Está en la página 1de 8

LA HISTORIA DE LA EDUCACIÓN Y SU INCIDENCIA EN LA LABOR DEL DOCENTE

Mariana Cogua Cubides 1
Andrés Vicente Maldonado Rodríguez 2

Resumen
La historia de la educación es clave para entender la evolución del ser humano y su proceder en la sociedad. Nada de lo
que se ve hoy en día en el campo de la educación ha sido creado en el azar. Todo lo contrario, ha tenido un desarrollo que
tiene que ver con distintos intereses, bien sea de orden socio-político, cultural
Por tal razón, el siguiente artículo de reflexión teórica pretende hacer una analogía entre la historia de la educación y su
incidencia la labor docente para lograr de esta manera demostrar la importancia que tiene conocer dicha historia. Para
ello, se sustenta bajo las teorías de los maestros Amando Zambrano Leal, Jaime Jaramillo Uribe y Néstor Roberto
Cardoso.
Palabras Claves: Historia, educación, Labor docente, pedagogía.
1

Docente del colegio tolimense, Ibague- Tolima. Especialista en pedagogía de la Universidad del Tolima. Estudiante de la maestría en educación de la
Universidad del Tolima. Licenciada en matemáticas de la Universidad del Tolima
Contacto: Sucymacocu1986@gmail.com

Cel: 320 875 43 24

2

Docente del colegio Santa Ana, Mariquita - Tolima. Estudiante de la Magister en Educación de la Universidad del Tolima. Licenciado en matemáticas y
Especialista en Pedagogía de la Universidad del Tolima.

Contacto: andresv.maldonado@gmail.com
Cel: 3014623937

ABSTRACT
The history of education is key to understanding the evolution of human beings and their behavior in society. None of what
you see today in the field of education has been created at random. Quite the contrary, has had a development that has to
do with different interests, either socio- political, cultural order

For this reason, the following article theoretical reflection intends to make an analogy between the history of education and
its impact teaching work to achieve thus demonstrate the importance of knowing that history. To do this, it is based on the
theories of teachers Amando Zambrano Leal, Jaime Jaramillo Uribe and Nestor Roberto Cardoso.

Keywords: History, education, teaching, pedagogy.
Contexto:
Hablar de educación en la actualidad, es hablar de cambios, de tristezas y alegrías, de buenos momentos o de profundas
decepciones. El concepto educación en el siglo de las comunicaciones y las tecnologías se ha ampliado de manera
exorbitante, gracias a que los fenómenos educativos han transcendido las paredes de las instituciones educativas y se han
mezclado con todo esas ideas provenientes de la cultura, la política y la sociedad.
Educar o enseñar hoy, va más allá de infundir un conocimiento específico con fines académicos. Por tal razón, el docente
debe procurar no caer en el activismo o en la apatía por el hecho educativo, independientemente de los problemas que
deban afrontar tanto personales como profesionales. Por ello, es vital que el docente reflexione y logre adecuarse a los
cambios de la socidad y transforme sus métodos de enseñanza dependiendo las necesidades de sus estudiantes, además,
de estar en formación constante y actualizado en su materia, pero sobre todo, que tenga la capacidad de no dejar perder
la esencia humana dentro de la enseñanza, tan necesaria y afectada por lo artificial en este nuevo mundo de apariencias.
Ahora bien, no se puede partir de la nada a la hora de enseñar un conocimiento específico, en este sentido, el docente que
decida afrontar el reto de enseñar o de mejorar sus métodos de enseñanza, está invitado a dar un espacio a la historia de
la educación, y por supuesto, de la disciplina que esté ejerciendo. No es un secreto que se pueda llegar a desconocer las
raíces de la profesión docente e inclusive de la disciplina especifica.
Desconocer, por parte de un docente, la historia de la educación es un error enorme peor o igual al que comente un
ciudadano que desconoce la historia de su país.
Tesis y justificación:
Como ya se dijo anteriormente un docente que desconozca su historia de la educación está propenso a cometer cualquier
cantidad de errores en su labor presente. Es por ello que esta reflexión teórica

pretende hacer una analogía entre la

historia de la educación y su incidencia la labor docente para lograr de esta manera, demostrar la importancia que tiene
conocer dicha historia

