Está en la página 1de 2

Por esto el hombre dejar a su padre y a su madre, y se unir a su mujer, y los

dos sern un solo ser. As que ya no son dos, sino un solo ser. Por tanto, lo que
Dios ha unido, que no lo separe nadie. (Mateo 19:5-6 RVC)
As como la iglesia honra a Cristo, as tambin las casadas deben honrar a sus
esposos en todo. Esposos, amen a sus esposas, as como Cristo am a la
iglesia, y se entreg a s mismo por ella. (Efesios 5:24-25 RVC)
El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el
marido. La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni
tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. (1
Corintios 7:3-4 RVR 1960)
Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la
mujer como a vaso ms frgil, y como a coherederas de la gracia de la vida,
para que vuestras oraciones no tengan estorbo. (1 Corintios 3:7 RVR 1960)
Todos ustedes deben honrar su matrimonio, y ser fieles a sus cnyuges; pero a
los libertinos y a los adlteros los juzgar Dios. (Hebreos 13:4 RVC)
Dos son mejor que uno, porque sacan ms provecho de sus afanes. Si uno de
ellos se tropieza, el otro lo levanta. Pero ay de aquel que tropieza y no hay
quien lo levante! Si dos se acuestan juntos, mutuamente se calientan; pero
uno solo no puede calentarse. 12 Uno solo puede ser vencido, pero dos
presentan resistencia. El cordn de tres hilos no se rompe fcilmente.
(Eclesiasts 4:9-12)
Efesios 5:21; 6:4
5:21 Someteos unos a otros en el temor de Dios.
5:25 Maridos, amad a vuestras mujeres, as como Cristo am a la iglesia, y se
entreg a s mismo por ella.
5:28 As tambin los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos
cuerpos. El que ama a su mujer, a s mismo se ama.
5:33 Cada uno de vosotros ame tambin a su mujer como a s mismo; y la
mujer respete a su marido.
Gnesis 2:18; 21-24 Y dijo Jehov Dios: No es bueno que el hombre est
solo; e har ayuda idnea para l.(21) Entonces Jehov Dios hizo caer sueo
profundo sobre Adn, y mientras ste dorma, tom una de sus costillas, y
cerr la carne en su lugar.(22)Y de la costilla que Jehov Dios tom del hombre,
hizo una mujer, y la trajo al hombre.(23) Dijo entonces Adn: Esto es ahora
hueso de mis huesos y carne de mi carne; sta ser llamada vrona, porque

del varn fue tomada.(24) Por tanto, dejar el hombre a su padre y a su


madre, y se unir a su mujer, y sern una sola carne.