Está en la página 1de 172
Alice Miller SALVAR TU VIDA La superacién del maltrato en Ja infancia Traduccion de Lorena Silos 78, TustQuers Prefacio: Decir la verdad a los nios. [A Elyoeiliado Depresin: el autoongnno forzado, lengatodestruye el amor [Querisima mama De victima a agresor {Como surge el mal enol mundo? he el odio? es el origen del tenor? locura privads do desaparecerin por fin los sldados de Jessica Pia: Para climinar las consecugnelas Maltratoinfansil ‘ Ho mis largo. caué polemos esperar icoverspig? Misoacion como whiculo ie la terapia ines confusas Indice a7 53 50 65 n 5 89 100 105, 3 1s 13 Coto enconirar Un Di D. Respuesta E, Entrevistas El nin capac de sentir Marzo de 198 alas cartas de los lectores Mas allé dela flovofia. Noviembre de 1982: rtenteos, Junio de 20 ‘ies para aeepta are F. Del diario de Fuentes. 36 145 a Prefacio: Decir la verdad a los nifios Todavfa ests muy estendida la opinién de que los niios no pueden sentir de que el dano que se les oce siona no tiene consceuenelas o, si las tiene, son dif rentes a las experimentadas por los adultos, justo porgue son «todavia ninoss. Hasta hace muy poco Jos ninos podian realinatseles incluso algunas ope clones sin anestesia, Y resulta especialmente lana dios rituales de iniciacign en la infaneia, sean to davia una préctica habitual en muchos paises. Mien a la violencia contra adultos se denomina tortura, fencia de un trastomo en el cerebro dela mayoria de Jas personas, de una slesions, un agujero de violenei Precisamente en el lugar en el que deberfa encontrar se la empatia, en especial la empaita con los ninos? Esta observacidn constituye ya una prueba suficiente e que todos los nidios que han sido vfetimas de mal fos en el cc porque jeasi todos los adultos se muestran in- Sensibles ante la violencia contra los nifios! Para lograr explicar esta realidad quise saler en qué mo- mento de la vida de sus hijos les padres ereen que tn vequenon azote podfa reconducir su comport ~ estadistica alguna, por lo que, iguna informacién sobre Th el objetivo de obtener a e sen el ao 2002 fstica un cometido al respecte: ci fciales deberfan ind aT as ‘contaba st primer hijo cuando sin- at la edad qui ficron la necesidad de su ‘adecuado por medio de un eae en el trasero. sficativast ochent ‘Sus resputestas fueron muy s yy aueve mujeres respondlicron. nis Que hablan vadvertidor fisicamente ass rede de dieciocho meses, once mule een podian recordar el mo verde las dijo qe nue habiapegndo sap We cattdo fue publcado ese iismo ao en la ‘Sin embargo, Yo oimento preciso, pero rie revista francesa Psyc tén alguna, ni sorpress fica que se trat entender si extendlida que rara vez se euestions siver: cqué sucede en Sttcnia ina eustion por resolver gud sucede Cerebro de ni ge recibe aot et Se ungue éatos no produzcan dati fisioos graves (ur rn ia texavia aceptamos sin reparos), Tie eee ha sido atacado ¥ atacado POT no si registra que ala ta persona (esto lo sab de las agresiones de extrano oD ege mi madre El nifto debers proguntarse: ¢me prot ante el peligro 0 constituye ella un peligro en sf? Bs tvidente que un bebé no pu tin. Decidiré ent responder tal cues 1ces alaptarso, es decit, registrar existe Pero el miedo (ante ol proxim aot) lads ¥ también permaneersaquello que describ coma -bloqueo del pensamientos en La madares de Boa Ia confusion del nino pequeto, acompsnada de la flexionar sobre el problema del maltrato a los nifios Pests La Baten delpersamint el miedo las eausas dl origen de los mistne, rechusando todo aquello que le levarfa a una reflexién en sentido, No conozco a ningiin filésofo, socidlogo 0 tedlogo que haya explorado Ec hasta el momento la cuestion de To que un nino sien rand es maltratado fisicaren- te, ni tampoco las efectos de Ja represién de estos sentimientos en la vida del adulto y en todo el ents mado social. Hace poco, leyendo un libro brillane tema, El bro describe con una precision misucie sa el dato que la ira humana ha causado a inocentes aberas de tureo a lo largo de la Historia, pero no es ntimiento, En iere que la ira de todas yjustificada del nid hacia esos padres que le pe Lava manifestacion inmediata se reprie para, mis adelante, eonvertir a inacentes en vfctimas de su vio Tencia sin eseripulos fa llegar a suponer que -debido a que la ‘ -mpeiia un papel po- dolores y que, por lo tanto, des sitivo, Sn embargo, al menos dos hechos contradi cen esta ipétesis wgr, el hecho de que precisamente los re genera ‘Gin, con lo que la espiral de violencia no se detiene tid, con lo que lk Ye segundo agar, qu leer “abusox paecidos desencadena la desaparicidn d edad tomas de le enfe La cireunstancia, ahora probads, de que el deseu cia de un testigo que Yy sigs} del brimfento gracias a In pre imuestre empatia (véanse pes. 29 y 63 y ses propio sufrimienia en la infancia desencadena thor jmpl, de a aepresio) nos oi abuse la confi nos liberemos del dolor ‘mi entender, el mismo hallazgo es vélido para le terapia infantil. Como la gran mayorla de las perso” nas he defendido durante mucho lempo que los n stan forzosamente la ilusién y la negacién de los hechos para sobrevive, porque no serfan eapa- cos de soportar el dolor de la verdad. Sin embargo, hoy estoy convencida de que para los nifos resulta adecuado justo lo mismo que para los adultos, a sab que el conocimiento de su verdad, de su historia los protege de enfermedades y trastornos. Pero pata ello Jos ninos necesitan la ayuda de sus padres Hoy en dia un gran németo de nifios sufre tras tormos del comport de terapias destinadas a aliviarlos. Desgraciadamen- te, la mayoria se fundamenta en prineipios pedags gicos segtin los cuales el niio edificil» podria y debe Fla ser educado a obedecer y a adaptarse. Se trata de luna terapia conductiva, mas 0 menos efieaz, que consist en una especie de ereparaciéne del nino. No obstante, estas teorfassilencian e ignoran la circuns tancia de que todo nino problemtico tiene una his- toria de dais a su integridad que comienza muy ida, en la Spoea en la que su cerebro ¢stf todavia formandose, y se desarrolla hasta que cumple cuatro aftos. Una historia que, et la mayori de los casos, sera reprimida, Pero lo cierto es que no es posible ayudar a una Persona traumatizada a eu sus heridas si esta per Sona se niega a verlas. Por suerte, en un organism Joven las heridas se eura