Está en la página 1de 4

El ciclo trágico

por el presidente Marión G. Romney


Segundo Consejero en la Primera Presidencia

ciones no cambia, culminará en un desas-


tre catastrófico.
Durante seis mil años las civiliza-
ciones han surgido, han florecido, han de-
clinado y han desaparecido, pasando por
el mismo ciclo de acontecimientos.
Las civilizaciones se levantan de
acuerdo con la obediencia de sus pueblos
a las leyes sobre las que se basan la pros-
peridad, el éxito y la felicidad; Dios reve-
ló estas leyes en el principio y, mediante
sus profetas, las ha repetido en cada dis-
pensación.
Las civilizaciones florecieron siempre
que observaron esas leyes, declinaron en
la misma proporción en que las desobe-
decieron, desaparecieron cuando esas le-
yes fueron completamente ignoradas.
Comenzando en los tiempos de Adán,
al igual que en cada dispensación del
evangelio, el Señor advirtió a los habitan-
tes de la tierra que si continuaban violan-
do las leyes de justicia por El reveladas,
acarrearían sobre-ellos la destrucción. To-
da la historia, tanto sagrada como pro-
fana, da testimonio de la veracidad de es-
ta predicción.
En el principio, el Señor les enseñó a
Adán y Eva las leyes de justicia por las
cuales podrían vivir en paz y prosperidad
y ellos, a su vez, las enseñaron a sus hijos.

E
"Y Satanás vino entre ellos, dicien-
l hecho de que los habitantes de do:... No lo creáis; y no lo creyeron, y
la tierra se encuentren sumidos en amaron a Satanás más que a Dios. Y des-
una total confusión, no es secreto para de ese tiempo los hombres empezaron a
nadie; el hecho de que el caos amenace a ser carnales, sensuales y diabólicos."
la sociedad es de conocimiento común. Si (Moisés 5:13.)
el curso actual de los hombres y las na- Durante siglos, los profetas llamaron

Liahona, febrero de 1978 17

bibliotecasud.blogspot.com
repetidamente a la posteridad de Adán al tas y sabios y escribas; y de ellos, a unos
arrepentimiento. Sólo el pueblo de Enoc mataréis y crucificaréis, y a otros azota-
escuchó y obedeció. réis en vuestras sinagogas, y perseguiréis
Al resto que quedó, el profeta "Noé... de ciudad en ciudad;
enseñó las cosas de Dios, aun como lo hi- para que venga sobre vosotros toda la
cieron en el principio". Pero ellos no obe- sangre justa que se ha derramado sobre la
decieron. tierra, desde la sangre de Abel el justo
"Y el Señor le dijo a Noé: No conten- hasta la sangre de Zacarías hijo de Bere-
drá mi Espíritu con el hombre para siem- quías, a quien matasteis entre el templo y
pre... sin embargo, serán sus días ciento el altar.
veinte años, y si los hombres no se arre- De cierto os digo que todo esto vendrá
pienten, mandaré las aguas sobre ellos. sobre esta generación."
Y aconteció que Noé exhortó a los hi- Previendo su destrucción, El se lamen-
jos de los hombres a que se arrepintiesen; tó de la siguiente forma:
pero no escucharon sus palabras; "¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los
...todo hombre se ensoberbecía en el profetas, y apedreas a los que te son en-
designio de los pensamientos de su cora- viados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus
zón, siendo continuamente malos." hijos, como la gallina junta a sus pollue-
Pero Noé continuó su prédica, dicien- los debajo de las alas, y no quisiste!'
do: He aquí vuestra casa os es dejada de-
"Creed y arrepentios de vuestros peca- sierta." (Mateo 23:34-38.)
dos; bautizaos en el nombre de Jesucris- En las Américas, dos grandes civiliza-
to, el Hijo de Dios... y recibiréis el Espíri- ciones, la jaredita y la nefita, fueron com-
tu Santo... y si no lo hacéis, os cubrirán pletamente aniquiladas por haber recha-
las aguas. zado las leyes de justicia que Dios les
Y Dios vio la tierra; y, he aquí, se había revelado.
había corrompido . .. En ambos casos el Señor, mediante
Y Dios dijo a Noé: Ha llegado para sus profetas, denunció sus iniquidades, y
mí el fin de toda carne, porque la tierra se les advirtió y predijo su destrucción si no
encuentra llena de violencia; he aquí, se arrepentían. Pero ellos no lo hicieron,
destruiré a toda carne de sobre la tierra." y en consecuencia fueron totalmente des-
(Moisés 8:16-17, 20, 22, 24, 29-30.) truidos.
Noé y su familia fueron los únicos so- En la actualidad nos estamos aproxi-
brevivientes. mando al fin de un ciclo similar. Hemos
Los habitantes de Sodoma y Gomorra sido advertidos de que estamos maduran-
pasaron por un ciclo similar. A ellos tam- do en la iniquidad y que seremos destrui-
bién se les advirtió pero no escucharon, y dos si no nos arrepentimos.
a causa de sus iniquidades. En noviembre de 1831, el Señor dijo
"...Jehová hizo llover sobre Sodoma y mediante su Profeta, José Smith:
sobre Gomorra azufre y fuego... "Escuchad, oh Pueblo de mi iglesia,...
Y destruyó las ciudades, y toda aque- de cierto os digo: Escuchad, vosotros,
lla llanura, con todos los moradores de pueblos lejanos; y vosotros, los que estáis
aquellas ciudades, y el fruto de la tierra." sobre las islas del mar, escuchad junta-
(Gen. 19:24-25.) mente.
Jerusalén también fue destruida y sus Porque, de cierto, la voz del Señor se
habitantes fueron dispersados por la tie- dirige a todo hombre y no hay quien es-
rra, como consecuencia de haber rechaza- cape: y no hay ojo que no verá, ni oído
do las leyes de rectitud de Dios. que no oirá, ni corazón que no será pene-
Al advertirles y llamarlos al arrepenti- trado.
miento, Jesús dijo: Y los rebeldes serán afligidos con mu-
"Por tanto, he aquí, yo os envío profe- cho pesar; porque se pregonarán sus ini-

