Está en la página 1de 13

Ho i3S6AvV M I E.

Capítulo xn

EL TERCER MUNDO

[I n si nu é qu e, ] si n l i b ros qu e l eer, la vida de noche en sus fin-

cas [ de E g i p t o] d e b í a h acé r se l e pe sad a, y qu e u n bu en s il ló n y un bu e n l i b r o en una ga l er í a f r esca h arí an d e l a vi d a a l go mu c ho m ás

a gr a d a bl e . M i a migo dijo d e inmed ia t o :

-¿ No c re er á u s t e d qu e u n h ace ndad o d e e s ta p rovincia pu e-

d e se nt a r se e n l a ga l e r ía de su casa d e s pu és d e ce n ar con un a lu z brillando so br e s u ca b eza s in qu e l e p e gu e n u n tir o ?

Y a se me h a br ía podido oc ur rir .

R USSELL PAS H A (1949)

Siemp re qu e , e n e l pu e bl o , l a co n ve r sació n t oca b a e l tem a d e la a s i s ten c i a mutu a y d e l p rés t a m o d e din ero a l os veci n os com o

un a de es a s forma s de as i s ten c ia , r a r a ve z d ej aba d e oí rs e a gent e que se quej a ba de l a c ooperació n cada vez menor entre lo s ve c i-

E s ta s queja s i ban s iempre ac omp a ñada s de ref e r e n ci a s a l

h e cho d e qu e la g e nt e d e l puebl o se e s taba v olvi e ndo c ada v ez

má s ca lculadora en c ue s t i ones de dinero . Los vecinos evocaban

e nton c e s, si n f a lt a, lo que llamaban lo s « v iej os ti ~ q , i po s »e n que la

g ent e es t a b a sie mpre d is pu es t a a pre s t a r ay ud a

no s

M . b . ABD UL R AmM ( 1 9 7 3)

1

L a de s coloniza c ión y la s r ev olu ci on es t r ansfor m ar o n dr ást icame nt e e l

m a p a polí t i c o del globo . L a cif r a de est ado s asi á t ic o s r ec on oc ido s int e rna- ci on a lment e com o ind e p e ndiente s s e quintupl icó . En Áf r ica, dond e e n 19 3 9 só lo e x i s tí a uno , a hora e r a n uno s c in c u e n ta . I nc lu s o e n A m é ri c a , dond e la

t e mpran a d esc oloniz a c ión d e l s iglo XIX h a b ía d e j a do un a veinte n a de r e pú- bl i c as l ati noamer ica n as , l a d esc olon izació n aña d ió u n a do cena más. S i n

E

L T E RC E R M UN D O

347

embargo , l o importante de es t os p aíses n o era s u número , sino e l enorme y

c r ecie nt e peso y presión d emo grá f ico s qu e re pr ese n tab a n e n co njun to . Este f u e el res ulta d o de u na a s o m b r o sa ex plo sión d e mo gráfica e n l os p a í- ses d e p e nd ie nt es t ra s l a segu nd a g ue rra mundia l , que a lte ró , y sigu e a lte r a n - do , e l e qu i libr i o d e l a pobl ación mund ial . De s d e la primera rev olu c i ó n i ndu s-

tr ia l , y es po si bl e qu e d es d e e l s i g lo XVI , es t e equilibrio se h a bí a i n c l i n a do a

favor del mundo « desa r ro lla d o» , es de c ir, d e la población europea u o r igina - ria de Europa . De menos del 20 por 100 de la población mundial en 1750 , los

e uropeo s h a bía n p asa d o a constituir a p rox i madamente un ter cio de l a hu ma-

n i d a d antes d e 19 00 . L a e ra d e las c atástr o fes' par a l i z ó l a s itu ació n , p ero d es - de media do s d e s iglo la pobl ación mundia l h a c r ec i do a un ritmo sin pre ce - dente s, y la mayo r parte de e s e cre c imiento h a procedido d e regiones a nt es gobern a d a s por un puñado de imperio s. S i con s ideramos que lo s p aís e s r i co s miembro s de la OCDE repre s entan el « mundo desarrollado », s u pobl a ció n

s umad a a f i n a le s de lo s a ño s ochenta no repre s entaba más qu e el 15 por 1 00

d e l a hum a nidad , un a proporc ión en d e cli v e inev i table ( de no ser por la i nmi-

gr a ci ó n ), pue s va rio s pa í se s « de s arrollado s» ya no tenían s uficiente s h ijos

para renovar la población . Esta explosi ó n demográfica en lo s p aís e s pobre s d e l mundo , qu e d es p e r -

tó por primera v ez una gra ve preo c upa c ión i nterna c ion a l a finale s d e la ed a d de oro , e s probablemente el cambio más fundamental del siglo xx, aunque

a ce ptemo s que la población del plan e ta acabará e s tabilizándo s e en tomo a los

d i ez mil millone s de habitantes ( o cualquiera que sea la cifra que se baraje

actu a lm e nte) e n algún momento d e l s iglo XX I. l Una población mund ial que se duplicó en lo s cuaren ta a ño s trans c urrido s de s de 1950 , o una poblaci ó n c omo la de Áfr i ca , que s e s upone que se va a duplic ar en meno s de treinta a ño s, e s algo que no ti e n e ningún precedente histórico , como no lo tienen lo s proble- mas que e s to pl a ntea . Sólo hace falta que consideremos la s ituación s o c io-

económica de un p a ís con un 60 por 100 de sus habitante s con meno s de quince años.

- La explo s ión demogr á f i c a del mundo pobre f ue tan gr a nde porque lo s

índice s bási c o s de nata lidad de e s o s países solían s er mucho más a lto s que

lo s del mi s mo período histórico en los país es « desarrollados », y porque lo s ele v ado s índi c es de mortalidad , que ante s frenaban el crecimiento de la pobl a-

c

ión , cayeron en picado a p a rtir de lo s años cuarenta , a un ritmo c uatro o c in -

c

o v e ces má s rápido que el de la c a ída equi va lente que s e produjo en la Eu ro-

si glo XIX ( K e lley , 1988 , p . 168):- Y e s que , mientra s en Europa es te

de sce n s o t uvo qu e e s perar ha s t a que se produjo una mejora gradu a l de la c a li-

pa del

. continua s e , l a ca t ás t ro f e se r ía in ev it a bl e . La hum a n i d a d a l ca nz ó lo s mil mill o n e s d e al m as h a c e un o s d osc i e nt os a ñ os . P a r a ll ega r a l o s siguie nt es m i l m i ll o n es p asa r o n cie nt o vei nt e a ñ os ; p ara lo s t r es mi l , tre i nt a y c inc o años ; p a r a lo s c u atro mil, quin ce a ño s . A f i n a l e s d e l os a ñ o s o c h en - ta la p o bl ació n mundi al se si tu a b a e n 5 .2 0 0 m il l o n es d e h a bit a nt es, y s e espera b a qu e so b re p a - sara lo s 6 . 00 0 m i ll o n es antes d el a ñ o 2 0 0 0 .

de l crecim i e nt o qu e h emo s ex p eri m e nt a d o e n e s t e s ig l o

l

S i l a e s p ec t ac ul ar a c elerac i ó n

348

L

A ED A D D E O R O

dad de vida y del entorno , la nueva tecnología b a rri ó e l mundo de lo s p a í s es pobres como un huracán dur a nte la edad de oro en forma de medi c inas modernas y de la revolución del transporte . A p a rtir de los a ños cuaren ta, la s innovac i ones médicas y farmacológicas estuvieron por primera ve z en situa-

vidas a gran esc a la (gracia s , por ejemplo , a l DDT Y a los a nti-

ción de s a lvar

biót i cos) , a lgo que antes habían sido incapaces de consegui r , salvo , t a l vez , en

e

l caso d e l a vi ru e l a. A sí, m ie ntra s l as ta sas de n a talidad s e g uía n s i e nd o a lt as,

o

incluso subían en épocas de prosperidad , las tasas de mortalidad cayeron

vert i c a lmente - en México qued a ron re du c idas a menos de l a mita d en

25 a ños a partir de

1944 - y la población se di s p a ró , aunque no hubie s en

cambiado gran cosa la economía ni sus instituciones. Un efe c to s ecund a rio de este fenómeno f ue el aumento de la diferencia entre p a íses rico s y pobres , avanzados y atrasados , aunque las economías de amba s regiones creciesen al mismo ritmo. Repartir un PIB el doble de grande que hace treinta a ños en un

p a ís de población estable es una cosa; repartirlo entre una población que

(como en el caso de México) se ha duplicado en treinta a ño s, e s otra. Conviene empezar todo análisis del tercer mundo con algun a s considera- ciones acerca de su demografía, ya que la explosión demográfica e s el hecho fundamental de su existencia. La historia de los p a íses desarrollados parece

indicar que el tercer mundo también pa s ará por lo que los espe c ialistas lla- man «la transición demográfica » , al estabilizarse su pobla c ión gracias a una natalidad y una mortalidad bajas, es decir, dejando de tener más de uno o dos hijos . Sin embargo , si bien hay indicios de que la « transición demográfica» se estaba produciendo en algunos p a íses , sobre todo en el Extremo Oriente,

a fines del siglo xx, la gran masa de los países pobres no había hecho

muchos progresos en este sentido, salvo en el bloque ex soviéti c o . Esta es una de las razones de su continua miseria. Algunos países con pobla c io- nes gigantescas estaban tan preocupados por las decenas de millones de nue- vas bocas que había que alimentar cada año, que de vez en cuando sus gobiernos emprendían campañas de coacción despiadada para imponer el control de la natalidad o algún tipo de planificación familiar a sus ciudada-

nos (sobre todo la campaña de esterilización de los años setenta en la India y

la política de « un solo hijo » en China) : No es probable que los problemas de

población de ningún p a ís puedan resolverse de este modo .

II

Sin embargo , cuando vi e r o n la lu z e n e l mundo p osco l o ni a l y d e l a po s- guerra , no eran e s tas las primeras preocupac iones de lo s e s tado s del mund o pobre, s ino la forma que debían adoptar .

. No - - ! e ~ ulta so r nrende~~ que . ado~ s e º •

o.se

víeran QQllg.!NOS a a doptar ,

sistemas

Qol i ! iCQ . uler i y adosde los de sus a !n ~ iI ! ! R ~t i ~ . o d e - s u s conqui s-

i id Q r~ : -La minoría de los q u es w - gí a ñ dé l ' a revolu c ión so c i a l , o ( lo qu e ven ía

a s er lo mi s mo ) de lar g a s guerra s de libe r ación , e r a m ás probable que s iguie -

349

ran e l mod e lo de l a revoluc ió n s ov iétic a . En t e or í a , pu es, e l mundo es t a ba cada v e z m ás lleno de lo qu e pretendían s e r república s p a rla mentaria s c on elecciones libres , y de una m i noría de « r e pública s democrát icas populares » de partido único . ( En teoría, todas ellas eran democráticas, aunque sólo los regímenes comuni s tas o revolu c ionarios insistí a n en añadirles las palabras

« popular » y/o « democrática » a s u nombre ofici a l . ) 2 - E n l a p rác t ica es tas eti q uetas ind icab a n c omo m áxim o e n qu é lu ga r d e l a escena internacional querían situarse estos países, y en general eran tan poco re a l i sta s como solí an se r lo l a s c onstitucion es de las repúbli cas latin o- americanas , y por los m i smo s moti v o s : en la mayoría de los casos, carecían de las condiciones materiales y pol í ticas neces a ria s para hac e r viables e s tos sistemas - E s to sucedía incluso en los nuevos estados de tipo comunista, aun - que su estructura autoritaria y el recurso a un « partido único dirigente » hacía que resultasen menos inadecuados en un entorno no oc c ident a l que en las repúblicas liberales. Así, uno de los pocos principios políticos indiscuti- bles e indiscutidos de los estados comunistas era el de la supremacía del partido (civil) sobre el ejército. Pero en los años ochenta, entre los estados de inspiración revolu c ionaria , Argelia, Benín , Birma nia, la República del Con - go, Etiopía , Madagascar y Som a lia -además de la algo excéntrica Libia- estab~ gobernados por militares que se habían hecho con el poder mediante golpes de estado, al igual que Siria e Ira k , gobernados por el Partido Socia- lista Baasista, aunque en versiones rivales. De hecho, el predominio de regímenes militares, o la tendencia a ellos , unía a los estados del tercer mundo, cu a lesquiera que fuesen sus mod a lidades políticas o constitucionales. Si dejamos a un lado el núcleo princip a l de regí- menes comunistas del tercer mundo (Corea del Norte, China, las repúblicas de Indochina y Cuba) y el régimen que surgió de la revolución mexi c ana, es difí- cil dar con alguna república que no haya cono c ido por lo menos etapas de regímenes militares desde 1945. Las escasas monarquías, salvo excepciones (Tailandia), parecen haber sido más seguras . La India sigue siendo , en el momento de escribir estas líneas, el ejemplo más impresionante de un p a ís del tercer mundo que ha sabido mantener de forma ininterrumpida la supremacía del gobierno civil y una serie también ininterrumpida de gobiernos elegidos en comicio s regulares y relativamente limpios, pero que esto justifique la cali- ficación de « la mayor democracia del mundo » depende de cómo definamos el

