Está en la página 1de 13
La lectura y la escritura en la enseñanza de Ciencias Naturales y de Ciencias Sociales.

La lectura y la escritura en la enseñanza de Ciencias Naturales y de Ciencias Sociales. Una investigación en didácticas específicas

Delia Lerner, Beatriz Aisenberg y Ana Espinoza

Introducción

Este trabajo se enmarca en la investigación “Enseñar a leer en Ciencias Sociales y en Ciencias Naturales. La formación de estudiantes autónomos” (Proyecto UBACyT F 085/Pro- gramación Científica 2008-2010), 1 dirigido por Delia Lerner y codirigido por Beatriz Aisen- berg, con sede en el Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Educación, FFyL, UBA. Se trata de una investigación situada en un espacio de confluencia entre diferentes Didácticas Específicas alrededor de un problema común: la enseñanza y el aprendizaje de la escritura y de la lectura como herramientas para la apropiación de contenidos escolares de Ciencias Na- turales y de Ciencias Sociales –y como contribución a la formación de estudiantes autónomos más allá de la escolaridad obligatoria–. La investigación se desarrolla en dos líneas paralelas e interrelacionadas de trabajo, una de las cuales se centra en la lectura y la escritura para aprender contenidos históricos, en tanto que la otra aborda el papel de la lectura y la escritura en el aprendizaje de contenidos de Ciencias Naturales. 2

Puntos de partida y camino recorrido

La lectura y la escritura se han constituido en temas relevantes para la investigación como respuesta a las dificultades confrontadas por los alumnos de diferentes niveles educa- tivos al leer y producir textos, en tanto ambos procesos constituyen potentes herramientas para aprender. Si bien hay consenso en el reconocimiento de las dificultades, se han desarro- llado distintas caracterizaciones del problema y, por ende, diversos modos de abordarlo y de plantear vías para resolverlo. En primer lugar, se presenta el estado del conocimiento sobre la lectura y en segundo lugar refiere a los estudios vinculados con la escritura. En relación con la lectura, múltiples investigaciones en psicología cognitiva se centraron en el estudio de estrategias generales de comprensión, sin contemplar como variable la es- pecificidad de los contenidos. Asimismo, tanto desde la psicología cognitiva como desde la lingüística textual se hicieron aplicaciones a la enseñanza y se ha creído resolver el problema de la comprensión enseñando a los alumnos superestructuras textuales propias de los tex- tos expositivo-explicativos y estrategias de lectura supuestamente generalizables a cualquier

1 La programación científica en curso finaliza el 30-06-2011. El proyecto que daría continuidad al F 085 “La escritura y la lectura en la enseñanza de Ciencias Naturales y de Ciencias Sociales” se encuentra en evaluación.

2 En relación con ello, el equipo de investigación está conformado por dos subgrupos. El subgrupo “de Naturales” es coordinado por Ana Espinoza y lo integran las investigadoras Adriana Casamajor, Silvina Muzanti y Egle Pitton y las auxiliares de investigación Cecilia Acevedo, Carolina Lifschitz, Cynthia Aziz y Patricia Luppi. El subgrupo “de Historia” es coordinado por Delia Lerner y Beatriz Aisenberg y lo integran las investigadoras Karina Benchimol, Liliana Cohen, Alina Larramendy y Mirta Torres y las auxiliares de investigación Ayelen Olguin y Julieta Jacubowicz.

ANUARIO DE INVESTIGACIONES EN CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

529

texto. Esta corriente nace hace más de dos décadas y continúa vigente con fuerza (Bereiter y Bird, 1985; Armbruster y Anderson, 1985, 1987; León et al., 1991; Jones, Madruga et al., 1995; Sullivan, Palincsar, Ogle y Carr, 1995; Palincsar y Brown, 1996; Wray y Lewis, 1997; Cubo de Severino, 2005; etc.). Por otra parte, desde la teoría sociocultural, se cuestionó el tratamien- to aislado de estrategias generales de comprensión lectora y se remarcó la centralidad del contenido específico en el abordaje de los textos (Prat, 2000). Diferentes estudios muestran que las dificultades de los alumnos al leer textos expositivos están directamente relacionadas con la comprensión de los contenidos disciplinares (Ginsburger-Vogel y Astolfi, 1995; Jakob, 1991; Prat, 1998; Wertsch, 1999) y algunas investigaciones mostraron las distancias entre los contenidos de los textos y lo que los alumnos comprenden al leerlos (Beck, citada por Wertsch, 1999; Aisenberg 2000; Espinoza 2001). Ahora bien, a pesar del reconocimiento de la lectura como problema propio de las áreas disciplinares, son escasas las investigaciones que toman como objeto de estudio las situacio- nes de lectura en clases de Ciencias Sociales y Ciencias Naturales. Pueden encontrarse –en cambio– estudios centrados en la transformación de los textos, que pusieron a prueba mo- dificaciones para “mejorarlos” (San José López, 1993; Vidal Abarca y Martinez Rico, 1998), así como propuestas de enseñanza que enfatizan el aprendizaje de contenidos disciplinares a través de la lectura, pero se limitan a propiciar la “aplicación” de estrategias de lectura a tex- tos de Sociales y Naturales yuxtaponiendo saberes, sin emprender una construcción conjunta de las didácticas (Jorba y otros, 2000; González y Lotito, 2003). Los límites de estos trabajos han llevado a concebir la lectura en las áreas disciplinares como un objeto complejo –no recortable desde las didácticas específicas en forma aislada ni desde la integración de sus saberes preexistentes– y a construir una línea de investigación interdidáctica entablando un diálogo en relación con los problemas teóricos y metodoló- gicos que es preciso abordar. Desde esta línea, este equipo desarrolla desde 2000 una in- vestigación que estudia la lectura como objeto de enseñanza y herramienta de aprendizaje en Ciencias Sociales y Naturales. Se ha avanzado en la producción de conocimiento sobre:

