Está en la página 1de 26

L A  VOZ DE ARCÁNGEL  25

U NA S ER IE DE C ITAS : 
v  LA ORDEN DE LA RESUREICIÓN Y  
v  LA ORDEN DE LA VENIDA DE JESUCRISTO 
v  L A V OZ D E A R CÁNGEL  

Da niel M or eno de Sou za  

Edición especial para distribución por la Internet.

El Poder de La Palabra
Mail 
tarbone@brturbo.com.br
CITA 1
H AB RÁ UN TR OM PETA ZO D EL  C IELO 
Pensé, "¡Oh, mi  Dios! Algún día  H AB RÁ   UN  TR OMP ETAZ O 
D EL  C IEL O  y los muertos en  Cristo  R ESUC ITAR ÁN  P RIME ­ 
R O .  Todos  aquellos  santos  de  la  antigüedad,  QU IENES 
ESTÁ N  ES PERA NDO  UN  SONIDO  FUER TE ,  saldrán  primero 
para  entrar  en  la  resurrección,  y  nosotros  seguiremos  di­ 
rectamente  en  la  fila  que  irá  marchando  hacia  el  Cielo, 
cuando  estos  cuerpos  mortales  serán  cambiados  y  serán 
como Su glorioso Cuerpo. 178 
E L  R APTO 65­12­04
CITA 2
E LÍAS A R REB ATA RÁ  L A  N OVIA 
Hemos tenido Elías, y capas, y todo lo demás, y mantos, y 
toda clase de tonterías que entraron en organización y to­ 
do lo demás. 278 
Mas sí  vendrá  sobre esta tierra, por promesa de Díos, un 
genuino siervo de Dios, identificado por Dios (por Su Pa­ 
labra siendo la respuesta para este día), que  COLOCARÁ   A 
LA  N OVIA   EN  ORD EN  (una verdadera pequeña minoría de 
la  iglesia)  Y   LA   A RR EB A TARÁ .  ¡Eso  es  correcto!  E L  PR E ­ 
S ENTARÁ : “He  aquí, allí  está Aquél del que hablé, (¿Ven? 
Que vendrá.” 279 
E V ENTOS M ODERNOS A CLARAD OS  P OR P R OFECÍA 6­12 ­65
CITA 3
¿Q UIÉN D ESP ERTARA L OS  M UER TOS ? 
O IRÁN  L A  V OZ DEL  H IJO  D EL H OMB R E Y  S ALD RÁN 
“E l  mismo  creador  cuando  Ele  levantó  a  Lázaro  de  la 
muerte.  Dijo,  no  os  maravilléis  de  eso;  P ORQU E  V ENDR Á
2  L A VOZ DE ARCÁNGEL 

H ORA ,  CUAND O  TODOS   L OS   QU E  ES TÁN  EN  LOS  SEP UL­ 


CROS   OIRÁN  LA   V OZ  D EL  H IJO  DEL  H OM B RE  Y   SALDRÁN . 
El mismo Dios que dijo ‘Sea la Luz, dijo: La voz del H IJO 
D EL  H OMB R E  D ES PERTA RÍA   A  LOS  QUE  ES TÁN  EN  LA  S E­ 
PULTURA .’ 
Tiene que acontecer en su tiempo… Ahora, notamos aquí 
que en Lucas, el… el capítulo 17 y el versículo 30, que el di­ 
jo: ‘En los postreros días, que el Hijo del Hombre se reve­ 
laría como El hizo poco antes de Sodoma y Gomorra, y las 
mismas  condiciones  existirían’…  Ahora,  miren,  EL  H IJ O 
D EL  H OM B R E   F UE  REV ELAD O  AL   G RUPO  DE  A B RAH A M , 
como  un  hombre,  un  profeta  en  una  forma  de  carne 
humana,  un  hombre  ordinario  con  polvo  en  su  ropa,  y 
Abraham le llamó Elohim.” 
E L CIERTA ME NTE ALGÚ N DÍA P U EDE H AB LA R V IDA 
D ENTR O DE S US  H IJOS 
Un día cuando había leprosos tendidos por todo el país, El 
usó  Su  poder  y  maldijo  un  árbol.  Comenzó  a  secarse, 
cuando  había  personas  tendidas  por  todos  lados  necesi­ 
tando  ese  poder  sanador.  Pero,  vean,  El  quiere  mostrar 
que  El  es  Dios  sobre  todo,  ya  sea  pequeño,  grande,  o  lo 
que sea. El aún es Dios sobre todas las cosas, toda la crea­ 
ción. Así  que nosotros le amamos porque... Eso ­ eso nos 
da  a  saber  que  S I  E L  ES TÁ  INTER ES ADO  EN  H AB LA R   LA 
P ALAB RA  D E  V IDA  A  UN P EQU EÑO E  INSIGNIFICANTE  PE Z , 
muerto  en  el  agua  ya  por  media hora,  E L  CIERTA MENTE 
ALGÚN D ÍA P UED E H AB LA R  V IDA DENTRO D E S US  H IJOS . 
No importa que su cuerpo no sea más que una cucharada 
de polvo,  algún  día  EL   H AB LARÁ  y  nosotros  le  responde­ 
remos.  El  es  Dios  que  tiene  interés  en  todo,  todo  lo  que 
hacemos, todo lo que decimos, todo. El está interesado. 26 
Tiene que suceder en su tiempo. 
El habló: "Que sean macho y hembra", y así, y todo esto,
L A  VOZ DE ARCÁNGEL  3 

años y cientos de años antes que sucediera. 
A hora, notamos aquí, en Lucas, en el — el capítulo 17 y el 
versículo 30, que El dijo que en "los últimos días  EL  H IJ O 
D EL  H OM B RE "  S E  REV ELAR ÍA  a  Sí  mismo,  así  como  lo 
hizo antes de Sodoma y Gomorra, y que las mismas condi­ 
ciones existirían. El habló de Moisés, de... Y discúlpenme, 
no de Moisés, pero de Noé. Cómo era que la gente estaba 
"comiendo, bebiendo y demás, casándose y dándose en ca­ 
samiento". Luego El dijo: "Ahora, así como fue en los días 
de  Lot,  así  también  será  en  el  tiempo  cuando  el  Hijo  del 
Hombre  esté  siendo  revelado".  Ahora,  miren,  el  Hijo  del 
Hombre  fue  revelado  al  grupo  de  Abraham,  como  un 
hombre, un profeta  en forma de carne humana, un hom­ 
bre  ordinario  con  ropa  polvorienta,  y  Abraham  le  llamó 
"Elohim". 112 
H E O ÍD O P ERO A HORA  VEO 
S HREV EP ORT , L A , 27­11­65
CITA 4
L A VOZ DE ARCÁNGEL 
P or eso fue que Jesús tuvo que venir por medio de la mu­ 
jer, para volver la cosa otra vez a su principio original, sin 
el  deseo  sexual.  El nació  de  la  virgen.  Pero,  ¡aleluya!,  lle­ 
gará el tiempo cuando ya no será por medio del sexo, pero 
D IOS   LLAM A RÁ   A  S US   H IJOS   DEL  P OLV O  DE  LA   TIER RA , 
así  como  fueron  en  el  original,  no por medio  de  ninguna 
mujer;  pero  los  formará  del  barro  y  la  luz  cósmica  y  el 
petróleo, El creará nuevamente como hizo a Adán, allá en 
el principio.  Por medio de Jesús  esto fue  posible, cuando 
Dios se hizo hombre y vino a la tierra por medio de la mu­ 
jer para entonces morir. Ahora es el tiempo de prueba por 
medio del pecado. 201 
C A SA M IE NTO  Y D IVOR CIO ­ 65­0221
4 L A VOZ DE ARCÁNGEL 

