Está en la página 1de 44

3/12/2014

*Hoy nos pone un documental como introducción al siguiente tema: La saga del oro negro-Historia del petróleo-03 El petróleo como arma. https://www.youtube.com/watch?v=pOOkQvAul9c

4/12/2014

*Terminamos el vídeo de ayer.

9/12/2014

Tema 7. Crisis económica capitalista y crisis del Estado del bienestar.

EL MUNDO CAPITALISTA (1945-1998)

Evolución económica, política y social en las democracias capitalistas desarrolladas

“Crecimiento, bienestar y acción política en las democracias capitalistas”

1950-1973

EL CONSENSO de POSGUERRA

“Crecimiento y bienestar” Estabilidad estructuras económicas y política

EL MODELO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO CAPITALISTA

+producción; + productividad:

•• Libre mercado (Producción en masa+ Consumo en masa) + Intervención del Estado en Economía

EL ESTADO DE BIENESTAR

Intervención del Estado + Bienestar

PARADIGMA POLÍTICO DE POSGUERRA

ESTADO SOCIAL Y DEMOCRÁTICO

DE DERECHO

PARTITOCRACIA + NEOCORPORATIVISMO

1973-Nuestros días

LA CRISIS DEL CONSENSO

“Crisis del sistema capitalista”

CRISIS DEL CRECIMIENTO

Estanflación= Estancamiento + Inflación

CRISIS DEL ESTADO DE BIENESTAR

Endeudamiento del Estado + Malestar ciudadano.

QUIEBRA DEL PARADIGMA POLÍTICO

-- ”Critica del modelo de civilización desarrollista”

-- Crítica del Estado -- Cuestionamiento del Estado de Bienestar -- Críticas contra la partitocracia y el neocorporativismo LOS NUEVOS MOVIMIENTOS SOCIALES

La crisis del consenso.

El consenso de posguerra sobre el crecimiento económico y el sistema de bienestar se debilitó en los setenta. La recesión económica e inflación (estanflación), las pérdidas masivas de empleo, la crisis fiscal del Estado y el aumento sin precedentes de la deuda pública son sendas manifestaciones del coste del sistema para mantener el bienestar económico y social. Desde entonces, la confianza en la intervención estatal parece evaporarse, crecen las dificultades de los gobiernos para mantener el compromiso del pleno empleo y se hacen habituales las restricciones

del gasto social. La ruptura con el dinamismo económico y la política social expansiva tiene su expresión en la crisis económica y del Estado de Bienestar. La crisis afecta también al paradigma político vigente. La misma noción de progreso, asentada en los valores el crecimiento y la seguridad, es cuestionada con la aparición de los movimientos ambientalista, pacifista y feminista, es decir, los denominados Nuevos Movimientos Sociales.

La crisis del crecimiento.

El proceso de crecimiento acelerado de los países desarrollados tiene en 1973 su punto de inflexión. La concurrencia del estancamiento del producto, el creciente desempleo y las fuertes presiones inflacionistas carece de precedentes históricos, lo que induce a los economistas a la acuñación de un nuevo término, la “Estanflación”. Frente a la etapa anterior de crecimiento alto, sostenido y general, ahora se produce:

1.Estacamiento que se aprecia en:

  • 1. La desaceleración de las tasas de crecimiento del producto. Disminución del ritmo de crecimiento.

  • 2. 2,4% de promedio anual de crecimiento del PIB en los países de la OCDE, frente al 4,9% de la etapa anterior de 1950-1973

  • 3. En términos de productividad :2,2% entre 1973-1987, frente al 4,5% de la etapa anterior.

2.Inestabilidad, debido a que el crecimiento económico es menos estable que antes. En algunos momentos, sufre una contracción absoluta. Encontramos una mayor dispersión de las tasas de crecimiento entre los países. Mientras que Europa occidental atraviesan la crisis sin apenas mejoras, Japón asciende en estos años a potencia económica de primera magnitud mundial. 3.Elevados niveles de desempleo y de capacidades subutilizadas. Lo vemos en el promedio de desempleo en países de la OCDE(Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) se dispara al 5,6%, muy por encima de décadas

Las causas de la crisis económica, sufren diversidad en los planteamientos:

  • 1. Carácter cíclico: coyuntural, estructural

  • 2. Problemas de las causas: monocausales, diversidad de causas

  • 3. Naturaleza interna o externa:

estructural(factores internos del propio funcionamiento) o exógena(componentes exteriores y accidentales).

  • 4. Diferentes periodizaciones de la crisis.

10/11/2014

Las causas de la crisis económica

1)La crisis de la Energía, causas de la Inflación y del Estancamiento.

En 1973 El precio del barril de petróleo era de 2,70$. Un año después se aproximaba a 10$ y en 1980, valía 29 $, se había multiplicado por 14 respecto a 1973. Sin embargo la crisis de la energía no se reduce al impacto de los choques petrolíferos de 1973 y 1979, es decir, a la multiplicación de los precios del petróleo, sino que implica la crisis de todo el esquema de abastecimiento y consumo energético desarrollado desde la posguerra y, con él, de todo el aparato productivo que sirviera de base a la actividad económica de los países industriales. La favorable relación de intercambio de los años 50 y 60 (los costes de le energía y de las materias primas fueron inferiores a los costes de los productos industriales) está detrás del acelerado crecimiento de los países industriales, pero también en su creciente dependencia. El rápido desarrollo de sectores intensivos en energía incluye no sólo la penetración masiva de automóviles, bienes de consumo duradero y productos químicos sino también el empleo del petróleo como combustible y fuente de energía para la industria y el uso doméstico.

Cuando las economías de la OCDE estaban en general al límites de su capacidad, la acción del cartel petrolero de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) y la subida de precios de los combustibles en más de un 300% evidenciaron las vulnerabilidad de las economías occidentales. Al encarecimiento de los crudos se suman las rigideces occidentales al ahorro y a la conservación de la energía. Los precios de las manufacturas suben más lentamente que los precios de la energía.

Las consecuencias (inflacionistas y deflacionarias) del aumento de los precios de petróleo no se harían esperar:

  • 1. La intensificación del proceso inflacionista por la presión de los precios de los costes y la reducción del margen de beneficio industrial.

  • 2. El bloqueo del crecimiento de los sectores intensivos en energía y la transferencia inmediata de un gran bloque de poder adquisitivo a los países de la OPEP, con la consiguiente aparición de grandes déficit de la balanza de pagos en algunos de los más importantes países importadores de petróleo.

Para responder a la crisis los Estados Unidos propusieron la creación de una Agencia Internacional de la Energía, que agruparía a los países consumidores de petróleo frente a los productores. La fórmula no fue aceptada por Francia. Los grandes países industrializados establecieron un principio de concertación a partir de 1975. Consistió en la celebración anual de una reunión a la que asistieran las cuatro potencias europeas más importantes desde el punto de vista económico junto con Estados Unidos y Japón, a las que se sumó luego Canada. De esta manera se estableció un mecanismo de respuesta destinado a convertirse en instrumento permanente de consulta. Por otro lado, las negociaciones del GATT, en 1973-1979, tuvieron como consecuencia la aprobación de un nuevo acuerdo que preveía la desaparición de las barreras arancelarias. La realidad, sin embargo, era que en tiempos de crisis todos los países afectados por ellas recurrieron a procedimientos más o menos proteccionistas, al menos durante algún tiempo. Tras la desvinculación del dólar del patrón oro, el sistema monetario imaginado en Bretton Woods, julio de 1944, podía considerarse muerto. En la Conferencia de Jamaica, en enero de 1976, los países más importantes decidieron reemplazarlo: a partir de este momento ya no hubo precio oficial del oro y quedaron legalizados los cambios flotantes. El valor de los mismos quedó definido por el conjunto de las monedas de los países industrializados en proporciones variables. La ponderación del sistema atribuyó al dólar un peso equivalente al 30% del total, manteniéndose así parte de la supremacía financiera de los Estados Unidos. En 1979, la Reserva Federal norteamericana ataca la inflación por el procedimiento de limitar la masa monetaria gracias a un incremento sin precedentes en las tasas de interés. De esta manera, los capitales afluyeron a Estados Unidos e hicieron subir el curso del dólar. Este hecho tuvo como consecuencia iniciar un proceso deflacionista y obligó a todos los países a optar por políticas de austeridad. Las economías desarrolladas llegaron al fondo de la depresión, mientras que las del Tercer Mundo, fuertemente endeudadas, vieron aumentar el peso de su carga financiera. Para evitar la bancarrota, tuvieron que acudir a las grandes instituciones financieras internacionales que les obligaron a una política de austeridad en ocasiones dramática. Pero si eso tuvo graves consecuencias políticas en muchos países, al mismo tiempo señaló el comienzo de la recuperación que era una realidad en todo el mundo a mediados de los años ochenta. A medio plazo del incremento de precios del petróleo tuvo como consecuencia el descubrimiento y la explotación de nuevos campos petrolíferos. El crudo de Alaska, Mar del Norte y México entró en el mercado a más de 20 dólares el precio del barril y contribuyó a la rebaja de los precios. Los planes restrictivos del consumo tuvieron un efecto, al menos parcial. En 1980, el consumo de energía disminuyó del 2 al 3%, mientras que en algún año posterior pudo llegar a un 6%.

Causas de la subida de los precios del petróleo.

A) Intereses de los países productores.

B) Intereses de las grandes compañías.

C) Intereses de EEUU.

D) La propia dinámica del capitalismo desarrollado.

  • A) Interés de los países productores:

La subida de precios del petróleo obedece a la defensa de los intereses de los países productores de petróleo asociados en la OPEP (Organización de Países Productores y Exportadores de Petróleo) que reivindican mayores beneficios. Se inserta por una parte, en la demanda de los países del sur contra el dominio de las grandes compañías que se plasmaba en los bajos precios del petróleo y de las materias primas (Este proceso llevó a la nacionalización de los productos por una parte y al control del mercado por otra). Estos países toman conciencia de sus derechos y de su poder después de la descolonización y la reclamación de un “nuevo orden económico internacional” (NOEI, 1974). Obedece a los conflictos políticos-militares de Oriente Medio:

Por una parte, el petróleo es utilizado como arma política directamente.

Por otra, los conflictos en esta zona, centro de la producción mundial de petróleo, provocan un desabastecimiento (reducción de la oferta) con la consiguiente subida de los precios. Actúa en este mismo sentido la mera posibilidad, el temor, de que se produzca desabastecimiento. En 1973, con motivo de la guerra árabe-israelí, el petróleo (subida de precios; restricción de abastecimiento) es utilizado como arma política por loa países árabes (mayoría en la OPEP) contra la política de EEUU y otros países en favor de Israel.

  • B) Intereses de las grandes compañías.

Que consiguen revalorizar sus stock y aumentar los beneficios. Además el ritmo de crecimiento de los beneficios de las grandes compañías petrolíferas se habían estancado o crecían muy lentamente en los años sesenta. Lo que provocaba enfrentamiento entre compañías. Consiguen hacer explotables sus propios recursos de mayor coste en Alaska y Mar del Norte, o los viejos yacimientos en EE.UU.

  • C) Interés de EEUU

El alza de precios del petróleo contribuiría a mejorar la situación de la industria norteamericana en relación con sus competidores de Europa y Japón. A los industriales norteamericanos les interesaba el alza, porque se estaban aprovisionando en un 80% de crudo americano a 3 dólares el barril, mientras que europeos y japoneses obtenían el 100% a 2$. Junto al alza del precio del petróleo, EEUU logró mayor competitividad internacional mediante la devaluación del dólar. Contracción de las reservas petrolíferas de EEUU, que obligó a este país a convertirse en uno de los primeros demandantes en el mercado mundial: incremento de la demanda= subida de precios.

2)Los transtornos Inflacionistas, como causa de desaceleración del crecimiento. Durante la edad de oro los países industriales habían valorado más el pleno empleo que la estabilidad de los precios y salarios y los Estados occidentales toleraron la inflación a fin de mazimizar la ocupación. Este modelo se justificaba en la denominada curva de Phillips, enfoque teórico que suponía una relación inversamente proporcional entre la tasa de desempleo y la tasa de inflación (a mayor inflación menor desempleo). En función de este modelo, los Estados occidentales trataban de buscar la combinación de tasa de empleo y tasa de inflación que estimasen óptima. Esta relación proporcional inversa se descompone paulatinamente hasta romperse en los años setenta. Puesto que los precios (inflación) se incrementaban con mayor rapidez que se eliminaba el desempleo.

Causas de la Inflación.

  • 1. El derrumbe del sistema monetario internacional de tipo de cambio fijo basado en el dólar

(Bretton Woods)

  • 2. El alza de los precios de los productos primarios.

  • 3. Los efectos del drástico aumento de los precios del petróleo.

  • 4. En último término, la espiral inflacionista prosiguió cuando los productos trasladaron

directamente la elevación de sus costes a los precios de venta. La inflación llegaba así al 15% en 1974. Mientras, la elevación de los precios de las materias primas y alimenticias y el alza de los precios del petróleo suponen una súbita transferencia de renta a los países productores y una doble pérdida de poder adquisitivo de Occidente, la reducción del producto social, el crecimiento del desempleo y la ralentización de los avances en la productividad son los exponentes de la recesión. La coincidencia del estancamiento económico y una inflación de dos dígitos (10% o más) hace aparecer el fenómeno de la Estanflación.

Factores que aceleraron la Inflación:

  • 1. El derrumbe del sistema monetario internacional de tipo de cambio fijo basado en el dólar

(Bretton Woods). El abandono por EE.UU. en 1971 de la conexión entre el dólar y el oro, el pesimismo sobre el futuro del dólar y el creciente déficit de la balanza de pagos de EEUU multiplicaron la liquidez internacional y la masiva expansión monetaria, con el consiguiente aumento de la inflación. Esta quiebra del SMI de Bretton Woods estaba ligado al cambio que se había producido con la competencia entre los países capitalistas, en la que, mientras la economía norteamericana se debilitaba, la de sus competidores (especialmente Europa occidental y Japón) mejoraban.

Veámoslo detalladamente :

El sistema monetario internacional establecido en Bretton Woods (dólar como divisa clave convertible en oro) reconocía el poder económico norteamericano y su posesión de la mayor parte de las reservas de oro. Los mecanismos de Bretton Woods se reforzaron, de forma decisiva, por la distribución de fondos que significó el Plan Marshall, con el que se prestó una liquidez inmediata a los países europeos, que de otro modo ni siquiera podrían haber empezado a observar las reglas del FMI. Pero a medida que se reconstruyen y modernizan las economías de los principales países capitalistas (Europa Occidental y Japón), se reinician sus intercambios, se afirman sus monedas y aumentan su posición en comparación con EEUU. El aumento de la masa de dólares por la propia dinámica económica expansiva, fue acompañado de un proceso paulatino en el que cada vez más dólares y oro fue pasando a los países competidores de EEUU, en la medida que las economías de EEUU se debilitaba y la de sus competidores mejoraba. En consecuencia se produjo un aumento de la masa de dólares, muy por encima de las reservas de oro de EEUU. Este exceso de papel-moneda y el aumento de la liquidez internacional generaron el incremento de la inflación. Las reservas de oro de EEUU empezaron a ser insuficientes para respaldar las grandes existencias de dólares fuera de Estados Unidos. La reserva de EEUU se superó desde 1960, cuando se llegó a rebajar a la mitad y se calcula que en 1971 existían unos 60.000 m. dólares circulando en el mercado mundial mientras que el país sólo disponía de una cantidad de oro equivalente a algo más de 10.000 m. de dólares. Esta nueva situación pudo resolverse transitoriamente por medio de acuerdos entre EEUU y los bancos centrales europeos y de Japón, que renunciaron de hecho a solicitar la convertibilidad del dólar en oro. De este modo EEUU se convirtió en el banco central de todo el mundo. Y el ingenioso sistema del Patrón de Cambio Oro del FMI se transformó de facto en un sistema de moneda fiduciaria, concretamente de patrón dólar-papel (el funcionamiento del sistema en lo sucesivo se basó únicamente en la credibilidad y confianza sobre el dolar).

Sin embargo la confianza que se hacía cada vez más débil a medida que las reservas oro de EEUU disminuían; con lo cual, el pacto de no convertibilidad fue transformándose gradualmente en una imposición norteamericana cada vez más ostensible (“la garantía del dólar dependía oficialmente de su cobertura en oro”, aunque en realidad la garantía del dólar dependía de la solidez de la economía americana). La situación, con el paso de los años 60, se agravó a consecuencia del incremento de los gastos militares norteamericanos por la guerra de Vietnam y el incremento de los gastos estatales por la política social del presidente Johson (La “Nueva Sociedad”). Consecuencia de esto fue un fuerte déficit fiscal. Además desde 1968 tenemos el déficit en la balanza comercial norteamericana (más importaciones que exportaciones), dado el crecimiento europeo y japonés que invadían sus mercados. El resultado final fue un flujo de dólares en cantidades ingentes al resto del mundo, que se transformaron en los célebres eurodólares, abriéndose una brecha entre la masa de dólares en circulación fuera de EEUU y la cobertura en oro, y produciéndose tensiones inflacionistas. Al no poseer las reservas de oro necesarias para sostener un dólar convertible en oro, EEUU reconoce esta realidad de hecho y suspende la convertibilidad del Dólar en Oro en 1971. Con esto se pierde la

garantía de la Dolar y un instrumento de control sobre los límites de la masa monetaria (al no tener patrón se descontrola y no tiene valor) y el aumento de ésta (aumento de la liquidez internacional) generó más inflación.

