Está en la página 1de 66

Franco Berardi (Blfo)

DESPU~SDELFUTURO

J

IV'

r

t dgolamlento de la modernidad

FRA CO BERARDI (BIFO) DESPUÉS DEL FUTURO DESDE EL FUTURISMO AL CYBERPUNK EL AGOTAMIENTO DE

FRA

CO BERARDI (BIFO)

DESPUÉS DEL FUTURO DESDE EL FUTURISMO AL CYBERPUNK EL AGOTAMIENTO DE LA MODERNIDAD

Traducción y prólogo de Giuseppe Maio

EL FUTURISMO AL CYBERPUNK EL AGOTAMIENTO DE LA MODERNIDAD Traducción y prólogo de Giuseppe Maio Enclave

Enclave de libros

,I,é ISB~ Q7'·84 n I01Lcp1 '41;roti·o-l ·¡S7jl·'01.4 T,ruIo~· v.,. ilj"hIT<I.
,I,é ISB~ Q7'·84 n I01Lcp1 '41;roti·o-l ·¡S7jl·'01.4 T,ruIo~· v.,. ilj"hIT<I.

,I,é

,I,é ISB~ Q7'·84 n I01Lcp1 '41;roti·o-l ·¡S7jl·'01.4 T,ruIo~· v.,. ilj"hIT<I.

ISB~ Q7'·84

n I01Lcp1

'41;roti·o-l

·¡S7jl·'01.4

T,ruIo~·v.,. ilj"hIT<I. DwlfoIlITlS_"¡{y6c'/Nnl. üsa",,_Mo """

o f

"I,t'RIA!

«,

lk

nL (B,í01)

a" ¡MIn. ,.¡",10114

T¡fUla Dn!Mtldfr,J¡,

Pri-

D4Mt1fot"""""'''¡)bp",nl. EI"l"h'''';"w,k J.

ClI0 1 4 t:",b"" u I.ob""

I\auur: Ff'IIICl> Ik

rdi (8,111).

Tradtt:~01 u_!bl\lY. (¡'Il"111C ."~IO '''d I u cubKrt" 1""'1' Vbqun u Lo Rub,a

\1

-14.

J~J¡o."',;on'",",=nk

l:o,""ión: c;,.¡.,lkb TOm:¡(n

,

t:""l.",'.I.ibroo

r, Rd.,"'

le", " •

,

,1)

1

h "I'~ I-~II< 1, ~ '.1>1>

h~ "K'I OJ"-<nm

eft<t

-khhmoflll\.""

.,1 """

ÍNDICE

Giuscppc Maio: Prólogo

Introducción: La sublevación después del fururo

INFINIDAD FUTURA

.I\1ANIFIESTO FUTURISTA (1919)

9

21

29

) I

EL SIGLO QUE CREÍA EN EL FUTURO

))

CUANDO EL FUTURO SE ACAB6

9)

LA Úl.TIMA UTopfA

129

FUTURO PRECARIO

,

,••. ,

.l\III.N I FI ESTO DE L POSFUTtrR ISMO.,

BihliogmfiJ. de los textos citados

1 S1

187

191

DESEO DE SER eYBER

PUNK

Pero, ahí donde está el peligro, crece también la salvación.

«Patmos", I-lólderlin

Leer a Bifo, para los que nos obstinamos en creer que aún quedan

posibilidades de conjugar cuerpo y mente colectivos, nos hace pen-

sar en la milüancia política e intelectual «después del futuro». Imaginar las derivas y los límites es el arte de hacer surgi r la Nada de la potencia del signo, es precisamente la ilusión radi cal de la operación poética. Una generalización de la «insinuación» que ya

no parece plantearse preguntas acerca de los «modos

ción de un espacio-tiempo «humano», que no predica qué formas

de vida oponer a las nuevas enfermedades neuronales (la depresión, el déficit de atención por hiperactividad, los trastornos límite de la personalidad, el síndrome de desgaste ocupacional), ni cómo salir de la retórica victimista de la alienación y del fetichismo.

Más bien nos imaginamos a Bifo como un surftr, cabalgando las olas cibertr6nicas de las psicopatologías del capitalismo cognitivo, agitando y remezclando citas y genealogías. Un «operador~ ccos6- 6co, que investiga las formas por las cuales la subjetividad reinventa diariamente su manera de ser y construye un estilo de vida como obra de arte, una subjetividad profundamente ligada a la vida diaria y al quehacer político.

de reapropia-

Suelen ser textos que se leen como un gran

libro de apun-

tes en progresiva expansión, no lineales, un manlra fuera de toda

- l t o J- "espenalización esquizoanálisis que recombina antropología, socio logía, filosofía, polírica

-

l

t o

J-

- l t o J- "espenalización esquizoanálisis que recombina antropología, socio logía, filosofía, polírica

"espenalización

esquizoanálisis

que recombina antropología, socio logía, filosofía, polírica radical.

Funcionan como líneas de rUbra y agujeros negros a la vez, des -

a

fi

,

d

d

I

rr

prendiendo una "acritud punk

, irónica y lúcida en medi~ ~e la

obscenidad, ulla alarma de no UCll~.!lOfuture a!t,unc m c politizada entre apocalípticas pinceladas lanzadas a la cara dc1lecror: invoca- ciones, llamamientos, conspiraciones.

El lector, en los muchos paises en los que su obra ha sido tradu- cida, sigue asociando a Bifo con los aco ntecimientos de marzo del

setent a y siete en Bolonia, l taUII, cuando fue desalojada y si lenciada

"

SI

d.

l taUII, cuando fue desalojada y si lenciada " SI d. radio Aliee: un simple nudo

radio Aliee: un simple nudo en medio de una galax.ia de compor- tamientos y medios que, al igual que otras radios libres «o kup as del éter», buscaba el punto de fusión revolucionario entre esté ti ca y política y rebotaba información logística para sortea r las cargas policiales en la guerra de guerrillas de esos días. En ausencia de Twitter, había que apañarse. Precisame nte el setenta y siete es «el año bisagra en la historia de la modernidad, el año en que t oma forma la perspectiva posthu- mana. Ese año cambian de perspectiva y signifi cado todos los ritua- les colectivos: la política, la espiritualidad, la música adquieren un sentido apocalíptico que no encuentra un lenguaje adecuado para expresarse. El momento de la última revuelta con tra la deshumani- zación es también aquel en el que empieza la mutación ».

Tal hibridación de «memoria pesada» unida con una acrobática actitud del pensamiento no podía sino contribuir a cierto encasiUa- miento del autor de Lafábrica de la infelicidad, a partir de las formas y los tonos más que de los contenidos. No es fácil ni interesante esgrimir aquí las razones. Pero puede que tengan que ver con I prejuicio general respecto a los tonos «proféticos. o «vanguardi:_ tas., o con cierta sordera generalizada hacia la ironía y su ¡nestética y posmoderna «crueldad•. Asimismo, una parte de tajes prejuicio puede atribuirse a las críticas de inmanentismo que se suelen dirigi;

10

al aIJ. postobrerista del movimiento, al supuesto .werticalismo» de figuras ilHdectuales de cierto éxito mediático (Negri, Hardt, Bou- tango Marazzi, Lazzarato. entre otros), o al impulso centrífugo de desligarse de una \'ez tanto del postestnlcruralismo francés como del postmarxismo «spinozista». que para muchos representarían la parte más conservadora de la izqukrda antagonista. Todo ello mientras el mercado editorial «independiente».y no solo en España, sigue anclado en la conmemoración del pasado, repartiendo con- suelo y cubriendo huecos por reacción (y supe rviven cia) . Ejemplos

de ello son, entre muchos, la escorada denuncia de los peligros del ciberfetichismo, o la reivindicación de cuidados y afectos para con- trarrestar la deshumanización rampante, la propuesta de una críti ca cultural sociológica aferrada al concepto de «lucha de clases», que

suena más a exorcismo ritual que a análisis políti co, o

rrollismo ilustrado. 1\ l ientras tanto, por s upue s to, todo el mundo está bien a la ,-ista en Facebook, cuando no en Linkedln. En es_te desierto de lo real no es de sorpre nder, y más en tiempos e1ectora1es~que vúeI"an a plantearse unas formas de representación política (un partido, una federación, un supersindicado) bien aco- modadas dentro de los equilibrios institucionales «democráticos,. o parlamentarios. en la buena y la mala fe «constituyente,. de una toma del poder político que ya ha muerto de su propio ciudada- nismo. Tampoco sorprende en este panorama la «competitiva» búsqueda de visibilidad a toda costa de los agentes culturales necesitados de sub\'enciones y a la caza de crO'Wdfundillg para acceder a los «medios

Sin entender que los memos de producción somos

el antidesa-

de producción,

nosotros mismos. Afortunadamente, hay también textos críticos de buen nivel equi- pados con la humildad suficiente como para abrir cortinas y ~se­ minar goce. Despuls de/futuro es uno de esos textoS, comprometIdos con el revelado de ciertas líneas de pensamiento y con la expansión de los modos de acercamiento. No nos incumbe decir qué es, solo podemos comen tar adónde nos lleva y ofrecedo al lector y al debate.