CITA 5 
D IOS  L LA MA RÁ  A L H OMB R E DE L P OLV O DE L A TIE RRA 
“Así como en el principio, no fue la voluntad perfecta de 
Dios que  los hijos nacieran  en la tierra por sexo. ¡No, se­ 
ñor! Dios creó hombre desde el polvo de la tierra, respiró 
el aliento de vida en él, y llegó a ser alma viviente. El sacó 
de ese  hombre  una  compañera  y  le  hizo  una  esposa  a  él. 
Eso fue la primera y original voluntad de Dios. Pero cuan­ 
do el pecado entró y causó la cosa que causó, entonces El 
permitió que el hombre se casar con su esposa, legalmen­ 
te,  y  tener  hijos  por  ella.  ‘Multiplicad  y  henchid  la  tierra 
entonces, si esa es la manera en que Uds. van hacerlo.’ Pe­ 
ro, (¿ven Uds.?), nunca fue su voluntad perfecta. Por eso, 
todas estas cosas que tuvieron un principio tienen que te­ 
ner  un  fin.  Todo  pecado  tiene  que  venir  a  aniquilación. 
Todo  pecado  tiene  que  ser  destruido.  Por  lo  tanto,  en  el 
gran Milenio cuando venga la resurrección, no tendremos 
que nacer otra vez por medio de nuestros padres y madres, 
sino que Dios, como El hizo en el principio,  LLA M ARÁ   AL 
H OMB RE   D EL  P OLV O  D E  LA   TIERR A   Y   S U  COM PA ÑERA 
JUNTAM ENTE CON  E L . E S O  ES  COR RECT O . E SO ES  LA  M A ­ 
93­94 
NERA COM O E L LO H IZ O EN EL PR INC ÍP IO .” 
¿D IOS  A LGUNA V EZ CAM B IA DE P ROPÓS ITO ?  18­04­65
CITA 6 
L A  T R OM PETA D E D IOS , E S A T R OM P ETA F INAL  S ONA RÁ 
R ecuerden, que: “Los que viven, y que hayan quedado no 
impedirán  a  los  que  están  durmiendo,  porque  La  T R OM ­ 
PETA  D E  D IOS , ESA  Ú LTIMA  T ROM PETA …” (La sexta acaba 
de  sonar.)  Y  esa  última  Trompeta,  COM O  EL  ÚLTIM O  S E­ 
LLO , será La Venida Del Señor. “S ONA RÁ , Y  LOS  M U ERT OS 
158 
EN C R IS TO RESUC ITARÁ N PRIM ERO ” . 
C IST ERNAS  R OTAS ­ 26 DE J ULIO DE 1964
L A  VOZ DE ARCÁNGEL  5

CITA 7
¿L O QUÉ ESTAM OS ESP ERA NDO ? E SA  TROM PE TA  (L A  Ú LTIM A ) 
“¿Q ué  estamos  esperando?  Cuando  ESA   T ROM PETA  ( LA 
ÚLTIM A )  el  Señor  sonará,  y  el  tiempo  ya  no  será  más… 
(Sólo entró en Eternidad en un momento, en un abrir y ce­ 
rrar de ojos).” Libro  de  citas 1162 Pág. 130 
R ECO NO CIEND O EL D ÍA Y  SU M E NSA JE , P . 48 
J EF FER SO NVIL LE , I ND . 26­7­64
CITA 8
Y A  NO COM O IGLES IA , (¿ V EN ?), Y A N O 
EL  H IJO DEL  H OMB RE SERÁ  REVEL A DO 

Ahora,  recuerden,  ese  no  fue  Jesús  hablando  allá  con 


Abraham,  que  podía  discernir  los  pensamientos  en  la 
mente  de  Sara  detrás  de  El.  Ese  no  fue  Jesús,  El  aún  no 
había nacido. Pero era un  hombre en carne humana, que 
Abraham  llamó:  "Elohim,  el  gran  Todopoderoso".  Mos­ 
trando... Y Jesús dijo: "Así como fue en los días de Sodo­ 
ma", ahora pongan atención,  "en  los  días de Sodoma, así 
será en la venida del Hijo del Hombre, cuando el Hijo del 
Hombre se manifieste". 
Y A   NO  COM O  IGLES IA , (¿ven?),  Y A   NO ;  LA  N OV IA   ES   LLA ­ 
M ADA , (¿ VEN ?) 
"En  aquel  día  E L  H IJO   DEL  H O M BR E  SERÁ  REV ELA DO ". 
¿Qué?  Para  unir  la  Iglesia  a  la  Cabeza,  unirlos,  el  casa­ 
miento de la Novia. 
El  llamado  del  Novio  vendrá  aquí  por  esto,  cuando  EL 
H IJO  D EL  H OMB RE  B AJ E  Y   V ENGA   E N  CARNE  H UMA NA 
P ARA U NIR A LOS  D OS . 
La  Iglesia  tiene  que  ser  la Palabra, El  es  la  Palabra,  y  los 
dos se unen, y, para hacer eso, se necesitará la manifesta­ 
ción  de  la  revelación  del  Hijo  del  Hombre.  No  ALGÚN 
H OM B RE ECL ES IÁSTICO . Yo ­ yo no sé, yo... ¿Pueden ver lo 
que quiero decir?
6  L A VOZ DE ARCÁNGEL 

¿Ven?, es el Hijo del Hombre, Jesucristo, que descenderá 
en  carne humana entre nosotros, y hará tan real Su Pala­ 
bra que eso lo unirá a El con a la Iglesia, la Novia, y enton­ 
ces ella se irá al Hogar, a la Cena de las Bodas. Amén. Ella 
ya  está  unida,  ¿ven?,  V AM OS   A   LA  C ENA   DE   LAS  B ODA S , 
NO AL  CAS AM IENTO . "... llenad vuestra carne… mismos, de 
toda  carne  de  los  hombres  poderosos,  POR QU E  H AN  LL E­ 
GADO LAS  B ODAS  DEL  C ORD ER O ". Pero en el Rapto es que 
subimos a la Cena de las Bodas. Cuando la Palabra, aquí, 
se une con la persona, y los dos llegan a ser uno. Y ¿enton­ 
ces qué hace? Manifiesta al Hijo del Hombre nuevamente, 
NO   A   L O S  TEÓL OGO S  DE  L A   IGL ESIA .  ¡El  Hijo  del  Hombre! 
L A  P ALA B RA Y  LA  IG LESIA  LLEGAN A  SER  U NO . Cualquier 
cosa  que  hizo  el  Hijo  del  Hombre,  El  fue  la  Palabra,  LA 
I GL ES IA H A CE L A  M ISM A COSA . 236 
P ROB A NDO  SU P AL ABR A  16­08­64
CITA 9 
Y A  NO ES TÁ LIDIAND O CON L A IGLES IA 
¿Y  qué hace El ahora?  R EGRE SA  COM O  EL  H IJO  DEL  H O M ­ 
BRE .  Y  entonces,  de  eso,  a  Hijo  de  David.  ¿Ven  qué  tan 
cerca  estamos?  Hijo  del  Hombre,  Hijo  de  David,  Hijo  de 
Dios.  El  es  revelado  en  los  últimos  días  como el  Hijo  del 
Hombre  de  acuerdo  a  Malaquías  4,  y  todo  el  resto  de  las 
profecías que pertenecen a esta hora. Y A  NO ES TÁ  LID IAN­ 
DO CON LA  IGL ESIA  después que El...Ellos lo echaron fue­ 
ra; está afuera tocando la puerta. 73 
E L  D EVELA M IE NTO  D E  D IO S  64­0614
CITA 10 
T ODO ESTÁ R ECOG IDO EN EL H IJO D EL  H OM B RE 
“ ¿C reen Uds.? ¿Que vivimos en los últimos días, cuando 
el Hijo del Hombre había de ser manifiesto? Eso sería toda 
la Palabra que está recogida por Lutero, Wesley, Bautista,
L A  VOZ DE ARCÁNGEL  7 

