CURSO DE FORMACION APLICADA

:
Reducción del Riesgo de Desastres
y Planificación Estratégica para el
Desarrollo Local Sostenible del
Territorio

PLANIFICACION TERRITORIAL
PARTICIPATIVA CON ENFOQUE DE
REDUCCION DE RIESGOS EN EL VALLE DEL
ITATA

GRUPO DE TRABAJO: Francisco Almendra
Riquelme, Cesar Águila Pérez, Osvaldo
Alcayaga Benavente.
Quillón, 7 Diciembre 2012

1

INDICE
TITULO

PAGINA

RESUMEN EJECUTIVO

4

CAPITULO 1. ANTECEDENTES DEL
TERRITORIO.

5

CAPITULO 2. ORGANIZACIÓN DEL
PROCESO

6
2.1 Creación de las condiciones 7
básica
2.2 Convocar e identificar actores

8

2.3 Organización de la ejecución

8

2.4 Esquema del proceso

9

CAPITULO 3. DIAGNÓSTICO DEL
TERRITORIO Y EVALUACIÓN DEL
RIESGO DE DESASTRES

10

3.1 Diagnóstico cuantitativo.

10

3.2 Diagnóstico cualitativo.

20

3.3 Listado de factores críticos y 21
potencialidades comunales
CAPITULO 4. EL PLAN TERRITORIAL
PARTICIPATIVO CON ENFOQUE DE
RRD

23

4.1. Imagen Objetivo: definición de 23
objetivos estratégicos
4.2 Plan de Reducción Riesgo de 26
Desastres
4.3 Aprobación
actividades finales

del

PTP

y 27

4.4 Jornada de difusión del PTP

28

2

TITULO

PAGINA
4.5
Presentación proyectos de 28
inversión en Gestión Integral de
Riesgo (GIR).

CAPITULO
5
INDICACIONES/REFLEXIONES PARA
LA ESTRATEGIA PUESTA EN
MARCHA E IMPLEMENTACIÓN DEL
PLAN

29

5.1 Implementación del Plan

29

5.2
Forma y mecanismos para 29
implementar el Plan Territorial
Participativo con enfoque de RRD
5.3
La gestión de recursos y la 30
generación de las capacidades
CAPITULO
6.
INDICACIONES/REFLEXIONES PARA
LA ESTRATEGIA DE MONITOREO,
EVALUACIÓN,
DIFUSIÓN
Y
SOSTENIBILIDAD DEL PLAN

34

6.1 Metodología de evaluación
CAPITULO 7. CONCLUSIONES Y
RECOMENDACIONES

34
37

3

RESUMEN EJECUTIVO
Enfocamos este esfuerzo en la búsqueda de cómo introducir laReducción del Riesgo de Desastres (RRD) como
política de inversión pública en la formulación y evaluación de proyectos, programas y acciones lideradas por los
gobiernos locales del Territorio Valle del Itata.
Durante las últimas dos décadas el tratamiento de lo que hoy se identifica como RRD ha sido la resultante de un
proceso de transición y de cambio de paradigma, donde se ha desplazado el énfasis inicial en el evento que
origina el desastre y las actividades de respuesta (gestión del desastre), a un enfoque donde el desastre es visto
como una manifestación de vulnerabilidades asociadas a procesos socio-económicos y ambientales, donde las
amenazas naturales actúan como detonantes del desastre pero no como agentes causales, y la preocupación se
centra en el concepto de riesgo (gestión del riesgo de desastres).
Este cambio de paradigma donde se pasa de la concentración en el desastre, las amenazas naturales, y la
respuesta, a un abordaje donde el riesgo, las vulnerabilidades y su reducción se constituyen en los ejes
articuladores del tema. Visto así, el desastre no se puede entender como un evento aislado, sino como la
materialización de un riesgo existente en la sociedad donde ocurre o, dicho de otra manera, como la concreción
de una condición de vulnerabilidad de esa sociedad.
Bajo el concepto del riesgo se entiende la probabilidad de que la comuna o sus medios de vida sufran daños y
pérdidas a consecuencia del impacto de una amenaza.
La amenaza, de acuerdo a la Estrategia Internacional para Reducción de Desastres ( EIRD) de ONU, es un
fenómeno, sustancia, actividad humana o condición peligrosa que pueden ocasionar la muerte, lesiones u otros
impactos a la salud, al igual que daños a la propiedad, la pérdida de medios de sustento y de servicios, trastornos
sociales y económicos, o daños ambientales.
En este contexto tales amenazas que pueden ser de origen natural (por ejemplo: sismos, sequías, vendavales),
socionatural (p.ej. inundaciones y aluviones relacionadas a deforestación) o antropogénico (p.ej: incendios
forestales, contaminación ambiental, erosión) que por su magnitud y características han causado daño a la
población de nuestro territorio y es nuestro deber presentar una propuesta de acción a los gobiernos locales del
territorio.
La incorporación del análisis de riesgo a desastres se constituye como un elemento que da sostenibilidad a las
inversiones, y éste debe de incorporarse desde la misma planificación de los proyectos, concretándose en los
estudios de preinversión que se presenten al Gobierno Regional. Por ello es imperativo que los Sistemas de
Inversión Pública a ese nivel tomen en cuenta esta variable dentro de su proceso de análisis y evaluación, ya que
ello asegurará aún más la eficiencia de la contribución de las inversiones al desarrollo del país.
Esta propuesta de Plan de Desarrollo Territorial Participativo (PTP) con enfoque en Gestión de Riesgos debe ser
presentada a y aprobada por el Directorio de la Asociación de Municipios del Valle del Itata (AMVI) y por los
Honorables Concejos Municipales de cada comuna del Territorio Valle del Itata.

4

CAPITULO 1. ANTECEDENTES DEL TERRITORIO.
El Valle del Itata es conocido como la primera gran frontera entre el pueblo mapuche y los Españoles
que colonizaron estas tierras desde los principios de la ocupación en donde para su organización se nombro
como el Corregimiento del Itata, el cual con la independencia de Chile pasa a denominarse Departamento del
Itata, con las subdelegaciones Quirihue, Guanaco, El Manzano, Lonquén, Treguaco, Portezuelo, Ninhue,
Lircay, Pocillas, La Raya, Buchupureo, Cobquecura y Colmuyao. El territorio del Valle del Itata se encuentra
emplazado en un punto en donde los climas mediterráneos y Templados se juntan, conformando un paisaje
único que a su vez genera especies endémicas (Queule y Pitao) y que es característico de la cultura propia del
Valle. Así el hombre se ha venido adaptando a las características especiales del territorio, generando una cultura
asociada a la producción vitivinícola desde los primeros años de la colonia, con una arquitectura en tierra y
tabiquería y un profundo conocimiento de los riesgos asociados.
Este territorio, emplazado en el secano costero de la provincia de Ñuble posee una población de 81.877
personas (datos preliminares censo 2012), las cuales se ubican en las comuna de Cobquecura, Coelemu,
Ninhue, Portezuelo, Quillón, Quirihue, Ranquil, San Nicolás y Trehuaco. Limita al norte con la Región del Maule,
Al sur con la Provincia de Concepción, al oeste con el Océano Pacifico y al Este con las comunas de Chillan-Chillan
Viejo, y Bulnes.
Es en este territorio donde podemos observar y ejemplificar los desastres naturales y los de origen antropico,
pues en esta área es donde se han desarrollado los epicentros de los últimos terremotos que han azotado
estas tierras. El terremoto de 1939, conocido como el terremoto de Chillan tuvo su epicentro cercano a la
ciudad de Quirihue, y el ultimo gran terremoto con epicentro en Cobquecura. Además durante el invierno del
año 2006 se produjeron grandes inundaciones en todo el territorio, principalmente en Trehuaco y Coelemu,
inundaciones que no se daban en el territorio desde hacía más de 40 años.
Pero mucho antes de estos desastres naturales, el hombre inicio una producción a gran escala de Pinus
radiata, reemplazando extensos lomajes que fueron ocupados durante el ciclo del trigo por este monocultivo,
con la finalidad de “detener el avance de las cárcavas” sin embargo en la actualidad las plantaciones forestales
están en gran parte del Valle del Itata, ocupando suelos que antiguamente eran destinados a la producción de
alimento, secando las napas subterráneas y expulsando a campesinos y campesinas de sus territorios. Este
monocultivo ha generado un riesgo aun mayor, que es el de los Incendios Forestales, con una ocurrencia
importante en periodo estival, claro ejemplo de esto fue el incendio de Quillón, en donde el cerro Cayumanqui
fue consumido en su totalidad y poniendo en riesgo no solo la vida y pertenencia de las personas que allí vivían
sino que toda la flora y fauna que habitaba ese cordón montañoso.
Tanto Monocultivo tiene un fin y es alimentar a la Industria de Celulosa Nueva Aldeael cual se emplaza
en pleno corazón del Valle “aprovechándose” de la cercanía a la Autopista del Itata, de la línea Férrea y de los
Puertos de Talcahuano, Tome y San Vicente. El principal riesgo asociado a esta industria es la contaminación de
las aguas del rio Itata por los miles de litros que fueron vertidos en el rio, alterando la calidad de vida de más de
45 mil personas que viven aguas debajo de la industria, situación que fue “resuelta” con la construcción de un
emisario submarino junto a la desembocadura del rio Itata, lo que a su vez permitió el aumento a más del doble

5

de la producción de Celulosa, convirtiéndose en una de las tres industrias más grandes de Latinoamérica, y que
también quedo expuesta al gran incendio de Diciembre de 2011.

CAPITULO 2. ORGANIZACIÓN DEL PROCESO
Lo importante para el desarrollo de la planificación territorial participativa con enfoque de reducción de riesgos
en el Valle del Itata, es que debe ser un plan que refleje los intereses y propósito de las instituciones públicas y
privadas y por sobre todo, las motivaciones personales de los profesionales que participen en su construcción,
de tal forma que el plan promueva procesos colaborativos en desarrollo territorial y criterios que contribuyan a
la real reducción de los riegos y desastres sobre la base de un mejor aprovechamiento del capital del territorio y
de sus actores. El plan debe aspirar a recoger las experiencias, creaciones, criterios, aprendizajes, puntos de
vista, sugerencias y propuestas surgidas del desarrollo del mismo que contribuyan al perfeccionamiento de sus
propias prácticas, por la vía de aprovechar los aprendizajes que vayan acumulados.
Requiere por tanto, que quienes participen del plan, consideren críticamente, pero responsable y
constructivamente sus contenidos, tomándolos en cuenta, adaptándolos según sea pertinente a cada realidad o
circunstancia en que contemplen aplicarlos. Dado que en materia de desarrollo territorial no existen caminos
pre-establecidos, por lo que siempre será posible y muchas veces conveniente, recorrer y abrir nuevos senderos,
ya que la aventura que se inicia y la diversidad con que se realiza, son parte de su riqueza.
Para la construcción del plan se definió las fases del proceso de construcción y ejecución de la estrategia
participativa con enfoque de reducción de riesgos en el Valle del Itata y como toda estrategia, se trata de
dinámicas complejas, procesuales, singulares y que maduran sólo en el largo o mediano plazo. Si bien los
procesos pueden perfeccionarse y acelerarse, cada fase supone contar con lo esencial de la etapa anterior, sea
ello fruto de recorridos realizados con mucho esfuerzo o dificultad como expresión de condiciones o
capacidades pre-existentes con que se contaba como resultado de otros procesos.
La dinámica secuencial para el desarrollo del plan es análoga a lo que ocurre en la educación formal en que, si
bien siempre se puede innovar y mejorar acelerando los procesos de aprendizaje dentro de ciertos límites, no es
posible realizar adecuadamente un ciclo educativo, si no se cuenta con “la base” adecuada que proviene de los
ciclos anteriores. Como todo proceso humano, es perfectamente posible “saltarse” fases o etapas, y muchas
actividades, siempre y cuando los actores y procesos implicados hayan madurado, fruto de su propio recorrido.
La planificación debe relevar, la voluntad de transformación con sentido de futuro, luego la creación de los
espacios de encuentro para que los diferentes actores que pueden tener interés cooperen entre sí en función de
propósitos comunes, a continuación de lo cual se propone una metodología orientada a que los participantes,
sean quiénes protagonicen los procesos de construcción y realización de los procesos y etapas que se propongan
para el cumplimiento de los objetivos del plan acordado participativamente.
Esta propuesta metodológica no se inicia con el diagnóstico especifico, sino con la visión compartida de la
situaciones de riesgo; no parte desde los problemas comunes sino hacia las áreas en que se debe focalizar los
6

