Está en la página 1de 71

JOSÉ LUIS ALONSO DE SANTOS

PARES Y NINES

ACTO PRIMERO
Salón de un piso reconstruido de dos plantas, en una casa antigua del centro de Madrid.
Una escalera comunica con el piso superior. En una pared se ven enmarcados varios
papiros egipcios y grandes fotos de las pirámides. Un par de plantas gigantes dan color a
los rincones. Al fondo, a la izquierda, una puerta comunica con el baño, y otra da a un
armario empotrado. A la derecha, unos ventanales dan a la terraza, y delante, un mostrador
que comunica con la cocina. A la izquierda del salón vemos una cama. En primer término,
un descansillo con una puerta que da a la escalera.

ESCENA PRIMERA
(Es de noche, y entra la luz de la luna por el ventanal. En la cama duerme FEDERICO, el
dueño de la casa, cuarenta y tantos años y programador de ordenadores. Por la escalera baja
ROBERTO, treinta y ocho años, profesor de instituto no numerario en paro ocasional.
Pasea inquieto por la habitación, hablando entre dientes. En la penumbra, tropieza con la
mesa que hay en el centro de la habitación.)
ROBERTO.— ¡Ay!
FEDERICO.— (Se revuelve en la cama medio dormido.) ¿Qué? ¿Qué pasa? ¿Quién es?
ROBERTO.— (Va hacia la cama.) Soy yo, Fede no sé cómo tienes la mesa en mitad
de la habitación. Me he metido al borde hasta la...
FEDERICO.— Pero ¿qué pasa? ¿Qué hora es?
ROBERTO.— (Se sienta en la cama) Fede, estoy desconcertado, te lo juro. Empiezo a
darle vueltas a todo lo que ha pasado... a la vida, a las cosas... ¡Me he metido la
mesa...!
FEDERICO.— Pero ¿qué hora es?
ROBERTO.— Las seis menos cuarto.
FEDERICO.—¿Las seis menos cuarto? (Enciende la luz de la mesilla) ¿Que son las
seis menos cuarto y tú me despiertas para decirme que estás desconcertado? Tú no
estás bien de la cabeza, perdóname que te lo diga.
ROBERTO.— No sé cómo puedes dormir, así tan tranquilo, después de todo lo que
ha pasado.
FEDERICO.— Puedo dormir porque tengo que dormir. ¡Necesito dormir! Roberto,
a ver si me comprendes: Yo trabajo. Me levanto a las ocho, me ducho y trabajo. Y si
no duermo paso un día fatal, como los tres últimos por tu culpa. No sé cómo no lo
comprendes.

ROBERTO. o en la taza de water.. que hemos de agradecer las duras pruebas a que nos somete la vida. y se va haciendo uno un "hombre brujo".— Y si dicen algo que te interesa. como si estuviesen en el cielo. como el otro día.) FEDERICO. (Va a la cocina. y luego. entran por arriba y allí estaba yo. No puedo más.— ¿Lo ves? ¿Ves como no es normal tener los muebles en medio de la habitación? FEDERICO. O te suicidas. se sienta en la cama) FEDERICO.— (Salta de la cama y se lanza sobre él) ¡Entero! Tómatelo todo. no nos enteramos de que hay tormentas de granizo en La Mancha. que se asustaron porque no salía. Con los pantalones bajados sentado en la taza del water y roncando. y te hago otra tila encima! Mira. . el personaje de los libros de Castañeda.— No. frito. A estas horas hay millones de seres felices en la tierra.— ". Horas y horas. te he puesto cinco bolsas. donde le vemos preparar la tila de ROBERTO.— Dice donjuán. ¿Y sabes por qué? Porque duermen. a ver si así te hace efecto.— Toma. lo digo por mí. No puedo ir y decirle a mi jefe: "Compréndame usted. coges la fregona. ¡No puedo dormir! FEDERICO. sin descartar algún chaparrón por la tarde. (Va hacia la cocina y tropieza con la mesa) ¡Ay! ¡Mecagüen. Duermen y duermen.. (FEDERICO.— Estoy desesperado. Eran costumbres antiguas que había en esta casa antes de que tú vinieras. ¿qué? ¿Has oído lo de las tormentas? Si no llego a poner. Se escucha un parte meteorológico) VOZ DE RADIO. (Entra FEDERICO con una taza de tila en la mano. ROBERTO. Es que llevo cuatro días sin pegar ojo porque a un amigo mío le ha dejado su mujer". (Apaga la radio. ¡Y si manchas algo.Nubes de formación diurna y anticiclón en Las Azores.ROBERTO. que se sienta en el sofá y enciende la radio. ROBERTO. compréndelo.— ¿Lo dices por mí.— ¡Lo que no es normal es andar diciendo gilipolleces a las seis de la mañana! ¡Estoy dormido! ¡Dormido! Y me doy con los muebles estén donde estén. No puedo dormir.— (Dejando la taza) ¡Esto sabe mucho a tila! FEDERICO. por la noche. Aprieto cualquier tecla y sólo salen en la pantalla palabras como "dormir".. Se la da a ROBERTO. Me duermo encima de la mesa. (Con gesto resignado) Bueno. o te meto las bolsas en la boca. a joder al prójimo.! ROBERTO.— Lo que pasa es que duermes la siesta. por lo que me está pasando? FEDERICO. Hay riesgo de tormentas de granizo en La Mancha". No puede entender por qué llevo tres días programándolo todo al revés. mi jefe está cabreado conmigo. Intervalos de nubosidad variable a lo largo del día en la zona centro. Fíjate el numerito.) A las seis de la mañana lo normal es que la radio duerma también. "sueño" y "cama".. Esto no puede seguir así. o sales de ellas venciendo a la adversidad. cargado de paciencia. voy a hacerte la tila.

durmiendo. ROBERTO. FEDERICO.. (Vuelve a meterse en la cama) Si te quieres suicidar como la primera noche. que no quiero líos con la Policía. y no el gas.. y un día se sale. no suban otra vez los vecinos. "era" un cabrón. por favor." Ya sabes. ¿no? Nunca has podido perdonármelo.. pues llora. y tú te acostabas con ella a mis espaldas. cinco. ¡Por eso ahora estás tan feliz ahí. en tu habitación. que nos veíamos cuatro o cinco veces la misma película y salíamos con un dolor de cabeza de Dios? . (Se acerca a ROBERTO tratando de aparentar calma y serenidad) Roberto. no me mates a mí también. que te la quité. No hay porqué vengarse con los pobres amigos que no tienen la culpa de nada. Pues eso: a callar. contar hasta diez y serenarse antes da dar gritos desaforados o estrangular al ser que despierta tu caos interior". gota a gota. porque ahora parece ser que te está haciendo a ti lo mismo..— ¡Ah! ¿Y yo no me porté bien contigo? ¿No nos íbamos al cine juntos todos los días desde las cinco de la tarde hasta que nos echaban por las noches. yo no te daba la noche. cuatro. pues muy bien. sigamos el sabio consejo "Zen": "En casos desesperantes. y menos a esta hora. vengándote de mí! FEDERICO. italianos. Ahora. Si la coges llorona.ROBERTO." Bueno vale en plan abreviado. querrás decir! FEDERICO.— "Su".— ¡"Nuestra" mujer. de recibir codazos en la cama y de pelear por quién de los dos hace más cosas y se sacrifica más. y no uses mis cuchillos. Yo me voy a dormir. Es doloroso. pero es normal y corriente. Y si te pasa lo de hoy. "suya". tu mujer. tienes que reconocerlo. quiero deair. No tiene más importancia. Esto que te ha pasado a ti les pasa a millones de seres todos los días en todas las partes del mundo: chinos. Entonces era un cabrón. lo eres tú. Se llena el vaso poco a poco.— (En la oscuridad) Eres un cabrón. que llorar es bueno para los pulmones.. Cuando me pasó a mí. tuya . portugueses. cacereños. Si quieres ir y matarla a ella. Y dejan dormir a sus amigos. que te desconciertas. Vamos. usa la terraza. Y eso es todo. antes de separarnos.— (Vuelve a incorporarse. Así es la vida. Mujeres y hombres que se separan porque se hartan de verse unos a otros las caras de imbéciles que tienen. pero llora bajito. Lo era cuando Carmela era mi mujer. no seas paliza. tres. cierra la puerta al salir.— ¡Al fin salió! Tenías ganas de decírmelo. "El que a hierro mata. enciende la luz y habla despacio) No. pero arriba. desconciértate todo lo que quieras.— (Se levanta de la cama y se pone en pie sobre ella) En primer lugar. dos. por favor. "Su". japoneses.. lo sé. ¡Acábate la tila de una vez y vete a la cama! (Apaga la luz y se tapa la cabeza con las sábanas) ROBERTO. ROBERTO. ¡Tuya! No voy a empezar a darte razones otra vez para que no me metas en esto. no en la mía. de echarme en cara lo que te hice. perdóname. y no quiero saber nada más por hoy. como la tercera noche. (En postura de meditación oriental) "Uno.

. Sí que la conoces bien.! Pero ¿tú estás loco? (Va al baño) Te has cepillado la loción de afeitar y el Aqua di Selva! ¡Dios mío.— ¡Me he bebido la colonia! FEDERICO. Estoy destrozado por dentro.— ¿Que te has bebido. Soy libre. (Se vuelve a echar) ROBERTO.— ¿Quien? ¿Carmela? ¿Carmela va a sufrir? Estás arreglado. "fuera". Ni bien ni mal. y a veces ha sido difícil. Espera un momento. y ya está. mejor dicho: ¡No duermo! Debe ser algo de insomnio. ni me importa ya.— Si me muero. ni yo. asunto terminado. pero luego. FEDERICO. Sólo tengo un problema serio últimamente: que no duermo bien. Yo creo que eso lo hemos llevado estupendamente. Que sufra. vamos a ver? Conmigo estuvo cinco años. lo que tú quieras. ROBERTO. me dejabas en casa y te ibas a consolar a mi mujer hasta la hora del cine del día siguiente. mejor. Hemos hablado de esto cien veces. Y no quiero hablar más de mí. sobre todo con el tema de Ciro.— ¿Qué? (Se incorpora sobresaltado) ROBERTO. de verdad. Y yo venga a decirte que quien sería el canalla que me la estaba dando. no.FEDERICO. no creas. que no lo metamos en esto. Pausa. No me digas que en todo este tiempo no me he portado estupendamente.— Me odias desde entonces. y tú llevándome al cine. Aguanta. Si te he visto no me acuerdo.!" Pero ¿tú estás loco? ¿Tú sabes que te puedes morir por esto? ROBERTO.. Aquello pasó. y yo lo acepté. contigo ha estado tres. (Va a la cocina.— ¿Por qué no es lo mismo. Estoy fuera de todo este lío. No te odio.— Sí. Tú verás quién la conoce más. ni Ciro. lo sé.— (Se tumba en el sofá) Pero yo la quiero de verdad. habrá que llamar a urgencias! (Salen del baño) "Oiga. FEDERICO. O mejor. Te das un poquito y escuece. que te anda por las tripas. (Apaga la luz y se mete en el baño. El problema es Carmela.— Estás destrozado por la colonia. ¡Leche! Lo mejor para desintoxicarse es la leche..— No.) ¡La colonia! FEDERICO.— No. Déjalo. Es lo que me hizo a mí.. Lo que tú quieras.? (Enciende la luz y se levanta) ¡Huy. ROBERTO. así que a litros... que mi amigo se ha bebido el Aqua di Selva.— ¿Y no me he portado yo bien con Ciro? ¿Tienes también algo que reprocharme en eso? FEDERICO. Grita desde el baño. no tú. ROBERTO. ROBERTO. Lo mejor es. Tres años son mucho tiempo. Te has portado con él como otro padre. FEDERICO. Ella se fue contigo. Yo no tengo problemas.. que hay que joderse. Regresa y enciende la radio) Te . FEDERICO. Cuando se va. con dolor de cabeza y todo..— Está bien. la madre que.— Esto no es lo mismo.

) ROBERTO.. FEDERICO.. pero tú eres un tío.— Dormida o despierta. Vuelve ROBERTO con una toalla en las manos.. como un cadáver? ¡Voy a vomitar! FEDERICO.pongo la radio. Regresa FEDERICO con un cartón de leche) FEDERICO. ROBERTO. Si no estuviera así no te lo pediría. la colonia y el café de antes de ayer. juntos.— ¿Y cómo quieres que duerma? ¿Con los ojos abiertos. ¡No puedo soportar el verlos juntos! ¡Cada vez que cierro los ojos los veo ahí a los dos. ¡Dios mío! No puedo soportarlo. Estarán dormidos. FEDERICO. (Lo va acompañando hasta la escalera. para que te haga efecto.) ROBERTO. que se despiertan los vecinos. ROBERTO. Pausa) ¿Cómo estás? ROBERTO.— Mañana.— Estoy mejor. Es con Aqua di Selva. Ha terminado la sesión matinal de gimnasia para el oyente". ROBERTO. No me gusta la leche sola. Cuello adelante y atrás. bajita.— Oye. Ya verás como mañana lo ves todo de forma diferente. (Abre la ventana. sonreír.— Vamos..— Vete al lavabo.. lo mejor es descansar.— ¡Con quién estará ahora! La estará besando.— No es sola. mañana estarás mejor. Respirar profundamente.— No. FEDERICO. Bebe más.. Lo mejor es descansar y encontrarse bien. bebe.. en el sofá. (Se oye devolver a ROBERTO. y mi mejor amigo.— ". (Sale ROBERTO al baño) ¡Dios mío qué horas! (Coge el despertador y cambia la hora de alarma) ¡Qué nochecita! Mañana me levanto a las nueve y media. (ROBERTO bebe) Bebe. como todo el mundo a esta hora.levantarse. cierren.! FEDERICO. (ROBERTO termina de beber. (Corre a la cocina) RADIO.— Toma. Abran la boca. Otra vez. tocándole su cuerpo desnudo. rozándole.— ¡No puedo más! FEDERICO. Ahora. . y mañana. eso. ahí. Tienes que tomar la misma cantidad de leche que hayas tomado de colonia. Lo leí en un libro de primeros auxilios. como animales! FEDERICO. la estará.. quería pedirte un favor...— Sí... Fede...— Claro. ¡Apretados. Te lo digo yo.— ¿A las seis de la mañana? Estás de la cabeza.— Mejor. FEDERICO. Así. ¡Bebe! (ROBERTO bebe con cara de asco) Más. hazme caso: a acostarte y a dormir. Toda.) ¡Hala. menos tú y yo.! Cómo huele todo. estará a su lado.— Eso se pasa. He echado la leche. hay que descansar.... hasta la papilla. la estará. Y ahora. a ver si me lo vas a echar aquí.. ROBERTO. ROBERTO. (Música. se ponga mi jefe como se ponga... (La enciende) No la subas.— ¡Pues no los cierres! ROBERTO.

y ahora que te separas tú.— (Resignadamente) Desde luego. Sabes que puedes contar conmigo.. ROBERTO. o lo que sea.FEDERICO. de verdad.. ¡Lo que yo te diga! ¡Hazme un sitio! (Se mete en la cama con él y apaga la luz) OSCURO . Por si me pongo peor. FEDERICO. Sabes que si no no te lo pediría. duermes conmigo. (Se mete dentro) Es que lo necesito. anda que.— (Va a la cama de FEDERICO. Roberto. dormías con mi mujer.) ¿Puedo dormir en tu cama esta noche? Sólo esta noche. cuando yo me separé.— Lo que tú quieras.

— No. cuando nos llevábamos mal. y sale con el tabaco) Los encontré.) ¡Hola! ¿Tú quién eres? ¿Qué eran esas voces? ¿Tienes un cigarro? (Busca en la mesilla de FEDE. pero no vuelvas a. Dignidad y orgullo.— No. Pero tenemos que enfrentarnos a los problemas con madurez y con lógica. no." (Sale del cuarto de baño NINES. Eres un hombre. NINES. Saldremos más. dos puntos. Carmela. Cosas de la convivencia cotidiana. Sabes que yo nunca he tenido mucha facilidad de palabra. tampoco. Nos habíamos ido distanciando día a día. Voy a buscar en la cocina. y si no. Tú y yo siempre lo habíamos hablado todo sinceramente.— ¿Fede? (Se detiene al ver a ROBERTO. respiro poquísimo y como fatal por las noches. es que el problema está mal planteado. ¿Tú no fumas? ROBERTO.. Ordenar los factores y buscar una solución. lo peor es que esté el otro allí.— "Escúchame un momento. no fumo. ROBERTO se queda mudo al verla) Bueno qué ¿tienes o no un cigarrillo? ROBERTO. por favor. te lo juro. hablando solo. guapa. Me ha dolido. Por eso me ha dolido más lo que me has hecho. Por eso te perdono".. y la cocina es tan pequeña que casi no cabíamos los dos juntos y siempre tienes que fregar tú sola. y yo te amo. ¿Y si le escribo una carta? "Querida Carmela. ¿no? Pues aguanta. (NINES enciende un cigarro y se mete en el baño. ROBERTO está paseando por el salón como un león enjaulado. y no sé bien qué decirte. para qué te voy a mentir. ¿entiendes? ¡Mi mujer!" "Sal a la calle si eres hombre" ¡Es ridículo! Hay que tener dignidad en casos así. joven y vital. con una camisa puesta y en calzoncillos) ROBERTO. "Se puede saber qué haces tú aquí?" "¡Ella es mi mujer!. pero quiero que sepas que te necesito de verdad. te lo prometo. Se oye la puerta de . Eso es lo que yo les digo siempre a mis alumnos. Yo estoy fatal. Va semidesnuda con una toalla echada por los hombros) NINES. ¿Y si se echa a reír? No. Así no te entra el cáncer. Gracias. lo que nos pasaba. (Va a la cocina.ESCENA SEGUNDA (Al día siguiente. y que tú tuviste que buscar fuera el cariño que tenías que tener en cas'a. ver al tío ese en tu vida. Gracias. pero el amor es algo mucho más importante que todo eso. Pero podemos empezar de nuevo y todo irá mejor. ROBERTO se acerca a la puerta y trata de mirar por la cerradura. Fede siempre deja las cajetillas por todas partes. Ya sé que yo no te entendía últimamente. Más aguantan los que están en la guerra.— Mejor para ti. Se busca la solución y luego se hace la prueba del nueve o la que sea.. Todas las cosas que me gustaban ya no me gustan sin ti. Espero que sigas bien.. Entra la luz de una tarde de primavera por el ventanal. Podemos ir al cine dos o tres veces por semana si quieres.

digo yo. El vampiro del casero no le deja hacer obras. en el cuarto de baño metida. y luego. porque le he pagado por adelantado hasta la llegada de los marcianos.— ¿Una cría? Sí está buenísima.la calle. Te lo juro.— ¿A Nines? Si es una cría. Entra FEDERICO. Este verano me voy a ir con ella a Egipto. y me costaron un dineral. es una vecina. FEDERICO. y el jefe me ha echado una bronca por estropear dos cintas del programador. y a roncar. ¿Qué haces sin vestir? ¿Estabas durmiendo a las siete de la tarde? Claro. Acostarse con una vecina es un follón. y a ducharse nada más. Todo lo que ves de Egipto me lo ha traído ella. ¿tú te la. ROBERTO. Viene a por sal o a por lo que sea cuando le hace falta. digo yo. ¿Tú estás bien? Para controlar la depresión. FEÉRICO. a venir a mi cama a hacerme zarzuelas. Hasta los estores esos carísimos pintados a mano me los trajo ella. ROBERTO. ¡La noche que me diste! Luego te metes en mi cama.— ¡Vaya día! Me he quedado dormido tres ves. (Le da un paquete) Toma. No tiene ducha en su casa. ROBERTO. Y cuando acabes te tragas El Quijote y te quedas nuevo. "¿tienes un cigarrillo?". por la noche..— No sé.— Además.— ¿Un susto? "Yo" me he llevado un buen susto. FEDERICO.. Se llevaría un buen susto.— Fatal. Y una peste que no se podía ni respirar. Apréndete de memoria el capítulo "De cómo sentir asco por el ser amado". Tú si quieres un osito te lo compras.?" Ahí la tienes. A mí. (Viendo que sigue sin reaccionar) Te has quedado más colgado que las lámparas. ¿Qué tal has pasado el día? ROBERTO. cargado con paquetes) FEDERICO. O habrá entrado volando por la ventana: "Tienes un cigarro. A la hora de comer se me ha caído un filete en el pantalón. lo abre y saca unos libros) Toma: El arte de amar de Ovidio. La vecina. es para Ciro. FEDERICO.— Ha pasado por aquí hace un momento una tía casi desnuda.. Lo tuyo va de psiquiatra. Viene siempre a ducharse. Oye.? FEDERICO. No sabría que estabas aquí. Tú sabrás. No he podido pegar ojo en toda .— ¿Una tía? ¿Qué tía? ROBERTO. desnuda. Y luego te lees este otro: Yo estoy bien. Ella tan pancha ahí. (ROBERTO abre el paquete y saca un gran oso panda de peluche.— ¿Y viene desnuda? Estarán las escaleras de bote en bote. ROBERTO. para que no duermas solo y me dejes en paz. FEDERICO. FEDE se lo quita) Trae. Fíjate qué suerte. Trabaja en una agencia de viajes y está todo el tiempo yendo y viniendo a Egipto. (Coge un paquete.. Yo estaba aquí sentado y pasó medio desnuda. Tendrá la llave. si consigues llegar hasta el final.— ¡Ah! Es Nines.— Habrá salido de la ducha a por algo. Es lo que se lee en estos casos.— De la colonia. Somos amigos. Todo el mundo lo hace. Me duele el estómago.