y todo eso, y lo Pentecostal, todo recogido a la revelación 
de lo que todo ello ha sido. El séptimo ángel había de abrir 
el misterio de seis sellos.  T ODO  ESTÁ  R EC OGIDO  EN EL  H IJO 
D EL  H O MB RE ,  Su  PLENITU D  D E  TIE MP O  ha  venido  a  la 
P LENITUD   D E  S U  P AL ABR A ,  para  manifestar  la  PLENITUD 
271 
D E S U  C UE RPO .” 
P ROB ANDO  S U  P ALA BRA  16­08­64
CITA 11
L A TROMPETA DE D IOS SONARÁ 
T arde  o  temprano  tendríamos  que  —  que  despedirnos 
uno  del  otro.  Pero  eso  no  afectará  el  rapto.  ¿Ven?  ¡No! 
Ellos  vienen  primero.  Ellos  son  privilegiados;  los  que  se 
han ido. Ellos vienen primero. ¿Ven? Nosotros quienes vi­ 
vimos  y permanecemos hasta la venida del Señor,  no im­ 
pediremos o seremos delanteros a aquellos que duermen. 
L A   TR OMP ETA  D E  D IOS  SONA RÁ ,  Y   LOS   M U ERTOS  EN 
C R IS TO  S E  LE VANTARÁ N  PR IM ER O .  Entonces,  cuando 
nuestros ojos contemplen a nuestros amados, entonces se­ 
remos cambiados, en un momento, en un abrir y cerrar de 
ojos, y juntamente con ellos seremos raptados. ¿Ven?, los 
que se van primero son más privilegiados que aquellos que 
están viviendo. 22 
¿ C OM O P UEDO V E NCER ? ­ 63­0825
CITA 12
C UANDO  E L TOQUE LA TROM PETA 
Y, S EÑOR , NOS OTR OS  CRE EM OS  QU E  NOS   IREM OS  CUA N­ 
DO  E L TOQU E LA  TR OM PETA . Creemos, que la Novia saldrá 
en  ese  día,  y  se  unirá  con  el  ­  el grupo  Hebreo  de Ella,  y 
juntos tendremos una cena de bodas en Gloria. 184 
¿C OMO  P UEDO V E NCER ? ­ 63­0825
CITA 13
8  L A VOZ DE ARCÁNGEL 

¡H E AQU Í EL C OR DERO D E D IOS ! 


Así como las profecías del tiempo del fin se repetirán, yo 
creo, que así como el precursor salió del desierto y clamó: 
"¡H E  AQU Í EL  C ORDER O DE  D IOS !", el segundo precursor 
probablemente hará lo mismo apuntando al pueblo a una 
Novia  nacida  de  la  Palabra.  A  la  Novia  de  Cristo  se  le 
apuntará a los Cielos en la aparición de Jesús, clamando: 
"¡He  aquí  el Cordero de Dios!", saldrá de sus labios. Dios 
nos ayude a estar listos para este cercano evento. 193 
L A  P A LA B RA  H AB LADA E S  L A S IMIENT E O R IG INAL 62­0318
CITA 14 
L A  V OZ  D EL  H IJO D EL H OM B RE QUE T E D ES PERTÓ 
D E L A  T U MB A DENOM INAC IONAL ES LA M IS MA QUE 
L EVA NTA RÁ LOS  M U ERT OS 

C uando  Lázaro, entre  los  muertos,  en  la  tumba;  y  su  al­ 


ma,  a  cuatro  días  de  jornada  en  alguna  parte,  yo  no  sé 
dónde  estaba,  no  creo  que  ninguno  de  nosotros  sabe.  En 
dondequiera  que  estaba,  eso  no hace  ninguna  diferencia. 
El sólo hizo una llamada a un hombre a quien los gusanos 
de  la  piel  le  habían  comido  su  cuerpo;  hediondo,  en  la 
tumba.  E SA  T R OMP ETA   D E   SONIDO  CLAR O  dijo:  "¡L ÁZ A ­ 
R O , V EN FUE RA !" Allí un hombre, muerto y podrido, se sa­ 
cudió y salió fuera de la tumba, andando. No hay nada in­ 
cierto  con  respecto a eso, ¿verdad, hermano? ¡No hay in­ 
certidumbre ahí! 158 
E S  LA  MIS M A  COS A  ES TA  NOCH E , cuando una V OZ  D E  SO­ 
NIDO  CLAR O  dice: "Pecador, arrepiéntete, Yo te daré Vida 
Eterna. 159 
Cada Palabra de Dios es una trompeta. Cada sonido de la 
Palabra es una trompeta,  LA   TROM PETA  DEL  E VANG ELIO . 
Y cuando Ella suena, es la Verdad. 160 
R EV ELA CIÓN C APÍTULO C UA TRO  (P AR TE 1) 60­123 1
L A  VOZ DE ARCÁNGEL  9 

E DITOR : 
U d. oyó, cierto  día, este sonido  de trompeta   y salió  de la  tumba 
denominacional,  salió  de  los  credos,  salió  del  mundo  para  la  vida 
eterna. Resucitó de entre los muertos en delitos y pecados. La voz 
del  Hijo  de  Hombre  que  te  despertó  de  entre  los  muertos,  es  la 
misma voz que resucitó a Lázaro, y es la misma voz que levantará 
aquellos que duermen en el Señor, esto es, la voz del Hijo de Hom­ 
bre.