esfuerzos compartidos; no busca soluciones fáciles de solo instituciones externas, sino que se interroga por los
desafíos a superar; no se basa solo en capacidades y recursos externos sino con enfoque en los propios y
aspirando a la claridad de las decisiones y de los acuerdos que se deberían dar en la instancias de participación.
2.1 Creación de las condiciones básicas
La condición para formar la instancia publico privada, para la construcción del plan de desarrollo territorial
participativo con enfoque en la reducción de riegos de desastres es el reconocimiento que en el territorio Valle
del Itata, existe una construcción social y no es una realidad dada, siendo los procesos o condiciones actuales,
fruto de acciones con sentidos colectivos y no meras dinámicas espontáneas. Por lo que para impulsar los
procesos que se planteen en el plan se requiere alcanzar una cierta condición de participantes mínima necesaria
para que existan nociones compartidas. Cuando esta condición de actores del territorio no se ve clara, porque
no se han dado los procesos acumulativos o especiales anteriores, o cuando está presente sólo en una masa subcrítica de ellos o sólo en agentes externos; se requiere trabajarla, construirla y desarrollarla antes de iniciar el
desarrollo del plan propiamente tal. Para ello es que se propone la constitución de un núcleo impulsor que tome
a su cargo la construcción de las condiciones básicas requeridas y aporte insumos que la faciliten.
Por lo tanto los procesos que se inicien para la construcción y ejecución del plan, deberá ser parte de la
resultante de la confluencia de los profesionales y personas que representan las instituciones públicas y privadas
que libremente se congregan en torno al propósito común de desarrollar el territorio y disminuir los riegos de
desastres presente en las comunas.
Considerando que el proceso de ejecución del plan requiere, y con mayor razón en la era de la globalización, de
la concurrencia cooperativa de los participantes, representantes de instituciones públicas y privadas que se
comprometan en el desarrollo del plan.
Tarea que no es menor o sencilla considerando la fuerte cultura de nuestro país de sectorialismo centralista,
sumada a desconfianzas acumuladas y recíprocas entre los sectores público y privado.
Ahora si bien el Valle del Itata tiene experiencia en el desarrollo de instancias publico privadas, algunas
instituciones no tienen experiencias bien desarrolladas, requiriendo trabajar, a fin de que los actores públicos y
privados implicados puedan debatir y tomar acuerdos preliminares relativos a la búsqueda de sus propios
caminos de desarrollo, así como comprometer energías y recursos para explorarlos hasta seleccionar las
alternativas que estimen más adecuadas.
Por lo tanto el plan se construirá y ejecutara a partir del capital del territorio y sus actores, pero de cara a las
iniciativas y objetivos concretos y susceptibles de ser abordados y desarrollados por los actores que se
comprometan con él.

2.2 Convocar e identificar actores
Por el lado del mundo publico corresponderá a las instituciones públicas y/o autoridades locales interesadas en
promover e identificar a los funcionarios idóneos para que cada institución presente su representante y a través
de ellos y de una convocatoria sencilla pero directa ubicar a las ONG, instituciones privadas y agrupaciones de la
7

sociedad civil interesadas en la reducción de riego, se convocará para constituir el grupo de trabajo, en cuyo
seno se tomarán acuerdos acerca de la manera en que articularán sus esfuerzos y recursos institucionales con la
finalidad de impulsar y facilitar el proceso de definición y realización de la estrategia que dará forma al plan para
la construcción y desarrollo de la planificación territorial participativa con enfoque de reducción de riesgos en el
Valle del Itata. Este grupo, que hará de pro-motor del proceso al menos en sus fases iniciales, tendrá la misión de
liderar su puesta en marcha, incentivando la incorporación de otros actores públicos, como por ejemplo de
representantes de los empresarios y de las organizaciones sociales pertinentes, aportando insumos para facilitar
su participación.
Siendo relevante el que este grupo impulsor esté constituido por personas con autoridad y
potestad en la materia. El grupo debe siempre velar por la ampliación de la participación de dirigentes con
proyección y arraigo en la zona, representantes de sectores profesionales o de algún otro grupo dinámico de la
zona que puedan aportar fuerza, legitimidad y sentido al núcleo impulsor.
2.3 Organización de la ejecución
La primera tarea que debe cumplir este grupo impulsor es realizar un análisis preliminar del
territorio, sus actores y entorno, orientado a identificar y proponer definiciones relativas, al menos, a la
delimitación del territorio, y a la identificación de las áreas económicas estratégicas y los riesgos asociados a
ella y de los actores claves para desarrollar las propuestas que vayan deduciendo del plan. El grupo impulsor
debiera velar por ser permanente durante la fase preparatoria y estar dotado de una cierta orgánica e
institucionalidad que establezca la forma en que operará de manera regular. En todo caso, ello no debiera
limitar la capacidad del grupo impulsor para adaptar y modificar su propia institucionalidad en la medida que
evolucione el proceso, para que sea capaz de acompañar su implementación de manera pertinente y
oportuna.

2.4 Esquema del proceso de construcción y desarrollo del plan territorial participativo con enfoque de reducción
de riesgos en el Valle del Itata (Fases y Pasos).

Pasos
8

FASE
1:
Creación
de
instancia
Publico Privada
y
evaluación
inicial.

Identificación
de
instituciones,
personas,
organizaciones,
empresas, redes,…, a
la
reducción
de
riegos de desastres.

FASE
2:
Construcción
del Plan

Definición de
lineamientos e
iniciativas (Proyectos,
estudios,
acciones,…,etc.). Las
cuales deben ser
compartidas y
validadas por las
bases de cada
institución (pública y
privada).
Determinación de
institución es
responsables y
Fuente de
Financiamiento para
cada lineamiento y
periodo de ejecución.
(Redacción del Plan).

FASE
3:
Ejecución
y
consolidación
del plan.

CAPITU

Constitución de
instancia de trabajo
y Cooperación
Público Privada
(MESA TERRITORIAL
RRD)

Definición de
metas, hitos y
objetivos
estratégicos.

Diagnóstico del
territorio y
evaluación del riesgo
de desastres por
parte de la instancia
de trabajo público.

Construcción de la
Misión y Visión.

(PLADECOS CON
RRD)

Difusión y
solemnizarían de
acuerdos tomados en
el plan

Indicaciones/reflexion
es para la estrategia
de monitoreo,
evaluación, difusión y
sostenibilidad del
plan

CAPITULO 3. DIAGNÓSTICO DEL TERRITORIO Y EVALUACIÓN DEL RIESGO DE DESASTRES
3.1 DIAGNÓSTICO CUANTITATIVO,
El territorio Valle del Itata se encuentra localizado en el sector norponiente de la Región del Bío Bío,
Provincia de Ñuble. Tiene una superficie total de 3.660 km 2 o 311.418 has. correspondientes a un
9,9% de la superficie regional.

9

La superficie del territorio Valle del Itata abarca 3.660 km2, correspondiente al 28% de la superficie de la
Provincia de Ñuble y al 9,9% de la superficie de la Región del Biobio.

Superficie Territorio Valle del Itata
( Km2)

Fuente: Elaboración UBB, en base datos Censo 2002

San Nicolá
490,5 Km²

Treguaco
313,1 km²

Cobquecura;
570,3 Km²
Coelemu
342,3 Km²

Ranquil
248,3 Km²

Ninhue
401,2 Km²
Quirihue
589,0 Km²

Quillón
423,0 Km²

Portezuelo
282,3 Km²

Dentro del territorio la comuna de Quirihue es la comuna que presenta una mayor superficie (589 km2),
siguiéndole de cerca la comuna de Cobquecura (570,3 km2). La comuna con menor superficie es Ránquil (248,3
km2) y le sigue la comuna de Portezuelo (282,3 km2).
Como se ha señalado, el territorio Valle del Itata se encuentra localizado en el sector norponiente de la Región
del Bío Bío, sus límites son:
Norte : Séptima región: Parral y Cauquenes.
Sur

: Comunas de Florida, Tome

Este

: Chillán, Bulnes.

Oeste : Costa del Océano Pacífico.
El territorio muestra tres centros de similar importancia: Quirihue, Coelemu y Quillón, los que se localizan
geográficamente en forma equidistante unos de otro. Luego se distinguen 6 centros urbanos de menor tamaño,
como son: Portezuelo, San Nicolás, Cobquecura, Ninhue, Ránquil y Trehuaco. Estos centros se encuentran
localizados en el centro-este del territorio, salvo Cobquecura que ocupa la posición más al norte de las demás
comunas.
3.1.1 Ambiental. Morfología.
El territorio Valle del Itata alcanza una superficie de 3.660 km2, se emplaza sobre tres grandes unidades del
relieve regional: las Plataformas Litorales de poca amplitud (menos de 5 km de ancho), la Cordillera de la Costa,
con altitudes relativamente bajas y disectada en dos cordones que rodean la cuenca de Quirihue, y la Depresión

10

Intermedia. Además se encuentra dividida por el curso del río Itata, que estructura un valle de dirección esteoeste de significativa relevancia en la morfología natural del territorio.
La presencia de la Cordillera de la Costa, pese a su altitud relativamente baja (400 msnm), provoca cierta
diferenciación topoclimática entre su vertiente occidental con mayor cantidad de precipitaciones y su vertiente
oriental con mayor aridez.
3.1.2. Clima.
Respecto del clima, el territorio se encuentra bajo el dominio de clima templado mediterráneo, una pluviometría
cercana a los 1.000 mm anuales, concentrados en los meses de abril a septiembre. Su clima se caracteriza por
veranos muy secos y calurosos durante el día, pero con muy altas diferencias en la noche donde la temperatura
cae fuertemente. Con una oscilación térmica a veces superior a los 20°C. La influencia marina determina en
definitiva una menor acumulación térmica, menor luminosidad, un mayor aumento de la humedad relativa del
aire como consecuencia de la menor altitud de la Cordillera de la Costa. y la presencia de microclimas costeros
dando origen a posibilidades de cultivos forzados o primores.
3.1.3. Altitud Territorio Valle del Itata.
Gran parte del relieve del territorio presenta altitudes que oscilan entre los 100 y 300 msnm. Sobre este relieve
se emplazan las cuencas de recepción y el drenaje superficial que originan la red dendrítica de los afluentes del
río Coelemu y Lonquen.
Existen grandes unidades ortográficas que se destacan en este relieve y que pertenecen a los condones
graníticos que van de Norte a Sur y de Este a Oeste en el territorio. Entre ellos se destacan en un primer cordón,
el cerro Coiquén en Quirihue con 908 msnm, el Rincón 729 msnm, Guallipen con 774 msnm y el Ninhue con 694
msnm. Un segundo cordón está conformado por el cerro Cayumanque en Quillón con 764 msnm. Un tercer
cordón se sitúa entre Coelemu y la desembocadura con altitudes entre los 400 y 500 msnm.
3.1.1. Hidrografía.
En general el territorio, se organiza en torno a la cuenca media e inferior del río Itata; sin embargo también tiene
importancia la cuenca inferior del río Ñuble, que es el límite noreste del territorio. Al interior del territorio se
encuentran cuencas menores afluentes a las ya mencionadas, así se tiene la cuenca del río Lonquén, que ocupa
toda la porción centro norte del territorio y que es afluente a la cuenca inferior del Itata, le sigue la cuenca del
río Changaral que es afluente de la cuenca inferior del río Ñuble y que ocupa el sector este del territorio, la
cuenca del río Coyanco que es afluente de la cuenca intermedia del río Itata. También existe una serie de
cuencas de corto recorrido que drenan directamente al mar, como son las del Purema, Perales, Mela, Colmuyao,
Tauco, Cobquecura, Buchupureo y Trehualemu en el límite norte. Además en el territorio nace la cuenca del
estero Chanco que drena en la VII Región. Por último señalar dos importantes lagunas en la comuna de Quillón,
como son las de Avendaño y Los Litres. Se incluyen en este sistema además la laguna Santa Elena, ubicada en el
sector sur poniente de la Comuna de Bulnes denominada sector Santa Clara y la laguna Barros ubicada cerca del
sector señalado en la comuna de Bulnes.
3.1.5. Suelo.
11