A modo de resumen vemos como en realidad el valor del dólar dependía de la solidez de la economía norteamericana, pero su posición se debilitó y ante el endeudamiento de EE.UU., existía un exceso de dólares-papel respecto a la economía real.

Ante esta situación se dieron dos salidas, que tuvieron su contrapartidas:

  • 1. Se producen devaluaciones del dólar en 1971 y 1973, como forma de ajustar la masa de dólares-papel al valor de la economía real norteamericana. Ello permite a EEUU mejorara su posición en el mercado mundial frente a sus competidores europeos y japoneses, ya que la devaluación del dólar favorecía sus exportaciones y encarecía sus importaciones. Además EEUU establecía una sobretasa del 10% sobre importaciones.

  • 2. Alza de precios (Inflación) como forma de equipar el valor de la economía real al valor de la masa de dólares-papel. La devaluación del dólar, al ser la divisa central del mercado mundial, provoca el alza de precios para recuperar poder adquisitivo que perdían los otros países al cobrar los bienes y servicios con un dólar devaluado. La devaluación del dólar de diciembre de 1971 y febrero de 1973, incidieron también en un aumento de precios de las mercancías y originaron el acuerdo de la OPEP de ajustar los precios del petróleo a la nueva paridad del dólar.

Se llevaron a cabo intentos de Solución que acabaron fracasando:

En la Asamblea del FMI en Nairobi en 1973 se llegó a la conclusión de que era necesario acordar

una serie de medidas para desacelerar la economía y frenar la fase ascendente del ciclo a fin de lograr un nuevo equilibrio, una cierta estabilidad. Sin embargo la crisis energética desencadenada en octubre de 1973 vino a romper estos propósitos.

11/12/2014 *No hay clases por huelga.

15/12/2014

3. La dimensión estructural de la crisis.

Aún cuando los problemas de la energía e inflación se convierten en obstáculos importantes para el crecimiento, otros autores les conceden un protagonismo relativo y priman, en cambio, el

debilitamiento a largo plazo de los factores que promovieron el crecimiento durante la edad de oro:

1Allanamiento tecnológico. 2Menor capacidad de reasignación de recursos laborales. 3Descenso de las tasas de inversión. 4Ruptura del consenso sobre el Estado del Bienestar.

1Allanamiento tecnológico.

En los años sesenta el progreso técnico comienza a desacelerarse desde el punto de vista de las

innovaciones básicas. Los efectos multiplicadores en la dinámica del desarrollo científico-técnico se ralentizan y a la fase expansiva le sigue otra descendente del movimiento tecnológico con menos innovaciones básicas y menor impacto generalizador.

2.Menor capacidad de reasignación de recursos laborales.

Con 2 manifestaciones básicas:

  • a) El cese del desplazamiento de la mano de obra desde la agricultura ( tasas por debajo del 10% en

los países desarrollados) y otros sectores menos productivos a la industria. La tasa de crecimiento

del trabajo industrial disminuye y se estanca a finales de los años sesenta (desindustrialización), con efectos negativos sobre la productividad.

  • b) Por otro lado, el crecimiento de los servicios, en especial del sector público, ha requerido una

cuantiosa provisión de servicios públicos (educación, medicina y asistencias social) o privados (turismo, ocio). La terciarización de las economías occidentales parece implicar unos niveles de productividad y unas tasas de crecimiento bajas en comparación con la industrialización (que se esta produciendo en otros países), y se convierte así en un componente añadido de la disminución del crecimiento.

3.Descenso de las tasas de inversión.

Se produce la crisis del modelo de crecimiento como producto de la acentuada tendencia a la caída

de la tasa de ganancia del capital y del consiguiente desequilibrio de la correlación entre el capital y el trabajo. Desde la posguerra hasta los años sesenta habría prevalecido la tendencia a la supremacía del trabajo, con la disminución de la tasa de ganancia del capital. Razones que explican esta pérdida de rentabilidad del capital a largo plazo son:

  • a) gasto público que produce una presión fiscal sobre las rentas del capital. El aumento de los gastos

públicos y el mantenimiento de la intervención estatal suponen unos costes que han sido detraídos,

en forma fiscal sobre las rentas del capital.

  • b) El modelo de crecimiento requiere un ininterrumpido aumento del nivel de vida (consumo

masivo) Resultado, es el consumo y el no ahorro.

  • c) La subida de los costos por unidad de producto (desajuste entre los niveles salariales y los

aumentos de productividad) ha disminuido la rentabilidad del capital.

4.Ruptura del consenso sobre el Estado del Bienestar.

La crisis hace perentoria la necesidad de una nueva regulación capital-trabajo. Se hace preciso, pues, reconsiderar la política gubernamental, última de las fuerzas del acelerado crecimiento de los años de prosperidad. El Estado del Bienestar tiene que afrontar los nuevos problemas (creciente niveles de inflación, desempleo, déficit públicos, etc.) y las críticas del mundo académico (críticas de Milton Friedman entre otros). Estas criticas contribuyen a minar el generalizado consenso de la posguerra sobre el papel económico del Estado y la administración de la demanda gubernamental, al tiempo que alimentan la necesidad de cambio de las políticas gubernamentales de dirección económica (prioridades e instrumentos de control).

Cambios en los objetos prioritarios de la política económica:

El consenso se aparta marcadamente del modo de regulación keynesiano. Éste crea economías inelásticas a la reducción del gasto público y es inadecuado para la política

anticíclica cuando ésta no exige potenciar la demanda solvente sino controlarla.

Los valores fundamentales en la edad de oro son ahora objetivos residuales, el pleno empleo no es ya una de las prioridades de la política y el crecimiento económico se convierte en meta secundaria, desplazados por la primacía del control de los precios y el equilibrio exterior. Controlar la inflación y evitar los déficit de la balanza de pagos son las prioridades principales.

Cambios en los instrumentos y métodos de control:

Al cambio de objetivos políticos se adecuan los instrumentos y métodos de la gestión

gubernamental, de manera que la complicada combinación de políticas fiscales y monetarias es sustituida por la fijación de objetivos monetarios.

Críticas del Estado de Bienestar

Tanto desde la derecha como desde la izquierda se cuestiona la convicción de que el Estado pueda asumir la responsabilidad del bienestar de los ciudadanos:

Desde la Derecha: El liberalismo más conservador crítica la intervención del Estado y el Estado de Bienestar. Desde la Izquierda: Para los marxistas, la crisis del Estado de Bienestar es la expresión de las contradicciones del capitalismo avanzado. La evidencia de que “el bienestar” ha sido una política de transición al servicio del capital con un final previsible (crisis). Roto el consenso de posguerra, el malestar parece ser el producto común de la gestión estatal. La crítica ideológica es solo una de las manifestaciones de la crisis multidimensional del Estado de Bienestar.

1. Postura conservadora: costes astronómicos del estado del bienestar.

Los planteamientos conservadores rechazan como principio el Estado del Bienestar alegando la incompatibilidad de los objetivos y métodos del Estado de Bienestar con el progreso económico. Además aportan que es indispensable la reducción del aparato estatal para la supervivencia de la economía de mercado y de una sociedad libre.

Esta postura se expresa en el Neoliberalismo (escuela monetarista, escuela de las expectativas racionales, escuela de la economía de la oferta) que son unánimes en la convicción de la eficacia y optimación del libre mercado y en consecuencia en la oposición a toda política de control, sea del tipo que sea (Estado de Bienestar).

Críticas al estado del Bienestar por parte de los planteamientos conservadores :

Le critican como el causante de las dificultades crecientes de las economías occidentales, atribuyéndole la pérdida de competitividad y eficacia de la economía debido a la desincentivación la iniciativa individual, el trabajo, el ahorro y la inversión, a la expulsión al sector privado de la actividad económica, a la ineficacia de la administración pública, a la consolidación de infraestructuras parasitarias que se reproducen a costa del Estado y a la formación/creación de una sociedad opulenta, promotora del consumo y no de necesidades sociales básicas. Rechazan la utilidad de la intervención estatal y del gasto público para --contener la inflación -- asegurar la estabilidad mínima para el crecimiento sostenido -- mantener el empleo.

Las críticas se dirigen también a la actuación concreta del Estado como proveedor de servicios de bienestar, por la ineficacia de la Administración Pública. Esta ineficacia surge por:

1. Promoción de una burocracia que se ha acrecentado excesivamente hasta convertirse en una presión para los gobiernos. 2. La ausencia de incentivos o castigos en la estructura organizativa de la administración,

desincentiva la realización de un buen trabajo y garantiza la impunidad y/o el mantenimiento de situaciones ineficientes. -- El Estado de Bienestar ha fomentado la pereza y el absentismo.

--La ausencia de competencia y la garantía del empleo propician el pobre resultado productivo del sector público. -- Las empresas públicas han operado más como mecanismos anticíclicos --creando y manteniendo el empleo-- que como impulsoras del crecimiento. -- Los servicios públicos han adquirido una dinámica de gasto que no sólo,no tiende a disminuir la rentabilidad del gasto, sino también a incrementar el déficit en situaciones de crisis. 3. La continua ampliación de derechos sociales ha sobrecargado al Estado de demandas imposibles de satisfacer. La población exige más bienestar al tiempo que reclaman menos impuestos y contención de precios. Por lo tanto se produce una creación de excesivas expectativas, que da lugar a una permanente insatisfacción de la sociedad. En resumen:

Inelasticidad de la regulación keynesiana a la reducción del gasto público + Costes astronómicos del Estado de Bienestar sin conexión con los logros = Alternativa: retorno al equilibrio presupuestario.

Como solución surgue el Neoliberalismo:

Hayeck, Friedman

propugna el retorno a las teorías neoclásicas del mercado, para restablecer las

.. leyes del Mercado. Puesto que el Mercado cumple el papel darwiniano de eliminar a los menos

ineficaces a través de la Política monetaria + Política de la oferta

Con esto también se consigue

.... rebajar los índices de inflación, reducir el gasto público, bajar los intereses del capital y los impuestos y se consigue relanzar la iniciativa privada e incentivar la inversión, Se afirma la existencia en toda economía de una tasa natural de desempleo, por que una vez alcanzado un nivel determinado de desempleo, todo intento de dirigir la economía hacia el pleno empleo solo consigue producir a largo plazo efectos sobre el nivel de precios sin reducir la tasa natural de desempleo. De este modo, la base de cualquier política social es eliminada.

2. Crítica desde el Marsixmo:

El análisis marxista interpreta la crisis del Estado de Bienestar como la quiebra del paradigma de posguerra, es decir, la ruptura del compromiso político entre los intereses del capital y los intereses del trabajo (osea con el Estado de Bienestar). La funcionalidad del sistema se basaba en la mutua confianza de que la intervención estatal podía garantizar las condiciones para el crecimiento sostenido (estrategia keynesiana: promoción del crecimiento y el pleno empleo de recursos) y para la expansión del bienestar y la protección social.

Con lo cual vemos que el Estado de Bienestar trataba de conciliar funciones incompatibles:

a) la economía capitalista de mercado, que es competitiva, sujeta a cambio y a la búsqueda de

beneficio. b) y el compromiso social de bienestar que supone pleno empleo y elevado gasto social. Este propósito implica una contradicción entre las funciones económicas del Estado (apropiación privada del excedente) y las funciones políticas (demandas que se hacen al Estado para que garantice una infraestructura de servicios). Es decir mientras las funciones económicas siguen la lógica de la acumulación (tasa de ganancia), las funciones políticas obedecen a una lógica de legitimación (apoyo gubernamental hacia la igualdad y la justicia social) que desactiva la función económica

Esta pérdida de funcionalidad motivación.

se expresa en una crisis fiscal, crisis de legitimación y de

1)Crisis fiscal:

a)más funciones = más gastos Desde la posguerra se produce un desajuste entre las funciones que cubre el Estado, indispensable para la expansión del sistema capitalista y el gasto que las mismas requieren.

b)más gastos que ingresos

El creciente déficit fiscal pone de manifiesto el desequilibrio entre el mayor ritmo del crecimiento del gasto público y el menor ritmo de crecimiento de las posibilidades recaudatorias. Ello da lugar a dificultades cada vez mayores de financiación que conducen al paulatino endeudamiento de las administraciones estatales y una crisis fiscal inevitable. El déficit fiscal, que alcanzaba ya en los primeros años 70 alrededor del 1-2% del PIB en la mayoría de los países desarrollados, se dispara en presencia de la estanflación [estancamiento (+desempleo), e inflación] y se amplia la brecha entre gastos sociales crecientes e ingresos aminorados. La crisis fiscal del Estado de Bienestar es también una crisis de legitimación y de motivación.

2)Crisis de legitimación:

Los gobiernos representativos tienen la obligación de cubrir las necesidades de legitimación (representación) de la población y se encuentran con dificultades crecientes a la hora de equilibrar esta demanda con las necesidades de garantizar las condiciones de crecimiento, que puede exigir la imposición de costes a los menos afortunados. El Estado de Bienestar no garantiza el crecimiento y el desarrollo del sistema económico capitalista no puede dar los servicios que promete, puesto que aumenta el paro, baja calidad de los servicios sociales, cuando no los reduce ...

3)Crisis de motivación:

La dinámica del crecimiento económico queda alterada porque el propio Estado de Bienestar ha

disminuido los incentivos del trabajo y del capital.

Por un lado, la protección institucional que el Estado de Bienestar dispensa a los intereses materiales de los trabajadores (seguros obligatorios y derechos a prestaciones) es tan intensa que la fuerza de trabajo se ajusta con dificultad a las contingencias del mercado (cambios estructurales, nuevas tecnologías). En consecuencia los salarios se han hecho rígidos e inamovibles hacia abajo y a ello se suma una moral de trabajo en trance de desaparición, debido a que los trabajadores no está motivados por tener un trabajo y sueldo asegurado. Por otro, la crisis de motivación afecta también al capital (Insuficiencia crónica de la inversión de capital). Se ven disminuidos los incentivos, motivaciones y expectativas de los inversores por la reducción de los beneficios (tasa de ganancia del capital) debido a el crecimiento de la demandas salariales, al poder de las organizaciones sindicales y al peso de las prestaciones sociales.

A esto se le suma el debilitamiento y la expulsión del sector privado por el crecimiento del sector público etc. Claus Offe (gran sociólogo político) completa el análisis de la crisis del Estado de Bienestar con dos últimos aspectos:

Por un lado, la asfixia económica de las clases medias por los altos costes de la inflación y de los impuestos. Por otro, los límites de la intervención burocrática-legal y profesional que generan defectos en

las áreas de servicios personales (escuelas, hospitales, ...

)

y la aparición de una “nueva clase”

que tienen como interés la persistencia y extensión de los problemas que se suponen han de resolver

(burócratas en altos puestos).

Por ello el análisis marxista interpreta la inflación como el síntoma, no la causa de las dificultades

del capitalismo. La inflación refleja una situación en que el Estado, los empresarios y los trabajadores reclaman simultáneamente una mayor participación de una “tarta” cada vez más pequeña

La crisis política: Gobirno conservadores en G.B y en EEUU.

El triunfo de Margaret Thatcher y de Ronald Reagan a principios de los ochenta ha sido interpretado como:

A) La manifestación de los intereses de los poderes del capital. Se argumenta así la disminución del tipo impositivo sobre las rentas altas, la tendencia a disciplinar a los sindicatos, la permisividad de que el desempleo encontrará su nivel natural (tasa natural de desempleo), todo esto ha favorecido los intereses de los poseedores de capital y, en general, de las rentas altas.

  • B) El descontento de las clases medias ante la difusión y ampliación del Estado de Bienestar. Las

clases medias, según defiende este discurso, sufren un sensible deterioro de sus privilegios posicionales por la acción concertada de tres elementos:

1) La congestión de numerosos servicios propios antes de las clases medias y en los que ahora deben competir con los niveles inferiores de renta. 2) El creciente coste de la provisión de servicios, a tenor de las estructuras impositivas progresivas. 3) La escasa reducción --o mantenimiento-- de las diferencias que la separaban de las clases altas, producto de lo anterior, los estratos sociales intermedios aspiran a que los partidos más conservadores reconstruyan su maltrecha jerarquía posicional en detrimento de los grupos inferiores en la distribución de la renta (tasa natural de desempleo, recorte de gastos sociales y abandono estatal de la provisión pública de bienes y servicios). Fragmentación social: quiebra de la “solidaridad”; debilidad de las fuerzas sociales y de su capacidad de presión.

Los Estados de Bienestar a los finales de los años 80:

El triunfo electoral conservador inaugura, en cualquier caso, la tercera etapa o fase “poscrisis” en la

periodización del sistema de bienestar actual. En los años ochenta se relativiza el Estado de Bienestar como paradigma de las sociedades desarrolladas y surgen dos modelos alternativos: el régimen neoconservador y el régimen socialcorporativo.

La mayoría de los Estados de Bienestar actuales se sitúan en los extremos de los dos modelos citados.

El Neoconservadurismo (Gran Bretaña, Canadá, Estados Unidos). Tiene como objetivo favorecer con fuerza el componente capitalista del capitalismo de bienestar, a costa del componente bienestar. Se caracteriza por:

1. La retórica e ideología de desmantelamiento del bienestar social. 2. La extensión de la fuerza del mercado y del sector privado como mecanismo de crecimiento económico y provisión de diversos servicios. 3. Pretende vincular las prestaciones sociales a los estados de necesidad, lo que supone la preocupación por los desfavorecidos mientras el resto de ciudadanos entra en el mercado de los servicios con su propia contribución.

