Está en la página 1de 143
David Boadella CORRIENTES DE VIDA Una introduccién a la biosintesis Corrientes de vida es una introduccidn a la biosintesis, método de psicologia somatica, es decir, orientada al cuerpo. Basandose en principios derivados del desarrollo prenatal y de la labor biopsiquiatrica de Wilhem Reich, David Boadella delinea una “embriologia psiquica”. Explica como pueden hallarse medios para profundizar el trabajo del terapeuta con el estrés y los problemas emocionales comenzando con la vida intrauterina y el drama crucial del nacimiento como acontecimientos formativos primordiales de la psique y el soma. Entre esos medios pueden citarse la respiracién correcta, las técnicas de que incluyen el contacto ocular, la voz y el lenguaje, y los métodos para restituir el tono muscular y “enraizar” la postura. En la secci6n final aborda la existencia y la muerte desde el punto de vista de la psicologia somatica. & David Boadella, reconocido como el mayor experto britanico en la obra de Wilhem Reich, es autor de Wilhem Reich, The evolution of this Work (Arkana, 1985). Dirrector del Centro de Biosintesis de Londres ha ejercido la terapia durante treinta afios y pronunciado conferencias en distintos paises sobre la biosintesis y sus desarrollos. ail Pais ein 1993 (desraloes) peradsy creade: 2009 hnkper iginal: Lifestreams. An Introduction to Biosynthesis CReutledge & Kegan Paul, Nueva York 1 @ David Boadella 1987 spn 0-7102-1145-7 ho 1 1) Sruduccién de Jorge Piatigorsky 3 © Supervisi6n donica de Clavaia Rios Home u CO Cubierta de Gustave Macti 20 Y ta. ediatén, 1993 30 1 Impreso en la Argentina - Printed in Argentine i Oo ‘Queda hecho el depésito que previene la ley 11.723 “@. Cenyrigh de todas las ediciones en castellano by toil Pade SATCF en ahs so Boas Ais jifdtones Paidss.tbérica S.A, inginno Cubs 92, Bareelona ‘Baltorial Paldés Mexicane S.A, Rubén Darfo 118, México DF. {un soproducléa tots parcial do este libro, fet forma que sea, idéntca o medi nda onrin x enkquna, por el sistoma “maligeaph, mimedgrafo, pres, por ftocopi Tolodaplloactén, ete, no nutrianda por Tos ectores, viola derechos reservados. Cualquict ‘luglio debe ser presiamentesolicitnda. ISMN 950-12-4490-X i Fig, FP Le Saat ! Capitén Blanco Argh 28029 Madrid ”ACIG MOVIMIENTO RIO ABIERTO. bay, 85 Para Stanley Keleman, quien me ensené a seguir 4 orientar el proceso formativo. vere CTCCEE COCCC Mustracién de Michael Chaitow 8 INDICE Agradecimicnto..nm 12 Prélogo de Liliana Acero, 13 Injtroduccién . cae 19 1, La expresién emocional y el cuerpo. Bl lenguaje de Ia Diocnergia nnn me 8 2. Ceritramiento, enraizamiento y facing. Embriologia y terapia 37 3, La encarnacién antes del nacimiento, La vida en el itera sesame seeseen 4. Las transiciones hacia “el establecersc”. Primeras impresiones del mundo, 67 5. Cabeza, corazén y hara. La morfologia dindmica dei cuerpo .. 97 6. Ondas respiratorias. Los ritmos de la respiracion y los sentimientos ee 1B ‘7. El enraizamiento como comunicacién, Pasos a la wansfiguracién..... snow 138 8, Facingy sonido. Contacto visual, vor y lenguaje.....- 149 9. Los limites en los pacientes fronterizos. Al borde de la psicosi : sevens 169 10, Enraizamiento interno. Esenciay existencia . 199 11. El Gtéro, la tumba y el espiritu. La vida mas all del cuerpo .. ee Apéndice 1. La comprensién originaria de Josef Breuer... 271 Apéndice 2. Seleccién de libros y articulos de David Boadella + 277 279 10 ILUSTRACIONES Figura 3.1 La formacién de las tres capas embriolégicas 53 Figura 5.1 Diagrama que muestra los seis estados polares como caras de un cubo.. sawn 106 Figura 5.2 Comparacién de los siete segmentos de la coraza muscular segin Reich y la concepcién oriental de Ios siete centros energéticos (chakras), Los puntos que se muestran son Ta proyeccién horizontal sobre el frente del cuerpo de los chakras ubicados en la colurnna vertebral... qu Figura 10.1 Division tripartita del cuerpo 23 Figura 10.2 Unidad y antitesis energéticas... 216 Figura 11.1 Atraccién, fusién, liberacién . 249 a PROLOGO Deseo agradecer a Courtenay Young su invalorable ayuda f en la compaginacion y preparacién del manuscrito de este . reseoatat este tlle 7-8 0) suit cece euea nanan libro, y su activo consejo y aliento en muchas etapas de su cre- Berea gee emote oe cim'eno. de mi vida y que ha transformado profundamente mi vi como ser en el mundo, En su libro, David Boadella sintetiza su pensamiento basado en Wilhelm Reich, desarrollado y enri- quecido con aportes de las nuevas y principales lineas de conocimiento cn lo corporal y de los avances de la biologia y i Ia fisica moderna. Asi, el autor cxpande suslantivamente la t perspectiva neorreichiana teérica y clfnicamente, Hablo como I su alumna, su representante local y actual directora y didacta : en el Centro de Biosintesis de Argentina. En el caso de Espa- a y Portugal, este mismo trabajo es actualmente, y desde 1991, realizado por la didacta Esther ‘Frankel. t La lectura de este libro nos permite constatar la sericdad de a investigacion realizada por su autor, para elaborar su “sintesis” en la biosintesis. Es.el producto no sélo de un estu- dioso de las concepciones reichianas y neorreichianas, sino guc ha incluido en su abordaje varios principios en los que se fundamentan las religiones y Iincas espiritualistas occidentales y orientales. Se trata de la reflexi6n de un profesional que se interesa tanto por el “cuerpo” como por el “alma” de sus pacientes y estudiantes. En su estrategia clinica, intenta “pola- rizar” las corrientes energético-emocionales, las actitudes, sen- timientos y pensamientos de sus pacientes, para luego inte- grarlos y armonizarlos. De esta manera, se va quebrando esa 18, o€ necesidades cvolutivas del nifio, sus corrientes energético- CE CECE CECE “CUCEEEEC “falsa dualidad” cuerpo-alma, fundamento tan comin de las pricticas psicoterapéuticas actuales y de las “curas psicosoma- ticas”. Boadella, que dedicé largos avios de su vida a la direceién de una escuela para nifios, desarrollé su abordaje clinico basdndose en la creencia en la salud potencial de todo indivi- duo. En su primer trabajo de investigacion, The divided body, presents ya en estado incipiente las concepciones que hoy lee- mos en esta obra, y aplicadas al anilisis de uno de sus pacien- tes. Posteriormente, publicé uno de sus trabajos centrales: la reconstruccién critica de la vida y obra de Wilhelm Reich. Analizé el pensamiento de este autor, en tanto producto social de una época, y delimit distintas tapas en la evolucién de su obra. A lo largo de estas tres iiltimas décadas, publicé en la revista Energy and Character, de la cual es editor, articulos varios donde se adelantan los origenes de las ideas que, ya mas evo- lucionadas, se presentan en este libro. Este conforma la sinte- sis desarrollada de su obra. Aqui rastrea el desarrollo del individuo humano y su humanidad desde antes y durante su encarnaci6n y gestacién hasta cl viaje del alma después de la muerte del cuerpo. Con- cluye con una profunda reflexién de las varias formas de cxis- tencia del espititu después de la transformacién final de los cuerpos en cenizas. En este sentido, una concepeién del hom- bre, de lo humano y de la creacién informa el abordaje psico- ‘cmocionales y luego aquéllas del adulto quedaran parcial 0 totalmente interrumpidas. ¥ también el proceso de autorregu- Jacién natural de su cuerpo y de organizacién de su ser. El contacto més 0 menos adecuado de los padres con esta “nueva energia en organizacién y desarrollo” condicionara el nivel y Ia forma posterior de los patrones de sentimiento y expresion de los individuos. El centro del trabajo psicoterapéutico en la biosintesis es, entonces, propiciar un campo organizativo ade- cuado para la reintegracién y reorganizacién de las corrientes de vida, ya que se considera que los cuerpos cuentan con una capacidad natural para la “autocuracién”. La fuerza de la mis- ma energia que ha llevado a los individuos a enfermarse, diso- cia‘se o disminuir sus posibilidades como seres humanos, sera a que cambiada de “sentido”, comprendida, concientizada y con su flujo canalizado los levaré a la cura y la rearmoniza cién. Las tres corrientes de vida energético-emocionales descri- ta en este libro son: enraizamiento (crear raiz 0 base en el mundo), ligada a Ia accién; centramiento (centrarse en expre- sar las propias emociones y contenerlas), ligada al sentir; auto- mirarse y mivar a olro cara-a-cara, ligada a los sentidos y al siste- ma nervioso y perceptual. Ellas, al bloquearse por exceso 0 falta de energia, gencran parcial o totalmente sintomas 0 enfermedades que son siempre Aticos. Ios bloqueos y <5 terapéutico fundamentado y presentado en el tanscurso de corporales también se pueden observar en las tres areas de la ge esta obra. conducta; por ejemplo, un bloqueo en la corriente de vida 35 Deacuerdo con el principio de que el ser humano “tiene y ligada al enraizamiento correspondicnte a la colurana vertebral 4 es" un cuerpo energético-emocional, sintesis de tes corrien- 1 y las extremidades del cuerpo, genera formas particulares de = sentir, actuar y pensar. tes de vida, Boadella muestra de qué manera los principios que rigen el proceso formativo de la naturaleza se despliegan en las diferentes etapas evolutivas de la vida de un individuo. Y cémo ellos se pueden potenciar en campos organizativos apropiados. Cuando esto no ocurre arménicamente para las 14 ‘La forma particular como se organizan ¢ integran estas tres corrientes en cada individuo conforman su “punto de sin- gularidad” cnergética, su calidad energética especifica, que es la base material de su individualidad, su sentido como “natu- 15 COCO CCE CE raleza humana”, Boadella, en este libro, define el cardcler de una persona como una expresién de cémo la misma organiza su carga energética basica centrada en la zona abdominal. Entonces, su caracter sera cl producto de su singularidad energética, y sus indicaciones se encontrarén en el nivel de su tono muscular, el estilo de focalizaciOn de su sistema percep- wal, el grado de contacto con el mundo externo que tienen sus brazos y piernas, pies y manos, etc. Estas han sido formas preferenciales de proteccién contra posibles peligros, que se fueron reificando a través de su desarrollo evolutivo. Durante un proceso psicoterapéutico en biosintesis, el paciente aprende a reconocer y concientizar su estilo de con- ducta particular y su correlato corpéreo, A su ver, aprende a entender este proceso y a reflexionarlo. En este sentido, cons- tituye también un proceso formativoinformativo. Surge del libro de Boadella cémo en nuestro trabajo, el entendimiento del otro no se realiza slo de un modo intelec- tual, sino que se trabaja desde la “resonancia” con el otro. Se establece un campo de unidad con el paciente donde “lo que pasa” se registra en nuestra propia vibracién corpérea. Sobre todo, aquello que le pasa latentemente: “que le pasa y no sabe que le est pasando”. El conflicto mas de fondo con sus emo- ciones negadas y reprimidas. Es ast que resulta necesario, en la biosintesis, agudizar todos los sentidos para decodificar los varios mensajes preverbales presentes en Ia relacién con el oro. Un gusto feo, un olor amargo, un cierto color en Ja piel del paciente, el particular tono y registro de su voz cuando menciona ciertos temas, son todas indicaciones de su canti- Gad, calidad y cualidad energética y de su conficto basico, Es dentro de este nuevo campo organizativo conjunto “paciente- psicoterapeuta”, donde se diferencia tansferencia de contra- transferencia, se Ieen y se sienten los rasgos de caracter del ‘otro en la totalidad de su conformacién energética, desde las sensaciones dadas por la “resonancia”, 16 En este sentido, leer este libro es también conocer la capa- cidad de su autor para resonar con la naturaleza y la creacién, Actualmente, como presidente de la Asociacién Europea de Psicoterapia Corporal y del Centre for Biosynthesis Internatio. nal (CBN), Boadella continda difundicndo ampliamente su labor psicoterapéutica y educativa. Grupos de alummos forma- dos por él y por sus discipulos, como en mi caso’ ya que tam- bién fui formada por la didacta doctora Eliane Siqucira, difunden esta Iinea-de trabajo cn América latina, E Estados Unidos y Asia. Gracias por este canto de amor y confianza en Ia salud y la vida, ropa, LILIANA ACERO Didacla en biasintesis Direclora del Centro de Biosintesis-Argentina 2 COC COC COCO INTRODUCCION Freud crefa que algtin dia el psicoanilisis descubrirfa sus fundamentos orgénicos. En mi libro sobre Wilhelm Reich ! he demostrado que el desarrollo coherente por Reich del andlisis del cardcter hasta lo que denominé “vegetoterapia” (una tera- pia que aborda las raices fisiolégicas de la neurosis) propor- cioné precisamente esos fundamentes orginicos. Reich senté las bases de una psicologia somatica. Hoy podemos ver en él al gran patrocinador de todas Jas terapias actuales que operan con la vida emocional del cuerpo. La terapia guestiltica fue creada por Fritz Perls, un ex paciente y discipulo de Reich. El andlisis bioenergético, con base en Nueva York, fue fundado en 1956 por Alexander Lowen y John Pierrakos, dos médicos también formados por Reich. En 1970, Gerda Boyesen fundé en Londres su Centro de Psicolo- gia Biodinamica, donde continué desarrollando el'trabajo terapéutico iniciado por Reich, en Escandinavia. En la actualidad la psicologia somatica se inspira en muchas fuentes, ademas de Reich: Stanley Keleman, destaca- do profesor de bioenergética, cred en 1970 cl Centro de Estu- dios Energéticos y desarrollé-una rica teoria y practica de los rocesos soinatices, vinculando el tono, muscular y la pulsa- {én de los tejidos con Ta biologfa del soar y la poseia de la encarnacién. Yo inicié mi trabajo terapéutico basindome en el enfoque bioenergético de Reich; para mi, la palabra “biocnergi COCECOCOECT CEE aplica a todos los procesos vitales del cuerpo. Después de vein- ticinco afios de trabajar en este campo, empecé a war Ia pala- bra ‘biosintesis” para denominar mi enfoque terapéutico per- sonal, Biosintesis significa integracién de la vida, EI término fue empleado inicialmente por Francis Mott, un inglés que cred un método de psicologia configuracional basado en e] profun- do estudio de la vida intrauterina, Desde 1975 yo mismo he ido elaborando una terapia fundada en ideas derivadas de la embriologia. EI concepto central de la biosintesis es que en el cuerpo fluyen tres fundamentales corrientes energéticas 0 corrientes, de vida, asociadas con las capas embrionarias celulares (el ecto- dermo, cl endodermo y el mesodermo) del évulo fertilizado, a partir de las cuales se forman los sistemas orgénicos distintivos. tas corrientes se expresan como un fiujo de movimiento