Está en la página 1de 2

Universitaria Agustiniana

Materia: Moral Justicia


Presentado por: Fray Ivn Mauricio Lotta Snchez oar
LA JUSTICIA EN LA SUMA TEOLGICA DE SANTO TOMS
En el pensamiento de Santo Toms, sistematizado en su Suma de
Teologa, encontramos que dentro del tratado de las virtudes, aborda el
tema de la Justicia, como virtud cardinal, estudiada por Aristteles y
tomada como fundamento del derecho, el cual salvaguarda lo que es
justo y equitativo. De ah que la define como el hbito segn el cual
cada uno, con constante y perpetua voluntad, da a cada uno su
derecho1.
En este sentido, establece de la justicia tres componentes esenciales
para definirla en s misma: como acto voluntario, como virtud y como
fundamento del derecho. Como acto voluntario, en cuanto a que el acto
debe darse de acuerdo al recto juicio de la conciencia, en la firme
voluntad de la constancia y de la perpetuidad 2 que el derecho amerita.
Como virtud, por cuanto la virtud humana hace bueno el acto humano y
esto es propio de la justicia. Y como derecho, en cuanto ordena las
relaciones con los dems en trminos de igualdad y solidaridad3.
A partir de esta definicin, establece tres partes de la justicia, en las que
las ms comunes, conmutativa y distributiva, aparecen como especies
de justicia y se mencionan en la primera parte de la misma. La segunda
parte, la constituyen las partes integrantes, es decir, hacer el bien y
1 TOMS, Santo. Suma de Teologa III. Parte II-II. BAC. Madrid, 1995.
Cuestin 58, Art. 1, Pg. 475.
2 Cfr. q. 58, Art. 1, Pg. 476
3 Cfr. q. 57, a.1, Pg. 470.

evitar el mal y los vicios opuestos a la justicia. Y la tercera parte, la


conforman las virtudes adjuntas. Con referencia a las especies de
justicia, la conmutativa y la distributiva, define la primera como el orden
de la justicia particular de cada individuo, en consonancia con el deber
que este tiene frente al otro, en relacin recproca. Mientras que la
distributiva, hace referencia al orden legal que debe mantenerse en la
distribucin de los bienes en una misma comunidad, en razn de la
proporcionalidad equitativa que se da con los bienes comunes.