El Modelo Socialcorporativista (Suecia, Austria, Australia). Pretende el mantenimiento o consolidación del componente bienestar del capitalismo de bienestar. Se reafirma el compromiso con los tres elementos básicos del Estado de Bienestar, es decir, pleno empleo, servicios sociales de carácter universal y mínimos de nivel de vida básico. El capitalismo de bienestar puede hacer frente a la crisis económica sin sacrificar su compromiso con la equidad o la eficacia económica y el crecimiento. Por ello, es precisamente la capacidad para obtener el elevado nivel de bienestar social conjuntamente con la eficacia económica el rasgo que distingue al corporativismo socialdemócrata.

Conclusión: la crisis y la actualidad del Estado de Bienestar:

1) La crisis implica la ruptura de un consenso sobre el intervencionismo del Estado para

garantizar mínimos niveles de protección social. --La recuperación del paradigma liberal lleva al poder a gobiernos empeñados en el recorte de la presencia pública y la limitación del Estado de Bienestar, en hacer crecer la influencia de opciones defensoras de la desregulación del mercado y la extensión de lo privado . 2) No obstante, la “revolución” conservadora ha cosechado un fracaso inicial, que es la imposibilidad de realizar sus objetivos de desmantelamiento a corto plazo, y se difunde la tesis de la irreversibilidad del Estado de Bienestar. 3) Atendiendo a los tres componentes básicos del Estado de Bienestar, la gestión de la crisis ha supuesto:

-- El abandono del pleno empleo y el crecimiento del número de parados, -- El mantenimiento en términos generales, de la provisión de servicios públicos -- Un inferior aseguramiento de los servicios mínimos para la población. Como resultado se da la profundización de una sociedad dual tanto por el lado de la producción (economía real--economía marginal o extramercado), como desde la demanda (sector superconsumista-sector carente de cobertura mínima de necesidades biológicas) Reaparición de la pobreza y la marginación. --La nueva pobreza se vincula a los desempleados, minoría molesta pero políticamente no peligrosa. --La pobreza tiende a estabilizarse en porcentajes elevados (15-20%) y genera círculos viciosos de difícil salida.

16/12/2014

La quiebra del paradigma político.

Entre 1965 y 1985.La fisonomía tradicional del sistema de partidos y, sobre todo, la acción política

sufren una notable transformación vinculada a la aparición de los llamados Nuevos Movimientos Sociales, (NMS). El rasgo más destacado de los Nuevos Movimientos Sociales quizás sea la defensa de un innovador paradigma social que contrasta vivamente con la estructura dominante de las sociedades industriales occidentales. La orientación ideológica de los NMS se traduce en la crítica de valores, temas y cauces institucionales consensuados desde la posguerra Nuevo tipo de partidarios (políticos), estructura organizativa y forma de hacer política. Por tanto aportan:

A- Nuevos Valores. B- Nuevos Actores. C-Nuevas Formas de Acción y Organización.

A- Nuevos Valores.

¿Cómo explicar este cambio reflejado en las NMS?:

La difusión de los valores postmaterialistas (Ronald Inglehart), como resultado de la prosperidad económica sin precedentes de las décadas de los años cincuenta y sesenta y de la ausencia de guerra que han imperado en los países occidentales desde 1945, las generaciones de posguerra han sido educadas y han vivido bajo condiciones excepcionales de bienestar económico y seguridad física .

Esta seguridad y estabilidad relativamente garantizada permite que se ponga un énfasis mucho mayor y se de prioridad a los valores alternativos de libertad, al deseo de autorrealización de los individuos e interés por la calidad de vida (valores postmaterialistas).

El auge de los NMS no es deudor tanto del agravamiento de los problemas como al cambio de las prioridades y a su difusión. Otros autores prefieren hablar de postconsumismo, como expresión que destaca una decidida opción por el ser contra el tener.

Desde los sesenta se desarrolla una crítica de la modernización y del modelo de civilización (crítica de la idea de razón y de progreso existentes), se propicia la difusión de un conjunto de creencias (“antimodernismo”,“postmodernismo”) que cuestionan las normas y valores sociales predominantes.

Se cuestiona el modelo de civilización fundado:

El Modelo Económico se le critica por ser una modernización cientifista, tecnocrática y desarrollista (crecimiento económico ilimitado), que lleva a la destrucción del medio ambiente y no logra la erradicación de la pobreza. El Modelo Político se le critica por ser una estructura político-estatal, jerarquizada, burocratizada y centralizada, militarizada y sometida al monopolio de los partidos (partitocracia) y del neocorporativismo que además de amenaza con la destrucción nuclear, limita los valores y una participación verdaderamente democráticos. El Modelo Social se le critica por ser una sociedad de masas, opulenta, materialista y mercantilizada. Ademas patriarcal, machista y racista que lleva a la despersonalización insatisfacción y desigualdad de los ciudadanos.

B) Nuevos Actores:

Tienen una composición social heterogénea, formada por las nuevas clases medias/nuevas capas de asalariados. Los Activistas y los simpatizantes son sectores de las nuevas capas medias que son profesionales de servicios sociales y del sector público, sectores de la vieja clase media que han perdido con la modernización y grupos periféricos y desmercantilizado. Buscan la universalización, los valores colectivos mas que los intereses particulares. Se propone la desindustrialización o industrialización alternativa, el “desarrollo sostenible” (reconstrucción ecológica de la sociedad industrial), la modificación de las formas y procedimientos institucionales de la acción política del viejo paradigma y una sociedad alternativa guiada por la “calidad de vida” de las personas.

C) Nuevas formas de organización y de Acción:

Reaccionan contra los modelos tradicionales de representación: partitocracia, neocorporatismo, contra la institucionalización, la profesionalización, la burocratización y el liderazgo carismático y buscan la antítesis de la “vanguardia del proletariado” del modelo leninista y de la “ley de hierro de la oligarquía” de Robert Michels .. Buscan modelos descentralizados y antijerárquicos, con una estructura participativa, informal,

abierta, igualitaria y democrática Inicialmente su actuación política se caracteriza por estar al margen de las formas institucionalizadas de la política (partidos, corporaciones, instituciones representativas) y por el

desarrollo de fórmulas alternativas. Consistentes en nuevas actividades de protesta para lograr el interés de los medios de comunicación y el apoyo de la opinión pública, necesitando la constante movilización. Transformación gradual hacia una “actividad política normal” e institucionalizada:

1-relaciones con las instituciones existentes y vínculos cooperativos con organizaciones del orden establecido. 2-conversión de los nuevos movimientos sociales en nuevos partidos políticos.

Impacto de los movimiento sociales en la acción política de las democracias. La presencia de los movimientos ambientalista, pacifista y feminista ponen en entredicho el contenido, los valores, los protagonistas y los modos de acción vigentes. Durante los años setenta llega a esgrimirse, incluso, el declive o decadencia de los partidos políticos como mecanismo de participación política de las masas y su desplazamiento por otras prácticas y usos de participación y representación.

Los nuevos movimientos sociales, se encuentran entre la aceptación y el desafío del orden vigente, aceptan el marco político (democracia) y económico (economía de mercado) pero exigen a la vez adaptaciones, realizan movimientos en favor de reformas políticas y propugnan variaciones en la formas de vivir para hacer posible un “mundo sostenible”. Han influido de manera considerable en los procesos de elaboración y decisión política con:

a) Cambios en las prioridades de los partidos establecidos, muchas de las reivindicaciones de

los NMS (protección de la naturaleza, desarme, igualdad de la mujer, ...

)

se han difundido y forman

parte de las preocupaciones políticas de la población occidental. b) Cambios en las estrategias de los partidos establecidos, que tienen que replantearse sus formas tradicionales de organización y adoptar orientaciones democratizadoras. c) Irrupción de nuevos partidos asociados a los movimientos sociales, partidos “libertarios de izquierda”, partidos de la “nueva política”, “partidos asociados a los movimientos” ...

Progresiva institucionalización de los NMS. Ventajas e inconvenientes:

--La optimación de recursos y el aumento de la eficacia derivados de la política institucional se pagan al precio de una pérdida de la identidad, la autonomía y el radicalismo de los nuevos movimientos sociales. --Las organizaciones se han encontrado ante el dilema básico de elegir entre la fidelidad a su actitud alternativa, con una organización descentralizada, o la eficacia y optimación de recursos, que pasa por la aceptación en grado diverso de los cauces institucionales. --Esta tensión entre el fundamentalismo y el pragmatismo parece haberse resuelto en favor de una representatividad partidaria institucionalizada y duradera, lo que implica la participación en las elecciones, la representación parlamentaria, la formación de alianzas y coaliciones con fuerzas políticas rivales, e, incluso, la eventual presencia en el Gobierno.

Características de los Nuevos Partidos:

1. Un ideario en el que predomina la fuerte preocupación por la igualdad de derechos (especialmente por las minorías), una intensa tendencia ecologista, pacifista y antinuclear, la solidaridad con el Tercer Mundo y una actitud general igualitaria. 2. Una acusada preferencia por una organización de partido participativa. La mayor democracia interna trata de conseguirse mediante:

-- la descentralización, dirección colegiada, -- sistema de incompatibilidades que impida una excesiva acumulación de poder, -- frecuentes asambleas generales,

-- discriminación favorable a las mujeres (establecimiento de cuotas), -- celebración de referendos internos, elaboración democrática de listas electorales, -- total transparencia en el funcionamiento interno del partido, -- permeabilidad de las fronteras del partido, etc. 3. Los nuevos partidos tienen un electorado cuyo perfil es marcada-mente distinto del de los partidos convencionales. Los votantes son en su mayoría jóvenes, que viven en las ciudades, de alto nivel educativo, y con empleos de oficina y en las administraciones públicas.

Al finalizar la década de los ochenta, los nuevos partidos estaban representados en una docena de parlamentos nacionales: Alemania (42 diputados), Suecia (20), Italia (13), Bélgica, Austria y Suiza (9), Holanda (6), Finlandia (4), Portugal y Luxemburgo (2), Grecia e Irlanda (1) y en Australia. En términos generales, los nuevos partidos tienen un apoyo electoral y una representación parlamentaria escasos. De los siete países económicamente más poderosos del mundo (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido), sólo en Alemania han cosechado los nuevos partidos resultados de cierto peso (el éxito ha sido relativo en Bélgica, Holanda, Dinamarca y Suecia). La población puede apreciar los nuevos partidos en la medida en que empujan a la sociedad establecida hacia la innovación y el cambio de objetivos, pero apoya en proporciones abrumadoras a los viejos partidos. La tesis acerca de la “decadencia de los partidos” no parecen haberse confirmado y el “gobierno de partido” sigue siendo la forma dominante común de las democracias occidentales

17/12/2014 *Hoy no ha habido clases, por la charla de preparación para el trabajo de fin de grado.

Podemos usar como herramientas el Cbua, la biblioteca csic y guias.us.

18/12/2014 *Hoy no ha habido clases, por la charla de preparación para el trabajo de fin de grado.

Otras herramientas: Bddoc y csic

7/1/2015 *Ha subido el tema del socialismo real. A el último día dará el nuevo orden mundial, pero no entrará.

Tema 8. 1968: Un año que cambio el mundo.

Década de los 60: revolución del esquema del pensamiento en el mundo.

Malestar de la población a pesar de los cambios sociales como las mejoras en los niveles de vida, desarrollo de los medios de comunicación, cambio en el papel de la mujer, desarrollo de las Universidades ...

Principalmente

entre

los jóvenes (ambientes

Antecedentes: Movimientos a favor de la Paz en

universitarios)

los años 50

Movimientos sociales: feministas, ecologistas, pacifistas,hippies ...

No se logró la sustitución radical del viejo orden, ya que no se hizo con la suficiente organización. Frescura y espontaneidad que tienen como contrapartida una falta de solidez de la revolución, de sus objetivos sus métodos y protagonistas. “¿Rebelión de los privilegiados? Estudiantes, profesores instalados en el sistema que critican sociedad despreciable que para si querrían las ¾ partes del planeta. La protesta no es menos fundamentada pero descubre la fragilidad de la revuelta en la

que sus protagonistas tienen mucho que perder en el envite. Los estudiantes no podían formar una clase con suficiente sentido de permanencia, estabilidad, coherencia, alternativa a una clase revolucionaria cada vez más reformista. Tenia que quedar en mero forcejeo. Toque de arrebato contra la sociedad productivista. Nada menos, pero nada más.

Cambios en el pensamiento:

Esta fecha supone una revolución cultural que se aprecia en aspectos de la mentalidad que solían cambiar muy lentamente, ya que eran conceptos y aspectos muy arraigados. Por lo tanto se muestra la importancia de la revolución que llega a cambiar esta concepción tan arraigada.

Cambios en la estructura familiar.

Divorcios se llegan a multiplicar por 3 incluso en algunos de los países católicos 1970-85, por l

tanto en los países no católicos, podrías ser superior. Familias monoparentales femeninas, se ¿cuestiona la familia nuclear?. En Suecia en los años 80 el 50% de los niños se conciben fuera del matrimonio.

Cambios en la Moral Sexual.

Se consigue la liberación de la mujer y los homosexuales. En Italia se legaliza el divorcio (1970), la

venta de anticonceptivos (1971) y el aborto (1978) (se cita Italia, por que es un país católico ejemplar y sorprende que se den estos procesos allí). En el resto de la Europa mediterránea este proceso es más tardío pero más rápido.

Auge de la cultura juvenil, que se convierte en la “Cultura Dominante” y no en una contracultura.

Este auge provoca un cambio en la mentalidad, ya que los adultos buscan convertirse o parecerse a

los jóvenes imitando su estilo de vestir, su

música...

Cosa que hasta entonces no se podría haber

concebido, ya que, antes, eran los jóvenes los que buscaban ser como los adultos, que era símbolos de sabiduría y madurez (hay que matizar que esto se realiza de forma general, pero no es algo que

abarque al total de la sociedad). Se cambia la relación internacional. Se forman jóvenes grupos independientes y movilizados, automarginados, que rechazan y niegan el carácter de plenitud de la generación de más de 30 años. En esta generación surgen héroes jóvenes neorománticos (Por ejemplo: Che Guevara). Son personas socialmente consciente, pero también consumidoras.

Las novedades culturales juveniles se convierten en las dominantes:

Cambio en la concepción de la relación interegeneracional (juventud) no hay fase de transición, sino plenitud. Critican a la Gerontocracia y buscan rebajar la edad de boto y del consentimiento

para relaciones. Con la paradoja que la sociedad se va volviendo cada vez más anciana. La masa concentran más poder adquisitivo pudiendo tener más capacidad de consumo. La televisión como recursos de universalización. Hay una gran diferencia entre la sociedad nacida en el 1925 o antes, las cuales han vivido la guerra y el hambre, respecto a la sociedad del 50 que consiguen pervivir, en la mayoría de los casos, sin estos problemas. Se extiende una cultura populista, ya que los niveles sociales más altos imitan a las clases populares, las clases menos pudientes y marginadas. Dentro de este fenómeno tenemos los Betas y

los Hippies, que imitan la música, el lenguaje, la ropa

...

de lo que creían que eran las bajas clases

urbanas. Hasta entonces los jóvenes de la clase media solo imitaban a las clases altas. Hay una cultura hacia la veneración de las imágenes o símbolos (por ejemplo: la típica imagen del Che Guevara, como símbolo de revolución). Se da el subjetivismo individualismo, la liberación

personal y social juntas, rompiendo con los padres, la ley, el poder, el sexo

Lo cual es una

... contradicción, dentro de la concepción de la cultura joven, puesto que son iconoclastas, pero a la vez son individualistas. Hay ventajas de esa liberación mientras el Estado del Bienestar sigue en pie, puesto que permite que los jóvenes se puedan refugiar en este Estado del Bienestar, ya que no es necesaria la familia amplia que se protegía entre sí, para no caer en la misera, pero cuando este Estado de Bienestar entra en crisis hay problemas, con la erosión de los valores capitalistas.

Hechos importantes en 1968.

Enero: la ONU declara 1968 el año de los Derechos Humanos, Febrero: Ofensiva del Thet, Marzo:

Estudiantes polacos reclama la Libertad y los obreros que se declaran en huelga, Abril: Asesinato de Martin Luther King, Mayo: huelga general y manifestaciones en Francia, Junio: Asesinato de Robert Kennedy: mayoría absoluta de los gaullistas en Francia, Julio: Guerra civil en Nigeria, el Papa Pablo VI anuncia la disconformidad cristiana con los métodos anticonceptivos artificiales, Agosto: Asesinato del jefe de la Brigada de Investigación social de la comisaría en España; invasión en Checoslovaquia de las tropas del Pacto de Varsovia, Septiembre: Se aprueba el II Plan de Desarrollo español; las tropas federales mexicanas entran en la Universidad de México, Octubre:

Concentración pacífica de estudiantes en México, donde las tropas abren fuego contra la multitud, clausura de los Juegos Olímpicos, Noviembre: Cesan los bombardeos en Vietnam; Nixon es elegido presidente de los EEUU y Diciembre: Crisis económicas, desordenes estudiantiles en la Universidad de Barcelona. Todo estos nos muestra que 1968, no solo significó un movimiento estudiantil, sino que fue algo más totalizador y algo más complejo que un movimiento puramente de jóvenes y de estudiantes.