Referente a los suelos, La mayor parte de los suelos son los generados por influencias del material formativo de
la Cordillera de la Costa, intensamente erosionados por la acción del hombre, también se encuentran arenales
de baja fertilidad y con problemas de drenaje, existe predominio de suelos de clase de uso VI a VIII presentando
altas dificultades para el riego sin tecnificación, estos suelos tienen una aptitud preferentemente forestal y solo
ocasionalmente presentan condiciones para diversos cultivos con uso de buen nivel tecnológico.
Entre otras características generales de los suelos del territorio se indica que son suelos que carecen de agua de
riego, en gran porcentaje granítico, arcilloso, con mala capacidad de infiltraciones pobres en nutrientes, con alto
nivel de erosión y con capa fértil delgada y alta erosión provocada por las prácticas tradicionales de manejo del
suelo que usan para la agricultura.
Se caracterizan por territorios piedmontanos conformados por llanura piedmontana del complejo Ñuble-Itata
que corresponden a formas depositacionales de topografía ondulada a plana. También lo conforma el territorio
de la Cordillera de la Costa con cordones costeros, cuencas interiores, laderas de abrigo y laderas de barlovento
con influencia marítima. Gran parte de este sector corresponde a áreas de carácter árido en relación con el resto
del territorio.
3.1.6. Sociocultural
En el territorio Valle del Itata habitan 81.884 personas, según datos del Censo de Población y Vivienda
año 2012, distribuidas en las 9 comunas que son parte de dicho territorio, esto representa un porcentaje de un
4,17% del total de habitantes que se encuentran en la Región del BioBio, existiendo en cada una de las cabeceras
comunales la concentración de gran parte de la población, principalmente Coelemu y Quirihue. Las demás
cabeceras comunales poseen muchos menos habitantes y una alta tasa de población rural.

Cobquecur
a

Coelem
u

Ninhu
e

Portezuel
o

Quilló
n

Población
Censo 2002 5687
16082
5378
5470
15146
Población
5027
15662
5270
4970
16392
censo 2012
Variación
-9.9
-2.3
-8.1
-7.3
9.1
Intercensal
Fuente Censo 2012, (resultados preliminares)

Ránqui San
l
Nicolás

Trehuac
o

Quirihu
e

Territori
o

5683
5969

9741
10628

5296
5217

11429
12749

79912
81884

5.5

10.8

1.9

12

La población que habita el territorio Valle del Itata se está envejeciendo, especialmente quienes viven en las
comunas de Cobquecura y Ranquil, las cuales poseen el mayor número de adultos mayores por cada 100 niños.
Por otro lado, la población más joven se encuentra en franco retroceso producto de las pocas oportunidades de
capacitación o estudio que se ofrecen, pues no existen Universidades emplazadas en el territorio y gran parte
de los estudiantes migran a ciudades como Concepción, Chillán o Santiago y difícilmente regresan a sus
comunas, pues tampoco existe una rotación en los puestos de trabajo, los cuales se encuentran ocupados desde
12

un tiempo importante a la fecha. Otro elemento que se debe considerar a la hora de describir la migración de la
gente joven es la consolidación del denominado Modelo Forestal, el cual en el Valle del Itata se encuentra
consolidado con la presencia de extensas Plantaciones Forestales además de la Fabrica de Celulosa Nueva
Aldea, la cual se encuentra emplazada en la Comuna de Ranquil, a un costado de la carretera del Itata y junto al
antiguo ramal de trenes que conectaba Chillan, con el balneario de Dichato.
3.1.7. Económico.
Según la encuesta de caracterización socioeconómica nacional – CASEN 2006, el total de pobres del territorio
alcanza el 25%. Este nivel de pobreza se encuentra por sobre los valores regionales (20,7%) y nacionales (13,7%).
Los mayores índices de pobreza se encuentran en las comunas de Ninhue, Portezuelo, San Nicolás y Quirihue,
con valores por sobre el 30% de pobreza. Como contraposición las comunas de Cobquecura y Ránquil se
encuentran con valores del orden del 20% y 9 % respectivamente.
La evolución de la pobreza en el territorio entre los años 2000 al 2006, muestra en todos los años de
comparación niveles mayores al promedio regional y nacional. El año 2006 la pobreza del territorio se reduce al
igual que la región y el país.
Al realizar el análisis de la evolución de los niveles de indigencia entre los año 2000 y 2006, se muestra que en
todos los años de evaluación los niveles de indigencia del territorio se encuentran por sobre los promedios
regionales y nacionales. El nivel de indigencia del territorio para el año 2006 alcanza el 7,23%, el cual se
encuentra por sobre el promedio nacional y regional. En año 2003 mientras la región aumento muy levemente
los niveles de indigencia respecto al año 2000, el territorio aumentó cerca de 3 puntos porcentuales.
Índice de Desarrollo Humano Valle del Itata.
Cambio
Comuna

Ranking

Valor IDH

Valor

Valor

Valor

Posición

%

Dimensión

Dimensión

Dimensión

ranking

Reducción

Salud

Educación

Ingresos

comparativo

de Brecha

1994-2003
Cobquecura

287

0,633

0,712

0,596

0,589

-16

16,9%

San Nicolás

305

0,625

0,725

0,613

0,539

-65

12,6%

Coelemu

319

0,611

0,6

0,664

0,568

-10

17,6%

Portezuelo

330

0,599

0,66

0,639

0,497

10

26,1%

Quirihue

333

0,594

0,528

0,668

0,585

-35

11,3%

Quillón

334

0,59

0,648

0,6

0,521

0

20%

Ránquil

335

0,586

0,58

0,66

0,517

-13

14,5%

Ninhue

339

0,569

0,646

0,605

0,456

-6

14,8%

Trehuaco

340

0,562

0,569

0,62

0,496

-8

13,1%

Fuente: “Las trayectorias del desarrollo Humano en las comuna de Chile (1994-2003)”. PNUD – MIDEPLAN, 2006.

13

*A mayor valor (1) mayor desarrollo, a menor valor (0) menor desarrollo.
Ingreso Económico de los Hogares.

Territorios y Región

Ingreso
Autónomo $

Subsidios
Monetarios $

Ingresos
Monetario $

Valle del Itata año 2000

220.384

13.728

234.112

Valle del Itata año 2003

222.956

16.414

239.370

Valle del Itata año 2006

266.805

20.974

287.779

Laja Diguillín año 2006

285.126

17.248

302.374

Punilla año 2006

306.242

17.462

323.704

Región del Bio Bio 2006

448.045

10.315

458.360

Fuente: Casen 2000 -2006, Mideplan.
3.1.8. Productivo
El potencial económico del territorio está fuertemente vinculado a los recursos naturales, lo que explica
que tanto las actividades productivas más dinámicas y modernas como las más tradicionales y de menor
crecimiento ejercen una fuerte presión sobre el medio ambiente. Uno de los grandes potenciales de la región y
del territorio es el forestal, que ocupa el mayor espacio, el 55% de los suelos actualmente tienen plantaciones
forestales. Esta actividad se orienta preferentemente hacia la función productiva de los bosques,
exceptuando el bosque nativo, el que representa un recurso subutilizado, no tan solo en su función
productiva, sino también en la de protección ambiental y de recreación.
El sector pesquero del territorio se desarrolla de manera artesanal no siendo relevante por los bajos niveles de
captura.
Los actores locales reconocen la relevancia del desarrollo de la actividad forestal para el país, la región y el
territorio, sin embargo existe incertidumbre sobre la convivencia armónica con otras actividades económicas
desarrolladas o con proyección comercial. En el territorio existe el convencimiento que la actividad turística
tiene un importante proyección en el territorio dados sus atractivos naturales, patrimoniales y culturales, pero el
desarrollo de ésta actividad está condicionada por el cumplimiento de la normativa ambiental de la planta
forestal Nueva Aldea. El ducto submarino que verterá al océano las descargas industriales genera el rechazo de
un importante número de empresarios turísticos del territorio y particularmente los empresarios de Cobquecura
ya que se encuentra en riesgo la imagen de Cobquecura como zona contaminada.

14

La actividad vinífera representa otra actividad económica relevante para la comunidad del territorio, existen
actualmente 11.792 hectáreas de viñas y parronales, de esta 791 son de cepas finas. El desarrollo y
crecimiento de ésta actividad también está condicionada por la evolución del impacto ambiental que
generará la actividad de la planta forestal en su operación.
Usos del Suelo.
Según el VII censo agropecuario y forestal 2007, el territorio Valle del Itata cuenta con 311.418 has de las cuales
el 55% tienen plantaciones forestales, lo que corresponde a 175.053 has. 76.568 has son praderas naturales, lo
que representa el 25% del usos del suelo.
Los Cultivos anuales representan el 7%, las praderas
mejoradas el 2%, los bosques y matorrales el 4%, las forrajeras y barbecho un 5%, y otros usos un 2%.
Al desagregar la información por comuna, los datos muestran que prevalece el uso de suelos en plantaciones
forestales y praderas naturales en todas las comunas del territorio. Las comunas de Quirihue y Cobquecura son
las con mayor superficie
en plantaciones forestales, 33.872 has y 32.727 has respectivamente.
También muestra que la comuna de San Nicolás es la comuna con mayor superficie de praderas naturales con
aproximadamente 22.700 has., Ninhue es la segunda con mayor extensión de praderas naturales con 14.300 has.
De este mismo análisis se logra establecer que la comuna con mayor extensión de superficie de cultivos anuales
y permanentes es San Nicolás con 5.000 has.
Superficie por cultivos
Para el territorio la producción de uva para vinos es una de las actividades más relevantes, en efecto, ellas
representan el 42% de la superficie de cultivos censada, con
9.682 hectáreas de viñas y parronales viníferos, con 5.030 informantes, le sigue en orden de relevancia el cultivo
de cereales con 6.225 hectáreas con 2.844 informantes, este cultivo representa el 27% de la superficie de
cultivos. Muy por debajo se encuentra las Plantas forrajeras con 2.983 hectáreas, el cultivo de Leguminosas y
tubérculos con
1.848 hectáreas y Frutales con 1.428 hectáreas. Las Flores, Viveros y Semilleros no registran superficies
significativas en el territorio.
En el territorio existen 11.792 hectáreas con viñedos y parronales viníferos, 9.252 hectáreas corresponden a
secano y 430 con riego.
Las Tintas Viníferas suman 5.078 hectáreas, desglosándose en 4.449 hectáreas de tintas viníferas corrientes y
568 tintas viníferas finas, de las cuales 263 son de secano y 304 con sistema de riego.
Las Blancas viníferas suman 4.604 hectáreas, desglosándose en 4.381 de blancas viníferas corrientes y 223
blancas viníferas finas, de las cuales 202 son de secano y 21 con sistema de riego.
Masa Ganadera.