""'"

• _movimientoS

.

1.

.'

- dios

e

'os

nUC\Os

El texto VJ diri

.~.

do

a los actlVlSras

.

.'

s . , los arttstas Y os

,'g'"s los o

k

upas,

los pre lano

1

I '"'

vlobales los sm nombre \' SIO fururo.

.' -

.

os tll f'

poetas, los invc!'tigadores. los becan, Seres fraccionanos,

.-

.

los otroS.

.

-

d ,"c m 1)() del que c!>un

e

I

traCCión

I lo~ presos, las muje~, los mnos

d

, conscientes o no del proceso e ex. los de la «cosa» que

I colgados como cnsihdas. ao mone . d'\ que solo son p.m- deben ser y serán, espectadores de un dcstdl~lO ~ohrc h teoría y la

.

,

.

I talla. Lectores que se eSIUCt"lan e.

1

le

'.

1

r.

-"

nme1rars'

d

1.

e

a pOSI

1

'

llodernidad,jusro

.c, que si{ruc al

'e"I'

la ética

pracrlca. . J. poutu.;a, J. estetlcJ. y •

.

d 1

e

·

mismo

I cuando, en pabbras

fururo.

B'c o se abre a croe

11<.

'

fi'

s Impreg nat

del futuro

'

es decir del

'

Defpuis 11.:1JtaUTO trata del agotamlcn . , o

des\'ane

.

de b. dimenSIón de proyccro caractenstlca de los

:erse

1

as

í

's

d

movimientos y las

comport:unJcnros ca ectl\'OS,

1

·

pr. e lea

,.

. políticas de tran:;;tonnación. UnJ. pérdida interprcta~a como sm- toma de un ctllapso de la modernidad que ya ha tenido lugar. En su composición (In:ular, casi de muñecas rusas, el libro comie nza con el !\lanificsto fururista de 1912 y acaba con un Manifiesto pos~ tUturista, ~zosa pro\'ocación del autor al uso de las t(genc;r"acione~ j'Os!-a1fa•. De las dos partes desarroUadas en el interior del libro, la primera ahonda en la exploración de la construcción del futuro a comienzos del siglo pasado, especialmente por parte de los furo- ristas italianos)' de las vanguardias rusas. Futuro como de la subjetividad y de sus relaciones con el mundo, es

concatenaciones maquinales que forman las subjetividades en economías y sociedades capitalistas. Futuro como cambio y efecto de la velocidad de la mutaci6n. Mientras las italianas idolatran la velocidad de la máquina, exaltan la la represión de 10 femenino en lo social, las rusas más rico en el futuro, idealizando el juego

Aquella energía no es simplemente un cados en la máquina., sino que contiene,

simplemente un cados en la máquina., sino que contiene, 12 y el fue: L me con

12

un cados en la máquina., sino que contiene, 12 y el fue: L me con de

y el

fue:

L

me

con

de

cor

este

de

la

I

val.

do,

Hin

m

re

en!

1

el J

na'

da:

res

--

cor

fu,

de

cul

n 1

,.¡m.iento.» i~tJs y los ; okupas, 'ionarjo~, lue e~t;¡n que ;on pan- Jría ad,justo sigue

,.¡m.iento.»

i~tJsy los

; okupas,

'ionarjo~,

lue e~t;¡n

que

;on pan-

Jría

ad,justo

sigue al

la

o.»a

y

del

5Jn-

. En

amOf.

y el mOtor te rmodin;¡mico, la imaginación de la velocidad como fuel'7.;¡ destruttivOl y creativa Ol la vez.

Las \'anguardias dan d pi stoletazo de

salida a la época propia -

mente moderna, aquella que conforma d sujeto alimentando la

comóenóa y la ideología del individualismo y que postula la idea

de p rogreso ilimitado, subordinando el presente al futuro.

Como

comen ta Tom.is Ib áñez en su libro Anarquismo

este proceso de secularización implica la muerte y desaparición de Dios, un dios que sin embargo abd ica a favor de sus figurantn, la razó n univer;al y la verdad transcendental, bajo la forma de valo res absolutos. Ahí es donde se plasma nuest ra historicidad, donde se forjan las gra nd es narraciones escatológicas del progreso

ili mitad o y de la revt:lación definitiva de todos los misterios del mundo, que alimentan la esperanza y prometen una suerte de

ha

redención final. Junto co n los monstruos que es ta

n

movimiento,

liberación

engendrado. La fase efectivamente constituyente de nuestro mundo quizá sea el periodo 1939-1989, fundado en el abierto reconocimiento de la naturaleza bdica -de guerra civil, diría Marx- de la lucha de clases. A pesar de que hoy vivimos aún inmersos en los persistentes residuos de la modernidad, en fo rma de valores y dispositivos de con trol y vigilancia, lo cierto es que hace bastante tiempo que ese futu ro se ha agorado y que es patente una mutación antropológica de calado planetario, pues la energia movilizada ya no es la mus· cu lar y termodinámica del organismo, si no la neuronal del s iste ma nervioso y del cerebro, La investigación esquizoanalitica en la segu nda parte del libro propone una verdadera fenomenología de la mutación, cuyos ele- mentos han sido en parte tratados en escritos anteriores, y que aquí van creciendo y sustanciándose de reRejos y argumentos de extraordinaria lucidez e imaginación. Si los patrones de hoy pre- dican que no hay alternativas a confiar en ellos, es porque la frag- mentación y la velocidad compu lsiva del cibertiempo ya consumió

\3

""'<' El )>!r;Ísiro digi ra l nuestra capacidad para im.lginar otro futuro: d I·d '.

""'<'

El

)>!r;Ísiro digi ra l

nuestra capacidad para im.lginar otro futuro:

d

I·d

'.

escompone e tiempo {e VI a en senes

.

1

J Je Olicropresta-

S

" s

1

que anu ao

infilllta

.'

prccana.,

'

Clones tanto mas competitivas cualllO mas

.

.

,

.

roda posibilidad de contacto real entre los cucrPOb s

Como señala I\burizio Lazzararo en su

J

J

J

G

··d·6

U<lItan 1 entl

°

ca, Junto a

en'UUuQuO,

(1

°

.

°

f

gla~ slmbúlKils prt-slgmficantes \fI

)

'

"

"

,1,1 hombr~

El go ,t,-no (l.

1 s c¡crntot1

a

'

,

1

C ,lS

.

significan-

. emiolo-

,.Ies

corpor.

,

s '\ccesanas s

, ,ruaJeso

tes enguaje, narraCiones, diSCUrsos )' a su ,

. musicales),las semiologías a-significantes. Algo que conS~lralUrCsu

srutl es,

°

oh

mas Importante contri

.

UCI °ó

n

a

1

a compre

nsO,ón del caplr

.

¡sm o

.