1968 Confluencias de varios factores.

1-Clima internacional tras el fin de una etapa de la GF. Este clima explica por que se acaba dando este movimiento tan importante y de tanta relevancia, vemos los hechos primordiales en la construcción de este clima:

Ruptura China-URSS 1964 Revolución Cultural de Mao. Movimiento de derechos civiles por y de la población negra- verano 1964- (el movimiento se conoce como panteras negras). Revolución de Cuba y Argelia. Muerte del Che en Bolivia. Guerra de Vietnam (David contra Goliat). Influencia de Cuba mito revolucionario a las puertas de EEUU, que despierta el desafío del tercer mundo a EEUU.

2-Crisis económica internacional, que no garantiza el empleo.

La recesión alemana (1967) es el aviso.

3- La clase media consigue acceder a la enseñanza superior, aumentando su número dentro de esta enseñanza, y consiguiendo una conciencia de su identidad. En 1968 hay 4 veces más de

estudiantes universitarios que 15 años antes.

Elaboran una contracultura: Hippies en Norteamérica, Provos en Holanda, Situacionistas en

Francia

...

Critican el modelo de desarrollo y consumo y plantean alternaticas (Posmarxismo y

anarquismo)

4-Nuevas organizaciones antimperialistas del Tercer Mundo.

Surgen partidos de nueva izquierda (Socialistas Unificados en Francua, Asociación de Estudiantes

Alemanes (SDS), que fueron expulsados del SPD en 1961 los Partidos Sociales tradicionales.

...

hay una desconfianza de los jóvenes de

Movimientos en contra de la Guerra de Vietnam La Guerra de Vietnam fue el punto de referencia de las nuevas izquierdas occidentales entre 1966 y 1968. La primera protesta fue en Washington el 17 de abril de 1965. En octubre del 65 muchos estudiantes norteamericanos participaron en el Vietnam-Day en contra de la guerra. En octubre de 1967, decenas de miles de personas asediaron el Pentágono. En noviembre del 69 tuvieron lugar manifestaciones de cientos de miles de personas en varias ciudades de EEUU. El 28 de noviembre de 1966, se celebraron en París las “seis horas con Vietnam”, convocadas por un comité que contaba con Jean Paul Sartre. En Gran Bretaña, la Vietnam Solidary Campaign-VSC- organizó la primera manifestación el 22 de

octubre de 1967 (el mismo día de la Marcha sobre Washington).

La oposición a la intervención norteamericana en Vietnam se extendió por las universidades de toda

Europa, convirtiéndose en un motivo para el nacimiento y desarrollo de grupos de extrema izquierda, con rasgos trosquistas y maoístas, que terminaron por germinar la llamada nueva izquierda.

1968 en Estados Unidos.

Estados Unidos en 1968 había sufrido el asesinato del presidente Kennedy, movimientos en contra de la discriminación de los negros, la Guerra de Vietnam, la revolución sexual, movimientos feministas y pacifistas, las drogas, las comunas ...

En 1967, la marcha sobre Washington en contra de la Guerra de Vietnam reunió a hippies, grupos estudiantiles radicales, profesores, intelectuales, la vieja y la nueva izquierda, el Frente Femenino

por la Paz

...

liderados

por Jerry Rubin quien se había propuesto ocupar el Pentágono. También en

ese año tuvo lugar la desastrosa Ofensiva del Tet.

Johnson anunció su renuncia a la presidencia, y una semana más tarde, Martin Luther King, líder del movimiento antirracial, fue asesinado. Asesinato que influyó en la radicalización de los movimientos por los derechos civiles.

Martin Luther King.

Fue Nobel de la Paz en 1964, defendió los Derechos Civiles en EEUU y organizó protestas contra la

segregación racial. Fue encarcelado y su liberación se la debió a la intervención de J.F. Kennedy. En 1963 encabezó, junto con otro líder, la marcha sobre Washington y pronunció el discurso “He tenido un sueño ” ... En 1968 fue asesinado por un francotirador y fue convertido en héroe nacional.

Alemania en 1968.

El 17 de febrero miles de personas se manifestaron en Berlín contra la guerra de Vietnam. En dicha manifestación participaron Rudi Dutschke y K. D. Wolff, presidente del SDS, entre otros. El 11 de abril Dutschke sufrió un atentado que provocó una nueva oleada de manifestaciones alcanzando su clímax el 1 de mayo cuando miles de personas participaron en la manifestación convocada por la APO en Berlín. La campaña contra las leyes de excepción alcanzó uno de sus momentos culminantes en la primavera de 1968, cuando el debate parlamentario estaba a punto de concluir con la aprobación de una legislación fuertemente restrictiva de los derechos y libertades individuales y colectivas en la RFA. Las manifestaciones se sucedían en las ciudades alemanas protagonizadas por los estudiantes. Finalmente, el 29 de mayo el Bundestag aprobó las leyes de excepción con el apoyo del SPD. A partir de este momento se inicio el declive de las movilizaciones y de la APO.

Checoslovaquia en 1968.

Cuando Alexander Dubcek llegó en 1968 a la presidencia de la República Checa llevó a cabo ciertas

propuestas de reformas entre las que destacaba una cierta liberación económica, la creación de un

sistema pluralista de partidos políticos aceptando ideas socialistas, el desarrollo de la democracia socialista, la autonomía e independencia de los sindicatos y el derecho a la huelga, la igualdad entre

todos los pueblos

...

extendiéndose,

a causa de la Libertad, un estado de euforia por el país.

En agosto, las tropas del Pacto de Varsovia invadieron Checoslovaquia, y las protestas por las calles no consiguieron que se retiraran. Esta invasión logró el mantenimiento del sistema, pero ya había perdido todo su crédito entre la población checa. En 1970 Dubcek fue expulsado del Partido tras haber sido sustituido por Husak en 1969.

China en 1968.

La clase obrera y las masas populares dirigidas por Mao Zedong y otros comunistas consiguieron cambios que no tenían precedentes en la historia de China ni en la del socialismo. El pueblo se levantó desarrollando nuevas relaciones económicas y sociales, reduciendo las desigualdades, revolucionando la cultura y la forma de pensar. Esto lo hicieron con cartelones críticas y los llamados Guardias Rojos. La Revolución Cultural se oponía a toda norma de los partidos comunistas regidos por la Unión Soviética. Lo que llevó al país a continuos enfrentamientos con la URSS.

El caso de Francia.

Francia resume y escenifica el mensaje de la época. La inquietud de los estudiantes franceses se manifestaba en grupúsculos de ideas anarquistas, trotskistas y maoístas y ellos comenzaban agitaciones y enfrentamientos en las calles y universidades. En mayo, los estudiantes tomaron las calles de París y removieron los cimientos del orden. Las reivindicaciones pedían desde reformas en las Universidades hasta un cambio radical en la sociedad, inspirados por líderes como el Che Guevara, Fidel Castro o Ho Chi Minh. En París había 160.000 universitarios, de los cuales 40.000 participaron en las movilizaciones contra la policía. Francia quedó sumida en el caos: la protesta contra la situación económica y social provocó enfrentamientos entre civiles y fuerzas del orden. Desde París llegaban al resto del mundo imágenes del movimiento juvenil francés. Pero no sólo imágenes, sino también pintadas y eslóganes que aparecían por las calles parisinas: “Sed realistas, pedid lo imposible”, “Haz el amor y no la guerra”, “Ser rico es contentarse con su pobreza” ... Formas de acción en el Mayo de 1968 en París: mítines, ocupación de salas de debates, intervención en clases y conferencias, boicot de exámenes, tomas de micrófonos, carteles, sentadas, huelgas generales, ocupaciones de fábricas e incluso secuestros de directivos. Las reivindicaciones protestaban contra aspectos tan diversos como los siguientes: La situación de la Universidad, el aburguesamiento de las clases medias y adocenamiento de jóvenes, la reducción de la democracia y la burocracia y contra la humanidad poco humana.

La Revuelta anunciaba nuevas alternativas

PAZ

AVANCE

ANTIMILITARISM

FEMINISMO

Y

DE LOS

O

Y

LIBERTAD

DERECHOS

Y

ECOLOGISMO

CIVILES

ANTICONSUMISM

 

O

PLAYAS

FLORES

CANCIONES

AMOR

CONTRA

CONTRA

DE DYLAN

CONTRA

ASFALTO

FUSILES

CONTRA

GUERRA

 

HIMNOS

CASTRENSES

“Rechazamos un mundo donde la seguridad de no morir de hambre ha sido sustituido por la del riesgo de morir de aburrimiento” (romanticismo).

¿Cómo interpretarlo?

1-Crisis de institución universitaria, que empieza a relacionarse con el mercado de trabajo:

2-Malestar por la cultural-sociedad de consumo adulta y la juventud no se ve representado

en los sistemas existentes. 3-Malestar latente por el cambio de coyuntura económica. 4-Reforma -desde el punto de vista de Raimond Aron (filósofo, sociólogo y comentarista político francés)- encuestas estudiantes. 5-Revolución desde el punto de vista de Sartre (filósofo, activista político y escritor) 6- Crisis de la civilización. 7- Surgimiento del parafascismo que es un método de acción directa, con lógica surealista, que muestra un desencanto comunista y una espontaneidad juvenil, todo ello con escandalizar a la clase de dirigentes.

La Revuelta encontró apoyo de pensadores y artistas de Izquierda. Personajes como Jean Paul Sartre y Simone de Bouvoir manifestaron su simpatía por el movimiento estudiantil repartiendo panfletos en las calles de París. Podemos destacar a:

A)Daniel Cohn Bendit.

Estudiante de la Universidad francesa. Se convirtió en animador de un movimiento anterior al de

mayo, el del 2 de marzo, y más tarde fue uno de los protagonistas de Mayo del 68, pues dirigió muchas de las manifestaciones. El 24 de mayo lo expulsaron del país y se trasladó a Alemania, donde es eurodiputado.

B)Bernard Kouchner.

Dirigente de la Unión de Estudiantes Comunistas que participó en todas las manifestaciones de

París. Posteriormente ha desarrollado campañas de ayuda médica y alimentaria.

C)Herbert Marcuse

Filósofo alemán de gran influencia en las revoluciones del 68. A la vez que denunciaba el Marxismo

Soviético, denunciaba la sociedad unidimensional. Fue fundador de la escuela de Franckfurt. Su obra “El hombre Unidimensional” (1964) denuncia el marxismo soviético, como las sociedades liberales más repesivas y dirigidas. Añade que la única esperanza es conseguir una vanguardia para

forzar a la libertad a los no ilusos. Otra de sus obras son “Razón y Revolución”, “Eros y la Civilización”.

D)Jean Paul Sartre

Escritor francés que apoyó la Revuelta del 68 con declaraciones que tuvieron un gran impacto.

Rompió con el Partido Comunista Francés, acusándolo de haber “traicionado la revolución”.

E)Wilheim Reich.

Muerto en 1957 en prisión por circunstancias extrañas. Escribió “La Función del Orgasmo” (1927), donde unió el Psicoanálisis y el Comunismo. Defiende que la revolución es inútil sin la revolución sexual (de él proviene la frase “Haz el amor y no la guerra”). Fue perseguido por los nazis huye a EEUU, postuló la teoría de Orgón (organismo o orgasmo) y

consiguió una serie de inventos que beneficiaron a la medicina.

F)Mc Luhan.

Profesor de literatura inglesa, crítica literaria y teoría de la comunicación, McLuhan es reconocido como uno de los fundadores de los estudios sobre los medios, y ha pasado a la posteridad como uno de los grandes visionarios de la presente y futura sociedad de la información. Durante el final de los años 60 y principios de los 70, McLuhan acuñó el término aldea global para describir la interconexión humana a escala global generada por los medios electrónicos de comunicación. Es

famosa su sentencia"el medio es el mensaje".

Cronología de la Revuelta.(no entra, solo una pequeña idea)

(2 de Mayo: Jornada antiimperialista en Nanterre. Cierre de la Universidad. 3 de Mayo: Concentración de los estudiantes de Nanterre en el patio de la Sorbona. Intervención de la policía: 569 detenidos. Choques de manifestantes y policías en el Barrio Latino. Primera noche de barricadas. G. Marchais, Secretario General del PCF acusa al "anarquista alemán Daniel Cohn- Bendit" de provocador.

6

de Mayo: Manifestación y choques con la policía en el Barrio Latino: 805 heridos, 345 de ellos policías.

  • 7 de Mayo: "Larga Marcha" de treinta mil estudiantes hasta el centro de París. "No es posible tolerar violencias en la calle", declara el general De Gaulle.

  • 9 de Mayo: Sentada a las 14 horas en Saint Michel. Louis Aragón, poeta surrealista, es abucheado por los estudiantes.

  • 10 de Mayo: Rebelión en el Barrio Latino. Noche de durísima batalla y barricadas. Réplica brutal

de la policía: 367 heridos graves, 468 detenciones, 188 coches destruidos.

  • 11 de Mayo: Llamamiento de las centrales sindicales a una huelga de 24 horas, para el día 13 en

señal de protesta por la represión.

  • 13 de Mayo: Huelga General en Francia. Reapertura de la Sorbona e inmediata ocupación. Inmensa

manifestación de un millón de personas.

  • 14 de Mayo: Ocupación de centros de trabajo a lo largo y ancho de toda Francia.

  • 15 de Mayo: Ocupación del Odeón (Teatro de Francia).

  • 16 de Mayo: Renault-Billancourt, fortaleza obrera a las afueras de París es ocupada. Pompidou

anuncia que, frente al desorden, "el gobierno cumplirá con su deber".

  • 17 de Mayo: 10 millones de trabajadores están en huelga.

  • 20 de Mayo: La izquierda parlamentaria pide la renuncia del gobierno y elecciones generales.

  • 24 de Mayo: Noche insurreccional en París. Arde la Bolsa. Ni el Elíseo ni el Ayuntamiento logran

ser tomados. 795 detenciones. Un manifestante muerto (se ocultó).

  • 25 de Mayo: Pompidou advierte del peligro de "guerra civil". En la calle Grenelle se alcanzan unos

acuerdos con el gobierno que son rechazados por las bases.

  • 26 de Mayo: Los sindicatos, la patronal y el gobierno negocian.

  • 27 de Mayo: Los huelguistas rechazan los acuerdos. Miterrand se ofrece para formar gobierno bajo

la presidencia de Mendés-France.

  • 29 de Mayo: Viaje secreto de De Gaulle a Baden para negociar la intervención de los blindados

(vehículos de combate blindados “tanques”) en París.

  • 30 de Mayo: De Gaulle disuelve la Asamblea y convoca una manifestación patriótica que tendrá

lugar esa misma noche. La derecha ocupa la calle.

¿Que dejo 68?

Reivindicación utópica frente al poder de los nuevos discursos y nuevos medios:

Antiautoritarismo. Voluntad y autonomía de las nuevas democracias directas. Reivindicación de la sociedad civil. Brecha de las sociedades opulentas- crítica hacia la modernidad. Feminismo y ecologismo. Solidaridad internacional.Cultura posmodernista anticosumista. Fracasó como revolución, pero tuvo éxito como reforma de 1988 a 2008 se llevó a cabo un cambio en la cultura y moral: reforma universitaria, cambios en la legislación laboral, los métodos, los temas, los discursos y los protagonistas tienen que pasar por una elección de social-política.

12/1/2015* Lo importante es la característica en rasgos generales y las interpretaciones.

Tema 9. Socialismo Real

El estalinismo,(No entra, tener solo una idea general.) Estalinismo es un término que en ciencia política designa a la ideología y praxis política del líder soviético Iósiv Stalin y, por extensión, a la de los seguidores de esta doctrina. En general, se puede afirmar que el estalinismo está caracterizado por los rasgos más autoritarios del comunismo implantado en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) tras la muerte de Lenin, principal protagonista de la Revolución Rusa, y una vez superada la resistencia de los principales opositores a Stalin, especialmente la de Liev Trotski, constituyeron los fundamentos esenciales del estalinismo: el imperio de la burocracia, el recurso arbitrario a la represión de las masas, un desproporcionado culto a la personalidad, la ejecución de los enemigos políticos (en las que la historiografía ha denominado ‘purgas’), el fortalecimiento de la economía otorgando prioridad a los bienes de capital, la colectivización forzosa y rápida de la agricultura, el énfasis en el principio de la ‘revolución desde arriba’ (se parte con Lenin, que defiende una revolución desde abajo), realizada con severidad militar, y la insistencia en la celeridad (rapidez) de la modernización sin tener en cuenta el coste humano resultante. Por lo tanto vemos el paso de la dictadura del proletariado (lo curioso es que en Rusia no hay proletariado) a la dictadura de Stalin y del P.C.

El centralismo democrático /centralismo burocrático:(No entra, tener solo una idea general.)

Lenin: la doctrina, el partido, la vanguardia del proletariado, elitismo

Centralismo democrático

... Progresivamente la organización sustituiría al partido y se vería sustituida a su vez por el comité

...

central, suplantado finalmente por el dictador. Stalin descubrió que el control de la organización, cuando ésta consistía en una pirámide dominada por el vértice (punto más alto de la jerarquía), permitía resolver las luchas por el poder desgastando primero y destruyendo por fin los apoyos de los adversarios, sin necesidad de un debate abierto.