15

Al realizar una análisis comparativo entre los censos agropecuarios 1997 y 2007 se observa que en el territorio
las cabezas de bovinos han disminuido en 9.000 cabezas, los ovinos aumentaron en 2.500 cabezas, los cerdos
han disminuido en 4.500 cabezas y los caprinos no han sufrido un cambio significativos. Esta tendencia se
observa en todos los territorios de la Provincia de Ñuble.
Dadas sus restricciones de calidad de suelo y acceso al riego, el Valle del Itata es el territorio con menor
producción ganadera de los territorios de la Provincia de Ñuble.
El censo del año 2007 muestra que la comuna de San Nicolás es la comuna con mayor número de cabezas de
ganado, particularmente en Bovinos y ovinos, en cambio Ránquil es la comuna con menores cabezas de
ganado de todo el territorio.
Actividades Económicas del territorio.
De acuerdo a la información del Censo 2002, las actividades económicas más relevantes del territorio Valle
del Itata son la Agricultura, la Ganadería y la actividad Silvícola con un 37, 6 % de la población económicamente
activa, le sigue el comercio al por mayor y menor con un 12,1 % de la población y las actividades de la industria
manufacturera con un 10,6% de la población.
La población económicamente activa del territorio se encuentra inserta principalmente en las actividades del
Sector Primario y Terciario, es decir en actividades ligadas con la agricultura, ganadería, pesca, minería, actividad
forestal y caza y con actividades de servicios como el comercio al por mayor y menor, la actividad de hotelería,
restaurante, entre otras.
Ventas declaradas por actividad económica.
De acuerdo a la información proporcionada por el Área de Gestión de la Información y Estudios Sectoriales del
Departamento de Estudios Económicos y Tributarios, Subdirección de Estudios SII a solicitud de la
Universidad el Bio Bio, los montos totales del territorio Valle del Itata de ventas declaradas por actividad
económica ascienden a M$ 103.305.107 durante el año 2008.
Del total de ventas declaradas para el año 2008 (M$103.305.107), el 38% corresponden a ventas en el sector
comercio, un 28% a actividades inmobiliarias y un 25% al sector de la agricultura, ganadería y silvícola.
Es también importante indicar el porcentaje de ventas declaradas que presenta cada una de las comunas del
territorio y cuáles son las actividades económicas formales más relevantes en ellas.
En el territorio, la comuna de Quillón es la comuna que presenta el mayor porcentaje de participación en los
montos de ventas declarados por actividades económicas, con un 35% del total de ventas declaradas. Les siguen
Coelemu (33%) y Quirihue (19%)16.
Las actividades más representativas en cada comuna según los datos entregados por el SII, respecto de las
ventas declaradas son: Cobquecura, con un 31% de su estructura económica formal relacionada con el
Transporte y un 29% de su estructura ligada con el rubro Comercio. Coelemu presenta un 49% de sus ventas
declaradas relacionadas con la Agricultura y un 31% con el Comercio. Ninhue registra solo dos actividades
formales con declaraciones de ventas, el Comercio con un 81% y la agricultura con un 19%. Portezuelo presenta
16

una estructura similar a Ninhue con un 96% para el comercio y un 4% para la Agricultura. Quillón con un 78% en
actividades inmobiliarias y con un 12% en el Comercio. Quirihue en su estructura económica presenta un 59% en
el comercio y un 24% en la agricultura. En Ránquil la actividad económica formal más relevante es la agricultura
con un 59% y un 28% con el comercio. La estructura económica de San Nicolás destaca como actividad relevante
el comercio con un 43% de las declaraciones correspondientes a esta actividad y con un 30% a la construcción.
Por último, la comuna de Trehuaco, en donde su estructura formal se encuentra basada en un 72% de sus
ventas en el Comercio (comercio al por menor) y un 28% en las ventas a la agricultura.
3.1.9 Evaluación de riesgo
El riesgo de mayor expresión territorial es el de incendio de la vegetación nativa y de plantaciones forestales. El
riesgo alto de incendio se manifiesta con mayor fuerza en el área occidental del territorio, sobre la Cordillera de
la Costa. En los sectores más orientales del territorio existe un nivel mediano de riesgo de incendio. Se debe
señalar el tremendo daño producido en el incendio forestal ocurrido en Enero 2012 que afectó una gran
superficie en las comunas de Quillón, Ranquil, Coelemu, Quirihue, Florida.
El riesgo de inundación se presenta casi exclusivamente asociado al curso de los ríos Itata y Ñuble, que
potencialmente puede inundar las áreas adyacentes, siendo puntos de manejo especial de este tipo de riesgo las
localidades de Ñipas y Trehuaco.
En el borde litoral oceánico se presentan áreas con riesgo potencial por la acción de tsunamis, aunque debido a
lo estrecho de la franja litoral, su manifestación es restringida en cuanto a superficie.
Complementariamente cabe señalar la presencia del complejo Nueva Aldea de Celulosa Arauco como una
gran planta con potencial de riesgo industrial en el territorio.
Además se presenta riesgo medio de remoción en masa en las áreas con mayor pendiente de la Cordillera de la
Costa, en el sector oeste del territorio.
3.1.10. Conflictos ambientales presentes en el territorio.
Instalación de un emisario submarino perteneciente a la planta Nueva Aldea, hecho que plantea un
conflicto de intereses con el “Santuario de la Lobería” de Cobquecura.
El Proyecto consiste en la construcción y operación de un sistema de conducción terrestre y emisario marino
para la disposición final, en el mar, mediante un difusor submarino localizado fuera de la Zona de Protección
Litoral (ZPL), de las aguas residuales industriales tratadas del Complejo Forestal Industrial (CFI) Nueva Aldea.
El Proyecto se localiza en la VIII Región del Bío Bío. El trazado del sistema de conducción terrestre tendrá una
extensión de 50,4 km y ocupará un ancho promedio de 3 metros, abarcando las comunas de Ránquil, Coelemu y
Trehuaco. En un primer tramo, el sistema de conducción terrestre se emplazará al interior de la faja ferroviaria
de propiedad de la Empresa de los Ferrocarriles del Estado (EFE), a un costado de la vía férrea, y tendrá una
longitud de 13,4 km. Este tramo se iniciará en el fundo Porvenir, extendiéndose desde una conexión al sistema
de descarga al río Itata, hasta el sector cruce FFCC con el camino San Ignacio de Palomares–Magdalena. El
segundo tramo terrestre se insertará en la faja vial que ocupa actualmente el camino Coelemu–Boca del Itata y
17

tendrá una longitud de 37 km. Para el sector comprendido entre Coelemu y Boca del Itata, el proyecto implicará,
en algunos tramos, un ensanche de la faja vial actual. En este tramo, el trazado involucra el cruce del río Itata en
el sector de Meipo, en donde la tubería atravesará en forma elevada el cauce del río, siguiendo por el lado norte
finalizando en el sector Boca del Itata, ubicado en el extremo norte de la desembocadura del río en el mar. En
este punto se conectará a un emisario submarino de aproximadamente 2,3 km de extensión, el cual se
desarrollará enterrado en la zona de la rompiente para luego apoyarse en el fondo del mar. Además, el Proyecto
contempla un mejoramiento de los caminos O-10, O-14 y N-450. El monto de inversión del Proyecto es del orden
de US$ 60 millones.
Posible impacto.
Los principales impactos que genera el Proyecto son: i) en la etapa de construcción, la alteración de las aguas
continentales y marinas, y el aumento en el nivel de ruido; como impacto positivo se identificó la generación de
empleo; ii) en la etapa de operación, la alteración de las aguas marinas como consecuencia de la descarga al mar
del efluente del CFI. En todo caso, la evaluación desarrollada en el EIA permite concluir que, además de
cumplirse con toda la normativa aplicable y estándares internacionales, la descarga no afectará la vida acuática
in situ, los recursos hidrobiológicos, ni otros usos que están presentes en el área marina costera adyacente a la
desembocadura del río Itata.
3.1.11. Efectos del cambio climático
Se ha generado un consenso de la existencia del cambio climático, así como también en que este ha y seguirá
produciendo impactos que afectan al medio ambiente y a la población. Es por ello que la adaptación al cambio
climático ha adquirido una acelerada y creciente importancia.
En el estudio realizado por la Universidad de Chile “Sistematización de las políticas y estrategias de adaptación
nacional e internacional al cambio climáticos del sector silvoagropecuario y de los recursos hídricos y edáficos”,
se hace mención respecto de los posibles impactos del cambio climático en la agricultura, los recursos hídricos y
edáficos19. En el se hace revisión de estudios efectuados por la CONAMA entre los años 1999 y 200720, y
presentaciones realizadas por Santibáñez y Neuenschwander, los que se basan en el supuesto que en el siglo XXI
el planeta se encontrara bajo determinados
escenarios climáticos y socioeconómicos, lo que
traerá como consecuencia impactos en las distintas variables de las condiciones actuales de vida.
Es así como el estudio de CONAMA 1999 describe que el escenario futuro para chile es que se proyecta una
duplicación de la concentración de dióxido de Carbono (2*CO2) observada en el año 1990, para los próximos 40
años (1990-2030).
Entre los resultados encontrados y resumidos en efectos Climáticos que incluyen las variables de precipitaciones,
temperatura e hidrológica se encuentran:
Precipitaciones: El escenario descrito por CONAMA en el año 1999 proyecta efectos en las precipitaciones,
prediciendo cambios mayores al 30% en la pluviometria anual de ciertas áreas de Chile, es decir, que en los
próximos 40 años el régimen pluviométrico podría experimentar cambios de la misma magnitud de aquellos que
ocurrieron durante todo el siglo XX. Desde la II región hasta la ciudad de Puerto Montt, la precipitación exhibirá
18

una disminución con respecto al escenario con la actual concentración de dióxido de carbono, que podría llegar
a 20-25%.
Temperatura: Por lo descrito por CONAMA en el 1999, se predicen cambios significativos sobre el territorio
Chileno. En la zona centro y austral del país se presentaran aumentos en la temperatura que podrían bordear los
3ºC. Según Santibáñez este
cambio ya está favoreciendo la proliferación de plagas y enfermedades.
Hidrología: Existirán variaciones en el déficit hídrico anual, aumentando la aridez en la zona norte y central de
país, la que penetra sensiblemente por el valle central entre la región metropolitana y la VIII región.
Impactos.
De acuerdo a lo presentado por la CONAMA, la mayor vulnerabilidad de la agricultura se produce entre las
regiones IV y X.

En cuanto al aporte de Santibáñez, este determino en sus consideraciones finales, en relación a los impactos
esperados del Cambio Climático lo siguiente:
Los impactos de los cambios climáticos sobre la agricultura del país pueden ser positivos o negativos
según la zona y la especie cultivada.
Gran parte de los cambios negativos pueden ser mitigados con cambios en las fechas de siembra.
Los proyectos de riego tomarían un nuevo auge en ciertas zonas del país.
Parte de la agricultura deberá desplazarse hacia el Sur.
Los recursos hídricos podrían tomarse mas escasos y competitivos. La Agricultura se enfrentara a
aumentos en la demanda y a una disminución en la disponibilidad.
La agricultura de secano de la zona central podría sufrir importantes impactos por la escasez de recurso
hídrico.

19

3.2 DIAGNÓSTICO CUALITATIVO.
El diagnóstico cualitativo es la principal instancia de participación ciudadana propuesta en la etapa
de diagnóstico. Esta consiste básicamente en recoger información respecto de las principales
problemáticas que aquejan a los sectores urbanos y sectores rurales, así como las potencialidades
comunales que se observan. De igual manera, se genera una instancia para obtener la “mirada”
que tienen los jóvenes, comerciantes y representantes de instituciones públicas en relación con el
desarrollo de la comuna. Para ello, se organiza la actividad en las siguientes mesas de trabajo:
 Representantes de las organizaciones sociales urbanas .
 Representantes de las organizaciones sociales rurales.
 Jóvenes.
 Representantes de instituciones y servicios públicos.
 Comerciantes y emprendedores.
Cada mesa trabaja guiada por un facilitador en torno a las siguientes preguntas:
¿Cuáles son los principales problemas de la comuna?
¿Cuáles son los principales problemas de nuestro barrio o sector en donde vivo?
¿Con qué fortalezas cuenta la comuna?
¿Qué oportunidades visualiza para el desarrollo de la comuna?
¿Cuáles son las soluciones a los problemáticas identificadas o propuestas?
Para finalizar la actividad, los representantes de cada mesa exponen los principales resultados con
énfasis en las propuestas de solución a las problemáticas reconocidas

3.2.1 Principales resultados
A continuación se presentan los resultados del diagnóstico participativo, los cuales se transcriben
tal como fueron anotados en los papelógrafos destinados para el ejercicio, de manera de reflejar
lo más fielmente posible el pensamiento de la comunidad.
3.2.2. Diagnóstico cualitativo institucional
Se debe efectuar una actividad participativa de carácter lúdico, con la presencia de funcionarios
municipales, con el fin de identificar problemáticas y aspectos positivos de la gestión interna del
municipio.
Se reúnen a los asistentes en grupos de discusión, a cada grupo se les pide que analicen la
realidad institucional desde una de las siguientes perspectivas: gestión y funcionamiento interno
del municipio, relaciones humanas al interior de la municipalidad y relación público – privada
(relación con el entorno con enfoque GIR). Para ello se les entrega un papelógrafo, con un dibujo
de un camino con baches, en el cual identifican los aspectos negativos o problemáticas