18
bibliotecasud.blogspot.com
quidades desde los techos de las casas, y vacía la tierra, y los habitantes de ella
serán revelados sus hechos secretos. sean consumidos y enteramente destrui-
Y la voz de amonestación irá a todo dos por el resplandor de mi venida.
pueblo por las bocas de mis discípulos... He aquí, te digo estas cosas aun como
E irán y nadie los impedirá, porque anuncié al pueblo la destrucción de Jeru-
yo, el Señor, se lo he mandado... salén; y se verificará mi palabra en esta
Por tanto, la voz del Señor llega hasta ocasión así como se ha verificado antes."
los extremos de la tierra, para que oigan (D. y C. 5:19-20; cursiva agregada.)
todos los que quieran oír. Más adelante El llamó a José Smith el
Preparaos, preparaos para lo que Profeta y le dijo:
viene, porque el Señor está cerca; "Escuchad la voz de Jesucristo, vues-
Y está encendida la ira del Señor, y su tro Redentor...
espada se embriaga en el cielo, y caerá Y sois llamados para efectuar el reco-
sobre los habitantes de la tierra. gimiento de mis electos...
Y será revelado el brazo del Señor; y ... a fin de preparar sus corazones y
viene el día en que aquellos que no oye- prepararse ellos mismos en todas las co-
ren la voz del Señor, ni la voz de sus sier- sas, para el día cuando se derramarán tri-
vos, ni hicieren caso de las palabras de los bulación y desolación sobre los malvados.
profetas y apóstoles, serán desarraigados Porque la hora está cerca, y próximo
de entre el pueblo." (D. y C. 1:1-5, 11- el día cuando el mundo estará maduro; y
14.) todos los soberbios y los que hacen mal-
Con esta declaración, el Señor men- dad serán como rastrojo, y los abrasaré,
ciona la causa de la difícil situación en la dice el Señor de los Ejércitos, a fin de que
que se encuentran los habitantes de la tie- la maldad no exista en la tierra.
rra en la actualidad: Porque la hora está cerca, y lo que fue
"Porque se han desviado de mis or- dicho por mis apóstoles tiene que cum-
denanzas, y han violado mi convenio plirse; porque tal como hablaron, así
sempiterno. acontecerá;
No buscan al Señor para establecer su Porque con poder y gran gloria yo me
justicia, sino que todo nombre anda por revelaré desde los cielos con todas sus
su propio camino, conforme a la imagen multitudes, y. moraré en justicia con los
de su propio Dios, cuya imagen es a hombres sobre la tierra por mil años, y
semejanza del mundo, y cuya sustancia es- los malvados no permanecerán.
la de un ídolo, que se envejece y que pe- Mas, he aquí, os digo que antes que
recerá en Babilonia, aun la grande Babi- llegue ese gran día, el sol se obscurecerá y
lonia que caerá, la luna se tornará en sangre; las estrellas
Por tanto, yo, el Señor, sabiendo de las caerán del cielo, y habrá señales mayores
calamidades que vendrían sobre los habi- arriba en el cielo así como abajo en la tie-
tantes de la tierra, llamé a mi siervo José rra.
Smith, hijo, le hablé desde los cielos y le Y habrá lloros y gemidos entre las
di mandamientos; multitudes de los hombres.
Y también les di mandamientos a Y se enviará una inmensa granizada
otros para que proclamasen estas cosas al para destruir las cosechas de la tierra.
mundo." (D. y C. 1:15-18.) Y acontecerá que a causa de la iniqui-
Entre las cosas que habían de ser pro- dad del mundo, me vengaré de los mal-
clamadas al mundo, había desastres in- vados, porque no se arrepentirán; pues la
minentes. El dijo por ejemplo: copa de mi indignación está llena; y mi
"Porque una plaga asoladora caerá so- sangre no los limpiará si t no me escucha-
bre los habitantes de la tierra y seguirá ren.
derramándose, de cuando en cuando, si Por lo que, yo, el Señor, enviaré mos-
no se arrepienten, hasta que se quede cas sobre la faz de la tierra, las que se