bien | con mayor facilidad, ton ls de cardcter psiquico, Por lo que el primer aso deberta consistir en estar preparado para ver les vidas, tomarlas en serio y dejar las. No se qut de sreparar» al nino strasterado», sino de " to adtua ar complet desl eon salto tie en vctia de dep tunos ni tampoco de Ia adicelon a las do ‘ toria. Creo que, en el necesita tener acceso su hi Treo de nlnos que han sufrido maltrato alguna vex fata los esfuerzos pedagglonso trapéutieos mejor nel tema de la hullacin vivida, es deci, st dea hos al nino solo con su experiencia. Pa Sccreto), los padres deen encontrar el valor para re pnocer st error ante el nifto. Esto transformaria compl Er tranquila con- completamente la stuacién. En una tang superar cuando eras peauefio porque & no: Te pew én nos educafon asf y pensabamo {que eno eta lo correcta. Ahora sabemos que no de nas haberte pegado nunca y sentimos mu vaberla hecho, haberte humnillado y hecho beria cho ano, no lo haremos munea més fos recuerdes esta conversacién, si alguna vez olvidar nuestra promesa Te pedimas que corremos el peligro de En diecisicte pafses esta préctica esta ya penada porque la ey la prohibe, En los ailtimos aos Ia 0 Piedad ha logrado comprender que un nifio que sufre maltrato vive atemorizado, pues erece con unt miedo constante a ser golpeado otra vez. Esta ci | Uefenderse mis adelante cuando sea agredido 0, debido al shock se extralimitard en su respuesta al ataque. Un nino atemorizado tiene dificultad para concen lrarse en sus tareas tanto en su casa como en el colegio. Su atencién no se dir tanto a la mate ia como a la actitud del profesor o de los padres, de quienes nunea sabe si se les va a escapat la mano. El comportamiento de los adultos le pare. del todo impredecible, por lo que constant mente tiene que estar en guardia, El nifo pi za en los padres, a pesar de que son ellos quienes deberian proteserlo dea cextranos y nunca ser los resores. Sin embarge esta falta de confianza en los pad hace que el sistado, porque toda la ad est de pte dels padre node part de los nifios» i tempo que su cuerpo conacia estos hechos. No obs tante, el valor de los padres y su decision de alrontar el tema tendra indudablemente un efecto benéfica y liberador que durara mucho tiempar Asimismo, al hifto se le proporcionars un miodelo, no con pal n pala by fh s, sino con el eomportamiento: valor eivieo y peto por la verd «dy por la dignidadl de lencia e ineapacidad de controlar Como todos los nites 2 ni en higa de los padres v no de sus palabras, una confesion de festas earacteristicas sélo puede tener consec positivas. Antes el nino estaba solo con un secreto ‘gue ahora ha sido articulado y forma parte ya de una Racin basada en el respeto mutuo y no en cl eer cio del poder. Las heridas silenciadas hasta enton- es podriin eurarse, porque ya no estin almacenadas sores fn el ineonsciente, Cuando estos nifies ~pos de mayor informacion se conviertan en padres, ya no correrdn el riesgo de repetir forzosamente el com- portamiento, a veces tan brutal y perverso, de sus pa Ges, pues las heridas reprimidas no los empujarsn fr cllo, El arrepentimiento de los padres ha cancelado fuss trigicas historias lespojéndolas de su peligrosa actividad, El nifio maltratado por sus padres aprende lo que tamiento de éstos smaestra de sla violencia a través del comp Es una verdad indiscutible que eualqu educacién infantil podtfa confirmar si mirase libre mnente a st alrededor el nino que sufre maltrato en el ‘pega Tos mas debiles cn hs yuaueria-y en case ‘ast hermano pequetio hog Alli se le castigara por pees {yentonees dejar de comprender cémo funciona el undo. Al fin yal cabo, gn0 es eso lo que ha aprend dio de sus padres? Ast, muy pronto surge un deseom- en trastorno y el nfio comen- cierto que evolicionara zara recibir terapia, Pero nadie se atreve de que no seria buscar Tas rafees de este trastorno a pes tan difieil encontrarlas apeutas capaces de La terapia comprender su situacidn puede, cl al nino a expresarse ya sentise seguro en tn espacio 4 protegido y estable. Pero como el terapeuta no habla sobre aquel primer trauma experimentado, el nino permanece, como siempre, solo con si experiencia, Ni sige Jos teapeutas mas eapaiados pu neuttalizar esta soledad, pues, deseosos de proteger a Jos padres, retrasan le forma indefinida integrar las Ineridas de los primeros aft en sus reflexiones. Y si bien este tema no deberia nunca sur (que, atemorizado, esperatia de inmediato el castigo abordar esta euestisn en tuna conversacién podria resulta iberador para ellos y para el nino, Seguramente no todos los padres aeeptarn esta sugerencia por mucho que el terapeuta Ia roeomien de, Algunos puede que se burten de la idea y piensen ‘que el terapeuta es un ingenuo que no sabe lo ast tos que son los ninos y esimo, con toda seguridad, se aprovecharan de Ia buena volintad de los ps Uno no deberia sorprenderse ant tales reacciones, fatenido como consecuencia duros castigos, Asi Aesespera e mente a la miscara de la pe dres son asf de or : pa loss y sabelotodo, Creo que, a Pesar de este miedo, habria muchos padres que re on gusto a este juego de poder, pues hace mucho tiempo que querrian haber ayudado a Sus hijos pero hasta ahora no sabian edmo porate t padres se decidiran con mayor facilidad a manteng tina conversacién sincera con sus hijos sobre el aga CT ee cee caxee Sil Se a cicia sooe al ere See tee Ione col SE prs eitecniniso eae, porcionar la informacién que confirme lo que ang de interés esta en el nifto, en sus sentimientos ¥ nee 16 Be san por como hn prado ous Ps cats soo ce perdonar cnn dat. sore epee one yee Be spree mucios do obsticuls ce Bei scaabls lo ge equiva aun pro frail los terapeatas, pero ells no prin les obetivor sin ln ayuda de los padres. tan sna lr a ean Steparas al nio para que sea mis del gue Betadies sino ques le ha mostado que av Bile culpable de os eves de los pes st Pencil scape. Un gray amor ces eden scnmienosdecalpa Benes que sus i ere SS padres toman en serio sus tratt muimientos y que su dighidad merece res i. peto estén también mas prot los periuicios Ue la television que aquellos nines gue, de forma in Contra sus padres y, por lo tanto, se identifican con Jas escenas violentas que aparecen en la televisién, Con prohil difcilmente conseguiremos frenar sus ganas de iciones, tal como