« gobierno del pueblo, para el pueblo, por el pueblo » de Abr a ham Lincoln. Nos hemos acostumbrado tanto a la existencia de golpes y regímenes mi- litares en el mundo -incluso en Europa- que vale la pena recordar que, en

E

L TE R CE R MUN D O

2 . Ant es d e l hund i miento del c omuni s mo , l os s i g ui e nte s e s tado s t e n ía n l a s pal a br as « d e l

pu e blo » , « popula r » , « d e mo crá t ica » o « s o c i a li s ta » en s u den o min ac ión o fici a l : Alb a n ia , A n g ola ,

Ar ge li a , B a nglad es h , B e nín , Birmani a, Bulg a ria , C a mbo ya, Ch eco s lo va qu ia, Chin a, C o n go ,

Cor ea d e l Norte , Etiop ía, Hun g ría , Lao s , Libia , M a da ga s car , M o ng o lia , Mo za mbique , Pol o ni a ,

R e públi ca Demo c rát ic a Al e m a na , Rum a nia , Somalia , Sri L a nk a, URSS , Vietn a m , Y e m e n ( del

Sur ) y Yug os lavia . Guyana s e t i tulaba « r e públ ica c oop e rat i v a » .

350

LA E DAD D E ORO

la esca la presente , son un f enómeno muy nuevo . ~~ s t a 1914 no h a b í a ~a~i- do ni un solo est a do soberano gobernado por los mil i t a r es, s a lvo en Amenca Latina, donde los golpes de estado formaban parte de la trad i ción lo~~, y aun a llí, la única república import a nte que no estaba gobernad a por civiles era México que se encontraba en plena revolución y guerra civil . Había muchos estados milit a rista s , en los que el ejér c ito ten í a más peso político del debido , y v a r i o s es t a do s e n lo s qu e l a gran masa de la o fic~ali d ad n o s intoni - zaba con el gobierno , cuyo ejemplo más visible era Francia , No obstante, e l instinto y los hábito s de los m i litares en p a íses estables y adecua~~nte gobernados les llevaban a obedecer y mantenerse a l margen de la P?lítica ; o a p a rticipar en política del mismo modo que otro g~po . de personajes o~- cialmente sin voz, las mujeres de la clase gobernante: mtngando entre basti- dores. La política del golpe de estado fue, pues, el fruto de una nueva ép?ca de gobiernos vacilantes o ilegítimos. El primer análisis serio del tema, escnto por

un periodista italiano que se inspiraba en Maquiavelo, Técnica . del golpe de

estado, de Curzio Malaparte, apareció en 1931, justo en la ffil~~ ~e la era

de las cat á strofes e - En la segunda mitad del siglo , mientras el equilibrio de las

superpotencias parecía estabilizar las fronteras y , en menor medida, los regí- menes, los hombres de armas entraron de forma cada vez más habitual en política, aunque sólo fuera porque el planeta estaba ~?ra ll~no de esta~os, unos doscientos , la mayoría de los cuales eran de creaci ó n reciente (carec¡a~, por lo tanto, de una tradición de legitimidad), y sufrían u~os sistemas polí- ticos más aptos para crear caos político que para proporcionar un gobi~mo

el

único organismo capaz de actuar e!1P2 -YS~ . 2 . 51 L ~ u ar uier o 'Ofam.pQ a . esca-

la naci ó i ial. Además ; como, a n i vel interna c ional, la guerra fría entre las su-

perpotencias se desarrollaba sobre todo mediante la intervenc~ón de las ~~- zas armadas de los satélites o aliados, éstas recibían cuantiosos subsidios

y suministros de armas por parte de la superpotencia correspondiente, o,

en algunos casos, por parte primero de una y luego de la otra, como en Soma- lia. Había más oportunidades políticas que nunca antes para los hombres con

eficaz. En situa c iones semejantes las fuerzas a rm a das eran c~ ~=nCJa

, En los países centr a les del comunismo, a los militares se les mant~ma bajo control gracia s a la presunción de supremacía civil a través del partido, aunque en el delirio de sus últimos a ños Mao Tse-tun~ estuvo. a punto. ~e abandonarla . Entre los aliados occident a les, las perspectivas de mtervencion de los militares se vieron limitad a s por la ausencia de inestabilidad política o por la eficacia de los mec a nismos de control . Así , ~a s . la muerte del g~ , neral Franco en Esp a ña, la transición hacia la democracia liber a l se negocIO . con éxito bajo la égida del nuevo rey, y la intento~a go~pista de unos oficiales franquistas recalcitrantes en 1981 fue abortada ~nmediatam~nte, al negarse el rey a aceptarla. En It a lia, donde los Estados Umdos manteman la amenaza ~e un golpe de estado en ca s o de que llegase a p a rti c ipar en el gobierno del pa ís el poderoso P a rtido Comuni s t a, el gobierno civil s e mantu v o en el poder ,

tanques.

.

.

EL TE R CE R MUNDO

35 1

aunque e n lo s años se tent a se produjer o n m a nejo s tod a v ía po r explica r en l as oscur~ pro f und i d a des del submundo del ejército , los serv i c ios secretos y el terr?nsmo. Sólo en lo s ca s o s en que los traumas de la descolonización ( es ?ecrr , de la derrota a. manos de los insurrectos de las colonias) llegaron a ser mtolerables , los ofici a les de los p a íses occidentales sintieron la tentación de dar golpes militares , como en Francia durante la inútil lucha por reten e r Ind ochi n a y A r gelia e n lo s año s cinc u e n ta, y (con una orientación " izquierdis- ta) en Portugal, al hundirse su imp erio africano en lo s añ o s s ete n t a . En

~? oS

CIvil. El umco golpe militar apoyado de

Europa fue el que llevó al poder en 1967 (por iniciativa local, seguramente) a un grupo de coroneles griegos de ultraderecha singularmente estúpidos , en un país donde la guerra civil entre los comunistas y sus oponentes (1944- 1949) ~abía dejado rec~~rdos amargos por ambas partes. Este régimen, caracterizado por su afici ó n a torturar a sus oponentes, se hundió a l cabo de siete años bajo el peso de SU propia estupidez.

ca , s ~ s l a s f u e r z~ . armad a s vol vi eron p r onto a quedar bajo control

hecho por los Estados Unidos en

La situación era mucho más favorable a una intervención militar en el ter- cer mundo, sobre todo en estados de reciente creación , débiles y en ocasiones diminutos, donde unos centenares de hombres armados reforzados o a veces ~cluso .ree~plazad?s por extranjeros, podían resultar decisivos, y donde la inexpenencia o la mcompetencia de los gobiernos era fácil que produjese

es~dos recurrentes

~itares de la mayona de los países de Africa no eran aspirantes a dictador, sino gente que realmente se esforzaba por poner un poco de orden, con la esperanza -a menudo vana- de que un gobierno civil a s umiese pronto el P?~er, propó . s~tos en los que acostumbraban a fracasar, por lo que muy pocos dirigentes militares duraban en el cargo. De todos modos, el más leve indicio de que el gobierno del país podía caer en manos de los comunistas garantiza- ba el apoyo de los norteamericanos. En resumen, la política de los militares, a l igual que los servi c ios de informaci?~ mili~es, . solía llenar el vacío que dejaba la ausencia de política o de servicros ~rdmanos. No era una forma especial de política, sino que estaba en funci ó n de la inestabilidad y la inseguridad del entorno. Sin emb~g?, fue a~ueñándose de cada vez más p a íses del tercer mundo porque la practica totalidad de ex colonias y territorios dependientes del mundo esta - ban comprometidos en políticas que requerían justamente la clase de estado estable," eficaz y con un adecuado nivel de funcion a miento del que muy P?COSdisfrutaban. Estaban comprometidos en ser económicamente indepen- dientes y « desarrollados » . Después del segundo conflicto de ámbito mundia l de la revolución mundia l y de la descolonización, parecía que ya no hab í a futuro para los viejos programas de desarrollo basados en el suministro de materias primas al mercado internacional dominado por lo s p a íses imperia lis- = .el programa de los estancieros argentinos y uruguayos, en cuya imitación pu s ieron grandes esperanzas Porfirio Díaz e n México y Leguía en Perú . En todo ca s o , esto había dejado de pare c er f acti bl e a p a rtir de la Gran Depr es ión .

d~ caos , corrupción o , confusión. Los típicos gobernantes

352

LA E D A D D E O R O

Adem ás, t a nto el nacion a li s mo como el ant i imper i a li s mo p edía n pol í ticas de menor dep e ndencia respecto a los ant i guos imperios, y el ejemplo de la URSS constituía un modelo a lternativo de « desarrollo » ; un ejemplo que nunca había parecido tan impresionante como en los años posteriores a 1945. Por eso los estados más ambi c iosos decidieron acabar con su a t raso agrí- cola m e d i ante una industri a lización sistem áti ca , bien fue s e s egún el modelo soviético de planificación centr a l , bien mediante la su s titu c ión de importacio -

EL T E R CE R M UND O

35 3

s u mergida y d e u na corru pció n gener a l qu e se ha co n verti d o e n i n erra d ica bl e .

Tre s c u a r tas p ar t es d e t o d os l os asa l a riado s eran empl ea do s públ ico s, m ien -

tra s l a agri c ultura de s ub s i s ten c i a ( a l igu a l qu e en muchís imos otro s p a í ses

a fricano s) quedó ab a ndon a d a . Tr as e l derroc a miento de Nkrum a h m e di a nt e

el con sab i do g olpe m i l ita r ( 1966 ), e l p aís pro s iguió s u de s ilu s ionada and a du- ra en t r e una serie de g ob ier no s e n oca sion es civi l es , a unqu e gen e ralm e n te d e militare s de s ilu s ionado s.

n

es, bas a do s ambo s, a unque d e f orm a d i fe re nt e, e n la i nt erve nc i ón y e l pre -

 

E

l f un esto b a l a n ce de los nuevos esta d os del África su b sa h ariana no

d

om ini o d el es t ado . H as ta l os menos ambic i osos,

que no soñaban con un

d

e bería i nducimo s a subestimar lo s impor tan tes l o g r o s de las anti gu as colo -

futuro de grandes complejos siderúrgi c os tropicales impulsados por la energía procedente de inmensas instalaciones hidroeléctricas a la sombra de presas colos a les, querían controlar y desarrollar por su cuenta sus propios recursos . El petróleo lo habían extraído tradicionalmente compañ í as privadas occiden- tales , por lo común estrechamente relacionadas con las potencias imperiales. Los gobiernos, siguiendo el ejemplo de México en 1938, comenzaron a nacio - nalizarlas y a gestionarlas como empresas estat a les. Los que no se decidieron a nacionalizar descubrieron (sobre todo desp u és de 1950 , cuando ARAMCO ofreció a Arabia S audí un trato hasta entonces inaudito : repartiese los ingre- sos a medias) que la posesión materi a l de petróleo y gas era una baza gana- dora en las negociaciones con comp a ñías extranjeras. En la prácti c a , la OPEP , que acabó teniendo a l mundo entero por rehén en los a ños setenta , fue posible porque la propiedad del petróleo mundi a l había pasado de las com- pañías petrolíferas a un número relativamente limitado de p a íses productores. En definitiva, incluso los gobiernos de los p a íses descolonizados a los que no importaba en absoluto depender de capitalistas a la antigua o nueva usanza (del « neocolonialismo » en terminología izquierdista contemporánea), lo hacían en el marco de una economía dirigida. Seguramente el estado de este tipo que tuvo más éxito hasta los años ochenta fue la antigua colonia france- sa de Costa de Marfil . Los que tuvieron menos éxito fueron, probablemente, los nuevos países