a) las relaciones entre las conceptualizaciones de los alumnos –y el trabajo intelectual des- plegado al leer– y los logros y dificultades en sus interpretaciones de textos de Ciencias Sociales (Aisenberg, 2005a; Aisenberg, Bavaresco, Benchimol, Larramendy y Lerner, 2008; Benchimol, Carabajal, Larramendy, 2008) y de Ciencias Naturales (Espinoza, 2001, 2003, 2004, 2006); b) los problemas de comprensión de los alumnos vinculados con característi- cas específicas de textos históricos (Torres, 2003; Aisenberg, 2008; Aisenberg, Lerner, Ba- varesco, Benchimol, Larramendy y Olguín, 2009) y de Ciencias Naturales (Espinoza, 2006, 2009); c) condiciones didácticas y tipos de intervenciones docentes que pueden promover aprendizaje en situaciones de lectura de Ciencias Sociales (Torres et al., 2005; Aisenberg, 2005b, 2010; Aisenberg, Lerner, Bavaresco, Benchimol, Larramendy y Olguín, 2009; To - rres, 2008) y de Ciencias Naturales (Espinoza, 2006; Espinoza, Casamajor, Pitton, 2009). El curso de la investigación ha llevado progresivamente al estudio de las relaciones entre lectura y escritura en la enseñanza de “Sociales” y de “Naturales”. En relación con la escritura, desde la psicología cognitiva, a partir del estudio del proceso desarrollado por escritores experimentados, se han producido diferentes modelos sobre las operaciones recursivas involucradas en el proceso de escritura: planificación, textualización, revisión (Hayes y Flower, 1996). La distinción propuesta por Bereiter y Scardamalia (1992)

530 Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Educación - Facultad de Filosofía y Letras

entre el modelo “decir el conocimiento” –que caracterizaría a los escritores “novatos”– y el de “ transformar el conocimiento” –propio de los “expertos”– es especialmente pertinente para pensar la escritura como herramienta de construcción del conocimiento. Por otra par- te, desde la teoría sociocultural, han sido fundamentales los aportes de Vigotsky (1985) y de Bruner (1983, 1996) en el sentido de establecer una estrecha relación entre elaboración del conocimiento y dominio de la escritura. Asimismo, los estudios antropológicos de Jack Goody (1968, 2006) conciben la escritura como una “tecnología del intelecto” que interviene en forma decisiva en la construcción de los saberes. Olson y Torrance (1995) y Olson (1997) focalizan su análisis en la escritura en tanto actividad metalingüística, así como en la vincu- lación entre lo que un texto “dice” y la interpretación de lo que “quiere decir”. En relación con la enseñanza, es necesario distinguir los estudios aplicacionistas basados en los modelos cognitivos (Bereiter y Scardamalia, 1992) de las producciones de las Didácti- cas Específicas. Diferentes grupos de investigadores en Didáctica de la Lengua seleccionan los aportes antropológicos y psicológicos considerados pertinentes para la problemática di- dáctica (Reuter, 1996, 2006; Barré de Miniac, 1995, 1996; García Debanc, 2004) y llevan a cabo investigaciones en el aula sobre la enseñanza y el aprendizaje de la escritura. Son es- pecialmente relevantes para el presente proyecto los estudios vinculados con el papel de los escritos de trabajo en la construcción del conocimiento, tanto en la escuela primaria como en la formación inicial docente (Chabanne y Bucheton, 2002). Asimismo, desde Didáctica de las Ciencias Naturales se han realizado estudios pioneros sobre el papel de la escritura en diferentes instancias de la enseñanza (Vérin, 1988, 1995; Fillon y Vérin, 2001; Catel, 2001) y ha cobrado importancia en este sentido la colaboración con didactas de la Lengua (García Debanc et al., 2004). Esta investigación ha iniciado el estudio de las relaciones entre lectura y escritura. En Ciencias Naturales, la producción grupal de relatos de experiencias y el debate en el grupo total acerca de ellos permiten a los alumnos aproximarse al discurso del área, en tanto mues- tran mayor rigurosidad en la comunicación de las observaciones y procedimientos, así como mayores posibilidades de distinguir la descripción de la explicación (Espinoza, Casamajor, Pitton, 2009). En Historia, se han caracterizado algunas condiciones didácticas de las situa- ciones de escritura para aprender, fundamentalmente las que contribuyen a que los alumnos se posicionen como autores. Se ha analizado también la articulación entre forma y contenido del texto en las interacciones docente-alumnos durante el proceso de revisión de produccio- nes escritas sobre una temática histórica (Aisenberg y Lerner, 2008), así como la complejidad del aula como contexto de producción en el cual se entrecruzan distintas lógicas (Torres y Larramendy, 2009). Por otra parte, la propia trayectoria ha llevado a concebir un campo compartido por diferentes didácticas específicas, que supone la construcción de nuevos objetos de investiga- ción. Esto coincide con acercamientos y reflexiones compartidas entre diferentes didácticas sobre problemáticas metodológicas (Perrin Glorian y Reuter, 2006), sobre conceptos que las atraviesan (Audigier, Reuter y otros, 2007), sobre los lazos y la distinción entre la dimensión específica y la dimensión genérica de los fenómenos didácticos (Mercier, Schubauer Leoni y Sensevy, 2002; Leutenegger, 2004) y sobre las exigencias del oficio de docente (Peltier-Barbier, 2004; Roditi, 2005). Finalmente, cabe destacar que, si bien el proyecto aborda un recorte didáctico particular, su estudio requiere una contextualización en la complejidad del fenó-

ANUARIO DE INVESTIGACIONES EN CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

531

meno educativo. Para ello se consideran los aportes de las investigaciones educativas sobre aspectos políticos, históricos, sociológicos, psicosociales y didácticos.