Luego ya se va pasando poco a poco.la noche. ROBERTO. FEDERICO.— Desde luego.— Una en cada lado..— ¿Qué pasa? ¿Cuándo te deja tu mujer también se te caen las muelas? FEDERICO. ROBERTO.— La mujer que limpia aquí. ¿Se te mueve mucho? ROBERTO. Ya puedes ir al dentista que no te la salva nadie.? FEDERICO. ROBERTO.— Oye. no estarás tan mal cuando te fijas en esas cosas.. Me he tomado unas cuantas pastillas que te he cogido por ahí. Al final me tuve que subir a tu cama. Me duele la muela.. Ahora salimos y compramos algo para el dolor.— ¿Qué vamos a hacer? Nada.. ROBERTO.— Adivínalo. ¿seguro que tú y ella no.— Qué tetas tiene. Te lo bebes todo. Viene cuando le da la gana. Me tiro por el Viaducto. ROBERTO. ¿Tú no la has visto.— Me duele una muela. ROBERTO. tú que tienes práctica? FEDERICO..— ¿Cuánto tarda en pasarse esto.— Lo peor son los primeros seis meses..— (Tocándosela) Para atrás y para alante se mueve.— Me da igual. FEDERICO. FEDERICO. Tenía que venir hoy miércoles. ¡Cómo roncas. cuando te deja Carmela.— Ya será menos. como todas. y ya de paso nos vamos al cine. Me va a oír. (Saca dos latas de cerveza de una de las bolsas) ¿Quieres? Están calientes.— Que no. ROBERTO.— Te envenenarás.— Desde luego eres una esponja últimamente.— No sé. Mira.— ¡Estoy destrozado. ¿no? FEDERICO.— ¿Cómo que no sabes? ¿Ha venido o no ha venido esta mañana una mujer a limpiar aquí? . ROBERTO. pero me sigue doliendo. y tú me quieres llevar al cine! FEDERICO. te lo juro.— ¿Socorro? ¿Qué Socorro? FEDERICO.— ¿Seis meses? ¿Seis meses voy a tener que estar así? Antes me mato.— ¿De cuándo? FEDERICO.— ¿Al cine? FEDERICO.— ¿Y dónde me llevabas tú? No te digo.. seguro. (Abren las latas y beben los dos) FEDERICO.— A ver si allí consigo dormir algo. Lo mismo se tira ahí una hora. sí. tío! ROBERTO. FEDERICO..— (Señalando el baño) ¿Y con ésa qué hacemos? FEDERICO. ¿Socorro no ha venido? ROBERTO. ni ha llamado? ROBERTO. ROBERTO.— ¡Ah. la muela! (Abre la boca y se señala) ¿Ves este hueco? ¿Sabes de cuándo es? ROBERTO.

. En enterrarlos vivos. (FEDERICO. secándose el pelo con un secador) NINES.. lentamente se dirige a la escalera) "¿Socorro? ¿Es usted? Soy Federico de la calle Libertad ¿Cómo no ha. NINES.? ¿Eh? Sí.." (Sale del baño NINES." (Lanza una mirada asesina a ROBERTO.— ¡Fede! ¡Hola! (Se lanza sobre él y le da un beso.) "Sí. muy bien. FEDERICO.. Es de Hatchesut. Lo que usted quiera. claro que lo entiendo. FEDERICO. (Coge el teléfono y marca. y como yo estaba en la cama.. ¿Tú no estabas en Egipto? NINES. que eso es bueno... Adiós" (Cuelga el teléfono y se dirige a ROBERTO) ¿Te has intentado cepillar a la mujer de la limpieza? ¿Tan desesperado estás? ¡Que tiene sesenta años por lo menos.— Te creíste que era la reencarnación futura de Carmela. un amigo.ROBERTO. malhumorado. escuchando la conversación) FEDERICO.. Y deben estar bien hartos. La fregona y todo lo demás está en el armario del cuarto de baño.. Así haces algo y te cansas durante el día.— Eso.. (A NINES) ¡Y tú no te rías. joder! (Risas de NINES) ROBERTO.) Hace cuatro mil años.sí. para joderme bien por la noche. ¿quién es? FEDERICO. que venía en plan maternal a consolarte. y el faraón."Pero ¿yo qué culpa tengo. la verdad.— ¿"Eso"? Es Roberto. (Se mete en la cocina) NINES. ROBERTO..— Entró en la habitación.— Volví ayer.— (A ROBERTO) ¿Eres de fuera? ROBERTO. tú y el faraón. porque llevan así cuatro mil años... una faraona que la pilló el faraón liada con el arquitecto que les estaba haciendo la pirámide.— Yo no he visto a nadie.. FEDERICO...— ¿De fuera de qué? NINES. los enterró vivos y juntitos para que se hartarán de verse. Luego sigue secándose. Lo que me faltaba..— Hizo bien. He estado durmiendo toda la mañana. sí.— Fede. Tú duerme por el día. sí. que era un imbécil. ROBERTO. Pues ya sabes lo que te toca: A partir de hoy tomas el puesto de Socorro.— (Sale del baño.— .. empieza a recogerlo todo y a llevar cosas al baño) Te he traído una cinta y un papiro nuevo para tu colección. mujer.! Ahora se ha despedido. sí.—Estáis buenos. que se calienta y se quema. No hemos cambiado mucho en ese tiempo.? Sí.. FEDERICO. que trata de escabullirse) "Pero mujer.. que no tiene gracia! Y apaga ese cacharro." (A ROBERTO. ROBERTO. que hizo bien el faraón. tapando el auricular) ¡No te muevas! (Continúa hablando por teléfono.— Vivo en Cartagena. medio dormido.— Que si no vives aquí. y ya andábamos con esos líos. ¡Anda que..

debe ser por eso que pareces mayor.— (Desde la cocina) ¿Qué? .— ¿Estás malo? FEDERICO. ROBERTO. NINES.— (Peinándose. A un tío mío le operaron a corazón abierto y luego no se lo podían cerrar. que me toca turismo nocturno hoy. para que te consueles. Por eso. ¿no? Bueno. Está buena. hombre no. No cojas frío.—Ah. Voy a recoger todo esto y nos vamos.— Tiene algo de corazón. ROBERTO. ROBERTO. desde hace veintiocho años.— ¿Y te gusta Madrid? ¿Has venido en plan turista? A mí me encanta viajar. (A FEDERICO) Me voy. ROBERTO. tú. Yo tengo algunos más.— Pareces mayor.. es que sólo tengo veintidós. Vístete. te he traído también una pipa mora! (Le da el papiro a ROBERTO) Toma.— ¿Sabes lo que te digo? FEDERICO. Pues ten cuidado. FEDERICO. NINES.— (Se queda de pie en medio de la habitación con el papiro en la mano) Esta tía es boba.— ¿Te llevaron a otro sitio de pequeña? NINES.— Es que si me pongo bragas me aprietan.— Soy de Jaén. NINES.— Si haces chistes así de malos es que ya estás mejor. (Pone la cinta en el cassette) ¡Ah.. yo soy de aquí. FEDERICO. Se oye cerrarse la puerta) ROBERTO. Son males de amor. (A FEDERICO) Te dejo puesta la cinta. por eso va en calzoncillos. nada más. y ahora me toca encima escuchar conversaciones profundas. NINES. FEDERICO.— (Metiéndose en la cocina) Si te gusta Socorro. (A ROBERTO) ¿Y tú vas siempre en calzoncillos? ROBERTO. No. como todas.— (En absoluta incomunicación con ella) ¿Por qué? NINES. ¿O vas a ir al cine en calzoncillos? (ROBERTO coge el radio cassette y se dirige a las escaleras) ROBERTO. eso sí. si yo no tengo veintidós. Adiós. para que la oigas. guapo. si no es eso. NINES. en la calle Cartagena.) Fíjate.— Yo creí que era así.— No. ¿No ves la mala cara que tiene? NINES.— Anda que.— ¿Por qué tengo veintidós ? Anda éste.— Es muy gracioso tu amigo.NINES. la faraona. pero vivo en Madrid. (Sale FEDERICO de la cocina) ROBERTO.— Claro. y no llevo tantos años viviendo en Madrid. NINES. (A ROBERTO) Y tú cuídate. (Sale. todo el día metido entre ordenadores llenos de "pi-pipi" y lucecitas. de Madrid.— Hoy se me saltan a mí los "chips".—Y tú. ésta te debe parecer la Natassia Kinski. FEDERICO.— No.

. y yo soy el faraón. feliz con la venganza.— (Desde fuera) Nada.— Que a Carmela y al tío ese me gustaría hacerles lo que el faraón. y el otro el arquitecto. Cesa la musica) FEDERICO. y ella la "Hamelotet". "¡Enterradlos vivos!" Los mando enterrar vivos y me quedo tan a gusto.— (Sale de la cocina) ¿Qué me has roto ahora? ROBERTO. A lo mejor es verdad lo de la reencarnación... ¡disecados! (Sube las escaleras con aires de faraón a los sones de la música. Subo las escaleras del templo..! OSCURO . sabiendo que debajo están ellos... Cuando desaparece. el cassette. que se ha.ROBERTO... se oye un tropezón y ruido de algo que se cae. FEDERICO.— ¡Mi cassette! ¡La madre que.

FEDERICO. Pero no: Es una película hecha con ruidos y más ruidos: ¡Pam. o estás a tus . (Ruido de algo que se le cae a FEDE en la cocina al oír esto) ¿Me estás oyendo. La cara de madelman que tiene el tío. (Va a la cocina) ROBERTO. me daban ganas de quitarle el arma. ROBERTO. misiles.— (Entrando) ¡Madre mía! No me vuelves a meter a mí en una película del tío ése ni atado. que no hay quien los quite? ¡En la cama del tío ese se quedaría! O se le rompería con el ajetreo al quitárselo él.ESCENA TERCERA (Horas más tarde.. quiero matar malos. Que no lo tenía puesto. No estoy yo ahora para muermos subtitulados. "Quiero matar malos. Me di cuenta porque era uno rojo con pintas blancas que me gustaba a mí mucho.— Es que estaba viendo la película y todo me lo recordaba.— No me extraña..— Mejor. FEDERICO.— Las películas de guerra descargan la agresividad. con las prisas...— ¿Un sujetador? ¿Tú has visto a alguien que se le pierda el sujetador.— ¿Una película de Rambo te recordaba a Carmela? ROBERTO.. o así.— Lo mismo me pasó a mí con Carmela la primera vez que descubrí que me la estaba dando.— Deja el monográfico.— ¿A Rambo también le ha dejado su mujer? ROBERTO. se le'podía haber perdido. "¡Defensor del mundo libre!" Y te da una coz y te avía." ROBERTO.— ¿Por las bragas te diste cuenta? ROBERTO.— Sí. La Brigitte Nielsen. ir a buscar a esos dos y meterles cuatro tiros. FEDERICO. plaf. hace un mes..— Hombre. con esos broches que tienen. ROBERTO.. FEDERICO. Me vienen bien. Regresan del cine ROBERTO y FEDERICO) FEDERICO. pum.— Sí. No sé cómo te pueden gustar esas películas. flechazos.. Lo tenía puesto al salir de casa.— No. Lo de los americanos es que no te lo puedes creer.— Sí.— A mí me da igual. por el sujetador.— Si al menos hubiera podido dormir algo. zas! Bombazos. No empieces a darle vueltas otra vez. FEDERICO. Me entretiene. ¿No te diste cuenta cómo cogían al espía ruso por la ropa interior que llevaba? FEDERICO. y cuando volvió a las tres de la mañana. y ni una mujer en toda la película! ROBERTO. se quita la ropa y nada. al Stallone. la rubia esa alta. ¡Venga a matar rusos malísimos. Fue por la ropa interior. Además a él le ha pasado lo que a mí. Es de noche. ¿Y qué? ROBERTO. Cualquiera vive ni diez minutos con el bestia parda ese. FEDERICO. Cuando le veía disparar. FEDERICO.

.— El sujetador ese se lo regalé yo en un viaje que hice a Portugal. O mejor una de dibujos animados. ROBERTO. no seas bestia. que he quedado". FEDERICO. de verdad. Te vas a tomar esta pastilla de Soñodor que te he comprado. FEDERICO. Si tuviera una pistola. para coger fuerzas. ROBERTO.— Hombre. ROBERTO. te oigo. ginebra! Bebe agua. Es que no me lo puedo creer..— A lo mejor venía mucho a Madrid. con lo que me quería. ROBERTO. y yo. preocupado por las noches por si le había pasado algo.cosas como siempre? FEDERICO. y tener serenidad. Sé lo mal que se pasa.. seguro. a dormir. como un gilipollas. todas las noches va a venir a Madrid.— Llevaba un año dando clases de inglés.. por experiencia. Una copa y a dormir. ¿Y lo de su amiga Gloria? Todo el día: "Me voy con Gloria. A la hora de la clase se iba con ése.— No digas chorradas. no lo hubiera traído sin darme cuenta yo.— Sí. que me haya hecho a mí esto. chino. Me voy a portar como un cabrón. déjalo ya. sí. como tú. Hay que enfrentarse a la vida en los malos tragos. o un tanque iba y..— Yo a partir de ahora.. Y si no es por el sujetador ese ni me entero. Voy a engañar a los maridos.— Sí. (Se las da y ROBERTO se las toma de golpe) Pero bebe algo detrás. Luego voy y me entero de que Gloria vive en Málaga. y no sabía ni una palabra. FEDERICO.— "Ta-ta-ta-ta-tá" (Hace gesto de disparar con una metralleta) FEDERICO. desde Málaga. .— Hombre. Yo creo que también faltaban unas braguitas. que te van a hacer una úlcera.. Tómate dos mejor.— ¿Pero tú sabes conducir tanques? ROBERTO. FEDERICO. ROBERTO.— Se levantaba de la cama del tío ese.. y se venía a la mía a descansar un ratito por la noche. o dos. te oigo..— Porque eres un obsesivo. Un obsesivo y un paliza. Y esta noche nada de números. que te vas a matar.— Es que a estas horas. (Le da un vaso y beben los dos) ROBERTO. a los novios. (FEDERICO sale de la cocina con dos vasos en la mano) FEDERICO. tampoco te creas tú que yo.— Mañana vamos a ver una de indios. He traído ginebra. Me sale más barata que la colonia. FEDERICO. Me voy con Gloria a tomar una copa. no sé qué decirte. la verdad. ¡De paseo! Estoy hecho polvo. Me voy a tirar a todas. de esas pequeñas. a aprender. te lo juro.. ROBERTO. Allí la ropa interior es más barata. (Bostezando) En las dificultades es dónde se ve a los hombres. (ROBERTO bebe un trago de ginebra) ¡Hala. y llevando a Ciro a la .— Al día siguiente miré todos los cajones. A todo el que se ponga por delante. y nada.. a ver si no te da agresiva.. y llevándole el desayuno a la cama.. Ella venga a follar. Venga..

Federico! FEDERICO. (ROBERTO empieza a subir la escalera..! (Tira por último el cojín más grande que sirve de asiento) FEDERICO.— ¡Los mato! ¡Los....— (Gritando por el balcón) ¡Si le pillo le mato al tío ese. Oye.— ¡Cuidado! ¡Que los vas a romper! ROBERTO..— Mucho mejor.— (Cierra el balcón) Te ha dado asesina hoy.— ¿El qué? ROBERTO. porque ella.! (Empieza a coger cojines del sillón y a tirarlos al suelo con furia) FEDERICO.— Porque sea también rojo no vayas a creer que. a dormir. ROBERTO vuelve a bajar) ROBERTO.— A la cama. como se acostaba tarde.. ya lo sabes. ROBERTO.— Sí.! ¡Si la cojo. (Abre el balcón) Pero no grites. ROBERTO. mañana.— ¡Oye! ¡Quieto! ¡Quieto. ¿Qué? ¿Qué pasa? Pues es un sujetador. A dormir.— ¿Qué es esto? (Fija su vista en algo que sobresale de un lateral del sillón) FEDERICO. Estamos casi en el siglo XXI. te metes a ver una de Rambo...— ¿Oxígeno? ROBERTO.. que los vas a.— A dormir. FEDERICO le mira subir aliviado.— Sí. o de Nines.— No sé.. que son la dos. Esta noche descansas y mañana.— Bueno. por lo menos.. y mañana ya estarás mejor... mejor ¿verdad? FEDERICO. Subiría a ducharse y... (Lo va conduciendo a la escalera) Ahora hay que dormir. (Mientras habla. Los primeros días da asesina.— ¿Tienes oxígeno? FEDERICO. ROBERTO.. Abriremos para que te entre el aire. ROBERTO.— Esto que está aquí metido. Somos gente civilizada.. Hazme caso.— Oye. lo juro! FEDERICO. ¿tú no sabes dónde podría yo comprar una pistola? FEDERICO. FEDERICO. (Tira de ello y saca un sujetador rojo con pintas blancas) FEDERICO.. (ROBERTO empieza a ... que suben los vecinos. será de Socorro.—¡Es el sujetador de Carmela! ¡El que te he dicho antes que le compré en Portugal! FEDERICO.. FEDERICO se ha ido quedando dormido en su asiento) ¡No puedo respirar! ¡Necesito oxígeno! (FEDERICO se despierta sobresaltado) FEDERICO. Estas cosas pasan.— ¡No me jodas. De pronto.guardería todos los días.. ROBERTO... Es normal.. joder! ¡No pasan! ¡No la defiendas encima a ésa. y no exageres.— ¿Oxígeno? ¿Cómo voy a tener oxígeno? Bueno.! ROBERTO. Además.— (Cada vez más alterado) ¡No pasan. ¿Y qué? ROBERTO. casi siempre. el del aire..

— Vamos a algún sitio... Pareces una embarazada. No puedo irme a dormir ahora. tranquilo. Pero fue sólo ese día.— Pero ¿cómo van a estar. (Trata de sujetarlo) Para. ROBERTO. Ya.. FEDERICO. (Vuelve a sujetarlo) ROBERTO.— A ver si están también las bragas. Si no. O te parto el brazo.—Y cuando te vas a trabajar.—¡Mierda! FEDERICO. y luego recoge los cojines que tiró y el sujetador y se lo guarda en un bolsillo. te lo juro. a lo mejor me estás envenenando para librarte de mí y quedarte con ella.. no? ¿Y esto qué es? ¿Eh? ¿Y esto qué? (Le arroja el sujetador a la cara) FEDERICO. Claro.— Vamos.. Es verdad: estuvo aquí.— ¡Se me han caído las gafas al water! (Sale del baño limpiándose con una toalla y con las gafas en la mano) Esto no se le hace a un amigo.— ¿Qué pasa? ROBERTO. ¡Asesino! ¿Dónde la tienes escondida? FEDERICO. nos sentimos fatal. después de esto.rebuscar entre los cojines) ¿Qué buscas? ROBERTO. yo no tengo nada que ver.— ¡No es lo que tú crees! ROBERTO.— Lo siento. te lo diría. Había discutido contigo y estaba fatal.? ROBERTO. te lo juro. ginebra. Un follón. ya te lo he dicho. lo quieras o no.. Ha sido la única vez que ha pasado en estos tres años.— Déjame que te explique.. Nos pusimos a recordar los viejos tiempos y nos liamos. ahora me das pastillas. Ese día estuvo aquí y me metí en la cama con ella. Oímos a ROBERTO vomitar y luego un grito) ROBERTO.. Algo habrá abierto.— Me vas a escuchar. (Lleva a ROBERTO hasta el lavabo. y sedantes.— (Se suelta de un empujón) ¡No me toques! ¡Asesino! FEDERICO.— ¿Ah. ya sé que yo te lo hice a ti. pero esto no se le hace a un amigo. que te. ¿Entiendes? ¡No! Fue ese día nada más.. Me pilló en un mal momento y no fui capaz de .— ¡Voy a vomitar! FEDERICO. ¿qué? FEDERICO. no me lo eches en la cama..— Roberto: No. Ella vino a verme. no rompas nada.— Oye... cabrón! (Forcejean hasta que FEDERICO lo tira sobre la cama y lo inmoviliza tapándole la boca) FEDERICO. (Lo suelta) ROBERTO. FEDERICO. Necesito que me dé el aire. hombre..— ¡Espera! Al lavabo. y tú has sido el que. Al fin y al cabo esa costumbre tonta de dormir por las .— ¡Que no me toques. FEDERICO.. ¡quieto! Cómo va a estar aquí. ¿no? ROBERTO. Si está ahora con un tío. que estaba aquí contigo. Cuando terminamos. tu verás. ROBERTO. Habíamos bebido y yo qué sé. así. Lo siento.— ¡Es el suyo! ¿comprendes? ¡El suyo! O sea. Yo estoy aquí. contigo.

¡En nadie! FEDERICO.— Anda.— ¿Estás borracho? FEDERICO.— No se puede confiar en nadie.— ¡Cría cuervos. ROBERTO.. FEDERICO. y no te dejarán dormir! (Apagan la luz y salen) OSCURO . Federico.— En qué hora se me ocurriría a mí aquél día. De pronto.— La vida es una mierda. Ya ves. ROBERTO.. ¿Estamos en paz? ROBERTO.— ¡." ROBERTO. ¿Sabes lo que te digo? A partir de hoy te odiaré siempre por lo que me has hecho. FEDERICO. Carmela por venir aquel día... La culpa de todo la tienen las mujeres.— Vamonos.— En eso estoy de acuerdo contigo. no me hables de echar polvos. Yo te odiaré siempre por lo que me hiciste. a lo tonto. Estoy alegre. Limpia por encima y echa el polvo de un lado para otro..— No me hables de echar polvos. ROBERTO.. y Socorro por no limpiar bien y dejar eso ahí un mes. vamos a tomarnos una copa.noches me figuro que se irá pasando con el tiempo.— No. ROBERTO.— Está bien. (Sacude al aire las gafas) FEDERICO.! FEDERICO. me he puesto alegre. (Saliendo) "Dejemos a las felices sábanas reposar en soledad y emprendamos la ruta por los caminos de la noche.

Y luego los guías dándote la paliza. Te metes en el museo Arqueológico. ROBERTO.. hay que irse a Egipto. el sol se descuelga del cielo.. Sobre la mesa.— ¿Cómo te vas a sentir si vas en un barco? Flotando. NINES. un drama. Nos hemos quedado atascados en la Castellana dos horas. NINES lo abanica con un gran abanico egipcio. las huríes le dan aire y le bailan la danza del vientre con un sujetador de piedras preciosas. ROBERTO. por el Nilo. lo romano.. Y si ya ves eso en las pirámides o en Luxor o en Karnak. lo único que han visto de Madrid han sido los coches.— Y mientras el sultán se fuma su pipa. He estado de turismo de tercera edad todo el día. NINES. ROBERTO. mirando de reojo a ROBERTO) ¡Calla. (Volviendo a FEDERICO) Y el Cairo.. Siempre me pierdo. O si te come uno de esos cocodrilos que miden por lo menos doce metros. y no podían bajar ni a mear. chica. no hables de sujetadores. si pillan a alguna de sus mujeres con .— (Dándole las cerillas) Pues yo estoy agotada.— A mí los museos me agotan.— Hombre.. NINES. trata de hacer funcionar una pipa mora. ROBERTO. NINES. sentado en el suelo. lo cristiano y lo moro.— Pero bueno.? (Pone tabaco) ¿Tienes cerillas? NINES.— Sí... ROBERTO mira la calle por el ventanal. NINES. Al volver tropieza con ROBERTO. mientras suena el cassette con música mora) NINES.. te mueres.— No. Para conocer el mundo. De pronto es de día. hombre. No veas. Igualito que ir ahí. Al final.. — ¡Has puesto el tabaco? FEDERICO. Es el clima aquél. A su lado. y de pronto. es que es demasiado. y unos metros más allá.— Sigue dándole vueltas a lo suyo. y sientes que estás viajando por el Túnel del Tiempo. Hay una mezcla de culturas. botellas y copas.— No digas cosas raras.— Te mueres si te pican las serpientes o los mosquitos gigantes.— No. Te sientes como flotando.. que te coloca. Llega hasta FEDERICO) ¿Qué le pasa a ése? FEDERICO.— (Por lo bajo. ROBERTO..! (Cambiando de tema) Esto no tira. ¿tú no eres guía? NINES.... FEDERICO. (NINES va a la cocina. por la noche..ESCENA CUARTA (Al día siguiente. ¿Hay que. FEDERICO.— Espera. es que hay que pasar de guía. pero yo no meto rollos a la gente. río abajo. el desierto amarillo. viendo las orillas verdes.— (Yendo a la cocina) Los moros. Aquí en Madrid sí que hay cocodrilos por las calles. Hay unas Mezquitas preciosas: La de Mehmet Alí..

Yo hice Exactas en la Autónoma.— No me entiendes. que le vamos a hacer.— ¡Estáte quieta! ¿pero tú eres. FEDERICO. Tienen más su cultura. NINES. No hay más que ver la cara de burro que tienes.— ¿Tú de qué das clase en el Instituto? ROBERTO. a esos sitios. ROBERTO.— (A NINES) Cambia de tema. o el Duomo.— Tú sí que estás hecho un buen pedrusco.— Eso digo yo: ¿Qué pasa? (A NINES) Está misógino por lo de Carmela. más animal.— Egipto. pero cuando las daba.. en Europa. daba Matemáticas. Vuelve a las pirámides.otro la lapidan. porque al momento se te sube alguien encima..— (Comiendo) Y un hambre que se comen a su madre viva. Durante un instante quedan abrazados. decía: "Está más bonito en las postales" (Se rien él y NINES) NINES.. como pintado. Son más libres.— (A FEDERICO) Qué borde... si a mí. . Y luego el desierto.. y menos educación.— (Desde la cocina) No sé qué gracia os pueden hacer esos muertos. ni los templos.— Ahora estoy parado. es otra cosa. Al fin ella se suelta y se agarra a él para no caerse. te dicen que eres un inculto. Además. Este curso no me han contratado. más de verdad.? (ROBERTO se pone en pie con NINES aferrada a su espalda y da vueltas tratando de desprenderse de ella. (NINES se sube a la espalda de ROBERTO. esperando que vayas a cogerlo. Y el avión. No sé qué placer le ves tú a que se sea como un animal. NINES. Yo no iba allí ni regalado. ¿Por qué? NINES. ni nada.. NINES. Ni ésos. A ver si vas a comparar tú cómo se vive en España. me da pánico.—Joder! Es que hay que quedarse como un paleto. que molestan a ROBERTOS) Tienes razón en no querer ir allí. ¿no? (Se acerca a ROBERTO) El mundo es maravilloso. por nada. en Florencia. La gente allí es más. que trata de quitársela de encima) ROBERTO. ROBERTO. Cuando veíamos el Ponte Vecchio. ya ves. con todo ese calor. ROBERTO. ¡O de camello! (Risas de FEDERICO. me mareo en los viajes. no pasábamos de Avila o de Segovia.— A mí en eso me fue fatal con Carmela cuando vivía con ella. FEDERICO.. ROBERTO.— No. con la boca abierta ante esos montones de pedruscos.— (Volviendo de la cocina con comida) Pues sí que. A mí es que no me gusta nada viajar.— No. cuando haciendo un esfuerzo salíamos de viaje. Carmela y yo. Roberto. Es verdad que es como tú. Fuimos a Italia un verano de vacaciones y puso un morro así de grande al salir de casa y ya no se le quitó hasta que volvimos. NINES. si no. al ver que los otros le miran) ¡Bueno! ¿Qué pasa? FEDERICO. Luego ROBERTO se suelta bruscamente) ¿Pero esta chica es boba? (Violento. NINES. Está ahí.

—¿Qué? ROBERTO. a ver? NINES. que empezó a coquetear con unos y con otros a mover las tetas y guerra! Y muchas cosas más: Ministros que tienen que dimitir.— ¡Que mira! (Y se baja los pantalones y los calzoncillos... con las tetas. la reina esa que decías que se la pegaba al Faraón..— Pues ¿sabes lo que te digo yo a ti? NINES. ni templos. y hala. quedando con sus pechos al aire frente a ROBERTO) ROBERTO. quedando ambos frente a frente desafiantes. ¡Y todos los tíos que se han matado por no poderlas aguantar.— ¡Tú estás mal de la cabeza! (A FEDERICO) Tu amigo tiene la permanente hecha por dentro. ¿por qué? ¡Carmela. Gary Hart. ¡Claro. toda la vida deseando cogerlas! (Va a subir las escaleras hacia su habitación) NINES. Eso es lo que pasa. ni desiertos. Todo el día moviéndoos ahí.— ¿Qué me dices tú a mí. Ni pirámides. y ¡hala! (A FEDERICO) Fíjate..ROBERTO. ante la sorprendida mirada de FEDERICO) OSCURO . que está el mundo lleno de viudas! ¡Mujeres! Ahí. Helena.— ¿Sabes lo que te digo? ¿Sabes lo que te digo yo a ti? ROBERTO. Carmela y todas. ahí vamos. por unas tetas. te vuelven loco. fue.. Y nosotros con la lengua fuera. digo. ROBERTO. ni mierdas: ¡Esclavos! Llegan las tías. como de pequeños no nos dan.— ¡Qué mira! (Y se quita la blusa. con las tetas. luego..— ¡Las tías es que os creéis las reinas del Universo. la guerra de Troya. un hombre que iba para Presidente de los Estados Unidos y se quedó en nada. como esclavos. eso es lo que os pasa! NINES.— ¿Sabéis lo que os pasa? ¿Sabéis de qué os valéis con tanto feminismo y tanto rollo? ¡De las tetas! Tú. Nos ofrecen chocolatinas.

— Ya lo veo. FEDERICO mira a ROBERTO) ROBERTO.. ¡hala! ROBERTO. en la ducha... te he traído un pijama.. hecho polvo.ACTO SEGUNDO ESCENA PRIMERA (Al día siguiente. para cuando vayamos ella y yo a Egipto. empiezas. Fíjate la pinta que me habrá visto. NINES. Seguro que me he quedado dormido de pie. arriba! ¡Queda prohibido en esta casa dormir durante el día! ROBERTO. FEDERICO se quita el salacot. ¿no? ROBERTO. Baja por la escalera NINES.. Ella se queda parada) NINES. ¿No trabajas hoy? Oye.— Y tú la has estado secando.— (Baja las escaleras poniéndose los pantalones) ¿Qué haces tú aquí? FEDERICO. Y mira yo lo que me he comprado. muerto de sueño.— Esta mañana. se lían. las cosas que pasan: Que si tal. cubierta sólo con una chaqueta de ROBERTO. Tienes unos colores en la cara que da gusto verte.— ¿Y eso? FEDERICO. (Le muestra la mano vendada) ROBERTO. Tú pareces de hierro.. FEDERICO. Estaba debajo del chorro. con esta cara y la mano así..— Vino a ducharse y.. que si lo otro. que si esto. y como estaba solo. (Saca de un paquete un salacot y se lo pone.. Empiezas. FEDERICO. y de pronto me he encontrado tumbado en el fondo de la bañera. y aquí.— Me ha dicho el jefe que me viniera a casa a descansar y fuese al médico. Yo trabajando enfermo.. ¿A ti no te ha hecho efecto todo lo que nos metimos anoche? Esa mezcla de chinchón y pacharán que preparó Nines me sentó fatal. con resacón de ayer y con un dolor de cabeza de no te menees. a punto de ahogarme y la mano toda doblada.— Ya sabes..— ¿Cómo que qué hago aquí? Esta es mi casa. con Roberto. Se abre la puerta de la calle y entra FEDERICO llevando unos paquetes y con una mano vendada) FEDERICO.. (Se mete corriendo en el baño. A Nines le he comprado unas Bermudas. . que si cual.—No. ¿no te habrán despedido? FEDERICO. mientras tanto. que qué haces a estas horas. Como te pasas el día durmiendo. a las doce del mediodía. Toma. que se lían las cosas.— ¡Hola! Estaba aquí.) Me hago pis. FEDERICO se queda cortado al verla. (Momento de silencio tenso. Así que estoy tullido.— ¡Roberto! ¿Estás ahí? ¡Venga.— Tienes mala cara.

FEDERICO. Ya sois mayorcitos los dos. como tú. y necesito dormir.. Le ha sentado mal.? NINES. guarda los paquetes y cuelga la chaqueta) ROBERTO. FEDERICO.— ¿Y aspirinas? ROBERTO..— ¿Con Fede? Qué va. no te preocupes. Me voy a echar un rato. Ella sube las escaleras y desaparece arriba) FEDERICO. Claro. ( Va hacia las escaleras) FEDERICO. ya sabes. FEDERICO.— No.— Si quieres. Me tomé todas las que quedaban anoche. si es por si tratas de cepillártela también. fíjate lo que son las cosas.. de aquí te pillo.— Espera un momento. ROBERTO. ROBERTO. no yo! ¡Yo lo que necesito es dormir! Recuérdame que llame a mi madre y le diga que no venga por aquí estos días.— A mí no tienes que darme explicaciones. tú.— Como estaba solo. FEDERICO entra en el baño y NINES trata de subir a ROBERTO de la mano a su habitación) ROBERTO. tratando de hacerle subir la escalera) ROBERTO. Creí que no te importaría.— Tendremos cuidado. por favor. Tengo los ojos como platos. ya. Es muy tímido. te hago una tila. ROBERTO. Primero lo intentas con Socorro. ¿ y tú cuándo piensas ir a trabajar y hacer algo. (Juguetea con él. (Sale FEDERICO del baño.— ¿Queda alguna de esas pastillas que te di para dormir? ROBERTO. se ve que he perdido el hábito del sueño.— ¿A mí? ¿Te crees que me importa esa cría? ¿Por quién me tomas? No soy un viejo verde. No es como tú... En ese momento sale NINES. El pillarnos juntos aquí a los dos.—¿El qué? ¿El chinchón con pacharán? No me extraña.— ¿Las noticias? . te dan marcha. en vez de quedarte ahí colgado..— ¡Eres tú el que necesita tila. aquí te mato. (Va a meterse en el baño.— No. Quiero oír las noticias. Ni me meto en la cama con la primera que se me pone a tiro.. NINES. (Le da un beso) Johnny el rápido sacando. Como me dolía la muela. dando el coñazo y tirándote a mis vecinas? Si ya estás mejor. ROBERTO. a ver si es posible descansar en esta casa.— Estás bueno hoy. (Coge la radio) Me llevo la radio.— Tú tomas veneno y te engorda. en vez de comer de gorra. Y así colaboras en mi maltrecha economía. Oye.— Me las he acabado esta mañana. FEDERICO. ROBERTO. No sé cómo no te matas con tantas pastillas. por lo que se ve. Subió y hicimos las paces por lo de anoche. Y encima.— ¡Déjala donde estaba! La necesito yo. ¿Tú y él. (Nervioso..FEDERICO. FEDERICO. Tensión.— Te ha sentado mal.— No.— Ya se ve. ahora te tiras a mis vecinas. Procurad hacer el menor ruido posible. (Va a la cocina) FEDERICO.

No. dame un besito. No. que cuestan medio sueldo. cuando te pones borde.. en el cuarto dónde está ROBERTO con NINES) Oye ¿y ahora. las noticias! Y los partes de socorro de Radio Nacional. se me ha doblado una mano. Hasta ahora. (Se oyen risas arriba. Es peligroso".— ¡Sí.— (Con voz mecánica) "Dame un besito... mujer ¿cómo va a ser de verdad? Es de esos que hablan y mueven los ojos y los pies. dame un besito. Tendrías que ver el buen color que tiene. ¿no? Así hablamos tranquilamente tú y yo. dame un besito. que andan últimamente desquiciados de no dormir. falta de su domicilio porque su mujer le ha puesto los cuernos.FEDERICO. ¿Y Ciro? ¿Está bien? ¿Paso yo a buscarle directamente a la guardería? Le he comprado un oso.. se pone la chaqueta y coge el oso) EL OSO. Es que.. ¿Que qué hago por la noche? Ganarme el Cielo. es que estoy un poco acatarrado. qué haces? ¿Estás sola? Es que podría ir. (Cuelga. y hablábamos.... (Deja la radio.— ¡Eso es lo que me faltaba a mí ya. No. no. Como nuevo. Sube las escaleras y se mete en su habitación. hoy no trabajo. que voy. ¿No está Ciro? Ya lo sé. ¿De mal humor? No. por cierto.— Tú también. qué va.." FEDERICO. y a las vecinas de sus amigos. Mejor. ROBERTO. Apaga la radio. ¿Sí? Hasta ahora" Oye. a éstas en el otro sentido: "Cara de memo que nunca ha roto un plato. FEDERICO coge el teléfono y marca) FEDERICO. sí. Estoy de fiesta.— (Tras esperar un momento) ¿Sí? ¿Carmela? ¿Qué tal? Sí. de todo hacen los ositos estos. él está bien. escriben cartas a su madre. Avisar el que lo encuentre a la Guardia Civil más cercana. No. Mis nervios. muy bien. acabar dando besos a los osos! (Sale) OSCURO .. a ver si avisan de que anda suelto un salido que va jodiendo a sus amigos.

. Pero ahora ya no sé lo que me pasa contigo. tip. Tú no necesitas nunca a nadie.. FEDERICO. como él.— ¿Por qué te interesa tanto saberlo? ¿Qué quieres? ¿Que te diga que "me partiste el corazón"? ¡Cómo sois las tías! Bueno. está tratando de vendarse él mismo la mano con torpeza) NINES. ¿Contenta? Pero si te gusta. nada más. Me gustabas mucho.) ¿Yo? ¿Enfadado? ¿Por qué iba yo a estar enfadado? NINES.— No..— Pues estoy pasando una época fatal.. si acaso: "Tip. (Se acerca a él y lo venda) FEDERICO. llevando puesto un albornoz) Lo que pasa es que tenía una mañana fatal... "¡Fuerte!" Hombre. si no es eso.. en la arena caliente. no te digo que no haya pensado alguna vez que en nuestro viaje a Egipto.— Yo antes te veía de otra forma. me dio como maternal. FEDERICO.ESCENA SEGUNDA (NINES está sentada en un sillón. (Sale. Es como lo de Carmela.— Roberto me dijo que no te gustó verme con él. ¿no te importó de verdad verme aquí con él. no intentara.— Entonces. y yo no. Creí que todo eso estaba acabado.— No sé.— ¿Maternal? ¡Pero si podría ser tu padre! NINES.— No exageres.— Anda. tan débil.— Quería hablar contigo por si estabas enfadado por lo del otro día. pues sí. no me bebo la colonia.!" FEDERICO.. como amiga. Además no tiene nada que ver. tomándose un yogurt y hablando con FEDERICO. estás en tu dere cho. Para mí la cosa antes no tenía más importancia. ¿verdad? El la víctima ¿ y yo qué? NINES. y ahora.— Ah. No sé. FEDERICO. de pronto. tip. NINES. Bueno. un lío. para que te enteres. pero nada más. Que tenías celos. En esta casa hay libertad de cultos. eso sí. FEDERICO. ¿Por qué crees que no puedo dormir desde hace un montón de días? El amor es una enfermedad contagiosa: se pega.— (Fuera.— ¿Ah. NINES. sí? ¿Pensabas violarme a la sombra de las pirámides. Ha llegado el infeccioso ese y me ha llenado la casa de miasmas amorosos. ya sabes..? FEDERICO. trae. Estaba tan blando. en el desierto... ni ando dando penita para que me quieran. (Mientras habla.— Tú eres fuerte.— (Asomando la cabeza) ¿Celos? Ese está tonto. He dicho que lo he pensado. y ha tenido que llegar tu amiguito para que me entere? ¿Y si yo no quería. y se me juntaron los cables. Me sentó como una patada en el gallinero verte con él. pero estoy revuelto. que está en el baño) NINES. NINES. qué? FEDERICO. Sólo a tus maquinitas.

— ¿Has vuelto a verla? FEDERICO. o en un McDonald’s. Ah. que no podría llevarnos a nada bueno. luego. me sentí mal o lo que sea. Que te entra el morbo." Eso que suena. no habría pasado nada. a mí me lo parece. vecino. Hacía tres años que no entraba en esa casa.— El saxo. Hicimos el amor allí mismo. FEDERICO.. Entonces.. sonriente. y luego. que lo tienen colgado en la cabecera. los cuadros. Todo seguía igual.— Bueno. entre las sábanas del niño. Hacía calor. O por lo menos.. por lo menos a mí.— El otro día. Allí estaba la camilla con mi silla de trabajo. dándole al "Duérmete.. Pero allí. y ya me empecé a emocionar. Perdona.NINES. duérmete. y al movernos. Sólo se puede entregar uno del todo a alguien si te sientes cómodo con él.— Bueno. Si hubiéramos quedado en una cafetería o algo así. después de veros aquí a Roberto y a ti. subí. Pasé las manos por sus juguetes. Es muy diferente ver al niño aquí... los recuerdos.. para dejarle allí el oso... Era incómodo. un desastre. Sólo dejarme llevar. solos los dos.— No. sin miedos.— ¿En la cuna? ¿Os enrollasteis en la cuna? ¿Y cabíais los dos? FEDERICO. Me dio la impresión de que llevaba desde que me marché de allí sin ver a mi hijo: sin verle de verdad. en paz.. duérmete. en mi rincón. y con las piernas fuera.. desde luego. Fui a su casa. Carmela se acercó cariñosa y me acarició.. y además se oía jazz. por sus cosas. te lo montas en plan sibarita. y al final. Luego. (Se le acerca de nuevo) .. NINES. Estoy enfermísimo de pesadez. NINES.. los muebles. como siempre. con sus cosas. Alguien tendría la música alta. niño hermoso. bien. de pronto. sin reproches. Y eso fue lo peor. en su cuarto.. en la cuna. y lo peor de todo: por su cuna. Me dio un beso al entrar. Los reproches y las peleas constantes nos habían ido haciendo insensibles en ese terreno.. o llevándole al cine. ¿por qué lo iba a saber? FEDERICO... o estaría tocando. Bueno. Figúrate. Pasamos al cuarto de Ciro. Y me emocioné más. te lo juro. todo. que estar ahí. No sé.— ¿No te lo había dicho? Pues es como una droga. y la llamé. En estos años apenas si habían cambiado un par de muebles y algún póster. Bueno. Había algo raro allí. fue como un sultán al principio. Como un sultán. un purgatorio. No lo pude resistir. No teníamos sensibilidad el uno para el otro. Carmela y yo dejamos de funcionar bien en la cama mucho antes de separarnos. todo era como un paraíso... pero especial. la cuna. un infierno. Y. Ella estaba muy guapa. esas cosas. con confianza. Estaba la ventana entreabierta y desde el patio llegaba el sonido de un saxo.. se aleja de ella) NINES. ya sabes. NINES.— Eres un encanto. pero no pude hacer nada. ya ves. es una cuna muy grande.. Te estoy convirtiendo en mi psicoanalista. Al principio. sabía que era una equivocación. como antes. (Tratando de aparentar despreocupación. Ya sabes que a mí el jazz me pone.

y yo soy un regalo de los dioses por haber sido bueno. FEDERICO. (Le acaricia la mano vendada) FEDERICO. Así que no te creas que yo. la diosa del amor y de la alegría. ¿Entras en la historia? Pues cierra los ojos y verás muchísimas cosas más.. y lo de los papiros esos es verdad. Anda que también los cristianos iban a poner algo así en sus templos. ¿Y sabes una cosa? No estoy dispuesta a esperar a que estemos en el desierto. que en vez de mosquearse con el manco. en los jeroglíficos y en todas partes. Cientos de crios. que he dejado por un rato mi figura . De ahí les viene la fama a los mancos de estar bien dotados. que yo no soy manco. cuando los primeros egipcios.— (Saca una cinta del cajón y la pone) Aquí no tenemos cunas. es éste que se ve aquí con todo el aparato al aire. NINES. pensando que el poblado habría desaparecido. lo hacen dios. Bueno. venían muy preocupados. ¿No te sabes la historia de Min. y esa puerta es la del frontón del templo de Karnak.— O sea. pues cuando volvieron.. ¿eh? (Baja los estores de los ventanales) Piensa que eres un faraón. FEDERICO. figúrate. Se van los tíos a la guerra y entre ir. y cuando llegaron. dice un antiguo proverbio egipcio. desgraciadamente. NINES. Tu alfombra es la arena del desierto. y figura en los frontones de los templos. el hombre.— Un encanto manco.— Sí. con una mano. Pues desde entonces lo nombraron dios y lo adoraron. que no podía tirar la lanza. Como no soy dios ni nada. yo soy también una diosa: Hator. y así pudo conservar el dios su divino atributo.— Ya ves. ni manejar el arco. ¿No ves que le falta un brazo? Hace mucho tiempo. correteando por allí. Sólo tengo vendada la mano. Así que ya te puedes empezar a imaginar que estamos allí: Hace calor. (Le enseña la muñeca vendada) NINES. (Saca una túnica del armario. hay palmeras. el dios manco? (Le señala uno de los papiros de la pared) Mira. FEDERICO. se encontraron con que estaba todo lleno de niños. (Empieza a sonar la música) Pero algo es algo: Tenemos jazz.— Qué dioses más raros tenían. normalito. en un poblado hubo una guerra contra unos de otro lugar lejano.— Los cristianos lo que hicieron cuando llegaron fue picar en los murales todos los pitos de Min que iban encontrando.— Sí. y se fueron todos los hombres del poblado a combatir. ¿por qué? NINES.— ¿El manco se había encargado de la reproducción? NINES.. se desnuda y se la pone) Es más. (NINES se levanta y revuelve en un cajón) NINES. Los que se salvaron fue porque estaban muy escondidos o muy altos. Vamos. No los abras. volver y la guerra se tiran sus ocho o diez años.. sesenta siglos por lo menos.— Oye.— "Fíate de los mancos". se fueron todos menos uno que era manco.— ¿No tenías las cintas aquí? FEDERICO. Bueno.FEDERICO.

. no te compliques tanto la vida. (Se sube encima de la cama y pone una pose de diosa egipcia) Soy una sacerdotisa y traigo un mensaje para ti de parte de los dioses del Alto y Bajo Egipto: "Federico. ¿eh? Si miras.. Caen los dos sobre la cama) OSCURO .— ¡Me encantan tus dioses egipcios! ¡Cómo quema la arena! ¡Qué caliente es el desierto! (Ella ríe. y lo lleva de la mano hasta la cama. ¡Y vive! ¡Vive!" ¿Has oído lo que te mandan los dioses? ¡Que vivas! (Se acerca a él y lo besa. El la abraza) FEDERICO. No te comas el coco. serás castigado con el abandono de la diosa...de vaca y he venido a instalarme en tu corazón. No te creas que eres uno de esos ordenadores que manipulas. ¡No mires!. Allí le quita la bata y deja caer su túnica.

. Ella misma me lo ha dicho. ¿verdad? Que estemos iguales. con una mano en la mejilla) ROBERTO. ROBERTO. FEDERICO. Ya lo has conseguido. mi "mejor amigo" estaba engañándome con mi novia. Hace unos días era una cría.— Pero ¿no se acostó contigo el otro día? Pues igual puede hacer conmigo si quiere. para que te enteres. y cuando estaba medio atontado. Lo sé todo. para que se acostase contigo y poder vengarte de mí. FEDERICO está en el baño. en el sillón de torturas.— ¡Tengo novia porque me da la gana! ¡Qué pasa! ¡Y a ti qué te importa si la conozco desde hace tres día o tres años! Lo que pasa es que no podías soportarlo como no pudiste soportar lo de Carmela.. Te ha acabado de liar los hemisferios cerebrales. ROBERTO. a forzarla casi.— "Delirium tremens anestésicus agudo". además. Pero. Vengo destrozado. me la ha sacado. qué culpa tengo yo? ¿Qué te crees. y me encuentro con este pastel. que la forzaste casi. ¿no? . dice. por cierto. ¿cómo vas a tener ya novia? ROBERTO. era lo que te faltaba a ti. Me voy ahora mismo de aquí. Mientras yo estaba jodido allí. y ahora es mayor.— A ti te ha sentado mal la anestesia. sí? Hombre ahora resulta que de pronto es mayor.ESCENA TERCERA (Horas más tarde. Claro. Nines es mayorcita y puede decidir con quién se acuesta y con quién se levanta. y has tenido que ponerte ahí. He pasado por su casa al subir y. ¿no? FEDERICO. de rodillas.— Tú sí que no tienes arreglo. ¿qué novia? Si la conoces de hace tres o cuatro días. FEDERICO.— ¿Ah.— (Hablando con dificultad) ¡Sí! ¡He ido al asesino ése que me has recomendado y me ha sacado la muela sin que me diera cuenta! Me ha puesto la anestesia. ¡Se ha hecho mayor de golpe! A ti las cosas te parecen según te conviene. que te la quitara. deseando encontrarme a alguien que me ayude. "Mi novia". y te acabas de separar.— (Sale del baño secándose) ¿Qué pasa? ¿De dónde vienes? ¿Has ido al dentista? ROBERTO. FEDERICO. que tú nunca los has tenido bien.— ¡Si ya sabía yo desde el día del sujetador que no me podía fiar de ti! (Cruza la habitación y va a la cocina buscándole) ¿Dónde te has metido? ¡No te escondas! FEDERICO. un poco de anestesia. que lo he llamado por teléfono y le he dicho "cuando veas entrar a uno con cara de coñazo insoportable le arrancas la muela"? Te la habrá sacado porque no tenía arreglo. Se abre la puerta de la calle y entra ROBERTO.— ¿Pero bueno.

todo. mi muela. FEDERICO se queda solo. Nines.— Bueno. ¿Voy? ¿Está Ciro? Mejor. y caen los dos al suelo) FEDERICO.— Vámonos.! (Entra NINES y se separan) NINES.— (A FEDERICO) ¿Qué querías? ¿Matarlo? ROBERTO. ROBERTO. (Cuelga y sale) OSCURO . para que se entere.. Ahí tienes la puerta.— ¡Quietos! ¡Estaros quietos! (ROBERTO está en el suelo. si puede saberse? (Se cierra la puerta. pero esto no me lo vas a quitar.— Me sangra.— ¡Vete donde te dé la gana! Ya está bien de aguantarte. por favor. (Salen ROBERTO y NINES) FEDERICO.— Tienes que ponerte un algodón o algo ahí. que estoy en el maldito paro por el Instituto ese de mierda. ROBERTO. a tu casa. que le sujeta.— ¡Quieto.. que te. a tu hijo. NINES.—¿Está claro? (Sujetándola fuerte) FEDERICO. A Carmela. Mira el teléfono. Y con Nines haré lo que pueda y me dé la gana. ROBERTO. Me estoy mareando. se acerca y marca) ¿Carmela? Soy yo.— (A gritos. (Con la mano en la boca. díselo.— Vamos abajo. y exagerando a propósito) NINES.— Le he dicho que se viniera a vivir conmigo. te lo digo por última vez y ya está: No la vuelvas a tocar por nada del mundo. si quería. ¡A Nines. A FEDERICO) ¿Qué le has hecho? (Ayudando a ROBERTO) ¿No te das cuenta de que no se encuentra bien? ROBERTO. hacia la puerta) ¿Y dónde pensáis ducharos..— Clarísimo.. ¿Está claro? Hasta aquí podíamos llegar. que estaba conmigo. ¿Me oyes? ¡Ni mirarla siquiera! ¡Me voy! FEDERICO.— Me lo habéis quitado todo: mi trabajo. me sangra. mi casa. ROBERTO.— Dile lo que me dijiste anoche. NINES. no! (Va contra FEDERICO.ROBERTO. Ahora mismo. Voy para allá. que venga un tonto del culo a darme órdenes en mi casa.

He subido a recoger mis cosas. por si te hacían falta. más que nada.. Entra FEDERICO. FEDERICO.—¿Y tú? ROBERTO.. Por no quedarme aquí. O echamos una goma por la terraza. ROBERTO acusa el golpe) He estado con ella estos días.— Hola. pero el caso es que la tengo. FEDERICO.. Claro.. ni dabas señales de vida. Le va a venir estupendamente estar con su padre.— Oye. Así que siempre está bien. FEDERICO le mira con sorpresa) FEDERICO.ESCENA CUARTA (Unos días después.— (Pausa) Pensé bajártelas yo mismo. muy bien. ROBERTO. Además. Además está el niño.— A mí viajar. ROBERTO. FEDERICO. .— Estupendamente.. ROBERTO. Me han vuelto a dar la plaza en el Instituto...— ¿Qué tal Nines? ROBERTO. FEDERICO.— Te sentará bien. ROBERTO. Por probar. pero muy bien. lo echo de menos. Es un chaval precioso.— Sí. FEDERICO.— Sí.. ¿Carmela está bien? FEDERICO..— ¿En la Piscina Municipal? ¿Te lleva a la piscina todas las mañanas? ROBERTO. y lo hemos decidido. Como no subías a por ello. FEDERICO.— Ciro. FEDERICO.— Sí. para que puedas volver a trabajar con tu ordenador. ROBERTO.. De no comerse el coco por nada. Un par de largos antes de desayunar y estás como una rosa todo el día. Aparece ROBERTO en lo alto de la escalera. Con sus cosas..— Sí.— ¡Qué bien! ROBERTO. FEDERICO. Muy bien. lo entiendo. Vuelvo con Carmela. ROBERTO. Sólo quería dejarte la habitación de arriba libre. mirando las cartas que ha recogido del buzón. a hacer deporte.. para el próximo curso. claro. (Pausa.— Hola. FEDERICO. Un tiempo. la verdad. si no quieres ir a la piscina. Ya sabes cómo es.. (Pausa) ¿Y dónde os ducháis? ROBERTO. Vamos a la piscina todas las mañanas y nos duchamos allí.— No ahora. puedes venir a ducharte aquí..— Yo también me voy.— No te preocupes. (Respondiendo a la mirada de FEDERICO) A Egipto..— Bien. Sube las escaleras y desaparece arriba..— Te vas con ella. nos vamos ya dentro de poco.— En la Piscina Municipal. FEDERICO. Ya estoy acostumbrado.— No hay nada que necesite con urgencia. ROBERTO está metiendo sus ropas en una bolsa de viaje.

no me enfado. Me ha dicho que lo vuestro se ha acabado de verdad y la creo.. la verdad. gracias. y me dijo que ibais muy en serio. (Se los alcanza) Mira. FEDERICO. y de mí. ROBERTO. Lo entiendo y no me enfado." (A ROBERTO) Ponte. éste de Ceram es estupendo: Dioses. ni se me pasará.— No tienes que darme ninguna explicación.. hace un gesto de despedida. Me sentó fatal. Dales recuerdos a las pirámides de mi parte.— Maldita las ganas que tengo yo de.. todavía no. así los vas leyendo y cuando llegues ya tienes una idea..— Te puedes llevar estos libros que tengo de Egipto. la verdad pero pensé que así estabas mejor. y se pone más inaguantable aún.— (Contesta al teléfono) "¿Sí? ¿Carmela? Dime. Cuando lo deja se pone inaguantable.— ¿No te has dado cuenta? Ella siempre se está quejando por fumar demasiado. sí. silbaba.— No sé. ¿Qué? ¿Cómo? Perdóname.. (Coge su bolsa y los libros y se dispone a irse) Pero no te preocupes por mí.. los dos lo necesitamos. Seguimos como hasta ahora. FEDERICO. pero no entiendo nada.. Claro que lo entiendo: Cómo no lo voy a entender.— Ya lo sé. Las cosas de la vida. sí. pero FEDERICO le detiene y le indica que espere. FEDERICO. (Va a salir. No. Pero lo de Carmela no se me ha pasado. ya me los devolverás. Me alegré por ti. ROBERTO. claro.— (Los coge sin fijarse) Bueno. Si tengo tiempo les echaré una ojeada. incómodo. estás confusa. En fin. dime. después de nuestra despedida a golpes. De lo vuestro. Tal vez sea. y que se te pasaría lo de Carmela. mujer. Ya. Más o menos me vino a decir que eras el hombre de su vida. Ahora lo importante es que las cosas se arreglen. pero una temporada. FEDERICO.— ¿El qué? ROBERTO. No es una explicación." (Mira a ROBERTO. (Le da el teléfono) .— Estoy mejor. Lo deja diez días y luego lo coge otra vez.Sí.. ROBERTO.. mejor así. Bueno. FEDERICO. ROBERTO se encoge de hombros y se queda esperando) "No. Si yo pensara que. Tumbas y Sabios. todo. que.Sí. Es su tema favorito. Llévatelos. ROBERTO.— Verás todo de otra manera desde Egipto.. Y éste de ilustraciones. ROBERTO. Suena el teléfono) FEDERICO.ROBERTO. sí. Borramos esto del mapa y como si no hubiera pasado nada.. Y cuando se pone inaguantable yo silbo.. Por eso vamos a intentarlo de nuevo. No.— He hablado mucho estos días con Carmela. bueno. Hablé con Nines el otro día. no. Bueno. no creo que dure mucho.." (ROBERTO se detiene y trata de enterarse de la conversación) "Sí. Ahora se pone. Dale un beso al niño. .— No me he dado cuenta. está aquí. no sé.— ¿Ha dejado de fumar? FEDERICO. cálmate.

Un beso muy grande. lo siento de verdad.— (Coge el teléfono) "¿Carmela? ¿Cómo estás? Yo bien.— Vete ya. FEDERICO. Y otra cosa más delicada. díselo con mucho tacto. emperrada en llevarme a ver pedruscos y arena del desierto. y ella se había hecho tantas ilusiones. paga ella y me da mal rollo. He quedado para comer con ella. Pobre chica. . con mucho cuidado. La verdad es que lo siento. joder. perdona. y ya no te vuelvo a pedir nada más en mi vida. A mí es que eso de Egipto y todo eso me caía fatal. lárgate de una vez. sí puedo. ¿Tú sabes lo que es que todas las mañanas te saquen de la cama y con el estómago vacío te pongan a nadar? El primer día me dio un vahído y casi me ahogo. Pues hasta luego.. te lo juro.. sí. también yo tenía muchas ganas de hablar contigo. hombre. Ella estaba tan ilusionada.. Sí. Los amigos como tú son. Oye. ya lo sabes. claro. Que te diviertas (Sale ROBERTO) Que te diviertas. Gracias. Estaba cariñosa y amable. ¿no? FEDERICO. en cambio. ¿Puedes nacerme un favor? (Mientras habla.. ¿Ahora? Sí. saca sus cosas de la bolsa y se va arreglando) Déjame algo de dinero... fíjate. preciosa. me duele hacer sufrir a nadie. los amigos como yo son.. Habla con Nines. de verdad. no sé qué decirte.. poco a poco. sí..— Bueno. Y luego lo de la piscina.ROBERTO. No sé. sé dónde está.. ¿Y Ciro? Sí.— (Le da el dinero) Anda. pues hasta luego. ¿Quieres que vaya ahora mismo? ¿Comemos juntos? De acuerdo. Fede." (Cuelga. Pero ella está tan quedada conmigo. sí. sí. ¿Y tú cómo estás? A lo mejor te puedes ir a Egipto con ella en plan de arpígos.. chico. Eres un amigo de verdad. A FEDERICO) ¡Era Carmela! Quiere hablar conmigo ahora mismo. como antes. que si no. ROBERTO.. Pero no digas nada de eso.

un café.. NINES. fuerte.. gracias.— La verdad es que no sé por dónde empezar lo que tengo que decirte. Lo tienes que conocer... si quieres comer conmigo. Un favor que quiero pedirte. Es que he visto la nota que me has dejado en la puerta y he subido a ver qué es eso tan importante.. así.— Las mujeres y los niños primero. NINES. al fin del mundo. FEDERICO. Yo me lo preparo.. Como es inglés. NINES.. Yo creo que ni tomando fosfitos para desayunar le crecen a ése los musculines que tiene. Se oye abrirse la puerta de la casa y entra NINES) NINES.— (Se atraganta) ¿Y eso? NINES. con una Yamaha que te pasas.. comiendo. es. .— (Haciéndose ilusiones) Así que podemos. Me lo pienso llevar a todas partes.— Pues lo mismo me pasa a mí.. ¿eh? (Va a la cocina) Mira. pero no puede ser. no te creas. FEDERICO.. Ya he comido. Decía que quería ponerse musculoso para estar a la altura de las circunstancias entre tantos dioses.. y ya está. y tú eres las dos cosas.— Bueno.. Así de alto.. pero es que me he enamorado. con el pelo pegado.— Lo veía tan ilusionado con lo de Egipto. Me tiene loca..— Pues yo ya no sé nada.. Un chico. la verdad... Y claro. FEDERICO. Me encanta.. pero ya está. te lo juro.— ¿Tú crees que le afectará mucho? FEDERICO. ya verás.. Es inglés. Y por unos días no voy a tener que cargar con él toda la vida ¿no? Es muy mayor. FEDERICO. Un día lo traigo. y yo al fin y al cabo he estado sólo unos días con él. no te preocupes. Sigue.— ¿Se puede pasar? ¿Estabas comiendo? FEDERICO. .— No.—Sí.— No te preocupes. Ya sabes que la tumba de Tutankamón la descubrió un inglés.— Estos días hemos estado bien.— (Sale de la cocina sin escucharle) Ya sé que es tu amigo de toda la vida. Además. NINES. Te lo juro..ESCENA QUINTA (FEDERICO está solo. Es.. NINES. y que no. te lo voy a decir. quería hablar contigo de otra cosa. Yo había pensado que tú podrías hablar con él. Como sois tan amigos. hasta se había aficionado a la natación. medio punki. quiero decir que todo vuelve a estar. y muy pesado. Me iba a llevar a Roberto a Egipto.. Así que me lo llevo a Egipto. de mi edad. Enamorado de verdad. ¿Quieres una cerveza por lo menos? ¿O un café? NINES. No se pondrá violento ¿verdad? Cómo tiene tan mal genio. a ver si va a. el problema es Roberto. no. FEDERICO.

FEDERICO levanta su copa sonriente y brinda.— O sea. y de pronto tienes que organizártelo todo. ¿Sabes qué pasa? Que tengo un poco revueltos los esquemas últimamente. (Sale NINES. como a alucinar. (Se acerca a él.— Ha vuelto con Carmela. y de los tíos que hemos conocido.. ¿no? Y para eso viene bien que sean mayores. la verdad. vecino. los tíos. NINES. que pensaba volver con ella. Lo importante es ser uno mismo. y como tú estás siempre tan tranquilo. Y entonces te pones. Un día de estos traigo a mi Tutankamón. no sé. me voy.. Me alegro. Pero descontrolas. no sé si me comprendes. Bueno.. y de las experiencias que hemos tenido. Mejor. das confianza. y me han dado ganas de tener comunicación. que para mí no tiene importancia y ya está superado. pero es que me siento como dispersa. tienes que replantearte la vida. Fíjate que cuando te reúnes con tus amigas sólo hablamos de sexo.— Ella nos llamó por teléfono.. He dejado las cosas de Roberto en el descansillo. (FEDERICO la mira y sonríe mientras se come una naranjal) No sé por qué te estoy spltando este rollo. NINES. Tienes unos planteamientos ¿no?. Te quiero. No lo digo por el tema sexual.— ¿Con Carmela? ¿Con vuestra mujer? (Pausa) ¿Así sin más? FEDERICO. Bueno.FEDERICO. que se me hace tarde. no puedes estar siempre dejándote llevar. Yo antes tenía una manera de ser más controlada. ¿no? ¡Qué maravilla! Así está todo arreglado. Mientras bebe se va haciendo el OSCURO) . Chao. y le besa cariñosamente) Hasta luego. Te traeré otro papiro cuando vuelva.

" FEDERICO. amooor. porque hemos ido a comer a un restaurante de esos de nueva cocina que son carísimos y. por cierto.— ¿Sabes lo que te digo? Que debemos irnos al cine.. ROBERTO. claro. Una sesión continua de "tú me quieres..— Pues nos llevamos uno a otro. ¿Me llevas al cine? ROBERTO.! ROBERTO. Los dos se ríen) ROBERTO. ¿Nines también. Y encima me he quedado sin un duro de lo que tú me dejaste. y que estaba muy confusa y que todo era un error.— Pues yo te veo bien. Y me dice la tía que quería hablar conmigo para que todo quedase de una vez resuelto entre los tres. lo tuyo de estos días el error número tres. Podemos ir a ver.— ¡Amor.—. ROBERTO. FEDERICO. una de amor. así que dice que quiere vivir sola para no cometer tantos errores. Y eso sí que ha sido un error. yo te quiero.— ¿Me llevas tú a mi? FEDERICO. ni de guerras.— Claro.— ¿Sabes que estamos ahora en la empresa programando un ordenador para una agencia de esas que se dedican a juntar parejas para los matrimonios? Tenías que ver el desastre.? FEDERICO.— ¡Qué dos! FEDERICO. ROBERTO.— Eso está bien. Como más sereno. encima cachondeo.— "Sin ti no puedo vivir.— Entonces.ESCENA SEXTA (Dos horas más tarde ROBERTO y FEDERICO están hablando. Que lo tuyo fue un error. así que lo mejor que podemos hacer es separarnos". pero tampoco subtituladas. El otro día. FEDERICO. No hay forma de programar eso. Las puso en su puerta en cuanto te fuiste. he tenido que pagar yo. ni nada de eso...— Arriba tienes tus cosas. cuando fui al Instituto a firmar vi a una ... Metemos las variables que tenemos para juntar parejas felices y salta la máquina por incompatibilidad. Siempre has sido un vengativo.— Sí o dos. FEDERICO. ROBERTO. lo mío otro error..— De acuerdo.— ¿Y qué voy a hacer? A mí me parece que todo esto de los tíos y las tías no tiene solución.— En serio. te veo con mejor cara que estos días pasados. y contigo menos..— Oye. ¡Plaf! ROBERTO. Pero nada de películas de Rambo. claro. FEDERICO.— ¿Ellas o nosotros? ROBERTO. Sola con el niño. FEDERICO. ROBERTO. en tu cuarto.

¿Cómo era? ROBERTO.— ¿Le viste las piernas? ROBERTO. tip" O una robot. Fe-de-ri-co. (Van saliendo) FEDERICO. cuando se bajaba del coche.— Compréndelo. Una visión..— ¡Estás arreglado! Si te veo a menos de un kilómetro del Instituto llamo a la Policía.nueva colega que va a dar Historia del Arte. verdad? ROBERTO. FEDERICO. pero que se parezca lo más posible a esa profesora de tu Instituto.— Preséntamela. y unas piernas.— ¿Quién? FEDERICO. FEDERICO.— ¿Sí? Pues ya te la puedes ir buscando entre ésas que vais a programar en tu maquinita: "Tip.— Esa. ROBERTO. la de las piernas bonitas y los ojazos verdes. la de Arte.— ¿Rubia o morena? ROBERTO.. ¿Los tenía verdes. ¡Te juro que esta vez te mato. Quien lo probó lo sabe.— Sí. FEDERICO.. tip. FEDERICO. La noche nos espera." ROBERTO.— Oye.! FEDERICO.— Te mato.— "Eso es amor. Lo mejor es una robot: "Te quiero.— ¿Y yo qué sé si casi no la conozco? FEDERICO. ¿ y no tendrá esa profesora tuya una hermana gemela? ROBERTO.— Castaña. (Y mientras salen se va haciendo el OSCURO FINAL. y yo se lo pregunto.) .— Un poco. "¿Policía? ¡Federico!" Y la Policía ya sabe. Eso es. Con unos ojazos. quién va a ser.." Vamos. una robot. Roberto: (Recita) "Necesito pronto un consuelo que sea bálsamo para las terribles heridas de mi corazón.

DEL LABERINTO AL 30 .

(Vuelve a tapar el auricular). Hay algo en él misterioso y agresivo).no. DOCTOR. yo espero aquí.. sí. Sí. (Al teléfono) Ha entrado un . tenga la amabilidad de salir un momento.. ya estoy recogiendo. qué cosas tienes. mira..— ¿Mamá? ¿Cómo estás?.. Tiene unos cuarenta años.no.— Por favor. ¿cómo? (Se oyen unos golpes. pero te duele menos. ¿no? ..— No. Un . ¡Ah!. se sienta en la silla más próxima a la puerta... cuelgo porque.. vemos.. la escayola con el calor. ¿Te han puesto el tacón? ¡Estupendo! . espere fuera hasta que le avise mi secretaria.. DOCTOR. siga. lleva en la mano un maletín extraño y grande. JOSUÉ.— Buenas.— ¿Eh? (Tapando el auricular del teléfono) ¿Tenía usted hora para hoy? (JOSUÉ no contesta y sigue mirando todo muy interesado desde la puerta) Mamá. de viaje. (A su SECRETARIA) Señorita.. (JOSUÉ.... Te oigo. no fumo. sí.. Muebles fríos..) JOSUÉ. la fotografía ampliada de un cerebro. Es seco de rostro y su cuerpo delgado y largo se refugia en una bata blanca.. no pasa nada. Por mí no se preocupe.. voy enseguida. se las acabo de dar a mi secretaria. No. Don José ha terminado su consulta.— (Secándose el sudor). no. DOCTOR.Consulta de un psiquiatra respetable y acomodado. Es de una edad indefinida y tiene ojos de detective de novela barata. paredes amorfas. claro. colgada en la pared. Siga.... JOSUÉ.— La chica no está.— ¿Quiere un cigarrillo? DOCTOR. muy amables. Por favor. ya he terminado la consulta. no se ha cortado.. se abre la puerta del despacho y entra JOSUÉ: Grandón y feo con traje a rayas un tanto raído. Suena un agradable vals vienes. los llamaré. DOCTOR. Sí. Fuera anochece. JOSUÉ. . es que.... impersonal y dirigido.. .... recoge los papeles de su mesa y los mete en su portafolios mientras habla por teléfono. Todo tiene el aire de un panteón. sí..— (Al teléfono) Mamá.. espera un segundo.. no.. para el correo (le da las cartas y sale ésta).. sin afeitar de varios días y con pelo largo y desarreglado.. de estilo antiguo. llena de recuerdos y papeles atrasados. sí.. Detrás de la mesa de despacho.

¿usted entiende?. y bueno. (Lo observa un momento) ¿Ha estado en tratamiento antes? JOSUÉ. ¿cómo se llama usted? JOSUÉ.— Será natural para usted. Un poco antiguo.— ¿Yo? ¿Yo en el médico? Qué cosas tiene usted. me llaman.. DOCTOR. ¿es ahí donde se tumban los pacientes que le cuentan la vida? Seguro que sabe usted cosas de ésas que le ponen a uno los pelos de punta....— (Recostándose en su sillón).— Cómo me llamo. "hacerlo" bien... (reparando en el diván). Siéntese aquí. Oiga. sin que lo vea el doctor) DOCTOR.? JOSUÉ. yo no me llamo... El DOCTOR se pone sus gafas y se dispone a escribir). pero ¿le pregunto yo a usted cómo se llama? (Sigue sin soltar la maleta) DOCTOR. y mi secretaria lo llamará y le dará hora para cualquier otro día.— ¿Le molesta que le pregunten cómo se llama? JOSUÉ. ¿no? JOSUÉ.beso.— (Que ha sacado un cigarro. (Cuelga el teléfono) JOSUÉ. encendiéndolo). (Señalando un sillón próximo a su mesa). Aire familiar. sobre todo por los niños. por favor. mucha fruta. "hacerlo" regularmente. ni cómo me dejo de llamar. Está bien este despachito.. como nuevo. DOCTOR. cómo le diría yo. día no como un reloj... seguro. vamos a ver (Se dirige hacia la puerta) ¿Dónde se habrá metido. Además. dormir bien. Por no coger no cojo ni constipados. DOCTOR. A mí esto de la salud. acogedor.— (Volviendo a su mesa). y ¡hala!. pero no está mal.— Bueno.— Usted perdone. día si. También es bueno salir al campo los domingos. eh? Es escorpio. (Se revuelve en su sillón y se cambia una pistola de un bolsillo a otro. Ha ido a por un helado ¿No se fía. Alimentación sana.— Que no está.— (Interrumpiéndole) ¿Está casado? . Vamos a ver. DOCTOR.. Está bien. a respirar un poco de aire puro. Me va usted a dejar sus datos. (JOSUÉ obedece.— Es natural preguntar a una persona cómo se llama.

Pero. ¿Tiene usted hijos? JOSUÉ. JOSUÉ. a ver. no? DOCTOR. (Guarda sus gafas y se levanta).— ¿De qué una y de qué otra? JOSUÉ.. Y ahora estamos esperando otros dos..— Tres. está en su casa.. no empiece a decir que si ha fallecido o no ha fallecido no sé quién. Desde luego necesitamos toda su colaboración.Así que tiene usted dos. comprendo. Ha cogido su portafolios y se dirige hacia la puerta..— Pensé que la primera había fallecido y entonces usted había contraído segundas nupcias.— (Interrumpiéndole) ¡Qué ojeras! Usted duerme mal.. (Lo apunta como síntoma). JOSUÉ. A mí no se me ha muerto nadie. DOCTOR. JOSUÉ.— No es nada. Y un trata- . (Se cambia su bata por su chaqueta para salir. DOCTOR.¿A qué sí? DOCTOR. Es una situación difícil. Si le molesta no le miro. .. Parece usted tonto. Una hasta lee. despacio que me lía.. pero no mellizos.. Nadie. . DOCTOR. DOCTOR. sufre usted un poco de claustrofobia.— .— Espero dos. DOCTOR. comenzaremos mañana. JOSUÉ se levanta y lo acompaña).— No. (Se revuelve). ¿no tiene por aquí una ventana? Hace un calor y un olor a cerrado. Está bien.— Uno de una y otro de otra. ¿Por qué me mira así? ¿No me querrá hipnotizar.— Pues de mis dos mujeres.— (Quitándose las gafas) Entendámonos.. DOCTOR..— Dos veces. Lo que yo no entiendo es a qué viene todo este cotilleo.JOSUÉ.— (Cortándole) ¿Que había fallecido? ¿Quién? A ver. Oiga. no.— ¿Uno de cada? JOSUÉ. ni siquiera mis abuelas. JOSUÉ.— ¡Ah! esperan mellizos. Uno de cada.— Mire donde quiere.

