Está en la página 1de 25
HUMOR POLITICO EN TIEMPOS DE REPRESION clarin, 1973-1983 florencia levin 4- Sobre el miedo y el terror | Lanacionalizaci6n del humor gréficd de Clarin coincidis con ur cielo violento y represivo, permanentemente retroalimen- tado y exacerbado hasta el paroxismo, que culminé en el terrors mo de Estado, Lucgo de la muerte le Juan Ih: Perén, mientras el peronigmo en cl gobicrno se desgarraba intetiamente, el Ejercito Revolucionario del Pueblé (ERP) y Moy yemprendieron tn proceso detente mbiarizaciéa yislifientoyencuyo mar. sete i mn sechestfosyasedinatos «empresas y figuras pibieas estidas t guarmiciones militares Para ehtonces serie de fuerzas fepresivas palaestati- ee ela sale viens 0s de las jones polit maltarés de a equierda petonista y no perohista,eoueraleliteds tes de orginizaciones politcas no armadas, contra obre - std, yal van dos meses que’ no apareee por casa” (14/9/76: 44) Vacilantes y escurridizas, estas vifetas de Fontanarrosa reduplic: laincertidumbre, la ambigtiedad y el vacfo ptopios del crjmen ladesaparicién, : Por ésa mistha época'se publicé una insta vfieta de Homtang: srosa eit la cual un brazo, que ha perdido al resto del cucipo, est siendo atendido en uri consultorio médico,| Alk,un-enfermero lo sostiene, como micntras €l aiigso Inyeceién) en la shano, inten rceictemere tn na var Erne pia nl ie| "ado me pertenece, 192 HUMOR POLATICO EN TIEMPOS DE REPRESION SOBRE HLMIRDO ¥ HLLTERROR 193 tranquilizar alj"paciente”: “Indudablemente édobe casos son muy | dovorsoe pee aoa apleamasiu cla yy verso | 4 se le pasa. A vef, cierre el put... cierre el piso...” (figira 21, 2/4/76: 32). | Con todas sus fragilidades y evanescen inaciones, estos pequeiisimos act és 1 diario Clarin contribuyeron al p 60). En este caso, el empleo del humor negro, lejos de suavizar el ‘efecto perturbador de la vinta, lo potencia. (Esto es asf en tanto 1 remate del chiste no supone una ruptura femitica con lo que Plantea cl dibujo sino que, contrariamente, agrega un importante sus vacilafiones ciones humoristicas a los pedidos de = P opus y recursos de jel crimen de la desap: amparo de allegados de flesaparecidos. Fs referencias fueron dle una politica concentracionaria que aplicé el terroratrafés del Particularmente vsibles en el espacio d¢ Landi durante los peo- a indeterminacinide la informacign brindada. es afios del terrorismo de Estado, Landrii pinté, a un asustado ratén qi ‘un recurso de amy una conexién légica por violaciones de los desechos humanos (Schindel, 2003] 812). En octubje de ese afio se publied en La Prensa la primefa soli- Jos Desaparecidos” reclamando verdad. Pocos meses md tarde én ofrecia en taph fragmentos de una declaracién|de Vi- ‘ante periodistas japgneses donde angumefitaba que fla de- de algunas personas es una consecutncia no deseada j de esta guerra” (13/12/77) y Clarén anunciaba e} tapa las declare | ciones de dictador segiin las cuales “son 4000 dete: idos" (18/12/77, ambas cn Blaustein y Zul 2221). Por ehtonces, las referencias sobre “desaparicionds” de sa Ge la superficle humoristica del diaiio. Sin embargo, aparecieton algunas marcas de sy cara muda. fin una vifleta de Ian publitadaa fines de mayo de 1977 una mujel pueblerirfa sube el balde fe agua de un pézo y se éncuentra conhuesos huknanos en el recipiente (una mano, un brazo, otro huesb mas...).aima-. § iodo tafser, | subversiva (3/6/76: 13, Inf. Gi 2 so, aparecisen fExodo"| que recrea un que solo se halla ¢l conseije, que esté limp Todos renunciaron. Si detuvieron a su he redacle un t curso de habeas corpus y\ traigamelo antes} de b de fe tarde” (2/10/77: 6, Polic.). De modo similar, en las|nayi |navidades de 1978, en una viictadel mismo antor, um pavo se presenta ante un je gado solicitaido un recurso de amparo arte la|inmingneia los preparativos de la mesa de fin de afio.