Nuevos rumbos y problemas. Replanteo de objetivos de la investigación

El recorrido realizado ha llevado a plantear un nuevo problema –la escritura como he-

rramienta de aprendizaje de contenidos de Ciencias Sociales y Naturales–, así como a profun- dizar el estudio del papel de la lectura en la enseñanza de las características del conocimiento en cada una de las áreas abordadas. Se enunciarán en primer término los problemas y ob- jetivos vinculados con la escritura y, en segundo término, los problemas y objetivos relativos

a la enseñanza de los rasgos propios del conocimiento en Historia y en Ciencias Naturales.

1. Acerca de las situaciones didácticas de escritura para aprender ciencias naturales y ciencias sociales

El análisis del desarrollo de las situaciones de escritura en el aula ha mostrado su com-

plejidad, al poner en evidencia las distintas lógicas en juego y las tensiones que se producen. Un problema especialmente relevante es la dificultad para gestionar estas situaciones de tal modo que la intervención docente se constituya en una ayuda efectiva para la producción

y para el aprendizaje. En este sentido, orientarán el estudio los siguientes interrogantes:

¿cuáles son y cómo se entrelazan los factores en juego en las situaciones de escritura?, ¿cómo se equilibra –del lado de la intervención docente– la tensión entre el contenido a enseñar y la autoría de los chicos?, ¿cuáles son las condiciones que es necesario preservar para que los alumnos se aproximen al contenido que se quiere enseñar? Otro problema que se abordará es la distancia observada entre lo que los alumnos saben acerca del contenido y lo que logran plasmar en el texto. Por una parte, como se trata de escribir para aprender, parece pertinente preguntarse: ¿habrá que considerar que lo sustancial

no está en el texto final sino en los intercambios, las revisiones, en el potencial epistémico de “estar escribiendo” e interactuando para escribir?; ¿habrá que prever momentos en los que se priorice ya sea el proceso de elaboración, ya sea la revisión de lo que “queda escrito” en el texto? Por otra parte, dado que todo escrito presenta omisiones, quizás sea legítimo tener en cuenta que ellas responden –por lo menos en parte– a que los alumnos seleccionan desde un marco conceptual diferente del marco del docente. ¿Qué es lo que se omite?, ¿lo que resulta difícil poner sobre el papel, lo que se considera menos importante, lo que se considera obvio? Desde otra vertiente, también parece interesante considerar que en los intercambios orales que tienen lugar entre los alumnos –especialmente en grupos pequeños– hay negociaciones que podrían llevar a incluir en la producción solo aquello que fue acordado. En Ciencias Naturales los escritos que se les proponen a los alumnos pueden presentar características diversas en función del momento de la secuencia de enseñanza en el que se propongan y dar lugar a una amplia variedad de situaciones: registro de observaciones, an- ticipaciones de aquello que podría ocurrir en una experiencia, interpretaciones elaboradas para explicar una experiencia, diseños de experiencias propuestas por los alumnos, realiza- ción de tablas o de representaciones de un experimento acompañadas de leyendas, relatos

e informes de experiencias. En relación con estas alternativas el interrogante y la propuesta

532 Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Educación - Facultad de Filosofía y Letras

son caracterizar las condiciones didácticas en las cuales ellas –algunas de ellas– se muestran potentes para favorecer el aprendizaje de contenidos específicos del área.

Objetivo Nº 1: Producir conocimiento sobre las situaciones de escritura para aprender contenidos de Ciencias Sociales y de Ciencias Naturales, lo que implica:

1.1. Avanzar en la conceptualización de las condiciones didácticas que favorecen que la escritura se constituya en herramienta de elaboración y reorganización del conoci- miento –es decir, condiciones relativas a la postura de los alumnos como autores, al lugar de la relectura de los textos-fuente y de la revisión del propio texto durante la producción, etc.

1.2. Profundizar en la comprensión de las intervenciones del docente, intentando esclare- cer las razones por las cuales algunas de ellas favorecen u obstaculizan –en mayor o menor medida– los avances de los niños en la producción escrita y en el aprendizaje de los contenidos en juego.

1.3. Caracterizar, en el marco de un trabajo compartido con los docentes, las dificultades que ellos confrontan al intervenir durante el proceso de escritura de los alumnos.

1.4. Aportar conocimiento sobre las modalidades que asume la interacción entre los alumnos durante la producción de textos y sus relaciones con el aprendizaje.

1.5. Avanzar en el análisis de la distancia que suelen guardar las producciones escritas de los alumnos y los conocimientos que han elaborado, intentando esclarecer cómo y por qué se produce.

2. Acerca de la enseñanza y el aprendizaje de las características del conocimiento histórico y del conocimiento natu- ral. El papel de la lectura y de la representación gráfica

Un problema común a las dos áreas, que representa un desafío tanto desde la perspecti- va de la enseñanza como desde la del aprendizaje, es el de la provisoriedad del conocimiento. Otras cuestiones son específicas de cada área:

a) En los trabajos en curso, se ha recortado nuevos problemas ligados a la enseñanza de las características del conocimiento histórico. En relación con ello, un contenido espe-

cialmente valorado entre quienes se ocupan de la enseñanza es la existencia de diferentes posturas sobre una misma problemática. Propuestas en circulación incluyen con frecuencia alusiones a la necesidad de “mostrar” a los alumnos diferentes visiones de un hecho histórico. Este proyecto abordó esta cuestión a través de la implementación de secuencias que incluyen

la lectura de textos con diferentes explicaciones sobre una misma situación histórica. El aná-

lisis de las clases puso de relieve que para algunos alumnos no son observables las diferentes

posturas y, cuando se alcanza un registro de las mismas, se le otorgan distintos significados

a su existencia: algunos niños parecen buscar soluciones de compromiso –tal vez para no

fisurar la concepción de una única historia, lo que de verdad pasó–; otros alumnos les otorgan

el estatus de opiniones personales, todas igualmente válidas; otros interpretan las diferencias

en términos de verdad y de mentira (consciente, como engaño). A partir de este abanico de interpretaciones, se plantean los siguientes interrogantes: ¿se trata de errores, tal vez inevi- tables, generados por la enseñanza?, ¿o son cuestiones más generales, sin respuestas claras