a través de las vias musculares; como un flujo de percepciones, pensamientos ¢ imagenes a través del sistema neurosensorial, y ‘como un flujo de vida emocional en el mticleo del cuerpo a tra- vés de los érganos profundos del tronco. Es estrés antes del nacimiento o durante la infancia y en la vida adulta quiebra la integracién de esas tres corrientes. En Ia biosintesis, la reintegracion terapéutica se logra por medio de Ja liberacién de la respiracién y el centramiento (cen- tring) emocional; con la retonificacién de 1os mésculos y el enraizamiento (grounding) de ta postura, y con el contacto cara a cara (facing) dandole forma a ta experiencia a través del con- tacto visual y la comunicacién oral. La embriologia ha profundizado considerablemente su comprensién gracias a los aportes de la psicologia configuracio- nal de Francis Mott, la teologia clinica de Frank Lake y la mor fologia dindmica de Otto Hartmann. La tarea de integrar accién, sentimiento y pensamiento forman el enraizamiento externo de la biosintesis, Debajo del 20 cual hay un enraizamiento interno que expresa la esencia o espiritu de cada persona, El trabajo de Robert Moore (en Dinamarea) sobre el centramiento psiquico a través de la im: ginacién de la respiracién y c] restablecimiento del equilibrio del campo energético corporal ha sido una de las influencias mas directas en este sentido. En biosintesis, yo he desarrollado una teorfa del trabajo terapéutico de re-integracién demostrando que es la expre- sién de dos temas fundamentales, mas profundos gue la psico- logfa o la biologia. Parecen ser temas basicos subyacentes en a cmergencia de la materia y la vida, asi como en la integri- dad del cuerpo y la formacién del self, Esos temas son los siguientes: 1. El proceso formativo en la naturaleza, La aparicin de niveles superiores de orden a partir de los niveles infe- riores es una ley natural basica de los sistemas abicrtos. El principio de la autocuracién, que es el nécleo de la terapia, constituye una expresién de esta ley. 2. El campo organizador. El proceso formative debe ser potenciado por un conjunto adecuado de condiciones. Sin cllas no se produce la autoorganizacién. EI desa- rrollo sano del nifio exige la presencia de progenitores con los que tenga profundos contactos para obtener el “organizador biolégico" (Mahler) para un crecimiento normal. Al wabajar en la wansformacién de los patro- nes emocionales y expresivos bloqueados, la herra- mienta esencial es la respuesta sensible de vida de otro ser humano. Reich denominaba “identificacién vegeta- tiva” a la aptitud para sentir en el propio cucrpo los patrones expresivos bloqueados que estén constrificn- do a otro, Stanley Keleman Iamé “resonancia somit- ca" a la relacién biolégica entre dos personas. La reso- nancia somatica de las manos, la voz y la presencia del 21 w) EC EC EE So terapeuta es ¢l campo organizador en el que tiene lugar el proceso formativo de reintegracién de cucr- po, mente y espiritu. He trabajado como terapeuta con un origen vinculado a estas tradiciones de comprensién de ia d ca del cuerpo durante los tltimos treinta afios. En las paginas que siguen r establecidos algunos de los principios de m prictica. He tratado de no excederme en el uso de articulos 0 pro- nombres masculinos y de no recurrir a la “convencién” de que con ellos se hace referencia a los dos sexos. Lamentablemen- te, la mayor parte de las alternativas me parecen incémodas 0 inaceptables. Espero que el lector no presuna que cuando digo “los” o “ellos” me estoy refiriendo a los hombres, al desa- rrollo © a los principios masculinos, pues ial no ha sido mi intencién. DAVID BOADELLA Centro de Biosintasis BEM Chest Londres WCIN 3XX 22 1, LA EXPRESION EMQCIONAL YEL CUERPO El lenguaje de la bioenergia Hay que reconocer desde el principio que es imposible que un individuo no se comunique. Incluso ¢l silencio total nos dice algo sobre una persona y sobre el modo en que abor- da el mundo. El enfoque de los sinlomas neurdticos descritos con palabras por cl sujeto perturbado se complementa en la terapia bioenergética con un enfoque de los signos del estrés emocional y el trastorno expresivo revelados por los aspectos no verbales del paciente. ‘i El primer cientifico que subray6 la importancia funda- mental de la comunicacién no verbal fue Charles Darwin, en su hotable libro The Expression of the Emotions in Man and Ani- mals, que debe considerarse un texto bésico de la psicologia y a etologia. Desco incluir una cita breve de lo que dijo Darwin, porque ello ayudar a establecer el marco de referencia para cl traba- jo que describi Los movimientos expresivos del rosiro y el cuerpo tienen gran importancia para nuestro biencstar. Son los primeros medios de comunicacién entre la inadre y su nifio; ella sonrie con aprobacién o frunce ¢l cefio desaprobando, y asi alienta al nifio a tomar la senda corrceta... Los movimicntos expresivos Gan vivacidad y energia a las palabras pronunciadas; pueden revelar —y a menudo revelan— los pensamientos con més sir ceridad que las palabras, que pueden ser falscadas. La expre- sién libre de una emocién se intensifica por medio de signos exicrnos, Ponicndo a las personas en actitudes apropia 23 CCOCCCclce CCl posible generar pasiones, Por otro lado, la represién de todos ‘sus signs exteriores suaviza nuestra emocién.} Esto fue escrito en 1872, un cuarto de siglo antes de que Freud empezara a descifrar el inconsciente. En ta historia tem- prana del psicoandlisis hay muchas pruebas de que Freud habia descubierto el principio fundamental que Darwin bos- quejé en el pasaje citado. Por ejemplo, Freud reconocié muy pronto que recordar experiencias infantiles olvidacas no tenia ning’in efecto curativo a menos que también se recobrara la emocién enterrada. Mediante sus téenicas verbales trataba de alentar los recuerdos afectivos, pero muchos pacientes parect- an incapaces de experimentar sus emociones largo tiempo contenidas. Algo parecia interponerse en cl camino. En la te minologia {reudiana se habla de “resistencia” a la curacién: la resistencia a enlrentar lo que un amigo mio denomina “Ta cri- sis suprema de ser ayudado". Wilhelm Reich, uno de los primeros cstudiosos del marco: de referencia psicoanalitico, fue quien empez6 a comprender cual era el obsticulo. Reich es bien conocido por su libro cla sico Character Analysis,’ en el cual proporcioné el primer mapa detallado de los elaborados sistemas de defensa que construyen los pacientes neurdticos para protegerse del mun- do exterior y del impacto de sus propios sentimientos, Pero no quedé satisfecho con esa importante comprensién del fun- cionamiento de la personalidad neurética, y desarrollé la teo- ria bioenergética, Después fue mucho més lejos. Desde 1935 realiz6 una cuidadosa investigacion de las tensiones muscula- res de sus pacientes. cierto que, independientemente de Reich, autores como Jacobsen y Schulze habian publicado libros sobre siste- mas de relajacién. Rudolf Laban, * asimismo, habfa creado un sistema completo de movimientos expresivos que revitalizé la ‘ensefianza de la danza, del ritmo en el trabajo y los principios 24 de la educaci6n fisica en las escuclas. En 1966 el Instituto Laban ‘convocé a su primera conferencia sobre “el movimien- to como terapia” (Senate House, Londres) en la cual se explo- 76 la posibilidad de utilizar la terapia del movimiento con nifios y adultos emocionalmente perturbados. Elabordaje de Reich era mas profundo y dindmico, preci samente por su orientacién psiquidtrica. A Reich le preocu- paba el hecho de que sus pacientes se comportaran como 3 estuvicran medio muertos, con su funcionamiento normal bloqueado en todos los niveles. Advirtid que tenfan problemas sexuales, que cn cl trabajo sus procesos corporales carecian de ritmo, y que respiraban sin coordinacién, bras, Reich comenz6 a estudiar y abordar a sus pacientes como Jo habia propugnado Darwin, considerdndolos primero y principalmente organismos en cuyas dificultades neurdticas estaba involucrada su conducta lolal. El abordaje terapéutico de Reich fue poco comprendido porque las escuclas terapéuticas de la época no tenian cémo orientarse con este marco de referencia, La ctologia, el estu- dio sistematico del carcter,bumano, habfa surgido muy poco antes. La mente era todavia considerada una especie de com- partimiento separado del cuerpo. Fl énfasis de Reich en la expresion corporal divergia tanto de muchas de las précticas prevalecientes de los otros analistas que se lo vio como una ; muchos pensaron que Reich iba por mal camino. En este punto desearfa referirme brevemente a las cuatro personas que mas han hecho por seguir desarrollando el siste- ma terapéutico de Reich, por ensefiarlo y preparar a otras p sonas para que lo apliquen. En Escandinavia, donde Reich tra- bajé inicialmente, el doctor Ola Raknes utilizé esta forma de terapia durante mas de 35 afios.§ Ia doctora Nic Waal, que ocu- po muchas posiciones destacadas en psiquiatria en Norucga y Dinamarea, y fue también directora del Institut for Psykiatri de 1G Oslo, se formé con el propio Reich y, a su turno, entrené a muchos grupos en este enfoque bioenergético. 6 Uno de los miltiples vistagos de su trabajo es la escuela de “terapistas del movimiento", que en los hospitales psiquidtricos de Holanda estin tratando a psicéticos severamente perturbados. De Escandinavia, Reich pas6 a Estados Unidos donde el doctor Elsworth Baker ha formado a toda una generacién de terapeutas jévenes en los métodos que aprendié de Reich.’ Finalmente, el doctor Alexander Lowen ha ampliado y des: rrollado el trabajo de Reich, en muchos sentidos radicalmen- te, y cs el fundador del Instituto de Analisis bioenergético de Nueva York.# A través de su influcncia, ¢l conocimiento de los principios y la practica bioenergéticos se ha difundido ampli mente en Estados Unidos y otras parte: Llamamos “bioenergéticas” a esas terapias porque abor- dan reacciones emocionales poderosas. Es bien conocida la capacidad que ticnen las emociones para movilizar o paralizar el cuerpo. Ademas puede decirse que, sin excepciones, un neurdtico o un psicético han perdido una parte de la gama total de las expresiones emocionales humanas. Han perdido, ‘© nunca desarrollaron, ciertos movimientos que puede hacer el nifio sano. En alguna medida esté perturbada la motilidad. ‘Una neurosis equivalé entonces a un sistema de bloqueos que impiden el libre flujo de los sentimientos a través del cuerpo. La meta de la terapia bioenergética es superar esos bloqucos y restituir el libre flujo. Antes de describir detalladamente algunos de los bloqueos sobre los que hablaremos, y los medios empleados para remo- verlos, debo dejar en, claro que en esta obra definimos la emio- cién como “mocién o movimiento hacia afuera”. En este senti- do constiuye una expresién fundamental de todas las formas de vida. Incluso los animales unicelulares presentan una fancién simple de expansién y contraccién del protoplasma en respuesta a estimulos. 26 Esa funcién simple podria considerarse ¢l prototipo de lo que en los animales superiores reconocemos como una cxten- i6n hacia el medio cuando se prevé un goce, 0 como un repliegue doloroso ante situaciones desagradables. En ‘el caso de las reacciones protoplismicas, el término “flujo” tiene un significado literal. En los organismos superiores, los procesos de expansién y contraccién son mediados por las dos ramas del sistema nervioso auténomo, cuyos impulsos pasan a los 6rganos y misculos del cuerpo. Esos impulsos regulan cl metabolismo cnergético del cuerpo y controlan funciones Basicas tales como la circulacién y los latidos cardiacos, los procesos digestivos, la respiraci En un estado de salud, o de funcionamiento maduro, todos esos procesos se producen ritmicamente. Los seres humanos, que ptieden verbalizar sus emociones, describen como agra ble la experiencia de tales procesos ritmicos. En todas las ncu- rosis y psicosis esos procesos ritmicos de libre flujo estén consi- derablemente perturbados. Ja sexualidad y e] orgasmo Si un animal es amenazado por algiin hecho u objeto de su ambiente, aparece un estado de tensién y reacciona a la amenaza como a una emergencia. Cuando el cuerpo ¢s movi lizado por el sistema nervioso para enfrentar las emergencias, por lo comtin hay dos reacciones posibles, que son en sintesis las de “lucha” y “fuga”. Si el animal se zafa de lo que amenaza- ba, sea atacéindolo © huyendo, ha logrado mancjar la emer gencia con éxito, y puede volver a su estado ritmico normal. La perturbacién es temporaria y aguda. La excepeién se pre- senta en ciertos animales domésticos 0 de laboratorio, some dos a un tratamiento humano (tal vez deberiamos decir inbu- mano) que los mantiene permanentemente en situaciones cn las que no pucden ni atacar ni escapar. Esos animales se neu- rolizan y presentan sintomas psicosomiticos; es el caso de las Glceras desarrolladas por monos repetidamente colocados en situaciones de estrés que ellos no pueden evitar. 27 Oo CCC LOC C CCCCTT En el caso de Ia existencia humana, vemos que casi todas las personas mal adaptadas viven como en un estado perma- nente de emergencia, Los estados de tensién, y la hiperactivi dad del sistema nervioso simpatico que los mantiene, se han wielto crénicos, En este punto encontramos que los procesos normales de autorregulacién han dejado de funcionar, y se necesitan estimulos o ayuda externa, El tinico modo de resti- tuirles a las personas la aptitud para encarar su ambiente de modo racional y sano consiste en disolver los bloqueos para un libre flujo. Lo que esos sujetos necesitan, més que ninguna otra cosa, es relajarse, precisamente lo que no pueden hacer. Sia quienes durante afios han encapsulado sus sentimientos de (digamos) rabia les pedimos que se relajen no pueden hacerlo. Tienen que abroquelarse para contener su ira. Si un nifio no puede liberar tensiones de estrés inevitable mediante cl llanto, debe seguir en tensién como si subsisticra cl estado de emergencia. En cambio, si puede lorar, el estrés es mas soportable. En la terapia bioenergética se ayuda a los pacientes a expe- rimentar su rabia, su tristeza, su ansiedad y sus anhelos subya- centes, y a expresarlos en las sesiones lel modo mas completo posible. Sélo después de que el cuerpo ha cedido a sus impulsos bloqueados puede empevar a recuperar una verda- Gera capacidad para la alegria y para un funcionamiento vital ritmico y agradable. Para la terapia somatica es esencial com- prender de qué modo comienza y se refuerza un estado de tensién hasta constituirse en una situacién crénica imposible de liberar, Esta comprensién, que surge esencialmente de la propia experiencia, elimina toda forma de lastre neurdtico y por lo tanto es un prerrequisito necesario y deseable para ser terapeuta. Desearia ahora entrar mas especificamente en los detalles de algunos de estos bloqueos musculares, y describir algunos de los cambios que se advierten al disolverse esos bloqueos. 