Está en la página 1de 196
j vt nt | En el Jardin de la Paz Gufa Matrimonial S6lo para Hombres Por El Rabino Shalom Arush Director de las Instituciones ‘Jut shel Jesed’— ‘Hilo de Bondad’ Autor de: ‘Enel Jardin de la Fe’ ‘La Sabiduria Femenina’ ‘Enel Jardin de la Riqueza’ ‘En el Jardin de la Sabiduria’ ‘En el Jardin de los Anhelos’ ‘En los Campos del Bosque’ ‘Lax Puertas de la Gratitud’ ‘Educacién con Amor’ Y otros libros mas Elul 5772 — Septiembre 2012 : a | : i COPYRIGHT © 2012 Instituciones ‘Jut shel Jesed’ © Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este libro puede ser traducida, reproducida, archivada en ningim sistema y de ninguna mancra, electrénica, mecénica, fotocopiada o grabada o de cualquier otra manera, sin el consentimiento previo, por escrito, del autor. En todo lo relacionado con este libro, distribucién y encargos, pot favor ponerse en contacto con: Instituciones ‘Jut shel Jesed’ — ‘Hilo de Bondad’ Tel: 972-52-2240696 www.myemuna.com Apartado Postal: 50226, Jerusalén, Isracl = Traduccin: Yonatén D. Galed Disetio y compaginacién: Eye See Productions 972-2-S821453 Imprimido en Tsrael ANI Aprobaciones Rabinicas Presentamos extractos de algurios de 1 aprobaciones que hemos recibide de las princi rabinicas de esta generacién para la versién origi Moro’: elogios y figuras de este “Se ha alegrado mi corazén y mi alma se deleité al leer las paginas del libro ‘En el Jardin de la Paz’ que brillan con palabras luminosas... Es la obra de un artista, el brillante, justo y humilde Rabino Shalom Arush shlit’a, pleno de ‘conocimiento de Tord... quien ilumina la oscuridad como la Juz del dia... Que goce de muchos das felices...”. ~Gran Rabino Ovadia Yosef shlit’a El Rishon LeTBion yel Presi {el Consejo de los Sabios dela Tort “Me siento impresionado hasta lo mds profundo de mi alma ante este libro tan valioso e importante ‘En el Jardin de la Paz’, que trata el tema de la paz hogarefia y el honor a la mujer-y aproxima la Redencién por medio de invocar fa Presencia Divina en cada hogar, a través de la verdadera paz matrimonial y él mutuo respero... Este libro debe encontrarse en cada casa, y cada uno deberia esforzarse en difundirlo hasta que no haya hogar alguno que no lo tenga... Que quien obtenga este libro sea bendecido con todas las bendiciones posibles, Amén..." ~Rab{ Eliezer Berland shlit’a Presidente dela Yesbivd ‘Shion Bann’ Ferusaléa *Contactindonos se pueden obtener tanto las demés aprobaciones ‘como las cartas originales en dete 3. eee | 4) Bimelfardin dela Paz | i . Deseo felicitar a mi estimado amigo, conocido por su enorme difusion de la fe auténtica, el brillante Rabino Shalom Arush shlit”a, diréctor de las Instituciones ‘Jut shel Jesed’ de Jerusalén, Sus magnificos libros y CDs ya han sido aceptados en forma masiva en todo el mundo y ahora también i el nuevo libro: ‘En el Jardin de la Paz’ que trata el tema | de la paz matrimonial y la solidaridad familiar. Se trata de | tun libro que muestra generacion necesita en forma urgente, (pues vemios con nuestros propios ojos cudntos hogares son | destruidos por las disputas y los enfrentamientos... Aquel : que distribuye este libro, Io estudia en forma independiente 0 lo enseiia a los demas, esté benefictando enormemenie a la sociedad en general...” sscowitz shlit”a ‘Ashdod, Isree] ~Rabi Naftali AY. ELRebe deM “Pelicitaciones por la publicacién de los excepcionales libros del Rabino Shalom Arush shiit”a ‘En el Jardin de la Fe’, ‘En el Jardin de los Anhelos’, En e1 Jardin de 1a Pax’ ‘En el Jardin de la Riqueca’, ‘En los Campos del Bosque’, ‘La Sabiduria Femenina’ y los demds... Estos libros deben encontrarse en cada casa, para fortalecer ast fas bases de la auténtica fe.” ~Rabi Yehuda Zeev Leibowitz 22 ‘Autor de “Or Levi Ziv Yehud", Minjat Yehuda, y tos Advertencia Importante: jA las mujeres les esta prohibido leer este libro! En un matrimonio, cada uno de los cémyages carga con la plena responsabilidad del éxito matrimonial. Por lo tento, cada uno de cllos debe aprender las obligaciones especificas quelecorresponden, y ciertamente no ocuparse si su pareja cumple 0 no con sus obligaciones. Cuando uno est ocupado evaluando Ia conducta de su cOnyuge, lo mas probable es que descuide sus propios deberes. Lo que es atin peor, es que cuando nos concentramos en los defectos de nuestra pareja, legamos inevitablemente a la frustracion y @ la disputa. Por otra parte, los esfuerzos unilaterales de uno de los integrantes de Ta pareja de cumplir con sus propias obligaciones, llevan a una ‘mejor atmésfera hogarefia y causan una influencia positiva en su ‘compafiero. Cuando cada uno se esfuerza por cumplir sus propias obligaciones, ciertamente logra que la paz reine en su hogar. ie, como este libro trata esencialmente de tos dbligaciones de un marido respecto asu esposa yno puede a la mjer.en absoluto ~ sino perjudicar sus relaciones conyugales, ja las mujeres les esté estrictamente prohibido leerto! Para es0 yo he escrito un libro que se dirige tinicamente a las mujeres titulado ‘La Sabiduria Femenina — En el Jardin de la Paz para Mujeres? y que esté prohibido leer a los hombres. Espero que esta advertencia sea suficientemente clara y comprensible y que cada mujer sepa abstenerse de su lectura, total © parcial. Toda mujer debe rezar que st esposo logre seguir los consejos de este libro y que también ella pueda cumplir con sus propias obligacioues hacia su marido, de modo que juntos puedan lograr y disfrutar de la dulce y buena vida que proviene de una ‘auténtica paz matrimonial 6 | EnelJardin deta Paz Bendigo a cada mujer que presta atencién a estas palabras de advertencia y resiste la tentaciGn de leer este libro, con verdadera paz, armonfa ida, abundancia material y espiritual, alegria y felicidad, satisfacciones de sus nifios y que, con la ayuda del Creador, crezcan justos, bendecidos y ‘exitosos caminando por el buen camino jAménl Con la bendicién de 1 Tord, Rabino Shalom Arush Indice | 7 indice Aprobaciones Rabinicas 3 Advertencia Importante 5 Nota del Traductor: Prefacio de la Edici6n Espafiola 13 Prefacio del Autor: El Camino al Paraiso 7 Capitulo Uno: El Precepto Principal 2 ‘Quedarse soltero + Fl Célibe Santo shlit”a + ELExcelso Sabio y Pilar de Bondad shiit"a + Un gran mensaje + Repetir y memorizar + Auto-correccién + El verdadero objetivo Capitulo Dos: Sin Criticas 37 El bonor de la esposa + El fundamento principal + jEnfasis! Tu esposa es tu espejo * Observa y ya entenderds Tu ‘espejo personal” lupa + Espejo o tribulaciones Reflejo de lo interior + Un espejo pare quien es digno ¢Por qué se rié Sera? + El sol y Ta luna + Un altavoz La Grabadora 0 El Audio casete + Aclaracién El camino correcto + Revés al revés Capitulo Tres: El Primer Lugar 69 El eje principal + Una lista innecesaria + El oxigeno de 1a mujer + Dar de tu tiempo + jAtenciénl jNo te duermas en la guardia! + Cuidar las inversiones + Una gran ganancia La rafz.* Un cortocircuito en la comunicacién + jS¢ sabio! ‘Ejemplo de una plegaria » “Hacia tu esposo serd tu deseo” 8 | EnelJardin dela Paz Como mono frente al ser humano + Educaciéa de los hijos El padre compasivo * Un gran ahorro Hijastros + Sustento Carrera + ;Sin comparaciones! + La proteccién de la mirada ‘La entrada a casa + {Hasta d6nde el honor? + Tista es a Tor Sin nervios + Una justa oculta ‘(Todo lo mio y to de ustedes — de ella es!” + Una reunién urgente + Escuchar al rabino Capitulo Cuatro: Ser Varén m1 Una causa perdida? + “Varéa y hembra El los cre6...”" jComienza 2 madurat! + Recordatorio Capitulo Cinco: Honra a Tu Esposa 125 La Belleze de ella + {Por qué se queja tanto? + “Pero ti sobrepasss a todas” + Honor + ,Quién manda aqui? Cumplir con las obligaciones + jIluminar, no criticar! ‘Honre y serés honrado Capitulo Seis: “Frente a Frente” 143 Elbuen camino * Un cuerpo problemitico + Atencién o pasién Amor u odio * Ond— El Precepto de las relaciones intimas Cireulo vicioso + Liberarse del infiemo + Santidad » Paz al alejado * Un gran castigo + No te engafies * Comenzar a trabajar * Hay esperanza + |Advertencia importante! Capitulo Siete: Un Hogar de Plegaria 167 ‘Esta es turectificacién + Subiendo de nivel » Cuando se trabaja ~ todo es para bien + Un final feliz + Paz por medio de la plegaria + El poder de unos sesenta minutos + Una asombrosa transformacién + Bl porqué + La mitigacién de los Juicios “Le haré una ayuda ~ frente a 1” + Cada hombre debe tener su ‘hora’ tl Indice | 9 Capitulo Ocho: Hacia un Hogar Feliz 189 (Ou0s dos hermuanos... + Tu templo personal + Un Paraiso en este mundo + La importancia de la guia matrimonial Las disciptinas de la Tord + La perfecci6n de la Creacién “No es bueno que el hombre esté solo” + Amor a Ia caridad Alfombra roja + Los pobres de tu casa tienen la prioridad ‘La gratitad Las consecuencias de la ingratitud Llevar a la préctica + Aprender a sonrefr + {Ingratitud? — qué horrible! « “Finalmente renegard de los favores del Creador” Gratitud hacia el Creador Capitulo Nueve: “Lo Mas Grande es la Paz” 213 La bendicién de la paz + La fuente de todo el bien + ;Por ‘encima de todo! + Nada se pierde con la paz.* ;Quién es digno de honor? « La paz vale més que toda fornma * ;Compasién o crueldad? + “Honra a tu padre y a tu madre” + Ast es, Sendas de paz-* Aspirara lo mejor Un problema fundamental La verdad sale a la luz + Una gran Brecha + No hay ningén error + La santa limitacién + La luz de la Tord * No existen los caminos cortos + El ejemplo contrario + Tener los ojos en la cabeza * Gozar de la vida juntos + El paraiso Capitulo Diez: La Prueba Principal 247 La paz en el hogar depende del nivel de la fe * Contento con Jo suyo + ;Afuera de casal + Estar atento a les insinuaciones ©;Conmigo esta todo bien!” + La falta de fe ~ la tinica dificultad * Malos consejos ‘Un nuevo comienzo + Un regalo maravilloso + Una precipitacién Saténica acusaciones! + Proyecto de recuperacién + El divorcio * Bajo el ojo de la Evmnd * La orientacién adecuada * Heridas del corazin + Elimina la ira de tu corazén + {El fin de las disputas o s6lo el comienzo? ‘La verdadera solucién + Falta de conocimiento + Ia lujuria {Quin es el perturbador? + Crisis emocional * Todavia no cs tarde * Mirar hacia adelante * Perdén y di Sacar conclusiones * {Qué seré de los nifios? * La ue Capitulo Once: Un Hombre de Valor 281 Asumir responsabilidad + Es tu problema + La luz del alma de la esposa + Las joyas de Ia espose « No seas mezquino Olvidate del dinero + Ve a trabajar « El manejo correcto ‘No seas tacatlo +jEsto me pertenece! * Un buen marido Capitulo Doce: En el Jardin del Edén 295 ‘Tiempos dificiles + El primer afio de matrimonio Saber la diferencia + La esencia de la mujer Alegrar a la mujer + El corazén * Un ofdo atento El honor de la esposa + El amor + Rostros resplandevientes Dar una mano * La eseala de méritos * La Emmund Dos mujeres en casa + La pereza * Afligir a la espose Discusiones y mas discusiones + Un tirano en casa * Disputas sofocantes + Sin presionar * Las mentiras + Auto-correceién Apéndice I: La Basqueda de Pareja 349 cl terreno + Buenos resgos de carter « Comienza el trabajo Sin fantasfas * El arrogante slo pierde + La eleccién esté en tus manos + La circunstancia presente es la que cuenta | | Apéndice Il: Instrucciones para el Futuro Esposo 359 La vida mas bella» Prepérate para la vida + El dia de la boda Primera etapa: La Ketubd— El Contrato Matrimonial El poder de dar + Texto de la Ketuba Ponte a trabajar! El Precepto ] respeto a la esposa * Todo y “de verdad” los derechos conyugales Testigos legales Ketubd Kashér + ;a estés casado? + Segunda etapa —Ponerle elvelo alanovia « Tercera etapa ~ Bajo la Jupd+ La bendicién del vino + La bendicién del compromiso matrimonial Ketuba + La edquisici6a, el juramento y la firma * Li Bendiciones’ matrimoniales Recordar la destruceién * Sintesis + Disfruta la dalzara La preparaci6n principal - Las plegatias del dia de la boda Glosario 390 “Shehejetdmu" + La lectura “M. st tension Seaman Nota del Traductor: Prefacio de la Edicion Espafiola “En el Jardin de la Fe’, el primer libro del Rabino Shalom Arush, ha abierto nuevos caminos de esperanza y felicidad a mes de personas alrededor del mundo. Como eseribi6 un, ‘vida esté dividida en dos partes antes de leer “En je la Fe” y después de leerio”, Con este comentario Las palabras del Rabino Arush son una bebida refrescante para un alma seca. Eles un experto ‘médico del alma’ que con. habilidad cura los males de la gente con una secreta panacea espiritual que ha pasado de generacién en generacién — la Enuné, Ys suténtica y pura fe en el Todopoderoso Creador del Universo. Todos aquellos que han tenido el privilegio de conocer al rabino de cerca, pueden atestiguar sin reservas: jEL meticulosamente practica lo que ensefia y predical No hay duda alguna que fuimos bendecidos con wn pilar indiscutible de Emund y paz matrimonial en nuestra generacién. Decenas de miles de personas s6lo en Israel Legan a a puerta del Rabino Shalom Arush, entre ellos muchos que sufren dificultades matrimoniales consideradas infeconciliables. Es incontable la enorme cantidad de matrimonios que ha salvado con sus consejos y su guia. Précticamente incapaz de seguir con la orientacién priv de tanta gente, el Rabino Arash di matrimonial titulado “En el Jardin de la Paz’ pare hombres, y otro para mujeres titulado ‘La Sabiduria Femenina — En el Jardin de la Paz para Mujeres’, Tal como en el caso de ‘En el Jardin de la Fe’, estos libros se i 14 | EnelJardindelaPaz transformaron en un éxito de libreria al poco tiempo de salir alaluz, “En el Jardin de la Paz’ ha tenido un éxito fenomenal tanto en sus traducciones y ha sido reconocido “En el Jardin de la Paz’? Si no, Iéalo y vuelya dentro de tres semanas”. La mayor parte de esas personas munca vuelve... Un viejo refién dice que los ganadores no tienen que excusarse por haber ganado cl juego, mientras que los petdedores estén Llenos de excusas por haberlo perdido. Con este libro, ya no hay més excusas. Los consejos del Rabino Arush, firmemente basados en la Tord y en las enseftanzas de los grandes Justos de las generaciones —los mayores ‘Smédicos del alma’ que alguna ver existieron-, son profundos y pricticos, efectivos y ficiles de entender. Todo hombre que hhonestamente pondré en préctica sus consejos, ciertamente ‘verd una mejora significativa en todos los aspectos de su vida ¥, en especial, en su vida de matrimonio. Querido lector, este libro conocido también como “La guia ‘matrimonial para el verdadero arin” sacara Jo mejor de ti como hombre, marido y padre. Si ain no has encontrado ta “media naranja”, si ya has celebrado tus bodas de oro, o si acabas de comenzar tu vida matrimonial, “En el Jardin de Ja Paz’ se transformard répidamente en tu fiel compafiero y guia. Con le ayuda del Creador, se ha hecho todo lo posible para conservar el sabor, la intencién y la hermosa simplicidad del estilo original de las palabras del autor, adaptindolas a nuestro eeeecceee Nota del Traductor: Prefacio dea Edicion Espatola | 15 piblico de habla hispana. Por lo tanto, cualquier error en este libro es debido anicamente a la traduccién y no al autor. infinitas. gracias Rey de reyes, el Creador del Universo, por habernos permitido llevar cabo este proyecto y habernos acompafiado por camino hasta llegar a tenerlo en muestras manos! Deseamos también expresar nuestras gracias sinceras y muchas bendiciones a tod que nos han apoyado como a todos aquellos « especialmente a (por orden alfabético): A. Kabaz, C. Galed, D. Kripicer, G. Heffes y S. Efrati. See la Voluntad del Creador que gocen de los frutos de este libro, que merezcan una vida larga, sana, feliz y plena de ‘que vean crecer & sus descendientes como gente recta y justa, Amén, por supuesto, deseamos expresar muestra més profunda al Rabino Shalom Arush mismo, quien tanto nos ado con sus nobles ensefianzas y... jsonrisas! Que ‘HaShem lo bendiga siempre, como también a toda su fami ¥ asus alunos alrededor del mundo, con toda abundancia espiritual y material, ;Amén! Jerusalén, Elul 5772 - Septiembre 2012 Prefacio del Autor: El Camino al Paraiso matrimonio. El rabi me dio dos breves pero fundamentales ‘consejos, que descubrieron ser reglas esenciales para toda la vida, Pricticamente, este libro deriva de esos dos consejos recibidos, interiorizados, meditados y trabajados durante afios. De esos dos maravillosos ¢ invaluables diamantes, sus consejos, tuve el mérito de escribir une guia completa y practica para lograr la paz doméstica de la que ya millares 4de parejas han sacado provecho, ahorrandose asi la amargura de los conflictos, la afliccién, el divorcio, el sufrimiento y la miseria, y reconocido que la vida matrimonial puede y debe ser una vida feliz y enriquecedora. Cada uno debe saber muy bien: En comparacién con un hogar donde reina la paz, el Parafso mismo puede ser definido como sélo una pequefia sucursal de esa casa, Un hogar de paz posce todas las caracterfsticas del Jardin del Edéa en este mundo terrenal. Por ef contrario, el inferno mismo es s6lo la pequefia sucursal del hogar que no conoce le armonfa, ‘pues no hay peor infiemno y sufrimiento que vivir en una casa donde reina la discordia. ‘Ademés, la perfeccién de nuestro mundo, o sea la ‘Redencién Final’ del Pueblo de Israel y del mundo entero, epende totalmente de la paz que reina en los hogares. Sélo donde reina le paz la Presencia Divina puede morar, y cuanto mas Presencia Divina haya en ¢] mundo més