(

(

a

,

c.

y de la producción de subjetividad. En las semióticas a-slg n di.-

cantes, Guattari incluye Jos índices bursátiles, los signos mone- tarios, las ecuac.lone:; matematicas, los algoritmos, los diagramas, los .lenguajes. inlormaticos, la contabilidad de las empresas, los balances y presupue!>tos, la escritura musical. Y podríamos segui r anadiendo todo aquello que no produce ni discursos ni narra-

ciones, como el Jpr~,uIo el microchip de la tarjeta de

• Las semiótkas significantes se dirigen a la conciencia y mov ili-

crédito

constitui r un sujeto individuado (el

capital humano), míen tras que las semióticas a-significant es so n engranajes esenciales de las máquinas p roductiv:\s, comunicat ivas sociales, cura acció~ se ejerce sin pasar por la consciencia y la; represen t acIOnes y SIO {Ornar como refe rente al suieto ind í ·d

zan las representadones para

1

» .

e

J

Vlua

sa

bO li

l

al

o

'

A

u t omatismos que

s nunm: lon.

V

o

°li

1fI

.

°d

ésa r

R

dl ue es no duda en respon

.

en

·o·dlodd

e as capacl

°fi

dldi

e

a.

P

a

uI

zar

y

a es cognitivas y re l

con

aCl o n

6

e s

que

que .-está entre nosotros, en la ausencia de espaco

o 1 entl ca con una suene de gran

namlento

a s pnme

la geográfico y

.

en la ause n na d e d e m o r a para co rn Ufll . ca r [

r a5l ibe rtad es es la libe rtad d e movimi e nt o. E sta ¡.b

am e nazada por una prohib ici ó n como en la éPoc a ~ e rrad no

la que se ence rraba a la gente en una pris ió n par

] Una de I

e

a qUe no

.

moverse. Ahora se la encierra en la rapidez y en I todo dnp1azamienro-.

a

.

¡gira.!

:sta-

u1an

mbu

,"'-

010-

a1es,

'e su

¡gira.! :sta- u1an mbu ,"'- 010- a1es, 'e su los <el las I la)" ¡;ada vez

los

<el

las

I la)" ¡;ada vez más prisión, pero para los «otros

, y la metrópoli s

encarna perfectamente esa inanidad en su fantasmagoría Ruida del consumo.

Esta segunda parte de Despuls delfuturo es traumática por nece-

sidad y, sin embargo, aunque el propósito parezca desesperado, hay que seguir plameando una alternativa al capitali smo, y tambi én al marco psicoanalítico que solo ofrece una sol uci ón subjetiva de

recuperación de la «autor idad

paterna para una sociedad farma-

cologizada. Evidentemente, ni padres ni partidos nos hacen falta. Sifo no aporta soluciones más allá de la reconstrucción de lazos desde abajo en las prácticas de auto-organización, en la expe ri- mentación de nuevas formas de socialización capaces de subvertir el ritmo de aquellas digitales. Más bien se trata de crear un IinR político/poético entre ética, estética y política. Allá donde Ran- ciere busca la emancipación en la ausencia de finalidades y en la consciencia del reparto impuesto de las sensi bilidades, Bifo, res- tando carisma a toda vanguardia, se deja sed ucir por la vertiente espontánea del acontecimie nto para volver a plantear autonomía. Y

la reconstitución de una potencia poética materialista con car iz de éxodo y reconfiguración del sentido desde abajo. El Manifiesto posfururista al final del libro ofrece, bajo su forma

llamamiento a la nuda vida,., las palabras clave

paradigmática de

de esta salida poética dcllenguaje.

Primera palabra clave: autonomía. En un texto de hace linos años

autonomía no es la constitución de un sujeto,

no es la identificació n de los seres humanos con una figura social prefijada, sino el cambio continuo de las relaciones social es, la iden- tificación y la dcsidentificación sexual y el rechazo del trabajo. El rechazo del trabajo es un producto de la complejidad de las inver- siones socia le s de deseo». Otra palabra clave: ironía. Como forma del silencio, di~idcncia respecto al discurso dominante. Sin su ligera gravedad, la irritación se vuelve impotencia, la rab ia, victimismo.

Bifo apuntaba: «

'1

,~

~'s p

al

'

abra!o, clave: .carte, poeSIU.

revuelta. te~nologíainmaterial

'd' d ternura. encrgla,

,1

,

sol,dan

'

,

.

'd dos coll términos

Término~ ~. conceptos desideologizadoS hlbn a. '("S (ecologistaS,

pro¡)uestils

nls

d

di

'

lllragO

y com:eptos proce entes

'"

,

\

e otras cu {uras,·

d

Ili

b'é

I

)ytJI1l

ree

Il

d ¡

e

.

cmmlstas. anarqUIstas, ami esarro

.

cstetKJS y etH.:a

.

,

,

staS,

di

e

,b,',o Y

'-

.

haza

tr

elOgiOS . de la lentItud. .

n.lmadas a la revuelr-a contra la explotación.

L'

tila

(;.11 suma, un manific!'to que es un lI:unaffilcn o.

.

COIIJfIl1(J

n, e

¡

opuesto de conexiólt, el rasgo fundamental de la infoesfcra.

Al enundar las estridencias entre las referencias c1:ísicas de un

pcns~lmientopolitico causa-efecto, postmarxist:\, postestrucru~aJista.

Bilo reubica 10l) tópicos de la conceprunlización política obrerista en el m<1l'co de unadimem:.ión descante, psico trónica, performativa. que

reivindica el C(Jm",onf¡Jr~.lapoesía, el arte y su sombra. Y las derivas <:>iruacion¡"tas de lob TAZ de Hakim Bey, o aquellas anarcomctafisicas de Tiqqun )' del Comité Invisible. El suicidio de las vanguardias y

la

cine. () J. aqudlO!i mol:. horizontrucs como la literatura de masas, son las grietil!>, los intersticios por donde infiltrarse para vn-. Puede que el m3:r'Or interés de DupuiJ d~1fu/uro resida en este poner en contacto esas referencias. En el fondo, las polaridades no

~s~cn~ <;ol~son d fruto de una interpreraci.ón subjetiva y de una

e

gobernanza para unos, redes que producen fisuras y excede

e os diferentes pi" .nos nClas e para os

múltiples Olas y n:ferencias a los medios más masivos como el

rel\·1ndlcaoon modfffJa de la verdad y de la h,storia' dispos't' I IVOS

.

'

d

I

.

otros. En la fluide-¿ y so apanuento

.

.'

O'

d

l

'

od'

I

d

. diSCUrsos antagomstas se Intuye su estan,to de simulación. ¡.

que sus posibilidades y límites. Si trabajo, política y arte

I

uctlVO, resu tan supcr',d

,

'é'

I

v

la no neceSitamos t rmlOos como gmtra inld/~rl

d

¡

~ ~vez

est.1O , IOte- as

fi

.T guras

ase

OTa os en e mismo proceso pr

as del milit:lnte y del artista, el intelectual sólo puede ser un

comprometido como una singularidad entre otras cmb ffid l ltante,

hacer ,arca el oenol

proyecto de InvestJhraclón conjunta onentado a

.'

del

conocimiento, capitalismo

cognitivo, inteligenci~

lb

intelccttulidad de masa, trabajo inmaterial, sociedad de la inrorma-

>Os

:a5,

ras

y

el

un

ció n, dasc creati

a,

cooperación de los saberes, etc. Todos produ-

ce n sus propios limites y quedan desactivados en la medida en que tienden a absorber realidad, en cuanto se localizan en un mapa. El mismo término "multitud. busca hallar un actor colectivo de auto-

producción de subjetividad directamente en los procesos, desde un supuesto excedente energético capaz de agujerear la red. Pensar la biopolítica como evento, creer que los acontecimien-

tos de resi stencia tienen el poder de escapar al control y de crear

un nuevo mundo y lluevas su bjetividades parece razonable, con la

condi ción de no

organizarlos»

en una teoría política, de no querer

in crementar el poder de ese sujeto atándolo a una expansión for-

zada, ni a un impasse epistemológico que oponga uni versal a par- ticular. AJ mismo tiempo, quizá haga falta pensar ese excedente

energético apue sta de

las psicopatologías a su máxima potencia, como sucede en

no solo en

oposición,.