(limitantes), las que corresponden a los baches, así como también se reconocen los aspectos
positivos o potencialidades de la institución, en las zonas libres de baches (zonas de circulación).
Cada grupo toma nota de lo discutido y exponen los resultados. Luego en el plenario se solicita a
los asistentes que identifiquen que determinaciones y acciones concretas se deben llevar a cabo
para superar las problemáticas identificadas.
3.3 Listado de factores críticos y potencialidades comunales
Una de la formas de realizar una síntesis de los resultados del diagnóstico cuantitativo y
cualitativo, es identificar factores críticos que restringen el desarrollo en la comuna y
potencialidades que facilitan el desarrollo. Del análisis de estos factores se desprenden
posteriormente las líneas de trabajo a considerar en el PTP. A continuación se describen a modo
de ejemplo los principales factores críticos y potencialidades de algunas áreas.
Factores críticos.
MEDIO AMBIENTE
Existencia de basuras y escombros en espacios públicos y privados (microbasurales).
Sectores rurales sin cobertura de recolección de basuras.
Crianza de animales en la zona urbana y presencia de actividades molestas en sectores
residenciales.
Problemas de tenencia responsable de mascotas y crianza de animales en zona urbana (zoonosis).
Elevados costos de servicios de recolección de basuras, principalmente asociado al traslado y
depositación de RSD en relleno ubicado en la comuna Chillán Viejo (80 km). Falta trabajar en la
reducción de volúmenes de residuos sólidos domiciliarios (separación de residuos en origen).
INSTITUCIONALIDAD
La Municipalidad actúa principalmente sobre la base de las necesidades comunales y particulares
inmediatas, sin planificación previa. No se utiliza la planificación como pilar básico para la gestión
municipal.
Problemas de comunicación e información hacia la comunidad por parte del municipio e
instituciones públicas (fluidez en la entrega de información).
Falta de comunicación y coordinación interna, lo que denota la carencia trabajo en equipo al
interior de la organización.
Falta definiciónclara de funciones, descripción de cargos (manuales de procedimientos, control
interno, mala supervisión, delegación de funciones).
Falta de recursos físicos y humanos (personal, equipos, monetarios, infraestructura).
Bajo nivel de empoderamiento institucional (sentirse parte de la institución y en la toma de
decisiones), junto con la falta de liderazgo (coordinación interna, capacitación y motivación).
No hay entrega de algunos servicios en la comuna, tales como licencia de conducir, Cantón de
Reclutamiento, entre otros.
Falta desarrollar ordenanzas que regulen las actividades llevadas a cabo por la comunidad y
privados en el territorio comunal.
RIESGOS DE DESASTRES
Peligrosidad por inundación y remoción en masa en algunos puntos de la comuna, no identificados
y restringidos plenamente en el Plan Regulador Comunal.
21

Riesgo de incendios forestales dado la gran cantidad de superficie de la comuna con plantaciones
forestales.
Falta actualizar el Plan Regulador Comunal, en cuanto a la definición de áreas de riesgo.
Falta mayor regulación de actividades económicas y productivas en la comuna (fiscalización y
ordenanzas).
Déficit de equipamiento, vehículos y equipos de emergencia, tanto en la Compañía de Bomberos
como en la Municipalidad.
No hay un Plan Comunal de Emergencia con enfoque en Gestión integral del riesgo (GIR)
VIVIENDA
Construcción de viviendas sin identidad local, lo cual se explica por la urgencia de la solución
habitacional posterremoto, sin embargo se debe evaluar e implementar líneas de trabajo en esta
materia.
Falta actualizar el Plan Regulador Comunal en lo que respecta a normativas constructivas,
subdivisión predial, densidad habitacional y usos de suelo.
No hay una Política Comunal de Vivienda que entregue lineamientos sobre el tipo de habitabilidad
que se proyecta en la comuna.
Falta fortalecer el Departamento de Vivienda Comunal, de manera prestar asistencia técnica
oportuna a las familias en materia habitacional.
Potencialidades.
INSTITUCIONALIDAD
Proceso de Certificación de Competencias Laborales de los funcionarios municipales.
Primer PTP participativo – democrático, es una instancia para mejorar la coordinación municipal
con su entorno (público – privado).
Es factible constituir mesas de trabajo con la empresa privada de manera tal de generar inciiativas
conjuntas en la comuna.
En la municipalidad se percibe un disposición a la Cooperación (multifunción), cuando es
necesario.
En general hay un alto conocimiento de los funcionarios respecto de las labores inherentes al
cargo.
Buena disponibilidad de las autoridades locales al trabajo y a las propuestas.
RIESGO DE DESASTRES
Existencia de un Comité Comunal de Protección Civil y Comité Operativo de Protección Civil.
Recurso humano municipal capacitado en Protección Civil y en proceso de capacitación para la
Reducción del Riesgo de Desastres.
Equipo de radio local que facilita el trabajo de coordinación en situaciones de emergencia.
VIVIENDA
La existencia de una EGIS Municipal, sin embargo hay que fortalecerla de manera de ampliar el
ámbito de acción y la asistencia técnica a los comités de viviendas.
La disponibilidad de terrenos amplios en el casco antiguo de la comuna, facilita las soluciones
habitacionales en sitio residente, evitando la concentración de familias en la periferia de Quirihue
y los mayores costos de urbanización. No obstante, para trabajar esta línea es fundamental
disponer de una política de vivienda clara y modificar el plan regulador en cuanto a la subdivisión
predial mínima en el casco antiguo.
22

CAPITULO 4. EL PLAN DE DESARROLLO TERRITORIAL CON ENFOQUE DE RRD
Se considera adecuado usar el concepto de Imagen Objetivo en reemplazo de Visión y Misión pues
no hablamos de una institución sino más bien un grupo asociativo que representa un territorio
geográfico con características similares.
4.1. IMAGEN OBJETIVO: DEFINICIÓN DE OBJETIVOS ESTRATÉGICOS
4.1.1 Antecedentes generales: el Territorio que queremos
Esta imagen objetivo de desarrollo se define como la visión conjunta entre la comunidad, los
municipios y actores relevantes de cada comuna, proyectándose hacia el futuro con sus fortalezas
y con las soluciones a las problemáticas. Es decir, resume los deseos, aspiraciones y “sueños” que
tiene todo habitante de su comuna y su territorio.
Ésta consiste en visualizar también las potencialidades y representar la vocación territorial
proyectada hacia el futuro, siendo una visión compartida y consensuada, de todas las posibilidades
de desarrollo, tomado en consideración todas las opiniones, apreciaciones y percepciones de la
comunidad, de los funcionarios municipales y de las autoridades políticas comunales.
Para la formulación de la Imagen Objetivo, se tiene presente siempre los lineamientos de la
región, la provincia y particularmente del territorio del Valle del Itata, de manera que ésta sea
concordante con la visión de desarrollo regional.
4.1.2 Descripción de actividades
Para la definición y construcción conjunta de la imagen objetivo de desarrollo se llevarán a cabo
distintas actividades participativas con todos los actores relevantes del territorio, recogiendo por
un lado la opinión de las autoridades políticas de cada comuna, la de los funcionarios municipales
y, por otro lado, considerando las opiniones de los miembros de la comunidad organizada,
comerciantes, emprendedores, empresarios y jóvenes de cada comuna.
A continuación se describen las principales actividades a realizar en el proceso de formulación
conjunta de la imagen objetivo territorial.
4.1.3 Modelo de Taller con actores relevantes
En el marco del diagnóstico organizacional con los grupos de actores relevantes, se debe realizar
un ejercicio individual para recoger ideas y conceptos para la definición de la imagen objetivo de
desarrollo para el territorio. Se solicitará a cada asistente consignar en una tarjeta un concepto (en
no más de 2 o 3 palabras) que resuma la imagen objetivo de desarrollo que personalmente él
propone para el territorio.
Sobre la base de las ideas fuerzas más relevantes, se elabora una imagen objetivo preliminar que
es remitida vía mail a los distintos departamentos de cada municipio, con el fin de que pueda ser
mejorada y complementada.
Se identifican una serie de palabras claves, correspondientes a las “ideas fuerzas” que más se
repiten, las cuales guiarán la redacción de la imagen objetivo. Por ejemplo: Sustentabilidad,
Calidad de vida, Vida sana, Equidad, Territorio ordenado, Convergencia de servicios públicos y
23

privados, Al servicio de la gente, Confiable, Seguro, Turismo rural, Emprendimiento, Microempresa
urbana y campesina, Competitividad, Capital humano fortalecido, Tierra de oportunidades, Mejor
educación, Mejor salud, Gestión Integral de Riesgo.
La imagen objetivo preliminar resultante se podría redactar de la siguiente manera:
“Valle del Itata, territorio de oportunidades, avanza hacia un futuro con equidad y sustentabilidad,
ordenado, realizando gestión integral de riesgo, mejorando la calidad de vida de sus habitantes,
promoviendo la vida sana e incrementando continuamente la calidad en la entrega del servicio de
salud y de educación. Territorio al servicio de la gente, seguro y confiable, con una amplia
prestación de servicios públicos y privados, competitivo, con su capital humano fortalecido, con
emprendimientos urbanos y rurales que se incorporan a la economía de la región del BioBio”

4.1.4 Validación de imagen objetivo, lineamientos estratégicos, objetivos específicos y planes de
acción. MTRRD
Se debe realizar reunión de trabajo con el equipo técnico de la Mesa Territorial de Reducción
Riesgo de Desastres (MTRRD), con el objetivo de presentar, analizar y validar la imagen objetivo,
los objetivos propuestos y los lineamientos estratégicos (líneas de trabajo para efectos del trabajo
con la comunidad) que se desprenden del diagnóstico comunal.
Los objetivos estratégicos corresponden a las expresiones de los logros que el territorio quiere
alcanzar en un determinado plazo. Éstos están relacionados y unidos de manera muy estrecha con
la Imagen Objetivo de desarrollo a alcanzar.
Los objetivos estratégicos contribuyen de manera significativa a alcanzar la imagen objetivo
propuesta. De estos derivan un conjunto de acciones planificadas, priorizadas y concatenadas que
se ejecutan en un periodo de tiempo, las cuales son conocidas como planes de acción.
Con el objeto de definir los objetivos estratégicos, como primera actividad se deben agrupar los
diferentes elementos que restringen el desarrollo y las potencialidades, en lineamientos
estratégicos (líneas de trabajo). De este análisis resultan líneas posibles de ejecutar, que
contribuirían de manera directa a alcanzar la imagen objetivo propuesta.

4.1.5 Priorización de lineamientos estratégicos
4.1.5.1 Antecedentes generales: la opinión de la comunidad cuenta
Una vez que se encuentran definidos los lineamientos estratégicos, se realizan asambleas
ciudadanas para que la comunidad se pronuncie respecto de las líneas que ellos consideran las
más relevantes a desarrollar en el plan. Se le solicita a la comunidad que prioricen sus
necesidades, la cuales se ven reflejadas en los lineamientos estratégicos propuestos.
La metodología de trabajo consiste en efectuar talleres con la comunidad, en el cual se presenta la
imagen objetivo territorial y los lineamientos estratégicos. Se realiza una actividad democrática
que consiste en elegir y anotar individualmente, en un papel entregado para el efecto, los tres
lineamientos que cada uno considera los más importantes para ser tomadas en cuenta en el PTP.
24

Finalmente se hace un recuento de las preferencias y se definen los 3 lineamientos estratégicos
(líneas de trabajo) más relevantes según el sector. Esta actividad debe ser realizada con activa
participación de los miembros de MTRRD, para profundizar algunas temáticas que fueren
necesarias a requerimiento de la comunidad.
Para efectos de facilitar la comprensión de la actividad, se le presenta a la comunidad los
lineamientos estratégicos y el contenido de cada uno de ellos, de forma tal que se “habla” de
líneas de trabajo a priorizar.
4.2 Plan de Reducción Riesgo de Desastres
El detalle de la línea de trabajo propuesta (lineamiento estratégico) con enfoque RRD y algunas de
las iniciativas consideradas preliminarmente para conocimiento de la comunidad, se describen a
continuación:

25

L.E N° ….: REDUCCIÓN DEL RIESGO DE DESASTRES
OBJETIVO ESTRATEGICO: Reducir el riesgo de desastres en el territorio Valle del Itata
para alcanzar un mejor desarrollo humano local, a través de la gestión integral del
riesgo liderada por los municipios.

