Está en la página 1de 121
Maestría en Gestión de la Comunicación en las Organizaciones Perfil Argentina Un estudio sobre la

Maestría en Gestión de la Comunicación en las Organizaciones

Perfil

en Gestión de la Comunicación en las Organizaciones Perfil Argentina Un estudio sobre la identidad argentina

Argentina

Un estudio sobre la identidad argentina y sus dimensiones culturales, sociales y económicas en el contexto de la globalización de marcas.

Maestranda: Maria Eduarda Bastos de Alvarenga

Tutor: Lic. Gabriel Garrié Faget

Año 2008

Índice

1. Introducción

3

2. El desafío de las marcas globales

6

2.1 Globalización e internacionalización

7

2.2 Hablemos del consumidor

9

2.3 La globalización selectiva

12

3. Marco teórico

17

4. Metodología

21

5. Mercosur: la fuerza regional

24

6. La Argentina

26

6.1

El nombre Argentina

27

6.2

El país

29

6.3

Buenos Aires y el interior

34

6.4

La gente

37

6.4.1

La población en números

40

6.5

Indicadores sociales

44

6.6

Indicadores económicos

49

6.7

Indicadores educativos

53

6.8

Indicadores culturales

57

6.8.1

Tecnología en el hogar

59

6.8.2

Internet

62

6.8.3

Radio y televisión

69

6.8.4

Diarios y revistas

75

6.8.5

Libros

77

6.8.6

Cine

80

6.8.7

Publicidad

82

7. El Hogar Argentino

87

7.1 El nivel socioeconómico

88

7.2 La rutina en el hogar

90

7.3 La argentinidad

97

8. Conclusiones

110

9. Bibliografía

118

1.

Introducción

La idea de este estudio nació de una necesidad profesional vivida por la propia maestranda en 2003, cuando aceptó el puesto de Gerente de Comunicación para Latinoamérica de Blah!, una empresa brasileña de servicios de telecomunicaciones. 1

Las responsabilidades del puesto incluían desde el gerenciamiento de la marca de la empresa y la comunicación de sus productos en los distintos países donde el servicio ya había sido lanzado, hasta el desarrollo de la estrategia y plan de comunicación para su lanzamiento en nuevos mercados de la región. También, el desarrollo de la comunicación de la empresa hacia el consumidor final, posicionamiento de la marca y sus productos; material de punto de venta; promociones; comunicación directa con los clientes y campañas de publicidad. Todas estas tareas coordinadas con un esfuerzo de optimización del presupuesto regional y alineamiento de la imagen corporativa entre los países de lengua hispana.

A pesar de tener sólida experiencia en comunicación de marketing en el mercado de telecomunicaciones, la maestranda se vio frente a arduos desafíos a medida que avanzaba la necesidad de desarrollar el plan de comunicación y el posicionamiento de la marca para los mercados extranjeros.

Los mercados de telefonía móvil y comunicación de datos de cada país tenían distintos grados de maduración, lo que presuponía diferentes necesidades de comunicación. La competencia tampoco era la misma, lo que conformaba escenarios variados para el posicionamiento de la marca.

1 Blah! es una empresa creada por Telecom Italia Mobile (TIM) para proveer servicios móviles de valor agregado con énfasis en entretenimiento y contenido para jóvenes adultos a través de acuerdos operacionales con distintas operadoras de telecomunicaciones. En 2003 la empresa operaba en 8 países, conectaba 12 operadoras de telecomunicaciones y reunía una comunidad de más de 3 millones de usuarios de telefonía móvil. Por razones estratégicas del grupo Telecom Italia, la empresa actualmente opera sólo para TIM en Brasil (www.blah.com.br).

Los consumidores, a su vez, presentaban hábitos y actitudes distintos en cada país. El consumo de medios, la pirámide social y los valores culturales eran informaciones importantes que, a pesar de estar disponibles, no estaban organizadas para generar conocimiento consistente del contexto de cada mercado.

¿Cómo se mide la audiencia en Perú? ¿Cuáles son los medios más eficaces en la Argentina para el público joven? ¿Cómo es el posicionamiento mediático en Colombia? ¿Y los mercados más importantes de México? ¿Cuáles son los aspectos del idioma y de las etnias que deben considerarse en la selección de actores y locaciones para planificar una campaña para todos los mercados? ¿Cuál es la aspiración del segmento joven en Venezuela? ¿Chile es un país más conservador? ¿En cuáles aspectos? Estas y muchas preguntas más se presentaron ante la tarea de comprender el perfil de cada mercado involucrado.

Son muchas las particularidades de cada país. El lenguaje, la cultura, la identidad nacional, las aspiraciones. También las relaciones, la influencia de los medios, la distribución de la riqueza, la concentración geográfica, el clima. Todo tiene su rol en la construcción de significado y, por tanto, en el proceso de comunicación.

“La forma de percibir la realidad depende del contexto cultural: ‘todo es según

el color del cristal con que se mira’.” (Magrassi, Frigerio, & Maya, 1982)

En este punto, es esencial adoptar una actitud de relativismo cultural 2 . No se pueden evaluar distintos consumidores desde una perspectiva personal, con sus vicios culturales, su sistema de valores y creencias. Es esencial concientizarse del contexto y de la importancia crucial de penetrar en los sistemas de valores que sirven de sustento a sociedades de costumbres diversas.

2 “El concepto del relativismo cultural posibilitó la apertura hacia otros mundos culturales cognoscitivos, haciendo descender la posición del propio saber desde so supuestamente ‘real’ a lo ‘socioculturalmente construido y de lo ‘único verdadero’ a ‘uno más entre los múltiples existentes y posibles”. (Magrassi, Frigerio, & Maya, 1982)

Por esta razón, con el aumento de las relaciones comerciales entre los países, la expansión de las fronteras de las marcas y el surgimiento de nuevos medios que posibilitan el alcance global, es imprescindible, para quienes actúan en el marketing y la comunicación, considerar y conocer lo que acerca, influye, diferencia y caracteriza las culturas, los medios y los públicos en todo el mundo.

En este contexto, dado el significativo crecimiento del Mercosur como mercado regional y su importancia en el escenario económico mundial, este estudio se centra sobre la Argentina y se propone a identificar la información más relevante del país, sistematizarla y construir una matriz de generación de conocimiento para marcas internacionales que deseen ingresar en el mercado argentino.

2.

El desafío de las marcas globales

Globalización.

1. f. Tendencia de los mercados y de las empresas a extenderse, alcanzando una dimensión mundial que sobrepasa las fronteras nacionales.

(Real Academia Española Diccionario de la lengua española Vigésima Segunda edición)

La definición propuesta por la Real Academia Española de la palabra globalización está lejos de transmitir el significado de uno de los más importantes movimientos de los mercados en las últimas décadas. Es, a su vez, solamente una introducción al concepto que fomenta discusiones en varios ámbitos de la sociedad.

Según el reconocido autor de libros sobre marketing Philip Kotler, “una empresa global es aquella que opera en más de un país y que goza de ventajas en las áreas de investigación y desarrollo, producción, logística, marketing y finanzas, a las que sus competidores nacionales no pueden aspirar”. La definición de Kotler es sencilla y correcta; sin embargo, es parcial, pues sugiere una interpretación mucho más positiva que neutra y adolece de profundidad al mencionar la posición desfavorable de los competidores nacionales. ¿Hay desventajas o desafíos para las marcas globales? Los competidores nacionales, ¿representan alguna amenaza a la marca extranjera? ¿Qué debe considerarse al ingresar en un mercado internacional?

El autor define lo que denomina industria global. Para él, “una industria global es aquella en la que la posición estratégica de los competidores en grandes extensiones geográficas o en mercados nacionales se ve influida por su posición internacional”. 3

La industria automovilística suele tener muchos ejemplos de actuación global, como el caso de los camiones Ford. La cabina está fabricada en Europa, el

3 Kotler & Keller (2006): Dirección de Marketing. México: Pearson Educación.

chasis, en Norteamérica y el ensamblado, en Brasil. Después de terminado, el producto es importado a los Estados Unidos para la venta. Las empresas globales o internacionales, por lo tanto, planean, operan y coordinan sus actividades a nivel mundial.

2.1 Globalización e internacionalización

¿Qué significa ser global? ¿Se puede ser global en todos los elementos de las cadenas de producción y comercialización de un determinado producto? ¿Los consumidores son globales? ¿Qué factores debería considerar una empresa antes de decidirse a incursionar en el extranjero? ¿Hasta qué punto debe una empresa adaptar sus productos y su programa de marketing al mercado extranjero?

Las preguntas son muchas cuando se discute los impactos de la globalización. Las respuestas han variado mucho a lo largo de los años y también mediante la experiencia de los pioneros del movimiento. El dinamismo del mercado y el avance tecnológico cambian global, regional y localmente el modo de consumir marcas, productos y servicios.

El movimiento hacia la internacionalización de marcas es innegable. La extensión geográfica es el destino necesario de las marcas. Sin embargo, esta tendencia no significa lo mismo que globalización.

Los directivos de marketing no se cuestionan más respecto de la validez de la expansión internacional, pero sí lo hacen sobre cómo hacerla y lograr los mejores resultados. ¿Cuál es el equilibrio que se debe mantener entre los extremos de generar una marca global que traspasa fronteras nacionales y lingüísticas y una marca que tiene el cuidado de atender a las necesidades y contexto locales?

“I don’t know the key to success, but the key to failure is trying to please

everybody.”(Bill Cosby) 4

4 Citación original en Aaker, D., & Joachimsthaler, E. (2002). Brand Leadership. London: Simon & Schuster.

Si hay un determinado nivel de generalización o de tendencias culturales y sociales que llevan a inferir que consumidores de distintos países declaran tener las mismas motivaciones y expectativas, una mirada más detallista revela diferencias sutiles que merecen la atención.

Una marca global que utiliza estratégicamente las adaptaciones locales es Danone. Con una extensa línea de productos, su penetración en los distintos mercados sucede de modo distinto, de acuerdo con el perfil de consumo de cada cultura. Esto es comprensible cuando se analiza un mercado como el de la alimentación, tan sensible a las tradiciones culturales y hasta al paladar local.

En Alemania, Danone empezó con la producción de postres cremosos; en Francia, con los yogures naturales y en Gran Bretaña, con yogures frutales. 5 Al analizar un mismo producto de su línea, Danone adapta las variaciones de sabores conforme al paladar local.

En Brasil, su marca de nutrición infantil Danoninho (yogur para niños) es líder en el segmento y se posiciona como un complemento nutricional para niños en edad preescolar. Su más famosa campaña publicitaria lo ha posicionado, durante años, como alimento rico en proteínas: “Danoninho: vale por um bifinho”. 6 Los sabores son los de frutas, como manzana, uva, ensalada de frutas, banana y frutilla. En Brasil, por sus características de país tropical, la oferta de frutas es muy variada y la nutrición infantil tiene, en las frutas, su base conceptual. En la Argentina, a su vez, el producto se posiciona esencialmente como postre para chicos y ofrece sabores como frutilla, manzana y vainilla. En el mercado argentino, el sabor vainilla es muy tradicional e está presente en muchas otras categorías de productos.