promueven los politicos frtar» de esta oferta televisiva, Por el contrario, ls nifios que han sido informa: estas peliculas 0 perde ¢l interés por ella, Inchuso puede que fuesen c de interpretar con mayor facilidad el sadismo marg nal del director que algunos a Jel dolor del niio maltratado que fueron os, que no quieren saber nad tuna vez. Estos, p Tas escenas violentas sin darse cuenta scinar por de que han sido empujados a consumir In basura emocional de ida, que el director ofrecers y vender’ con éxito mientras él mismo no sepa que fe au propia bi Ful claramente cons centrevisia con un eélebre director americana Te gusta mostrar en sus peliculas aborinabl ‘prutales escenas de sexo repletas de violencia. na le haba permitido iples earas durante una ‘que Decia que s6lo la técnica mod: ‘que el ame jen podia ser otra Parecfa no tener ni ls mas remota idea di eudndo y quien le obligé a adoptar esta inconceb ble filosofia cuando era un nino y, posiblemente, 00 Jo sabré nunca. Sin embargo, aquello que él entiende hacer comprende tenia m donde ” como su arte le proporeiona Ia posibilidad cle contar fu historia y de borvarla por completo de su memo- fla. Pero, por supuesto, tt ceguera sla sociedad BI mej cién con los propios hijos idas provoca: jas serfa probablemente entre los cuatro y los doce ites de I ‘ios, es decir pubertad. Después de la fadoleseencia seguro que dismimira el teste tema. Quiz Adult, se haya cin puesto que ven eémo se acerca la posibilidad de te net pronto sus propios hijos y de experimentar ellos 1 fuerte, olvidanda a siempre su impotencta, Sin embargo, también e este caso existen excepciones y en la vida de los adul 10s hay, ademés, momentos en los que, a pesar de los trandes éxitos dl presente, tn los obliga enfermedad corporal aban y me atormentaban a menudo I historias similares A pesar de ell amilia, tengo nifios, un buen trabajo, etestera, Recientemente he comenzado depresiones, tristeza, insomnio y no sé por ‘ue. Puede ser que es sia? Sin embargo, A memudo las personas que se hacen esas pregun: tas y busean respuestas deseubren su «Yor verdade Su historia como nifo maltratado y los dolores ultos, Comienzam a vivir con sus sentimientos até. quello que sus padres nunca pudieron dart: le per mmiten conocer y vivir con la verdad signdole ficles y sin temerla, Como conocen Ia verdad, ya no necesi- zs, de medicamentos, de aleohol ni com esas te: fas que parecen tan bonitas. As( se ahorran tod k energia que antes habian tonido que invertir en huir A continuacién he ineluido varios textos que en Jos itimos afos he dedicado al tema de Ia liberacton interior (esa liberacion que se obtiene despertando tmociones como el miedo, Ia rabia o Ia tristeza) y a la cuestin de Ia terapia y que, en parte, ya han sido publicados en mi pagina web. Los textos no se pre Sentan agui cronoldgicamente, sino segin eriterios determin dos con el objotive de praporcionar al le Debio a que la recopilacion estd constiuida por joherencia del texto, Por To tanto, a lo lan presente volumen al del mds de tuna ocasidn, Esta reiteracién es necesaria para conser 1 Ia Iogica intema de cada tno de k A EI yo exiliado Depresion: el autoengafio forzado Desde mi juventud, el escritor ruso Antén Chéjav ha sido uno de mis autores preferides. Recuerdo con gran claridad cémo, cuando tenta alrededor de diect séis aos, devoré la narracién El pabellin mimero 6 y sent una profinda admiracién por Ia agudeza y cl conocimiento psicolégica de Chéjoy, pero, sobre todo, por cémo se atrevia aver la verdad, a mostra ly a no manifestar consideracién Mucho mas tarde lef sus Cartas y, gracias a ellas, ya las blograliaseseritas sobre él, averigué algunos la valentia de Chéjov frente ala verdad comenzaba a zozobrar cuanda se trataba de su padre, La biderafa Elsboth Wolffheim, relata lo siguiente de de} autor de Chéjo Ia inane No sdlo padeeia calumnias y humvllaciones en el dia a dia escolar sufria especialment sidn en Ia casa de sus padres. E] pat {enia muy mal genio, Ia repre de Chéjov inary trataba a su familia con gran dureza, Casi todos los dias pega baa sus hijos, que tenan gue co de la manana y ayudar en Ia tienda antes de eo rmenzar el colegio y también después de las clases, de tal manera que apenas les quedaba tiempo pata sus tareas escolares. Ademas, durante el in vierno, en la tienda, que se encontraba en un s6 tano, hacia un fvfo glacial que congelaba hasta Ia tinta, All atenclfan los tres hermanos a los clien tes hasta altas horas de la noch: aprendices a los que el patrén también azotaba y ‘ue, a veces, se quedaban dormids de pie por el ‘agotamiento. El padre participaba en Ia vida de su iglesia con un fervor fandtico, dirigiendo el coro en el que también tenfan que cantar sus k jose. (Elsbeth Wolffheim, Antén Chéfov, Rowohlt 2001, pi. 13.) CChejov escribié una vez que cantando en ese coro se habia sentida como un condenado a trabajos lor zados (ibid., pg. 14), y en una carta a su hermano comenta: «El despotismo y la mentira envenenaron de tal manera nuestra infancia que uno enlerm: tiene mieda sélo de pensar en ello» (ibfd. pg. 15) Sin embargo, tales afirmaciones son poco frecuentes pues el hijo se preocupé durante toda su vida por e bienestar de su padre asumiondo grandes sacrficlos Financleras, Nadie en su entomo fue eapaz de reco: rocer el enorme sacrificio emocional que también asumfa ocultando la verdad, puesto que su actitud ida por todos como vistud. Sin embar 0, reprimir los sentimientos auténticos que provoca ten el nifo el maltrato exttema requiere una gran for cra y purede que fuese el motivo par el que Chéjov enfermase ya muy temprano de tuberculosis y pade ‘iese depresiones que, en aquel entonces, se denon fhaban «melancolia. El autor mucié Finalmente a ka dad de cuarenta y cuatro afios (véase, también, EI cuerpo nunea mionte, pg. 38 y sigs) Enel libro de Ivan Bunin publicado recientemen: te (Tek 3s Zeitgenosser (Ché jov. Recuerdos de un contemporsneol, Friedenauer Presse, 2004) he podido comprobar eémo mis rele show. Erinn xiones se veian confirmadas por las propias palabras de Chéjov. Aparece agus una alabanza del autora sus padres a pesar de que él mismo deberia haber sabido fque estaba distorsionando la realidad por completo: sPadre y madre son para mi las tinicas personas so- bre Ia tierra por las que toda merece la pena. Si