Está en la página 1de 2

Ley de responsabilidad medioambiental (2007

)
En los últimos años la Unión Europea ha desarrollado diversas normas,
recomendaciones y directivas con la finalidad de garantizar la calidad del medio
ambiente frente a la actividad humana. No obstante, a pesar de estas medidas
preventivas, es posible causar daños al medio por un funcionamiento anómalo
de las actividades o por causas fortuitas, es por ello que el Estado Español
transpuso la Directiva mediante la Ley 26/2007, de 23 de octubre, de
responsabilidad ambiental, instaurando un régimen administrativo de
responsabilidad medioambiental de carácter objetivo e ilimitado, con el fin de
concientizar a la sociedad.
En esta ley están presente los siguientes autores:
En éste caso el promotor sería el Estado Español, quien a través del real
decreto 2090/2008 y entidades sociales vinculadas al cuidado del medio
ambiente,
quien establecen un nuevo régimen de reparación de daños medioambientales
de acuerdo con el cual los operadores que ocasionen daños a los recursos
naturales o amenacen con ocasionarlo, deben adoptar las medidas necesarias
para prevenirlos o, cuando el daño se haya producido, para limitar o impedir
mayores daños medioambientales, así como devolver los recursos naturales
dañados al estado en el que se encontraban antes de que se produjese el
daño; cabe mencionar que el gobierno es a su vez director del proceso, por
tanto también se le podría considerar como emprendedor según Dante y
Subirats.
Considero que el proceso, es tanto gubernamental porque de cierto modo
interviene el gobierno, pero por otro lado es también no gubernamental porque
interceden de forma directa organizaciones de interés colectivo.
Según, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, el objetivo
de la Ley 26/2007 es regular la responsabilidad de los operadores, de prevenir,
evitar y reparar los daños medioambientales, de conformidad con el artículo 45
de la Constitución y con los principios de prevención y de “quién contamina
paga”.

Los opositores de este caso serían la mayoría de partidos políticos del
Congreso, ya que votaron en contra a excepción del Partido Popular. En tanto
la garantía financiera es un instrumento que garantiza que el operador
disponga de recursos económicos suficientes para hacer frente a la
responsabilidad medioambiental derivada de su actividad.

Es una responsabilidad administrativa. evitación o reparación adoptadas. no exige la constitución de garantías financieras obligatorias. es decir. aunque la Ley prohíbe la doble recuperación de costes. Los operadores deberán comunicar a la autoridad competente la constitución de la garantía financiera. aprobado por el Real Decreto 2090/2008. En cuanto al recurso legal las administraciones competentes para hacer cumplir esta Ley son las Comunidades Autónomas. la responsabilidad medioambiental se exige al titular de la actividad económica o profesional que ha ocasionado el daño. y que no limitará en sentido alguno las responsabilidades establecidas en la ley. La constitución de ésta es un requisito impuesto por la Ley de Responsabilidad Medioambiental para las actividades incluidas en su anexo III. de conformidad con los criterios establecidos en el Reglamento de desarrollo parcial de la Ley 26/2007. con la exigencia de otras responsabilidades de carácter penal o administrativo. En este caso España fue uno de los ocho Estados Miembros que incluyó en la transposición de la Directiva este aspecto. de 22 de diciembre. La acción civil de los particulares afectados también queda a salvo. no tiene efectos retroactivos . será determinada por el operador de acuerdo a la intensidad y la extensión del daño que su actividad puede causar. La cantidad que como mínimo deberá quedar garantizada. En los recursos que se podría mencionar se encuentran los económicos. en cuyo caso la Administración General del Estado es la competente. dejándolo al criterio de los Estados Miembros. En conclusión. sin perjuicio de las exenciones previstas en el artículo 28 de Ley 26/2007. salvo en el caso de que los daños se produzcan en el dominio público de titularidad estatal.La Directiva 2004/35/CE. la exige la administración pública y es independiente de la responsabilidad civil o penal que pueda exigirse por el mismo hecho. quien debe asumir la totalidad de los costes de las medidas de prevención.