En este contexto, ¿cómo podría Danone tener un mismo posicionamiento de producto y la misma comunicación en mercados tan distintos? ¿El concepto de

5 Fuente: Kapferer, J. N. (2008). The New Strategic Brand Management - Creating and sustaining brand equity long term (cuarta edición). London: Kogan Page Limited. 6 Traducción de la maestranda: “Danonino. Vale por un bifecito.” La campaña de Danonino en Brasil fue creada por la agencia Alcântara Machado Periscinoto (actual ALMAP/BBDO) en la década del setenta.

salud es lo mismo en Alemania, Brasil o India? Y, además, ¿las ventas de la empresa están ancladas en los mismos productos en todos estos mercados?

Hoy, la marca Danone es un paraguas que transmite calidad y confiabilidad a cualquier producto alimenticio en todo el mundo. Funciona como un sello distintivo para su línea de productos, dándoles legitimidad. Danone es, por lo tanto, una marca mundial con distintos posicionamientos locales. Para muchos consumidores es percibida como una marca local. La creencia popular es que empresas como Danone, Wild Turkey, Interscope o L’Oreal son estadounidenses, cuando en realidad son francesas. 7

“Our ambition is not to develop brands that are number one in the world, but

brands that are number one locally with global world concepts.” (Frank Riboud,

CEO of Danone)

2.2 Hablemos del consumidor

La globalización de los mercados es un concepto que surgió con fuerza en la década de los ochenta por los pensamientos del profesor Theodore Levitt, cuando publicó su ensayo en el Harvard Business Review.

Levitt proponía que las diferencias y preferencias de cada país no tendrían ninguna importancia en los años siguientes comparados con la reducción de costos asociada a la internacionalización de productos y marcas. La visión de Levitt se basaba, principalmente, en los factores asociados a la producción y las indiscutibles ventajas competitivas obtenidas a través de la economía de escala.

También se fueron, o rápidamente ya se están yendo, habituales diferencias de

preferencias nacionales y regionales cuanto a las características de los

productos o servicios. Ahora, en todos los aspectos, el mundo se nivela por

arriba, en todos los lugares, en un patrón mundial común. (…) Las antiguas

diferencias en los gustos y preferencias nacionales, en las modalidades de

negociar y en las instituciones de comercio, se caen ante el modernismo que

homogeneíza, el que todos experimentan por el intermedio de los nuevos

7 Kotler & Keller (2006): Dirección de Marketing. México: Pearson Educación.

facilitadores tecnológicos.(Levitt, A Imaginação de Marketing, 1990, pp. 41-

44) 8

El mundo globalizado vislumbrado por Levitt causó mucha polémica entre los estudiosos del tema y provocó numerosos debates en la comunidad académica y empresaria. En la edición ampliada de 1990 de su libro The Marketing Imagination, Levitt incluye un nuevo prefacio, que rescata la amplia repercusión de su capítulo 2 (La globalización de mercados), en el que describe los argumentos de los críticos sobre su teoría y aclara algunos conceptos importantes respecto de su visión sobre la globalización.

“(…) Habiendo sugerido la creciente homogeneización global de las preferencias

y gustos de los clientes en todas las cosas (…) la “globalización de mercados”

fue interpretada como si prescribiese comunicaciones rígidamente

uniformizadas para atender aquellas preferencias y gustos. Esta formulación es

tan obviamente insostenible que no me sorprende que haya causado polémica.

() Este capítulo no habla en ninguna parte de marcas globales, aunque los

críticos estén correctos y justificados en haberlas inferido. (…) esto no quiere

decir que el producto y las comunicaciones, en su apoyo, no puedan ser

regionalizados a través de las naciones relevantes.” (Levitt, 1985) 9

De hecho, la globalización es un proceso que viene ganando cada vez más fuerza, especialmente en el nivel de la producción. Sin embargo, es un fenómeno que afecta mayormente la industria de productos. La industria de servicios, a su vez, tiene una cadena de valor con muchos participantes y en la que resulta evidente el consumidor como protagonista de la dinámica de relación.

Kapferer sugiere el concepto de upstream y dowstream como ejes de la cadena del proceso de globalización. La producción es el polo upstream e implica el punto en el que la globalización ocurre en su plenitud. No obstante, cuanto más se mueve el eje rumbo al polo dowstream, más

8 Traducción libre de la maestranda. Referencia original en portugués. Levitt, T. (1985). A Imaginação de Marketing (2a. edição,1990). (A. B. Simões, & N. Montingelli, Trads.) São Paulo: Editora Atlas. 9 Op.cit.

importancia obtiene el consumidor. Y, cuando se habla del consumidor, hay que considerar todas las particularidades de su contexto cultural, social y su identidad.

The further you go downstream and the closer you get to the customer, the

more obvious it becomes that the global concept tends to be replaced by the

regional or local concept in the case of a large country” (Kapferer, 2008).

Las marcas consideradas globales son las que poseen alto grado de similitud en distintos mercados y/o países con respecto a su identidad marcaria, su posicionamiento, su estrategia publicitaria, su personalidad, su packaging y su apariencia. Aún más; la clave para una marca global es encontrar un posicionamiento que funcione en todos los mercados (Aaker & Joachimsthaler,

2002).

Desde el punto de vista del consumidor, la marca global es aquella que se ve en distintos países cuando uno viaja. Eventualmente, en algunas se desconoce su origen, hasta que se las registra en otro país, a pesar de haber sido incorporadas como propias durante la infancia.

Es, justamente, este tipo de sentimiento que Kapferer sugiere como lo que crea actitudes negativas hacia el concepto de globalización: la percepción de una inevitable pérdida de las diferencias de cada país. En su punto de vista, la globalización estimula que los mercados vendan siempre lo mismo, bajo las mismas marcas, en todo el mundo. El autor argumenta que la riqueza humana y la diversidad parecen estar en peligrosa erosión impuesta por las leyes de la economía de escala. (Kapferer, 2008)

La visión de Aaker sobre el fenómeno de la globalización, a su vez, propone un cambio del paradigma. Según el autor, la estrategia de globalización de marcas, en general, suele equivocarse en su aplicación. En este sentido, la prioridad, en lugar del desarrollo de marcas globales, debería ser crear liderazgos locales de marcas globales. Es decir, desarrollar marcas fuertes en todos los mercados, sostenidas por una eficiente y proactiva gestión global de marcas.

De hecho, hay que reconocer que la realidad de cada mercado desafía los principios de los mercados globalizados y su consecuente estandarización. Cada vez es más usual que las empresas desarrollen productos para regiones geográficas específicas. El abordaje regional y sus iniciativas han sido los responsables del fortalecimiento de estructuras recientes, como la Unión Europea y el Mercosur, el reconocimiento de su importancia y la creciente relevancia como segmentos de mercados específicos.

La segmentación regional surge, por lo tanto, como evolución del abordaje global, ya que congrega comunidades más similares, cultural e históricamente, y conforma un mercado mucho más permeable a las marcas internacionales. (Kapferer, 2008)

En este sentido, la creciente modernización y sofisticación del consumo, aliadas a la demanda de servicios más personalizados, introducen cambios aún más profundos en el concepto de globalización como tal. Hoy, las marcas necesitan una estrategia pos global. 10

2.3 La Globalización selectiva

Dado que una marca, como sistema, relaciona tres facetas (un concepto, un nombre y un determinado producto o servicio), Kapferer presenta la combinación de estos tres polos y genera ocho alternativas de estrategia posibles desde el concepto de marca global total hacia la marca local. 11

Según el autor, más que ser global o no global, la discusión necesita considerar otras variables y matices. La solución está en encontrar el camino del medio, la realidad propia de cada mercado: la globalización selectiva.

10 Kapferer sugiere el concepto de pos global como una nueva mirada en la internacionalización de marcas. Las marcas asimilaron el mito de la globalización como fue concebida en la década del ochenta pero reconocieron la necesidad de distanciarse de este concepto sin renunciar totalmente a él. 11 Tabla 1: De global a local: ocho alternativas de globalización. (Kapferer, 2008, p. 459)

Tabla 1 De global a local: ocho alternativas de globalización

(Si = global, No = local)

 

Tipos

1

2

3

4

5

6

7

8

Nombre

Si

Si

Si

Si

No

No

No

No

Posicionamiento

Si

No

Si

No

Si

No

Si

No

Producto

Si

Si

No

No

Si

Si

No

No

Ejemplos:

Coca

Mars

Nescafé

Persil

Ariel/ Tide

Volkswagen

Cycleurope

Marca

Cola

(Group)

(Group)

local

 

Chanel

Martell

Garnier

Vauxhall

Benckiser

 

Opel

 

American

Express

 

Sony

Fuente: Kapferer (2008)

Muchos aspectos deben ser considerados en el proceso de globalización de una marca. Se puede llegar a por lo menos ocho escenarios distintos (Tabla 1) con respecto a cómo las empresas globales pueden manejar su estrategia de expansión, al elegir cuáles dimensiones de la marca serán adaptadas localmente nombre, posicionamiento y producto. Los escenarios comprenden distintas alternativas entre dos extremos: la marca totalmente globalizada y la marca totalmente local.

La alternativa 1 de la tabla refleja una marca totalmente globalizada como es el caso de Coca-cola, Sony y Chanel. Estos nombres representan productos que, en general, se benefician más de su imagen global que de la proximidad obtenida por su adaptación al mercado local. Ejemplos de segmentos que se encajan en la alternativa 1 son los productos-categoría, los productos tecnológicos y las marcas de alta gama.

2.3.1 Los productos-categoría hacen surgir un nuevo segmento en el mercado, lanzan un concepto inédito y, por ende, son sinónimo de lo que representan. Es el caso de Coca-Cola. Además de la bebida cola, cuyo posicionamiento ha variado a lo largo de su historia, la marca fue pionera en muchos aspectos y abordajes de marketing en el mercado

de consumo; se ha transformado en un icono importante del capitalismo y en el símbolo de la globalización. 12

2.3.2 Los productos high tech necesitan que la calidad sea uno de sus atributos más fuertes. Los productos globales de marcas internacionales establecidas son valorizados por su presencia internacional; su coherencia y consistencia en todos sus mercados enfatizan su prestigio y confiabilidad. Marcas como Sony, Philips, Dell, Apple tienen el mismo abordaje mercadológico, posicionamiento de comunicación, precio y comercialización además de, naturalmente, el producto per se en todo el mundo. Para esta categoría, en particular, la adaptación local puede traer incluso desventajas. La velocidad de los cambios del mercado de tecnología, aliada al desconocimiento técnico del consumidor, crea una relación de desconfianza hacia la marca local cuando el mercado analizado no es un país destacado y reconocido por su desarrollo económico y, naturalmente, tecnológico.

