Está en la página 1de 5

Tratamiento de los trastornos relacionados con el cannabis en

Europa: Resumen ejecutivo y Conclusiones del informe del
OEDT
(Treatment of cannabis-related disorders in Europe, Schettino et al., EMCDDA, 2015)

Resumen Ejecutivo
Antecedentes
Históricamente las personas con trastornos por consumo de cannabis han
estado presentes en los entornos de tratamiento de drogas en Europa; Sin
embargo, en los últimos años, el número de quienes buscan tratamiento para
problemas relacionados con el consumo de cannabis ha aumentado, tanto en
términos absolutos como relativos. Al mismo tiempo, en muchos países de
Europa se han implementado, ampliado o modificado los programas de
tratamiento nacional para servir mejor a esta población.
Esta publicación tiene como objetivo proporcionar a expertos y responsables
políticos un análisis de la información más reciente disponible sobre el
tratamiento por consumo de cannabis, para asegurarse de que tienen una base
sólida para la toma de decisiones. Más específicamente, se ofrece una revisión
de investigaciones recientes sobre los tratamientos disponibles para los
consumidores de cannabis adolescentes y adultos. Además, se describen y
analizan programas seleccionados específicos para el cannabis aplicados en la
Unión Europea, y se ofrece una breve descripción de la disponibilidad y el tipo
de tratamientos para las personas con trastornos por consumo de cannabis en
cada Estado Miembro de la UE. Por último, se comparan los indicadores de
necesidades de tratamiento con la estimación de tratamientos que realmente
se ofrecen.
Métodos y fuentes de datos
Se realizaron búsquedas entre materiales y publicaciones de investigación del
Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT) para
identificar todas las revisiones sistemáticas, revisiones narrativas y estudios
individuales (ensayos controlados aleatorios y estudios observacionales) sobre
la eficacia del tratamiento para los consumidores de cannabis (adolescentes o
adultos) publicados entre 2008 y 2012. Se realizaron búsquedas de términos
relacionados con el tratamiento de los trastornos relacionados con el cannabis
en publicaciones recogidas en tres bases de datos (PubMed, EBSCO y Google
Scholar). Se establecieron criterios de exclusión para los estudios que se
centran únicamente en el alcohol o el tabaco.
Los datos sobre los programas de tratamiento específicos sobre el cannabis en
los 28 Estados miembros de la UE, Turquía y Noruega se obtuvieron de los

Informes anuales y boletines estadísticos del OEDT 2008-2012 (OEDT 20082012a, b) a través de una recopilación de datos ad hoc con el apoyo de la red
de los puntos focales nacionales del OEDT (REITOX).
Hallazgos
Se encontró una variedad de tratamientos basados en la evidencia disponibles
para los trastornos por consumo de cannabis. En comparación con el
tratamiento que se suele ofrecer en la práctica habitual, estas intervenciones
son más eficaces en la reducción de la frecuencia y la cantidad de uso de
sustancias, así como la gravedad de los problemas relacionados con el uso de
sustancias.
No hay un tratamiento concreto apoyado en la evidencia significativamente más
eficaz que cualquier otro tratamiento también apoyado empíricamente. Sin
embargo, una combinación de terapia cognitivo-conductual (TCC) y la
entrevista motivacional (EM) aparece en muchos estudios como más eficiente
que otros métodos de tratamiento.
Mientras que la terapia familiar multidimensional (TFMD) puede presentar
algunas ventajas con respecto a otros métodos de tratamiento para los
adolescentes (por ejemplo, una mejor adhesión al tratamiento), una
combinación de la TCC, EM y manejo de contingencias (MC) parece ser el
enfoque de tratamiento más eficaz para los adultos.
La mayoría de los países de Europa ofrecen programas de tratamiento
basados en la evidencia para los trastornos por consumo de cannabis. Estos
siguen, ya sea un enfoque general de tratamiento de abuso de sustancias, o
uno más específico para el cannabis.
De los 30 países europeos encuestados, todos menos Suecia proporcionaron
información sobre la provisión de tratamiento para problemas de cannabis.
Quince de los países proporcionan al menos un programa de tratamiento
específico para el cannabis. En el resto de países, las personas con trastornos
por consumo de cannabis son tratados en los mismos programas con
individuos con trastornos por otras sustancias.
Los programas de tratamiento se administran tanto en ambulatorios como en
entornos hospitalarios por una variedad de diferentes proveedores de servicios,
incluidos profesionales, para-profesionales y legos. Las intervenciones
específicas para el cannabis basadas en la evidencia más frecuentemente
ofrecidas en Europa se basan en TFMD, TCC y EM/ TEM (terapia de
estimulación motivacional). En la mayoría de los países que ofrecen
tratamiento específico para el cannabis, la cobertura de la población afectada
está valorada como "buena", y los expertos informan que la mayoría de las
personas que necesitan tratamiento de los trastornos por consumo de cannabis
tiene acceso al tratamiento. Algunos países, sin embargo, sólo tienen una
cobertura limitada, a veces a pesar de los altos niveles generales de
necesidad. Se sabe menos sobre la accesibilidad del tratamiento para los