28 ‘Los patrones de tensién corporal se pueden describir de dos mods posibles. Puedo examinar los diferentes segmentos del cuerpo; exponiendo las principales inmovilidades que se pre- sentan y relaciondndolas con el bloqueo expresivo subyacen- te, o bien. pucdo tomar los diferentes patrones de caracter y tratar de mostrar las tensiones subyacentes especificas de cada patrén en los distintos sistemas. El segundo enfoque es por mucho cl mas sutil y discriminativo,® pero exige un excesivo detallismo, Ademas un individuo no necesariamente sufre de todos los sistemas de tensién al mismo tiempo. Volviendo por lo tanto al primer método, podemos ver las tensioncs del cuerpo como una serie de consiricciones, crea- das cn situaciones de emergencia, cuyo propésito y efecto son limitar cl movimiento, la respiracién y los sentimientos, como Gnica alternativa disponible a la accién efectiva. Cada cons- triccién divide el cuerpo en segmentos separados, a la manera de un ajustado aro de presién que escinde el movimiento fu- yente de una serpiente en dos mitades disjuntas. Reich ident fed varios segmentos corporales a lo largo del cuerpo, desde Ja cabeza hasta los pies. Si por un momento nos concentramos en la mitad supe- rior del rostro, al terapeuta le interesa de inmediato la expre- si6n de los ojos. El paciente puede mirar al terapeuta con una sericdad estudiada 0 con ojos ansiosos y huidizos, con un ges- to de superioridad o con el ceio fruncido. El esquizoide tiene una mirada caracteristicamente vacia, como si mirara a la dis- tancia; Reich fa !lamaba “mirada Iejana’”, Las diferentes expres siones reflejan ¢] modo en-que esas personas enfrentan el mundo; también contienen, en forma condensada, la historia del modo en que se expcrimentaron las primeras relacione: con padres y hermanos. Los patrones de tensién del cuerpo pueden verse como la historia congelada de la persona. La verdad de esta afirma- cién surge primero en la cara, Se ba demostrado la importan- 29 i re CECCEE GG eee ee CaCiGierarcee COCE ECE CEE CCE ECE CE cia vital del contacto visual en el tratamiento de los nitios autistas, pues éstos presentan inmovilidad y bloqueo masivos en esa rea en particular. Todos los neuréticos tienden a pre~ sentar algin grado de perturbacién en el area ocular, que se extiende desde los propios ojos, a través de la frente y los misculos largos del cuero cabelludo, hasta el punto donde Estos se insertan en el cuello. La inhibicién del llanto, del mie do 0 de la célera puede establecer tensiones severas en el cue- ro cabelludo y los masculos de la base de cranco. Esas tensio- nes constituyen la base fisiolégica de los severos dolores de cabeza frecuentes en muchos tipos de caracter. Para movilizar esa area es necesario mover el cuero cabe- Mudo y abrir grandes los ojos. Hay también mucho margen para trabajar desarrollando la conciencia de los modos en que reaccionan o no reaccionan los ojos del paciente ante el tera- peuta. Entre las emociones que hay que liberar en esa area para que pueda restaurarse el ver y mirar con contacto total se cuentan el panico, 1a desconfianza soterrada, 1a ira asesina, cexpresadas en los ojos, y el llanto, ligado particularmente a los miisculos interoculares. Esto indica el tipo de tensiones, las emociones que estin detras de ellas, y permite un cierto discernimiento del modo en que se las puede liberar. Desde luego, el tratamiento com- pleto de este tema tomaria todo un manual de entrenamiento en biosintesis, que no es nuestro propésito escribir ahora. Pero confio cn que lo que hemos dicho y lo que sigue sirva para introducir ¢ ilustrar algunos de los elementos bisicos. Naturalmente, cada drea del cuerpo esti vinculada a Ia adyacentes, y dividirlas es un tanto arbitrario. Las tensiones de Ja mitad superior del rostro estén relacionadas funcionalmen- te con la mitad inferior, centradla en la boca y las quijadas. Los pacientes Ilegan con muccas fijas o con la boca curvada hacia abi ica de Ta desesperacion. ‘ter compulsivo sc ve casi siempre entristecide por un labio superior rigido. Hay 30 | mandibulas apretadas, barbillas débiles y mejillas magra todo 16 cual refleja el uso que el paciente ha aprendido a hacer de los misculos faciales. EI niio 0 el adulto sanos tie- nen misculos capaces de expresar toda Ia gama de Tas emocio- nes, segiin sean los requerimientos de Ia ocasién. Son perso- nas cambiantes y agradables. La persona tensa estd restringi y limitada a una gama estrecha de expresiones faciales que ha adquirido para tratar con el estrés. Esta persona no puede modificar facil y conscientemente sus expresiones, que sdlo cambiarén a fondo cuando pueda liberar la emocién que esta detras de las tensiones del rostro. ‘Tales emmociones, cuando surgen en una sesién, son natu- ralmente infantiles, puesto que los primeros bloqueos, de Ta expresién emocional por lo general se producen en infantes. En la térapia es posible liberar de esas areas del rostro impuk sos reprimidos a morder, chupar, llorar y hacer gostos. Con cada uno de tales estallidos y liberaciones, el paciente sucle recobrar el recuerdo de alguna experiencia (raumatica infa til, pero esto no es esencial para la mejoria. Lo esencial es libe- rar la cmocién ligada de las tensiones que bloquean su expre- sidn. El rostro puede entonces relajarse adecuadamente, tal vex por primera vex desde la época del trauma original, y el paciente es mis capay de enfrentar el mundo sin las limitacio- nes mutiladoras del pasado literalmente corporizadas. El cuello es uno de los dos estrechamientos principales del ssquema corporal; cl otro es la cintura. El cuello puede verse como un tubo conductor que vincula Ia cabeza con el resto del cuerpo. Las tensiones en su area son particularmente comunes. Ademés de Reich, las han descrito. Feldenkrais y Alexander, "! y sirven para privar a la cabeza de la sensacién de estar concctada con cl cuerpo. Muchas personas se iden tili- can con su cabeza y se sienten separadas del cuerpo. En cam- bio, algunos esquizolrénicos sufren presiones tan intolerables en la cabeza (inducidas por esas constricciones) que se identi- 3L ee Cicic CC CECTE CC CEC CEE CE CECE CC ( cia vital del contacto visual en el tratamiento de los nivios autistas, 6 pues éstos presentan inmovilidad y bloqueo masivos en esa drea en particular. Todos los neuréticos tienden a pre- sentar algiin grado de perturbacién en el drea ocular, que se extiende desde los propios ojos, a través de la frente y los miisculos largos del cuero cabelludo, hasta e} punto donde éstos se insertan en el cuello. La inhibicién del Ianto, del mie- do o de la célera puede establecer tensiones severas en el cue- ro cabelludo y los miisculos de la base de créneo. Esas tensio- ‘nes constituyen la base fisiolégica de los severos dolores de cabeza frecuentes en muchos tipos de cardcter. Para movilizar esa area es necesario mover el cuero cabe- ludo y abrir grandes los ojos. Hay también mucho margen para trabajar desarrollando la conciencia de los modos en que reaccionan o no reaccionan los ojos del paciente ante el tera- peuta, Entre las emociones que hay que liberar en esa area para que pueda restaurarse el ver y mirar con contacto total se cuentan el panico, la desconfianza soterrada, la ira asesina, expresadas en los ojos, y el Ilanto, ligado particularmente a los misculos interoculares. sto indica el tipo de tensiones, las emociones que estin detras de ellas, y permite un cierto discernimiento del modo cen que s¢ las puede liberar. Desde luego, el tratamiento com- pleto de este tema tomaria todo un manual de entrenamiento en biosintesis, que no es nuestro propésito escribir ahora. Pero confio en que lo que hemos dicho y lo que sigue sirva para introducir ¢ ilustrar algunos de los elementos baisicos. Naturalmente, cada area del cuerpo est vinculada a las adyacentes, y dividirlas es un tanto arbitrario. Las tensiones de la mitad superior del rostro estin relacionadas funcionalmen- te con la mitad inferior, centrada en la boca y Tas quijadas. Los pacientes llegan con muecas fijas o con la boca curvada hacia abajo tipica de la desesperacién. El cardcter compulsivo se ve si siempre entristecido por un labio superior rigido. Hay 30 | | mandibulas apretadas, barbillas débiles y mejillas magras, todo lo cual refleja el uso que el paciente ha aprendido a hacer de los musculos faciales. El nivio 0 el adulto sanos tic- nen misculos capaces de expresar toda Ia gama de las emocio- nes, segiin sean los requerimientos de la ocasién. Son perso- nas cambiantes y agradables. La persona tensa esti restringida y limitada a una gama estrecha de expresiones faciales que ha adquirido para tratar con el estrés. Esta persona no puede modificar facil y conscientemente sus expresiones, que s6lo ambiaran a fondo cuando pueda liberar la emocién que ¢ detras de las tensiones del rostro. Tales cmociones, cuando surgen en una sesién, son natu- ralmente infantiles, puesto que los primeros bloqueos de la expresién emocional por lo general se producen en infantes En Ia torapia os posible liberar de esas & sos reprimidos a morder, chupar, lorar y hacer gestos. Con cada uno de tales estallidos y liberaciones, cl paciente sucle recobrar el recuerdo de alguna experiencia (raumvitica infan- til, pero esto no es esencial para la mejorfa. Lo esencial es libe- rar la emocién ligada de las tensiones que bloquean su expre- sién. Bl rostro puede entonces relajarse adecuadamente, tal vez por primera vez desde la época del trauma original, y el paciente es mas capaz de enfrentar el mundo sin Tas limitacio- nes mutiladoras del pasado literalmente corporizadas, i del rostro impul- El cucllo cs uno de los dos estrechamientos principales del esquema corporal; el otro es la cintura, Kl citello puede verse como un tubo conductor que vincula la cabeza con el resto del cuerpo. Las tcnsiones en su drea son particularmente comunes, Ademds de Reich, las han descrito Feldenkrais y Alexander, !! y sirven para privar a la cabeza de la sensacién de estar conectada con cl cuerpo. Muchas personas se identifi- can con su cabera y se sienten separadas del cuerpo. En cam- bio, algunos esquizofrénicos sufren presiones tan intolerables cn la cabeza (inducidas por esas constricciones) que se identi- 31 CTCTCE CE CEE COCCCE fican con el cuerpo y sienten la cabeza como ajena; incluso quieren que se Ta saquen y la reemplacen por una nucva, La sensacin de identificacién es proporcional a la capacidud para tomar conciencia de lo que se siente en el cuerpo. Las principales emociones refrenadas en el area de la gar ganta tienden a sor expresiones ruidosas, tales como sollozos, gritos y alaridos. En nuestra cultura se supone que los nifios no hardn demasiado ruido. Pero, ¢qué puede hacer un infan- te en situaciones intolerables de estrés? Sélo aprender a tra- garse su célera y sofocar su pena. Afios més tarde, en la tera- pia, es posible reactivar esos sentimicntos inexpresados y refrenados, con toda su fucrza original, mediante la ¢stimula- cién de los misculos del cucllo y la garganta. Son notables los cambios de color entre el rostro y el tronco cuando se liberan esas emociones. Los pacientes sienten que la cabeza sc les “despeja”. Se desarrolla una sensacién de unidad del tronco y Ja cabeza, Empiezan a experimentar la sensacién de coordina- cién y gracia que una persona exenta de tales tensiones iene la suerte de dar por sentada. El enojo retenido en el cuello est conectado con tensio- nes en los misculos de los hombros, que abarcan grandes reas de la espalda. Desde luego, es ira letal, que condena a hombros y espaldas rigidos, asi como a brazos anestesiados, en muchos casos con una circulacién sanguinea pobre. El tinico modo de restituir 1a movilidad en esa area consiste en propor cionar oportunidades para la descarga segura de la célera en una situacién controlada, con la forma de movimientos vio- entos de brazes y puiios. Giertas disposiciones especiales del consultorio le permiten esa salida segura a impulsos como los de golpear y pegar, en los que puede estar involucrada toda la espalda, Por supuesto, tiene que existir una relacién muy bue- nha entre terapeuta y paciente. Pero es perfectamente posible ventilar de este modo una célera antigua, y al mismo tiempo tener conciencia de Ja situacion presente y no dafiar la habita- 82 cién nial terapeuta, Poder cyaluar las condiciones correctas para liberar Ja ira de esta manera es una de las aptitudes que se Ie requieren a un terapeuta bioenergético. Después del estrechamiento del cuello, pasamos al seg- ‘mento del tronco, que contiene uno de los indicadores clave de este tipo de terapia: la respiracién. Como la respiracién es tan bisica para la vida y la expresién emocional en cualquier forma, el trabajo sobre la respiracién resulta esencial en esta terapia. Subyace y acompatia a todo el trabajo sobre tensiones especificas en distintas partes del cuerpo. La totalidad del tronco, en estado de salud, pulsa suave mente, con movimiento de onda, durante la respiracién observamos a un nifio o un animal sanos mientras respiran, vemos que la respiracién envuclve la movilidad total del pecho y cl abdomen. Pero una de las primeras cosas que aprendé el nifio cuando procura suprimir un sentimiento es a controlar su respiracién. Ese control sirve para someter los procesos del cuerpo a los fines de la mente, que en este caso watan de evitar los conflictos que la expresién abierta de los sentimientos puede provocar en los hogares represivos. Todos los neuréticos presentan perturbaciones en su res- piracién; hay dos formas extremas: el pecho saliente y el abdo- men entrado de la caracteristica postura militar (criticada por Matthias Alexander en sus libros sobre coordinacién y postu- ra), y, por otro lado, una respiracién deficiente en términos generales, que sdlo leva a los pulmones una cantidad minima de aire, Los esquizoides, y particularmente algunos histéricos, s¢ marean pronto cuando profundizan su respiracion; lograr que esas personas acepten una respiracién més completa se parece a una aclimatacin: hay que obrar gradualmente para que aprendan a tolerar un nivel mas alto de vitalidad. Al final del tronco encontramos otro estrechamiento: la cintura, Esta se vincula con tensiones cn la parte inferior del abdomen, en la baja espalda y en los miisculos del piso pélvi- 33 CCC ae COCEE CCRT % co, todo lo cual sirve para constrefir la pelvis, que en muchos neurdticos esta fijada en una posicién retraida. La inmovili dad de la pelvis genera naturalmente dificultades sexuales, pero no se puede considerar que los problemas