2.3.3 Las marcas de alta gama conforman una categoría muy específica. Relojes, cosméticos, vestuario, moda son algunos de sus rubros Inclusive en alimentos hay marcas de alta gama, como la francesa Perrier. En esta categoría, el valor aspiracional es lo más importante. La firma detrás de la marca, su singularidad y su excepcionalidad; todo construye la percepción de exclusividad y de autenticidad que respalda el valor de la marca. Louis Vuitton, Lacoste, Chanel, Cartier, Hermès, Rolex. El valor está basado en el país de origen y el estatus internacional de la marca. Los consumidores de categorías de alta gama transcienden su nacionalidad para mostrar que son diferentes a los demás. Buscan ser identificados como parte de una comunidad privilegiada cuya aura diferenciadora es exactamente como la marca

12 Muchas de las imágenes que representan la caída del comunismo en países europeos y asiáticos y su consecuente apertura a los mercados internacionales utilizan símbolos íconos del capitalismo como la marca Coca-cola o McDonald’s escrita en chino o en ruso.

que consumen. Con ello, tienen una superioridad intrínseca que les da poder y legitimidad. 13

13 “This is the heart of luxury: giving men and women of power the privileges that accompany it. For power must be shown off in our democratic societies.” (Kapferer, 2008)

2.

Hipótesis

El objetivo de este estudio es desarrollar una matriz de comportamiento que permita una comprensión de los parámetros de funcionamiento de un país, que determinan estructuras internas, normas culturales, sistema social y claves del comportamiento masivo.

Esta matriz permitiría tener en cuenta las principales características mesurables de una sociedad para efectuar una aproximación, entenderla y actuar sobre ella, con énfasis especial, en los aspectos relevantes del proceso de internacionalización de marcas.

Fundamentalmente, la intención es dotar, a quien tome la decisión de intervenir comercialmente en otro país, es decir, en otra realidad, de los elementos necesarios para evaluar, planificar y ejecutar acciones exitosas.

La globalización, si bien ha homogeneizado los mercados, no ha resuelto las diferencias de las distintas personalidades culturales de cada nación como factores intervinientes en los procesos comerciales.

La maestranda aspira a que las diferencias se entiendan y se capitalicen en función de los objetivos empresariales de cada organización.

En este contexto, este trabajo implica desarrollar un estudio sobre la Argentina que apunte a empresas extranjeras en expansión internacional, con el objetivo de ambientarlas rápidamente en la realidad local y, por ende, maximizar las oportunidades para la eficacia de su comunicación.

La hipótesis central de este trabajo, es, por lo tanto, la siguiente:

¿La Argentina posee características nacionales relevantes que deban ser consideradas al planificar la expansión internacional de una marca y que sean posibles de ser sistematizadas en una matriz de información para generar conocimiento?

3.

Marco teórico

El marketing de las marcas ha tenido muchas transformaciones a lo largo de las últimas décadas. Con el aumento de la oferta de marcas, la competencia global y el creciente acceso a la información, el consumidor ha ganado más protagonismo en las relaciones de consumo y ha cambiado el eje de su relación con empresas y marcas.

La permuta más importante traslada al marketing desde una perspectiva simplemente transaccional hacia una perspectiva esencialmente relacional. El nuevo contexto de mercado sugiere que la prioridad no es más la adquisición de clientes, sino su mantenimiento a largo plazo (Kapferer, 2008).

La perspectiva relacional, a su vez, exige de las marcas una comprensión mucho más importante respecto del universo del consumidor. Más allá de la necesidad a la cual el producto o servicio satisface, es imprescindible comprender en profundidad cómo el proceso se desarrolla desde el punto de vista del consumidor: cómo se establece el proceso de compra, cuál es el valor percibido, cuáles son los disparadores de satisfacción, cuánto se puede mejorar la experiencia y cuáles nuevas expectativas y/o necesidades son creadas a partir del consumo de dicho producto o servicio.

Es decir, en lugar de que la compra sea el objetivo final de la estrategia de marketing, la adquisición se torna el punto de partida hacia un nuevo objetivo de mercadeo: la transformación del consumidor en cliente leal de la marca. Lo que posibilita cumplir con este objetivo es, siempre, la generación de valor para ambas las partes.

En esta línea, la respuesta presupone, ante todo, un sólido conocimiento de lo que valora el consumidor. Así, es imperioso el conocimiento del sistema de valores que determinado segmento utiliza para sus decisiones de consumo y para valorar sus experiencias. El sistema de valores de cada persona es originado por su entorno y su cultura, dado que las valoraciones son relativas al fondo cultural del cual surgen. (Magrassi, Frigerio, & Maya, 1982)

Las personas tienen su propio conjunto de supuestos culturales que generan sus expectativas y condicionan sus actitudes. Sus valores y creencias actúan como un filtro a través del cual seleccionan, interpretan, valoran y perciben marcas, productos, servicios y empresas, para construir su propia realidad. Por tanto, es sumamente importante conocer el mecanismo de interpretación que utiliza el consumidor, ya que es a través de este proceso que él construye su percepción del entorno.

“Los juicios están basados en la experiencia, y la experiencia es interpretada por

cada individuo a base de su propia endoculturación. (…) Imponderables tales

como bueno y malo, normal y anormal, bello y feo, son absorbidos desde la

infancia, a medida que una persona aprende los modos de conducta del grupo

en que ha nacido. (…) Incluso los hechos del mundo físico son discernidos a

través de la pantalla endocultural, de modo que la percepción del tiempo, la

distancia, el peso, el tamaño y otras ‘realidades’ está medida por los

convencionalismos de un determinado grupo.” (Tomado de Herskovits, M., El

hombre y sus obras, Fondo de Cultura Económica, México, 1952, cap. V). 14

Entonces, para evolucionar hacia la perspectiva relacional, es necesario volver a mirar en detalle el proceso básico de decisión de compra del cliente, para conocer sus motivaciones y expectativas.

Según el modelo de Doyle y Stern (Tabla 2), los consumidores son influenciados, principalmente, por dos factores: lo social y lo comercial. El aspecto social es lo que más necesita la atención e investigación de la empresa, ya que escapa totalmente a su control pero conforma el contexto propio del mercado y sus consumidores.

14 Citación presente en: Magrassi, G. E., Frigerio, A., & Maya, M. B. (1982). Cultura y Civilización desde Sudamerica. Buenos Aires: Ediciones Búsqueda.

Tabla 2 Motivadores de compra Factores sociales claves

Factores culturales

Nacionalidad

Religión

Raza

Localización

Clase social

Cultura

Factores sociales

Grupos de referencia Família Rol en la sociedad Símbolos de status

Factores personales

Edad Ocupación Ingreso Personalidad Estilo de vida

Factores

psicológicos

Jerarquía de necesidades de Maslow Fisiológicos Seguridad Social Estima Auto actualización

Fuente: Doyle, P., & Stern, P. (2006). Marketing Management and Strategy (4th ed.), pp 253-254. London: Prentice Hall.

Los autores destacan la gran influencia ejercida por los factores culturales en el proceso de decisión de compra del consumidor. La nacionalidad, la religión, la raza, la ubicación geográfica, la clase social y la propia cultura definen cómo las personas valoran los productos y servicios y determinan las bases de su relación con marcas y empresas.

Las herencias culturales, a su vez, pautan los significados y la interpretación, ya que la realidad solamente puede ser experimentada por medio del simbolismo del lenguaje. 15 En China, por ejemplo, el color blanco ha sido históricamente asociado al luto. En Corea, el amarillo representa el centro de la vida.

“Nadie puede escapar totalmente a los condicionamientos de su cultura, como

no puede hacerlo de su objetividad, o de su herencia.” (Magrassi, Frigerio, &

Maya, 1982)

La diversidad humana es real y necesita ser conocida por quienes actúan globalmente. Internet, con su rápido avance en prácticamente todo el planeta, ha tornado globales a todas las organizaciones y marcas. Pero mientras la globalización empieza a hacer desaparecer las fronteras entre los

15 Herskovits, M., El hombre y sus obras, Fondo de Cultura Económica, México, 1952, cap. V. En Magrassi, G. E., Frigerio, A., & Maya, M. B. (1982). Cultura y Civilización desde Sudamérica. Buenos Aires:

Ediciones Búsqueda.

países y las culturas, las marcas más exitosas están pendientes de las diferencias culturales, dedicándose a comprender los consumidores y a celebrar sus singularidades. (Wheeler, 2006)

Por lo tanto, no sería exagerado tomar prestado el concepto del relativismo cultural 16 , de la antropología y proponer una actitud relativista al marketing global. En principio, es esencial abandonar supuestos y concentrarse en conocer los distintos contextos culturales de los países involucrados, respetando sus particularidades y adecuándose a ellas. Además, es estratégico que la empresa adopte una postura abierta durante el proceso, lo que permitirá la posibilidad de descubrir nuevos puntos de vista y oportunidades para su marca, productos y servicios.

“(…) en todo contacto o participación de una persona con otra u otras

pertenecientes a distintas culturas (así sea en una temporal y ocasional visita

turística como en una acción común y prolongada), una mínima actitud

relativista cultural de control del propio etnocentrismo y sus prejuicios

concomitantes, de apertura honesta hacia lo diferente, de respeto y no

interferencia (…) se impone y resulta indispensable en beneficio tanto de uno

como de los otros, del que está y del que ha venido, de quien se va y de quien se

queda.” (Magrassi, Frigerio, & Maya, 1982)

16 Por relativismo cultural entiéndase “la posibilidad de evaluar conductas ajenas siempre y cuando se lo haga con el criterio de su validez, conforme su propio marco de referencia, en su propio contexto”. Magrassi, G. E., Frigerio, A., & Maya, M. B. (1982). Cultura y Civilización desde Sudamérica. Buenos Aires:

Ediciones Búsqueda.

4.

Metodología

La metodología utilizada en este trabajo se vale de fuentes de información primaria y secundaria para la recolección de los datos. El diseño metodológico está basado en la investigación cualitativa y las fuentes de datos son aportadas por la indagación y el análisis de documentos preexistentes.

Para la indagación, la autora ha decidido enfocarse en la entrevista en profundidad con muestreo dirigido. La aplicación es individual, preferencialmente cara a cara y semiestructurada, con una pauta previa de disparadores y preguntas que abarcan los objetivos del trabajo.