Los órganos de decisión únicamente servían para refrendar la victoria previamente adquirida mediante la labor fraccional practicada desde el Secretariado, aplastando a los opositores. Solo

queda consolidar la jefatura poniendo en marcha “el flujo circular del poder”, consistente en colocar a hombres fieles en los puesto claves de la organización, los cuales a su vez apoyaban sin reservas al secretario general.

Y muy pronto aquellos de quienes éste desconfía son inexorablemente arrojados a las tinieblas exteriores (la expulsión de los años veinte, la ejecución o el Gulag desde 1935). La lealtad absoluta al patrón fue la regla de oro para la supervivencia política.

El estalinismo fue un socialismo que se dio en un solo país/nacionalismo. (No entra, tener solo una idea general.)

El estalinismo se asocia generalmente con la afirmación de Stalin (criticada por Trotski) de que, pese a la hostilidad de los estados capitalistas vecinos, era posible construir el ‘socialismo en un solo país’, con lo que se había abandonado el principal objetivo comunista de la internacionalización de la revolución, mientras que los revolucionarios de otros países esperaban que se diera prioridad a la defensa de la ‘patria socialista’.

Vemos una gran importancia en el Nacionalismo. Puesto que para Stalin, los zares habían cometido errores, pero hicieron algo bueno y es que forjaron una gran potencia que el régimen comunista debía mantener por encima de todo. Pero el problema era que este nacionalismo ruso no tenía cabida en una ortodoxia marxista. Por lo tanto, para que se realizase la cohesión del proyecto se insistió en su dimensión teleológica, con el objetivo final, de alcanzar la fe en el triunfo inevitable del socialismo, cuya garantía era la consolidación de la URSS. Básicamente el nacionalismo, también fue usado por Stalin, para su beneficio propio (conseguir el poder).

Estalinismo. (No entra, tener solo una ide general.)

En los últimos años de vida de Stalin, el estalinismo adquirió ciertas similitudes con una religión de Estado. El culto a Stalin había sido el resultado de un largo proceso de construcción de su imagen propiciado por el mismo desde los años veinte. Al tiempo que fue eliminando adversarios hasta alcanzar el monopolio del poder.

Entre 1924 y 1930, todos sus esfuerzos se concentraron en aparecer como el discípulo privilegiado de Lenin, verdadero intérprete de la nueva doctrina sagrada, el leninismo. Por ello la propaganda elabora entonces carteles y fotomontajes que asocian al líder desaparecido y al “primer leninista”.

El culto a Stalin (No entra, tener solo una ide general.)

Luego a lo largo de los años treinta, Lenin va siendo relegado al papel de un dios pasivo, recluido

en una hornacina mientras Stalin protagoniza la dirección de las masas en la triple condición imaginaria de “jefe, maestro y amigo”, conductor ya infalible del proceso de construcción del socialismo. Por fin, entre 1941 y 1945 la guerra contra Alemania le convierte en generalísimo de corte napoleónico, y con la victoria alcanza la apoteosis. Resultaba herético cualquier detalle que en las representaciones dejara de resaltar su grandeza. Stalin sólo podía ser representado como un superhombre, con su efigie presidiendo las grandiosas realizaciones de la sociedad soviética.

Totalitarismo (No entra, tener solo una ide general.) Totalitarismo implica en este caso la pretensión de forjar por medios coactivos una sociedad igualitaria. Utiliza implacablemente, por encima de cualquier limitación jurídica, los recursos del Estado, puestos a las órdenes del Partido único, para destruir todo residuo de la antigua organización social y crear un hombre nuevo, emblema de la supuesta emancipación del proletariado. Esto se realiza a través de amor y el miedo:

Amor: Logros y propaganda ... Miedo: aniquilación de toda oposición real o imaginaria. Hay un clima de miedo constante a sufrir

la acusación de cualquier posible conspiración contra el amo, lo cual se apoya en una represión arbitraria, que solían consistir en grandes juicios públicos (con el objetivo de dar ejemplo a las

masas) contra algún dirigentes (a veces elegidos al azar, otras elegidos por sospechas

...

pero en

común

...

),

pero que son verdaderas farsas sobre unos supuestos traidores y enemigos del pueblo. A

estos juicios le sumamos los detenidos y “desaparecidos” indiscriminadamente y sin juicio. Todo

esto son estrategia que sembraba el terror.

Periodo Stalinista Posbélico (1945-1953)(No entra, tener solo una idea general.) En la URSS, durante este periodo, se mantienen, y en muchos aspectos se refuerzan, los principios que inspiraron el stalinismo de los años 30: el poder político sigue concentrado en manos del dictador, que ejerce un dominio absoluto, hay un apogeo del culto a la personalidad del dictador, siguen los elementos de su dictadura personal, además de los derivados de su carácter arbitrario, intolerante, desconfiado y paranoico, continua la hegemonía y monolitismo del partido,

controlado por Stalin (Centralismo del poder), se mantiene el rígido control político e ideológico sobre todas las esferas de la vida del país y la utilización del terror como instrumento de gobierno (campos de concentración, policía política encargada de la eliminación de toda potencial

disidencia

...

)

Es un Estado Policiaco: terror y purgas, en el partido y otros órganos de poder, para

eliminar toda disidencia; arbitrariedad de la policía política a las órdenes de Beria (jefe de la policía

y del servicio secreto de la URSS).

Teóricamente encontramos una exacerbación (aumento) del patriotismo soviético. Lo vemos en el Chauvinismo (corriente que defiende que el país al que se pertenece es mejor que cualquier otro) ruso y rusificación, preeminencia del pueblo ruso frente a las otras nacionalidades a través de deportaciones de pueblos y campañas antisemita, estas son especialmente cruel (1948-52).

En la práctica, la teoría se cumple, ya que tras el fin de la segunda guerra mundial, se produce un inmediato deterioro de las relaciones con Occidente y el comienzo de la guerra fría (división de Alemania en 1949, guerra de Corea en 1950-51). Estas tensiones provocan una exacerbación del nacionalismo ruso, una exaltación de las gloria, del pasado y la tradición rusas que desemboca en un proceso de rusificación de todo el territorio de la URSS, incluido el incorporado tras la guerra (repúblicas bálticas, partes de Polonia, Besarabia). Proceso materializado en deportaciones masivas de ciudadanos, e intolerancia y negación del valor de las otras nacionalidades y culturas que constituyen el heterogéneo mosaico étnico de este enorme país.

La misma continuidad existe en el terreno económico: Centralización, dirigismo estatal y planificación quinquenal. Se le da prioridad a la industria pesada y bélica, recurriendo a sistemas de dura competición dentro de las fábricas de este tipo de producción(stajanovismo, movimiento social que se dio en la URSS, que tuvo como objetivo aumentar la productividad laboral, pique entre trabajadores por ser quien consigue una mayor producción) y desatendiendo las necesidades del consumo.

En el campo, se consolida la estructura de grandes explotaciones agrícolas colectivas (koljoses) o estatales (sovjozes) y la mecanización masiva, a pesar de lo cual la agricultura constituye el punto débil de la economía soviética, se muestra por su estancamiento, bajo rendimiento, necesidad de importar grandes cantidades de grano para atender al consumo, situación crítica en épocas de sequía ... Tras la 2ºGM la URSS tiene que hacer un esfuerzo por la reconstrucción, tras la devastación sufrida en la guerra. Para ello realiza una explotación masiva de las ingentes riquezas energéticas y minerales, un espectacular desarrollo de la industria pesada (se consiguen e incluso se superan las metas fijadas en el plan quinquenal), se consigue un impresionante progreso de la tecnología militar y nuclear desde que, en septiembre de 1949, se ensaya la primera bomba atómica. Como consecuencia vemos que la URSS se convierte en la segunda potencia industrial y militar después de Estados Unidos, un país que, durante la era stalinista, pasa de ser de una de las naciones más atrasadas y pobres del mundo, a rango de segunda potencia industrial mundial, con un papel de vanguardia en el desarrollo de la tecnología nuclear y espacial: el ensayo de explosión de la primera bomba atómica soviética, en 1949, marca el inicio de un acelerado rearme que desemboca en el «equilibrio del terror» entre Estados Unidos y la URSS.

Sin embargo, a pesar del progreso el nivel de vida de la población permanece muy bajo (escasez

continua de alimentos, viviendas y bienes de consumo).

El periodo stalinista posbélico: política exterior (No entra, tener solo una idea general.)

La URSS sale de la guerra mundial convertida en una superpotencia. Su protagonismo en la política internacional desde 1945 deriva fundamentalmente de su papel estelar como cabeza de uno de los dos bloques resultantes del conflicto. Por lo tanto el reparto de influencias entre los vencedores en las conferencias de Teherán, Yalta y Postdam facilitó la constitución de una barrera defensiva entre Centroeuropa y la URSS, compuesta por países con regímenes comunistas favorables a Moscú, y sobre los que Moscú ejerce un directo control a través de una amplia red de tratados bilaterales y multilaterales (en el plano económico, esta «satelización» se materializa en el COMECON (enero de 1949).

En estos países del Este de Europa, devastados por la guerra, se produjo a partir del 45 una radical transformación política, económica, social y cultural, que dio lugar a las llamadas democracias populares (Polonia, Checoslovaquia. Hungría, Rumanía, Albania, Bulgaria y Alemania oriental), incorporando el modelo soviético. Pero en Yugoslavia, Tito logra implantar un socialismo nacional, independiente de las directrices de Moscú y con fuertes vínculos económicos con Occidente, produciéndose así la primera brecha en el monolitismo del bloque comunista (1948).

En este sentido vemos varias líneas en su política exterior:

  • A. Con el Este de Europa, al estar al amparo de una URSS libertadora y victoriosa se produce en esta parte de Europa un fulgurante ascenso al poder de los partidos comunistas, constitu- yendo una órbita de estados «satélites» en torno la URSS, dependientes y sometidos a la vo- luntad de Stalin. Para una mayor consolidación y control de estos países se crea el COME- CON (enero de 1949) para la coordinación de políticas económicas de los países socialistas. En este panorama, el cisma de Tito en Yugoslavia provoca la primera disensión grave en el bloque comunista (1947-48).

  • B. Con Estados Unidos y Occidente, con este bloque hay un rápido deterioro de las relacio- nes, que provoca el inicio de la guerra fría (división de Alemania en dos estados, guerra de Corea). Hay una incitación a la lucha contra el «enemigo imperialista» (occidente y EEUU): la ar- monía de los tiempos de la guerra, considerada una aberración temporal.

Sistema de Partido Único y crecimiento extensivo en las democracias socialistas.

El avance del comunismo después de la Segunda Guerra Mundial permite la formación de un sis- tema mundial socialista integrado por catorce países. A la Unión Soviética le acompañan las de- mocracias populares, es decir, regímenes con un grado inferior de evolución política y socioeconó- mica hacia el socialismo: Polonia, República Democrática Alemana. Checoslovaquia, Rumanía, Hungría, Bulgaria. Yugoslavia y Albania en el continente europeo; Mongolia, Vietnam del Norte.

Corea del Norte y la República Popular China en Asia; Cuba en América. Pese a las diferencias na- cionales, estos países presentan dos rasgos comunes esenciales (R. Miliband):

  • 1. Partido Único: un sistema político en que el partido comunista goza de un virtual monopolio del poder, defendido de cualquier forma de disidencia mediante una re- presión sistemática.

  • 2. Estalinización y planificación: y una economía en que los medios de producción están mayoritariamente bajo la propiedad y el control estatal.

1. El Partido Único que controla el Estado y la Sociedad.

Nos encontramos en teoría con una Constitución Formal, en la que se defiende la formación de una “democracias socialistas” o “democracias populares”. Pero en la práctica tenemos una Constitución Real, donde se defiende el sistema de partido único. Por lo tanto el entramado político socialista, alejado de la construcción liberal y parlamentaria, se caracteriza por el abismo

que media (la diferencia que hay) entre el contenido de los textos constitucionales (teoría) y la realidad política (práctica).

El sistema reviste un fuerte componente ideológico pues mientras en las democracias occidentales el cambio constitucional responde a una transformación real de las estructuras jurídico-políticas y socioeconómicas, en los países socialistas los cambios parciales o íntegros de constituciones se efectúan con el trasfondo de realidades intactas y obedecen a una evolución ideológica predeterminada. Es decir aunque la teoría se cambie, la práctica seguirá sin apenas variaciones.

La Constitución formal:

Formalmente, la democracia socialista descansa en cuatro principios:

  • 1. Soberanía proletaria, con el gobierno del proletariado por el proletariado y para el proletariado, y con la tendencia a eliminar a la minoría (la antigua clase explotadora, burgueses).

  • 2. Principio asambleario, por el que su núcleo, el Parlamento, no está sometido a control o intervención por otro órgano de poder.

  • 3. Principio de unidad (confusión) del poder y rechazo de la división de poderes, pues el poder representa los intereses de todas las capas de la población (no de una clase particular) y la unidad de poder simboliza la unidad de la sociedad.

  • 4. Inexistencia de limitaciones al poder de los gobernantes, al tratarse de una sociedad sin clases o en la que las clases conviven en armonía, siendo innecesario conciliar las prerrogativas del poder y los derechos de los ciudadanos.

Constitución real:

Basado en el sistema de partido único, la soberanía proletaria queda monopolizada por el Partido Comunista. El Partido en el verdadero y único núcleo de poder político y está exento de control

alguno por la población.

El contraste entre el discurso teórico y la realidad cotidiana determina que el funcionamiento real del sistema descanse sobre su mecanismo político por excelencia, el Partido Comunista. Monopolizada por el Partido la soberanía proletaria, la democracia socialista debe interpretarse como el gobierno del partido por el partido para la realización del comunismo.

El modelo político socialista, la organización del partido.

La organización del partido, se realiza a través de la Constitución «real» de los países socialistas, que se ajusta a los criterios del centralismo democrático, le corresponde al Partido la aceptación de las decisiones tomadas (elemento centralista) de la elegilibilidad de los órganos dirigentes y las obligación de rendir cuentas (elemento democrático), unidad monolítica, la mayoría se impone a la minoría que ha de abandonar su postura originaria sin constituir fracciones o tendencias diferentes a la impuesta (en caso de seguir con una tendencia que no es la impuesta, se usaran otros métodos represivos en su contra), liderazgo colectivo a través de un órgano colegiado (organo formado por una pluralidad de personas), principio productivo y territorial, el Partido se organiza mediante un sistema que combina el principio productivo (organización en función del lugar de trabajo) con el principio territorial (organización en función del lugar de residencia), democracia intrapartidaria, las discusiones solo se llevan a cabo dentro del partido, sin llegar a formar fracciones ni escándalos públicos, y pureza ideológica, se lleva a cabo una estricta observación de la doctrina del marxismo- leninismo, para que se lleve a cabo.

Según la concepción leninista, el partido comunista se convierte en el componente principal del proletariado, pero lejos de ser una organización de masas, se compone de un porcentaje relativamente pequeño de la población (en 1968 oscilaba entre el 3,3 % en Albania y el 11.5 % en Checoslovaquia., con un promedio del 6 % en la Unión Soviética, Hungría, Polonia o Yugoslavia).

Hegemonía del partido en el Estado y en la sociedad.

La posición central que ejerce el Partido respecto al Estado y la sociedad está legitimado por su

conocimiento de las leyes y tendencias colectivas de la historia humana. Surge así una

estructuración muy determinada del Estado y de la sociedad, a través de la concentración de todo el

poder en la capacidad que tenga el Partido, una estructura monista del poder que excluye al pueblo

del control del ejercicio del poder del Estado, una formación de la voluntad política monopolizada

que rechaza la libre participación en competencia de los grupos sociales, el pueblo no participa en la

formación de la voluntad estatal y ena integración política total de la sociedad en el Estado.

Partido y Política de cuadros

El reducido número de miembros no impide que el partido ejerza el control absoluto del Estado y de

la sociedad, mediante la política de cuadros que afecta al reclutamiento, distribución, educación y

control de los grupos dirigentes. Esta política forma parte en el deseo de conciliar la lealtad hacia el

régimen y la cualificación profesional. Además para ello el partido se sirve del sistema de

nomenclatura, es decir, la lista de puestos claves cuya designación es prerrogativa del partido y el

grupo de hombres que interesan al partido en la provisión de los citados puestos (lista de

candidatos).

Por tanto gracias a la política de cuadros, el partido controla y participa en las actividades

estatales a través de la superposición (o identificación) con los aparatos del Estado en las tareas

de ejecución (gobierno, administración), legislación, administración de justicia, planificación, e

instituciones de seguridad. Además, el partido ocupa una posición central en la sociedad gracias al

monopolio de los medios de socialización de la población (sistema educativo, canales

informativos, )

propaganda y al control sobre las organizaciones sociales de masas.

...

Las organizaciones sociales no compiten con el Partido, ni persiguen fines distintos, ya que son

organizaciones subalaternas del Partido, de hecho todos los funcionarios dirigentes de las

organizaciones son miembros del Partido

Las características del sistema de partido único propio de las democracias socialistas son:

  • 1. Todos los poderes están centralizados (ejecutivo, legislativo, judicial)

  • 2. El poder central tiene la última palabra en todos los asuntos de interés público (económico, social, político, cultural, …)

  • 3. El poder central coincide por completo con los órganos supremos del Partido, es decir el poder central esta formado por los integrantes de los órganos supremos del partido.

  • 4. Los órganos superiores solo son elegidos por miembros del Partido.

