Está en la página 1de 2

La senda flamenca de Velázquez. Las meninas. Un ensayo político. Por Xisco Bernal.

Velázquez (…) va más allá al dar la vuelta al cuadro de Van Eyck y representar en el espejo a los retratados y situar en primer plano lo que estaba en el espejo” (1,17).

Todos admitimos que Las meninas es una pintura descomunal. Pero de las cosas descomunales se nos escapa casi todo si no nos detenemos a contemplarlas detenidamente. Yo me aprovecho de Las meninas para entender mejor el mundo. Para entender mejor mi mundo y también cómo no a Velázquez. Porque Velázquez forma una parte fundamental de mi mundo. Como Cervantes. Como Shakespeare y Dante.

de mi mundo. Como Cervantes. Como Shakespeare y Dante. Calvo Serraller se contentó con decir lo

Calvo Serraller se contentó con decir lo de dar la vuelta al cuadro. Pero hay más. Y lo vamos a ver fácilmente. ¿Qué trata de conseguir Velázquez dándole la vuelta al cuadro de Van Eyck ? Yo creo que pretende algo parecido a lo que pretendía Goya en 1800 con el retrato de la família de Carlos

IV. Acercar la familia real al pueblo que gobernaba. La monarquía es un régimen político populista.

Y como tal opuesto a la democracia burguesa y al poder de la propia burguesía. A las monarquías

les resulta rentable un acercamiento populista que desdibuje cualquier rasgo elitista que se les pueda

pegar como consecuencia de la cercanía a las clases aristocráticas que lo rodean. Actualmente los monarcas no necesitan las pinturas, pero sí las imágenes de la televisión que los presentan contínuamente cerca del pueblo. Sólo cuando dimiten o estan cerca de hacerlo permiten a los medios una publicación de sus actividades más elitistas como la caza de elefantes en África. Velázquez cumple com su cometido de pintor real.

Y esto no es una acción aislada en una pintura determinada. La supresión del tema principal del

primer plano relegándolo al final es una constante en su obra. Cristo en casa de Marta y María. Las hilanderas. Hasta la La rendición de Breda, con esos cuartos traseros del caballo en primer plano.

A destacar que dónde no hay personajes notables no se produce ese traslado al último plano de la

cuestión principal. Vieja friendo huevos. Los tres músicos. Los borrachos.

Vemos, pues, la rotundidad del mensaje de monárquico de Velázquez enfrentado directamente con el mensaje burgués de la pintura flamenca de su tiempo. ¿Se puede hablar de un correspondencia de causa efecto entre las dos pinturas? Yo creo que sí. Aunque no soy capaz de saber que fue primero si el huevo o la gallina creo que entre ambas pinturas existe una clara relación de oposición que diseña sus líneas fundamentales.

Bibliografía:

La senda española de los artistas flamencos, Fundación Amigos del Museo del Prado, Galaxia Gutenberg, 2009.

Intereses relacionados