ANUARIO DE INVESTIGACIONES EN CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

533

ni consensuadas sobre el problema de la verdad y objetividad en Historia?; ¿cómo abordar el problema del relativismo extremo? b) En relación con el aprendizaje de las Ciencias Naturales, hay consenso en la importan- cia de comprender el carácter modélico del conocimiento. En el estudio sobre las situaciones de lectura para aprender, muchos alumnos muestran dificultades para interpretar las repre- sentaciones sobre los modelos científicos incluidos en los textos. Los niños se desorientan ante el hecho de que se dibujan elementos –que son “visibles” en la representación– al mismo tiempo que se enuncia su invisibilidad. ¿Cómo opera la distancia entre el nivel macroscó- pico (observable) y el submicroscópico (inobservable)? Se sabe que los alumnos tienden a identificar ambos niveles y que la aproximación al concepto de modelo es constitutivo para dicha distinción. Si bien se ha avanzado en otorgarle valor a la posibilidad de confrontar a los alumnos con la exigencia de dibujar sus propias representaciones antes de la lectura de textos que las incluyen, es necesario caracterizar mejor las condiciones didácticas en las que las mismas deberían proponerse para sostener la posibilidad de que los alumnos entiendan lo que se les pide y puedan realizarlas.

Objetivo Nº 2: Producir conocimiento sobre la enseñanza y el aprendizaje acerca de las ca- racterísticas del conocimiento en Historia y en Ciencias Naturales, en situaciones de lectura, de escritura y de representación gráfica. Más específicamente, se propone:

2.1. Profundizar y ampliar la conceptualización de condiciones didácticas y tipos de inter- vención docente que pueden contribuir a hacer observables las marcas textuales que dan cuenta de la provisoriedad del conocimiento y del estatus de las afirmaciones.

2.2. Avanzar en la caracterización acerca de los significados que otorgan los alumnos a la existencia de diferentes posturas desplegadas en los textos sobre una misma pro- blemática histórica.

2.3. Conceptualizar condiciones didácticas que promuevan la comprensión de la diversi- dad de posturas que es propia del conocimiento social.

2.4. Avanzar en la caracterización de situaciones de producción gráfica que aproximan al concepto de modelo científico, en la enseñanza de las Ciencias Naturales.

El marco metodológico de la investigación

Abordar la escritura y la lectura en las áreas escolares de Ciencias Sociales y de Ciencias Naturales como objetos de investigación requiere la articulación de conocimientos prove- nientes de las Didácticas de la Lectura y la Escritura, de las Ciencias Sociales y de las Ciencias Naturales. La necesidad de tal articulación lleva a definir la condición “interdidáctica” del trabajo. La investigación se plantea como un estudio cualitativo –descriptivo-interpretativo– que asume el marco metodológico del estudio de casos. Por un lado, se basa en lineamientos me- todológicos de la etnografía educativa para la observación y el análisis de registros de clases, y por otro lado, toma algunos lineamientos de la Ingeniería Didáctica en tanto metodología de la investigación, caracterizada por la construcción, realización, observación y análisis de secuencias de enseñanza. El proyecto de investigación contempla:

534 Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Educación - Facultad de Filosofía y Letras

a. El diseño, realización y análisis de entrevistas clínico-didácticas centradas en lectura –previas a la elaboración de las propuestas de enseñanza– a alumnos que no parti- ciparán de las situaciones que se estudiarán en el aula, con la intención de entender los alcances y las dificultades de comprensión que plantean los textos seleccionados.

b. El proceso de construcción o reformulación de propuestas para la enseñanza, con- siderando: a) el análisis de las implementaciones anteriores y de las entrevistas de lectura realizadas y b) los nuevos contextos didácticos en que serán implementadas. (Esta instancia contempla reuniones con los docentes, ver d.)

c. La realización en el aula de las propuestas elaboradas, que se desarrollarán en di- ferentes escuelas y serán conducidas por los docentes habituales de los grados res- pectivos. Se observarán todas las clases de las secuencias y se producirán registros manuscritos, magnetofónicos y fílmicos. Se fotocopiarán las producciones escritas elaboradas por los alumnos durante la secuencia.

d. La planificación y realización de encuentros y entrevistas con los docentes –antes, durante y después del desarrollo de la propuesta en el aula– con un doble objetivo:

por una parte, acordar el proyecto de enseñanza, las condiciones didácticas y las in- tervenciones fundamentales a contemplar durante las clases; por otra parte, compar- tir el análisis con el maestro (o profesor) y comprender mejor su posición en relación con la propuesta y su realización.

e. El diseño, realización y análisis de entrevistas clínico-didácticas a alumnos que parti- cipan de las situaciones de enseñanza, para indagar sus interpretaciones de los textos trabajados en la secuencia didáctica correspondiente.

f. El análisis del desarrollo de las situaciones didácticas que incluirá los siguientes as- pectos: semejanzas y diferencias entre las propuestas elaboradas y el desarrollo efec- tivo de las clases; relaciones entre las producciones de los alumnos y las condicio- nes de las situaciones de lectura y escritura; logros y dificultades de los alumnos en las interpretaciones de los textos en el contexto de la secuencia de enseñanza. Los análisis se realizarán entrelazando los datos proporcionados por los registros de la observación de las clases, las producciones escritas de los alumnos y los registros de las reuniones con los docentes. Dado que las propuestas didácticas han sido y serán puestas en aula en diferentes contextos, se profundizará el análisis comparativo de los resultados producidos en las diferentes aplicaciones.