q u e su b estimaron l as limitaciones de su atra s o: f a l ta de técnicos, administra- dores y c u adros económicos cu a lificados y con experiencia; analfabetismo; desconocimiento o desconfianza hacia los programas de modernización eco- nómica , sobre todo cuando sus gobiernos se imponían objetivos difíciles de cumplir incluso en países desarrollados , como la industri a lización planifica- da. Ghana, que , con Sudán , fue el primer estado a fricano en conseguir la independencia, malgastó así reservas de divisas por v a lor de doscientos millones d e libras, acumu l adas gracias al alto precio del cacao y a sus ingre- sos durante la guerra -más elevados que los de la India independiente - - , al intentar crear una economía industri a l dirigid a, por no hablar de los planes de unidad africana de K wame Nkrumah. El re s ultado fue un de s a s tre , que empeo- ró todavía má s con el hundimiento del pr ec io del cacao en los años ses enta. Para 1972 los grandes proyecto s habían fracasado , la indu s tria del pequeño país sólo podía protegerse detrás de a ltísimos aranceles , controles de precios y permisos de importación , lo cu a l provocó el florecimien t o d e la economía

nias o dependen c ias c oloniale s mejor s ituadas , que eligieron el c a mino d e l desarrollo económico b a jo la tutela o la planifica c ión del e s t a do . Lo s que a

p a rtir de lo s a ño s s etent a comenz a ron a c onocer s e , en la jerga de lo s func i o-

nario s i nterna ci on a les , como NIC ( Newly Indu s tri a lizing Countries ) s e ba s a- ban , con la ex c epción de l a ciudad-esta do de Hong Kong , en polític as de e s t e tipo. Como puede ate s tiguar cu a lquiera que conozca mínimamente Br as il y Méx ico , estas política s generaban burocra c ia, una c orrup c ión e s pecta c ular y de s p i l f arro en abundancia, pero también un índice de crecimiento anual del 7 por 100 en ambo s país e s durante décadas: en una p a labra, ambo s país e s pasaron a ser economía s indus tri a les moderna s. De h ec ho , Brasil fue p o r un tiempo la o c t av a e c onom í a del mundo no c omunis ta. Ambos p a í s e s po s e ían una pobl a c i ón l o basta nt e grande como para con s tituir un importa nt e m e r ca - do int e rior , de modo que la i ndu stria lización por s u s titución de importacione s tenía sentido a llí, o por lo meno s lo tuvo durante mucho tiempo . La a cti v idad y el ga s to público s mantenían a lta la demanda interna . Hubo un momento en que el sector público brasile ño r e present a ba la mitad del producto interior bruto y controlab a di e cinuev e de las veinte compañía s princip a les , mientras que en México daba empleo a la quinta p a rte de la poblac ión activa y repre - sentaba do s quinto s de la mas a s a l a ria l del pa ís ( H a rri s, 1987 , pp. 84-85 ) . L a planifica c ión estat a l en el Extremo Oriente estaba por lo gener a l ba s ada menos directamente en la empresa pública y más en grupo s empre sa ria les protegidos, dominados por el control gubernamental del crédito y la inver- sión , pero el grado de dependen c ia del desarrollo económico para con el e s ta- do era el mi s mo . La planificación y la iniciativa estat a l era lo que s e lle v aba en todo el mundo en los años cincuenta y lo s s esenta , y en lo s NIC , ha s ta lo s años noventa . Que esta modalidad de desarrollo económico produje s e re s ul- tado s s atisfactorio s o decepcionantes dependía de las condiciones de ca da paí s y de los errore s humanos.

III

E l d esarr o llo , diri g id o o n o por e l es t a d o, n o r es ulta b a d e inte r és in medi a -

to p a r a l a gran m ayo r ía d e lo s h a b i t a nt es d e l ter c er mund o qu e viv í a d e l c ul- tivo d e s us propios a limento s, pu es i n c lu s o en lo s p a íses y c olonias c u yas fu e nte s de ingr es o s pr i ncip a les e r a n uno o do s c ul t ivo s d e e x p o rtac ión = - caf é ,

35

4

L A E D A D D E O R O

plát a n os o cacao - , és to s s ol í an concentr a r s e e n área s muy deter mi nad a s . En el África subs a h a r ia na y en la mayor parte del s ur y el sureste asiático , ade- más de en China , la mayor í a de la gente cont i nuaba viviendo de la agricultu- ra. Sólo en el hem i sfer i o oc c ident a l y en la s tierra s á rid as del mundo islámico

oc c ident a l el campo se estaba vol c ando sobre las grandes c iudades, convir-

tiendo sociedades rur a les en urban as en un par de decenios (véa s e el capítu- lo X ). En region es f é rt i l es y con u na d e n si d ad de po bl ación no excesiva , co m o buena parte del África negra, la mayoría de la gente se las habría arreglado

b i en s i la h ub i eran dejado en p az. La may o ría de s u s h a b itantes no necesi t a b a

a sus estados , por 10 gener a l dema s iado débiles como para hacer mucho daño,

y si el estado les daba demasiados quebraderos de cabeza, siempre podían prescindir de él y refugiarse en la autosuficiencia de la vid a rural. Pocos con- tinentes iniciaron la era de la independen c ia con mayores ventaja s, aunque muy pronto las desperdici a rían . La mayor parte de los campesinos asiáticos y musulmanes eran mucho má s pobres -- en ocasiones, como en la India, de una miseria absoluta e histórica- , o estaban mucho peor a limentados, y la presión demográfica sobre una cantidad limitada de tierra era má s grav . e para ellos. No obstante , a muchos p a íses africanos les pareció que la mejor solu- ción a sus problema s no era mez c larse con quiene s les decían que el desa- rrollo económico les proporcionaría riquezas y prosperidad sin cuento, sino mantenerlos a raya . La experiencia de muchos a ños , suya y de sus antepasa- dos, les había demostrado que nada bueno venía de fuera. Genera c iones de cálculos silenciosos les habían enseñado que era mejor minimizar los riesgos que m a ximi z ar los beneficios. Esto no los mantuvo a l margen de la revolución económica glob a l, que no sólo llegó hasta los má s a islados en forma de san- dalias de plá s tico , bidones de gasolina, camiones viejos y - claro está- de despachos gubernament a les llenos de papeles, sino que, ademá s , esta revolu- ción tendió a dividir a la población de esas zona s entre los que actuaban den- tro o a través del mundo de la escritura y de los despachos, y los demás. En la mayor parte del tercer mundo rur a l, la distinción bá s ica era entre «la costa» y

« el interior » , o entre ciudad y selva.' El problema era que, a l ir juntos modernidad y gobierno , « el interior» estaba gobernado por « la costa » ; la selva , por la ciud a d ; los an a lfabetos, por los cultos. En el principio era el verbo. La Asamblea de lo que pronto se con- vertiría en el estado independiente de Ghana comprendía entre sus 104 miem- bros a sesenta y ocho que habían recibido a lguna clase de forma c ión má s all á de la básica. De los 106 miembros de la Asamblea legislativa de Telengana

(s u r de la India) había noventa y siete que habían cursado estudios secunda-

rios o superiores, in c luyendo c i ncuent a licenciado s universit a rios. Por aquel

entonces, en ambos territorio s la mayoría de la población era an a lfabeta

3 .

D ivis ion es p a r e c i d as s e d a b a n en a l g u na s d e la s r eg i o n e s atra s a d a s d e e s t a d o s soc i a li s -

t as ; por ejemplo , en e l K aza j s t á n so vi é t ic o , d o nd e l a p o bla c i ó n aut6 c tona no demo s tró ningún inter és por ab a ndon a r l a agr i c ultur a y l a gana der ía , d eja ndo la i ndust ri a l i z a c i ó n y l a s ciudades a una ca nt i d a d not a bl e d e in roig r an t es ( ru s o s).

EL T E RC E R M U NDO

3 55

( Hod gki n , 19 61 , p . 29; Gray, 19 70 , p. 1 3 5 ) . M á s a ún , to d a p e r s o n a q u e d es e a-

ra ejer c er a lguna ac tiv id a d d e ntro del gobierno na c ion a l d e un e s t a do , del ter - cer mundo ten í a que s ab e r l e e r y esc r i b i r no s ólo en l~ len g ua . ~ omun de la

región ( que no tenía por qué s er la d~ s u co~unidad ) ,. sm? tamble~ en un~ de entre el reducido grupo de l e ngua s ínternacion a les (ingl é s , france s , espa ñ ol , ár a b e, c h i no m an d a r í n ), o por lo m e no s e n las l e ngua s f ran c a s re g ion a les a l ~s que los gobiernos solían dar la categoría de lengua escrita . « nacio~al» (swahi-

li bahasa, pidgin) . La única excepción eran los países latmoamencanos don-

de la lengua of icia l esc r i t a ( esp a ñ o l y portugué s) coincidía con la lengu . a que hablaba la mayor í a . De lo s candid a to s a un e s c a ño por Hyderabad ( India ) en las elecciones gener a les de 1967, s ólo tres (de treinta y cuatro) no hablaban

. Por eso hasta las gente s más l e j a nas y atra s adas .s e dieron cu e . nta de las ventajas de tener estudios superiores, aunq~e ~o pudler~n c , om~artula s , o t a l vez porque no podían compartirla s . Conocimiento equiv a l í a , hter a lmente. ' a poder, a lgo especia lmente visible en países donde el estado er a, a l?s OJo s de sus súbditos, una máquina que absorbía sus recursos y los repartía entre los empleado s públicos . Tener e s tudios era tener un empleo , a menudo un empleo asegurado : como funcion a rio, y, con suerte , hacer c~era , l? que le permitía a uno obtener s obornos y S0misiones y dar ~a~aJ . o a panentes y

inglés (Bern s torf f , 1970 , p . 146).

amigos. Un pueblo de, por ejemplo, Africa central que mv~ese

dios de uno de sus jóvenes esperaba recibir a cambio uno . s ~ngre ~ os y protec - ción para toda la comunidad, gracias al cargo en l~ adn:uIllstraclón , que , e~os estudios aseguraban. En cu a lquier caso , los funcionario s que teman é xito eran los mejor pagados de toda la población. En un p a ís como la U ganda de los años sesenta , podían percibir un s a lario (legal) 112 vece ~ , mayo~ que la renta per cápita media de sus paisanos (frente a una proporcion equivalente de 10/1 en Gran Bret a ña) (UN World Social Situation, 1970 , p . 66). Donde parecía que la gente pobre del campo podía benefici~ ~ e de la~ ven- tajas de la educación , o ofrecérselas a s us hijos (~omo en ~e~ca Latina, la región del tercer mundo más cercana a la moderrudad y mas a lejada del colo- nialismo), el deseo de aprender era prácticamente univers a l. « Todo el . mu~~o quiere aprender a lgo -le dijo a l autor en 1962 un resp?ns~ble de or g amzacion del Partido Comunista chileno que actuaba entre los indios mapuche s -. Yo

no soy un intelectu a l , y no puedo enseñarles nada de l~ que enseñ~ ~n la escuela , o s ea que les en s eño a jugar a fútbol . » Estas ansra s de . conocimiento explican en buena medida la enorme migración del c~po a la ciudad que des - pobló el agro de América del Sur a p a rtir de los a ños cmcuent~. Y es que . todas las investigaciones sobre el tema coinciden en que el atracuvo d e la ciud a d

a l~s

hijos. En la ciudad , éstos podían « llegar a ser algo » . La escolarizaci ó n abna

la s perspectivas más halagüeña s, pero en los p a í s es más atrasado s, el mero

en los e s tu-

residía, ante todo, en las oportunidades que ofrecía de educar y . fo~~

4 . P o r e j e mpl o , h a s t a m e di a d o s d e l o s o c h en t a , e n B en í n , Co n go , G uin ea , S om a l ia , Sud á n ,

M a l i , Ru a nd a y l a R e públ ica C e ntr o af rica n a ( W o r ld L ab o ur , 1 9 89 , p . 49 ) .