(“Pavo", 28/19/78: 18, Tegal Inf, Gral,). Estas menciones, ciertamente esdasas, formaron del proceso d¢ reinscripcién del desapare envel sist pero, como dice Estela Schindel, al precio conpus,a vestigios (2008: 311). Entre las artes de la magia y los pronést tre ausencias, flenuncias, restos, la desaparidid en ef humor grafico re ron io fempa tee palo de los poco cles de contrac de one toil y seman del men de de pemon Vso min tomo, sua 122 aca una eeferenciatobre la ddsaparicién en diario Orinia en torno al golpe de estado, 194, HUMOR POLITICO EN TIEMPOS DE REPRESION DISCURSOS poco repre querer appl genta tuvo necesariamesjte una dimensién publi iva: Distiftas voces construyeroh representaciones sobre responsables: activistas, guerrilleros, terroristas, ccenarios, subversivos, apitridas, la izquierda, la derécha,Ia uierda a ultraderech, bandas de signo opuestb... apareck idada”, al cabs, & dimensién puramente discursiva (si'es que tal-cdsa pudierd verdad ser dislada) del enfrentamiento de fuerzas| Sin embal como apunta Marina Francé, hacia 1975 el binomio subversi antisubversifn se transformd en hegemonico y sostuvo el pro izacién del univerfo de las iaquierdas que acompaiy (2012: 256-7) | Seip en la pilesta en circulacion del comple y variado cnframado categorial reproduciendo y fragmentos|y discursos. Y también contribuy6 términos y ¢iertas formulas a través de las cuales defini6, de ms o mends explic 16 determinadlas “versiones” 4) tornaron hh geménicas articip, como el rbsto de loslme- dios de prefsa, en el proceyo de demonizacién del "delincuynte subversivo”finextricable lece- sidad de su/aniq lido del ERP del ocupar la guarni igs de 1974, el didrio rompic ricio sobre el tema ile la v Mc para referilse a ‘provocaciones” de “minorfas anfiargentinds” a | | 128 Puede versa deny exhausts hisorzain de eon ena dog ncurses (inclines a normal de xtadee ctepeiin en Franco, 2012 SOBRE ELMIEDO ¥ FL TERROR 195 las que catalogé como “subversic rente a la provocacion’ 28/1/74: 10). Reseiudinanaet Brifica con gopas de los copa: ficatlas con fines propagandisticos o de + Publicado af 16 com sarcasmo a la le los sectores radicalizados del peronismo a el gobiertio. All se observa a un padre ique acude con su hijo al despach in minjstro intentando *acomodarla” en la adninistracion pica en funcén desu exif ayectoing la sido secuestlador, y fuyo 18 entra, lia” (25/8/75; 9, i este cartoon se ¢sté trefiriendo, como sugiere, a Ia ineorparaciéi det tenden l gobierno, enue ums imylonane deengs ginacién. temporal, puesto que fue publicad6,en, pleno rnanda, to de Lass, eaya gestion marea la derechigcin del gopiern ta Mas explicito todavia, otto, cartoon titulade KJuventud Peroni ta” representé de modo.genérico a tres “compaiieros” distuti do en tomo a una mesa; i Pertenece). ered enh 1 en ones oe 196 HUMOR POLITICO EN TIEMPOS DE REPRESION dba oficar una Geremonia matrimonial falta a iglesia pata ir “a copar un