En relación con los puntos a) y e), cabe especificar que, para el diseño, realización y análisis de las entrevistas con los alumnos, se tomará como referencia el método clínico de la psicología genética. Se articulará también una perspectiva didáctica en las intervenciones del investigador. Las entrevistas –así como el trabajo en grupos pequeños– incluirán la lectura del texto por parte de los alumnos y un diálogo clínico-didáctico sobre sus interpretaciones. Serán registradas por un observador en forma manuscrita y magnetofónica. En relación con los punto b), d) y f), cabe notar que, en el desarrollo de los sucesivos proyectos de investigación, se ha comenzado a analizar los efectos de diferentes formas de establecer la relación entre investigadores y docentes, con el objeto de construir una moda- lidad –un “contrato” (Schubauer-Léoni, 1986). Se propone profundizar la participación del docente en las diferentes instancias del trabajo de campo, para garantizar su protagonismo

ANUARIO DE INVESTIGACIONES EN CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

535

en la elaboración de su proyecto de enseñanza, y para recuperar su mirada en el análisis de registros de clase y de producciones escritas de los alumnos. Por otra parte, el conocimiento ya disponible sobre situaciones de lectura en CS y CN puede favorecer el análisis de las va- riaciones en la intervención de diferentes docentes y la contrastación con su accionar en la clase –en consonancia con lo señalado por Margolinas (1992).

Nuevas aproximaciones a las situaciones de escritura

Tal como se señaló anteriormente, los trabajos recientes se centran en el estudio de las situaciones de escritura y en su contribución al aprendizaje de contenidos de Ciencias Na- turales y de Historia. El análisis de las clases ha permitido, en primer lugar, poner de mani- fiesto una tensión –del lado del docente– entre la necesidad de asegurar la enseñanza de los contenidos y la intención de sostener las condiciones que promueven “autoría” por parte de los alumnos. Los resultados obtenidos hasta el presente muestran que en algunos casos el docente logra coordinar ambos propósitos, en tanto que en otros casos parece inclinarse alternati- vamente por uno u otro (Lerner, Larramendy y Benchimol, en prensa). La variación entre consignas o intervenciones muy directivas y otras excesivamente abiertas parece producir en algunos alumnos dependencia o desconcierto, lo cual no contribuye al avance en la elabora- ción del conocimiento ni favorece la autonomía de los alumnos como productores del texto. En cambio, cuando el docente logra tender un puente entre lo que los alumnos están pen- sando –o lo que han escrito– y los contenidos hacia los que se apunta, se producen progresos tanto en el aprendizaje como en la producción personal del texto. En segundo lugar, el análisis del proceso de escritura en parejas o tríos de alumnos ha revelado diversas modalidades de interacción entre ellos, en las que parecen incidir las dife- rentes aproximaciones de los integrantes del grupo a la comprensión de los contenidos, sus representaciones acerca de la escritura y de la tarea solicitada por el docente, el papel asumi- do al producir –como “escribiente” o como “dictante”. En algunos casos, intervienen también la implicación en la tarea y la mayor o menor disposición a cooperar con los compañeros (Lerner, Larramendy y Benchimol, en prensa; Cohen y Larramendy, 2010). Por otra parte, el análisis de los textos escritos por los niños permitió observar una dis- tancia entre los conocimientos que se ponen en juego en las interacciones grupales durante la situación de escritura y los contenidos que quedan efectivamente plasmados en el texto pro- ducido. Además, al comparar las sucesivas versiones de cada texto, se evidenció que no todas las producciones progresan en el curso del proceso –lo cual podría vincularse en ciertos casos con una escasa sintonía entre lo que los niños están pensando y las intervenciones del docente. En Ciencias Naturales, los estudios llevaron a establecer relaciones entre las posibilida- des de interpretar textos del área –que incluyen representaciones gráficas complejas por el nivel de abstracción con el que “hablan” del objeto en estudio– y la inclusión en la secuencia didáctica de situaciones en las que los alumnos producen representaciones de carácter mo- délico (Espinoza, Casamajor y Muzzanti, 2010). Además, el trabajo intelectual desplegado frente al desafío de tomar decisiones acerca de cómo diseñar una representación –qué se muestra, con qué símbolos, qué significado se les otorga, qué no se consigue mostrar– es muy distinto del que se realiza cuando se trata de entender qué comunica una inscripción conce-

536 Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Educación - Facultad de Filosofía y Letras

