Está en la página 1de 5

INFORME DE LA OBRA EN JIQUILISCO, REPUBLICA DE EL SALVADOR

INFORME OO1 (LABOR DE ENERO A JUNIO DE 2007)

Aquel sábado
Sábado… inolvidable sábado. No fue uno de los tantos para ir a dar cátedra en el
Instituto Bíblico de nuestra Iglesia en Pereira. Además de ejercer labores propias de mi
cargo, Director General de la mencionada institución.

La agenda ese día indicaba que lo que había que hacer era un tanto diferente: Salir del
aeropuerto Matecaña de Pereira el 9 de diciembre de 2006 a las 10:00 de la mañana,
para viajar a Bogotá y luego conexión en San José de Costarica y por último, a nuestro
destino al cierre del dia: la Repùblica de El Salvador.

Mi esposa Senovia, dentro del avión, estaba envuelta en un mar de lágrimas, la ocasión
lo ameritaba. El corazoncito de Sarita, mi hija de siete años edad, palpitaba más que
nunca; ella deseaba bajarse. Para completar el cuadro, todos estábamos dispersos en
cuanto a las sillas asignadas. Entretanto, yo solamente veía cómo segundo tras segundo
nos alejábamos de la tierra que nos adoptó y dio grandes oportunidades en el servicio
cristiano básico, el ministerio y en el Distrito. Lo digo, porque mi esposa es de
Fundación, un municipio del Magdalena; la hija nació en Medellín, y este siervo en el
barrio Las Flores de Barranquilla.

No podré olvidar que antes de tomar pista el avión, entró una llamada a mi celular; se
trataba de la joven María Edith, una hermana de la que fuimos pastores en Peralonso,
Santuario, departamento de Risaralda. Deseaba despedirse. Dios bendiga las bonitas
palabras que ella nos transmitió en ese momento. Ya para ese instante, de forma
increíble, Sarita afirmaba que ahora sí sentía querer viajar al país que íbamos. Lo
confieso, esto me fortaleció abundantemente, porque se tome ligeramente o no, lo cierto
es que ella había propuesto unas semanas antes a unas amiguitas de la clase de Escuela
Dominical de la Iglesia en El Dorado, Pereira, un ayuno para que nuestros superiores
no nos enviaran fuera del país.

La llegada
Llegamos al aeropuerto internacional de San Salvador a las 7:30 p.m. Fuímos recibidos
por la familia Quintero Barceló de una manera especial; ellos son misioneros en este
país desde hace cuatro años.

La posesión
El 22 de diciembre el hermano Edgar Quintero nos posesionó en Jiquilisco,
departamento de Usulután, obra en la cual recibimos cuatro personas bautizadas, un
grupo de siete simpatizantes y 10 niños, resultado de un trabajo de tres años por parte
del misionero.
La República de El Salvador

La extensión territorial es de 20,742 Kilómetros cuadrados, 320 Kilómetros de costa y


playas en el Pacífico que se extiende a lo largo del país. Además cuenta con valles,
montañas, volcanes y una planicie costera. La sierra Madre cruza todo el país de
poniente a oriente. El Salvador tiene fronteras con Guatemala y Honduras y esta situada

en el centro de América Central que le hace un punto de partida perfecta para explorar la
región.

Lenguaje: El idioma oficial es el español (castellano).

Población: La población es de más de seis millones de habitantes y estos están


divididos en tres grupos étnicos: descendientes de europeos, los de mezcla europea e
indígena y los indígenas salvadoreños.

Religión: Predomina la religión católica ( 80% aproximadamente), pero se pueden


encontrar iglesias de otras denominaciones como : evangélicas, bautistas, adventistas,
etc.

Moneda: dólar americano.

Jiquilisco
Está situada en el departamento de Usulután y a 100 kms. de San Salvador, la capital del
país. Tiene una población aproximada de 40.435 habitantes.
Jiquilisco fue fundada por tribus lencas y significa " Los hombres del xiquilite".

La posesión en Jiquilisco
El 22 de diciembre el hermano Edgar Quintero nos posesionó en Jiquilisco, obra en la
cual recibimos cuatro personas bautizadas, un grupo de siete simpatizantes y 10 niños,
resultado de un trabajo de tres años por parte del misionero.
Aquí se realizan los cultos en un garaje de la propiedad de una hermana de la
congregación. Es prestado por el momento. No pagamos arriendo ni servicios, gracias a
Dios.

El inicio
El mismo día que nos posesionaron, inmediatamente fuimos ubicados en una casa que
la familia misionera había arrendado. Esa noche no dormimos. Fue una larga noche de
desvelo. Mi hija lloró incansablemente, lamentando que su nueva amiguita, la hija del
misionero Quintero, no se quedara con nosotros. Ellos debían volver a la capital, a dos
horas de Jiquilisco. Y recordando a su prima Mónica y a sus amiguitos de El Dorado en
Pereira. Fueron varios dias difíciles; aún, eso se repite todavía. Es inevitable.
Llega la gente

Iniciamos un trabajo de oración con mi familia. Posteriormente realizamos nuestra


primera actividad en este país: una reunión de trabajo con la congregación.
Hablo de esa primera actividad porque apenas pudimos iniciar esa fecha dado a que dos
de las hermanas trabajan a fin de año en venta de pólvora. La otra hermana es una
anciana que tiene una tienda y el hermano Máximo que es un anciano de muchos años.
A los primeros cultos solo asistíamos el grupo en mención.
A las pocas semanas tuvimos el privilegio de bautizar la primera persona en este país,
una anciana que llevaba más de 30 años en una Iglesia trinitaria.
Igualmente, por la gracia de Dios y nuestro primer evangelismo logramos que empezara
a asistir una señora con su niña. A los días siguientes se hizo acompañar de su marido y
un hijo adolescente.