scxuales estén confinados en esta drea de un modo disociado. El buen funcionamiento sexual supone 1a completa expresién de la personalidad. La descripcién explicita por Reich de las pe turbaciones del orgasmo fueron en algunos casos mal com- prendidas por quienes creyeron que él habia ofecido una especie de panacea sexual. Nada podrfa estar mas lejos de la verdad, La capacidad para entregarse completamente a una experiencia es una ¢ indivisible, ya sea que se trate de un compromiso con el trabajo, de la reaccién a una picva musi- cal 6 un cuadro, de una interpretacién teatral sincera, de la participacién profunda en una relacién estrecha con otra persona, 0 de cualquier otra experiencia vital fundamental. La tensién excesiva en cualquier parte del cuerpo restara intensidad a la experiencia. La pelvis conduce naturalmente a las piernas, que son tos principales soportes del cuerpo. Las tensiones en las piernas provecan una perturbacién en el contacto con el suelo. La ‘expresin refrenada en las piernas es principalmente el pat leo, al mismo tiempo agresivo y agradable. Lowen, en particu- lar, y también Keleman han subrayado Ta importancia de esta- blecer un flujo libre de sentimientos en las piernas como para generar una sensacién de estar “enraizado”. Si consideramos algunos de los trastornos mas comunes, resulta facil ver lo que queremos decir con esta palabra, Muchas personas sienten literalmente que no tocar el suclo, mientras que algunos esquizoides pucden incluso tener la sensacién de flotar. La debilidad en las articulaciones es una caracteristica de la per- turbacién esquizoide. Las piernas demasiado rigidas pueden proporcionar un soporte firme, pero impiden la flexibilidad, La falta de elasticidad en las piernas se relaciona con la pérdi 34 da de la alegria de vivir. Obsérvese a cualquier nifio bailando por placer y se comprendera lo que digo. ‘Guando las principales tensiones del cuerpo se eliminan por medio de formas especiales de masaje y movimicntos pos- turales, suscitando expresiones corporales fundamentales, cl paciente experimenta su cucrpo de un modo nuevo, Se valora a si mismo y valora su mundo de una manera diferente. La palabra “valor” proviene del latin valere, “estar bien”. Estar bien en términos biocnergéticos cs estar libre para funcionar ritmicamente los bloqueos debidos a tensiones musculares crénicas. Este era el criterio de Reich para descubrir las rela ciones sutiles entre las defensas del cuerpo y Ia vitalidad emo- cional que contenian, y por lo tanto para idear modos de alte rar ef equilibrio de fuerzas en direccién a la salud. Esta salud 8 al mismo tiempo psiquica y fisica. Hay un pasaje de D. H. Lawrence que resume el tema, Lo citamos a continuacién. La vida del cuerpo os la vida de las sensaciones y eimaciones, El cuerpo siente un hiambre real, sed real, alegeia reat al sol 0 cen la nieve, placer real con el perfume de las rosas o la vision de un ramo de lilas; cdlera real, pena real, ternura real, calidea real, pasién real, odio real, afliccién real. Todas las emociones pertenccen al cuerpo y la mente se limita a reconocerlas. !2 Notas 1 Darwin, Charles: The Expression of the Emotions in Man and Animals, Chicago University Press, 1965 (publicado por primera vex on 1872). Freud, Sigiuncd: "Che origin and development of psychoanalysis", American Journal of Psychology, XX3, 1911. Reich, Wilhelm: Character Analysis, Viena, 1983; reeditado por Farrar, Strauss & Gicoux, 1969. (Trad. cust: Andliss det cardetes Buc nos Aires, Paidés, 1957.) 35 eet CC Cin CCT oC 4 Laban, Rudolf The Mastery of Movement, Macdonald & Evans, 1971. 5 Raknes, Ola: "The orgonomic concept of health and its social conse- quences", Orgononic Medicine, 1, 1955. © Waal, Nic: “A special technique of psychotherapy with an autistic child”, en Gerald Caplan (comp.), Emotional Problems of Barly Child ‘hood, Basie Books, 1955. 7 Baker, Elsworth: Man in the Trap, Macrnillan, 1968. 8 Lowen, Alexander: Piysical Dynamics of Character Structure, Gr Stratton, 1958; reeditado como Language of the ody, Mac 1969. © Boadella, David: “Stress and character", Energy and Characles, V1, 1, 1974; y “Organ systems and life styles", Energy and Character, VIl, 8 1975 - VII, 3, 1976. ‘Moshe: Bedy and Mature Behaviour, New York Internatio versity Press, 1973. 11 Alexander, Matthias: The Use of Self; Chaterson, 1932. 18 Lawrence, D.t1 Sex, Lilealure and Censorship, Heinemann, 1955. & 36 2, GENTRAMIENTO, ENRAIZAMIENTO Y FACING * Embriologia y terapia En mi desarrollo de la terapia centrada en el cuerpo que hé denominado biosintesis, trabajo con el supuesto de que hay tres modos primordiales de (erapia, que llamo centra- miento, enraizamiento y facing. Las tres tienen que ver con cl funcionamiento armonioso de los sistemas de érganos deriva- dos de'las capas celulares primarias de la organizacién embriolégica del feto. El estrés excesivo, sea antes, durante o después de] nacimiento, rompe la cooperacién ¢ integracién entre los reinos de esas tres capas celulares. La terapia puede definirse como un intento de restaurar esa integracion. La capa interior de] cuerpo fetal (el endodermo) produce tejidos que_metabolizan la energia. Ellos proporcionan el revestimiento del tubo intestinal, todos los, grganos digestivos y.los tejidos de los pulmones. EI nivel energético de una per- sona depende de la movilizacién eficiente de la energia, y este metabolismo. es poderosamente influido por las emociones. Esto resulta obvio cuando vemos a una persona emocional- mente deprimida, Todo el metabolismo corporal se hace mas lento, hay pérdida del apetito y la respiraci6n se reduce dristi- camente. El equilibrio emocional de una persona es mediado por + £1 cérmino facing encierra maluiples sentidos: contzcto cara,a cara, mirar iro yal mundo, diferenciar entre mundo interno y mundo externo. Ante tt dificultad para encontrar un equivalente castellano adecuad, se hs optado por conservar en Ia traduceién el término original. (Bid.} 37 ¢ C yi SY tas dos grandes ramas del sistema nervioso vegetative, elsiste- dal, responsable del equilibrio, la preparacién del tono mus- XS Rasimpilic y cl parasimpético, El sitema simpitico nos pre cular y la postura, La tereera forma de control se realiza en las 1 Fara para Ta accion de emergencia, la lucha o fuga yest ao- vias reflejas espinales. Todos conocemos la respuesta instanti- 5 ciado con Jas emociones del enojo y cl miedo. EI sistema i nea de apartar rapidamente la mano cuando se ha tocado un objeto que quema. Reflejos de ese tipo existen en todo el I parasimpético nos prepara para renunciar a luchar 0 a hut JC est asociado con otro par contrastado de emociones, ta rela i cuerpo y se los puede encontrar en los movimientos del naci- jacién agradable y el abandonarse a la tristeza y la pena. miento (reflejo del nacimiento), en muchas de las pautas “Ambas'mitades del sistema nervioso vegetative envian ee nifio pequefio (relejo wnico del cucllo, reflejo de ramificaciones a todos los érganos internos que metabolizan nat aia etcétera) y en.el reflejo del orgasmo en la sexwali- lad. Mas adelante exploraremos con mayor detenimiento la la energia. La contraccién y expansion de los pulmones al res- 7 : pirar y el movimiento peristéltico de los intestines en Ta diges | interaccién entre estos tres sistemas. tién responden a sefales de los nervios vegetativos. Este ritmo, £1 trabajo terapéutico de enraizamiento tiene que ver con de expansién y contraccién es uno de Jos fundamentales de la el establecimiento de una buena relacién entre el movimiento vida. Se lo encuentra en los organismos unicelulares primit- yoluntario, el semivoluntario y el involuntario, y con la recrea- ‘vos, mucho antes de la aparicién evolutiva del sistema nervio- cién de un tono muscular mds apropiado. EI tono muscular eee pucde estar desequilibrado en dos direccioncs. Ii] hipertono TH trabajo terapéutico de ceniranienlo apunta 2 restablecer €s un exceso de tensién, mis que la requerida por una accién in ritmo de funcionamiento en el flujo de la energia metab6- particular; los nvisculos se sienten tensos, anudados y rigidos. 7 Fieay el equilibrio cntre las dos mites del sistema nervioso EI hipotono ¢s una deficiencia de tono, menos tono que el : vegetative. En la prictica, esto significa ayudar a la recupera- necesario para una accién particular; los misculos se sienten PECE CECE CEE! ge bales Bo Gién del equilibrio cmocional y la respiracién armoniosa, En flojos, fofos y demasiado sueltos. BU al capitulo 6 describiremos detalladamente el aspecto que Estar bien enraizado es encontrarse en un estado ténico bo esto toma en la prictica. apropiado para un conjunto particular de condiciones. Un Bo La capa celular media del feo (el mesodermo) se convier marinero en el puente del barco esti bien enraizado; conti- ad te en el sistema muscular, cl esqueleto, los vasos sanguincos y nuamente puede adaptar su postura a las condiciones cam- a) el coraz6n. Es un sistema para el movimiento y la accién. El ntes del “piso”, Una persona que ducrine ticne que relajar b corazén y los miisculos lisos son regulados por nervios vegeta su tono muscular después de la aceién cotidiana; esta bien enraizado en el lecho cuando su tono muscular ¢s el apropi~ tivos, como los otros Srganos internos. El sistema muscular del esqueleto, por otra parte, tiene tres formas diferentes de WS BR do para dormir. Un individuo que se endurece en el agua es we control: cortical, subcortical y espinal. El control cortical se i ua nadador incompetente; esté mal enraizade en el agua Ystar enraizado en Ja terra es tener un buen tono muscular en las piernas, sin tendencia al endurecimiento ni al colapso. El entrenamiento en artes marciales, que hace hincapié cnel equilibrio dindmico y Ia atencién relajada sin malgastar enc realiza a través de las principales vias nerviosas voluntarias (cl sistema piramidal). El control subcortical se realiza a través de un sistema nervioso especial vinculado con Jos ganglios basa- les, el cerebro medio y cl cerebelo: ¢s el sistema extrapirami- 39 Ser 38 ce Crete Cc icic CCE (ek cr Guca ox guested ent ade2 ox é2 er CCCCTE ga, demuestra una comprensién excelente de los principios del enraizamiento. Los pacientes que piden terapia presentan excesos © deficiencias del (ono muscular, que se expresan en pertucba- ciones de la postura, a su ver rellejadas en la expresién somat- ca dc Ia estructura caracterolégica, El modo en que nos man- tenemos de pie revela algo de la manera en que estamos en ¢l mundo y sentimos, y de quiénes somos. Cambiar de postura supone la posibilidad de fuertes reacciones emocionales y cl descubrimiento de actitudes caracteroldgicas profundamente inculcadas. La tercera capa celular del feto cs la exterior, ¢ ectoder- mo, que forma todos los tejidos nerviosos y los érganos de los sentidos, incluso la piel. Es un sistema destinado a reunir ¢ integrar informacién sobre ¢l mundo. El sistema nervioso tra: ta con tres tipos de percepciones: la percepcidn proveniente de los drganos internos (interocepcién); la percepcién del sis tema muscular (propiocepeién), y la percepcién proveniente de Jos cinco érganos de los sentidos (exterocepcién). Pode mos considerar que ésta es una divisién del sistema sensorial que refleja ia organizacién tripartita del cuerpo: los nervios conducen informacién desde el endodermo, el mesodermo y electodermo. Recibimos informacién canalizada a través de los ojos, los Gidos y el sentido del tacto, primordialmente, y los sentidos especializados del olfato y el gusto, en un segundo plano. El modo en que pensamos se basa en csos canales sensoriales Pensamos con patrones visuales, en patrones auditivos (habla), 0 con patrones tictiles. Los desequilibrios tipicos que encontramos en el ectoder- mo son patrones de hipersensibilidad ¢ infrasensibilidad. La persona hipersensible tiene un umbral de excitacton bajo; pequefias sefiales bastan para ponerla en tensin. La persona infrasensible tiene un umbral de excitacién alto y bloquea 40 oer mucho: tiene ojos pero no ve, ofdos pero no oye. La persona con un umbral bajo es poco controlada, susceplible, es facil quc le resulten amenarantes y la invadan un especticulo desa- gradable, un ruido fuerte o un contacto inesperado. La perso na con umbral alto es controlada en exceso, toma las cosas con.calmay esta bien defendida contra la invasién. De modo que el trabajo terapéutico de facing opera con el contacto ocular, con el contacto de la vor y con la integracién de lenguaje, percepeién y sentimientos. Lo describiremos mas detalladamente en el capitulo 8. En la capa embrionaria celular encontramos los reinos de experiencia de Ia respiracién y cl sentimiento, la aceién y cl movimiento, cl pensamiento y la sensacién. Asi como los nive- les altos de estrés quiebran Ia integracién de sentimiento, movimierito y pens isternas terapéuticos tienden a reflejar esa disoctacién. Hay terapias que se concentran en la liberacién emocional, o en liberar la respiracién, comprendiendo poco o nada de Ja postura, cl movimiento o las sutilezas del Ienguaje. Otras terapias se espe- cializan en movimientos curativos y en la correccién de la pos- tura, negando la vida emocional y la formacién conceptual. Un tercer grupo de terapias son muy habiles en el andlisis de las pautas de pensamicnto, pero ciegas al fundamento orgéni- co de la experiencia en los riumos vegetativos y la adaptacién postural : Los tres términos psicoanaliticos que designan las estruc- turas psiquicas, “ello”, “yo” y “superys”, estén correlacionados con fundamentos orginicos. El cllo, ese depésito de sentimientos primitives, corresponde a la carga de energi emocional asociada con los sistemas organicos profundos del endadermo. Cuando la ira hierve en el intestino y el miedo nos anuda el plcxo solar, cl ello nos ticne en sus garras. miento, encontramos que los El yo se divide en dos partes: la perceptual y la motriz. Et yo sensorial le da sentido a la percepcién. Organiza un cuadro al Ce od mental, un mapa mental del mundo. La otra-rama del yo, el yo motor, coordina los movimientos en una accién eficaz. El yo sensorial esti estrechamente ligado con el ectodermo, mientras que cl yo motor se expresa a través del mesodermo. ‘Ambos estin vinculados a la columna vertebral, a la que se puede considerar “el canal del yo", De modo que volvemos a ‘encontrar el patrén triple, que én este caso relaciona el psico- anilisis con la embriologia. El concepto de superyé es de caracter sociolégico y su ori- gen no tiene un fundamento directo en las capas embriona- tias, Corresponde al progenitor internalizado, ¢s la voz de lo que deberiamos ser, implantada fisiolégicamente en lo que Reich denominé “coraza”. Esta por sobre el yo, y es un sistema de tensiones destinado a lograr lo que desde afuera se nos pide o se espera que logremos, en vez de responder a Jos sen- timientos y deseos internos del self. El superyé se convierte en un policia que pretende contro- larnos con una porra, Mi trabajo terapéutico trata tanto de reducir la influencia de este policia como de ampliar el terri- torio del yo, que @s el mejor regulador de las energfas del ello. La integracion del ello con las dos ramas del yo corresponde a Ja coordinacién armoniosa de los tres reinos embrionarios. En la embriologia del cuerpo encontramos tres corrientes de afecto asociadas con las tres capas celulares. Hay un afeecto sobre la superficie de la piel que Francis Mott denomind “afecto fetal dérmico”.