trastornos por consumo de cannabis en los países que no ofrecen
intervenciones específicas para el cannabis.
Conclusiones
Aunque muchos países en Europa ofrecen programas de tratamiento muy
eficaz y completo para los trastornos por consumo de cannabis, todavía hay
potencial para seguir mejorando. En algunos casos, no se ofrece ningún
tratamiento basado en la evidencia para los trastornos por consumo de
cannabis; en otros casos, la disponibilidad puede no ser suficiente. La
colaboración entre los proveedores de tratamiento, el sistema de atención a la
salud y el sistema de justicia penal puede ayudar a llegar a las personas
necesitadas a través de las derivaciones adecuadas. Si bien la mayoría de los
que reciben tratamiento por problemas relacionados con el cannabis son
tratados en régimen ambulatorio, también se informó por la mayoría de los
países que existe tratamiento de pacientes en régimen residencial. Dada la
corta edad y el nivel limitado de problemas experimentados por muchos
consumidores de cannabis, las intervenciones basadas en Internet son un
enfoque prometedor que cuenta ya con el apoyo de algunas pruebas.
Abordar las deficiencias y limitaciones ayudará a aumentar la disponibilidad
general y calidad del tratamiento de los trastornos por consumo de cannabis en
Europa, lo que puede reducir los potenciales efectos negativos a largo plazo en
este grupo de usuarios de drogas relativamente joven. Los altos niveles de
consumo de cannabis en algunas partes de Europa, junto con el creciente
desafío al estatus del cannabis como una sustancia de venta ilegal, y los
posibles cambios en la aceptación social de la droga, subrayan la importancia
de satisfacer las necesidades actuales de tratamiento y permanecer atentos a
cambios en el futuro.
DISCUSIÓN
La observación de Bergmark (2008) de que para los trastornos por consumo de
cannabis todos los tratamientos parecen funcionar parece todavía vigente. Nuestra
revisión de la literatura publicada desde 2008 no ha encontrado pruebas concluyentes
de la superioridad de un tratamiento específico sobre otros. El contexto de tratamiento
y las elecciones de la persona que entra en tratamiento son más determinantes en el
resultado que la modalidad de tratamiento. La evidencia no muestra que el tratamiento
especializado en consumo de cannabis para estos usuarios ofrezca mejores
resultados que el tratamiento para consumo de sustancias en general (ambos
enfoques pueden funcionar). Estos hallazgos son tranquilizadores ya que las opciones
disponibles para el tratamiento de problemas relacionados con el cannabis varían
ampliamente en toda la Unión Europea.
A pesar de la cooperación de expertos en casi todos los países de la UE, el panorama
del tratamiento de cannabis que se desprende es incompleto. Para muchas de las
opciones de tratamiento previstas en Europa, especialmente en los enfoques de
consumo de substancias en general, sólo hay disponible una información en el mejor
de los casos limitada. Por el contrario, se encuentra disponible información detallada

en la mayoría de los programas específicos para cannabis cubiertos por este estudio:
todos ellos se basan en estrategias terapéuticas con la mayor evidencia de efectividad,
aunque sólo en cuatro de estos programas se ha comprobado su eficacia.
Surgen preguntas sobre cómo la evidencia disponible puede influir el tratamiento de
problemas de abuso de cánnabis en los países europeos. Investigaciones recientes
sobre los factores moderadores de la efectividad del tratamiento muestran que la
"cultura" puede ser un factor relevante para determinar el éxito o el fracaso de una
intervención (Madriguera-Sánchez y Wrona, 2012; Robbins et al, 2008). Sin embargo,
las pruebas fundamentales publicadas están compuestas en gran parte por estudios
de tratamientos realizados en Estados Unidos o Australia. ¿En qué medida son los
estudios de programas de TCC (terapia cognitiva conductual) publicados transferibles
a los diversos entornos de tratamiento europeos? ¿Se necesitan adaptaciones
culturales de estos enfoques? Estas son las cuestiones a investigar que deberían ser
abordadas.
Comparando indicadores de las necesidades de tratamiento y los tratamientos que se
ofrecen, la situación general en Europa parece positiva. En la mayoría de los países,
parece haber un nivel adecuado de prestación de tratamiento en relación a su
necesidad. Sin embargo, algunos de los países con altos niveles de abuso, y
posiblemente, con altos niveles de necesidad, han informado de niveles relativamente
bajos de prestación de tratamiento, lo que puede indicar la existencia de necesidades
de tratamiento no satisfechas.
Aunque la mayor parte de los problemas de cannabis son tratados en régimen
ambulatorio, quienes tienen al cannabis como droga primaria representan sin embargo
casi uno de cada cinco de quienes reciben tratamientos en régimen de ingreso.
Mientras que cerca de la mitad de los países ofrecen intervenciones ambulatorias
específicas para el cannabis, las opciones de tratamiento residencial específicas para
cannabis se ofrecen sólo en los Países Bajos y Eslovaquia. La demanda de
tratamiento residencial para problemas de cannabis es probable que se incremente en
el futuro si la demanda global para el tratamiento de cannabis sigue aumentando.
Las intervenciones a través de Internet presentan un área prometedora de mayor
desarrollo, ya que pueden llegar a un grupo mucho más amplio de consumidores de
cannabis, los cuales pueden beneficiarse de intervenciones preventivas y de
tratamiento.
En estrecha relación con el tema de la creciente demanda de tratamiento están los
asuntos legales relacionados con el uso y el tratamiento de cannabis. Una proporción
sustancial de aquellos que se presentan con problemas de consumo de cannabis en
Europa son derivados por el sistema judicial. Los cambios en las prácticas de
derivación desde la justicia penal y el énfasis en la rehabilitación y tratamiento sobre el
castigo y corrección seguirán teniendo un impacto en quién es derivado para su
tratamiento, en quién recibe el tratamiento y, en última instancia, en la disponibilidad
de tratamiento en Europa. Dependiendo de la política, las tasas de derivaciones para
tratamiento podrían aumentar o disminuir independientemente de los cambios reales
en la prevalencia de los problemas relacionados con el cannabis. Las cuestiones
relativas a la situación legal del cannabis tienen el potencial de afectar la política y la