Hoy
Actualmente asisten 10 bautizados, unos 20 niños y 15 simpatizantes, gracias a Dios.
En el salón de predicación efectuamos cultos los martes de oración y enseñanza, los
jueves compartimos con los asistentes el material de las Refams. Están siendo de
tremenda bendición. Ya vamos en el nivel tres y tenemos grandes expectativas con los
frutos de este trabajo.

Evangelización
Realizo evangelismo y visitación en Jiquilisco, que es el centro de acción, los martes,
jueves y los sábados, durante todo el día. Este trabajo está ocasionando notables
resultados para la asistencia a los cultos y el respaldo del Señor en los servicios.

Buenas noticias
Durante una Escuela Dominical, frente al salón de predicación, un caballero estacionó
su vehículo y sin bajarse de él, desde allí escuchó la predicación. Este hombre se fue a
su casa ubicada a 20 minutos de Jiquilisco, en una ciudad llamada Usulután, capital del
departamento del mismo nombre. El le compartió a su familia la experiencia vivida ese
domingo.
Lo sorprendente es que el martes de la misma semana pasaba por el templo, un hermano
de Mario, el caballero mencionado, y también se acercó. Este a diferencia de aquel se
bajó y se presentó con su esposa e hija. Resultaron siendo cristianos y bautizados en el
mismo Nombre que nos fue invocado para la salvación.
El grupo resultado de esta experiencia son: Mario Carranza, José Manuel Carranza,
Beatriz de Carranza, madre de ellos, la hermana Martha Inés Morales y Héctor
Quinteros, éste último un joven músico. Estos últimos cinco hermanos viven en
Usulután.
Provisiones

Dios empezó a proveernos. Llegaron un teclado y una guitarra eléctrica obsequiada por
el hermano Mario, el curioso que no se bajaba del vehículo. Una hermana de Estados
Unidos nos trajo en una visita que hizo aquí un retroproyector. Del fondo de la Iglesia
compramos la pantalla para la proyección de las alabanzas y futuras conferencias.
El joven Héctor toca el teclado y la hermana Senovia la guitarra y ahora estamos
teniendo tremendos cultos tipo pentecostales. ¡Gloria a Dios!.
La casa a donde inicialmente viviamos se convirtió en un lugar muy difícil de
permanecer allí, dado a que un grupo de personas alcohólicas se apostaban a la puerta y
hasta llegaron a mostrarse hostiles con mi esposa y hasta el punto que algunos se
orinaban allí hasta delante de mi familia.
Se sumaron las condiciones propias de la vivienda como tener la sala destapada, el
baño en el patio, no haber un lavaplatos, sino que tocaba lavar la loza en el mismo
lavadero de ropas en el patio, las cenizas invasoras producto de la quema de cultivos de
cañas del sector, lo cual mantenía esclava a Senovia de la escoba y del trapeador,
sumado al calor insoportable y que llevó a una crisis nerviosa a mi esposa. Debimos
orar para que el Señor proveyera una casa en mejores condiciones básicas.
Y sí, gracias a Dios, proveyó al hermano José Manuel Carranza, mencionado arriba para
que nos ofreciera una de sus viviendas en Usulután, a 20 minutos, para residir allí sin
pagar centavo alguno por el arriendo, sólo lo servicios. ¡Gloria a Dios!

Otros lugares de predicación


Usulután. Aquí en este municipio efectuamos culto los dias miércoles. Asisten el grupo
de los cinco bautizados de este municipio más unos diez personas inconversas.

Proyección
Dentro de las proyecciones de nuestro trabajo aquí están efectuar evangelismo y
establecer cultos en los siguientes lugares: Santa Lucía y Colonia Chaguantique en el
municipio de Puerto El Triunfo, Nueva Granada, Sociedad en el departamento de
Morazán y La Plancha y Palo Seco en Jiquilisco. Al igual que en un sitio llamado San
Marcos Lempa.

Peticiones
Pedimos el favor que nos lleven en sus oraciones a favor de la salud de mi esposa, quien
se ha sentido un poco quebrantada últimamente.
Oración por bendiciones materiales, dado que la asignación que recibimos
mensualmente no logra cubrir los gastos que tenemos en este lugar.
Rogamos sus oraciones para que el Señor Jesús provea un vehículo para movilizarse el
pastor Amarildo y lograr efectuar un trabajo con el cual se llegue a mucha más gente.
Que el Señor Jesús provea un joven o adolescente disponible para acompañar al pastor
en las labores evangelísticas.
Conclusión
Hoy además del ministerio de la predicación, el afán no es prepararse para una brillante
clase de Homilética, Hermenéutica Bíblica, Elementos de Administración o Etica
Cristiana. Hoy es otro afán… más oración, más estudio, más dedicación a la gente, más
ímpetu evangelizador, más dolor por las almas perdidas, más tiempo en la calle, menos
papeles, no hay escritorio, no hay biblioteca, no comodidades, pero sí una visión y una
misión por cumplir: establecer una Iglesia propiamente dicha fuera y lejos, muy lejos de
nuestra Colombia querida. Saludos de Senovia y la Sara. Dios les bendiga a todos.

En Cristo Jesús,
AMARILDO DONADO AGAMEZ
Pastor misionero.