bida por otro y parece ser productivo en el sentido de acercar a los alumnos a la construcción de la idea de modelo. Durante 2010 el grupo de investigación que trabaja en el área de las Ciencias Naturales elaboró y desarrolló en aula una secuencia de enseñanza que incluyó diversas situaciones de escritura: registro en pequeños grupos de observaciones efectuadas durante un experimen- to; descripción de los procedimientos realizados durante el mismo y de las interpretaciones propuestas para explicarlo; dictado colectivo al docente a partir de la relectura de las escritu- ras realizadas en lo grupos pequeños sobre el experimento (recién señalada); representacio- nes gráficas –actividad en parejas– con leyendas explicativas sobre las interpretaciones alcan- zadas sobre el objeto de estudio; trabajo en parejas de las interpretaciones sobre la lectura de un texto expositivo que refiere al objeto de estudio; y reescritura en parejas de alumnos del texto colectivo con dictado al docente al finalizar la secuencia de enseñanza. Para la elabora- ción de las distintas situaciones de escritura se tomó en consideración la postura comunicada por Anne Vérin (1988, 1995) quien otorga importancia a que los alumnos escriban en situa- ciones manifiestamente alejadas de los momentos de acreditación de los aprendizajes, textos cortos, provisorios, y con menor “carga” de los aspectos formales de la escritura. La misma autora propone que la realización de experiencias constituye un soporte particularmente interesante para alivianar la tensión entre forma y contenido que exige la escritura. A partir del análisis de los registros de clase, de las producciones de los alumnos y de los intercambios sostenidos con la docente del curso, se puede adelantar –a modo de interpreta- ción provisoria– que el trabajo de escritura en interacción con la actividad experimental no solo se vio favorecido –soportado– por esta última –como propone Vérin– sino que constitu- yó una herramienta potente para reflexionar y facilitar la interpretación acerca de la relación que es posible establecer entre el experimento y el objeto de enseñanza, cuestión habitual- mente difícil de transmitir a los alumnos: ¿para qué se propone una experiencia?, ¿qué es lo que se debería aprender?, ¿qué relación es posible establecer entre el referente empírico y el referente teórico?

Bibliografía

Aisenberg, B. (2000). “Los conocimientos previos en situaciones de enseñanza de las Ciencias Socia- les”, en Castorina, J. A. y Lenzi, A. M. (comps.). La formación de los conocimientos sociales en los niños. Investigaciones psicológicas y perspectivas educativas. Barcelona, Gedisa.

----------. (2005a). “Una aproximación a la relación entre la lectura y el aprendizaje de la Historia”. Revista Íber, Nº 43, enero. Didáctica de Ciencias Sociales, Geografía, Historia, pp. 94-104.

----------. (2005b). “La lectura en la enseñanza de la Historia: las consignas del docente y el trabajo intelectual de los alumnos”, Lectura y Vida, Revista Latinoamericana de Lectura, año 26, Nº 3, setiem- bre, pp. 22-31.

----------. (2008). “Los textos, los alumnos y la enseñanza de la Historia en la Escuela Primaria: la comprensión de los vaivenes temporales”, Enseñanza de las Ciencias Sociales. Revista de Investigación. Barcelona, Institut de Ciènces de l’ Educació de la Universitat Autònoma de Barcelona - Institut de Ciènces de l’ Educació de la Universitat de Barcelona. N° 7, marzo, pp. 37-45.

----------. (2010). “Enseñar Historia en la lectura compartida. Relaciones entre consignas, contenidos y aprendizaje”, en Siede, I. (coord.). Ciencias Sociales en la escuela. Criterios y propuestas para la ense- ñanza. Buenos Aires, Aique.

ANUARIO DE INVESTIGACIONES EN CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

537

Aisenberg, B.; Lerner, D.; Bavaresco, P.; Benchimol, K.; Larramendy, A. y Olguín, A. (2009). “Di- ferentes explicaciones para un hecho histórico. La enseñanza a través de la lectura”, Reseñas de enseñanza de la Historia, Nº 7, octubre. A.P.E.H.U.N., pp. 9-129.

Aisenberg, B. y Lerner, D. (2008). “Escribir para aprender Historia”, Lectura y Vida, Nº 3, año 29, septiembre.

Aisenberg, B; Bavaresco, P; Benchimol, K.; Larramendy, A. y Lerner, D. (2008). “Hacia la explicación de un hecho histórico. El papel de la lectura en clase”, Primer Congreso Internacional de Didác- ticas Específicas. C.E.D.E., Escuela de Humanidades. Universidad Nacional de San Martín.

Armbruster, B. B. y Anderson, T. H. (1985). “Producing ‘considerate’ expository text: Or easy reading is damned hard writing”, Journal of Curriculum Studies, 17-3, pp. 247-274.

Armbruster, B. B.; Anderson, T. H. et al. (1987). “Does text structure/summarization instruction faci- litate learning from expository text?”, Reading Research Quaterly, 22, pp. 331-346.

Astolfi, J. P. y Ginsguger-Vogel, Y. (1987). “Sur la lecture des manuels de biologie”, Aster Nº 4, Re - cherches en didactique des sciences expérimentales. INRP, pp. 33-64.

Astolfi, J. P., Peterfalvi, B. y Vérin, A. (1991). Compétences méthodologiques en sciences expérimentales. Didac- tique des disciplines. INRP.

Audigier, F.; Reuter, Y. et al. (2007). Récits et disciplines scolaires. Pratiques Nº 133-144. Metz.

Barré de Miniac, C. (1995). “La didactique de l’écriture: nouveaux éclairages pluridisciplinaires et état de la recherche”, Revue Française de Pédagogie, Nº 113, Lecture-écriture. París, INRP.

----------. (ed.) (1996). Vers une didactique de l’écriture. Pour une approche pluridisciplinaire. París/Bruselas, De Boeck Université et INRP.

Bazerman, Ch. (2009). “Genre and Cognitive Development: Beyond Writing To Learn, Pratiques N° 143/144, diciembre.

Benchimol, K.; Carabajal A. y Larramendy, A. (2008). “La lectura de textos históricos en la escuela”, Revista Lectura y Vida, año 29, N° 1, pp. 22-31.

Bereiter, C. y Bird, M. (1985). “Use of thinking aloud in identification and teaching comprehension strategies”, Cognition and Instruction, 2, pp. 131-156.

Bruner, J. (1996). L’éducation, entrée dans la culture. París, Retz.

Catel, L. (2001). “Écrire pour aprendre? Écrire pour comprendre? État de la question”, Aster, Nº 33. París, INRP.