sino en

supe

ración,., elevando la

las novelas de J. G. Ballard, por ejemplo. Matteo Pasquinelli sugie re

que

tra potencia de "abstracción", entendida como potencia cognitiva

de nuestro organismo, fuerza viva que cada día inventa nuevas normas y prácticas, que nos sirve cotidianamente para proyectar nuestra pobre identidad más allá de nosotros mismos, y es capaz

de construir "empatía" y común

el

capitalismo debería definirse como la explotación de nues-

[

]. La libertad del cuerpo, al

igual que hasta la más infin itesimal forma de percepción, no existe sin una potencia de abstracción y diferenciación (como bien fue

]. Por tanto, la verdadera cuestión

estriba en cómo defender o expandir la potencia de abstracción de nuestra mente La cuestión no es si podemos seguir siendo de izquierdas, la cues- tión es si podemos atrevernos más allá del futur o perdido yarras- trarlo hacia el presente, de modo que el pre se nte adquiera ese halo de inmediata, parcial y sens ible transformación de la vida, alejándo- nos del naufragio y la fragmentación.

descrito por Merleau-Ponty) [

-, . - ción, y lo h DtspulJ dtl fo ",n v;'j'. turo contribuye a

-, .-

ción, y lo h

DtspulJ dtlfo

",n v;'j'.

turo contribuye a reconfigurar ese: pOder de

,n o d .,""po' de 1, po''';' y d, la revuel<a,

d

ace anhel

B

Giuseppe

Madrid,

e.:\bio 0 2014 DESPUÉS DEL FUTURO

e.:\bio

0 2014

DESPUÉS DEL FUTURO

LA SUBLEVACIÓN DESPUÉS DEL FUTURO

Escribí este libro en el año 2009, el mismo año del centenario del Manifiesto futurista. Han pasado cinco años desde entonces

y muchas cosas pueden observarse ahora bajo una luz más clara

(quiero decir, una luz más oscura). Hace cinco años, el mundo se

quedó atónito ame el repentino colapso del sistema financiero, pero

también se mostraba optim ista por la victoria de Barack Obama en Estados Unidos. Pronunciando el Ves we can Obama pasó a un

primer plano. Ahora resulta obvio que su declaración no era una

promesa, sino un exorcismo. Estaba tratando de exorcizar la can- dencia de la impotencia de la voluntad paütica frente a la apabu-

llame fuerza de los automatismos tecnolingüísticos enquistados en el poder corporativo. y el exorcismo fracasó. La impotencia de la voluntad humana se hizo evidente desde numerosos puntos de vista. No podemos, ya no podemos. No podemos frenar la devastación medioambiental, y así se ha declarado tanto en la cumbre sobre el cambio climático de Copenhague (2009) como en la de Varsovia (2013). No podemos frenar la agresión financiera a la civilización social, tal y como ha desvelado la reciente oblüeración de la democracia, del bienestar en Europa y la tragedia de Grecia. No podemos frenar el resurgir de nacionalismos y el regreso de los peores presagios de la Segunda Guerra Mundial, como dramáticamente nos está demostrando la presente catástrofe en Ucrania. No podemos frenar la afirmación del fanatismo religioso, último bastión de identidad, ya que las

1"', • x 1'1brul comu nidades se 'ücntcn agre did as por ' . .

1"',

x

1'1brul

comu nidades se 'ücntcn agre did as por '

.

.

ahda

.

d de la des tern -

,

toriaJiz¡lCión.

vimielltoS se p~opag~

d

Tras el colapso financiero u na oleada de mO

,

s eX p

ectativas.

do nueva

I

por muchas ciudades del m u ndo, crean

vida y el fururo . e

mientras la abstracción fina n ciera acaba~a ~on a de magnitudes S in las nuevas generaciones, estalló un mO\'lmle~tOñ zO 1 J: las revuel-

precedentes que alcanzó su punto álgido en e a °d' española e nrre ras de Londres en noviembre de 2010, la acam~a '\'ega involucra-

m:13 gn

mayo y J' unio de 20 1 1 Y la ex t e nu ante resiste

.

lectuales que

'

'tsem le

.

ron a esrudiantes, trabajadores precarios, artlS a

trataron de derrocar la dictadura financiera.

.

d

d

á

bes prc-

En vano. Durante la

primavera de 20 11 , las elu

,

'd

d

era

a

es. fa

1

'óve nes contra

se nciaro n el mayor leva ntamiento ti

dictadores locales y el capi talis m o fina nciero global, pero ~

o por J

I'

;O~I­

os

miento de trabajadores cognitivos precar ios, la vangua rdia rebelione~ egipcias y sirias, fueron incapaces de liderar una

formación democrática social duradera para sus países y el proceso fue desviado y alterado por toda clase de fanatismos identitarios. En septiembre de 2011, el levantamiento estalló en Nueva York, en pleno co raz ó n del g lobalismo fin anciero. AJ es tallid o de Occupy Wall Strut le sigu ió una nueva oleada de ocu paciones cuyo objetivo era la reactivación del cue rpo social del trabajo cogn itivo precario. El espíriru de Occupy reverberó en muchos lugares del mundo en

especial en

festación masiva brasileña del verano de 2013. Cada uno d

e

as

trans-

las protestas y ocupaciones del Gezi Park, ° en la m~ni­

'

1 en.ntamlentos

h

a

'd

SI

o

d'"

uerente, como diferentes son lo

.

.

.

cestos

s COntextos

culturales y las consecuenoas políticas. No Obstante c

'd

.

1 ea comun:

p

'd

rod

UCtlV'J

1

'6

a creao

'

n socia

1d

omparten una

d

e una fuerz.a

'

y precana.

e empleo el resurg'

'Ir

e conOCimiento que es, a un tiempo gl ba! ,o

La revuelta global ha involucrado, sin duda

d"

sociales a partir de las distintas áreas desde la "

ntas

h

II Stl

,5 cuae

pero el cognita riado precario se movilizó po d .s an

r

oqUler

p

de

d,

ti·

f,

1,

r

d,

lo

el

lagó S. Y orle ; Sin ud· ntre cra- que las lnlroJwaltJ!, proceso global de

lagó

S.

Y

orle

; Sin

ud·

ntre

cra-

que

las

lnlroJwaltJ!,

proceso global de un carácter y significad o propios: la busqueda de la autonomía del conocimiento y de la tecnología del control del capitalismo financiero es el marco común del cogni tariado, el núdeo innovador del le,-antamiento. Por todas partes, los trabajadores cognitivos -es tudiantes, inves- tigadores, periodistas, artistas y programadores- se han pues to al frente de la movilización, su mayor preocupación siem pre ha sido la precariedad, y la cuestió n clave la autonomía del conoci miento

y de la tecnología. El in tento por resis tir}' subve rtir la apropiació n del conocimiento por parte de las co rporacion es ha resu ltado se r lo más innovador de es te movimiento. El intento por recompone r el cuerpo social y erótico del intelecto general ha sido el objetivo principal del proceso global denominado Occupy.

El activismo mediático, la

creación de las tecno log ías P 2 P y tam -

bién la experimentació n de alternativas monetarias pueden ser tomados como ejemplos del intento de reap ropiación del conoci - miento, mientras que la ocupación de espacios ha representado un procedimiento de regeneración del cue rpo erótico de la socied ad r de unión con la fuer.la cogn itiva del gen~ral intell~ct. Ambos pro- cesos no han sido capaces de romper las cadenas de los automatis- mos financieros que están provocando la degeneración de la vida

social.

LA OBLITERACIÓN DE EUROPA

El la rgo (en realidad, eterno) proceso de libe ralización capitalista, que empezó hace cuarenta años, ha establecido una forma de abso- lutismo capitalista: el Estado de derecho ha desaparecido, pues el

capitalis mo financiero desterritorializado

ble por la ley. La obliteración de la especificidad europea ha sido el punto cu l- minante de la agresión del capitalismo financiero a los trabajadores

es invisible e inalcanza-

23

• • J~ todo el mundo, allanando el camm o . ltelamiento la nego- 1 desmiU

J~ todo el mundo, allanando el camm o

.

ltelamiento

la nego-

1

desmiU

h'J(:ia e.

dOlocnlcUI Yen

final de la civilización ~ociaJ basada en la

ciación

e

¿Qué'e:; la Clopccificidad europea? '"ste ninguna ¡denti-

Na me refiero a la identidad euro~a.No

exJ b1es

¡dentl'

identidades en

dad europea. Europa es el crisol de mnum era

confilcto ~' la creauón de un espaoo Sin

'dad fue el motor

La

fu

ena

d

l'

e

.