356

LA EDAD DE O R O

hecho de s aber c ondu cir un v e h íc ul o a motor podí a ser l a c l ave d e un a vida mejor . Era lo pr i mero que el em i grant e de un puebl o que c hua d e lo s A ndes enseñaba a lo s primo s y s ob r ino s que se le uní a n en la c iudad , con la e s peran- za de abrirse c a mino en el mundo moderno , porque ¿ n o habí a s ido el haber conseguido un empleo c omo conductor de a mbulancia lo que hab í a c on s t i tui- do l a b ase d e l éxito d e su prop i a fa m i l ia? ( J ulca , 1 9 92) . Seguramente no fue hasta los año s s esenta , o más tarde , cuando la po b la-

c ión rura l del resto del mundo, ademá s de la d e Am é r ic a d e l Sur , e mpezó a ver s istemáticamente la modernidad como a lgo má s prom e tedor que amena- zante. Y sin embargo, había un a s pecto de la políti c a de de s arrollo económi- co que habría sido de esperar que les resultara atracti v o, ya que afectaba a las tre s quintas partes o más de lo s s ere s humanos que vivían de la agricultura :

la reforma agraria. E s ta consigna gener a l de la política de lo s p a íse s agr a rios podía significar cu a lquier co s a , desde la división y reparto de los lat i fundios entre el campesinado y lo s jornaleros s in tierra , hasta la abolición de los regí- menes de propiedad y las servidumbres de tipo feudal ; desde la rebaja de los

a rriendos y su reforma h a sta la na c ion a li z ación y colectiviza c ión revolu c io-

n a ria s de la tierra. Es probable que jam ás s e hayan p r oducido tanta s reforma s agr a rias c omo en la década que s iguió a la segunda guerra mundi a l , ya que las llev a ron a cabo gobiernos de todo el espectro político. Entre 1945 y 1950 casi la mitad del género humano se encontró con que en sus paí s e s s e estaba llevando a cabo a lguna cla s e de reforma agraria: de tipo comuni s t a en la Europa del Este y, de s pués de 1949, en China; como consecuencia de la descolonización del antiguo imperio británico en la India, y como consecuencia de la derrot a

de Japón o, mejor

Japón, T a iwan y Carea. La revolución egipcia de 1952 extendió su al c ance al

dicho , de la política de ocupa c ión norteamericana en

mundo islámico occident a l: Ir a k , Siria y Argelia siguieron el ejemplo de El

C a iro . La revolución boliviana de 1952 la introdujo en Am é rica del Sur , aun-

que México, desde la revolución de 1910, o, más exactamente, desde el nue- vo est a llido revolucionario de los años treinta , ha c ía tiempo que propugnaba el agr a rismo. No obstante , a pesar de la proliferación de declara c iones políti-

cas y encuestas sobre el tema, América Latina tuvo demasiado pocas revolu-

c iones, descolonizaciones o derrotas militares como para que hubiese una

auténti c a reforma agr a ria, ha s ta que la revolución cubana de Fidel Castro

(que la introdujo en la isla) puso el tema en el orden del día. Para los modernizadores , los argum e nto s a favor de la reforma agr a ria

eran políticos (ganar el apoyo d e l campe s inado para regímenes re v olucio-

n a rio s o para regímenes que podían evitar la revolución o a lgo s emejante) ,

ideológicos ( < < latierra para quien la trabaja », etc.) y a vece s e conómicos, aun - que no era mucho lo que la mayorí a d e lo s revolucion a rio s y reformadores

e s peraba con s eguir con el s imple r e p a rto de tierra s a c ampe s ino s trad ic iona -

l es y a peon es que t e nían p oca o nin g un a ti e r ra. D e h ec ho , la produ cc i ó n ag r í-

c ola c ayó dr ás tic a ment e e n Boli vi a e Ir a k inmedi a tament e de s pu és d e la s

EL TE R CER MUNDO

3 57

a ñad i r s e qu e, a llí dond e l a pr e para c i ó n y l a pr o ducti v id a d de lo s ca mp es in os ya e r a n a lta s, la refo r m a agr a r i a a ctu a lizó un pot e ncia l producti v o h as t a entonc es reprimido por el es cepti c i s mo de lo s campesino s, como en E g ipto , Japón y, s orprendentemente, T a iwan (L a nd R e form , 1968 , pp. 570-575) . Lo s argumento s favorable s a l mantenimiento de un c ampe s inado num e ro s o er a n y so n an t ieconó m icos , ya q u e en l a h ist oria d el mu n d o m o d er n o e l g r a n a u men - to de la producción agrícola ha ido en para l elo con el d eclive en la cifra y la pr o p or c ión de agricultores, en especial a parti r de la s e gunda guerra mund ial . La reforma agraria, s in embargo , pod í a demo s trar y demostró que el culti v o de la tierra por los campe sinos, sobre todo por propiet a rio s medio s de men- talidad moderna, podía ser tan eficiente y más flexible que la agricultura lati- fundista tradicion a l , las plantaciones imperialistas y, c iertamente , que cual- quier intento desencaminado de practi car la agricultura con método s ca s i industriales, como las gigantescas granjas estat a les de tipo soviético y el plan británico para la producción de cac a huetes en Tanganika (la actual Tanz a nia) después de 1945 . Cultivos como el c a fé , o incluso el azúcar y el caucho, que antes se consideraban típi c os de plantación, han dejado de s erio, aunque las plantaciones sigan aventajando en a lgunos casos a las explotacione s en pequeña escala y en manos de productore s no cualificados . Con todo , lo s mayores progresos que la agric ultura del tercer mundo ha experimentado desde la guerra , la « revolución verde » de nuevos cultivos seleccionados cien- tíficamente, los llevaron a cabo agricultores con olfato comercial como lo s del Punjab . Pero el argumento económico más poderoso en favor de la reforma agra- ria no se basa en la producti v idad, sino en la igualdad . En conjunto , el de s a- rrollo económico ha solido aumentar y luego disminuir las desigualdades en la distribución de la renta nacional a largo plazo , aunque la crisis económi ca y la fe dogmática en el mercado libre hayan empezado a invertir esta tendencia aquí y allá. La igualdad al final de la edad de oro era mayor en los p a íses oc c i- dentales desarrollados que en el tercer mundo. Pero mientra s que la disp a ridad de los ingresos alcanzaba sus cotas máximas en América Latina, seguida por África, era muy baja en varios países asiáticos , donde las fuerzas de ocupa c ión norteamericanas habían impuesto reformas agrarias radicales: Japón, Carea del Sur, Taiwan. (Aunque ninguna llegó a ser tan igualita ria como las de lo s paíse s socialistas de la Europa del E s te o la efectuada por aquel entonce s en Australia.) (Kakwani, 1980 . ) Los que han ob s ervado el triunfo de la indus tria- lización en estos país es han especulado acerca de la medida en que s e vieron ayudados por las ventaja s sociales o económicas de esta situación , al igu a l que los que han observado e l progreso mucho más inconstante de la economía bra- sileña (siempre a punto de convertirse , aunque sin conseguirIo nunca, en lo s Estados Unidos del hemisferio sur) se han preguntado ha s ta qué punto s u pro- greso s e ha vi s to fren a do por la gran desigu a ldad en la di s tribu c ión de la ren - ta , que l i mita irremediablemente el mer c ado interior de la industria . Ve r d a - deramente , la gran de s igu a ldad s o c i a l de América Latin a no puede d e j a r d e

358

LA E D AD D E O R O

No cabe dud a de qu e l a r e f o rm a a gr a r i a f ue bi e n acogida por el ca mpe s i- nado del tercer mundo , por lo menos h a st a que s e p asó a la colect i viza c ión de la s tierras o a la constitución de cooperativas , como fue norma gener a l de los p a íses comunistas. Sin embargo , lo que los modernizadores vieron en esta reforma no era lo que representaba para lo s campesinos, a quienes no intere- saban los p r oblemas macroeconómicos, qu e veían la política nacion a l desde un punto de vista diferente del de l os reformadores de las ciudades, y cuyas

demandas de tierra no se basaban en principios generales, sino en exigencias

onc retas. As í, l a reforma a g r a r i a r ad ical in stitui d a por l o s g e ne ral e s perua- L nos reformista s en 1969, que destruyó el sistema de haciendas del p a ís de un

solo golpe, fr a ca s ó por este motivo . Para la s comunidades indias del a ltipla-
I no, que habían vivido en difícil coexistencia con las grandes haciendas gana-

c

1I

deras de los Andes a las que proporcionaban

mano de obra , la reforma repre-

indígenas» de las

tierras y pastos comun a les de los que les despojaron los terratenientes, cuyos límites habían con s er v ado en su recuerdo durante siglos, y cuya p é rdida ' no habían acept a do jamás (Hobsbawm , 1974). A los indios no les interesaban ni el mantenimiento de las viejas empresas como unidades de producción (pro- piedad ahora de la s comunidades y de los antiguos trabajadores), ni los expe- rimentos cooperativistas , ni otras prácticas agrícolas innovadoras, sino la asistencia mutua tradicion a l en el seno de comunidades que distaban mucho de ser igu a lit a rias . Después de la reforma las comunidades volvieron a «ocu- par » las tierras de las haciendas convertidas en cooperativas (de las que aho - ra eran copropiet a rios) , como si nada hubiese cambiado en el conflicto entre haciendas y comunidades (y entre comunidades envueltas en disputas por las tierras) (Gómez Rodríguez, 1977 , pp . 242-255) . Para ellos , nada había cam- biado rea lmente . La reforma agraria más próxima a l ideal de los campesinos fue seguramente la mexicana de los años treinta, que dio las tierras comuna- les de forma in a lienable a las comunidades rurales para que las organizasen como quisieran (ejidos) y que partía de la convicción de que los campesinos se dedicaban a la agricultura de subsistencia. Fue un éxito político enorme, pero s in consecuencias económicas de cara al desarrollo agrícola posterior

de México .

sentaba simplemente la justa devolución a las «comunidades

IV

No ha de s orprender que lo s e s tado s po s coloniale s que s urgieron por docenas después de la segund a guerra mundi a l , junto con la mayor parte de América Latina, que era también una de las regiones dependientes del viejo mundo imperi a l e industri a lizado , se v ieran agrupado s con el nombre de « ter- cer mundo » - una expresión s e gún se dice acuñada en 1952 (Harris, 1987 , p. 18) - para di s tinguirlos del « p r imer mundo » de lo s p a í s es capit a listas desarrollados y del «s egundo mundo » de los p aís e s comun is tas. Pese a lo ab s urdo de tratar E gipto y Gabón , la India y Papúa - Nue v a Guinea como

EL TERCER MUNDO

359

s o cie d a d es d e l mism o t i p o, e r a re lat iv ame nt e pl a u sibl e, en l a m e d i d a e n q u e todo s ello s e r a n s o c ied a d es pobre s e n c ompara ció n c on e l mundo « de sarro - llado »,' to do s e r an dep e nd ientes , todo s tenían gobierno s que que r í a n « de s a- rrollo », y ninguno c reía, de s pu és de la Gr a n Depre s ión y la s egund a g ue r ra mund ia l , que el merc a do mundia l d e l c apitalismo ( o s ea , l a do c trin a de l a

« ventaja c omparativ a » d e los economi s tas) o l a libr e inic iati v a de l a emp r e-

sa pr iva d a d o mé s tica se l o ib a a propo rcio n a r . Ad e m ás, a l ce rra r se la r e d d e acero de la guerra fría sobre el planeta, todos los que tenían libertad de ac - ción quisieron evitar adherirse a cu a lquiera de los do s sistemas de a lian z a s, es decir , mantene r se a l margen d e la tercer a guerra mundia l que todos tem í an. Esto no signific a que los « no a lineado s» , s e opu s ieran por igu a l a ambo s bandos dur a nte la guerra fría . Lo s i nspiradores y ad a lides del mo v imiento (a l

cu a l solía llamarse con el nombre de su primera conferencia interna c ion a l en Bandung , Indonesia, en 1955) eran ex revolucion a rios anticoloni a lis tas rad ica - les: Jaw a harl a l Nehru de la India , Sukamo de Indonesia , el coronel G a m a l

Abdel Nasser de Egipto y un comunista disidente , el presidente Tito de Yugo s- lavia . Todos ello s , ' al igu a l que otros regímenes ex colonia les, eran o de cían se r socialistas a su manera (es decir , no soviéticos ), incluyendo el socia lismo monárqui c o y budista de Camboya . Todos simpatizaban con la Unión So v iéti- ca, o por lo menos estaban dispuestos a recibir su asisten c ia económica y mili- tar , lo cual no resulta s orprendente , ya que los E s tados Unidos habían ab a ndo- nado su tradición anticqlonialista de la noche a la mañana después de que el mundo quedase dividido, y buscaban osten s iblemente a liados entre los ele- mentos má s conservadores del tercer mundo: Irak (antes de la revolu c ión de 1958), Turquía, P a kistán y el Irán del sha, que constituyeron la Org a nización del Tratado Centr a l (CENTO); Pakistán , Filipinas y T a ilandia, que formaron la Organizaci ó n del Tratado del Sureste Asiático (SEATO), ambas pen s adas para completar el sistema militar antisoviético cuyo pilar prin c ipal era la OTAN, aunque ninguna de las dos llegara a tener gran importancia . Cuando el grupo básicamente afroasiático de los no alineados se convirtió en tricontinental tra s la revolución cubana de 1959 , sus miembros latinoamericanos se re c lutaron, lo que no es nada sorprendente , entre las república s del hemisferio occident a l menos a llegadas al « gran hermano del norte » . No obstante, a diferencia de lo s simpatizantes de lo s Estados Unidos en el tercer mundo, que podían unirse a l sistema occidental de alianzas, lo s estados no comunista s de Bandung no tenían intención a lguna de verse involucrados en una confrontación mundia l entre las s uperpotencias, ya que , como demostr a rían las guerras de Corea y Vietnam y la crisis de los misiles cubanos, e s taban en la primera línea poten-

ci a l de ese conflicto . Cu a nto más estable fuese la frontera (europea ) entre

ambo s handos, más probable era que, llegada la hora de las armas y de las bombas, ésta s se cebasen en las monta ñas de Asia o en las selva s de Áf r ica .

qu e , pese a ser un p aís r ico ,

nunca se r ec uper ó de l a d ec ad e n c ia y caí d a d e l im p er i o b ritánico , qu e la h a b ía h ec h o pr os p era r

com o ex p o rt a d o r a de produ c t os a l i m e nt a r ios h asta 1 929 .