PLAN DE REDUCCIÓN DEL RIESGO DE DESASTRES
OBJETIVO ESPECÍFICO: Ejecutar medidas de emergencia, ayuda humanitaria, rehabilitación,
recuperación, reconstrucción, mitigación, prevención y preparativos para reducir el riesgo de desastres.
N° Programa, proyecto, estudio o acción

Unidad
o
Programación
Fuente
de
Institución
Financiamiento 2012 2013 2014 2015
Responsable

1

Ratificar adhesión comunal a Campaña
Mundial para la Reducción de Riesgo de
Alcaldías
Desastres
(RRD)
“Construyendo
ciudades resilientes”

2

Crear Oficina Comunal de Reducción
Alcaldías
del Riesgo de Desastres (OCRRD)

Municipal
Municipal
Ministerio
Interior

/
del

Elaborar y aprobar Ordenanza Comunal MTRRD/OCRRD
sobre Reducción de Riesgo de Desastres /
Concejo Municipal
(RRD)
Municipal
Administración
Actualizar Estudio de Riesgo Plan
Municipal
/
4
Municipal
/
Regulador Comunal.
SEREMI V y U.
DOM
Municipal
/
5 Crear Comité Comunal de RRD.
Alcaldía / OCPC Ministerio
del
Interior
Adquisición
de
Vehículos
de OCRRD
/
6
Circular 33
emergencia.
SECPLAN
Adquisición de equipamiento y
Ministerio
del
mejoramiento de equipos (GPS, planos, MTRRD/OCRRD
7
Interior
/
teléfono satelital, equipo de radio, / SECPLAN
Municipal
instrumental, entre otros)
Departamento
Elaboración y aprobación de Plan y
de Tránsito / Municipal
/
8 Ordenanza Comunal de Transporte y
Concejo
SUBDERE
Tránsito Público.
Municipal
Programa de protección del invierno
9 (prevención
y
mitigación
de OCRRD
Municipal
inundaciones y anegamiento).
Estudio de ingeniería de evacuación de SECPLAN
/ SUBDERE
10
aguas lluvias Urbano.
DOM
Acciones
3

26

SECPLAN
Construcción Sistema Evacuación de
11
DOM /
aguas lluvias Urbano – Ejecución.
MOP
OCRRD
12 Conformar Comités Vecinales de RRD.
13
14

15
16
17

Capacitación de la comunidad en
materia de gestión de RRD (Escuelas,
Juntas de Vecinos, otros).
Capacitación miembros del Comité de
RRD y funcionarios municipales en
gestión integral del riesgo.
Evaluar y habilitar refugios y vías de
evacuación según amenazas (terremoto
de gran intensidad, Inundaciones,
Incendios Forestales, otros).
Educación de la comunidad respecto de
los planes de evacuación.
Gestionar apoyo humano, científico,
técnico de Universidades y del Estado
en materia de reducción del riesgo de
desastres.

Concurrentes
/ SUBDERE
DGA Acciones
Concurrentes
Municipal

OCRRD

Municipal

OCRRD

OCRRD
OCRRD
Alcaldías
OCRRD

Convenio RRD con empresas forestales
OCRRD / DEL
18 usando la Responsabilidad Social
Empresarial (RSE) y FSC.
Realizar análisis del riesgo de desastres OCRRD / DEL
en la comuna (SIGER)
Construir índices de riesgos de OCRRD / DEL
20
desastres.
Efectuar análisis de capacidades y
OCRRD / DEL
21 vulnerabilidades ante amenazas en
cada comuna.
OCRRD / DEL
22 Construcción de escenarios de riesgos.
19

Evaluación de daños y análisis de OCRRD / DEL
necesidades.
OCRRD / DEL
24 Evaluaciones de sitio seguro.
23

/

Municipal
ONEMI

/

Municipal
Ministerio
Interior

/
del

Municipal
ONEMI

/

Municipal
Empresas
Forestales
Municipal
CORMA
Municipal
ONEMI
Municipal
ONEMI

/
/
/
/

Municipal
ONEMI

/

Municipal
ONEMI
Municipal
ONEMI
Municipal
ONEMI

/
/
/

4.3 Aprobación del PTP y actividades finales
4.3.1 Aprobación PTP por concejos municipales
Se debe exponer el PTP al Directorio de la Asociación de Municipalidades del Valle del Itata y a los
Honorables Concejos Municipales de cada comuna, de modo de analizar cada uno de los
lineamientos estratégicos, planes y acciones propuestas. Se reciben observaciones y sugerencias,
27

tendientes a enriquecer el plan, las cuales son recogidas e incorporadas al Plan. El Directorio AMVI
y los Honorables Concejos Municipales, acuerdan por unanimidad APROBAR el PTP

4.4 Jornada de difusión del PTP
Se lleva a cabo una jornada de difusión y de presentación del Plan de Desarrollo Territorial
Participativo (PTP) con enfoque en Gestión de Riesgos a los recientemente constituidos Consejos
Comunales de Organizaciones de la Sociedad Civil en cada comuna.
La actividad contempla básicamente la exposición de cada una de los planes de acción y
principales iniciativas de inversión. La instancia permitió que los Jefes de las Oficinas Comunales
de Reducción Riesgo de Desastres (OCRRD) y la MTRRD se “hicieran cargo” de las acciones
propuestas, de esta ellos asumen la doble tarea de exponer y plantear a la comunidad las
iniciativas más relevantes consideradas en el plan, y el desafío que significa ejecutar un plan que
ha sido construido de manera participativa. Así también se debe expresar la necesidad de
fortalecer la gestión municipal a fin de dar cumplimiento a cada uno de los objetivos propuestos
en el PTP.
4.5 Presentación proyectos de inversión en Gestión Integral de Riesgo (GIR).
1.- “Fortalecimiento de los medios de vida, como estrategia de reducción de riesgos y
Preparación para desastres”. Presentado en conjunto con Cruz Roja chilena a financiamiento
fondos Unión Europea, para las comunas de Quirihue, Trehuaco y Coelemu.
Objetivos del proyecto: Implementar un plan de fortalecimiento de medios de vida de un conjunto
de familias rurales, como una estrategia de reducción de riesgos de desastres; Realizar talleres de
fomento de la organización y asociación entre las familias; Implementación de microproyectos de
mejora e incremento de la producción familiar orientado a darles más valor agregado a la
producción familiar; Brindar asesoría técnica para el ahora y la inversión.
2.- “Reducción de Riesgos de Desastres en el Valle del Itata, Gobiernos Locales en
Acción”.Presentado en conjunto con Asociación Municipios Territorio Valle del Itata (AMVI) a
financiamiento fondos Unión Europea, para las comunas de Quirihue, Trehuaco, Coelemu,
Cobquecura, San Nicolás, Portezuelo, Ranquil, Quillón y Ninhue.
Objetivos del proyecto: Promover la colaboración ciudadanía y Autoridades comunales en la
gestión local con participación ciudadana efectiva y enfoque de RRD; Diseñar metodologías y
herramientas para la gestión e incidencia en la RRD; Formar y capacitar a autoridades comunales y
dirigentes vecinales en RRD y desarrollo local sostenible, con apoyo de ONU HABITAT y Asociación
Territorios Solidarios (ATS Suiza); Generar conocimiento y opinión para incidir en normativas
sobre la RRD; Fortalecer los vínculos de colaboración entre la AMVI, EIRD-ONU, ONU HABITAT,
ATS y la ciudad de Ginebra.

28

CAPITULO 5. INDICACIONES/REFLEXIONES PARA LA ESTRATEGIA PUESTA EN MARCHA E
IMPLEMENTACIÓN DEL PLAN
5.1 Implementación del Plan
Considerando con claridad la identificación del territorio Valle del Itata, la organización del mismo,
el diagnostico y la evaluación del riego de desastres, esto nos permitió construir el plan de
desarrollo territorial con enfoque en RRD aprobado por los concejos municipales y por las
autoridades locales además de definirse las posibles unidades responsable y fuentes de
financiamiento para cada una de los programas, proyecto, estudios y acciones. Por lo tanto, para
avanzar en la concreción del mismo debemos estructurar la puesta en marcha, para el
cumplimiento de las metas y aspiraciones puestas en dicho plan, lo que se realizara, a través de las
siguientes definiciones.
5.2 Forma y mecanismos para implementar el Plan Territorial Participativo con enfoque de RRD
Como iniciativa previa a la implementación del plan es importante la realización de un “inventario”
territorial e institucional, que identifique con claridad información relevante, como: Documentos
Normativos, estudios realizados, planes vigentes, instrumentos vigentes, realización o
actualización de agenda de funcionarios y profesionales de instituciones que podrían ser un aporte
al desarrollo del plan. Además es necesario caracterizar agentes vinculados a la RRD como,
bomberos, juntas de vecinos, centro de salud, entre otros aspectos que se consideren relevantes
para una eficiente gestión de los recursos, evitando así las posibles dobles acciones, que le quiten
fuerza a iniciativas que no hayan sido abordadas por las instituciones presentes en el territorio.
Con el avance logrado para acordar, el camino común plasmado en el plan desarrollo territorial
con enfoque de RRD, corresponde que las instituciones públicas y privadas implicadas formalicen
sus acuerdos en compromisos que se vean plasmados (solemnizados) a través de la suscripción de
cada una de las iniciativas en los respectivos planes anuales institucionales o programas de
mejoramiento de la gestión según corresponda, la ejecución más conveniente de los planes o
programas que cada una de las instituciones estén dispuestas apoyar.
Este compromiso es recomendable en lo posible, solemnizarlo a través de un acuerdo con la Mesa
de Riesgo del Valle del Itata o con la Asociación de Municipios del Valle del Itata, según
corresponda, los que se podría concretar a través de las actas de sesión de la instancia que se elija
para liderar este proceso u otro compromiso que permita documentar dichos acuerdos.
Cuando los compromisos o parte de ellos estén acordados, para la concreción de las iniciativas del
plan, se deben identificar muy claramente las condiciones, características e itinerario general de
cada uno de ellos o del proceso en el que cada institución debe gestionar o tramitar de tal formar
que los participantes de la instancia (Mesa de Riesgo del Valle del Itata o con la Asociación de
Municipios del Valle del Itata), se comprometan a participar.
Con estas las definiciones se conducirá las líneas para concretar y realizar la estrategia de
desarrollo con enfoque en RRD y en qué áreas, los actores estén dispuestos a cooperar desde un
comienzo.
29

Aclarando en forma concreta las iniciativas que los participantes de la instancia estén dispuestos a
emprender para avanzar hacia su captura y aprovechamiento de los recursos disponibles,
aclarando (explicitando) las voluntades y disponibilidad de recursos necesarios para llevarlas a
cabo, los aportes y compromisos en materia de recursos financieros, técnicos, físicos y Humanos y
de gestiones.
Ahora para esquematizar lo anterior se identificara cada compromiso a través de la siguiente tabla
sugerida, para identificar los actores que asumirán la ejecución de cada una de las actividades
propuestas en el Plan.
PLAN DE REDUCCIÓN DEL RIESGO DE DESASTRES
Responsable Interno
N° Programa,
proyecto, estudio (Mesa de riesgo o Asoc. De
Municipio del Valle del
o acción
Itata)
Unidad
o
Institución
Nombre
Responsable
1
2

Responsable Externo
Periodo
(Instituciones
Publica, de
ONG,…,etc).
ejecución
Nombre
Nombre
Fuente
de Contraparte
Financiamiento

Un aspecto importante para el proceso de implementación del Plan Territorial Participativo con
enfoque de RRD que cada hito, sea celebrado con un acto o evento de lanzamiento de carácter
amplio y solemne, que constituya la presentación a nivel público de la instancia y la estrategia
proyectada, lo que permitirá a cada institución pública (política) justificar con fuerza el accionar
desarrollado a favor del territorio Valle del Itata.
5.3 La gestión de recursos y la generación de las capacidades
Para la implementación del plan es necesaria la realización de un “mapa” de financiamiento del
sector público y del sector privado en función de los objetivos planteados no de las iniciativas, lo
que permitirá observar con una mayor amplitud las posibilidades de gestión de recursos.
Poniendo énfasis en los ámbitos especialmente relevantes para el Valle del Itata, como es la
industria forestal y toda su cadena de valor. Además es necesario realizar una identificación de
brechas institucionales y sociales, de tal forma de programar las intervenciones, incluyendo
indicadores que permitan el aumento de las capacidades profesionales, organizacionales,
capacidades para mejorar la sostenibilidad ambiental y crear coherencia de políticas,
coordinaciones y armonización con las instituciones que potencialmente aportaran los recursos
para la concreción de las iniciativas.
Las definiciones de las capacidades que se generaran a través de las siguientes dimensiones
- Competencias: Necesarias para la gestión de recursos y la ejecución de las iniciativas.