Esta elección metodológica se debe al hecho de que las características de la investigación cualitativa son las que más se adhieren a las particularidades y necesidades de este trabajo, en especial:

a) La complejidad de la información que se desea sistematizar.

b) La falta de categorías predefinidas.

c) Emergencia espontanea de temas;

d) Mayor margen para ampliaciones y profundizaciones.

e) La interactividad con los públicos involucrados.

f) La interpretación, la reflexión y el papel del investigador y

g) la importancia del contexto, tanto de la Argentina como de Brasil.

Como dato relevante,

medio de los propios términos del entrevistado.

en este tipo de metodología la expresión aparece por

Es importante que la metodología permita que nuevos temas puedan emerger espontáneamente y que el entrevistado tenga la posibilidad de expresarse extensamente.

Para la búsqueda de información para estructurar el contenido del estudio, la autora se vale, mayormente, de fuentes de información secundaria a través de análisis documentales, bibliográficos, informes y anuarios sectoriales; investigaciones; estadísticas oficiales y toda la información fiable y disponible que puede ser sistematizada para el logro del objetivo de este trabajo.

No obstante, la mirada propuesta no es solamente la sistematización y presentación de los datos duros en sí, sino contextualizados, interpretados y analizados desde el paradigma interpretativo de una profesional de comunicación brasileña.

1) Fuentes de información primaria Mapa de públicos:

a) Profesionales de empresas extranjeras que ya se instalaron en la Argentina.

b) Profesionales de agencias de publicidad, diseño y prensa de la Argentina (ejecutivos de cuentas, media buyers, creativos, diseñadores, planificadores).

c) Profesionales de comunicación de empresas multinacionales responsables por la comunicación regional.

d) Profesionales de las centrales de medios argentinas.

e) Representantes de instituciones sectoriales de comunicación (anunciantes, medios y agencias).

2) Fuentes de información secundaria:

a) Instituciones sectoriales del comercio entre Brasil y la Argentina.

b) Instituciones de estudios estadísticos de la Argentina.

c) Estudios e informes económicos y sociales del MERCOSUR.

d) Organizaciones de medición de audiencias y medios (ej.: IBOPE, IPSOS, Nielsen, etcétera).

e) Medios especializados (principales diarios y revistas de los sectores de economía, publicidad, comunicación, MERCOSUR, etcétera).

f) Instituciones oficiales de estudios sociales y económicos de la Argentina.

5.

Mercosur: la fuerza regional

El año 1985 fue el marco inicial del proceso político que resultó en la creación del Mercado Común del Sur (MERCOSUR). En ese año Brasil y la Argentina empezaron las negociaciones comerciales para aproximar las economías de los dos países con el objetivo de formar un mercado regional.

Al esfuerzo inicial hecho por ambas naciones se sumaron Paraguay y Uruguay. Juntos, los cuatro países formularon el proyecto de creación del MERCOSUR, el 26 de marzo de 1991, con el Tratado de Asunción. 17

De allí en adelante, la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay (los estados parte) firmaron el compromiso de ampliar sus mercados nacionales, centrados en la premisa de que la integración regional es condición fundamental para acelerar el proceso de desarrollo económico y social de sus países. Además, la integración resultaba esencial para que el bloque tuviera mayor poder negociador y mayor representatividad económica en el competitivo escenario del comercio mundial.

El MERCOSUR, por lo tanto, se constituyó como una unión aduanera, hecho que marcó cambios fundamentales para las economías de la región.

Desde 2002 hasta 2007, el comercio entre Brasil y los países del MERCOSUR, por ejemplo, tuvo fuerte crecimiento, al aumentar de US$ 8,9 billones en 2002 a US$ 28,9 billones en 2007. En el mismo período, el comercio entre Brasil y Argentina creció casi un 354%, de US$ 7 billones a US$ 24,8 billones. 18

La creación del bloque tuvo como objetivo, además del incremento del comercio intrazona, el estímulo al comercio con países terceros. Cada uno de

17 El MERCOSUR se caracteriza por el regionalismo abierto. Son estados asociados al MERCOSUR: Bolivia y Chile (1996), Perú (2003), Colombia y Ecuador (2004). Además, el Tratado de Asunción es abierto, mediante negociación, a la adhesión de los demás Países Miembros de la ALADI Asociación Latinoamericana de Integración. En ese sentido, fue firmado, en 4 de julio de 2006, el Protocolo de Adhesión de Venezuela al MERCOSUR. Fuente: sitio oficial del Mercosur,http://www.mercosur.int/msweb/portal%20intermediario/es/index.htm (consulta el

18/08/08).

18 Fuente: sitio oficial de la Presidencia Pro Tempore de Brasil en el MERCOSUR, en

los países miembro tuvo y mantiene su propia inserción en el mercado global, pero de modo individual, lo que, al final, resulta en una competencia entre ellos. Con las alianzas entre los estados parte, se fortalece la importancia del MERCOSUR para el mercado mundial.

El MERCOSUR fue creado, por lo tanto, como un reaseguro de la inserción de sus países miembros al mercado exterior. Las empresas de todo el mundo tienen hoy al MERCOSUR en su agenda estratégica: sus decisiones de producción, inversión y comercio tienen necesariamente que considerar este mercado regional.

6.

La Argentina

Para comprender la actualidad de un contexto es importante conocer cómo se ha llegado al escenario actual. La historia y el medio geográfico construyen un marco para entender las fuerzas y los temas que condicionan el comportamiento de una sociedad y que son relevantes y actuantes en la construcción de sus rasgos esenciales y distintivos, propios del lugar.

“El hombre, en su convivencia con el medio geográfico, adquiere una percepción

con la cual se forma una imagen que es su concepción válida del medio vivido,

pero que nos es necesariamente la del medio real. El medio geográfico es una

realidad muy compleja y, en muchas ocasiones, se sustituye el conocimiento

real por una percepción irreal e ingenua.” (Daguerre, Durán, & Lara, 1992)

El análisis tiene aún más importancia cuando el objeto estudiado representa una realidad en muchos casos desconocida al investigador. Los extranjeros, por ejemplo, suelen tener una percepción muy superficial de otro país, ya que les falta el conocimiento del contexto histórico para comprender en profundidad la nueva realidad en la cual están o van a estar inmersos.

En estos casos, la percepción de un país es construida sobre los aspectos más fuertes de su identidad nacional. Sin embargo, estas características suelen retratar solamente un estereotipo de su nacionalidad, lo que refuerza los mitos internacionales culturalmente exportados por la industria del turismo y del cine.

Brasil es samba, carnaval, fútbol y caipirinha. La Argentina es carne, tango, vino, cuero y fútbol. Pero hay muchos más atributos de estos países. Brasil y la Argentina son naciones inmensas, de gran diversidad geográfica, cultural y social. Asimismo, tienen su imagen representada por valores que tal vez no sean comunes a todos los pueblos que los conforman.

Según Daguerre, Durán & Lara (1992), las contradicciones marcadas entre los mitos y las realidades, entre el país mental y el país real, han obstaculizado el desarrollo argentino. Crean falsas percepciones y creencias que,

transformadas en mitos nacionales, impiden a la gente ver el país verdadero. Para las autoras, es imprescindible abandonar el país mental para conocer el país real. Conocer el país tal cual es constituye una etapa fundamental en la toma de conciencia hacia la movilización social. Solamente con una verdadera conciencia nacional que se puede revertir las crisis y seguir rumbo a una solución sostenida en el tiempo. Por ello, es esencial conocer los mitos y la realidad de cada nación. Sus necesidades, expectativas, creencias y valores. Mentales y reales.

Esta visión permite a una empresa conocer en detalle el contexto antes de ingresar en un nuevo país y, así, expandir exitosamente su marca, productos y servicios en un mercado internacional.

En el caso de la Argentina, es fundamental analizar cómo se dio el crecimiento de Buenos Aires, su significado en la construcción de la identidad argentina y su influencia en el desarrollo del interior.

6.1 El nombre Argentina

El nombre "Argentina" proviene del latín argentum (plata) y está asociado a la leyenda de la Sierra de la Plata, común entre los primeros exploradores europeos de la región, tanto españoles como portugueses. Fueron los portugueses quienes denominaron Rio da Prata (Río de la Plata) al gran estuario descubierto por la expedición portuguesa de 1502 en la que participaba Américo Vespucio y al que luego llegó Juan Díaz de Solís en 1516, que lo denominó al lugar Mar Dulce.

El nombre se hizo popular por ser el título de un poema publicado en1602 por

el español Martín del Barco Centenera -La Argentina- en el que se

describe la región del Río de la Plata así como también la fundación de la Ciudad de Buenos Aires. El nombre es ratificado al publicarse en 1612 la obra La Argentina manuscrita, de Ruy Díaz De Guzmán, en la que, en medio de un relato épico, se hace una descripción de la región. Así, desde el comienzo del siglo pasado, se empleó el nombre de Argentina para designar a las tierras del Plata tanto en la literatura como en los periódicos y en el habla popular.

Sin embargo, la designación más frecuente en aquella época era la de “Río de la Plata”, de indiscutible asociación semántica, instaurada en el siglo anterior con la creación del Virreinato del Río de la Plata, creado en 1776, antecedente inmediato del país independizado en 1816.

La Primera Junta de Gobierno utilizó el nombre de Provincias Unidas del Río de la Plata, designación que fue también empleada por los gobiernos que le sucedieron hasta que, en 1816, el Congreso de Tucumán proclamó la independencia de las Provincias Unidas de Sudamérica, nombre que se mantuvo en la Constitución de 1819.

Oficialmente, se utilizó por primera vez la denominación República Argentina en la Constitución de 1826. Durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas (1835-1852) se estilaron, entre otros, los nombres de Confederación Argentina, Estados Unidos de la República Argentina, República de la Confederación Argentina y Federación Argentina.

Tras varias décadas de apariciones, silencios y alternancia con otros nombres, el 8 de octubre de 1860 en la ciudad de Paraná, el presidente Santiago Derqui estableció, mediante un decreto, la denominación de República Argentina. Posteriormente, el general Bartolomé Mitre utiliza el nombre de Presidente de la República Argentina, y fija la denominación.

La Constitución Nacional sancionada en 1853 incluyó la denominación de República Argentina entre los nombres oficiales destinados a la designación del gobierno y territorio de la nación.

“Artículo 35: Las denominaciones adoptadas sucesivamente desde 1810 hasta

el presente, a saber: Provincias Unidas del Río de la Plata; República Argentina;

Confederación Argentina, serán en adelante nombres oficiales indistintamente

para la designación del gobierno y territorio de las provincias, empleándose las

palabras "Nación Argentina" en la formación y sanción de las leyes.” 19

19 Secretaría de Gabinete y Gestión Pública - Secretaría de Medios de Comunicación. (s.f.). Acerca de la Argentina. Recuperado el 26 de Agosto de 2009, de Portal oficial del Gobierno de la República Argentina: www.argentina.gov.ar

6.2 El país

La Argentina es el segundo país de Sudamérica en extensión; a escala mundial ocupa el octavo lugar después de Rusia, Canadá, China, Estados Unidos, Brasil, Australia e India.

