Está en la página 1de 1

HUESOS

FUNCIONES
SOPORTE: Los huesos proveen un cuadro rígido de soporte para los músculos y
tejidos blandos.
PROTECCIÓN: Los huesos forman varias cavidades que protegen los órganos
internos de posibles traumatismos.
MOVIMIENTO: Gracias a los músculos que se insertan en los huesos a través de
los tendones y su contracción sincronizada, se produce el movimiento.
HOMEOSTASIS MINERAL: El tejido óseo almacena una serie de minerales,
especialmente calcio y fósforo, necesarios para la contracción muscular y otras
muchas funciones.
TIPOS
LARGOS: Constan de una zona cilíndrica (la diáfisis) y dos extremos, llamados
cada uno epífisis. Ejemplos de huesos largos son el húmero, radio, tibia y
peroné.
CORTOS: Estos tipos de hueso se caracterizan por tener una forma algo
irregular y no son simplemente una versión más corta de un tipo de hueso
largo. Los huesos del carpo y del tronco son ejemplo de esta categoría.
PLANOS: Se encuentran dondequiera que se necesite protección de partes
blandas del cuerpo o un lugar para inserción muscular extensa. Ejemplo
incluyen las costillas, escápula (u omóplatos), partes de la cintura pélvica, y los
huesos del cráneo.
IRREGULARES: Comprende huesos de forma característica y diferente. Las
vértebras y los huesillos del oído representan ejemplos clásicos de huesos
irregulares
SESAMOIDEOS: Son huesos pequeños que se forman entre los tendones o los
ligamentos. El mas importante es la rotula.