.

.

U 'ón Europea.

fll

del (ahora c.'rtinguiclo) proyecto de la

-

ro de paz Y SOu-

Europa

d

-d

an

a

consistia precisamente en esto: un pro~c .

d

asa o en la volunt"Jd y en e

asa

bb

a

e la umon no esta

--

II-b

I

d

del filturo. El

'd d Y no impli-

a eto europeo

d b

d

-m'gm:lno

laidcntl

re I

o en

pro~C[Q

caba ningún tipo de pertenencia. No obstante, el proye 1't' agu e

se basó en la especificidad de una historia cultural y ~OÓlJ.c

d

1

la Vmoo Supuestamente debla preservar. e

-,

'. I1 gado hlst neo e

e

humanismo, la democracia v la solidaridad sociaL Desde principios de la e~ moderna, la historia de Eu~opa estuvo finnemente ligada a la historia del humanismo, y la realidad cul~­ ra1 de los paises europeos, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, se mantuvo indisolublemente ligada a la democracia y a la soüdar i-

dad social (o, si se prefiere, al bienestar). Esta especificidad cultural

y social que Europa heredó de la historia fue el obstáculo princi pal

para el triunfo final de la pura implementación del absolutis mo financiero global.

Para .poder obligar a l os tr~~ajadores ~e todo el mundo a acep tar cualqUIer forma de explotaClon, esclaVitud y violencia, el ejemplo de los trabajadores europeos tenía que ser abolido Así el

lismo '. finanCiero global puso todo su empeño en destru' .

- -d d dEl

hCI

a

e

d

e 200

8

, Ir a especl-

capita-

_

_

1

_

uropa en os CinCO anos Slgtüentes a la e - - fi

.

-

.

tiSIS nanclera

La democracia ha sido liquidada en el país dond siglos atrás, se concibió por vez primera, el misma d'

gios Papandreu fue silenciado y obligado a di a proponer un teleréndum que ,bOl en Contra d

¡;

,

'" c, veintiCinCO

,~aen que Geo r-

mlflr por

1

e

as

i;cj,-00

de la tro dadosan funciono compler; los trab

el deseO"

ya ineri_

Los pr

está cerc

basada e

sociedad

quién

ción soi

res del

del

lo

un

~Jamiento L 12 Ilego- a identi· j ades en ~I motor uena de z y

~Jamiento

L12 Ilego-

a identi·

j ades en

~I motor uena de z y sou-

Jturo. El

o impu-

europeo

que

del

estuvo

cultu-

Geor-

de la troika financiera. El sistema de seguridad social ha sido cui- dado~amente desmantelado: el sistema educativo privatizado, los funcionarios públicos despedidos masivameOle, el mundo laboral completamente precarizado. Como resultado, el salario medio de los trabajadores europeos se ha reducido a la mitad, mientras que el desempleo va en aumento y los límites de la jornada laboral son va Inexistentes. Los proxenetas de la política anuncian ahora que la recuperación esta cerca. La denominan una recuperación sin empleo, pues está

y en el empobrecimie nto de la

basada en la humillación defin itiva

sociedad europea. Y después, ¿qué? Es dificil predecir si el modelo político de la Unión Europea sobrevivirá. L os partidos nacional is- tas se multiplican en todas partes, la guerra civil es cada vez más evidente en las fronteras. La u nión sobrevivirá o d esaparecerá, ¿a quién le importa? Lo que cuenta es la destrucción de la civiliza- ción social, la obliteración de un posible modelo para los trabajado- res del mundo. Y el desmantelamiento de los fundamentos propios delllumanismo. El Humanismo se basaba en la premisa de que la actividad humana (intrapma, en el habla italiana del Renaci- miento) no está sujeta a voluntad teocrática alguna: Dios otorgó un nombre y una naturaleza primordial a cada criatura del mundo, pero no tenía nombre y ninguna naturaleza esencial para su cria- tura final, el Hombre. Los cimientos del H umanismo se basaban en esta libertad, y la política, según el pensamiento de Maquia\"elo, es el ejercicio arbitrario de esta libertad. La configuración de una teocracia de índole financiera ha sido imparable, pues está basada e n un sistema de au tomatismos ineludibles más potentes que la voluntad polít ica. Tras e l fi n de l Humanismo, una especie de civilizac ión neohuma na es t á eme r- giendo, moldeada por la expe rie nci a americana: purita n is mo y

virtuali zaciÓn.

2S

1""

I

t

",Í4

t:L Gf:NEIUL L\'TFLLELTY EL CUERPO SOC IAL

ali e nada de la d igitales en

que no se nsc iente

b

I

fi

'

I

es la forlll .

a

,_ o () sunte, a teocraCia

activiJad de lo:; cerebros humanos y de las n máqu las normas

nanclera so o

,

.~

.

mas

.

"

¡

unúon

miento y conectados en sintoma co

.

di

as en e

' tellla s¡no co

SIS

.' ' d' d d I

encuentran intrínsecamente graba

eneral

e inconscientemente enquistadas en este por la ac UVI ,1

e g

¡",e/lea.

P

e

uesto que el hlpermundo -umversO pro lIer

.

.

l

l

ante para e o

en

la estera de la ubicuidad virrual «sin lugar»- está generand o una sustracción de energía de la esfera corporal, se exalta la co~perición como única forma de relación social, y la ferocidad se extiende por

el tejido de la vida diari El sistema educativo público está siendo desmantelado, allanando

el c

conocimiento al beneficio privado. El constante empobre ci miento de la esfera social es el resultado predecible de la acumulación de recursos en manos de una minúscula clase financi era, La oscuridad se cierne sobre Europa, y parece dificil evitar las nefastas consecuencias de la guerra que el capiralismo financiero e~~á librando contra la ci\;lización social: pobreu, violencia, regre- slon. Las décadas venideras en Europa estarán marcadas por el brecimienw, la decadencia de las instiruciones civiles 1,

mino

.! 1 privatización de la investigación y la sumi sió n del

_

.'

' a agresIvI-

em~~

dad Identltana y la guerra. Los trabapdores de los 11am emergentes no sacarán partido del colapso de los antigu a dOS p~l~es coloniales. Los salarios bajos, la creciente explotación os} omllllOS de la polución, así como la extenuación de los trabajad y e aUmento

no están fortaleóendo a los trabajadores del nuevo

tri al, sino todo lo contrario. mundo mdus-

.

.

Orcs dC,1 Este,

El

capitalismo

financiero

está

actuando

COm

hidráu~ca,haciendo que la vid~so~ialse evapore o Una bomba

los cimientos cultutales de la sohdandad social e

estructor y

omod y destruyendo

.

acapar

energl

nada.

está b.

¡¡gene:

la aCUI

e! lug¡

años (

los m(

empe'

ganan

perml

El

ciclo I

ciero

ción-J

social

Est

mentl

de la

Un;

ves'

super

traid

El

de

. .- -

,

S

7

:5:.:.~_~

po. Jr lt

:,,,~::=4;i

"' ';

!s "'"

Jr lt :,,,~::=4 ; i "' '; !s "'" drd ¡ *l s D . t
Jr lt :,,,~::=4 ; i "' '; !s "'" drd ¡ *l s D . t

drd ¡

*l s

D

. t_·

:sukh W :- .-k 11: '"
:sukh W :-
.-k 11:
'"

.

_1 c'

De.• "

,.

~. 1-;"

lo '

~

_1 c' X· De.• " ,. ~. 1-;" l o ' ~ i , . -

i

,

c' X· De.• " ,. ~. 1-;" l o ' ~ i , . - -

.- - - -

se

"

t

'. ,:a;. b.Ill

-

,,~ , • - i 2 a::aa 3 F • jiTSI _ . .* Il
,,~
,
-
i
2
a::aa
3 F
jiTSI _
.
.*
Il
-
SI
.-
-- ,
4
hC
Ir"
.!' -
n
. dq •• D
::iaO.z •
,
p-
'~~~~
Kr~
iDC"I·."".IIHlh,.,s•• ",.""
S
.pt eiti '.;<:':::\:':1,,
~",,,5el wUZ, dd::u
d
t*'Y"
3
··t.$ tiiy~ .ts::t
?