| Se experimenta como ondas de placer © desplacer sobre la piel en respuesta al contacto; tiene una forma positiva y otra negativa, que reflejan el modo en que el nifio pequefio fue mangjado. Cuando se emplea el contacto terapeutico en diferentes formas de masaje, hay que observar al tipo de corriente de afecto presente. Puesto que el oja.y.cl ofdo son formas especializadas del desarrollo de la piel {ecto- dérmica), la respuesta del ojo a la luz y del ofdo al sonido (que también asumen formas positivas y negativas) son asimis- 42 mo expresiones del “afecto fetal dérmico". Asi, podemos bafiar los ojos con colores en la cromoterapia, y lavar los oidos con sonidos en la misicoterapia. El afecto kinestésico es ¢l flujo de sentimicntos asociados con los movimientos. Los movimientos graciosos y jubilosos llevan consigo un afecto kinestésico agradable y positivo; los movimientos tensos y constrefiidos son acompajiados por un afecto kinestésico penoso y negativo. Los movimientos espon- tancos se asemejan a la danza por su coordinacién sin esfuer- zo. Los movimientos natatorios fetales, cl pataleo gozoso de un bebé, el placer de correr y saltar, las acciones coordinadas del atléta y el deportista, estin cargadas de afecto kines! Este alecto esti relacionado con la capa mesodérmica, Elafecto umbil ico. €s el flujo de sentimientos asociado con ana sensaci6n de vida y energia bombeadas al centro del cuer- po a través del cordén umbilical (endodérmico). El afecto umbilical positivo tiene como correlato una sensacién de bie- nestar y vitalidad, un calor dorado en el fondo del estémago. El correlato de un afecto umbilical negativo ¢s una sensacin de malestar, angustia, desesperacién y pérdida de bienestar; es una oscura sensacién de estar envenenado o de haber ensombrecido en la fuente dela vida, Cuando el nifio nace y se corta ol cordén umbilical, el afecto umbilical subsiste como una memoria somatica capaz de afectar poderosamente los sentimicntos y la distribucién de la energia en el abdomen. 1 modo como el nitio digiere el alimento esti relacionado con el modo como digicre los senti mientos. Gerda Boyesen se ha explayado acerca de esta vincu- lacién en su tcoria del psicopcristaltismo. ? ido El flujo de afecto en el abdomen es también regulado por el modo como respiramos y por la actividad del diafragma. En el inicio del psicoanilisis, Josef Breucr, el primer asociado intelectual de Freud, deseribio wes canales de cxcitacién que tienen una estrecha relacién con las tres corrientes vitales 43 embrionarias. En la obra de Breuer encontramos alguna raft historica de Ta concepei6n tripartita de Ta terapia que desarro- amos aqui (véase el apendice 1). ‘La concepcién embriologica de la terapia se puede consi derar un modo mas amplio de comprender la organizacion somatiea, Desarrollaremos esto més completamente cn él capitulo sobre la estructura del cuerpo (capitulo 8). Este saeito de ver Ins raices orgénicas del ello y las dos ramas del yo. y sus vinculos con Ios conceptos energéticos de Breuer permiten jluminar los meeanismos de la psique. Existe, por lo Tanto, una conexién més, que es preciso explorar. Tos videntes que estudian el campo energético (0 aura) encuentran que tiene un componente vital, un componente cmocional yun componente mental. El componente vital puede relacionarse con la carga de sangre ys @ través de ella, pin el mesodermo. De modo analogo, él campo emocional puede vincularse con el endadermo, y ¢l campo rental con el veodermo, El curador que procura equilibrar Ia energia de scos tres campos y ayudarlos a funcionar de modo integrado, hace 1o mismo, en el nivel sutil, que el trabajo de centramicn- to, enraizamiento y facing en cl nivel orgénico. De modo que podemos considerar las capas celulares como generadoras de Jos tres campos de energia, 0 bien los tres campos interactivos como organizadores de las capas embrionarias, "El curador puede incidir sobre la energia somatica por medio de su trabajo con Ia fuerza vital, y el terapeuta somético puede modificar la encergia sutll de los campos yitales con su trabajo sobre Ta respiracién, los movimientos y la percepcion. El abordaje embriolégico de la comprensién de la organiza: Gién somatica y psiquica es la rafz de la biosintesis. 44 NOTAS 1 2 Mott, Francis: Nature ofthe Self, Allen & Wingate, 1959. Boyescns, Gerda: Ente pyc el soma, Paris, Payot, 1985, 3. LA ENCARNACION ANTES DEL NACIMIENTO Lavida en el titero Como el enfoque embriolégico es basico en mi abordaje ferapéutico, el conocimiento claro del desarrollo en el titero y ie ta ransicién a la vida en el mundo externo constituye wn ‘vasfondo esencial para entender no sélo los conflictos neuré- ‘ticos, sino también la mas primitiva historia emocional del ‘cuerpo y'el plan de su organizacién. Por eso este capitulo y el > yigulente estan dedicados # Ia deseripei6n de este proceso jemprano de desarrollo. Cuando un paciente pide la ayuda de un terapeuta, uae problemas que tienen una historia emocional. Los sintomas que presenta pueden verse como Ia punta de un iceberg: La © parte del izeberg invisible para el paciente es su propia estruce ura caracterolégica, que es la que genera los sintomas. Para Reich, la estructura caracterolégica de una persona es su his- toria congelada. ‘ El psicoandlisis retrotrac la memoria hasta ¢l principio del Ienguaje. Melanie Klein rastreé los origenes de algunas neuro- sis mas definidamente, hasta el primer afio de vida. Segtin Otto Rank, e] trauma de] nacimiento era el generador central de estrés emocional. Frank Lake y toda una escuela de psicé- logos prenatales retroceden hasta él periodo in ulero para esti diar las raices de los problemas emocionales. De modo que ahora, al presentar mi perspectiva de la relaci6n entre energia y eardcter, proporcionaré una visi6n interna de la vida en el Titero. 47 COCOCECC Para formar el cuerpo de un nuevo ser, las células germi- nales alojadas en los tejidos de los progenitores primero deben ser liberadas y quedar en flotacién libre. Estos son acontecimientos explosivos y culminantes. La ovulacién, fil mada con la ayuda de técnicas de fibra éptica, es un proceso espectacular € impresionante; la visién del foliculo maduro cstallando para expulsar el 6vulo provoca admiraci6n y temor reverente. El propio orgasmo, durante el cual los espermato- goides son lanzados por las contracciones eyaculatorias a una distancia miles de veces mayor que su propia longitud, difun- ide en todos los tejidos del cuerpo una onda de excitacion. El espermatozoide y el 6vulo, motas microscépicas de plas- ma germinativo de origen prehistorico, empiezan a acercarse. El 6vulo flota oviducto abajo, impulsado por ondas peristal cas y por el movimiento ritmico de los citios que tapizan las trompas de Falopio. Cuatrocientos millones de espermatozo! des nadan contra la corriente como salmones diminutos que ‘se abren camino rio arriba, exponiéndose a las estructuras moleculares del mucus, que durante Ia ovulacion tiene la jnixima densidad, Sus estructuras cristalogréficas, vistas al microscopio, parecen hojas de helecho, ramas de coral o frag- mentos de copos de nieve. Lennard Nilsson las describe bella- mente en su libro The Everyday Miracle Oscilan constantemente y a veces la trabaz6n se afloja por tun momento. Entonces un espermatozoide aprovecha la opor~ tunidad para avanzar nadando por el espacio libre, tanto como pueda, Cuando uno es tan pequefio como un espermatozoide, tiene que prestar atencién a las moléculas y sus posiciones. La penetracién del espermatozoide en el mucus cervical se parcce Fnucho al progreso de una fiota de botes remontando un rfo leno de troncos sumergidos.? La corriente mucosa que leva esa fantéstica multitud de expermatozoides no sélo Tos nutre; parece que también les abre el apetito. Alguna caracteristica de las secreciones los cenergiza y los atrae hacia el dvulo. El primero que toma con- tacto con la membrana gelatinosa del dvulo suscita una res- puesta. La membrana forma un cono y se ablanda Jo suficien- te como para que el espermatozoide entre en el fluido interior de la célula. En cuanto ha pasado, la membrana se yuelve impermeable para los espermatozoides restantes que embaten desde todas las direcciones. EI cigoto en flotacién libre, pero ya fertilizado, contina su lento viaje oviducto abajo. Al cabo de unas treinta horas habra logrado su primera division en dos células. Stanley Kele- man escribié: ‘Al observar la divisién de una célula, lo primero que se ve e+ que estéexcitada y ibrando. Se forman dos polos, dos areas de intensa actividad interna. Se puede ver realmente la radiacin entre un poloy el otro, y el alineamiento de los cuerpos cromo- -o8 en ese campo. La radiacién entre los dos polos se ca, hasta convertirse en un pulsacién, y después en un fiuir El fair comunica Ia informacién més profimda sobre la vida, como cuando nos comunicamos entre nosotros, Para bien ‘© para mal, todos estamos armonizados con esos patrones de excitacién intensamente humanos.® Después de seis o siete divisiones, el grupo celular de una semana se fija a la pared del vitero y bace su primera experien- cia de anidacion. Filmada, la implantacién parece un descen- so en la luna. R, D. Laing ha puesto mucho énfasis en la importancia de esta transicién en una charla titulada “La vida antes del nacimiento”. Dijo que la implantacién equivale a una adopcion, y que el cuerpo celular que se implanta esté de algiin modo sensibilizado a la receptividad del titero. EI esta- do de conciencia en flotacién libre, conocido en algunas con- diciones misticas y disociadas, supone también el miedo a ser arrastrado. Los mitos del héroe que, muy temprano en su existencia, es abandonado a la deriva en algtin tipo de recep- 49 CCRE CG téculo que flota aguas absjo hasta que se detiene en un lugar fdecuado, corresponden, a juicio de Laing, a ese perfodo de ddesplazamiento por las trompas de Falopio. Si se siente que a ‘itero no es receptivo, més tarde la conciencia puede ser aco- sada por fantasias 0 pesadillas de hundirse en arenas move vas Si el ditero cs receptivo, la masa celular echa rafces en una tierra férti. : ‘Durante el resto de su vida en la matriz, ¢] organistno en crecimiento seguira arraigado, como una planta, hasta la sepa facidn final en la tercera etapa del trabajo de parto. En ese momento el bebé recién nacido ya tiene que estar reposando Sobre el abdomen o el seno de la madre. El corte prematuro del cordon umbilical puede llevar a un estado de desconexion 0 desarraigo. : Ta Ins Wrtiles imdgenes de Laing, la pared de la matriz es la tierra; el embrién es la serilla; las vellosidades del corion son las rafces primarias; el ombligo en desarrollo ¢s ¢! tallo, y I feto es el fruto en desarrollo de la planta. Laing escribe: ‘Antes de Ja implantacién, Jas secreciones del tubo uterino gadas 0 tempestuosas..., abundantes 0 escasas; pines de que ef viaje termine, uno puede girar como wn trom po, flotar, volar, ser arrojado contra las rocasarrastrado & 16 rosta y después de nuevo mar adentro, Antes de la eventual mplantaciGn definitiva puede haber muchas aventuras, Este viaje a la implantacién puede dar forma a un modelo de los patrones siguientes. Una implantacion puede proyectarse sobre el nacimiento. . “El nacimiento es a implantaci6n a la inversa, y la recepcion tos brinda el mundo posnatal genera en nosotros una stra primera adopcién por nuestro pueden ser sore que n 1 resonancia simpatica a nue: mundo prenatal. 8 En las dos semanas siguientes, este grupo de unas cien células se multiplicaré mil veces, convirtiéndose en un disco nlargado con Ta cabeza en un extremo y una cola en cl om; 50 ese disco ya consta de tres capas: una posterior, una media y una anterior, En este perfodo de crecimiento maximo, tam- bién se enrolla en una serie de tubos. Hay que ser un especia- = lista en geometria tridimensional para seguir las transforma- ciones topolégicas de este periodo, pero esta embriologia Disica es esencial para comprender los flujos energéticos ulte- riores. Una Ginica célula huevo da origen en esta etapa a las célu- = Jas nerviosas, musculares, sangufneas y éseas. Originalmente, las células tienen “pluripotencia’, es decir, el mismo potencial pata'generar cualquier parte del cuerpo. De algiin modo son “guiadas” a actuar con s6lo una parte de su programacién genética total. “Sefiaies” provenientes del medio de la célula que se divide pueden activar o inhibir a una célula hija para = que se desarroile en la direccién de una nariz o un dedo, un © pulmén o un rifién. Sélo con esta divisién en capas embriolé- gicas empiezan realmente a especializarse. La morfogénesis © “el origen de la forma—y lo que Ja controla atin.no han sido comprendidos. Lo que Jos bidlogos describen es un proceso de movimiento direccional protoplésmico cuando las células ; empiezan a migrar y reposicionarse en el cuerpo de la masa celular que se alarga e invagina. Este proceso, denominado de “corrientes morfogenéticas”, sugiere que entre las células hay comunicacién a través del contacto mientras se deslizan por pendientes bioeléctricas y quimicas hacia localizaciones fun- Gionales organizadas en el cuerpo. A medida que se dividen, se van diferenciando. Ante este proceso de autoformacién s6lo cabe maravillarse. E] embrién se constituye de fuera hacia adentro. Oto Hartmann ha descrito de qué modo se forman las tres capas 0 discos embriolégicos, * y es necesario que nos detengamos en estos detalles para obtener una comprensién completa de lo que diferencia a esas capas (véase la figura 3.1). Se forman dos burbujas celulares elfpticas huecas: la bolsa 51 (PEER RC c ay a caehacieg aia amniética y et saco vitelino, Células de magma rellenan el capacio intermedio. No bay todavia nada qué s€ parezcaa un Grganismo, sino sélo dos bolsas nadando en magma dentro diel perimetio del cigoto. Pero a partir de las céhulas que tapi: yan la superficie inferior de Ta bolsa arnniética se desarrolla el ccrodermo, que después se convierte en Ja capa ex\er0" del cuerpo, De las células que recubren la superficie superior del seo