Está en la página 1de 2
TEXTO DESCRIPTIVO. Andrés Felipe Duque Aristizabal U00104176 Descripción de: Angélica Johana Santamaría Castellanos ANGELICA LLENA ERES DE GRACIA Si Jesús regresara a la tierra en este mismo instante, como lo vienen anunciando desde hace más de dos mil años, y las personas buenas empezaran a levitar y a ascender al cielo para pasar una eternidad con dios, entonces Angélica Johana Santamaría Castellanos iría de primera en la escalera al cielo (que es, curiosamente también el nombre de una de sus canciones favoritas). Iría de primera no porque repita todos los días el rosario desde su habitación, cosa que frecuenta, sino porque también sábado a sábado esta estudiante de Psicología asiste a la fundación Clown que visita a niños enfermos en los hospitales de Bucaramanga y se disfraza de payasa para hacer sonreír a quien más lo necesita. En semana, cuando no está estudiando se encuentra trabajando en Kusamanes, un parque interactivo familiar vía Lebrija donde es mesera y también hace labores de sustitución en diversos puestos de atracciones infantiles. Más de un aspecto de su vida se relaciona con los niños, en sus propias palabras “mi vida se resume en poder plantar sonrisas en los corazones de los niños, que son los que más las necesitan”. Pero la personalidad de Johana es más que el resultado de las actividades que hace para otras personas, pues no hay sol que se oculte en el occidente en una tarde despejada que esta Psicóloga no se detenga a admirar. Vive en la finca de sus padres en el Municipio de Lebrija en la Vereda Palonegro y desde pequeña encontró en la naturaleza una belleza únicamente comparable con la de su novio con quien lleva dos años. Los domingos disfruta yendo con sus padres a la parroquia San Pedro a las ocho de la mañana en bus, le gusta mucho el sonido de las palomas al volar cuando las campanas de la iglesia retumban en el aire. Comparte un gusto por el futbol y la selección Colombia y no hay partido en el que la Selección Colombia no juegue y su corazón no lata con fuerza cada vez que James agarra el balón y Andrés Cepeda es el único artista que es capaz deleitarla con su guitarra y melodiosa voz.