  • 5. Todos las demás organizaciones están controladas por el Partido a cualquier nivel y tienen el deber de representar y ejecutar la voluntad suprema. (El modelo económico socialista)

2. Socialización de la propiedad (stalinización), planificación y crecimiento extensivo.

El modelo económico se caracteriza por la socialización de la propiedad de los medios de

producción (elemento ideológico) y por la planificación centralizada (elemento económico). El

primer rasgo resulta especialmente útil para diferenciar la economía socialista de la economía

capitalista y el segundo para determinar la tipología de las economías socialistas. En este último

punto, se puede distinguirse entre economías socialistas de elevado grado de centralización (tipo

soviético) y economías socialistas de mercado (tipo yugoslavo), según sea el plan o el mercado el

mecanismo regulador que hace compatibles las intenciones de los agentes económicos y que

coordina su actividad (F. Seurot). De ambas variantes, el tipo soviético ha sido el más influyente al

corresponder a las economías de la Unión Soviética, Bulgaria, Checoslovaquia, Rumanía,

República Democrática Alemana, Cuba, Polonia y Hungría, pese a ciertas diferencias en el papel

del Estado en las dos últimas naciones.

EL modelo económico socialista esta formado por una serie de principios que conforman su

esenciar:

  • 1. Propiedad social de los medios de producción.

  • 2. La sociedad dispone de los medios de producción.

  • 3. Medios de producción empleados en interés de toda la sociedad (interés general).

  • 4. Propiedad pública=propiedad estatal.

  • 5. Planificación centralizada.

    • 1. Modelos de economía socialista de elevado grado de centralización, que son las economías tipo soviético, desarrolladas con un plan.

    • 2. Modelos de economía socialista de mercado, como la economía yugoslava, que es descentralizada, con mercado y las decisiones están en manos de los agentes económicos.

Propiedad estatal de los medios de producción.

En las economías socialistas los medios de producción son de titularidad estatal. El propietario de

los medios de producción e intercambio es el Estado, que además regula todo el proceso

económico: la producción de bienes, el intercambio a través de redes administrativas y el consumo

en la empresa y en la población.

La construcción del modelo económico socialista según el modelo soviético exigió durante la

posguerra la ejecución de reformas estructurales en la Europa del Este (el proceso en la URSS

fue el mismo): industrialización acelerada y colectivización de la agricultura transfirieron a la

propiedad y gestión estatales la práctica totalidad de la actividad económica. La industrialización

supone la nacionalización de los sectores clave de la economía (industria pesada, minas, centrales

eléctricas, transportes y comunicaciones, bancos y sociedades de seguros) a través de un proceso

regido por el tamaño de las empresas, para extenderse posteriormente a la industria ligera.

Hacia 1950 puede darse por concluida la nacionalización de las principales ramas de la actividad

económica: en Bulgaria, el sector socializado proporciona el 97 % de la producción; en

Checoslovaquia ocupa al 95 % de los trabajadores industriales; en Polonia emplea el 79,S % de los

trabajadores y suministra el 86,S % de la producción, etc. La sovietización de la estructura

económica implica, además, la colectivización de la agricultura. Desde 1948, la explotación de la

tierra se organiza en empresas colectivas (koljoses) con la reserva de una parte de la tierra para el

Estado (sovjoses); la anterior propiedad fragmentada es reemplazada por grandes unidades

cooperativas. En los años cincuenta la mayor parte de la producción agrícola se obtiene con

métodos colectivizados en tanto que a las granjas del Estado les corresponde una pequeña parte

(entre el 5 y el 13 %) de las superficies cultivadas.

La proporción de tierras explotadas bajo los modelos de koljoses y sovjoses alcanza el 100 % en la

Unión Soviética, el 95 % en la República Democrática Alemana, Hungría y Checoslovaquia, y el 90

% en Rumanía; por el contrario, Polonia y Yugoslavia son sendas excepciones a la regla pues las

granjas colectivas y estatales apenas afectan a la cuarta parte de la tierra.

Planificación central de la economía.

El Estado ejerce el dominio de la economía mediante la planificación. El modelo de planificación

central establece las proporciones del consumo y el ahorro, de la inversión productiva y no

productiva, asigna objetivos detallados para cada sector y actividad, y, en definitiva, determina la

reproducción de las relaciones sociales.

El organigrama organizativo comprende tres niveles jerárquicos que garantizan la sumisión de todas

las instituciones inferiores: el órgano central (Gosplan en la URSS o su equivalente en otras

economías), los ministerios industriales y las empresas agrícolas, industriales, comerciales y de

transporte reagrupadas en uniones de empresas desde los años sesenta. Esta estructura jerárquica

está mediatizada a su vez por el papel que ejerce el partido comunista, encargado de fijar las

prioridades a través del órgano central de planificación, a través del cual las empresas se convierten

en meras instancias destinadas a cumplir las cifras de producción estipuladas por la planificación y

los trabajadores carecen de control sobre los medios de producción y de participación en las

decisiones económicas. El sistema se caracteriza por su irracionalidad, desequilibrio e ineficacia

productiva.

Las economías socialistas experimentan entre 1950 y 1970 un crecimiento superior al de Occidente.

La renta nacional se cuadruplica y crece a un ritmo anual del 7 % (5,7 % por habitante), si bien el

protagonismo corresponde a la industria, que multiplica su producción por siete y eleva su

participación en la producción industrial mundial del 18 al 30 %.

El modelo de crecimiento de las economías socialistas (1950-1970).

Se hace a través de la búsqueda de una vía no capitalista de industrialización y de desarrollo con

la elección de nuevas formas de acumulación. Ante esto se le da prioridad absoluta del desarrollo

económico, el crecimiento se concibe como instrumento a largo plazo de la consolidación material

del socialismo y de la mejora permanente de las condiciones de vida, para lo cual la acelerada

industrialización favorece la formación de capital y la fabricación de bienes de producción en

detrimento de la agricultura y los bienes de consumo. El crecimiento económico se fundamenta

más en el uso extensión de los factores de producción, acumulación de recursos naturales,

humanos y financieros que en la intensificación o eficacia productiva de los factores citados

Estructura económica.

La estructura económica presenta como rasgos distintivos:

a)Crecimiento de tipo extensivo, el estímulo a la producción proviene de la amplia disponibilidad

de recursos naturales, humanos y financieros más que del aumento de la productividad. La

abundancia de recursos naturales, el aumento del empleo (1,7 % anual), de la duración de la jornada

de trabajo y las crecientes tasas de capital fijo (8,3 % en la industria), son los factores primordiales

del desarrollo socialista. Puesto que la intensificación del crecimiento a través del progreso técnico

no forma parte de las prioridades establecidas.

b)Transformación radical de la estructura económica con el repliegue de una agricultura de

limitado potencial ante el dinamismo industrial. Puesto que la agricultura sólo proporciona la cuarta

parte de la renta nacional y el empleo agrícola se reduce a la mitad (del 75 al 40 %) en las atrasadas

Bulgaria, Rumania y Yugoslavia, se produce a la inversa, la industria representa un tercio de la renta

nacional y el empleo industrial es similar al occidental en la Unión Soviética, Checoslovaquia o la

República Democrática Alemana.

c)Existencia de desequilibrios sectoriales, el modelo económico prima a la industria sobre la

agricultura (tasas de crecimiento anual del 10-20 % en la industria y del 3 % en la agricultura) y la

producción de bienes de equipo sobre la producción de bienes de consumo (la producción química,

mecánica y eléctrica capitalizan la inversión y duplican en crecimiento a la industria alimenticia).

d)Descompensación del nivel de vida por la restricción y escasa disponibilidad de bienes de

consumo. Aunque el nivel de vida experimenta un sustancial avance entre 1950-1970 (se

duplican o triplican los salarios reales, aumenta la oferta de servicios gratuitos o semigratuitos), la

mejora resulta desigual e insuficiente, porque los obreros y los campesinos peor pagados se

benefician del bajo precio de los productos de primera necesidad, de la mayor seguridad en el

empleo y de la proximidad de los salarios agrícolas a los industriales. Pero otros colectivos

(trabajadores especializados, empleados y clases medias profesionales) no salen tan favorecidos.

La mejora es, además, insuficiente al no corresponderse con la evolución de la renta nacional. La

prioridad de la inversión frena el consumo de las masas y la distribución del excedente económico

hacia su acumulación, minimizando el volumen de la producción neta que se destina al consumo;

además, una parte considerable de la renta es consumida por el aparato estatal (burocrático y

militar).

En resumen, se caracteriza por una ineficacia productiva, es decir de los niveles técnicos de

producción, un despilfarro de recursos naturales, humanos y financieros, una escasa

productividad, derivada de la concepción socialista de crecimiento cuantitativo y por la

deficiencia de la planificación y un escaso progreso técnico, desfase en la aplicación tecnológica

con Occidente.

II. El periodo de Desestalinización, la decada de Jruschov (1953-1964. (No entra, tener solo

una ide general.)

Al morir Stalin (5 de marzo de 1953), la cúpula soviética toma conciencia de la necesidad de

liberalizar y racionalizar los métodos de gobierno, tanto por razones de eficacia como por el

perceptible descontento de las masas, que su incapacidad de organización les impide expresar.

El portavoz, el «héroe», de la desestalinización es Jruschov, que, en su famoso «informe secreto»

al XX Congreso del Partido Comunista (febrero de 1959), denuncia los crímenes de Stalin y

formula la revisión de su obra. Tras una primera etapa de dirección colegiada, Jruschov encarnará

la nueva personalización del poder en la URSS. Pero la dirección colegiada de los primeros

tiempos (Jruschov, Malenkov, Molotov, Bulganin) es paulatinamente sustituida por el mandato

personalista de Jruschov. Sin embargo la facilidad con que Jruschov es apartado del poder por una

decisión del Comité Central (octubre de 1964) demuestra que estaba lejos de un dominio absoluto

como el de Stalin

Las reformas políticas de su mandato se centran en la supresión de los aspectos más duros del

stalinismo, el terror y el estado policiaco. Se termina con el terror a través de la condena y

ejecución de Beria (jefe policial de la etapa de Stalin), cierre de campos de concentración, amnistía

política, rehabilitación de perseguidos, promulgación de un nuevo código penal que confiere

garantías de seguridad al ciudadano, procesos de rehabilitación, reconociendo derechos a los

pueblos deportados ...

También lleva a cabo una descentralización realizando un acercamiento a las células regionales y

locales del partido. Este proceso reduce los poderes de la burocracia y revitaliza la iniciativa

local. Pero, aunque se de este proceso, no se cuestiona la estructura política de la URSS ni el

liderazgo del partido. Por lo tanto, aunque importantes, estas reformas no suponen en absoluto un

desmantelamiento de las estructuras de poder, ya que el principio del partido monolítico se

mantiene con firmeza, así como la prohibición de expresar opiniones divergentes del punto de vista

oficial, y un rígido control sobre la cultura, el arte y la ciencia.

Conforme a la economía, se realiza un ofrecimiento de incentivos a los campesinos, se da más

autonomía a los koljoses y se suaviza los procedimientos coactivos. Eso tiene como fin priorizar la

producción de bienes de consumo, con el objetivo de elevar las condiciones de vida de la población,

se prima la producción de bienes de consumo sobre la industria pesada y armamentista, opción que

tiene inevitables repercusiones sobre la política exterior. Ahora se atiende a la mejora de la calidad

de vida y el consumo (reducción del horario laboral, aumento de salarios, plan de construcción de

viviendas), debido al malestar general de la población. Todo este proceso se realiza mediante una

Planificación Global. Pero la aplicación concreta se dejaba a los consejos económicos regionales

(Sovnarjoses).

En la política exterior, Jruschov se basa en nuevos principios teóricos, Que son anunciados en el

famoso XX Congreso de 1956, donde Jruschov formula la doctrina de los distintos caminos hacia

el socialismo (incluyendo la parlamentaria), la evitabilidad de la guerra (temiendo el inicio de una

posible 3ºGM) y la coexistencia pacífica. Esto es, la necesidad de encontrar una fórmula de

convivencia entre los dos bloques.

Pero el alcance de estas nuevas formulaciones es limitado:

Se acepta el cisma yugoslavo, se consigue una espectacular reconciliación con Tito (visita de

Jruschov a Belgrado en mayo de 1955).

También se realiza un proceso de desestalinización del Este de Europa, siguiendo estrictamente

las pautas soviéticas. Sin embargo, surgen movimiento que buscan ir más allá de estas pautas

soviéticas. Esto lo encontramos en 1956, donde tiene lugar el aplastamiento de los intentos

reformistas de Polonia y Hungría. Esta crisis se salda con una solución de compromiso para el caso

polaco (gobierno de Gomulka, con el que se negoció una serie de propuestas, como la cancelación

de la deuda) y con una anulación total de la disidencia, para el húngaro (invasión de Budapest,

ejecución de Nagy).

En cuanto a la distensión entre los bloques, se trata del inicio de una tendencia, de un nuevo

espíritu, pero, a pesar de la mejora de relaciones con Occidente, el mundo vive aún en pleno período

de guerra fría. Puesto que se normalizan las relaciones con los estados capitalistas y se llevan a cabo

un acercamiento a través de contactos con Estados Unidos. (cumbre Jruschov-Eisenhower en

Ginebra (julio de 1955); viaje de Jruschov a Estados Unidos (septiembre de 1959) e inicio de

conversaciones sobre reducción de armamentos, realizando el tratado de agosto de 1963 para la

prohibición de las pruebas nucleares en la atmósfera, entre otros tratados). Sin embargo ambas

superpotencias siguen con la carrera atómica y balística, muestra de ello es que la URSS crea el

pacto de Varsovia (mayo de 1955) como sistema de seguridad colectiva del bloque socialista frente

a la OTAN. Además encontramos periodos de recrudecimientos de la guerra fría entre las dos

superpotencias cuya cota máxima se alcanza en 1960-62, donde encontramos los siguientes hechos:

abatimiento de un avión U-2 americano en territorio ruso (1960), crisis berlinesa y construcción del

muro (agosto de 1961) y la crisis cubana (1961-62). Esta última destaca, por generar la mayor

atmósfera de tensión entre ambos bloques, que casi estalla en guerra. De este hecho destacamos la

crisis cubana (abril de 1961) por la ayuda de Estados Unidos a la expedición anticastrista de Bahía

Cochinos y la crisis cubana de los misiles (octubre de 1962) que se resuelve con el compromiso del

Kremlin (presidente ruso) de desmontar sus instalaciones nucleares en Cuba a cambio de la promesa

americana de no invadir la isla.

Interpretaciones de la revolución soviética.

Encontramos tres posiciones:

  • 1. Un sistema genuinamente socialista.

  • 2. Una variante especial del capitalismo.

  • 3. Una formación social intermedia y difícil de clasificar.

I) La visión oficial la presenta como:

Una revolución socialista proletaria realizada por la clase obrera, bajo la dirección del partido. Por

ende el Estado soviético es la organización política y administrativa de la clase obrera, y en las

formulaciones más recientes, de toda la sociedad. Puesto que el objetivo del estado es conseguir la

inexistencia de estratos sociales.

El proletariado ha tomado el poder y ha sustituido el capitalismo por un régimen socialista que con

el tiempo dejará paso a una forma más perfecta, el comunismo, creando un nuevo orden en el que

los medios de producción han pasado a manos del pueblo gracias a la nacionalización del suelo, de

las fábricas, de la banca

...

,

imponiendo la propiedad colectiva socialista y un sistema económico

planificado que ha permitido que la URSS se convierta en una potencia industrial de primer orden y

se ha elevado también sensiblemente el nivel de vida de los campesinos, que han establecido una

alianza estable con la clase obrera en un marco de grandes avances en el terreno social (sanidad,

vivienda, educación).

La democracia soviética se ha desarrollado y ha fortalecido la legalidad socialista, con siguiendo

que las leyes son iguales para todos y las diferencias sociales apenas existen. Han entrado en vías de

resolución, sobre la base de la igualdad y el respeto de las diferencias, los problemas originados por

la existencia de las distintas naciones. Desde la perspectiva internacional, el Estado soviético ha

puesto todos los medios para garantizar la paz y evitar las agresiones extranjeras, y al mismo tiempo

ha reforzado la posición internacional del país en los planos económico, tecnológico y militar. Para

hacer frente a la amenaza imperialista se ha constituido una alianza de estados socialistas sobre la

base de la amistad, la cooperación y la asistencia mutua. (antiimperialismo).

Se presenta en suma como un desarrollo económico, igualdad social y respeto de los derechos

democráticos y de las nacionalidades.

II) Las interpretaciones Marxistas.

Dentro de esta corriente encontramos tres interpretaciones:

A) El Estado soviético como un “Estado Obrero Degenrado”, es ante todo la tesis de Trotski.

La Revolución de octubre es una auténtica revolución socialista, y ello pese a que con el tiempo el

poder paso a la burocracia, que no es una clase, sino un estrato social que ha impulsado la

degeneración. La Revolución fue traicionada tras la muerte de Lenin. El proletariado fue vencido

por las fuerzas de la burocracia desatadas por Stalin.

La URSS es una sociedad de transición en la que se combinan rasgos capitalistas y socialistas.

Conforme a los rasgos socialistas vemos la ausencia de propiedad privada de los medios de

producción, la supresión del mercado de estos mismo bienes, y la presencia de la planificación

centralizada. Conforme a los rasgos capitalistas, que son las causas que ha impedido su total

implantación, tenemos el atraso acumulado, la aparición de la burocracia, la consolidación de un

modelo de “socialismo en un sólo país”, con la renuncia paralela a alentar una revolución mundial,

y la presión exterior a que el régimen revolucionario se vea sometido.