mereceremos y acercaremos la Redencién. La paz es la fuente de toda bendicién y todo lo bueno en este mundo, desde la abundancia material pasando por ¥ que rece para poder cumplir y poner en En le mayoria de los casos, esa frialdad ¢ indiferencia frente al enojo de la esposa, no provienen en absoluto de las ides de tranquilided y paciencia del marido. La prueba es que en otras circunstancias en las que tenia ‘que conducirse con calma y frialdad, él es quien estalla con enojo e impaciencia. Pero cuando su mujer se enoja con él, se mantiene maravillosamente tranquilo y calmo destacéndose como el gran justo frente a la “bruja malvada”, En realidad, es ésa la obra exitosa de su Mala Inclinacién que lo lleva al orgullo para destruir asi Ia paz con su esposa, El sufrimiento de su esposa tendria que haber tocado su corazin y hacerle despertar de su apatfa, animéndolo a buscar el mensaje Divino y la causa del pesar de su esposa que se ‘manifiesta en sus ataques de c6lera. En general, el mensaje es de lo més simple: a mujer esta angustiada y el marido debe buscar la causa y asf poder ‘calmar a su esposa. Si el hombre se examiné y descubrié ser sini sraiaineieseichsie sta alia ti amiariaiasentssii mame, Capftulo Dos: Sin Criticas. | 49 ‘un marido modelo que nunca critica a su esposa y Ie da todo Jo que ella necesita, fisica y emocionalmente, y atin ella se enoja tremendamente, debe saber que le insinian desde el Cielo que todavia existe en él la c6lera y debe examinarse profundamente y trabajar para desarraigarla por completo. Reflejo de lo interior La esposa es un espejo del interior del hombre, no de su exterior. Es verdad que con un profundo andlisis de su interior, el hombre podria ver sus abundantes fallas y defectos. Sin embergo, como ya mencionamos, Is navureleza del hombre Je leva a cubrir y hacer borrosa la verdad de su interior. Le es mas agradable al hombre creer que todo esté bien ¥ no tiene que cambiar. Sin embargo, al saber que su esposa es el espejo de su interior, puede ver fo que tiene que rectificar, escudrifiar en s{ mismo, y descubrir la verdad. Entonces, descubriré. su verdadera dimensién interior con todos sus muchos defectos, y podré empezar a trabajar para resolverlos y lograr su perfecci6n. Lamentablemente, muchos maridos vienen @ mi con quejas sobre sus mujeres, y cuando les explico que sus esposas simplemente reflejan sus propios defectos, ellos lo rechazan y no lo pueden aceptar. Esto demuestra claramente que no ‘rabajan sobre si mismos, desmienten sus privaciones y 20 tienen ninguna voluntad de corregirse y mejorar. ‘Solo cuando el hombre tiene una verdadera y fuerte voluntad de conocerse y saber qué es lo que debe rectificar, 8 decir que hace una hora diaria de Hirbodedie donde realiza un examen de conciencia, repasa de todo lo que hizo desde ayer hasta hoy y quiere corregir todo lo necesario, entonces el Creador Mismo Je estimula a saber lo que debe rectificar. Este hombre ya no necesita recibir alusiones groseras por ‘medio de su esposa, En consecuencia, su vide transeurre con 50 | EnelJardindela Paz tranquilidad y aquellas cosas que no ha logrado detectar en Jos momentos de reflexién, el Creador puede transmitirselas por medio de sn esposaespejo, en forma sutil, Pero al que prefiere practicar la politica del avestruz y esconder su cabeza en | ignorando sus fallas, es necesario despertario y canmoverlo mostrando sus defectos en su esposa con un lente de aumento. Y si ni eso lo hace reaccionar, es sefial que esté totalmente lejos de su auto- rectificacién, Un espejo para quien es digno El gran Justo y cabalista de siglo dieciséis, el Rabi Abraham Azulai zt”, autor del libro Jesed LeAvrahdh gran Justo Rabi Jaim Yosef David Azulai (el Jide) también explica el fundamento que fa esposa es el espejo de su marido. Elrabino explica que-ya que el Creador dirige-el mundo segin la regla de ‘Medida por Medida’, entonces en la forma que el hombre se conduce con el Creador, asi su esposa se conduce con él. Por ejemplo — si un hombre se rebela contra HaShem, su esposa también se rebelard contra él, y asf sucede en todo tipo de situaciones. Es muy comin que el marido crea ser un buen esposo y no legue a comprender por qué sumujerno le hace caso. Segin la Emund, 61 debe saber que es simplemente una menifestacién 4el mencionado principio de ‘Medida por Medida’. Tal como €1:mismo no le hace caso al Creador y se rebela, sn esposa se rebela contra él. Esto no es una forma de castigo sino todo Jo contrario — es una manifestacién de la Compasién Divina éesignada a animarlo a corzegir su conducta a fin de acercarle al Creador. “En consecuencia”, escribe Rabf Abraham Azul, “todo hombre que se conduce rectamente segin Ia Tord y cuya ‘esposa se rebela contra él, debe saber que él es el causante...”. (Capitulo Dos: Sin Crsticas. | 51 {Cudl es la intenci6n del Rabi Azulai? zAcaso el que no se conduce rectamente segin la Tord carece de espejo? La respuesta es que el que no trata de adquirir las cualidades que ce la Tord, entonces cuando su esposa lo critique o to idles ‘yiolento y agresivo, In esposa le tendré miedo y no le diré ni una sola palabra, se cuidard de cometer el menor error y se doblegard por el terror que le produce la forma en que él puede reaccionar, y aunque ella se conduzea como un éngel, ‘yano es su espejo pues él lo hizo estallar hace tiempo... Solamente un hombre con una auténtica voluntad de superarse y que se conduce con delicadeza, con tolerancia xy humildad, puede ser merecedor de que st esposa sea st espejo. Un hombre como éste, que honra y ama a su esposa, puede atribuir el comportamiento irracional de ella a sus propias deficiencias. Entonces, en vez de enfadarse con ella, le esiard agradecido, empezar a conocerse a s{ mismo y sabré lo que debe rectificar. gPor qué se rié Sara? En la secci6n.semanal de la Tord Vaierd, prometen Ios angeles a Abraham, muestro Patriarca, que era muy viejo y aiin no habfa engendrado hijos, que en el término de un aio Sara engendraria un hijo. Sara, estando en lo més profundo de la tienda, oye sus palabras y se rie de esa noticia imaginaria, Por eso HaShem reprende # Abraham y le pregunta: “;Por “,Acaso ella no tiene fe en Mi que tengo el mn hijo a pesar de su edad?”. Tnmedistamente surge Ja siguiente pregunta: yPor qué HaShem se ditige a Abraham con ese reclamo? Sara también eraprofetiza, ¢ incluso superior a Abraham. :Por qué entonces 52 | Enel Jardin dela Paz HaShem no se dirigié directamente a ella por su falta de fe manifestada en su risa? Aqui podemos entender el concepto que Ia mujer refleja el nivel espiritual de su esposo y lo que ella hace mal, tiene como raiz un defecto en su marido, ¥ aunque no podriamos entender esto en forma alguna por el inmenso nivel espiritual de nuestro Patriarca Abraham, sin embargo, en relacién 2 ‘su grandeza, tenia una cierta falla en su Emund, Jo que se ‘expres6 en forma de risa en Sara, su esposa. Es por eso que el Creador se dirigié a Abraham con el reclamo y no a ella, ya que en su risa indicaba cierta falla en su marido. Elsoly la luna Segiin la Cabalé, Ia parte esotérica de la Tord, regla goncra! en la Creacién, el hombre es la mujer es la ‘mekab ‘en reeibe. Asi como ocurre con el sol y Ia huna—en un ni ‘marido se asemeja al sol y 1a esposa a la luna. “oscuridad” de la esposa tiene como origen une falta en su marido, o sea una “iluminaci6n” deficiente de parte de él. A un esposo que falla en trabajar sobre si mismo Yy mejorar sus rasgos de cardcter le es imposible iluminar a su esposa. ‘Ya que cl marido es el dador, debe siempre honrar a stu esposa, proporcionarle calidez, amor, alegria, seguridad, y ser 1una fuente de fe para ella. Contrariamente, cuando el marido llega a su casa queriendo recibir ya sea honores, comprensién, atencién, etc., de hecho lo que hace es asumir la caracteristica espiritual de la mujer. Aunque hay momentos en los que la esposa es la que da, esto es sélo una manifestacién de que ‘HaShem quiere mostrarle que se complace de él y pot lo tanto Capttulo Dos: Sin Criticas | 53 Jo anima por medio de su esposa, insimuandole que esté yendo por el camino correcto, En efecto, el hombre recibe lo que merece, si merece ser animado y respetado, Jo seré, y si merece unos golpes y desprecio, es exactamente lo que recibiré, Un altavoz, ‘La mujer est “programada” integramente por el Creador. No sélo que ella es el espejo de su esposo, sino que también funciona como un altavoz del Creador, por el cual fe habla al hombre. Esto se parece al caso dé una persona que habla en un cuarto por un micréfono, y otre persona le escucha por medio de un altavoz en otro cuarto. Si escucha gritos € insultos en su contra por medio del le pasaria porta ‘mente enojarse con el altavoz, contestarle, pelearse o discutir con &1?? ;Por supuesto que no! Un hombre normal buscaria ‘2 quien esté hablando por el micréfon0 y con él ajustaria ‘cuentas por los insultos. Lomismo ocurre con el hombre que oye las voeiferaciones, quejas y los desprecios de su esposa. Ella es sélo el altavoz, © megéfono del Creador que se expresa a través de ella. Por consiguiente, no debe reaccionat niresponder, sino escucharlo que HaShem Je esta diciendo através de su mujer. Alresponder a las humillaciones expresadas por su esposa, es comparable a.qlguien que se enfrenta al altavoz y lo maldice... ‘La grabadora o el audio casete La mmijer también se parece a una grabadora 0 un radiocasete del Creador, en la que El introduce casetes segiin lo necesario. Cuando desea estimular al marido — Bl introduce en Ia espose—grabadora un casete de consuelo, fortalecimiento, etc. Y cuando Je quiere Hamar la atenci6a y estinmularlo, fl eoloca en la “grabadore”, un casete de injurias 54| Enel Jardin deta Paz ¢ imprecaciones. Entonees, tiene sentido alain culpar a un casete e insultarlo de vuelta? Rs ridiculo. Asi es exactamente entre marido y esposa. La mujer simplemente reproduce ol mensaje de HaShem, y el esposo tiene que escuchar y prestac atencién no importa eudn desagradable sea, realizar una introspeccin de si mismo y ver eémo puede corregitse, pero ciertamente no pelear con la grabadora, Es obvio que si el marido no se comporta adecuadamente ‘con su esposa es esa una causa por sf misma de los insultos y Jas quejas que le llegan de ella, pero en muchos casos podemos ‘yer que no hay relacién alguna entre el comportamiento del hombre y las reacciones de su esposa. A menudo el marido es hhumillado y despreciado por su esposa augue su conduzca sea ejemplar y la trate con respeto. {Por qué? Porque si HaShem quiere comunicarte algo, lo hard por intermedio de ella, Eso no depende en forma alguna del comportamiento directo del esposo hacia su mujer, sino de los actos ocultos que sélo él y HaShem conocen. Por lo tanto debe tratar de entender qué es lo que el Creador quiere comunicarle y qué tiene que comregit, ‘Vamos a tomar como ejemplo a Daniel. Daniel es un marido ‘bueno y considerado. Siempre llega a tiemapo @ casa, ayuda a su mujer y esté atento a todas sus necesidades, Cierto dia Daniel llegé tarde de hacer las compras para el fin de semana, con bolsas llenas de los productos y dulces favoritos de su espose, sin que ella tenga que pedirselo, Al poner su pig en la entrada de la casa, ve que su esposa parece un tigre Tisto para atacer. Inmediatamente comienza a gritarle, a burnillarlo, y a pelearse con él: Daniel no puede entender qué le pasa a st. cesposa y por qué clia esté tan enojada con é. sis35): “tan pronto como coms de él... y seréis ‘como Dios”, Por lo tanto, como rectificacién de aquel pecado, todo hombre esté obligado a amular su ego y su orgull anteponer los descos de su esposa a los de él mismo. que escucha, respetarla y protegerla. Sac deseos por los de ella, ie provee necesaria de su alma, desarraigando la arrogancia y su tendencia inherente al egofsmo y al orgullo. A un nivel esotérico, esto también es uma correccién del pecado de Adén, el pecado del orguil ‘Sojuzgando su ogo, el marido repare ls herejia del principio de “Con mi propia fuerza y el poder de mi meno”, Esto le abre el camino a la Emund, que es la adquisicion esy més alta que puede sofiar en este mundo. Un marido que con ‘mucho gusto anula su propia voluntad frente a Ja yoruntad de su esposa, evita huchas, argumentos, dolores de cabeza y muchos malos sentimientos. Con la dicia matrimonial, libre de dedicar su tiempo y su enerefa a cualquier tarea que debe hacer. El rez0, el arrepentimiento y la humildad le ayudarin a alcanzar ese objetivo. 3) Ya que el pecado de Adén consistié en que él, por su propia libre voluntad, eligié obedecer a su mujer cuando le estaba probibido hacerlo, por lo tanto de acuerdo al principio cespiritual de ‘Medida por Medida’, ahora él esta obligado a escuchar a su esposa, aun cuando sea en contra de su propia voluntad... Capitulo Tres: Ht Primer Lugar | 85 Como mono frente al ser humano Ademés de Ie voluntad de dar prioridad a las necesidades y los deseos de su mujer, el esposo necesita expresar el primer lugar que ella ocupa en su vida por medio de, no sélo simples ‘cumplidos, sino alabanzas que la coloquen en el mas alto sitio cen todos ios Ambitos: en el campo de la belleza—ella es lamas bella, en el campo de la cocina — ella es fa mejor cocinera, y asi en otros aspectos: ella es la més sabia, la mas buena, 1a més delicada, etc. En el sagrado libro del Zohar se menciona que Adan alabé a nuestra madre Eva como la més bella de las mujeres y que todas las demés en comparacién, eran como un mono frente al hombre. Por lo tanto, ef marido también debe utilizar expresiones como esa, para mostratle claramente a su mujer que es incomparable. Y¥ en particular en aquellos aspectos en los que ella se siente amenazada, él debe salir de su reserva y expresarse de tal forma que disipe todo temor. Por ejemplo, si ella sostiene que su suegra cocina mejor que ella, él debe negarlo y decir que la forma de cocinar de su madre no alcenza ni un millonésimo de su nivel. ¥ asf, en todos los aspectos, si hay una mujer que es considcrada exitosa en algtin campo, debe amular esos Exitos frente a las habilidades de su esposa. Educacién de los hijos Este tema del ‘primer lugar’ es el fundamento de la vide conyugel, Si el marido se acuerde de esto en momentos de conflictos y fricciones, sabré exactamente eémo conducirse para proservar la paz doméstica y tratar fos problemas de manera edecuada. - La educacién de los niflos es muchas veces tema de fricciones. A veces la madre pierde le paciencia con sus nifios y reacciona airadamente, con voz alta incluso con una 86 | TnelJardin deta Paz palmada. Hse es el momento en que el marido se encuentra a jentonces demostrard que los niflos son mas importantes que ella! Al hacer esto, él transgrede el fundamento del ‘primer lugar’ y de inmediato se desmorona la paz. hogareita. Elmarido tiene quereconocer que ugran “clemencia’ Jos niffos es simplemente la astucia de la Mala Inclinacién, Esa misericordia hacia sus hijos es, en realidad, una crueldad hacia su mujer. {Qué le hizo determinar que es necesario apiadarse més de ellos que de ella? (Esto comprueba que sus hijos le son més importantes que su esposa! Adomis, ef marido debe reflexionar: ¢Por qué su esposa esti gritando? ~ jdebido a que es una mujer satistecha y contenta? jPor supuesto que no! Una esposa feliz es una madre paciente y alegre, Por lo tanto, si ella les grita y se comporta de tal forma significa que no esté contenta; y si ella no est contenta, es porque no le da la sensacién de que ocupa el primer lugar que le corresponde. ¥ ahora, en lugar de darse cuenta que su mujer no esté satisfecha y encontrar la manera de tranguilizarla y hacecle sentir que ella es lo més importante, él actia en forma totalmente opuesta: la regafia, defiende a los nifios, y le denmestra que es real su sensacién y que de verdad no ocupa el primer lugar en su vida. Asi él echa sal en la herida, y su mujer se siente lastimada hasta el fondo de su alma. Desde Juego, ahora estaré todavia més nerviosa y los nifios seran los primexos que suftirén las consecuencias Resulta que aquella false compasién, ademés de crueldad hacia su esposa, es tambiéa crueldad hacia los mismos hijos que tanto quiso “proteger”. gPor qué? Porque ademis de las Teprimendas que recibirén, el dafio que les haré la falta de paz Capitulo Tres: El Primer Lagar | 87 cen el hogar seré mucho més grave, ya que los acompafiard a Jo largo de sus vidas. Por otro lado, si el marido tiene la inteligencia de apiadarse de su esposa, defenderla y justificar su actitud, ét obtendra entonces grandes ganancias: ‘La primera: Cuando su mujer sienta que él esté de su lado, se calmaré y asi él babré protegido a los niflos de verdad. La segunda: Esta es una ‘oportunidad de oro” para demostrarle a su mujer que ella es lo més importante para él Porque en relacién con los nitfos, existe una ventaja adicional al darle una mayor importancia a la esposa. Para la mujer ésa es una verdadera demostracién que ella ocupa el iugar primordial en le vida de su esposo, puesto que sabe muy bien cuénto él ama a los niflos. Por lo tanto, al estar de su parte, es Ja mayor alabanza para la mujer; y con mas raz6a en los ‘momentos ea que ella ge enoja con ellos. La tercera ganancia: Después de que se tranquilice Ja situacién, el marido podré dedicarse a le verdadera educacién de los niffos, es decir, acercarse a ellos y hablarles en forma tranquila y emorosa, deciles que los ama y que deben ocuparse de no contrariar a su madre y hacer todo lo posible para que ella no se aflija, Debe hablar mucho con ellos y decirles: “Observen cuénto mamé trabaje por nosotros, cuanto se esfuerza y se dedica dela matiana a la noche para atendernos. Se preocupa que tengamos ropa limpia y comida sabrosa, limpia la casa, compra lo necesario, etc. Debemos ser agradecidos con mamé, y con més razén no ser ingratos y no pensar que ella s6lo tiene deberes hacia nosotros. {Qué podemos decir de mamé? ;Podemos acaso quejarnos de ella? Todo el tiempo debemos agradecerle y alabarla, y por supuesto hacerle caso y ayudarla...”