5 . Co n ra r ísimas exce p c i o n es, co m o so br e t odo Argen tin a,

360

LA EDAD DE ORO

Pero aunque la c o nf ront a ción entre las superpot e ncias dom i nase y , en ciert a medida, estabiliza s e las r e laciones internacion a les a nivel mundial, no las controlaba por compl e to. Había dos regiones en la s que las tensiones pro- pias del tercer mundo, sin relación en principio con la guerra fr í a, creaban situaciones de conflicto permanente que periódicamente est a llaban en gue- rras: Próximo Oriente y el sector norte del subcontinente indio (no por ca s ua-

lid a d , heredera s de l as partic i on es e f ec tuad as por lo s imperio s) . E ste último

co n f l icto era fácil q u e se mantuviese al margen de la guerra fría, pese a los

E

L TE R C ER M U NDO

36 1

lo s k urdo s inte nt a b a n e n va n o co n s eg uir l a ind e p e nd e n c i a n acio n a l qu e e l inc a uto pr es idente W i l so n l es h a b ía a nimado a ex igir. In c apa c e s d e e n c ontra r

a liado s perm a nent es e ntre l o s e s tad os m ás podero s o s, lo s kurdo s p e rtu r b a ron la s relacione s entre todo s s u s vecino s, que les masacraron con todos lo s medios disponible s, in c luyendo el gas venenoso en los año s ochenta , allí donde no topaban con su re s istencia , pue s s u habilidad como gu e rrillero s er a prov er bi a l . El M e dite rráneo orient a l permaneció e n calma relativa , dado que

t a n to Grecia como Turq u ía eran miembros de la OTAN , aunque el conflicto

es

f uerzos p a kist a níes por involucrar a los norteamericanos, en lo que fra -

entre ambos p a íses condujo a la in v asión turca de Chipre, qu e quedó d iv idi-

casaron ha s t a la guerra de Afg a nistán de los años ochenta (vé a nse los capítu-

los VID y XVI). De a hí que Occidente haya sabido poco y no recuerde ape- nas nada de las tres guerras regionales: la guerra entre la India y China de 1962, provocad a por la indefinición de la frontera entre ambos p a íses y gana- da por China; la primera guerra indo-p a kistaní de 1965 (ganada por la India);

do en 1974 . Por otro lado, la riv alidad existente entre las dos poten c ias oc c i- dentales del golfo Pérsi c o , Irán e Ira k , por la obten c ión de mejores posic io - nes en sus costas provocó la s a lvaje guerra de ocho año s (1980-1988) entre Ir a k y el Irán revolucion a rio y más tarde, fin a lizada la guerra fría , la guerra

y

la segunda guerra indo-p a kist a ní de 1971, provocada por la secesión del

entre los E s tados Unidos y sus aliados contra Irak en 1991 . Hubo una parte del tercer mundo que se mantuvo a lejada de conflicto s

del Caribe, hacía tiempo que había sido de s colonizada. Cultur a l y lingüísti-

P

a kistán Orient a l (Bangladesh), con el apoyo de la India. Los Estados Unidos

tanto globales como region a les hasta después de la revolución cubana : Améri-

y

la URSS intent a ron actuar aquí como mediadores neutr a les y benevolentes.

ca Latina . Con la excepción de pequeños enclaves continent a les (las Guaya -

La situación en Próximo Oriente , en cambio , no podía mant e nerse al margen de la guerra fría , porque v a rios a liados de los norteamer i canos estaban direc- tamente involucrados en el conflicto : Israel , Turquía y el Irán del sha. Ade-

nas y Belice , entonces conocido como Honduras Británica ) y a lguna s isla s

camente , su población era occident a l , ya que la gran masa de s u s pobres

má s , t a l como demostró una sucesión de revoluciones region a le s , militares y civiles - de Egipto en 1952 a l propio Irán en 1979 , pasando por Irak y Siria en los años cincuenta y sesenta y por el sur de la península arábiga en los años sesenta y setenta-, la región era y continúa siendo soci a lmente inestable . Estos conflictos region a les no estaban necesa riamente relacionados con

h

troamérica, hablaba o entendía una lengua de cultura europea . Si bien la regi ó n había heredado de sus conquistadores ibéricos una intrincada jerarquía raci a l, también heredó de e s os conquistadores , en su inmensa mayoría de sexo masculino , una tradición de mestizaje en gran escala . Había poca gente

a bitantes eran católicos y, s alvo en algunas zonas de los Andes y de Cen-

la

guerra fría; la URSS había sido de los primeros p a íses en reconocer al nue-

que fuese tota lmente blanca, salvo en el cono sur (Argentina, Uruguay , sur de

vo estado de Israel , que luego se consolidaría como el principal aliado de los

Brasil), poblado con inmigrantes europeos y con muy poco s indígenas. En

Estados Unidos, y los estados árabes o islárnicos, de izquierdas o de dere-

ambos casos el éxito y la posición social borraban las distinciones racia les.

chas, estaban unidos por la represión del comunismo en su interior. El prin-

Ya en 1861 , México había elegido como presidente a un indio zapoteca ,

c

ipal elemento de disrupción fue Israel , donde los colonos crearon un estado

Benito Juárez. En el momento de escribir estas líneas , el presidente de

judío mayor de lo que había dispuesto la partición diseñada por los ingleses, expulsando a setecientos mil palestino s no judíos, una cifra probablemente mayor que la de la población judía en 1948 (Calvocoressi, 1989, p. 215), y mantuvieron una guerra por década con este fin (1948, 1956 , 1967, 1973, 1982). En el curso de estas guerras, cuyo equivalente más exacto son las que hizo el rey Federico II de Prusia en el siglo XVIII para obtener el reconoci- miento de la posesión de Silesia, que le había robado a la vecina Austria, Israel se convirt i ó en la mayor potencia militar de la región y adquirió armas atómicas, pero no consiguió crear una base estable de relaciones con los esta- dos vecinos , y menos aún con los palestinos permanentemente resentidos dentro de sus fronteras en expansión o en la diáspora del Pr ó ximo Oriente. El hundimiento de la URSS apartó a l Próximo Oriente de la primera línea de fuego de la guerra fr í a , pero lo dejó t a n explo s ivo como antes. Tres foco s de c onflicto contribuían a ello : el Mediterráneo orient a l , el golfo Pér s ico y la región f ronteriza entre Turqu í a , Irán, Ir a k Y Siria , donde

Argentina es un inmigrante sirio de origen musulmán, y el de Perú , un inmi- grante japonés, dos casos todavía hoy impensables en los Estado s Unidos . Hasta el día de hoy América Latina se ha mantenido al margen del círculo vicioso de política y nacionalismo étnicos que hace estragos en los demás continentes. Además , si bien la mayor parte del continente reconocía ser lo que a hora se denominaba una dependencia « neocolonial» de una potencia imperia l única, los Estados Unidos eran lo bastante realista s como para no en v iar barco s de guerra y marines a los estados más grandes -aunque no dudaban en em- plearlos contra los más pequeños-, y los gobiernos latinoamericano s , de Río Grande al cabo de Hornos, sabían perfectamente que lo inteligente era estar del lado de Washington. La Organización de E s tado s Americano s (OEA), fundada en 1948 y con sede e n Wa s hington , no era un organis mo que acostumbrara a discrepar de lo s E s t a do s Unido s : cuando Cuba hizo la revo- lución , la OEA la expuls ó.

362

LA ED A D D E O R O

v

, y sin embar~o, justo en el momento en que el te rcer mundo y la s ideolo - gias basa~ en el est a b~ en su apogeo, el concepto empezó a desmoronarse. En ~os anos setenta se hizo cada vez más evidente que un solo nombre no podía a?arcar a~~adam ~ n~ e a un gr up o d e p aises ca d a vez más d i f e rentes. El ténm . no segura siendo ~tll para diferenciar a los p aises pobres del mu ndo de ~os ncos , y en la me?Ida e n qu e la d if erenc i a en tr e a mba s zonas, a hora d~SIgn~ c?n . f r ecuencIa « el Norte » y. « e~ Sur », se iba acrecentando a ojos VIsta,, l~ distinci ó n estaba plenamente justificada. La diferencia en el PNB per capita e~tre los paises « desarrollados » y los subdesarrollados (es decir, e~tr~ los paises de la OCDE y las « economías pequeñas y medianas»)' SIgUIÓaumentando: el de los primeros era, en promedio, 14,5 veces mayor

1970 , y en 1990 era más de 24

veces mayor (Worl~ Tables , 1991, cuadro 1 ). Sin embargo , es evidente que el tercer mundo ha dejado de ser una entidad única.

- Lo que lo dividió fue básicamente el desarrollo económico . El triunfo de la OPEP en 197~ generó por vez primera un grupo de estados del tercer mun- do, en su mayona a~ll:"ados, desde cu a lquier punto de vista, y hasta entonces pobres, que se con;rrueron en supennillon a rios a escala mundial, sobre todo los que no eran mas que pequeñas franjas de arena o de selva escasamente pobl~das, gobernadas p~r jeques . o sultanes (por lo gener a l mus~lmanes). Era f!1 a nifies~ente imposible clasificar , por citar un ejemplo , a los Emiratos ~abes Unidos, ~ada uno de cuyo medio millón de habitantes (1975) podía disponer en teona de una participación en PNB de 13 . 000 dólares doble del PNB per cápita de los Estados Unidos en . aquel entonce~:r~ Tab~es~ 1991, pp. 596 y 6?4! - , en el mismo apartado que, por ejemplo, Pakist á n, con UD ~NB per capita de 130 dólares. A los estados productores de crudo co~ poblaciones numerosas no les iba tan bien, pero a pesar de todo r~su1t? evidente que estados dependientes de la exportación de una sola mate- na pnma , por má~ desventajas que tuviesen en otros terrenos, podían hacerse

e . xtremadamen~ ncos, aunque esta s rápida s ganancias los tentaran, casi inva-

n . ableme?te, a tirarlas por la ventana. ' Al llegar a los años noventa, hasta Ara- bia Saudí se las había apañado para endeudarse .

que el PNB per cápita de los segundos en

1

.

En seg~ndo lugar, parte de~ tercer ~undo se e s taba industri a lizando rápi-

d

a y o ~ tensIblemente, hasta unirse al pnmer mundo, aunque continuase sien-

.

6

L a OCDE , qu ~ a b a r ca l a m a~o r ía d e p aís e s ca pital is t as « de s arroll a d os » , i n c luye a Bél-

glc . a, Dm~ar~a , Fr a n c ia , Gran Br e tan a, Irlanda , I s l a ndia , Itali a , Luxemburgo , Noruega

BaJ? s, Republi . ca F e der~ d e Alemania , Sueci a , Suiza , Canadá , E s tados Unidos, Japón 'y Aus-

Países

tr

a lia. : Por m~t1 v o s pol í t i co s, e s t a org an i z a c i ó n , c reada en plen a g u e rra f r í a i n c lu ía tambi

 

E

s p a na , Gr ecia, Portu ga l y T u r q u ía .