30

- Capital social: Fortalecimiento de las relaciones de confianza y cooperación entre los actores
participantes de las iniciativas. De tal forma que permitan actuar en conjunto en función de los
objetivos planteados y sostener así el plan en el largo plazo.
- Capital institucional: Definición del entorno institucional adecuado que permita el desarrollo
correcto y de las iniciativas. Y facilitar el acceso a los servicios técnicos y financieros necesarios
para el desarrollo de las acciones, gestiones e inversiones que se requiere implementar en el plan.
- Capital físico y acondicionamiento del territorio: Los participantes tienen acceso sostenible a los
recursos básicos y/o a las infraestructuras y servicios que los habilitan, para el desarrollo de las
actividades.

Las alianzas, las responsabilidades y los actores involucrados

Considerando que los recursos son escasos y que la inversión pública tiene como objetivo
maximizar las externalidades positivas, es decir, lograr que la mayor cantidad de personas se
beneficien con dicha inversión y a diferencia de la privada que por su lado su objetivo es
maximizar beneficios-utilidades en el tiempo (sosteniblemente), evitando que los beneficios sean
capturados por otros, ambos objetivos son distintos, pero evidentemente complementarios en el
contexto de la implementación de un plan territorial con enfoque en la RRD. Entonces debieran
tomar importancia las alianzas público-privadas, debido a que constituyen un pilar fundamental
para lograr un desarrollo social equitativo y sustentable en el transcurso del tiempo. Y así,
definimos una “alianza” como la unión de actores con el fin de obtener mayores capacidades de
trabajo, podríamos ampliar dicha conceptualización hacia las alianzas público privadas, y señalar
que constituyen “alianzas de cooperación voluntaria, por medio de las cuales se establecen
objetivos los que con llevan beneficios, riesgos y responsabilidades compartidas.
Independientemente del sector al cual se pertenezca – ya sea público o privado-, o desde la
perspectiva que se esté analizando, resulta evidente el rol activo y la importancia que deben en
conjunto converger las políticas públicas de la ONEMI, GORE, SUDERE y MUNICIPIOS (“Lo
público”), motivando y comprometiendo, a las empresas instaladas en el Valle del Itata, Juntas de
Vecinos, ONG’s,…,etc. (“Privado”). Lo anterior facilitar el empoderamiento de la comunidad, y la
efectividad de cada una de las acciones definidas en el plan.
De lo anterior se deberán identificar y comprometer los actores estratégicos (privados y públicos)
de las instituciones que se definieron como fuentes de financiamiento. Por lo tanto se debe
realizar como primera acción, una convocatoria de mas dirigidas posible hacia los actores que sean
gravitantes en las áreas definidas como prioritarias y de interés en los temas que se abordaran.
Dado que la experiencia indica que en aquellos casos donde se ha optado por una convocatoria
indiscriminada, a la que concurren actores con variados y contrapuestos intereses, se dificulta la
toma de acuerdos y le resta dinamismo al posterior proceso de identificación y aprovechamiento
de oportunidades para avanzar en el desarrollo de la concreción del plan.
No obstante lo anterior, puede darse el caso de que factores sociales y/o políticos incidan en que
se convoque a un conjunto amplio y diverso de actores. En tal caso, el desafío será buscar las
convergencias de intereses y paralelamente colaborar con el desarrollo de intereses particulares

31

que legítimamente pueden tener las instituciones representadas por los actores que se definieron
como prioritarios convocar.
De este grupo debe nace un grupo impulsor que supervise y dinamicen tanto dentro de sus
instituciones como a los gestiones del resto de las instituciones participantes de tal forma de
cumplir con los acuerdos alcanzados para el desarrollo del plan territorial con enfoque de RRD.
Para el caso de las instituciones dependientes del Gobierno (ONEMI, SUBDERE, Seremi,..,etc.), es
relevante socializar el plan ante el Gobernador Provincial de Ñuble (Idealmente Intendente),
directores regionales y concejeros regionales. De esta forma que funcionarios que se
comprometan con el plan, se les facilitaran dentro de su propia institución las gestiones que
permitan desarrollar las iniciativas planteadas. De igual forma es importante comprometer a las
instancias municipales a través de los alcaldes y el concejo municipal, de los cuales deberían nacer
las alianzas políticas adecuadas para el desarrollo de las iniciativas propuestas.

Los principios y enfoques de la implementación.

Dado las características socioculturales, institucionales, geográficas y los riegos identificados del
Valle deI Itata la implementación deberá tener al menos las siguientes características:
-

-

Enfoque para abordar múltiples amenazas: Con el reconocimiento de las diversas amenaza a
las que está expuesto el territorio, nace la importancia de identificar y estimar el riesgo, pues
esto permitirá tener claridad, no solamente sobre el daño esperado, sino que también a
identificar los factores de vulnerabilidad en términos sociales, organizacionales, ambientales e
institucionales. En el marco de la estimación del riesgo, se hace necesario realizar, para cada
amenaza identificada, estimar el potencial de ocurrencia, frecuencia e intensidad que
caracteriza la amenaza, connotación objetiva, la cual está orientada a estimar el riesgo y los
probables daños de forma cuantitativa.
Participativo: Con la experiencia adquirida en el territorio con los desastres como incendio ,
terremotos, etc, ha quedado demostrado que las intervenciones tanto en la prevención y en la
emergencia, han sido poco eficientes y en algunos casos ineficaces, dado que la
institucionalidad formal, caracterizada por ser centralizada y en extremo jerarquizada, no
incluye la participación ciudadana como un eslabón de importancia, lo que en muchos
aspectos es una error garrafal y una contradicción cuando se trata de la aplicación de
iniciativas para el desarrollo planes de prevención, mitigación y de emergencia. Por lo tanto y
para corregir lo anterior el plan de el Plan Territorial con enfoque de RRD incluirá la
participación comunitaria, perspectiva de género y diversidad cultural, considerando la
diversidad del Valle del Itata que se entrelaza las urbanidad de las cabeceras comunales y las
dispersa población rural muy arraigada a sus costumbres y con una cosmovisión particular,
siendo necesario la generación en torno al plan de un sistema de cooperación en el que se
logra la integración del análisis de riesgo, con iniciativas inclusivas de una multiplicidad de
actores de diversos niveles territoriales e institucionales, permitiendo un aprendizaje colectivo
y la construcción de sinergias en torno a situaciones de riesgo y los posibles problemas
compartido que se pudieran generar. Considerando además tomar en cuenta los
conocimientos y sabiduría ancestrales, la cosmovisión que poseen los pueblos, sus abuelas,
abuelos y autoridades.

32

-

Desarrollo de las capacidades y Transferencia de tecnología: Incorporar la preparación bajo un
concepto holístico de los desastres y abandonar el histórico enfoque solo respuesta como se
acostumbra a realizar. Con el propósito de ir construyendo comunidades sistemáticamente
resilientes. Esto implica que las comunidades cuenten con conocimientos, mecanismos,
instrumentos y prácticas que permitan organizar y facilitar el manejo de los riesgos a los
desastres y de los desastres. Donde deben intervenir todos los sectores de la sociedad y las
disciplinas científicas pertinentes, teniendo en cuenta todas las formas de información
pertinente, incluidos los conocimientos, las innovaciones y las prácticas de las comunidades
científicas y locales.

-

Recuperación post desastre: La recuperación de los distintos desastres ocurridos en el
territorio en general no han sido considerado una oportunidad de modificar las condiciones de
relacionarse con el entono de las comunidades con el medio, un ejemplo claro de esto es el
incendio del 1° de enero del 2012, con lo cual las intervenciones de recuperación van en la
dirección de recuperar los perdido y no en re planificar para mitigar o evitar en el futuro un
desastres como el señalado. Por lo tanto el plan debe reconoce que el proceso de
recuperación post desastre constituye una oportunidad de re-enfoque de las acciones de
salvar la vida a recuperar medios de vida, reduciendo los riesgos y asegurando condiciones
para el desarrollo futuro, es decir que, aplicando el enfoque de recuperación, se transforma la
dinámica de la población y el territorio, mientras se reparan los daños generados por el
desastre. Lo anterior, implica que aún cuando se aborde el tema de la reconstrucción, se
considera que los esfuerzos no deberían limitarse a la reposición de viviendas o
infraestructura, sino también a la recomposición del tejido social, la reactivación productiva y
ambiental. De ahí que, es vital el abordaje de la recuperación temprana y la recuperación post
desastre a partir de un marco más amplio, como lo es la reducción del riesgo de
recomposición de vulnerabilidades y amenazas en el proceso de reconstrucción post desastre.
Con ello, el diseño e implementación de un marco de recuperación Post desastre comprende
la elaboración de un Programa de acción orientado por las necesidades y características de la
población afectada. En este sentido el enfoque de medios de vida se convierte en un
instrumento para definir una línea base e identificar estrategias de recuperación.
Reconociendo que los medios de vida están compuestos por las capacidades, el capital
(humano, social, económico / financiero, natural y físico) y las actividades necesarias para
sostener la vida. Y un medio de vida es sostenible cuando puede responder y recuperarse a
cambios bruscos y al estrés, y mantener o mejorar sus capacidades y su capital sin minar la
base de los recursos naturales, la identidad y la cultura de las comunidades. A partir de lo
anterior, las operaciones a realizar en un proceso de recuperación post desastre, comprenden
todas las acciones planificadas e implementadas para restablecer, de forma sostenida, las
condiciones y medios de vida que se han perdido como consecuencia de un evento socionatural, en un contexto en el que, las familias y comunidades, los sistemas productivos, el
tejido social y el ambiente son vulnerables.

33

CAPITULO 6. INDICACIONES/REFLEXIONES PARA LA ESTRATEGIA DE MONITOREO, EVALUACIÓN,
DIFUSIÓN Y SOSTENIBILIDAD DEL PLAN
6.1 METODOLOGÍA DE EVALUACIÓN
6.1.1 Responsabilidades y adaptación institucional a los lineamientos estratégicos
Para la evaluación y seguimiento del PTP, los municipios deben adaptar su estructura interna
respecto de los lineamientos estratégicos consignados en el Plan. Para cumplir con éxito este
desafío, se hace necesario posicionar al interior de la organización las direcciones mandatadas por
Ley para efectuar el seguimiento y evaluación del PTP. Por tanto, las Secretaría Comunales de
Planificación (SECPLAN) en conjunto con Administraciones Municipales, deberán asumir la
coordinación del proceso de seguimiento, actualización y evaluación del Plan.
Para efectos prácticos, se debe constituir además una comisión territorial conformada por los
directores municipales, a objeto de evaluar semestralmente el avance del PTP, de manera tal de
identificar no sólo el grado de cumplimiento de las iniciativas, sino que también los “nudos
críticos” que dificultan la ejecución de las acciones, con el fin de tomar decisiones tendientes a
mejorar y encauzar el plan.
El sistema de control y seguimiento también contempla una revisión anual, durante la última
semana del mes de diciembre, a fin de cuantificar el grado de cumplimiento de las acciones del
PTP, y evacuar un informe al directorio de la Asociación de Municipalidades del Territorio Valle del
Itata (AMVI) para ser presentado al Honorable Concejo Municipal de cada comuna.
Como fue expresado, algunas de las acciones propuestas en el Plan requieren desarrollar un
trabajo en equipo que de alguna manera “quiebre” el organigrama municipal, basado en áreas de
trabajo. Por tanto, uno de los desafíos principales de los directores municipales y de la autoridad
política comunal, es facilitar la instancias de coordinación y colaboración, de manera tal de
abordar de forma efectiva las iniciativas que requieren de un trabajo interdepartamento.
6.1.2 Matriz de evaluación del Plan
Para cuantificar el grado de cumplimiento de los lineamientos estratégicos del PTP, se trabajará
sobre la base de una matriz de evaluación confeccionada en una planilla de cálculo Excel, que
contiene todas las acciones propuestas. En dicha planilla, se registra el cumplimiento o NO
cumplimiento de las iniciativas, consignándose con un “1” las acciones cumplidas y con un “0” las
que no se cumplieron en el periodo en evaluación.
En la imagen siguiente se muestra la matriz a utilizar para evaluar el grado de avance del PTP.
Lámina 1: Ejemplo de matriz de evaluación grado cumplimiento PTP.