algu raver aleanzo el éxito, sera gracias al trabajo de sus manos, son personas extraordinarias, an slo sin Finite amor por los nifios merece Ia mas grande de Jas alabanzas, ya que anula todos sus defectos: Esta taicién a su propio conocimiento no cons tituye tna exeepeidn. Son muchas las personas que albergan durante toda su vida similares juicios infu dadios sobre sus padres, debido a un miedo reprim ddo que es, realmente, el miedo del niio pequemo ha- cia sus padres. Pa depresiones o graves luna muerte pre fermedades, gue les llevan a atura. En easi todos los casos de Stcidio es posible determinar que en la infancla se neias jamais acepiadas 0 ra reconocidas como tales, Ninguna de esas personas queria saber nada de este sufrimiento temprano y la sociedad en In que vivian ignoraba igualmente su dolor. En este sentido, las cosas no han eambiaclo mucho, Ass, hoy en dia todo el mundo se asombra etando wn artista famo desvela que sufrfa depresiones. Pero si lo te nia todo, .qué mas podia desear®, ofmos decir a unos y otros, le faltaba a esta persona? pero cau Me percaté de la discrepaneia entre la realidad negaday la fachada «feliz» viendo un dacurnental s- bre la cantante Dalida, que padecié depresiones du rante mucho tlempo y se suicidé a los cincuenta Cuatro aiios, Se realizaron numerosas entrevisias a personas que supuestamente la conoeian muy bien, Ta querfan y tenfan una relacién muy proxima a ella, tanto on el Ambito profesional como privado. Todos sararon ue as depresiones v el suicidio de Dali ma para ellos. Repetian una y dda constituian un eni otra vez: «Tenia todo cu sea: belleza, intligencia y grandes éxitos. zPor qué, persona normal de- tentonces, estas depresiones re La ignorancia del entorno de Dalida me hizo re pararen la soledad, interna y externa, en la que, a pe sar de sus muchos admiradores, debié de transcurrir Ta vida de esta artista, Sospecho que la historia de sit infaneia podria explicar el suicidio de la cantar te, sin embargo, nadie mencioné este tema en el ro grama, Busqué en Internet y encontré ln que, de he cho, siempre encontramos: supuestamente Dalida habia tenido una infancia feliz y unos padres cari: sos, Peto nadie se preguntaba por los efectos que ha- bia tenido en Dalida su educacién en un colegio de Después de todo cuanto he leo sobre esos inte radios 8 que no es rara que los nis tengan que s6 tar abusos sexuales, fs po os y psiquicas, que deben ferpretar como prueba de afecto y atencion, apren- dliendo ast @ aceptar In mentira como algo normal. Sé tambien que li Tntentos de sacar ala hiz las condicio nes escandalosas en tales colegios han sido vetados por las insttuciones eclesisticas. La mayoria de las fodo la posible por olvidar las torturas p Infancia, especialmente porque saben que apenas en. contrardn stestigos con conocimientos* en la sociedad que se tomen en serio su sulrimiento, Solo la indigna i6n de otras personas podria ayudarles a sentir su propia indignacién y rebelase contra la mentira, Sin embargo, sieste apoyo es inexistente de forma ticlta todas las autoridades se solidarizan con la mentira, afectado se veré empujado lteralmente ala depresidn, No sé si Dalida fue vietima de un destino similar mis deliberaciones son mera especulacién ser entendidas como una hipstesis. Sin embare ‘me cabe la menor duda de que las depresiones de esta famosa mujer remiten a un dolor in fue vepeii Muchas estrellas de fama mundial se slenten er fondo muy solas. Nadie ls entiende, como resulta rs claro al tratar del caso de Dalida, porque ellas ampoco pueden entenderse a sf mismas. Y no son capaces de comprenderse a s{ mismas porque han crecido en tn entomo que no expresa ninguna com: prensién por el dolor del nino. Yaen su infancia fue Ton objeto de admiracién, pero reconocer los méritos dle una persona no significa quererla © comprender la. As, se repite en la edad adulta la tragedia, nun. cca superada, de la infaneia, de Ia que S6lo pueden fe a través del éxito y del pabico: buscan la Comprensién por medio del éxito, se esfu Indximo para conseguitlo y para conquistar a mas fas, Sin embargo, sv pasin no las s faltando Ia comprensién de lain imlentras les sg fancia. Como la estrellas ocultan precisamente este dolor nunca podrin superarlo y permanecen, como tun nino, vidos del amor y de Is comprensién de la made, De esta forma, y a pesar de su carrera, su vida Sarece de sentido ps para si mismos. ¥ son {que quieren olvidar por completo lo que ocursi6 al Principio de su vida, Como toda la sociedad funciona fast nadie puede comprender a estas estrellas, que st fren una gran soledad incluso en sus acttaciones ‘multitudinarias, El suicidio se presenta como la tin a salida de este estado. Este proceso nos dice m cho de los mecanismos de la depresiér lor al principio de La completa ne el d nuestra vida es fatal. Im pio se tuerce el tobillo, Aunaue intent igny fory seguir caminando, porque le apetece ese paseo, los otras temprano de que cojea. Le preguntarén qu, 4° ido. Entonces contard st historia, entey le 8 nl do ch aq cojeay le aconsefarin que alguien la, Es muy diferente euando se trata del Ste Mo torido al principio de ia exeusion. Ung autoconvencerse de que no existe, pues de © de que por lo general nadie le dara imporig, hecho. En este caso, toda la sociedad esig'“ia medida, de seuerdo con la persona que suj&h ¢ nerdos. Disimulars, porque tient: fancia, Por lo tanto, st vida transcurti ge cursién de una persona que justo al prince ce el tobillo pera no quiere admitilo y nga a ha su : edide nada. Sin embargo, si conoce Me ‘ue hace tiempo que sabe de las repercag los traumas de la infaneia tienen a fargo 9 las heridas. Muchos no son tan afortunados Pre Jas personas mas eélebres estén muchas ve! das de inoe: . tes admiradores, entre los qi nadie que reconozea, 0 quiera conocer el «x no puedan comprender por qué su fdolo disfrutar de este éxito. Cuando una persona tiene también puede utlizarlo para lucha con mayor firmeza. Existen nume- talento especi contra Ja verdad bs en este sentido. Pensemos en el desti able Marilyn Monroe, dejada por su ma. dre en un orfanato y violada a los nueve aitos, cuando regresd de nuevo con su familia sufrié abusos sexu Tee por parte desu padrasto hasta el final des wu Es sstas frases, a menudo citadas en Internet, revel Torque pensabe de su infanci: «No fui une huérfana Ualhaertano no tiene padres, Teds fos otros noe onflar en su encanto, de tal manera ten cl orfamato ya no tenfan padres. Yo todavia ter na thadte, Pero oll haber de explicaries esto los otros nis, Thos niios cuyos traumas no lan sido acastonados ‘por el maltrato ifligido por los padres no padecen es fos sintomas fatales, Estas personas tienen mayor probabildad de ser comprendidos, pus tudo el mun Qo puede imaginar lo que significa que unos terrors ctengan como Tehén, sentirse terriblemente in tiempo 0 erecer en un campo Js heridas que sociedad ne- impotente duran de concentracién. Para poder curar ‘Bn general, un nino que ha padecido abusos por nislado, no sélo de los demas, sit gos y permanece también de si mismo, porque reprime ie le ayuda a reconocer Ia realidad de su infanci 2 k Porque Ia sociedad se pone siemy padres. por lo 9. Sin em marco de wna terapia adecuada wna sonia consigue experimentar y expresar sit rabia, nf enfrenta las medios contra n con todos 1 afectado para poder prot personas se fer sus propos reeu! {dos reprimidos. Hay abusos infanti les que sean capaces de soporiar estas agresiones y ‘que preficran acepiar el aislamiento que surge de ellas a traicionar su verdad, Las cosas eambiarin, no pobstante, cuando la sociedad tenga mas informacion sobre la dindmien emocion: mayor el circulo muy pocos supervivientes de i ls personas informadas, de esta as vctimas no (endrn que experiments ahsoluta soledad. Sin embsty Tas personas informadas son un easo {quiera informarse sobre, por ejemplo, Binin Wool! Quien vida de Vie met una pigina web all averiguars de prestigiosos psiquiatras que nnfermedad mentale y que ésta no estaba jonada con visite en In a sexual por parte de si stro, a mereed de quien estuvo durante anos ‘uando ella era una nina, Aunque Virginia WoolE des aia de how y que, realmente, no sirve pra explit da, o gue viene a decir que un comportamicnto ab Surdo es la consecuencia de una enfermedad went 2, por log confisas pscan por ls salas dels lujososeatllos desu subditos. hasta ahora parece gu preguntado: cau’ ese ha e esa vida? @Por qué construia este hombre castillos en los que no viva? experimentad bre todo en la afirma: one efgetos bencliciosos, algo au creeidentemente. Quien necesita predica® no ign religiosa de que el perdén te Tos hechos des i6 rociones reales y para que In conciencia oem Sauipe cer esto, pero si de que el perdén de los cri para sobrevivie. E} adulto no odas formas lo que ead it obligara a otros w pagar S=# afecta flto precio por él, sus hijos, sus dfinados, eteétera : Por eemplo, un terapenta que he sus padres us abo se sei mh wees oF plota su dependencit ha perdonado @ veces obli do a recomendar a SUS P puestamente beneficioso. As fps confianza, Si aper a fe, actuanida. de esta forma, € venudo ianoraré qu, acta a rae oes a los demas el mismo dafo que ba st doles y rech Go al: abusando de ellos, confundi se do todo tipo de responsabilidad poraue est | encido de que To ests haciendo por su bien. ¢No es Yerdad que Ta creencia de que el perdén Neva al cielo foun elemento comin a todas las religiones, que Job fue premiado precisamente por perdc el terapeuta se identifica con ar a Dios? Si quellos padres que lo mnaltrataron, el paciente no puede esperar nada bute ho de Ia terapia, Pero, camo adulto, puede elegir, puede cambiar de terapeuta, sireconoce sti em repet libre para comprender Jaeién de Gustav. Por lo qué identificarse con él n Kristian como adulto es Pero un ido no ten esta libertad. No puede ale Eno alos nis ba funcionado de esi manera La eguera y el perdén permiten sobrevivir, pro hacen que los comportamientos se repitan, perjudicando a Para romper este cfrculo vieiosa es necesario fomprender que el amor no puede sobrevivir al abu $0, al en Penclasy lo que ha sucedido en verdad puede rom Berea cadena de abusos. Cuando lego a saber y fd ae mis adres me Nron cuando estaba Bublen msi cone cia. No neces! com la ayuda de otras Te ovurié un dia, porgue hoy lose. Ni eriiiré que nadie me arrebate est naz de vivir de Forma conscient Sl quiero ser ear explotara nadie Queridfsima mama Hace poco vi er Jos anos ochienta, Mom adena ARTE una pelicula de Dearest (en espatiol: Que J. sobre ls actriz Joan Crawlard, basada fen el libro de su hija Christina Crawford, que lef hace Yeinte aos. Ya entonces quise seftalar ho de la nina habia contemplado siempr fl martirio que padecis durante su i v adole fescia yen el que muchos participaron sin prote Jn en ningin moment Los maridos de su madre, el de la casa, los profesores en el coe tllos tuvieron oportunidad de vere te tortura a jo, todos ro la fan arab y alle Taba atormentindola, humillindola, explotindola y Tunca trataron de poner freno a tal comportamien Yo, ni denunciaron a la madre, Jamas hicieron nada Bara salvar a la nina, Ya ontonces my nasa. indligna: oes actiud de Ia sociedad y recuerdo haber men Elonado este libro en mis entrevistas pr ther, después de haber visto a pelfeula por rimera vez, creo que esta historia ilustra muy bien Eesteorasexpuesas en El cuerpo munca mente y en tticulo «Cuerpo y morals, al Final de la pelicula na, con ligrimas en los ojos ante el lecho de muerte de stu made, dice: «Siempre te he querido, has suftido tanto y ahora te has liberado de este sy, frimientor. Esta escena muestra claramente la trage, dia de los nitos maltratados. Su propio suftimientg no tiene ningtin valor. Han ignorado su dolor ¢ ite, riotizado de tal manera Jo que sus padres y la socie dad han hecho que, como adultes, slo pueden sentir tcompasion por sus padres, pero no son capaces de mostrar empatia con el nine que una vez fueron. Yq esto todos lo denominamos amor Pero cqué era este «amor» sino Ia esperanza in nita de que st madre cambiase, Ia constante espera de un carino sin condiciones, de una ternura recom fortante, del final del miedo y las mentiras? Esta es peta del amor no es amor Aunque lo llamemos sem preast Christina constituye tna de las grandes excopeio- nes que lograron revelar su verdad y mostrar a su madre como verdaderamente era y c6mo la hab tratado. A pesar de toda al final dice wSiempre we qu ren, porque confunde esta espera enn el amor. Por Suerte, pudo liberarse de esta espera y, justo porte logn comprender Ia verdad, fue capaz de construit sms una vida con sentido. Pero para