CITA 15
L A  MIS MA  VOZ  QU E LLAM Ó A L Á Z AR O DE L A TUMB A , 
L LA MA R Á LA I GLESIA 
L a  m ism a voz qu e lla m ó a Ju an que subiera, la mis­ 
ma voz que dijo a Juan: “¡Sube acá!, es la misma voz que 
LLA M ARÁ   A   LA  I GLES IA  algún  día.  ¡Amén!  L LA M AR Á  LA 
I GL ESIA . 151 
T A M BIÉN , la misma voz  que  llamó a Juan  que subiera,  es 
la misma voz que llamó a Lázaro de la tumba. Esa misma 
voz  del  Arcángel.  C RISTO  ES   LA  VOZ   DEL  A R CÁ NG EL ,  la 
voz  de  Arcángel,  ¿Ve?  Oh,  ESA   V OZ   D E  TROM PETA  DE 
C R IS TO LLAM Ó A  J UA N  que subiera, L A  M IS MA  VOZ   llamó 
a Lázaro. ¿Se fijaron Uds. que ante la tumba de Lázaro, El 
habló con fuerte voz? Lo llamó de los muertos. 152 
Esa misma voz dijo a Juan, ¡Sube acá! “Yo te mostraré al­ 
gunas cosas que están a punto de suceder.” 154 
E S A M ISM A VOZ  S ONA RÁ CUANDO L OS MU ERTOS EN  C RIS ­ 
T O  R ESUCIT EN :  “Porque  la  trompeta…”  “¡La  trompeta! 
¿Q U É ES  UNA TR OM PETA ? 155 
L A  VOZ  DE  C RIS TO : la misma sonó y lo llamó a que subie­ 
ra.  El  oyó  la  Voz  como  sonido  de  trompeta, y  dijo:  ¡Sube 
acá! ¿V EN  CÓMO  VA   S ER   LA  RES UR R ECC IÓN ? Va a ser en 
un momento, en un abrir y cerrar de ojos. Esa Voz de so­ 
nido claro y llamará a la Iglesia, llamando: “¡Salid de ella!”
10  L A VOZ DE ARCÁNGEL 

¡Esa  gran  Voz  que  llama!  Que  Dios  me  ayude  a  oírla  en 
aquel día. 155 
R E VEL AC IÓN C A P ITULO 4 P A RTE  I, # 151­155, P. 515
CITA 16
J UAN , U N TIP O DE LA  I GLES IA  RAP TADA 
“O h,  y  fíjense,  J UA N ,  siendo  levantado  inmediatamente 
después de la edad de la iglesia,  ER A  UN T IPO DE LA  IGL E­ 
SIA  R APTADA . Inmediatamente después de que termina la 
edad de la iglesia, esta Edad de la Iglesia de Laodicea, en­ 
tonces  viene  el  Rapto.  La  Iglesia  sube  así  como  lo  hizo 
Juan, a la Presencia de Dios. 125 
Re velación Capitu lo 4 Par te I, # 125, P. 510 
Jeffe rson ville, In d . 12­31­60
CITA 17
C ONECTEN JUNTOS  ES E ÚLTIM O V ÍNCULO 
A hora, el Espíritu de Dios ha trabajado bajo la Justifica­ 
ción,  bajo  L UTER O ,  Santificación  bajo  W ESL EY ,  el  Bau­ 
tismo  del  Espíritu  Santo  bajo  P ENTECOSTÉS ;  y  aquí  está 
en  el  último  día  ejecutando  y  haciendo  las  mismas  cosas 
que hizo cundo estaba en Cristo. ¿Qué es eso? La Iglesia y 
Cristo  ha  venido  a  ser  uno.  Y  tan  pronto  como  ellos  CO­ 
NECT EN JU NTOS  ES E ÚLTIM O V ÍNCULO , ella irá por el cielo 
gritando;  arriba  vendrán  W ESLEY ,  L UTER O ,  T ODOS   LOS 
D EM ÁS  D E  ELLOS  de aquellos días pasados allí. El que fue 
primero  será  último;  y  el  que  fue  último  será  primero;  y 
allí vendrá la resurrección.” 
Qu e El Espír itu Santo, p. 18­20 
Jeffer sonville , Ind., 16­12­59
CITA 18
E SE CUERP O ENTRA RÁ A ESTE CU ERP O DE I G LES IA
L A  VOZ DE ARCÁNGEL  11 

“E l  mismo  Espíritu  Santo  que  salvó  los  Luteranos,  que 


santificó los Metodistas que bautizó los Pentecostales, está 
ahora poniendo  EN ORD EN LA V ENIDA D EL  S EÑOR   J ESÚS . 
Cuando  ello  sea  tan  poderoso,  ES E  CU ER P O  ENTRA RÁ   A 
EST E  CUERP O  DE  I GLESIA  que  TRAE RÁ ,  LOS   D EMÁS   DE 
E LLOS  D EL   SEP ULCR O .  Habrá  una  resurrección.  Para  eso 
es el Espíritu Santo. ¿Qué es el Espíritu Santo? Sin noso­ 
tros ellos no pueden  ser hechos perfectos… Ellos  vivieron 
en un día bajo eso; nosotros vivimos en otro día 50 
"Cuando  el  enemigo  viene  como  una  inundación,  Yo...  el 
Espíritu  de  Dios  levantará  bandera  contra  él".  ¿Ven?  Es­ 
tamos en un día ahora.... 
Allá en el pasado, ellos ni siquiera eran la mitad de inteli­ 
gentes como hoy día. Ellos no pudieron hacer una bomba 
atómica o un automóvil. Ellos no tenían ciencia y las cosas 
como tenemos ahora, pero... y cosas, las cosas misteriosas, 
para  tratar  de decir  que  el hombre  se  formó  por  un  poco 
de polvo y demás al soplarse,  y toman algunos análisis,  y 
tratan de probarlo para hacer a las gentes infieles. 
Pero ahora, cuando lo necesitamos, el Espíritu de Dios le­ 
vanta una bandera. ¿Qué es? El está derramando Su Espí­ 
ritu.  Entonces,  esos  quienes  están  descansando  allá en  el 
sepulcro,  o  bajo  el  altar  de  Dios,  como  la  Escritura  dice, 
están clamando: 
" ¿Ha sta  cu á ndo, Señor ? ¿H a sta  cu á ndo? ¿Cu á nto 
m á s tiem po?"  
Dios está esperando en mí y en Uds. L A  I GLESIA  ESTÁ  ES ­ 
P ERAND O EN M Í Y  EN  U DS . T IEM P O D E ADOP CIÓN ,  cuando 
Dios  pueda  derramar  en  nosotros  S U  P LENITUD ,  Su  Po­ 
der,  Su  Resurrección,  cuando  la  Iglesia  y  Cristo  llegan  a 
estar tan unidos, al grado que  C RISTO  LLEGA   A   S ER   VIS I­ 
B LE ENTRE  NOSOTR OS , y levanta a los muertos, y nosotros 
nos vamos en el Rapto. 51 
Ahora,  vamos  a  decir...  mostrar  después  de  un  rato,  que
12  L A VOZ DE ARCÁNGEL 