Sin embargo la teoría de la explicación del “Estado Obrero Degenrado” se la critica debido a

que no se pone en relación planificación centralizada y burocracia, rechaza cualquier forma

descentralizada y de introducción de elementos del mercado. Además, en última instancia esta tesis

vendría a señalar que los trabajadores, aunque alejados de cualquier poder de decisión, estarían

gobernados de forma indirecta, el Estado, a través de la planificación centralizada daría satisfacción

a sus demandas y el problema estriba en que el Estado está al servicio de la burocracia, y si esta no

representa en forma alguna los intereses de los trabajadores, tampoco lo hará aquél.

B) Concepción del Sistema Sovietico como Forma de Capitalismo.

Esta tesis es fruto del análisis de algunas corrientes del marxismo y el anarquismo. Desde estas

perspectivas el modelo soviético sería ante todo el producto de una tendencia, ya existente en el

capitalismo hacia la concentración de las capacidades de decisión en unas pocas manos.

Entonces, la planificación centralizada constituiría una forma de realización del “mercado” en un

marco de centralización extrema y el Estado no sería sino una especie de capitalista colectivo que

habría monopolizado todos los medios de riqueza y que no se encontraría, por tanto, al servicio de

los trabajadores.

Esta teoría recibe críticas, puesto que otras perspectivas conciben que es un fenómeno nuevo

distinto del capitalismo y del socialismo. Puesto que, aunque existe cierta relación desde una

perspectiva general en cuanto que el modelo soviético es parte del universo sociohistórico del

capitalismo, estas interpretaciones se proponen resaltar que, frente a algunas apariencias, rasgos

esenciales del sistema capitalista -la explotación, la lucha de clases

-

...

perviven, pese a todo, en los

nuevos sistemas socialistas. Unos sistemas que “por un camino distinto han engendrado una

sociedad industrial, con tecnologías, manera de producir, hábitos de consumo y externalidades

análogas a las del capitalismo”.

  • C) El Modo de Producción Asiático.

Este es un concepto del que Marx hizo uso frecuente, que lo aplica al sistema soviético, permitiría

identificar en él la huella de caracteres procedentes de una sociedad -la rusa- en la que el pasado ya

se habría desarrollado un régimen de explotación burocrática sin propiedad privada. De ese régimen

quedarían hoy restos diversos, probablemente en retroceso desde la etapa estaliniana: trabajo

forzado, restricciones de los desplazamientos humanos, privilegios extraeconómicos ...

Desde este punto de vista, muchos de los elementos conservadores presentes en las sociedades

socialistas serían el producto de estructuras y relaciones ancladas en un pasado lejano, que son la

pervivencia de estructuras anteriores al capitalismo y al socialismo. (versión de la continuidad).

III) Interpretaciones desde Perspectivas Liberales.

En esta corriente encontramos tres teorías:

  • a) Desde el punto de vista conservadores se ha aceptado una buena parte de la versión oficial

soviética de los hechos:

se ha identificado a la URSS con una genuina sociedad socialista en la que se han plasmado los

principios enunciados en su momento por Marx. De acuerdo con esta forma de ver las cosas, al

asentarse en un rechazo de la iniciativa privada, de la libre competencia y de los demás rasgos

característicos de las economías capitalistas, la experiencia soviética no podía por menos que abocar

en un fracaso histórico.

  • b) Formuladores de la teoría del Estado Totalitario.

Todos los elementos que configuran el régimen soviético han hecho acto de presencia con

anterioridad en la historia. Lo que es nuevo es la extraordinaria rapidez con la cual han podido

resucitar, mezclados y perfeccionados. A los rasgos característicos de los despotismos

burocráticos del pasado se agregan una voluntad de cambio y una ideología racionalista que

se concretan, de acuerdo con Raymond Aron (filósofo y sociólogo frances), en el propósito de

crear un hombre nuevo. En la URSS se habrían empleado, por otra parte, instrumentos de los que

no se ha dispuesto ningún sistema despótico, como es el caso de un control absoluto sobre los

medios de comunicación y de la utilización generalizada de técnicas de coacción psicológica. Para

el propio Aron, el fenómeno totalitario es la consecuencia de la monopolización de la actividad

política por un partido que, al disponer de todos los medios de represión y persuasión, ha

convertido su ideología en verdad oficial. Además tienen el control absoluto de la sociedad sin

oposición alguna, puesto que es inmóvil, sin evolución ninguna.

Crítica:

Frente a esta interpretación, otros señalaban sin embargo que la sociedad soviética no había dejado

de evolucionar, destacándose movimientos que han escapado al control del Estado y del partido.

Las etapas de represión serían consecuencia de las disidencias internas y de la amenaza externa.

  • c) Tesis de la Revolución como Catástrofe.

Dentro de este ámbito encontramos la tesis de Miliukov (político liberal ruso), seguida por algún

historiador occidental. Para éstos, la Revolución ha impedido la verdadera modernización de Rusia.

La Rusia zarista anterior a 1917 ya tenía un impulso modernizador que fue cortado por la

Revolución de Octubre, y aunque ésta logró después desarrollara algunos sectores productivos, a la

larga terminaría por fracasar.

IV) ¿ Se trataba en suma de una Sociedad Capitalista?

La URSS, como uno de los varios modelos que se autocalifican como socialista es el producto de un

conjunción de elementos muy dispares:

1. Relaciones propias de los sistemas capitalistas, en diversos grados de evolución. La

experiencia soviética se insertaría en el mismo universo sociohistorico que el capitalismo. La

burocracia actuaría como una especie de capitalismo colectivo y los trabajadores se

encontrarían, en relación con ella, en una situación globalmente semejante a la habitual en los

países capitalistas.

2. En el modelo soviético pervivirían relaciones cuyo origen debe buscarse en el hecho de que el

proceso revolucionario ha tenido por escenario un país atrasado con unas peculiarísimas estructuras

económicas y sociales. Que para dar cuenta de esta situación recurramos o no al concepto de modo

asiático de producción es probablemente poco importante. Parece razonable suponer, de cualquier

modo, que la mayor parte de esas relaciones se hallaban en retroceso como consecuencia del

crecimiento económico, la industrialización, el desarrollo urbano o la extensión del sistema

educativo.

3. Presencia de algunas formas jurídicas (propiedad estatal de los medios de producción) y de

algunos sentimientos colectivos (igualitarismo, rechazo del lucro) que es difícil no relacionar con el

impulso original de la revolución de octubre (revolución soviética 1917), un impulso de carácter

evidentemente socialista, que comparados con los elementos citados, éstos (los de la revolución)

son mucho menos consistentes y reales de todos cuantos contribuyen a configurar el sistema

soviético: la propiedad estatal de los medios de producción no equivale a una socialización efectiva

de la riqueza, las desigualdades sociales se hacen notar de forma significativa y la corrupción ha

permitido el rápido enriquecimiento de una minoría de privilegiados.

Así las cosas, no parece demasiado justificado considerar a la URSS como un sistema socialista,

aunque depende que se entienda por sistema socialista. Si se entiende por un sistema socialista la

supresión de la propiedad privada de los medios de producción, la planificación, la abolición

de la explotación y la dirección de la producción por los productores. No parece aventurado

afirmar que de ellos sólo los dos primeros, los menos importantes, se han manifestado en la

experiencia soviética. En ésta, por añadidura, la desaparición de la propiedad privada no se ha

traducido en una socialización de la riqueza y la planificación ha tenido el indeseable efecto de

reforzar el poder de una minoría en un sentido claramente no socialista.

Lo que conllevaba el sovietismo era una desmovilización económica y política de la sociedad,

reduciendo a casi nada la iniciativa privada, existiendo estímulos muy escasos para la población.

Además los regímenes políticos que nada tienen que ver con la democracia ni el autogobierno,

cortan de raíz toda iniciativa popular. Ello no sólo ha abocado en la desmotivación económica de la

población, sino también en su alejamiento de cualquier esfuerzo de construcción de una sociedad

mas justa, libre e igualitaria, o de freno al derroche de recursos escasos o a los atentados de que es

objeto el medio ambiente,

El capitalismo existente ha mostrado por el contrario su vitalidad, pero adolece igualmente de

graves problemas. Unos problemas interpretados por algunos pensadores como una crisis general de

la civilización occidental como modelo vital.

La caída del sovietismo ha liberado las posibles alternativas al capitalismo existente, que estaba

bajo el control soviético. Puede quedar así abierto el camino a la búsqueda de un modelo político y

económico más natural e igualitario y menos relacionado con complejos problemas ideológicos y

problemas históricos ...

La crisis del socialismo real

III. La Era Breznev (1964-1982), la Dictadura Burocrática.

La facilidad con que Jruschov es apartado del poder por una decisión del Comité Central (octubre

de 1964) demuestra que estaba lejos de un dominio absoluto como el de Stalin. Tras esto un nuevo

liderazgo colectivo da paso, como ya es costumbre, a un mandato único, el de Breznev,

caracterizado por el freno de la política liberalizadora y reformista. Es un largo período de

inmovilismo y estabilidad política en el que la intolerancia y la represión se agudizan, aunque sin

alcanzar el carácter cruento del stalinismo.

Las directrices de Breznev fueron las del comunismo ortodoxo y conservador que imponía un

modelo social y económico fuertemente centralizado. Aparato, caracterizado por la primacía de

gastos militares y por la soberanía limitada de los países socialistas.

Política exterior.

Decide relanzar el poder militar en el exterior, para ello vemos un subida de ingresos para la

defensa (12,5 del PNB en 1970; 18% del PNB en 1980). Por tanto en el plano internacional se

mantiene la tensión armada dentro de un clima de «deshielo» cada vez más palpable, lo que

determina, sin embargo, el agravamiento de las tensiones ruso-chinas.

Conforme a Europa del Este, el espíritu nacionalista y de independencia de estos países (con

respecto a Moscú) se consigue con algún moderado éxito (reorientación de la política exterior y

comercial de Rumania hacia Occidente, 1964) y un gran fracaso (la invasión rusa de

Checoslovaquia pone fin al intento de reforma democratizadora de la «primavera de Praga», 1968,

el programa de socialismo democrático del gobierno Dubceck tienen un final abrupto con la

invasión rusa, apoyada por fuerzas del Pacto de Varsovia). Con esto se acaba con el espíritu

independentista de Europa del Este.

Las relaciones con Europa del Este, tras la decisión rusa de acabar con el experimento renovador

checo, estarán definidas por la «doctrina Breznev» (soberanía limitada) que concede un margen

muy estrecho a la autonomía política de estos países. La URSS, en efecto, se reserva el derecho

de intervenir militarmente en cualquiera de sus vecinos comunistas europeos si su seguridad o la

de cualquiera de sus aliados, se ve amenazada. Además para prevenir una repetición de la

primavera checa, la URSS interviene en los graves conflictos obreros de Polonia, en 1970.

Con Estados Unidos y Occidente, tuvo una primera fase de enfriamiento, caracterizada por

diversos acontecimientos, como los de Vietnam (1965) y guerra árabe-israelí de los Seis Días

(1967), anunció su intención de llevar a cabo una política de distensión y «lucha por la paz»

(1969), confirmada en el XXIV Congreso del Partido Comunista (febrero de 1971), llevó a cabo el

primer tratado SALT sobre la limitación de armas estratégicas (1972) firmado por Nixon y Breznev,

se realizó Conferencia de Helsinki sobre Seguridad y Cooperación en Europa (1975), que reconoce

la inviolabilidad de las fronteras existentes en Europa, nuevo enfriamiento URSS-Estados Unidos,

tras la intervención soviética en Afganistán (diciembre de 1979) y tuvieron a cabo nuevas

conversaciones para reducir las armas estratégicas (START, junio de 1982).

Con China vemos graves tensiones que alcanzan su cénit con la disputa fronteriza del rio Ussuri

(1969).

En el aspecto económico se mantienen las estructuras y tendencias clásicas de la economía

soviética y se agudizan los problemas que la caracterizan.

La agricultura eterno “talón de Aquiles” por su baja productividad, no se recupera sustancialmente

a pesar de las grandes inversiones realizadas, debido a la Gran dependencia del cereal procedente de

Occidente para alimentar a la población. Además las dificultades climatológicas y años sucesivos de

pésimas cosechas agravan el problema desde 1979.

Conforme a la industria vemos que está sujeta a la planificación central (Control centralizado).

Pero en esta fase sufre un descenso del ritmo de crecimiento por la resistencia a las innovaciones a

causa de la extrema rigidez de la maquinaria burocrática. Además hay un creciente absentismo

laboral, una dependencia de la tecnología occidental, no se cumplen los objetivos de los planes

quinquenales y se prefiere la industria pesada sobre la industria de consumo.

En la política interior, se repite un proceso ya habitual y es que la dirección colegiada (Breznev,

Kosiguin) cede paso a un mandato único y a la concentración del poder en una sola persona,

Breznev. Con este paso se da el fin del proceso de liberalización y reformas, se rehabilita la figura

de Stalin, aumenta la intolerancia y represión de la disidencia, como es la campaña anti-semita tras

la derrota árabe por Israel (1967), hay un inmovilismo de la Constitución de 1977, que refuerza los

vínculos unitarios en detrimento de los federales, se aumenta el aparato burocrático, la venalidad, y

las camarillas en torno al líder y se le da un papel importante al ejercito.

En el aspecto cultura, encontramos un clima opresivo e intolerante, se encarcela y confinan a

escritores y artistas disidentes

«contrarrevolucionarios».

en

campos

de

trabajo

y

centros

psiquiátricos para

Periodo de Andropov y Chernenco (noviembre de 1982-marzo de 1985):

Tras la desaparición física de Breznev (1982), se suceden los breves mandatos de los ancianos

Andropov y Chernenko, cuya pronta muerte apenas permite esbozar un intento de reforma ante la

evidente esclerosis (endurecimiento, crisis) política, estancamiento económico (crisis económica)

y desmoralización pública del país, ante una realidad que no responde a las promesas de «paraíso

socialista».

La crisis económica, política y social del Sistema Socialista.

La argumentación más extendida de la quiebra del sistema comunista sitúa su génesis en una

combinación de problemas internos económicos, sociales y políticos en los años ochenta. Por

tanto se debe una gran variedad de problemas. Conforme a la crisis económica vemos que

proviene del estancamiento del modelo de crecimiento extensivo. Los países socialistas conocen

una sensible reducción de las tasas de crecimiento (del 7 % de 1966-1975 al 3 % para 1976-

1985). Lo cual revela la tendencia sistemática a la desaceleración del crecimiento desde la

posguerra. Cada quinquenio ha supuesto una caída de la actividad económica, entre 1951-1955 y

1979-1988 el crecimiento económico resulta, según los países, entre 2,5 y 4 veces menos rápido.

Ante este panorama los economistas sugieren la idea de una crisis de larga duración o crisis

estructural de las economías socialistas como expresión de la incapacidad del sistema para

asegurar el crecimiento a largo plazo (W. Andreff). Su origen está en el agotamiento relativo del

modelo de crecimiento extensivo con la aparición de límites cada vez más restrictivos al

incremento de la dotación de recursos. Se disminuyen los recursos minerales, metalúrgicos y

energéticos, se estanca o retrocede la fuerza laboral (deterioro de los índices demográficos,

reducción de la jornada laboral y de las reservas tradicionales de mano de obra), y se contrae el

incremento de los recursos de capital (debilidad del stock de capital y menor gasto de inversión

bruta por envejecimiento y descapitalización del aparato productivo). Este agotamiento, además, no

se compensa con un aumento de las ganancias de productividad y las economías socialistas se

muestran inelásticas a los mecanismos de crecimiento intensivo, en especial el progreso técnico.

La ineficiente asignación de los recursos obedece a un modelo de gestión estatal basado en la

centralización de las decisiones y en el predominio de criterios administrativos sobre los

económicos. La planificación ha supuesto un alto consumo de bienes primarios, una innecesaria

acumulación de recursos en las empresas y una errónea utilización de los activos financieros. La

política tecnológica es buena prueba de la ineficiencia productiva. El avance tecnológico no se

corresponde con los elevados recursos financieros y humanos empleados. Puesto que el progreso

técnico se concentra en algunos sectores (militar y producción de electricidad) que pueden

equipararse a los occidentales mientras otros (industria química, automóvil o informática)

presentan un claro desfase. Además el retraso en tecnologías fundamentales para la economía

actual (microelectrónica, telemática, biotecnología, etcétera) provoca la ralentización ulterior de

la industria, la agricultura y los servicios.

A la incapacidad de intensificar el crecimiento se añaden otros desequilibrios estructurales que

han contribuido a minar el potencial de crecimiento. Uno de estos desequilibrio son las

restricciones impuestas al consumo por el modelo de acumulación y gestión que implican un

menor aumento del consumo con respecto a la renta nacional, limitadas posibilidades de elección de

productos, una deficiente calidad de los bienes de consumo y servicios, y una escasez que parece

prolongar la posguerra en Europa oriental (racionamiento y mercado negro). Aunque el nivel de

consumo varía en las economías socialistas, siempre resulta inferior al de Occidente, donde el

consumo privado aumenta al ritmo de la renta nacional.

Asimismo, el atraso histórico de la agricultura desempeña su papel en la crisis económica.