ella y para lo muchos nites maltratadas, que confunden la exper 1 peligro de satisfacer esa falta jos, con sus pacientes 0 con el amor, corre de amor con sus propios ‘eon sus subordinados. Por lo tanto, me parece impor tante aclarar esta confusién. Esperar el amor no & amor, €8 un vinculo que muchas veces dificulta aie comprendamos nuestro propio sufrimiento y que Ie va a comportamientos abusivos, como muestra cla Py emplo de la actriz Joan Crawford. Bs eruel ent ella poraue no es conscente desu propia exis fomprender para poder liberamos de sus garras, ecémo surge el mal en el mundo? Hoy en dia no puede haber ninguna duda de que pal existe ¥ que las personas pueden ser extrema jente destrctivas.” Pero esta aflrmaciéa no con: la creencla aceptada en general de que hay jas que nacen siendo malvadas. Muy al contra: foro cepencdle de como se acoge a estas persor psu nacimiento y cémo se las tata despés. Los que desde el naclmiento experimentan el amor speto, la comprensién, la amabilidad y el afee esarrollarén rasgos radicalmente diferentes a ellos nifios que desde el prineipio sulren abando- tesprecio, violencia a incinsn abuses. sin que en gin momento una persona bondadosa les sirva de yles permita erser en el amor. Cuando esto no te, como es el caso en las infancias de tados los ores cuya biografia he estudiado, cl nino ten- 8 glorificar Ia violencia experimentada y a ejr Bla mas adelante de forma -smedila siempre ca posible. Porque todos los nifios aprenden do, El everpo no aprend fa De lo que se le pretende 0n palabras, sina lo que él mismo ha expe- rimentado, Por lo tanto un nlfto al que hab pegado rmaltratado aprende a pegar y a maltratar, mientras {ue el nifio que ha sido culdado y respetado aprende sr respetar y a cuidar a los més débiles, Porque v6lo conace esta experiencia, El reign nacido es inocente El conocido pediatra americano T. Berry Brazel ton filmé a un grupo de madres mientras sostenian fen sus brazos y limentaban a sus bebés, cada naa ‘su manera, Desputés de veinte afios repitis este expe- Fimento: muchos delos bebés eran abora madres que ostenian a sus propios bebés en brazos de la misma ho con elas forma que sus maces lo hab(an aunque es evidente gue no podian tener ning ‘cuerdlo consciente de esa época de su vida. Con este experimento, Brazellon demosiré que nucsiro com partamiento esta controlado por recuerdos incons- Crcntes que pucden ser positives y agradables, nero también traumaticos y destructivos. EL gineodlogo francés Frédéric Leboyer probs et los aftos setenta que los nlfios que nacen tras un par jos con carifio no Tora tosin violencia y son dlesesperadamente y pueden sonreir incluso cine? minutos después de nacer, sin mostrar sefial alguAt de destructividad. Si no se los separa de In madre feamo era todavia normal en las elinicas en los aes dre e hijo una rea tincuenta, se desarrolla entr ida de confianza que tiene efectos positives di toda la vida. Porque ante Ia presencia del nino Ia" re ibera la Tamada hormona del amor (oxitocina) i Je permite comprender las senales emitidas por cf Ait to y responder positivamente a sus necesicades fiease Michel Odent, La cie cor, Edi [Binal Creavida, 2001). 2Cémo puede ser que estos Tpscubrimientos innovadores sobre la naturaleza de jas persons no sean conocides por el gran pliblico? {ros trabajos de Lebyer han transformade las pric [eas uilizadas durante el parto, pero la sociedad pa- fece no haber comprendid en sit justa medida las onsecuencias filosélicas, sociolégicas, psicolégicas Sufinalmente, lambién teoldgicas que sugiere el descu- Frimiento de la inocencia del recién nacido. Todavia fuina la creencia de que los castigos, sobre todo los ttstigos lisicos, denominados acorrectivos», son efee vos y no hacen dafo alguno, a pesar de que hoy en dia sf sabemos que los eastigos fisicos generan el mal Guc, mis adelante, intentaremos exorcizat, mis Jenos en vano, con més y ms pala 1 mal se reproduce con cada neva generac En la Edad Media era una ere ica comtin que e ‘aun nino de su cuna y dejarlea ente madre uno de sus malignos hijos er lugar: No se sabe con quign habjaengenlrado el Esionio esos hijos malvados y-demoniacos ni qué endta hacer con los dul tion es que la madre del niflo cambiado se vela es niios robados, pero la geligsde a educar muy estrictamente a este nfo, es ‘astigarlo can gran ereldad para que se con rie o dictadores no es posible encontrar ningun, 2Qué es el odio? cstos stestigos edmplicess Fenciemos a equipararla palabra odio con la idea luna maldicion peligrosa de Ia que debemos libe os cuanto antes. El odio envenenaria a las perso- f imposibilitaria literalmente curar las heridas Gginndas en la nitez.* Yo también soy de Ia opinion que el odio puede envenenar tn organismo, pero ‘enando no somos conscientes de su existencia y su origen y lo dirigimos asustitutos, es deer, aca de turco, Asi nunca desaparecers. Quizas odio immbaljador inmigrante, pero no soy capaz de ver ome trataron mis padres, que, por ejemplo, me ban Norar durante horvs cusnde era um bebe o IEA me miraron con ternuta, padezco tn adio la le que puede acompariarme toda la vida y ocasio diferentes sintomas fisicos. Pero si soy consciente aio que mis padres me causaron con su igno- we bin dejo aflorar mi indi: Jn ante su compor: sar mj odio en olras ss. Es cierto que con el tiempo el sentimiento Bes mond smostraba de forma inequivoca Ia fuerte rabin que re primian. Par abargo, cuando el afectado logra liberarse det over del torturador no ests obligado vivir daa iia von ese odio, Por supuesto, potencia o de las torturas suf el recuerdo de la im. das puede regresar nes probable que se ae pcraldad del dio. (He trata este a u sobre todo desea hablarnos THesea transmitienes al retidas, pero también de nosotros, de de muestras i Pa forma de vivir la sensib nuestros valores, de nuest Hidnd. y debemos aprender a eseucharlo y comprender jo de su mensaje. Cuando lo consigamos remos tence miedo al adio, Si odiamos el signifi fateedad, la hipoctesia 0 Ia men ‘derecho de luchar contr lite posible, o de alejarnas de aquellas peraonns a¥8 Solo confian en Ja mentira, Pero si f hoe importa, estaremos engafs ‘Lote autoengafo se ve potencindo porta eXi6h cia de perdén casi universal quer ra. En este ‘oraciones ni los ejerici0s cent, es fe Gnormemente destruc comprobar que autosugestion, destinados fajento positivor, ayudar a ignorar las 1 desarrollar hhumillaciones y de los otros datos que wun’ ‘las, siempre que nos Te indonos @ nosolrO§ lta, no obs on pens Hales + justificadas del cuerpo que resulta €o negridad del nino a una edad may temprana, Las flolorosas enfermedades de los martires muestran on claridad el precio que pagaron por tratar de ne farstissentimientos. 