c   


        
 

  

cc c c!  


(" # 
$
%)
En tiempos de bicentenarios históricos, el recuerdo de batallas, liderazgos y acontecimientos
no menos trascendentes, ocupan las reflexiones cotidianas a los que gustan de la historia y sus
enseñanzas. Al respecto no deja de causarme asombro la desinformación de las jóvenes
generaciones con respecto a su pasado social, al peligro de no conocer sus raíces y lo
desarmados que se enfrentan al mundo que les ha tocado vivir, con una autoestima social
poco sólida en contraposición a sus contrincantes globales.

Y en este convivir en la Sociedad Sonorense de Historia, me encontré con la carta del Gral.
Álvaro Obregón a su hijo Humberto, misma que es ya patrimonio de todos los sonorenses y
que rebasa los linderos familiares primarios, para integrarse al patrimonio intelectual de la
humanidad.

En la misiva, que en realidad es un extenso telegrama, podemos observar el llamado aÊ Ê
Ê Ê Ê ÊÊ 
  concepto central que matiza el discurso del padre para transitar
con pasos seguros la vida. Al inicio el llamado es duro y mordaz, se antoja provocador pero
conscientemente calculado para calar en la mente del hijo al llegar a la mayoría de edad :

͞ He querido, con motivo de esta fecha, darte algunos consejos derivados de los
conocimientos adquiridos con mi experiencia y con el conocimiento del corazón humano, que
la intensidad de mi vida me ha permitido adquirir y del privilegio que del destino he recibido al
permitirme actuar en todas las clases sociales que integran la familia humana.͟

En forma inteligente reconoce que no quiere basar su discurso en su propia experiencia y


alaba la juventud a veces ingenua pero hermosa por carecer de ella. Inmediatamente eleva el
nivel de conciencia de su hijo al arengarlo a ͞clasificarse͟ esto es, a identificarse entre la masa
de hombres y mujeres que lo rodean, ya que considerada es la tarea más difícil del ser
humano. En el caso de su hijo lo clasifica en el & 
   
$, hijo de ricos que no tienen
futuro glorioso por haberlo tenido todo siempre, por ser de los que nacen y crecen bajo el
amparo de posiciones elevadas rodeados de atenciones y agasajos. Pero repito, no lo hace con
el afán de lastimarlo sino de 
 % 
 de  
para ejercer el rol que le depara la
vida social (triunfo o fracaso); por otro lado la pedagogía de le época se ejercía en forma
directa, sin miramientos. Le advierte de no hacer menos (ver hacia abajo) a sus semejantes,
por haber nacido en un lugar de mejor nivel social.

Le hace ver el contraste con los jóvenes que desde niños nada tuvieron y que por el contrario
,miran siempre hacia arriba (planos ascendentes)- decía- en lo material y en lo espiritual. En
ese batallar por la vida agudizan $  & 
, que aunado al esfuerzo, son los mejores
aliados para la vida - le remarcaba.

Obregón hacía mucho incapié en no caer en los vicios, camino seguro- comentaba- del que le
sobra tiempo, por lo que le recomendaba la #
  como norma de vida: ͞Yo he creído
que existe un solo vicio que se llama $
 y que de éste deben todos los hombres tratar
liberarse. Yo conozco casos de muchas personas que de la virtud hacen un vicio, cuando se han
excedido en practicarla. Procura siempre no incurrir en ningún exceso y nadie podrá decir que
tengas un solo vicio.͟

Finalmente le reitera la importancia de buscar con el trabajo y el ingenio los satisfactores


necesarios para la vida, pero que se cuide de lo superfluo:͟ Es lo superfluo el más grande
enemigo de la familia humana, y a este imperio de la vanidad se ha sacrificado mucho del
bienestar y de la tranquilidad que los hombres desfrutarían, si a sus imperativos hubieran
logrado substraerse , y se ha perdido mucho del honor que en holocaustro a los superfluo se
ha sacrificado.

Después del discurso patriarcal, plasmado de hermosos valores y enseñanzas; finalmente lo


arenga, como arengó a sus tropas revolucionarias: ͞ De todas estas verdades, solamente
pueden librarse los que, teniendo un $ ' $  
llegan a constituir las excepciones de las
reglas que siempre se refieren a los casos normales. Si tu logras constituir una de esas
 
$, tendrás que aceptar que has sido un privilegiado del destino, logrando así para
honor tuyo y satisfacción de tu padre, librarte de los precedentes establecidos y podrás crearte
una personalidad propia, cuyo mérito lograrás sin esfuerzo que todos reconozcan. Estos son
los deseos de tu padre y lo serían de tu madre, si a ella el destino no la hubiera privado de
infinita ventura que una madre debe experimentar cuando su hijo primogénito llega a su
mayoría de edad, sin haberles dado a sus padres un motivo de rubor o pesar como es el caso
tuyo͟.

O Ê  Ê  ÊÊ ÊÊ Ê Ê 


Ê   Ê Ê Ê    Ê        ! Ê  Ê  Ê   Ê
  ÊÊÊ