Está en la página 1de 6

El posible futuro del modelo de desarrollo de Costa Rica

Costa Rica como país centroamericano en el pasado no era muy relevante en cuanto a aspectos económicos, logros científicos, sociales, ambientales, era casi un simple territorio donde otras naciones no prestaban la mayor importancia. De gente campesina, pocos profesionales y limitado recurso en el Estado, las grandes potencias no consideraban importante o relevante relacionarse con nuestra pequeña porción de tierra.

Sin embargo, llegó un momento, específicamente en la segunda mitad del siglo XX, donde se empezaron a introducir las exportaciones del café y banano, las cuales representaban el 90 por ciento de las exportaciones costarricenses. Esto surgió gracias a que la mayoría de pobladores se dedicaban a la agricultura y ganadería. Tal y como lo refiere Garnier & Blanco (2010), el auge de nuestro modelo de desarrollo económico surgió por las actividades agrícolas. Fue así como se abrió paso a los mercados internacionales, dándole paso a la competitividad y por ende, una mayor apertura y crecimiento económico gradual.

Así fue como poco a poco se fueron dando más cambios que permitieron pasar de una sociedad desigual a una con mayores goces; una ciudadanía digna, que hizo valer sus derechos y que buscó promover reformas sociales que consolidaron un ambiente mucho más democrático y con mayor oportunidades de laborales y académicas.

Referente a lo anterior, la educación fue una de las áreas en evolucionar

a gran paso. Muchos costarricenses, preocupados por el crecimiento, el

profesionalismo y el emprendurismo del pueblo, se dieron a la tarea de promover

la creación de centros de enseñanza superior como la, UNA , TEC y UNED,

universidades públicas de renombre comprometidas con la calidad académica del país. Surgieron durante la administración de Figueres (Hidalgo,2003), y con

ello, la nación adquirió una obligación, que más que un deber, representó la evolución para el país. El formar personas con estudios superiores diversificó todos los sectores del país. Mejoró la mano de obra, permitió mayores oportunidades económicas

para los profesionales, aceleró el crecimiento personal, social, estabilizó al país y amplió sus horizontes. Por lo tanto, logros como los alcanzados por el mandato de Figueres y otros, han incentivado y caracterizado la educación costarricense y el modelo desarrollo de Costa Rica.

Desde ese entonces, es evidente como dicho modelo también está comprometido en maximizar la alfabetización ya que es un pilar del desarrollo y bienestar social. Por ello vale la pena analizar el tema de educación, ya que indirectamente repercute en las condiciones necesarias que un país necesita para poder alcanzar un desarrollo exitoso y equitativo en la nación.

Por otro lado, nuestro modelo agro dependiente ha sufrido múltiples cambios por factores no sólo de índice nacional, sino internacional. Más específicamente, la globalización ha venido a repercutir en cambios que han sido drásticos y que han desequilibrado y entregado la nación al sector privado en gran proporción. El modelo capitalista se ha convertido en el fantasma de los últimos tiempos y ha roto los avances económicos, políticos y sociales que tanto le costó establecer a nuestro país.

Fruto de la discusión anterior es la diversificación del sector laboral. Cada día son cientos los migrantes nicaragüenses que se suman a la mano de obra costarricense. Tal cual lo menciona Garnier & Blanco (2010), han contribuido con un valor agregado de 1.342 millones de dólares y representan el 23% de la población activa en 1990. Este éxodo explica que, a pesar de que nuestro modelo económico ha evolucionado en concordancia con el capitalismo, el país posee mejor oportunidades que otros de la región centroamericana.

Así es como en un futuro muy cercano (si no es que ya lo estamos viviendo), Costa Rica será (o continuará siendo) el posible destino de muchos nicaragüenses que desolados y sin muchas oportunidades de auge en su país no tienen más que migrar para tener una mejor calidad de vida. Sin embargo, dicha situación tiene sus ventajas y desventajas. Por ejemplo, si la mano de obra nicaragüense continúa creciendo, podría llegar a limitarse en algún momento, ya

que podría generar desempleo a los costarricenses albañiles, agricultores y trabajadores menos favorecidos.

No obstante, es importante resaltar que los mismos cambios en el modelo de desarrollo, han provocado que los nicaragüenses se dediquen a trabajos que muchos costarricenses no realizan. El auge de la educación superior nos ha dado mayores oportunidades que a nuestros hermanos vecinos, por lo que ésto, sumado a la mala situación económica de su país, los han hecho formar parte del ente laboral.

Continuando con la línea de la variabilidad del modelo actual, la globalización en los últimos años no sólo ha traído aspectos negativos, sino también ha promovida la inserción de muchas empresas que han creado empleo y han provocado el avance económico e inserción tecnológica. Tal es el caso de la llegada de entidades que ofrecen dispositivos médicos, computación, electrónica, entre otras. Esto se respalda en el texto de Monge (s.f., p. 24) que dice:

“Lo cierto es que la globalización y la consecuente y creciente independencia entre las naciones, es uno de los temas esenciales para comprender el cambio del país.”

Más concretamente, de la cita anterior se resalta que la globalización ha creado múltiples cambios que son quizás pautas a seguir para estudiar cómo nuestro modelo a futuro podría llegar a comportarse, ya que actualmente es caracterizado por un incremento de capacidad de los profesionales y administradores de alta calidad que se adaptan a las exigencias que piden las empresas transnacionales. (Monge,s.f).