-

.,

u

.

'

_•.

:n:i\·dr- ¡"I

El

da

C8I

ú

F ex¡:.,,·n:

P

.<:. t<KfJ" i

··l_

-

tIC",q

,

~

fR, :a"'.' ca. b

wu'OC

p'a

.

, ~ fR, :a"'.' ca. b wu'OC p'a . L & ~¡ -. CE' ,C "IT

L &

-.

CE' ,C "IT

-.

L

••

",C."

.,

tiOJlS. qw

CII

L

S

nn .,

_"'''0;''''.

. '¿'Id cognitiva • d la ¡¡CUVI Juego cuyas f<llCes scr<i.n la emancipación . .

. '¿'Id cognitiva

d

la ¡¡CUVI

Juego cuyas f<llCes scr<i.n la emancipación

.

.

e

'oge 1l !" , -,1 iTl/elleel.

de los automatismos produCidos por el propL

.

.

REEMPLAZAR HUMANOS

En la escena final de la última película de

S "k Jonze Her, ocurre

PI

e .

e Theodorc. un

algo interesante. La película nos cuenta la hlstona d

fu

r-

una ülnma gene-

'd

chico melancólico y aburrido que está especialmente a ,gl o po

que su mUjer 10 ha abandonado. AsI, se compra

.

.

.

.

1

En esto

ración de so. Sistemas operativos que evolll~,i~n.an Junw con

usuarios: estos so captan las reacciones lingUlstlcas y estados

ánimo de sus duenos, leen toneladas de información y, en suma,

se convierten en lo:; mejores amigos de sus usuarios. Más que un

amigo, lo que Theodore necesita es una amante y el so que compró adquiere una voz femenina y el nombre de Samantha, y así empieza la historia.

~;

Se enamoran, por J.si decirlo. Theodore se enamora de Samantha, y Samantha 10 complementa a la perfección. No quiero contaros toda la historia, solo el final. Al final, Samantha desaparece y lheodore cae en la desesperación, va a visitar a Sara, que, como lheodore está teniendo una relación humana amistosa con un so. Sara ta~bién

y "'b,ncbu'dntra sola. ~odoslos so han decidido

marcharse.

ha sido abaTndonh,d

a b ,

ras

e sus

er a

sor

o la atención la mem'

l'

I

"d

d

d'

'Ofla y a Ima-

d

I

y

glOaClon

.

ueños,

espues de haberse apoderad

sus amantes, las máquinas se liberan de sus aburridos o de a~m~de

amigos humanos.

epnmtdos

f ~itiva /dlle/. i t r, <x-"'Urre =<>dore, un igido por- Ima gene- :0 con

f ~itiva

/dlle/.

i t r, <x-"'Urre

=<>dore, un

igido por-

Ima gene-

:0 con los

de

en suma ,

contaros

~::~está

tambié n

decidido y la ima-

alma de

INFINIDAD FUTURA

En este libro, no quiero defender ninguna tesis ni formular pre- visiones. Deseo más bien hacer un repaso de las peripecias de la noción de futuro durante los cien años que nos separan de la publi-

cación del primer Manifiesto futurista italiano en febrero de ! 909. Escrito con ocasión del cen tenario del manifiesto y publicado en inglés en lO!!, el libro cuenta cómo ha evolucionado la percep- ción del futuro a 10 largo del siglo xx. ¿Cómo hemos imaginado el fururo, cómo 10 han imaginado los artistas, los poetas, los pensado- res? Y, ¿cómo imaginamos el futuro a día de hoy? IIoy podemos ver los espacios lejanos, pero ya nadie puede ver el tiempo lejano. Alguien, en un momento dado, anunció que el futuro había terminado. Sin embargo, el futuro no termina nunca. Lo único que sucede es que ya no somos capaces de imaginarlo. El siglo veinte se vio impulsado por la energía utópica de las van-

guardias culru rales

Es como si todo se hubiera dado la vuelta, como si se hubiera con- vertido en una forma distópica, tal vez por exceso de velocidad, y en el fururo ya no vemos sino las sombras de un pasado de barbarie y miseria que creíamos enterrado. Cuando escribí este libro, el mundo empezaba a asomarse a ese abismo en el que el capitalismo financiero ha precipitado a Europa, para destruir la civilización social y dar un ejemplo a aquellos países del mundo en los que se están desarrolla ndo las nuevas economías emerge nte s. Europa, con su tradición de democracia y bienestar

y artísticas. Esa energía parece haberse agotado.

29

J

¡;

iJ.JJfon

\

'o para los exp o·

\,

.\

solidar idad y

.

d

desierto d e

ti

roS

'

plo pe g

E

soual, podÚl. convertirse en un cJcln taJos de todo el mundo. Destruir la

,

opa de

u~ ór1¡¡ a un

thatcherizar. Europa Y re u }toyeeto que el po. er

miseria precariedad e ignorancia es el nuevo I

. financiero se ha fijado y que está llevan o. un grupO de c hava-

bo Cuando l a Isla

del progreso,

d

a ea

,

británica se sometió a ese devastador remediO.

"

d

esespera d ameme:"

'E

'\

\ '

\ es gnto

k

\

pun

un pen

a nO

\

p anetana.

'od

d

o

sa IS a, que en

"

y originó una ola y setenta VIVlera

'dad de bienes-

ha)' futuro"

os un ·05 sesenta 'd

de sol!

.

\.1

an

e renaCimIento eu roral y

lo de agresividad,

tar y relativa igualdad, se convirtió en un CJCiU,r H de infinita tristeza y de miseria para la mayona. '

esa terapia

\ para que se erija

DY,

mhumana se vuelve <\ ;lplicar a escala contmcnta, , 'd \

,

d'

en ejemplo para todo el mundo. ~e na le esper planeta pueda tener connotaciones humanas.

,

cquelavlacne

l. ~er

la teme1

Es/~lihro surg~de las cOn'lN!rJacion~smantenidas (on mi amigo Marco l'v1agagnoli, psi(onauta y 'videntr, m ~I año 2008: año ttI (/ que el colapso

jinanciero y g~opo/(ti(o d~ O({idmt~ abría UI1 ahismo, d~jando ver un

agujero n~gro m los ti~mpoJ 't't!n;d~roJ. D~ la implosión d~/futuro nace-

n;n 10J mO'lljmimtoJ imaginativos y socialu del siglo XXI.

«Vu~Jtracrisis no la pagamos" grita e! mO'llimimto de ~studjantes ita- lianos que ~stallll tfI octubre de aquel año. ¿Cómo no pagar aquel vado ahismal que el capitalismo ha producido en la tela del tiempo'! . Cómo

saltar del otro lado de n~ ahümo?

(]

.

JO

LA INVERSiÓN DEL FUTURO

El futuro cam bia d e sig no, nos avisan Mi Schmit en un libro titulado Laspa"

I

'

b

1

/

.

' fi

.

.

d

l

~elBenasayag y Gerardt

fl'

~lones tnstes en el q

11

d'

.

uc re eXlOnan

eva a a . cabo con chavales na, se Imaginaba el futuro

segun a ~c (a ora. e pr?greso. Durante los sig l os de desarrollo de

acerca de u n a l arga prá c tica de a an telle pans lna. En la

de tera

. época moder pla

la mode rnJdad, la investigación científica y laempr-,

"

'"'"

6'

econ mica

se inspiraron e n la Idea . de que el conocimie nto debe avanzar hacia un gobie rno cada vez más co mpleto del universo humano. La Ilus- tración co nsagra esta concepción, y el positivismo hace de ella su credo fund amental. También las ideologías revolucionarias mar- xisras y leninis t as , guiadas por una visión hi sto ricista y dialtctica, imagi nan el futuro a partir de un modelo tecnológico progresivo. El futuris mo dio Jugar a una sens ibilidad y unas expectativas

sobre el mundo propias de la cul tura del s iglo xx. Pero en ~a última

parte del s iglo xx las premisas filo só fi cas, estéticas y SOCla1es que daba n forrna a la expectativa de futuro de los modernos .se hd,n

desva necido, j unto con la creenCia en u

.

n modelo PrnITT'f"¡l\'O

--1',.--

e

l

futuro.