. También es bueno contarles 88 | Enel Jardin dela Paz una historia edificante sobre el respeto que se le debe a la madre. En todo lo relacionado con la educacién de los nifios, Ja importancia de la nocién del ‘primer lugar’ es aun mis evidente. Si el marido hace s6lo un “show”, de boca para fuera, que su esposa cs lo mas importante en su vida, y no introduce este fumdamento muy profundo en su corazén, entonces, en un caso u otro, se evelard la verdad... Como ‘en el caso en que él defienda a sus hijos se le descubrira la verdad a la esposa, que para ¢] ellos son més importantes que ella Pero si el hombre logra captar con profundidad este concepto, no serd entonces una prueba para él porque le estaré bien claro que debe apiadarse de ella, entenderla a ella, y estar al lado de ella. Y ésta es, de hecho, la auténtica compasién que puede tener hacia sus hijos, Si la mamé estaré feliz por el comportamiento de su marido, mejorard su trato hacia sus hijos. Pero si él la hace suftir, este sufrimiento se manifestard en los nifios y los Jastimaré. Elpadre compasive 7 Debemos saber que la base principal de la educacién de los nitfios depende del padre. Cuando el padre es un ejemplo de virtudes, alguien que trabaja sobre sf mismo, sabe contener su enojo, scr paciente, ser conciliatorio, pacifista, humilde, sabe callar cuando le gritan, etc., entonces, al ver qué persona especial es su padre, los nifios lo toman como ejemplo, un modelo de imitacién, y ésta es la base de la educacién, Por lo tanto, en aquellas casas en las que el padre es el que grita e inchuso gotpea, Dios no lo permita, el alma de los nifios se dafia mucho més, Por otra parte, cuando Ia madre cs la que tiende al enojo — el dafio es menor, porque después de todo, los nifios conocen su corazén tierno y su naturaleza Capitulo Tres: EIPrimer Lugar | 69 sensible, y también saben que la mamé esta supeditada a su esposo. ea a su mujer en el primer lugar y munca la critica, ella levantard raramente Ia i ¥ en aquellos casos en embargo, si él le Tams la atencién por eritar y defiende a los nifios, provocaré su amargura y su enojo ya que ella siente que ellos son mas importantes, lo que cansaré que ella les grite aim mis por sudolor..y pres sees ‘Un gran ahorro Comprobamos de nuevo este regla fundamental: Con ‘una poquofia remncia ega un gran beneficio. Tal como al renunciar el esposo a su tiempo, se ahorra el que deberia perder para apaciguar a su mujer, regocijaria e inspirarle de rmuevo Ta confianza, asi en el acto de ceder al no “apiadarse” de los nifios, l gana muchfsimo. No s6lo en asuntos de tiempo u ocupaciones es necesario ceder, sino que en toda prueba donde entra en juego la importancia de la selacién con la mujer, bay que ser juicioso y saber renunciar para no caer ea manos de la Mala Tnclinacién reaccionando segin el instinto, El marido debe saber transmitirlea su esposa el sentimiento que ella ocupa el primer Togar. shorrarin muchos sufrimientos y problemas. El hombre debe rezar mucho sobre este tema, sin dejar pasar un solo dia sin haber rezado por ello. Debe pedirle al Creador que le ayude a conceder a su mujer el primer ingar en su vida, siempre. 90} Enel Jardin dela Paz Hijastros Existen parejas que el marido tiene hijos de un ‘matrimonio anterior viviendo con ellos. Muchas veces a este hombre Ie parece que cualquier observacién de su segunda mujer hacia a sus hijos, cualquier reproche o reacciéa, provienen de que no son sus propios niffos y que no les quiere. jEs neceserio que sepa que esté totalmente equivocado! La verdad es que cualquier trato negativo por parte de ella proviene ‘inica y exclusivamente, del hecho que él no le da la sensacién de ser ella lo més importante para él y que la ama mis que a sus hijos. El resultado es que ella reacciona ‘como todas las dems mujeres, tanto més teniendo wna razén suplementaria para sentirse amenazada, pues sospecha que ellos son més importantes para él, ya que son sus hijos y no los de ella. Sustento Otro ejemplo y prueba para comprobar si de verdad ef marido considera que su mujer se encuentra en el primer Ingar en su vida, ¢s el tema del sustento. ‘Nuestros Sabios ensediaron que el marido debe desembolsar més dinero del que puede permitirse con el fin de honrar 2 sa mujer. El hombre que tiene discusiones con su esposa relacionadas con el dinero debe preguntarse si su mujer ocupa elprimer lugar en su vida, antes que el dinero y todo lo demés. Si 1 aplicara esta regla fundamental se ahorraria entonces ‘muchas disputas y contrariedades. En toda ocasién que su mujer le pida dinero, él debe darle todo lo que tiene — y de buena voluntad, porque aparte de la ciém que tiene de darle sustento, tiene también i6n de demostrarle que ella es més importante que Capitulo Tres: El Primer Lugar. | 1 Carrera Unartista famoso, ocupado en el desarrollo de un proyecto importante, tropez6 con problemas hogareflos. Su esposa sinti6 que el proyecto era més importante para él que ella y de inmediato se opuso a todo ese asunto, Ella empezd a gritarle: f¢ fustidia este proyecto! Es para ti més importante que 5, que fos nifios y que el hogar”. Ademés, agregé que no estaba dispuesta ~de ninguna manera— a que continuase. Por supuesto, toda la casa estall6 en discusiones y tensiones... Cuando vino a consultarme, le ensefté el concepto del aconsejé decirle explicitamente a su mujer sréaba més, que fo abandonari, y sfuerzos y el dinero invertidos en ese proyecto eran insignificantes comparados con ella. E| artista hizo un maravilloso trabajo al poner en préctica mi consejo. Al poco tiempo, su esposa misma empezé a impulsarle a completar el proyecto y hasta hizo todo esfuerzo posible para ayudarle @ levarlo a cabo. jSin comparaciones! Existe una regla que cada marido debe tomar en cuenta: La més grande competidora de toda mujer — es otra mujer... be el marido cumpli es decir, ino mencionar ni siquiera el nombre de otra mujer en su casa! Si el esposo compara @ sa esposa con otra mujer, en cualquier aspecto que fuese, por ejemplo — si dice que tal mujer tiene un gusto especial para arreglar su cast, 0 que se distingue por su belleza, su sabiduria, etc., aunque Io bage en forma inocente, éste es el peor error que puede cometer, Y con eso empuja a su mujer, no sélo a un lugar secundario, a la titime posicién. Asimismo, dedicar tiempo o atenciéa 92 | EnelJardin dela Paz cualquier otra mujer en el mundo (ni mencionar observar a otra mujer), es simplemente algo que ella no puede tolerar. Esti probibido que la mujer tenga Ta sensacién de estar en competencia con cualquier cosa o persona en el mundo, ¥ con més razén con otras mujeres. Ella tiene que sentir ser Ia primera entre todas las mujeres — zquién puede compararsele y quién puede parecérsele?... Aun si el marido la compara ‘con su propia madre, jella sentira celos! Con mds razén si la comparacién es con la madre de él, Dios se apiade... Aunque la madre de él fuese una anciana y poco agraciada mujer, ella Ia celaria y la odiarfa.. La proteccién de la mirada El cuidar el marido sus ojos, que significa no observar a otras mujeres, es esencial de la ubicacién de la esposa en el ‘primer lugar’. Porque, si cl esposo realmente coloca a su esposa en el lugar primordial, je6mo es que observa a otra mujer? Al ver a otra mujer, es inevitable que cl hombre despierte sus instintos masculinos y desee su belleza, y por lo tanto ocasiona una separacién entre él y su esposa, ya que all apartarse de su esposa, ella se aparta de él ‘Yhablamosde unasituacidnen que élse fijaen otrasmujeres cen ausencia de su esposa. Con mas razé6n, si lo hace frente a su mujer, no existe una ofensa mayor a sus sentimientos, Una mujer que ve que su marido observa a otras mujeres, se siente lastimada en varios aspectos. Me comenté una mujer que vio a su marido fijéndose en otras mujeres, y desde ese momento, entré en ella tal espirita de competencia, que si en el pasado se aislaba una hora para leer Salmos y estudiar, ahora se pasaba horas frente al espejo, cocupada sélo con el pensamiento de cémo embellecerse, hasta el punto que se sentia desesperada de vivir asi y queria divorciarse. Capitulo Tres: Et Primer Lugar | 93 Resulta, que un marido que observa y mira a otras mujeres, destruye su propio hogar. En lugar de que su casa sea un hogar de plegarias, de estudio de la Tord, un hogar en el que existe espiritualidad, se convierte en un lugar de materialismo y apetitos. Ademés de los dafios emocionales sufiidos, la mujer que podrla hacer tanto para elevar la espiritualidad del hoger, ahora se interesa s6lo por las vanidadk persona interesada en vanidades y tonterfas. Los esposos que se quejan ante mi que no sienten amor bacia sus esposas, yo sé con toda claridad-, que se fijan en otras mujeres. Por lo tanto, sus corazones se desvian de Ja propia esposa. Esta es una maldad inigualable. Porque es preciso que, para el marido, su mujer ocupe de verdad el Ingar primordial en su vida, lo que significa que no existe en el mundo nada mis importante que ella, Bl debe decirle ~con toda honestidad~ que comparadas con elle, todas las demas ‘mujeres del mundo se parecen a monos, como ya comentamos en nombre del sagrado libro del Zohar. EI marido debe tico y persistente y, aunque su mujer no le crea y le diga: “ze6mo crees? {Yo sé que no soy tan hermosa y que hay muchas mujeres més bellas que yo", i debe insistir y responderle: “(Sobre gustos no hay nada escrito! ;Para mi gusto — tu belleza es la mayor, y todas las demés mujeres se ven feas frente a ti!” ‘Vemos entonces cémo cualquier aspecto de la vida en comin se puede explicar conforme al principio del ‘primer lugar’, y por lo tanto, si el marido lo interioriza, veré c6mo se ‘manifiesta en cada momento, Cuando el marido sabe qu ‘tengo que colocar @ mi mujer en ef primer lugar en mi vida”, y enticnde que debe reflexionar sobre cémo transmitirle esa sensacién y rezar por ello todos los dias, logrard entonces vivir con su esposa en un ambiente de paz y amor. 94 | EnelJardin de la Paz La entrada a casa Es conocida la regla que “todo va tras el comienzo”. Por eso, la entrada del marido al hogar después de un dia saturrado de trabajo o de estudio es de lo més importante, y es el momento adecuado para demostrarle a su esposa que cella ocupa el primer lugar en su vida, Por lo tanto, antes de dedicarse a sus hijos, el hombre de inmediato debe buscar a su esposa diciendo: “Hola! ;Querida? ;Dénde estas? Ah, hola nifios, bola queridos..., pero ante todo necesito ver a mamé. GDénde esta mamé? jAnte todo, mama”. 'Y cuando la vea le diré alegremente y con amor: “Hola querida! {Cémo estas? Necesito hablar contigo unos minutos, ‘pasé todo el dia pensando en ti, jcdmo le has pasado? {Qué tal todo?”. Entonces, se sentaré junto a ella, la estirmulard a hablar, Ic hard preguntas y se interesard por las novedades del dia: “Qué hay de muevo?, je6mo te sientes?, zcomiste algo?” ¥ asi debe interesarse por ella de verd dia, ete. Lo principal es prestarie entrar a casa, lo que le dard la sensaci és valioso que ella en el hogar y que e3 lo interesa. Elhombre debe saber que a la mujerle da una gran vitalidad hablar y contar todas sus vivencies, inclyyendo detalles que podrian parecerle irrelevantes permitisle hablar de todo y contarle todo! E incluso eontarle chismes, ya que ella tiene que sacarse de encima todo lo que tiene en su corazén, Ella tiene que sentir que puede relatarle todo a su marido. Por ese motivo, ef hombre munca le Hamaré la atencién sobre lo que le cuenta pues serfa una horrible traicion a la confianza que ella tiene en él. La escucharé con completa atencién, mientras en su corazin sabré lo que tiene que “filtrar” — como por ejemplo los chismes que esté probibido aceptar. Y por supuesto no Ta criticard, sélo le ‘prestaré completa atencién sin dar entrada en su corazén a las Capitulo Tres: HiPrimerLugar | 95 pabladurias, y asi le dard a ella la oportunidad de desahogarse y, ademés, la salvaré asi de contar todo tipo de calumnias a ‘sus amigas ya que se lo cont6 todo a éi. {Hasta dénde el honor? Uno de mis alumnos estaba por empezar Minjd, la oracién de la tarde, con su grupo de estudios cuando si esposa le telefoneé y le pidié volver a casa inmediatamente. El le respondi6: “Querida si ti quieres voy de inmediato, pero precisamente en este momento estoy por empezar la ‘Minjé, ital vez rezo y Inego voy directamente a casa? Ella le contest6: “No, jven ahora mismo!”. El alumno abandoné rodo de inmediato, y regresé a su casa. Asf es como hay que conducirse, incluso con riesgo de tener que rezar solo en case (ya que segtin la Halajé hay que rezar en un minién, es decir con por lo menos un grupo de diez hombres). Por supnesto hablamos de personas normales que de verdad desean servir a HaShem y no busean pretextos para descuidar Ja oracién colectiva u otros Preceptos. Un marido como éste, que de verdad debe esforzarse para encontrar tiempo para dedicar a su mujer, tiene que estar dispuesto a abandonarlo todo por ella, aunque en ocasiones tenga que sacrificar la osushoras de estudio, Sobreesto se h “La cancelacién momentinea de la Tord, es su realizaci pues el hecho de que la mujer tiene la seguridad que es lo més importante para su marido, le hard ‘liberarlo’ para que sirva al Creador veinticuatro horas al dia Mi estimado maestro, Rabi contaba que cada vez que venta un problema de paz hogarefia, él le solfa decir: “Escucha a lo que tu esposa te pide. Site pide que te quedes en casa, quédate con ella en casa, luego ella te dard un mes de vacaciones”, 96 | Enel Jardin dela Paz Siesto es legitimo para temas concernientes a la Ley Judi, es decir que la Tord permite de vez en cuando anular los rezos colectivos 0 el estudio para darle a la esposa su lugar y su ‘honor, con més razén ast deberia ser con todos los asuntos ‘mundanos, el marido debe estar totalmente dispuesto a dejar de lado todo por su mujer, ya sean citas de negocios, sus hobbies, amigos, etc. Cuando viene un marido a quejarse que su esposa Io coprime, limita sus pasos, no lo libera durante varias horas, no quiere que vaya a sus clases de ‘Tord, jen claro que es ése el resultado de haberle dado la impresién de que hay cosas més importantes que ella. Sélo si el hombre rectifica su comportamiento y le demuestra que ella es su mayor prioridad, de pronto se encontraré liberado de aquella opresién.. Querido marido, ;Debes entenderlo bien! La mujer 0 tione libre albedrio en este asunto. Asi HaShem la ha creado. Ella necesita la atencién de su marido tanto como el aire que respira, Para ella permitirle a su marido salir para ocuparse de algo que le interesa més que ella — equivale a la muerte. Fn consecuencia, no importa qué asunto es tan importante para su esposo, para ella ~ jes su enemigo! Es lo que le arrebata su marido, lo que desvia su atencién, lo que le hace perder Frente a 41 su importancia y su honor, y de inmediato odiard quella cosa, asunto 0 persona y se opondré. Esta es la Tord Es muy importante no malinterpretar lo que hemos aprendido hasta ahora, Nadie debe recibir ia falsa impresién ‘que le esté permitido violar la Tord con el fin de colocar a su esposa en el primer lngar y cumplir con todo lo que le pide. {Los Preceptos de ia Tord con todas las leyes y restricciones de los Sabios deben ser observados al pie de la letra! Es que el smarido debe ser lo bastante inteligente para hacerle sentira su Capitulo Tres ElPrimer Lugar | 97 esposa que elle ocupa el primer Iugar en su vida, sin violar la ‘Tord, y buscar qué es lo que se puede hacer dentro de la gama de la Hala la Ley b {Si querida! (Lo que té quieras! (Ti eres la primera! ¢Deseas que regrese a case? jVoy de inmediato! {I estas ante todo!”. Y de este modo otras expresiones semejantes y auténticas de atencién y de comprensién. En Ja mayoria de los casos, la buena sensacién que causan estas palabras serd suficiente para que ella reduzca sus reclamos y peticiones. Incluso si a veces él renuncia a ciertas cosas importantes por su mujer, como el alumno que renuncié a la oracién colectiva 0 ala clase de Toré, podra completar lo perdido més tarde pero con su espose satisfecha. En muchas ocasiones la mujer solo esté probando al marido ~ya sea en forma consciente 0 no— para comprobar si de verdad ella ocupa el primer luger en su vida. Por supuesto, toda mujer normal sabe que si su marido no va a trabajar 0 2 estudiar, eso afectaré el sustento y otros aspectos de su vida, Por lo tanto le esté prohibido al marido decirle por ejempl “Qué puedo hacer? Tengo que estudiar, tengo que trabaj pues clla ya lo sabe muy bien — pero necesita escuchar que esté,en el primer lugar. Para ella esas palabras representan el més importante regalo que puede recibir de su marido y desea escucharle decirlo claramente. En consecuencia, si el esposi toda ocasion en que Io prueba, el para que se ocupe de sus asuntos. a su mujer ese trato en lo liberaré con facilidad 98 | Eo elJardin de la Paz Sin nervios ‘Algunos hombres empiezan a dar con gran devoci6n sus primeros pasos en cl camino de la Toré y su corazén arde hacia su Padre Celestial, Sin embargo, ellos sufren situaciones de gran tensién en su casa y se preguntan cémo van a colocar a su mujer delante de HaShem, el Creador del Universo, el Rey de reyes... Para empezar, hay que saber con toda seguridad que est bien claro para cualquier persona con criterio y también para Ja mujer misma, que el Creador y le Tord estén por encima de todo. La.cuestién s6lo consiste en darle a la esposa la sensacién aque recibe la exclusiva atenci6n de su marido, que no existe quien pueda competir con ella ~ ni siquiesa HaShem. Y ésta es también la voluntad del Creador Mismo. Por ejemplo: Cuando el marido tiene que irse a una clase ide que se quede en casa. Si él Te a esto?? jHaShem ordené estudiar sentir una gran oposicién hac Por lo tanto, ése no es el camino, él debe decirie: “Querida mia, th ocupas el primer ugar en mi vida, {Qué es lo que deseas? {Con gusto haré Jo que me pides!”