, Ien

a

Est e no e s un fen ó meno t e r ce rmundi s t a . Cu a nd o l o inf or m a r o n de la riqueza de los

yac l!ll. l en~o s p e trol i f er o s , br i t á n icos del m a r d e l Norte , un p o lít i c o fra n cés cí n ic o s e dice ue for-

muló l a s igu e nt e pr of e c í a: « L a malgastarán y e nt ra r án e n cris i s ».

. 7 :

q

EL TERCER M U NDO

3 6 3

do mu c h o m ás pobr e. C area d e l Sur , un eje mp lo d e indu stria l izació n c on tanto éx i to como e l qu e m ás e n la h i storia , t e ní a en 1989 un PNB per c á pita algo má s a lto que el de Portug a l , el p ais más pobre de la Comun i dad Euro-

pea ( World Bank Atlas , 1990 , p . 7 ) . Diferencia s c u a litativas aparte , Carea del Sur ya no es hoy comparable con , por ejemplo, Pap ú a-Nueva Guinea, aunque el PNB per cápita de ambos paíse s fue s e exactamente el mismo en 1969 , y se mantuviese en la m isma proporció n h asta med iad os de l os añ o s se tent a :

a h ora es cinco veces mayor (World Tables, 1991 , pp . 352 y 456 ) . Tal como

hemos visto , una nueva catego r ía, la de los NIC , entró en el voca bul ario internacion a l . No existe ninguna definición exacta de los NIC , pero todas las listas incluyen a los cuatro « tigres del Pacífico » (Hong Kong , Singapur, T a i - wan y Carea del Sur), la India, Brasil y México, si bien el proceso de indus- trialización del tercer mundo avanza de un modo t a l, que M a laysia, Filipinas, Colombia, Pakistán y Tailandia , así como otros paises, han sido in c luidos en la lista. De hecho, la categoría de países de industria lización re c iente y rápi- da va más a llá de lo s límites de los tre s mundos, porque en sentido estricto debería in c luir también « economías industria lizadas de mercado » ( o sea, p a í- ses capitalista s ) como España y Finlandia, y la mayoría de los estados ex socialistas de la Europa del Este, por no hablar , desde finales de los años setenta, de la China comunista. En realidad , en los años setent a los observ adores empezaron a llamar la atención sobre la « nueva división internacional del trabajo », e s decir , s obre el traslado en masa de las industrias productivas del mercado mundial desde las economías industriales de primera generación , que antes las habían monopolizado , hacia otros lugares del mundo. Este fenómeno se debió en parte al traslado deliberado por parte de empresas del viejo mundo industrial de parte o de la totalidad de su producción o de sus suministros a l segundo o al tercer mundo , seguido al fin a l por el traslado incluso de proce s o s de fabri- cación muy complejos en industrias de a lta tecnología, como lo s de investi- gación y desarrollo. La revolución del transporte y de las comunicaciones hizo que la producción en un ámbito mundial fuese posible y rentable al mis- mo tiempo . El fenómeno se debió también a los esfuerzos de los gobiernos del tercer mundo por industrializarse conquistando mercados para la ex- portación ' si era preciso (aunque mejor que no fuese a s í) a expen s a s de la protección tradicional del mercado interior. Esta globalización de la economía , que puede comprobar cu a lquier p e r- sona que examine la procedencia nacional de los productos en venta en cu a l - quier galería comercial norteamericana, arrancó con lentitud en los año s sesenta, y experimentó una aceleración sorprendente en las décadas de c risi s económica posteriores a 1973. Lo rápido de su avance puede ilu s trar s e una vez más con el ejemplo de Carea del Sur , cuya población , a finale s de lo s años cincuenta , se dedicaba aún en casi un 80 por 100 a la agricultura , de la que salían casi tres cuartas partes de la renta nacion a l (Rada , 1962, pp. 740 Y 742-'743) . Carea del Sur emprendió su primer plan quinquen a l de de s arrollo en 1962 . Al llegar a 1980 s ólo e l 10 por 100 de s u pm pro c edía de la agri-

364

LA E D A D DE ORO

c ul tur a , y s e h a b ía co n verti d o e n l a octa v a eco n omía i ndu stri a l del m und o no

c omuni s t a. En tercer lug ar , e n la c ol a de l as est a d ístic a s i nt er n aci on a l es, eme rg ier on (o mejor , fueron s umergido s) una serie de p aíse s a lo s qu e r esultab a d i fícil describir in c luso con ~ l euf e mi s mo d e « en v í a s de d esa r r oll o », y a qu e su pobreza y s u at r a s o c ad a v ez mayo res r esu lta b a n pat e nt es. A l g uien t u v o la

E

L T E R CE R M U NDO

365

( tunecinos , marroquíes y , s obre todo, argelino s) con s tituían ya cerca de la

c u arta parte d el tota l de extranjero s en F r ancia (e n 1975 , u n 5 , 5 por 100 de

la p o bl ación argelina emigró), y u n t e r cio d e to d os l os i n migrantes de los Esta d os Uni d os proce d ían de América L a t i n a - po r a qu e l e nt o n ces t o d avía,

en s u abr u mad o r a mayoría, d e Centroam érica ( Po tts, 1 990 , pp . 14 5 , 1 46 Y

1 5 0) -- . Estos movimientos migratorio s no se d iri g ían só l o h acia los a n tig u os

e l ica d eza d e c r ear u n su b grupo d e países de renta b aja en vías de desarrollo para clasificar a los tres mil millones de seres humanos cuyo PNB per cá p i- ta (de habe r lo percibido ) habría a lcanzado un promedio de 330 dólares

en 1989 , dist i ngui é ndolos d e lo s qu i n ie n t o s m il l one s d e hab ita n t e s m ás a for-

d

países industrializados . El número de trabajadores extranjeros en los estados productores de petróleo de Oriente Medio y en Libia se disparó de 1 , 8 a 2,8 millon es en ap e n as cin co a ñ os (1975-1980) (Po p ulation, 1984, p . 109). La ma yoría p roce d ía d e la regió n , p ero un a p arte imp orta n te ve n ía del s u reste

tun a dos de p a íses menos pobres , como la Repúbl i ca Dominicana , E c uador y

a

si á t i c o y de m ás l e jo s. Por de s gr acia, e n los n e gro s a ño s s ete nt a y o ch e nt a,

Guatem a la , cuyo PNB medio era una s tres v e ce s m ás a l t o , y de lo s pr iv ile-

los m ov i m i e nt os migr ator i os d e tra b a j a dore s se c on vi rti e r o n e n ca d a vez más

giados del siguiente grupo ( Bra s il , M a lay s ia , M éxi co y si mila r e s) con un

d

ifíci l es d e se p a r a r d e lo s to rrente s d e homb res, muje re s y niñ o s qu e hu ían

promedio ocho veces mayor . Los apro xi mad a ment e o c h oci en t o s m i l l ones del

d

e l h a mbr e, l a p ersec u ció n p o l í t ica o é tn ica , y l a g u e rra , o qu e eran d esa rrai-

gr

upo más próspero di sfru t a b a n en t e or í a de un PNB por p e r s ona de 1 8 .2 80 dó-

g

a do s po r ellas, e n fre n tand o a lo s p a íses d e l p rimer m undo -tan de di ca do s

lares , o sea, cincuent a y cinco veces má s que las tres quinta s p a rt es de la hu-

(

en t eo r í a ) a ay ud ar a lo s refu giad os c om o (e n l a pr ác t ica) a n o d ejar e n tra r a

m a n i dad (World Bank Atlas , 1990, p . 10 ) . En l a práctica , a medida que la

economía mund ia l se f ue glob a lizando de v erdad y , s obre todo tra s la c a ída

de l~ zona s oviética , se f ue convirt i endo en m ás puramente capi ta lista y dormnada por el mundo de lo s n e go c io s, los inver s ore s y lo s empre sarios

d es cubr i eron que gran p a r t e del mundo no ten í a ning ú n in t er és económico

para ellos, a meno s, t a l v ez, que pudie s en soborn a r a s u s pol í tico s y fun ci o- n~os para que m a lgast a r a n en armamento o en proye c to s de prestigio el dinero que les sacaban a sus desgraciados ciudad a nos.' Una cantidad desproporcionadamente a lta de esto s p a íses se encontraba en el desdichado continente a fricano . El f in de la guerra fr ía lo s privó de la

a yuda económica ( es d ec ir , militar ) que hab í a c on v ertido a a lguno s, como Som a lia , en campos de entren a miento militar y en eventu a le s c ampos de bat a lla. Ademá s, con el aumento de la división entre los pobre s , la glob a lización de la economía produjo movimientos , en especi a l de per s onas, que cruzaban

la s líneas divisorias entre regiones y cla s ifica c iones. Turistas de p a íses ricos

i n v adi e ron el tercer mundo como jamás lo habían he c ho . A medi a dos de los

o c henta ( 1985 ) , por citar s ólo a lgunos p a íses musulman e s, lo s d i e c iséis

i nmi g r a n tes d e p a í ses pobr es - a g r av e s pr o bl e mas d e ca su ística p o l í t ica y le ga l . Con l a exce p c ión de lo s E s t a d os U n i do s y, en m e nor m e did a , d e Can a-

d á y Au st r a l ia, qu e fo m e nt a ban o p e r mitían l a e n t r a d a mas i va d e i n migra n tes

d e l t e r cer m und o, l os d e m ás p aíses o pt a ron po r imp e d í r s ela , p resiona d os p or la c r ecien t e xen o f ob ia d e la pobl ació n lo ca l .

VI

El as ombro so « g r a n sa lto a d e l a n te» de l a ec onom ía d e l mund o ( ca p i t a l is-

t a) y s u c re c i e n te g l o b a lizació n n o s ól o pro voca r o n l a di v i sión y l a d isr up -

c ió n d e l co nc e p t o d e t e rc e r mund o, s ino qu e situ a r o n c on sc i e nt e m e nt e a l a pr ác ti ca t o t a lidad d e s u s hab i t a ntes e n e l mundo moder no . Y eso n o ten ía p o r qu é gu s t a rles . En rea l idad , mucho s de lo s mo v imiento s «f undam e nt a l istas » y nominalment e tradi c ionali s tas que a p a rtir d e e ntonc e s ganar o n t e rren o e n

v a rios p a í s e s del tercer mundo , s obr e todo , pero no e xc lu s ivamente, e n lo s

mu s ul m an e s , e ran r e belione s e s p ecíf i camente c ontra la mod er nid a d , a unqu e

e se no se a e l caso de tod os lo s mo v imi e nto s a l os qu e s e les ha a pl ica do esta

m i llone s de h a bit a nt es de M a lay s ia recibían a tre s millone s de turi s t as a l a ño ;

va ga d e nom i n ac i ó n. " L a ge nt e sa b ía a hora qu e form a ba p a rte d e un mund o

lo s s iete m i llone s d e tunecinos , a dos millone s; los tre s millon e s d e jordano s, a do s ~llone s (Kadir Din, 1989, p. 545). Procedente d e lo s p aí ses pobres , un

que no era c o m o e l de s u s p a dr es. L es llega b a en f orma d e l a ut o bú s o e l ca m ió n que s e d es pl a z a ban por pi s t as pol v orient as; e n f orma d e s urtid o r d e

e

norme torrente de mano de obra emigró a los p a í ses ricos , siempre que no

ga s olina; en forma de la radio de pila s que lle va ba e l mundo ha s t a ello s, tal

lo frena s en las barrera s pol í tica s . Hacia 1968 , los inm i grante s magreb í es

v

e z ha s ta a lo s a n a l fa b e to s e n s u propia len g u a o dial ec to no e sc rit os, a unqu e

e

s to s ol í a s er privi l eg i o de lo s i nmig rantes urb a n os. Pero e n un m undo d o nd e

8

.

" Por regla

general , e l 5 p or 100 de 200 . 000 dó l are s con s eg u irá la co l aboració n de u n

a lto cargo, a unqu e no d e l a máxima categor í a . E l mi s mo porcentaje de 2 mil l o n es de dólares

y ya te n emos a l secretario

tr o y e l p ers on a l ad ju nto,

co n si der ació n d e l j efe de l esta d o" » (H olm a n , 1 9 9 3) .

de E stado. Llegados a los 2 0 millo n es , hacen s u e n trada e l m i n is -

m ie n t r as q u e un porcenta j e so br e 200 mil l ones "j u s t ifica l a s e ria

9 . A s í , por e jempl o , la conver s ión a secta s « f u ndamentali s ta s» cri s tian a s, frecuent e en

América Lati n a , e s, en t o do caso, una reac c ión « modemi s ta » co n tra el antiguo o r den repre s en- tado por l a Ig l es i a cató l ica l oca l . Otros « f u ndamen t a l ismo s » son aná l ogos a n acion a li s mo s étni - cos , como p or e j e m p l o en la I n dia .