Tiene una superficie

total de 3.761.274 kilómetros cuadrados y una inmensa variedad de paisajes, clima, fauna y flora, caracterizándose como un mosaico natural diversificado. Posee altas montañas, grandes llanuras, mesetas y depresiones, además de variedad de climas -árido, cálido, frío y templado-. La diversidad también favorece a los regionalismos culturales, que se evidencian por la influencia de los pueblos indígenas nativos y de los inmigrantes colonizadores. La gran mayoría de la población es de origen europeo, principalmente español e italiano. También hay una minoría indígena.

Figura 1 Mapa Político de Argentina

principalmente español e italiano. También hay una minoría indígena. Figura 1 – Mapa Político de Argentina

El territorio del país está formado por 23 provincias 20 además de la Antártida Argentina, lo que le da su característica bicontinental, y por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires 21 , sede del gobierno nacional.

Por su amplio territorio y gran diversidad, la Argentina posee distintas características regionales complejas y problemáticas muy propias. Por esta razón, es necesaria analizarla con un enfoque regional. Juan Roccatagliata 22 , reconocido geógrafo argentino, propone la división de la Argentina en 7 regiones, según sus investigaciones y publicaciones:

Región metropolitana de Buenos Aires, con su desproporcionada concentración.

Región pampeana, con su eje urbano industrial del Plata-Paraná y la pampa agro ganadera, con industrias urbanas y portuarias.

Región agro silvoganadera del Noreste y del Chaco.

Región de los paisajes heterogéneos con economía mixta del Noroeste.

Región cuyana de los oasis agroindustriales.

Región de las sierras pampeanas con oasis pobres y economía de subsistencia.

Región de la Patagonia, medio duro y dominio de ovejas.

En este contexto, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) 23 ratifica la necesidad de la división regional del país. A su vez, desarrolla el concepto de regiones estadísticas de la Argentina. Estas regiones son el

20 Buenos Aires, Catamarca, La Rioja, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, Salta, San Juan, San Luis, Chaco, Chubut, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, Tucumán ,La Pampa, Santa Cruz, Santa Fe, Santiago del Estero, Tierra del Fuego.

21 En muchos estudios y periódicos, la capital es mencionada como CABA, sigla que utiliza las letras iniciales de su nombre oficial: Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 22 Roccatagliata, J. A. (1992). La Argentina - Geografía general y los marcos regionales. Buenos Aires:

Editorial Planeta.

23 El Instituto Nacional de Estadística y Censos -INDEC- es el organismo público, de carácter técnico, que unifica la orientación y ejerce la dirección superior de todas las actividades estadísticas oficiales que se realizan en el territorio de la República Argentina. Su creación y funcionamiento está reglamentado por la Ley 17.622 y el Decreto 3110/70, así como el Decreto 1831/93.

agregado de 31 aglomerados urbanos que son objeto de los estudios e investigaciones oficiales del instituto.

El INDEC coordina, desde 1973, la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), una estadística nacional que releva las características socio demográficas y socioeconómicas de la población.

A partir de 2003, este programa pasó a ser un relevamiento continuo, de frecuencia trimestral y semestral.

Los principales conglomerados urbanos que constituyen las seis regiones estadísticas son:

Cuyo: Gran Mendoza, Gran San Juan, San Luis;

Gran Buenos Aires/Metropolitana: Ciudad de Buenos Aires, partidos del Gran Buenos Aires;

Noreste: Corrientes, Formosa, Gran Resistencia, Posadas;

Noroeste: Gran Catamarca, Gran Tucumán, Jujuy, La Rioja, Salta, Santiago del Estero;

Pampeana: Bahía Blanca; Concordia; Gran Córdoba; Gran La Plata; Gran Rosario; Gran Paraná; Gran Santa Fe; Mar del Plata; Río Cuarto; Santa Rosa; San Nicolás.

Patagonia: Comodoro Rivadavia; Neuquén; Río Gallegos; Ushuaia Río Grande; Rawson Trelew; Viedma Carmen de Patagones.

Figura 2 Mapa Regional de la Argentina

Figura 2 – Mapa Regional de la Argentina 32

El sistema de gobierno de la Argentina es republicano, representativo y

federal, lo que propicia la participación activa de las provincias, fortalece el

sistema federalista mediante de la permanente búsqueda de la autonomía

provincial.

Cada provincia tiene competencias legislativas establecidas en sus respectivas

constituciones en las que, de forma expresa, manifiestan su adhesión a la

república. El Poder Ejecutivo de cada provincia, a su vez, es ejercido por el

gobernador electo por sus habitantes.

La Argentina se estructuró sobre sus puertos, principalmente el de Buenos

Aires; también, sobre la agro exportación. Habitan 40.134.000 24 de

argentinos, de los cuales el 35 % vive en la región pampeana, el 32 %, en el

Gran Buenos Aires; el 5 %, en la Patagonia y el 28% restante, diseminado en el

resto del país.

Tabla 3 Población total por regiones Total del país. Argentina Censo 2001

Región

Población

%

total

Total del país

36,260,130

100.0

Gran Buenos Aires

11,460,575

31.6

Pampeana

12,667,709

34.9

Cuyo

2,567,607

7.1

Nordeste

3,367,518

9.3

Noroeste

4,458,470

12.3

Patagonia (1)

1,738,251

4.8

Fuente: INDEC - Censos Nacionales de Población.

(1) No incluye Antártida e Islas del Atlántico Sur Nota: Gran Buenos Aires: Ciudad de Buenos Aires y partidos del Gran Buenos Aires Región Pampeana: Resto de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, La Pampa, y Santa Fe. Región Cuyo: Mendoza, San Juan y San Luis. Región Nordeste: Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones. Región Noroeste: Jujuy, Salta, Catamarca, La Rioja, Tucumán y Santiago del Estero. Región Patagonia: Chubut, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

24 Fuente: Informe sobre Población total de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe - División de Estadística y Proyecciones Económicas. (2009). Anuario Estadístico de América Latina y el Caribe. Santiago de Chile: Naciones Unidas. Las cifras corresponden a la proyección recomendada, que implica adoptar una hipótesis media de fecundidad.

6.3 Buenos Aires y el interior

En primer lugar, es importante reconocer la existencia de una Argentina dividida en dos, histórica y geográficamente opuestas: Buenos Aires y el interior, “que se desencuentran a lo largo de la historia y que obstaculizan el desarrollo territorial armónico del país”. (Conte, A. y otros 1984.) 25

“…la existencia de dos Argentinas, la más desarrollada y la menos desarrollada.

Buenos Aires representa aquel sueño de ser y parecerse a Europa (el superyó); el

Interior representa aquello más visceral y esencial (el ello).” (Daguerre, Durán,

& Lara, 1992)

Desde sus orígenes, la Argentina organiza su territorio como consecuencia de una especie de contrapunto entre Buenos Aires y las provincias. El resultado es favorable al puerto-capital-centro industrial, lo que polariza el crecimiento demográfico y económico, además de la concentración de poder.

De hecho, la concentración económica y poblacional alrededor de Buenos Aires es insoslayable. La región de la pampa húmeda 26 , por ejemplo, concentra un 80% de la producción agrícola total y alrededor del 70% de los vacunos del país. En esta zona se encuentran las principales ciudades del país:

Buenos Aires, Rosario, La Plata, Santa Fe, Mar del Plata y Bahía Blanca.

Desde el punto de vista económico constituye la región más importante del territorio argentino, por sus características de clima y suelo, que la transforman en una zona agrícola y ganadera por excelencia.

La región cuenta con uno de los mejores suelos y climas del mundo para la producción agropecuaria, una densidad demográfica relativamente alta, una densa red de comunicación y gran accesibilidad al puerto de Buenos Aires.

25 En Daguerre, C., Durán, D., & Lara, A. L. (1992). Argentina - Mitos y Realidades. Buenos Aires: Lugar Editorial. 26 La región pampeana está delimitada al este por el océano Atlántico, el Río de la Plata y el Paraná; al norte por una línea imaginaria que atraviesa la ciudad de Santa Fe, al oeste por las Sierras Pampeanas y al sur por el río Colorado. Comprende la provincia de Buenos Aires, el noreste de La Pampa, el este de Córdoba y el sur y centro de la provincia de Santa Fe, parte de Río Negro, Mendoza y San Luis.

Sin embargo, la importancia de Buenos Aires no estuvo desde siempre y es fundamental entender cómo se dio su desarrollo a lo largo de la historia.

La región del Río de la Plata formaba parte del Virreinato del Perú, gobernado desde Lima. Dentro de toda área, sólo el puerto de El Callao estaba autorizado a comerciar con España. Buenos Aires y la región pampeana, sitiada por los indígenas, eran localidades distantes y poco importantes para el Virreinato.

Sin embargo, la misma distancia que separaba a Buenos Aires de los centros importantes del Virreinato permitió que la ciudad fuera desarrollando vida propia, principalmente basada en el contrabando y la economía del cuero.

Hacia fines del siglo XVII y la primera mitad del XVIII, la exportación de cueros

y carne salada creció de manera significativa. La corona británica fue la

fuente principal de capital para este comercio. La economía de Buenos Aires, que todavía era un modesto puerto comercial de 20.000 habitantes, se vigorizaba.

En 1776, por el avance portugués y británico en el área, fue creado el Virreinato del Río de la Plata, con cabecera en Buenos Aires. En 1778 se declaró el libre comercio, que debilitó las economías del interior puesto que los productos ingresados por Buenos Aires, a cambio de sus cueros, competían

con los productos agrícolas y artesanías de las provincias. Esta competencia, junto con el poder de la Aduana de Buenos Aires, empobreció paulatinamente las economías regionales. La provincia de Buenos Aires, por lo tanto, fue la que mejor se adaptó al libre comercio basado en las exportaciones ganaderas

e importaciones de productos manufacturados en el exterior, lo que propició el intercambio comercial con todas las naciones y puso en posición de enfrentamiento con las demás provincias (el litoral y el interior).

Con la Revolución Industrial en Europa, los países recién industrializados (sobre todo, Inglaterra), necesitaron buscar en el exterior materias primas a bajo costo. La región pampeana, escasamente explotada en ese entonces, con su clima templado y excelentes suelos para la agricultura, fue una de las principales áreas que se expandieron debido a esta nueva economía. En este

contexto, Buenos Aires y su zona de influencia se insertaron en el escenario internacional del momento como uno de los primeros proveedores de materias primas del mundo industrializado. Las demás provincias quedaron relegadas.

Este gran movimiento económico produjo cambios fundamentales en la ciudad de Buenos Aires:

la población creció y cambió por los numerosos inmigrantes extranjeros;

la riqueza producida por las actividades agrícola y ganadera de la región pampeana permitió la construcción de lujosas mansiones al estilo francés;

la elite decidió transformar a Buenos Aires en la París de América del Sur.