34

Fuente: PLADECO Quirihue.
Tal como se observa, en la matriz se realiza una sumatoria de todos los valores (0 y 1), por cada
lineamiento estratégico (en el caso del ejemplo corresponde a deportes), para el año en
evaluación, de manera de obtener un valor que refleje el grado de cumplimiento de las acciones.
En consecuencia, es posible calcular el grado de cumplimiento y expresarlo en porcentaje de
cumplimiento, para cada año, por cada lineamiento estratégico y también para todo el plan.
Para dar por ejecutado un proyecto, programa, estudio o acción, cada SECPLAN solicitará a cada
Dirección y Departamento que dé cuenta del cumplimiento o NO cumplimiento de las acciones
programadas, para lo cual será necesario contar con medios de verificación, tales como:
fotografías, actas, listas de asistencia, entre otros. En el caso de las acciones NO cumplidas, la
unidad respectiva deberá indicar las razones por las cuales no se da cumplimiento a lo
programado.
Como ya fue indicado, una comisión intermunicipal sesionará una vez que se evacúen todos los
informes a cada SECPLAN, a objeto de realizar un análisis cualitativo del avance del PTP, buscar
soluciones y realizar propuestas de adecuaciones o reconsideraciones de iniciativas.
6.1.3 Participación ciudadana
Dado que la formulación del presente PTP ha tenido como eje central la participación ciudadana y
que se ha potenciado el grado de involucramiento de la ciudadanía del Territorio Valle del Itata,
tanto en el diagnóstico comunal, como en las propuestas de soluciones y priorización de los
lineamientos estratégicos, es que se considera fundamental dar continuidad a este proceso, a fin
de aumentar la inclusión de la ciudadanía en las actividades de evaluación, fomentar la coresponsabilidad y disponer de un adecuado control social de la ejecución del PTP.

35

Por tanto, es necesario que la comunidad tenga un rol activo en el seguimiento de los
lineamientos estratégicos y planes de acción, para lo cual cada municipalidad deberá generar las
instancias efectivas para la participación de los habitantes del territorio.
Se visualizan a lo menos las siguientes instancias formales para el involucramiento de la
comunidad en el seguimiento y control del PTP.
-

Presentar en la cuenta pública anual, el cumplimiento de los lineamientos y acciones del
PTP.
Presentar semestralmente a los Consejos Comunales de Organizaciones de la Sociedad
Civil los avances del PTP.
Realizar jornadas de trabajo con la comunidad organizada para presentar evaluaciones
semestrales del avance del Plan.

6.1.4 Algunas consideraciones
En términos de cumplimiento delPlan de Desarrollo Territorial Participativo (PTP) con enfoque de
RRD, es importante reconocer la priorización de lineamientos estratégicos realizada por la
ciudadanía. De acuerdo a ésta, la gestión municipal debe centrar sus esfuerzos en la concreción de
iniciativas en el área Infraestructura Básica, Desarrollo Económico Local, Educación y Salud. En
consecuencia, el énfasis del seguimiento, control y evaluación del presente instrumento debe
estar puesto en la ejecución de las acciones consignadas en estos lineamientos estratégicos y en
ver de qué manera la organización municipal se adapta para dar cumplimiento de buena manera a
estos requerimientos.
Esto es, que el nivel directivo municipal oriente y sincronice los esfuerzos de las distintas unidades
municipales en la ejecución de estos lineamientos, así como establecer procesos internos y
“departamentos funcionales”, según las líneas priorizadas por la comunidad. Esto en muchas
ocasiones requiere de decisiones de gestión e incorporar nuevos métodos y procedimientos
innovadores, que van en contra de la cultura organizacional arraigada en los funcionarios
municipales.
Finalmente, para lograr un alto nivel de coherencia entre la imagen objetivo, los lineamientos
estratégicos, los objetivos, y las acciones concretas es necesario alinear las unidades,
departamentos y procesos, de manera de hacer una gestión integral y encauzada de acuerdo a los
lineamientos estratégicos priorizados por la ciudadanía.

36

CAPITULO 7. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
Cada comuna del territorio Valle del Itata no es una unidad espacial aislada, sino se articula con
otras en una trama socioeconómica y cultural asentada sobre recursos naturales, lo cual se
traduce en formas de asentamiento poblacional, producción, consumo e intercambio y en
relacionamientos institucionales y organizacionales. Por lo tanto, en la gestión del territorio se
debe aplicar un enfoque integral y multisectorial, teniendo en cuenta la diversidad ambiental,
social, económica y cultural del territorio, de sus recursos y habitantes.
El ordenamiento territorial tiene como objetivo la ocupación segura del espacio físico y organizar
el uso adecuado de los recursos, de tal manera que se aprovechen sus potencialidades y se tomen
en cuenta sus limitaciones; favoreciendo así el desarrollo sostenible de la sociedad relacionada
con este territorio. Ello implica también la integración de planes de ordenamiento territorial y
zonificación ecológica-económica según tipos de uso sostenible.
Estos instrumentos favorecen la aplicación del enfoque de Gestión del Riesgo al reducir los efectos
negativos de la intervención humana sobre el territorio y ayudando a aprovechar mejor las
oportunidades para el desarrollo. Además, los estudios para la zonificación ecológica y económica
facilitan la aplicación del análisis del riesgo (por ejemplo, a través de la identificación de zonas de
multiamenazas), lo cual permite una adecuada toma de decisiones para la localización de
proyectos de inversión y asentamientos poblacionales, entre otros.
En consecuencia, los Planes de Desarrollo Comunales (PLADECOS) deben articular y armonizar
procesos de planificación orientados al desarrollo y esquemas de gestión pública de carácter
subnacional y de los recursos hídricos, que suponen un enfoque integral de cuencas e incluyan la
gestión del riesgo en sus prácticas de manejo.
Para que la Gestión Integral del Riesgo (GIR) sea incorporada de manera efectiva a lo largo del
proceso de planificación y ejecución de la inversión pública, ésta debe incorporarse de manera
explícita en las Leyes y Reglamentos (PLADECOS, Ordenanzas Municipales) que determinan los
contenidos mínimos de los estudios de preinversión en las metodologías generales y específicas;
en las fichas de registro de los bancos integrados de proyectos (BIP).
Al finalizar la presentación de la propuesta PTP para el territorio Valle del Itata es necesario relevar
algunos aspectos que sin lugar a dudas, serán los elementos centrales para el éxito de este
instrumento de planificación.
Generalmente, estos planes establecen una serie de actividades y mecanismos, a través de los
cuales se cumplen los objetivos trazados, sin embargo, en la mayoría de los casos las iniciativas no
se ejecutan producto de una serie de factores, tanto internos como externos, que dificultan
cumplir las metas establecidas.
La experiencia en materia del planificación y gestión del desarrollo local, entrega algunos
lineamientos que deben ser incorporados y puesto sobre “relieve” para lograr el éxito del PTP.
Entre otras, creemos que las principales claves para el éxito son las siguientes:
37

Equipos Municipales capacitados y comprometidos: consideramos clave la existencia de un
equipo municipal capacitado y con posibilidades reales de crecimiento personal y de
perfeccionamiento continuo. En efecto, el compromiso de los funcionarios surge cuando las
autoridades locales, son capaces de retribuir los esfuerzos realizados por los funcionarios, de
manera de generar programas de capacitación y formación para los profesionales, técnicos y
administrativos.
Fortalecimiento de los equipos de trabajos municipales: junto con la capacitación del recurso
humano, es fundamental dotar de un mayor número de técnicos y profesionales, en las áreas de
gestión más relevantes, tales como, SECPLAN, DOM y DIDECO, OCRRD. Por tanto, el éxito del PTP,
depende en gran medida de la posibilidad de contratar profesionales, ya sea con recursos propios
y/o externos, de manera de realizar un trabajo de mediano plazo, con visión de futuro, y por sobre
todo, comprendiendo que la contratación de recurso humano, más que un gasto, es una inversión.
Colaboración público privada: la articulación y la cooperación mutua entre la institucionalidad
pública local y gubernamental, más la vinculación con el “mundo” privado, facilitan enormemente
la concreción de iniciativas de inversión en el territorio comunal. Es por ello, que en todo el
proceso de ejecución del PTP no se debe perder de vista la existencia de “actores” privados local e
incluso regional, que pueden “colaborar” en la implementación del plan. Hay que tener presente,
que en algunas ocasiones la ejecución de un proyecto en particular, también beneficia a los
privados. En consecuencia, en la medida que se visualizan estas iniciativas, es fundamental
incorporar a la empresa privada en la concreción de ellas.
Comunicación fluida al interior del municipio y con la comunidad: la comunicación al interior de
cualquier organización constituye un elemento central para realizar una adecuada gestión y
cumplir con los objetivos propuestos. Por esta razón, y así está considerado en el PTP, las
autoridades y directores municipales deben propiciar las instancias adecuadas de comunicación,
trabajo en equipo y diálogo, sobre todo porque para abordar algunas de las acciones del plan se
requiere una coordinación efectiva entre departamentos. De igual forma, es fundamental
establecer canales fluidos de comunicación con la comunidad organizada y con la ciudadanía en
general, para lo cual también es clave ejecutar los planes de acción definidos en el PTP en esta
línea de trabajo.
Articulación y canalización de recursos gubernamentales: dado que el municipio tiene un
presupuesto escaso, es relevante articular y canalizar los recursos gubernamentales disponibles
(también recursos privados) para la ejecución de los planes de acción consignados en los
PLADECOS y PTP. En todos los lineamientos estratégicos, hay más de una fuente de financiamiento
gubernamental para llevar a cabo las iniciativas, sin embargo su concreción depende única y
exclusivamente de la coordinación interna y de la capacidad del equipo municipal de gestionar
recursos. Sin duda, esta capacidad de gestión depende de los elementos mencionados
anteriormente, sobre todo del fortalecimiento real de los equipos de trabajo municipales, ya que
actualmente las principales direcciones del municipio, están sobrepasados en trabajo,

38

responsabilidades y tareas, realizando en la mayoría de los casos las tareas más urgentes,
quedando en segundo plano el trabajo de mediano y largo plazo.
Evaluación, seguimiento y control periódico: tal como fue mencionado en un capitulo anterior, el
seguimiento y evaluación del PTP es primordial para alcanzar los objetivos propuestos.
Importante es evaluar el grado de cumplimiento de las acciones , pero más relevante es identificar
continuamente las razones por las cuales no son cumplidas algunas de las iniciativas propuestas,
sobre todo porque, de este modo, es posible identificar “nudos en la gestión” y reorientar el
trabajo, así como tomar decisiones de gestión tendientes al cumplimiento de los objetivos.
Control social en la ejecución del PTP y participación ciudadana: hemos definido el control social,
como el seguimiento que realizan las organizaciones sociales y la ciudadanía en general de las
iniciativas del PTP, con sentido de co-responsabilidad. Para ello, en la formulación del plan se
procuró efectuar un proceso participativo de manera que las organizaciones y los habitantes se
hicieran parte de la elaboración de este instrumento. En efecto, la comunidad participó en el
diagnóstico de las problemáticas, en las propuestas de soluciones y en la priorización de
lineamientos estratégicos. Por consiguiente, creemos que el rol de la ciudadanía es fundamental
para el éxito del PTP, para lo cual las autoridades locales y la municipalidad deben facilitar
instancias de diálogo y participación, de manera de informar los avances y también las
limitaciones para lograr los objetivos propuestos.

39

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful