Está en la página 1de 96

Año 1 Número 1 Madrid Mayo 2010 $000

Centro de Arte Dos de Mayo. Del 26 de mayo al 29 de agosto Pastizales del

FETICHES CRÍTICOS
inframundo
Francesco Pellizzi Pág. 4

Bataille, Documents
y la idea de sacrificio
Residuos de la Economía General Dawn Ades Pág. 5

En defensa del fetiche


Fetiches críticos. Residuos de
la economía general es la pri-
Dado que el problema del feti-
che ocupa la intersección entre Del Dieciocho Cuauhtémoc Medina
mera entrega de los proyectos
de El Espectro Rojo. El conjun-
un imaginario colonial y la pro-
ducción de diversos discursos y Brumario de y Mariana Botey

América desparecida
Pág. 8

to de intervenciones presenta-
das aquí está razonado como
una interpelación y contesta-
repertorios de análisis donde se
asienta una imagen dislocada y
espectral de la economía, avan-
Luis Bonaparte Georges Bataille Pág. 80

ción a la lógica de mercado que zamos con la premisa de que su Karl Marx (1852) Georges Bataille
ha logrado asimilar el proyecto desplazamiento e inversión ra- Si hay pasaje de la historia pin- y Documents
neo-vanguardista de des-mate- dical nos remiten a su núcleo tado en gris sobre fondo gris, es
rialización de la obra de arte y teórico y la posibilidad de des- éste. Hombres y acontecimientos Dawn Ades
la consecuente formalización y dibujar los límites, tanto reales aparecen como un Schle­mihls a y Fiona Bradley Pág. 82
reducción de las prácticas con- como poéticos de su fenomeno- la inversa, como sombras que
ceptuales. Nos hemos dado a la logía —es decir, de su experien- han perdido a sus cuerpos. La El problema
tarea de excavar un archivo alter­ cia en tanto ficción teórica y misma revolución paraliza a del fetiche I
no de estrategias poéticas, teó- ficción estética dentro del arte sus propios portadores y sólo
ricas y políticas, las cuales, en un y dentro del capitalismo. dota de violencia pasional a sus William Pietz Pág. 86
doble movimiento, recuperan la La muestra Fetiches críticos. adversarios. Y cuando, por fin,
ambivalencia y complejidad de Residuos de la economía gene- aparece el “espectro rojo”, cons- Comunicación:
la categoría del fetiche como ral agrupa obras y proyectos de tantemente evocado y conjurado Hacia una
centro de la teorización crítica más de una veintena de artistas por los contrarrevolucionarios,
de la sociedad mercantil, al que de modo puntual, diverso no aparece tocado con el gorro arquitectura.
mismo tiempo que ponen énfa- y tentativo elaboran la inves- frigio de la anarquía, sino vis- Anamorfismo
sis en el hecho de que la noción tigación poética de economías tiendo el uniforme del orden,
misma emerge como concepto fundadas en la heterogeneidad, con zaragüelles rojos. postindustrial.
clave de la relación entre pensa-
miento ilustrado y colonialismo.
tanto de intercambios como de
Pág. 3
Après Salvador Dalí
Pág. 95
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 2
Esta exposición ha sido Exposición Traducción al inglés (Georges Bataille y Documents).
organizada por la Vicepresi- Christopher Fraga Publicado en Undercover
dencia, Consejería de Cultura y Fetiches críticos. Residuos de Lorna Scott Fox Surrealism, Cambridge-
Deporte y Portavocía del la economía general Londres, The mit Press-
Gobierno, Dirección General de CA2M Centro de Arte Dos de Mayo Revisión y corrección Hayward Gallery
Archivos, Museos y Bibliotecas 26 de mayo al 29 de agosto de textos D.R. © 2010 Julie Bataille,
de la Comunidad de Madrid de 2010 Ekaterina Álvarez por L’Amerique disparue
Jaime Soler Frost (América desparecida)
Vicepresidente, Consejero Comisariada por de Georges Bataille
de Cultura y Deporte y El Espectro Rojo (a través de Supervisión y producción D.R © 2008 Francesco Pellizzi,
portavoz del Gobierno su Comisariado Popular de S consultores en diseño S.C. por Pastures of the Under-
Ignacio González González Ilustración Pública: Mariana ground (Pastizales del
Botey, Helena Chávez Mac Impresión inframundo)
Viceconsejera de Cultura Gregor y Cuauhtémoc Medina) Cobrhi S.L. Grupo Arvato D.R. © Res: Anthropology and
Concha Guerra Martínez espectrorojo@gmail.com Print Ibérica Aesthetics, Harvard Universi-
www.espectrorojo.com ty Press, núm. 9, por The
Directora General de Archi- Esta publicación se hizo en Problem of the Fetish, I (El
vos, Museos y Bibliotecas Asistente curatorial conjunto con la exposición problema del fetiche, I), de
Isabel Rosell Volart Ángela Cuahutle Navarro Fetiches críticos. Residuos de William Pietz
la economía general, exhibida
Subdirector General Diseño de gráficos e en el CA2M Centro de Arte Dos D.R. © de los textos,
de Museos identidad de exhibición de Mayo de la Comunidad de sus autores
Andrés Carretero Pérez S consultores en diseño S.C., Madrid, 2010 Las imágenes de las obras
México publicadas en este número son
Asesor de Artes Plásticas www.ese.com.mx Compilación (incluyendo la cortesía de los artistas a menos
Carlos Urroz Arancibia selección, posicionamiento y que se indique lo contrario
Coordinación editorial orden de los textos y las D.R. © de las imágenes,
Jefe de Prensa de Cultura Ekaterina Álvarez Romero imágenes) sus autores
Pablo Muñoz Primera edición 2010
Artistas participantes D.R. © CA2M Centro de Arte Depósito legal:
Equipo de Prensa de Cultura A Kassen, Maria Thereza Dos de Mayo. Comunidad
Lara Sánchez Alves, Francis Alÿs, Martí de Madrid Todos los derechos reservados.
Milagros Gosálvez Anson, Karmelo Bermejo, D.R. © El Espectro Rojo Esta publicación no puede ser
Timanfaya Custodio Mariana Botey-Cuauhtémoc fotocopiada ni reproducida
Medina, Miguel Calderón, D.R. © 2006 Dawn Ades y total o parcialmente por ningún
Duncan Campbell, Jake & Fiona Bradley, por “Georges medio o método sin la autoriza-
CA2M CENTRO DE ARTE Dinos Chapman, Andrea Bataille and Documents” ción por escrito de los editores.
DOS DE MAYO Fraser, Fran Ilich, Fritzia

Director
Ferran Barenblit
Irizar, Jota Izquierdo (en
colaboración con Abel Carran-
za), Roberto Jacoby-Fernanda
Fetiches críticos
AGRADECIMIENTOS
Laguna, Alfredo Jaar, Magda-
Colección lena Jitrik, Teresa Margolles,
Asunción Lizarazu de Mesa M & X, Raqs Media Collective,
María Eugenia Arias Estévez Vicente Razo, Gustavo Roma-
Carmen Fernández Fernández no, Bea Schlingelhoff, Guiller- El Espectro Rojo desea expresar de Alba; Yassir Zárate Méndez,
María Eugenia Blázquez mo Santamarina, Santiago su agradecimiento a las perso- ex-encargado de vinculación
Rodríguez Sierra, Judi Werthein y nas e instituciones que, de una del Museo de Arte de Tlaxcala,
Federico Zukerfeld u otra manera, hicieron posible Laura de la Colina, Embajada
Producción este proyecto en sus diversas de Dinamarca en Madrid.
Ignacio Macua Roy fases y encarnaciones Biblioteca Social Reconstruir;
Casilda Ybarra Satrústegui EL ESPECTRO ROJO A todos los artistas que for- Preiswert; revista des-bordes, Red
Laura Arroyo Fernández Publicación de agitación man parte de esta exposición. de Conceptualismos del Sur; Pa-
e ilustración A quienes, de diversas formas, tronato de Arte Contemporáneo,
Difusión contribuyeron con sus gestiones pac México; Maisterravalbuena
Mara Canela Fraile www.espectrorojo.com y ayuda a este proyecto: Dawn Galería, Madrid; Prometeoga-
Laura Hurtado Ades; Julie Bataille; Bruce High llery di Ida Pisani, Milán; Galería
Isabel García Gil Edición de este número 1 Quality Foundation; Irene Bra- Oliva Arauna, Madrid; Kasey Ka-
de El Espectro Rojo dbury, White Cube; Manuel plan, Nueva York; hotel, Londres;
Educación y Actividades Ekaterina Álvarez Romero Calvo Rojas; Jorge Camacho; Galería Toni Tàpies, Barcelona; it
Públicas Cuauhtémoc Medina Víctor Hugo Chacón Ferrey; (Imprenta de los Trópicos); Peter
Pablo Martínez Claire Fontaine; Pilar García, Kilchmann Galerie, Zúrich; Sales
Carlos Granados del Valle Diseño editorial curare, México; Jan Hendrix; del Centro.
Victoria Gil-Delgado Armada S consultores en diseño S.C., Helena Hernández, ex-directora A las instituciones donde
María Eguizabal Elías México del Museo de Arte de Tlaxcala; usualmente laboran los comi-
www.ese.com.mx Cristina Faesler, Museo de la sarios, por autorizar su partici-
Gestión y Administración Ciudad de México; Christiane pación: cenidiap-inba (Mariana
Mar Gómez Hervás El Teatro Sincrético-Esotérico Hajj, Fundación del Centro His- Botey); Museo Universitario Arte
Olvido Martín López que sirve de emblema a este tórico de la Ciudad de México Contemporáneo, muac , unam
Sonsoles Rubíes impreso es obra del plagiaris- y Casa Vecina; Gabriel Hörner, (Helena Chávez Mac Gregor);
mo múltiple de S, a partir de Museo de la Ciudad de Queré- e Instituto de Investigaciones
Mediateca la efigie de El Espectro Rojo taro; Brian Jungen; Juan Pablo Estéticas, unam (Cuauhtémoc
Beatriz García Rodríguez originalmente diseñada por Macías; Inti Muñoz, Fideico- Medina).
Vicente Razo miso del Centro Histórico de la A los participantes del grupo
Av. Constitución 23 Ciudad de México; Francesco Zonas de Disturbio, y al Santo
28931 Móstoles, Madrid Traducción al español Pellizzi, Res: Journal of Anthro- Niño Cieguito de las Capuchi-
+34 91 276 02 13 Manuel Hernández pology and Aesthetics, Harvard nas, Puebla, patrono de críti-
www.ca2m.org Jaime Soler Frost University Press; Juan de Dios cos, curadores e historiadores
Ramírez Heredia; Pablo Torre del arte radical.
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 3

Volante repartido en la ciudad de México, 2009


Continúa de la página 1 rescatar el poder de contagio murs. V, 1, 1. La Charybde du
procesos productivos fundados y diseminación del objeto-feti- faubourg Saint-Antoine et la
en una lógica de pérdida, gasto che del arte contemporáneo. La Scylla du faubourg du Temple»:
o dilapidación. Esas obras, que exhibición crea así una cons- «A un quart de lieue de là, de
apelan a una aparente “irra- telación de objetos artísticos l’angle de la rue Vieille-du-Tem-
cionalidad” económica, se ver- que desplazan y descentran la ple […] se dressait ce barrage qui
tebran con el cuestionamiento razón y el cálculo como esque- faisait de la rue un cul-de-sac;
de las relaciones entre deseo y ma dominante de pensamiento mur immobile et tranquille; on
producción, y la puesta en cues- sobre la economía, con la espe- n’y voyait personne, on n’y
tión de las nociones convenidas ranza de generar una experien- entendait rien; pas un cri, pas un
de “desarrollo”, “subdesarrollo” cia política inédita. bruit, pas un souffle. Un
y “eficiencia”. En oposición a la Seguimos la intuición de que sépulcre. […] On sentait que le
lectura de un capitalismo en cri- un fetichismo crítico sería aquel chef de cette barricade était un
sis, los artistas y las reflexiones que entiende su compulsión como géomètre ou un spectre. […] La
de nuestra antología presentan una perversión de lo heterogé- barricade Saint-Antoine était le
y ponen en escena la alegoría de neo que se enquista al interrum- tumulte des tonnerres; la
un capitalismo salvaje y primi- pir los circuitos de transposición barricade du Temple était le
tivo que implota y se desquicia simbólica. Tal operación busca silence. Il y avait entre ces deux
en su afán por adecuar deseo interceptar y trabar, haciendo redoutes la différence du
y objeto: siguiendo la lectura metástasis, el funcionamiento formidable au sinistre. L’une
alegórica, el inevitable des- de "lo económico". semblait une gueule; l’autre un
bordamiento del objeto por el masque.»
deseo escaparía de todo cálcu- Atentamente,
lo y toda transposición simbó-
lica. Las operaciones trazadas
aquí diagraman una zona resi-
dual y en disturbio, donde una
“otra economía” pareciera trans-
Isabel Rosell Volart
Directora General de Archivos, Museos y Bibliotecas. Comunidad de Madrid
formarse y manifestarse como

PRESENTACIÓN
emergente y potencialmente pe-
ligrosa para el sistema.
En abierta discrepancia con
el carácter melancólico de la re-
flexión contemporánea, Fetiches
críticos busca exponer el modo Supone una gran satisfacción Fetiches críticos representa
en que una diversidad de inter- para la Comunidad de Madrid, un paso más en las líneas de in-
venciones artísticas recientes ha presentar la exposición Fetiches vestigación del CA2M, al presen-
invocado una constante trasgre- críticos. Residuos de la econo- tar un proyecto con un discurso
sión política y estética, donde mía general que el CA2M Centro sólido y que responde a un cui-
la noción de fetiche manipula El Comisariado de Ilustración de Arte Dos de Mayo muestra a dado proceso de análisis de los
y trastoca las ficciones de uti- Pública de El Espectro Rojo, lo largo del verano de 2010. En diferentes proyectos artísticos
lidad, intercambio equivalente ciudad de México. el segundo aniversario del Cen- que conforman la muestra. Para
y racionalidad de inversión. To- tro, su programación continúa ello, ha contado con el intenso
das las intervenciones y obras Declaración: avanzando y profundizando a trabajo de sus tres comisarios,
compiladas en Fetiches críticos El Espectro Rojo retoma y cita través de sus proyectos en las que, bajo el nombre colectivo de
exploran el abigarrado y com- una figura del Dieciocho Bruma- interacciones del arte con otros El Espectro Rojo, han puesto en
plejo sistema económico del ca- rio de Karl Marx (1852) que apela fenómenos de la sociedad ac- marcha este proyecto: Mariana
pitalismo, en el norte como en a la condición fantasmal de la tual. Si en ocasiones anteriores, Botey, Helena Chávez y Cuauhte-
el sur, como un sistema abierto revolución, la cual pareciera los hilos conductores de las ex- moc Medina.La gran solidez de
a fracturas y paradojas que el prevalecer desde entonces como posiciones nos propusieron la su propuesta y su posterior de-
arte aprovecha en la búsqueda dispositivo central a las operacio- reflexión acerca del papel del sarrollo en las siguientes fases
poética de formas de disidencia nes del terror hegemónico del automóvil en la cultura contem- de este proyecto, que tendrán
práctica e intelectual. capital. Pero también —aunque poránea o la relación entre la lugar en México, son un motivo
Inspirado en gran medida de manera un tanto más opaca— contracultura musical y artís- de gran satisfacción para todos
por la intuición de Georges Ba- El Espectro Rojo recita a Victor tica, en este caso es la economía nosotros. Mi más sincero agra-
taille de una “economía gene- Hugo y nos recuerda la evidente- el núcleo central de la muestra decimiento por todo su trabajo.
ral”, tal como fue inaugurada mente continua condición que ahora presentamos. Otro de los aspectos desta-
por los textos “La noción del fantasmal de la justicia y la La actual crisis económica ha cables de esta exposición es el
gasto” (1933) y posteriormente violencia: “A un cuarto de legua alcanzado al conjunto de la es- elevado número de nuevas obras
desarrollado en La parte mal- de allí, de la esquina de la rue tructura productiva y social de que han sido producidas para
dita (1950), tanto como por la Vieille-du-Temple […] se alzaba nuestro país. En este contexto, esta muestra. Para la Comuni-
reflexión sobre la noción del esta barrera, que hacía de la calle los comisarios de la exposición dad de Madrid, la construcción
fetiche de autores como Wi- un callejón sin salida; un muro nos proponen una reflexión pro- de la cultura contemporánea re­
lliam Pietz y Marx mismo, Fe- inamovible y quedo, donde no se funda sobre el sentido mismo de quiere de la colaboración entre
tiches críticos busca rebasar veía a nadie, ni se escuchaba nuestro sistema económico. A creadores e instituciones, po­
la descripción miserabilista de nada, ni un grito, ni un ruido, ni través del trabajo de una veinte- nien­do como prioridad la puesta
los efectos de la crisis del capi- la respiración. Un sepulcro. […] na de artistas de todo el mundo, en marcha de nuevos trabajos.
talismo, para exponer el modo Uno sentía que el jefe de la se analiza el funcionamiento y Quiero expresar también mi
en que el trabajo artístico invo- barricada era un geómetra o un la validez del concepto de racio- gratitud hacia todos aquellos
ca momentos de anti-produc- espectro […] La barricada St. nalidad aplicado a los intercam- que han hecho posible esta
ción, desactiva los mitos del Antoine era un tumulto de bios económicos. El trabajo de expo­sición, y en especial a los ar-
desarrollo y pone en operación truenos; la barricada del Temple muchos de estos artistas podrá tistas participantes cuya impli-
al objeto artístico como objeto era el silencio. Entre estos dos sorprender, al proponer estrate- cación y dedicación al proyecto
de deseo y subversión. En este reductos había la diferencia entre gias que se saltan las reglas más ha sido extraordinaria y particu-
sentido, la muestra toma pos- lo tremendo y lo siniestro. Uno fundamentales de la lógica uti- larmente enriquecedora para el
tura contra la identificación parecía una boca; el otro, una litarista para generar propues- Centro y, naturalmente, para to-
de desmaterialización y des- máscara.” Victor Hugo, Les tas que, de la mano del lenguaje dos sus visitantes.
fetichización, como operación Misérables, «Partie 5. Jean Valjean. propio del arte, nos confrontan
crítica dominante, a favor de Livre 1. La Guerre entre quatre a realidades inesperadas.
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 4

Francesco Pellizzi y esclarecedores sean), a dife-


rencia de aquellas máscaras
de danza extravagantemente

Pastizales del
monstruosas, asombrosamente
trascendentes, cuya inocuidad
era sólo descubierta, aprendi-
da y conquistada soportando la
prueba del miedo.
Hemos andado el ciclo com-

inframundo
pleto, desde la claustrofobia
infestada de espíritus (y trans­
formadora de espíritus) de la
choza de iniciación primitiva a
la desolada agorafobia de las
ajetreadas instalaciones urba-
nas y la afasia de los muros de
Este texto, escrito a propósito de las consecuencias de doble filo ya no metafísica) —presagiada graffiti. Estamos de nuevo en
la instalación Beyond Pastoral (en a la luz del día de aquella visita por Julio Verne— y sólo es ac- un medioevo de conceptos e
Exit Art, Nueva York, 2008) del co- hipogea. En nuestra era de im- cesible mediante el control y la ilustraciones (neo-iluminadores),
lectivo artístico Bruce High Quality portación al por mayor de maíz manipulación de información transiciones y transmutacio-
Foundation, fue publicado origi- homogeneizado, aún pudiera Él técnica privilegiada (una paro- nes, clerici vagantes (o “jet-pro-
nalmente bajo el seudónimo de estar allá abajo (nadie lo sabe de dia del conocimiento esotérico letariat”, como alguno de ellos
Z.L., en el libro que acompañó la cierto) y, si es así, ha de sentirse arcaico), en la que las cosas-de- se catalogó a sí mismo) y caba-
exposición retrospectiva de BHQF
bastante solo sobre un montón abajo han sido despojadas de su lleros andantes corporativos (a
en la Susan Inglett Gallery, Nueva
York, en mayo de 2008. (The Bruce de riquezas ya sin valor. Hoy valor intrínseco y han adquiri- nivel global), reflectores y cace-
High Quality Foundation & Other por hoy, la gente viaja en bus- do en cambio un valor virtual y rías de brujas, terror reconfor-
Ideas, Brooklyn, NY. The Bruce High ca de riqueza o por superviven- abstracto (monetario). tante y horror museo-gráfico,
Quality Foundation University cia, al lejano norte, donde el sol Este excedente de abstra­ cruzadas y cartas de crédito, deu­
Press, 2008, pp. 149-151). asciende más bajo en el hori- cción es también inherente a das inconmensurables y ri-
zonte la mitad del año, a veces la naturaleza y el estatus del queza invisible, regionalismo y
Érase una vez, en las montañas también para ya no regresar objeto artístico moderno —ya universalidad.
de Chiapas, el señor de la tierra. jamás. Un mundo de altibajos, no más un fetiche pues está ¿Podemos esperar que, de
En ocasiones, la gente se atre- de ascender y descender por desprovisto de cualquier po- todo esto, surja un nuevo Re-
vía a visitarlo en las entrañas las cimas arriba y los abismos der intrínseco, es decir, de la nacimiento (post-pastoral)? Se-
de la tierra, penetrando en la abajo, de trance y osadas zam- capacidad de asustar, pace a ría el tercero para nosotros, en
oscuridad por cavernas remo- bullidas en las profundidades todas las vanguardias y sus Occidente —tras aquel del pa-
tas y dedicándole ofrendas y de las montañas (y del cora- hazañas épatantes (puros fias- leolítico cavernícola, el de los
sacrificios. Era inmensamente zón), se ha vuelto para ellos en cos, no importa cuán enérgicos mármoles sonrientes confinados
rico, el dueño de los metales pre- plano, errante y de exilio, de
ciosos y el dador de la bonanza cercanía temporal y lejanía ho-
agrícola (el agua, como nubes, rizontal sin límite: el mundo de
lluvia y manantiales —y tam- la comunicación virtual a larga
bién como trueno y rayo—, ve- distancia. Pero es un mundo,
nía de las montañas). La gente aunque bastante más allá de
falsa en busca de poderes so- lo pastoral, todavía alimenta-
brehumanos llegaría al extremo do desde abajo con minerales
de venderle las almas de otros (a un costo humano y natural
—incluso a veces las de parien- astronómico), y el viejo Madre/
tes cercanos— a cambio de sus Padre de la Riqueza hipogeo es
favores. Aun en la época post- ahora pinchado para que los
colonial, siguió siendo, después revele y los libere con instru-
de todo, el Yahval Balamil, el an- mentos sensibles que indican
tiguo Señor del Inframundo, y las ondas eléctricas (como pe-
uno de los árbitros de la vida queños rayos volteados al re-
y la muerte. vés) y taladros impertinentes.
El viaje hacia Él era peligro- De modo que la riqueza de la
so, y las ofrendas no garanti- tierra ha adquirido una nue-
zaban ni el retorno a salvo, ni va lejanía mecánica (si bien

The Bruce High Quality Foundation, Beyond Pastoral, 2007


EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 5
a los templos del siglo v a.C.,
y aquel que inventamos para
ennoblecer el pedigrí de nues-
Dawn Ades y el significado del sacrificio
fue una obsesión que Bataille
exploró más tarde en textos

Bataille,
tra modernidad. Pero antes pa- como “Sacrificios” y “La noción
recería que el autor —aquel que de gasto”, y en su revista Acépha-
alguna vez entró a la cueva, al le, como una necesidad humana
templo, la capilla o el palacio, básica, como el fetichismo, que

Documents
y entonces se retiró a la sordidez era irreducible a las nociones
del taller (esta contraparte del de utilidad productiva. Docu-
asfixiante salón)— está desti- ments no sólo presentó los
nado a desaparecer una vez ejemplos antiguos o distantes

y la idea de
más, en esta ocasión bajo una estudiados por los antropólogos,
oleada de colectividad de juego, sino también expresiones con-
y un anonimato pastoral nada temporáneas del arte y la cultu-
avergonzado. ra populares que atestiguan su

sacrificio
• supervivencia y distorsión en la
En 1975, en Sesto San Giovanni modernidad, ya sea en forma de
(Milán), Gordon Matta-Clark, supersticiones regresivas, como
después de hablar con un en Lo viejo y lo nuevo / La línea
grupo de simpatizantes de la general de Eisenstein, o disfra-
Lotta Continua que habían Identificar y explicar una ‘teo- reunió una extraordinaria gama zadas, como en las ofrendas a las
ocupado una fábrica abando- ría general del sacrificio’ había de materiales, arte y artefactos de deidades de oropel de Hollywood
nada, dibujó hoces y martillos sido una de las metas de la an- todo continente, de muchas cul- que Bataille describió en “Les
en sus cuadernos, así como tropología, la etnografía y la turas y de toda época, desde el lieux de pèlerinage: Hollywood”
matrices para futuras inter- sociología desde finales del si- neolítico hasta el presente, y (Centros de peregrinación, Docu-
venciones anarqui-tectónicas. glo xix. En las páginas de la re- escribió sobre ellos en térmi- ments 5, 1929). “L’Amérique dis-
Poco después, Andy Warhol vista Documents (1929-30), nos que trastornaron violenta- parue” (América desaparecida),
produjo su propia serie de la Georges Bataille, junto con es- mente el sobrio discurso de el primer ensayo en el que su
hoz y el martillo, en la que a critores e intelectuales como estas ciencias sociales relati- profunda relación con lo que
veces el vínculo entre los sím- Michel Leiris y Robert Desnos, vamente nuevas. La naturaleza más tarde llamó “la función
bolos del “trabajo-liberador” se
desvanecen y se vuelven casi

Documents, 1930, núm. 4


irreconocibles —como flores
más que marchitas. Warhol co-
noció entonces a Joseph Beuys
en Europa y lo retrató con pol-
vo de diamante. Media década
después —cuando su fortuna
alcanzó el cielo y poco antes de
que partiera hacia pastos más
verdes—, Warhol se retrató con
su pelo-peluca de punta, como
si acabara de ver al mismísimo
fantasma del Señor de la Tierra
al mirarse en su propio espejo.
Entonces, un año después del
deceso de Warhol y poco antes
del suyo propio, un afligido
Jean-Michel Basquiat se re-
presentó como algún avatar de
El jinete polaco de Rembrandt,
cruzando las tierras yermas de
un uniforme campo metálico
(plata) como un transparente
Cíclope rojo sobre un caballo
blanco óseo (titulando su pin-
tura Cabalgando con la muer-
te). En el otro extremo de este
relato trasatlántico —antes
de que Tiziano aludiera atroz-
mente a su condición y trági-
co orgullo de artista viejo en
El castigo de Marsias, de Pra-
ga—, Michelangelo Buona-
rroti, también bastante rico
(y notablemente tacaño) para
un artista de su época, ya ha-
bía mirado en el ojo vacío del
Inframundo cuando colgó su
propio pellejo sin cuerpo, a
manera del mártir San Bar-
tolomé, justo en el medio del
más rico de los encargos pa-
pales: el Juicio Final en la Ca-
pilla Sixtina.

Traducción de Jaime Soler Frost.


EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 6
insubordinada del gasto libre” Alfred Métraux, “Ce qui reste mutilación sacrificial y la oreja preceden a mecanismos religio-
tiñe su análisis del sacrificio, des grandes civilisations de cortada de Vincent van Gogh”, sos aceptados como la propicia-
fue publicado un año antes del l’Amérique”. Métraux evita abor- más que el de Roger Hervé “Sa- ción y el intercambio. De hecho,
inicio de Documents, en L’art dar las espectaculares y sensa- crifices humains du Centre- vista desde esta perspectiva, la
précolombien, un número espe- cionales prácticas de una Amérique” (Documents 4, 1930). yuxtaposición radical en Docu-
cial de los Cahiers de la repu- “civilización perdida” y se enfoca Este último desecha las exage- ments de cultura popular, re-
blique des lettres, des sciences en una investigación más mo- radas descripciones de los sa- vistas de misterio, máscaras
et des arts. Su opinión de que el derna sobre sus restos materia- crificios humanos que hicieran primitivas, etcétera, está menos
sacrificio en la sociedad azteca les y literarios, debate los logros los españoles del siglo xvi, y los relacionada con exponer la pér-
estaba acompañado por expre- intelectuales de los códices y relaciona, en la línea de las teo- dida de una dimensión religiosa
siones de alegría y que la muer- evalúa la supervivencia contem- rías contemporáneas del sacri- en la vida moderna, con el vacío
te era la fuente del humor negro poránea de lenguas y creencias ficio en las sociedades “arcaicas", del cielo, que, en reciprocidad,
se basaba en la intensa conjun- independientes (“Les vieilles ra- con la idea generalizada del in- con la evidencia de que las socie­
ción de celebración florida y ces ne sont pas mortes…”). En tercambio recíproco entre los dades aparentemente dominadas
violencia en las descripciones términos etnográficos, la obse- dioses y el hombre, el don de por dioses, temerosas de lo sa-
y representaciones aztecas de sión de Bataille con el sacrificio sangre a cambio de la fertilidad grado, eran impulsadas funda-
la extracción del corazón, que parece anticuada, pero eviden- y de la continuidad de las esta- mentalmente por acciones que
encontró eco en su propia per- temente está más relacionada ciones. Para Bataille, el interés ponían énfasis en el enigma de
cepción de la combinación de con su continuo interés por los del sacrificio y de la “mutilación la existencia humana y en su in-
liberación y horror en el acto del impulsos humanos expresados sacrificial”, como la oreja cortada eludible fragilidad corporal.
sacrificio, por más mediado o en los actos sacrificiales que con de van Gogh y otros ejemplos de
trunco que esté en el mundo sin un interés por las civilizaciones automutilación a lo largo de los Traducción de Jaime Soler Frost.
dioses contemporáneo. El ensa- precolombinas per se. El verda- siglos, reside en su lacerante
yo de Bataille desentona nota- dero sucesor de “L’Amérique dis- evidencia, incluso si hoy la con-
blemente con la colaboración a parue” es su ensayo en el último sideramos patológica, de las
los Cahiers del joven etnógrafo número de Documents, “La necesidades psicológicas que
Documents, 1930, núm. 4
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 7

Documents, 1930, núm. 4


EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 8

Cuauhtémoc Medina y Mariana Botey En cada una de sus variopin­


tas materializaciones y teori-

En defensa
zaciones, fetiche es el concepto
objeto-concepto excesivo y el
fragmento hiperbólico que ca-
racteriza (en la excepcionalidad
constitutiva de lo “paradig­
mático” 4 ) la epistemología
deseante del sujeto contempo-

del fetiche
ráneo. En consecuencia, si el
“arte” (o lo que ocupa su sitio)
apela al fetiche como disposi-
tivo crítico, es porque es facti-
ble al sujeto caer poseso ante
toda la gama de señuelos e in-
tervenciones de lo que André
Breton designó como “deseos
solidificados”.5
Los autores desean señalar que
gran parte de la elaboración de este 2. Cuando el ídolo se vuelve
trabajo se dio al impartir el semina- obsoleto
rio “Zonas de disturbio”, un proyec- La naturalidad, vaguedad e irre-
to conjunto del posgrado de Historia frenable abuso6 que el concep-
del Arte de la Facultad de Filosofía to del fetiche tiene en los más
y Letras, y del programa “Campus diversos ámbitos poseen una
expandido” del Museo Universitario relación directa con la forma
de Arte Contemporáneo (muac) de la en que la mitología de la ra-
Universidad Nacional Autónoma de cionalidad occidental depende
México (unam), 2009. siempre, aunque sea de forma
residual, escamoteada e incons-
La masa de la humanidad ciente, de reproducirse en la
ha dado su acuerdo a la obra representación de la “irraciona-
industrial, y lo que pretende lidad” de todo lo heterogéneo: el
subsistir junto a ella tiene el salvaje en primer lugar, el per-
aspecto de un soberano de- verso sexual y consumista, y
puesto. Está claro que la masa finalmente el practicante y ac-
de la humanidad tiene razón: tivador de “lo poético”.
comparado con el desarrollo Desde su germen en las in-
industrial, el resto es insigni- teracciones paradójicas entre
ficante. Esa masa, sin duda, materiales, a partir de códigos Fetiche es un concepto gozne mercaderes, teólogos y filóso-
se ha dejado reducir al orden heterogéneos e irreducibles. En que aparece cada que se necesita fos “ilustrados” de las metró-
de las cosas. Pero esta reduc- buena medida, podríamos afir- referir a la vez la imposibilidad polis coloniales europeas con
ción generalizada, ese perfec- mar que el fetiche es el sitio de y obligatoriedad de estabilizar los traficantes y soberanos del
to cumplimiento de la cosa, es la cognición imperfecta y espu- necesidad y producción, utili- África occidental de los siglos
la condición necesaria para la ria, cifrada en una centenaria dad y demanda, racionalidad y xvi al xviii, el término fetiche
posición consciente y entera- teología subvertida, que acom- valor, sentido y materia. Es el
mente desarrollada del pro- paña la inestabilidad de los nombre de la supuesta generali- perspectiva, el habernos llamado
blema de la reducción del conceptos del valor sexual, eco- dad que establece la equivalen- la atención sobre este pasaje.
hombre a la cosa. Solamente nómico y estético, que precipitó cia y del objeto transvalorado Véase: William Pietz, “Fetishism
en un mundo en el que la cosa la violenta interacción de econo- que la subvierte. Por ello, pre- and Materialism: The Limits of
lo ha reducido todo, en el que mías y epistemologías desigua- tendemos aquí defender el feti- Theory in Marx”, en: Emily Ap-
lo que antaño le fue opuesto, les que sigue siendo decisiva en che, con toda su opacidad, como ter y William Pietz, Fetishisms
revela la miseria de las posi- todas y cada una de las fases un punto ciego necesario donde Cultural Discourse, Ithaca y Lon-
ciones equívocas —y de los de la economía-mundo del ca- se juega lo que con agudeza ya dres: Cornell University Press,
inevitables deslizamientos—, pitalismo en los últimos cinco en 1842 Karl Marx designaba 1993, pp. 133-134.
4
la intimidad puede afirmar- siglos.2 como “la religión del apetito de “Paradigma en el sentido eti-
se sin mayor compromiso que los sentidos”, que aunque ori- mológico: lo que ‘se muestra a
la cosa.1 2
En ese sentido, es por demás no- ginalmente proyectada desde un lado’…” (Giorgio Agamben,
table el uso que Michael T. Taussig la proto-etnología del comercio Homo Sacer, Valencia: Pre-Textos,
hizo del concepto del fetichismo al colonial, se desenvuelve conti- 1998, p. 38).
1. Concepto-reflejo 5
Pocos conceptos acechan tan explorar la figura de lo diabólico nuamente en el culto cotidiano Andre Bretón, “Crisis del objeto”
incansablemente al pensamien- en las reacciones del campesinado de los modernos y moderniza- (1936), en: Antología (1913-1966),
to moderno como el fetiche. Y en Sudamérica, cuando las comu- dos, quienes (más que el salva- sel. y pról. de Marguerite Bonnet,
no sin motivo: quizá ninguno nidades indígenas se ven envuel- je) son los que operan como si trad. de Tomás Segovia, México:
tas en la aparición de relaciones Siglo XXI Editores, 1973, p. 116.
anude tan apretadamente la “una ‘cosa inanimada’ abando-
relación entre pensamiento salariales y, como “proletarios nara su carácter natural para
6
Un ejemplo reciente del fango
neófitos”, requieren de elaborar los de laxitud que el término ha
crítico, las economías moder- cambios profundos de sus condi-
acceder a sus apetitos.”3
nas del deseo y el entramado adquirido en la cultura popu-
ciones de vida, “con todo su alboro- lar se encuentra en el uso que
de la condición postcolonial, to dialéctico de verdad y de ser” trad. de Juan José Utrilla, México:
el presentador de televisión y
que este concepto-metáfora- producto de su ingreso en la lógica Nueva Imagen, 1993, pp. 35, 36, 40.
novelista venezolano Boris Iza-
relato trazado en el espacio de la economía mercantil. Enton-
3
Karl Marx, “El Editorial del guirre le dio en la exploración
de transacciones y deseos que ces, a decir de Taussig, las “inter- número 179 de la ‘Gaceta de de sus indulgencias mediáticas
operan en relación con objetos pretaciones místicas” y de fantasía Colonia’” (1842), en: Carlos Marx, y obsesiones superficiales, que
de esas sociedades se exacerban, Escritos de juventud, trad. de van de los bigotes del nada-
1
Georges Bataille, Teoría de la pues “la magia de la producción Wenceslao Roces, México, Fondo dor olímpico Mark Spitz a la
religión, texto establecido por y la producción de la magia son de Cultura Económica, 1982, p. simulación de nostalgia por el
Thadée Klossowski, trad. de Fer- inseparables”. Véase: Michael T. 224. Debemos a William Pietz, enemigo comunista (véase:
nando Savater, Madrid: Taurus, Taussig, El diablo y el fetichismo de como en muchos otros puntos de Boris Izaguirre, Fetiche, Madrid:
1991, pp. 97-98. la mercancía en Sudamérica, este artículo y nuestra Espasa, 2003).
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 9
es la sombra que a la vez aloja Como William Pietz ha demos- la palabra portuguesa feitiço interpretación “universal” de
y aleja la autorrepresentación trado concienzudamente, la no- dejó de referir al facticius o “ar- orden mitológico o alegórico.14
de “lo moderno”. Es necesaria ción de fetiche aparece una vez tefacto” de hechicería medieval, De Brosses proyectó la idea de
una cierta arqueología del feti- (y cada vez) que el pensamien- para construir una nueva teo- una religión primitiva deriva-
che como categoría neocolonial to ilustrado requiere rebasar la ría materialista de la religión da de la mera correlación entre
del capitalismo para hacer pal- temática del “ídolo”, como per- primitiva centrada en la supo- materia y deseo, objeto y anto-
pable su condición de ficción versión de la “representación” y sición de que los africanos es- jo, que partía de experiencias
teórica que abarca la zona de “lo religioso”, para elaborar una taban afligidos de una fijación personales y singulares, que
disturbio donde se encuentran psicología de la economía del caprichosa y sensual hacia ob- derivaban en un orden sagrado
las economías de lo heterogé- salvaje. Si el concepto moderno jetos que prácticamente divini- carente de toda lógica. Lo ra-
neo, perverso e inconmensura- del fetiche se diferencia del con- zaban al cruzarse con ellos en dical de esa interpretación fue
ble. Es sólo mediante ese rodeo cepto de la idolatría como reli- el camino,12 de un modo no del su matriz económica y colonial:
que es posible activar su poder gión deformada por el demonio, todo ajeno a la explicación de interpretaba territorios de in-
como escollo a la ilusión de fi- tal como tuvo aplicación sobre Sigmund Freud del fetichismo tercambios que conectaban con
jar las transacciones y apetitos todo en la colonización del Nue- como “sustituto inapropiado toda violencia y despojo, nocio-
en necesidades naturales y ra- vo Mundo,9 es porque es una ca- del objeto sexual” elegido por nes de valor y deseo, y sistemas
cionalidades universales, cuan- tegoría derivada de los relatos “una impresión sexual recibi- sociales incomparables en tor-
do están siempre habitados de de los mercaderes del siglo xvii da casi siempre en la primera no a la transacción de objetos.
traslapes entre polos incon- y xviii en África que entablan infancia”.13 Para el momento en Los elementos heterogéneos
mensurables. transacciones económicas y que hacia 1760 el philo­sophe involucrados en esos intercam-
En primer término, hay que culturales con sociedades que francés Charles de Brosses bios no eran, sin embargo, úni-
considerar el concepto-metá- habían resultado previamente acuñó el término “fetichismo”, camente de orden material: eran
fora del fetiche como un con- ilegibles tanto a los cristianos la categoría aparece claramen- la construcción de una econo-
cepto transcultural, y no como como a los árabes, al punto de te formada para distinguir el mía por encima de cualquier
una categoría interna a ningún parecerles carentes de institu- culto de los “negros de África” economía del contrato. De ahí
orden institucional, cultural o ciones legales, religiosas y de hacia animales y cosas inani- que, no obstante su origen etno-
subjetivo autóctono. 7 De for- gobierno.10 Cuando a principios madas, tales como amuletos, gráficamente bastardo, el feti-
ma por demás elocuente, ésta del siglo xviii, los mercaderes oráculos y talismanes, de todo che tenga un significado crucial
es una de las categorías del como el holandés Willem Bos- otro dispositivo de culto o doc- para la construcción de un ma-
pensamiento colonial que se man intentaron dar una expli- trina que hubiera podido ser terialismo teórico. Designa (tan-
inscribe, con rasgos perfecta- cación a la falta de un principio sometido a procedimientos de to en el nivel comercial, como
mente identificables, tanto en de equivalencia en sus transac- en el sexual y estético) el lugar
el vocabulario cotidiano como ciones con las sociedades de 12
Para una detallada arqueolo- de una transacción donde dos o
“científico” que constituye a Guinea ecuatorial, no obstante gía del concepto del fetiche en más códigos de valor se enlazan
Occidente, con palabras tales que ese mercado caprichoso las interacciones transcultura- sin que haya entre ellos un ver-
como zombie, apartheid, tabú, era también el origen de sus les del África occidental, desde dadero equivalente. Es el punto
oriental o indio. Debemos a los ganancias extremas, recurrie- los argumentos de los teólogos de entronque que sutura la au-
múltiples, a la vez que frag- ron a la idea del fetiche como portugueses imbuidos de las sencia de un código general, y
mentarios, estudios críticos de objeto transaccional. Buscando nociones de idolatría y hechice- sin embargo refiere a transac-
William Pietz el haber delinea- el oro localizado en los objetos ría (facticio-feitiço) agustinianas ciones amplísimas. Es por ello
do los temas básicos recurren- de poder africanos, y preocu- del siglo xvi, hasta la emergencia que el fetiche plantea, incluso
del concepto moderno de fetiche
tes en el extenso arco semántico pados por la adulteración del entre los mercaderes y teóricos
a la fecha, la norma paradóji-
del fetiche: aparecer siempre en metal con materiales que los holandeses y franceses del siglo ca del proceso de globalización,
relación con una materialidad europeos consideraban basura, xviii, véase: William Pietz, “The
que contra la propaganda que
irreducible; designar un poder viajeros como Bosman atribu- Problem of the Fetish, ii”, art.
singular que fija la repetición yeron el comportamiento “irra- cit., pp. 23-45. El Espectro Rojo
14
Charles de Brosses, Du culte
de un evento sintetizador y or- cional” de sus contrapartes a la planea traducir este texto al es- des dieux fétiches ou para-
denador del deseo en una cosa; superstición instigada por sa- pañol en futuras entregas. llèle de l’ancienne religion de
institucionalizar en la concien- cerdotes y reyes codiciosos y 13 l’Egypte avec la religion actuelle
Sigmund Freud, Tres ensayos
cia el valor social de los objetos caprichosos, que supuestamen- de la Nigritie, 1757, pp. 10-11.
de teoría sexual (1905), en: Obras
más allá de la obsesión por bue- te ejercían un control total so- El facsimilar de este libro está
completas. Volumen 7 (1901-
nas y malas “representaciones” bre sus súbditos manipulando disponible en línea en el recurso
1905), trad. de José Luis Etche-
del platonismo y el cristianis- la credulidad en aquellos obje- “Gallica” de la Biblioteca Nacio-
verry, Buenos Aires y Madrid:
mo; y finalmente, la noción de tos ornamentales divinizados.11 nal de Francia: http://gallica.bnf.
Amorrortu Editores, 1978, p. 141.
fr/ark:/12148/bpt6k106440f.
la operación de un objeto ma- Es por ello que, en los discur-
terial como el poder que esta- sos de la “ilustración” europea,
blece las acciones de los sujetos
como cuerpos personificados. 9
Véase: Serge Gruzinski y Carmen
Todo ese complejo del concepto- Bernand, De la idolatría: Una
palabra del fetiche depende de arqueología de las ciencias reli- El Espectro Rojo
su nominación originaria en un giosas, trad. de Diana Sánchez, participa a sus colaboradores y amigos
intersticio social extremada- México, Fondo de Cultura Eco-
mente complejo: el espacio mer- nómica, 1995. la lamentable desmaterialización de
10
cantil de transvaluación y cruce Véase la coincidencia a este res-
cultural derivado del “abrupto pecto de las palabras del viajero
encuentro de mundos radical- árabe Ibn Hawqual del siglo x y
mente heterogéneos”8 en África del capitán británico Lok en el
occidental bajo la constricción
del comercio colonial.
siglo xvi, describiendo a los afri-
canos, citadas por William Pietz,
“The Problem of the Fetish, ii. The
Hélio Oiticica
7 origin of the fetish”, Res: Anthro-
William Pietz, “The Problem of
pology and Aesthetics, núm. 16,
the Fetish, I”, Res: Anthropology
primavera de 1987, pp. 36 y 42.
and Aesthetics, núm. 9, primave- 11
ra de 1985, p. 10. El lector de la Wiliam Pietz, “The Problem of
versión en español de El Espectro the Fetish, iiia. Bosman’s Guinea
Rojo encontrará en este número and the Enlightenment theory
la primera traducción de este of fetishism”, Res: Anthropology
texto al castellano en pp. 86-95. and Aesthetics, núm. 16, otoño
8 de 1988, p. 120.
Ibid., pp. 6-7.
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 10
la entiende como la generaliza- que es inseparable de la pro-
ción de una uniformidad social ducción mercantil.18
y cultural, requiere atisbar el
capitalismo como un sistema No pretendemos hacer un des-
que detalla, con velocidad cre- pliegue excesivo sobre estos
ciente, la sinergia de un desa- pasajes, por demás conoci-
rrollo “desigual y combinado” en dos. Aquí bastará sugerir unos
el que pobreza, polarización y el cuantos puntos críticos:
llamado subdesarrollo “no son a) Sobre todo a partir de la
efectos negativos producidos intervención de Georg Lukács,
por circunstancias específicas o el linaje del fetichismo mar-
políticas equivocadas” sino el xista ha tendido a tomar esta
producto lógico, permanente e “analogía” como una descrip-
inmanente del sistema de la ción epistemológica. Tomando
economía-mundo,15 y donde los la ironía marxiana sobre “la
choques y paradojas de siste- cosa suprasensible” por bue-
mas de valor y economías in- na, Lukács definió todo un
comparables se articulan en cauce del pensamiento crítico
torno a un dispositivo de nece- occidental, al derivar de este
sidades y deseos falsamente análisis el concepto de que la
compartidos. economía capitalista produce
una “conciencia cosificada”,
3. El “otro secreto”del fetichismo donde las categorías kantianas
de las mercancías de tiempo y espacio, es decir,
En su sentido clásico, la narrati- las condiciones de posibilidad
va del fetichismo tiene su cons- de la experiencia, son progre-
trucción nodal en el capítulo sivamente fragmentadas y so-
sobre la mercancía de El Capital metidas a un orden racional,
de Marx (1867, 1872-73), y a par- que deriva en la correlación
tir de ahí en la síntesis de crítica de una “objetividad” y una se-
kantiana y sociología weberia- rie de “formas de subjetividad”
na que Georg Lukács movilizó de la sociedad capitalista. La
en la teoría de la cosificación en mercancía, en el análisis de
Historia y conciencia de clase Lukács, se convierte en la “ca-
(1919). Con excepción de la dis­ tegoría universal de todo el ser
quisición de Hegel sobre la social”, y el mundo se transfor-
dialéctica del amo y el esclavo ma en un campo uniforme de
que, recientemente, Susan Buck- dominio enajenado de “las co-
Morss ha también puesto en sas” sobre los seres humanos,
evidencia como una figura que cuya principal modalidad sub-
debe abordarse en relación con jetiva es “la contem­plación”19 de
el problema de la emancipación un mundo ajeno a la relación
de los esclavos modernos de ori- entre deseo, voluntad, concien-
gen africano en la revolución de cia y experiencia. Sometido a
Haití de 1808,16 el texto de Marx como una especie de a priori de Como es bien sabido, en el una estructura de la experien-
acerca del “fetichismo de la mer- la experiencia contemporánea, intento de elaborar una for- cia cosificada, fragmentada
cancía y su secreto” es el punto en una línea que no oculta su mulación a este efecto de pro- y —siguiendo a Weber— pro-
de irradiación más importan- afán de atraer sobre sí el con- yección ideológica (que no es gresivamente sometida a una
te de la teorización acerca de junto de la elaboración crítica otro que el terreno de proyec- estructura de cálculo y abs-
las condiciones epistemológi- kantiana: ción de las transacciones eco- tracción, argumenta Lukács, “el
cas y estéticas del capitalismo. nómicas en la cultura vivida), comportamiento del sujeto se
Es el núcleo desde donde han Lo misterioso de la forma mer- Marx recurrió a formular la no- hace cada vez más contempla-
aso­m ado los debates centra- cantil consiste sencillamente, ción de que dicha atribución a tivo en el sentido filosófico”.20
les acerca de la subjetividad pues, en que la misma refleja las cosas merecía ser designa- b) Sin denegar el modo en que
derivada de la progresiva mer- ante los hombres el carácter da como un fetichismo de los ese análisis formuló el campo
cantilización de las relaciones social de su propio trabajo modernos: de operación de la historia en-
sociales, y del estatuto de la como caracteres objetivos in- tera de la crítica de izquierda
mercancía como objeto ya no herentes a los productos del Lo que aquí adopta, para los de la cultura (de la totalidad
sólo central a las transacciones trabajo, como propiedades hombres, la forma fantasma- de la Escuela de Frankfurt21 a
económicas, sino como modelo sociales naturales de dichas górica de una relación entre la Internacional Situacionista,
cognitivo y base de la sensi- cosas, y, por ende, en que tam- cosas, es sólo la relación so-
bilidad. Y, en efecto, esta cosa bién refleja la relación social cial determinada existente 18
Ibid., p. 89.
que Marx postula como meta- que media entre los producto- entre aquéllos. De ahí que 19
Georg Lukács, “La cosificación
física cotidiana, aparece en el res y el trabajo global, como para hallar una analogía y la conciencia del proletariado”,
texto del Capital bajo la figura una relación social entre los pertinente debamos buscar en: Historia y conciencia de
irónica y polémica de aparecer objetos, existente al margen amparo en las neblinosas clase, 2 vols., trad. de Manuel
de los productores. Es por me- comarcas del mundo religio- Sacristán, Madrid: Sarpe, 1984,
15
Véase: Samir Amin, Capitalism dio de este quid pro quo [to- so. En éste los productos de tomo II, pp. 7-11.
in the Age of Globalization. The mar una cosa por otra] como la mente humana parecen fi- 20
Ibid., p. 64.
Management of Contemporary los productos de trabajo se guras autónomas, dotadas de 21
Es decisivo notar, aunque sea
Society, Londres y Nueva York: convierten en mercancías, en vida propia, en relación con de pasada, que el conjunto de
Zed Books, 1997, p. 16 [versión en cosas sensorialmente supra- otras y con los hombres. Otro la crítica de Theodor Adorno
español: El capitalismo en la era sensibles o sociales.17 tanto ocurre en el mundo de al “fetichismo” de la “industria
de la globalización, trad. de Rafael las mercancías con los pro- cultural”, y su rescate de la
Grasa, Barcelona: Paidós, 1998]. 17
Karl Marx, El Capital. Crítica de ductos de la mano humana. obra de arte modernista como
16
Susan Buck-Morss, Hegel, Hai- la economía política, 19ª. ed., ed. A esto llamo el fetichismo una especie de heterogenei-
ti, and Universal History, Pitts- y trad. de Pedro Scaron, México, que se adhiere a los produc- dad plegada al interior de la
burgh: University of Pittsburgh Siglo XXI Editores, 1983, tomo I, tos del trabajo no bien se los sociedad industrial, como una
Press, 2009. vol. 1, p. 88. produce como mercancías, y “mónada sin ventanas”, es el
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 11
y la crítica de la vida cotidiana analógico: el del “misticismo” c) Más allá de la problemá- postcolonial del concepto fe-
de filósofos como Henri Lefeb- de la contemplación católica: tica, finalmente erudita, de la tiche. Como en el proyecto de
vre), es interesante que, en un evolución del libro,26 el desli- Lukács, que apuesta por la libe-
aspecto muy específico, Lukács Los productores individuales zamiento del misticismo al fe- ración de la “conciencia cosifi-
inconscientemente desandaba no entran en contacto social tichismo en el texto de Marx cada” mediante la comprensión
el juego metafórico de la ela- sino por intermedio de sus involucra, precisamente, toda de la dialéctica del “proceso”
boración de Marx. En efecto, productos privados, las co- la problemática del lastre ilus- histórico,27 al momento en que
aunque esto es frecuentemente sas. Las relaciones sociales trado del proyecto marxista y Marx postula, en su primera ela-
omitido (en parte por su inacce- entre sus trabajos son y se la tensión entre ese legado y la boración de 1867, cómo podría
sibilidad en las ediciones mo- manifiestan, pues, no como interferencia de la categoría revertirse la relación “mística”
dernas de El Capital), la figura relaciones directamente so- del sujeto con la mercancía, su
del fetichismo de la mercancía ciales trabajadas entre las la producción humana como las argumentación reitera la te-
no fue la primera elaboración personas en sus trabajos, sino determinaciones que las cosas mática de la izquierda hege-
marxiana acerca de la teología como condiciones propias reciben en cuanto subsumidas liana de la “reapropiación” en
de la mercancía, sino la fór- de cosas entre las personas, bajo estas relaciones, como si la conciencia de lo que antes
mula que acabó de afinar en o relaciones sociales entre fueran propiedades naturales de aparecían como modos de ac-
la segunda edición de su libro, las cosas. La representación las cosas”. Es decir, el uso del tividad enajenados en un obje-
publicada entre 1872 y 1873.22 primera y más general de la concepto de “fetichismo” en ese to que, como la divinidad del
En la primera edición de El Ca- cosa como cosa social, empe- estadio, está constreñido a misticismo cristiano, produce la
pital, en 1867, Marx recurre ro, es la transformación del afirmar que las doctrinas de los afección de una permanente dis-
economistas clásicos padecen de
sistemáticamente, y con una producto de trabajo en mer-
una mentalidad primitivista: “un
tancia que promete, sin embargo,
sola excepción,23 a otro cuerpo cancía. El misticismo de la fetichismo, sí, que atribuye a las la reunificación contemplativa:
mercancía, pues, deriva de cosas relaciones sociales como “El reflejo religioso del mundo
intento de albergar, por otro ro- que al productor individual determinaciones inmanentes a real sólo podrá desvanecerse
deo postcolonial (en referencia las determinaciones sociales ellas, y de esta suerte las cuando las circunstancias de la
a la mimesis del objeto mágico), de sus trabajos privados se mistifica” (Karl Marx, Elementos vida práctica, cotidiana, repre-
una exterioridad crítica a esta le manifiestan como determi- fundamentales para la crítica senten para los hombres, día
totalidad opresiva de la aparen- naciones naturales sociales de la economía política (Grun- a día, relaciones diáfanamen-
te transparencia conceptual del de los productos del trabajo, de drisse), 1857-1858, ed. de José te racionales, entre ellos y con
capitalismo. La huella de que la que las relaciones sociales Aricó, Miguel Murmis y Pedro la naturaleza.”28 En ese punto,
estética de Adorno elabora un de producción establecidas Scaron, trad. de Pedro Scaron, 9ª. es posible detectar la apuesta,
fetiche anti-fetichista está quizá entre las personas se le ma- ed., México: Siglo XXI Editores, que retrospectivamente se ha
en la forma en que la expresión 1982, tomo II, p. 211). En síntesis, vuelto fallida, de profetizar el
nifiestan como relaciones so-
de las obras de arte como “cosas el pasaje en cuestión aclara la
de segundo grado”, de artefactos ciales de las cosas entre sí y estatuto de la sociedad y epis-
con las personas.24 misma restricción en que Marx temología futura, como si en
que son sin embargo inalcanza- introduce la temática del
bles a la “intuición” sensible, es ella se tratara de que el sujeto
fetichismo en la primera
un eco de la “cosa suprasensible” Se puede percibir en ese pasaje redacción de El Capital, sin (proletario) adquiriera un do-
de Marx. Contra lo esperado por una oscilación entre los residuos desplegar una clara distinción minio total sobre la naturaleza,
quienes pretenden trazar una de una queja humanista por la entre este “fetichismo” de los instaurando el reino de la admi-
línea de oposiciones simples al mediación (o, deberíamos decir, teóricos y el “misticismo” que, nistración total que pasa a ser
seno del pensamiento de la van- la intercesión) de las cosas y los hasta 1867, sirve al propio Marx confundido con la emancipa-
guardia, en lugar de un cuadro individuos, y la tarea de descri- como categoría-metáfora de su ción. Esa línea de pensamiento
de tensiones, complementarie- bir un sistema social donde las crítica a la operación del dinero marxista conduce al famoso pa-
dades y debates, la visión de interacciones de “cosas agentes” como equivalente general de la saje de Friedrich Engels sobre la
Adorno se aproxima a Bataille en establecen el territorio de poder. circulación capitalista. idea comunista de la abolición
su comprender la necesidad de Que la interacción de las cosas 26 De hecho, la primera formula- del Estado: “El gobierno sobre
defender al arte como cosa hecha ocurra en el texto como una “re- las personas es sustituido por
contra el reino de las cosas: “La ción del “fetichismo de las mer-
presentación”, aloja en efecto los cancías” aparece en un apéndice
revuelta perenne del arte contra residuos de la teología cristiana, 27
Lukács, op. cit., p. 121.
el arte tiene su fundamentum elaborado por Marx a la primera
aunque en el código opositor del edición, hecho ante la percep- 28
Marx, El Capital, op. cit., tomo
in re. Si es esencial para las
obras de arte ser cosas, no me-
proyecto de “des-enajenación” de ción de que su texto inicial no era I, vol. 3, p. 1012. Marx de hecho
nos esencial es para ellas negar la ilustración hegeliana.
25
fácilmente comprensible, titulado retiene ese momento en su re-
su propia coseidad, y de este “La forma del valor” (El Capital, op. dacción de 1872-73: ibid., tomo I,
modo el arte se dirige contra el (Marx, El Capital, op. cit., tomo cit., tomo I, vol. 3, pp. 1030-1031). vol. 1, p. 97.
arte. La obra de arte completa- I, vol. 3, p. 1015). Esta concep-
mente objetivada se congelaría ción venía arrastrándose en el
como una mera cosa; la obra texto de Marx desde los llama-
que se sustrae a su objetiva- dos Grundrisse de 1857, donde
ción retrocedería a la impotente se aclara como un uso respecto a
agitación subjetiva y se hundiría la teoría económica clásica, y no El Espectro Rojo
como un operador de la epis-
en el mundo empírico” (Theo-
temología práctica del sistema participa a sus colaboradores y amigos la
dor W. Adorno, Teoría estética,
ed. de Rolf Tiedemann, trad. de social. Véase infra n. 25. aún más lamentable rematerialización de
24
Jorge Navarro Pérez, Madrid: Ibid., tomo I, vol. 3, p. 1011.
Akal, 2004, pp. 78, 125, 137-139, 25
En este punto nos separamos,

Hélio Oiticica
234-235). en un detalle que nos parece
22
De hecho, es probable que sólo decisivo, de la lectura de Pietz,
los lectores contemporáneos en que arguye que Marx reintroduce
lengua española, como noso- plenamente la discusión del feti-
tros, hayan podido reparar en che en su lectura del capitalismo
este detalle, pues la ambición de hacia 1857 (Pietz, “Fetishism and “Dad a Dios lo que es de César”
los editores de El Capital de la Materialism”, art. cit., p. 143). Hélio Oiticica
editorial Siglo XXI de apuntar Sin embargo, la ocurrencia de
hacia una “edición crítica”, los la palabra “fetichismo” en los
hizo incluir en su publicación las Grundrisse refiere estrictamente
versiones definitivas y originales a la crítica de la obra de David
del capítulo I del libro. Ricardo, que a Marx le parece un
23
Referida no al “fetichismo de “tosco materialismo” e “idealismo
las mercancías” sino al “fetichis- grosero” que “les hace considerar
mo de la economía clásica” tanto las relaciones sociales de
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 12

Magdalena Jitrik, Trabajo Ocio Arte, 147 x 88.5 cm, óleo sobre tela, 2006. Karmelo Bermejo, Escarpias de oro macizo para colgar obras de arte.
Las escarpias quedan ocultas por las obras que sujetan, 1.8 x 5.4 cm, oro de 18 kilates, 2009

la administración de las cosas ilustración total acabó con un que la opacidad de la construc- de completar una “crítica de
y por la dirección de los proce- poco más de sesenta millones de ción del “fetichismo” de Marx al- lo terrenal”, donde el carácter
sos de producción.”29 muertos31 dedicados inútilmen- berga el potencial de otra clase irreductiblemente material de
¿Acaso es factible reducir el te a obtener, mediante la coac- de operación crítica? la religión del deseo sensual
diagrama de la activación del ción, la solvencia de un sistema orientaría la crítica materia-
fetiche, al intersectar la formu- económico donde el “consumo 4. Más allá de la des-enajena- lista de la sociedad contempo-
lación doble de la epistemolo- productivo” pretendía impulsar ción, más allá de la teoría33 ránea. En otras palabras, Pietz
gía occidental/primitivista (por el desarrollo, con absoluta pos- Cuando a principios de los años remarcó que la apuesta de Marx
supuesto, con exclusión del lu- tergación del disfrute y el dis- noventa, William Pietz arribó era retornar la fórmula primi-
gar irrepresentable del otro) a la pendio gozoso.32 ¿No será acaso finalmente a explorar el pro- tivista del fetichismo al verda-
promesa de desandar la “falsa blema del fetiche en su versión dero fetichista: el sujeto de la
conciencia” o “ilusión cosifica- es en realidad un laberinto de la marxista, lo planteó en térmi- modernidad capitalista. En ese
da” con la promesa de que la ilustración. Que esa imagen esté nos de una crítica generalizada desplazamiento, el fetiche ten-
abolición de la mercancía abri- descrita bajo un modelo étnico de la hegemonía semiótica-sim- dría —según Pietz— que alojar
ría al sujeto el goce no-mediado y epistemológico eurocéntrico y bólica de la era, y en particular un límite a la teorización y el
de una cognición y un control de blanco, es una ironía del saber como una llamada de atención giro lingüístico, pues impon-
la producción, fundados en la postcolonial. Constituye el acto contra la concepción del campo dría la necesidad de regresar
pura transparencia? Éste fue, fallido del proyecto artístico social como el espacio infinito a una noción de las interaccio-
en efecto, el proyecto explíci- postcolonial, que revela, en el de homologías y analogías del nes entre seres sensuales, cor-
to del comunismo moderno: la margen y la oposición al moder- post-estructuralismo. Ponien- porales y vivos, más allá de la
nismo hegemónico, la infiltra-
postulación en el orden social ción del proyecto de ilustración
do énfasis en el modo en que, problemática de la “ideología”
y económico de la culminación total visto (y por tanto, descorri- desde el propio De Brosses, la y la crítica del pensamiento. El
de la ilustración, como control do) en sus antípodas. categoría del fetichismo conte- fetichismo de Marx, en su afán
total de la conciencia científi- 31 nía la originalidad de “ofrecer de poner en relevancia los ele-
R. J. Rummel, Lethal Politics.
ca sobre la materia, la historia una explicación ateológica del mentos no-trascendentales de
Soviet Genocide and Mass Murder
y la naturaleza.30 El reino de la since 1917, New Brunswick y Lon-
origen de la religión”,34 ajena a la historia social del mundo,
dres: Transaction Publishers, 1990. la lógica de la representación buscaría mostrar las categorías
29
Friedrich Engels, “Del socialismo 32 y el lenguaje, Pietz indicaba del capital, es decir, “las formas
utópico al socialismo científi- Como lo articuló genialmente que el uso del concepto de feti- universales emergentes como
co”, en: Carlos Marx y Federico Asger Jorn en su etapa situacio-
che en Marx tenía la ambición los ‘objetos de poder’ de los sis-
Engels, Obras escogidas en tres nista, claramente informado por
temas sociales organizados”.35
tomos, Moscú: Editorial Progreso, La parte maldita batailliana, Situacionista. Textos completos En ese sentido, William Pietz
1974, tomo 3, p. 155. enarbolando el desarrollo artís-
tico frontalmente contra “el de- en castellano de la revista Inter- sugiere que la investigación de
30
Viene al caso señalar que la sarrollo socialista” del proyecto nationale Situationniste (1958- Marx de la noción de capital y
figuración de esta idea está comunista: “El valor de este arte 1969), Madrid: Literatura Gris, dinero requiere ser comprendi-
presente, quizá mejor que en constituye así un contra-valor 1999, vol. I, p. 111). da como el estudio de una cosa
ninguna otra imagen, en el mural con respecto a los valores prác- 33
Uno de nosotros exploró, en un que sirve de equivalente gene-
de Diego Rivera El hombre en la ticos, y se mide en un sentido primer acercamiento sucinto y ral y, por tanto, de percatarnos
encrucijada, proyectado para inverso al de estos últimos. El específico, en un código amerin- que los “fetiches” modernos no
el Rockefeller Center en 1931, arte es una invitación a un gasto dio, la temática de esta sección, son una metáfora o un signo,
que tras de su destrucción, fue de energía sin fin preciso, e inde- en relación con la obra del artista sino que existen como objetos
repuesto en el Palacio de Bellas pendientemente del que el mis- Brian Jungen. Véase: Cuauhtémoc
Artes de México en 1934. Que ese mo espectador pueda atribuirle.
materiales cuyo poder es esta-
Medina, “High Curios”, en: Diana blecer el control de los seres
superhombre comunista utópico Es la prodigalidad…” (Asger Augatis et al., Brian Jungen, Van-
apareciera en la personificación Jorn, “El fin de la economía y la humanos. El capital-dinero no
couver, Toronto y Berkeley: Van- es en esta lectura una repre-
de un técnico rubio y de ojos realización del arte”, Internatio- couver Art Gallery, 2005, pp. 27-38.
verdes soviético, colocado en el sentación o idea que cosifica
nale Situationniste, núm. 4, junio 34
Pietz, “Fetishism and Materia-
centro del campo de operaciones de 1960, p. 19, en: Internacional
de la materia y la historia, lism”, art. cit., p. 138. 35
Ibid., pp. 143-145.
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 13
la conciencia, sino la cosa de esa lógica, al incorporar hacia al aplicarle sus propias cate- objetiva como la clase econó-
poder misma que produce y los años 1840 el concepto del gorías eurocéntricas, 40 bus- mica que no posee ninguna
sostiene el orden social: fetichismo como “religión sen- cando anidar la exterioridad propiedad privada vendible
sual” en su lectura del capitalis- necesaria a toda crítica, me- salvo su propio ser corporal
El objeto que había sido un me- mo, Marx había adoptando una diante el espejeo de la ficción […]41
dio fortuito de obtener un fin posición similar para el proyecto del fetichismo:
deseado se convierte en una de una investigación proletaria: De aquí deriva, lógicamente,
necesidad fija, la verdade- desde la extrañeza de referir al La experiencia de pobreza que las posibilidades de esca-
ra incorporación del deseo, y occidental ilustrado sus cate- material y opresión social es par del dispositivo de la magia
el poder efectivo y exclusivo gorías sobre el salvaje, el movi- vista aquí como la fuente de de la producción, requerirían de
para gratificarla. La verdad miento del fetichismo de Marx una espiritualmente podero- alguna clase de operación al
humana del capital es que, encarnaba la posibilidad de sa autoridad moral que es el seno de la interacción material
como un medio que se ha con- comprender la economía moder- suelo concreto subjetivo de que desborde el marco de esa
vertido en fin, es un objeto-po- na como una estructura de domi- una política emancipatoria epistemología —cuantimás, en
der socialmente construido y nación centrada en la operación radical. El sujeto materialis- la perspectiva de un proyecto,
culturalmente real: es el poder del capital-dinero como el objeto ta de esta base radicalmente como El Espectro Rojo, tam-
de mando instrumentalizado de poder contemporáneo: humana es doblemente locali- bién adherido a la considera-
sobre seres humanos con- zado por Marx: en la perspec- ción marxiana de la experiencia
cretos en la forma de control […] es desde su perspectiva tiva extremadamente ajena de una temporalidad de reac-
sobre su actividad de trabajo [la del fetichista primitivo y del fetichista primitivo, un ción que no admite caer en la
mediante las decisiones de el proletario industrial] (tal orden cultural para el cual las melancolía des-ilusionada.42
inversión.36 como es evocada en la es- condiciones materiales son
critura de Marx) que el bur- ellas mismas valores espiri- 5. La desmaterialización y sus
La discusión, nuevamente, es gués capitalista es percibido tuales, quien juzga la socie- límites
mucho más que un mero pro- como un fetichista, uno cuyo dad civil desde fuera de toda Es esta dimensión, que deriva
blema de nombres. En sus in- fetiche, el capital, es toma- civilización; y en el punto ex- de apuntar a una descripción
vestigaciones sobre la historia do por sus adoradores en- tremadamente degradado del “primitivista” del capital en su
de la religión de 1842, Marx gañados como encarnando proletario, el otro interno de inmanencia totalizadora —por
había citado un pasaje de De poderes (super)naturales de la sociedad burguesa, forzado opaca que sea la estructura
Brosses que refería a los “indí- formación de valor, pero que al margen físico de la subsis- colonial en ella—, lo que hace
genas cubanos” atribuyendo al es reconocido por el salva- tencia, cuyos juicios de valor del fetiche un montaje necesa-
oro la función de ser “el fetiche je, expropiado a través de la expresan las necesidades más rio de fragmentos donde có-
de los españoles”.37 Siguiendo “acumulación primitiva”, y el fundamentales de la vida hu- digos de valor no traducibles,
trabajador, explotado por el mana. […] Pero tras absorber y el residuo de otra economía
36
Ibid., p. 147. proceso de acumulación ca- las lecciones de los eventos heterogénea, se plantean como
37
“Los indígenas cubanos veían pitalista propiamente dicha, políticos de 1848-1850, Marx una constante subversión de
en el oro el fetiche de los españo- como carente de poder social regresó al discurso sobre el la lógica de racionalización y
les. Celebraron una fiesta en su real fuera de su poder social fetichismo en 1857 para arti- política occidentales. La con-
honor, le entonaron canciones y de comandar la actividad la- cular una posición que no era tinua seducción de la noción
después las arrojaron al mar. Si boral de individuos reales.38 tanto aquella de la conciencia del fetiche y la forma en que
hubieran asistido a estas sesio- de clase des-ilusionada del el arte contemporáneo parece
nes de la Dieta renana, aquellos En la interpretación de Pietz se proletariado (la autoconcep- apuntar a movilizar la produc-
salvajes habrían visto la leña del aloja un gesto subversivo que ción de sus miembros como ción de instancias particula-
fetiche de los renanos. Pero en subraya en el texto de Marx la trabajadores dentro de las res, localizadas y paradójicas
otras sesiones de la misma Dieta operatividad de un cierto pri- categorías de la sociedad ci- de “irracionalidad” económica,
habrían aprendido que el feti- mitivismo que no es en abso- vil) como en un imaginario en la forma de anamorfismos
chismo lleva consigo el culto del luto la afirmación de la ilusión comunista que observa la postindustriales, es evidencia
animal y habrían arrojado al mar
colonial, sino su aplicación iró- anamorfosis fantásticamente de la continuidad (subterránea,
a las liebres para salvar a los hom-
bres”. Karl Marx, “Los debates de la
nica como espejo de la produc- inhumana de la visión liberal y mayormente inconsciente) de
VI Dieta Renana. Por un Renano”, ción. En otras palabras, William de la economía política de la ese proyecto de la categoriza-
Rheinische Zeitung, núm. 307, 3 de Pietz mostró un Marx que ope- vida humana como sociedad ción salvaje de una crítica desde
noviembre de 1842, en: Escritos de raba como un surrealista o ba- civil. Marx evocó al sujeto el doblez de la heterogeneidad.
Juventud, p. 283. Pietz refiere la tailliano avant la lettre: como “salvaje” del fetichismo reli- Reactivar el fetiche, una vez que
cita a las notas de Marx tomadas el ejecutor de una de las pri- gioso como un punto de vis- queda restablecido su potencial
del libro de De Brosses (Karl Marx, meras etnografías invertidas,39 ta (potencialmente teorético) crítico como categoría primiti-
“Exzerpte sur Geschichte der Kunst pues utilizó la representación fuera del capitalismo capaz vista de y acerca de la sociedad
und der Religion”, en: Marx-Engels del salvaje para iluminar la de reconocer a los proleta- moderna, establece un diagrama
Gesamtausgabe, 2:1, Berlín: Dietz, discusión del sujeto moderno rios en su identidad social que permite toda una gama de
1976, p. 322). Sin embargo, Enrique operaciones intransigentes que
Dussel identificó atinadamente 38
Pietz, “Fetishism and Material­ 40
Quizá antecedida por el ensa- se sitúan en abierta oposición
que la fuente última del pasaje alu- ism”, art. cit., p.141. yo de Michel de Montaigne “De a la expectativa de la desmate-
dido por Marx es la historia de la 39
La figura de una etnografía in- los caníbales” y por “La modesta rialización y transparencia de
resistencia del jefe taíno Hatuey tal vertida se ha tornado central a la proposición” de Johathan Swift, las relaciones sociales. Es decir,
como es contada por Bartolomé de discusión y podemos argumentar que proyectaban el terror del el concepto del fetiche aparece
Las Casas (Enrique Dussel, Praxis que incluso ha dado forma al dis- canibalismo sobre el sujeto también como un obstáculo
latinoamericana y filosofía de la curso académico contemporáneo occidental (véase: Michel de contra la tentación de oponer al
liberación, Bogotá: Nueva América, al definir los protocolos de múlti- Montaigne, Ensayos, capítulo 30
1983, p. 186, disponible en: http://
capitalismo el programa de una
ples investigaciones en el área de [edición en línea: http://www. ilustración total, que ha guia-
www.ifil.org/Biblioteca/dussel/ Estudios Culturales. El ejemplo cervantesvirtual.com/servlet/Sir
html/17.html). Apuntamos, sin em- veObras/01372719700248615644
do una parte fundamental del
emblemático de la articulación de automatismo post-revolucio-
bargo, que nuestra investigación esta perspectiva como operación 802/p0000002.htm#I_36],
sobre el fetichismo de Marx difiere y Johathan Swift, “A Modest nario que acecha fantasmagó-
clave para descifrar la producción ricamente en el arte y la cultura
en puntos importantes de la de de arte y literatura en la moderni- Proposal For Preventing The
Dussel, constantemente jalonada dad es elaborado puntual y des- Children Of Poor People From 41
por una reivindicación de la contri- Being A Burthen To Their Parents Pietz, “Fetishism and Material­
criptivamente por James Clifford
bución cristiana a la liberación la- Or Country, And For Making ism”, art. cit., p. 143.
(véase The Predicament of Culture:
tinoamericana, en lugar de atender Twentieth Century Ethnography, Them Beneficial To The Public”, 42
Véase el fragmento de Marx del
las condiciones de la interferencia Literature and Art, Harvard: Har- en: The Portable Swift, ed. de Dieciocho Brumario que da origen
de las categorías coloniales en los vard University Press, 1988). Carl Van Doren, Londres: Pen- a la imagen de El Espectro Rojo, en
textos mismos. guin, 1986, pp. 549-559). esta misma publicación, p. 1.
EL ESPECTRO ROJO
Mayo 2010

Salvador Dalí, "Communication: visage paranoique", Surréalisme au service de la Révolution, núm. 3, diciembre, 1931
14
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 15
contemporáneos. Nos referimos, No es casual que haya sido en carácter inútil del arte. Su pa- franciscana del sistema eco-
claro, al discurso eminentemen- el campo de la teorización pa- pel, en efecto, es perseguir la nómico que reitere la forma en
te no-repensado en que el arte ralela a la activación del objeto compleción del proyecto de in- que el socialismo ahondó, mi-
crítico ha llegado a concebirse surrealista y la subversión sacri- versión del juego dialéctico he- méticamente con respecto al
repetidamente bajo la figura ficial, en el territorio lúgubre de geliano, y la instauración de un capitalismo, la idea de la res-
de la “desfetichización”, sin im- la investigación de “lo sagrado” efectivo bajo materialismo que tricción y el cálculo. Significa
portar que esas formulaciones de Bataille y su círculo, que el busque explicaciones en un rescatar al momento “primiti-
“situadas” en la pura “crítica fetiche recuperara explícitamen- “principio horrible y comple- vista” del modernismo como el
institucional” de mínimos des- te su filo de primitivismo anti- tamente ilegítimo”, donde “ser desbordamiento que permite
plazamientos carezcan ya de la occidental. Fue en ese momento y razón no pueden someterse intensificar la noción de prác-
fuerza motora para involucrar donde el campo semántico del en efecto sino a lo que es más tica artística como una crítica
la contrastación de otra econo- fetiche hizo explosión, para de- bajo, a lo que no puede servir inmanente de la obra de arte
mía que aquella que es interna rivar su impulso crítico en una de ningún modo para imitar como fetiche —es decir, como
al mercado de pálidos gestos lectura anti-colonial y anti-mo- cualquier tipo de autoridad”.47 materialidad irreducible donde
desmaterializados de lujo que dernista, al plantear la relación En un giro radical, la operación el sujeto asume el eje de los de-
no están siquiera conscientes corporal, localizada, material y materialista-artística quisiera seos sensuales sin cobertura
de su estatuto de objetos y suje- excedida del fetichismo como remontar el fetiche a su poder racionalista, hasta descubrir el
tos de la explotación. Estamos, un horizonte inalcanzable (al de materialidad no-dialectizada deseo de un sujeto perverso o
ciertamente, en un momento en mismo tiempo que imprescin- (no-idealizada, no-sublimada, des-quiciado. Este re-inscribir
que las categorías, para usar la dible) al juego artístico. Eso es no-teologizada), capaz de vio- el momento primitivista de la
feliz expresión de Gayatri Spi- lo que se encierra en el profu- lentar la racionalidad prácti- teoría y la vanguardia requie-
vak, han llegado a pervertir- samente citado aforismo de Ba- ca alojada en la hegemonía del re activar la circulación de la
se en una omelette de teoría y taille: “reto a cualquier amante marginalismo donde deseo y cuasi-carnalidad de la obra de
prácticas, que como en algunas de la pintura a amar uno de sus consumo se rigen por la exci- arte como prótesis del deseo.
de las acciones o “situaciones cuadros tanto como el fetichis- tación de la utilidad al capital. La excavación que desplega-
construidas” de Tino Sehgal, ta ama su zapato”.45 Cuando Mi- Como una operación que, como mos (la apertura de la cripta
todo se desmaterializa menos chel Leiris abordó, en la revista Bataille planteó en su radical del fetiche) conduce a una ope-
el precio, como ejemplares ca- Documents, la reflexión sobre a-teología, tiene como marca ración múltiple de territoriali-
bales de una post-ilustración las esculturas del periodo de la central no ser una emancipa- zación donde el campo histórico
inocua, cabalmente arquitec- etnografía invertida de Alberto ción de la conciencia, sino el es imaginado como experiencia,
tónica, y sin subsuelo cultu- Giacometti, planteó la búsqueda exceso de la cosa económica: falla, transacción, engaño, do-
ral.43 Restablecer la genealogía de una distinción entre el “ver- blez opaco, y no como memoria
y práctica del fetiche consiste, dadero fetichismo” que “yace Es el retorno a la situación de un iluminismo incompleto
quizá, a lo sumo, en reestablecer en la base de toda existencia del animal que se come a o manco. Es, de un modo que
alguna clase de relación donde humana desde los tiempos más otro, es la negación de la di- puede trasladarse también al
la teoría se ancle en la proble- antiguos”, y aquellas obras de ferencia entre el objeto y yo campo político efectivo, una ins-
mática de un huevo. 44 arte que por la vía de una inter- mismo o la destrucción gene- tancia de esa catástrofe ilumi-
vención material y corporal son ral de los objetos como tales nadora de la modernidad fallida
43
“Este excedente de abstracción capaces de responderle en tér- en el campo de la conciencia. que Ryszard Kapuściński deno-
es también inherente a la na- minos de un ”mueble que pode- En la medida en que la des- minó “la tremenda resistencia
turaleza y el estatus del objeto mos usar en ese extraño y vasto truyo en el campo de la con- de la materia”.49 La operación
artístico moderno —ya no más cuarto llamado espacio.”46 ciencia clara, esta mesa deja fetichista, como la entendemos,
un fetiche pues está desprovisto Es posible que en la zona de de formar una pantalla dis- es la reificación llevada al lími-
de cualquier poder intrínseco, es confusión y disturbio del arte tinta y opaca entre el mundo te, y no su contención. Pues sólo
decir, de la capacidad de asustar, contemporáneo el fetiche sufra y yo. Pero esta mesa no podría al llegar al límite del proceso
pace a todas las vanguardias su revés, al plantear la exalta- ser destruida en el campo de de cosificación es que la crítica
y sus hazañas épatantes (puros ción y celebración de la no ade- mi conciencia si yo no diese ideológica se disloca y aparece
fiascos, no importa cuán enérgi-
cos y esclarecedores sean),
cuación entre objeto y deseo, a mi destrucción consecuen- la verdad del diccionario de las
a diferencia de aquellas másca- así como el juego de pulsiones cias en el orden real. La re- ideas recibidas del colonialis-
ras de danza extravagantemente de muerte (destrucción-nega- ducción real de la reducción mo. El lugar donde toda refe-
monstruosas, asombrosamente ción) que son el itinerario lógico del orden real introduce en el rencia al “otro”, más allá de ser
trascendentes, cuya inocuidad de la conciencia en su devenir orden económico una inver- el lenguaje adherido al genoci-
era sólo descubierta, aprendida como cuerpo enajenado (cuer- sión fundamental. Se trata, dio, es el diccionario tergiver-
y conquistada soportando la po cosa, cuerpo animal) que se si hay que preservar el mo- sado del residuo crítico.
prueba del miedo” (véase Fran- suspenden y/o congelan en el vimiento de la economía, de
49
cesco Pellizzi, “Pastizales del determinar el punto en que Ryszard Kapuściński, La guerra
inframundo”, p. 4 de esta misma religiosa-activista, es crucial la producción excedente flui- del fútbol y otros reportajes, trad.
publicación). para El Espectro Rojo, pues loca- rá como un río hacia afuera. de Agata Orzeszek, Barcelona:
44
La cita a Gayatri Spivak refiere liza la llamada de atención, plan- Se trata de consumir —o de Anagrama, 2008, p. 157. El pasaje
a uno de sus muchos momentos teada por Spivak constantemente, destruir— infinitamente los en cuestión es, de hecho, una
de lucidez y claridad irónica en de no asumir inocentemente el objetos producidos.48 de las más brillantes teoriza-
el aula. En el seminario “Teoría legado post-estructuralista sin ciones de la dialéctica diabólica
de la traducción” de la prima- entender su entronque con la tra- Salir hoy en defensa del fetiche del poder en el llamado tercer
vera de 2005 en la Universidad dición marxista. consiste en llevar hasta el lími- mundo, donde la violencia y el
de California, en Irvine, Spivak 45
Georges Bataille,”L’Esprit fracaso de la modernización
te la resistencia a toda crítica estatal nada tienen que ver con
provocó una memorable explosión moderne et le jeu des transposi-
de carcajadas al contestar la pre- tions”, Documents, 1930, núm. 8, 47 ningún criterio de moralidad de
Georges Bataille, “Le bas los líderes y los políticos.
gunta de uno de los estudiantes en pp. 50-51. Véase el relevante co- matérialisme et la gnose”, en:
relación con la noción de “multi- mentario de Denis Hollier sobre Documents, año 2, 1930, núm. 1,
tud” elaborada por Hardt y Negri este pasaje en Against Archi- pp. 1-8 (trad. al español: Georges
en su famoso volumen Imperio, tecture. The Writings of Georges Bataille, “El bajo materialismo
con la broma/metáfora del modo Bataille, trad. de Betsy Wing, y la gnosis”, en: La conjuración
en que la teoría de la izquierda Cambridge y Londres: The MIT sagrada. Ensayos 1929-1939, ed.
contemporánea había llegado a Press, 1989, pp. 112-113 de Fabián Lebenglik, sel. y trad.
ser una omelette donde ya no se 46
Michel Leiris, “Alberto Giaco- de Silvio Mattoni, Buenos Aires:
recordaban los huevos rotos. Esta metti”, Documents, vol. 1, núm. Adriana Hidalgo Editora, 2003,
descripción de la fascinación por 4, 1929, p. 209. Citado por Pietz, pp. 56-63).
las políticas “no-hegemónicas”, “The Problem of the Fetish, I”, art. 48
“horizontales” y puramente me- Bataille, Teoría de la religión,
cit., p. 11. op. cit., p. 106.
siánicas de la expectativa
A Kassen 16
17 Dañado por agua, financiado por el seguro, 2008

Dañado por agua, financiado por el seguro.


Libro dañado por agua del colectivo artís-
tico A Kassen que contiene cuatro proyectos,
32 páginas. Publicado por Space Poetry en
2008.
A Kassen es un colectivo formado en Co-
penhague en 2004 por Christian Bretton-
Meyer (1976), Morten Steen Hebsgaard (1977),
Søren Petersen (1977) y Tommy Petersen
(1975).
Maria Thereza Alves 18
19 Comercio justo de cabezas, 2008

¡ÚLTIMAS NOTICIAS!

Francia regresará museos franceses. Sólo ocho le-


cabezas maorí gisladores de los 577 que com-
Aljazeera, miércoles, ponen la Asamblea Nacional
5 de mayo, 2010 francesa votaron contra el re-
13:56 Hora de la Mecca greso de las cabezas el martes
10:56 gmt pasado. Las cabezas tatuadas,
que se resguardan en varios mu-
(Fuente: http://english.aljazee- seos franceses, habrán de ser de-
ra.net/news/asia-pacific/2010 vueltas durante el próximo año.
/05/20105574721701652.html)
Nota de El Espectro Rojo: Cer-
Francia ha decidido regresar 16 ca de 200 otras cabezas perma-
cabezas momificadas de gue- necen aún en otras colecciones
rreros maorí a Nueva Zelandia, alrededor del mundo.
finalizando un debate de años (Fuente: http://www.abc.es/agen-
sobre los restos humanos ad- cias/noticia.asp?noticia=371608)
quiridos tiempo atrás por los
Francis Alÿs 20

Francis Alÿs. Política del ensayo.


En colaboración con Performa, Rafael Ortega
y Cuauhtémoc Medina, 2004, video (30 minutos).
Fragmentos de la banda sonora

Al repensar la implicación de que el ensa- y más en este caso donde el tiempo se ha noción de una especie de tiempo que —a
yo aparezca como comentario sobre la diluido y extendido. pesar de que hay una multitud de momen-
modernidad, lo que se hace muy evidente, En el continuo de la sociedad lo que hay tos históricos, una multitud de fenómenos,
de primer momento, es la noción de que la es una combinación de la caída en la ilu- una multitud de cambios— está cruzado
modernidad es pornográfica. Hay esta es- sión del desarrollo y el descubrimiento de con la noción de que la historia no está
pecie de representación de algo que se ve su falsedad cada cierto tiempo. Eso pro- avanzando, que la historia siempre está re-
increíblemente placentero, increíblemen- voca una noción de experiencia históri- pitiéndose y perdiéndose.
te excitante, pero que al mismo tiempo ca de una historia que parece un castigo Hay dos consideraciones sobre la tempor­
que se muestra es imposible de apropiar- de Sísifo. Apenas empieza una tarea, ape- alidad de los ensayos que me parece po-
se. Es una tarea de mera excitación, no de nas hay un tipo de esfuerzo, de sacrificios dría ser interesante tocar. Una es que los
acoplamiento o de encuentro. En cierta que ha llamado la elite a llevar a cabo du- ensayos abordan un territorio que no está
manera, el hecho de que la pieza sea un rante años, hay que regresar al punto de del todo pensado del tiempo de produc-
constante postergar, lo que hace es mos- partida original. Algo que siempre me ción en contra del tiempo del producto.
trar que lo que quiere el espectador es imagino como un juego de serpientes y Ponen el acento en la tarea más que en el
precisamente mantener esa excitación, no escaleras: vas avanzando y en lugar de resultado. Y esa distinción tiene mucho
es realmente llegar a ningún lugar sino la escalerita que te prometieron hay una que ver con la distinción que Hannah Aren-
solamente mantenerse excitado. Que es, serpiente que te baja a la casilla original. dt formuló en La condición humana en-
en cierta manera, lo que busca la stripper Y, efectivamente, lo que eso produce es la tre trabajo y labor.
21 Política del ensayo, 2004

Una de las características del mundo con la pregunta de qué es lo que ocurre, factible acortar el tiempo para reducir el
moderno es que a lo mejor ya no sabemos qué es lo que se interpone, qué es lo que tiempo y para aumentar la producción.
lo que es el trabajo: el trabajo como la pro- establece la forma y el tiempo del “está ha- En términos generales, los ensayos tie-
ducción que tiene relación con la creación ciendo”, de la relación orgánica de hacer. nen el papel de clarificar que lo que lla-
de un objeto definitivo y permanente. Lo Me parece también importante plan- mamos labor es la definición de cómo se
que en cambio tenemos es una constante tearse en esos términos la cuestión de por experimenta la temporalidad, una especie
reproducción, que es la constante labor qué la labor se liga aquí con la ineficien- de esquema de la temporalidad. Mientras
cotidiana para mantener el sistema econó- cia. Porque básicamente la diferencia en- que el trabajo es como tiempo acumulado,
mico que siempre está desechando el pro- tre la labor y el trabajo es que a veces el que parece estar contenido en el produc-
ducto y nunca queda nada. Lo que hay es trabajo bien realizado hace olvidar si fue to, la experiencia de la labor formula una
una constante extenuación. El momento eficiente o no. estructura de la temporalidad. Básicamen-
del ensayo me parece interesante porque a Pero una de las características de estas te las fases del trabajo, su prolongación,
lo mejor uno podría decir metafóricamen- situaciones —en donde todo es labor, sus interrupciones, su consecución, lo que
te que está procesando esta estética de la como Arendt piensa que es el mundo mo- crean es el tiempo.
labor, que está muy involucrada en mucho derno, en el que no hay trabajo de a de ve-
del trabajo que has hecho. Un trabajo que ras ya— es que la única pregunta que
no está viendo la producción en relación aparece es que si fue eficiente el proceso o
con la consecución de un resultado sino no, si es posible reducir el esfuerzo, si es
Modelo 036. Alta en el censo de empresarios, profesionales. Ministerio de Economía y Hacienda. La empresa: Pinturas Jiménez, 2009. Cortesía del artista y Galeria Toni Tàpies
Martí Anson
Modelo 036, 2009
22
23
Beep-Beep-Splot. Mobiliario para museos, 2010

Beep-Beep-Splot. Muebles para museos. El banco es parte del equipamiento del museo, 2010
Karmelo Bermejo 24

Tickets de libros de Bakunin. Fotografía a color, 120 x 160 cm.


25 3000 euros de dinero público utilizados en comprar libros de Bakunin para quemarlos en una plaza, 2009

Fotografía a color de las cenizas en la mañana siguiente a la noche en que fue realizada la acción, 120 x 160 cm.
Las Vistillas, Madrid

Cortesía de maisterravalbuena Galería y el artista

Vitrina con las cenizas, 8 x 120 x 120 cm.


Karmelo Bermejo 26

México, D.F., a 23 de febrero de 2010 Residuos de la economía general, comisariada por


"El Espectro Rojo".
Estimado Director del Centro de Arte 2 de Mayo: La idea que usted propone —sustituir una pieza
de un electrodoméstico de uso familiar por su sí-
Me remito a usted para presentarle mi proyecto a mil en oro y exponer dicho objeto en el CA2M— me
realizar en el contexto de la exposición Fetiches parece viable.
críticos, comisariada por "El Espectro Rojo", que Puedo realizar un reportaje fotográfico de los
tendrá en lugar en el Centro de Arte el próximo electrodomésticos que mi familia y yo veamos ra-
mes de mayo. zonables para este objetivo y enviárselo para que
Mi proyecto consiste en realizar un site specific pueda decidir cuál se aproxima más a sus ideas.
en la casa del director del Centro de Arte. En su nota usted dice que ambas partes estable-
La operación a ejecutar es reemplazar una pie- cerán las limitaciones de uso comercial y de
za del interior de uno de los electrodomésticos uso real del electrodoméstico. Le ruego que nos
de la casa del director del Centro por otra igual aclare, tanto a mí como al comisario, Cuauhtémoc
fundida en oro macizo de 18 quilates. Las ins- Medina, qué quiere decir este punto. A nuestro
trucciones para realizar este intercambio de la entender, no debería existir ninguna limitación.
pieza por su réplica de oro son: Tras su intervención y su exposición en el CA2M,
el electrodoméstico, será de mi propiedad, tanto
• Desmontar la carcasa del electrodoméstico como electrodoméstico como obra de arte de Karme-
para acceder a su interior. lo Bermejo. Para ello le solicitaré que me dé la
• Elegir la pieza a reemplazar. documentación pertinente —un certificado de auten-
• Desmontar esta pieza y enviarla a un joyero ticidad—, para lo cual supongo que usted querrá
para que saque su réplica en oro macizo. coordinarse con su galería de Madrid. Así, podré
• Colocar la pieza de oro macizo en el lugar continuar utilizándola como objeto de utilidad
en el que se encontraba la pieza original. familiar o, si así lo decidiéramos mi familia y
• Cerrar la carcasa del electrodoméstico. El yo, podré darle un uso de obra de arte e incluso
electrodoméstico seguirá funcionando con introducirla en el mercado secundario.
normalidad. Reciba un cordial saludo,
FB
Estas labores pueden ser realizadas, o bien por ***
el mismo director del Centro, o por un técnico.
La producción de la pieza de oro macizo debe ser México, D.F., a 10 de marzo de 2010
realizada por un joyero.
La pieza que se expondrá en las salas del Centro Estimado director del Centro de Arte:
de Arte durante la exposición Fetiches críticos
será el electrodoméstico de la casa del director Le aclaro en primer término que las limitaciones
del Centro, con su carcasa cerrada; la pieza de de uso comercial y de uso real del electrodomés-
oro quedará por lo tanto oculta al espectador. A tico a las que me refiero son las siguientes:
simple vista se trata de un ready-made. Una vez En efecto el electrodoméstico continuará en todo
que haya terminado la exposición, el electrodo- momento siendo de su propiedad, así como la pie-
méstico completo con la pieza de oro incorporada za de oro que quedará adherida al mismo de manera
volverá a ocupar el espacio doméstico que le es inseparable.
propio en casa del director del Centro. El precio al que se ofertará la pieza en caso de
El electrodoméstico continuará siendo en todo que así se desee no será en ningún caso menor que
momento propiedad del director del Centro y mi el precio de venta al público en galería de pie-
intervención quedará adherida al mismo de manera zas similares.
inseparable. Asimismo, en caso de que se desee comercializar
Ambas partes establecerán las limitaciones de la pieza, esta venta no deberá tener ningún otro
uso comercial y de uso real del electrodoméstico. propósito que no sea el de su enriquecimiento per-
El electrodoméstico será elegido de mutuo acuer- sonal y el de su familia, quedando explícitamente
do por las partes, el artista y el director del descartada cualquier finalidad de tipo benéfico.
Centro, así como el título exacto de la pieza La pieza tampoco podrá ser donada a institución
que, a priori, será del todo explicativo en con- alguna con estos fines.
sonancia con los títulos de mis trabajos anterio- Respecto al uso del electrodoméstico, en nin-
res. Este título será propuesto por el artista al gún caso el componente interno de oro macizo será
director del Centro durante el proceso de trabajo expuesto o se distribuirán imágenes del mismo; es
y cuando se haya llegado a la conformidad de am- responsabilidad de su poseedor mantener oculta la
bas partes, se dará por válido. imagen del componente de oro macizo en estos tér-
Karmelo Bermejo minos. En caso de que la pieza sea expuesta, se
*** expondrá siempre el electrodoméstico completo y
cerrado.
Madrid, a 5 de marzo de 2010 Respecto a la elección del componente interno,
me gustaría supervisar también esta elección.
Estimado Karmelo Bermejo: Respecto a la elección del componente inter-
no debo poner tan sólo dos condiciones: la pieza
Muchas gracias por su carta del pasado 23 de fe- ha de ser una pieza de funcionamiento y no, por
brero en la que me propone su pieza con la que ejemplo, de sujeción, es decir, no vale un torni-
participará en la exposición Fetiches críticos. llo por ejemplo, tampoco debe ser una cantidad de
Componente interno de la aspiradora del director de un Centro de Arte reempla-
27 zado por una réplica de oro macizo con los fondos del centro que dirige, 2010

oro ridícula. En cualquier caso, comencemos desde miento. No debe ser difícil abrirlo y encontrar
ya a abrir electrodomésticos y daremos con nues- la pieza adecuada para sustituir. Puedo hacerlo
tra clave. siguiendo sus instrucciones y enviarle fotos de
Reciba un cordial saludo, todas las piezas móviles a la vista (aspas de
Karmelo Bermejo ventilador, ejes, etc.).
*** Salud,
FB
Madrid, a 7 de abril de 2010 ***

Estimado Karmelo Bermejo: México, D.F., a 9 de abril de 2010

Tras una larga reflexión familiar, creemos que el Estimado Ferran Barenblit:
electrodoméstico idóneo es la aspiradora. Los mo-
tivos son: Los motivos que desarrolla en su carta para rea-
• Podemos vivir sin ella los tres meses de la lizar la operación con su aspiradora son del todo
exposición. pertinentes, como conclusión le envío el título
• Es un objeto que encuentro por sí mismo de la pieza y los datos técnicos:
atractivo. “Componente interno de la aspiradora del di-
• Se parece más a un fetiche que una lavadora. rector de un Centro de Arte reemplazado por una
• No es ni demasiado grande ni demasiado pe- réplica de oro macizo con los fondos del centro
queño. que dirige”
• Tiene ya muchos años y funciona estupenda- Técnica: Oro de 18 quilates.
mente. Funcionaría durante décadas, creo, Medidas: Secretas.
con el tratamiento adecuado (no pasa lo Aprovecho para comunicarle mi renuncia expresa
mismo con otros electrodomésticos: mi expe- a recibir cualquier tipo de honorario por el tra-
riencia es que están diseñados para fallar bajo realizado.
a los cinco años). Un saludo,
• Su mecánica no debe ser compleja. Karmelo Bermejo
Como ve en las imágenes adjuntas, el mecanis-
mo del motor puede ser extraído para su manteni-
Miguel Calderón 28
29 Testamento, 2009
Miguel Calderón
30

Cortesía kurimanzutto
31 Testamento, 2009

El 13 de diciembre de 2007, el artista Mi-


guel Calderón hizo su testamento frente al
notario público número 173, Lic. Francisco
Xavier Arredondo Galván. En el testamen-
to público abierto, en la escritura con el
número 44900, Miguel Calderón asigna:

Primero: Institución de heredero. Miguel


Calderón instituye como único y univer-
sal heredero de todos sus bienes, dere-
chos y obligaciones, presentes y futuros
a: Carlos Slim Helú.

Segundo: Institución de albacea. Miguel


Calderón instituye de albacea de su suce-
sión a: Carlos Slim Helú

Tercero: Revocación. Miguel Calderón de-


sea que este testamento se cumpla como
su última y deliberada voluntad y revoca
cualquier otro otorgado con anterioridad.

Con este testamento público abierto, el


artista hereda todos sus bienes a Carlos
Slim, magnate que se abalanzó en la pri-
vatización de la telefonía en México du-
rante la década de los noventa, fundando
un imperio con el monopolio de las teleco-
municaciones. Slim ha sido designado por
la revista Forbes como la persona más
rica del mundo en 2010 con 53, 500 millones
de dólares, sobre la base, según informa el
comunicado, de una fortuna “hecha por
él mismo”.
Duncan Campbell 32
33
Make it New John, 2009

Cortesía de hotel, Londres


Jake & Dinos Chapman 34

© Los artistas. Foto: Stephen White. Cortesía de White Cube

Jake & Dinos Chapman


CFC76249559.3, 2002
Bronce pintado
92 x 41 x 9 cm
35 Obras de la Chapman Family Collection, 2002

© Los artistas. Foto: Gareth Winters. Cortesía de White Cube


Jake & Dinos Chapman Jake & Dinos Chapman Jake & Dinos Chapman
Dibujo V, Chapman Family Collection, 2002 Dibujo IV, Chapman Family Collection, 2002 Dibujo VI, Chapman Family Collection, 2002
Grabado en blanco y negro Grabado en blanco y negro Grabado en blanco y negro
148.6 x 128.6 cm (incluye marco) 148.6 x 128.6 cm (incluye marco) 148.6 x 128.6 cm (incluye marco)

Presentada en la Galería White Cube, la belleza permanece a la vez intacta y conta- cristalizadas en su más pura y simple in-
exhibición: Obras de la Chapman Family giosa. De hecho, desde que el colonialismo tensidad y sensualidad, donde las voces
Collection, compuso un extraordinario en- del siglo xx, empezó a escarbar el suelo en de los vivos y muertos ansían, como no-
samble de raros objetos etnográficos y reli- pos de minerales esenciales y descubrió en sotros, lo divino en tanto tiemblan ante
carios fetiches que sucesivas generaciones los objetos del arte primitivo una veta rica el poderoso enigma del infinito. El artista
de la familia Chapman han acumulado e intocada de tesoros, su propio linaje fue naíf primitivo, como el moderno, sabe bien
diligentemente por un periodo de más de irrevocablemente trastornado por la invo- que el poder mueve al mundo. El poder
setenta años. Salvo unas cuantas obras ais- luntaria interrupción destructiva del paraí- del agua, la madera, el viento, el petróleo
ladas, exhibidas generosamente en Africa: so. La Chapman Family Collection muestra y la fuerza nuclear mantienen nuestras
The Art of a Continent en la Royal Academy cómo el esfuerzo económico fructífero en- casas tibias y nos llevan de un lugar al
of Arts en Londres, la colección no había cendió las pasiones artísticas de Picasso, otro; cocina la comida de la aldea, lleva
sido previamente presentada en su des- Matisse y Braque, cuyo interés en el arte et- al filántropo a tierras distantes, y lo ayuda
vergonzada integridad. Las obras cumbres nográfico empezó a disipar la larga sombra a traer de regreso los elegantes artefactos
de la Chapman Family Collection incluyen que se proyectaba sobre la cultura occiden- que enriquecen nuestra comprensión y
trofeos primitivos y máscaras iniciáticas tal. Gracias a la mirada visionaria de estos apreciación de la belleza. Sabemos que el
prácticamente desconocidas de las anti- artistas intempestivos, el arte etnográfico poder económico y político organiza, mo-
guas regiones coloniales de Camgib, Seirf se reconcilió y se fundió con el modernis- tiva y rige a las sociedades donde vivimos,
y Ekoc, mismas que han sido reconocidas mo, creando formas eternas y permitiendo pero quizá el poder espiritual es el más
por expertos acreditados como las más a la cultura global armonizarse en un len- potente de todos, pues provee a la huma-
notables en el mundo entero. guaje poético singular. nidad de la habilidad para ordenar nues-
En cuanto a la genealogía de nuestra Con este objetivo inefable en mente, la tro mundo y comprender la naturaleza en
propia cultura contemporánea, la Chap- Chapman Family Collection ofrece al es- la aciaga administración del bienestar
man Family Collection rastrea las influen- pectador un pasaje luminoso para apre- y la enfermedad, la propia seguridad y la
cias latentes que la han impregnado: esas ciar su experiencia interna y externa, para propia catástrofe. La Chapman Family
voces mudas que se cuecen lentamente en atestiguar el núcleo de fuerza emotiva que Collection es una encarnación de habili-
los rescoldos de la aurora primordial. Su comparten por igual el artista primitivo dosa maestría que demuestra que la ma-
estoicismo monolítico reverbera con la analógico y el artista tecnológico. En su nipulación divina del poder espiritual, es
historia de una cultura saqueada por el generoso arco, la Chapman Family Collec- una de las principales funciones del arte
colonialismo industrial. No obstante, su tion es capaz de mostrar formas de arte etnográfico.
Andrea Fraser 36

Andrea Fraser. Untitled. Del 10 de junio al 23


de julio de 2004. Recepción inaugural: Jueves
10 de junio, 6-8 pm

La Friedrich Petzel Gallery se complace sonido ni edición, tomado en una habita- Esta exposición es la premier en Estados
en anunciar Untitled, una exposición in- ción de hotel con una cámara inmóvil y la Unidos de Untitled. Se presentó al público
dividual de la artista residente en Nueva luz ambiental. por primera vez en Andrea Fraser, Works:
York Andrea Fraser. Esta exposición cons- Untitled es la continuación de los veinte 1984-2003, una retrospectiva intermedia
tará de dos obras: Untitled [Sin título], años que Fraser lleva examinando las rela- organizada por el Kunstverein de Hambur-
2003, y Don’t Postpone Joy, or Collecting ciones entre los artistas y sus mecenas. go en el verano de 2003. Actualmente se
Can Be Fun [“No pospongan la dicha, o Conocida por sus performances a manera muestra en la segunda sede de esta retros-
Coleccionar puede ser divertido”], 1993. de visitas a galerías y análisis del colec- pectiva, la Dunkers Kulturhus, en Helsing-
Untitled (2003) se inició en 2002 cuando cionismo en museos, instituciones de arte borg, Suecia.
Andrea Fraser se acercó a la Friedrich Pet- corporativas y coleccionistas particulares, La exposición será inaugurada el 10 de
zel Gallery para concertar en su nombre el Untitled desplaza el foco de su investiga- junio con una recepción de 6 a 8 pm, y per-
encargo de un coleccionista particular. Los ción de las condiciones sociales y econó- manecerá abierta hasta el 9 de julio. Una
requisitos del encargo incluían un encuen- micas del arte a un terreno mucho más exposición individual simultánea de la
tro sexual entre Fraser y el coleccionista, personal. La obra plantea cuestiones re- obra reciente de Fraser se muestra en Ame-
que sería grabado en video, siendo el pri- lativas a los términos éticos y consensua- rican Fine Arts Co., 530 West 22nd Street.
mer ejemplar de la edición para el colec- les de las relaciones interpersonales, así Para mayor información, sírvase contactar
cionista participante. El video resultante como a los términos contractuales del in- a Friedrich Petzel Gallery al 212.680.9467 o
es un documento de sesenta minutos sin tercambio económico. info@petzel.com.
37 Untitled, 2004

FOR IMMEDIATE RELEASE

ANDREA FRASER
Untitled

JUNE 10
– JULY 23, 2004
OPENING RECEPTION: THURSDAY, JUNE 10, 6-8 PM

Friedrich Petzel Gallery is pleased to announce Untitled, a solo exhibition by New York-based
artist Andrea Fraser. The exhibition will be comprised of two works, Untitled, 2003, and Don’t
Postpone Joy, or Collecting Can Be Fun, 1993.

Untitled, 2003 was initiated in 2002 when Andrea Fraser approached Friedrich Petzel Gallery to
arrange a commission with a private collector on her behalf. The requirements for the
commission were to include a sexual encounter between Fraser and a collector, which would be
recorded on videotape, with the first exemplar of the edition going to the participating collector.
The resulting videotape is a silent, unedited, sixty-minute document shot in a hotel room with a
stationary camera and existing lighting.

Untitled is a continuation of Fraser's twenty-year examination of the relationships between artists


and their patrons. Known for her performances in the form of gallery tours and analyses of
collecting by museums, corporate art institutions, and private collectors, Untitled shifts the focus
of this investigation from the social and economic conditions of art to a much more personal
terrain. The work raises issues regarding the ethical and consensual terms of interpersonal
relationships as well as the contractual terms of economic exchange.

This exhibition is the United States premiere of Untitled. It was first presented publicly in
Andrea Fraser, Works: 1984-2003, a mid-career retrospective organized by the Kunstverein in
Hamburg, in the fall of 2003. It is currently on view at the second venue of Fraser's retrospective,
the Dunkers Kulturhus in Helsingborg Sweden.

….

The exhibition will open on June 10, with a reception from 6 - 8 p.m., and will remain on view
through July 9. A concurrent solo exhibition of new work by Fraser will be on view at American
Fine Arts. Co, 530 West 22nd Street. For further information, please contact Friedrich Petzel
Gallery at 212.680.9467 or info@petzel.com.
Fran Ilich 38

ilich@sabotage.tv

Casi a la par que coloqué en órbita espa- 05 de enero, 2009


cial el servidor autónomo cooperativo La Digna Rabia
PossibleWorlds.org, creé un cuerpo que El ceo de Diego de la Vega, S.A. de C.V.,
lo acompañaría desde el inicio: Space- participa inesperadamente con una confe-
Bank.org. Recuerdo una de las primeras rencia magistral en la mesa “Otra comuni-
discusiones con la base de apoyo sobre cación, otra cultura”, en el Primer Festival
el asunto de que uno de estos proyectos Mundial de la Digna Rabia, donde com-
era el cuerpo político y el otro el econó- partió mesa con varios comandantes del
mico. Nos preguntábamos cuál prevalece- Ejercito Zapatista de Liberación Nacional,
ría sobre cuál, o si se lograría un balan­ce entre ellos el Comandante Zebedeo (quien
funcional en el que cada uno desempeña- moderaba la mesa) y su portavoz oficial, el
ra su justo papel sin interferir en las com- Subcomandante Insurgente Marcos. Bási-
petencias del otro: que la economía fuera camente la participación consistió en ha-
política y no que ésta se convirtiera en cer un análisis de la otra cultura, pero no
una empresa como todas las demás, que pudimos desaprovechar la oportunidad
llevan en su adn el asunto de obtener ga- de hacer pública la invitación a participar
nancias por sobre todas las cosas. en la cooperativa de producción Radio La-
El primero de éstos era, digamos, un te- tina am.
rritorio, una pequeña isla en la red ocupa-
da por individuos, colectivos, asociaciones 26 de febrero, 2009
y empresas, hasta llegar literalmente a Nuestro negocio es la cooperación
sobrepoblarla. Esto nos generó una eco- Dice el dicho que toda crisis es una opor-
nomía que permitió mantener una espe- tunidad. Tal fue el caso para Diego de la
cie de solvencia y que nos dio ánimo para Vega, S.A. de C.V., con Tijuana Media Lab,
generar contenido (podcasts, telenovelas, por lo que para evitar su inminente banca-
series de animación y textos) enfocados a rrota, resultado de problemas organizati-
los pobladores del servidor. vos, mala administración y endeudamiento,
El segundo fue, en un principio, una en un acto lleno de sol y calor humano, el
pequeña alcancía en la que le depositá- 14 de febrero (día del amor y la amistad)
bamos monedas y retirábamos billetes, y recurrió a adquirir y privatizar la totali-
que pronto aprendimos a controlar de dad del proyecto con el objetivo de rees-
formas y modos que nos enseñaron no tructurarlo y, de esta manera, avanzar la
sólo a administrar o multiplicar, sino a causa del maoísmo digital a su próximo
generar un modelo económico que en nivel para mantener a flote programas
cierta medida nos ha permitido abando- como: Cinema P2P. Porque nos importa
nar los confines tradicionales de la eco- Gaia, hacemos de la revolución nuestra
nomía virtual del don —la forma en que práctica de la vida diaria.
se estructuran la mayor parte de los pro-
yectos culturales en internet— para aden- 06 de marzo, 2009
trarnos en un sistema económico híbrido SpaceBank al 100%
que oscila entre lo que llamaremos “eco- La actual crisis económica no le pegó di-
nomía interna”, donde ocurre el inter- rectamente a SpaceBank, pues justo antes
cambio entre socios inversionistas (que de que pudiera afectar al Fondo Sabotage
construyen y controlan su propia infra- debido a sus posiciones en la Bolsa Mexi-
estructura e instituciones), y “economía cana de Valores, éstas fueron liquidadas
externa” (lo que se puede consumir o des- para invertir el dinero tanto en el Commo-
cargar online), que aunque en apariencia dity Market de café zapatista, como en el
funciona como una cooperativa del don, mercado de dinero PW.Inf, que apuntaba a
crea la riqueza necesaria para permitir comprar infraestructura para Possible­
potenciar colectivamente conexiones en Worlds.org —específicamente, generar re-
los mercados globales, como la Bolsa cursos suficientes para un servidor para
Mexicana de Valores y mercados margi- el proyecto de Radio Latina am, misma que
nales de commodities (mercancías) ideo- se concretó con diversas ayudas (otra par-
lógicamente correctos, que permiten al te importante fue el 33% proveniente de
colectivo involucrado en estas operacio- un préstamo de SpaceBank.org que ya se
nes acercarlo a su objetivo sin dañar el de liquidó)—. En otras palabras, las inver-
otros. Y así, poco a poco, ambos proyectos siones han ocurrido dentro de la misma
continuaron creciendo y generando otras comunidad virtual o apuntan hacia la
iniciativas, hasta que, tres años después, agenda secreta de “otro mundo es posi-
éstas a su vez se consolidaron en el cuer- ble”. También se ha invertido una peque-
po paradigmático de nuestros días: una ña cantidad en reservas de metal precioso
corporación. y en divisas extranjeras, así como en pu-
Lo que sigue a continuación son algu- ros cubanos. Un punto importante es que
nos extractos de los reportes operativos se renegoció el área de préstamos. Dicho
de Diego de la Vega, S.A. de C.V. todo esto, el banco se encuentra sin capital
39 Fragmentos. Reporte anual de Diego de la Vega S.A. de C.V., 2010

líquido, pues todo se encuentra invertido, solidaridad, suscitada por la crisis econó-
por lo que si bien no está nece­sariamente mica, le da una severa sacudida a Diego
en riesgo de bancarrota, los futuros pro- de la Vega, S.A. de C.V., al grado de poner
yectos sí dependen cerca del 100% de que en un estado de emergencia la mayoría de
se paguen puntualmente los abonos sema- sus operaciones, principalmente la conti-
nales durante las próximas 44 semanas. nuidad de proyectos como el servidor co-
operativo Possible Worlds (que debido a
26 de abril, 2009 la crisis continúa perdiendo suscriptores,
SpaceBank en problemas quienes abandonan sus proyectos o conti-
de supervivencia núan con adeudos, el mayor de casi $1,500
SpaceBank está básicamente parado y dólares, o piden crédito o bien se mudan
sin acceso a dinero, lo que hace posible a servidores comerciales más baratos) y
que deje de existir, pues Luis Humberto la señal de radio por internet Radio Latina
Rosales Lara (alias cybercholito), el chico am, cuyo costo de producción es demasia-
al que le prestamos el dinero del fondo para do alto. Se analiza la posibilidad de que
que terminara sus estudios de medicina y cualquiera de los proyectos desaparezca,
saliera del infierno de los call centers, tras y se decide que, por el bienestar del ejecu-
cuatro o cinco abonos de menos de 15 dóla- tivo y los accionistas, toda iniciativa que
res, decidió no seguir con sus pagos y bási- no sea económicamente sustentable ten-
camente está de fiesta. Ya no responde drá que desaparecer. A pesar de todo, con-
nuestros correos, ni llamadas telefónicas, tinúa adelante y con todas las esperanzas
pero sí lleva una vida social muy activa en el proyecto naciente Collective Intelligen-
su página de MySpace. ¿Una vez mas la ce Agency. También se considera enfocar-
colectividad es traicionada por las necesi- se en un proyecto de comercialización de
dades individuales de una persona a la corvina rebelde del Mar de Cortés, para
que no le parece interesar otra cosa que su apoyar a la comunidad indígena cucapah
propio beneficio? De momento, SpaceBank de El Mayor, Baja California. Dicho pro-
anuncia que el departamento de présta- yecto, si bien requiere de una considerable
mos queda suspendido hasta nuevo aviso. logística y no es menor el riesgo, también
Incluso si se reintegrara el dinero, queda podría ofrecer importantes dividendos a
la duda de si es posible ejercer préstamos los accionistas a SpaceBank. Desgraciada-
sin colaterales, por lo que seguramente mente, el dinero del fondo Sabotage conti-
tras conseguir el dinero de vuelta, este núa congelado debido al préstamo que se
servicio quedaría suspendido. Si alguien hizo a Luis Humberto Rosales. De cual-
se ofrece a escribirle para que todos recu- quier modo, pese al clima, la decisión es
peremos nuestro dinero, puedo propor- continuar la larga marcha hacia el futuro,
cionar su email. De otra forma, SpaceBank aunque esto suponga cruzar un desierto
se encuentra virtualmente sin fondos y, al que parece no tener fin.
estar incomunicados con él (por aquello
de que no responde ningún llamado nues- 30 de junio, 2009
tro), una de las posibles salidas que ve- El doloroso cambio
mos para recuperar el dinero es proceder Hay un problema severo de liquidez, mis-
con una demanda legal. De momento, el mo que pone en peligro la existencia del
dinero de todos los cuentahabientes está proyecto. Se llega a considerar la dolorosa
en sus manos. decisión de desmantelar Tijuana Media
Lab. Como un primer paso, se comienza
31 de mayo, 2009 con la urgente y necesaria liquidación del
La crisis de la solidaridad hardware que se disponía para paliar las
Mayo es el mes en que la famosa crisis eco- deudas. Como señal de esperanza, tras un
nómica por fin le pega a Diego de la Vega, accidente fortuito en un primer encuentro
S.A. de C.V., con toda la fuerza de la pala- con el ex director y fundador de la Comi-
bra impetuosidad. Por un lado, el Tijuana sión de Concordia y Pacificación Chiapas-
Media Lab continúa enfocándose sobre ezln, surge la posibilidad de que, mediante
todo en los proyectos de r&d (investiga- la asesoría de un órgano de cultura, se
ción y desarrollo) en narrative media, que consigan los fondos necesarios para resca-
son los que le dan vida, además de pro- tar y mantener con vida a Diego de la Vega,
yectos como, por ejemplo, la relación con S.A. de C.V., por lo menos el tiempo sufi-
el Laboratorio del Procomún México. De ciente para considerar un plan “B”. Como
cualquier modo subsiste principalmente un primer paso nos acercamos de nuevo
gracias a la Tienda Cooperativa y sus ven- con el deudor de SpaceBank.org (Luis Hum-
tas de productos ideológicamente correc- berto Rosales), quien se compromete a reto-
tos como la cerveza china, el puro cubano mar el pago con abonos semanales de $100
y el café zapatista, así como de las funcio- pesos mexicanos ($7.50 dólares) para po-
nes de cada viernes de Cinema P2P. Sin der salir adelante en lo inmediato y a corto
embargo, es en este mes que la crisis de la plazo. Las implicaciones de esto, claro,
Fran Ilich 40

serían que su deuda se saldaría en dos entre el presidente Calderón, los policías,
años, por lo menos. soldados y narcotraficantes que están
mezclados entre sí como si fueran un mis-
31 de julio, 2009 mo ente.
Asesoría + externalización Se toma la decisión de que Tijuana Me-
El mes de julio podría reducirse a una ecua­ dia Lab debe desaparecer, pues la idea de
ción alquímica, pues exigió la rápida con- un media lab como tal no es la más ade-
figuración de los operativos de Diego de la cuada para los proyectos en que Diego de
Vega, S.A. de C.V., que a partir de este mes la Vega, S.A. de C.V., intenta enfocarse. De
tendrán un mayor énfasis en el trabajo in- momento, con la crisis, no existen ni la ca-
material (que no en economía inmaterial), pacidad ni los recursos humanos o ma-
pues en lo sucesivo el ceo se dedicará de teriales para poder llevar adelante el
tiempo completo a asesorar a la gerencia proyecto, y aun cuando hay interés de que
de literatura de una institución cultural éste sea uno de los dos proyectos america-
dentro del organigrama del gobierno fe- nos invitados a unirse a una red europea
deral mexicano. Lo que comienza es un de media labs, de momento se decide enfo-
nuevo proceso: habrá que ver cuáles de los carse a otros formatos de producción. Al
proyectos recomendados por un maoísta mismo tiempo, el Banco Mundial reitera la
digital adherido a la Sexta Declaración de invitación a SpaceBank para trabajar un
la Selva Lacandona pueden ser gestados y proyecto al interior de sus instalaciones en
gestionados al interior de una empresa Washington, D.C. Y para cerrar el mes, se
cultural paraestatal enfocada a la admi- avería el disco duro donde está guardada
nistración pública de bienes y servicios toda la información fundacional del pro-
culturales para beneficio de la población yecto que se comenzó a almacenar desde
en la región de Tijuana-San Diego (Baja los tiempos anteriores a delete.tv, en la dé-
California y California), en plena era del cada de los años noventa.
reality show de la guerra contra el narco-
tráfico y la privatización neoliberal. 29 de septiembre, 2009
Nuestra primera cdo
31 de agosto, 2009 Tuvimos una buena venta en eBay, la pri-
Saturación mera, un hart communicator que pusi-
En Diego de la Vega, S.A. de C.V., empeza- mos a la venta en $200 dólares y que en
mos el mes de agosto intentando recupe- la subasta ascendió, si no me equivoco,
rarnos de la crisis, pero enfocados de lleno hasta los $1,095 dólares, lo que sin duda
en asesorar una empresa paraestatal cul- fue una buena noticia para las personas
tural del gobierno federal, donde llevamos que estuvieron respaldando esta venta
a cabo el taller de redes e infraestructuras como una inversión en Diego de la Vega,
abiertas de comunicación con Efraín Fo- S.A. de C.V., y pudieron tener una ganan-
glia, de guifi.net. Pocos días después se or- cia del 550%. También promovimos el En-
ganiza un trueque de libros, a partir de cuentro Binacional de Dramaturgia en
una conversación sobre economía infor- Centro Cultural Tijuana con la idea de,
mal y redes de intercambio que no utilizan además de generar toda clase de inter-
dinero con la artista colombiana Carolina cambios culturales, pensar en un mercado
Caycedo. En medio de todo esto, sin embar- binacional enfocado a la producción de
go, el servidor cooperativo PossibleWorlds textos dramáticos. Además, tenemos una
se vio orillado a empeñar su futuro y, aun- gran noticia para todos aquellos que han
que en estado de absoluta insolvencia, se invertido en el fondo Sabotage de Space-
niega a quebrar asumiendo una deuda que Bank: finalmente se le pudo confiscar a
le es completamente irreal. Como resultado, nuestro deudor un activo con el valor total
por lo menos uno de sus proyectos esencia- de la deuda ($10,000 pesos mexicanos),
les ya no puede ocupar espacio en órbita mismo que se segmentó en 500 pagarés
ciberespacial por aquello de las deudas y (ious) con un valor unitario de $20 pesos
la falta de sustentabilidad, pues arrastra mexicanos, que a su vez se constituye
una deuda de más de un año. Muchos otros como una cdo (collateralized debt obliga-
proyectos huéspedes (no todos zapatistas) tion) con el fin de continuar invirtiendo
abandonan el servidor o desaparecen de la en el mercado. La fecha de vencimiento
red por completo. Pero eso no es nada si se de ésta es el 1 de enero del 2010, a las
compara con lo que está por ocurrir. Pri- 0:00 horas, en que será colocada como
mero nos enteramos de que una gran ami- subasta en eBay. La colección consta de
ga y colaboradora, quien además había un total de 500 comic books e incluye
sido una de las personas en solicitar el pro- ejemplares bastante codiciados por co-
tocolo de seguridad social y clínica hope en leccionistas, por lo que quienes manten-
SpaceBank, es secuestrada, torturada, ase- gan su inversión en el fondo Sabotage y
sinada brutalmente y después decapitada, no liquiden posiciones, podrían benefi-
víctima de la ola de violencia de la guerra ciarse de ésta.
41 Fragmentos. Reporte anual de Diego de la Vega S.A. de C.V., 2010

30 de octubre, 2009 dentro de este conglomerado mediático co-


La naciente relación entre cia y Diego de operativo coin-operated, por lo que no nos
la Vega, S.A. de C.V. vamos a centrar en la idea de retroceso. A
En octubre se hizo pública la existencia mediados de año, con la amenaza de una
de la Collective Intelligence Agency, ini- eminente bancarrota, que habría acabado
ciativa colaborativa de información en la terminantemente con el servidor Possible
que Diego de la Vega, S.A de C.V., tiene una Worlds, se tuvo que tomar con emergencia
participación del 50% como conspirador y la decisión de adentrarnos en un proceso
co-fundador. de externalización: el ceo habría de acep-
La agencia fue fundada el 15 de abril tar un empleo con tal de poder subsidiar,
del 2009 por Jennifer Flores Sternad y por medio de su trabajo, una serie de gas-
Fran Ilich, en la comunidad desincorpora- tos que de momento eran insostenibles. Lo
da de Greenland, Colorado, y la primera hecho, hecho está. La tormenta pasó y el
línea de investigación sobre la que trabaja barco sigue flotando, y no sólo eso, sino
desde entonces lleva por nombre: “Ameri- que además ha crecido y muestra señales
ca, 200 years in dependence” y está a cargo de desarrollo, incluso de ahorro y exce-
del Nuuk Comission Directorate 2010, que dentes en la caja chica que permitirán
es una iniciativa con motivo del bicente- gestionar nuevas fases del proyecto, e in-
nario de la independencia de Hispano- cluso concentrarnos en la liquidación de
américa para hacerle llegar a la cámara de ciertas inversiones en la Bolsa.
diputados groenlandesa información refe- Por esto, se toma la decisión de que el
rente a la experiencia post-colonial de ceo termine su relación laboral actual
Latinoamérica, de manera que la nueva —como había sido originalmente planea-
nación de Groenlandia (Greenland), que do y comunicado a la dirección general de
recién se independiza del Reino de Dina- la empresa cultural en la primera mitad
marca, no cometa los mismos errores que de octubre— para reenfocarse de tiempo
las naciones latinoamericanas que gene- completo, a partir del 15 de enero del 2010,
raron cadenas de dependencia y deuda en actividades propias de Diego de la Vega,
externa, desde la ola de independencias S.A. de C.V. Durante la última parte del
de 1810, y de las que hoy, casi en 2010, les mes se liquidó la casi totalidad de las po-
ha sido imposible liberarse. Con el cia siciones de SpaceBank en la Bolsa Mexica-
Project, Diego de la Vega, S.A. de C.V., bus- na de Valores y el Departamento de Ficción
ca fomentar el control sobre el acceso a terminó la elaboración del texto de una mi-
información confidencial y compartirla se-en-scène que lleva el nombre de Mujeres
con pares suyos alrededor del globo para y bombas. Antes de cerrar el año, tam-
gestar y alimentar iniciativas afines a la bién se comenzó el periódico El Zorro de
Sexta Declaración de la Selva Lacandona, la Mesa.
entre otras.

30 de noviembre, 2009
Intra-institucional Diego de la Vega, S.A. de C.V., es un conglo-
Para reafirmar nuestro compromiso, en merado mediático cooperativo coin-ope-
noviembre encontramos la manera de rated que trabaja bajo la agenda secreta
proyectar dentro del VII Festival de Lite- de “otro mundo es posible” con la meta de
ratura del Noroeste la película Corazón funcionalizar y generar bienes comunes.
del tiempo, de Alberto Cortés y Hermann
Bellinghausen, misma que fue actuada por
habitantes de un Municipio Autónomo Re-
belde Zapatista y por miembros del Ejérci-
to Zapatista de Liberación Nacional. La
compañía Bataclán, que la produjo, dona-
rá el total del monto de la renta del
dvCam a un municipio autónomo.

31 de diciembre, 2009
Autocrítica
Un año de este ejercicio ha pasado. El pro-
yecto se comenzó con 50 pesos mexicanos,
y aunque las cosas crecieron y lograron
cierto grado de desarrollo, también hubo
importantes tropiezos e incluso una ban-
carrota emocional y económica, la del Ti-
juana Media Lab. A pesar de todo —y sobre
todo de la crisis financiera mundial— se
ha podido afianzar determinados procesos
Fritzia Irizar 42
43 Desgaste, 2010

Sobre el desgaste

Actualmente, la rapidez constituye un factor de gran importancia en el desa-


rrollo y la eficacia de cualquier actividad, por lo que se ha impuesto una cul-
tura acerca de la sustitución de los objetos de uso común que corresponde,
más que a una necesidad personal, a una imposición hecha por los sistemas
y trampas de mercado. Esta situación provoca que no sólo la moda defina
la caducidad de los objetos de primera necesidad, sino que productos que
podrían ser duraderos, no lo sean y se desechen a la menor insinuación de
los anuncios publicitarios.
En medio de esta epidemia de lo efímero y con la misma velocidad con la
que los objetos son sustituidos, se suplen también, como consecuencia del
uso de tecnologías recientes, muchas otras actividades en las que el aspecto
físico del ser humano interviene de manera directa, dejando de ser uno de
los engranes fundamentales de la economía global. Esta situación ha desa­
tado teorías futuristas sobre su potencial desaparición y ve cada vez más
desvanecerse entre palabras la parte humana del trabajo, para ceder el lugar
sólo al reflejo en forma de cifras en reportes sobre su actividad diaria.
En países en vías de desarrollo, en donde los grandes avances tecnológi-
cos aún parecen ser interpretados por el grueso de la población como sucesos
lejanos compuestos de ciencia ficción, el trabajo físico aún mantiene una gran
carga cultural de exaltación en la que se honra y se celebran las capacidades
de las personas para ejecutar la labor diaria que dará sustento económico a un
grupo. Esta celebración del trabajo que se manifiesta hasta en sutiles rituales
domésticos, nos habla, sin decir demasiado, de la importancia simbólica que
el trabajo tiene, ya no como herramienta económica únicamente, sino como un
ingrediente para lograr y mantener la estabilidad psicológica colectiva.
Asomándome con cautela a la experiencia laboral de oficios en peligro de
extinción, pero teniendo en cuenta que la información en exceso muchas ve-
ces confunde o no permite codificar claramente cuando se intenta descifrar o
cuestionar “las bondades del progreso” o la transformación de la vida cotidia-
na mientras aún se vive en ella, descubro como salida temática y metodoló-
gica a estos trabajos, la simple presentación de hechos, disfrazados un poco
de ciencia, para creer que son verdad y otro poco simulando hacer poemas,
para jugar a que son posibles.
Estas piezas son ejercicios que califican y examinan la memoria, donde
trato de capturar la esencia desaparecida en lo usado, su historia vista a tra-
vés de lo ya invisible, haciendo una recuperación imaginaria de la energía in-
vertida por los trabajadores de diferentes áreas en lo que está al borde de ser
desechado y tratar de recuperar espacialmente la materia de su constitución
que ha cedido con el uso. Busco prótesis para actividades prematuramente
desahuciadas, homenajes, o simplemente hacer de ese desperfecto repleto
de insignificancia un gesto significativo.
Fritzia Irizar
Fritzia Irizar 44

Notario Público
Poner el diamante dentro de la sal

Sal

Diamante

Llenar 333 sacos


Con el fin de establecer una reflexión acerca de esquemas con 3 kg de sal
generales de valor utilizados a través de la historia por
distintos grupos sociales, busqué confrontar dos elementos
con características parecidas en forma y color pero que,
actualmente, difieren de manera muy amplia en función y
valor de cambio. Estos dos elementos, la sal y el diamante,
se someterán a un juego donde también harán participar al
espectador con su curiosidad, sobre todo, haciendo actuar
emociones que derivarán de la experiencia de exponerse a
la tentación de calcular su buena o mala fortuna.

Sacos de polipropileno
laminado con capacidad
de 3 kilos

333 sacos de 3 kilos cerrados y sellados


45 Fe de azar, 2010

Los sacos se ponen a la venta durante


la exhibición a un precio de €3 euros

Las pieza consiste en colocar directamente sobre el piso una


tonelada de sal, dentro de la cual se colocará al azar un dia-
mante real con un costo de por lo menos $1000 dólares, acto
que se realiza en presencia de un notario público que dará
fe de que el diamante colocado dentro de la sal es auténtico.
Durante los días que se exhiben, se ponen a la venta sacos
sellados de tres kilos de sal con un valor de €3 euros, den-
tro de los cuales está la posibilidad de que se encuentre el
diamante. La pieza continúa cuando al comprador de dichos
sacos de sal se le notifica, mediante un documento, que la
obra perderá su valor como producto artístico, es decir, que
dejará de contar como una obra de mi autoría, al momento de
abrir el saco; se somete a discusión un tercer valor: el valor
del arte.

A los compradores se les notifica que, en caso de


abrir o romper los sellos de seguridad, el saco deja
de tener valor artístico.
Mal wieder was fürs Bildungsbürgertum tun, 2009-2010
Bea Schlingelhoff [Una vez más educando a la burguesía intelectual] 46
Despréndase aquí
Bea Schlingelhoff, Fuck the Flâneur!, 2009
51 Bea Schlingelhoff Usar internet es actuar en complicidad con el ciber-capitalismo

Por medio del internet, un movimiento mundial comenzó a de- periodismo. Trabajamos por la diferenciación dentro de un sistema que no diferen-
sarrollarse en oposición a las doctrinas del neoliberalismo. ciamos. Cada vez que iniciamos una búsqueda, indagamos un ejemplo, enviamos un
http://en.wikipedia.org/wiki/Anti-globalization_movement correo electrónico, posteamos en un blog, subimos un vídeo o comparamos las no-
ticias y los pronósticos del tiempo en internet producimos valor, trabajo tercermun-
1. La pregunta: “¿Cómo podemos resistir? ¿Cómo no reproducir las estructuras de dista, tradicionalmente referido como trabajo abstracto. Somos la reproducción
poder que pretendemos destruir, criticar, abolir?” De un tiempo a la fecha, la cons- continua de trabajadores no cualificados. Además, producimos valor de uso, tradi-
tante apropiación, popularización y mercantilización del pensamiento y la lucha re- cionalmente considerado como el resultado del trabajo concreto, es decir, cuando
volucionarios han creado un vacío semi-cínico en la red post-discursiva occidental, compramos o respondemos anuncios —o cuando trabajamos por centavos (es decir,
en el que muchos artistas pudieron reaccionar ya fuera con violentos intentos infan- “turcos mecánicos”). El crowdsourcing 4 hace que la explotación parezca haberse
tiles por fusionar a Balenciaga con Foucault o con intentos inútiles por utilizar la ganado la lotería en línea, un llamado abierto a la explotación.
intelectualización de masas, que recientemente ha remplazado a la clase moderna Y producimos valor de uso al proporcionar “contenido informativo y cultural”.5 Tu
de la burguesía intelectual, como una seria legitimación de la (re)producción cultural. computadora no es una máquina de escribir, uno sería muy ingenuo de pensarlo,
Primero la fábrica fue remplazada por la ciudad en los años sesenta, y luego ésta para ti no es una herramienta.
fue remplazada por la vida cotidiana, que a su vez fue remplazada por el adjetivo
cultural. Mercancías, mapas, efimerabilia, raza. Si Marx creía que el fetiche signi- 6. Nuestra resistencia a trabajar voluntariamente para el capitalismo cibernético y
ficaba algo así como dar a un producto, a un objeto, valor o significado per se, inde- así confirmarlo será el coup d’internet perfecto. Esta resistencia no está en peligro
pendientemente de su producción o su valor de uso, entonces la desmitificación de por su capacidad de caer en cuenta o por su predicibilidad. El uso de internet para
la producción de mercancías culturales significó para los artistas encontrarse y pro- ventas, compras, comunicaciones, disertaciones, debe parar inmediatamente. Recu-
clamarse ajenos al intento de producción de sentido a priori, y poner su producción peramos nuestra comunicación y controlamos el conocimiento por nosotros mismos.
en la fila como parte del aparato que deseaban criticar. Nos resistimos a someternos voluntaria y automáticamente al instrumento de regu-
lación. Si no puedes renunciar al uso de internet, no estás con nosotros. Estás exclui-
2. A pesar del inteligente concepto de que la resistencia a las estructuras opresivas do. No eres la izquierda. No participarás de la “mística de la revolución total”.
y al infinito dispositivo de control (aquel que vincula discurso, objetos, sujetos y la
realidad del control) de nuestros deseos sexuales, sociales y comunitarios debe ser 7. Creer que por usar internet, tendrás acceso a la democracia o a la información, al
inesperada e impredecible, así como cíclica, y sin producir o afirmar condiciones conocimiento o los amigos o que encontrarás alivio para tu hijo adolescente con
estéticas o teóricas de comoditización y sin contar con el estado 1 de ciudadanía, no déficit de atención, equivale a creer que vas a poseer un Audi A8 nuevo porque
podemos alcanzar un estado sin excepción a menos que dejemos de pensar en el trabajas en la cadena de montaje de Audi.
internet como una herramienta. Debemos dejar de considerar el internet en términos
utilitarios. A menos que seas gerente general de Cisco, el internet nunca te será útil. 8. Los mecanismos de control cibernético no vuelven a la superficie metafóricamente
¿Quieres enviar parresía2 por un jodido correo electrónico? ¿Googlear dérive 3? El uso dentro de la producción artística (es decir, los campamentos fascistas para reclutas
del internet convierte el deseo, la libido, la experiencia y el análisis en una pasantía über-monitoreados utilizados para Open Space Conferences u Open Space Technology),
pseudo-cíclica sin goce de sueldo. Buenos fueron los tiempos en que el flâneur era sólo que esta vez la dictadura del proletariado no luchará por hacerse con ellos y
sólo apático en los corredores de MIT Press y Verso. Dentro del dispositivo de inter- controlarlos. El proletariado serán aquellos que se resistan a usar internet, será su
net, no hay contradicción —no hay fetiche—, sólo hay retroalimentación y códigos dictadura.
alimentadores del mito-información (es decir, los archivos de texto completo como
Jstor no son accesibles para las masas) y de nuevo la retroalimentación y el proyec- 1 [N. del T.: Juego de palabras intraducible entre estate (patrimonio), state (estado, con-
to para controlar, prever, anticipar y evaluar perfectamente. Es el proyecto socio- dición) y e-state (estado electrónico).]
antropológico más radical de la extrema derecha, la estructura más eficiente en la 2 “Pues, como veremos, el compromiso supuesto en la parresía está ligado a cierta situa-
que día tras día contribuimos a manos llenas al excedente monetario y simbólico de ción social, a una diferencia de posición entre el orador y su audiencia, al hecho de que
un hermético monopolio, ni tan red, ni tan global. Internet es la tiranía oligárquica, el parrhesiastes dice algo que es peligroso para sí mismo y por lo tanto supone un riesgo,
el estado de excepción; el neoliberalismo no es siquiera su prótesis. Diario: la red y tal. […] Es debido a que el parrhesiastes debe asumir un riesgo al decir la verdad que
global no es una máquina auto-poética abstracta, ni una plataforma sin fines de el rey o el tirano en general no pueden hacer uso de la parresía, pues no arriesga nada.”
lucro, ni un recurso; corporaciones co-operadoras la dominan, la controlan, la desa- Michel Foucault, Le gouvernement de soi et des autres, 1983.
rrollaron y la poseen. 3
Dérive: literalmente “deriva” o “desviación”. “Una de las prácticas situacionistas bási-
cas es la deriva, una técnica de paso rápido por diferentes ambientes. Las derivas supo-
3. La superestructura que conecta el internet simplemente subvenciona el neolibe- nen un comportamiento juguetón-constructivo y la toma de conciencia de los efectos
ralismo. Una lengua para la parresía, una mano para escribir, una verga para coger. psico-geográficos, y son por lo tanto totalmente diferentes del viaje o el paseo.” Guy
Si para describir una reacción emocional decadente o desproporcionada a una si- Debord, “Théorie de la dérive”, publicada en Les Lèvres nues, núm. 9, diciembre de 1956,
tuación específica se utiliza sensiblería, éste es el momento. Internet es sin duda e Internationale Situationniste, núm. 2, diciembre de 1958, p. 19.
más peligroso de lo que fueron las sectas en los años setenta. Es mesianismo de 4
[N. del T.: crowdsourcing es un término de muy reciente cuño, formado por la palabras
mierda, es la promesa de compartir muchísimos códigos binarios gratuitos, en vez inglesas crowd, multitud, y sourcing, que a partir de source, fuente, refiere a la obtención
de compartir la tierra, las casas, el poder, los medios de producción, los orgasmos, de materia prima. Similar al outsourcing, que ha sido traducido como tercerización o
la libertad. subcontratación y que define el envío de trabajos a empresas externas para abaratar
costos en mercados más baratos, el crowdsourcing plantea problemas a una multitud de
4. El que el uso de internet lleva a la alienación, el consumo y el abuso conspirativo voluntarios y ofrece recompensas a quienes obtengan la solución.]
es parte de la letra pequeña que puede ser ignorada o asumida por voluntad propia. 5“Los captcha (Completely Automated Public Turing test to tell Computers and Humans
No me preocupa aquí el soez aburrimiento que sentimos después de pasar tres Apart; ‘Prueba de Turing pública y automática para diferenciar máquinas y humanos’) son
horas en línea sin saber por qué, ni los aspectos de la vigilancia inmanente en el uso medidas de seguridad muy difundidas en la red global que evitan que programas auto-
de internet. Lo que deseo criticar es que trabajamos sin sueldo o con un sueldo matizados abusen de los servicios en línea. Lo logran solicitando a los humanos llevar a
meramente simbólico. Cuando usamos el internet, no sólo producimos excedente cabo una tarea que las computadoras aún no pueden cumplir, como la de descifrar carac-
teres distorsionados. Nuestra investigación exploró si tal esfuerzo humano podía ser
sentimental, trabajamos gratis. Trabajamos. Trabajar gratuitamente es una forma
canalizado para un propósito útil: ayudar a digitalizar material impreso antiguo so-
sentimental del trabajo, el estado de emergencia, una reacción que se nos ha hecho
licitando a los usuarios que descifren palabras escaneadas de libros que el re-
creer tiene un valor per se, a saber: que existe a pesar el valor que le damos y a conocimiento óptico de caracteres no logró reconocer. Demostramos que este
pesar del valor de uso y el valor de intercambio que se produce y a pesar de nosotros método puede transcribir texto con una precisión de palabra que sobrepasa el 99%, que
mismos. Las mujeres saben mucho a este respecto. corresponde a la garantía de los transcriptores profesionales humanos. Nuestro aparato
se utiliza en más de 40,000 sitios web y ha trascrito más de 440 millones de palabras.”
5. Al usar el internet trabajamos sistemáticamente para la industria militar, la in- Luis von Ahn, Benjamin Maurer, Colin McMillen, David Abraham y Manuel Blum, “recapt-
dustria farmacéutica, la industria financiera, la industria de las relaciones, la indus- cha: Human-Based Character Recognition via Web Security Measures”, Science,
vol. 321,
tria del sexo, la industria de las comunicaciones, la industria intelectual y el núm. 5895, septiembre de 2008, pp. 1465-1468.
Jota Izquierdo 52
53 La obra de arte en la época de su reproductibilidad pirata, 2010
Fernanda Laguna y Roberto Jacoby 54
55 Donaciones, 2007

Actuamos en relación con dos espacios: el de la pieza de Duchamp al Museo de Calcos explicita, del trabajo de Duchamp a una
Museo de Calcos y Réplicas Ernesto de la para ser expuesta como parte de su colec- idea —una frase que legisla, una “inten-
Cárcova, que depende del Instituto Univer- ción. Ésta sería la primera pieza de arte ción” conceptual— nos dispensa de la obli-
sitario Nacional de Arte (única institución moderno en ingresar al Museo de Calcos, gación de mirar.” Más allá todavía, sostiene
universitaria oficial de arte en Buenos Ai- que ante la destrucción del arte argentino que “no hay nada que mirar, en términos de
res), emplazado en la Costanera Sud de la de los años sesenta y otros épocas podría obras de arte, porque allí no hay nada más
ciudad, y un centro cultural de Villa Fiori- ser también receptor de nuevas réplicas. que huella —la no obra por excelencia.”
to, una de las más pobladas y célebres vi- e) El día 29 de noviembre de 2008 se De tal modo —afirma Didi-Huberman—
llas del Gran Buenos Aires, ya que allí realizó un acto en el Museo de Calcos Er- Feuille de vigne femelle, un objeto-huella
nació Maradona. nesto de la Cárcova, en el que se entrega- del aparato reproductor femenino, objeto-
Propusimos nuestro proyecto con éxito ron las donaciones a los vecinos de Fiorito y molde del molde humano, objeto producido
al profesor Carlos Molina, director del Mu- a las autoridades del Museo de Calcos Er- por vaciado, queda excluido no solamente
seo de Calcos, el cual consistió en: nesto de la Cárcova. de la mirada sino también, según la legisla-
a) Crear un Museo de Calcos y Réplicas f) El director del Museo de Calcos de la ción actual, del beneficio del copyright.1 Po-
en Villa Fiorito, para ello se cuenta con Cárcova firmó un convenio por estas dona- demos concluir entonces que se convierte
una sede, en un lugar de alto tránsito, a la ciones con F. Laguna y R. Jacoby. en objeto de propiedad pública, excluido
entrada de la Villa. Lo que nos propusimos con este proyec- del fetichismo de la mercancía. Lo que resta
b) El Museo de Fiorito mostrará calcos to “Donaciones” fue jugar con la noción de como interrogante es si estas cualidades le
producidos por el Museo de Calcos Ernesto “museo” y su posible extensión al infinito. sustraen su carácter de fetiche o lo consti-
de la Cárcova. Según Didi-Huberman, en lo que refiere tuyen como tal en forma de “agujero negro”.
c) A la entrada del Museo de Fiorito, so- a la reproductibilidad técnica de la obra
bre un pedestal construido por un grupo de arte, Feuille de vigne femelle es una re- 1
Georges Didi-Huberman, “El punto de vista
de vecinos, se montó una réplica del pie ferencia más relevante aún que el célebre anacrónico”, traducción de C. Salvatierra, Re-
izquierdo del David de Miguel Ángel. texto de Walter Benjamin y no exclusiva- vista de Occidente, Madrid, Fundación José
d) Al mismo tiempo, el Museo de Calcos mente respecto del arte del siglo xx sino Ortega y Gasset, núm. 213, febrero de 1999,
aceptó incorporar a su acervo una donación del problema de la obra de arte en gene- pp. 25-40.
nuestra. Se trata de una réplica de la pieza ral. De manera radical, el autor se pregun-
Feuille de vigne femelle (1954) de Marcel ta si es aún posible exponer y contemplar
Duchamp, que como se sabe es el molde de Feuille de vigne femelle y se responde por
una vagina. Es decir, donamos la réplica la negativa: “La reducción implícita o
Alfredo Jaar 56
57 Skoghall Konsthall, 2000

En el año 2000, Alfredo Jaar construyó una gale-


ría para la pequeña comunidad sueca de Skoghall
hecha de papel, material que sirve de base para
la economía regional. Por un día entero, Skoghall
contó con un espacio de exhibición donde se mos-
traron trabajos de artistas emergentes de Estocol-
mo, Malmö y Gotemburgo, centros metropolitanos
del arte escandinavo. Pero más allá de referir a la
base económica de la ciudad sede de la muestra, a
las 24 horas exactas de ser inaugurada, la Skoghall
Konsthall fue incendiada por el propio artista.
Acto vandálico que, no obstante, fue ejecutado en
toda regla bajo los estrictos protocolos de seguri-
dad vigentes en la urbe.
Una múltiple redundancia especifica la acción
de creación y destrucción de espacio público cul-
tural que Alfredo Jaar produjo en Suecia. Al ligar
la fuente de riqueza de una capital de la industria
papelera global con la participación en la econo-
mía simbólica de la proliferación de la especiali-
dad del arte global, Jaar introdujo un margen del
extremo norte en la insaciable carrera por el pres-
tigio que define la globalización cultural. Al des-
truir la promesa de ese espacio de visibilidad al
cabo de un solo día, al volver el edificio del museo
el objeto efímero de una economía artística per-
manente, Jaar hizo que ese reclamo de inserción
en el circuito artístico global operara por excepción
bajo las reglas de emisión del capital simbólico
verdadero: la destrucción de valores y el consumo
improductivo, que confía en la pérdida sin acumu-
lación, la transformación del bien mercantil en una
socialización del gesto aristocrático.
Mediante este ejercicio de anti-arquitectura
crítica, Jaar desmaterializó, al menos en un punto
localizado, la estructura de acumulación artística
originaria que preside la economía de inversión
en infraestructura museal de principios del siglo
xxi. En un contexto plagado de episodios de erec-
ción de espacios de exhibición artística, en los
tiempos en los que el edificio-emblema tipifica lo
mismo el Guggenheim de Bilbao, la Tate Modern
de Londres, que los centros culturales periféricos
en suburbios como Móstoles en España o Ecate-
pec en México, la Skoghall Konsthall inscribe su
sede por las cenizas de la galería. En lugar de ins-
trumentalizar el arte contemporáneo como méto-
do de urbanismo post-industrial e integrarlo en la
economía de servicios del espectáculo y la especu-
lación inmobiliaria, la construcción-desmaterializa-
ción de la Skoghall Konsthall simboliza la búsqueda
insolente de hacer efectiva la retórica del patronaz-
go estatal-corporativo, que ha serializado el “don”
del llamado “filantropismo” como industria para-
lela de publicidad industrial, arma de promoción
turística y estrategia de especulación inmobilia-
ria. La volátil arquitectura de papel de la Skoghall
Konsthall configura una postergación de la equi-
valencia similar al modelo clásico de producción
de prestigio que Marcel Mauss y, siguiendo su
ejemplo, Georges Bataille, identificaron en el pot-
latch de los indígenas norteamericanos: la des-
trucción de los bienes acumulados para establecer
un desafío que no puede resarcirse más que con un
gesto creciente de competencia destructiva. He
aquí un intento de realizar la redención del arte
como establecimiento de una deuda social sim-
bólica. La Skoghall Konsthall de Alfredo Jaar
aparece como una crítica política del capital sim-
bólico del arte, la invención de un espacio para
una cultura que sólo se ejerce desde la convic-
ción de una abundancia sin inversión, y como
ejercicio del verdadero lujo en el que toma lugar el
“dar” del sacrificio y el “devolver” del antagonismo.
El Espectro Rojo
Magdalena Jitrik 58
59 De la serie Primero de Mayo, 2004-2010
Teresa Margolles 60

Cortesía de Galerie Peter Kilchmann, Zürich


61 Para quien no se las cree hijos de puta, 2010

Tela con la que se absorbieron los residuos del


suelo de las calles de Ciudad Juárez, México, don-
de se sucedieron hechos violentos.

Sobre esta tela se bordó en oro una frase tomada


de un mensaje dejado por el crimen organizado
junto a una de sus víctimas.

Ambos procesos de la elaboración de la pieza


fueron realizados por personas que residen en
esta ciudad fronteriza.
M&X 62

Lunes Negro (Remesa)


M&X

El 9 de septiembre de 2008, M&X viajamos a Washington, D.C., para realizar una exposición.
Concluido el evento (15 de septiembre de 2008), nos trasladamos a la ciudad de Nueva York en
busca de diversión y para visitar a algunas amistades. En nuestra estancia surgió la idea de
realizar un proyecto en colaboración basado en el personaje de Jesús Malverde (un justiciero
mexicano de principios del siglo XX, actualmente mejor conocido como el santo patrono de
los narcotraficantes).

Esa noche salimos a buscar el bar llamado Xicala, de un amigo mexicano, pero no tuvimos
suerte. Lo encontramos al día siguiente, de regreso a casa, y decidimos entrar a tomar unos
tragos. Nuestro amigo tomaba mezcal con un paisano que era dueño de una taquería. Nos in-
vitaron a su mesa y sostuvimos una conversación que duró hasta la madrugada, y en la que
nos hicieron varias preguntas: ¿Qué hacíamos en Estados Unidos? ¿A qué nos dedicábamos?
¿Éramos pintores? Respondimos que éramos muralistas lo que propició el acuerdo de hacer
un mural en su taquería.

El mural se basa en el personaje de Jesús Malverde junto a un paisaje desértico, decorado con
motivos de la bandera de Estados Unidos. Fue pintado sobre la fachada de “El Paso Taquería”
en el barrio de Spanish Harlem. La noche que recibimos nuestro pago fuimos a tomar unos
tragos para festejar y, entre copas, surgió la pieza que ponemos a consideración:

Lunes Negro es una sucesión de eventos afortunados que condujeron a la formulación de una
pieza de arte, la cual lleva consigo una carga simbólica en sincronía con eventos actuales e
históricos manifestados por el azar (serendipia). Consiste en un fajo de billetes, que suman
dos mil dólares, obtenidos por medio del trabajo y la mano de obra de mexicanos radicados
en Estados Unidos.

La pieza es una paradoja: la intención del muralismo mexicano es la crítica (marxista) al


sistema capitalista. La contradicción en este caso radica en que el objeto artístico no es el
mural, sino el capital.

La pieza estaba pensada para activarse en el momento en que el dinero ingresara a México
como remesa. Coincidencialmente, el día que ingresó (29 de septiembre de 2008) la bolsa de
valores de Nueva York se desplomó, un suceso considerado como un nuevo lunes negro en la
economía mundial y comparado con el del crack del 24 de octubre de 1929.

Referencias
El dinero desempeña el papel de símbolo, representa todas las mercancías y por eso se puede
intercambiar por todas ellas. Recordemos que fue, a su vez, una mercancía —el oro— con
la que podían equivalerse todas las demás. El billete sustituyó el valor real del oro y ahora
sólo lo simboliza. Se podía intercambiar por oro, hasta que en el siglo XX se decidió que ya
no más, que bastaba con la sola representación del valor real, decisión que se tomó en medio
de un contexto específico.

El panorama social y económico previo a la primera guerra mundial presentaba un progreso


de industrialización global y un crecimiento económico continuo aunque desigual. Después
de la guerra, el desempleo masivo y el cese de los flujos migratorios hacia América, en espe-
cial en Estados Unidos, crearon una debacle en la economía mundial. En el periodo de entre-
guerras, el desempleo generalizado en Europa central, aunado a la expansión del crédito y la
dependencia económica con Estados Unidos (especialmente de Alemania), generó una serie de
rupturas y movimientos sociales que desencadenaron, a partir de la Gran Depresión de 1929,
el surgimiento de la Alemania nazi, los sistemas modernos de seguridad social, el desarrollo
de los medios de comunicación como estrategia de entretenimiento (política de consumo), el
rechazo de la URSS al capitalismo, entre otras insurrecciones políticas.

El periodo de entreguerras dio como resultado el posicionamiento del dólar en la economía


mundial. A finales de 1933 el patrón oro fue abolido de los billetes, quedando así como mo-
63 Lunes Negro (Remesa), 2008

neda de curso legal. Actualmente significa que el verdadero valor del papel moneda depende
de la cantidad física que esté en circulación. Es un objeto sin valor real. Por consiguiente, el
poder para regular el suministro de dinero es también el poder de regular su valor.

La Gran Depresión desterró el liberalismo económico dejando en el panorama una división


en la hegemonía política e intelectual: el comunismo marxista, la política social demócrata
y el fascismo de ultraderecha. Esa disyuntiva derivó en el sistema político e intelectual que
caracterizó el siglo XX, dividido en izquierda, centro y derecha, y cuya crisis dio paso al sur-
gimiento del neoliberalismo como el sistema hegemónico en la economía de Occidente.

El desarrollo del neoliberalismo, aunado a la caída del comunismo soviético, ha llevado a


nuevas prácticas y formas de concebir los modelos de intercambios económicos, tecnoló-
gicos, sociales y culturales en el ámbito global. Tal es el grado de penetración de este sis-
tema que actualmente es común ver a las grandes corporaciones implantadas incluso en
el corazón de las actividades de ocio, como lo demuestra su intromisión en los museos, los
eventos deportivos y culturales, el cine, las plazas públicas, las ferias de arte, la creación de
fundaciones, etc. Así mismo, las corporaciones buscan repetir o crear fenómenos mediáticos,
dejando de lado el desarrollo y las necesidades sociales básicas para conseguir ganancias
multimillonarias.

Si tomamos en cuenta el postulado posmoderno sobre la interpretación relativa de la historia,


hoy día el concepto de arte (que supone ser un modelo para la creación de cuestionamientos
acerca de los valores del conocimiento colectivo y el desarrollo de la humanidad), se ha diver-
sificado a escala global, situándose dentro una compleja gama de instituciones especializa-
das en el desarrollo, la producción, la difusión y la comercialización del mismo. Sin embargo,
todo este sistema funciona bajo los intereses de las políticas neoliberales capitalistas, gene-
rando así un flujo especializado de mercancías sobrevaluadas.

El hecho de proponer un fajo de billetes como un objeto artístico conlleva una especulación
de valoraciones estéticas, conceptuales y financieras. Como en los ready-mades de Duchamp,
este objeto sufre una transformación semiótica que deja una interrogante: ¿cómo un fajo de
billetes puede considerarse arte?

Al convertirlo en arte, los billetes quedan fuera de circulación, y con ello ya no se pueden
convertir en capital. Sin embargo, su transformación ha sido solamente simbólica, por eso
mismo ya no pueden ser símbolo de todas las mercancías; en realidad siguen siendo dinero,
pero ya no circulante. Esta transferencia genera en el fajo de billetes varios tipos de interés.

La cantidad monetaria contenida en el fajo cambia para ser valorada con parámetros artísti-
cos y especulativos. Más aún, si este conjunto de valores detona en una cadena de intercam-
bios financieros, el monto total puede llegar a representar un interés capaz de producir un
cierto tipo de crisis tanto en el nivel simbólico como en el económico.

El tipo de cambio a la compra del día 29 de septiembre de 2008 era de 10.78 pesos por
un dólar.

La pieza tendrá que ser adquirida en 10.78 veces más dólares que la cantidad contenida en el
fajo (2,000 USD). El dinero físico obtenido de esta venta será expuesto y vendido bajo los mis-
mos principios, creando así una cadena exponencial de intercambios financieros. Es decir: si
la pieza se vende en 21,560 USD, estos mismos se exhibirán como pieza de arte y se venderán
en 232,416.80 USD y así sucesivamente.

El número de serie de los 100 billetes contenidos en el fajo, quedará registrado legalmente
(este punto se aplicará al dinero correspondiente a cada compra-venta)

La adquisición de la pieza implica su conservación intacta, no se puede utilizar para ningún


otro tipo de transacción financiera.

Cada transacción se realizará bajo los términos legales correspondientes.


Raqs Media Collective 64

El capitalismo expresa sus posibilidades de vida existentes. Compra acciones, reci- inversiones, así como intentar conseguir al-
en el idioma de la inversión. Al mismo be un desastre gratis. guna seguridad para ti y tus dependientes
tiempo, administra nuestra pretensión de Aquí es donde entran los seguros. Puedes en el caso en que seas descartado de una
lidiar con la idea de riesgo por medio de la estar asegurado contra todo daño a tu vida vida productiva.
retórica de los seguros. Las inversiones o entorno causado por las fuerzas desata- Las compañías de seguros pueden pro-
exitosas generan el clima que hace posi- das por las inversiones. Los seguros y la in- meter los rendimientos que prometen por-
ble a su vez generar cantidades extraordi- versión llaman a tu puerta de la mano. que invierten el dinero que la gente pone a
narias de riqueza en un tiempo récord. Los seguros y la inversión comparten un su disposición. Las opciones de inversión
Esto requiere acelerar e intensificar la mismo vocabulario de primas y rendimien- se atribuyen el sueño de hacer que tu futu-
producción, arrancar cualquier obstáculo tos, aunque estén dirigidos hacia fines dia- ro trabaje por ti.
y la transformación rápida y radical de metralmente opuestos. Cuando inviertes en Los aseguradores invierten. Los inver-
sociedades y ambientes, acompañada por algo esperas que tu apuesta por la proba- sores aseguran.
lo general por una violencia y un tras- bilidad de éxito de una empresa se verá
torno tremendos. Mientras mayores las in- confirmada en el futuro. De hecho, puedes Raqs Media Collective
versiones, mayor el daño para las formas asegurarte contra la probabilidad de malas
65 inversión % seguros, 2007
Raqs Media Collective 66

Fragmentos de un latento comunista*


Raqs Media Collective

El espectro de la abundancia acecha al imperio de la escasez.


¿Quién puede racionar el aliento, la risa, el pensamiento,
*Un latento, en el sentido de elaborar aquello que está latente o es- el deseo o la locura?
condido, es el antónimo de manifiesto, como aseveración de lo que
a todas luces es evidente.

IV V

La multiplicidad de lo común reta a la Aguardaremos el momento en que el tiempo de trabajo


singularidad de la propiedad. socialmente necesario para hacer algo sea debatido socialmente.
Hay sólo una manera de poseer alguna cosa, Hasta entonces, la inquietud será el antídoto insuperable
incontables los modos de compartirla. contra el agotamiento.
67 Fragmentos de un latento comunista, 2009-2010

II III

No es deseable que el futuro sea cautivo del presente, Un millón de modos de producir cosas bastas son
así como resulta impensable que el presente sea rehén del futuro. preferibles a una sola forma de hacerlas tersas.
¡Ni la flecha ni el boomerang de la temporalidad! De cada cual, según su generosidad, a cada cual
de acuerdo con su placer.

Colección CA2M. Comunidad de Madrid

VI VII

La transformación colectiva del mundo requiere entretejer Sé cauto cuando transites del vasallaje a la libertad.
continuamente opciones de otro modo imposibles. Incluso las relaciones sociales dignas de lucha son frágiles.
Vicente Razo 68

Reglas para hacer una obra de


Public Address*

•Todos los materiales son


adquiridos gratis.

•Todos los materiales son


solicitados en el internet.

•Todos los materiales deben de


ser enviados al domicilio
del artista.
*Dirección pública 
69 De la serie Public Address, 2009
Gustavo Romano 70
71 Time Notes, 2004

El proyecto Time Notes consiste en una se- Compro-vendo tiempo Time Release (Liberación de tiempo)
rie de acciones en espacios públicos, reali- Calle del Monte de Piedad, Silver Pearl, Rostock
zadas entre 2004 y 2010, que utilizan un ciudad de México Junio de 2007
nuevo sistema de dinero basado en unida- Junio de 2009 La acción se desarrolló en Rostock durante
des temporales (billetes de un año, 60 mi- Junto a la Catedral Metropolitana, mime- el summit del G8, una reunión anual que
nutos, etc.). Proponiendo una reflexión tizado entre quienes ofrecen sus servicios se realiza en lugares cercados e inaccesi-
acerca del sistema de intercambio social y de plomería, albañilería o yesería, se ofre- bles por vía terrestre. Una copia de cada
de nuestros preconceptos acerca del valor ció el servicio de compraventa de tiempo billete entregado en la Oficina de Reinte-
del tiempo y del dinero, se realizaron dife- en los alrededores del Monte de Piedad de gro del Tiempo Perdido fue atada a un glo-
rentes acciones en ciudades como Berlín, la ciudad de México. bo, siendo éstos liberados más tarde.
Singapur, Rostock, Vigo, Buenos Aires, Sili-
con Valley, Múnich, Madrid. En cada caso, Presente continuo Losing Time (Perdiendo tiempo)
las acciones desarrolladas fueron produc- Plaza de Santo Domingo, Orchard Road, Singapur
to de la observación de diferentes proble- ciudad de México Agosto de 2006
máticas locales relacionadas con el sistema Junio de 2009 La acción consistió en caminar por una
de intercambio, la vivencia del tiempo Contar el tiempo en billetes de un segun- calle peatonal en la zona comercial de
(como propio o ajeno), la sobre-ocupación do en la Plaza de Santo Domingo en el Singapur dejando caer billetes de tiempo.
y desocupación, la creciente virtualiza- Centro Histórico de la ciudad de México.
ción de la economía, las burbujas financie- Exchange Office (Oficina de cambio)
ras o la incertidumbre de ser o no dueños Oficina de préstamos de tiempo Orchard Road, Singapur
de nuestro propio tiempo de vida. Calle Florida, Buenos Aires Agosto de 2006
Marzo de 2009 La acción se desarrolló colocando un stand
Descripción de las acciones realizadas Time Notes presentó su línea de crédito frente al mayor shopping mall de la ciu-
para la concreción de deseos relegados. En dad, en donde se preguntó a los transeún-
Compro-vendo tiempo la oficina se invitó a los transeúntes a com- tes qué pensaban acerca del nuevo sistema
Puerta del Sol, Madrid partir aquellas cosas que hubieran querido de dinero y se los invitó a intercambiar un
Febrero de 2010 hacer y no pudieron por haber malgastado billete por aquello que consideraban de un
Vistiendo un chaleco reflectante y mimeti- su tiempo, y se les concedió el préstamo en valor (en tiempo) correspondiente.
zado entre los hombres-anuncio que ofrecen forma de billetes.
compraventa de oro, se ofrece la compraven- Launching Event (Evento de lanzamiento)
ta de tiempo en los alrededores de la Puerta Oficina de reintegro del tiempo perdido Karl Marx St., Berlín
del Sol. Rúa Príncipe, Vigo Agosto de 2004
Octubre de 2007 La campaña se realizó en la plaza de la
Oficina móvil La oficina se ofreció como lugar de recep- alcaldía de Neukölln, Berlín, en donde se
Madrid ción y clasificación del tiempo cedido invo- invitó a los transeúntes a dar su opinión
Febrero de 2010 luntariamente, bajo presión o por razones acerca de este sistema de dinero, de cómo
La oficina, montada sobre un triciclo y arbitrarias (trabajando en un empleo no de- imaginaban que serían útiles estos bille-
con conexión de internet móvil, se despla- seado, perdido en una relación equivocada, tes, de cómo ahorrarlos o cómo gastarlos.
zó diariamente desde su base en Casa de sirviendo al ejército, etcétera).
América haciendo diversos recorridos por Web oficial del banco Time Notes:
las calles de Madrid y ofreciendo el servi- Time Waves http://www.timenoteshouse.org/
cio de “Reintegro de tiempo perdido”. Praia de Patos, Nigrán, Vigo
Octubre de 2007 Web documental sobre las acciones:
e-Time El video registra una y otra vez la acción de http://www.gustavoromano.com.ar/time-
Ludwigstrasse, Múnich arrojar al mar un billete de un año, y la del notes
Octubre de 2009 mar, trayéndolo nuevamente a la orilla.
Lanzamiento de la Tarjeta de Crédito de
Tiempo. Si tuvieras un día, una hora, un Lost Time Refund Office (Oficina de rein-
año extra en tu vida, ¿qué harías con él? tegro del tiempo perdido)
Kröpeliner Strasse, Rostock
Buy & Sell Time (from Silicon Valley) Junio de 2007
Hamilton Av., San Jose En la oficina móvil, un representante de
Septiembre de 2009 Time Notes, tomó nota de la descripción
Compraventa de tiempo ofrecida por in- de cómo perdió su tiempo el declarante y
ternet a través de eBay, desde la entrada se lo reintegró con un billete del valor co-
del edificio principal de esta tienda de su- rrespondiente, en cuyo reverso se impri-
bastas online en Silicon Valley. mió la causa de la pérdida.
Guillermo Santamarina 72
73

8 páginas de libro de artista. Bolígrafo sobre papel, intervención en el libro de Hans Richert, Schopenhauer,
Lisarb y Atrabal. Obra en proceso, 2010

Seine Persönlichkeit, seine Lehre, seine Bedeutung, 1905. Verlag von B.G. Teubner in Leipzig-Berlin.
Santiago Sierra 74

vaste, katar pesko organizisav amen, katar na te bitchavav intre-


ges an khonik, katar te thav an praktika jèkhi keripen direktni ja
jèkhi demokràtsia direktni etimològike arakerindòj: jekh raipen
katar narodo orthoardo vash-o narodo so si i pesko organizatsi
katar le butare, bi te bitchavav intreges an khonik.

Okoja si i pilipen ekonomikani ke isi adatsire, jèkhi pilipen


ekonomikani daranes nakrisàki so rintchibarel pe an miliona
katar mul‚ per maripe, bokhati thàj nasalipe, jekhia vàshe, sòske
akaia pilipen katar i ke sam arakerindòj na perel katar jekh
trùpo bibutvarno, akaia pilipen ke sam arakerindòj bichindel pe
an jekh pashe politikàko, jekh pashe ekonomikano, jekh pashe
sotsialno, kulturikano, mandèsko thàj xelado thàj ètiko.

Okova pashe politikàko and-o ke bichindel pe si jekh Them sat


jekhia fòrme katar shtisipen, okova pashe ekonomikano and-o
TRADUCCIÓN DE UNA CHARLA 3 (Caló) Antiguo edificio de los ke bichindel pe akaia pilipen si jekh sistèmo ekonomikano
Juzgados y de la Cárcel de Vigo, España. Primero de Mayo de bushlo Kapitalipen an lèske trin rigate, Kapitalipen katar bikinlin,
2009. Charla encontrada de José Luis Velasco bajo el título Kapitalipen katar Them ja Kapitalipen katar sotsial democratsia
“PARA LOS TRABAJADORES SIEMPRE HAY CRISIS”. kaj hamisipen o Them thàj o bikinlin.

RINTCHIBARIPEN KATAR JÈKHI SVÀTO. Phurikano kher katar le Okova pashe skrankono ja mandèsko and-o ke del pe si le
kriseline thàj katar i shtaripen katar vigo, España. Yekhto katar skrànke an lèske kavere fòrme, okova pashe kulturikano and-o
maj katar 2009. Svàto katar José‚ luis velasco tel o naman katar ke del pe, si jekh pashe orthoardo ende le buta katar mothipen
“VASH LE BUTARE SAVAXT ISI KRISIS”. sares dilarno, thàj okova pashe ètiko and-o ke del pe si jèkhi
moral katar i srànko so kamen te kerav te patchav ke si purnardi
DUITI ULAVERIPEN vekheder an jekhe keripe opral naturàle sos butshinen ke si les
Na arakeras katar okoja barabaripen politika so si jèkhi bara- ke te avav lakre thàj brakengere, ke butshinel ke si les ke te
baripen fòrnalno, nùma arakeras katar i barabaripen realo, thàj avav jekh rài, jekh Devel perdal katar sa thàj kongòdi so te sikel
temelutnes i barabaripen reàlo si te terelav hakaj ka i traipen, te okola sombeshne thàj te avel o patchalo bitchavaro katar okova
shtisav te baravav amari traipen, na te sinav savaxt ka kutchipe, Devel and-i phuv, thàj ke vekheder kòva na te avel diskùtsio, te
na te sinav savaxt samardo katar is shaj te kerav buti ja na shaj avel so von phenen lav katar Devel.
keràva buti , is avàva buti ja na avàva buti, is avàva kher ja na
avàva kher, nùma ke shaj te baravav amen sar dyene, thàj okoja Broxares le vàshe katar trinchi nabarsani thàj trinchi tragèdia
si i tchatchi barabaripen katar te sinav manushikano, i bara- manushikani si okova Them, okoja fòrme katar shtisipen -hi-
baripen ekonomikani thàj sotsialno, thàj i barabaripen katar i storikes o Them si kadial- si okova Kapitalipen sar mòdo katar
mestipen katar te gindarav sa per barabaro, na katar te bitcha- keripen somvaxtuno ke maj anglal sas les avere anava, feuda-
vav amari shajnipen katar detsìtsia an okola burokràtsie poli- limos, trekegimos, robipen, si okoja fòrme mandaipèski ke si i
tikàke, sindikarèske, xelade ja skrankena, nùma te sinav goge srànko thàj i muxaripen katar le buta katar mothipen, okola si
katar amari traipen thàj te lav amari traipen an amare vaste, te le vàshe katar i pilipen somvaxtuno: Devel, Them, Lovelin, ke vi
sinav ame le direcktòre katar amaro pèsko krìsuro, te dyamavav diskavdas thàj makardas Bakunin: ni Devel ni Them ni Gadyano,
amare shtikaripe katar pesko organizatsi, te thav an praktika i ke te avèlas i glasipen so o Anarkismo chantel ka okoja pilipen
gadyikani tchel gadyonèski pesko organizisindòj, te lav amen ekonomikani sat okola vàshe, jekhe kerelipe, le kerelipe si i
an seròzo an lètsti amari traipen, sòske odola sos si orthoindòy ulaveripen katar i gadyikani tchel an tipa, jekhe gindaren thàj
o lùma adatsire si anindòj katar jèkhi fòrme gindarardi ka jekh avere kanden, jekhe keren buti thàj avere bukurisen katar okova
mudarlin, jekh mudarlin ekonomikano, jekh mudarlin ekològiko, buti, jekhe si len o dyanipen thàj k-o te avav kulturikano thàj
mandèsko thàj an sa le dikkipe. avere si and-i bidyanelimos, jekhe trajin and-i plaguripen thàj
avere and-i barbalipen thàj savaxt sam le butare sos sam and-i
Adatsire ka le gadyikani tchela anglunarda katar Europa thàj ulaveripen khino sar tipo sotsialnes radyini, plagurda, dilini,
EE.UU. garavdi pe lènge i tchatchipen, si pe lènge kerindòj bidyanelkero thàj ke dukhavel le tchorimàta,
jekhe ‘mitos’ thàj jekhia ilaripe purnarda temelutnes an elemèn-
te dilarne sar shaj te sinav o tùtbol, sar shaj te sinen le dikhipe Sòske sam i mas katar bruchardo thàj i mas katar butilin katar
katar i televizia, sar shaj te sinen le prijasipe mashkar phirne okola tiknida favorde ke trajin ka okasilli amari, thàj i glasipen
thàj na phirne, si te phenav ramblipe ke temelutnes madyuten diskavdi ende o mùko katar dikhipen katar chantipen anarkisno
vash te dilarav, te zalisav thàj ke tchatches na te samas katar si jèkhi glasipen katar jekh nevo zakòno ètiko thàj sotsialno,
amare problemora kraliseske, amare problemora ekonomikane, jekh nevo zakòno ètiko sòske si i purnipen katar i teginipen
sotsialne, politikàke, sindikarèske, kulturikane thàj moral, thàj katar so sa le manùshe manushikane sam barabare, si jèkhi èti-
pa sa vash ke na te samas katar te lav amari traipen an amare ka so utch na parnel pe an okoja srànko thàj an okova Devel, si
75 Traducción de una charla 3 (caló), 2010

jèkhi ètika so parnel pe and-i Ajsarimos, and-i sotsialmos, and-i Mishto, gadja dyen ka te kerav jèkhi putchipen, ¿per so okola
adyutisipen enredùj, and-i zolarimos sar kerelaro katar evolu- dyene ka le ke dias pe jèkhi shimeripen an lèski chive mukjen
vipen katar le narode, si jèkhi ètika purnardi and-i Ajsarimos so katar te pokinav i shimeripen? is kerdisarde pokinindòj la, ¿per
pa sa butshinel i demnipen katar te sinav manushikano, si jèkhi so ka le trin, shtar, pantch tchone jekh berg mukjen katar te
ètika so pa sa si o poshno mashkardyenutno, o timugipen katar pokinav i shimeripen?
sotsialmos, o timugipen katar te trajav an gadyikani tchel, an
jèkhi tchatchi gadyikani tchel, an barabaripen katar hakaja thàj Avèla varekoni halaripen, but bipharimos, mukjen katar te poki-
musipe, si jèkhi ètika purnardi and-o shirdipen katar i mestipen nav i shimeripen sòske le nive potchibèske xuline, mukjen katar
thàj katar i godornipen kaj o te sinav manushikano naj les ke te pokinav i shimeripen sòske o nivo katar bikeramos butjurdas.
te sinav aneldo ni orthoardo intreges per khonik sòske si amen Ami latcho, avèla ke te kerav pe i telaluno putchipen, ¿per so
shajnipen vash te godisarav, te gindarav thàj te kriyav per ame xuline le potchibe thàj per so butjurde le nive katar bikeramos?
ikane, thàj si jèkhi ètika purnardi an jèkhi kultùra katar ke sa si
amen ke te terelav stilipen ka i kultùra sòske si o dyanipen, o Pòske okova si jekh godsveripen halno dyantripnuno thàj godsve-
janipen, i labaripen katar i dyantripen sar porùnko katar diskipen risko; ka sako putchipen jèkhi anglidipen thàj ka sako anglidipen
vash te glasav na korkores le problemora dyantre thàj nùma jèkhi putchipen ¿per so kerdisarda ka te avav màj bibutipen an
vash te glasav le problemora ekonomikane thàj sotsialne, EE.UU., per so le nive potchibèske xuline an EE.UU?, sòske sas pe
diñindòj jèkhi pilipen katar ke bare tchaveripe ekonomikane katar
Sòske avillindòj papse k-o arakhadjipen katar i pilipen ekonomi- EE.UU. utch na dyalènas tchines k-o mashkeripen katar EE.UU.,
kani thàj katar le vàshe, is te labarav amen ÿÿ o porùnko dyan- utch na dyalènas k-o andripen katar EE.UU. ka te kerav keripe
tripnuno katar diskipen ekonomikano, kàna von kamen te kerav gadyikane, sotsialne, adyutisipe ekonomikana thàj adyutisipe
te patchav ke i krisis ekonomikani somvaxtuno, -ke nivar prin- katar sa glindo ja k-o baravipen katar i laburimos gadyikano, sas
dyarèna ke si nùma ke si bi sigaripe vòrte thàj vaxtes, divàno an man jèkhi barèder koboripen katar tchaveripe ke inklènas katar
lètsti- arakhadjel katar jèkhi krisis katar le shimeripe subprime an EE.UU. ka te oklagitav jèkhi maripen so sas i maripen katar petrò-
EE.UU. ke ka lèsko var jagel jèkhi krisis lovikani, ke le timine katar leo katar Irak, ka jekhe nive kekàve ke kerdisarda ka te jagav le
petròleo ushten sòske isi Thema hanikine sos akàna xalen màj, butjuripe katar bikeramos thàj le tikne potchibe an EE.UU. sòske
sòske le timine katar petròleo ushtile sòske akàna isi Thema sos o tsiklùso ekonomikano katar i orrixipen katar sa okova lovo utch
xalen màj gadja isi sos te bitchav bio jagèske ka i keripen katar na dyalèlas ka andre katar EE.UU. nùma ke dyalèlas ka te marav
zor sat so savo butshinel ke nikabas germe katar i parvaripen thàj Irakine vash te tchorav les o petròleo, thàj i fòrme and-i ke irinè-
le anas ka te kerav o petròleo sat so savo ushten le timine katar le las pe leske okova petròleo ka EE.UU. nas an fòrme katar lovo,
dyemetche parvarne sos ka lèsko var jagen akala bokharipe thàj simas an fòrme katar bare astalipe xelade, bare astalipe katar i
ke samen lènge le bokharipe thàj kava si but vasno, na vash-e laburimos shastrin‚ski thàj bare kinemaskere vash i laburimos
bokharipe an va, nùma sòske phenarde ke then an tsòlo katar petrolera so na so orrixèlas papse an EE.UU. nùma an te palyerav
hakajipen thàj an nasulimos i childarimos demokratisarèski thàj keserindòj le nive katar sarbaripen katar i maripen katar kushval.
sotsialno katar okola Thema, si te phenav, so butshinel kòva, then
an tsòlo katar hakajipen lèske haznipe ekonomikane politikàke Doleskes i putchipen thàj i anglidipen anel ka ke i krisis katar
thàj sotsialne, si per so samela lènge, thàj ke dyal mamui le le shimeripe gunoji si jèkhi yekhti anglidipen ka jèkhi tapardo
demokratsie anglunarda, ke sat so savo gadja ke te plastarèlen katar putchimàta sos anen papse ka i maripen katar kush-
nakhindòj bokh, ke na te ushten le timine. val, thàj le maripe gavutnèske isi ke te pokinav len, le maripe
imperine sar sara le maripe isi ke te pokinav len, thàj okoja si
Ami is thodas o porùnko dyantripnuno ka komòni katar aka- i halaripen katar ke EE.UU. mashkar an jèkhi sikipen darano,
la divàne von phenen amènge thàj ka sako anglidipen te das sòske okola astalipe tran baròder an anglaginipe katar ferisipen
amen jèkhi putchipen thàj ka sako putchipen averi anglidipen thàj and-i laburimos shastrin‚ski inklen katar sogòdo than thàj
te dikhàsas so telaluno, kamen amènge te kerav te patchav ke i le maripe sar phenel pe le pokinel savaxt o narodo, le pokinel
krisis ekonomikani katar EE.UU. si dyemetcho katar i krisis katar an traipe manushikana thàj an tchaveripe dogèske, okoja si i
le shimeripe gunoji. godsveripen katar i krisis ekonomikani katar EE.UU. ke buxlevel
ka sa o lùma sòske akàna o timin katar petròleo, jèkhvar ke
¿So butshinel kòva?, gadja ke aveldel jekhia institutsie lovikana, ushtilas o timin katar petròleo logel and-e dyemetche parvar-
ke sar utch o pachandi sas màj ke tchukniardo gindarden te ne sòske sa le butaripe kereske labaren petròleo, logel an ke
buxjarav o paruvimos ka kon dènas le pachande thàj kerdisar- bitchen pen màj dyemetche katar i parvaripen vash te kerav
de ka te dav pachande ka dyene sat jèkhi pilipen ekonomikani petròleo sòske o timin katar petròleo buterdas pe per desh ta
bipatchani, si te phenav, shimeripe gunoji sòske kon chimerèlas logel an ke sari i orrixipen reàlo, i orrixipen gadyikano, thàj i
le shimeripe, na dyanas is putcharen pen gunoji ka le dyene ja orrixipen katar i ke trajin le narode mashkar an jèkhi adìnki ba-
sòske le shimeripe sas len jekh nivo katar shimeripen tikno, thàj knasipen sòske si pe davindòj sari vash jèkhi maripen vash ki-
dudano, okola dyene sos lije okola shimeripe katar yeskotres nemaskeri katar i laburimos shastrin‚ski thàj vash kinemaskeri
mukjen katar te pokinav le shimeripe sat so savo le bànka sas katar le buteselenke katar petròleo so ka lèsko var si i famìlia
len ke te kerav pe tovàro katar okola shimeripe, nashti te kinelar bush so trajel katar petròleo thàj le famìlie katar le thagarimata
o love so sas len dino thàj die andre an jèkhi krisis katar love katar Dishorig Pashutno.
somvaxtuno so buxlardas pe per sa o lùma.
Judi Werthein 76
77 This Functional Family, 2007