vitelino se desarrolla el endodermo, él revestimiento tncerior del cuerpo. Las células de magma se convierien &® a mesodermo, el material corporal de relleno. ‘Cada una de las tres capas del disco original —la exterior (ecto), la media (meso) y la interior (endo) tiene un siste- tha asociado en forma de tubo. A 10 largo de la parte posterior de Ta capa ectodérmica se forma un surco cuyos bordes se repliegan para encerrar el canal neural, wn tubo hermético leno de fiuido del que pronto brotarén tres protuberancias se cabeza, Se trata de la aparicién de To que més tarde Sevan las tres partes del cerebro: el cerebro anterior, el cere- tbro medio y el cerebro posterior. A continuacion todo el disco de tres capas se pliega y enrolla para formar un cilindro triple, Jargo y curvado. El tubo interior (endodérmico) se convierte en el tubo digestivo. Todos los Srganos de la digestion se for- Sparén a partir de él a su debido tiempo, diferenciéndose en Tatomago, higado, pancreas, etcétera, Los pulmmones 0 50% dente que no se saque més partido de ella: Ja fuerza de la gra- edad. Barbara Yunker, en un articulo sobre los métodos de parto, describe como sigue la posicion gravitacional para ¢l alumbramiento: 1a posicn natural para un nacimicnto hurnano consis que la madre esté en cucillas —o, después de que Ie civilize aus ha inteaducido la obstetricla— que se sicate en una ile ‘apecial, aberta en el asiento, con la espalda sostenide ‘Abora Ta posieiSn acostumbrada, que se empezd a adoprar esa Uo los médicos iniciaron la atencién de los partos de mujeres Se ee rata, en cl siglo XVII, pone @ le mujer echada sobre fe cespalda y con las piernas alzadas. Lamentablemente, en esta posicin la gravedadl actin contra la madre, y noa favor de ella, El peso de! Gtero presiona sobre te vena peineipal dels parte inferior del cuerpo. Esto reduce ie presign sanguinea de la madre, lo que puede hacer mss lonio Ef pulso de feta. También queda comprimida ls principal ae: fia que le lleva oxigeno al bebé. Si a madre esté clad, 0 20° tads, 0 caminando, la sangre cireula libremente, Norman Casserley, una partera que practica el alumbra- mien natural y ha asistido al nacimiento de miles de bebés mediante métodos: mas naturales, normalmente los recibe ree madre sentada o semirrectinada. "Yacer de espalcas, amarrada y con las piernas sobre estribos es la poor posici’n) posible para dar a luz’, dice Casserley. “Las principales vend Y arterias corren lo largo de Ja columna vertebral, y en esa posicién el peso del bebé, el Gero y el Viquido ‘amnidtico car- gan sobre la espalda. Por ello son frecuentes los coagulos.” & Fin contraste, una madre que puede participar armonios: mente en Ia segunda ctapa del nacimiento no pasa por Una 14 lucha titénica, aunque esté totalmente comprometida en ayu- dar al descenso del bebé. Una paciente de terapia bioenergética, mujer casada de teintay cinco afios y madre de cuatro nifios, desarcollé dolor cen las articulaciones y otras partes del cuerpo, en especial en Ja zona de los hombros. Zelig Selinger, el terapeuta, describe la intensificacién de sus estados de miedo y pinico. Esto es lo que sucedié después: Flace un mes, con cierta turbacién, me ¢ : , con cer ne confess una sense. Arges ta ea ti cece ro Ud esuba por entar en un tubo ocr o que I atervorizaba. Parees loco, pero esto e310 que me enfermaba." Al continuar eh Interrogatorio ella empex6 a "wor" que el tubo tenfa ura pequesa abertura en el otro exiremo, y que alt habia tux Los comentarios me recordaron los artieulos de Ni ; ron los artéculoy de Nandor oiler (Pachisiie Quarterly, 1948) y libro Search forthe Ban novia a sobre numa dln y el condicionamiento prenatal (Hermitage Press, Nueva York, 1949}, También me llevaron a pensar en mis experiencias Con el hipnoandlisis, Gurante las cuales, en regresin, algunos fracientes se sentfan espontineamente en Cuevas o:euras con gua y aberturas por las que entraba uz, reexperimentando lo she, pr lo aot pra, aba sido un nia facimiento, Las experiencias reviidas eran de gran beneficio para cllos ee sos pensamicntosy reeyerdos me Uevaron a pelea It inujer que se tendiera de espaldss sobre Ia cama, con las rod Tins abaadas. Yo me senté al borde, con #1 eabera entre mi rans y apiedndole una presién suave en ambos cosas. La Gina de la cabeza, donde alguna ver habia esado la fontancls, qe dolfa mucho, algo que nunca haba ocurrido antes evando yo trabajaba con ella, La alentéa entrar en el Labo. Sentia que fe deslzaba lentamente ene hacia la abortus taba aero Fhuada y Te doifa mucho la cabeza, Segufaalentandola mientras Te aplizaba una presign mayor en fa cabera, Aleabo de dos 0 tees minutos, empead a sentir uns gran facrza en las pier aque empujaban s cuerpo hacta la sida, Se aecrori2s. Mien 15 Ct nO CCCCCECS ¢ Re tras yo hacia girar su cabera senti en la paciente Ia misma fuer fecho y apuntando hacia el suelo. En tanto yo continual soste- mnigndole fa cabcza, sus movimientes corporales me recordaron Jos partos que yo atendi. De pronto se relajé conipletamente, con lentitud fae apo yiindose en los codos y después se seni6 sonriéndome; parec vray commplacida. Examiné su experiencia paso a paso, especial mente ipresionada por ia fuerza que sentia en el cucrDo mientras s¢ extraia del tubo y entraba en Ja luz. Ya no sentia olory presiGn en la cima de la cabeza. Dejé cl consultorio con Snimig excelente, algo que no ocurria desde hacia mucho tern po." Paul y Jean Ritter, en un importante articulo sobre el naci- miento, han subrayado el placer asociado con cl alumbra- mniento sano, y han resumido las siguientes semejanzas carac teristicas entre el nacimiente y el orgasmo. 1, La naturaleza involumtaria de los movimientos, es decir, las contracciones y convulsiones que envuelven 2 todo el organismo. 2. La tensidn y carga crecientes, que por Ja naturaleza de Tas cosas slo se advierte cn la madre. 3, La marcada y extraordinaria experiencia de liberacién y placer, intermedia entre contracciones, que corres: ponden a los puntos bajos del coito. 5] éxtasis experimentado después del acmé del corona miento* 6, La misma angustia y cl mismo miedo a la muerte, est Tando y fragmentindose como en Ta angustia extrema del orgasmo copulativo en los sujetos incapaces de soportar el placer total. 6. Los rostros Tenos, radiantes, saisfechos de la madre y + ymeryeneta de ta eabera del bebi en el momento del part, (7 16 €1 nifio después de un nacimiento sano (Dick Read Ila- ama a esto “transfiguracién”), que recuerdan tanto a los rostros de los amantes después de un abrazo sin inhibi- cidnes. O bien cl altamente neurético anticlimax deprimido de un nacimiento no sano, que correspon dea la estela de una c6pula inhibida. Uno de los rasgos de] alumbramiento natural es que sucle inducir un orgasmo en la madre mientras da a luz. Norman Casserley sostiene: “Un bebé que pa del canal de nacimiento toca y estimula las mismas areas que son estimmula- das en el intercambio sexual”. 6 Eva Reich, pediatra, hija de Wilhelm Reich, llega a sugerir la estimulacién de los genitales para facilitar el parto.1® Pero hay mas. Como los Ritter lo demostraron en su ar ticulo clasico, estamos ante la superposicion y el climax de dos sistemas energéticos. Wilhelm Reich nos recordé ya hace mucho que el feto era otro sistema de cnergia dentro de la madre. Los Ritter también describen el proceso como sigue: Las convulsiones del “quiero salir” del feto son una fuerza, y las convulsiones del “quiero que salgas” de la madre son la otra, Las primeras actin dentro del itero en primera instan~ cia y pueden inferirse u observarse como una accién positiva realizada por el feto a lo largo de todo el parto, particukarmen- {c en el momento del coronamiento, La fuerza del “quiero que salgas” cs la presién involuntaria de las contracciones de los iniisculos uterinos en conjuncién con las presiones auxiliares. El punto de encuentro es el perinco. En términos gritices, las dos fuervas represcntan dos brazos en espiral que se superpo- nen y fusionan en este punto, El impulso a salir y ol esfuerze por expulsar al feto llegan a un climax. La tensién aleana su pico y es seguida répidamente, después del coronaiiento, por tuna tramenida relajaciéin en ambos sitlemas, primero fusionados, y después como dos organismos separados, 17 Co vo CCC CECCEEC c Oo oO © G UC ie] us) O Oo Rucueceee cc Que el nacimiento puede ser una experiencia orgismica para el bebé tanto como para Ja madre es un hecho tambien vonfirmado por el recuerdo subjetivo en la terapia preverbal Muchas personas que han revivido su nacimiento describen sensaciones de corrientes poderosas de energia que recorren todo su cuerpo, Uno de los pacientes de Grof deseribié su reex- perienciacién del alumbramiento con las siguientes palabras Se volvié muy claro para mf que no habfa ninguna diferen- cia entre el sexo y €! proceso del nacimieato, y que los movie nientos resbaladizos del sexo eran idénticos alos movimientos Tesbaladivos del nacer. Aprendi ficilmente que cada ver que tuna mujer me estrechaba s6lo tenfa que alojarme y destizarme hacia donde me empujara, Si no luchaba, el estrechamiento resullaba intensamente agradable. A veces me preguntaba si no hhabria ni fin ni salida y st no serfa ahogado, pero cada vex que sme sentia empujado y mi cuerpo se contorsionaba, me dajaba try me deslizaba fécilmente hacia dondequiera me estuvieran llevando. Mi cuerpo se cubria de la misma viscosidad qu comienzo de la sesion, pero ya no era nada desagradable. Era cl lubricante divino lo que hacfa tan fécil ceder y ser empujado J guiado. Una y otra ver tuve la experiencia de que “eso es Todo" y de que “cs increiblemente simple", de que todos los hos de lucha, de dolor, de tratar de comprender, de reflexi wnat, habian sido absurdos, y que constantemente lo habia te ddo todo frente a rai, que era muy simple. Uno simplemente se ‘abandona y Ja vida lo empyja, lo presiona, 16 oma con sua: “Tad jlo gaa a través del viaje.” La madre capaz de participar completamente en el climax convulsivo del reflejo del orgasmo cstara mejor preparada para cl empuje cnergético del rellejo expulsivo, Ella daa luz. No, es que Je sacan el bebé, sino que al bebé, come al orgs se le permite que Hegue, Michael Silvert, un colaborador de Reich particularmente jnteresado en las condiciones del nacimiento sano, eseribié lo que sigue sobre el alumbramiento satisfactorio, 8 El aliento constante a la madre para que ceda a sus contrac- ciones lleva al progreso gratificante del bebé por el canal det nacimiento, Especialmente sorprendente es la respuesta de! foto, en términos de ritmo cardfaco y de movimicntos, a las coniracciones suaves en forma de onda, contrastadas con k contracciones en las que la calidad de onda no se logra... La madre eapaz de ceder al proceso del nacimiento se apoya lige yamente en una pared a la altura de los senos, con los codes doblades y relajados. Su cabeza cae hacia atras y el pecho des- iende suayemente cuando respira, la pelvis se adclanta en miovimiento que sugiere entrega sexual; clla dobla las rodillasy ‘emite leves suspiros por la boca parcialinente abierta. Esté rosada, sus ojos brillan y sus pensamicntos son igualmente expresivos: "Vaya, esto ¢s como cl sexo. Realiente lo disfruto. aor qué no fo sabi la gente? ls maraviltoso. Soy tan Feliz..." Si cl momento culminante del coronamicnto es el acto final del parto, es también el primer momento de la llegada. El bebé abre los ojos al mundo por primera vez He descrito detalladamente el proceso del nacimiento, no sélo para ayudar a comprender algunas de las fuerzas involu- cradas y los posibles traumas siguientes, sino también para abogar por partos més naturales, de los que se puede esperar que reduzcan la incidencia de los traumas del nacimiento. Le toca el turno a la llegada: cl establecimiento del recién nacido en el mundo exterior. En el nacimiento, cl nifio hace una transicién entre el mundo del liquide amniético y el terrestre, el mundo fluido y casi sin peso y el mundo de la gravedad y la solide. La dlima ver que aterrizé cra un cigoto microscépico, de apenas una semana, que se ascniaba cn la pared ulerina. Ese primer ate: rrizaje fue una implantacion, un arraigamicnto. KI nuevo a rrizaje supone un desarraigo radical. Hl sistema de arraigo del bebé, la placenta, que ha sido la dinica fuente de nutricién cn su existencia ulterior a Ja primera semana, cst muriendo, EI cambio de existencia es casi otal, tan dramatico como el pasa- te 7 79 CCCCET CECE CCOCE c C “ € ¢ Hee ¢ je desde el océano a la tierra en cl curso de la evolucién, que tardé millones de afios en completarse. El bebé lo recorre en menos de un cuarto de hora, Theodor Schwenk lo describe como sigue: ‘Antes del nacimiento, el niflo esté en una envoloura protec tora de agua, previamente a su entrada final en la esfera de Is actividad terrestre. Como si reposara dentro de una esfera, moklea su forma todavia liquida, que gracualmente se conden- acer abandona el espacio esférico de agua y entra en ‘con las Tuerzas direceionales de la. tierra. Cuanto més sas Tucreas, mas se solidifiea su cuerpo, lo cual es exen- “Gial para ponerse de pie y aprender & caminar. Los paralelos entre Ta vida en la matriz médulo espacial han sido trazados por muchas personas, pero {an captados particularmente bien en el pocma “Cosmonau- ta” de Geoff Roberts. Intemporal, ingrévido, floto libremente en érbita cémodamente encapsulado en una oscuridad con aire acondicionado, scguramente aislado. ; pero con mis cinco delicados instrumentos de precisi6n ala espera de ser usados ; amarrado al intercomunicados, entibiado, alimentado, escuchando el bombeo del mecanismo, flotando libremente en Srbita, cabeza abajo, aguardando el impulse ydejando en las manos de algiin otro toda consideracién dc los problemas del reingreso al final de los nueve meses. ‘También presentaremos ta forma como una nifia de once jos expres6 su percepcién de lo que es emerger del mundo de las aguas. 80 EL bebé se desliza de la snadlre como una nutria en el agua. Cuando el bebé esta fuera de la madre est tan mojado como ung planta acuética, Tienc las manos arrugadas come couichas marinas lenas de agua. Por sus coslillas parece que dentro de 41 uiviera una lina jaula de pajaro. Sus ojos son como ostras sin abrir. Su cordén umbilical esté tan retorcido como un tallo de enredadera, con muchas vueltas de venas Iéchosas y rojas. Su pelo es tan suave como el de una rata de agua. Abre la boca y mite su primer sonido. Parece muy nuevo y pulido. 