Ante lo anterior, nace la siguiente pregunta ¿Cómo incide la historia de la educación en la labor del docente? A
propósito, Cardoso (2014, pp. 1) expone que los seres humanos son pasado, presente y futuro, que la relación que
existe entre el ahora y el antes es indisoluble. Además agrega que conocer la historia es dominar el buril para tallar
el futuro
Esta postura deja ver claramente que no se trata de acumular conocimientos a manera de cultura general. Por el contrario,
de lo que se está hablando es de adquirir una actitud crítica sobre una labor que ha evolucionado con la humanidad y que
ha jugado un papel fundamental dentro de la misma, y sobre todo, que es crucial para forjar el futuro de quienes acceden a
ella.
Antecedentes teóricos:
Una mirada histórica a la educación:
Manacorda, M.A. (2005, pp. 4), describe que:
La evolución de la educación desde 1500 en adelante, se ve marcada desde la religión con la educación desde los
siglos XVI y XVII en donde se comienza a hablar de una reforma y una contrarreforma de la educación, con
alianzas entre los sectarios y los revolucionarios, las manifestaciones de las nuevas ideas para después dar paso,
en el siglo XVIII, a las escuelas cristianas.
Lo cual conlleva a que al mismo tiempo se llegarían las distintas revoluciones como la industrial, que marcarían un cambio
fundamental en lo que era la visión de la educación para darle un tinte más económico.
El docente mientras tanto también iba transformando su papel dentro de todos estos cambios, pero de eso hablaremos
más adelante. Lo que se quiere rescatar en este punto, es la manera cómo comenzó a evolucionar la educación a la par
con la humanidad. Si bien es cierto, la profesionalización de la misma no se dio sino años más tarde, lo mismo que la labor
del docente; es en estos puntos de giro en donde el peso del educar comienza a sentirse como una necesidad para el
pueblo con el pueblo, independiente de la manipulación de la cual ha sido sujeta la educación.
Por otro lado, Zambrano (2013, p.7-8) define:

La educación desde dos planos, el primero de ellos tiene que ver con la educación como objeto de estudio ya que
las ciencias se interesan por su historia, importancia y dimensiones, la segunda es que la educación se puede ver
como campo, porque algunas disciplinas apoyadas en la misma, han construido su propia identidad.
Lo anterior ha permitido que con el paso del tiempo se amplíen y fortifiquen los debates y explicaciones sobre lo educativo,
llámese hecho educativo o los fenómenos que se estudian e investigan dentro de la educación antes y ahora. En otras
palabras, la educación como objeto de estudio o campo, permite que el pensamiento y el actuar social se consolide en pro
de la historia pasada, la historia que se está concibiendo en la actualidad y en el futuro venidero.

Ahora bien, Cardoso (2014 pp. 1) afirma que:
Somos el resultado de lo que la educación ha tallado en nosotros, pero, que de igual manera es necesario
transformar la historia. Lo que significa que no basta con quedarnos exclusivamente con el conocimiento de que
existe una historia y transmitirlo a nuestros estudiantes, sino que el ser humano está en la capacidad de
transformar está historia para su beneficio personal y colectivo.
Por su parte, Jaramillo (1990, pp.15) Cita al sociólogo francés Durkheim, para referirse a la educación como una manera
de socializar a la nueva generación. Además, encuentra en la socialización un hilo conductor que permite transmitir al niño
los bienes culturales de la comunidad.
Lo que quiere decir, desde este punto de vista, que la escuela tiene la misión de adaptar al niño y al adolescente a su
medio cultural, en la medida en que se transmite la concepción del mundo propia de su nacionalidad o cultura. Los
procesos de enseñanza deben apuntar por lo tanto a formar seres sociales con la capacidad de desenvolverse en su
entorno y a su vez de transmitir sus conocimientos a las próximas generaciones.
Entre tanto Cardoso (2014, pp. 2) se refiere a este proceso de transmitir información necesaria y vital para el ser humano
y a la pedagogía aplicada dentro del mismo, como el proceso que preserva a la especia humana, ya que es ésta, la única
especie que ha diseñado un sistema de educación. Dicho proceso, afirma Cardoso, prevé el futuro social y protege los
valores requeridos para cultivar la identidad cultural. Cada pueblo sobre la faz de la tierra tiene su propia identidad y
cultura, es la misión de los educadores y la de las instituciones educativas de cada sociedad, proteger estos valores que
permitan que dichas culturas no sean alienadas o absorbidas por otras sociedades. Aunque como ya se expresó antes, el