destadamento policial” (17/4/74: 25, Polic.). En este caso, aun cuando ho hay referen , dente la alusin al movimiento de los Sat lados con la orgaslizacion M En este contexto, y a la luz dé la tendenc demonizar a la “izquierda subversiva”, se resignifica la nut serie de los matones de Crist y Fontanarrosa ue insist: Ja criminalizacién de la ultraderecha. Sin embargo, no fu Jas tinicas menciones en el diario. Hacia fines dé 1975 la al hito algunas yeferéncias ailadas a la represi6n pat de las actividades de custodios de + del medio tiriematografica” de estos grupos cuya desc evoca los thismos estereotipos que Crist y Fontanarrosa lizaron para construir la ishagen de las patotas y los activjstas (“Intranquilizantes custodigs”, 21/8/75: 6, Pe hacia el trainé final del gobierno de Isabel Per “necesidad|de dar a la lucha antisubversiva un respaldo leg dispensable (...] para que no se incurra em la teffacién de gjere citar la repfesién fuera de las leyes” y para que se garantice|que “ios ee de compte" no sagan ae el Estado ("BI estado de necesidad”, 22/11/75). . par st. parte, constr en “Comando” la representaci6n gratfica de uri grupo de abtivistas, algunos fuertemente armados, que parece dar cuenta| mas bien de los imagiriarios sobre “ia violencift de derecha, oe tambin era Henunciada inscip enn ano entramado categorial del momento. EI mismo, tmucho tiempo ada “Subyersién”, dn la te el ministro del interior de Alejando Lanusce ro Mor Roig: *Ratifico mi denuncia: los responsables de la vi Gia son Jol comandos parileles", da una imagen’ qie ad duplicaa la canicatra de ambos personajes» Ik propia del humorista (8/3/73: 7) kido | SOBRE EL MIEDO Y EL-TERROR 197 Laigos meses después de la instauracton del régimen militar, Clarin volvi6 « pronunciarse cuando hablé db la existencia de “grupos de un sigho radicalmente opuesto” hnte los cuales el Estado se crigia como actor neutral y los milit{res como “las tro- pas que estén arrollando al enemigo” ("Los defechos humanos", 16/9/76: 8, y "El frenite interno”, 18/12/76: 6). Desde la con. tratapa del diario, sin embargo, se dejaron off otros puntos de vista. Fontanarrosa, por ejemplo, 036 Dupe Jas representa: ciones hegeménicas ironizando sobre la suptlesta peligrosidad del “cnemigo apatrida”: “Pero Alberto tiene mucha confusi6n toman|Gynar [nombre de 1" (9/10/76: 82) y cuestions ta inteligencia de las fuerzas del Bloque capitalista: “Ya sé que vamos ganando 2 Jos rusos en esta carrera por la conquista dé Marte. Pero hay algo que me da mala es 2 (12/10/76: 48), i Peuser {nombre de una famosa guia de calles de Buenos Aires] y unos talones de cheljues de viajero (28/8/76), | | fod * mente contraptiestos, Ids hilos de las tramak discursivad de lal convenger mucho) , euantlo el repus s a jutificat 0 matizar los excess Lomeltidos por los inilitares que hdbfa sostpnido en su linea edrorial Hurante loe Aiios de mayor botencl repesva, para volcase 4 su clo en 198 HUMOK FOLITICO EN’ THEMPOS DE REPRESION SOBRE EL MIEDO Y EL TERROR 199 B cionesy stuacionesbanales del vida | an sido decapitados. Sin embargo loo oportandder en estas series a waves de ll apa de elementos extemporineos como cura] quia etulioe de ‘evn que remiten ait Argentina dela Thple A. tras emociones se anuidan en cambio can aquellos ots ye a epenicén era dekcamada y oneal de eaucherio, i aplitaion de-picana elécrien, Jas cjecuciones clandestinas, la “caza de las libres”. En esos casos, [as representactones devoliron imagenes el suftiminta exe smo de persomjesreduc|dos a meras vétimas. Tal como fueron ‘nciaron a hombres comunesycorientes, eT Juiciamiento, inientras los humoristas de Clarin defene}traban or miormado en elmarco de mee laiséurso antimilitar.