Debido a las limitaciones tecnológicas y organizativas, deficiencias de la infraestructura,

insuficiencia de los equipos y otros bienes suministrados por la industria, y el marco de gestión

estatal, motivan el leve crecimiento de la producción, los bajos niveles de productividad, el

desequilibrio creciente entre la demanda y la oferta de productos agrícolas, la escasez de alimentos

y la necesidad de realizar importaciones agrícolas.

En conclusión, las economías de tipo soviético a finales de los años ochenta se caracterizan por el

agotamiento de las posibilidades de crecimiento extensivo (límites al incremento de los

recursos), la inelasticidad a los mecanismos de crecimiento intensivo (escaso progreso técnico y

organizativo), la regulación administrativa desde el aparato del Estado (propiedad estatal de los

medios de producci6n y dominio de la planificación), la existencia de fuertes desequilibrios

productivos (atraso de la agricultura y descompensación de los bienes de consumo), la atrofia de

las relaciones mercantiles (completa separación de la oferta y la demanda) y un acusado

endeudamiento externo neto (de 80.000 a 100.000 millones de dólares entre 1981 y 1987) que

demuestra la incapacidad para financiar con exportaciones las crecientes importaciones, agravada

desde las crisis energéticas por la competencia del sur de Europa, la industrialización de los países

del Extremo Oriente y el nuevo proteccionismo (E. Palazuelos).

La crisis estructural económica se convierte en una crisis general del sistema comunista cuando

adquiere una dimensión política y social de contestación, de la hegemonía de los poderes fácticos,

y de rechazo al proceso de socialización de la economía por el aparato del Estado y del partido

único (M. Drach). Puesto que el comunismo no es solamente una forma de organizar la producción

sino también un programa de organización social y política de la sociedad. Por ello, el fracaso del

programa comunista incorpora una dimensión política y social a la crisis que se extiende desde

1989 por los países socialistas. El colapso se concreta en el abismo que separa el discurso teórico

y la realidad cotidiana en, al menos, seis propuestas del programa político-social (R. Cotarelo):

  • 1. la abolición de la anarquía (desorganización) productiva,

  • 2. la abolición de la explotación del hombre por el hombre,

  • 3. la superación de las contradicciones sociales fundamentales,

5.

la abolición del nacionalismo por el internacionalismo

  • 6. y, finalmente, la aparición de la nueva sociedad socialista.

Lejos de cumplirse tales expectativas, la experiencia de las últimas décadas obliga a introducir

las oportunas correcciones del marco teórico, ya que el sistema económico se define por su

carácter caótico y por la insatisfacción de las necesidades sociales, la explotación del hombre

por el hombre se mantiene -si acaso no es mayor-, aunque esté oculta por la mediación de la

burocracia, las contradicciones entre el campo y la ciudad (entre el trabajo manual y el trabajo

intelectual) han pervivido con mayor rigidez incluso que en Occidente, el Estado controla e

interfiere los más pequeños aspectos de la vida social y la proclamada justicia de clase acaba

siendo la justicia del partido, la irresolución del problema del nacionalismo en los países

socialistas es manifiesta y en último término, las relaciones sociales se definen por el egoísmo, la

insolidaridad y la anomia (falta de normas o incapacidad de la estructura social, para lograr las

metas de la sociedad).

Estas distorsiones (y otras más) políticas y sociales del modelo comunista se derivan del

monopolio del partido comunista, que es el principal problema de las democracias socialistas

en los años ochenta que afecta a las formas de participación de los individuos en la solución de los

asuntos de la sociedad (A. Schaff). La esfera de las libertades está sometida al dictado de los

«guardianes» (partido comunista) que monopolizan el derecho de infalibilidad de los juicios. Esta

situación requiere una transformación radical del modelo político que afectara a la participación

en la toma de decisiones relacionadas con la vida social, es decir, el conjunto de derechos

(libertades) de los que tiene que gozar el ciudadano en la sociedad. La exigencia del

reconocimiento del derecho a las libertades, por parte del partido, demuestra el fracaso de los

regímenes comunistas.

Ante esto los movimientos populares reclaman a la vez las cuatro grandes libertades del hombre

moderno: libertad individual, libertad de prensa y de opinión, libertad de reunión y, por último,

libertad de asociación. Su epílogo (principio) es la libertad política, es decir, el derecho de todos

los ciudadanos a participar en las decisiones colectivas que les afectan. La crisis alcanza a la

ideología comunista, aquella que formuló la transformación radical de una sociedad considerada

injusta y opresiva en una sociedad bastante diferente, libre y justa a la vez. Sin embargo la mayor

utopía de la historia se ha vuelto del revés (N. Bobbio).

La quiebra (crisis) afirma el fracaso comparativo del comunismo con respecto al capitalismo

avanzado a tenor de los resultados de ambos competidores (F. Hallyday, E. Hobsbawm). En

términos de competencia económica, el capitalismo ha producido una abundancia de bienes y

servicios y la mayoría de la población occidental disfruta de un nivel de vida “muy superior” al

imaginado décadas atrás. Por el contrario los países comunistas han mostrado niveles muy

inferiores de producción industrial o primaria. Por tanto el argumento material del socialismo

(necesidad del socialismo para erradicar el hambre, la pobreza o el desempleo masivo) se ha

debilitado.

También hay un fracaso comparativo en el terreno político, la “abrumadora aceptación social” de

la legitimidad de la democracia capitalista y la difusión de la democracia política en parte del Tercer

Mundo demuestran su fortaleza. Pero la dictadura del partido, pese a sus éxitos iniciales, no llega a

desarrollar sistemas alternativos y viables a la democracia. El «socialismo con rostro

humano» ha sido poco plausible pues ha significado, desde la Primavera de Praga a la Perestroika,

el mantenimiento del partido comunista en el poder, aunque observando una política más humana y

democrática, situación que dista del multipartidismo y de la posibilidad de desalojar por completo

del poder un partido mediante elecciones.

En definitiva queda demostrado el fracaso comparativo, en suma, que fomenta el descontento

hacia el sistema soviético y niega la credibilidad de que el comunismo pudiera alcanzar o superar

al capitalismo occidental.

Causas de la crisis del sistema económico 1966-1985....

El sistema económico soviético ha sufrido una prolongada desaceleración del crecimiento. Un

planteamiento global de los factores que han motivado la crisis del sistema remite a varios aspectos

fundamentales:

  • A) La profundización de los desequilibrios tradicionales.

  • B) Relativo agotamiento de los recursos extensivos.

  • C) La degeneración del aparato burocrático.

  • D) Influencia del contexto internacional.

  • A) La Profundización de los Desequilibrios Tradicionales.

Lo podemos ver en tres aspectos:

1. Ineficacia productiva, debido a la baja productividad, a la inadecuada distribución de los

recursos y al despilfarro a través del modelo de crecimiento extensivo, que supone un alto

consumo de materias primas y energía, una acumulación innecesaria de maquinaria y equipos y un

exceso de mano de obra en las empresas. Estos fenómenos guardan relación con el modelo de

gestión estatal caracterizado por criterios administrativos y jerárquicos, centralización de

decisiones, colectivización forzosa y poder mundial como objetivo central. Unos criterios

aplicados en la política tecnológica, que acaba desconectada de la realidad económica, ya que se le

da una orientación militar, en la política de inversiones orientada hacia la búsqueda del crecimiento

bruto de la producción y en la distribución de recursos laborales

2. Escasez de bienes de consumo debido al exceso de dinero y tensiones de precios y a la oferta

insuficiente y deficiente, lo cual provoca una insatisfacción y un desinterés de los ciudadanos.

3. Atraso de la agricultura debido al crecimiento mínimo de la producción y de la productividad,

causados por: las limitaciones tecnológicas y organizativas, el pésimo estado de las infraestructuras

(transporte, almacenamiento, regadíos), a la insuficiencia de equipos, al marco de la gestión estatal

y a la subordinación a la industria, debido al sustancial trasvase de recursos restados de la

agricultura por medio de impuestos imponiendo altos precios a los bienes industriales suministrados

al campo y bajos precios a los productos agrícolas adquiridos por el Estado a los campesinos.

  • B) Relativo agotamiento de los recursos extensivos.

Consecuencia de procesos naturales y de una deficiente utilización de los recursos. Lo vemos en

tres aspectos:

1.El empleo, se ve afectado con los límites cuantitativos, debido al menor crecimiento de la

población desde los años sesenta que ha determinado una menor disponibilidad de recursos

laborales para la economía, los desajustes geográficos importantes, hay mucha población en las

regiones menos desarrolladas, menos población en zona mas desarrolladas, donde la demanda de

mano de obra es mayor y sin embargo encontramos más manos de obras en los sectores no

productivos y burocráticos. Aunque cabe destacar que el mayor problema del empleo es

cualitativo, debido a la pésima distribución de los recursos laborales existentes, grandes

empresas con plantillas infladas (más trabajadores para cumplir objetivos de una empresa) y otras

con déficit laborales.

  • 2. La inversión, la abundancia relativa de inversiones era posible porque el Estado seguía

detrayendo recursos a los trabajadores y a los campesinos, y destinaba más de la cuarta parte de la

renta al proceso de acumulación. Sin embargo como el crecimiento de la renta ha sido cada vez

menor, sin que haya mejorado el rendimiento de las inversiones, se ha ido reduciendo las

posibilidades de financiar esas actividades productivas. Además el aparato productivo está

envejecido.

Por otro lado el gasto militar ha absorbido un volumen creciente de inversiones. El incremento de

las inversiones productivas se contrajo durante los años 60

3. Recursos naturales, el carácter extensivo del crecimiento provocó un fuerte consumo de

recursos minerales, metalúrgicos y energéticos (materias primas y energéticas) con una rápida

explotación de las fuentes más accesibles y menos costosas.

Aunque la URSS tiene grandes recursos, su paulatino agotamiento conllevó nuevas inversiones,

plazos dilatados en el tiempo y la explotación de las regiones orientales más lejanas y con menos

infraestructuras. Todo ello encareció este tipo de recursos.

  • C) La degeneración del aparato burocrático.

A partir de los años setenta todos los problemas económicos provocados por la cultura

administrativa se vieron exacerbados por: el agobio de los controles burocráticos, la centralización

de las decisiones y el continuo crecimiento del aparato estatal. Todo ello provocó la consolidación

de castas políticos-mafiosas en los distintos centros de poder.

El colosalismo administrativo aumentaba la ineficacia y el despilfarro y se transmitía de arriba

abajo. Las castas se fueron configurando a través de las carreras políticas de los dirigentes, según

vínculos familiares, de paisanaje (relación de dos o más personas de un mismo país) o de pura

agrupación delictiva. Estas castas quedaron institucionalizadas bajo el liderazgo de Breznev

como un mecanismo de reparto de cuotas de poder asentadas en las distintas repúblicas. Su

consolidación en la cúspide permitió la desviación de un gran volumen de recursos públicos hacia

manos privadas y el acrecentamiento de las formas de despilfarro y corrupción.

Se produjo así un paulatino estrechamiento de las relaciones entre los núcleos mafiosos

dedicados a la especulación, los círculos de la delincuencia y finalmente las propias esferas del

poder político (partido, la administración y demás organizaciones).

La profundización de la carrera armamentisa reforzaba además las tendencias

burocratizadora del sistema económico. De esta forma el aparato de poder quedó

completamente alejado de la realidad del país, ajeno al grado de deterioro económico que iba

alcanzando, y preocupado en exclusiva por el mantenimiento de su posición de dominio. Además el

envejecimiento, la caducidad y parálisis de los dirigentes y de las instituciones anegaron hasta el

paroxismo (empeoramiento) la vida soviética.

Con el paso del tiempo se acabaron por superponer tres tipos de economía:

  • a) La economía planificada, centrada especialmente en el complejo militar industrial y en cumplir

formalmente un Plan a través del cual se aseguraba un mínimo vital a la población.

  • b) La economía sumergida, controlada por la mafia resultante de la simbiosis entre un partido

comunista corrupto y el capitalismo especulativo nacido de la acumulación realizada en base a la

protección política.

  • c) Una economía cerrada de casta, reservada a la élite dirigente, que consistía pura y simplemente

en la apropiación de bienes y servicios por parte de quienes controlaban el poder político a través de

la jerarquía interna del partido comunista.

  • D) Influencia del Contexto Internacional.

Lo vemos en cuatro factores:

1.

Las

relaciones

internacionales

contribuyeron

durante

los

años

70-80

al

deterioro

generalizado de la economía soviética. Puesto que la crisis del capitalismo internacional influyó

en el empreoramiento de los intercambios comerciales y financieros realizados por la URSS

precisamente cuando ésta había iniciado el proceso de apertura. Además los intercambios

comerciales fueron desfavorables para la economía soviética debido al encarecimiento de sus

compras de bienes industriales y a esto se le suma que las relaciones financieras también se

degradaron. Aunque no puede responsabilizarse a estos factores ser la causa de la crisis interna de la

economía soviética, peo sí repercutieron de forma negativa en las condiciones del estancamiento.

2. La pugna militar entre EEUU y la URSS reforzó la tendencia al rearme y acentuó la desviación

de recursos hacia el sector militar, fomentando la centralización de la economía y la preocupación

unilateral de los gobernantes soviéticos por los factores militares dentro de las relaciones

internacionales.

3. El Consejo de Ayuda Económica Mutua, constituido por la URRS junto con otros países del

bloque socialista, fue incapaz de estimular el desarrollo de la especialización productiva de los

estados miembros y la intensificación de los intercambios comerciales y financieros. Esta

carencia ha impedido que la economía soviética pueda disponer de un mayor margen de maniobra y

de colaboración para paliar sus problemas internos.

  • 4. Ahora bien, el elemento desencadenante de la crisis estructural del sistema soviético no fue

directamente económico, sino tecnológico. En este campo el retraso fundamental de la URSS se

produjo en la década 1975-1985 en la que tuvo lugar la plena difusión de las nuevas tecnologías,

tales como la microelectrónica y la informática. Pero la prioridad esencial dada al incremento del

poder del Estado a través de la potencia militar concentró en el complejo militar industrial lo

esencial de la ciencia y la tecnología soviéticas, no solamente en términos de recursos sino, sobre

todo, de personal humano. Un segundo factor que explica el retraso soviético en los sectores claves

de los recursos tecnológicos está formado por las llamadas tecnologías de la información. Ello

quiere decir que su desarrollo en el conjunto de la sociedad implica la publicidad de un uso amplio

y flexible de la información y de su procesamiento libre de todos los niveles de actividad. Es decir

la tecnogía se usa para el control de la sociedad.

Período de Gorbachov.

Gorbachov, al acceder a la jefatura del Kremlin en 1985, inicia un período de amplias reformas

democratizadoras caracterizado por la perestroika (apertura política) y la glasnost (transparencia

informativa) que propicia a su vez grandes cambios en el Este (caída del muro de Berlín,

unificación de Alemania, desaparición de los regímenes comunistas y estallido de una ola de

nacionalismos en Europa oriental).

En el aspecto económico, realiza una liberalización del mercado, una venta libre de excedentes

agrícolas y estímulos a la iniciativa privada.

En la política interior, se consigue una apertura política (perestroika), la libertad de expresión, la

transparencia informativa (glasnost), antiburocratismo, el relevo de «ortodoxos» (hostiles al

cambio) por personas más proclives al cambio, sustitución de la gerontocracia, la democratización

del partido, la descentralización, se realizan nuevo impulso reformista tras las resoluciones del XIX

Congreso del PCUS (1988) y elecciones de carácter pluralista para la Cámara (1989).

Conforme a la política exterior, vemos que se lleva a cabo un programa de distensión y desarme,

apoyados en reiterados mensajes antinucleares como la cumbre ruso-americana (Gorbachov-Reagan

en Ginebra, noviembre de 1985) y se lleva a cabo un acercamiento a Pekín (visita oficial de

Gorbachov a China).

3. La «revolución de agosto» de 1991:

Tras el fallido golpe de Estado (19 de agosto), la URSS entra de lleno en un acelerado proceso

hacia la democracia multipartidista y la economía de mercado, protagonizado por Boris Yeltsin,

presidente elegido de Rusia, que derrumba al comunismo, disolviendo los principales órganos de

poder (PCUS, KGB, Soviet Supremo

...

). Agudizando las tendencias centrífugas: proclamación de

independencia de la mayoría de las 15 repúblicas. La URSS como tal ha dejado de existir y se

perfila la creación de una nueva Unión de repúblicas soberanas.

Esta nueva república se ve en una situación económica crítica y realiza peticiones de ayuda

alimenticia masiva a Occidente.

El reformismo se torna en una auténtica revolución a raíz del frustrado golpe de estado reaccionario

de agosto de 1991, momento que marca un hito en la historia del país, no sólo por el ritmo

acelerado que adquiere el proceso hacia el pluralismo y la democracia, sino porque (algo no

previsto inicialmente por Gorbachov) se asiste al derrumbamiento del comunismo (supresión o

autodisolución de los principales órganos de poder central), e incluso al fin de la propia URSS, dada

la agudización de las tendencias centrífugas (proclamación de independencia de la mayoría de las

15 repúblicas). Frente a la amenaza de desintegración caótica, se perfila la posibilidad de una nueva

Unión de carácter flexible, constituida desde abajo, mediante acuerdos entre las repúblicas

soberanas que acepten formar parte de un espacio económico común y compartir un mismo sistema

de defensa.