Como respuesta, la misma globalización ha hecho que los perfiles de profesionales que se necesitan en el país, sean del todo impuestos por empresas extranjeras en cuanto a empleos de tecnología y manufactura. La tendencia es que cada vez más, nuevas compañías se incorporan en nuestro país y brindan mayor oportunidades de empleo. Por lo tanto, en el modelo de desarrollo a futuro,

el país tiene que adaptarse a políticas impuestas por entes internacionales que poco a poco le roba soberanía a la nación.

Mientras tanto, el estado costarricense, en pro del reconocimiento del avance en ciencia, tecnología y diversificación económica, brinda apoyo e insumos (como también a futuro) a ese tipo de empresas para lograr que se queden y se conviertan en un atractivo para otras empresas transnacionales. Asimismo, la incursión de éstas al modelo de desarrollo puede contribuir a varios desafíos como consumo de energías, nuevos mercados, abaratamiento de recursos, entre otros.

En contraposición, la apertura de nuevos mercados también ha significado que las empresas nacionales como el ICE deban “reinventarse” e ingeniar nuevas acciones, tecnologías y demás. Un claro ejemplo es la incursión en nuevas fuentes de energía renovables para abastecer de energía al país, lo cual busca beneficiar no solo la economía, sino el producir de forma más amigable con el medio ambiente. Así, repercute en un mejor escenario para que empresas puedan instaurarse en suelo costarricense y ofrecer energía limpia que sea más barata y con ello las multinacionales nos consideren como una país atractivo donde se puede producir a un menor costo, con mejores condiciones y accesibles. A futuro, estrategias como estas deben continuar su desarrollo para impulsar mejoras en el modelo de desarrollo actual.

Sin embargo, el posible crecimiento económico de la nación ligado por la globalización se dirige a crisis inestables ya que es dependiente de otros mercados internacionales (Rovira, Mora, Garnier, Lizano, Ocampo, & Vargas, 2009.). Por lo tanto, el rol de salir de esas crisis o poder sobrevivir a los peores escenarios mundiales en la economía del presente y futuro se resolvería fomentando un mejor ambiente, donde los aspectos políticos repercutan de manera positiva, ya que actualmente muchos de los problemas económicos que se presentan en el país tienen que ver con la mala administración pública y distribución de recursos. Por ende es vital eliminar muchos aspectos que ralentizan el desarrollo económico y son parte de los problemas que han repercutido en instituciones del estado.

El gobierno como tal debe ser aún más comprometido en velar por que se tenga una eficiencia económica del país a nivel general, evitar el gran despilfarro de recursos producto de la mala planificación y administración de algunos proyectos para incentivar el desarrollo del sector comercio, salud, laboral

Otro aspecto que ha caracterizado y podría ser una propiedad a futuro que se debe conservar, es que las exportaciones se encuentran diversificadas por lo que ha futuro se puede manejar mayor versatilidad ante los cambias fluctuantes de la economía mundial.

A pesar de las crisis y los constantes cambios, la nación ha estado a la vanguardia de fomentar la accesibilidad en educación y eso se evidencia con los datos que ponen Costa Rica como un país con uno de los mejores sistemas educativos de la región (Hidalgo,2002.). También lidera los sistemas sanitarios como los mejores de la región por lo tanto actualmente los temas de salud y educación del modelo desarrollo actual tenderán posiblemente a ser cada vez más competitivos con el proceso continuo de cambio debido a la globalización. Por lo tanto, con el pasar de los años es de esperar que el modelo de educación y salud se vea más fortalecido, sin embargo, deben mantenerse políticas que refuercen el emprendurismo y distribución de recursos, siempre ciudando que el sector privado no acapare lo que al país tanto le ha costado.

Finalmente, un último aspecto que se debe tomar en cuenta para el desarrollo a futuro, es que se debe seguir respetando uno de las riquezas más grandes que tenemos el patrimonio natural que de hecho genera muchos empleos relacionados con el turismo. Sin embargo, es de vital importancia rescatar que debido a la riqueza ecológica, el país debe contemplarla como parte del crecimiento económico pero cuidando dichos recursos, de modo que se convierta en una “explotación racional” porque el sector turismo también es importante para los ciudadanos.

Concluyendo, a pesar de todos los cambios que ha presentado dicho modelo, ha repercutido tanto positiva como negativamente, no obstante, Costa Rica debe focalizarse en mantener o luchar siempre en pro del bienestar de todos sus ciudadanos. Debe aprender de lo que ha ganado y ha perdido y con ello, reformularse diariamente, para dirigirse hacia el progreso y prosperidad.

Referencias Bibliográficas

Garnier, L., Priore, M., Ocampo, J., Lizano, E., Vargas, L., Mora, H., Rovira, J., & Churnside, R. (2009). Sociedad para el avance de la Socioeconomía. San José, Costa Rica: Academia de Centroamérica.

Hidalgo, A. (2002). Costa Rica en evolución: política económica, desarrollo y cambio estructural del sistema socioeconómico costarricense. San José:

Editorial de la Universidad de Costa Rica

Monge, J. (s.f.). Consideraciones sobre procesos de cambio en Costa Rica.

Recuperado

desde