* ANTE EL HORROR humor grifico debuté en Clarén e gentina signada por el asesinato; la tortura personas en el marco de un estado de creciente excepci que devine terrorismo de Estado (Pittaluga, 2010; Franc lidad 2019). estrategias humoristic idad” o| perversion” Iotap te eax igo fubyersivo". Por ofkhpatte, estos ‘con}¢retas a la clandestinidad: ¥ tambi Melo Hndgends rela ga,ly mas en gendral fembros niforina- | dos de las Fuerzas Armadas que por entonces patecian disociatios del conflictol entre las bandas de izquierdaly de ae y.como “inieo actor Capaz de sacar a la Argentina dl caos, | La contemplacién del padecimiento de fstos personhjes a ma- | mas sensaciones que la de aquellas victimab'de encapuchados en | escenarios re pretencia del cE mejor dicho, visibles~aspectos horrorosos qué:al mismo|tiempo estaban iostrados y velados, Algunas lo hicieron de modp relati+ vamentd digerible, toda: vee que ofrecian salvoconductos alescena- rios remotos en tiempo espacio. Particularmente, la reckeacién Ge escenarias remotos como Ia Inquisici6n y Ih Francia jxeobina ubicarop al lector como| un espectador que observa con |relativa istancip Ta tragedia ajena. En estos casos, el Humor negto sirvis ademés como mecanisino de descarga de displdcer por! ice represehtadas, y al mismo tempo penmitié ubjear a los hiuertos avin de'este lado del mundo al retratarlos coul|gestos, prpocupa- | 135 Bl argumento de I “excesos? habia sda plantiado por la ‘ion militar yretomado por linea editorial ef marzo de 1 Ia percepei6h de la en sefed matables (Schink cocasiones las/imagenes hi tituyeron Ja subjetivid que deja tare de a aa que Mea democrncis E | cay comvvencia’, 1/8/77 6 cl desticado me pertenece) a | Sonos oben aln“agresi ubvenia®comp respon li i T 200 HUMOR POLITICO EN TIEMPOS DE REPRESION Qué es lo que inoviizaron exactamente estas vfietas en los lee tores del diario'¢s algo que no se puede Los Aistintos niveles He implicacién y/o infor que ocurria sin duda ¢ondicionaron la recepe imagenes y de tantisimas owas, ai como las caracterfstichs sib ada lector del diario que reparé en ellas. Como sea, éstas tempshinas representaciones sobre el horror ¥ el terror claidestino cor taron abiertamente con el tratamiento que se hizo del terro1 afios de la transicién demoer velacién de la magnitud del crimen:de fa desapz las imiplicancias de la metodologia represiva asi como también df los nuevos pacios y conserisos dociales, este tipo de dscenas no fueron irrepetibles dentro del género humoriticojen el diarip (al ‘menos hasta él momento de Ia asuncién de Rati Alfonsin) bino 0. que, adem, resultaban impensables de acuerdo con los m consensos de to que puede ser representad ylo que SOBRE FL: MIEDO ¥ EL TERROR 201 Figura 1, 12/2/74 <4 202 HUMOR POLITICO EN TIEMPOS DE REPRESION Figura 4, 10/11/73 1 ~-l) 204 HUMOR POLITICO EN TIEMPOS DE REPRESION SOBRE EL MIEDO Y FL TERKOR 20; Figura 9, 28/6/75 206 HUMOR POLITICO EN THEMPOS SOBRE HL MTEDO ¥ EL TERROR 207 Figura 11, SOBRE EL MIEDO Y EL. TERROR 209 Figura 17, 29/9/73 9/31/6308 nL 96/b a Te wang [_Ysowevirlos 6