Liahona, febrero de 1978 19


bibliotecasud.blogspot.com
apoderarán de sus habitantes, comerán su rá produciendo el fracaso y el desastre
carne y harán que gusanos se crien en como consecuencias naturales.
ellos; Se puede evitar la precipitación de las
Y serán atadas sus lenguas a fin de que calamidades previstas, que cerrarán el ci-
no hablen contra^mí; y sus carnes caerán clo trágico, si los habitantes de la tierra se
de sus huesos, y se les saldrán los ojos de arrepienten, creen, y tienen fe en Dios co-
sus cuencas." (D. y C. 29:1, 7-11, 14-19.) mo nuestro Padre Celestial, en su Hijo
Comprendo mis queridos hermanos y Jesucristo como nuestro Redentor, y se
hermanas, que estas predicciones no son ajustan a sus instrucciones. Un buen co-
placenteras, pero sin embargo hablan la mienzo sería el de obedecer los manda-
verdad. Son las palabras del Dios verda- mientos que Dios les dio a los hijos de Is-
dero y viviente, quien dijo: rael por intermedio de Moisés, cuando
"He aquí, te digo estas cosas aun como dijo:
anuncié al pueblo la destrucción de Jeru- "Yo Soy Jehová tu Dios...
salén;, y se verificará mi palabra en esta No tendrás dioses ajenos delante de
ocasión así como se ha verificado antes." mí;
(D. y C . 5:20.) - No tomarás el nombre de Jehová tu
Hay sólo una forma en que estas cala- Dios en vano; . . .
midades inminentes se pueden evitar, y Acuérdate del día de reposo para san-
es por medio del arrepentimiento. tificarlo...
Vosotros sabéis y yo sé que los habi- Honra a tu padre y a tu madre...
tantes de la tierra están sumidos en el pe- No matarás.
cado y la iniquidad, y que están hundién- No cometerás adulterio.
dose cada vez más en esa situación. No hurtarás.
Pero—y éste es el glorioso mensaje— No hablarás contra tu prójimo falso
El Señor no sólo dio advertencias sino testimonio.
que también reveló nuevamente los me- No codiciarás." (Ex. 20:2-3, 7-8, 12-
dios por los que se pueden evitar las cala- 17.)
midades. Si los habitantes de la tierra obedecen
Nuevamente ha revelado las mismas estos mandamientos, y además se esfuer-
simples verdades que enseñó a Adán y a zan de todo corazón en obedecer las pala-
Eva en el comienzo. Colectivamente, es- bras de Jesús: "Amarás al Señor tu Dios
tas enseñanzas constituyen los principios, con todo tu corazón, y con toda tu alma, y
la doctrina y ordenanzas del Evangelio de con toda tu mente", y "Amarás a tu próji-
Jesucristo, que tienen su origen en el mo como a ti mismo" (Mateo 22:37, 39),
conocimiento y la fe en Dios como nues- las calamidades predichas pueden ser
tro Padre Eterno en los cielos, y en Jesu- prevenidas. Solamente, de esta forma po-
cristo como su Hijo Unigénito en la car- drá evitarse el fin del ciclo trágico de la
ne, nuestro Salvador y Redentor. Inclu- actualidad.
yen la verdad acerca de que los habitan- Que así sea, no lo puedo decir, pero lo
tes de la tierra, la estirpe de Dios, se en- que sí sé y digo, es que en el tiempo de
cuentran en la mortalidad con el propó- Enoc había una Sión en la cual aquellos
sito de ser probados y ver si guardan los que obedecieron las leyes de Dios fueron
mandamientos de Dios. salvados, por lo cual habrá también una
Estos mandamientos no son edictos Sión en esta última dispensación en la
arbitrarios de un tirano vengativo; sino cual todos aquellos que vivan de acuerdo
que establecen leyes, la obediencia a las con las leyes reveladas por Dios, serán
cuales produce—por la ley de causa y salvos.
efecto—, la paz, el éxito y la felicidad. El De todas estas cosas que el Señor ha
rechazo y la desobediencia a estas leyes, hablado, os doy mi propio testimonio en
produjo siempre en el pasado y continua- el nombre de Jesucristo. Amén.

20
bibliotecasud.blogspot.com