Está en la página 1de 2

BANCA CENTRAL COLOMBIANA

Según el artículo 371 de la constitución, El Banco de la República ejercerá las
funciones de banca central. Estará organizado como persona jurídica de derecho
público, con autonomía administrativa, patrimonial y técnica, sujeto a un régimen
legal propio. […]
El Banco rendirá al Congreso informe sobre la ejecución de las políticas a su
cargo y sobre los demás asuntos que se le soliciten.
Dicho artículo eleva al banco de la republica a la categoría de órgano del estado
con rango constitucional, regulado funcionalmente por el legislador y sometido al
control político que realiza el congreso respecto a la ejecución de las políticas que
tiene a su cargo (Sentencia , 1994).
Respecto a la autonomía se establece, que goza de autonomía administrativa,
patrimonial y técnica; la autonomía administrativa referida a la independencia
que ostenta esta entidad en relación con las ramas del poder público y órganos de
control, dado que en razón de la naturaleza de sus funciones, requiere un
ordenamiento y una organización especial que le permita actuar de acuerdo a las
políticas económicas generales y no en sujeción a las instrucciones políticas del
gobierno.
Desde este punto de vista, las normas que rigen la Banca Central son de carácter
constitucional o estatutarias, dándole la competencia regulativa al legislativo para
definir el radio de acción del banco
la autonomía técnica se refiere a la capacidad que tiene el BR para analizar
libremente los fenómenos monetarios y diseñar los instrumentos necesarios para
cuidar la estabilidad de la moneda y asegurar la solidez y confianza en el sistema
monetario del país.
la autonomía patrimonial, Se refiere a la capacidad para integrar y disponer
libremente de sus propios activos, ya sea en moneda nacional o extranjera, de
acuerdo a una unidad de manejo de sus recursos, que le permita la obtención y
destinación de ganancias con el fin de atender sus necesidades, fines, y asumir
los costos de intervención en el manejo cambiario, monetario y crediticio en
momentos de crisis. Todo esto, con observancia de la máxima constitucional principio de legalidad - que establece que; “no podrá efectuarse gasto alguno
cuyos recursos no se encuentren incorporados en el presupuesto del Banco de la
Republica”. Dicho de otra manera, gracias a la autonomía patrimonial, el Banco de
la República, tiene su propio estado de pérdidas y ganancias, en el cual se
incorporan todos los ingresos, costos y gastos del Banco y También se propio
presupuesto, que debe ser aprobado anualmente por la Junta Directiva del Banco
y al cual debe ceñirse en sus actuaciones.

además del reembolso de las ganancias a las arcas de la nación Por otro lado. requiere de una normatividad y organización especiales distintos al aplicable a las demás entidades públicas o privadas. Cabe señalar que el estado es el “garante” del Banco de la Republica. Tal es el caso que de inversión que debe realizar dicha institución en arte y cultura. . los excedentes de las utilidades que pudieran resultar ( después de deducir los porcentajes establecidos para las reservas de estabilización y corrección monetaria) se retornan a las arcas del estado. con lo cual por autonomía no sería sinónimo de ausencia de vínculos con el Estado.En esta materia. Sin embargo. la autonomía dada puede ser entendida en el sentido de que el Banco no hace parte de ninguna de las ramas del poder público. debe cumplir con los deberes que la Carta le impone. sin embargo y a modo de compensación. la autonomía reconocida en el artículo 371 de la constitución. pues al tratarse de una persona jurídica de derecho público. ni de los demás órganos estatales sino que. de tal forma que es el Estado el que responde en casos de perdidas. por sus funciones. no es absoluta o ilimitada.