Está en la página 1de 2

Comportamiento / Machos y hembras no siempre actúan como se espera

Curiosidades de la vida sexual animal
Una nueva mirada sobre los procesos reproductivos muestra que éstos son mucho más complejos de
lo que se creía
Domingo 1 de agosto de 2010 |
Michael Brooks
New scientist
LONDRES.- El sexo en el reino animal parecía bastante simple. Macho exuberante conoce a hembra tímida; macho
corteja a la hembra; macho deposita espermatozoide en la vecindad de ovario antes de alejarse y hacerlo
nuevamente en otro lugar.
Pero cuando los biólogos comenzaron a examinar los procesos reproductivos más de cerca encontraron que ser los
machos más grandes y descarados no siempre significa tener el derecho de aparearse. Por ejemplo, entre los peces
marinos de la familia Trachinidae son los buenos padres, que cuidan a los alevinos, quienes se ganan al sexo
femenino. Por su parte, los insectos hembra de la subfamilia de los brúquidos (como los gorgojos) prefieren tomar la
eyaculación de sus parejas en vez de utilizarla para fertilizar sus huevos.
Resulta, entonces, que la reproducción es un asunto complejo. Esta complejidad está enfatizada por una nuevos
estudios que analizan la asombrosa diversidad de prácticas sexuales dentro del reino animal. Las relaciones entre
los sexos son sorprendentemente intrincadas.
Los biólogos han encontrado casos de nacimientos de vírgenes, cambios espontáneos de sexo y, tal vez lo más
extraño de todo, machos que son padres de la descendencia de sus hermanos. La exuberancia sexual humana
parece sosa comparada con algunas prácticas que realizan los animales en nombre de la reproducción.
Tomemos el caso de la mantis religiosa macho, el ejemplo máximo de las relaciones peligrosas. En un mundo ideal
saltaría sobre la espalda de la hembra, la tomaría de manera rígida, copularía y saltaría lejos, a salvo para repetir el
proceso con otra hembra. Sin embargo, la mayoría de las veces, no alcanzarán a hacerlo. Cuando eso sucede, el
macho se deslizará dentro del radio de acción de las mandíbulas femeninas y existirán altas posibilidades de que le
arranquen la cabeza.

Sexo caníbal
Claramente, que a uno lo coma su pareja no es algo deseable. William Brown, en la Universidad Estatal de Nueva
York, Estados Unidos, explica que los machos están en constante lucha por el instinto de reproducción y el de
supervivencia. "Nuestro trabajo sugiere que los machos analizan el nivel de riesgo que plantea una hembra y alteran
su comportamiento buscando reducir las posibilidades de canibalismo sexual", afirma.
Desde el punto de vista femenino, el sexo caníbal es bueno por varias razones: las provee de una comida y,
además, en algunas especies de mántidos, perder la cabeza significa la pérdida de los nervios encargados de parar
la copulación. Sin embargo, existe una contra: "Cuanto más hambrientas y caníbales son las hembras, atraen menos
machos", dice Brown.
En el caso de los gusanos marinos Bonellia viridis , si las larvas se asientan sobre una hembra, ésta producirá una
sustancia química que transformará a la larva en un pequeño macho que entonces gateará dentro del cuerpo de la
hembra hasta su útero. Allí, llevará a cabo una vida parasítica para alimentarse. Pero el beneficio es mutuo, ya que
con hasta 20 machos en su saco genital la hembra puede fertilizar sus huevos sin esfuerzo alguno.
Por su parte, investigadores de la Universidad de Tucson, Estados Unidos, llegaron a la conclusión de que los áfidos
(como el pulgón), que se reproducen asexualmente (una especie de clonación), mantienen relaciones sexuales sólo

como los áfidos. la descendencia será más saludable y apta para adaptarse a cambios ambientales o enfermedades. las tasas de mortalidad son muy altas y los problemas de desarrollo abundan. Sin embargo. para la mayoría de los animales superiores esto no es posible.para adquirir infecciones. La razón es que tienen dentro de ellas bacterias útiles para digerir ciertas plantas o producir resistencia a temperaturas extremas. Esta extraña reproducción asexuada se observa en ciertos reptiles o pájaros. se pudiera elegir entre la reproducción sexual y la asexual. Sí existe un tipo de clonación llamado partenogénesis. donde un huevo se fusiona con un producto suyo en lugar de hacerlo con un espermatozoide. . Más allá de este caso. Sin embargo. Sería más útil si. el sexo es un medio extremadamente popular de procreación en el reino animal porque es más beneficioso que crear numerosas copias exactas de uno mismo: al mezclar los genes propios con los de otro individuo. Se observaron casos de tiburones hembras que ante la falta de un macho crearon un clon. posicionándolos como unos de los más antiguos linajes del reino animal. Tal vez esto es lo que les permitió sobrevivir durante millones de años.