. De inmediato, al escuchar esas palabras, le ‘aotitud de ella cambiard y le dejard inmnediatamente dedicarse alo que desea, ya que él Ie dio la buena sensacién que ella no tiene competencia alguna, El ‘primer lugar’ no significa que en la realidad la esposa ‘esmis importante que la Tord. Ella misma sabe que HaShem .cima detodoy noes suvoluntad ser més importante ia simplemente tiene Ja necesidad imterior de sentir Con seguridad, si el marido le da a Ia esposa ella munca le exigiré remunciar la voluntad del Capitulo Tres: El Primer Lugar | 99 Pero, si él le amarga la vida diciéndole todo el tiempo que ‘HaShem y la Tord son ms importantes que ella, entonces se alejaré del camino de la Tord por completo, ¢ incluso podré llegar a exigirle que renuncie al Creador. Hemos visto esto cen numerosos casos, en los que el marido sobrecargé tanto la ‘Ford sobre su mujer, que ella Ileg6 a demandarle que abandone a Tord, 0 en los que ella sola la habfa abandonado, inteligente y ver cémo conciliar las icar sus plegarias rogindole al Creador que le ayude saber conducirse de manera que su esposa sienta a est ante todo, sin transgredir le Halajd. He aqui algunas pautas claves: a) Hay muchos casos en que se puede ser flexible en la aplicacién de la Halaié, y sélo los nervios del marido despiertan en él un imsginario “celo a HaShem” que le hace negarse a ceder frente 2 su mujer, bajo el pretexto que es contrario a la Tord. b) El Creador no le da al hombre una pruebe que no pueda afrontar. En general, basta con reflexionar para encontrar los medios de satisfucer la volumtad de la mujer sin transgredir a Tord, ©) Si el marido le transmite a su esposa, e las cosas que se encuentran dentro de los limites de la Ley Judia, que ella esta ante todo, 61 no Hlegard a la situacién en que su esposa pida algo en contra de la Halajd, ya que cuando una mujer se opove a la Tord es s6lo porque su matido provocs su rechazo al transmitirie la sensacién de competencia, como ya explicamos. @) Si un marido cede ante los pedidos de su esposa, ella a cambio le devolvera el doble, Cuando un marido cierra su libro de estudio de la Tord para hacer un favor o ayudarle a ye 100 | Emel Jardin deta Paz su esposa, él de hecho observa las mismas ensefianzas de Ia Tord. ©) En casos extraordinarios conviene aconsejarse con un rabino experto en problemas de “paz hogarefia”, quién sabré encontrar el camino para conciliar entre lo deseable y lo prictico, sin que se afeoten tanto la paz doméstica como la observancia de la Tord. Una justa oculta “Un marido que desea lograr elevarse espiritualmente tiene que saber que siempre que su esposa esté en el tope de sus preferencias, ella estard llena de alegria y vitalidad. Entonces, 41 podré enfrentar cualquier problema y dificultad y, lo més la se convertiré en una ayudante perfectal; desapareceré, y en las situaciones que ella solia decir “no” —ahora diré “si. Ella, con buena voluntad, te dard su apoyo, colaboracién y estimulo. ‘Y no sélo ella cus is funciones de la mejor forma posible, sino que canalizard hacia su marido abundancia de bendiciones espirituales y materiales, tanto en forma abierta reside en el hogar s6lo por el mérito de ella”. solamente ala subsistencia, sino también a todos ‘6n espiritual, eriar En Ia mujer todo es secreto y oculto, Los méritos de una mujer, sus actos y su influencia, no siempre son visibles. Ella actia entre bastidores. Un marido es visible al piblico Yes elogiado por sus buenas acciones. La gente no nota las acciones de una esposa ya que “Todo el honor de la hija del Rey —esté en su interior” (elmos 48:1, Capftulo Tres: El Primer Lugar | 101 Exteriormente, parece que el éxito y los ingresos dependen el esfuerzo del marido pero, en realidad en forma oculta y secreta, toda la abundancia fhuye desde lo Alto en virtud del alma de la mujer, donde se ocultan propiedades maravillosas y foerzas sublimes, Por medio del honor que el hombre concede a su esposa le Jegan a é] bondades y bendiciones incomparables, como un tesoro que se debe aprender inteligentemente a utilizar para enriquecerse, espiritual y materialmente. “Todo lo mio y lo de ustedes — de ella es!” Se dice “Detrés de cada gran hombre hay una gran muj EU Talmud cuenta el regreso de Rabi Akiva a su hogar despu de una ausencia de aproximadamente veinticuatro afios el permiso de su esposa~para estudiar Tord. Estaba escoltado por decenas de miles de alumnos. Cuando Raquel, su esposa, se acereé para recibirlo, él se dirigié a sus disofpulos y les “Todo lo m{o y lo de ustedes -es realmente todo de ella” \kiva, uno de los mayores lideres espirituales de todos 1P0s, atribuy6 todos sus logros y todo su enorme éxito studio de la Tord y en la formaciin de decenas de miles de discSpulos a su esposa. mn Hay sin embargo que entender las palabras de Rabi Akiva; jacaso verdaderamente todo le pertenece 2 ella? Es verdad que su esposa lo mand6 a estudiar Tord y estuvo de acuerdo que se ausentara de casa durante tantos afios, pero el esfuerzo principal y el sacrificio para estudiar la Tord fueron efectuados por Rabi Akive mismo, sin la activa ayuda de su mujer. ¢{Por qué entonces declaré que foda su Tord y la de sus veinticuatro mil disefpulos le pertenecen a ella?? Rabi Akiva hablé seriamente. El reconocié con claridad completa que era el alma de su esposa que le permitié tener éxito. Fl sabia que el alma de la mujer contiene fuerzas 102 | Enel Jardin dela Paz y cualidades ocultas. Siendo él realmente un gran Sabio y Bigante de le Tord, reconocié que su éxito le pertenecia completamente a ella y no lo atribuyé ni a si mismo ni a sus cesfuerzos. estuviera viva, él habria alcanzado tales niveles espirituales que hubiera podido ascender al Cielo en una tempestad de fuego, no como Elias (Blishn) el Profeta que se elevé al Cielo en el desierto lejos de los ojos bumanos, jsino que lo hnbiera hecho en el mismo centro del mercado frente a todo el mundo! ‘Aparentemente esto no es comprensible. {De qué carecia el Baal Shem Tov? {En qué obstaculiz6 la muerte de su primera cesposa a su elevacion espiritual? Larespuestaees la signiente: Cuando un hombre vive en paz con su mujery esté unido a ella, todas las fuerzas espirituales ocultas dentro del alma de su esposa se asocian con él — y entonces puede elevarse mas y més. Fs la misma diferencia que existe entre una persona gue posee sélo un brazo o una sola piemna y aquella que tiene un cuerpo completo. De la misma manera en lo espiritual, un hombre que no est, ‘unificado con su esposa, es decir que no tiene conexién con su alma —ya sea porque no esté casado o est casado pero no tiene paz conyngal, no esti completo, es sélo la mitad de un hombre. Las fuerzas escondidas de la mujer son tan poderosas y especiales, y en particular cuando se trata de la primera mujer que es el cényuge perfecto del hombre y puede Hevarlo a la cumbre de su nivel espiritual. Es por eso que el Baal Shem Toy lamentaba tanto le pérdida de su primera esposa. Capitulo Tres: EI Primer Lugar | 103, Por lo tanto cuando el marido quiere ganar espiritualmente pero priva a su mujer de lo que ella necesita, es decir el honor y el sentimiento que ella ocupa el primer lugar en su vida, al final perderd toda su capacided espizitual. Reiteramos Ia regla bésica: Cuando el marido no invierte tiempo y esfuerzo para que su mujer tenga el sentimiento que ella ocupa el primer lugar en su vida —no s6lo no gana lo que quiere, sino que pierde mas y més. Una reunién urgente Cémo debe conducirse wn hombre cuando tiene una seunién urgente y su mujer le impide concurrit? Larespuestaes: mund. Elhomibre debe saber que HaShem ‘es Quien decide si ira o no # la cita, Por lo tanto, debe anular su voluntad a la Voluntad del Creador y decirle a su esposa que ellacs quien decide y si ella desea que se quede en casa, se quedar4. El debe prepararse realmente para eso, quiténdose el abrigo y sentandose cerca de ella. Al hacer esto rogaré dentro de su corazon: “Sertor del Universo, si Tu voluntad es que me ‘vaya, inspira el corazén de mi mujer para que me deje ir con alegria y buena voluntad. Sin embargo, si Tu voluntad es que me quede, aytidame aver este impedimento con fe y entender que es é5a Tu voluntad, y que me quedaré alegremente en la casa”, Si dllehablara sinceramente a su mujer dandole a entender que ella verdaderamente esté por encima de todo, incluso de Jo més importante, él ganaré doblemente: La primera gananeia: Si ella le impidié ir porque se sintié descuidada, ahora que él la ha tratado con respeto sincero y conveniente atencién déndole el sentimiento que realmente ‘ocupa el primer lugar en su vida, entonces es muy probable que le deje ir. 104 | EnelJardin dela Paz La segunda gananeia: Por el hecho de que el marido anula su propia voluntad frente a la de su esposa ~ él de hecho se anula ante la Voluatad Divina, y casi siempre eso es precisamente lo que HaShem quiso con el impedimento —que él someta su ego ~ y por lo tanto, es muy probable que todo se arregle. Si, a pesar de todo, ella no le permit existe algiin otro motivo para impedi observar y reflexionar sobre sus acciones, porque si darle a su mujer las ‘no existe competencia alguna entre ella y lo que él necesita hacer, y atin ella sigue impidiéndoselo - aparentemente el impedimento tiene que ver con otra cosa que debe corregir. Por Io tanto, él habré de concentrarse principalmente en la plegaria y hacer Teshuvd. Si después de todo y @ pesar de todo permanece el impedimento, 6 debe anularse frente a la Supervisién Divina y permanecer en casa con alegria y buena voluntad, y quién ‘sabe qué beneficios y salvaciones vera més tarde procedentes de su sumision, Escuchar al rabino He aguf una historia sobre el gran Justo, el Rabi de Rostov 21°T, de la cual podamos aprender un gran leccién: El Rabf les revel6 a sus discipulos una poderosa rectificacion espiritual que consistia en celebrar cada afo la festividad de Sucot en un poblado lejano al oriente de Polonia. El Rabi les advirti a sus discipulos que deberian llevarla a cabo sin tomar en. cuenta impedimento alguno. Uno de sus jovenes alumnos que vivia muy lejos de ese pueblo, le informs a su esposa ~sin pedir su ‘opinion que por la ordenanza del rabino no pasaria Capitalo Tres El Primer Lugar | 105 con ella la festividad de Sucot. El crefa que la orden del rabino no dejaba sitio a ninguna discusién. No obstante, su mujer que no estaba de acuerdo en quedarse sola durante la festividad, se sintié muy herida. FI alumno no se inmuts ya que el rabi dijo claramenteno tomar en cuenta impedimento alguno, y élten‘a la intencion de cumplir la orden pasase lo ‘que pasase. zAcaso debia pedir la autorizacion de su esposa? Después de todo - j es més importante? {El amplio suis santas palabras, 0 el ligero criterio de su esposa que sélo veia ante sus ojos el mundo material, sus comodidades, y siempre se preocupaba por el “qué iran”? jerio de quien terio del rabino y Y ast viajé el alamno a aquel lejano lugar sin que su esposa estuviera de acuerdo. Cuando regresé a su casa, nots que su viaje habia provocado en su mujer una gran animosidad hacia él y hacia su rabino. Yano era aquella querida mujer con la que se habia casado... El honor de ella se habfa Tastimado de tal manera que todo ese afio le hizo la vida imposible, mostréndole un yostro furiosd, hablando mal de él y de su rabino y hasta negandose a tener relaciones intimas con angustia ‘@. Su forma de actuar le causé al joven una gran Desde Iuego, el discipulo sabfa que se irfa de nuevo el siguiente Sucot y se inquietaba por eso: {Qué pasaria? ;Quién sabe hasta qué grado legarian las cosas? Pero HaShem se apiad6 de él, y le envi6 a Rabi Shlomo Hirsh, quien habfa sido su maestro cuando era un nifio pequefio en la escuela judia. 106 | Enel Jardin deta Paz. Rabi Shlomo era un hombre de Emund, solfa vivir con fe simple y tenfa maravillosas cualidades hhumanas y una gran experiencia con ese tipo de jovenes, estudiosos de la Tora y consagrados al servicio de HaShem, pero carentes de paz hogarefia.. Alescuchar lo que le ocurria le dijo: “No es ése mio. Cuando tu piadoso isu intencién no era que queactuarascon sabidurfa einteligencia tanto para ‘cumplir con su ordenanza como para preservar la -paz.en tu hogar”. “Pero como puedo lograr eso?” pregunté el joven. “El afio pasado cuando conviviamos en paz ~ mi esposa no estuvo dispuesta a escuchar nada acerca de ese asunto... Ahora que esté tan enojada conmigo seguramente no me daré sa autorizacién para ir nuevamente... Tendré entonces que sobreponerme a su rechazo y con valentia ~ jviajar!”. Le respondié el rabino: “Eso no es valentia , sino torpeza! jEscucha la voz. de tu maestro que te conoce desde tu infancia! Ve y dile a tu esposa que te equivoca: su consentimiento jsi no quieres ~ no viajo! Cometi un error y Io Tamento, mis amigos me aconsejaron mal, me dijeron que viajara aunque no estuvieras de acuerdo. Pero ahora que reflexioné, comprendi que tii estas ante todo, jt eres més importante que toda otra cosa y tanto més que este viaje!” Y en general, mejora toda tu conducta y tu actitud (Capitulo Tres: El Primer Lugar hacia ella para darle la sensacién de que, ante tus ojos, ella es lo mas importante de tu vida. ‘También, encuentra un dia libre y vete a un lugar tranquilo en el que no haya genie y dedicalo a la plegaria. Suplica a HaShem el dia entero y -verds milagros. Esta es una prdctica con resultados probados, tal como ha dicho el Rey David atmos 63): “Apiddate de mi, oh HaShem, pues a Ti invoco todo el dia’. Debes pedirle al Creador que te perdone por haber lastimado tan gravemente a tu esposa, Y que la inspire para que también ella te perdone con toda su alma. Ademas, pfdele al Creador que te perdone por no haber actuado conforme al camino de la Emund, y haber cumplido la orden de tu rabi segiin ol principio her propia fuerzay el poder demimano.Pi por no haber comprendido que la opo: mujer expresaba la del Creador, porque El tambien quiere que obedezcas a tu rabino pero por medio de la multiplicacion de tus oraciones y anhelos. Pidele tener también el mérito de aumentar tus plegarias y sfiplicas con el fin de poder viajar el ‘proximo affo a aquel poblado y obedecer la orden del rabi. * Después de pronunciar esa larga plegazia, entonces, en un momento de amor, alegria y reconciliacién, te dirigirés a tu esposa con mucha ards acerca del viaje. Ya por arés que Viajarés s6lo si ella estard de acuerdo; le explicards la sublime virtud y los grandes beneficios que obtendrfa la familia } 107 4108 | Enel Jardin dela Paz entera de tal viaje espiritual y pedirés su permiso ‘para viajar. Capitulo Tres: Pimer Lugar | 109 aislamiento — por lo menos seis horas consecutivas que es un consejo seguro para vencer cualquier obstéculo. Cuando el hombre haya rezado lo suficiente, entonces también su esposa dird que sf. (Hay que recordar muy bien!: Lo principal es ‘munca preseatar @ la espose las cosas como una competencia pues de tal modo todo se eomplica afin més, Si sientes la mas leve oposicion ~ no insistas y entiende que HaShem te muestra que ain nnecesitas un dia més de plegarias, y entonces deberias volver a hacerlo. Debes saber que en el momento en que hayas rezado lo suficiente, tu esposa te permitira con gusto y buena voluntad que viajes ya que ‘Cuando HaShem se complace con los caminos del hombre ~ hasta sus enemigos se reconcilian con él’ Proverbios 167). Para concluir, el hombre debe distinguir cémo actuar: 8) Hacia a la esposa: Ella es Io més importante y ocupa el ‘primer lugar’ y nada se puede enfrentar 0 compatir con ella. Hacia al Cielo: EL hombre debe ser fuerte y firme en su El alumno sabia que el rabino y maestro de su infancia deseaba s6lo su bien eterno y reconocié su profunda sabiduria y gran fe. Por lo tanto, le escuchs ¢ hizo exactamente lo que Te aconsej6. Y ast fue que la siguiente festividad, no s6lo que su esposa le permitié cumplir con el compromiso sino que ella misma lo envi6 con gran alegria, llamada también “misericordia” ya que la provoca. De este modo se consigue convert los Juicos Divinos en Divina Compasién, jy triunfart De verdad, aunque el joven tenia que ser tenaz y decisivo para cumplir la ordenanza de su rabi y decidir viajar pasase o que pasase, debia saber cémo presentar las cosas, cémo tretar todos los asuntos con su esposa