11 h

:

Y

d

el signo opuesto, la posirivi -

promesa Hado, pero Mm incapaces

se vuelve amenaza.

El fu turo, la ide a mi sma de fUNr?:

dad pura se transforma en negatt

E

s cierto

que los co nOClmlen

.

.

V1

toS se han

csarro

151

de <ltabJ.r con el sufrimiento humano, alimentando la t r isteza y el ~cs i·

de <ltabJ.r con el sufrimiento humano, alimentando la t r isteza y el ~cs i· mi~m() que lo inundJ.n toJo 1M. Benasayag, G. Schmit, La; puslOnu

tr'j/u].

El futuro se convierte e n amenaza cuando la imagi n ación colec- tiva se vuelve incap az de ve r posibilidades alterna tivas a ~a de vas- tación, el empobrec imie nto y la vio lencia. Y es ta es p rec isa mente la situación actual, pues la econom ía se ha vuelto un siste m a de automatismos tecnoeconómicos que la política no puede sortear. La epidemia depresiva contemporá nea se si rúa e n un co ntex to de parálisis de la voluntad, es decir, de precaried ad. En la precariedad se manifies ta la im posi b ilid ad d e traducir las intenciones en acción, en comportamiento.

Dentro del régimen de aleatoried ad d e los valo res

flu ctuante s,

la precariedad se convierte en el modo gene ral de rel ació n social,

involucrando la composición social de la nueva ge ne ració n que se enfrenta al mercado laboral. La precariedad no es un aspec to par-

lado

proceso de prod ucción. conti n uo de ¡nfo trabajo, frac tal y reco mbinante, circula

por la red global como facto r de d esar rollo un ive rs al y, sin e mbargo,

ese flujo no puede transfor marse en subjeti vid ad, es in capaz de con- solidar comportamien tos orga nizados, fo rmas d e defen sa política o sindical, deb id o a las carac terísti cas técni cas del proceso de trabajo

oscuro del Un Rujo

ticular, más o me nos amp li o, de la rel ació n productiva, sino el

y

a la forma de vid a d el trab ajador celularizad o. Conectividad y

p recariedad so n las dos cara s de una misma moneda. El sistema conectivo captura y co nect a fragmentos celul ares de tiempo des- personalizado. El capital co mpra fractale s de ti empo humano y 106 reco mb in a e n la red.

D esde el punto de vi s ta de la

valoriza ción d e. capital, el Rujo es red po r la ~ue circulan los produc-

co n tinuo, y halla su unidad en la tos se m iac abad os,
co n tinuo, y halla su unidad en la
tos se m iac abad os, pero d esde el punto ,de vI s ta de los trabajadores,
la pres tac ión de trabajo tiene n un carac ter fragme ntario: fractala
152

"

.lec-

vas-

ente

de

a

~tear.

de

las

se

par-

lado

de tiempo,cél ulas pul

santes de t gran cua ro de mando d

b'

fa aJo se enciend

1

d

El su ministro de t'

e a producción global

DtJ,w.tklj~'tI'"

en y apagan en el

lcmpo-traba'

lfuapcrsodoa fistca y jurídica del trar.P~Cdcquedar des\'inculado de

.

.

CI"'La

'd d

e trabaJ' o de un

aja oro La empresa no

.

I

a persona'

compra a

'

VI

.

a ,cél ul as tcmpor - l

,Sino Instantes aislad "" d

.¡ucs que la red s

v~ e s u ac U·

onuame nte. El tiempo de tr b .

a

e e

u as

d

éll

d

c. encarga de recombinar

con-

aJo SOCial s

e enorme v 1 aor que se pued

e COIWlcrte en un océano

.

en convocar y rccombinar

l'

segun. as eXigencias del capital.

.

Capital rccombinante y trab .

tes en la escena de nuestro ti

aJo p~~an~son las figuras dominan- vc

.

chu r el tiempo de vida total ~mpo. b capi tal ya no necesita apro

-

aislados de tiempo instantes de un o r~~o,solo necesita fragment os

L

.'

a d extenSión del tiempo

T

e atenClOn y operatividad resu 1 ta mlOUClOsamente celulari-lada: .

pue en mOVI Izarse células de tiempo productivo de forma pun -

tual, cas ual,. fragmentaria, y la recombinación ~s automática mente realizada por la red. El

de estoS fragmentos teléfono móvil es el

IOst~ume~toque hace posible el encuentro enrre las exigencias del sem locapltal y la movilización del trabajo vivo ciberespacializado. El tono del móvil llama al trabaj ador a reconectar su tiempo abs-

tracto El capi al flujo tal quicre reti cular. ser libre para moverse por cada rincón del pla- neta para hallar el fragmento de tiempo humano en disposición de ser explotado por el salario más mísero. Para ello, lanza una bús-

queda eo n';nu., puntual, f"gment"i., fr.cr.liz.d., eelul.ri

da,

Anda en busca del fragmento de trabajo que pueda ser explotado

• un p<ccio más bajo, lo captm., lo usa Ylo tira, El entos tiempo de, tra-

bajo queda fractal izado, es decir, ,educido a f"gm

m,mmos

,ecombinanteS, Yla fraetalizaeión hace posible que el eap.ral lleve a

cabo una búsqueda constantc de las condiciones de salano m~OImo.

La pc<sona del trabajado, es jurídicamente libre, pero s~ uempo

'

S'

I

tene

r

porque esta a dISI){)-

ee

que

a esclaVizado.

u tlempo no e pe

d

sición del ciberespacio productivO recombinante.

153

\

I

El rrabajo necesario para hacer funcionar la red es una constela- ción de instantes aislados en el espado y fraccionados en el tiempo, rcwmbinados por la red, máquina Huida. Para que la red pueda incorporar los fragmentos de tiempo de trabajo, estos deben ser compatibles, deben ser reducidos a un único formato que haga posi- ble una interoperatividad general. De este modo. se produce una verdadem escisión entre percepción subjetiva del tiempo que trans- curre y rccombinación objetiva del tiempo en la producción de valor. ¿Qué imaginación del futuro puede generarse en un cerebro social fragmentado y cclularizado incapaz de reconocerse como sujeto individual? En la esfera del tiempo precario, no se puede formular ningún proyecto de futuro, pues el tiempo precario no se subjetiva, no deviene sujeto de imaginación, ni de voluntad ni de proyecto.

La fragmentación del tiempo presente se vuelca en la implosión del futuro.

]

Sólo tenemO$la administración del riesgo. Los cambios de escenario de cada momento. El reconocimiento de pautas [W Cibson, MunJQ t'if'r:iQ].

No tenemos futuro porque nuestro presente es demasiado inestable. [

TIEMPO DE TRABAJO CELULARIZADO

El neoliheralismo no es el res~onsablede la transformación que en las últimas dos décadas del sIglo xx ha desbarajustado las formas de trabajo y abatido las d.efen~assindica~es.y políticas conquista- das en siglo y medio de hIstoria del mOVImIento obrero, sólo es la legitimación ideológica y la imple~lenta~i?npolítico-militar de un proceso que se desarrolla en '?S IOterstlclo.s d.e la infraestructura técnica digital y en las profundIdades del pSlqUlsmo colectivo. El superorganismo bioinformático tiende a interiorizar técnica- mente y a subsumir el sistema nervioso colectivo, transforrnlíndolo

154

en

diJ

l

do

su

pu

pe'

fisi

un,

en

eh,

eue

-

Cla,

e

eua

de i

recc

del-

nas

me

una

mov

p,n><

de Ii:

una ,m",

~

)s en el tiempo, .e la red pueda 'stas deben ser que haga posi· ;e produce una npo que tmns- .lcción de valor. en u n cerebro ,nocerse como ), no se puede no se ni de

la implosión

"",,1,1, [",J

que en

las formas

conquista-

sólo es la

de un

_

Ot,,,,,".,"'".

en un apéndice de sí mis

d

'

'

"d

¡

mgl o por os autom,t',s

mo o, más b¡ '

téc

en, d en un SC

m

mas Pensemos qué em el trab .

or era u na persona jurídic

,

(

h

oc

o

nueve d"

,

,·v ccanl~mo

fUCOS

e la red global .

aJoenlaé '

poca ·d 10 ustrial. El traba,' , .