Cohen, L. y Larramendy, A. (2010). “El papel de la escritura en el aprendizaje de contenidos históri- cos. La trastienda de un texto compartido.” Publicado en anales, en CD: XI Jornadas de Investiga- ción y docencia de la escuela de Historia. II Jornadas Internacionales de enseñanza de la Historia. Salta, noviembre.

Cubo de Severino, L. (coord.) (2005). Leo pero no comprendo. Estrategias de comprensión lectora. Comunic-arte.

Chabanne, J.-Ch. y Bucheton, D. (2002). Parler et écrire pour penser, apprendre et se construire. L’écrit et l’oral réflexifs. París, P.U.F.

Espinoza, A. (2001). “La Lectura ‘en Naturales’: Objeto de Enseñanza y Herramienta de Aprendiza- je”, Congreso Las Didácticas de las Áreas Curriculares en el siglo XXI. Granada, febrero. Dispo- nible en la publicación del Congreso, pp. 819-831.

----------. (2006). “La especificidad de las situaciones de lectura en ‘Naturales’”. Lectura y vida. Revista Latinoamericana de Lectura, año 27, N° 1, marzo, pp. 6-16.

Espinoza, A.; Casamajor, A.; Muzzanti, S.; Pitton, E. y Ornique, M. (2003). “Leer para aprender Cien- cias Naturales”, III Congreso Nacional y IInternacional de Investigación Educativa “Laberintos y encrucijadas”. Cipolletti, Universidad del Comahue, octubre. Disponible en el CD del Congreso.

538 Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Educación - Facultad de Filosofía y Letras

----------. (2004). “Enseñar a leer en Ciencias Naturales”, ponencia presentada en calidad de panelista, entre los trabajos recomendados por el Comité de Selección de la Comisión de Educación, en el 7° Congreso Internacional de Promoción de la Lectura y el Libro, organizado por la Fundación El Libro, mayo. En publicación del Congreso, pp 90-93.

Espinoza, A.; Casamajor, A. y Pitton, E. (2009). Enseñar a leer textos de ciencias. Buenos Aires, Paidós.

Espinoza, A.; Casamajor, A. y Muzzanti, S. (2010). “Relaciones entre la lectura, las representaciones sobre papel y el aprendizaje de las ciencias”, Jornadas Nacionales de la Cátedra Unesco. Río Cuar- to, Universidad Nacional de Río Cuarto. 9 de septiembre. En prensa.

Fillon, P. y Vérin, A. (2001). “Écrire pour comprendre les sciences”, Aster Nº 33, pp. 3-16.

Flowers, L. y Hayes, J. R. (1996). “La teoría de la redacción como proceso cognitivo”, en Textos en con- texto 1. Asociación Internacional de Lectura, Lectura y Vida.

García-Debanc, C.; Laurent, D. y Galaup, M. (2004). “Las formulaciones de los escritos transitorios como huellas del saber en proceso de apropiación en el marco de la enseñanza de las ciencias en la escuela primaria”. IUFM Midi-Pyrénées. École Interne Université Toulouse 2. Le Mirail, GRIDIFE, ERT 64.

García-Debanc, C. y Fayol, M. (2002). “Apports et limites des modèles du processus rédactionnel pour la Didactique de la production écrite”, Pratiques Nº 115/116, diciembre.

García Madruga, J.; Martín Cordero, J.; Luque Vilaseca, J. y Santamaría Moreno, C. (1995). Compren- sión y adquisición de conocimientos a partir de textos. México, Siglo XXI.

González, D. y Lotito, L. (2003). Leer para aprender Sociales en el primer ciclo. Materiales para la capacita- ción. CEPA, GCBA.

Goody, J. ([1968] traducción al francés 2006). “La technologie de l’intellect”, Pratiques, N° 131-132.

----------. (2006). “La littératie, un chantier toujours ouvert”, Pratiques Nº 131/132, diciembre.

Jakob, P. (1991). “Quelques remarques sur la lecture en histoire”, en Didactiques de l’histoire,de la geo - graphie, des sciences sociales. Analyser et gérer les situations d’enseignement-apprentissage. Actes du sixieme colloque. INRP.

Jones, B. F.; Sullivan Palincsar, A.; Ogle, D. y Carr, E. (1995). Estrategias para enseñar a aprender. Buenos Aires, Aique.

Lerner, D. (2001). Leer y escribir en la escuela: lo real, lo posible y lo necesario. México, Fondo de Cultura Económica.

----------. (2002). “La autonomía del lector. Un análisis didáctico”, Lectura y Vida. Revista Latinoamerica- na de Lectura, año 23, Nº 3, setiembre.

-----------. (2004). “Prácticas del lenguaje en contextos de estudio”, Memorias del Segundo ciclo de conferencias internacionales, centradas en ‘La intervención docente y el desarrollo de la compe- tencia comunicativa en la Educación Básica’ (publicación en CD). México, Benemérita Escuela Nacional de Maestros.

----------. (2007). “Um percurso orientado para discutir a problemática do ler para aprender”, en Ler- ner, D.; Cardoso, B.; Torres, M. et al. Ensinar: tarefa de profissionais. Río de Janeiro, Record.

Lerner, D.; Larramendy, A. y Benchimol, K. (en prensa). Tensiones de la escritura en el contexto escolar. Análisis desde una investigación sobre la enseñanza y el aprendizaje de contenidos históricos. Río Cuarto, Universidad Nacional de Río Cuarto.

Leutenegger, F. (2004). “Le point de vue de la didactique comparée”, Actas del 9º coloquio de la AIRDF. Québec, agosto.

Margolinas, C. (1992). “Éléments pour l’analyse du rôle du maître”, Recherches en Didactique des Mathé- matiques, vol. 12/1. Grenoble, La Pensée Sauvage Éditions.