En su cortometraje This Functional Fa- occidentales dentro de la economía glo- que las historias nacionales son concebidas
mily (2007), Judi Werthein monta una re- bal de la modernidad temprana. como autónomas, lo que permite la construc-
construcción imposible y contradictoria Una dislocación ominosa surge cuando ción de las historias occidentales como na-
de los impulsos utópicos del modernismo. la familia de inmigrantes en los Países Ba- rrativas coherentes de la libertad humana.
Encargada en parte por el Instituto de Ar- jos nacida en Surinam, Curaçao y Sudáfrica La historia del modernismo y de la arqui-
quitectura de los Países Bajos y represen- personifica a la familia Sonneveld original. tectura moderna está envuelta dentro de la
tada en la Casa Sonneveld —considerada Con su digna presencia y sus gestos mesu- misma lógica. This Functional Family in-
un ejemplo histórico emblemático de la rados, su “uso” de la lujosa casa funcional vierte los papeles y actúa deshaciendo la
Nieuwe Bouwen, es decir, de la rama neer- incide en una fractura en el orden de repre- sutura —abriendo la herida a nuestra mi-
landesa del funcionalismo—, la película sentación que a su vez se desarrolla ante la rada como una estructura fantasmal que
de Werthein desplaza tanto la representa- mirada como una escena fantasmal. Es desentraña la racionalidad del funcionalis-
ción normativa de la arquitectura mo- sabido que uno de los más relevantes his- mo, el modernismo y su impulso utópico.
dernista como su modo de percepción, al toriadores culturales modernos, Simon El Espectro Rojo
recrear un día sin incidentes en la vida de Schama, describe la edad de oro de la cul-
la familia original en la confortable casa tura holandesa como un movimiento dia- 1
En su libro Hegel, Haiti and Universal
diseñada para satisfacer de la mejor ma- léctico entre ser rico y ser bueno: es decir, History, Susan Buck-Morss trata en detalle y
nera posible las necesidades de sus usua- como “la vergüenza de la riqueza” (Emba- de manera crítica la República Holandesa y
rios y las comodidades de las vida moderna. rrassment of Riches). Resulta también evi- la eliminación sintomática de cualquier
La intervención de Werthein habita la casa dente que, dentro de esta narrativa, el información sobre el tráfico de esclavos o,
como una paradoja: como la puesta en es- papel central del tráfico de esclavos, el ré- de hecho, de cualquier imagen de negros en
cena de la irresoluble tensión marcada por gimen colonial y la presencia de esclavos la historia revisionista del famoso volumen
el discurso de progreso y libertad de los negros en la vida doméstica de los hoga- de Simon Schama Embarrasement of Riches.
movimientos modernistas y el papel fun- res burgueses de la República Holande- Véase Susan Buck-Morss, Hegel, Haiti and
damental que tuvo la práctica de la escla- sa es tanto invisible como repudiado.1 Universal History, Pittsburgh: University of
vitud en la preeminencia de las naciones Ésta es una paradoja generalizada, en la Pittsburgh Press, 2009, pp. 22-26.
Federico Zukerfeld 78

El día que el ex ministro de Economía meses. La noción de valor del objeto billete Para la realización de la experiencia se
anunció la devaluación del peso argentino se desestabilizó y pronto se utilizaron cu- solicitó al Fondo de Cultura de la ciudad
respecto al dólar americano dio por ter- pones; incluso se recuperaron prácticas de Buenos Aires un subsidio para crear una
minado, luego de diez años de vigencia, el como el trueque para paliar la crisis. En sí, obra de arte, aplicando con ironía y comple-
modelo que inició siguiendo la aplicación la ausencia de dinero, o la ausencia de lo tando formularios como cuando uno par-
de medidas recomendadas por el Fondo que el dinero representaba como valor, pro- ticipa en un concurso o solicita una beca
Monetario Internacional y el Banco Mun- porcionarían en los años sucesivos un te- argumentada. Si el artista obtuviese la res-
dial como plan de convertibilidad: 1 peso rritorio que abría la posibilidad de realizar puesta positiva a su necesidad de “Hacer
argentino = 1 dólar americano. experiencias como el siguiente proyecto. dinero”, obtendría una suma que se hace
Ante el inminente desequilibrio que se efectiva como dinero. Pero ¿qué sucedería
produciría en la economía local, el gobier- La idea de Hacer dinero es hacer dinero si este dinero fuera utilizado para producir
no tomó la decisión de retener los ahorros El proyecto Hacer dinero es una combina- más dinero? Éste sería falso como objeto di-
y regular la entrega de divisas convirtien- ción de diferentes disciplinas: falsificación, nero, pero verdadero como objeto de arte,
do de facto los fondos en dólares, en mone- performance (instalación) e intervención cuando en sí es el mismo objeto.
da nacional. Esto fue llamado el “corralito urbana. La obra consiste en la producción y La experiencia comenzó en el taller de
financiero” y generó un estado de pánico distribución de “dinero”. una imprenta clandestina buscando bue-
colectivo en la comunidad. Billetes bi-facéticos: el billete en uno na calidad en la terminación y los deta-
Las posibilidades planteadas por los de sus lados es de cien dólares, y al rever- lles, luego vino un entrenamiento actoral
reguladores internacionales eran dos: do- so, de cero pesos. en el centro de la ciudad, observando por
larizar la economía argentina reempla- La estructura de la acción estuvo con- horas los movimientos en las puertas de
zando la moneda en curso por el dólar formada por una serie de performances entidades financieras, y finalmente se die-
americano (como se hizo en Ecuador) o de- e intervenciones urbanas sucesivas y si- ron las acciones sorpresa en las que el di-
valuar la moneda nacional en más de 30%. multáneas en el espacio público de la nero era repartido masivamente. La obra
Finalmente, ésta fue la medida tomada ciudad de Buenos Aires, donde actores se completa con la instalación del video
por el gobierno del entonces presidente que deambulaban por las calles trans- junto con algunos de los elementos utiliza-
Fernando de La Rúa, dando paso a la cri- portando maletines cargados de dinero dos en los performances.
sis social y económica más profunda de la distribuyeron miles de billetes que deja-
Argentina, con desastrosas consecuencias ban caer en “tropiezos azarosos” con los ¡Oh, gran hipnosis!
en la vida de la población e implementan- transeúntes. Hubo también lluvias de “bi- El poder que nos domina en la existencia
do un nuevo modelo. lletes” arrojados desde altos edificios o actual se desarrolla sobre toda la sociedad.
En ese momento, la crisis de representa- “billetes” escondidos en lugares recóndi- Éste es un poder en el cual la humanidad ha
ción y el vacío de poder derivaron en la caí- tos para generar el efecto sorpresa de en- transferido las potencialidades físicas y es-
da sucesiva de cinco presidentes en cuatro cuentro casual, entre otras fechorías. pirituales de su esencia a un dominio
79 Hacer dinero, 2004

materialista basado en la ilusión. Como si noción de valor, nos encontramos ante origen de la confusión más profunda y
se tratase de un acto de magia, la realidad unos pequeños papeles numerados en se- uno de los puntos de inicio de las contra-
ha sido trastocada a partir de un efecto de rie e impresos con ilustraciones y colores dicciones que vivimos.
aceptación colectiva de la legitimidad de la que los diferencian: ¡sólo tinta y papel! El poder del dinero representa en la ac-
sustitución de todos los elementos de la Entonces, ¿en dónde se encuentran los tualidad el poder universal, la fuerza
vida por un valor de cambio, representado atributos que lo dotan de ese poder? transformadora y dueña del destino, de la
objetivamente por el dinero. El mecanismo de esta “gran hipnosis” posibilidad de desarrollo y formación de
Actúa aquí una poderosa sugestión que encuentra su punto de inicio en el lugar en cada ser humano.
opera sin fronteras en todos los puntos donde se ubica el dinero respecto a toda la Pensemos por un instante en como de-
del planeta. Este estado sugestivo reside realidad objetiva de la vida humana: el terminar cuál es un billete falso. ¿Qué es lo
en el convencimiento de la transferencia medio. El dinero actúa como mediador en- falso? ¿No es acaso falso todo billete? ¿Cuál
de la noción de valor al objeto dinero, que tre las necesidades y su realización, ubi- es la diferencia entre un papel y otro?
representa el medio único y absoluto de cándose como intermediario absoluto y, ¿Quién otorga verdad a un papel?
toda realización en la vida objetiva. superando el orden individual, se convier- Aquí es donde aparece el juego: revelar
El dinero, en cuanto tiene la propiedad te en un mediador humano. Este sistema la ironía de este sistema. Una forma de
de comprarlo todo, de adueñarse de todos hipnótico está signado por una sugestión evidenciar estas contradicciones es a par-
los objetos, es el objeto por excelencia. Esta que opera en la sustitución de los verdade- tir de desestabilizar la creencia, mediante
propiedad es universal y corresponde a la ros elementos de la realidad por represen- la producción de dinero, transportando las
omnipotencia del dinero, es decir, de sus taciones abstractas. propiedades verdaderas del dinero a una
poseedores. Lo que el ser humano es y pue- El dinero “cobra vida” alimentado por la creación y distribución indiscriminada.
de hacer no está determinado por su indi- creencia depositada en ese objeto. Se hace Esta re-distribución contribuiría a gene-
vidualidad y sus cualidades sino por sus independiente de las personas y hace a las rar un efecto de respuesta a la “gran hip-
posibilidades económicas. personas dependientes de él. Pero todo nosis”, en cuanto a la confusa relación
El dinero compone la esencia representa- este gran engaño se basa en una propie- entre realidad y representación. En una
da del poder. Este mecanismo de objetiva- dad que adquiere el dinero como objeto acción artísticamente ilícita, el falso dine-
ción determina el orden de comprensión de externo, una propiedad “mágica”: el poder ro invadiendo la falsa realidad, punzando
la realidad, en donde el ser sólo puede asu- de transformar la representación en reali- en el seno de las contradicciones, incenti-
mirse en el tener. Esto reduce la lectura a dad y la realidad en representación. vando la toma de conciencia sobre esta
un plano cuantitativo, potenciando la codi- Este reemplazo podemos apreciarlo poderosa sugestión que nos domina, po-
cia en todo vínculo. El poder del dinero es el constantemente en la vida cotidiana y la tenciando las formas poéticas de resisten-
poder de la creencia absoluta en el dinero. permanente puesta en escena del comer- cia ante la crítica situación actual.
Pero ¿qué es realmente el dinero? Al ob- cio. En esta alquimia, en donde represen-
servarlo, olvidando por unos segundos la tación y realidad se confunden, está el
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 80

Georges Bataille

América
Desaparecida
Les Cahiers de la République des
Lettres, des Sciences et des Arts,
XI: L’Art Précolombien. L’Amérique
Cuzco era, en efecto, la sede
de uno de los Estados más ad-
ministrativos y regulares que
El trabajo estaba repartido, los
matrimonios decididos por los
funcionarios. La tierra y las co-
Inca. Incluso los horrores son
poco impactantes en Cuzco.
Con la ayuda de lazos se es-
avant Christophe Colomb, París, los hombres hayan formado. sechas pertenecían al Estado. trangulaba a las raras víctimas
[1928], pp. 5-14. Después de conquistas mili- Los festejos eran fiestas religio- en los templos, aquel del Sol,
tares importantes, debidas a sas del Estado. Todo se encon- por ejemplo, cuya estatua de
La vida de los pueblos civiliza- la organización meticulosa de traba previsto en una existencia oro masivo, fundida desde la
dos de América precolombina no un gigantesco ejército, el poder sin aire. Ésta organización no conquista, conserva a pesar de
sólo es prodigiosa para nosotros del Inca se extendía sobre una debe ser confundida con la del todo un prestigio mágico. Las
por el hecho de su descubri- región considerable de Améri- comunismo actual: ella difería artes, aunque muy brillantes,
miento y su instantánea desapa- ca del Sur, Ecuador, Perú, Bo- de éste esencialmente, puesto no presentan empero más que
rición, sino también porque sin livia, norte de Argentina y de que reposaba sobre la herencia un interés de segundo orden:
duda jamás la demencia huma- Chile. En este dominio abierto y la jerarquía de las clases. los tejidos, los vasos en forma
na ha concebido una excentrici- por caminos, un pueblo entero En estas condiciones, no es de cabezas humanas o de ani-
dad más sanguinaria: ¡crímenes obedecía a las órdenes de los sorprendente que haya relativa- males son notables. Pero en
continuos cometidos a pleno sol funcionarios como se obedece mente pocos trazos brillantes esta comarca hay que buscar en
por la mera satisfacción de pe- a los oficiales en los cuarteles. que reportar de la civilización otra parte, y no entre los incas,
sadillas deificadas, fantasías una producción verdaderamente
aterradoras! Comidas caníbales digna de interés. En Tihuanaco,
de los sacerdotes, ceremonias en el norte de Bolivia, la famosa
con cadáveres y con arroyos de puerta del Sol ya da testimonio
sangre, más que una aventura de una arquitectura y de un arte
histórica evoca los deslumbran- prestigiosos que hay que atri-
tes excesos descritos por el ilus- buir a una época muy anterior.
tre marqués de Sade. De las cerámicas, diversos frag-
mentos se unen en estilo a esta
puerta milenaria. En suma, en
la época misma de los incas,
Es verdad que esta observación son los pueblos de la costa, de
concierne sobre todo a México. civilización más antigua, los
Perú representa quizá un espe- autores de los objetos más cu-
jismo singular, una incandescen- riosos.
cia de oro solar, un resplandor,
una riqueza perturbadora: la
realidad no corresponde a esta
sugerencia. La capital del impe- Colombia, Ecuador, Panamá, las
rio inca, Cuzco, estaba situada Antillas presentaban igualmen-
sobre una meseta elevada al pie te en la época de la conquista
de una suerte de acrópolis for- civilizaciones muy desarrolla-
tificada. Esta ciudad tenía un das cuyo arte nos sorprende
carácter de grandeza pesada y hoy. Incluso hay que atribuir
masiva. Casas altas construi- a los pueblos de esas regio-
das en cuadros de rocas enor- nes una parte de las estatui-
mes, sin ventanas exteriores, sin llas fantásticas, con rostros
ornamento y cubiertas en paja, de ensueño que sitúan al arte
daban a las calles un aspecto precolombino en las preocu-
medio sórdido y triste. Los tem- paciones actuales.
plos que dominaban los techos No obstante, hay que preci-
eran de una arquitectura igual- sar de inmediato que nada en
mente desnuda: sólo el frontón la América desaparecida pue-
estaba todo recubierto por una de, según nosotros, igualarse a
placa de oro repujado. A este oro México, región en la cual hay
hay que añadir las telas de colo- que distinguir por otra parte
res brillantes con que se cubrían dos civilizaciones muy diferen-
los personajes ricos y elegantes, tes, aquella maya qu’itché y la
pero nada bastaba para disipar de los mexicanos propiamente
una impresión de mediocre sal- dichos.
vajismo y sobre todo de unifor- La civilización maya qu’itché
midad embrutecedora. en general pasa por haber sido
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 81
la más brillante y la más intere- cuya muy poderosa confedera- de sus almas por el pecado en Parece muy evidente que los
sante de todas las de la Améri- ción se apoderó de casi todo el que vivían sin fin.” mexicanos obtenían un placer
ca desaparecida. En efecto, sus México actual durante el siglo Una aproximación se impone turbio en este género de mis-
producciones son las que pro- xv, no deja de ser el más vivo, el evidentemente entre la manera tificación. Es incluso probable
bablemente se aproximan más más seductor; incluso por su de representar los diablos en- que estas catástrofes de pesa-
de aquellas que los arqueólogos violencia demente, por su paso tre los cristianos y los dioses dilla les hicieran reír de cierta
tienen costumbre de señalar de sonámbulo. entre los mexicanos. manera. Así hemos llegado a
como notables. En general los historiadores Los mexicanos eran proba- comprender directamente alu-
Se desarrolló en una época que se han ocupado de México blemente tan religiosos como cinaciones tan delirantes como
anterior por algunos siglos a la se han ido hasta cierto punto los españoles, pero mezclaban los dioses de los manuscritos.
conquista española en la región presas de la incomprensión. Si con la religión un sentimiento El coco o el chamuco son pa-
oriental de América central, en labras que se asociaron a esos
el sur del México actual, exacta- personajes violentos, malas
mente en la península de Yuca- bromas siniestras, llenos de hu-
tán. Estaba en plena decadencia mor malintencionado, así como
cuando llegaron los españoles. ese dios Quetzalcóatl que hace
El arte maya ciertamente es grandes deslizamientos desde
más humano que ningún otro lo alto de las montañas sentado
en América. Aunque no hubo sobre una tablita…
ciertamente influencia, es difí- Los demonios esculpidos de
cil no aproximarlo a las artes las iglesias de Europa serían
contemporáneas de Extremo comparables por completo con
Oriente, al arte khmer por ejem- ellos (participaban sin duda
plo, del cual tiene el carácter de alguna de la misma obsesión
vegetación pesada y exuberan- esencial) si tuvieran también el
te: uno y otro se desarrollaron carácter de poder, la grandeza de
por lo demás bajo un cielo de los fantasmas aztecas, los más
plomo en países demasiado sanguinarios de todos lo que han
calientes y malsanos. Los ba- poblado las nubes terrestres.
jorrelieves mayas representan Sanguinarios al pie de la letra,
a los dioses con forma huma- como cada uno lo sabe. No hay
na, pero pesada y monstruo- uno solo de ellos al que no se
sa, muy estilizada, sobre todo haya salpicado de sangre perió-
muy uniforme. Se los puede dicamente para festejarlo. Las
mirar como sumamente de- cifras citadas varían: sin em-
corativos. En efecto, forman bargo, es posible admitir que
parte de conjuntos arquitec- el número de víctimas anuales
tónicos muy prestigiosos, que se tiene en cuenta, por ejemplo de horror, de terror, aliado a alcanzaba como mínimo va-
fueron los primeros que per- la manera literalmente extra- una especie de humor negro rios miles sólo en la ciudad de
mitieron que las civilizaciones vagante de representar a los más espantoso que el horror. México. El sacerdote hacía que
de América rivalizaran con las dioses, las explicaciones des- La mayoría de sus dioses son se mantuviera a un hombre con
grandes civilizaciones clásicas. conciertan por su debilidad. feroces o extrañamente mal- el vientre al aire, la espalda ar-
En Chichén Itzá, en Uxmal, en “Cuando uno pone los ojos en hechores. Tezcatlipoca parece queada sobre una especie de
Palenque, se descubren aún las un manuscrito mexicano, dice obtener un placer inexplica- gran mojón y le abría el tronco
ruinas de templos y de palacios Prescott, uno queda impacta- ble de ciertas “supercherías”. golpeándolo violentamente con
imponentes, a veces ricamente do de ver ahí las más grotescas Sus aventuras, contadas por un golpe de cuchillo de piedra
trabajados. Se conocen, por lo caricaturas del cuerpo humano, el cronista español Sahagún, brillante. Cortados así los hue-
demás, los mitos religiosos y cabezas monstruosas, enormes, forman una curiosa contra- sos, el corazón era tomado con
la organización social de esos sobre pequeños cuerpos en- partida de la Leyenda Dorada. las puras manos de la apertura
pueblos. Su desarrollo tuvo fermizos, deformes, cuyos con- A la miel cristiana se opone el inundada de sangre y arranca-
ciertamente una gran influen- tornos son rígidos, angulosos, aloe azteca, a la curación de do violentamente con una habi-
cia y ha determinado en gran pero si se mira más de cerca, se los enfermos, bromas sinies- lidad y una presteza tales que
parte a la civilización del alti- vuelve claro que se trata me- tras. Tezcatlipoca se pasea en esta masa sangrienta continua-
plano, pero su arte no deja de nos de un ensayo torpe de re- medio de las multitudes ju- ba palpitando orgánicamente
tener algo de nacido muerto, presentar la naturaleza que de gueteando y bailando con un durante algunos segundos enci-
llanamente repugnante a des- un símbolo convencional para tambor: la multitud danza en ma de la brasa roja: a continua-
pecho de la perfección de la expresar la idea de la manera tropel y se apresura absurda- ción el cadáver repelido rodaba
riqueza del trabajo. más clara, más impactante. Es mente hacia los abismos en con pesadez hasta lo más bajo
Si se quiere aire y violencia, así como las piezas de mismo donde los cuerpos se despeda- de una escalinata. Finalmente,
poesía y humor, no se los halla- valor en un juego de ajedrez zan y mutan en rocas. Sahagún al caer la noche, todos los ca-
rá más que en los pueblos de corresponden entre ellas por la cuenta así otra “mala pasada” dáveres eran desollados, des-
México central que han alcan- forma, pero ofrecen muy poco del Dios nigromante: “Llovió un cuartizados y cocidos, y los
zado un alto grado de civiliza- parecido con los objetos que se chaparrón de piedras y a conti- sacerdotes venían a comerlos.
ción poco antes de la conquista, supone representan.” nuación una gran roca llamada Éstos no se contentaban por
es decir, en el transcurso del Esta interpretación de las techcalt. A partir de ese mo- lo demás con inundarse de san-
siglo xv. deformaciones horribles o mento, una vieja india viajaba gre, ni con inundar con ella los
Sin duda los mexicanos que grotescas que perturbaron a en un lugar llamado Chapul- muros del templo, los ídolos, las
encontró Cortés no eran sino Prescott nos parece hoy in- tepec cuitlapilco, ofreciendo a flores brillantes que colmaban el
bárbaros recientemente culti- suficiente. Sin embargo, si se la venta pequeñas banderas de altar: en ciertos sacrificios que
vados. Habiendo llegado del remonta a la época de la con- papel gritando: ‘¡Hay banderi- comportaban la desolladura
norte, en donde llevaban la vida quista española, se encontrará tas!’. Cualquiera que decidiera inmediata del hombre herido,
errante de los pieles rojas, ni sobre este punto una explica- morir decía: ‘Cómprenme una el sacerdote exaltado se cubría
siquiera han asimilado de ma- ción verdaderamente digna de banderita’, y cuando se la ha- el rostro con la piel sangrante
nera brillante lo que tomaron interés. El monje Torquemada bían comprado, llegaba al lugar del rostro y el cuerpo con la del
de sus predecesores. Así, su sis- atribuye los horrores del arte del techcalt, en donde se lo ma- cuerpo. Así revestido con este
tema de escritura, análogo al de mexicano al demonio que ob- taba sin que a nadie se le ocu- traje increíble, rogaba a su dios
los mayas es empero inferior. sesionaba al espíritu de los rriera decir: ‘¿Qué es lo que nos con delirio.
No importa: entre los diversos in- indios: “Las figuras de sus dio- pasa?’ Y todos estaban como Pero aquí es el lugar para
dios de América, el pueblo azteca, ses, dice, eran semejantes a las enloquecidos.” precisar con insistencia del ca-
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 82
rácter sorprendentemente feliz
de esos horrores. México no era
sólo el más rebosante de los
Dawn Ades y Fiona Bradley

Georges Bataille
rastros de hombres, también
era una ciudad rica, verdadera
Venecia con canales y pasarelas,
templos decorados y sobre todo
bellos jardines de flores. Inclu-

y documents
so sobre las aguas se cultivaban
flores con pasión. Se adornaba
con ellas los altares. Antes de
los sacrificios se hacía bailar a
las víctimas “llevando collares
y guirnaldas de flores. Tenían

Documents, 1930, núm. 6


también rodelas floreadas y jun- Publicado originalmente como in­
cos perfumados que sahumaban tro­ducción a Dawn Ades y Simon
y olían alternativamente.” Baker (eds.), Undercover Surrea-
Uno imagina fácilmente los lism, Cambridge-Londres, The mit
enjambres de moscas que de- Press-Hayward Gallery, 2006.
bían arremolinarse en la sala
del sacrificio cuando ahí la Georges Bataille (1897-1962)
sangre chorreaba. Mirbeau, que —numismático, erudito, crítico
los soñaba ya para su Jardín social y filósofo idiosincrásico—
de los suplicios escribía que “en sigue teniendo una profunda
ese medio de flores y de perfu- influencia y continúa siendo
mes eso no era ni repugnante, un pensador y escritor contro-
ni terrible”. vertido. Descrito por su amigo
La muerte, para los aztecas, Michel Leiris como “Bataille el
era nada. Pedían a sus dioses imposible”,1 a fines de los años
no sólo que les permitieran re- veinte constituyó una oposición
cibir la muerte con alegría, sino intelectual interna al surrealis-
incluso ayudarles a encontrar mo de André Breton, que atrajo
en ella encanto y dulzura. Que- a muchos de los mejores poetas,
rían ver a las espadas y a las artistas y escritores no confor-
flechas como golosinas. Esos mistas de su tiempo.
guerreros feroces sin embargo La contribución más eviden-
no eran sino hombres afables te de Bataille al pensamiento
y sociables como todos los de- contemporáneo fue la revista
más, que amaban reunirse para Documents, de la que se publi-
beber y hablar. También era de caron quince números a lo lar-
uso corriente en los banquetes go de 1929 y 1930.2 Concebida
aztecas emborracharse con al- como una “máquina de guerra
guno de los diversos estupefa- contra las ideas recibidas”,3 Do-
cientes de los que hacían uso cuments captó a varios surrea-
habitualmente. listas disidentes como Michel
Leiris, Joan Miró, Robert Desnos
y André Masson. Aunque nunca
fue parte del movimiento, Ba-
Parece que hubiera habido en taille, más tarde, en la época en
ese pueblo de valor extraordi- que Jean-Paul Sartre dirigió el
nario un gusto exasperante por ataque de posguerra al surrea-
la muerte. Se entregó a los es- lismo, expresó su simpatía fun-
pañoles presa de una suerte de damental, si bien crítica, con
locura hipnótica. La victoria de éste como una “oposición genui-
Cortés no es un hecho de fuerza, namente viril —nada concilia-
sino de un verdadero hechizo. dora, nada divina— a todos los
Como si esa gente hubiera va- límites aceptados, una voluntad panacea y sustituto de la expe- El enfoque de lo visual de Do-
gamente comprendido que una rigurosa de insubordinación”.4 riencia humana, su problema cuments se opuso al de Breton
vez llegado a ese grado de feliz Bataille, sin embargo, como siguió siendo “el lugar que el en cada oportunidad. Breton y
violencia la única salida era, “viejo enemigo [del surrealismo] surrealismo dio a la poesía y los surrealistas propusieron
para ellos como para las víc- desde dentro”,5 en sus propias la pintura: colocó la obra antes distintas formas para obtener
timas con las cuales apacigua- palabras, se mantuvo inflexible que el ser”.6 la inmediatez en la expresión:
ban a sus dioses festivos, una en su desdén por el arte como por medio de la escritura y el
muerte súbita y aterradora. 6
Ibid. En la única contribución de dibujo automáticos intentaron
1
Ellos mismos han querido Michel Leiris “De Bataille Bataille a una revista surrealista evitar el control consciente en
l’impossible à l’impossible
servir hasta el final de “espec- oficial (aparte de las fatrasies, los la factura de imágenes, mien-
táculo” y de “teatro” para esos
Documents”, Critique, núms. poemas sin sentido del siglo xiii tras que las teorías de Sigmund
personajes lunáticos, “servir de
195-196, 1963, p. 689. en La révolution surréaliste, núm. Freud les proporcionaron el có-
entretenimiento”, de “diversión”.
2
El último número se publicó en 6, marzo de 1926), “Le bleu du digo simbólico con el cual ano-
En efecto, es así como concebían
realidad en 1931. ciel”, en Minotaure, núm. 8, 1936, tar e interpretar los sueños y el
su extraña agitación. Extraña y
3 describe la paradoja de la funcionamiento de la mente in-
M. Leiris, art. cit., p. 689.
experiencia estática para el consciente. En el heterogéneo
precaria, porque murieron tan4
G. Bataille ‘On the Subject of hombre moderno: “una vertiginosa
bruscamente como un insecto Slumbers’, en Troisième convoi, caída en el vacío del cielo”. La nota
material visual incluido en Do-
que se aplasta. núm. 2, enero de 1946; véase la anónima a las fatrasies era ya cuments, Bataille y sus colegas,
introducción de Michael completamente característica de Michel Leiris, Robert Desnos y
Traducción de Manuel Hernán- Richardson a G. Bataille The Bataille: “estos [poemas sin sentido],
dez García. Absence of Myth, Writings on de los que han sido tomados los escaparon de la mente de aquellos
Surrealism, p. 49. siguientes extractos, escaparon al a los que un estallido de carcaja-
5
Ibid. desdén de generaciones como das algún día cegará”.
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 83
Carl Einstein, se involucraron y obra de los principales artistas La inverosímil cuna de Docu- •
desafiaron tales ideas que, ale- modernos, y manuscritos ilumi- ments fue el Cabinet des Médai- El ensayo de Bataille “Le cheval
gaban, lejos de confrontar las nados y círculos de piedra sa- lles de la Bibliothèque nationale academique” (El caballo acadé-
realidades básicas del pensa- grados al lado de un análisis del de France, donde Bataille desa- mico) despreció las tradiciones
miento humano y la naturaleza dedo gordo del pie. Fue también rrollaba una (prometedora) ca- académicas de la objetividad y
violenta del deseo, en realidad el hogar de un “Diccionario crí- rrera de numismático junto con fue un anticipo de lo que es-
las idealizaban y sublimaban. tico”, al que Bataille y sus cole- el co-fundador de la revista Pie- taba por venir.10 Es de suponer
Documents utilizó estrategias gas más cercanos contribuyeron rre d’Espezel. Un colega más, que Wildenstein esperara otra
de desublimación, permitiendo con breves ensayos sobre, entre Jean Babelon, era también parte versión lujosa de la Gazette
una mirada imperturbable de otras cosas, ‘absoluto’, ‘hombre’, del consejo editorial. El patroci- des beaux-arts con el añadido
la violencia, el sacrificio y la ‘matadero’, ‘ojo’, chimenea fabril’ nador financiero de la revista de “arte primitivo”. No obstan-
seducción con que el arte fue y ‘polvo’. Un diccionario comen- era Georges Wildenstein, cuya te, la rúbrica elegida por Batai-
“rebajado” al nivel de otros ti- zaría, según escribió Bataille en Gazette des beaux-arts era una lle para Documents: Doctrines,
pos de objetos. la entrada ‘informe’, cuando no de las publicaciones artísticas Archéologie, Beaux-arts, Ethno­
Aunque el surrealismo no será diera los significados sino las ta- de más larga tradición en París. graphie (Doctrinas, Arqueolo-
tratado abiertamente en estas reas de las palabras.7 Este bre- Las diferentes expectativas de la gía, Bellas Artes, Etnografía)
páginas, la crítica implícita al ve texto tuvo por su cuenta una nueva revista por parte de su ya la distancia de la estética
movimiento de Breton, la cons- notable vida como herramienta fundador, del consejo editorial y primitivista tan de moda en-
tante insistencia en el “bajo ma- crítica para el análisis del arte del propio Bataille no coincidían. tonces en París. “Anuncia que
terialismo” como oposición a la contemporáneo. La exposición El enfoque de Bataille irritó des- Documents no es otra Gazette
elevación del pensamiento poé- Informe, en el Centre Pompidou de el principio a Wildenstein y a des beaux-arts y sobre todo
tico, así como el flagrante juego en 1997, atacó la unidad de las los miembros más conservado- no una Gazette des beaux-arts
con el principio surrealista de lecturas modernas del arte al res del consejo. Lo que quería primitifs.”11 Tres de los temas
collage cultural, la yuxtaposi- proponer una serie de ‘opera- decir con el título no era lo que en las portadas de Documents
ción de “realidades distantes”, ciones’ alternativas e inestables esperaban, y d’Espezel escribió se mantuvieron constantes:
fueron lo suficientemente pro- con las que las obras eran dis- después del primer número: Arqueología, Bellas Artes y
vocadores como para que Bre- cutidas no en cuanto a sus sig- Etnografía. En los primeros
ton reaccionara furioso en su nificados sino en relación con El título que escogiste para tres números, “Doctrinas” en-
Segundo manifiesto del surrea- ‘horizontalidad’, ‘bajo materia- esta revista apenas se justifi- cabezaba la lista; a partir del
lismo (1929), una de las muy es- lismo’, ‘pulso’ y ‘entropía’.8 ca sólo en el sentido de que
casas ocasiones en que nombra • “documenta” tu estado de áni- Hollier, “La valeur d’usage de
a Bataille, a quien dedica varias mo. Es mucho, pero no sufi- l’impossible”, prefacio al
páginas de una invectiva certe- 7
El término “crítico” fue omitido ciente. Es esencial regresar al facsimilar de Documents,
ra, apodándolo “filósofo excre- en el número 4, 1929. espíritu que nos inspiró en el Jean-Michel Place, 1991. Bataille
menticio”. 8
Véase Yves-Alain Bois y primer proyecto para la revis- tomó el título de “secretario
Documents abarcó arte, et- Rosalind Krauss, Formless: ta cuando tú y yo lo hablamos general” pero en la práctica era
nografía, arqueología, cine, a user’s guide, Zone Books, con M. Wildenstein.9 el editor. Véase Bataille Oeuvres
fotografía y cultura popular, 1997 (catálogo de la exposición Complètes , vol. xi, p. 572.
10
Informe, en el Centre Pompidou, Documents 1, 1929.
discutió actuaciones de jazz y 9
Carta de d’Espezel a Bataille, 11
París, mayo-agosto de 1996). 15 de abril de 1929. Véase Hollier, op. cit., p. viii.
teatro de revista junto con la
Documents, 1929, núm. 4
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 84
Documents, 1929, núm. 6
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 85
El título de Documents era una espantosa secuencia de fo-
Documents, 1929, núm. 6

tanto un camuflaje como un tografías de ejecuciones chinas,


desafío. No estaba, en sí mis- incluyendo decapitaciones pú-
mo, tan fuera de la línea de la blicas y la célebre “muerte por
marea de nuevas revistas que mil cortes”.15
abordaban el arte y la cultura No obstante, en sus páginas,
contemporáneos en la Europa Documents hizo algo más que
de entonces. La mayoría le daba registrar los descubrimientos y
sabor a sus portadas con la pro-materiales interesantes, moder-
mesa de una gama de temas de nos y antiguos, Occidentales y
interés contemporáneo. La bel- no-Occidentales, considerados
ga Variétés, que con frecuen- importantes para la sociedad
cia se publicitó en Documents, contemporánea. Los construyó
anunciaba “��������������������
les images/les docu-
—o de-construyó—, y trabajó
ments/les textes de nôtre temps”con ellos en una serie de desafíos
(las imágenes/los documentos/ a aquellas disciplinas significa-
los textos de nuestros tiempos),das en su rúbrica. Documents
ofreciendo, en otras palabras, difirió de otras revistas de esta
“documentos” del momento. época en su tratamiento de sus
Arte popular, encartes y foto- temas heterogéneos. La intera­
cción entre texto e imagen, y
grafías del registro policial apa-
recían en publicaciones como la entre una imagen y otra, es
revista alemana Der Quersch- complicado e inesperado. Mien-
tras que Variétés hacía un juego,
nitt. A fines de los años veinte,
Cahiers d’art cubría “Pintura- muy sencillo de descifrar, al
escultura-arquitectura-música- comparar o contrastar pares de
teatro-discos-cine”. En términosimágenes, especialmente arte y
de su contenido, la revista más cultura popular (Charlie Cha-
cercana a Documents era Jazz, plin junto al relieve pintado
una revista mensual dedicada a Clown de Jean Crotti), en ocasio-
nes por medio de un título (una
“l’actualité intellectuelle” (la ac-
tualidad intelectual), fundada ypintura de Magritte junto al de-
editada por la destacada explo- tective de ficción Nick Carter
radora Titaÿna. Jazz no sólo re-bajo el encabezamiento ‘Miste-
produjo, como Documents, las rios’), el uso de la ‘semejanza’ en
fotos de Eli Lotar de un mata- Documents trazó paralelismos
dero, sino que en su segundo visuales y temáticos, hilarantes
número (enero de 1929) incluyó y estremecedores, que minaron
las categorías y la búsqueda de
desplegables cubiertos de significado.
fotografías de imágenes de No fue inusual que Docu-
cuarto número desapareció y el título de “secretario general”. diferentes civilizaciones ments escogiera el mismo tema
fue remplazada por Variétés Los números siguientes omi- constantemente cambiadas de recién tratado en otra revista
(Variedades). Estos cinco temas ten el consejo editorial y sólo lugar— en Documents. G. pero subvirtiendo totalmente
definen el material que aparen- acreditan a Bataille como “se- Didi-Huberman ha mencionado el espíritu del artículo origi-
temente cubría la revista. “Doc- cretario general”, lo que indica los lazos entre Einstein y nal. Tomemos, por ejemplo, las
trinas” era un término aún más un cargo más gerencial o admi- Warburg en Devant le temps. Los célebres fotografías de Lotar
inusual en el contexto de las re- nistrativo y deja sin resolver la paralelismos entre los estudios
transculturales alemanes y
vistas de vanguardia que “Docu- fascinante cuestión del control franceses y sus orígenes en los
15
Bataille estuvo obsesionado
mentos”, y no resulta claro qué editorial. Sin embargo, Bataille estudios de religión comparada
con una fotografía de esta terro-
significaba para Bataille. Las más tarde escribió que él “real- rífica escena que le fue entrega-
durante el siglo xix pudieron
doctrinas definen y son defini- mente editó [Documents] de da por su analista, Adrien Borel,
tener una interesante orienta-
das por “comunidades morales” acuerdo con Georges-Henri Ri- hacia 1925, aunque no la publicó
ción en el enfoque de
y religiones; más tarde Bataille vière… y contra el editor titular, sino mucho tiempo después.
Documents.
insistiría en ello al describir el el poeta alemán Carl Einstein”.13
surrealismo.12 Tal vez “Doctri- Aunque Einstein siguió contri-
nas” debía significar tanto las buyendo en Documents hasta
creencias sostenidas por las el final, sus deseos de captar a
religiones manifiestas, como académicos alemanes y, en par-
aquéllas de comunidades más ticular, de establecer un víncu-
ocultas, como el surrealismo. lo con el Instituto Warburg en
En los primeros cinco núme- Hamburgo sólo se cumplieron
ros de Documents se nombra- parcialmente.14
ba un consejo editorial de once
personas, que incluía a acadé- 13
“Notes on the publication of
micos y profesionales de los ‘Un Cadavre’”, ibid., p. 31.
14
museos, así como a Wildenstein, Véase C. Joyce, Carl Einstein in
Carl Einstein y Georges-Henri Documents and his collabora-
Rivière, y a Bataille, quien tomó tion with Georges Bataille,
XLibris, 2003. El respeto de
12
Véase por ejemplo “The Einstein por la metodología de
Surrealist Religion”, en G. investigación de Aby Warburg,
Bataille, The Absence of Myth, expresada en una carta al
Writings on Surrealism, p. 71; director del Instituto, Fritz Saxl
‘Surrealism from Day to Day’ (reproducida en Joyce) solicitán-
(capítulo superviviente del libro dole colaboraciones para la
que planeaba Bataille sobre nueva revista, abre la fascinante
Filosofía y religión surrealistas), posibilidad de la influencia del
ibid., p. 34. Memory Atlas de Warburg —los
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 86
del matadero en La Villette, y
la entrada “matadero” de Ba-
estructurante de la exposición
de 1978, siguió un modo tripar- William Pietz
El problema
taille en el diccionario crítico.16 tito bastante coherente de exhi-
Este texto vincula el matadero bición, separando las obras de
con templos de eras pasadas y arte, los objetos seleccionados y
“la ominosa grandeza típica de los documentos (revistas, libros,

del fetiche I
aquellos lugares en los que flu- cartas, etc.). Aquí, el propósito ha
ye la sangre”; las fotos y el tex- sido reflejar la estética visual de
to refieren al interés de Bataille la revista misma, yuxtaponiendo
por el sacrificio y su desconfian- diferentes tipos de objetos para
za hacia la moderna religión de trascender las jerarquías con-
la higiene, asuntos que concuer- vencionales, agrupando foto- William Pietz,“The Problem of the Fe- para las disciplinas de las cien-
dan dentro de Documents. Pero grafías, objetos etnográficos, tish, I”, Res: Anthropology and Aes- cias humanas que intentan con-
no puede ser coincidental que películas, fotografías, escultura thetics, 9, primavera 1985, pp. 5-17. tener y controlar su sentido. Sin
Cahiers d’art publicara en 1928, o revistas de misterio con las embargo, ni los antropólogos de
como parte de su serie sobre estrategias e ideas clave en Do- Creo que existe un término las religiones primitivas, ni los
arquitectura moderna, una se- cuments. La revista fue, en sí cuyo uso indiscriminado ha sociólogos de la economía polí-
cuencia de llamativas fotogra- misma, “un museo pícaro que causado un daño infinito: la tica, ni los psiquiatras de las
fías de los mataderos de 1907 simultáneamente colecta y re- palabra “fetiche”. La historia de desviaciones sexuales o los filó-
en Lyón. Estos “edificios mo- clasifica sus especímenes”.20 su origen e introducción en el sofos de la estética moderna
delo”, en palabras de Zervo, “se Antes que simplemente acu- África Occidental es tan bien han dejado alguna vez de usar
corresponden por completo con mular tantas de estas cosas, conocida que no necesito repe- este término, aun cuando rinden
su propósito y cumplen su papel reproducidas en las páginas de tirla aquí. testimonio de su duda concep-
de acuerdo con los más recien- sus quince números, como sea R. S. Rattray, Ashanti (1923) tual y de su incertidumbre refe-
tes requerimientos de economía posible, deseamos representar rencial. Pareciera que el uso de
e higiene”.17 La referencia de Ba- a la revista misma como una (tout objet historique est fétiche) esta palabra fuera siempre algo
taille por contraste al “aspecto fuerza activa, confiando en sus Maurice Merleau-Ponty, nota “indiscriminado”, siempre ame-
caótico de los mataderos ac- ideas esenciales como medio de trabajo para Le visible et nazando con deslizarse, como
tuales” junto con las repulsivas de presentar los objetos que l’invisible (1964) en la propuesta tentativa de
fotos de Lotar de suelos ensan- volvieron extraordinarios en el Merleau-Ponty, hacia una impo-
grentados y trozos indistingui- contexto de una exposición. “Fetiche” ha sido siempre una pa- sible teoría general. Y sin em-
bles de carne y piel confrontan labra de linaje siniestro. Promis­ bargo es precisamente en la
directamente la eficiencia mo- Traducción de Jaime Soler Frost. cua en el discurso y sugerente sorprendente historia de esta
derna alabada por Cahiers d’art, en la teoría, siempre ha sido una palabra como término teórico
cuyas fotografías de las limpias 20
J. Clifford, “On Ethnographic palabra con un pasado, siempre extenso, indispensable para
estructuras de los edificios están Surrealism”, en The Predicament se convierte en “una vergüenza”1 pensadores cruciales como
despobladas e inmaculadas. of Culture, 1988, p. 132. Comte, Marx y Freud, donde re-
• side el verdadero interés inter-
En la exposición Dada and Su- disciplinario del “fetiche”.
Documents 1929, núm. 5

rrealism Reviewed, celebrada en Este ensayo tiene la intención


1978 en la Hayward Gallery, la de proveer una discusión intro-
sección dedicada a Documents ductoria para una exploración
se destacó sin duda espectacu- exhaustiva de su historia, una
larmente como una alternativa exploración que debe iniciar
al surrealismo ortodoxo.18 La con el estudio del origen del fe-
mera inclusión de Documents tiche como palabra y como ob-
en Dada and Surrealism Re- jeto históricamente significativo.
viewed fue muy discutida y Mi tesis es que el fetiche, como
finalmente decidida por conse- idea y como problema, y como
jo de Michel Leiris, uno de los un objeto novedoso no propio
colaboradores más cercanos de de ninguna sociedad específica
Bataille.19 Leiris, quien había previa, se originó en los espa-
sido miembro del movimiento cios transculturales de la costa
surrealista y quien participa- de África Occidental durante
ra en los encarnizados inter- los siglos xvi y xvii. Desde lue-
cambios entre los surrealistas go, los orígenes nunca son ab-
disidentes reunidos en torno a solutos. Aunque sostengo que el
Documents de Bataille y el gru- fetiche se originó dentro de una
po ortodoxo dirigido por el fun- nueva formación social durante
dador André Breton, bien pudo este periodo por medio del de-
haber previsto la consiguiente sarrollo de la palabra pidgin
revisión crítica del surrealismo, fetisso, esta palabra en cambio
que ha visto las contracorrien- sí tiene un linaje lingüístico y
tes más oscuras del “bajo mate- su acompañante conceptual
rialismo” de Bataille como una que pueden trazarse. Fetisso
alternativa preferida al “idealis- deriva de la palabra portuguesa
mo” de Breton. feitiço, que durante el medioe-
Aunque la revisión de dadá y vo tardío significaba “práctica
el surrealismo fue el principio mágica” o “brujería” realizada,
con frecuencia inocentemente,
16
Documents 6, noviembre de por las clases sencillas e igno-
1929, p. 329. rantes.2 Feitiço, a su vez, deriva
17
“Marché aux bestiaux et
abattoirs de la mouche à Lyon”, 1
Wyatt MacGaffey, “Fetishim
Cahiers d’art, núm. 8, 1928, p. 343. Revisited: Kongo Nkisi in Socio-
18
D. Ades, Dada and Surrealism logical Perspective”, Africa 47 (2),
Reviewed, acgb, 1978. 1977: 172.
19
Conversación con la autora y 2
Las implicaciones conceptuales
David Sylvester, París, 1977. y de valoración de este término
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 87
del adjetivo latino facticius, “fetiche” como un género co- analítico subsume el concepto condiciones históricas y fuerzas
que originalmente significaba rrupto que oscurece el verdade- de fetichización a la categoría socia­les bastante específicas.
“manufacturado”. El estudio ro significado de las prácticas general de hipostatización y Esta nueva situación comen-
histórico del fetiche debe iniciar
y artefactos socio-religiosos de errores de tipo lógico.7 Aunque zó con la formación de espa-
por considerar estas palabras distintas sociedades no occi- en efecto siempre hubo una di- cios habitados transculturales
a detalle, para sólo entonces dentales. Por ejemplo, ésta fue mensión marcadamente sexual a lo largo de la costa del África
examinar el uso inicial de fei- la postura de R.S. Rattray cuan- en el discurso sobre los fetiches Occidental (especialmente en
tiço en la costa africana, su do trató “lo que los africanos “desde el principio”, la idea de el trecho conocido como costa
posterior desarrollo en fetisso, hablantes de acano llaman su- que el referente final es el falo de Mina), cuya función fue la de
y por último la diseminación man —una palabra que quisie- fue articulada sólo a finales traducir y transvalorar objetos
textual de esa palabra en las ra ver sustituida en general por del siglo xix. Las primeras di- entre sistemas sociales radical-
lenguas del norte de Europa, ‘fetiche’.”4 Tales argumentos son sertaciones sobre el fetiche te- mente diferentes. En específico,
donde las versiones nacionales hoy utilizados para justificar un nían que ver con brujería y con como expondré en la detallada
del término se desarrollaron du­ método que recupera textos et- el control de la sexualidad fe- sección histórica que sigue a
rante el siglo xvii. El estudio del
nográficos estigmatizados de la menina. En lo que respecta al esta introducción, estos espa-
origen del fetiche concluye a era colonial al traducir términos rechazo del fetiche por parte cios, que perduraron por varios
principios del siglo xviii con eltales como “fetiche” de nuevo a de la filosofía como un error siglos, fueron triangulados entre
texto de Willem Bosman, pues la terminología nativa de la so- lógico de hipóstasis (la “fala- el sistema social feudal cristia-
fue su Accurate Description of ciedad en particular que está cia de concreción mal situada”, no, el de linaje africano y el mer-
the Coast of Guinea (“Descrip- siendo descrita.5 Este método para usar la popular frase de cantil capitalista.9 Fue dentro de
ción fiel de la costa de Guinea”)ignora el estatus históri­c o y Whitehead), argumentaría que esta situación que emergió una
la que proporcionó la imagen transcultural de estos textos en el discurso sobre el fetichis- nueva problemática respecto a
y la concepción de los fetiches su intento por reconstruir las mo representa la articulación la capa­cidad del objeto material
culturas únicas de las socieda-
en las que los intelectuales de la emergente de un materialismo de encarnar —de manera simul-
Ilustra­ción basaron su elabora- des primitivas en su pureza au- teórico totalmente incompati- tánea y secuencial— valores re-
ción de la idea en una teoría ge-tónoma. No obstante, también ble y en conflicto con la tradi- ligiosos, comerciales, estéticos
neral de la religión primitiva.3 es posible estudiar estos textos ción filosófica.8 y sexuales. Mi argumentación,
La elaboración de esta teoría ge-coloniales, y los relatos de viaje Por último, está la desestima- entonces, es que el fetiche pudo
neral de la Ilustración, tal comoanteriores, como producciones ción, tanto universalista como originarse sólo en conjunto con
fue desarrollada desde Bayle originales resultado del abrupto histórica, de que el discurso so- la articu­lación emergente de la
hasta De Brosses y entonces encuentro entre mundos radi- bre los fetiches no es más que ideología de la forma de mer-
adoptada por los filósofos de fi-calmente heterogéneos; como una continuación del tradicio- cancía que se definió dentro y
nales del siglo xviii, constituyeregistros descriptivos son con nal discurso cristiano respecto en contra de valores sociales
un segundo periodo de la histo- frecuencia fantasmales, pero a la idolatría. La relación entre e ideologías religiosas de dos
ria del fetiche. Su diseminación debido a ello es posible verlos el fetiche y el ídolo, y entre la tipos radicalmente diferentes
en gran cantidad de discursos como remanentes de la interpre- idea de fetichismo y la concep- de sociedades no-capitalistas,
populares y de ciencias sociales tación creativa de nuevas formas ción interna del cristianismo cuando se encontraron en una
durante el siglo xix marca un de conciencia social. De manera de su falso otro (idolatría), es situación trans­cultural en cur-
tercer gran periodo, y uno po- similar, la palabra pidgin fetis- una cuestión compleja que un so. Este proceso está indicado
dría considerar los discursos so, tal como evolucionó en los estudio histórico debe discu- en la historia de la palabra mis-
teóricos del siglo xx, que preten-
espacios transculturales de la tir en detalle. Lejos de repre- ma a medida que se desarrolló
den crear una unidad a partir de costa del África Occidental, pue- sentar una continuación de la del portugués tardo-medieval
los discursos previos sobre el de ser vista tanto como la tradu­ idea de idolatría, la emergencia feitiço, a la palabra pidgin del
fetiche, como el último desarro- cción fallida de diversos términos del concepto distinto de fetiche siglo xvi fetisso en la costa afri-
llo histórico de esta idea. africanos o como algo en sí mis- marca un desglose de la conve- cana y a las distintas versiones
La naturaleza esencialmente mo, una palabra novedosa que niencia del discurso previo bajo nor-europeas de la palabra por
teórica del interés por la histo-responde a un tipo de situación medio del texto de 1602 del ho-
ria del término, así como la ne- sin precedentes. la iconografía hindú…”; en “Review landés Pieter de Marees.
cesidad de un esquema inicial Los rechazos universalistas of Gananath Obeyesekere’s El fetiche, entonces, no sólo
para establecer los criterios re-de la especificidad del fetiche Medusa’s Hair”, London Times se originó sino que continuó
levantes para su posterior dis- tienden a ser o empiristas y Literary Supplement, 18 de siendo específico de la proble-
cusión histórica, hacen necesariopsicológicos o bien filosóficos diciembre de 1981: 1459. mática del valor social de los
una consideración preliminar de y analíticos. Los universalis- 7
Éste es el uso kantiano del objetos materiales, tal como se
la naturaleza del problema nom- tas psicológicos incluyen el término “fetiche”. El positivista revela en situaciones formadas
brado con la palabra “fetiche”. fetichismo en una tendencia lógico Ernst Mach tuvo que por el encuentro de sistemas
humana supuestamente uni- condenar el concepto de causali- sociales radicalmente heterogé-
El problema del fetiche versal tendiente a privilegiar el dad física como fetiche. neos, y el estudio de la historia
8
Al tomar un enfoque histórico simbolismo fálico.6 El filósofo Cuando Gilles Deleuze en de la idea del fetiche puede ser
que pone énfasis en la impor- Différence et répétition (París: guiado por identificar aque-
tancia de la palabra misma, me 4 R.S. Rattray, Religion and Art Presses Universitaires de France, llos temas que persisten en los
opongo tanto a los argumentos in Ashanti, Oxford: Clarendon 1972) afirma que “le fétiche est
universalistas como a los par- Press, 1927, p. 9. l’objet naturel de la conscience 9
Dudo si decir “modos de pro-
ticularistas que desechan el fe- 5 Véase la argumentación sociale comme sens commun ou ducción”. Mientras que el capital
tiche como un objeto verdadero introductoria de MacGaffey en recognition de valeur” [“el fetiche mercantil no era aún un ver-
con su significación particular. “Fetishism Revisited”, art. cit., pp. es el objeto natural de la concien- dadero modo de producción, el
cia social como sentido común o feudalismo portugués del siglo
Por argumentos particularistas, 172-173. MacGaffey mismo no como reconocimiento de valor”]
me refiero ante todo a los de descarta el término “fetiche” como xv ya estaba desarrollando las
(p. 269), utiliza “fetiche” como un formas políticas absolutistas
los etnógrafos que descartarían completamente corrupto e inútil. término afirmativo de importan-
6
Un caso irónico de esta postura, que le permitirían acomodar las
cia teórica fundamental, análogo fuerzas comerciales dentro de la
tal como fue utilizado por los que aplica el concepto a los obser­ al proyecto nietzscheano de ese
eclesiásticos en Portugal a vadores en vez de a lo observa- sociedad feudal (véase Perry An-
mismo libro de revalorar derson, Lineages of the Absolu-
finales de la Edad Media se do, subyace en la observación de radicalmente e “invertir” la
discuten en la parte histórica, y que, aparte de Lévi-Strauss y los tist State, Londres: nlb, 1974, pp.
tradición del pensamiento 40-44). Muchas de las sociedades
segunda, de este ensayo. estructuralistas, “todo lo que los filosófico occidental. Esto no es
3 antropólogos han tenido que decir africanas, en especial aquéllas
Véase mi “Bosman’s Guinea: en lo más mínimo algo accidental, en Senegambia, estaban suma-
The Intercultural Roots on an respecto a ‘fetichismo’ y ‘magia’ y sino el resultado del origen
el significado del simbolismo reli- mente islamizadas, mientras que
Enlightenment Discourse”, histórico y el desarrollo de la otras, como Benín, habían de-
Comparative Civilizations gioso está enraizado en un interés palabra, un desarrollo que espero
por los componentes ‘fálicos’ de sarrollado estructuras políticas
Review (otoño de 1982). trazar en una serie de estudios. despóticas tributarias.
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 88
distintos discursos y discipli- psicoanálisis y el fetiche del los componentes heterogéneos y cristianos aun antes del de-
nas que se han apropiado del modernismo como objeto de arte, apropiados por el fetiche den- sarrollo de la idea del fetiche.
término. Este método estudia todos, de una manera esencial, tro de una identidad no son Como argumentaré en mi ensayo
la historia del uso de “fetiche” suponen la materialidad no sólo elementos materiales; de- acerca de “El origen del fetiche”
como un ámbito de casos ejem- trascendida del objeto. seos y creencias y estructuras (que aparecerá en Res en 1986),
plares que no ilustran ningún En segundo lugar, e igual- narrativas que establecen una se convirtió en un componente
modelo o verdad anterior o fue- mente importante, es el tema de práctica también están fijas esencial de la idea de fetiche a
ra de este “archivo” mismo; que la singularidad y la repetición. (o fijadas) por el fetiche, cuyo medida que tal concepto vino
ve el fetiche como un objeto ra- El fetiche tiene un poder orde- poder es precisamente el po- a ser definido en oposición a
dicalmente histórico que no es nador que se deriva de su esta- der de repetir su acto genera- idolatría. A diferencia de la ido-
nada más que una serie totali- tus como fijación o inscripción dor de forjar una identidad de latría, que la Europa medieval
zada de sus usos particulares. de un único acontecimiento relaciones articuladas entre entendió como Fe y Ley —es de-
No obstante, estos usos, como generador que ha reunido ele- ciertas cosas de otro modo he- cir, como un principio de orden
todo lenguaje, están incrusta- mentos anteriormente hetero- terogéneas. social comparable a la cristian-
dos y funcionan dentro de una géneos en una nueva identidad. Una de las afirmaciones más dad, el judaísmo o el islam—,
realidad histórica absoluta; y Como lo subraya MacGaffey, comunes acerca de la natura- la idea de fetiche, tal como fue
la especificidad histórica de la “un ‘fetiche’ es siempre una leza del fetiche primitivo desde elaborada en los siglos xv y xvi,
problemática del fetiche pue- fabricación comp­uesta”.11 Pero el siglo xv hasta el xix es lo que expresaba la percepción de un
de proveer los criterios para pudiera llamarse la teoría del orden social generado, paradó-
la construcción de un modelo Espíritu africano” tipifica la “primer encuentro”. El princi- jicamente, por un proceso mera-
teórico preliminar del fetiche a comprensión europea aceptada pal informante de Bosman en mente natural y carente de ley.
partir de los temas recurrentes del fetichismo africano a princi- Ouidah,12 cuando se le pregun- Esta idea paradójica de los
del discurso sobre el fetiche. pios del siglo xix. “La peculiari- tó cuántos dioses adoraba su africanos generando un orden
La primera característica que dad del carácter africano”, de pueblo, respondió: social a partir del principio caó-
debe ser identificada como acuerdo con Hegel, es que carece tico de contingencia es evidente
esencial al concepto del fetiche “del principio que acompaña que el número de sus dioses tanto en los relatos de viajes de
es la de la materialidad inape- naturalmente todas nuestras era infinito e innumerable: los siglos xvi y xvii como en las
lable del objeto fetiche. La ver- ideas: el principio de Universali- pues [dijo] cualquiera de no- afirmaciones teóricas del siglo
dad” (p. 93). Los africanos adoran
dad del fetiche reside en su sotros dispuesto a emprender xviii, como la designación de
“lo primero que se cruza en su
estatus como una encarnación camino. A éste, tomado bastante cualquier cosa de importan- Linneo del principio social de los
material; su verdad no es la del indiscriminadamente, lo exaltan a cia, antes que nada buscamos africanos como “capricho”.14 Tal
ídolo, pues la verdad del ídolo la dignidad de ‘Genio’; puede ser un dios que haga prosperar
yace en su relación de semejan- un animal, un árbol, una piedra, nuestra empresa destinada; y 14
El principio social de los indí-
za icónica con algún modelo o una figura de madera[…] En el al cruzar las puertas con este genas americanos era “costumbre”
entidad inmaterial. Ésta era una fetiche, pareciera manifestarse designio, tomamos la primera y el de los orientales, “opinión”.
de las bases para distinguir en- una cierta independencia objetiva criatura que se presente ante El principio social de los euro-
tre el feitiço y el idolo en el por- en contraste con la arbitraria nuestros ojos, sea un perro, peos era, desde luego, “ley”. (Véase
tugués medieval. Para Charles imaginación del individuo; pero un gato o el más deleznable Carolus Linnaeus, A General Sys-
de Brosses, quien acuñó la pa- puesto que la objetividad no es animal sobre la tierra, como tem of Nature through the Three
labra fétichisme en 1757, el fe- otra cosa que la imaginación del nuestro dios; o quizás en su Grand Kingdoms of Animals,
individuo proyectándose en el Vegetables, and Minerals, Londres,
tiche era en esencia una entidad lugar cualquier inanimado
espacio, la individualidad 1806, vol. I, sección “Mamalia,
material, terrena; por tanto, el que caía en nuestro camino,
Order I, Primates”, citado en Ri-
fetichismo debía ser diferencia- humana sigue siendo dueña de la sea una piedra, un pedazo de
imagen que ha adoptado. Si chard H. Popkin, “The Philosophi-
do de los cultos de cuerpos ce- madera o cualquier otra cosa cal Basis of Eighteenth-Century
lestiales (cuya verdad podría ocurre cualquier infortunio que el de la misma naturaleza.13
Fetiche no haya evitado, si deja de Racism”, en Studies in Eighteenth-
ser una especie de presenti- Century Culture: Racism in the
llover, si la cosecha se malogra, lo
miento proto-deísta del orden atan y golpean o destruyen el
Esta fantástica explicación del Eighteenth Century, ed. de Ha-
racional de la naturaleza más Fetiche y así se deshacen de él, comportamiento religioso afri- rold E. Pagliaro, Cleveland: Case
que una adoración directa de haciendo otro inmediatamente, y cano, de acuerdo con el concep- Western Reserve, 1973, p. 248.)
los cuerpos naturales en sí mis- de esta forma lo mantienen en su to de un primer encuentro entre La caracterización de la sociedad
mos). Para Hegel, la cultura afri- poder. Tal Fetiche no tiene la un nuevo deseo intencionado y y la mentalidad africanas como
cana del fetiche representaba independencia de un objeto de un objeto material, en el que la basadas en el capricho fue rein-
un momento justo anterior a la adoración religiosa; aún menos cosa se convierte en emblema terpretada durante el siglo xviii
Historia, dado que el fetiche era tiene la independencia estética de divinizado de la idea, fue un lu- para significar algo más acorde a
precisamente ese objeto del una obra de arte; es solamente gar común entre musulmanes la categoría de Locke de “arbitra-
Espíritu que no alcanzó a parti- una creación que expresa la rio”. Es decir, como Foucault ha
cipar de la Idea, que nunca ex- elección arbitraria de su creador, 11
MacGaffey, art. cit., p. 172. expuesto en Historia de la locura
perimentó una negación y la y que siempre se mantiene en sus 12 en la época clásica (traducción de
El informante era precisamente Juan José Utrilla, México, Fondo
Aufhebung a una verdad más manos. De ahí que no haya aquel “africano educado” al que
ninguna relación de dependencia de Cultura Económica, 1967,
allá de su materialidad natu- Rattray denuncia como una passim), el concepto renacentista
ral.10 El fetiche mercancía del en esta religión” (p. 94). Paradóji- fuente corrupta para comprender
camente, esto implica la segunda de capricho, como ejemplifican el
marxismo, el fetiche sexual del el fetiche, puesto que ha sido Quijote de Cervantes o el rey Lear
característica de la religión alienado de su propia cultura.
africana para Hegel: la absoluta de Shakespeare o los personajes del
10
África “no es parte histórica “El africano educado, sin Bosco, caracterizaba la razón del
del Mundo”, escribe Hegel, “no dependencia en los reyes y embargo, ha sido aislado y
sacerdotes, quienes actúan como otro como una locura extravagan-
tiene movimiento o desarrollo carece de compasión por la vida te que en su naturaleza extremo-
alguno que mostrar… Lo que intermediarios humanos con el de su propia gente… Respecto al
poder trascendente. Es decir, sa revelaba lo más profundo y la
entendemos correctamente como pasado, realmente no sabe nada, esencia de la condición humana.
África es el Espíritu ahistórico, el “hombre natural” sólo puede y no le podría importar menos.
adorar servilmente el poder Con Locke y los pensadores de la
no-desarrollado, envuelto aún en Bosman, quien escribió hace Ilustración, la actividad men-
las condiciones de la mera abstracto de mando dotado a doscientos años, lo menciona
aquellos que controlan el poder tal irracional fue concebida sólo
naturaleza, y debe ser presentado como ‘el negro que ridiculizó a negativamente como “arbitra-
aquí como en el umbral de la caótico de la Naturaleza. La los dioses de su propio país’”;
función de esta visión de los ria” e inmotivada por la realidad
Historia del Mundo” (G. W. F. R. S. Rattray, op. cit., p. 87. externa o por cualquier verdad
Hegel, The Philosophy of History, africanos, que estaba lejos de ser 13
exclusiva de Hegel, como ideolo- Willem Bosman, A New and esencial. El concepto de lo arbi-
traducción de J. Sibree, Nueva Accurate Description of the trario como asociación al azar sin
York: Dover, 1956, p. 99). La gía justificadora del tráfico de
esclavos al explicar a los africa- Coast of Guinea [1705], ed. de motivo alguno tenía, desde luego,
caracterización de Hegel de los John Ralph Willis, Londres: no sólo consecuencias psicológi-
africanos y de la religión de los nos como serviles por naturaleza,
es bastante obvia. Cass, 1967, p. 376a. cas sino también lingüísticas
fetiches que hace realidad “el
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 89
explicación del origen de creen-
cias sociales “irracionales” en los
“mecanismos” de la mentalidad
natural primitiva fue básica en
la elaboración de la teoría gene-
ral del fetichismo de De Brosses
(y en diferenciarla de la teoría
del miedo en el origen de la “re-
ligión natural” propuesta por
Hume y otros).15 Fue la idea de
un constructo social histórica-
mente particular capaz de crear
la ilusión de unidad natural en-
tre cosas heterogéneas lo que, en
parte, atrajo a Marx a la idea del
fetiche (véase, en especial, sus
discusiones acerca del fetiche en
forma de mercancía y la “fórmula
trinitaria”). Para Marx, el térmi-
no fue útil para nombrar el po-
der de una institución histórica
particular de fijar la conciencia
personal en una ilusión objeti-
va. Para Auguste Comte y los
psicólogos de finales del siglo
xix, como Alfred Binet —quien
fue el primero en extender el
uso de la palabra para denotar
fetiches sexuales16—, el origen
de la fijación fetichista residía
en el poder de un solo aconte-
cimiento personal para estruc-
turar el deseo. La idea de una
fijación traumática relacionada
con una intensa experiencia es-
pecífica como el origen de una
compulsión repetitiva es, des-
de luego, fundamental para el
concepto psicoanalítico del fe-
tiche sexual. De manera similar,
la idea de un efecto perdurable

y políticas. La concepción de Saus-


sure del signo arbitrario verdade-
ramente regresa a Locke (un linaje
que Hans Aarsleff intentó rastrear
en From Locke to Saussure, Mi-
neápolis: University of Minnesota
Press, 1982), mientras que la teoría
política liberal se articuló en contra

DEL ESPECTRO ROJO


de su denuncia del poder “arbitra-
rio” del monarca absoluto. Para
una síntesis de las repercusiones
tanto psicológicas como sociales

AL ECÚMENE
del liberalismo, véase Roberto
Mangabeira Unger, Knowledge and
Politics, Nueva York: Free Press,
1975 [edición en español: Conoci-
miento y política, trad. de Leonardo

DE LA CONCIENCIA
Rodríguez Ozan, México: Fondo de
Cultura Económica, 1985].
15
Véase Charles de Brosses, Du
Culte des dieux fétiches, ou pa-
rallèle de l’ancienne religion de
l’Egypte avec la religion actuelle
de Nigritie (Ginebra, 1760). De Promovemos la canonización del
Brosses afirma que los fetiches
africanos pueden ser “le premier
milagrosísimo Santo Niño Cieguito
objet qui flatte leur caprice” [“el
primer objeto que halaga su ca-
de las Capuchinas de Puebla,
pricho” (p.21)], de ahí que la “ma-
nera de pensar” involucrada no
México, como Santo Patrono de
sea el “figurismo” o la alegoría o los curadores, críticos e historiado-
incluso la distorsión evemerista,
sino algo más arbitrario porque res de arte.
está basado en la contingencia
(en el encuentro al azar).
16
“Le Fétichisme dans l’amour”,
Revue Philosophique (1887), vol.
xxiv, pp. 142-167, 252-274.
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 90
de unidad estética producido por muy precioso; sin embargo, 1764, cuando Kant intentó for- fijas para la inscripción, el des-
por el excepcio­nal encuentro lo comercian barato, tomando mular una explicación estética plazamiento, la inversión y la
casual de objetos heterogéneos a cambio artículos de poco va- para la adoración africana del sobrestimación de valor.
(el paraguas y la máquina de lor a nuestros ojos…”17 fetiche, decidió que tales prác- Los autores marxistas y es­
coser) es fundamental para el El misterio del valor —la de- ticas estaban fundadas en el truc­turalistas han hecho poco
arte moderno. pendencia del valor social de principio de lo “ridículo” (läp- para desarrollar el concepto de
Los dos temas finales bási- sistemas institucionales espe- pisch), la degeneración máxi- fetiche como un problema ge-
cos para el problema del feti- cíficos para determinar el valor ma del principio de belleza nuino de importancia teórica
che ya han sido introducidos de las cosas materiales— fue un pues carecía de todo sentido general. Cuando más, tienden
al discutir la materialidad y tema constante en las transac- de lo sublime.18 Los discursos a subrayar la estructuración
el poder repetitivo de una fi- ciones en la costa de Guinea du- económicos, sociológicos, an- institucional, y por consiguiente
jación particular de elementos rante este periodo. El problema tropológicos y psicológicos so- la objetividad, de la conciencia
heterogéneos: éstos son los fue expresado en especial den- bre el fetiche del siglo xix con de valor construida. La teoría
temas del valor social y la in- tro de la categoría de ridículo: frecuencia hacen hincapié en marxista del fetiche explica
dividualidad personal. El pro- los comerciantes europeos co- la idea de ciertos objetos mate- ésta como falsa conciencia ba-
blema de la no-universalidad y mentaban con frecuencia sobre riales como loci de estructuras sada en una ilusión objetiva (y
la construcción del valor social las baratijas y naderías que co- por lo tanto alterable sólo por
surgió de forma intensa desde merciaban por objetos de ver­ 18
Immanuel Kant, Observations una transformación institucio-
el inicio de los viajes europeos dadero valor (al igual que los on the Feeling of the Beautiful nal y no por una mera “concien-
al África negra. Así, uno de los órdenes socio-religiosos de las and Sublime, trad. de John T. ciación” subjetiva): los objetos
primeros viajeros al África Oc- sociedades africanas les pare- Goldthwait, Berkeley: University materiales convertidos en mer-
cidental, el veneciano Alvise cían fundados en la valoración of California Press, 1960, p. 11 cancías ocultan relaciones socia-
da Cadamosto, quien navegó a de “ridiculeces” y “basura”). En [edición bilingüe alemán-español: les de explotación, desplazando
Senegal bajo fuero portugués Observaciones sobre el sentimien- la conciencia de valor del verda-
a finales de la década de 1450 17
En The Voyages of Cadamosto, to de lo bello y lo sublime, trad. al dero movimiento productivo de
se vio motivado a escribir res- and other Documents on español de Dulce María Granja trabajo social al movimiento
Western Africa in the second Castro, México: Fondo de Cultura
pecto de los negros de Gambia: Económica-Universidad Autóno-
aparente de los precios y fuerzas
“El oro es muy valorado entre half of the fifteenth century, ed. del mercado.19 El estructuralis-
y trad. de G. R. Crone, Londres: ma Metropolitana/Iztapalapa-
ellos, en mi opinión, más que Universidad Nacional Autónoma mo o bien descarta el fetiche
entre nosotros, pues lo tienen Hakluyt Society, 1937, p. 68 como un problema importante20
de México, 2004].
o bien lo ve nada más como un
significante material no-verbal,
en ocasiones “animado” por el
simple estatus de vehículo-sig-
no para un proceso de significa-
ción.21 Sin embargo, al subrayar
la objetividad social del fetiche,
19
Para esta argumentación,
véase Maurice Godelier, “Market
economy and fetishism, magic
and science according to Marx’s

ANUNCIO
Capital” y “Fetishism, religion
and Marx’s general theories con-
cerning ideology”, en Perspectives
in Marxist Anthropology, trad. de
Robert Brain, Cambridge: Cam-

A LA
bridge University Press, 1977,
pp. 152-185.
20
Lévi-Strauss hace posible su
reinterpretación estructuralista
del “totemismo” precisamente al