18 En este proceso hay involucradas por lo menos cuatro transiciones separadas, y cada una de ellas puede experimen- tarse como una expansién agradable o un choque catastrél co, segtin cl modo en que se mangje la Tlegada del bebé. La primera transicién es la éransicién sensorial. El nifio sale de Ia-oscuridad y entra en un mundo de luz, enceguecedora, Deja un mundo en el que, si no habia silencio —ya hemos vis- to que no lo habfa— todos los sonidos eran amortiguados por cl agua, Entra en un mundo de sonidos asperos y ensordec: dores, Frederick Le Boyer, en su poema en prosa Birth without Violence, entre las primeras recomendaciones para humanizar y sensibilizar las condiciones en las que llega el recién nacido subraya la importancia de las luces tenues y los sonidos apag: dos, para evitarle un choque innecesario al sistema sensorial: Ja luz excesiva puede arder en los ojos, asi como los ofdos pue- den sentirse agredidos por cl excesivo ruido. " EL liquido amniético esta a Ja temperatura de la sangre. La sala de partos probablemente no esta a mas de 20°, La caida de Ja temperatura para cl bebé es del orden de los 162. El acto del nacimiento desencadena los procesos cerebrales que regulan temperatura, pero egar a la eff nas. Para algunos bebés hay un pel cia les tora muchas sema- igro real de hipertermia, La piel ¢s el Srgano mas grande del cuerpo, y ofrece el rea mas amplia para la experiencia sensorial. A través de las primeras experiencias del contacto, el infante aprende como 8 C CCCTC CE CCE es el mumdo en el que ha entrado: un mundo que Te da cari cias y calor, o un mundo considerublemente fio, oe sugerido que la sensibilidad a Ia temperatura en ta vida Wie or depende en parte de esas experiencias tempranss "Sieh raede ser que un nacimicnto dificil, sumado al choque de! vida de la temperatura en el nacimiento, dafie de modo per snanente el funcionamiento adecuado de los mecanismos de} Control térmico, de modo que la persona en adelante tendra ado alta o baja”. una temperatura demas ; Le Boyer aconseja dos modos de reducir el choque dela caida de la temperatura en el recién nacido: colocar al Hise tn dectibito supino sobre cl abdomen de ba madre inmedatae mente después del nacimiento, y un siguiente bao bio Como experiencia sensorial agradable. Sobre el dltimo punto, recomienda lo siguiente: Praternas que 1o han Hlevado, acariciado y acunaclo. Tay ave nes nuevas—. Hay un libro encantador tivulado Waler Babies, de Erik Sin- denbladh, ® que demuestra cudn natural es el medio acuitico incluso para el bebé que esta en la matriz, Esto puede relaclor qarse con las teorias evolucionistas de sir Alister Hardy, expuestas en cl libro de Elaine Morgan ttulado The Descent of Woman, % donde la autora postula que cl desarrollo durante os doce millones de afios de! drido plioceno se produjo a Ix calla del mar —dentro y fucra del medio acudtico— y que los beneficios de esa evolucién convirticron al resultante huma- noide del plioceno en nuestra tatarabuela. 82 ‘Son muchas las ventajas de poner al recién nacido en un contacto inmediato con el abdomen de la madre. Primera: esto puede hacerse antes de que se corté el cordén umbilical. Segunda: ése es el lugar mas tranquilizador para el bebé, vien- tre a vientre con el Cuerpo que lo encerré durante toda su existencia hasta ese momento. Volveremos a hablar sobre esto. 2Qué mejor lugar podria haber? El vientre de ella tiene fa forma y las dimensiones exactas del bebé. Protuberante un momento antes, hueco ahora, el Vientre parece aguardar come vn nido. Ysu calidez y Nexibilidad miontras asciende y deseien + de con el ritino de la respiracién de la madre, su su: iad, ta luminosidad de la picl, todo s¢ conjuga para crear ef mejor lugar posible de reposo pars el nifio. La segunda transicion ¢s la (ransicién circulatoria y cl naci- miento de Id respivacién. Durante los diez meses anteriores el bebé fue oxigenado con aire de la respiracién de la madre. Por el resto de su vida respirara su propio aire. Aunque su coraz6n ha estado bombeando sangre hacia todo el cuerpo desde el vigésimo dia posterior a la concepcién, muy poca 0 ninguna Hlegé a los pulmones, mientras que una gran canti- dad iba ala placenta. Eso debe cambiar en adelante. Las transformaciones que s¢ producen en el sistema circu- atorio durante los primeros segundos y minutos después del nacimiento son revolucionarias, Bl. sistema vascular tiene que ser recinalizado, El mejor modo de comprender el fenémeno consiste en observar cuidacosamente lo que ocurre en las cu tro cdmaras del corazén antes y después del nacimiento, Antes del nacimiento, en la circulacién placentari corazin recibe y expuls a sangre como sigue. Ventriculo izquierdo, Cuando este ventriculo se contrac, impulsa la sangre a través de la aorta y del cuerpo del feto, pero una gran proporcién del flujo pasa por las 83 ~) Os Us ~ Ra ws CE cw) dos arterias umbilicales hacia la placenta, donde es reoxigenada. Auricula derecha, Esta camara del que vuelve de dos fuentes: el cuerpo del feto y la pla jonta, La sangre recién oxigenada que llega desde 1s placenta fluye a través de la vena umbilical volviendo Eeorazon, por la via del higaclo o de una conexi6n des Siada del circuito principal, denominada conducto yenoso. Ventrécuto derecho. sangre que sale corazén recoge la sangre sste ventriculo toma una porcién de la y dispone de ella como sigue. Una par- ve fluye a través de las arterias pulmonares hacia los ‘pulmones, pero el mayor porcentaje pasa a Ora cone- Fién, cl conducto arterioso, para unirse al Mujo aértico principal que recorre el cuerpo. ‘Auriculainguierda, S6lo una parte de Ja sangre le lega desde tos pulmones por Ta vena pulmonar. La mayor Proper: Gon entra desde la auricula derecha a través de una aber- fura de la membrana que separa las aurfculas, el agujero val. ($i éste queda abierto después del nacimiento, orig oa elsindrome del “agujero oval permeable @ la sonda’.) snto, los impulsos reflejos vasodilata- Jar a los pulmones y al mismo tiem onstrictores cierran el conducto Po rose. Como consecuencia, sumenta la presién en Ta aur cola inquierda de la sangre proveniente de Tos pulinones. 12s ceeriag umbilicales también se estrechan, reduciende la pre aija de la sangre que entra en ol venteiculo derecho desde la placenta, Hstos dos efectos evan a que Ta presion eh Ta auricu- Ja izquierda sea mayor que la presion en ja auricula derecha, te coal cierra la membrana entre las aurfeutas, que después de unos dias se consolida como una barrera permanent entre Jos dos Jados del corazén. Después del nacimier dores abren el flujo vascul po los impulsos reflejos vasoc 84 EI primer Ianto del infante ex ee a pande los pulmone: i _ —o a hnipeteaa ar rellejos. Estos son ide 8. El cordén umbilical contintia Pulsando muchos minutos después del nacimiento. La cee nal de sangre proveniente de Ja placenta vuelve al ape nacido Si cl cordén umbilical es cortado antes de que haya dead de pulsar, el nifio experimenta un shock doble: circulatorio y respiratorio. HI shock circulatorio ae a sangre que todavia corre por Ia arteri bmbilca que esti siendo ata, ereando to que RD. Laing eee eo re Mujo abrupto (wash-back), una presién Ea inden ideeouits a colicbe eau atceo CGE 7 na : 2z6n en su nuevo funciona. Paneen inerrpeion de las Gkimas pulsaciones del ‘hue aaa a umbilical priva al bebé de un valioso edgeno yee de minar la reduecién del ntimero de glo- bles ojos en creulacién. HI shock respiratorio surge de la a ot €l oxigeno de golpe por medio de Cen cxpandirse. Frederick Le Boyer Dos stems que fncionan simoltineamentey alvin entre sl antiguo, 1 ombligo, continia proveyehdo oxigene aU bebe hasta que el siterna cre fos pubmones cue Soa mente su lugar. feeee eee Pero cuando el nifio ha ; fio ha nacido y salido de la Madre, si liga sell por ese omblige, que contingsladene woos canter minutes cunt, cinco avecesiadas Oxigenado por protei pote pore amblign, protein dei anon bt ni pac sin peligro ni shock, Sosegadamente, Ademis, ta sangre sangre tiene mucho tiempo para a aniigum rata (que leva nla placenta) y onae progresiamenta Claiteinacetatoo paimonne Yn roeesvaments erica y ques sella para sempre a rote anigoss 85 Jin sintesis, durante unos cuatro o cinco mini elrecién spacido esti a horcajadas sobre dos mundos, Tomando oxigeno toe fuentes, pasa gradualriente de uno al ol, sin VPA an" seign brutal, Casi no se Lo oye orar.1? @ durante el mejor lugar para el beb: , 0 inclue Como hemos visto, j abdomen de Ta madr ese perioda de transicion es « 0 el pecho. ‘Quienes han visto Hegar a un bebé atendido con los méto- dos de Le Boyer, personalmente o en pelicula, habran obser (ado emo (en lugar de lorar sintiéndose molesto, con un si casiinstantanco de Tos pulmones Henos de sangre, sin que tos tejidos sensibles tengan tiempo de aclimatarse a las boca- ‘padas de aire) Ta respiracion del bebé se vo imponiendo con Jentitud, de modo vacilante. El nifio da suspiros del placer; 1as sadas de la respiracion son como Tas de vn remansov yno como las olas de la marea rompiente Si Ja experiencia ha sido traumatica, como lo es para muchos nifios, hay razones alin mayores Patt prestar una rctson maxima a las condiciones de ta Tlegada y Ja transi- tion, para hacerlas tan suaves, sosegadas Y ‘armoniosas como resulte posible, Nada es mejor que estudiar e] notable libro de Le Boyer, con su énfasis en las cualidades graduales y suaves del tacto y la manipulacion, y un respet? total por la extrema sepsibilidad del recién nacido. Un trabajo muy similar, con gran respeto por 1a madr engendrar a su hijo con seg Michel Odent on Pithiviers. Para estos que participan en este tipo de tarea, es una verdadera natividad. ‘La tercera transicién es la transi Ja Jama el cuarto paso en la senda del nacimicnto, tecién nacido es puesto por primera ¥ cera firme”. Lo describe como sigue: varidad, se realiza en el hospital de 86 e y sus aptitudes naturales para dos pioneros y todos los qa Hegada de cada bebé iém gravilacional. Le Boyer yenélel fez. en contacto con Ta Al dejar el agua, e a er a “am, 7 bebe se encuentra con un muevo amo, peso de Ja gravedad, fa nueva c ° ori aravedad, a nueva carga de su propio _ oan eve mes l bebe sdo un Yer permanen = mundo cambiante nunca ha dejado de move 5 estuvo sempre en movimiento el iene de la madi eye lo clla’estaba quicta o durmicndo, quedat "gran ritino de sures iracién, de su diafragma. Se ee ae © diene Por primera veu Nad se mocre —— ene. . Nada se mueve. gelado, ha muerto, Es to ‘desconodido. Pore a feta i de c& £50 dependent de cémo le hagamos conocer la tierra a | esieura, Para slgnios ae tata de mn completo abandono y # desolacién. El nifio se siente amenazad J a a ee lo psig con Ja tierra congelada. Le mana eich aaa - cee : 2 se fragmenta, Esk, a races 1a sensasion de agorafobia, el ‘miedo a ios 9 jitados, a.ser “des-matriz "Es seco r ser “desmatrizado”, Bs exacta- Bento conaio de experiencia caustic, ena ne ic sionte confinado, oprimido, atrapado en ‘a mattn. al poe le hace conocer Ja “tierra firme” de modo git come jo propane Le Bore, la experiencia puede ser gees i hay algo firme y sélido a ‘ase aprende a hacer presi6n. Tn'el'marco de « = a sion re esa Bs Se poe prc Te ler devo i Sy aprende a diferenciatlos de'os rtmos vitals de las fadas en el suclo, i , que se abstienen de sn que se abstienen de poner a pruc- feed conta la solider del iso retiencn su agresion ea. tence ficientes limites yoicos y a no saber con dad dénde empiezan ellas y dé ad de ond icilmente inyaididas: oe nina pequeli \ yelpis Reancto el sentide de la gravedad esta relacis piss experiencia de caer Si ex sostenido con seguti ; § rie (, levantado 0 depositado, los Tmovimientos con 87 kin sintess, durante wnos custo o cinco minutes, ¢ recién ae yoreajadas sobre dos mundos. TemartJo oxigen9 nat acon frentes, pasa grachvaimente de uno al oo, Sin Una ‘at icin brutal. Casino se lo oye Horar.!? somo hemos visto, ol mejor lugar para el bebe dren ese perfoco de transicién es el abdomen de 4 madre, 0 inclu- so el pecho. Tegar a un bebé atendido con los méto- Quienes han visto dos de Le Boyer, personalmente o ea pelfcula, hhabrin obser- soe vedmo (en lugar de Morar sintiéndose molesto, co 0 vas eas instantanco de Tos pulmones lenos de sangre!" que tos tgjidos sensibles tengan tiempo de aclimassthe © as boca- padas de aire) la respiracion del bebé se va imponiendo con. Yentitud, de modo vacilante, El nifio da suspiros del placer; tas ondus de la respiracién son como las de un remanso, y NO como las olas de la marea rompiente Si Ie experiencia ha sido traumética, come To 68 PAT amuchos nifios, hay razones adm mayores Pars prestar una tenets maxima a las condiciones de 1a Tlegada Y Ja transi- tién, para hacerlas tan suaves, sosegadas Y armoniosas como reyulte posible, Nada es mejor que estudiar el notable libro de Le Boyer, con su énfasis en las cualidades graduales y suaves tel tecto'y la manipulacion, y un cespeto total Por la extrema Sensibilidad del recién nacido. Un trabajo muy similar, con gran respeto por la madre y sus aptitudes naturales para Engendrar a su hijo con seguridad, se realiza en cl hospital de Michel Odent en Pithiviers. Para estos dos pioneros ¥ todos los gue participan en este tipo de tarea, la Hegada de cada bebé es una verdadera nati dad. La tercera transicién es ta lama el cuarto paso en la senda del nacimientoy ¥ ael we tien nacido es puesto por primera ver. en contacto con la “tierra firme”, Lo describe como sigue: In Lransicién gravitacional. Le Boyct 86 Ot jar lagu, bebé se encuentra con un nucvo amo, oxo eee cl peso dela gravedad, la nueva carga de st propio Durinte nueve meses el bebé ha sido un viajero permancn- tei su mundo cambiante munca ba dejado de moverse. @No extwyo mre en Imoviniiento el everpo de la mudee? Yeuan- do alla estaba quicta 0 durmiendo, quedaba el gran ritmo de u respracion, de s8 diana. Bl bebé ba vivid &n perpelue smowidieno. Auora se prowuce un cambio expantoso oo se tiene. Por primera vez, Nada se mucve, ec geldo, ha muerto, Eso desconocido.'