sólo esos quienes están llenos con el Espíritu Santo se van 
en ese Rapto. 
Pues "los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se 
cumplieron mil años". 
Correcto. Sólo gente llena con el Espíritu Santo fue todo lo 
que se fue en el Rapto. Ahora, Dios dio el Espíritu Santo. 52 
"Los primeros serán postreros, y los postreros, primeros". 
Yo  no  sabré  nada  acerca  de  Sankey,  y  de  Moody,  y  de  la 
R ES UR RECC IÓN  de  ellos.  Ellos  no  sabrán  nada  acerca  de 
mí en ésta, pero yo me P A RAR É EN ÉSTA  PAR A DAR  TES TI­ 
M ONIO . También Uds. lo harán. 
Y por medio de eso, por la dispersión de la luz de Uds. y el 
Bautismo  del  Espíritu  Santo,  y  por  las  vidas  que  Uds.  vi­ 
vieron y las cosas que Dios ha hecho para probar que El se 
está moviendo aquí (y ellos con su intelectualidad se aleja­ 
ron  de Ello), ellos serán  juzgados por los  santos. Ellos ya 
son juzgados; ellos ya lo han pasado. ¡Oh, hermanos! 102 
P OR  L O QUE EL  E S PÍR ITU  S ANTO FUE DAD O 17­12­59
CITA 19
S I E L ME H ICIER A U N ­UN E L ISEO ENCA RNADO 
L a razón que  yo me referí a esa fotografía, no es porque 
yo estoy allí. Y no soy...yo solamente soy un pecador salvo 
por Su gracia, como Uds. lo son. Pero lo que yo estoy tra­ 
tando de decir, es que Su Presencia está con nosotros. Esa 
es la cosa principal. Bueno,  SI  E L M E H ICIERA UN ­UN  E LI­ 
SEO  ENCA RNAD O , y si Uds. no tuvieran fe para creerlo, no 
les haría nada de bien a Uds. El vino a los Suyos, y los Su­ 
yos no lo recibieron. 96 
H EB R EOS C AP ITULO 3 — 01­09­57
CITA 20
D IOS  VA A L LA M AR  
U no de estos días, nosotros vamos a venir a la orilla del
L A  VOZ DE ARCÁNGEL  13 

camino,  el  sol  rehusará  de  brillar,  entonces  D IOS   VA   A 


449 
LLA M AR . 
A DÁN  IRÁ  A  A LCA NZAR  P OR  ENC IMA  Y  S ACUDIRÁ  A  E VA  y 
le dirá: "¡Querida, aquí está; es tiempo de despertar!" 450 
E VA VA A  ALCA NZ A R A  A B EL  y le dirá: "Ven adelante ama­ 
do, es el tiempo de despertar. A B EL  VA  A  AP OD ERA RS E DE 
S ETH   y S ETH   VA   AP ODER ARS E   DE  N OÉ  y N OÉ  V A   A   AP O­ 
D ERA RS E  DE …  ¡Oh! Hacia abajo, hacia abajo hasta  Abra­ 
ham. Y  AB AJ O C OM O ELLOS  V IE NEN EN  ORDEN … Allí va a 
ver una grande tembladera y despertamiento cuando elijo 
de  Dios  venga. Nosotros  nos  pararemos en  Su  semejanza 
en ese Día.”  451 
H EB RE OS C A P ÍTULO 6 (P A RTE 2) 57­0908

EDITOR
¡Note! 
Dios llamará por el N OM BR E. 
Adán llamará Eva por el N OM BR E , y así por delante. 
E N LA  MISM A  OR DEN EN QUE ELL OS V INIER A N , ELLOS RESUCITARÁN . 
La  Orden  de  La  Resurrección  en  el  Nuevo  Testamento,  el  primero 
será  el  último,  y  el  último  será  el  primero;  serán  llamados  por  el 
nombre y por orden. 
Tiempo de despertar 
Los que duermen son llamados POR  EL NOM BR E 
Ellos resucitan EN U NA  OR DEN , 
En  L a OR D EN DE LA  R ESUR R ECCIÓN .

CITA 21
L A  T R OMP ETA M E DES PER TARÁ 
E ste  cuerpo  viejo,  arrugándose  y  cayéndose,  y  reducién­ 
dose  en  los  hombros,  y  con  dolores  en  las  rodillas,  y­­y 
ronco en la garganta. Eso está bien. Uds. pueden sepultar­ 
lo en el mar, pero  LA  T ROM PETA  M E D ES PER TA RÁ  cuando 
sonar.  Sí,  señor.  Vamos  a  cambiar,  uno  de  estos  días.  Yo 
soy parte de este mundo que es redimido. Uds. están en el
14  L A VOZ DE ARCÁNGEL 

mundo, pero nada del cosmos. Uds. están en un orden di­ 
ferente, un orden redimido. 443 
E L FUTURO  HOGAR DEL  NOVIO C ELE ST IAL Y L A NOVIA 64­0802
CITA 22
LA  TR OMPETA D E D IOS SONAR Á 
P orque  LA  TROM PETA  D E  D IOS  S ONARÁ  y los muertos en 
Cristo se levantarán primero y juntos seremos arrebatados 
con  ellos;  (¡Amén!)  con  ellos  (aquí  estamos nosotros,  en­ 
contrándonos) para encontrar al Señor en el aire. 
L AS S ETENTA S EM A NAS  D E D A NIEL 61­0806
CITA 23
Y  LA TR OM P ETA DE D IOS S ONA RÁ 
¡O h, hermano! "Y   LA  TR OMP ETA   DE  D IOS S ONARÁ ; y los 
muertos en Cristo resucitarán primero", aparecerán a mu­ 
chos.  Y  de  repente,  sucede  que  uno  se  detiene  y  mira,  y, 
vaya, allí está un hermano, y uno sabe que no tardará mu­ 
cho.  En  unos  cuantos  minutos:  "Seremos  transformados, 
en un momento, en un abrir y cerrar de ojos. Y juntamente 
con ellos, desapareceremos de la tierra, seremos arrebata­ 
dos para recibir al Señor en el aire". 22 
Y E ND O M ÁS  A LLÁ D EL  C A MP AM ENTO  ­ 64­0719
CITA 24
S U M INIS TER IO R ECOG ERÁ …  Y  LEVA NTARÁ A L UTER O …  
E se es el modo, que la iglesia tendrá que ser: tan moldea­ 
da  hacia  abajo  (la  palabra  moldeando  a  la  iglesia)  hasta 
qué,  cuando  Cristo  viene  para  llevársela,  S U  M INISTER IO 
REC OGER Á   D IRECTA M ENTE  EN  E L   Y   L EV A NTA RÁ   A   L UTERO , 
C­455 
W ESLEY , P ENTECO STÉS Y  TODO  y se irá arriba con El.” 
C ONVENIO DE A B RAH AM  C ONFIR M ADO 
Middletow n, Ohio, 18­03061
L A  VOZ DE ARCÁNGEL  15