2No seria, por lo tanto, mss fil preguntarse a goign lecorresponde el odio y compen fer por gué, en el fondo, est justifieado? Ast, tendria nos la posibilidad de vivir de forma responsable con fuestros sentimientos sin nogavios ni pagar con en- fermedades nuestras wirtudess ‘bani me extranaria que wna terapotita (o un tera penta) me prometiese que tha a conseguir liberarme Be sentminios como In abi a a 0 ee de pus dela terapia (posiblemente, gracias al perdén) gO case de persona soy sino pueda reacctonar con Tabiao ira ante la injusticia, la insolenca, it mala cnt <2 yNo estria mutlano Bante el resto de mi : he ida podré tener acceso a todos ntos, pero también seré capaz de acce de manera concen am tora ycompreder i ns raves cents on ergo ae Bin a ternpia puedo aprender a comprender mis Hmientos, «no eondenatlos, a bservaris como eos o protectors, en garde temerls como & igo contra el que tenemos que luchar. Aun £10 timo es lo que hayamos apres fin eo ue vamos aprendio de sacerdotes, al inal ene ‘ue entence fie asa. Nosotros mis mos hemos sido vietimas de esta amputacidn, No son nuestros sentimientos los que consttuyen un pe lase ligro para nosotros o para nuestro enorno, ing LUmientos producida por el miedo que éstos nos ran, Y asf tendremos psledpatas, erroristas steiday incontables juicios en los que se ignoran las verde. eras causas del crimen para protegera los padres de éCuall es el origen del terror? En cada uno de esos dictadotes, asesinos en serie yterroristas tan tervibles se esconde, sin excepts Sn nifio gravemente humillado, que solo logré sobre sivir gracias a a ne jes de impotencia. Pero esta completa negacién del sufrimiento padecid tio interior e impide personas logren desarrollar esa capacidad para fmpatia que es innata al ser humano, Por el produce tina sensacidn de va bien que muchas de estas ida de otras personas € incluso su propia vida, vacia. Hoy es posible ver en la Dantalla de un ordenador lox dation el cerebro de Ios nits que tbandono. Numerosos articulos de neurocientific fxire otros Bruce D. Perry, que también ejerce de psi @uiaira infantil, han revelado importante informs: 10n al respect Arair cle mis investigaciones sobxe la infancia de Aictadores crucles como Hitler, Stalin, Mao 0 Cea che leyado la conclusion de que el terrorismo Bie ltimos ataques te i nos ataques terroristas constituyen tina ma: bra bra aunque precisa demostracién de Io que le @ millones de ninos en tado el mundo bajo el pretento de la educaeidn y que Ia sociedad despracta. 0, esto no significa que Marlies no sea culpable y tenga que ser castigada por ello. Las ambiguas afirmaciones de los expertos, que disimulan © niegan por completo las eausas de los Ihechos, nos hacen pensar que no son consclentes de su gran responsabilidad. Un psiquiatra, profesor y experto es considerado una auitordad, ¢Qué conse- cuencias tienen sus declaraciones cuando afirmna, con seguridad y rapide, que no cree en las causas traumaticas del crimen, coma si se tratase de valorar $4 opinion personal y no de analizay las prucbas con: tundentes que finalmente tenemos, de foima excep- ional, ante nosotros? Bs necesario separar los hechos y las cavsas de ‘a cuestion de la culpabilidad. Una madre que meta os sin duda culpable, puesto que como adulta tiene Ja capacidad para elegr su forma de actuar. Sélo de Dia era una victima desvalida, ahora, como adulta, ya no lo es. Un especialista pedria aportar liz so bre estos hechos para esclarecer Ia situacidn y evitar 107 ast nitevos crfmenes; podrfa informar a la socie~ dad y al tribunal de cémo se llega a esta crueldad ox cea. No hacerlo, no informar de forma correcta & qh opinién pablica, a los medios de. comunicacio lee tribunales 6, incluso, confundirlos, no eons Tye un delito, pero sf indudablemente una grave omision, ‘Nose! ciclo quien reparte crveldad entre las per- sonas, sino sus padres y sus educadores;es una cruel Sat que se forma en el cerebro de un nfo que ba sido naltratado cruelmente. Fstos son hechos fundados fue hoy en dia no podemos ignorar y que deberian aistitalt el ABC de la psiguiatria forense; no pode ros seguir ocultando o wivializando este tema si {ucremes estar més infantcidos w otros erfmones nel futuro, isos padres que consideran que pegar a sus hijos ‘es inofensivo y no esté mal podrian comprender st Somportamiento y quiz& cambiar algo en ese sentido tracing al caso de Jessica. Pero para ello necestarian eTppoyo de especialistas, expertos¢informadores Var Tientes. TE) espanto ante la terrible muerte de Jessica debe ria haber abierto los ojos a la gente y haberles hecho uestiona® como puede ocurtir con tanta frecuencia Que low padres odien y maltraten a sus hljs. Sin em forgo, por lo que sé, el debate social hizo muy poco para invtar a que los padres més jovenes se enfren- vara a estas cuestiones. En lugar de ello se reptile: ton las declaraciones vactas, evasivas y faltas de Compromiso, Pero quiza no sea demasiado tarde Lor padres jévenes tienen todavia Ia oportunidad: 108 pracias a este proceso, de coe de aprender imo se origina fa sompre que curren con Pecos seria bin infomadon Fa reais fen gu lo haga pore large de oso caso aislado, es s6lo la punta del iceberg. : c Terapia. Para eliminar Jas consecuencias del maltrato infantil El camino més largo o gqué podemos esperar de la psicoterapia? Para mi el camino més largo de toda rat vida fue al camino hacia mi misma. Supongo que muchas personas comparien esta experiencia, Seguramente xo todos, porque por fortuna hay personas que, des de su nacimiento, tuvieron la suerte de ser acepiadas por sus padres por lo que eran, con sus sentimientos y sus necesidades. Estas personas pudieron acceder desde el principio a sus sentimientos, no tuvieron la rccesidad de ocultarlos ni de aceptar largas desvios para encontrar aquelle que no habia recibido en el momento adecuado, Yo necesivé toda mi vida para permitirme ser como verdaderamente soy y