. no invente. Me dijo.— ¡Que me dan cien patadas! ¿Qué dice de mis mujeres y de mis hijos. Los niños es lo peor. un buen follón.. luego estas cosas se complican.. JOSUÉ. No ha sido mi intención molestarle. nada. Tensión. ¿Se entera? Ya quisiera usted con esa cara de memo que tiene.. no vayamos a tener un disgusto.— ¿Cómo que nada? ¿Es que no veo yo que está apuntando ahí. ¡Puf!.— ¿Qué tratamiento? DOCTOR. Yo no es que sea un moralista..— Mire. ya. amigo mío. que no sé cómo. (Se sienta en una silla muy afectado..— Antes.. bocazas? DOCTOR.— No......miento a largo plazo.. unas notas. JOSUÉ. Muy poca gente se lleva en el mundo como nosotros nos llevamos. se enteró una.. JOSUÉ. está metido en un buen follón..— ¿Que yo he dicho qué? DOCTOR.— Perdone. JOSUÉ. DOCTOR. Como me dijo que se sentía mal porque iba a tener un hijo con cada. Lo tenía que haber pensado antes. JOSUÉ..— ¿Cómo dice? JOSUÉ. (Abre la puerta e invita a JOSUÉ a salir).— (Se detiene seco y cortante) Los tipos como usted me asquean.. Tiene antes que nada que normalizar su situación.— ¿Qué notas? . de tranquilidad.... JOSUÉ. El DOCTOR ha reflexionado un momento y ha vuelto a su mesa. no invente. ya.. ¿verdad?.? DOCTOR.. ansiedad. además.. cuando yo le pregunté y me dijo. Es una cuestión de equilibrio psíquico.— Para reintegrar en la estructura de su personalidad las variables que han sufrido un deterioro (Paternalista y confidencial) Se enteró una de lo de la otra. que esperaba ahora uno de cada.— Sí... Escribe algo en un papel) ¿Qué escribe ahí? DOCTOR. pero no es nada.

hombre. DOCTOR...— Déme ese papel inmediatamente. ¡hala!...— Y dale con que no es nada.. esquizoides.— (Sacando una pistola y apuntándole fríamente a la cabeza) ¿Quiere que le meta un tiro y le deje ahí seco como un conejo? ¿Es eso lo que quiere? Pues. con un montón de cosas importantes que tengo que hacer. póngalo. Ya verá como le sienta bien.. JOSUÉ.. esto sería un paraíso. JOSUÉ. Lo recibo fuera de las horas de trabajo. (Le quita el papel y lo lee) "Psicópata con rasgos esquizoides". Así. lo consiguió. No puedo estar sin ruido ambiente. Se está quitando la salud y la salud es lo más importante.— Nada.. no es nada. A mí la música es que me vuelve loco. se lo digo yo.. (El DOCTOR lo hace y tose)... Si es que tiene que dormir más. con rasgos.— (Casi sin voz) Cinco o seis. JOSUÉ. ¿cuántas horas duerme al día? DOCTOR.— ¿Psicópata. ¿Tiene música aquí? ¿Tocadiscos o algo?.— ¿Cinco o seis? Pero eso es una burrada como una casa. Vamos a echar un pitillo. DOCTOR. Diez horas de sueño diario y fuera ojeras y malas caras. JOSUÉ. El DOCTOR lo coge y fuma torpemente). y encima. JOSUÉ baja el arma y lo sujeta llevándolo a una silla) ¿Qué le pasa? ¿Se encuentra mal? Siéntese.. Vamos a ver.? DOCTOR. (Pausa terrible en la que el DOCTOR está a punto de desmayarse. no fumo. Traiga acá.. ¿A que está mejor? Claro. Si todo el mundo durmiera bien. JOSUÉ...— Un cassette.— ¿Un cassette? Póngalo.. A la una. y por las buenas menos..DOCTOR. y a las. Tragúese el humo.— (Sin dejar de mirar la pistola que sigue en mano de JOSUÉ) No.— ¡Que me dé ese papel! (Se lo quita) ¡Ya está bien! ¿No cree? No puede ser con ustedes.? DOCTOR. JOSUÉ. ¡Vamos hombre! Que no estamos para perder el tiempo con tonterías ¡Basta ya de payasadas! El que esté enfermo no le da derecho a saltárselo todo a la torera y portarse como un energúmeno. a las dos.— Por uno no le va a entrar cáncer ni esas zarandajas que dicen. (Saca el DOCTOR . (Le da un cigarro.. como un hombre.

— Esta. DOCTOR.— ¿Y hace mucho tiempo que se conocen? . la música amansa a las fieras. Cosas que pasan.. "¡Viva la gente!".. Es brillante y atractiva. ¿Tiene algo de beber? DOCTOR.— ¿La pistola? De eso precisamente quería hablarle. (Sale) DOCTOR. DOCTOR.— ¿Por qué lleva esa pistola? JOSUÉ. "Doña Francisquita". Da un vaso a cada uno. qué cintas! ¿No tiene algo más a tono? (Continúa buscando entre las cintas). DOCTOR.— No fuma. allí. muy bien.. apoyada en el dintel con una bandeja en la mano. que bien.— Ah. La música que suena y el haz de luz amarilla que desde la otra habitación recortan su cuerpo. (Comienza a oírse un tema de "James Bond") Ahora sólo falta una copichuela. usted no disfruta de la vida.. DOCTOR.— Bien. más animado. JOSUÉ. no bebe.) DORI— ¡Salud! (A JOSUÉ) ¿Qué tal va? JOSUÉ. ¿Conoce usted a mi secretaria? JOSUÉ. qué tiene? "Valses".? Toda la mercancía echada a perder.— ¿A Dori? Qué cosas tiene usted. Son cosas del amor..el cassette y un estuche con cintas) ¿A ver . (Se levanta y se acerca a la puerta) ¡Dori! ¡Dori! (Se abre la puerta y aparece DORI. la madre que lo parió. te pone mejor.. crean un clima sensual. ¡Huy. No la voy a conocer.— ¿Sí? JOSUÉ. Viste colores vivos y fuertes.— No lo estará usted diciendo en serio. ponga ésta. la secretaria del doctor.— No. DORI. si no sabíamos ni cómo nos llamábamos y ya estábamos los dos encima del carro de helados... JOSUÉ.— (Estupefacto). no bebo nada.— ¿Cómo no nos vamos a casar. Nos hemos hecho amigos y todo. Nos vamos a casar. (Se sienta cómodamente en un sillón mientras el DOCTOR pone la cinta) Lo digo siempre.

Nada.. Yo ya me iba cuando de pronto entra este buen señor. Luego estar ahí de pie derecho todo el día como un poste. El DOCTOR conserva torpemente el vaso en una mano y el cigarrillo en la otra) DOCTOR. Ahora me dedico a esto. (El DOCTOR ha pulsado el timbre y se dirige a la puerta. un paciente? No. no. ha tenido conmigo un comportamiento. cañones de 9 y 12 mm. vamos por partes.. Ha entrado cuando ha terminado la consulta a venderle como cualquier vendedor. en fin.JOSUÉ.— Un momento. carros ligeros.— De armas. DORI. Es vendedor.. (Saca del maletín un catálogo y se lo enseña). bazookas. esperando algún retrasado que te compre un "tres gustos". DORI. mire.. que se le va a deshacer el hielo. Lo del carro de helado lo he dejado ya. ametralladoras. pero ahora resulta que es su novio...— ¡Qué hielo ni qué. . no entiendo nada de lo que está pasando aquí..— Señorita.. Me tendrá que dar una explicación de todo esto más despacio. ¿Armas de qué? (Deja el vaso sobre su mesa) ¿De qué? JOSUÉ. así que le ruego haga el favor de explicarme a qué viene esta absurda situación..— Desde el martes de la semana pasada. un momento.— Armas de armas. que ya no sé ni lo que. DOCTOR. DOCTOR.. DOCTOR. Yo pensé que era un paciente y por eso no tuve más remedio que atenderle. Yo ya me iba a mi casa. No sé qué tiene eso de raro. de todo. ¿Que usted vende armas? Pero.. hombre. ha sido un día duro de trabajo.. morteros. Aparece DORI.. Mire. (Limpiando la pistola con un pañuelo) Los barquillos están carísimos y los hijos de mala madre de los crios te los cepillan en un santiamén. Me ha sacado una pistola. No se sacaba nada. De todo. tengo de todo: tanques. estoy cansado y tengo mil cosas que hacer: ir a ver a mi madre.— Beba. Que vendan los helados los papas si se aburren. Tengo un catálogo. Me están sacando de mis casillas.! Esto es el colmo.— ¿Vendedor? ¿Vendedor de qué? DORI.. Armas en general.— Vendedor de armas. DOCTOR.— ¿Cómo? ¿De qué? JOSUÉ.— (Interrumpiéndole) ¿Un paciente? ¿Mi novio.

— Venga no se haga de rogar. Beba despacio. pero si insisten. no se preocupe. Mire (Saca una metralleta del maletín) ¿eh? ¿Qué le parece? (El DOCTOR se derrumba en su sillón sujetándose la cabeza entre las manos. DOCTOR. Muchas gracias. DOCTOR. Son muy fuertes.— No es nada.) DORI. vive uno en un stress constante.— Lo mejor contra los nervios es una aspirina. DOCTOR. Por favor. Las llevo siempre porque no hay nada como las aspirinas para todo "Acido acetil salicílico". Tengo úlcera. JOSUÉ.— ¿Qué le pasa? ¿Se siente mal? JOSUÉ. que no voy a venderle un tanque.— (Entrando) El agua. Tenga. me di cuenta de que aquí no tiene casi sitio para armas pesadas.— No.— No.— No debería. y me sientan como un tiro. (A JOSUÉ) La tensión nerviosa de todo el día. JOSUÉ. de verdad.— Si no es nada... (Va al lavabo). y ya sabe. Ya se me ha pasado... JOSUÉ.— No se preocupe. Pero en cambio.— Traeré un poco de agua.— Es que no puedo tomar aspirinas. se lo digo yo. (Traga la aspirina y un poco de agua) . no.. se lo agradezco pero no puedo. ¿Dónde lo iba a meter? DORI.. con lo mal que aparca ¿Se imagina? No. Se la toma y como nuevo.DOCTOR. Lo mejor. JOSUÉ. ¡a mí qué me dice! JOSUÉ. de verdad.— ¿Quiere una aspirina? (Saca un pañuelo sucio del bolsillo donde lleva sueltas un montón de aspirinas) Tenga.—Aparcando un tanque abajo. Nada más entrar. un millón de cosas que hacer. tengo justo lo que usted necesita..— Pero a mí qué me dice.— Bobadas. DOCTOR. DORI. DOCTOR. Ahora verá. a veces se genera un shock. DORI..

Y ahora hagan el favor de salir.. Tenga... de verdad.. Si se la toma a secas se le puede quedar pegada a un lado como a un primo mío.. el pulso está ya bien. Beba. Ya hablaremos de esto.— (Que ha entrado con un spray y pulveriza la habitación) Un poco sí.— ¿Ve cómo es verdad que huele mal? Se lo he dicho.— (Desde el lavabo) Dori ya me ha dicho que andaba usted mal de salud. ¡puf! Muy parecido a eso que le ha dado antes a usted.. DORI. DOCTOR. Es una broma. no se ofenda. ¡Ah! y ser un poco reprimido. (Sale al cuarto de baño).— Ahí. ¡Y las cosas que les dice a los pacientes! Tenías que oírle. beba más agua. DORI.JOSUÉ. dormir poco.— Muchas gracias.— (A JOSUÉ) ¡No quiero más agua! (A DORI.— (Dejando de beber) ¿A qué viene ahora eso de reprimido? DORI. Eso también es malo para la salud. A un tío que estaba en la mili conmigo le entraban unas cosas como calambres.— ¡No tengo más sed! (Deja el vaso) Y lo que les digo o no les digo a mis pacientes a usted no le importa.— (Entra y le da el agua). JOSUÉ.. Pero si está todo el día mirándome a ver si cae algo. (El DOCTOR bebe) Más. ¿no? No sé por qué se pone así. con este olor a. Todo el vaso.— No es para tanto. DOCTOR. yo tenía toda la confianza puesta en usted. Ya está mejor. Yo también estoy muy contenta con usted. más agua.. (Sale) JOSUÉ. En el poco tiempo que lleva aquí ha sido muy eficiente y yo pensaba que usted. que yo. doctor. DORI.. rancio. DORI. ¡por Dios! JOSUÉ. . Claro. en voz baja) Señorita... beba. (Utilizando el spray) A ver si se quita este olor que hay aquí.— ¡Agua y más agua! Litros de agua para que no se le pegue al lado. beba. DOCTOR.. estar en este agujero metido todo el día. con esos ojitos azules que me pone. la verdad.— Así con agua no pasa nada. JOSUÉ. (Coge el vaso). en el lavabo.— Venga.

JOSUÉ.— A usted lo que le gustaría es tirársela, ¿eh? Pues ándese con cuidado
porque no me gusta que un reprimido ande intentando tirarse a mi novia.
DOCTOR.— ¿Que yo ando...? ¿Será posible? ¡Lo que faltaba!
DORI.— Pues ganas no le faltan ¿eh? Que me mira que se le van a caer los ojos
botando de un momento a otro. (Le echa spray).
JOSUÉ.— Ah, ¿sí? Y yo sin enterarme. Sigue, sigue.
DORI.— Pero no hace nada, sólo mira. Entra alguna vez en el baño cuando estoy
yo... esas cosas. Una vez me vio las bragas.
JOSUÉ.— ¡¿Qué?!
DOCTOR.— Le aseguro, señorita que no miré.
DORI.— Que no miró, dice.
DOCTOR.— Estaba abierto y entré sin saber...
JOSUÉ.— Pero usted es un cerdo ¡un cerdo!
DOCTOR.— (Furioso) Ya está bien. Ya está bien. Salgan ahora mismo de mi casa.
Salgan ahora mismo o... ¡llamo a la policía! (Se dirige al teléfono y se dispone a marcar)
DORI.— Llame, ande. Llame y dígales que vengan y vean que está intentando
violarme (Empieza a desnudarse). A ver qué dicen cuando vean además que obliga a
mi novio a verlo.
JOSUÉ.— Sí, que se enteren de eso y de que no me deja trabajar. Que no deja a un
trabajador ganarse la vida honradamente. Y todo por preocuparme por usted. ¿No
le he dado una aspirina cuando se sentía mal? ¿Has visto, Dori? En cuanto se
ponen bien, gracias a la aspirina que les doy yo. ¡Yo!, deciden llamar a la policía.
DORI.— Te lo he dicho. Llenarse el bolsillo, vivir bien y a los demás que los parta
un rayo. Les importa un bledo. Venga, llame, verá cuando vengan y me vean aquí
desnuda.
DOCTOR.— (Colgando el teléfono) Un momento. No voy a llamar a nadie. Vamos a
arreglar esto por las buenas. (A DORI) Por favor, vístase. Enfoquemos este asunto

como personas civilizadas. Lo único que deseo es arreglar esto...
DORI.— (Vistiéndose, a JOSUÉ) Si es muy buena gente. Lo que pasa es que es un tío
capitalista.
DOCTOR.— Señorita, no sé a qué viene eso ni qué tiene que ver. No soy ningún
capitalista, ni tengo ganas de líos políticos. Vivo de mi trabajo honradamente, sin
meterme con nadie... intentando ayudar lo que puedo a la gente que me necesita.
JOSUÉ.— Pues a mí no me está ayudando nada. Yo soy un obrero, un trabajador. Y
estoy trabajando, ganándome el pan de mis hijos y no me deja. Y como usted
comprenderá, no voy a tener más remedio que denunciarle a mi sindicato por
esto... Habrá huelgas, manifestaciones, de todo.
DOCTOR.— ¿A qué sindicato? ¿Qué dice?
DORI.— Al sindicato de vendedores de armas, ¿a cuál va a ser?
DOCTOR.— Pero, ¿de verdad es usted vendedor de armas?
JOSUÉ.— Mire mi carnet, si no se fía. (Enseña un carnet al DOCTOR)
DORI.— Está nuevecito porque lleva muy poco en esto. Ese número de la
izquierda es el puesto que sacó en las pruebas. Fíjese, de tres mil que salieron..., ya
ve. Es que, no es porque sea mi novio, pero vale mucho, la verdad. Sobre todo que
es muy perseverante. Cuando se empeña en algo...
DOCTOR.— Bueno. Es usted vendedor de armas. No sabía yo que hubiera así, a
domicilio.. .En fin. De acuerdo. Encantado de conocerle. Y vamos a ver, ¿qué
quiere de mí?
JOSUÉ.— Ya se lo he dicho antes cuando se puso malo. Venderle esto (Le muestra la
metralleta). Es justo, justo, lo que usted necesita.
DOCTOR.— No estará diciéndome en serio que quiere venderme eso a mí.
JOSUÉ y DORI.— Sí.
DOCTOR.— Hay muy pocas cosas que tenga claras en la vida. Muy pocas. Pero
una de ellas es que no quiero comprar una ametralladora. Y no-voy-a-compraruna-ametralladora.

DORI.— (A JOSUÉ) ¿Ves lo que te dije? Un cabezón.
DOCTOR.— ¡Acabáramos!
JOSUÉ.— No sé cómo puede estar tan seguro. Me maravillan los tipos que están
tan seguros de todo. Este, Dori, juega al ajedrez.
DORI.— Caliente, caliente.
JOSUÉ.— (Al DOCTOR) En primer lugar, esto no es una ametralladora. Es una
metralleta, me-tra-lle-ta.
DOCTOR.— Es igual.
JOSUÉ.— No, no es igual.
DORI.— Son completamente diferentes.
JOSUÉ.— Esta es un arma de mano y la otra es de suelo. Mire: la que yo le ofrezco
es la metralleta "Star" Z/70-Modelo familiar-12 mm., que presenta, entre otras
nuevas innovaciones, su simple manejo especial para inexpertos.
DORI.— Es el modelo ideal para usted.
JOSUÉ.— Es una metralleta muy equilibrada. Dispara con una gran soltura hasta
veinticuatro balas en una sola ráfaga. Garantizada dos años, con un servicio
técnico a domicilio, y con obsequio de un folleto explicativo a todo color, una
diana recambiable para practicar y un silenciador último modelo para interiores.
DORI.— Por si les molesta el ruido a los vecinos.
JOSUÉ.— Los nacarados de este modelo de lujo la convierten en un objeto
refinado y de buen gusto.
DORI.— ¿A que es una maravilla?
JOSUÉ.— Tiene una cantidad enorme de mejoras sobre el modelo anterior, el
Z/45. Por ejemplo, su "hermeticidad contra el barro"
DORI.— Eso quiere decir que aunque se caiga con ella en el barro puede seguir
disparando.

sostener el arma con la mano izquierda y con la derecha colocar el cartucho en elevador. por darse el caso de que es usted conocido de mi novia. no.— Y por esa mísera cantidad puede ir usted protegido y seguro de sí mismo.. .. ¿Se imagina lo que es salir a dar un paseo con una metralleta debajo del brazo? La sonrisa en la cara. "Peso ligero dentro de una robustez extrema.— No es ninguna molestia. ¿Sabe cómo la llaman en el cursillo? ¿Lo sabe? ¡La joya! DORI.— Ahora. Es una metralleta último modelo. Proyectil de doble vaina que impide el recalentamiento del émbolo. Cargador del conocido tipo de petaca con 30 cartuchos ordenados al tresbolillo. Camuflaje del aparato hasta el momento del disparo por medio de un estuche de fantasía. DORI.— No tiene sensibilidad. JOSUÉ. DOCTOR. una ganga. y no un cacharro.. DOCTOR.. Cañón largo y estriado para un mejor deslice del proyectil.. animal.? JOSUÉ. JOSUÉ.— ¿Doscientas cincuenta mil. Puesta en fuego instantánea con una velocidad de tiro teórica de 550 disparos al minuto. (Lee mientras JOSUÉ le hace una demostración práctica). una verdadera ganga. no se moleste.— Y sólo cuesta doscientas cincuenta mil pesetas.— ¿Cacharro? ¿Has oído.. Levantando la manilla automáticamente el proyectil penetra en el orificio momento en el cual se puede proceder ya a la explosión".— ¡Basta! ¡Basta! que me van a volver loco. Dori? Ha dicho cacharro. Mire.. Saliente cilindrico para desarme colocado en medio de los tetones. el mundo a sus pies..— Le estamos haciendo una oferta de amigo.. JOSUÉ. ¿verdad? DORI. esta es una vista seccionada del aparato.— Yo he oído cacharro. DOCTOR.— Señorita. el paso firme.. Para la carga. Pero ¿por quién me han tomado? No quiero comprarla y no voy a comprarla. Armazón de chapa embutida con dos macizos entre los flancos. No soy un crío para rjonerme a jugar a los indios con ese cacharro. aquí la señorita le va a leer el catálogo mientras yo le enseño las posiciones de tiro.JOSUÉ.