CITA 25
A QU ÉL  (C U ERPO ) V INO P OR LA MUJ ER ; ESTA V EZ V IENE 
POR  P ALAB RA H AB LADA  D IOS 

E ntonces, en eso allí ¿qué pasó? ¿Acaso dijo Dios, “Pues, 
vale más que simplemente destruya todo Mi potasio y cal­ 
cio?  ¿Todo  está en  la  ruina?”  No,  no. El  ya  sabía  que  iba 
ser de esa manera. 268 
Ahora, ahora, si el Espíritu Santo me hizo lo que soy, y yo 
me alimento y repongo en mi  cuerpo,  y llego a ser lo que 
soy ahora; sin embargo, fui hecho en cierta forma. 
Toda  foto  que  Dios  vio antes  de  la  fundación  del  mundo, 
se  madura,  se  materializa.  ¿Ven?  Viene  por  medio  de  la 
mujer,  así  como  El  dijo  que  sería.  La  próxima  vez  V IE NE 
D E  D IOS . Aquella vez V INO  POR  LA  M U JER ; pero  E STA  V EZ  
V IENE  P OR  EL  H OM B RE . ¿Ven? Vino esa vez  por el deseo 
sexual;  pero  esta  vez  viene  por  la  P ALAB RA   H A B LADA   DE 
D IOS . ¿Ven? 
E allí, ahora, nada me puede dañar. No señor. No hay na­ 
da que nos pueda dañar. Pablo dijo: 
“ De  co sa s  pr esentes,  cosa s  por   v enir ,  enfer m e­ 
da d,  m u er te;  na da   nos  podr á   sepa r a r   del  a m or  
de  Dios,  qu e  es  e n  Cr isto”.  No  ha y   na da   qu e  nos 
po dr á  sepa r a r .”  
Un  día  de  estos  quizás  me  entierren.  Yo  no sé.  Pero her­ 
mano, no estaré muerto. Eso se los puedo declarar. No Se­ 
ñor. 
¡Resucitaremos!  ¡Aleluya!  ¡Resucitaremos!  En  la  mañana 
de  la  resurrección,  cuando  las  barreras  de  la  muerte  se 
rompan. 
N O  H AY   NADA   QUE   M E  P U EDE  IM P EDIR   RES UCITAR .  No 
hay  suficiente  cantidad  de  diablos  en  el  infierno  que  me 
pueden  impedir  resucitar.  No  hay  suficiente  cantidad  de 
ninguna cosa en ningún lugar que me puede impedir resu­
16  L A VOZ DE ARCÁNGEL 

citar.  Yo  tengo  la  promesa  de  Dios.  Yo  tengo  el  Espíritu 
Santo.  Tengo  Zoe,  la  Vida  Eterna  de  Dios,  descansando 
aquí  adentro.  Este  cadáver  viene  de  allí,  y  Dios  me  em­ 
polló de la tierra. Y si Aquel que me empolló de la tierra… 
¿Cómo me podrán detener en el polvo? No se puede, her­ 
mano, no se puede. 
Dios no formó ni un solo gramo de este calcio, o potasio, o 
ninguna  otra  cosa  para  que  fuera  malgastada.  “Todo  lo 
que el Padre me ha dado, desde antes de la fundación del 
mundo, vendrá a Mí”. ¡Ay, ay, ay! Siento que pudiera gri­ 
tar, sinceramente. 
“Todo lo qu e el Pa dr e m e ha  da do v endr á  a  M í, y  
ning u no  per ecer á , per o  los r esu cita r é en la  r esu ­ 
r r ecció n”.  
Yo escuché Su llamado, y vine a El. ¿Cómo me pueden de­ 
tener en el polvo de la tierra? No hay suficientes directores 
de funerarias en todo el mundo que me puedan estar dan­ 
do  con  la  pala  en  la  cara,  que  puedan  mantenerme  en  el 
polvo de la tierra. 
¡A LGÚN  D ÍA  R ESUCITA RÉ  Y   ME   PARA RÉ  EN  S U  SEM EJAN­ 
ZA ,  LA VAD O  EN  S U  S A NGR E ,  NA CID O  D E  S U  E S PÍRITU ! 
¡A LELUY A !  Quédense  con  todas  las  denominaciones  que 
deseen; yo me quedo con Jesús. ¡Amén! 
N O  H A Y  SUF ICIENT E D IAB LOS  EN TOD O EL  INFIER NO QU E 
LOS   PUED EN  MANT ENER   ALEJAD OS   EN  CUA LQU IER   OTRO 
LUGA R   O  IMP EDIR   QU E  LLEGUEN  H ASTA   ALL Í ,  P OR QUE 
D IOS  Y A  LO H A D ICH O , Y  CON ES O QUEDA C ONCLU ID O . 288 
¿POR QUÉ NO  SOMOS UNA DENOMINACIÓN? 27­09­58
CITA 26
G AB R IEL ANU NCIARÁ  LA S EGUNDA V ENID A DE J ESÚS 
Y   Dios,  cuando  Él  envía  algo  grande  a  la  tierra,  Él  lo 
anuncia por medio de Ángeles. Sabemos eso. El nacimien­ 
to de Jesús y todo eso fue anunciado por un Ángel. Ahora,
L A  VOZ DE ARCÁNGEL  17 

Ángeles menores vendrán. Por ejemplo, el que vino a visi­ 
tarme a mí, es un Ángel menor. 
Pero cuando Uds. ven que Gabriel viene, hay algo mayor 
en camino. G AB R IEL  anunció la primera venida de Jesús; 
É L  ANUNCIA R Á   LA   SEGUNDA   VENIDA   D E  J ESÚS .  É L  S O­ 
NA RÁ   LA   TROM PETA   Y   LOS   M UERTOS   EN  C RISTO  R ESU CI­ 
TA RÁN . Gabriel, el gran Arcángel de Dios... 53­54 
¿C RE ES  E STO ? ­ 50­0115a
CITA 27
C UANDO  J ES ÚS  SE AP ROX IMA , E L SONA RÁ  UNA TROM PETA 
É l  entró  en  el  Espíritu,  entonces  las  cosas  empezaron  a 
acontecer.  Entonces  cuando  llegó  ahí,  él  escuchó  una 
trompeta. Ahora, una trompeta siempre anuncia que algo 
se  está  acercado.  Como  cuando  uno  viene… Un  —  un  rey 
se acerca, suenan una trompeta. C UA NDO  J ES ÚS SE APR O ­ 
X IM A , E L S ONA RÁ UNA T ROMP ETA . ¿Es correcto eso? 
Cuando  José  salía,  sonaban  una  trompeta.  Y  ahora  algo 
viene  en  camino,  Juan  entró  en  el  Espíritu  y  él  escuchó 
una trompeta. 141 
Y tan pronto como él entró en día del Señor,  EL ESCU CH Ó 
UNA   T ROMP ETA .  ¿Qué  es?  Es  alguien  acercándose.  Un 
gran  personaje  está  acercándose.  L A   TR OM PETA   SUENA , 
¡alguien viene! ¡El miró! ¡Aleluya! La trompeta: 143 
L A V ISIÓN D E P ATM OS
CITA 28
E NTONCES ESE CUER PO REG RES A Y  REC OGE EL CU ERP O 
G LOR IFICAD O . 

E ntonces, cuando un hombre nace de nuevo, del Cielo, él 
llega a ser un espíritu bebé en Cristo. 
Y, entonces, cuando este manto de  carne  es  abandonado, 
hay  un  cuerpo  natural,  teofania,  un  cuerpo  no hecho  por 
manos, ni nacido de una mujer, al que vamos.
18  L A VOZ DE ARCÁNGEL 