práctica judicial de derivaciones y, tal vez, incluso la naturaleza del tratamiento para
los problemas de cannabis. Por ejemplo, la despenalización del cannabis podría
conducir a escenarios de programas de tratamiento enfocados a la moderación del
consumo de cannabis, en lugar de a la abstinencia total como objetivo del tratamiento.
Otras indicaciones para el futuro crecimiento de la oferta de tratamiento en Europa
incluyen la implementación del tratamiento del consumo de drogas específico para
adolescentes en más países y un crecimiento de las terapias multisistémicas para
tratar esta población.
A partir de los datos analizados en este estudio, parece que existen programas
diseñados específicamente para adolescentes en sólo la mitad de los países que
ofrecen tratamiento específico para cánnabis. Los datos no revelan cuántos de los
otros países ofrecen programas de tratamiento dirigidos a adolescentes. Como los
adolescentes representan una gran parte de quienes tienen un consumo de cannabis
problemático en la Unión Europea, la satisfacción de las necesidades de esta
población dependerá de que más países ofrezcan tratamientos específicos para
adolescentes, tales como las terapias familiar y multisistémica.
Los bajos índices de búsqueda de tratamiento, retención y abstinencia total (que sigue
siendo el objetivo principal del tratamiento de las instituciones de tratamiento y de las
compañías de seguros de salud en muchos países de la UE) relacionados con el
tratamiento de cannabis, pueden sugerir que existe un considerable margen de mejora
en las intervenciones.
Así como es necesario el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas, también se
requiere una diversificación de los enfoques existentes, adaptando el tratamiento a las
características y necesidades de este grupo heterogéneo de clientes (por ejemplo, la
comorbilidad, el sexo, derivación del sistema judicial). Se necesitan enfoques más
eficaces en las intervenciones tempranas y la prevención secundaria para niños,
adolescentes y adultos jóvenes. Por otra parte, se necesita más trabajo en la mejora
del tratamiento para grupos específicos de consumidores, incluidos aquellos con
diagnóstico dual, los presos, mujeres embarazadas consumidoras de cannabis y
ciertos grupos de consumidores de edad avanzada. La función de los déficits
neurocognitivos prolongados asociados al uso de cánnabis precisa ser examinada en
el proceso de tratamiento (y su reversibilidad), así como la efectividad de la terapia de
rehabilitación cognitiva en este grupo de pacientes. La investigación de nuevos y
eficaces enfoques farmacológicos para el tratamiento de la dependencia del cannabis
está todavía en curso y es muy necesaria. Por último, deben ser abordadas las
cuestiones de organización del tratamiento e indicadores diferenciales ("qué pacientes
se benefician más de una intervención, realizada por qué tipo de profesional de la
salud y en qué contexto), y la necesidad de formación, capacitación y supervisión de
casos por parte de los terapeutas.
Published in English as “Treatment of cannabis-related disorders in Europe” by the European Monitoring
Centre for Drugs and Drug Addiction,© European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction, 2015.
Translation of most relevant chapters into Spanish made by Laura Sangüesa and Xavier Ferrer. Thanks
are given to the EMCDDA for its permission to translate these sections of the Report. It may be
downloaded from: http://www.emcdda.europa.eu/publications/insights/2015/treatment-of-cannabis-relateddisorders