. que parece un tonto con la lengua fuera. DORI. (Se dirige al teléfono y empieza a marcar.. Le ha hecho una demostración para que vea lo valiosa que es.. ¿Qué hace ahí encima? Baje. Levante los brazos.— Y con los pacientes nos ahorraríamos mucho tiempo doctor.. no se dé importancia.— Pero..— (A JOSUÉ) ¿Una demostración? Estoy hasta las narices de usted ¡hasta las narices! ¡Imbécil! ¡imbécil! DORI. hombre. hombre. ¡Dios mío! ¡Dios mío!.. (El DOCTOR ha hecho todo lo que JOSUÉ le ha ordenado y está ahora sobre la mesa como un muñecote tonto. Tenías que ver.— (Que ha bajado de la mesa. JOSUÉ y DORI se dirigen a la puerta. .. JOSUÉ. DOCTOR.... vamos a sentarnos.. Claro. él le convence y la compra y enseguida puede ir a descansar.. DORI.. ¿Se encuentra mal? Está agotado. señorita. ¡por Dios!. ¡siéntese!. desencajado) ¡Ha podido matarme! Usted es testigo. que lo veo!. Más. ha sido un día horroroso: catorce clientes contándole cosas horribles.— (Cortándole) No es para tanto. Suba encima de la silla. Más. Hace verdaderos milagros. Ahora encima de la mesa. JOSUÉ baja la metralleta) ¿Qué? ¿Se da usted cuenta la cantidad de cosas que se pueden conseguir con un aparato así? DORI. hace sólo un momento ha podido. DOCTOR. Entran los pacientes hundidos. doctor. que vamos a hablar del asunto. no exagere.— A tres mil pesetas la consulta. DOCTOR— Se me acabó la paciencia. de que ha podido matarme con eso.. ¡Dios mío! JOSUÉ.DORI..— ¡Uy!.. (Al DOCTOR) No se preocupe. y meta la lengua.— Siéntese. gana usted ese dinero en poco más de una semana.— Venga. JOSUÉ se vuelve y apunta con la metralleta al DOCTOR). él les da cuerda y salen como nuevos.. Más arriba esas manos. ¡cuidado con las manos.. En el momento en que parece que van a salir.— ¿Qué. baje.— Baje y siéntese. qué mala cara tiene. se convence? Un aparato pistonudo este. JOSUÉ. (Lo sientan).. ha podido matarme. DOCTOR... Ahora saque la lengua.. Se está poniendo blanco.

no quiero probar. Se apunta sujetando aquí.. por si entra algún ladrón.— No se haga de rogar. no me interesa. DORI...— Que no duerme. apuntando a JOSUÉ) No. No diga mentiras.— Me compra sólo una y ya está. Todas sus letras sin pagar. o. de verdad. no me cabree.— (A JOSUÉ) Es que no me sirve para nada. no sea gili. (Dándole la metralleta) DOCTOR. apriete que se le cae. en su esternón (Golpea suavemente al doctor con la bala). DOCTOR. JOSUÉ. que está esto un poco apagado.. pon otra cinta. DOCTOR. y todo queda quieto al instante.— Cuarenta años regando el tiesto y de pronto aparece ésta y entra en sus venas..JOSUÉ.. JOSUÉ. por favor. pequeña. Si es muy fácil. Dori. primero en la tripa de su madre y luego usted. debajo del sobaco... Pero apriete.. ¡Balas! (Se hurga en el bolsillo y saca una bala) ¿ve? Esto es una bala. Lo deja frío. JOSUÉ. Estaremos mucho más seguros aquí en la consulta. Todo su complicadísimo cuerpo que ha tardado tanto tiempo en acabarse. Traiga acá esa mano y meta el dedo aquí en el agujero. en su bulbo raquídeo. .— (Con el arma en la mano.— ¡No!. Vaya un dedo.— Cuarenta...— ¿Qué pongo? JOSUÉ. Por ejemplo.. también por sus pacientes.. sus manías.. que viene cada uno que. Tenga. ¡Zas! lo manda todo al cesto de los papeles. pruebe ahora usted. su cuerpo. Entra de pronto en un cuerpo si se interpone en su camino y ¡Zas! lo para. Algo de bulla. DORI. Pero póngaselo más duro.— Usted qué va a tener... pero poderosa como nadie. sus vecinos.. sus odios y sus amores.— Pruebe...? JOSUÉ.. ya tengo. para disparar balas. comiendo y comiendo un montón de años ¿cuántos años tiene usted? DORI y DOCTOR. ¿Quiere decirme para qué me va a servir esto. (Acerca la bala al DOCTOR) Pequeña. JOSUÉ.— (Al DOCTOR) ¿Cómo que para qué le va a servir? Para disparar.— (A DORI) Algo que anime esto un poco. Compra usted todos los días mucha cosas que le hacen menos falta. hombre.

DORI.. eso es lo que pasa.— ¿Y qué tiene que ver ahora su madre en esto? JOSUÉ.— ¿Me pone qué?. muy interesante. siga. no a mi madre.. DOCTOR. Un accidente que tuvo: iban en un coche y le picó una avispa. Ir al hospital por una picadura. ¿Qué se cree? ¿Se cree que no me he dado cuenta? Desde que entré aquí. usted lo sabe.— (A DORI) ¡Nunca me deja acabar!. pues estaba medio hipnotizado mirando la bala) ¿Eh?.. Ahora me tienen que perdonar. no. JOSUÉ. lo siento. no juego a nada.— (Cansado y molesto) Pues dispare a los gatos si le gustan más y es corto de miras.— ¡Qué cosas más raras le pasan a su madre! A mi madre nunca le ha pasado una cosa así y mira que mi madre es de aupa. o por aquí (Otro toquecito)..Ya puede ser un muerto de hambre o un ministro sin cartera..— Eso no es nada. ¡Zas! "Este tipo juega al ajedrez".. sí. O a las bandas de música. le da igual. hay que ver. No. Me van a cerrar. JOSUÉ. Le importa todo un rábano. señorita. (El DOCTOR se dirige a la mesa para recuperar su portafolios. JOSUÉ. DOCTOR. lo miré a la cara y lo calé. sí.. ¿entiende? al con-duc-tor. y tengo que pasar por allí sin falta.— No. DOCTOR. que intentaba marcharse sigilosamente) ¡eh! ¿Dónde va? DOCTOR. Le picó una avispa "al conductor". vamos a dejarlo. Eso es cosa suya. (La bala brilla ahora ante la cara del DOCTOR) Entra por aquí (Le toca suavemente). pero no tengo más remedio que irme.— (Reaccionando.— (Tratando de estar por encima de los acontecimientos) Tengo que marcharme. Pero no tengo intención de matar a nadie. ¿A que juega al ajedrez? DOCTOR. no es así.. pero sintiéndolo mucho no voy a tener más remedio que. ¿No le parece sorprendente? DOCTOR.. Yo que sé. JOSUÉ. En ese momento DORI sube el volumen de la . (Al DOCTOR.. ande. vamos a dejarlo. Mi madre está en el hospital.— ¿Al ajedrez?. Sólo sabe una cosa: ir hacia adelante en línea recta hasta que algo más duro que ella la pare.— Mire.— ¿Y la suya? A ver si cree que solo usted tiene madre. Una bala. sin remordimiento ni nada. porque me pone.

— (A gritos) ¡Si tiene prisa.música) DORI. les puedo dar algo de dinero. DORI. (A DORI) un anticipo. eso es un anticipo. ¿quién se ha creído que soy. DORI. dándole la mano). (Saca un pañuelo y se lo pone en la nariz. JOSUÉ. pero no me interesa. Es del golpe. para la señorita. señorita (A JOSUÉ.— ¡Venga ya! Va a levantar el brazo. o. ¿está usted bien? ¿Se ha hecho daño? DOCTOR. Lo siento....— (Incorporándose) Me he dado un golpe en la nariz.. pero.. Dios! (Se toca la nariz) . para que se arreglen.— (Más alto) ¡Que no! ¡Que no me interesa! (Señalando el reloj) Lo siento. pero tropieza y cae de bruces con gran estrépito) DORI. lo coge furioso por la solapa) ¿Por quién me toma? ¿Por un mendigo? ¿Será posible el memo éste? ¡Se mete las limosnas por donde le quepan!. DORI. JOSUÉ. pero tengo que irme.— Pues cuando yo estaba de socorrista en la piscina. les levantaba el brazo y se les cortaba. mucho gusto...— Tranquilícese.— (Ayudándolo a llegar a la silla) Va de espaldas y claro..— (Gritando) Lo siento. DOCTOR. la compra y se la puede llevar puesta! DOCTOR. después cierra usted. Levante el brazo derecho.— ¡Ay.— ¿A ver? Se le habrá roto alguna venilla.. normal. JOSUÉ..—¿Qué? DOCTOR.— (Que va a auxiliarlo) Doctor. ¡no seas cateto! Apriete con el pañuelo y ya está. que le sangra) JOSUÉ.— ¿Está sangrando? Apriete con el pañuelo para cortar la hemorragia. que intenta salir corriendo. JOSUÉ. Bueno. (Se dispone a sacar dinero de su bolsillo) eso es.— (Que le ha soltado la mano... La música se corta) Si tienen problemas económicos. que no es nada. eh? ¡¿Quién?! (JOSUÉ suelta al DOCTOR. no me interesa su aparato (JOSUÉ retiene la mano del DOCTOR. un.

. ¿Así que no jugaba al ajedrez. ¡Zas! el manotazo final.. A ver. alguna noche.— ¿Sabe a qué juego yo? ¿Sabe a lo único que juego? . JOSUÉ. cada movimiento. y saca un tablero de ajedrez) Lo sabía. eh? Y ¿esto qué es?.— Pecado mortal..— ¡A ver si le voy a dar con el tablero en la cabeza! DOCTOR. y menos con la nariz así. y en medio de una siniestra frialdad propia de monstruos programados.. "si él hace esto.. casi nada..JOSUÉ. ¡Lo sabía! En cuanto veo a uno lo calo. porque con estos cuadros blancos y negros. DOCTOR. a ver.— ¿No me dijo antes que no jugaba al ajedrez? DOCTOR. JOSUÉ. Todo un diabólico plan para coger al otro en la trampa. sí.— No se meta el dedo que se le va a infectar..— Voy a traer un poco de hielo (Sale) JOSUÉ. DOCTOR.— No voy a ponerme ahora a discutir con usted sobre el ajedrez. JOSUÉ. Más duele que le corten a uno una pierna. Bueno..— ¿No sabe qué tiene de malo? No sabe qué tiene de malo poner el maldito coco a planear cómo destrozar a otro. DOCTOR..? (Señalando un rincón de la librería) ¿Qué es eso? (Se acerca al mueble. yo hago esto. cómo hundirle.— Eso es de la ternilla...— ¡Déjeme en paz ya con el ajedrez! JOSUÉ. apenas tengo tiempo.— Juego poco. esto. y si no. yo diría. pisarle. DOCTOR.— (Mirando su pañuelo) Lo que usted diga. Jugador de ajedrez tenía que ser..— Aguántese. ¡juego!.— (Lo interrumpe) Un ajedrez. ¿Lo ve? ¿Ve las cosas que pasan.— ¡Qué manía ha cogido con el ajedrez! No comprendo qué tiene de malo para usted jugar al ajedrez. DORI." Cada pensamiento suyo.. ¿Y qué? ¿Es que es un pecado jugar al ajedrez? JOSUÉ. JOSUÉ. No deja de sangrar. abrasarle.

No sé a qué juega usted. ¿eh? (Se quita la chaqueta y la tira al suelo.... Pero ¿dónde se creen que estamos?.. (Sube a una silla..... ¡ni falta que me hace! JOSUÉ.. Y un poco de coñac para que se reanime. desencajado y furioso) ¡Esto les va a costar caro! ¡De ésta se acuerdan toda su vida! No se puede entrar en casa de uno y romperle la nariz... Avanza hacia la puerta con firmeza y ahora es la camisa la que se desgarra con un tirón de JOSUÉ) JOSUÉ. DOCTOR.— Y dale. ¿Qué? ¿Sigue saliendo? JOSUÉ.DOCTOR. por una tontería.—Que no.— Ahora no se puede ir así. JOSUÉ le agarra de la chaqueta y ésta se desgarra) DOCTOR..— Ahora se toma otra aspirina.— ¿Qué le ha hecho a mi chaqueta? ¿Quién le ha dado permiso para romperme la chaqueta? JOSUÉ.. El hielo es fenomenal para esto.. ¿en ..— Si no se me corta.— Ha sido sin querer. .— Si hubiera levantado el brazo.. DOCTOR.— Y un traguito de coñac.— No..— Usa una ropa malísima.. a hacer...— Esto. no. furioso.— No sea niño.. daño. (Conteniendo la risa) Qué pinta tiene. DORI. ¡No! (Consigue el DOCTOR zafarse de ellos e intenta salir. DORI.. DORI. todo roto. tendré que ir a ver al médico. DOCTOR. ¿Sabe jugar a la "Oca"? DOCTOR. No sé jugar a eso. (Se la mete en la boca) DORI.— (Entrando con el hielo y una botella) El hielo... la chaqueta. JOSUÉ. me sienta mal.! Me va.—Juego a la "Oca". (Le pone la botella en la boca) DOCTOR.— ¿La Oca? No. Es tarde y tendría que ir a urgencias. DORI.. todo.— ¡No. esto..

. Se la pone y se arregla la ropa) DOCTOR. unos ladrones y unos gamberros de mierda. ¡Se lo juro! ¡Se lo juro! JOSUÉ.. JOSUÉ.— Las balas aparte. Pero tengo que pagar unas deudas. ordenándolo todo.— Gracias señorita... El primero se hizo la casa de paja. ¡No tengo nada que tratar con gente como ustedes! Pero se van a acordar de esto.— (Qué tiene el ajedrez en la mano) Qué manía ha cogido este hombre con eso.. El segundo hizo su casa de madera. No me fío. Rómpanlo todo. Pero a mí no me van a asustar. Pero el tercero. Es posible que me interese. Por ser jugador de ajedrez.Brasil? Estamos en un país civilizado.— Todo. DOCTOR.. más cuco.— Doscientas cincuenta mil pesetas. digamos.— (Tranquilamente) ¿Se sabe usted el de los tres cerditos? Es mi preferido...— Sí doctor.. y va para rato" (El DOCTOR baja de la silla y se dirige lentamente al rincón donde tiene la bata. por la información. soplo y también la tiró.— Doscientas cincuenta mil. o pasado mañana. DORI. Mátenme si quieren. que van por ahí asustando a todos y creyéndose los amos del mundo con su desvergüenza. todo. Llegó el lobo.. Escuche: "Cuentan que el lobo andaba detrás de los cerditos para comérselos. Coge el ajedrez). Sí.. Podría darles ahora una entrada. . DOCTOR.— Está bien .. (Coge la metralleta) Y todavía anda el lobo soplando. y el resto mañana.. y jueces y cárceles para la gentuza como ustedes. El caso es que no cuento con una cantidad tan alta en metálico. (Va recogiendo las cosas tiradas.— Balas aparte. sopló y la tiró. JOSUÉ.¿Cuánto cuesta el arma? DORI. ¡Es una actitud completamente paranoica! No entiendo por qué piensa que lleva razón en esos argumentos tan absurdos sobre el ajedrez. ¡Ladrones! que eso es lo que son. Entonces los tres cerditos decidieron hacerse una casa cada uno para protegerse del lobo. y aquí hay policía. hizo su casita de ladrillo. DOCTOR. Hay ese dinero justo en caja con los atrasos que nos han pasado hoy.. DOCTOR. Llegó el lobo.

¿cómo nos vamos a poner ahora.. DOCTOR. (JOSUÉ se levanta. JOSUÉ.. Sólo hay que tener suerte.— Pues cuatro. No hay nada que saber ni que pensar.? JOSUÉ.— ¡Tire el dado! DOCTOR.— Es que este hombre es muy serio para sus cosas.— ¿Cómo que no sabe? No sea inútil. la recuerdo.— A ver si así acabamos de una vez (Coloca JOSUÉ la Oca en la mesa del DOCTOR. ¿cuatro? DORI.— No sé. Si saca un dos.— Pero.— Está bien. la roja. sacando el dado y la fichas) Esta es su ficha. Vendo armas. Así de fácil. pues cuenta dos con la ficha. JOSUÉ. tirando todo lo que había en ella al suelo) DOCTOR. DOCTOR.— Yo no vendo "Ocas".— ¿Y qué me tiene que salir? .DORI.— Esto no tiene ningún sentido. JOSUÉ. (Lo acerca a la mesa) DOCTOR. (Coge la metralleta) Vamos a jugárnosla. abre el maletín y saca un tablero de "Oca") JOSUÉ.—Vamos a estar aquí hasta Navidad. DOCTOR. la verde es la mía. Pues por ser jugador de "Oca" ¡nada! DORI.— Está bien.— Tirar el dado y contar con la ficha. DOCTOR.— Pero habrá unas reglas. Tire el dado.— (Coloca la mesa en el centro de la habitación.— Esto es una "Oca". JOSUÉ. y una forma de jugar. DORI. He jugado alguna vez de pequeño ¿Qué pasa? ¿También me la quiere vender? JOSUÉ.—Sí.

— A ver si va a saber usted cómo me llamo mejor que yo.— (Sin dejar de mirar el tablero) He trabajado en un montón de sitios .— Yo no puedo perder el tiempo jugando a la Oca.! No sé si es tonto o se lo hace.— Sí.— ¿Acabáis de empezar y ya estáis así. Tiro yo. la roja. Lo dejé al segundo año.— ¡Hombre! . DOCTOR. dos. DOCTOR.— Josué. Veterinaria. (Se levanta) JOSUÉ. . Uno. Josué? DOCTOR.— Es que soy un poco daltónico. Jo-su-é.— (Con una risita) Josué. ¿qué hacía usted? JOSUÉ. DOCTOR.— (Sentándole) Juegue. JOSUÉ. (Tira) Tres ¿Cual es la mía? JOSUÉ.JOSUÉ. Antes estudiaba. DOCTOR. Cuente.. ¿Comprende? Dos. ¡Tire! DORI.. ¿Ve? A la mariposa. con la suya. José y una "Oca" (Tira el dado) JOSUÉ. De puente a puente y tiro porque me lleva la corriente. coño? ¡La roja! Esa es la verde. DOCTOR.— (Agitando el dado) Antes de dedicarse a esto y a lo de los helados. tres y cuatro. Tire o le muerdo.— ¿Cómo? Será José. con U. No confunda. (Cuenta) Puente. perdón.— ¡La madre que lo. Tire. ¿Ve cómo es fácil? (Tira) Cinco. dos.— José.. Tire. Con ésa no. JOSUÉ.— Vaya. DOCTOR. Tire.— ¿De qué se ríe ahora? ¿Cree que esto es forma de jugar? Tire o se come el dado.. cuatro. se llama usted como yo: José. que va a marear el dado. (Tira el dado) Mire. DOCTOR. JOSUÉ. condenado. no: Josué.— La roja (El DOCTOR mueve la verde) ¿Qué hace? Esa es la mía ¿No entiende de colores. Mire aquí. que es mi ficha. en una guardería.