E NTONCES   ES E  CU ER PO  REG RESA   Y   R ECOGE  EL  CUE RPO 


GLOR IF ICAD O . 
Esa es la razón de Jesús fue al infierno cuando El murió, y 
le predicó a las almas que estaban en prisión, regresó a esa 
teofanía. ¡Oh, maravilloso! ¡Gracias a Dios! 78 
¿Q U IÉN ES  ES TE M ELQU ISED EC ?21­0265
CITA 29
L A  TEOFANIA  V IENE A LA TIER RA  A R ECOGE R EL CU ERPO 
R ED IM IDO . 
P or tanto, LA TEOFANIA , si Uds. han muerto y entrado en 
esa teofania, (¿Qué sucede?) 
L A   TEOFANIA   V IENE  A   LA  T IER RA  A   R EC OGER   EL  CUE RPO 
R ED IM IDO . 
Y si Uds. Están aquí en el aire, Uds. toman el cuerpo para 
recibir la teofania, ahí lo tienen, “y arrebatados, y vamos a 
recibir al Señor en el aire”. 110 
Ahora,  vemos  aquí  claramente  el  secreto  completo  de 
nuestras  vidas  en  la  jornada,  y  muerte,  y  adónde  vamos 
después de que morimos. 111 
¿Q U IÉN ES  ES TE M ELQU ISED EC ?21­0265
CITA 30
C UANDO D IOS SUELTA SU ESP ÍR ITU ¿ QU É TOM A ? 
D ES PUÉS  DE QU E US TED SALE DE  ES TE CUERP O , fuera de 
la  luz  cósmica  y  de  los  petróleos  y  de  lo  que  usted  está 
hecho  y  va a la  cuarta  dimensión y  de allí  a la quinta di­ 
mensión  y  luego  a  la  sexta.  Entonces,  Dios  está  en  la 
séptima. Usted está justamente bajo el altar. 271 
Entonces  CUA NDO  D IOS   S UELTA   SU  ES PÍR ITU  ¿ QU É  TO­ 
M A ?  Sale  de  la  sexta  dimensión,  va  a  la  quinta,  a  la  luz 
cósmica, sale de la luz hacia los petróleos y de los petróle­ 
os  a  los  sentidos.  Y  ahí  está  usted,  de  vuelta  en  la  tierra 
otra vez, u na per sona  nu eve cita; no vieja y quebranta­
L A  VOZ DE ARCÁNGEL  19 

da; para nunca enfermarse. Su pelo jamás encanecerá. Us­ 
ted  jamás  se  arrugará.  Jamás  habrá  separaciones.  Usted 
jamás  morirá,  jamás  tendrá  hambre,  jamás  tendrá  pre­ 
ocupaciones.  Usted  caminará  con  sus  amados  y  los  salu­ 
dará  de  manos,  comerá,  beberá,  construirá  casas  y  las 
habitará y vivirá por siempre y para siempre en la Presen­ 
cia  del  Señor  Jesús.  Eso  es  lo  que  usted  obtuvo  en  esta 
mañana por haber oído la Palabra de Dios. 272 
C OM PA ÑERIS M O P OR  R EDENCIÓN  03­04­55
CITA 31
C UANDO R EGR ES E OTRA V EZ , T OMA R É M I CUERPO …  
E se cuerpo entonces, E S E SER  SOB RENA TURA L QUE  D IOS 
C REÓ  EN  EL   P RINCIP IO ,  R EGR ES ARÁ   A   LA   TIERRA   PA RA 
T OMA R  OTR O  CU ERP O , no uno nacido de mujer, sino uno 
creado por Dios (¡Aleluya!), que nunca se envejecerá, que 
no tendrá arrugas, que no tendrá nunca canas. ¡Será per­ 
fecto,  para  siempre!  ¡Aleluya!!Oh,  hermano,  eso  es  como 
para  hacerme  gritar  en  cualquier  situación!  ¡Correcto! 
¡Oh, dejaré esta túnica carnal, y me levantaré y tomaré el 
galardón eternal! ¿De qué tenemos que preocuparnos? 87 
A llí  está  al  descubierto  todo  el  plan,  de  cómo  Dios  me 
creó en el principio. Yo vine aquí a la tierra, y tomé mi lu­ 
gar  como  un  predicador  del  Evangelio,  y  Uds.  como  un 
hombre o una mujer para  ser salvos, y luego vivir la vida 
por la gracia de Dios. ¡Aleluya! Y este mismo Espíritu que 
vive  aquí  es el  que  estaba  en  el  principio.  Y   cu ando  r e­ 
gr ese a llá se r é consciente de  qu e e stuve aqu í, (¡Ale­ 
luya!, y allí esperaré bajo el altar, descansando, bendecido 
para  siempre.  Y   D ES PUÉS   CUA NDO  R EGR ESE   OTRA   VEZ , 
T OMA RÉ  M I CU ER P O EN  LO M EJ OR  D E S U G RA NDEZA ,  A N­ 
88 
T ES  QUE LA MU ERTE LO HA Y A TOCAD O . 
La  muerte  entra  a  Ud.  como  a  los  veintidós  o  veintitrés 
años de edad, y es cuando Ud. empieza a fallar. Ud. ya no
20  L A VOZ DE ARCÁNGEL 

es el hombre que era antes ni la mujer que era antes, cuan­ 
do llega a los veinticinco años de edad, pues algo ha entra­ 
do en Ud. Las arrugas empiezan a aparecer debajo de sus 
ojos.  Ud.  ya  no  puede  lavar  con  la  misma  energía  que  lo 
hacía antes. Y al llegar a los treinta, Ud. lo nota más. Pero 
espere hasta que Ud. llegue a los cuarenta y cuatro, como 
yo, entonces realmente  lo va a notar.  Pero, ¡oh hermano! 
Espere hasta  que yo llegue a los ochenta, a los noventa, y 
me  pare  ayudado  por  un  bastón.  ¿Qué  es  todo  esto?  Es 
Dios  poniéndolo  a  correr  en  una  carrera.  Pero  un  día 
glorioso… Es la muerte que ha tomado posesión en Ud. 89 
P R EGUNTAS Y  R ES PU ESTA S S OB R E G ÉNESIS  ­ 29­07­53
CITA 32
S ONA RÁ LA T R OMPETA 
“Y  nosotros que vivimos y hayamos quedado hasta la ve­ 
nida  del  Señor,  no  evitaremos  o  impediremos  a  los  que 
duermen.” 
Esos  preciosos  que  sellaron  su  sangre…  sellaron  su  testi­ 
monio con su sangre. “No impediremos o estorbaremos a 
los  que  duermen,  porque  S ONAR Á   LA   TROM P ETA ”  Algo 
acontecerá, ese A LGO  E VANGÉL ICO S ONARÁ , el anuncio de 
Su venida. “Y los muertos en Cristo resucitarán primero. Y 
nosotros los que vivimos y permanezcamos seremos trans­ 
formados”. Parados allí, y sentir un cambio; el pelo canoso 
se irá, las arrugas cesarán, cambiados en un momento, en 
un  abrir  de  ojos.  Y  encontraremos  a  nuestros  amados 
primero.” 
L A S D IEZ  V ÍRGENES P ÁG . 451­4 52
CITA 33
E L CLAM Ó A GR AN VOZ , Y  LOS  S ANTOS  DEL  A NTIGUO  T ES ­ 
TA M ENTO DES PERTA RON 
L os santos del Antiguo Testamento ya han ido a Su pre­
L A  VOZ DE ARCÁNGEL  21 

sencia,  el  paraíso  quedó  deshecho.  Y  los  santos  del  Anti­ 


guo  Testamento  ascendieron  al  mando  de  Su  gran  voz 
cuando El clamó y entregó el espíritu. ¿Por qué? Porque el 
Sacrificio  —  la  propiciación  por  sus  pecados,  por  lo  cual 
ellos habían esperado, creyendo que ese Cordero perfecto 
vendría. Ellos  habían  ofrecido  el  Sacrificio,  el  Cordero.  Y 
cuando El murió y entregó el espíritu, E L  CLA M Ó A  G RAN 
V OZ , Y   LOS   SANT OS D EL  A NTIGU O  T ESTAMENTO DESPE R ­ 
TA RON . 
Observen la aclamación y la voz por acá, de igual manera 
en Su Venida. ¿Ven? 171 
E L  R APTO
22  L A VOZ DE ARCÁNGEL 