En 1880 Buenos Aires se convirtió en capital de la nación y se fundó la ciudad de La Plata como capital de la provincia de Buenos Aires. Con el puerto más importante del país, la mejor red de transportes y accesibilidad y el mercado más extenso, se transformó en el área industrial por excelencia. Este proceso reafirmó la condición de gran cabeza a la Ciudad de Buenos Aires.

“La otra porción de la Argentina quedó desconectada y fue así que el Interior

quedó marginado del sistema agro exportador, salvo algunas regiones que

pudieron adherirse al sistema en forma periférica, como Tucumán (por su

producción azucarera) y Cuyo (por su producción vitivinícola)”. (Daguerre,

Durán, & Lara, 1992)

Buenos Aires es la dimensión más visible del país para el mercado externo. Su arquitectura influenciada por el diseño europeo, su modernidad, su inmensa producción cultural y su inequívoca posición de capital federal la caracteriza como símbolo máximo de la Argentina.

Según Daguerre, Durán y Lara, “el poderío económico y político de Buenos Aires y de su área de influencia han opacado la vida del resto de las provincias. Esta relación desigual es uno de los problemas más serios de la nación.”

Muchos historiadores, periodistas, investigadores, políticos y escritores comparten este pensamiento. Se dice que Buenos Aires ha crecido, en parte,

a expensas de la provincias y que recibe privilegios desproporcionados por su condición de capital federal.

“Huelga decir que la Capital federal… fue pensada sólo como el asiento del

gobierno nacional, puesto al servicio del conjunto de la confederación, y no

como un enclave asilado, destinatario privilegiado de los recursos naturales.

Esto… respondió también a una dinámica propia del poder central, identificado

más con la metrópoli que con los constituyentes de la unión nacional.

Poco a poco las provincias se fueron convirtiendo en súbditos mendicantes del

gobierno nacional, que parecería atender a las necesidades de aquellos con una

mezcla de condescendencia y fastidio…

…La estructura centralista, así consolidada, devora la intención de quienes se

van incorporando al poder, los pone a su servicio y diluye el sentido de

compromiso con las comunidades provinciales de las que provienen. La

provincia de Buenos Aires, en las últimas décadas, se ha convertido

probablemente en la mayor víctima de esta patología de nuestro sistema

federal, que no es sólo un cuestión de recursos, sino también de poder

político.”(Cafiero, Antonio 1991)

6.4 La gente

“La población es el conjunto de personas que habitan el país, el alma que anima

su territorio, la condición esencial para la existencia del Estado. No se concibe el

Estado sin una población que le dé vida. Ella es la voluntad que dictamina, la

imaginación creadora, la fuerza que trabaja, la conciencia que razona.”(El país

de los argentinos, 1975) 27

Para comprender cómo se ha formado la estructura de la población argentina es esencial conocer el contexto histórico más amplio que explica el proceso poblacional del país.

27 En Daguerre, C., Durán, D., & Lara, A. L. (1992). Argentina - Mitos y Realidades. Buenos Aires: Lugar Editorial.

De hecho, la historia del pueblo argentino es una historia de inmigración. Desde mediados del siglo XIX los movimientos migratorios tuvieron un carácter masivo y en ellos se fundamentó la política de población del vasto territorio argentino.

Los argentinos son el resultado de la mezcla de pueblos nativos que se asentaron exclusivamente en el territorio hasta el siglo XVI; de conquistadores españoles y sus descendientes; que poblaron el país desde aquel siglo; de los inmigrantes europeos que llegaron a la Argentina a fines del siglo pasado y principios del actual; y de los inmigrantes de países limítrofes, cuyo desplazamiento se produjo en las últimas dos décadas. (Daguerre, Durán, & Lara, 1992)

En 2005, el INDEC realizó la Encuesta Complementaria de Pueblos Indígenas, que detalló la conformación de más de 600 mil indígenas remanentes en el territorio argentino. Sin duda, el pueblo aborigen más significativo y todavía más presente son los mapuches, que representan el 19% de la población indígena total. Después aparecen los collas (12%) y los tobas (11%). El estudio especifica más de 30 pueblos indígenas que conforman actualmente los pueblos originarios de la Argentina. 28

Para los europeos, el surgimiento de nuevos países en América, África y Oceanía, conjuntamente con el avance en el transporte marítimo, ofreció una solución a los problemas económicos, demográficos, políticos y religiosos de los pueblos: la emigración.

Más de 60 millones de europeos salieron en procura de prosperidad o refugio desde el inicio del siglo XIX hasta la Segunda Guerra Mundial. Su principal destino fue América, especialmente los Estados Unidos, país que recibió más de la mitad de esta migración. El segundo país fue la Argentina, que recibió 6.500.000 de inmigrantes. Este movimiento superó al estadounidense en su intensidad relativa, si se compara el volumen de la población receptora.

28 Fuente: INDEC. Encuesta Complementaria de Pueblos Indígenas (ECPI) 2004-2005. -Complementaria del Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2001.

La migración europea ocurrió en cuatro períodos principales, según Daguerre, Duran y Lara:

1. 1856-1889: primera etapa de alta inmigración por el fomento de la colonización y por el descubrimiento de la pampa, que una de las regiones más fértiles del mundo;

2. 1905-1917: segundo período de afluencia de extranjeros, el mayor en la historia poblacional argentina, por el surgimiento del comercio y de las actividades industriales, además de la agraria;

3. 1920-1930: tercer período de auge inmigratorio, pero con distinta composición. Rusos, ucranianos, polacos y yugoslavos, además de españoles e italianos, atraídos por el desarrollo de nuevos territorios como Chaco, Misiones y el Alto Valle del Río Negro;

4. 1947-1960: cuarto y último período de inmigración europea, impulsado por la Segunda Guerra Mundial y por la industrialización argentina.

La incorporación, a lo largo del proceso migratorio, de más de seis millones de inmigrantes europeos a una población inicialmente de un millón de personas, significó una verdadera revolución demográfica que transformó sustancialmente las características étnicas, sociales, económicas y políticas del pueblo argentino (Censo Nacional de Población y Vivienda, 1980.) 29

Las masivas migraciones europeas representaron hitos en la historia

demográfica argentina, hasta que comenzaron a disminuir considerablemente a

partir de la Primera Guerra Mundial y en forma aun más marcada luego de la

crisis de 1929. Esa retracción fue abriendo camino a otro proceso de migración,

que si bien es de menor cuantía no deja de tener importancia cualitativa por sus

consecuencias geográficas, sociales y culturales: las migraciones limítrofes.”

(Daguerre, Durán, & Lara, 1992)

Actualmente, más de 1.500.000 de extranjeros residen en la Argentina. La gran mayoría proviene de los países limítrofes (68%), con una importante

29 En Daguerre, C., Durán, D., & Lara, A. L. (1992). Argentina - Mitos y Realidades. Buenos Aires: Lugar Editorial.

afluencia de Paraguay, Bolivia y Chile. Además, un gran contingente (28%)

procede de Europa, especialmente de Italia. Del total de extranjeros, los

italianos representan el 14% y ya son más de la mitad de todos los europeos en

el país. 30

Los efectos de la inmigración en la Argentina han sido tan grandes que el

escritor mexicano Carlos Fuentes popularizó una frase humorística: los

peruanos descienden de los incas y los mexicanos de los aztecas; los

argentinos descienden de los barcos.

6.4.1 La población en números

Al analizar la población de la Argentina, el país ocupa el puesto 31 en el

ranking de población mundial, y el 4 en América Latina 31 ; sólo superado por

Brasil, México y Colombia.

Según los datos suministrados por Naciones Unidas, la población se

aproximaba, en 2005, a los 38 millones de habitantes, lo que representa

aproximadamente un 10% de los habitantes de América Latina. Según el

Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, se estima

que la población argentina en 2010 sumará unos 41.5 millones de personas,

con una tasa de crecimiento del 1.1% anual. 32

Tabla 4 Población total por sexo, razón de masculinidad 33 y densidad de población. Total del país. Argentina 2001.

Provincia

Total

 

Sexo

Razón de

Superficie

Densidad

 

Varones

Mujeres

masculinidad

km 2

hab/km 2

Total

36,260,130

17,659,072

18,601,058

94.9

2,780,403

13.0

Fuente: INDEC, Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2001. Instituto Geográfico Militar.

30 Fuente: INDEC. Encuesta Complementaria de Migraciones Internacionales. Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2001.

31 Se considera a América Latina como la región formada por los siguientes:: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica, Colombia, Cuba, El Salvador, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Venezuela e Uruguay.

32 Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires. (2005). La posición de la Argentina en diferentes rankings e indicadores internacionales. Tandil.

33 Razón de masculinidad: la cantidad de hombres por cada 100 mujeres.

Asimismo, la población del país está compuesta de una manera pareja en la cantidad de hombres y mujeres; los primeros representan el 49% del total y el género femenino, poco más del 50% de la población del país.

La Argentina es el tercer país en América Latina y el Caribe en porcentaje de población urbana. Con el 93,1%, el país supera significativamente el promedio de América Latina -que es del 79,5%-. 34

La distribución geográfica de la población argentina ratifica el desequilibrio, tras revelar la alta concentración en la región pampeana y una gran dispersión en el interior, con la mayoría de las zonas de frontera casi despobladas.

La provincia de Buenos Aires concentra el 46% de la población argentina. Las otras dos provincias pampeanas, Córdoba (3.066.801 de habitantes) y Santa Fe (otros 3.000.701) ocupan el tercero y cuarto lugar, respectivamente.

En el otro extremo, la provincia menos poblada es Tierra del Fuego, con 101.079 habitantes, seguida de Santa Cruz (196.958 habitantes), ambas en la región patagónica.

34 Proyección para 2010 - Comisión Económica para América Latina y el Caribe - División de Estadística y Proyecciones Económicas, 2009.

Tabla 5 Población total y densidad de población según provincia Total del país. Argentina 2001.

