Está en la página 1de 3

Entonces, resulta ahora necesario explicar la importancia de esta política pública en

particular. La importancia de la política pública para el cierre de la frontera agrícola
reside en varios aspectos, en primer momento podemos afirmar que está estrechamente
ligada a campo colombiano, que posee una relevancia considerable ya que fue incluido
dentro del temario de lo acordado en el proceso de paz. Es decir, si «El área rural
colombiana ha sido uno de los ejes indiscutibles del desarrollo económico del país»
(Ocampo, 2014) esto implica que dentro de la teoría de decisión racional lo más lógico
será seguir impulsando la producción agrícola en las zonas rurales, aunque esto
signifique expandir su frontera incluso sobre territorios que poseen otra vocación en el
uso del suelo. Esto evidenciado en diferentes documentos del DANE, en donde se
observa que de acuerdo a datos del Ideam, entre 1990 y 2013 fueron deforestadas tres
millones de hectáreas, de las cuales 780.000 poseen un uso diferente de su vocación
(DNP, 2016). Lo anterior es muestra clara de una grave degradación ambiental, la cual
genera una cantidad de implicaciones para el país que es preciso que las políticas
públicas entiendan para definir adecuadamente el problema. A saber, la producción
agrícola como toda actividad económica requiere de una serie de insumos, en entre ellos
sustratos saludables, agua para el riego, extensiones de tierra para la siembra, el
problema se presenta cuando la actividad de siembra se vuelve intensiva, y peor aún si
es con monocultivos, lo cual degrada el sustrato. Según el Ideam “aproximadamente, el
50% de las tierras continentales de Colombia presentan algún grado de degradación por
erosión, el 5 % por salinización, el 24% son susceptibles a la desertificación y otros
procesos de degradación como la compactación, la disminución de la fertilidad”
(IDEAM, 2016). Esto finalmente genera por consecuencia lógica que, para seguir
supliendo la demanda de alimentos, las personas que se dedican a la agricultura busquen
más terrenos, cada vez más lejanos de las cabeceras municipales, en los cuales puedan
obtener mejor rendimiento en los cultivos. Pero, esto implica que cada vez más suelos
que no tenían vocación agrícola o que si tenían vocación agrícola, pero estaban siendo
usados por otras actividades como es el caso de los bosques, se vean afectados. Es
entonces relevante detenerse a entender por qué es desfavorable que los bosques se vean
a afectados, y esto se debe a que los bosques prestan una serie de servicios
ecosistémicos, es decir, los bosques cumplen unas funciones en el ambiente que
representan servicios favorables al ser humano pero que rara vez eran tenidas en cuenta
en las políticas públicas o eran cuantificadas en términos monetarios. Entre estos
servicios ecosistémicos están el valor paisajístico, “la regulación de los volúmenes de
flujo de las corrientes de agua, brindan hábitats para la biodiversidad, la fijación de
dióxido de carbono, entre otros” (WAVES, 2016). Esto quiere decir que el ser humano
obtiene beneficios de estos servicios o capital natural por los cuales no paga, lo cual
dificulta entender la importancia de estos, pero un ejemplo de esto, es que, en un
eventual escenario de paz el país se ahorraría 262 Millones de pesos por emisiones de
CO2 evitadas, además de reducir las emisiones de CO2 de 58 millones de toneladas a
42, lo que representa 1,6 veces las emisiones del parque automotor. De igual forma, en
el mismo escenario planteado antes el país se ahorraría 4,2 Billones de pesos por costos
evitados en la recuperación de hectáreas deforestadas (DNP, 2016), además de los gatos
que se podrían evitar en emergencias invernales o con el fenómeno de la niña, debido al
ya mencionado control de los flujos de los cuerpos de agua, de forma similar los costos
por derrumbes podrían reducirse ya que los bosques brindan integridad estructural al
sustrato evitando deslizamientos. Son estos algunos de los ejemplos del potencial
benéfico del cuidado de los bosques, que ya se mencionó se ven en peligro ante la
expansión de la frontera agrícola y otras actividades como la deforestación ilegal, sobre
esto es necesario entender que