,un cuerpo que pres taba

¡

a capital para que este

d

e b'¡"d a d

I1

es

,

E

d

s u tiempo

pudiera extraerle todo el val

persona era portadora de der~:=:lble: ~ero e~ es.as condiciones la

~üttcosy smdlcales, y el cuerpo

n

. a, caplta.! y trabajo ,entraban

en co nfli cto, acordaban

una lucha-negoc'"c",ón' mlOterrump'd

fisico se movía por pulsio

a, un h Individuo

oras al d') la

.

.

,Iez

.

nes, InStmtos deseo

's,

es

b

,1

,

h fi·

b

'

y

ta leclan reglas, Se reconocmn dcre-

c os, s e ~a un modahdadcs de relaciones jurídicas y sindic ale s El

cuerpo , ¡ fislco del traba,'ador , tenía der"cho·' " d--

anso, a a aS isten-

¡"

'

al

Cia, a a salud, a la Jubi lación.

C u a ndo el proceso ~e producción se transforma en red digital,

cua ndo el acto productivo se transforma en distribución de átomos de ¡nfotrabajo homologados según un principio de modularidad y reco mbinunción, en ese punto ya no es necesaria la persona jurídica del trabajador, ni su cuerpo 6sico. En la red global ya no hay perso- nas que prestan tiempo-trabajo, sino un mosaico infinito de frag- mentos recombinables y ce\ularizados, Un auténtico brain-spraw/, una extensión ilimitada de actividad nerviosa a la espera de ser movlli'lada celularmcnte y provisionalmente asalariada. El proceso produc tivo global se nos muestra tendencialmente como un océano

de fractales recombinantes celularizados. La persona no es más que el residuo irrelevante, intercambiable, precario del proceso de pro- ducció n de valor. Por consiguiente, ya no puede reivindicar derecho alguno ni puede identificarse como singularidad, De ahí que sea

posib le hablar de esclavismo celular.

,

Para que el proceso de trabajo pueda ser.absorb,dod~e:~rod~:~:

esfe ra de la evolución conectiva, es necesariO que se

,

I

'6

P

.

material para convertirse en

residuos mecánicos de mampu aCI ~

pura y simple rccom

'ó ' -onsumo recombi·

po del que hablaba

'6

d

'mormacl 11,

d'

e nem

b

· Inacl

n

el

El átomO

nante de energía nervIOsa.

,

155

,

lt

lux

,.

es el vudedcru C"kncnto de- h.c en I.i prodU«i6n de!' ".dor.

10 e~ ~n b m~r2 mdUitrialukCaruc.a. el átomo de tiempu

rr.a IUC;. Raabitilo por bs u"r~UIde b materia rr.tbaj~)' de

m.nel'l~otpnica qur CDNtiruía el C'\II:1J't' fWro. mon~.dcte'

nor-,dde y Jb:fhO cid Enb,;ai*for. En camblO,. la mc-ntd.ihh:'l n JcJ

tr;;WaJO ~ b p·,bd;"b,1 ck C'limuw lu.t·, impuiCu. tUl!.:. acurb

de maten:"!"

de' ~hdoI O uu¡ocrlC("dón,

1.11 cad.m~M na

de- la

;& uvlarw:.iI de' 11~1,\,:IC, JtR:tu.

ponQ. "11.& .ieric:' ck Iftt,b"CUIJ de-

ro JeJ ,,.tw.¡o "''ID:

el &n.ln.•• de "

UlonnumlUlo IU timplitkldlln , Iin~n,"I%a(;lóo.

f.J pmcnu dr ·t.tn;xll

dd rnbt:

dunJ'ltc

,1 \,

d

C'l KNto Jaho

raJ I*rde tod. R(¡

• IIU lundOn conntt".1C tu dcsannJl;¡do

Mt"Órialikilll. ba.';. c' ''' p*",,"c_ dt IlILpbI;iÓfl dLICi¡duu

tttnh cid ~'POIl! a -'''P roct.

iI

L ,.

obn de IOul.'aUlt luhR' 1.1

ntl.t pc-rs-

(g

le' ,-"de &ecr J~

ICnrtJt",b de la

pc.xtlVL 1

ipluu di'

c' 'i

lUplJftIe la c:dlfcncia de una '1f'

&ó."tU.

1·1 ronfll(fO

It'i!l!I jtu'iWG Y Re

el :JPit.&l drbc

oblt'lu

Cbfl.1kI'l•• a, Pi püt pe. MMu

o dt prnonat ('01¡

\te

La ~:li'in

un ."'"

bupr l.lntc en el prtxt'tO de

"m¡>Gfi.:

idn. "",od.rw<idn , Iin<WftiLodón el<

¡trtowtod.d

rtufu,lZn ·tc·" rl "h.CAIO m c¡ut ¡stl •

torna ru~ l'

limpie

itcQllbin.k:M)n de difcrma

bt"",a. L. ,nfomuriudim dlgitD

ha -e

pOllhlc un polO

«

lIb."

Vtn

.1UhJC'hV1l dt' io(ornu

Iones

que n. no bcnm (un

fund6tlligruf1

u el mundo o Iq'~

."tulo. iino que tk:

el<1ln

. ,10m!.

la función de ACnc:urló eo OWllo mundo

Pan qlK La red P"e."

funoonar

Pe«

riu 'lIJe los lignot. \

~tos protiuetn

que entran m conexión ~ "Imp tlhl~t'nlff

•. 1m quc agt'nrn Kmidflcos pucd.a.n Cntr:1r tn Cunextóu. dehen

tanlo.

p"rece

mental

h'(n

U

m~ntal t

,"Uitos.

l-ambJO

m

lus

la ,'omu

p,u,;

1

,

jOnt\1(

ción de

IÍvo. El

a 101

hu

flUid.

(d.ro

p,u,; 1 , jOnt\1( ción de IÍvo. El a 101 hu flUid. (d.ro Ip;uaI cológ" del.

Ip;uaI

cológ"

del.

de IÍvo. El a 101 hu flUid. (d.ro Ip;uaI cológ" del. IOmrt' bite que In, qud.u

IOmrt'

bite

que

hu flUid. (d.ro Ip;uaI cológ" del. IOmrt' bite que In, qud.u dcput:tdo! de tual'luicr mm de

In,

flUid. (d.ro Ip;uaI cológ" del. IOmrt' bite que In, qud.u dcput:tdo! de tual'luicr mm de ~·;arnaJl,bd.

qud.u dcput:tdo! de tual'luicr mm de ~·;arnaJl,bd.tle tud. lin0

KUI.tridMi lingu'IriCl. fl,¡r.l poder ponerlo m I"t'd. el IIt·III'

)

d('

'1

mente debe qltel.J,lr dtpunJo ,le IUI lin¡iCUbrul

Ie., "-UIIlJl;ltlhi

hurto ton el tiempo de' rod;¡c las otru mentel ~oneu

d.u

v. 1'0r

caDn de nIor.

modrlicmpO

.,¡"p.b y de

mortal. d,cle

tali:uo.1on del

•toda CS!:ori;a

.¡pie

mundo

1':-- .~L_

V -)Ll'

157

'·'tlla., • • n f.¡ l1li e¡;oWII, tu nnh ,. h. una I nnl de

'·'tlla.,

• n f.¡ l1li e¡;oWII,

tu nnh

,.

h.

una I

nnl

de fuer

'\n

IOIU

ida cid

I brmpo dt

sIn

11ft pro,*, :

kllUOld I'f('

;;'IÓn quitA: Jnlf fr&gnlCOtil

col tr&h&j;ador