para es- ‘cuchar mi voz interior, que cada vez comprendo me: jor sin tener que esperar a que personas que simboli- an a mis padres me den permiso para ello, Una y otra vez me preguntan qué considera una ferapia eficaz, a pesar de que lo he descrita de forma Indirecta en diversos libros. Pero trag esta breve i- ftoduccién, quiza me resulte mas fil exponerlo luna terapia eficar deberia ayudar a scartar este ca- ‘nino tan largo, deberia ayudar a la persona a libe- arse de anticuadas maniobras de adaptacion y a aprender a confiar en los propios sentimientos, algo ns {que los padres mismos han dificutado © casi impe. dido. Para muchas personas este camino esta blo. {queado, porque al prineipfo les prohibieron recorrer Tory ahora les produce miedo avanzar. ‘Los numerasos libros de autoayuda sobre comu- nicacién sin violencia, entre ellos los inteligentes y valiosos consejos de Thomas Gordon y Marshall B, Rosenberg, son con toda seguridad muy stiles cuan: do los ponen en préctica aquelia personas que cuando fran nifios podian mostrar sus sentimientes sin peli- fro y vivian con adultos que les servian de modelo pata una buena comunicacién consigo mismos, Sin embargo, aquellos nifios cuya identidad se ha visto gravemente vulnerada no sabrin mas tarde lo que fen verdad necesiian, Una terapia les proporciona el ‘mateo donde aprenderlo y experimentarlo, para més adelante asegurarse, a través de nuevas experiencias, de que no se equivocan, pues, como hijos de adultos. ‘emocionalmenie inmadutos 0 incluso confundides, ‘estaban obligados a pensar que sus sentimientos y necesidades eran inadecuados. Piensan que, de haber sido adecuados, sus padres no habrian rehusado a ‘comuunicarse con ellos ‘Ninguna terapia puede satisfacer el deseo de mu- chas personas de solucionar de una vez todos los problemas que hasta el momento es han angustiado Se forma tan dolorosa. No es posible porque en la ‘vida surgen una y otra vez nuevos problemas que pueden volver a liberar los antiguos recuerdos del ‘cuerpo, No obstante, uns terapia deberia permitir el acceso a los propios sentimientos, deberia darle vou al niflo atormentado y deberia ensefiar al adulto a 114 comprender y escuchar su propio lenguaje. Si el tera: peuta es un stestigo con conocimiento» y no sélo un. feducador, el cliente aprendera a dejar aflorar sus femociones, a comprender su intensidad y a conver tirlas en sentimientos conscientes que dejarin nue- ‘yas impresiones en el recuerdo. Por supuesto, una ‘yz finalizada la cerapia el cliente nevesitard, como todas las personas, amigos con los que compartir sus preocupaciones, problemas y dudas, en una forma de ‘comunicacién mas madura en la que no se produzea abuso alguno, porque las dos partes ya han eonecido l abuso en la infancia, ‘A través de la comprensiGn emocional del nino aque una vez ful y de la historia de su vida varia mire lacién conmigo mismo y puedo enfrentarme, de for ‘ma diferente, més racional y efielente, con los pro: blemas que surjan. Es pricticamente imposible no sufsir nunea o no estar jams expuesto a experien- ssuar lo que le molesta, Si usted siente que alguien lo ‘comprende profundamente, su cuerpo se lo haré sa ber enseguida y de forma clara relajéndose sin tener ‘que acudir a estrategias especiales. Quizd la misma ferapeuta le aime a hacerle preguntas. Bso seria una buena sefal, pero preste atencién, de todos mods, 1 sus respuestas eCorro algin riesgo haciendo preguntas desde el principio? En absoluto, Sélo puede ganar SiJa respuesta de 148 Ja terupeuta es agresiva o ella esté a Ja defensiva u oculta informacién, podré ahorrarse mucho tiempo ¥y dinero si se va. Por otra parte, sila respuesta le pa- rece satisfactorla, le animaré a seguir preguntando. ‘Y eso es lo que debe hacer, Puede usted apuntarse las preguntas que le parecen importantes y levarlas eon- sigo a Ia consulta Qué me esta permitido preguntar? ‘Todo lo que desce saber: Pero sobre todo no olvide ‘preguntarle a la terapeuta por su infancia y por sus ‘experiencias a lo largo de sus estudios. Qué piensa sobre sus estudios, sobre sus profesores? ¢Qué le ayud6, qué no le ayudo? :Tiene la libertad de ver lo {que ng estaba bien, o protege a las personas que le hicieron daiio? dIntenta minimizar estos perjuicios 0 incluso negar su existencia? gle pegaron o hurnilla: ron de otra manera cuando era nila? 2Cémo eval festa experiencia? ¢Es consciente de las consecuen- clas de esta experiencia en su vida posterior o niega su importancia? ¢Eivita tener que enfrentarse a su propio sufrimiento? cE’ eapaz de apreciar el gran sig- nificado de Ia Infancia 0 lo rechaza y, en el fondo, si- ‘gue viviendo come una nia obediente? Si éste es el ‘aso, ntentaré desviar su atencién y 2 usted no le re sultaré diffell darse cuenta de que lo est haciendo, pues, comprensiblemente, sentiré que gepende de cla, 2Es buena senal que me diga que ha tedo e! libro Fl drama del nino dotado de Alice Miller? Eso no quiere decir nada. Pregtintele qué sintio al leer Al principio era la educacion y los otros libros 9 también, que erticaria en ellos. Qué le ayudé perso- nalmente? Qué no le ayud6? Una buena terapeuta tiene que ayudarle a comprender y a satisfacer sus propias necesidades, que durante tanto tiempo usted hha ignorado; su necesidad de expresarse con libertad, de comprender y ser comprendido, respetado y to. mado en serio, su necesidad también de comunicarse abjertamente. Si comienza este proceso y proteye al nfo, la rabia y el odio desaparecerin poco a poco y un dia es probable que deje de atormentarle compl. tamente, La rabia yel odio son sefales de alarma que aparecen cuando Usted reproduce consigo mismo al abandono y el desprecio de sus padres. En cuanto co- rience a Feconocer sus propiss necesidades y @ ac ‘mar en consecuencia, ya no necesitaré a sus padres para ello y su rabia desaparecera -tal vex hasta que tun nuevo suceso agite as experiencias pasadas alma- cenadas en el cuerpo-. Pero estos periodos serén cada ver mds breves en cuanto permitamos que el cuerpo utilice su propio sistema de regulacién. No {endremos que pasarnos la vida adaptando los senti- ‘mientos del nifo indefenso, como opinan y recomien- dan los defensores de Ja terapia primaria, si somos ccapaces de reconocer y satisfacer nuestras necesid dles mis profundas. Pero para ello necesitamos el apoyo adecuado,