“si el capital natural es consumido y no se reemplaza o se sustituye. que no comprometa el capital natural de la nación y que de forma sostenible ayude a la mejorar la productividad de las diferentes actividades económicas. las corporaciones autónomas. que para atender el capital natural que poseen los bosques del país. al IDEAM. ambiente y hacienda.” (WAVES. podemos entender entonces que la política pública debe incluir a los actores mencionados. el cual plantea en la tabla 2. el área cubierta por bosques naturales representaba el 57% del área total del país cubierta por el total de bosques mientras que para el año 2012 se había reducido al 53%. En cambio. que para el año 2010 eran 61. a WAVES Colombia. Es por todo lo anterior que resulta necesario el desarrollo y la toma de una política pública seria sobre el cierre de la frontera agrícola. tomemos el documento Dinámicas de uso de tierras para la Agricultura y el Comportamiento de los Precios del Suelo Rural hecho por el Econometría Consultores en el año 2014 para el DNP.3-Conflicto Bosque. y mantenga un balance positivo de los servicios económicos. sin embargo. en otras palabras. no se pueden mantener indefinidamente.2 millones de hectáreas de las 114 de área que posee el país (WAVES. para definir una frontera agrícola clara que sea respetada en el escenario del post conflicto. lo cual implica pérdidas en biodiversidad. De lo dicho por el jefe de la Misión para la Transformación del Campo del DNP. . las alcaldías y la policía.838. 2016) Es por ello. patrimonio natural genético. entre otros aspectos que pueden ser explotados económicamente siempre que sea un desarrollo sostenible. esto genera un proceso incontrolado de la depreciación del capital natural que pone en peligro la sostenibilidad del consumo. el nuevo uso de dichas áreas se reparte entre de mayor a menor área entre lo agrícola. que se ha reducido en 11.17 Km2 las áreas con vocación de bosque -conservación. también podemos tomar como referencia el hecho de que. consideramos necesario incluir al DNP. Para ilustrar el punto anterior. utilizando sistemas de información disponibles con las tecnologías actuales”. las tasas de crecimiento del producto reflejados en la contabilidad nacional son apenas visibles. ya que de no llevarse a cabo el cierre de la frontera agrícola los posibles costos sobre el ambiente y subsecuentemente sobre la productividad del país podrían significar conflictos además de un crecimiento insostenible que terminaría en escases.y con uso efectivo para dicha vocación. al IGAC. 2016) es necesario una política pública que coordine los distintos esfuerzos tanto intrainstitucionales como interinstitucionales. para el año de 1990. dice Ocampo 2014 “El país debe ponerse como objetivo frenar definitivamente la expansión de la frontera agraria y ejercer un control estricto de las zonas con mayor deforestación en asocio con las comunidades. además de obviamente a los ministerios de agricultura. la ganadería y la minería.

(2016). MONITOREO Y SEGUIMIENTO DEL ESTADO DE LA CALIDAD DE LOS SUELOS . from http://www. (2014).C. Jefe de Misión. (2014). (2016. March).Bibliografía: IDEAM.]. DNP.. Retrieved September 13. J.IDEAM. Documento en desarrollo . Documento Técnico WAVES. Econometría Consultores.co/web/ecosistemas/monitoreo-seguimiento-estado-calidadsuelos Ocampo. Colombia: Departamento Nacional de Planeación. 2016. (2016). Colombia Country Report 2016 Working Document. DNP. S. Uso de las Cuentas en el desarrollo de políticas [PDF presentation. Wealth Accounting and the Valuation of Ecosystem Services. Marco conceptual de la Misión para la transformación del campo (Sumatoria de los resultados de discusiones) [Material disponible para descarga]. Dinámicas de Uso de Tierras para la Agricultura y el Comportamiento de los Precios del Suelo Rural.. A. Bogotá D. Bogotá: DNP.ideam.gov.