para que ella no sienta competencia alguna con ese viaje 0 con su rabino, Cuando su mujer le habia dicho “no” respecto a su viaje, él tenia que saber que significaba que desde el Cielo le de ",¥ era un indicio que necesitabe més plegarias para logras Enconsecuencia, cuandoel hombre desea algo intensamente ¥ su mujer se opone, de inmediato necesita mia, jt estés ante to competencia con algo, lo que ciertamente més su corazén. Luego, es necesario realizar las acciones correctas para que desde lo Alto le digan “Si”. Si él ve que la negative persiste, es que debe multiplicar sus plegarias en Capitulo Cuatro: Ser Varon jen estudi6 los dos capftulos anteriores: ‘Sin Criticas’ y imer Luger’, y siente que legaron a su corazén y que su esti clara y entendida, ciertamente seguiré disfrutando Jos consejos de este libro y por lo tanto gozaré de todas las bendiciones que provienen de la paz hogarefia. Sin embargo, y simplemente no puede aceptarlos, entonces tiene que leer muy cuidadosamente este capitulo. Una causa perdida? Durante los muchos afios que he aconsejado a parejas en lo ‘acionado con la paz hogarefia, HaShem me ha bendecido, ericordia, para encontrar en nuestra Tore trucciones ¥ consejos que ban hecho maravillas y han sido eficaces incluso en casos de parejas que estuvieron al borde | del divorcio, sin esperanza alguna de salvar st matrimonio, Por fa parte, hubo algunos casos en los que ninguno de jos sirvi6 de ayuda... Durante la escritura de este libro y después de terminar cada capitulo, solia presentar algunas copias de lo escrito a 3S para ver su reacci6n. La gran mayoria quedé fundamente influenciada por su lectura y estos hombres jeron que Jo que aprendieron habla cambiado sus vidas 112 | nel Jarcin de la Paz de la esposa a la paz hogarefia? Cuando ensefiarés a las mujeres como actuar?”, Por alguna raz6n, esos hombres no habfan captado la idea... He aqui un ejemplo: Un hombre vino @ verme por los problemas que tenfa con su esposa. Me conté que él se ‘comportaba inuy bien con eliay era un buen marido, Afirmaba que su esposa no lo suficiente pare lograr la armonfa. conyugal y, en su opinién, todos los problemas eran por st culpa. Le dejé desahogarse y, mientras le escuchaba, pensé en aconsejarle que leyera algunos de los capitulos de este libro que ya habia terminado de escribir. Estaba seguro que una vez que los leyera comprobaria que su camino era equivocado. “Mientras yo esperaba que terminara de contarme su historia, de repenie el bombre sefials esos mismos capftulos que ‘estaban sobre mi escritorio y me dijo: “(Tengo un amigo al que Ie dio esos capftulos, y también yo los lef. (Créame Rabino, yo ‘cumplo con todo lo escrito, pero no me ayudan por el terrible cardcter y el comportamiento de mi esposal..”. Quedé perplejo. Si habia leido los capitulos y atin teniz quejas contra su esposa y crefa que la responsabilidad de Je ‘paz hogarefia dependia de ella y espotaba que ella cambiase, entonces ya no tenfa nada mas que decirle. Le bendije y lo ‘mandé a seguir su camino mientras yo rezaba que HaShem le concediera un poco de conocimiento. {Qué pasé entonces? Resulta que ese mismo marido volvié a su casa y le dijo a su esposa, en mi nombre, que “pobre de ella y que debfa cambiar su comportamiento inmediatamente porque sino... Enfurecida, la mujer Hamé a mi oficina y le cednté a uno de mis asistentes lo que su marido le habia dicho ¥ que e! Rabino estaba muy enojado con ella. El seeretario je contesté que él estaba dispuesto a jurar sobre Ta santa “Tori que yo no podia haber hablado de ese modo y que toda Capftele Cuatro:Ser'Varon | 113, persona que me conoeia sabla que munce culparia a la esposa. ‘Si quieres” le dijo a la mujer, le Llamaré al Rabino para que se ponga en contacto contigo Y asf fue. Hablé con ella directamente y Ie bastante bien a tu marido, ge6mo pudiste cre -onstantemente la criticaba y la atormentaba, haciendo todo lo contrario de las reglas sobre la paz hogaretia que yo habia serio en aquellos capitulos, y que él afirmé haber leido. Esio me hizo pensar que habia una significativa minoria ‘mensaje del libro, pero {por qué? Me senté y traté de entender cul era la causa, ;qué es lo que fallaba? {Cémo después de leer los capitulos podia un marido culpar a su esposa de sus ‘problemas conyugales? HaShem entonces me ayudé a comprender que todos aquellos maridos no entienden el papel de ser un hombre, un varén, que significa dar e influenciar. Y de hecho, ésta ¢s la columna vertebral de todo este libro, (Todas las lecciones y las instrucciones que se encuentran aqui se dirigen al hombre que sealmente desea empezar a cumplir su papel como un verdadero varéu! “Varén y hembra El los ereé...” Hay que saber que el hombre y le mujer son dos criaturas completamente distintas. Los varones deben observar muchos, mandamientos que lzs mujeres no estén obligadas a cumplir. También, los papeles del hombre y de la mujer en Ja vida y mis especificamente en el hogar son totalmente diferentes. De hecho, los hombres y las completamente. El ejemplo més clésico y fundamental es el hecho que el Creador creé al varén como dador y a la hembra como receptora oe qua | FnelJardin dela Paz La mayoria de las leceiones y de las instrucciones para conseguir la paz hogareila se basan en esta diferencia, y ensefian al hombre cuél es su tarca en la vida en general ¥ como esposo en particular. La paz conyugal depende de que tanto el marido como la esposa cumplan sus verdaderos roles. tra diferencia entre hombres y mujeres que se expresa en ruestro libro para las mujeres ‘La Sabiduria Femenina’, es que no hay que ensefiarle a una mujer a comportarse como tal. Los hombres, por su parte, si necesitan saber comportarse como varones, y especialmente en esta generacién en que muchos hombres han perdido sus caracteristicas masculinas. Esta es Ja causa principal de los problemas domésticos. Cuando el ‘varon no se comporta como tal es imposible que haya paz en el hogar Cada uno que lee este libro lo nota de inmediato: toda la paz hogarcfia depende del esposo ~ completamente. El Creador ‘establecié que la caracteristica del varén se manifieste en dar, beneficiar, animar, alegrar, apoyar, etc. y, por lo tanto, todo deponde de él. La condueta de la mujer es el mero resultado de lo que recibe, tal como ls luna simplemente refleja la luz que le llega del sol. Y esto explica Ia razén por la cual este libro fue escrito sélo para hombres. Ya que la funcién de cada uno de los géneros es compleiamente distinta, ¢s imposible dirigirse a ambos conjuntamente. Aprendiendo las leeciones de este libro el marido puede saber dénde falla y no cumple con su papel de varén, y luego cortegir su comportamiento. Un marido serio que quicra cumplir con su rol, encontraré en las paginas de este Libro ‘una guia completa para lograrlo y zleanzar la paz en su hogar. E incluso si verd que no cumple cien por ciento con todo lo escrito, por lo menos sabré a que debe aspirar y rezar por eso. Capitulo Cuatro: Ser Varén | 115 El aprenderé a llevar sobre sus homnbros la responsabilidad de sertun vardn y a no tener quejes contra su esposa, y finalmente Jograré la paz y la armonia conyugal Esto servird como sefial: Fl que ve que no puede aceptar 0 estar de acuerdo con alguna ensefianza 0 consojo de este libro es muy probable que atin posee un aspecto de Ia naturaleza femenina. Por lo tanto debe repasar este capitulo una y otra ‘ver.y rezar por el tema hasta lograr el cambio requerido. jComienza a madurart De hecho, éste es el tinico consejo que doy a aquellos maridos que no captaron el mensaje del libro: olyidarse de todos los couceptos que escucharon en mis clases o leyeron en el libro y sélo enfocar todos sus esfuerzos y plegarias en ‘une cosa: convertirse en un vardn. Este consejo ayuda y basta logra maravillas. Recuérdalo bien: Ser un hombre significa dar. Un varén mima, escucha, presta atencién, concede y es indulgente con los demés; no busea el honor, no quiere beneficiarse de los demés; apoya, ayuda y siente empatia por su préjimo. Un varén puede aceptar la humillacién con amor, y enfrentar quejas y acusaciones sin ofenderse o estar a [a defensiva, Mientras e] hombre carezca del deseo de dar, beneficiar ¢ i todas las instruceiones de este libro le seran dificiles y hasta imposibles de cumplir, ya que van en contra de su ‘caracteristica ‘femenina’ y s6lo seguiré quejéndose. ‘Aquellos maridos con naturaleza femenina que tomaron rai consejo de trabajar y rezar por ser masculinos, comenzaron fa cambiar. Sus esposas —que estaban ya més allé de la desesperaciOn y seguras que el divorcio era la tinica solucién— declararon que se habia producido un cambio asombroso en sus maridos. concen 16 | Enel Jardin deta Paz Repetimos: El hombre da, la mujer recibe ~ ésta es una Jey, El marido debe rendir honor a su esposa y atencién. El es el compasivo, el indulgente y el capacitado para enfrentarse con las dificultades de la vida, siempre feliz y sonriente. Un hombre no dice: “Ella me ofendié” — porque un varén no se ofende. El que se ofende es porque quiere recibir bonores y respeto, que es un rasgo femenino, Un hombre verdadero puede acepiar la humillacién y seguir dando y beneficiando a quien le humill. Un verdadero varén no espera nade de su esposs, material ni espiritual. £1 no necesita su honor ni su atc Cuando un matido pregunta: “; ells no me honra, ‘me entiende, no me el xno me apoya?”— en realidad espera de su mujer todo lo que ella espera de él. Un hombre que quiere reci Los Sabios ensefiaron el orden de las cosas: “Los ojos de ells estén elevados hacia ti, y tus ojos debes estar elevados hacia HaShem?” — la esposa recibe de su marido mientras él recibe del Creador. ‘Alguaos maridos dicen: “No pido mucho, s6lo una sonrisa una palabra agradable; no quiero grandes elogios ni grandes expresiones de amor. ‘que pido es queme demuestre un poco de atencién, lo que ciertarmente me darfa la motivacién necesaria para dar. Cuando ella se muestra céustica y epéties, sin sonreir 0 mostrarme alguna atencién positiva, pierdo todo no lo es. No importa lo poco que de su esposa, ese deseo es fémenino, iy en ese caso no hay ninguna esperanza de paz en el hogar! Y tanto mas cuando el hombre tiene grandes quejas contra su esposa... Esos hombres deherian rezar de esta manera: “Seftor del Universo, Ten misericordia de miy ayiidame a ser un hombre verdadero, un varén, que no desee honores. Me ofendo Capitulo Cuatro: Ser Varén | 117 porque quiero el honor. Aytidame a librarme de este rasgo femenino”, ‘No puedes esperar que la mujer cambie. Lo nico que se puede hacer en el caso de un esposo “femenino’ que no quiere trabajar sobre si mismo y cambiar, es modificar la Creacién yy transformar a su esposa en un varén ~ lo que es imposible. Por consiguiente, el hombre debe empezar a ser un varén. Mientras procure ser el receptor en lugar de un dador, 1 ‘munca podré tener una relacién positiva con su esposa, Todas las instrucciones pata lograr la paz en la casa son métodos para dar. La enseffanza de “El primer lugar’ por ejemplo, es claramente sobre dar. Cuando un marido antepone los deseos de su esposa y da prioridad a cada uno de ellos, concediendo todos sus deseos, su tiempo, su dinero yy su honor sélo para hacerla feliz, en realidad le hace saber a 'u esposa que ella es Io més importante de su vida y él est dispuesto a darle todo. La mujer, por otro lado, es obstinada y simplemente no puede renunciar a lo que sale naturaleza que e] Creador implanté en ella La ensefianza de “Sin criticas” también es sobre dar. ‘Cuando el marido hace comentarios o critica a su esposa, de hecho le quita su honor que es para ella la fuente de vitalidad y alegria. Siendo un verdadero hombre, el marido le da todo los honores y respeto a su esposa y, aunque le sea dificil, sabe remunciar, perdonar y seguir adelante, Un verdadero varén da porque ésa es su naturaleza, Elno lo hace eon segundas intenciones. El no espera conseguir honor © concesiones de parte de sn esposa como recompensa. Fi simplemente quiere dar. Un hombre que considera injusto dar a suesposa sin recibir algo a cambio, todavia est influenciado ‘por sus caracteristicas femeninas, 118 | EnelJardinde ta Paz El concepto de “La esposa es un espejo” nos brinda una Jeceién atin mas profunda. Un varén sabe que su espose es ‘verdaderamente su espejo y, por Io tanto, entiende que las reacciones y el comportamicnto de ella pr influencia, tal como Ia hina es iluminada por {que €s0 es lo tinico que podré hacerle cambiar a ell que no tiene sentido criticar y tratar de cambiar a su esposa itos sino ver en su ‘espejo personal” —su esposa-, que es lo que él mismo tiene que cambiar. El esposo soy cl hombre! Yo voy a rectificarme y ella ‘Los comentarios negativos demuestran la carencia de sensibilidad del marido, daiian la seguridad en sf misma de su esposa, y demuestran su gran carencia de fe. Cada crit es una tentativa de cambiar cosas por un camino que no dirigido por cl Creador. Un hombre de Emund sabe que si quiere que algo cambie tiene que rezar y trebajar por ello ¥ luego — esperar. El cambio ocurriré justamente cuando HaShem decida que es el momento adecuado. Como ejemplo de cémo el cambio de la mujer depende completamente del cambio de su esposo, contaremos la historia siguiente: “Habia una vez un hombre rico y avaro cuya mujer cra particularmente mala, una verdadera “bruja” segiin la opinién de su esposo. Ella gritaba y se quejaba constantemente, maldecia, nunca hacia las tareas de la casa, jamas preparaba la comida, etc El hombre rico acudié al rabino de la comunidad con un solo pedido: “jLa quiero MUERTA!” Elrabino se conmovi6: “Quieres que ta mujer se muera?!, Dios no lo permital, zpor qué??”. EL hombre empez6 a contarle al Rabino los afios de sufriméento que le Capitulo Cuatro: Ser Varén, habia tocedo vivir con su esposa, cémo ella abusaba de €1 de todo tipo de formas, cémo lo apenaba, Jo despreciaba y humillaba. “jEl sefior rabino debe estar de acuerdo conmigo que ella es un verdadero ‘monstruo, no una mujer! Por favor rabino, zzacaso no hay alguna formula espiritual ~algdn hechizo 0 un tipo de amuleto mistico que pueda causarle la muerte? El rabino perplejo le pregunts: {Hacer morit a tu esposa, hablas seriamente?? ;Cémo es que ni siquiera me preguntas sobre el divorcio w otra solucin??”. “No rabt’, lo contesto el rico, “eso no es suficiente para m¥... jella me ha destrozado la vida de tal modo que yo nunca podré vivir tranquilo hasta que sepa que ella se encuentra bien profundo enuna pesada sepultural”, Hrabino, que ya conocia bien a este hombre rico y avaro que no le importaba ni consideraba que era necesario ser caritativo -munca estaba dispuesto a compartir- a pesar de su gran fortuna, le entendié perfectamente y le dijo: “Déjame pensarlo, vuelve ‘a verme en unos dias”. El Rabin empez6 a rezazle al Creador que Je ayude a saber cOmo tratar al rico avaro. Y HaShem le dio una idea. El Rabino mando a su fiel discfpulo a la casa del hombre rico cuando no estaba en la casa para que tratara de ‘ver qué pasaba con su esposa, Cuando se acercé el discfpulo a la casa escuché a la esposa del rico Horando y gritendo con amargura: “(Este tacafio malvado! {Como siempre me deja en casa sin una sola moneda y se va a sus negocios! Si por lo menos me dijera alguna buena palabra para confortarme mo este malvaclo es aun avaro con sus fo ya le amargaré la vida El discfpulo le conté al rabino todo lo que escuch6, El Rabino afirmo con su cabeza y dijo: [as 120 | Emel Jardin dela Paz, “Justamente lo que yo pensaba... Por favor Tama al rico que venga a verme ~ ya sé exactamente qué hacer con él”, El hombre rico leg6 corriendo Ueno de expectativas y le pregunto al rabino: “Rabi, ghas encontrado la solucién a mi problema?” “Si se compromete a hacer algo y no castigo ~ muere su esposa. En tu caso no serfa esto nningtin castigo, no? Haz entonces un voto, anuncia gue nunea lo podrés anular no importa lo que pase y luego no Jo cumplas ~ entonces fu esposa mor sabes, ya que nos hemos dirigido a ti varias veces sin resultado alguno, nuestra comunidad necesita construir una Mikve (bafio ritual). Ya hace afios que rno encontranwos a nadie para financiar ese proyecto tan caro, lo que causa que cada vez que se necesita ‘usarlo hay que caminar un Jargo trecho y llegar aun barrio lejano. Comprométete a construitlo y ya que por tu tacafierfa munca cumplirés con tu promesa, tu esposa moriré y por fin te liberarés de ella’ EL consejo del rabino Je gust6 mucho al rico y enseguida juré construir el més lujoso bafio ritual y que por ninguna razén podria quitarse de encima Su compromiso. “Dime, por favor rabino, tiempo tomaré hasta que se muera? El Ie dijo que si dentro del préximo mes no cumplia con su juramento su mujer ciertamente moriria. El ico se levant6 radiante de alegria para irse pero €l rabino lo detuvo. “Quiero pedirte algo’, dijo el rabino”. “Sf querido rabt, jcualquier cosal”. “Ya que a tu esposa no le queda mucho tiempo de vida, te Capitolo Cuatro: Sex Varom | 121 pido que en estas préximas semanas la trales bien para que tenga wn poco de satisfaccién antes de morir, por lo tanto hénrala, cémprale todo lo que te pida, dale dinero para gastar, hazle cumplidos y mimala, de todos modos muy pronto ella moriré y todo quedara para ti; los cumplidos no te cuestan tiempo ella disfrutaré de un buen rato, regalos y de morit?..”