— ¿Ve como sí sabe? '(Suena el teléfono) DORI. ¿Dónde estaba? Aquí. hombre... ¿De qué color es ésta? DOCTOR.— Pues ahora la suya es ésta. ¿Qué. DORI.— Tres. DOCTOR.— Ha caído en la luna DOCTOR.? ¿Cómo dice? (Tapa el auricular.. Es sólo con el rojo y el verde. Ha caído en "Oca" DOCTOR. "De Oca en Oca".. Cuente. Había sacado tres.— (Cogiendo el aparato) ¿Sí? ¿Diga? ¿Diga? (Expectación en el DOCTOR y en JOSUÉ.— Que estoy ocupado.. DORI.— (Que sigue jugando) ¿Oiga? Mire.. la amarilla.— ¿Qué había sacado? JOSUÉ... Si no. ¿Quién? .— De eso sí me acuerdo.— Es que dice que se va a tirar por la ventana. Ah. No se puede poner.— (Tira) Uno. Tiene usted su consulta mañana a las cuatro. ¿ahora? (Tapa el auricular) Dice que se va a tirar ahora. venga antes de la hora.— ¿Es buena suerte estar en la luna? (De nuevo suena el teléfono) DORI.. Está muy ocupado. DOCTOR.— (Al aparato) ¿Sí? ¿Diga? ¿Diga? Sí. le pone su nombre..— Cuando yo digo que.. ¿Qué? Venga. Al DOCTOR) Doctor. Bueno (Saca otra ficha) A ver..JOSUÉ. DORI tranca) Se ha cortado.— (Que sigue jugando) Se va a tirar... O que no estoy.. Roberto. ahora es completamente imposible... por la mañana. DOCTOR.— Amarilla. se va a tirar. DORI.. . DORI. sí. JOSUÉ. sí.— "Y tiro porque me toca" JOSUÉ. es ese calvo que trabaja en la Renfe. Viene mañana. DOCTOR.

No vale la pena por pequeneces llegar a situaciones límite. hombre?..— (Distante) Uno.. ¿está usted ahí? Roberto. eso parece que es. (La coloca en la mesa.. JOSUÉ. a ver qué tal se encuentra.DOCTOR. No.— Sí.. (Tira) De oca a oca y tiro porque me toca.. no. ¿Le parece bien?.. Sí.. (Cuenta) DOCTOR. Qué cosas tiene usted. sí. (Tira y cuenta) Abrían y descuartizaban a los pobres bichos para andarles por dentro.. DOCTOR..... (Tira) Tres. (Sale DORI) DOCTOR.— (Tira y cuenta) Son cosas necesarias para la investigación.— Esa bomba puede explotar en cualquier momento y usted quiere que yo me siente ahí tranquilamente a jugar a la "Oca" Pero. no.. (Tira) Me mareaba la sangre.— (Tras una pausa) Me estaba contando antes por qué dejó los estudios......Roberto. cárgalo bien..— (Levantándose bruscamente) ¡Una bomba de. junto al tablero de "Oca") DOCTOR..... ¡A propósito! (Abre el maletín y saca una bomba de mano) Es mejor que les dé el aire.— Por las prácticas. Relájese e intente pensar en otra cosa: (Mira a JOSUÉ y DORI) Llámeme dentro de media hora. con este calor.. DOCTOR. Viene mañana y arreglamos todo eso.— Yo no podía con ellas. que le toca.. (Tira y cuenta) JOSUÉ.— Una bomba de mano DOCTOR. . Sí.. todas las tripas desparramadas por allí... JOSUÉ.. (Pausa) JOSUÉ. ¿eh?.— (Sujetando la bomba) ¿Qué hace? ¿Quiere que volemos por los aires como pajarillos? Tire....sí. ¿quién es usted? .. hay que tener siempre fe en el futuro.... sí.— (A JOSUÉ) Tiraba yo..! JOSUÉ. (A JOSUÉ) ¿Traigo ya eso? JOSUÉ.. me es completamente imposible..— Por el segundo piso irá ya el pobre. (Cuelga el teléfono) DORI..— (Cogiendo el teléfono) ¿Roberto? ¿Cómo anda eso. Por muy difíciles que vea uno las cosas en un momento determinado..— Oiga.

— Está en la cárcel y no se puede salir. Beben los tres) DORI.— (A JOSUÉ) ¿Qué tal va? (Al DOCTOR) ¿Qué? ¿Sofisticada la bombita? JOSUÉ.— Se me ha cortado la digestión.— Señorita. (Tira) Cuatro. He caído al pozo..— Un OVNI DOCTOR.— Tengo que hacer mis necesidades. Hay que tener mala suerte ahora que le tenía ganado.— (A JOSUÉ) ¿No decía que no había reglas? Pues ahora no me quedo en la cárcel porque no me da la gana. suertudo. Ahora.JOSUÉ. DOCTOR.— (Al DOCTOR) Seis. ¿no? JOSUÉ.— Le recuerdo. que mañana tiene concertadas quince visitas. (Cambia su ficha de casilla) JOSUÉ. ahora juega él solo.— Se espera. y yo estoy en el pozo y no puedo salir si no me saca usted.. Tire. (Levantándose) JOSUÉ. JOSUÉ. como no puede salir de la cárcel si no le saco yo.. ay. (El DOCTOR se sienta a jugar de nuevo. y salgamos los dos juntos. ¡Dos! Caguen la leche. ¡A la cárcel! DOCTOR. Vamos a ver. DOCTOR.— La vida. DOCTOR. .— Ay. Venga. DORI. ay.— (Cogiendo la bomba) Si se fuga le tiro la bomba de mano.— Así es el juego. doctor. DORI.. lo mejor es que nos ayudemos mutuamente.— OVNI: Objeto Volante No Identificado. Músicas estridentes. (Cuenta) Y dos. (Cuenta y tira) DOCTOR. Tiene suerte. Tire otra vez. como buenos hermanos. Entra DORI con bebida y da un vaso a cada uno.— ¿Qué dice? ¿Que me tengo que quedar en la cárcel? DORI.— ¿Cómo dice? JOSUÉ.. Justo. Tengo que ir al lavabo. (El DOCTOR lo hace) Tres..

— La ficha. Le comí JOSUÉ. lo que yo diga no. le comí. eh? ¡hala! ahí tiene su ficha. ¿Qué se creía.— ¡Esto no es el parchís! DOCTOR. Está en el bote.— ¿Que come qué? DOCTOR..— ¡No! JOSUÉ. se aprovecha. DOCTOR.— Piensa el ladrón que todos son de su condición.. JOSUÉ. (Tira) Seis.— Está bien lo que usted diga. Tire.— Tire. digo yo. Que me está poniendo. Como se me va la cabeza. (Vuelve a tirar) y cuatro. ¿Está claro. ¡Entérese! Si llega donde estoy yo. DOCTOR.— Aquí no se come. Si saca un uno está listo. JOSUÉ. lo que es. que hay sitio para los dos en el mundo. (A DORI) Le he comido la ficha.DOCTOR. DOCTOR. (El DOCTOR lo hace) DORI. como en su maldito ajedrez. ..— Me encuentro mal. (Tira) Cinco.— Otro seis.— Tire y no sea cobarde. DORI— ¡Tire! (El DOCTOR lo hace) Seis. JOSUÉ. DOCTOR.— No juego más. He sacado un uno y le he comido. caníbal? DOCTOR. Pasé delante de usted. Señorita. JOSUÉ..— No. JOSUÉ. maldita sea. JOSUÉ. vamos. amigo... Tiro yo. Tire.— Pues en el parchís.— (A DORI) Me está haciendo trampas.—¡Ahí va! Se ha quedado a un punto de la calavera. se pone a mi lado. tranquilamente.— (Tira) Uno.

. ¡resquiesquant in pacem! DORI. a lo mejor es retardada. DOCTOR. JOSUÉ. No.— "Dios mío. JOSUÉ. JOSUÉ. (Coge rápidamente el catálogo y regresa a su sitio. (El DOCTOR agita el dado temblando y tira) JOSUÉ. Me he torcido un tobillo.— Tres o cuatro minutos. ¡se acabó! ¿Qué se habían creído.) Me la jugué. "Retardas".— ¡Uno! DOCTOR..DORI. Estallan en diez segundos". Dios mío! JOSUÉ.— No.— No hace falta pensar. Allá voy..— Llegue al final con dignidad. y si dan un paso hacia mí les. Tengo que mirar en el catálogo. éstas. por favor.— Amen (Al DOCTOR) Tire y acabemos de una vez. si me tendré que levantar yo y con un poco de suerte me voy a criar malvas por un idiota con bata." Alcánceme el catálogo que andará por ahí. eh? ¡Ahora ¿qué?! ¿eh? ¡gentuza de mierda! ¿eh? ahora ¿qué?.. Esta es ¿Cuánto hará? DORI.— No estoy bien. Si saca cualquier número menos el uno ya casi seguro que gana.— No sé. "Bombas de mano.— (Agarrando la bomba de mano) ¡No se muevan! Esto se acabó.— Sí. . DOCTOR. Si tarda en explotar se puede hacer algo.— ¿Yo?." Aquí "Automáticas.— ¡AAAhhh! (Pausa tensa) DORI. haga lo que pueda ¡Ay. Dios mío. Pero si saca el puntito fatídico..— ¡La argolla! ¡Ha tirado de la argolla! ¡Va a explotar! ¡Al suelo! (El DOCTOR suelta la bomba y se tira al suelo también) TODOS. No puedo levantarme. voy a salir por esa puerta.— ¿Qué pasa? JOSUÉ. "Pueden explotar en cualquier momento dentro de los cinco primeros minutos después de tirar de la argolla". y no puedo pensar. DOCTOR.. ésta no. A ver si lo encuentro.

. JOSUÉ. para que mate a todo el que pille subiendo... El culillo.. ¡Tirar de la argolla! ¿En qué estaría pensando su madre el día que. Haga usted algo.. Dios mío.. ¡Se engancha! DORI.— (Acercándose a ellos a rastras) Aquí no hay ninguna ventana."girar a rosca el culo muy suavemente para evitar el efecto de simpatía.— Ay. A la una. Y le compro lo que quiera. DOCTOR.... mi Josué. ¡Ah! Y no se le olvide tirar de la cadena.— Señorita... Tírela fuera. para evitar el efecto de . JOSUÉ. y ¡Está! DOCTOR..— (Aterrorizado) No puedo. (Al DOCTOR) El trozo más grande que quede de mí lo pone de pisapapeles en la mesa.— ¿Y si la tiramos al water? Tírela al water. despacito. (Vomita sobre DORI) DORI.. La busca.— Si salimos vivos de ésta... mi Josué! (Saca la cabeza por encima de la mesa) DOCTOR.. DORI. Pero. desenroscar.. El culo. JOSUÉ.— ¡Ay.. DORI. se engancha. ya gira. el culete." Voy... DORI.— ¡Aaaaah! ¿No puede echarlo a otro lado?..DOCTOR. por favor.? (Se dirige a la esquina donde está la bomba.. que no explote mi casa. ¡Ay!. ¡Huy!. A ver.. A las dos....— Se engancha....— ... ¡Llevadme flores! Pues si no quieres por las buenas.— ¡Ya la tengo! Ven aquí.suave...... DOCTOR. que no se le olvide.— Eso.. suave. para recuerdo. me he" torcido un pie. de verdad. por las malas.. JOSUÉ. (A JOSUÉ que con la bomba .—¡Dios mío! Me encuentro muy mal..— No voy yo.— (Leyendo el catálogo) . amor mío? JOSUÉ. DORIy el DOCTOR parapetados tras la mesa) ¡No la encuentro! DORI.. pequeña. Hay un ruidito. ¡Está duro! Anda.— ¿Quieres que vaya contigo. ya. por favor. suavemente. cúbrase usted.. no seas así. fuera a la escalera.. voy a vom.

JOSUÉ. DORI.— Buena la hemos hecho. eso es lo que te pasa. ¿no? DORI. Ya casi no respira. JOSUÉ. muy preocupados) DORI. JOSUÉ. ¿Qué hacemos? ¿Le hago el boca a boca? DORI. JOSUÉ.— Mira que te dije que tuvieras cuidado. los echaba al agua y se les pasaba a casi todos. JOSUÉ y ella lo miran inocentemente con cara de no haber roto nunca un plato. ya estoy mejor.. El DOCTOR se levanta tambaleándose y se acerca a JOSUÉ) DOCTOR...desactivada en la mano se ha acercado a ellos) ¡Me ha vomitado! (Va al lavabo a limpiarse. Esto no es una piscina. Este mes no saco la producción.. Son cosas de la vida.— Este es capaz de espicharla también para amolarnos. no.— Todavía a lo mejor se puede hacer algo. JOSUÉ. . DORI. Estamos arreglados y encima me ha estropeado el traje. Al fin y al cabo se salió con la suya. no.. (Empiezan a recoger todas las cosas y a meterlas en el maletín de JOSUÉ) JOSUÉ.— Eso sí es verdad... me he puesto malo..— ¿Yo? ¡El! De no dormir y de estar aquí metido todo el día con este olor.—Y qué le vamos a hacer.. Cuando yo estaba de socorrista en la piscina. Lo deposita en el suelo) ¡Dori! ¡Dori! (Entra DORI limpiándose y se acerca al DOCTOR que está tumbado sin sentido en el suelo.. Un día perdido y sin vender una escoba.. que si se nos queda seco.— No es lo mismo..— Mira. A recoger y vamonos. JOSUÉ. Mira. DORI.. se está poniendo morado. ¿Será posible? No valen para nada. (El DOCTOR cae desvanecido en sus brazos.. Es que eres.—Y yo me he quedado sin trabajo..— ¡Como se puso porque sacó el uno! (Mira ahora detenidamente al DOCTOR) No somos nada.. No me compró nada.— Hombre.— Es que.— Porque no tienes tacto.

. seguro.— Necesitas más práctica. ¿eh. Fíjate enseguida como..— Ah. (Pausa.. éste es que era un cabezón y claro. JOSUÉ.) Lo que es la vida..— Cuadros negros y blancos.—Si ha sido él. ¿Has guardado la bomba? DORI.DORI.. DORI....— No se vende bien esto. Y todos iguales (Tira el ajedrez y guarda la oca en su maletín) DORI... eso sí.— Si nos damos prisa todavía llegamos al cine.—¿Quién? ¿Antony Quinn? DORI... Después coge la oca en la otra mano y mira uno y otro. JOSUÉ. roto.. no.. (Lo hacen) JOSUÉ. (Ha encontrado el ajedrez en el suelo tirado y lo coge.—¿Dónde? JOSUÉ. Yo le había cogido cariño. DORI. JOSUÉ. no.— No sé. Una vez vendía figuritas de escayola en el metro y tampoco se sacaba nada. DORI. Es que eres un manazas. JOSUÉ. que ponen una de Anthony Quinn. pero no te preocupes que ya verás como poco a poco. DORI. JOSUÉ.— Anemia.— ¿Y quién más trabaja? DORI.. Un poco raro. Y poca cosa.. Era un mandón. Solo sé que es de Antony Quinn. antes cuando.— Tendría algo de corazón. acaban de recoger) No era mala persona...— ¡El Doctor! ¡Este! JOSUÉ.— Sí. el cenicero..? Que haya gente que le dé por. Con este trabajo de comer el coco a los demás.— Mira. con los . anemia. pero era majo.— En la película esa que dices...— Ayúdame a poner la mesa en su sitio.

¿Qué.— ¡¡¡No.clientes se llevaba muy bien. DORI. se ha recuperado. JOSUÉ.. cójalo usted misma. ya estoy mejor. así.— Otro día: ¡Mañana! DORI. Despacio.. usted sabe dónde está el dinero. Si habla y se mueve. JOSUÉ. Mejor ¿no? DOCTOR. no seas tonto. ¿Se encuentra mejor? (Lo levantan y lo llevan hasta el diván de los pacientes) DOCTOR..— (Al ver de nuevo a JOSUÉ) Señorita.. Acuden los dos muy sorprendidos) DORI. Se me está haciendo un poco tarde. tiene que comprenderlo..— ¡Mira! ¡No esta muerto del todo! JOSUÉ. respire hondo.— ¡Socorro! ¡Que alguien me ayude! DORI. me espera otro cliente y ya sabe usted como son estas cosas. Despierta de pronto el DOCTOR de su desmayo. no!!! (Saliendo de una pesadilla. .. es que me he mareado ¿sabe? JOSUÉ.— Eso parece.. despierte doctor. (Le da un beso) DOCTOR...— (A JOSUÉ) Acaba de recoger y vamonos....— (Mirándole sorprendido) Pues mira. nos vamos a tener que marchar ya..— No se preocupe ahora del dinero doctor. DOCTOR.— (Metiendo el resto de sus cosas en su maletín) Sí. y tiene que ponerse bien. Nosotros ahora nos vamos y Josué vuelve otro día que se encuentre usted mejor ¿verdad? ¿eh? JOSUÉ.— (Cogiéndola al pasar a su lado) ¿Me quieres? DORI. con cuidado.— Tranquilícese. Tiene que cuidarse...— Ya ves.— Sí.. DORI. ayúdame Josué. Échese aquí doctor. ya se me ha pasado. Cálmese.— Anda. no quiero tirar!!! ¡¡¡No.

encantado de haberle conocido.Encantado de. muchas gracias señorita.. . Estoy bien. sí..— No. Y se va haciendo lentamente el OSCURO.. DOCTOR. y el DOCTOR va sumergiéndose dentro del diván que le va devorando..— Recuerde doctor que la primera visita mañana es a las diez. ¿Queda algo más pendiente? DOCTOR. adiós. Vamos.— Sí.... se ha hecho muy tarde. Estoy muy bien aquí.. sí nada más.. El DOCTOR completamente desconcertado está medio tumbado en el diván de los pacientes) JOSUÉ.— ¿De verdad no necesita nada más? ¿Se encuentra ya bien? DOCTOR.— El gusto es mío.— (Volviéndose cuando ya va a salir y señalándole amenazante con el dedo para que le quede muy claro) Mañana.... ¿eh? (Salen DORI y JOSUÉ mientras suenan músicas estridentes... JOSUÉ. DORI. DORI. JOSUÉ.— (Ya con la maleta en la mano y la chaqueta puesta. a punto de salir) Bueno doctor..— Hasta mañana. Josué.DORI. puede usted marcharse. (Le da la mano) DOCTOR.—Adiós.— Así no se pueden sacar buenos números...... Ya sabe donde me tiene para cualquier cosa que.. yo cerraré. Yo vendré sobre las nueve y media. (JOSUÉ retiene la mano del DOCTOR unos segundos y luego la suelta con una sonrisa y coge la maleta.) FIN . no.

Intereses relacionados