intercambio cultural que hay hoy en día, ha promovido una mezcla que permea nuevas costumbres y estilos de vida. Y por
ende se traducen, teniendo en cuenta el factor económico de la educación, en las nuevas formas de mercado y consumo.
De otro lado, la historia de la pedagogía tiene su incidencia dentro de la educación y sus orígenes. Aunque la educación y
la pedagogía tengan significados distintos, encuentran su analogía en el acto educativo y por supuesto en los fenómenos
de la educación. De ahí que sea indispensable referirnos a la misma a continuación.
Jaramillo (1990, pp. 19-53) hace un barrido histórico de la pedagogía. Parte desde los griegos su literatura e
ideales en donde los dioses y las leyes eran vitales para su existencia. Cruza por Roma en donde la pedagogía se
mezcla con la tradición y la familia, además de centrar los romanos su mirada en la moral, el deporte, la
administración y la organización y la política escolar.
Luego Jaramillo (1990, pp. 63-87) se detiene:
En la pedagogía cristiana, en donde se evidencia la influencia de la tradición Hebrea y el Cristianismo, hasta llegar
a la escuela clásica. Sin desconocer por supuesto a la pedagogía en la edad Medieval. El renacimiento, el siglo
XVII hasta llegar a la escuela nueva, especialmente la escuela nueva en Colombia.
Evidencias empíricas:
La educación no sólo rige el destino de quienes van a la escuela, también de las personas que por un motivo u otro no
pueden acceder al sistema educativo, quienes se ven dominados por quienes sí lo han hecho y sus vidas están abocadas
a las decisiones de sujetos, que no siempre son la mejor opción, pero que tienen el poder para determinar el diario vivir de
un ciudadano, como es el caso de los gobiernos o de los mismos maestros que instruyen a los padres de familia que no
terminaron la escuela, pero que ahora se ven inmersos en ella a través de sus hijos.
Por su parte la historia de la pedagogía, su incidencia en cada civilización y la utilidad que le han dado a la misma,
expresa que el concepto de Docente es relativamente nuevo, ya que en los tiempos en que la iglesia y el ejército
manejaban lo que se conocía como enseñanza, a lo que hoy conocemos como educador, profesor o maestro, se le
denominó Preceptor, luego Institutor e instructor y posteriormente con la llegada de las escuelas normalistas, se formalizó
el concepto de educador, profesor o docente, para luego darle paso a la profesionalización de la labor y la distinción de las
áreas.

Al igual que la educación y la pedagogía, la labor docente, ha estado ligada a las necesidades de los gobiernos y las
sociedades, más cuando después de la revolución industrial la educación tomó una connotación económica. Pero es
precisamente entender esta evolución y el conocimiento que se ha generado dentro de la misma, atravesando cada
civilización, sus mitos, creencias y cultura, lo que le permite al docente actual alcanzar su nivel de pedagogo. Si la
pedagogía, en esencia, no puede ser encasillada en ningún tipo de clasificación epistemológica, la esencia del pedagogo
tampoco, pues viene a ser una especie de acto espiritual en donde la contemplación que realiza el pedagogo, alejado de
su práctica, es la que permite ocuparse de reflexionar sobre la naturaleza del educar.
La historia de la educación tiene su incidencia en la labor docente cuando éste encuentra en ella su razón de ser, su
humanidad y humildad que le permiten generar conocimiento, comunicarlo, enseñarlo, evolucionar y ayudar a la evolución
de otros.
Así pues, Colombia no es indiferente a estos acontecimientos, independientemente de la época en que se hayan dado,
durante el siglo XX, fueron precisamente los maestros, quienes se encargaron de propiciar las condiciones necesarias para
la profesionalización de la labor docente, y la cual confluyó en la creación de decretos que permitieron reconocer al
maestro su labor y tener condiciones laborales mucho mejores. Con esto vino también la creación de leyes que permitieron
construir la columna vertebral de un sistema educativo, como lo fue la ley 115 de 1994.

Conclusión:
A manera de conclusión, y teniendo como base lo anterior, queda claro que el docente debe tomar el tiempo necesario
para reflexionar sobre su práctica, que tiene un contexto histórico enriquecedor en la medida que se conoce a la historia de
la educación que a su vez le permite entender su pedagogía y su disciplina sin dejar de lado a la didáctica dentro de este
proceso.
Conocer la historia de la educación es sumamente importante, ya que lleva a entender cuál ese ese rol del educador y su
pedagogía inmersa en cada civilización y momento histórico que ha sido determinante a la hora de tomar decisiones que
han cambiado el rumbo de la humanidad.

En otras palabras, un docente que logra su nivel de pedagogo, encuentra en el conocimiento histórico de la educación el
sentido profundo de su quehacer y le garantizará, en cierto modo, que su trabajo con los estudiantes en el aula de clase
sea significativo, en la medida que permita que el conocimiento forje en ellos los elementos necesarios para su propia
evolución y en la de sí mismo.

REFERENCIAS

Cardozo, E.N.R. (2014). Historia visual de la educacion y la pedagogia. Colombia: Universidad Tolima.pp. 1-2
Jaramillo, U.J. (1990). Historia de la pedagogia como historia de la cultura. Colombia: Fondo Nacional Universitario.
Universidad Nacional pp. 15-19-53-63-87.
Manacorda, M.A. (2005). Historia de la educacion. Vol.2 . pp.4.
Zambrano, L.A. (2005). Didactica, pedagogia y saber. Colombia: Cooperativa editorial Magisterio pp.7.
Zambrano, L.A. (2013). Pedagogia, educabilidad y formacion de docentes. Atocha produccion grafica. Cali. pp.8-7.