® ‘mundo se ha con __ Las caracteristicas de esta experiencia de contacto eon la tierra dependerd de como le hagamos conocer Ia tierra a la eriatura, Para algunos se trata de un completo abandono. desolacén. BI niio se siente amenazado por Ta vastedad del oe ceded oe congclada. Le parece que se fragmenta. Bea os tab ca sensacion de agorafobia, el miedo a los ppacios abiertos ¢ilimitados, a ser “desmatrizado”, Bs iment lo contaro de la experiencia claustrofébica, en la que 0 se siente confinao, oprimido, atrapado en ta matri Pero si al nifio se le hace conocer la “tierra firme” de modo seadval como lo propone Le Boyer, la experiencia puede ser iva por sti novedad. Alli hay algo firme y sélido contra | gue la criatura aprende a hacer presién. En el marco cen a a elbebé pone 3 ‘prueba los ritmos vitales de su propio ied oY aprend . a difcrenciarlos de los ritmos vitales de lz tras personas, Las personas que en algiin sentido no est hoe enraizadas en ¢} suclo, que se absticnen de poner a Dies ba su ers conta la solidez del piso y retienen su agresisn, encr deficientes limites yoicos y a mo saber con seguridad donde empiezan ellas y donde terminan los ow Son més facilmente invadidas. : ee in el nifio pequetio el sentido de la gravedad esta relacio- a con la experiencia de caer, Si es sostenido con seguri- y mecido, levantado o depositado, los movimientos con 87 una temporaria ausencia de peso le permiten volver a sent © acunado en los fluidos uterinos 7 el cuerpo de Ta madre. ragar con la gravedad se parece a volar. ima amenaza, el suelo ¢s el lugar del abandono o Ta super contra la que se golpeara si lo dejan caer, Ningiin nfo pubs! secre dentro de la matriz, pero sf fuera de cla, EI miedo & mcr conduce 2 una contraccion del organismo, 2 Ta congelar ‘cién del flujo de las sensaciones y de Tas corrien\cs agradables del cuerpo. También Teva a la impresion de tas paueas prise vas del reflejo de alarma subyacentes en todas las ulteriores pautas de tension neurética. Wilhelm Reich describe como Sigue la angustia cle caida en un infante de tres semanns inal de la tercera semana de vida se presenté una agucs aia ioc aida Se produjo cuando nfo fue tomado o todo y depestado de espaldas sobre ia mesa. No results claro <¢ amedliate si exe movimiento habia sido demasiado répido, os imfamiento de la piel precipi Ia angustia de caida. De todos soitien el niio empez a Horar violentamente, retrajo los brazos aaoe buseando apoyo, traié de udelantar Ta cabeza, demoste so towra angustia en los ojos, no era posible ranquilizari. [Al dia siguiente Reich observ6 que ef oméplato derecho ¥ el brazo del mismo lado estaban retraidos y tenfan meng Srovitidad que-el brazo izquierdo. Durante su ataque oe angustia el nifio habia tensado sus miisculos como ara sos wneise, Reich desctibe lo que sucede ante el sébito rephegit “Ne la bioenergia (orgdn) desde la periferia del cuerpo hacis el centro. stsonneién de core ined peeepsén ine sas ae parr el excep, de In peda de Seto se delice que equi del : cae ean exe nen ca ee Errno En otro-contexto desarrollaremos todas las.consecuencias de la angustia de caida, Por el momento basta con que esta- blezcamos que cl modo como manipulemos al nifio en esas primeras horas y esos primeros dias establece pautas basicas atinentes la mancra como él sostiene su cuerpo, a su organi- zacin muscular mientras resiste y se pone, o se rinde a la gravedad. La cuarta wansicién es la lransicién alimentaria, que tiene lugar cuando el infante toma su primer alimento externo y su sistema digestivo aprende a funcionar lentamente. Esta es una transicién mas prolongada, que puede extenderse varias semanas. S¢ la sucle denominar “forma de establecerse”. Mientras que el cordén umbilical le aseguraba al feto una pro- vision constante de comida, el recién nacido sélo tiene una conexién temporaria, el acoplamiento de boca y pevon. Es sig- nificative que el cordén umbilical tenga la longitud exacta para permitir que la madre se ponga el nifio al pecho antes del corte de ese cordén o del desprendimicnto de la placenta, Sin duda la accin de amamantar provoca una liberacién hor- monal que cierra la provision de sangre al titero ¢ induce con- tracciones —precisamente lo que se necesita para reducir el riesgo de hemorragia. infante tiene que aprender a coordinar los movimientos de beber y respirar, para no ahogarse levando leche a los pul- mones, 0 provocarse dolor de estémago por Hevar aire a los intestinos, Sus tendencias aulorreguladoras s6lo pucden actuar en presencia de una madre lo sulicicntemente sensible 4 sus propios ritmos como para adaptar el flujo alimentario a la demanda del nifio, aprendiendo a distinguir el Ianto de thambre del Hanto de malestar, tal vez debido a gases. En este ‘periodo es tan comin cl dolor que se Jo Tama “célico de los tres meses”, Bevan-Browne, pediatra de Nueva Zclanda, ha descrito de qué modo la relacién de lactancia es la primera experiencia we bo 89 CCC Gece Ce CCE (i Ceccea det bebé en la que tiene que buscar activamente Is Fuchlt del flimento y fijarse a ella. En inglés, Ia palabra rooting Care go") con la que se deseriben los movimientes qe reatiza la cabeza del bebé de Jado a lado cuando @ste busca See gubaya que se trata de un restablecimiento, a Ta¥8s Co 7 oes del arraigo que podia darse por sentado dentro cc matriz a través del ombligo. ‘exte instinto o tendencia Ja amamos tendencia copulate eee Gp los mamiferos y el hombre esta tendencin copwlas® noes ina imporiarciasuprema en Tos primeros meses de Vibs: anndemos seialar que el infante tiene una necescad Urge resje copular con una persona, a saber, con la euad’es Pot we io del pezdn y fa boca, y esta necesidad trasciende /2 Gh mectaidad de mantenimiento quimico. En otras palabras, Tnamar es una experiencia sensual que inclaye: 1, Sensaciones intensas derivadas del contacto de los labios, la Tengua y el paladar con el pezén. 2 Sensaciones provenientes del contacto de la na ta con el pecho. : 4, Sensaciones generales de suavidad y calide2. if. Sensationes de ser envucito, sostenido o abrazado, 5. Olores corporales de la madre. 6. Sensaciones de satisfaccién en Ja boca, yel estémago por recibir leche bia +7, Sonidos adecuados emitidos por la madre. E, Sensaciones en las manos de acaricia,estrujary Ga" palms ditas al pecho. 1. Smpresiones visuates de le expe ia y la mee Ia faringe, el es6fago cesion facial de Ta madre. 1a suerte de hacer la experiencia de Jeno y realizador suelen presentar 1¢ es cl prototipo del orgasmo lores del Los nifios que denen I mamar en este sentido pl al total, qu una respuesta corporal total, ¢ p del adulto, EJ reflejo de succion se convierte en tembl ‘cuerpo, los brazos y las pieras: un orgasme oral. 90 Bidlogos del Peckham Health Center reconocieron las sutilezas del proceso de aprender a relacionarse no s6lo con el estado de animo de la madre, sino también con Ja admisién de alimento externo. Después del nacimicnito, ef nifo tiene que alimentarse a tra- vés de su propio canal alimentario, todos los Srganos que lo conforman estén listos para su uso. Pero no puede doriinar de inmediato cl empleo de esos Srganos, del mismo modo que no pucde usar en seguida las picrnas para caminar ni los ojos para ver: Es un aprendiz desde el momento de nacer, ast como to fue en el interior de la matrix, El infante tiene que aprender el proceso de asimilacién de la leche por medio de su aparato digestivo, Asi, uno de los primeros signos que el bidlogo busca con la vida del recién nacido es su establecimiento, entendiendo por esto quc ha dominado el proceso de la digestién de la leche de Ja madre. El establecimiento se reconoce por el aspecto general de! nifo, que pierde lo que a veces es un semblante angustiado y siempre preocupado, y adquiere serenidad. Su cuerpo ¢s lleno, no le sobra pic}; cuando esti despierto tienc los ojos bien abier- tos, y en los intervalos duerme profunds y pacificamente como tun animalite satisfecho. Un recién nacido satisfecho alterna entre periodos de amamantamicnto y periodos de suefio, pero también experi- menta que ninguno de esos procesos es intemporal. El aco- plamiento al seno es un comportainiento receptivo activo —capaz de establecer los cimientos del contacto y la termina- cién del contacto en la vida ulterior—. Los periodos de inmersin en el flujo de la leche y el contacto con el pecho alternan con periods despiertos de contacto y manipulacién gencrales con la madre, igualmente basicos para cl desarrollo de un bien arraigado sentido del self. Se sucle decir que el contacto visual con la madre no se desarralla hasta por lo menos cuatro semanas después del nacimiento, pero la obra de Le Boyer y otros sugicre que puede estar presente desde 1 como sigue los ojos de mucho antes. Miriam Dror describ’ su hija Alissa: Sent slit un maravilloso cuerpo escurridizo llene de vido, y ali entaba ella sobre mi, alzdndose sobre sus manitas y MY ae fen ojos como nunea te Hafan mirado antes, Yes cS scene Io que aun no he logrado reflejar ev palabras 00 0 rritva tomado ni una bocanada de aire del mundo, 1 aaneectada a tai cuerpo'y Fespirando por cl cordén umblhit Y cocesbargo... con una sabiduria que esti mucho més 0 ot sje comprension, La mirada segura y aaeguradors me OG) susponso,Sé que tai corazén dio un alto y que fs Jes OUT nevimos on un espacio fucra del tiempo durante ose intereambio. °5 [Ast Hlegamos alos dolores dela transicin, pues Jas transiio- nes mencionadas hasta ahora son basicas para el emergers enticlo de si mismo del nifo fuera del Gero. Blas pdt ser experiencias que nutren y lenan el cuerpo ca hee 0 Bien experiencias que To estresan y To pliegan en nudos y_gritos de dolor. ‘Una paciente de padecid cuatro terror al trueno, y ; precipitandose en olas furiosas a través Pr edanos. Mott comenta cl origen biol6g Francis Mott tuvo una pesadilla en la que dos especificos: terror a los relémpagos, Terror al viento huracanado y terror al agua ‘de una brecha en los 10 de esos miedos: 1 cee relrnagoncvcoon oid ht 6 ot Sere oot ote rede 92 boca. En suma, mi paciente nunca se abri6 a la recepei6n libre ‘miedo del mundo, y asi habia seguido siendo un indi y duo fetal. Mott ha construido toda una teoria del desarrollo huma- no —que él denominé “biosintesis"— a partir de esta com- prension‘de la naturaleza de Ja transicién entre la matriz y cl mundo externo. Pues si el arraigo basico de una persona en el mundo se cénvierte en una experiencia chocante u horrible, de modo que los érganos de contacto sélo se despliegan de manera yacilante, queda minada, debilitada o destruida la base dé la seguridad en cl mundo, en el propio cuerpo 0 entre los cuerpos de los otros. En mi prictica, yo me he basa- do en esta tcoria y, como el concepto es esencial para mi tra- bajo terapéutico, adopté ese mismo nombre (“biosintesis"), como ya lo he sefialado. Antes de la aparicién del lenguaje, antes de que se pro- nuncie la primera palabra, ya est constituido el sentido bas co de la identidad (o de su falta). Fluye desde cl molde de las pulsaciones umbilicales que se detienen cuando se corta el cordén y son reemplazadas por los ritmos de la respiracién y el amamantamiento. Es inducido por el contacto de piel con piel, que reemplaza al movimiento del fluido uterino sobre el Tanugo, y los sonidos ritmicos de la voz que acaricia el ofdo, familiar desde el perfodo intrauterino. Surge de los movi- mientos espontineos del cuerpo que, contenidos durante nueve meses en los fluidos amortiguadgres de la matriz, ahora se despliegan y hacen la experiencia de la infinitud y la solider, de la tierra. Le dan forma las tensiones y relajaciones de los miisculos en respuesta a Ta gravedad. El recién nacido ha legado a la tierra y Jo manipulan los progenitores. Las complejas relaciones sociales de su particu- lar lugar del mundo lo rodean por todas partes, pero todavia no tiene conciencia de ellas. Desnudo de cultura, aguarda el 93 yo 1+ proceso de condicionamiento que conduce a la formacién del Seardcter. NOTAS y 1 pick Read, Grantley: Revlation of Cidbirdh, Heinemann, 1916, a ace Rete The Trauma of Birt, Harcourt & Brace, 1929 (Trad iw Rant orauma del naciniento, Buenos Aires, Paidés, 1972.) 8 Janox, Arthur: Imprints, Sphere, 1985, i ‘Wguanger, Sheila: The Experience of Childbirth, Penguin. 1972. Hekes © Montague, Ashley: Touching, Harper & Row, 197). Be ¢ Casserley, Norman: citado en LifeNeus, 22 de enero de 1978. a 7 Grof, Stanislav: Realms of the Human Unconscious, Viking, 1975. pW 4 Vatay, Pierre: Gildtrth withou Peay Hotcinson, 100) ipo @ Temon, Constance: "The normal second stage of EDOU, Journal of ie Obstetrics and Gynaecology, 64, 6, 1987. : 0 Petersen, Fred: Experiences in Obstetrics. ty Lake Franks "Bisth trauma, claustrophobia and LSD therapy", Ener } gy and Characte, 4,1, 1973. 12 Rinker, Barbara: "Delivery procedures that endanger = mother's life", Good Howseherping, agosto de 1975. ws Seliagen, Zelig: em Newser ofthe Institute of Bimenergaic Analsis, 8 de septiembre de 1975. iss eialy Ritter, Jean: “An orgonomic functionalist theory of Dinth", Orgononic Punctionatisn, 1, 2 de marzo de 1954 1s utah’ bree eThe prevention of neurosis, selEregulation from birth fon”, Journal of Biedynamic Peychology, 1, 1980 ve Sen Michael: *Orgonomic practice in obstetrics’ Orgonomie Medicine, 1 de junio de 1955. a einen, Theodor: Sensitive Chaos, Anthroposophical Publishing House, 1965. 1 Bonitch, Valerie: “Beginnings”, Handfuls of Light Abbotsbury, 3971, wo Le Boyer, Frederick: Birth without Violent, Wildwood House, 1975 2 Sindenbladh, Lik: Water Babies, Black, 1988. 2 Morgan, Blaine: The Descent of Woman, Stein 8 D2Y, 1972. ® Ree, Wilhelm: “Falling anxiety in an infanc of three weeks", en Cancer Biopathy, Orgone Tnstitate Press, 1948. 04 Bevan-Browne, Mut Sources of Le and Fea, Allen 8 Uni van and Fees, Allen 8 Unwin, 1950. Pears, I y Crocker, La The Peckham Health Bxperiment, Allen & Mots, Francis: The Universal Desi i i 1952, cal Design of Birth, David McKay, Filadlfia, 5, CABEZA, CORAZON Y HARA La inorfologia dinamica del cuerpo Continuande con el informe de los dos Gitimos capitulos sobre el desarrollo embrionario y posnatal temprano, pode- mos:empezar a ver de qué modo la historia embriolégica se expresu en el cuerpo adulto. Por lo tanto, en este capitulo pondremos énfasis en la comprensién de algunos aspectos de la constitucién corporal y en Ia relacién entre las capas embrionarias y el desarrollo regional del cuerpo. Pasamos de los process formativos a las estructuras, de la historia de la vida en e] dtero a la morfologfa del cuerpo. Los tres reinos embrionarios se diferencian en Jas tres regiones primordiales del cuerpo. Los principales érganos ectodérmicos, salvo Ia piel, estin concentrados en la cabeza: Jos ojos, los ofdos, la nariz, Ja lengua, el cerebro, El centro organizador de los principales misculos del cuerpo y de la | estructura ésea del esqueleto es la columna vertebral, con sus cextensiones de los brazos, las piernas y la cabeza —la estructu- ra externa de esta iltima puede usarse como un quinto miem- ro, por ejemplo en la postura yoga cabeza abajo, o en cl des- censo por el canal del parto—. La columna y las extremidades son los principales érganos ejecutivos del mesodermo. Los © érganos internos del tronco, los pulmones y las visceras abdo- { minales, se pueden pensar como el principal depésito de energfa de] cndodermo. Podemos ver la morfologia del cuerpo en términos del © modo como estén vinculadas esas tres regiones de Ta cabeza, la EF columna vertebral y los 6rganos internos. ! Las tres principales 97 CEECCEECE CE CCCCTEE CCCCE articulaciones del cuerpo vinculan esas tres regiones. La oe se articula con la columna vertebral en Ia base del cuello- Si 6 uello estd tenso, se interrumpe cl flujo conectivo entre