. “No hay ningtn problema el rico, “Io haré con mucho gusto. ;El sero pensamiento que pronto me sacaré a ella de encima me llena de tanta alegria que no me importa hacer tal esfuerzo!”. Pasaron tres semanas y media. Una mafiana amento, pot favor!! El rabino le conteste: posible ya que cuando lo formulaste has deca queporningantn ivolopedrésanular! tanto que muera orando, “honorable abi, desde que hice el juramento cumpli con tu pedido. Empecé a honrar a mi osposa, a mimarla a comprarie todo lo que me pide - le hablé de buena manera... De pri cambiado en nuestro hogar dramaticamente. Ella empezé a ser tan buena conmigo, me habla dulcemente, me respeta, siento que me ama, jhasta reza por mi éxito cada dia en vez de maldecirme!! Se transformé en un Angel del ... De pronto entendi que regalo divino he recibido y no quiero porderia. ;,Aytidame!! Honorable rabi, no quiero 122 | Enel Jardin delaPaz que ella nwera! 2zAcaso no hay algin medio de anular el juramento o de cambiar el decreto??”. EL rabino respondié: “Lamentablemente no, No hay ningtin modio de anular el decreto... jLo nico que puedes hacer para que no muera tu mujer es cumplir tu juramento y construir la Tujosa Mike como te comiprometiste!”. No teniendo otra eleceién el rico acepté construir el baffo ritual y desde entonces logré una dichosa vida matrimonial de amor y paz mientras. el sabio rabino mereci6 a la vez construir una Mikve para la comunidad y salvar un matrimonio de la destruccién. Aprendemos deesta historia que la solarazén que empujaba ala mgjer e comportarse mal era la avaricia y la male relaciéa que su marido tenia con ella. Tan pronto como él comenz6 a actuar como un vardn, es decir « honrarla, cumplimentarla, respetarla y hacerle regalos, ella cambié draméticamente para Dien. Querido lector, quiero que entiendas bien: Si cumples con tu papel correctemente que significa ser un varén, j no existe raz6n alguna para no tener una relacién pacifica yy amorosa con tu esposa! ;Sélo recuerda que debes trabajar para ser un verdadero hombre! Muchas veces vienen a verme en busca de consejo marido y ‘esposa pero de hecho se encuentran frente a m{ dos hembras. El marido dice: “Ella deberia dar el primer paso. Ella deberia, ‘corregir su comportamiento...”. ¥ ella, ensiblemente, dice: “iNo! £1 es quién tiene que cambiar!". No se puede lograr Ja paz entre dos hembras ya que el matrimonio debe ser entre hombre y mujer, varn y hembra, No hay ninguna solucién en tales situaciones sino que el marido aprenda a ser un varén, Capitulo Cuatro: Ser Varéa | 123 Esto cxplica Jo que dice el Talmmad estado xidushn £251 “Dichoso es aquel cuyos hijos son masculinos; y pobre de aguel cuyos hijos son hembras”. ;Cémo pueden ser los hijos hembras? La respuesta se encuentra en lo que hemos explicado yy por lo tanto afirma el Talmud que es un mérito tener hijos {que cumplen con su rol y se comportan como varones. Y sla capacidad de dar. Esto entonces los leva a obtener otros rasgos femeninos como la busca de honor, atenci6 Cuando un marido viols su santidad personal y sélo desea satisfacoién de su esposa — él invierte papeles con pone en la posicién del dador, y él pasa a ser el receptor, lo cual arrastra consecuencias destructivas. Para una discusién adicional sobre este punto dirigete al sexto capftulo: “Frente a Frente”, Para coneluir, podemos definir tres tipos principales de maridos: 1) El marldo var6n: Ya con le primera lectura de este libro aprendera todos los consejos necesarios para la paz conyugal y sera capaz de ponerlos en prictica ficilmente. El gozaré de las enseflanzas ye que siendo un vara — que significe ser dadar— todo le serd completamente natural. 2) El marido que tiene la caracteristica femenina pero quiere ser un varén: A él este libro le servird de perfecta guia. Si lo aprende y lo repasa una vez al mes y trata de cumplirlo escrito, merecord definitivamente transformarse en un verdadero hombre, en un varén, y lograré una permanente paz hogareta, 224 | Enel Jardin dela Pax 3) El marido que legé a tener una caracteristica femenina tan fuerte que ya no puede dar nada y le es imposible abandonar su deseo de recibir y ser un receptor: ‘A él este libro no le ayudaré salvo que tome conciencia de su defecto y comience a rezar a diario al Creador para que Te ayude a ser un varon como es debido. ¥ Io esencial es que empiece a trabajar sobre su santidad personal, que es el Precepio fundamental que deben cumplir los varones. Debe comenzar a rezar, a aprender y a trabajar para poder alejarse de toda forma de lujuria, tanto fuera como dentro de su casa, como veremos més adelante en el sexto capitulo, Recordatorio Cada uno, sin importar su nivel espiritual, debe Teer este libro al menos una vez al mes. Yo mismo he exeminado estas ideas innumerables veces y he rezado detalladamente por cada punto escrito en este libro, Incluso hoy, cuando los pelos blancos en mi barba superan en mimero a los negros y ya ‘tengo nietos, me esfuerz0 a que no pase ni un solo dia sin rezar por el mantenimiento de la paz. con mi esposa, que yo pueda considerar todas sus necesidades, y que nunca la critique. Por Jo tanto, por supuesto que cada uno debe esforzarse a repetir el estudio de este libro y rezar por cada detalle. Cada marido que asume la tarea de aprender los consejos de este libro diligentemente y examin: menos une vver al mes, sera acompafiado por mi ben it vverdadera paz en su hogar, v que logre justos descendientes, felicidad, rigueza material y spiritual y todo lo bueno en oste mundo y en el venidero, Amén. Capitulo Cinco: Honra a Tu Esposa La Mala Inclinacién del varén se menifiesta en la lujuria, que significa que cuando él sélo ve algo que le hace recordar uma mujer, de inmediato florecen sus sentidos y empieza a crear imagenes. A diferencia, la Mala Inclinacién de le ner es su deseo de recibir honores, La mujer ansia el honor més que cualquier otra cosa en el mundo, especialmente de parte de su marido, y ella es capaz. de hacer cualquier cosa, para conseguirlo. Fsa es la razin por la cual nuestros Sabios censefian que la mujer es ligera, ya que un poco de honor y unas palabras amables bastan para inclinarla hacia la direccién deseada ya que ése es su punto débil Précticamente hablando el honor es su vida. Por consiguiente, 12 mujer cuyo marido no la honra no tiene vitalidad alguna. No importa que ella sea honrada por sus padres 0 sus amigas o tenga tin honorable puesto de trabajo y ‘goce de una situacién y carrera exitosas o que sea Tica, etc. ~ si su esposo no le alaba, esta mujer se siente completamente desdichada. En cambio, basta que su marido la halague un poco para que sienta un placer maravilloso, tal como un estudioso de Ja Tord que encuentra una meva interpretacién talmédica, siente una satisfacci6n elevada y espiritual Cada mujer necesita honor y atenciém como aire para respirar. El marido se dice: “Soy bueno, traigo sustento, ayudo en [a casa’, y piensa que su esposa es feliz. El no entiende que con todo Io que haga, si no sabe darle a su mujer atencién y respeto, es como si no hubiese hecho nada — su desdichada esposa se sentira desesperada y deprimida. ® SERED 126 | Enel Jardin dela Pax ‘Muchos maridos dicen que no pueden alabar a sus esposas porque no quieren mentir. Ellos dicen que al no estar convencidos de dichas alabenzas simplemente no las pucdon promunciar. Por ejemplo, ,e6mo pueden decirle a su esposa que es bella u ordenada sino Io es? Aquellos maridos que supuestamente tanto “persiguen Ja verdad”, necesitan estudiar algunos articulos de nuestros Sabios de bendita memoria, en los que podran ver que atin pueden expresar, por medio de ellos, muchas alabanzas auténticas # sus esposas: La belleza de ella Bs conocido elzelato de un sabio que cierta vez se comport amente cuando se encontré con una persona fea y “Qué feo es este hombre”, Le respondis el hombre: “Ve sno que me cred: ‘Qué fea es esta obra que se avergonz6 muchisimo pues entendié que habia pecado; entendi6 que, en efecio, su comentario era blasfemia al Creador. Entonces avanz6 lentamente de rodillas pidiendo el perdén del hombre. Porque de verdad, esta persons tenfa razén—si el Creador Ia hizo de esa forma — esa misma es st belleza perfecta. De aqui aprendemos que el hombre tiene £ en que el Creador creé a su mujer de tal forma, entonces ella es la imés linda del mundo. Porque si HaShem le dio esa belleza, y ciertamente el Creador hace lo més bello del mundo, entonces ella es la mujer mas hermosa que existe. HaShem vio que ésa es la belleza mas completa para la rectificacién del alma tanto de la esposa como de su esposo.. Por consiguiente, el marido puede y debe decirle claramente a su esposa, con sinceridad: “Eres hermosa”, “eres encantadora”, “tu belleza me atrae”, y si ella responde: “Lo Capitulo Cinco: Honra a Ta Esposa | 127 dives por decir”, el debe decirle: “Perdén, jpero sobre gustos no hay nada escritol”, conforme a mi gusto, ti eres la més guapa del mundo”. Y debe decirio con firmeza, no importa lo que ella le diga y aunque no ctea que lo expresa con intencién, debe permanecer fuerte y continuar diciéndole esas palabras. YY por supuesto le diré todo con sinceridad, ya que su aspecto le fue dado por el Creador Mismo, y en consecuencia, es la belleza perfect. Ensefia el Talmud (racaco Yedomss que: “Todo homibre que no tiene esposa, se encuentra sin alegria”. El hombre que cree en la Tord puede decirle a su esposa: “Ti eres mi alegria” ya que sabe que las palabras del Talmud son veridicas y su intencién es que si la persona goza de paz en su hogar ~ tendrd entonces alegria. Si el hombre vive junto a su esposa ‘en unidad, convivird entonces con alegria y felicidad, pero si cada uno vive por separado — seguramente no podré existir alegrfa alguna. Ademds esté escrito que el que no tiene esposa “se bendiciones, sin un muro protector y sin En consecuencia el marido puede decirle: “Ti Sn”, “Td eres mi muro protect: mi bienestar”. ¥ por sobre todo, nos dicen “Todo aguel que permanece sin ". Por Jo tanto, le diré: “;Sin ti, no sop un no valgo nada sin ti!”. Al tratarse de unarexpresién especifica del Talmud, puedes expresarla sin falsedad alguna jpues ésta es la verdad! Esté escrito en la Tord (Exsdo 2022) que est prokibido usar Jas piedras del altar en forma deshonrada. Rashi comenta: “Y aunque estas piedras no tienen conocimiento para ofenderse si las desprecian, la Tord dice que ya que nos benefician esté prohibido despreciarlas; con mas raz6n al referirnos @ un ser humano que se ofende cuando es despreciado”. Esto es 128 | Enel Jardin de la Paz, verdad con mis raz6n respecto a Ia esposa que es digna de todo honor y es necesario respetarla y alabarla mucho. En el Precepto de “Y te alegrarés en tu festividad” (Deuteronomio 16:14), $e menciona que la mujer no esté obligada a hacer sacrificios de alegria (Korbiin Simjd), pues a ella — su cesposo es quien la alegra... Esto significa que la alegria de la mujer es la responsabilidad de su esposo y proviene ‘inica y exclusivamente de él, y en verdad, es ésta una realidad que se percibe y que es imposible desmentir. Por lo tanto, el marido siempre debe buscar cémo dirigirle palabras de honor y alabanza a su mujer. Por ejemplo, cuando ella ha preparado algo para comer, le diré:”Qué buenas manos tienes”, “qué comidas tan sabrosas sabes preparar”, “qué buen gusto tienes”, ete. Y aunque alabe todos los dias la misma cosa, eso también le causa alegria, y con més razén Si ‘encuentra nuevas razones para alabarla, gPor qué se queja tanto? Laneturaleza de la mujer es expresar lo que carga sobre su corazén. Es pues natural que ella cuente lo que siente que le falta en la vida. Sin embargo, cuando Ja mujer se queja mucho y la negatividad es Ia base de la conversaci6n con su marido, eso significa que no se siente bien por algtin motivo. Muchos maridos consideran que sus esposas se quejan injustamente. Sientea que se esfuerzan para ser buenos maridos, compran, ayudan, sonrien, apoyan, etc. Les esté claro que si después de todo lo que hacen se quejan, entonces cicrtamente algo est4 mal con ellas. Ciertos maridos hhasta Jes preguntan a sus esposas: “gPor qué te quejas constantemente?”. Este es un gran error. Porquenosélo que ese marido no toma en cuenta que algo le falta a su esposa y aparentemente no le Capitulo Cinco: Honea a Tu Esposa | 129 presta bastante atencién, sino que le demuestra que él actiia 2 la perfeccién y s6lo en ella algo no anda bien... Si sélo le hubiese dirigido algunas palabras dulces, hubiera visto de pronto que ella resplandece de felicidad. Todo marido debe saber: “Si tu mujer no esta a gusto ~ es tu problema”. El Rabino Berland shlit’a solia decirme: “Es necesario prodigar a la mujer cumplidos y alabanzas sin Iimites y rezat que ella. confie en que le amas. Porque mientras el hombre no se ha rectificado en todo lo que tiene que ver con su pureza y santidad personal (“Tékin HaBrit), su amor por ella es de hhecho un amor egoista ya que sc ama a si mismo, no a ella. Mientras tanto, hasta que logré rectificarse, el hombre weary pedirle al Creador que haga que su mujer crea que él le ama”. cae en la auto-persecucién sintiéndose cul su marido no la quiere. Para una mujer significa a muerte misma. Una mujer que ere que su esposo no Ie ama puede perder la cabeza. Tan pronto como Ilega a la conclusién que no gusta a su marido se entrega a la célera, a la tristeza y a la desesperacién, Elmarido debe pues alabar mucho asuesposay no mostrarle ai el menor signo de enojo ya que eso la lleva.a la conclusién de que élno la ama, Ademés tiene que rezar mucho para que ella confie que él la quiere y para que interprete cualquier palabra o acto de su parte como una muestra de amor. “Pero tii sobrepasas a todas” (rovertios 31:29) El sagrado libro del Zohar (Génesis 45) describe cémo el marido esti obligado a honrar 2 su esposs, concederle en forma exclusiva el gobierno del hogar, y abundar en palabras de amor y de honor hacia ella: 130 | Enel Jardin de la Paz “..La esencia del gobierno del hogar le pertenece a la esposa. Cuando el marido desea unirse con su esposa debe primero pedirle su permiso para hacerlo y regocijarla con palabras para que la voluntad de ambos sea una ~ sin imposiciOn alguna, en caso contrario ~ no se acostaré con ella. “Aprendemos de las palabras del Zohar, que cuando el marido quiere tener relaciones conyugales con su mujer esté obligado a alabarla, alegrarla y pedirle permiso, en caso contrario le cesté prohibido acostarse con ella, De aqui aprendemos que el hombre debe saber que no puede casarse si no esté seguro que puede alabar y cumplimentar a su esposa ya que en caso contrario — no podré unirse a ella legitimamente. Estd claro en este texto del Zohar que la mujer es el pilar de la casa, y que todo el hoger est bajo su mando. El Zohar sigue diciendo sobre este aspecto: “, Aprendemos que aunque un rey posea una cama de oro y hermosos edredones para dormir, si la Reina le prepara ‘una cama de piedras, él debe abandonar su cama de oro y acostarse en la cama de piedras que ella le preparé. ‘Vemos afin mas la vigeneia del gobierno de la mujer en su casa y cémo el marido debe aceptar su voluntad. Incluso si ella Ie dice que no puede dormir en su habitacién para la limpieza de Pesaj, €1 debe aceptar su decisién. Tal como solia decir Rabi Hirsh Leib zt”! en nombre de su Maestro Rabi Abraham Shternhartz, que cuando el marido regresa a su casa debe tener bien claro que su mujer es el general del hogar y que él es sélo un soldado raso, De la misma manera él debe obedecer a su esposa y ejecutar sus érdenes sin discusién alguna. Y justo como en un verdadero ejército el soldado mne que dejar su ego en le entrada de la base, asi también el marido debe dejar el suyo en la puerta de casa. Puede que en la vida civil el simple soldado sea un hombre cultivado y su Capitulo Cinco: Honra a Tu Rsposa_| 131 comandante apenas sepa leer y escribir, pero a pesar de todo &1 debe obedecer sus érdenes con diligencia. Asf también el marido; él puede ser muy intelectual y un hombre exitoso; él puede ser responsable de una gran empresa o el lider de una comunidad, pero una vez que él entra a su casa, debe olvidarse de sus cualidades y su categoria aunque sca el presidente de la reptblica, y volver a ser un soldado raso obedeciendo al general del hogar ~su esposa~ sin protesta alguna. El sagrado Zohar continia describiendo les alabanzas y los cumplidos que el marido debe expresar a'su mujer Zotar, Gécesis 49, raduoci6n basada en el comentario de ‘Matok MiDvash: "Ven y mira lo que esta escrito agui (Ginasts 228): "Y dijo Adén [a Eva]: jHueso de mis huesos y carne de mi carne!’... Esas son las dulces palabras que Adén le dijo a su esposa para transmitirle carifio, atraer la voluntad de ella a la de él y despertar con ella el amor. Miva cuén dulces son las palabras que le dijo, mira qué mensajes de amor contienen las palabras que le dijo: Tii eres ‘Irueso de mis huesos y carne de mi carne’ ~ por 10 tanto, ¢cémo podria yo alguna vez despreciarte ya que la luz que brilla en ti proviene de la esencia de mi esencia?’ El dijo esto afin de demostrarle que tienen una obligacion comin que los une y que nada los separa. Después de haberle dicho esas palabras afectuosas, “a ésta se la lamard ‘ishé (mujer) pues del ‘ish’ (hombre) fue tomada ésta’. Su intencién fue decir que esta mujer es excepcional, su igual no puede ser encontrado. ‘Esta es el honor de mi hogar’, todas las otras mujeres comparadas con ella son como un mono delante de un ser humano. Sélo ésta (Eva) puede ser llamada ‘isha’ —-mujer— porque con sus virtudes ella es la esencia de la perfeccién, més que cualquier otra... Son estas las palabras de amor y afecto promunciadas por Addin, el primer hombre, a su mujer. Tal como esté escrito 182 | Enel Jardin de la Paz en Proverbios (3128) que entre todas las alabanzas que deben ser expresadas por el hombre a su esposa para aumentar su amor, hay que decirle: “Muchas mujeres alcanzaron logros, pero ts sobrepasas a todas”. Aldecirle a la esposa que posee cualidades superiores a todas las otras mujeres, el marido cumenta los sentimientos de amor y afecto entre ellos”. Bl Zohar nos ensefia la conducta correcta del marido hacia sw esposa, Un marido debe considerar que si Adén, cuya mujer no rivalizaba con ninguna otra mujer por su amor, sentia que era necesario elogiarla, cumplimentarla y decizle explicitamente que nadie la igualaba, cudnto mas debe hoy en dia cada marido esforzarse por halagar a su mujer, hacerle sentir que es la mujer mas bella, el esplendor de su vida y la esencia de la perfeceién para él. Debe incluso utilizar ‘mismas expresiones que us6 Adén, diciéndole que en relacién a ella todas las otras mujeres son como monos delante un hombre. Honor ‘Unade las cldusulas de la Ketubd, el contrato de matrimonio judio que cada marido firma antes de casarse, determina que el hombre esté obligado a honrar a su esposa. Esta es tna obligacién solemne del esposo y no esté relacionada de ningiin modo con el comportamiento de su esposa hacia él. La obligecién es absoluta y se mantiene en vigor sin cambio alguno, pase lo que pase. Tal como cuenta el Talmud sobre Rabi Jiya cuya mujer lo amargaba y Ie hacia sufrir mucho y, a pesar de todo, cada vez que él encontraba en el mercado una mantilla bonit o algin otro regalo se lo compraba. Rabi Yehuda HaNas{ le pregunté: “Pero si te hace suftir con frecuencia?”, Le contest Rabi Jiya: “Suficiente hace (ella) al criar a los hijos y al salvarme del pecado”... Capitulo Cinco: Honra a Tu Esposa_| 133 Aprendemos de esta historia que el honor de la mujer es incondicional, y como lo menciona Maiménides en las Leyes de Matrimonio (Cep. 15, Ley 19: “Los Sabios ordenaron al hombre que honre a su esposa més que a su propio cuerpo y que la ame como ama a su propio cuerpo; y si tiene recursos debe beneficiarla conforme a ellos; debe no imponer sobre ella un temor excesivo y debe hablarle calmadamente y no estar ni triste ni enojado...”. ‘Y aunque Maiménides escribe en la regla siguiente (¢,Ley20) que “Ios Sabios ordenaron también que la mujer honre rmucho su marido”, le obligacién de la esposa no es equivalente a la del marido ya que la Ley Judia no requiere que ella firme un contrato que le obliga a hacerio. De hecho, el honor de 1a mujer hacia su esposo es s6lo 1a. consecuencia y el resultado del honor que él le da a ella, Solo cuando el marido cumple con lo que se le ha impuesto hacia el Creador y hacia su mujer, entonces “automsticamente” su esposa lo honraré a él. Con respecto a la esposa, Maiménides habla de la conducta adecuada que deberia existir, lo que llega naturalmente cuando el matido honra a su esposa y lla le corresponde, pero no es su intencién que el marido exija ‘hhonores de su esposa 0 que tenga necesidad de ello. EL hombre da y la mujer recibe, el marido tiene que honrar a su mujer y no lo contrario. Todo marido que procura ser honrado debe conocer esta regia y comprender que su deseo de honor es simplemente una cualidad femenina que debe quitarse de encima. {Quién manda aqui? El Proféta Blias ensefie cémo el marido debe conducirse en su hogar (Tana dese Btnatu cap. 15): “El hombre debe siempre ser humilde en el aprendizaje de la Tord, en las buenas acciones, en su temor a Dios, con sus padres, con su rabino, 194] Eneljardin dela Paz con su esposa, con sus nifios, su familia, sus vecinos, con los cercanos y con los extranjeros y con los no~judios que encuentra en el mercado, para ser amado en lo Alto y querido abajo y aceptado por todas las criaturas, y asi llenard sus dias y afios con un buen nombre, Porque cuando el hombre ‘es humilde en la Tord y realiza buenas acciones, entonces su espasa tiene temor de él, y asf también Tos miembros de su familia, sus vecinos y sus allegados ¢ incluso los no~judios Jo temerén, tal como est escrito (Devterouomio 28107: “Y vera todos los pueblos de la Tierra que el Nombre de HaShem es invocado sobre ti, y te temei La oxplicacién de esto se encuentra en el libro ‘Shai IaMord’. La Presencia Divina reside en aquel que es bumilde y tiene temor a Dios. Por lo tanto, la mujer de tal hombre lo teme y lo respeta. En cambio, aquel que se enorgullece ¢s despreciado, como nuestros Sabios ensefian (ruta Rava Barra oa): “Quien se enorgullece ~ hasta los miembros de su hogar no lo aceptan”, es decir que no lo pueden tolerar y le Iegan desprecios de su parte. J gue el Profeta Elias y dive cep. 4: “Ensefaron los Sabios: «86 modesto y bumilde con toda persona, y con los miembros de tu hogar ain més!”, Y esti explicado en “Shai laMord que bumilde significa que acepta y tolera todo desprecio y secalla. Fista es una gran leccién para los hombres que sostienen que su mujer es la que debe honrarles e incluso se quejan diciendo: “Quién es el hombre aqui? {Quién manda aqui? Mi esposa esta obligada a honrarme, a someterse y a escucharme”. Lo cilado anteriormente prueba su gran error: son ellos los que deben honrar a su mujer y ser humildes con !a gente de su casa. Quien cree lo contrario, no actéia como un hombre sino ‘como una mujer. Capftulo Cinco: Homma aTu Esposa | 133 Comprobamos entonces que todo depende del hombre y de sus acciones. Si el marido ve que su mujer no le teme, es sefial que él no es temeroso de HaShem. Si lo fuera, su mujer le temerfa a él también porque uno depende del otro ya que las palabras de muestros Sabios expresan “leyes naturales” Esto explica porque la mujer no tiene la obligacién formal dehonrara su marido mientras que si le es ordenado al hombre honrarla, El deber y Ja obligacién de honrar a la esposa no deponden de las acciones de ella. El honor y respeto al marido es simplemente la consecuencia de las acciones de él. Si el marido honra a HaShem, cuida su pureza y santidad personal y su carcter es masculino ~ su mujer lo honra. Si el hombre merece humillacién y aflicoién, entonces es muy probable que lo reciba por medio de su esposa. Esto es para su propio bien ya que los pecados y a impureza espiritual contaminan la sangre del hombre, tanto fisioa como espiritualmente. Esa sangre ‘contaminada’ debe ser purgada. FI mejor modo de hacerlo es por medio de humillaciones y desprecios. Si un marido no quiere ser humillado por su esposa, él tendrd que ser herido a fin de deshacerse de la sangre contaminada fisicamente. Por lo tanto, un marido con Emund acepta todo abuso verbal de parte de su esposa con amor, tal como dijo el Rey David cuando fue blasfemado por Shimi ben Gueré: “HaShem le dijo que maldiga...”. Guando un marido tiene Emund él entiende que no es su esposa quien lo desprecia sino el Creador que lo esté purificando de su sangre contaminada. En consecuencia, 1 sabe que tiene que hacer doble examen de consciencia y arrepentimiento: primero por la transgresién que le caus6 la humillacién y en segundo lugar por el pesar que le caus6 a su mujer al tener que humillarle. La mujer no lo hace de su propio acuerdo; Ella es obligada desde el Cielo a hacerlo por los pecados de su marido. 136 | Enel Jardin dela Paz ‘La mayor causa de la sangre contaminada que se debe purificar proviene de la iujuria, Por consiguiente, cuando sulta a su marido él debe hacer Teshuvd por la que caus6 esa. situacién, por el dolor que le produjo a su mujer y por la afliecién al Creador, como est escrito (Isaias 63:9): “En toda afliccién de ellos, El se aflige”. Cumplir con las obligaciones En algunas ocasiones la mujer le impide a su marido hacer las cosas que le gustan. Esta es una sefial que él no cumple con sus propios deberes hacia ella, privéndola de sus derechos como recibir su atencién, amor, consideracién, etc. Ella simplemente le paga con la misma moneda ignorando su interés hacia ciertas cosas, incluso el estudio de la Tora. Ella le hace suftir, pero en realidad esto demuestra su desamparo porque él la priva de su atencién. Es como si le dijera: “El sufrimiento que ahora sientes es el mismo que me causas m{”. Su conducta es de hecho un grito de dolor: “Me ignoras, me siento frustrada, me duele. Tal como ti suftes ahora, me ests haciendo sufrir de muchas formas”. Por lo tanto, cuando un hombre percibe que su mujer Te contraria, se opone a él y le hace sufrir, esto puede explicarse de dos modos: © que HaShem le pone obstaculos a través Ge su mujer para indicarle que tiene que corregir un defecto espiritual; 0 que HaShem le insinda que él le priva a su mujer de algo y por eso ella le impide hacer su volintad. La razén més convin por Ja que la esposa detiene a su marido o Io bumilla es por sus violaciones de la santidad personal. La esposa se opone al marido que perjudica su santidad, como esti escrito haré una ayuda su conira”, “Si él lo merece” — significa que sus acciones son Capitulo Cinco: HonraaTu Esposa_| 137 puras, que no atenta contra el Pacto Sagrado. Si no lo merece entonces su esposa se le enfrentard, le impediré hacer lo que desea y le pondt4 obstécules. ‘La palabra hebrea para mérito es ‘zejts’, que pr Ja palabra hebrea ‘zaj’, que significa ‘claro’ o ‘puro’. Por lo tanto, el que tiene el mérito se refiere a qui son pures y no perjudica su santidad personal, y entonces—su esposa le ayudard, le animaré, le apoyard. En conclusi6n: Cusndo la mujer le impide a su marido hacer lo que quiere, si él posee un minimo de fe debe examinarse y buscar qué es lo que tiene que corregir. Debe decirse: “No es mi esposa quien me lo impide — es HaShem y tengo que entender qué es lo que me esta diciendo. Quizés he violado mi santidad personal, tal vez privé a mi mujer de susnecesidades, © tal vez tengo que rezar mAs para conseguir Jo que quiero hacer”. Lo primordial es que el hombre que mira su vida a través de los lentes de la Kmund, no s6lo se abstiene de ofender a sui esposa, sino todo lo opuesto: la honra, la apacigua, la consuela y la fortalece. ¥ si un marido “baja la cabeza” frente a HaShem en esa prueba de fe y busca qué es lo que El le est insinuando, entonces su esposa misma se transformaré y, en vez de enfrentarse a él se volveré su ayuda y le dejaré hacer Jo que desea. {Por qué? Porque él volvié al estado de tener “mérito’. YY como esta escrito en Proverbios se complace con los caminos del homire, hasta sus enemigos se reconcilian con é1”. “Sus enemigos” se refiere también a su esposa, ya que los obstéculos més grandes que un hombre a ‘menudo afronta provienen de ella. Pero todo esto depende de €\— tan pronto como se arrepiente y cumple con la voluntad Gel Creador, todo se transforma a su favor. 198 | EnelJardin dela Paz Todo hombre casado ve con claridad que tan pronto como HaShem quiere que su mujer le ayude, ella se transforma en la més maravillosa de las mujeres; le soncie, Io comprende, lo alienta y lo anima. Y entonces el marido se asombra y se pregunta: “Es ésta la misma mujer que sélo ayer envenenaba mi vida hasta el punto de desear la muerte? ,Es posible que esta mujer agradable y dulce sea aquella que ayer me aparecia ‘un monsiruo listo para destruirme?’, En cambio, cuando HaShem quiere lo contrario, ella se convierte en su peor enemiga, dura como la piedra, despreciativa y lanzando amenazas temerosas. Y entonces el marido se extraita: “jEs ésta Ja misma mujer que amé, con la que vivi un tierno idilio, donde faltaban s6lo los violines y las flautas para completar el cuadro ideal de nuestra vida conyugal?”. Todo esto nos demuestra que 1a paz doméstica es s6lo la expresién de la maravillosa y exacta Supervisién Individual que depende de la espiritualidad del marido. jHuminar, no criticar! Una de las situaciones més delicadas y sensibles en Ja vida conyugal se presenta cuando el marido se vuelve més observador de la Tora y su esposa no. La mayoria de estos hombres caen directamente en la trampa de la Mala Inclinacién y aducen que tienen todas las razones para criticar a sus esposas “en nombre de la Tord”: “Qué estés haciendo?? ¢{No sabes que est prohibido?? {Transgredes la INo se hace asil, efc., y la pobre mujer esta expuesta apresiones y desprecios dia y noche. ‘Nadie alguna vez, incluso este marido, se volvié observador de fa Tord porque alguien le golpeé con un palo en la cabeza, asi que sus insultos nunca conseguirén algin efecto. Pero si sus criticas no son suficientes, ademés le deja claro a su Capitulo Cinco: Honra a Tu Esposa | 139 ‘esposa que ella ya no le interesa como antes, después de todo Al tiene un nuevo “interés” en la vida que le ocupa todo su tiempo libre. Comprensiblemente, cuando ella ve todo esto, sobre todo cuanto él disfruta de sus lecciones de Tord y de su nueva “vida espiritual”, entonces el hermoso camino de la ‘Tord se transforma en su peor enemigo ya que para ella es el responsable de todos los insultos que sufre, y de su falta de importancia a los ojos de su esposo. Elresultado es, que si hasta ahora habia alguna posibilidad de que esa mujer se acercase al camino de la Emund y de la Tord, ahora que su marido le desprecia ella se aleja més y mis, 9 tal grado que rechaza toda relacién con la Tord y hasta el poco respeto que ella podria haber tenido a las tradicion desaparece. Desde luego, ella se opone 2 su marido con todas sus fuerzas. En este aspecto, Nuestros Sabios han dicho que antes del descenso del alma 2 este mundo le hacen jurar lo siguiente: “$6 justo y no malvado”. ¥ explican los Maestros Jasi "No seas malvado por ser justo”. Por consiguiente, lo primero que el marido “justo” debe saber es que no debe criticar a su esposa en absoluto y especisimente en todo lo relacionado con la Tord y el cumplimiznto de los Preceptos; no debe hacerle ninguna observacién sobre su forma de conducirse y sobre Jo que ella debe 0 no debe hacer. Lo segundo es que no sélo no debe despreciarla, sino que debe honrarla aun més que antes. Debe hacerle regalos, halagarla y regocijarla de todas, las maneras posibles. Estos dos pasos garantizan que élno larechace yno la apene por su acercamiento al camino espiritual, sino lo contrario ~ ella verd que su arrepentimiento y observancia religiosa le han mejorado y también su comportamiento hacia ella, que la respeta y la comprende ms que nunca, y asi le mostrara la Tord y su estilo de vida bajo su luz auténtica. Luego, si 140 | Enel Jardin de la Paz realmente quiere acercarla al camino de la Tord, debe rezar por ella. Es posible lograr todo gracias a la plegaria, como estd escrito (Proverbios 21): “El corazén de los reyes esta en la mano de HaShem” — eso mismo es aplicable al corazén de la esposa. El Talmud nos cuenta acerca de Rabi Meir que tenia vecinos malvados que le causaban mucho pesar. Rabi Meir rez entonces para que ellos murieran, Cuando Beruria, su esposa, lo escuchs, le dijo: “Por qué ruegas para que ellos mueran? Esté escrito (Sstmes 10435) que ‘Sean consumidos de Is Tierra los pecados’ — no los pecadores, Reza en cambio para que ellos se arrepientan y mejoren su conducta”, Y asi fue que Rabi Mair rez6 por aquellos malvados y ellos hicieron Teshuvdé y cambiaron completamente. Nuestros Subios ensefian que de Ia historia anterior podemos aprender que, aunque aparentemente el artepentimiento del hombre depende de su propia eleccién, la plegaria que se reza por él lo estimula a hacer Teshuvd y cambiar. Siesto se cumple a propésito de verdaderos maivados y pecadores, con mas motivo en muestra generacién en la que Jos impios no existen més, sino solamente gente debilitada por lo largo del exilio fisico y espiritual. Con més razén en el caso del hombre que se despert a regresar al camino de la ‘Tord y su esposa todavia no lo ha hecho. Ya que él merecié ser iluminado por la luz de la Tord, debe ser compasivo con su mujer que es como su propio cuerpo, y debe por lo tanto rezar ‘mucho para que también ella tenga el mérito de saborear esa dulce vida. Fl amor auténtico hacia su mujer debe manifestarse en plegaria a HaShem diciéndole: “Duefio del Universo, por Tu coimpasién me despertaste a arrepentirme y tomar el buen camino. Toda esta iluminacién que siento Te pertenece, y la prueba es que yo mismo anduve en la oscuridad antes que Capitulo Cinco: Honra a Tu Esposa. | 142 me abriste los ojos. Por lo tanto, Te agradezco infinitamente y Te ruego que despiertes también a mi esposa, que abras su ‘corazén y que Ia ilumines tal como hiciste conmigo”. Y asi debe el esposo multiplicar sus plegarias por su esposa ~ya que ésa es la expresi6n de su amor hacia ella-, y no hacerle ni la menor critica, porque la regla es: (luminary, no criticar! Honra y seras honrado Una mujer verdaderamente honrada por su marido no podra ponerse a él permanentemente. Flla se sentira en algim momento incémoda poniéndose en su contra, al suscitarle dificultades o impedirle realizar lo que él considera importante — mientras él tanto la considera y le honra. Por consiguiente, sin que él tenga que decirle ni una sola palabra ‘un momento dado ella se avergonzaré por su icién que él tiene con ella. El esposo debe pues demostrarle que 1a quiere tal como es, decirle que todo lo bueno en su vida proviene del mérito la y que es gracias a ella que él estudia la Tord. Debe decirle que preferiria quedarse en casa pero que para el bien de la familia debe ir 2 estudiar y crecer espiritualmente, etc. 