Provincia

Total

%

Superficie

Densidad

 

km 2

hab/km 2

Total

36,260,130

100%

2,780,403

13.0

Ciudad de Buenos Aires

2,776,138

8%

203 (2)

13,679.6

Buenos Aires

13,827,203

38%

307,571

45.0

Partidos del Gran Buenos Aires

8,684,437

3,630

2,394.4

Resto Buenos Aires

5,142,766

303,941

16.9

Catamarca

334,568

1%

102,602

3.3

Chaco

984,446

3%

99,633

9.9

Chubut

413,237

1%

224,686

1.8

Córdoba

3,066,801

8%

165,321

18.6

Corrientes

930,991

3%

88,199

10.6

Entre Ríos

1,158,147

3%

78,781

14.7

Formosa

486,559

1%

72,066

6.8

Jujuy

611,888

2%

53,219

11.5

La Pampa

299,294

1%

143,440

2.1

La Rioja

289,983

1%

89,680

3.2

Mendoza

1,579,651

4%

148,827

10.6

Misiones

965,522

3%

29,801

32.4

Neuquén

474,155

1%

94,078

5.0

Río Negro

552,822

2%

203,013

2.7

Salta

1,079,051

3%

155,488

6.9

San Juan

620,023

2%

89,651

6.9

San Luis

367,933

1%

76,748

4.8

Santa Cruz

196,958

1%

243,943

0.8

Santa Fe

3,000,701

8%

133,007

22.6

Santiago del Estero

804,457

2%

136,351

5.9

Tierra del Fuego, Antártida Argentina e Islas del Atlántico Sur

101,079

0%

21.571 (3)

4.7

Tucumán

1,338,523

4%

22,524

59.4

(2) La superficie ha sido obtenida a través del cálculo automático del soft Arc Info.

 

(3) No incluye el Sector Antártico e Islas del Atlántico Sur.

Fuente: INDEC, Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2001. Instituto Geográfico Militar.

La mayoría de los bonaerenses se agrupa en los partidos del Gran Buenos Aires

(8.684.437 de habitantes), mientras que el resto de la provincia concentra

unas 5.142.766 personas.

Tabla 6 Población total Provincia de Buenos Aires - 2001

Provincia

Total

%

Buenos Aires

16,603,341

100%

Ciudad de Buenos Aires

2,776,138

17%

Partidos del Gran Buenos Aires

8,684,437

52%

Resto Buenos Aires

5,142,766

31%

Fuente: Elaboración propia con datos extraídos de INDEC, Censo Nacional de Población Hogares y Viviendas 2001. Instituto Geográfico Militar (IGM)

En el país, las características de la población por grupos de edad y por sexo

son similares al patrón de características mundiales. De esta manera, el grupo

de edad de 15 a 19 conforma el mayor grupo de población, con una

representatividad aproximada al 60%. El grupo que sigue, en importancia

numérica, es el de 0 a 14 años, que supera apenas el 25%. Por último, los

grupos de edad de más de 60 y más de 80 años llegan, sumados

conjuntamente, al 15% de los habitantes del país.

Tabla 7 Población por grupos de edad: Argentina y el mundo 2005 (Porcentaje de la población total)

Grupo de edad

Argentina % de población

Promedio Mundial % de población

0-14

26.4

28.2

15-59

59.6

61.4

+ de 60

13.9

10.4

+ de80

2.3

1.3

Fuente: División de estadísticas de Naciones Unidas, 2005.

Al analizar de manera regional el crecimiento de la población, la Argentina es

uno de los que menos creció, después de México y Brasil, que superaron el 1%

de crecimiento.

En la Argentina la tasa de crecimiento de la población viene experimentando

un descenso continuo. En el año 2000 esta tasa alcanzaba el 1,16%; para 2003

llegó al 1,05% y, según datos de este año, el ratio sigue decreciendo, ya que ahora sólo alcanza un 1,02%.

La explicación de este descenso aparece en el informe elaborado entre el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) y la CEPAL, que señalan esa baja como un resultado de una situación donde confluyeron tres variables:

La tasa bruta de natalidad reforzó su tendencia descendente.

La tasa bruta de mortalidad descendió levemente.

La tasa de migración neta del país, históricamente positiva alcanzó valores levemente negativos expresando la incidencia del proceso emigratorio reciente.

6.5 Indicadores sociales

Parte de este estudio requiere analizar cuestiones básicas vinculadas al desarrollo humano y a la calidad (y dignidad) de vida de la población.

Son, sobre todo, indicadores demográficos que constituyen el contexto para luego examinar la posición de la Argentina en relación con los países latinoamericanos en el ámbito del desarrollo humano.

En líneas generales, la posición del país muestra avances sustantivos y continuos en los últimos años; es notable la posición alcanzada en ciertos indicadores. Un ejemplo es el porcentaje del PBI como gasto en salud pública, en el cual, junto a Uruguay, lidera la tasa en los países de América del Sur y se posiciona entre los tres primeros de Latinoamérica.

Tabla 8 Gasto público en salud América Latina y el Caribe (Porcentaje del producto interno bruto a precios corrientes) 35

País

2004

2005

2006

2007

Argentina

4.4

4.5

4.6

Bolivia

1.4

Brasil

3.2

3.1

Chile

2.8

2.8

2.8

Colombia

2.8

3.2

3.4

Costa Rica

6.0

5.9

6.0

6.0

Cuba

5.5

7.4

7.1

9.9

Ecuador

El Salvador

3.5

3.7

4.1

4.1

Guatemala

5.2

5.1

Honduras

México

3.0

3.0

2.9

3.1

Nicaragua

3.2

3.4

3.4

3.7

Panamá

3.8

2.8

3.2

3.5

Paraguay

2.3

2.6

3.0

Perú

1.2

1.5

1.1

1.0

República Dominicana

1.5

1.7

1.9

2.1

Uruguay

3.3

3.4

3.8

Venezuela

1.6

Fuente: Anuario Estadístico de América Latina y el Caribe 2008

La Argentina sigue en buena posición en referencia a la cantidad de médicos

por habitantes. Ocupa el cuarto lugar en América Latina y el Caribe, luego de

Cuba, Puerto Rico y Uruguay, con un promedio de 325 habitantes por médico.

35 La utilización de las reticencias en la tabla quiere decir que no hay datos actualizados disponibles.

Tabla 9 Promedio de habitantes por médico en América Latina y el Caribe 10 mejores

País

2004

2005

2006

2007

Cuba

161.0

159.0

157.0

155.0

Puerto Rico

246.0

237.0

Uruguay

252.0

248.0

244.0

239.0

Argentina

312.0

319.0

322.0

325.0

Brasil

356.0

Costa Rica

572.0

558.0

519.0

521.0

Aruba

802.0

715.0

667.0

Perú

653.0

668.0

República Dominicana

805.0

704.0

724.0

673.0

México

781.0

738.0

706.0

698.0

Fuente: Anuario Estadístico de América Latina y el Caribe 2008

Finalmente, en cuanto al Índice de Desarrollo Humano, en el que la posición

de los países se clasifica en alto, mediano o bajo, la Argentina se ubica entre

los países de alto desarrollo humano 36 , con un índice de 0,863, que la acerca

a los 20 países mejor posicionados de mundo, todos ellos, potencias

industriales.

36 Según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la categoría de Desarrollo Humano Alto incluye a aquellos países con IDH 0,800 o más.

Tabla 10 Índice de Desarrollo Humano 2005

Argentina en relación al último y primeros 20 países mejor posicionados

Índice de Desarrollo Humano para países de América

Noruega

0,963

Argentina

0,863

Islandia

0,956

Chile

0,854

Australia

0,955

Costa Rica

0,838

Luxemburgo

0,949

Uruguay

0,84

Canadá

0,949

Cuba

0,815

Suecia

0,949

México

0,814

Suiza

0,947

Panamá

0,804

Irlanda

0,946

Venezuela

0,772

Bélgica

0,945

Brasil

0,792

Estados Unidos

0,944

Colombia

0,785

Japón

0,943

Perú

0,762

Países Bajos

0,943

Paraguay

0,755

Finlandia

0,941

Belice

0,753

Dinamarca

0,941

Ecuador

0,759

Reino Unido

0,939

El Salvador

0,722

Francia

0,938

Guyana

0,72

Austria

0,936

Bolivia

0,687

Italia

0,934

Honduras

0,672

Nueva Zelandia

0,933

Nicaragua

0,667

Alemania

0,931

Guatemala

0,663

Fuente: Elaboración propia con datos del Informe sobre Desarrollo Humano 2005 del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)

El IDH es un índice compuesto, desarrollado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), cuyo objetivo es medir el progreso medio de un determinado país en tres aspectos básicos del desarrollo humano:

Alcanzar una vida larga y saludable, medida a través de la esperanza de vida al nacer.

Disponer de educación, medida por la tasa de alfabetización de adultos y la tasa bruta combinada de matriculación en educación primaria, secundaria y terciaria.

Tener un nivel de vida digno, que se mide a partir del PBI per cápita.

El IDH muestra la diferencia que existe entre ingresos y bienestar humano. Por medio de la medición de los logros promedio en ingresos, salud y educación, el IDH brinda un panorama relativamente completo de la situación de un país en materia de desarrollo.

Por los resultados de América Latina y el Caribe, la maestranda sostiene que estas regiones se encuentran en una destacada posición, ya que, del total de estados que integran la región (según la muestra del Informe sobre Desarrollo Humano 2005)), 11 pertenecen a la categoría de países de desarrollo humano alto; 14, a la categoría de desarrollo humano medio y ninguno a la categoría desarrollo humano bajo.

Tras observar los primeros 20 países posicionados en el IDH de2005, se aprecia que sus índices oscilan entre el 0,963 como máximo, y el 0,931 como mínimo, con la Argentina en un lugar destacado -con un índice del 0,863- que la acerca notablemente a estos estados avanzados, a la vez que la aleja sobremanera de Nigeria (0,281), el último país posicionado en el indicador.

En cuanto a la posición de la Argentina en el IDH global se concluye que:

 La posición de la Argentina es la mejor de los países seleccionados. Con un valor de 0,863, ocupa el puesto número 34, que la posiciona como el país mejor ubicado de la región. La siguen Chile, Costa Rica y Uruguay.

En consecuencia, la Argentina es considerada por el PNUD como un país con desarrollo humano alto. En ese sentido, sólo seis países de la región son incluidos en esa categoría. El resto de los países son considerados de desarrollo humano intermedio (entre 0,799 y 0,500). También es destacable que ningún país de la región se ubica en la categoría desarrollo humano bajo.

La ubicación de la Argentina en este indicador y la evolución positiva de su tendencia, dan cuenta de la significativa y destacada posición que el país posee, sin alejarse demasiado de los países mejor posicionados.

6.6 Indicadores económicos

Para comprender el posicionamiento de la economía argentina en el contexto global es importante analizar sus principales actividades económicas y su inserción internacional.

Además de este enfoque, es fundamental comparar los principales indicadores macroeconómicos del país con otras perspectivas, tales como su competitividad para el crecimiento; intercambios comerciales; producto bruto interno; inversión extranjera directa y otros más vinculados a los aspectos socio laborales, como el índice de precios al consumidor, el índice de población económicamente activa y los salarios.