366

LA ED A D DE ORO

la gente d e l ca mp o emigra b a a l a ci ud a d p or millon es, e in c lu so e n p aíses a fri-

c

a nos rur a l es dond e pob lacio n es urba n as s up e r i ore s a un t e r c io d e l to ta l eran

c

ada vez m ás habitu a l es - Nig e r ia, Z a i re, Tan za ni a, S e n e g a l , Gh a n a, Co sta de

M a rfil , Ch a d , R e públ ic a Cent r o a f ri ca na , G a bón , B e n í n , Z am b i a , Congo , So -

m a lia, Lib e ria- , ca s i todo el mund o h a b í a trabaj a do en l a c iud a d, o tenía un

p a rient e que viv í a a ll í . De s de en t on ces, pueblo y ci ud a d se entr e mezclaron .

H as t a l as gentes más aleja d as vivían en un mundo de cu b ierta s de p l ástico ,

botellas de Coca-Cola , relojes digitales baratos y fibras artificiales. Por o b r a

d e u n a ext ra ña i nv ersión del p roceso hi s tórico, las zona s má s rústicas del ter- cer mundo empe z aron a comer c i a l i zar s u s habilidades en el pr i mer mundo :

en la s esquinas de la s ci udades de Europa , grupito s de ind i os per i pat é ticos de los Andes suramericano s tocaban s us melancól ic a s flaut as, y en la s aceras de Nueva York, P a rís y Roma, vendedores ambulant e s negros del África occi- dent a l vendían baratija s a los nativos, t a l como habían hecho los antepasados

de estos nativos en sus expediciones comerci a les al continente negro . La gran ciudad se convirtió en el crisol del cambio, aunque sólo fuese porque era moderna por definición. « En Lima -les decía a sus hijos un inmigrante andino - hay más progreso, mucho más roce » (Ju1ca, 1992). Por

más que los inmigrantes utilizasen las herr a mienta s de la sociedad tradi c io-

n a l para construir su propia exi s tencia urbana, creando y estructurando las

nuevas b a rriada s de chabola s a imagen y s emejanza de s u s vieja s comunida-

des rur a le s , en la ciudad e ra dema s iado lo que hab í a de nuevo

dentes ; eran dem a siado s lo s hábitos propios de la c iudad que entraban en

conflicto con lo s tradic i on a le s. En ninguna otra fac e ta re s ultaba todo ello

m ás vi s ible que en el comport a miento de las muchacha s, d e cuya ruptura con la tradi c ión s e lamentaban de s de África a l Perú. En un hua y no de Lima

( L a gringa ), un muchacho inmigrado se lamenta :

y s in prece-

Cu an do v ini s t e d e tu tierra , e r as una c h ica d e l ca mpo ,

a ho ra qu e est ás e n Lim a , lle v as un p e inad o de c iudad .

H ast a di ces « por fav or » . Voy a b a ilar el twist .

No seas va n i do s a , sé meno s orgullo sa

Entr e tu p e lo y el mío , no ha y dife rencia .

( Mangin, 1970 , pp . 3 1 - 3 2) 10

La ' idea de mod e rn i dad pasó de la ciudad a l campo (in c lu s o a lo s lugares donde la vida rur a l no había s ido transformada por los nuevos cultivos, la nueva tecnología y las nueva s formas de organiza c ión y c omerci a lización), a

tip o d e c hi ca a fr i ca n a e n l a s

c r ó n ic a s d e Onit s h a : « L as c h ica s y a n o so n lo s j ugu e t es tr a d ic i o n a l e s , a p ac ible s y reca t a do s de

s u s p a dr es . E s crib e n ca rt as d e a mor . Son co qu etas . L es ex i ge n r eg a l o s a s u s n o v i o s y a s us v íc- tima s . In c lu s o e n gaña n a l o s h om br e s . Ya no s on l as tont i t as qu e h abía qu e ga n a r se a través de

s u s p a d r e s » ( N woga , 1 96 5 , pp . 1 78 - 17 9 ).

10 .

En N igeria, n o s e n co ntr amos c o n l a i m age n de l nu evo

EL T E RCER MUND O

3 67

tra vés d e l a « revo lu ció n ver d e » d e l c ulti vo d e v a rie d a d es d e cere a les d iseña- da s ci e n tífica m e n te e n p ar t e d e A s ia, qu e se di f undi ó a p a rti r d e l ?s añ o s sesenta , o a lgo m ás t ar de , a través del d es ar r ollo d e n ue v o s c ul ~v o s , d e expor ta ción par a lo s mer ca do s mund iales, g r ac ias a l t r an s porte por via ae r e a de produ cto s p e re c ed e ro s (fr uto s t ropica les, flore s) y a l , as nu evas moda s entre los con s um i dore s del mundo « de s arrollado » ( coc a í n a). No hay que subes timar las c on s e c uencias de e s tos camb io s en el mun d o rural. En n ing u - na otra parte chocaron los nuevos y los viejos usos tan frontalment~ C?~O en la f r on ter a amaz ónica d e C o l om bia, qu e en los a ño s seten t a se con v i r uo en e l punto de embarque de l a coca de Bolivia y P e rú . , ' y en se de de lo s l a b _ ora t o - rios que la tran s formaban en coc a ína. E s to ocurno a l cabo de poco s ano s d e que se i n s t a lasen a llí colonias de campe s ino s que huí a n del e s tado y de lo s terratenientes, y a los que defendían quienes se identificaban como prote ~ to- res del modo de vid a rura l, la guerrilla (comunista ) de las FARC . Aquí el mercado en su versión más despiadada entró en coli s ión con quienes vivían de la agricultura de subsisten c ia y de lo que se podía con s eguir con una esco- peta, un perro y una red de pescar. ¿Cómo podía competir un campo sem- brado de yuca o de plátano con la tentación de cultivar alg? que alcanzaba precios a s tronómico s -aunque inestables- : - , o el modo de Vida de c:ntes con los aeródromo s y lo s asentarnientos surgido s de la noche a la m a nana p . or obra de los tra ficantes y productore s de droga y con el desenfreno de su s Pi S - toleros, sus bares y sus burdeles? (Molano, 1988). El campo estaba siendo transformado , pero in c luso s u tran s formació n dependía de la civiliz ación urbana y de sus industrias, pues s u economía de- pendía a menudo de las rem~sas de los e~~antes, cO , m? en lo s « ~omeland s para los negro s» del apartheid en la Republica d~ Surá f ric~ , que s olo genera- ban el 10-15 por 100 de los ingre s os de s us habitantes , lllientra ~ q~e el r e sto procedía de las ganancia s de trabajadore s inmigrante s en temtono blan c o (Ripken y Wellmer, 1978 , p. 196 ) . Paradóji~amente , ~n el tercer mun . ~o , al igual que en parte del primero, la ciudad p~dia convertirs e ~n la sa lv ~c lOn de una economía rural que , de no ser por el impacto de aquella , p o dr í a ?ab~r quedado abandonada por unas gentes que habían aprendido de la ~ x penen ~ la de la emigración -propia o de sus ve c inos- que hombre ~ y mujere s tem . an alternativas. Descubrieron que no era inevitable que tuvie s en que trabajar como esclavos toda su vida arrancando lo que pudiesen a una s tierra s de mala calidad, agotadas y pedregosas , como su s antepasados habían hecho . Numerosas poblacione s rurales de todo el planeta, en pais aje s romántico s y , justamente por eso, desdeñables desde el punto d~ vista de la . agricultura ~ s e vaciaron de todos sus habitantes menos los ancianos a partir de los ano s sesenta. Pero una comunidad del a ltiplano cuyo s emigrantes descubries en en la economía de la gran ciudad un puesto que pudiesen ocupar --en e s te caso , la venta de fruta , o , más concretamente , de fre s a s en Lima - pod ía mantener o revit a lizar su carácter agr í cola con el pa s o de uno s ingre s o s proc e dentes de la agri c ultura a otro s de di s tinta p r o ce dencia , re a l izado mediante un a c om- pleja si mbio s i s d e f a m i lia s e migra d as y re sid e nt es ( S r n i tb , 1989 , ca p í tulo 4 ).

-Ó»

3

68

LA E D A D D E O RO

Pu e d e que sea sig n ificativo qu e, en este caso co n cre t o , extraor d in a riame nte

b ie n estu d i ado , lo s emigrantes rara vez se c on virt i ero n en o b reros, si n o que

pre fi r ie ron integr a r se e n l a g r an re d d e l a «eco no mía i n forma l » d e l t ercer

mundo como pequeño s c om e r c i a nt es . Y es que e l c amb i o p ri n ci p a l e n la so-

c iedad del ter c er mundo s e g u rame nt e h ay a si do e l qu e l l ev ó a ca bo l a nu e va

y c r eci e n te c l ase media y medi a baj a d e i n migrant es, qu e se d edica b a a ga nar

dinero mediante una o , más pro b a bl emente , de v a rias actividades distintas, y cuya principal forma de vida - sobre todo en lo s paíse s má s pobres- era l a economía inform a l q ue qued a ba f uera d e la s estad ís tica s of ic i a le s.

A s í pues , en un momento d a d o d e l últim o t e r ci o de l sig lo , el a n c h o fo s o

que s ep a raba l as reducid as mino rías gob er n a nte s m o derni za do r a s u o cc identa -

mundo d e la m asa de l a pobl aci ón empe z ó a

colm a r s e g raci as a la tran s fo r m a c i ón gener a l de la s o c i e d a d . Aún no s abemos

cómo n i cu á ndo ocu rr ió , n i qu é nue vas p e r c epc i on es c r e ó e sta tr a n sf ormación , ya que la mayorí a de estos p aíses car ec í a n d e lo s servic io s est a d ísticos g ub e r- nament a le s adecuado s, o de lo s mec a n is mo s nec esa rio s p ara e fect u a r est udios de mercado o de opin i ón , o de dep a rt a mento s univer s it a r i o s d e cien cias s ocia- les con estudi a ntes de doctorado a los que mantener ocupado s . En cu a lquier cas o , lo que s ucede en l as comun i dade s d e ba s e si empre e s d ifíci l d e descu-

brir , i n c lu s o en los p aí se s m ás documentado s, ha s t a

cu a l explica por qu é l as et a pa s ini c i a les de l as nue vas mod as s o c i a le s y c ultu-

r a le s e ntre lo s jóvene s re s ul ta n i mprevi s ibl es, impr evist as y a m e nudo i rreco - no c ibles in c luso para qu ie ne s v i ven a co s ta de ella s, c omo qu i enes se d e dican

a la indu s tr i a de la cultura popular , e inclu s o para la generación de su s padres.