C OMPENDIO 
E L NU NCA CA MB IA S U  P LAN 
T R ES   COSAS   ACONTE CEN :  U NA   A CLA MA CIÓN ,  UNA   V OZ , 
UNA   TR OMP ETA ;  TIENEN  QUE  ACONTECE R  ANTES   QU E 
J ES ÚS APAR EZCA . R APTO 130­131 
1)  A CLA MA CIÓN  L A  T R OM PETA  DE D IO S 
2)  V OZ DE A RCÁNG EL  L A  T R OM PETA  DE D IO S 
3)  T R OM PETA DE D IOS  L A  T R OM PETA  DE D IO S 

L A A CLAM A CIÓN 


¿Q U E  ES   UNA   ACLA MA CIÓN ? E S   EL  M ENS A JE  SALIEND O 
PR IM ERO ,  E L V IV IF ICANT E  P A N D E  V IDA   H A CIENDO S U R ­ 
130 
G IR L A N OV IA . R AP TO 
La  voz  del  sétim o  á ngel,  la  sétim a  tr om peta,  nos 
sacando  de  la  tu m ba  de no m ina cional —  haciendo 
nu estr a re su r r ección espir itu al. 
U N M ENSAJ ERO PR EP ARAND O LA G ENTE . E L R A P TO  151 
L A  V OZ D E A R CÁ NGEL 
C UANDO  J ESÚS  S E  AP ROX IM A , E L  SONA R Á  UNA  T ROMP E­ 
TA . ¿E S COR RE CTO ES O ? 143 
L A V IS IÓN D E P A TM OS 
Y   L A   TR OM P ETA   DE  D IOS   S ONAR Á ;  Y   LOS   M U ERTOS   EN 
C R ISTO RES UCITA RÁN P R IM ER O " 22 
Y E ND O M ÁS  A LLÁ D EL  C A MP AME NTO 
L A  T ROMP ETA  DE D IOS SONA RÁ  y los muertos en Cristo se 
levantarán primero y juntos seremos arrebatados… 
L AS S ETENTA S EMA NAS  D E D A NIEL 
L A T R OM PETA DE D IOS , ESA  Ú LTIM A T R OMPE TA … S ONA ­
L A  VOZ DE ARCÁNGEL  23 

R Á , Y  LOS M UERTOS EN C R ISTO RESUCITARÁ N PR IM ERO 


C ISTERNAS  R OTAS 158 
L A  VOZ  DEL  H IJO  DEL  H OMB RE DESPE RTAR ÍA  A LOS  QUE 
ESTÁ N EN LA SEPULTURA .’ 
H E O ÍD O P ERO A HORA  VEO 
E S   UNA  V OZ   D E  LA  R ESU RR ECCIÓN : L A   M ISM A  V OZ ,  ES A 
G R AN V OZ  DE S AN  J UA N 11:38­44, QUE L LAM Ó A  L ÁZ A RO 
D EL SEP ULCRO . 
R A P TO  152 
¿Q U IÉN D ESP ERTA RA L OS  M UERT OS ? 
L A   VOZ   DEL  H IJO  D EL  H OM B RE  DES PERTAR Á   LOS   QUE 
DU ER MEN EN CR IS TO . 
H E OÍD O P ERO AH ORA V EO 
¿L O QUÉ ES TAM OS ES PERA NDO ? 
E S A TR OMP ETA  ( LA ÚLTIM A ) 
R ECO NO CIEND O EL D ÍA Y  SU M E NSA JE , P . 48 

L A  I GLES IA ESTÁ ES PER AND O E N M Í Y  EN U DS . 


¿P OR  L O QUE EL  ES PÍRITU S ANT O FU E DADO ? 
L A   TR OMP ETA   D E  D IOS   SONA RÁ ,  Y   LOS   M U ERTOS   EN 
C R IS TO SE LEV A NTAR ÁN P R IM ERO . 
¿C OM O P UED O  V ENCER ? 
L A   M ISM A   V OZ   QUE   LLAM Ó  A  L ÁZA RO  D E  LA   TUMB A , 
L LA M AR Á L A I GLESIA 
R EV ELA CIÓN  C A PITUL O 4 P A RTE I, # 151­155, P. 515 
C R EEM OS  QUE  NOS  IR EM OS CUAND O  E L TOQU E LA  TROM ­ 
P ETA . 
¿C O MO  P UED O V ENC ER ? 
D IOS   LLAM A RÁ   A  S US   H IJOS   DEL  P OLV O  DE  LA   TIER RA , 
201 
A SÍ COMO FUE RON EN EL OR IGINA L 
C AS AM IENTO  Y D IV OR CIO 
D IOS  L LA M ARÁ  A L  H OM B RE DEL P OLVO  DE  L A  TIER RA  Y
24  L A VOZ DE ARCÁNGEL 

SU  COM PA ÑERA  JUNTAM ENTE  CON  E L .  E SO  ES  CORR EC­ 
TO . E S O  ES   LA   M ANER A   COM O  E L  LO  H IZO  EN  EL  P R INCI­ 
93­94 
PIO . 
¿D IOS  ALGUNA V EZ CAM B IA DE P R OPÓS ITO ? 
D IOS   VA   A   LLAM A R   L OS   QU E  DUE RM EN  EN  C R IS TO , P OR  
EL NOMB R E . 
H EB REOS , CA P ÍTULO 6 PART E 2 449 ­451 
E SE  CU ERP O  ENT RARÁ   A  ESTE   CU ERP O  D E  I GLES IA   QU E 
TRAE RÁ , L OS DEM ÁS DE E LLOS DE L S EPULCRO 
P OR L O QUE EL  E S PÍR ITU  S ANTO FUE DAD O 
L A  V OZ   DEL  H IJO  D EL  H OMB R E  QU E  T E  D ES PERT Ó  DE 
L A  T UMB A   D ENOM INACIONA L  ES   LA   M IS MA   QU E  LEVAN­ 
TA RÁ  LOS  M U ER TOS 
R E V ELA CIÓN C AP ÍTUL O C UATR O (P A RTE 1) 
L A   TR OMP ETA   D E  D IOS   SONA RÁ   Y   LOS   MU ER TOS   EN 
C R ISTO SE LEVA NTA RÁN P RIME RO . 
L AS S ETENTA S EMA NAS  D E D A NIEL 
¿L O QUÉ  ES TAM OS  ES PERA NDO ? E S A  TR OM PETA  ( LA  ÚL TI­ 
M A ) 

L A  T R OMP ETA  D E D IOS 

V ENDRÁ  SOBRE ESTA  TIERRA, POR  PROMESA DE  DÍOS, UN GE­ 


NUINO  SIERVO  DE  DIOS,  IDENTIFICADO  POR  DIOS,  QUE  COLO­ 
CA RÁ   A   LA  N OV IA   E N  ORDEN  Y   LA   AR R EB ATA R Á .  ¡ESO  ES 
279 
CORRECTO! E L P RES ENTARÁ . 
E V ENTOS M ODE RNOS A CLARA D OS P OR  P R OFECÍA 
H A B RÁ UN TR OM PETA Z O D EL  C IEL O 
E L  R AP TO

También podría gustarte