'Y asi debe usar éxpresiones similares que tienen por objeto iluminarla, dandole Ja sensaci6n que ella es lo primordial en suyida y que ticne una gran parte en su desarrollo espiritual y ewel estudio de la Tord y el cumplimiento de los Preceptos, Hi debe hablarle con sinceridad y no esperar que con una ‘pequefia sonrisa ella se someta a él... Es muy probable que é1 tenga que seguir dando, ser comprensivo y ser complaciente durante un largo tiempo mientras ella ‘contintia con sus objeciones y desprecios. En consecuencia no utilizaré esto como una prueba, sino que actuard asi en forma pers y continua, iluminando y rezando, Cuando ella vea que él es 142. | Enel Jardin de la Paz, auténtico — ella misma cambiar, como esté escrito (Proverbs, 167: “Cuando HaShem se complace con los caminos del hombre, hasta sus enemigos se reconcilian con é!”. Capitulo Seis: “Frente a Frente” El Talmud (eave Batra 9%) sefiala una aparente contradiccién entre dos versiculos que describen a los Querubines que estaban en la parte superior del ‘Arca del Pacto’ que contenia los Diez Mandamienios. En Exodo (2520 esta escrito: “Y los Querubines estarin con sus alas exiendidas hacia arriba..., y sus rostros frente a frente”, mientras que en Crdnicas II (oa el versiculo afirma que los Querubines estaban con “sus rostros hacia el Santuario”, lo cual implica que sus rostros no estaban uno frente al otro. El mismo Talmnd explica que de hecho no existe ninguna contradiccion: EJ versiculo del Exodo se refiere al momento en que el Pueblo de Israel cumple con la Voluntad Divina, mientras que el versiculo de Crénicas se refiere al momento en que transgrede, Cuarido los Israelitas cumplian con la Voluntad Divina, los Querubines se daban la cara como dos personas que se aman, lo que era una seiial de que el Creador Mismo miraba con amor a Su pueblo. Pero cuando ellos transgredian y no cumplian con los Preceptos —metafbricamente dandole a HaShem la espalda—entonces los Querubin se daban la espalda el uno al otro, lo cual también ef Creador Je habia dado la espalda a Su pueblo. Vemos entonces que los Querubines —los cuales tenian el aspecto de un nifio y una nifla~ servian como indicador del estado espiritual del Pueblo Elegido. ‘A partir de esta ensefianza podemos aprender un principio fundamental respecto a la vida matrimonial. Cuando la pareja cumple con la Voluntad Divina, entonces HaShem une al marido y a la esposa con amor, pero cuando transgreden — El hace que se den la espalda, La paz en el hogar es un indicador exacto y fiel del nivel espiritual del hombre. a 14 | Enel Jardin dela Paz El buen camino Rabi Najman ensefia ituey Mokorda tt, 87) que la paz en el hogar depende por completo del marido. El Rebe explica que cuando el marido se comporta con recato y mantiene su santidad personal, entonces hace brillar 224 huces espirituales en st esposa (224 es el equivalente numérico de la palabra hebrea ‘dérej’ que significa ‘camino’), que ella a su vez le refleja a él en forma reciproca, Entonces, la mujer es feliz y apoya a su marido en su camino, es decir, en todo lo que él haga. Este es otro signi icado mas del versiculo de Exodo referente a los Querubine: tros frente a frente” — que el marido ilumina a su mujer y ella le devuelve la luz. Pero si el marido corrompe su camino transgrediendo su santidad personal, tal como esta escrito (Génesis 612% “Pues todo ser de carne habia corrompido su camino sobre la Tierra, entonces él ya no jlumina a su mujer con las 224 luces y entonces ella se volverd en su contra y se opondré al camino de él, tal como ensefiaron los Sabios: “...y si élno tiene mérito ~ ella se vuelve contra él” ‘La paz en el hogar es de hecho un certificado que leva la firma del Creador Mismo y una demostracion que el marido esta cumpliendo con la Voluntad Divina -o més especificamente, si esté manteniendo su santidad personal-o no, Un cuerpo problemitico Fl sagrado libro del Zohar nos cuenta que Adan no se beneficié en absoluto del mundo fisico, ya que su mismo cuerpo era completamente espiritual. Su cuerpo brillaba aun més que los angeles de los mundos mis altos. Pero esto fue solamente hasta el momento en que pecd... “Cuando el cuerpo de Adén llegé al mundo, el sol y la luna de este mundo lo vieron y sus luces se oscurecieron ante la Capitulo Seis: “Prente a Brente” | 145 de él, tal como ocurre con la luz de una vela frente a la uz del dia... Cuando pecé al comer del Arbol del Conocimiento ocasioné un gran dafio en todos los mundos espirituales causdndoles bajar de su nivel espiritual... La luz Divina que habfa brillado sobre él se oscurecié... Ahora él necesitaba un nuevo cuerpo hecho de piel y carne fisica de este mundo, tal como esta escrito (zeit 321: “E hizo HaShem, Dios, para ‘Adan y para su mujer tinicas de piel, y los vistié’. ise era un cuerpo fisico que podia disfrutar de los apetitos mundanos del mundo fisico” (Zohar, Kedashim, p83 conel comestarin “Matok MiDvash’) El Zokar nos ensefia que el deseo sexual surgié como un castigo —una oscuridad fisica— que les fue forzada a Adin ¥ a su esposa como resultado de su pecado. Antes de pecar, fl cuerpo de Adén cra absolutamente puro y brillaba con un fulgor més resplandeciente que el sol y la luna. Hasta ese momento, su unién con Eva habia tenido lugar en un nivel absolutamente espiritual, apartado completamente de cualquier apetito fisico y Iujuria. Por Jo tanto, la alegria de la mujer y la paz en el hogar dependen completamente de la santidad personal del marido. Y¥ lo principal en el cuidado del ‘Brit’ se encuentra en la relaciGn diaria con su esposa y en el momento de su unién ung poderosa y fn HaBrit’ cuenta con varios niveles espirituales, pero, el nivel basico es el cumplimiento por parte del marido de la Ley Judia la Halajé~ en todos los aspectos de las relaciones unin matrimonial judia, de acuerdo con nuestra sagrada Tord, constituye un aspecto de la santidad personal”. El estricto cumplimiento a los estatutos de la Ley Judia en esta érea, como la inmersién de la mujer en una Mikve autorizada 146 | Enel Jardin de la Paz y el comportamiento del marido en el momento de la unién fisica, posibilita mantener relaciones conyugales exitosas y gratificantes (ver Sin dru, Ort Jaim. cep 240). Por lo general, cuando la mujer no desea la cercania del marido y hasta lo rechaza, o si existe cualquier otro problema en las relaciones conyugales, eso significa que el marido debe fortalecerse en lo relacionado con el “Tiktin HaBrit’ y trabajar sobre el tema. Atencién o pasion Después del pecado de comer del Arbol del Conocimiento, el castigo de la mujer fue que su marido tendré dominio sobre ella, tal como esté escrito (Gézess 316): “Y hacia tu esposo seré tu deseo —y él te dominara”, El significado de este castigo es que toda la vitalidad y Ia alegria de ta mujer dependen de su esposo, completamente. Por Io tanto é1 debe verter sobre ella mucho amor y atencién para que ella pueda lograr la felicidad y alegria en su vida ipal que impide que el marido le prodigue a su esposa todo el amor y toda la atencién que ella necesita es la pasién y el apetito lujurioso que él tiene, Cuando el marido siente el apetito de unirse a su mujer, deja de dar y quiere recibir. En ese momento acaba de ser su fuente de vitalidad y cen consecuencia deja de tener el “dominio”, De hecho, ahora ella lo controla ya que posee aquello que él desea, El Rebe de Kotzk coment6 acerca del versiculo citado anteriormente que “el marido domina a la mujer tmicamente cuando ella desea su cercania y no al revés”. Si ella se convierte en un mero objeto de deseo y apetito, ella lo domina a él y entonces el hogar esta destinado a desmoronarse. Tal hogar no puede perdurar debido a la siguiente regla espiritual: cuando el marido siente el apetito de unirse a su mujer, esti creando en ella la fuerza exactamente contraria Capitulo Seis: “Frente a Frente” | 147 — Ja sensacién de que ella no puede soportarlo, La mujer reacciona con repulsi6n a las muestras,de deseo de su marido — cuanto mayor es el deseo, mayor es la repulsién, basta el punto de que no existe un suftimiento més grande para ella que mantener relaciones intimas con él. En ese caso ella ni siquiera quiere que él la toque. Le parece que la noche de su bafio ritual es una condena a muerte, y las aguas de la Mikve —una horca. El marido siente que esté por prodigarle amor a su esposa y ella siente que est4 entrando en los abismos del infierno. Para ella, él ahora tiene el aspecto de un monstruo y siente una repulsién total hacia él Muchas veces los maridos confunden la Tujuria que sienten por sus esposas con amor. En realidad, cuando el marido siente apetitos por su esposa — no puede amarla verdaderamente. El amor es dar, mientras que la lujuria significa tomar con egoismo. La prueba més grande de esto es lo que ocurre una vez que el deseo fisico ha sido satisfecho. De pronto el gran entusiasmo y amor del marido se es hubieran existido y hasta siente rep que ya no tiene ni una gota de paciencia para hablar con ella; ademas, por lo comin, él se va derecho a dormir... Esto denmestra que el contacto con su esposa es simplemente para satisfacer sus propios deseos — en otras palabras, el gran “amor” que sienté hacia su esposa es en realidad sélo pura Iujuria. La esposa que siente que su marido la trata como aun objeto inerte que no tiene ni alma ni sentimientos, se siente méé muerta que viva. Amor u odio La Tord relata la historia de Amnén y Tamar. Amnén sentia ‘un tremendo deseo enfermizo de unirse a su hermosa hermana ‘Tamar. ‘ras muchos intentos fallidos para seducirla, la tomé porla fuerza. Inmediatamente después de ese horrible crimen, Ja Tord declara (Garett, 1:15): “Luego la abortecié Amnén 148 | Enel Jardin de la Paz con tan gran aborrecimiento, que el odio con que la aborrecié fue au mayor que el amor con que la habia amado...” Nuestros Sabios aprendieron de esa historia que el amor que se construye en base de un apetito o interés al final acaba convirtiéndose en odio, como han dicho (trataso Todo amor que dopende de alguna cosa, al cesar esa cosa ~ cesa también el amor; pero todo amor que no depende de algo, jamés cesar, ;Cémo es un ‘amor’ que depende de algo? ‘Como el amor de Amnén por Tamar. ;Y cémo es un amor ue no depende de algo? Como el amor de David y Yonatén”. FI Mefri, el gran comentarista, explica que Amnén amaba a ‘Tamar meramente pera recibir gratificacién de sus apetitos. Una vez. que la obtavo — ya no pudo soportarla. Cuando el marido tiene lo que se ama ‘taava’ ~apetito de Iujuria hacia su mujer-, acabara odiéndola. Su “amor” por ella depende de una causa especifica que, cuando seré satisfecha, c dejaré de existiz. Una vez que su mujer no desea es intimas con él, sea por distintas razones 0 por Alla odia y se queja de ella. ‘dems, un marido Iujurioso sin Iugar a dudas Lega al adulterio. Incluso si no le es infiel en el sentido literal de Ja palabra, ciertamente le seré infiel con los ojos y con el pensemiento. Mirard a otras mujeres y sentir deseo de su belleza. La Mala Inclinacién le mostraré todo el tiempo que las otras mujeres son mucho mas atractivas y excitantes que su esposa, tal como escribié el Rey Salomén @rovertios 9:17): “Las aguas robadas son mas dulces”. {Un hombre que observa a otras mujeres nunca podré amar con él, tal como esté escrito (Proverbios a la separacién”. El Rabino Yosef Jaim zt”, el Ben Ish Jai, relata una historia relacionada de un hombre que fue a ver aun rabino, El rabino le pregunto cudntas mujeres tenia. El Cepttulo Seis: “Frentea Frente” | 149 hombre, completamente confundido, le respondié: “Estimado Rabino, no entiendo la pregunta... Tengo una sola mujer, por supuesto”, Entonces le respondié el rabino: “Mentira. Tienes “Pero muchas mujeres y las escondes en recdmaras ocultas’ rabino...”, trato de decir el hombre choqueado... siguié el rabino cerrando sus ojos, “que a menudo piensas y fantaseas con otras mujeres y sus imagenes estén grabadas en tu mente y en tu cotazén”. De repente abrid sus ojos y dijo: “Esas son las ‘recémaras ocultas’ en las que escondes a tus otras mujeres!”... ¥ el hombre rompié a Horar y admitié que era verdad. ‘Cuando un hombre piensa en otras mujeres, observandolas y fantaseando con ellas, ademis de serle infiel a su esposa, también esté transgrediendo muchas prohibiciones severas de la Toré, ya que est prohibido observar a ottas mujeres y pensar en ellas, como esta escrito (Niners 1535): “... y ustedes no se extraviardn tras [los apetitos de] vuestros corazones ¥ vuestros ojos, detrés de los cuales ustedes se perv Ese marido esta transgrediendo también dos de los Diez Mandamientos: “No cometerés adulterio” y “No codiciards la mujer de tu préjimo”. Ond —¥1 Precepto de las relaciones intimas Para la mujeres de suma importancia que el marido le prodigue un trato carifioso, célido y afectuoso antes de la uni6n fisica, El Rabino Shlomo Wolbe zt"? escribe: “La intimidad fisiea es un soborno muy poderoso, pero la mujer no se deja engafier por él. Al contrario, durante el contacto fisico ella puede sentir un gran dolor por 1a falta de cercanfa sentimental”. Porque hay que saber: le unién fisica es la cumbre de la intimidad, pero a cada cumbre se llega atravesando distintas etapas. La intimidad fisica que carece de cercania sentimental y emocional es algo que Je resulta muy ofensivo a la mujer. A la mujere interesa prineipalmente 150 | Enel Jardin de la Paz la consideracién y Ia intimidad espiritual, es lo que ella valora y necesita. Cuando recibe esa clase de trato de su esposo, entonces también desea la unién fisica con él. Pero si él no le demuestra una genuina consideracién y amor, asi como también una cercanfa constante de mente y alma, entonces fa siente repulsién de s6lo pensar en mantener relaciones {intimas. La cercania fisica que no surge de una cercania de mente y alma es algo degradante y doloroso para la mujer. La ensefianza anterior constituye el fundamento de una relaci6n conyugal exitosa. Ademis, todo cl éxito del hombre en el campo financiero, es decir, si tendré poco o mucho sustento, si le Legard facilmente 0 no, com satisfaccién 0 con dolor, depende del auténtico amor y respeto que siente y da a su esposa. Tal amor es el resultado de un trabajo personal del marido para sucumbir a su apetito y deseos lujuriosos, asi como también el aumentar su reconocimiento de las necesidades emocionales de su esposa. El deseo de Ja mujer hacia su marido, no se refiere a lo {isico, sino a recibir una atencién calurosa y amorosa. Si esto falta — lo esencial falta; cuando el marido no le da a su mujer ‘una relacién y una atencién sincera, entonces todo falta. Peor todavia, en un nivel espiritual, el marido podrfa ser culpable de violacién ya que toda esa “unién” es simplemente para saciar sus apetitos provechdndose de su esposa como si fuera un aparato... El término biblico usado para el Precepto de la unién es Ond — que se traduce literalmente como “el tiempo de 1a esposa”. Es un tiempo especial dedicado a la mujer con todo lo que esto pueda implicar. Por lo tanto, quien de verdad desea cumplir con este elevado Precepto y alegrar a su esposa, a través de su cumplimiento, debe dirigirse a ella con una genuina voluntad de unirso en un nivel emocional, y tener mucha paciencia y delicadeza. Hay que alabarla, darle mucho Capftulo Seis: “Frente a Frente” | 151 amor y carifio, escucharla, expresar gratitud por todo lo que hace por él, decirle cusn importante es ella en su vida. Estos son los pasos para escalar la montafia de la intimidad. En Ja cima se encuentra Ia unién fisica que debe estar imbuida de amor, carifio y el deseo de unirse a ella como un alma, no sélo un cuerpo. Resulta que cuando un marido es Iujurioso no puede cumplir con el Precepto de Ond ya que no puede satisfacer a su esposa pues busca sélo satisfacer su propias “necesidades fisicas” para descargarse de Ia suciedad que ha acumulado por no cuidar sus ojos y sus pensamientos. De hecho, él vi para realizar su propio Ond ~‘el tiempo de él’ no el de ella. Si se acerca a su esposa sin intencién de expresar su amor por ella o querer alegrarla de verdad, él no puede cumplir con el Precepto, y su esposa ciertamente lo sentiré. Esto puede generar un ciclo vicioso de acontecimientos, como hablaremos en Ia siguiente seccién Elacto de la unién fisica sirve a la esposa como un medio para experimentar el amor de su marido por ella. Si el amor falta, ella no tiene ninguna necesidad o deseo del acto en si. Ella no desea ese tipo de unién y prefiere més bien dormir. Est cansada y todo ese acto motivado por un apetito animal no Ie interesa y le da lastima por el tiempo perdido que podria aprovechar para descansar del trabajo del dia. Esiaes la regla: toda mujer normal no tiene aquellos apetitos lujuriosos que tienen los hombres. Un hombre puede codiciar cualquier mujer que mire, sca una mujer extrafia, vieja o joven, y no importa si se encuentra frente a él o en una foto, y hasta un vestido colgado para secar de una mujer puede excitarlo y hacerlo fantasear, Las mujeres sanas no tienen aquella locura ysuinico deseo es hacia su esposo. Si una myjeren un millén nace con tal apetito y lujuria es por ser un varén reencarmado ‘en mujer, o una mujer que a la que abusaron y le lavaron el