POBLACIÓN
dividir los objetos excesivamente
particulares o excepcionales de
la “verdadera” clase de tótems:
éstos son aquellos fetiches que,
sin relación alguna con la iden-
tidad del clan o con la especie
entera, carecen de interés porque
son menos significativos social-
mente, al menos de acuerdo con
el estructuralista. Véase Totem­
ism, trad. de Rodney Needham,
La Teoría no es una enfermedad venérea. La evi- Boston: Beacon, 1963 [primera
edición en español: El totemis-
dencia clínica proporcionada por las generacio- mo en la actualidad, trad. de
Francisco González Aramburo,
nes pasadas demuestra que su diseminación no México, Fondo de Cultura Econó-
mica, 1965].
se detiene por medios mecánicos, ni su con- 21
“Tout fétiche apparaît donc
comme une des deux limites du
tagio se propicia por intercambio de fluídos. symbolisme… Le fétiche d’un
côte, le mot abstrait de l’autre
déterminents le champ symbo­
lique; ils font partie du même
système qu’ils fondent ensemble”
[“Todo fetiche aparece entonces
El Comité de Salud Pública como uno de los dos límites del
simbolismo… El fetiche por un
lado, el término abstracto por el
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 91
estas teorías tienen a descartar cosas materiales. En el arte mo- sociedad kongo (o, de hecho, C’est a peine si, dans le do-
el problema de la relación del derno, el objeto surrealista con la Eucaristía en la cultura cris- maine des œuvres d’art, on
fetiche con la persona indivi- frecuencia fue construido como tiana), el fetiche nunca ha dis- trouve quelques objets (ta-
dual (justo de la misma manera una cosa material que resona- frutado la realidad social de bleaux ou sculpture), capable
que las teorías psicológicas y ra en todos los registros del ser un objeto definido institu- de répondre à peu près aux
psicoanalíticas ignoran la di- discurso del fetiche (etnográ- cionalmente dentro de una cul- exigences de ce vrai fétichis-
mensión social del fetiche). Tan- fico, marxista, psicoanalítico y tura o un orden social en me, c’est-à-dire à l’amour
to la teoría marxista como la moderno) al presentarse como particular. (No obstante, argu- —réellement amoureux— de
estructuralista ven el fetiche una cosa perversamente antro- mentaría que fetisso fue un tér- nous-mêmes, projeté du de-
como situado en el punto en el pomorfizada o sexualizada. El mino esencial en prácticas dans au dehors et revêtu
que los sistemas institucionales recurso de los científicos socia- establecidas como rutinas y en d’une carapace solide qui
objetivos son “personificados” les a la teoría surrealista para el discurso de la costa occiden- l’emprisonne entre les limites
por individuos, y esto en dos explicar la eficacia de las prác- tal africana a partir del siglo d’une chose précise et le si-
sentidos: en primer lugar, un ticas curativas africanas tradi- xvi —si bien estos espacios tue, ainsi qu’un meuble dont
orden de entidades materiales cionales puede ser visto como transculturales no eran socie- nous pouvons user, dans la
(el mercado, las especies natu­ un buen cierre del ciclo históri- dades o culturas en un sentido vaste chambre étrangère que
rales) se entiende como consti- co que desarrolló este tema.22 convencional.) Desde este punto s’appelle l’espace.25
tuyente del orden de relaciones de vista, el fetiche debe ser vis-
personales (producción social, La verdad del fetiche to como propio sólo de la histo- El “verdadero fetichismo que
cultura), estableciendo por lo En esta discusión del problema ria de la palabra misma y de permanece en la base de nuestra
tanto una determinada con- del fetiche he intentado sólo ningún otro ámbito histórico, y existencia humana” es llamado
ciencia del “valor natural” de delinear los temas más básicos de ninguna sociedad o cultura aquí “el amor —verdaderamen-
los objetos sociales; en segundo que se repiten a lo largo de la diferenciada, sino de una situa- te enamorado— de nosotros
término, la actividad personal historia del discurso del feti- ción transcultural formada por mismos, proyectado de aden-
viene a ser dirigida por la lógica che: su materialidad inapela- el encuentro en curso de los có- tro hacia afuera y vestido con
impersonal de tales relaciones ble; un poder fijo de repetir un digos de valor de órdenes so- un sólido caparazón que lo
abstractas, guiada por los siste- evento original como síntesis u ciales radicalmente distintos. aprisiona en los límites de una
mas institucionalizados de sig- ordenamiento; la construcción En términos marxistas, uno pu- cosa precisa y lo sitúa, como un
nificantes materiales de valor institucional de la conciencia diera decir que el fetiche se mueble que podemos usar, en
organizados de acuerdo con esta del valor social de las cosas, y ubica en el espacio de la revo- esa vasta habitación extranjera
lógica. el fetiche material como un ob- lución cultural,23 como el lugar llamada espacio”. El fetiche es
El discurso del fetiche acerca jeto establecido en una relación donde la verdad del objeto entonces, antes que nada, algo
de las relaciones del individuo intensa con poder sobre los de- como fetiche se revela.24 intensamente personal, cuya
con el objeto material fetiche seos, las acciones, la salud y la verdad es experimentada como
se caracteriza, sin embargo, conciencia propia de individuos un movimiento sustancial des-
por un tema aún más básico: el cuya humanidad se concibe 23
Véase Fredric Jameson, The Po- de “dentro” del yo (el yo totali-
del estatus encarnado del indi- como inseparable de sus cuer- litical Unconscious: Narrative as zado por medio de un cuerpo
viduo. La teoría laboral del va- pos. Estos temas ahora pueden a Socially Symbolic Act, Ithaca: apasionado, un “cuerpo sin ór-
lor es sólo un ejemplo de este ser usados para guiar una Cornell University Press, 1981, ganos”) hasta la morfología auto-
tema del fetiche al relacionar investiga­ción de la historia de pp. 95-97. limitada de un objeto material
la actividad del individuo en- la teoría del fetiche que inten- 24
Éste es precisamente el punto situado “afuera”. Las obras de
carnado con el valor de objetos tará comprender de qué forma de Marx en el primer capítulo arte son verdaderos fetiches sólo
materiales. Una forma de dis- estas ideas forman una unidad de El Capital cuando señala que si son objetos materiales tan in-
tinguir el portugués medieval y por qué este “problema-idea” “todo el misticismo del mundo tensamente personales al menos
feitiço del idolo fue que, mien- único surgió de esta situación de las mercancías, toda la magia como el agua de las lágrimas:
tras el ídolo se concibió como histórica en particular —un es- y la fantasmagoría que nimban
una estatua autónoma, el feti- pacio mercantil transcultural de los productos del trabajo funda- …les gouttes d’eau, jolies peti-
che era por lo común un objeto trans­valoración de órdenes so- dos en la producción de mercan- tes sphères liquides susceptible
cías, se esfuma [o se revela como
fabricado para ser llevado en ciales radicalmente diferentes. au moins de nous rappeler la
fetichismo] de inmediato cuando
el cuerpo. Además, la idea del Sin embargo, puesto que el in- emprendemos camino hacia otras
forme, sinon le goût, de nos
ídolo resaltaba la adoración de terés por estudiar esta historia formas de producción” (Capital, larmes, et cette humidité, cette
una falsa deidad o de un espíri- reside en sus repercusiones teó- vol. I, trad. de Ben Fowkes, Nueva
tu demoníaco, mientras que los ricas generales, resulta quizás York: Random House, 1977, p. 169 in Ideology and Society, trad. de
feitiços eran ejercidos para ob- pertinente intentar aquí un es- [edición en español: El capital, John Merrington y Judith White,
tener ciertos efectos tangibles bozo preliminar de la teoría del trad. de Pedro Scaron, México, Londres: nlb, 1972, p. 77 [tradu-
(como la curación) en el usuario fetiche tal como se deriva de su Siglo XXI Editores, p. 93]). El uso cido al español como Ideología y
o a su servicio. El cuarto tema propia historia. constante que hace Marx de la ter- sociedad, trad. de A. Pozo y J. R.
que se halla en la idea del feti- En primer lugar, acordemos minología religiosa para caracte- Capella, Barcelona: Fontanella,
che es, entonces, el de la suje- que desde el punto de vista de rizar críticamente la ideología de 1975]). La teoría del fetichismo
ción del cuerpo humano (como la etnografía particularista, la las mercancías, y viceversa, fue la es la teoría del valor articulada
sociología estructural y la his- expresión de un método compa- desde ese punto de vista ubicado
locus material de la acción y el
rativo para analizar críticamente (al menos en la imaginación, como
deseo) a la influencia de cier- toria institucional, el “fetiche” en el joven Marx) en el punto de
tos objetos materiales signifi- debe ser considerado un univer- el sistema de valores de un tipo
de sociedad al esquematizarlo encuentro entre los valores y la
cativos que, aunque aparte del sal facticio. El término “fetiche” conciencia de valor de sociedades
cuerpo, funcionan en determi- nunca ha sido un componente en términos de los sistemas de
valores de sociedades con otros con modos de producción dife-
nados momentos como sus ór- de una “formación discursiva” rentes (digamos, en el punto de
modos de producción. Como espe-
ganos de control. Desde luego, (en el sentido que le da Foucault conflicto entre los privilegios feu-
ro argumentar en otro ensayo, la
fue el psicoanálisis el que de- en su Arqueología del saber, estructura retórica de este método dales campesinos y los derechos
sarrolló enteramente este tema siendo la excepción el fetiche analítico es evidente en los prime- de propiedad burgueses en casos
de la simbolización efectiva del sexual en el discurso médico- ros usos que Marx da al término criminales relativos al “robo” de
cuerpo humano sexual “con una psiquiátrico del siglo xx). A di- “fetiche” (en 1842, después de leer leña en Renania, juzgados desde
fijación” en relación con ciertas ferencia, digamos, del suman en una traducción alemana del libro la perspectiva de valor de la so-
la sociedad ashanti o el nkisi en la de De Brosses). Como lo plantea ciedad afro-caribeña).
otro, determinan el campo sim- Lucio Colletti en su crítica al mar- 25
Michel Leiris, “Alberto
bólico; forman parte del mismo 22
Ousmane Silla, “Langage et xismo de la Segunda Internacio- Giacometti”, Documents, vol. I,
sistema que fundaron juntos”], techniques thérapeutiques des nal, “la teoría del valor de Marx es núm. 4 (1929): 209. Mi agradeci-
Jean Pouillon, Fétiches sans fé- cultes de possession des Lébou du idéntica a su teoría del fetichismo” miento a James Clifford por
tichisme, París: Maspero, 1975, Sénégal”, Bulletin de l’I.F.A.N., vol. (cursivas del propio Colletti en su mostrarme este texto breve pero
p. 119. xxxi, serie B, núm. 1 (1969): 217. From Rousseau to Lenin: Studies indispensable.
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 92
fluidité correspondant à la ruine de Grèce d’un étrange definido por alguna cosa por- uno o más individuos en una
douceur que coule dans nos animal qui devait être une tátil o para llevarse puesta. El forma intensamente personal:
membres, quand nous aimons sorte de lézard géant… La objeto histórico es territoriali- una bandera, un monumento o
ou bien quand nous nous sen- poésie ne peut se dégager que zado en la forma de una “reifi- un punto de referencia; un ta-
tons touchés.26 de telles «crises», et seules cación”: alguna cosa (mueble) o lismán, un atado medicinal o
comptent les œuvres qui en forma cuyo estatus es el de una un objeto sacramental; un are-
La lágrima o el objeto fetiche fournissent des équivalents.28 entidad independiente identi- te, un tatuaje o una escarapela;
“corresponde” al “recordar” el ficable dentro del territorio. una ciudad, un pueblo o una
flujo amoroso o la sensación de La cualidad que Leiris atribu- Es reconocible como una cosa nación; un zapato, un mechón de
conmoverse dentro del yo en- ye a estos cuatro vívidos re- diferenciada (una res) debido a pelo o un falo; una escultura
carnado cuando esto se hizo cuerdos de crisis es la de ser su estatus como objeto signifi- de Giacometti o el Gran Vidrio de
consciente en momentos excep- “gratuitos”, carentes de motivo cante dentro de los códigos de Duchamp. Cada uno posee esa
cionales de “crisis” en los que la e inmerecidos, y en apariencia valor propios de los sistemas cualidad de fragmentación si-
identidad del yo es puesta en “fútiles” —quizá debido a que productivos e ideológicos de necdóquica o de “totalidad des-
duda, en riesgo, por un súbito dichos encuentros carecen de una sociedad dada. Este objeto totalizada”, característica del
encuentro con la vida del mun- cualquier código formal para reificado, territorializado e his- objeto material colectivo recu-
do exterior: transformarlos en expresio- tórico es también “personaliza- rrente discutido por Sartre.31
nes significativas o narracio- do” en el sentido de que, más
Il y a des moments qu’on peut nes coherentes. Un encuentro allá de su estatus como objeto 31
“Cuando decimos: sólo hay
appeler des crises qui sont excepcionalmente obsesionan- social colectivo, evoca una res- hombres y relaciones reales entre
les seuls qui importent dans te como éste es “desnudado de puesta intensamente personal los hombres (añado que para
une vie. Il s’agit des moments todo valor simbólico” y, paradó- por parte de los individuos. Merleau-Ponty también cosas y
où le dehors semble brusque- jicamente debido a esta degra- Esta intensa relación con la animales, etc.) [¡y vaya largo etcé-
ment répondre à la somma- dación de cualquier código de experiencia del individuo de tera!] sólo queremos decir que el
tion que nous lui lançons du valor reconocible, se convier- su propio yo vivo, por medio de soporte de los objetos colectivos
dedans où le monde extérieur te en un momento crítico de una respuesta apasionada ha- tiene que buscarse en la reali-
infinito valor, expresando la dad concreta de los individuos;
s’ouvre pour qu’entre notre cia el objeto fetiche, es siempre
no negamos la realidad de esos
cœur et lui s’établisse une pura unidad incomparable de incomparable (ya sea reforzán- objetos, pero pretendemos que
soudaine communication.27 la existencia viva del yo perso- dolos o socavándolos) con los es parasitaria. […] El marxismo
nal y la otredad viva del mundo códigos de valor sociales den- sigue sin estar seguro de la natu-
Estos momentos críticos de en- material. tro de los que el fetiche mantie- raleza y origen de estos ‘colec-
cuentro excepcional y transac- Una crisis tal reúne y fija en ne el estatus de un significante tivos’. La teoría del fetichismo,
ción indefinible entre la vida una intensidad unificada ex- material. Es en esos “rechazos” delineada por Marx, nunca fue
del yo y la del mundo se vuel- cepcionalmente resonante un y “perspectivas de fuga”, cuya desarrollada; además, no sería
ven fijos, en ambos lugares y evento irrepetible (permanen- posibilidad se abre por el cho- posible ampliarla para abarcar
cosas, y como recuerdos perso- te en la memoria), un objeto en que de esta diferencia incom- todas las realidades sociales.
nales que conservan un poder particular o una cierta dispo- parable, que el fetiche puede Por consiguiente, el marxismo,
peculiar de conmoverlo a uno sición de objetos y un espacio ser identificado como el lugar si bien rechaza el organicismo,
profundamente. localizado. Para elaborar una tanto de la formación como de carece de armas contra él. […] Es
Leiris continúa: teoría del fetiche, uno tendría la revelación de la ideología y lanecesario retomar el estudio de
entonces que adoptar las si- conciencia de valor. los colectivos desde el principio y
J’ai quelques souvenirs de cet guientes categorías como fun- Cada fetiche es un identifica- demostrar que estos objetos, lejos
ordre dans ma vie et tous se damentales: historicización, ción articulada singular (una de caracterizarse por una unidad
rapportent à des événements territorialización, reificación “apropiación”, Ereigenes, en la directa de un consenso, represen-
lengua de Heidegger29) que uni- tan perspectivas de fuga. […] Para
en apparence futiles, dénués y personalización. El fetiche es
nosotros, la realidad del objeto
aussi de valeur symbolique et, siempre una fijación significa- fica eventos, lugares, cosas y colectivo descansa sobre la recu-
si l’on veut, gratuits : dans une tiva de un evento excepcional; gente, y luego los regresa a sus rrencia [la repetición de la misma
rue lumineuse de Montmartre, es sobre todo un objeto “histó- esferas separadas (ocurrencia propiedad entre los miembros
une négresse de la troupe des rico”, la fuerza y forma material temporal, espacio terrestre, ser de una serie]; manifiesta que la
Black Birds tenant un bouquet duraderas de un evento irrepe- social y existencia personal). totalización no está terminada
de roses humides dans ses tible. Este objeto es “territoria- Ciertas relaciones estructura- nunca y que la totalidad de exis-
deux mains, un paquebot à lizado” en el espacio material (la das —algunas conscientes, otras tir lo es a título de totalidad des-
bord duquel je me trouvais matriz terrenal), sea en la forma inconscientes— se establecen totalizada. [En el mismo sentido
monté se séparant lentement de una localidad geográfica, un constituyendo una estructura que, como escribe Sartre unas
d’un quai, quelques bribes de sitio marcado en la superficie fenomenológica (la “carne” en el pocas páginas después, “una ciu-
chansons murmurées au ha- del cuerpo humano o un medio sentido que le da Merleau-Pon- dad es una organización material
sard, la rencontre dans une de inscripción o configuración y social que deriva su realidad
ty en Lo visible y lo invisible) de
experiencia inmediata pre-re- de la ubicuidad de su ausencia.
26
Leiris, ibid., p. 209 (“gotas de 28
Leiris, ibid., p. 209 (“tengo flexiva. Como dice Deleuze, “el Está presente en cada una de sus
agua, bellas pequeñas esferas algunos recuerdos de esta clase fetiche es el objeto natural de lacalles en la medida en que está
líquidas, capaces al menos de en mi vida y todos se relacionan conciencia social como sentido siempre en otros lugares.”] Como
recordar la forma, si no la gota, de con eventos en apariencia fútiles, común o como reconocimiento tales, estos colectivos existen. Se
nuestras lágrimas, y esta humedad, desnudos además de valor revelan inmediatamente en la ac-
de valor”.30 Los fetiches existen
esta fluidez corresponde a la simbólico y, si así se quiere, ción y en la percepción. En cada
en el mundo como objetos ma- uno de ellos siempre encontrare-
dulzura que fluye por nuestros gratuitos: en una calle luminosa teriales que encarnan “de forma
miembros, cuando amamos o de Montmartre, una negra de la mos una materialidad concreta
natural” valores socialmente (un movimiento, la oficina cen-
cuando nos sentimos compañía de las Black Birds significantes que conmueven a
conmovidos”). sostiene un bouquet de rosas tral, un edificio, una palabra, etc.)
27 húmedas en sus manos, un que sostiene y manifiesta una
Leiris, ibid., p. 209 (“hay 29
Véase en especial “The Principle fuga que lo corroe. Sólo necesito
momentos que uno puede llamar paquebote a bordo del cual me
encuentro se separa lentamente of Identity” de Heidegger en abrir mi ventana: veo una iglesia,
de crisis que son los únicos que Identity and Difference, trad.
de un muelle, algunos fragmen- un banco, un café —tres colecti-
importan en una vida. Son
aquellos momentos en los que el tos de canciones murmurados al de Joan Stambaugh, Nueva York: vos. Este billete de mil francos es
afuera pareciera responder azar, el encuentro en unas ruinas Harper and Row, 1969 [edición otro; y uno más el periódico que
bruscamente a la suma que le griegas de un extraño animal que en español: “El principio de acabo de comprar. […] El mar-
pareciera ser un tipo de lagarto identidad”, en Identidad y xismo nunca se ha preocupado
lanzamos desde dentro, cuando
el mundo exterior se abre para gigante. … La poesía no se puede diferencia, trad. de Helena por estudiar estos objetos en sí
desprender más que de tales Cortés y Arturo Leyte, Barcelona: mismos; es decir, en todos los ám-
que entre nuestro corazón y se Anthropos, 1990].
crisis, y sólo cuentan las obras bitos de la vida social.” Jean-Paul
establece una súbita comunica-
que sirven a sus equivalentes”).
30
Véase supra n. 8. Sartre, Search for a Method,
ción con él”).
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 93
Si el fetiche, como se ha teori- mercantil identificaron por para ser objetos sociales colec- desilusionado por su propia
zado a partir de la historia en- igual los objetos religiosos afri- tivos que son experimentados naturaleza pareciera represen-
tera del término mismo, puede canos y los objetos sacramen- por los individuos como ver- tar un poder de la degradación
ser tomado como un nombre tales católicos como fetiches, daderas encarnaciones de de- final e, implícitamente, de la
para el objeto material colectivo preparando así el camino para terminados valores o virtudes, creación de valor radical. Por
total, a un tiempo social y per- la teoría general del fetiche de la siempre juzgados desde una ello, mantiene un atractivo po-
sonal, entonces Merleau-Ponty Ilustración. Esta fuerza crítica perspectiva transcultural de in- der ilusorio propio: el de pare-
está en lo correcto cuando dice negativa se mantuvo como parte finita degradación relativa, “���
dé- cer ser el punto de Arquímedes
que “tout objet historique est de la palabra a lo largo de dis- nués de valeur symbolique”. El del hombre al fin “más abierto y
fétiche�������������������������
”. Sin embargo, esto tam- tintos discursos sobre el fetiche discurso del fetiche siempre de- curado de sus obsesiones”,34 el
bién puede leerse en el sentido decimonónicos y del siglo xx. posita esta doble conciencia de
de que el fetiche es un tipo es- “Fetiche” ha nombrado siempre credulidad absorta y de incre- 34
Michel Leiris, L’Afrique
pecial de objeto colectivo que el incomprensible misterio del dulidad degradada o distancia- fantôme, París: Gallimard, 1981,
revela la verdad de todos los poder de las cosas materiales da. El lugar de este último juicio p. 3 [edición en español: El África
objetos históricos, de la misma
manera que para Heidegger la
obra de arte revela y por lo tan-
to es la verdad de “la cosa”.32
El fetiche puede entonces ser
visto como el locus de una especie
de retórica primaria y carnal de
identificación y rechazo que es-
tablece juicios de valor conscien-
tes e inconscientes conectando
cosas sociales territorializadas
e individuos encarnados dentro
de una serie de fijaciones históri­
cas particulares. Sería entonces
el sitio de la articulación tanto
de la reificación ideológica y de
la hipóstasis, como de la crítica
espontánea apasionada. Leiris
habla de “verdadero fetichis-
mo” sólo cuando al mismo tiem-
po critica el “mal fetichismo” de
“los magros fantasmas que son
nuestros imperativos morales,
lógicos y sociales […] un feti-
chismo transpuesto, pretexto
falso del que profundamente nos
anima…”.33
El discurso del fetiche ha
sido siempre un discurso críti-
co acerca de los falsos valores
objetivos de una cultura de la
que el interlocutor está perso-
nalmente distanciado. Tal fue
la fuerza retórica de revalua-
ción negativa cuando los ca-
tólicos portugueses llamaron
feitiços a los objetos religiosos
y sociales africanos, y tal fue
la fuerza cuando los holan-
deses, franceses y protestan-
tes ingleses con mentalidad

trad. de Hazel E. Barnes, Nueva


York: Random House, 1968, pp.
78, 80 [edición en español: Críti-
ca de la razón dialéctica, prece-
dida de Cuestiones de método,
trad. de Manuel Lamana, Buenos
Aires, Losada, 1966].
32
Véase Martin Heidegger, “The
Origin of the Work of Art”, en
Poetry, Language, Thought, trad.
de Albert Hofstadter, Nueva York:
Harper and Row, 1971, pp. 17-87
[edición en español: “El origen de
la obra de arte”, en Martin
Heidegger, Caminos de bosque,
trad. de Helena Cortés y Arturo
Leyte, Madrid: Alianza, 1996].
33
Leiris, op. cit., p. 209
(“de maigres fantômes qui sont
nos impératifs moraux, logiques,
et sociaux […] un fétichisme
transposé, faux semblant de celui
qui profondément nous anime…”).
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 94
imposible hogar de un hombre del problema histórico del feti- pesas akan y, por la parte euro- desde el exterior. Las figuras de
sin fetiches. che debería entonces concluir pea, objetos tales como los pa- bronce constituyeron un nuevo
con una delineación del ámbito drões del rey portugués João territorio cultural que encarnó
El ámbito histórico del fetiche histórico estudiado. II del siglo xv. Ambos, cuando la posibilidad de movimiento a
La sección precedente elabo- El ámbito se define en primer menos en algunos casos, fue- través de diferentes códigos de
ró un modelo teórico tentativo lugar por el uso de la palabra ron aceptados como fetiches valor: las pesas eran produc-
del fetiche a partir de diversos misma. Como ya argumenté, por aquellos al otro lado de ciones singulares de los artis-
temas fundamentales para la éste es sólo un enfoque que la barrera cultural. Las pesas tas akan (los estudiosos de
historia del discurso del fe- conserva la especificidad del akan fueron una respuesta cul- estos objetos con frecuencia su-
tiche. A partir del tema de la problema, puesto que no redu- tural directa al impacto de los brayan la al parecer infinita va-
materialidad esencial del fe- ce el concepto de fetiche a nin- mercaderes europeos (y árabes) riedad de formas dadas a estas
tiche —es decir, el fetiche no gún metacódigo (particularista buscadores de oro, y a la resul- figuras) que podían funcionar
es justamente un significante o universalista). Este enfoque tante cuasi-monetarización de en la actividad mercantil para
material que refiera más allá histórico-lingüístico hace im- la economía doméstica akan pesar oro, comunicar la sabidu-
de sí mismo, sino que actúa posible decir si un objeto dado mediante la circulación de pol- ría tradicional de algún prover-
como espacio material que re- es o no un fetiche en cualquier vo de oro como medida y depó- bio nativo o ser dotadas de
úne una multiplicidad, de lo sentido sencillo, ahistórico. Por sito de valor. En un magnífico poder de protección o para cu-
contrario no relacionada en- ejemplo, es sólo desde la pers- estudio reciente sobre las pe- rar a los individuos enfermos si
tre sí, en la unidad de su per- pectiva de los discursos médi- queñas figuras de bronce usa- las portaban en su cuerpo.
durable excepcionalidad—, co-jurídicos del siglo xx sobre das como contrapesos al pesar Un ejemplo comparable pero
quedó establecida la catego- fetichismo sexual que el caso de oro, Timothy F. Garrard escri- por la parte europea son los pa-
ría de “territorialización”. Del Rétif de la Bretonne puede ser be que: drões dos descobrimentos del
poder esencial del fetiche para considerado como de fetichis- siglo xv. En 1482, con el resurgi-
la fijación excepcional y la re- mo. Aunque en estos discursos el propósito primordial de las miento de la exploración portu-
petición ordenante surge la pe- Rétif fue el clásico fetichista pesas era su uso en el comer- guesa de la costa africana bajo
culiar “historicización” propia de zapatos (algunos dicciona- cio, pero algunas de estas pe- João II, Diogo Cão realizó su
del fetiche. El término “reifica- rios psiquiátricos del segundo sas figurativas podían servir primer viaje, llegando al Congo
ción” formaliza el tema funda- cuarto del siglo xx incluso pre- para otros propósitos. En oca- y a Angola por primera vez. Los
mental de los códigos de valor fieren el término “retifismo” al siones las llevaban puestas los padrões eran pilares de piedra
social institucionalizados o es- de “fetichismo”), el uso de féti- niños enfermos para restable- monumentales que llevaban a
tablecidos como rutinas35 entre chisme durante la vida de Ré- cer su buena salud, y también bordo de los barcos para levan-
los que un fetiche dado provee tif no denotaba perversidades como amuletos para atraer la tarlos en las desembocaduras
una determinada estructura sexuales del tipo que caracteri- buena fortuna o para preservar de los ríos y los cabos recién
de mediación. “Personaliza- zaba el deseo de Rétif. Nuestro al portador de cualquier daño. descubiertos como reivindica-
ción” proporciona un nombre enfoque, entonces, debe res- […] En Ghana, en ocasiones se ciones de posesión y como mo-
para la dimensión del poder petar el sentido específico del dice que estas pesas podían jones para la navegación.37 Por
del objeto reificado para fijar término en cualquier periodo ser enviadas a una persona ejemplo, en el Cabo de Santa
identificaciones y rechazos o situación dados para poder como “mensajes”, sirviendo el Maria en Angola, para marcar
que fundamentan la concien- comprender las repercusiones proverbio asociado específica- el punto más meridional de su
ciación de individuos concre- teóricas de los usos específicos mente con la forma de la pesa travesía, Cão erigió el padrão
tos en particular. La utilidad del término dentro de una pers- como recordatorio de alguna de Santo Agostino, un pilar con
última de este modelo depende pectiva general de la historia de deuda u obligación contraída, un capitel cuadrado inscrito: la
de su aplicabilidad fuera del la teoría del fetiche. o como advertencia, consejo o cara que daba al norte llevaba
ámbito histórico del discurso A pesar de esta necesaria como prenda de amistad.36 las armas de la casa real portu-
del fetiche tal como está cons- restricción a la historia de la guesa; la situada hacia el oeste,
tituido actualmente; tal aplica- palabra misma, el principio Las pesas, entonces, funciona- el momento de su erección en el
ción se ubica fuera del campo unificador del concepto de feti- ban justamente para referir a tiempo considerado en relación
que abarca este proyecto. che no se deriva del fundamen- valores sociales, aquellos de la con la muerte de Cristo; la cara
Incluso si esta concepción del to del discurso, del “logos”. En cultura tradicional akan expre-
fetiche como modelo analítico cambio, este ensayo argumenta sados en proverbios o en la cu- 37 La obra pionera sobre los
resultara poco satisfactoria, que el problema-idea del feti- ración tradicional, sin punto de padrões es la de Luciano
el presente proyecto histórico che surgió y sigue siendo espe- comparación con los nuevos va- Cordeiro, Descobertas e descobri-
se sostiene por sí mismo. Esta cífico de una clase particular lores de mercado introducidos dores, Diogo Cão (Lisboa, 1892).
introducción teórica al estudio de experiencia transcultural En A History of Portugal (Nueva
que involucró la conciencia eu- 36
Timothy F. Garrard, Akan York: Van Nostrand, 1952),
fantasmal, trad. de Tomás ropea en situaciones en curso Weights and the Gold Trade, Charles E. Nowell escribe: “En la
Fernández Aúz y Beatriz Eguibar, en la costa de África Occidental Londres: Longman, 1980, p. 201. época del príncipe Enrique, los
Valencia: Pre-Textos, 2007]. después del siglo xv. Garrard cita el siguiente viajeros en ocasiones marcaron
documento que registra el relato sus descubrimientos con cruces
35
Quizá valga la pena mencionar Dentro de estos paráme- de madera o tallas en los
aquí que fue por centrarse en el tros filológicos e históricos, de un hombre de la localidad:
“Así como el hombre blanco árboles, pero éstos eran monu-
establecimiento de rutinas que los objetos considerados tra- mentos perecederos. Los padrões
Max Weber se interesó poco por dicionalmente como fetiches, escribe una carta, así nosotros
enviamos estas pesas los unos a de Diogo Cão estaban hechos de
el problema del fetiche, que como los famosos fetiches de lioz, un tipo de mármol calizo
menciona una sola vez (en las los otros. La pinza de cangrejo.
clavos kongo o los suman de Como usted sabe, el cangrejo es que se extraía cerca de Lisboa.
páginas introductorias a su los pueblos hablantes de aca- Una cruz coronaba el pilar, pero
Sociología de la religión) como un animal muy tenaz, y lo que
no de África Occidental, deben atrapa con su pinza no lo soltará la parte más importante era la
una suerte de correlato objetivo situarse dentro de la proble- columna, pues en ella se tallaba
de la autoridad carismática. nunca; incluso si resultara
mática transcultural propia de dañado su cuerpo, resistirá, el nombre del descubridor, la
La falta de interés de Durkheim
la aplicación del término “fe- hasta quedar machacado en fecha del descubrimiento y el
por el término se deriva de la nombre del rey que ordenó la
misma fuente que la de Weber:
tiche” a estos objetos. Sin em- átomos. Si yo fuera a enviarlo a
expedición. Buena parte del
ambos estaban preocupados por bargo, este enfoque también otro jefe, que me hubiera hecho
padrão podía prepararse antes
los determinantes sociológicos, requiere que se consideren algún daño, enseguida sabría lo
aquellos objetos llamados en quise decir, sin necesidad de de zarpar, pero algunos detalles,
no subjetivos, de la existencia como la fecha, debían dejarse
social, y a partir de 1887 ocasiones “fetiches” que fue- tanta palabrería, y si él quisiera
ron producidos específicamen- compensarme, me enviaría la para el momento de erigir el
la nueva ciencia social de la pilar. Sobra decir que se levanta-
psicología (excesivamente te dentro de estas situaciones pesa apropiada a cambio; si no,
otra pinza de cangrejo, lo que ba con la suficiente firmeza para
subjetivista para Durkheim transculturales. Los ejemplos resistir todas las condiciones
y Weber) se había apropiado incluyen, por la parte no eu- significaría entonces que
habremos de pelear” (p. 202). climáticas previsibles” (p. 53).
del término “fetichismo”. ropea, producciones como las
EL ESPECTRO ROJO Mayo 2010 95
Le Monde, 16/02/2009
Guy Debord érigé en trésor
national… L’État français vient
de refuser que les archives
personnelles du fondateur de
l’Internationale situationniste
quittent la France. L’arrêté du
29 janvier, signé de la minis-
tre de la Culture Christine Al-
banel, et publié jeudi dans le
Journal officiel, stipule que ces
archives revêtent «une grande
importance pour l’histoire des
idées de la seconde moitié du
XXe siècle et la connaissance
du travail toujours controver-
sé de l’un des derniers grands
intellectuels français de cette
période». Une décision majeure
et symbolique. «Ce classement
comme trésor national s’inter-
prète comme une reconnaissan-
ce par l’État de ce que représente
Debord dans la vie intellectuelle
et artistique du siècle écoulé»,
souligne Bruno Racine, prési-
dent de la Bibliothèque nationale
de France (BNF), qui a largement
œuvré pour que les archives res-
tent en France.

sur situaba el momento de la co-


locación del pilar en el tiempo
del reinado de João II, y la cara
este declaraba el acto de colo-
car el pilar en su sitio como un
acto del noble portugués Diogo
Cão. El padrão así funcionaba
para territorializar los códigos
del cristianismo y del feuda-
lismo portugués en el paisa-
je africano, “reificando” por lo
tanto este espacio en términos
de estos códigos de valor por
medio del excepcional noble
acto de fundación por Cão. En
casos como el del padrão de
São Jorge, erigido en la desem-
bocadura del río Congo, un pi-
lar podría llegar a ser aceptado
como una señal de la duradera
presencia portuguesa por los
africanos nativos; los europeos
comprendieron que los africa-
nos habían considerado el pa-
drão como un fetiche.38
Concluí la primera parte de
este ensayo con estos dos ejem-
plos de las pesas akan y los pa-
drões portugueses simplemente
para señalar algunos de los ob-
jetos menos familiares propios
del ámbito histórico del fetiche.
Una apropiada discusión de es-
tos objetos deberá esperar a su Comunicación: Hacia una arquitectura. Anamorfismo postindustrial. Après Salvador Dalí
tratamiento dentro del complejo Todos sabemos que el modo de producción no se puede representar. Cuantimás cuan-
contexto histórico que será abor- do el capitalismo ha alcanzado su fase desmaterializada, esperar que una escena concreta
dado en la segunda parte. haga presente un proceso nomádico, fragmentario y global desigual es una robinsonada. Sin
embargo, su resistencia a la comprensión del sujeto, su carácter técnicamente sublime, no
Traducción de Jaime Soler Frost. impide que en ocasiones el espectro del capital se materialice, pero sólo mediante la cola-
38
boración visual y acumulativa de la violencia.
“El [padrão] de San Jorge en la En marzo de 2007 la policía mexicana hizo el mayor decomiso de dinero en efectivo
desembocadura del Congo sirvió de la historia.
como fetiche hasta 1859, cuando
Un presunto traficante de anfetaminas, el empresario de nacionalidad china Zhenli Ye
a unos marinos ingleses que
intentaron retirarlo, se les cayó Gon, había atiborrado sus despensas y cajones con poco más de 205 millones de dólares.
por la borda”; H. V. Livermore, A esa masa fabulosa de papel semiótico, la policía mexicana añadió sus talentos en el
A New History of Portugal, area de la instalación, para hacer emerger una imagen del edificio inexpugnable del capi-
Cambridge: Cambridge University tal. Al Espectro Rojo sólo le corresponde el mérito de haber evocado la mirada paranoica y
Press, 1967, p. 129. oblicua de aquel que, proféticamente, Breton excomulgó con el anagrama de Avida Dollars.
Año 1 Número 1 Mayo 2010 www.espectrorojo.com

A Kassen Fran Ilich M&X


Dañado por agua, finan- Reporte anual de Lunes Negro (Remesa) Pág. 62
ciado por el seguro Pág. 16 Diego de la Vega
S.A. de C.V. Pág. 38 Raqs Media
Maria Thereza Alves Collective
Comercio justo Fritzia Irizar
de cabezas Pág. 18 Desgaste Pág. 42 inversión % seguros Pág. 64
Fe de azar Pág. 44 Fragmentos para un CA2M Centro de Arte
Francis Alÿs latento comunista Pág. 66 Dos de Mayo
Política del ensayo Pág. 20 Bea Schlingelhoff Av. Constitución 23
Mal wieder was fürs Bildungs- Vicente Razo 28931 Móstoles, Madrid
Martí Anson bürgertum tun Pág. 46 De la serie + 34 91 276 02 21
Beep-Beep-Splot. Mobiliario Usar internet es actuar Public Address Pág. 68 ca2m@madrid.org
para museos Pág. 22 en complicidad con (...) Pág. 51 www.ca2m.org
Gustavo Romano
Karmelo Bermejo Jota Izquierdo Time Notes Pág. 70 De martes a domingo
3000 euros de dinero público La obra de arte en la 11:00 a 21:00 h
utilizado en (...) Pág. 24 época de su reproduc- Guillermo
Componente interno de
la aspiradora del (...) Pág. 26
ti­bilidad pirata Pág. 52 Santamarina Entrada gratuita al centro
y a todas sus actividades
Roberto Jacoby y Lisarb y Atrabal Pág. 72
Miguel Calderón Fernanda Laguna Cercanías C5 Móstoles
Testamento Pág. 28 Santiago Sierra (23’ desde Embajadores)
Donaciones Pág. 54 Traducción de Metro: L12 Pradillo
Duncan Campbell una charla
Make it New John Pág. 32 Alfredo Jaar 3 (caló) Pág. 74 Visitas a la exposición
Skoghall Konsthall Pág. 56 miércoles, viernes y sábado
Jake & Dinos Judi Werthein 18:30 h
Chapman Magdalena Jitrik This Functional
De la serie Primero Family Pág. 76 Durante agosto
Obras de la Chapman de Mayo Pág. 58 miércoles y sábado 18:30 h
Family Collection Pág. 34 Federico
Teresa Margolles Zukerfeld Visita temática
Andrea Fraser Para quien no se las domingo 12:30 h
Untilted Pág. 36 cree hijos de puta Pág. 60 Hacer dinero Pág. 78