Está en la página 1de 1

Hay tres actividades básicas que componen el análisis de riesgos del

HACCP:
1. Listar los peligros que pueden afectar la inocuidad del producto lácteo.
2. Evaluar la probabilidad real de presentación de los peligros y la
severidad de sus consecuencias.
3. Identificar las medidas adecuadas para controlar cada peligro.
Teniendo en cuenta lo anterior, el equipo
identifica todos los peligros que pueden
proceso productivo. Luego, lleva a cabo un
cuales son los peligros cuya eliminación o
producir un producto lácteo inocuo.

HACCP de la empresa de lácteos
presentarse en cada fase de su
análisis de riesgos para identificar
control resulta indispensable para

En HACCP los riesgos se refieren a condiciones o contaminantes en alimentos
que pueden causar enfermedad. Los riesgos que se pueden presentar en una
empresa de alimentos pueden ser físicos, químicos y biológicos. Algunos son:
Físicos: Metales, vidrio, madera, entre otros.
Químicos: Toxinas naturales como histamina, ciguatoxina, aflotoxina;
productos químicos como: pesticidas, combustibles, residuos de aceites,
aditivos y colorantes no permitidos; residuos de metales como: mercurio y
plomo.
Biológicos: Microorganismos patógenos: bacterias, virus y parásitos.
Contemplando lo anterior, el equipo HACCP tendrá que determinar qué
medidas de control, si las hay pueden aplicarse en relación con cada peligro o
riesgo.