Tabla 11 Indicadores socioeconómicos de la Argentina 2003/2007

 

2003

2004

2005

2006

2007

Población (en millones de habitantes)

37,9

38,2

38,6

39,0

39,4

Densidad demográfica (hab/Km2)

13,8

13,8

14,1

14,2

14,4

PIB (US$ billones)

129,6

153,1

183,2

214,3

254,3

Crecimiento real del PNB (%)

8,8

9,0

9,2

8,5

8,5

Variación anual del índice de precios al consumidor (%)

3,7

6,1

12,3

9,8

8,5

Deuda exenta total (US$ billones)

162,9

165,0

133,0

122,2

131,9

Reservas internacionales (US$ billones)

14,2

19,7

28,1

32,0

47,0

Cambio (Pesos/US$)

2,9

2,92

2,90

3,05

3,10

Fuente: Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil (2008) 37

Según el estudio La posición de la Argentina en diferentes rankings e indicadores internacionales 38 , la lectura del indicador del Producto Bruto Interno (PBI) es clara. Después de la abrupta caída de inicios de 2000, el

37 Elaborado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil (MRE/DPR/DIC) - División de

Información Comercial, en base a datos de EIU Economist Intelligence Unit, Country Report February

2008

crecimiento de la Argentina lideró las posiciones internacionales, al ubicarse en segundo lugar entre las principales economías del mundo, sólo detrás de China. En América Latina, la Argentina lidera dicho proceso, con una tasa anual de crecimiento ostensiblemente superior al promedio regional.

Figura 3 - Evolución del PBI en miles de millones de pesos de 1993

410.0

390.0

370.0

350.0

330.0

310.0

290.0

270.0

250.0

230.0

210.0

a precios390.0 370.0 350.0 330.0 310.0 290.0 270.0 250.0 230.0 210.0 constantes de Miles de millones de

constantes de

Miles de millones de $ 1993 serie desestacionaliza da I-93 III-93 I-94 III-94 I-95 III-95
Miles de millones de $
1993
serie
desestacionaliza
da
I-93
III-93
I-94
III-94
I-95
III-95
I-96
III-96
I-97
III-97
I-98
III-98
I-99
III-99
I-00
III-00
I-01
III-01
I-02
III-02
I-03
III-03
I-04
III-04
I-05
III-05
I-06
III-06
I-07
III-07
I-08
III-08
I-09

Trimestre

Fuente: INDEC (2009)

El análisis de otros indicadores corrobora la sustancial mejora de la economía argentina. Diversos organismos internacionales y nacionales coinciden en que la Argentina ha conseguido recuperar los niveles de actividad económica previos a la crisis de 1999-2001. Aunque en varios de los indicadores o rankings internacionales el país aún no se ubica en las posiciones deseables, es posible inferir que la tendencia iniciada desde 2003 se acentuará y, por lo tanto, las perspectivas de crecimiento económico para los próximos años continuarán siendo alentadoras.

Si bien la Argentina ocupa posiciones de liderazgo 39 mundial en las

denominadas “agroindustrias” (es el tercer productor mundial de soja, el

segundo exportador mundial de maíz, el cuarto productor mundial de carne

vacuna), también se distingue en el sector secundario 40 : es el 26 to país en el

ámbito mundial y 3 ro en América Latina, en producción de vehículos; ocupa la

17 ma y 2 da posición, respectivamente, como exportador de acero en lingotes y

productos intermedios. De la misma manera, sobresale en el segmento de

servicios de software e informáticos de América Latina, posicionado luego de

Brasil y México.

Tabla 12 Principales complejos exportadores Participación porcentual en el total de las exportaciones (1999-2003)

Complejos exportadores

1999

2000

2001

2002

2003

Total exportaciones

100

100

100

100

100

Principales complejos

69.5

70.7

70

71.9

74.7

Complejos Oleaginosos

21.6

18.5

20.4

22.9

27.1

Complejo soja

15.3

14.8

17.7

19.6

24.3

Complejo girasol

5.3

2.9

2.1

2.8

2.4

Otros complejos

1

0.8

0.6

0.5

0.4

Complejos petrolero-petroquímicos

13.8

19.5

18.8

19.9

20.4

Complejo petróleo y gas Complejo petroquímico

11.5

16.5

15.9

16.5

16.7

2.3

3.0

2.9

3.4

3.7

Complejos cerealeros

9.4

9.9

9.8

9.0

8.7

Complejo maicero Complejo triguero Complejo arrocero Otras exportaciones cerealeras

3.6

4.0

3.8

3.7

4.3

4.5

4.9

5.1

4.6

3.7

0.7

0.4

0.3

0.2

0.2

0.6

0.6

0.6

0.5

0.5

Complejo automotriz

8.8

9.1

8.9

7.6

6.0

Complejos de origen bovino

8.2

7.1

5.3

5.9

5.6

Complejo carne

3.2

2.7

1.0

1.9

2.1

Complejo cuero

3.4

3.2

3.2

2.8

2.6

Complejo lácteo

1.6

1.2

1.1

1.2

0.9

Complejos frutihortícolas

4.2

3.3

3.8

3.2

3.3

Complejo frutícola Complejo hortícola

2.6

2.1

2.6

2.2

2.4

1.6

1.2

1.2

1.0

0.9

Complejo siderúrgico

3.5

3.3

3

3.4

3.6

Fuente: La posición de la Argentina en diferentes rankings e indicadores internacionales. Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires. (2005)

39 Fuente: La posición de la Argentina en diferentes rankings e indicadores internacionales. Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires. (2005) 40 El Sector Secundario es el que abarca las actividades productivas que someten las materias primas a procesos industriales de transformación. (Real Academia Española Diccionario de la Lengua Española Vigésima segunda edición).

Cuando se analiza el sector terciario 41 , la Argentina ocupa una destacada posición en América Latina en servicios turísticos, atrás de México en cuanto a entrada de personas, y en segundo lugar en ingreso de divisas, hecho que supera a Brasil en ese rubro. (Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, 2005)

Un indicador útil del desarrollo económico de un país es el Índice de competitividad del crecimiento. El Growth Competitiveness Index (GCI) 42 es un parámetro cuya meta principal es analizar el potencial para que las economías nacionales logren un desarrollo económico sostenido; para ello, evalúa la competitividad económica de una muestra significativa de países, un total de 125, de los cinco continentes.

El GCI se basa en que el proceso del desarrollo económico se puede analizar dentro de tres amplias categorías: ambiente macroeconómico, calidad de instituciones públicas y tecnología.

41 El sector terciario es el que abarca las actividades relacionadas con los servicios materiales no productivos de bienes, que se prestan a los ciudadanos, como la administración, la enseñanza, el turismo, etcétera. (Real Academia Española Diccionario de la Lengua Española Vigésima segunda edición, año). 42 El Índice de Competitividad Global fue desarrollado para el Fórum Económico Mundial por Sala-i- Martin e introducido en 2004. El ICG se basa en 12 pilares de competitividad, provee un escenario detallado del panorama competitivo de países en todo el mundo, cualquiera que sea su estado de desarrollo. Los pilares incluyen instituciones, infraestructura, estabilidad macroeconómica, salud y educación primaria, entrenamiento y educación superior, eficiencia del mercado de consumo, eficiencia del mercado laboral, sofisticación del mercado financiero, estado de avance tecnológico, tamaño de mercado, sofisticación de negocios e innovación.

Tabla 13 Posición de la competitividad global Países de América Latina - 2006

País

Posición

Posición

Posición

Posición

2006

2005

2004

2003

Chile

24

23

22

28

México

52

55

48

47

Costa Rica

53

64

50

51

Uruguay

54

54

54

50

El Salvador

55

56

53

48

Colombia

59

57

64

63

Panamá

62

73

58

59

Perú

65

68

67

57

Guatemala

72

97

80

89

Brasil

73

65

57

54

Argentina

78

72

74

78

Republica

79

102

72

62

Dominicana

Venezuela

92

89

85

82

Ecuador

97

103

90

86

Bolivia

102

101

98

85

Honduras

104

93

97

94

Nicaragua

106

99

95

90

Paraguay

118

113

100

95

Fuente: Growth Competitiveness Index (2006-2007)

Con relación a América Latina, Chile (24 to ) mantiene el índice más alto de la

región. Este país posee los mejores valores regionales en los tres componentes

del indicador. A continuación, se encuentra México (52 do ) y Costa Rica (53 ro ).

6.7 Indicadores educativos

La educación es una herramienta estratégica para lograr el desarrollo con

equidad y justicia social. Se ha constituido en un tema clave para el

fortalecimiento de la democracia.

La mayoría de los países de América Latina en los años noventa introdujeron

reformas curriculares y, al mismo tiempo, transformaciones organizativas y

pedagógicas que se orientaron a reconfigurar el saber escolar y las

instituciones, en vistas a las transformaciones sistémicas.

Este proceso redundó en mayores porcentajes de escolarización tendencia que se verifica al extenderse la obligatoriedad de la educación básica y en el crecimiento de la atención a la educación inicial-. También, hubo mayor instalación de sistemas de evaluación de la calidad; desarrollo de sistemas de capacitación y actualización docente; profesionalización creciente de los ministerios de educación; y en un incremento de los recursos destinados.

El país se ubica claramente como líder en América Latina, y en algunos de los indicadores analizados, ocupa una destacada posición en relación con países industrializados como Rusia, Canadá, Japón, Francia, Italia, Alemania e Italia.

Un ejemplo ilustrativo se registra en la tasa neta de matrícula en nivel pre- primario 43 , que era la más alta de Latinoamérica en los últimos años. Sin embargo, descendió a la segunda posición en 2006 junto con Panamá y se ubicó atrás de Uruguay, país que demuestra crecimiento importante en el indicador.

43 Proporción de alumnos, en edad escolar oficial, matriculados en el primer nivel de enseñanza, como porcentaje de la población total de niños en edad escolar oficial del mismo nivel.

Tabla 14 Tasa neta de matrícula en el primer nivel de enseñanza (porcentaje)

País

2004

2005

2006

Argentina

98.6

98.5

Bolivia

95.0

94.9

Brasil

94.7

94.4

Chile

Colombia

85.7

89.7

88.5

Costa Rica

Cuba

97.6

96.5

96.6

Ecuador

97.7

97.3

96.8

El Salvador

94.2

94.5

94.0

Guatemala

92.5

93.5

94.4

Honduras

92.8

91.9

96.4

México

97.9

97.7

97.7

Nicaragua

86.9

87.0

89.8

Panamá

98.2

98.5

98.5

Paraguay

93.8

94.3

Perú

96.7

96.4

96.3

República Dominicana

79.9

80.5

77.5

Uruguay

97.4

99.7

Venezuela

91.7

90.9

91.1

América Latina y el Caribe

93.7

93.9

93.9

Fuente: Anuario Estadístico de América Latina y el Caribe 2008

La Argentina invierte un porcentaje superior al promedio regional, respecto

del gasto público en educación como porcentaje del gasto público total. En

esa línea, las probabilidades de que un estudiante universitario provenga de

un hogar de bajos recursos son, en la Argentina, las más altas de toda América

Latina.

Tabla 15