ANUARIO DE INVESTIGACIONES EN CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

539

Mercier, A.; Schubauer Leoni, M. L. y Sensevy, G. (2002). “Vers une didactique comparée”, Revue française de pédagogie, Nº 141. París, INRP.

Milián, M. (1999). “Interacción de Contextos. La Investigación sobre Composición Escrita en gru- pos”, en Camps, A. (coord.). El aula como espacio de investigación y reflexión. Investigaciones en didácti- ca de la lengua. Barcelona, Graó, Biblioteca de textos 162.

----------. (2003). “Las actividades de escritura en las áreas curriculares no lingüísticas”, en Camps, A. (comp.). Secuencias didácticas para enseñar a escribir. Barcelona, Graó.

Olson, D. (1997). El mundo sobre el papel. El impacto de la escritura y la lectura en la estructura de conocimien- to. Barcelona, Gedisa.

Olson, D. y Torrance, N. (comps.) (1995). Cultura escrita y oralidad. Barcelona, Gedisa.

Palincsar, A. y Brown, A. (1996). “La enseñanza para la lectura autorregulada”, en Resnick, L. y Klo- pfer, L. (comps.). Curriculum y cognición. Buenos Aires, Aique.

Peltier-Barbier, M. L. (coord.) (2004). Dur d’enseigner en ZEP. Analyse des pratiques de professeurs des écoles en- seignant les mathématiques en réseaux d’éducation prioritaire. Grenoble, RDM. La Pensée Sauvage Éditions.

Perelman, F. (1994). “La construcción del resumen”, Lectura y Vida , año 15, Nº 1.

Perrin-Glorian, M.-J. y Reuter, Y. (2006). Les méthodes de recherche en didactiques. Bruselas, Presses Uni- versitaires du Septentrion.

Prat i Pla, À. [Izquierdo, M. colab.] (1998). “Funció del text escrit en la construcció del coneixment i en el desenvolupament d’habilitats”, en Jorba i Bisbal, J.; Gómez i Alemany I.; Prat i Pla, À. (eds.). Parlar i escriure per aprendre. Us de la llengua en situació d’ensenyament-aprenentatge des de les árees cu- rriculars. Bellaterra, Instituto de Ciencias de la Educación, Universidad Autónoma de Barcelona.

Reuter, Y. (1996). Enseigner et apprendre à écrire. París, ESF Éditeur.

----------. (2006). “À propos des usages de Goody en didactique. Éléments d’analyse et de discussion”, Pratiques N° 131/132, diciembre.

Roditi, E. (2005). Les pratiques enseignantes en mathématiques. Entre contraintes et liberté pédagogique. París, L´Harmattan.

San José López, V. et al. (1993): “Mejorando la efectividad instruccional del texto educativo en cien - cias: primeros resultados”, en Enseñanza de las Ciencias N° 11 (2), pp. 137-148.

Scardamalia, M. y Bereiter, C. (1992). “Dos modelos explicativos de los procesos de composición es- crita”, en Infancia y aprendizaje, Nº 58.

Schubauer-Leoni, M. (1986). “El desarrollo cognitivo de los niños en la escuela primaria. La Psico- logía del aprendizaje en diferentes situaciones pedagógicas”, Revista de Educación 279. Madrid, Ministerio de Educación y Ciencia de España.

Torres, M. y Larramendy, A. (2009). “El papel de la lectura y la escritura en la construcción del co- nocimiento histórico”, XII Jornadas Interescuelas Departamentos de Historia, 28-31 de octubre. San Carlos de Bariloche, Universidad Nacional del Comahue, Facultad de Humanidades, Centro Regional Universitario Bariloche. Ponencia aceptada publicada en CD-ROM de las Jornadas.

----------. (2010). “Ler e escrever para aprender História”, Projeto-Revista de Educação: escrita, vol. 10, N° 12, octubre. Porto Alegre.

Torres, M. (2003). “Leer para aprender Historia”, III Congreso Nacional y I Internacional de Inves- tigación Educativa “Laberintos y encrucijadas”. Cipolletti, Universidad del Comahue, octubre. Disponible en el CD del Congreso.

----------. (2008). “Leer para aprender historia: el lugar del texto en la reconstrucción de un conteni- do”, Primer Congreso Internacional de Didácticas Específicas. C.E.D.E., Escuela de Humanida- des. Universidad Nacional de San Martín.

540 Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Educación - Facultad de Filosofía y Letras

Torres, M. [colab. de Benchimol, K.; Carabajal, A. y Larramendy, A.] (2005). “Algunas reflexiones sobre los aportes de la lectura compartida en clase para el acercamiento de los alumnos a la comprensión de los textos de Historia”, Segundo Congreso de Didáctica de las Ciencias Sociales. ISFD Nº 16, Proyecto Polo de Desarrollo, Necochea. Disponible en el CD del Congreso

Vérin, A. (1995). “Mettre par écrit ses idées pour les faire évoluer en sciences”, Repères Nº 12, pp. 21-36.

----------. (1988). “Aprendre a écrire pour aprendre les sciences”, Aster Nº 6, pp. 15-46.

Vidal Abarca, E. y Martínez Rico, G. (1998). “Por qué los textos son difíciles de comprender. Las infe- rencias son la respuesta”, Textos Nº 16.

Vigotsky, L. S. (1979-2006). El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Barcelona, Crítica.

----------. (2007). Pensamiento y Lenguaje. Buenos Aires, Colihue.

Wersch, J. V. (1999). La mente en acción . Buenos Aires, Aique.

Wray D. y Lewis, M. (2000). Aprender a leer y escribir textos de información. Madrid, Morata.

ANUARIO DE INVESTIGACIONES EN CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

541