Está en la página 1de 3

Wilmar Mauricio Jara Diaz

20052145036. Semestre VIII. Universidad Distrital


Francisco José de caldas
Competencias comunicativas
Germán Granada
5 de abril de 2010

a) Referencia bibliográfica

Possoa Fernando, El banquero anarquista y otros cuentos de raciocinio,


publicado en Madrid, por Alianza Editorial, 1986.

b) Reconstrucción de la estructura básica del texto

a) El objetivo del texto viene dado por la intención que trae Fernando
al querer hacernos ver como el mundo está siendo movido por dos
grandes masas como lo son la política y la encomia, si vemos todo
parte desde estas dos masas sin importar de qué sociedad
hablemos, por ejemplo el anarquismo es una fiel manera de
hacernos notar que el poder está dado por los que manejan el
dinero como los banqueros y hacen de la economía en un factor
indispensable para todos incluso afectando el sistema político
haciendo que este se vea afecto al carecer de eficiencia para
influir en la sociedad haciendo que eta pierda su misión principal.

b) La injusticia al nacer socialmente desiguales hace que los


hombres en el fondo es sólo deseen una rebelión contra las
convenciones sociales que posibilitan tal desigualdad, de ahí que
lleven a que estos anarquistas lleven diferentes comportamientos.

La adaptación gradual y material de la humanidad a la sociedad


libre está dada siempre y cuando la adaptación material se esté
viviendo. Pues no hay forma de vivirla de manera anticipada si no
está ahí, pues ninguno de nosotros podría adaptarse
materialmente al medio social de un siglo posterior, aunque se
supiera cómo fueran las cosas en este siglo; pues su medio social
no existen todavía materialmente.

Por la experiencia de vida la condición de anarquista se hace


insoportable ser apenas un anarquista pasivo, solo siendo aquella
persona que escucha y escucha discursos y los comenta a los
amigos. Ya que existe una necesidad de luchar y trabajar por los
oprimidos, las víctimas de las convenciones sociales, para que no
sufran las mismas consecuencias sufridas por un anarquista que
hizo antes de serlo un empleado de clase media que entiende las
necesidades de los oprimidos y se siente en la obligación de ser
este tipo de anarquista.
Por ser el hombre naturalmente malo, y por tanto de que todas las
cualidades naturales fueran naturalmente perversas, o de una
perversión resultante de la prolongada permanencia de la
humanidad en la atmósfera de las ficciones sociales, creadoras
todas ellas de tiranía y propensas, en consecuencia, a convertir en
instintivamente tiránico el uso más natural de las cualidades más
naturales.

c) Planteamiento de la pregunta problema o hipótesis propia frente al


texto

Hipótesis: El poder y dinero que posee el estar en estado anárquico genera


aberraciones produciendo cambios en la forma de la que un anarquista
concibe el mundo.

a) ¿Cuándo se emplean naturalmente nuestras cualidades naturales?


Cuando sirven a los fines naturales de nuestra personalidad. Y
dominar a alguien, ¿es un fin natural de nuestra personalidad? Puede
serlo; hay un caso en que puede serlo: cuando, respecto a nosotros,
ese alguien se halla en situación de enemigo. Para el anarquista,
quien se halla en situación de enemigo es, desde luego, cualquiera
de los representantes de las ficciones sociales y de su tiranía; nadie
más, porque los otros hombres son hombres como él, camaradas
naturales suyos. Como verás, el caso de tiranía surgida entre
nosotros no era éste; la tiranía surgida en el grupo se ejercía sobre
hombres como nosotros, camaradas naturales, y, lo que es más,
sobre hombres doblemente camaradas, ya que lo eran también por
comulgar en el mismo ideal. Conclusión: nuestra tiranía no derivaba
de las ficciones sociales ni tampoco procedía de las cualidades
naturales; venía de una aplicación errada, de una perversión, de las
cualidades naturales.1

También analizando el libro de Savater ética para amador, en


especial su primer capítulo, el considera lo que es principal en esta
vida, las cosas que son imprescindibles para poder vivir de una forma
normal. Las cosas que nos convienen y las cosas que no. Nos
comenta que no todas las cosas son buenas ni malas para todo el
mundo, que hay algunas cosas que pareciéndonos buenas pueden
ser muy perjudiciales para nosotros. Los hombres tenemos diferentes
formas de pensar y por lo tanto el criterio de lo bueno y lo malo no
puede nunca llegar a ser el mismo para todo el mundo2.

De estos dos textos me surgió esa hipótesis tal cual como trato de
argumentar con lo citado de ambas lecturas.

1
Possoa Fernando, El banquero anarquista y otros cuentos de raciocinio, publicado en Madrid, por
Alianza Editorial, 1986, pagina 14-15

2
Savater Fernando, Ética para amador
b) Razones, por lo que considero que el hombre simplemente mientras
se vea beneficiado una acción será buena así para lo demás no lo
sea, incluso así esa acción no haya sido buena en un pasado para el
mismo al no haber estado a favor de sus intereses, por eso creo que
el hombre estará siempre en ese dilema de juzgar entre lo bueno y lo
malo poniendo siempre como punto de referencia sus intereses sin
importar los de los demás, máxime si existe algo tan poderoso para
una sociedad como lo es el dinero o anarquismo donde el poder lo da
el dinero y el que posee dinero se siente en autoridad de mandar y
pasar por encima de los demás, ya que su único fin ya no es ayudar a
construir sociedad si no ha satisfacer sus propias metas a costa del
resto de la misma.

4. Bibliografía

• Possoa Fernando, El banquero anarquista y otros cuentos de


raciocinio, publicado en Madrid, por Alianza Editorial, 1986, pagina
14-15

• Savater Fernando, Ética para amador