Pero estaba c laro que a lgo s e movía en la s ciudades del tercer mundo por debajo de la con c iencia de la s el i te s , in c lu s o en un p aís en ap a riencia t a n est a ncado como el antiguo Congo belg a (e l actu a l Z ai re ), porque ¿c ómo , si no , podemos explicar que la c l ase de mú s i c a popul a r que se de sarrolló a hí en

lo s abúl i co s a ño s cincuent a se conv i rties e en la más influyente de África

en los a ños sesenta y setent a ? ( Manuel , 1988, pp. 86 y 97-101 ). O, en e s te mismo terreno, ¿cómo explicar el auge de la concienciación política que obli- ga a los belga s a entregar a l Congo la independencia en 1960 , prácticamente de la noche a la m a ñana , aunque ha s ta entonce s esta colonia , t a n hostil a la e ducación de los nativo s como a sus activid a de s política s, le s parecía a la mayor í a de los ob s ervadore s « probable que perm a n e cie s e t a n c errada a l resto del mundo como Japón ant e s de la re s t a u r a ci ón Meiji »? ( C a lvocore ssi , 1989 , p.377) . Fuesen ' cu a les fue se n lo s movimientos de lo s a ño s c incuenta, lleg a dos los

s e s enta y lo s s e tent a, los ind ic io s de una important e trans f ormac ión s oci a l

eran ya vi s ible s en el hem i sfer i o o c cident a l , e inn e gable s en el mundo islá-

m i co y e n lo s p a íse s pr i ncip a l es del s ur y del s ur este asi áti c o.

mente , es probable que el lugar dond e r esult ase n meno s vi sibl es f u ese la

que y a h a s uced i do , lo

l iz ada s de los p a í s es d e l t e rcer

P a radójica-

EL TE R CE R M U NDO

369

p onía tran s formar u na serie de a s pectos de la vida de la gente - el p oder del

estado, las relaciones d e pro p ieda d , la estr u c tu ra econó m ica y o tros simila-

r es-, c on ge l ó ot r os en s u fo rma p rerr evo lu cio n aria, o, e n todo c a so, l os p ro-

te gió co ntr a lo s ca mb ios s ub versiv o s y co nt i nuo s d e las socie dade s ca p i t a-

l is t as. E n c u a lq uier caso, s u a rma m ás f u er t e, el s imple pode r d e l e s tado , f u e

m e n os eficaz a la h ora de t r a n sfo r mar e l c omp o rtamie nto hum a no de lo qu e

tanto a la retórica positiva so b re el « n uev o h om b re socia l ista» como a l a retórica negativa sobre el « totalitarismo » les gustaría creer. Los uzbecos y los tadji ks que v iví an a l norte de l a fronter a af g a no -soviét i c a es t a b a n más alfa-

y v i ví an mejo r que s u s vec ino s d e l s u r, p ero es

probable qu e s u s form as de v ida no f ue se n tan dife rente s como se p o dr í a

cr ee r a l ca bo d e s e s en t a año s d e s ocia l ismo . La s ve ng a nza s de sangre s e g u - ramen t e no preocup a b a n dem as iado a las a utori d a d es del C á uca s o de s d e

lo s a ño s t re i n ta ( aunqu e dur a nt e la c ol ecti v iza c ión , la muerte ac c id e nt a l de

un ho m bre por c ulpa d e una t rilladora en un koljó s dio lug a r a un a v enganz a

que pa s ó a lo s an a les d e l a juri s prudencia s o v iética), pero a principio s d e

lo s a ño s no v enta lo s ob se rvadore s alert a ron acerca del « peligro de autoex -

termin i o na c ion a l [en Chechenia], y a que la mayoría de las familia s che c he-

na s se bab í a vis to in v olu c rada en v engan z a s per s on a les» ( Trofimo v y D jan-

g av a , 1993 ).

L as c on sec u e n cias c ultur a les d e e s t a t r a n s form ac ión s o c i a l s on a l go a lo

que t e ndr á n que e n fre n tar se lo s h istori a dor e s . Aquí no podemo s ex ami n a r -

la s, aunque e s tá c laro que , i n c lu s o e n s ociedade s muy tradi c ion a l es, lo s s i s -

tema s de obligacione s mutua s y de costumbres sufrieron tensione s cada v ez mayore s . « La f a milia extensa en Ghana - decía un ob s ervador- funciona

bajo una pre s ión inmen s a. Al igu a l que un puente que ha soport a do dema- siado tráfico de a lta v elocidad durante dema s iado tiempo , sus c i mient os s e

A lo s anciano s del campo y a los jóvene s de l a ciudad l o s

separan ciento s de k i lómetro s de m a las carret e ra s y siglo s de de s arrollo » (Harden, 1990 , p. 67) . Políticamente es más fácil ev a luar sus con s ecuen c ias paradóji c a s. Y e s que , con la irrup c ión en masa de esta población, o por lo menos de lo s jó v e- nes y de los habitante s de la ciudad , en el mundo mode r no , se des a fia ba el monopolio de las reducida s elites oc c ident a lizadas que configuraron la prim e - ra generación de la hi s toria po s colonia l , y con él, lo s programas , l as ideolo-

resquebrajan

bet iza do s y sec u lariza d os

gías, e l propio vocabula rio y la sint a x i s del discurso público , sobre lo s qu e se

a s entaban los nue v os e s t a do s. Porque las nueva s mas as urbanas y urb a ni za -

da s , incluso la nueva y enorme c lase media , por culta s que fue s en, no eran y ,

por s u mismo número , no pod í an s er l a vieja elite, cuyos miembro s s abía n estar a la a ltura de lo s c olonizadore s o d e s u s c ondi sc ípulo s d e univer s id a de s de E uropa y Nort e amé r i ca . A menudo - a lgo que resulta muy e v idente en el s ur de A s ia- l a g ente se se n tía re s entida con ello s. En c u a lquier cas o , l a

zona del mundo s oc ia li s ta co r r es pond ie n te a l t e r ce r mundo , por e j em plo el

g

ra n m asa de lo s pobr es no c omp a r tía s u fe en las a s pira cione s o ccid e nt a les

A

s i a

c entr a l s o v iét ica y el C á u cas o . y es q u e no s u e l e reco no cerse qu e l a

d

ecim onóni cas d e pro g r es o sec ul ar. E n l os p aís e s mu s ulman es occ id e nt a l es,

revolu c ión c omuni s t a f u e un m eca n is m o d e c on servac i ó n qu e, si bi e n se pro -

el c on f li c to e n t r e lo s a ntiguo s d irige nt es sec ulare s y la nu eva d e m ocrac ia isl á-

370

LA ED A D DE ORO

mica se conv i rtió e n a l g o m a n ifies to y explo siv o. De Ar gelia a Tu r qu ía , lo s

v a lor~s q~e , en los ~ aí se s . l i ber a le s d e O c cidente , s e a s ocian con e l gobi ern o

c onstitucion al y el i mpe ri o de la ley, como por ejemplo lo s derecho s de la mujer, estaban siendo protegidos - en los ca s os en que existían- contra la democrac ia por la s fuer z a s a rm a d as de lo s l i bert a dores de sus na c iones, o por sus herederos. El conf l icto no s e circun s cribía a lo s paí s e s i s lámico s, ni la rea c ción con - tra los viejos valores progresistas, a las masas de los pobres . El ex c lusivis- mo hindú del BJP de la India contaba con un nutrido apoyo entre las nuevas clases empres a ri a les y medias . El encendido y s a lvaje nacion a lismo etnorre- ligioso que convirtió en los años ochenta a la pacíf i ca Sr i L a nka en un mata- dero sólo comparable a El S a lvador, se produjo , ine s peradamente , en un próspero país budista. Este conflicto tenía sus r a íces en dos transformaciones so c iales: la profunda crisis de identidad de pueblos cuyo orden soci a l había

qu~o hecho ped a zos , y el

auge de un amplio estrato soci a l de jóvenes

meJ?r preparados (Spencer, 1990) . Los pueblos -transf ormados por el ir y vernr de los movimientos migratorios, divididos por las diferencias cada vez mayor~s entr~ ?cos y pobres que creaba la economía monetaria . hostigados por la mestabilidad que provocaba una movilidad soci a l desigu a l basada en l~ e~~c~ción, así como pO~ la desaparición de los indicadores materi a les y lingü í sticos de casta y de nivel que separaban a la gente, pero que no dejaban lugar a dudas en cuanto a su posición- viv í an en un estado de ansiedad per- manente acerca de su comunid a d. Se han utilizado estos hechos para expli- car, entre . otras cosas, la ap a rición de nuevos símbolos y ritos de comunida - des tamb~én nuevas , como el repent i no surgimiento de congregaciones de culto budista en los años setenta, en sustitución de forma s de culto particula- res y familiares; ~ la insti~ción de jornadas deportivas escolares inauguradas con la i n terpretaci ó n del himno nacion a l en cintas tomadas en préstamo. Esta era la. política de un mundo cambiante e inflamable. Lo que la hacía me~os predecíble era que, en muchos p a íses del tercer mundo , la política nacional, en el sentido en que había sido inventada y reconocida en Occidente d~sde la revolución francesa , jamás había existido , o no la habían dejado fun- cionar , D~nde había una larga tradición de política con un cierto apoyo en las ma s as, o . ~c~uso con una aceptación sustancial, ante la pasividad ciudadana, de la l~gIUmIdad de la « clase política » que dirigía sus asuntos, podía mante- nerse CIerto grado de continuidad . Los colombiano s, como saben los lectores de García Márquez , continuaron siendo liberales o c onservadores de naci- miento, como lo habían sido durante má s de un siglo , aunque el contenido de la s botellas así etiquetadas cambia s e. El Congre s o Nacion a l Indio cambió se dividió y se reformó en el medio siglo transcurrido desde la independen~ia, pero hasta los años noventa . en la India, la s elecciones generales -- con conta- dísirnas excepciones- siguieron ganándola s quiene s apelaban a los objetivos y tradiciones históricos del Congre s o . Aunque el comuni s mo s e de si ntegró en el resto del mundo , la arr a igada tr a di c ión iz quierdi s t a de B e ng a la Occidental en la India, así como una administra c ión competente , mantuv ie ron en ei

E

L T E R CE R M U NDO

371

go b ierno d e forma casi p ermanente al P ar t i d o Com un ist a (ma r xist a) d e un esta d o en d onde l a lu c h a nac i o n a l co n tra Gr an Bretaña n o l a h a b ían encarna- do ni G a ndh i n i siqu iera N e hru , sin o l os t er rori s tas y Subh as Ba s e. Ad e má s, lo s c ambi os es tructu ra les podían lle v ar en s í mi s mo s a l a p o l í t i -

ca por ca m i n os c ono cid os e n l a h istori a d e l prim e r mundo . En lo s « p a í s e s d e rec i e nt e i ndu str i a lizació n » e r a pr o b a bl e que s urg i e se un a c lase obr e r a indu s- trial que luchase por sus derechos y po r l a c r eació n d e s ind ica t os, co m o demuestran los casos de Brasil y Carea del Sur, a l igual que el de la Europa

de l E ste. No t en í an po r qu é apa recer p arti d os p olíticos p o p ulares y obreros a l

m is mo t i empo , a l modo de lo s movimie nto s s ocia ldemócrata s d e la Eur o p a

de ante s de 1914 , aunqu e no deja de s er s ignificativo que Brasil produje s e un

in f lu y ente p a rtido d e ámbito na c ion a l ju sta mente de e s te tipo en lo s a ño s

ochenta , el P a r t ido de l o s Trabajadore s ( PT ) . Sin embargo , la tradi c ión del movimiento obrero en su lugar de origen , la industria automovilí s tic a de S á o

Paulo , er a un a c ombinación d e un derecho labor a l de corte populis ta c on la

m i lit a nc i a d e obre r o s comun ist a s , y la tra dición de lo s intelectu a les qu e a cu- dieron en s u apoyo era de un izquierdismo sin fisuras, como lo era la ideolo-

g í a del c lero católico , cuyo s ostén contribuyó a llevar el proye c to de p a rtido

a bu e n puerto . " Por otro lado, el rápido cre c imiento de la industr ia tendía a

generar una c las e profesion a l amplia y cultivada que , pese a no s er s ub v er - siva en absoluto, habría acogido con sumo gusto la liberalización de lo s regí- mene s autorita rios industri a lizadore s. Estas an s ias de liber a lización podían

encontrar s e en lo s a ños ochenta, en contexto s y con resultados diferente s, en América Latina y en los NIC del Extremo Oriente (Carea del Sur y T a iwan), además de en el seno del bloque soviético. No ob s tante , hab í a amplias zonas del tercer mundo donde las con s e c uen - cia s políticas de la transformación s ocia l eran re a lmente impo s ible s de pre- decir . Lo que era s eguro era que e s e mundo iba a ser inestable e inflamable, como lo a te stiguaba e l medio siglo tran s currido de s de la s egunda guerra mundi a l . Ahora debemos centramos en la p a rte que , para la mayoría del tercer mundo de s colonizado , pare c ía ofre c er un modelo de progreso más adecuado

y esperanzador que el de Occidente : el «s egundo mundo » de lo s sis tema s sociali s tas cuyo modelo era la Unión So v iética .

. se m e j a nza s e ntre e l P a rt i d o d e lo s Tr a b a j a dor es bra s ileñ o y e l mo v im i ent o p o laco c ontemp o r á-

n eo Sol i d a r i d a d so n so rpr e nd e nt es: un c ab ec illa pr o let a ri o d e bu e n a f e -- e l e l ec tri c i s t a d e un o s

a s t i ll e r os y un obr e r o c u a li fic ad o d e l sec tor d e l a u t om ó v i l - , un gr up o d e a s e s o r es int e l ect u a l es y e l f uerte a poyo d e la Igle s ia . Y la s s emej a nza s re s ult a n aún m ás num e r osas s i re co rdamo s qu e el PT i nt e ntó s u s t i tuir a l a o rg a n i za ció n co muni s t a, qu e se opu so a e ll o .

Ap a rte d e la o ri e nt ac i ó n s o c iali s ta d e l uno y l a id e ol ogí a a n t i s o c i a li s t a d e l o t ro , l as

11