Está en la página 1de 1

MIÉRCOLES, 20 DE ABRIL DE 2016

economia@elcolombiano.com

17

ECONOMÍA
PRECIOS NOTICIA

Por arriendos y educación,
inflación se mantendrá alta
Se espera que precio de alimentos baje después de junio, pero aumentos
indexados con el IPC de 2015 presionan el costo de vida.
Por DAVID ORTIZ CASTAÑO

El impac

Mar 16

Mar 15

Mar 14

Mar 13

Mar 12

Mar 11

2016

3,6
5,8

7,9
No trans

ables sin

alimento
s ni regu
lados

ian en US
$)

3,5

3,7
4,8

3,5
5,9
ables (no
No trans

años

a marzo

2,7

2,6
3,5
6,2
gulados
Sin alime

Inflación básica

ntos ni re

% 7,0

6,5
6,0
5,5
5,0
4,5
4,0
3,5
3,0
2,5
2,0

IPC

6,29%

Mar 16

Mar 15

Mar 14

Mar 13

Mar 12

Mar 11

Rango meta

(servicio
s público
s)

2016

4,6

2015

2,5

2014

Sin alime
ntos

Inflación total
en Colombia

oce meses

7,9

8,0
7,0
6,0
5,0
4,0
3,0
2,0
1,0
0,0

7,98%

% 9,0

to en tre
s

Cifras a d

se comerc

LAS CARAS
DE LA
INFLACIÓN

Fuente: Carlos Gustavo Cano,
Banco de la República.
EL COLOMBIANO © 2016. RR (N3)

% 9,0

8,0
7,0
6,0
5,0
4,0
3,0
2,0
1,0
0,0

“La discusión no se
trata solo sobre lo
alta que está la
inflación sino en la
persistencia de los
incrementos”.
CARLOS GUSTAVO CANO
Codirector del Banco de la República.

de las familias pagaba alquiler.
En consecuencia, si la inflación como prevén los analistas,
mermará después de junio, no
lo hará significativamente para
quienes les ajusta el costo de la
educación y la vivienda.
Y las cifras siguen al alza. A
marzo de 2016, el Dane reveló
que el IPC alcanzó un dato
anualizado de 7,98 %, el más

2017 T4

2016 T4

2015 T4

2014 T4

¿Cuál será el rango
de la inflación el
próximo año?

2013 T4

M

añana se vence su
contrato de arrendamiento. Después del 21
de abril tendrá que pagar 6,77
%, es decir la inflación causada en 2015 para Colombia y
cifra con la que se ajustan todos los alquileres. El aumento
que fue conocido desde diciembre, en su caso, se le
efectuará desde mayo.
El escenario en los arriendos es el más común para entender cómo actúa la indexación sobre los precios, porque implica que una variable
lo afecta durante el año con
un índice que se estableció
en el pasado.
Ahora bien, esto también
se puede llevar al plano de los
costos educativos. El Ministerio de Educación fijó que, por
ejemplo, para los colegios con
libertad regulada las matrículas podían aumentar entre un
4,86 % y 6,36 %. Quienes tienen hijos en el calendario A,
tuvieron que asumir el incremento en febrero, pero las familias de calendario B lo sentirán en septiembre, no importa que la inflación, como esperan los analistas, baje para el
segundo semestre del año.
Con algunas variables más,
esto también se experimenta
en servicios públicos.
Para el director de investigaciones económicas de Citi,
Munir Jalil, estos tres aspectos
mantendrían alta la inflación
durante el año pues “son costos que asumen las familias
sobre épocas diferentes del
año, mientras tanto el ingreso
sigue siendo el mismo”.
Pero, ¿por qué nos debe
importar la indexación? Principalmente porque según el
Índice de Precios al Consumidor (IPC), que mide la inflación, de cada 100 pesos que
componen el costo de vida de
una familia en Colombia, 30
pesos se destinan a vivienda
y 5,7 pesos en educación, por
citar los dos ejemplos.
Sin embargo, hay que aclarar que dentro del componente de vivienda del Dane no
sólo están los arriendos, también el costo de la vivienda
nueva, usada, entre otros.
Según el BID en 2012, el
peso de los arriendos sobre el
total de los ingresos de una familia en Colombia alcanzaba
el 63 % y, datos del Dane
muestran que a 2015 el 36,8 %

alto registrado desde 2001.
Incluso, la Junta Directiva
del Emisor, durante su última
reunión, consideró que ante un
aumento tan acelerado, la indexación está haciendo más difícil anclar las expectativas del
IPC al rango meta que es entre
2 % y 4 %.

14

Calibrando la inflación
Pero esto cómo funciona y
cómo afecta a las familias. Si
las expectativas de inflación
siguen altas, como lo demostró de la última Encuesta de
Expectativas del Emisor, que
la ubica en 6,03 % al finalizar
2016, de acertar, ese podría ser
el aumento de los arriendos, el
margen para calcular las matrículas y el escenario base
para ajustar servicios públicos,
seguros de vehículos, citas
médicas, entre otros.

Este hipotético 6 % que
prevé el mercado golpearía a
todos los hogares en esos tópicos por los doce meses siguientes, a diferencia de lo
que pasa con el precio de los
alimentos, que varía con frecuencia durante el año.
Es decir, mientras la inflación para un kilo de arroz puede variar mensualmente, tanto
para los índices del Dane como
para su tendero de confianza, el
aumento de los arriendos o las
matrículas no, esos se indexan.

meses ha permanecido la
inflación anualizada por
encima del rango del Emisor.

PARA SABER MÁS

FUERTE IMPACTO
DEL DÓLAR
El otro impulso sobre la
inflación la da la transmisión del dólar en los
precios. Según el Banco de la República, la
devaluación del peso
colombiano fue de
31,64 % en 2015 y ese
factor se transmitió con
fuerza a alimentos e
importados. Aunque
los precios sobre los
bienes no sube proporcionalmente a la devaluación, cada sector en
su cadena de valor
asume esta variación.
La transmisión se ve
en el dato del Dane de
IPC de transables, que
pasó de 4,22 % en
2015 a 8,11 % doce
meses después.
Bueno y qué va a pasar
“Sin fenómeno de El Niño
y con una tasa de cambio
estabilizada sobre los
3.300 pesos, el IPC tiene
que desacelerar”, estima
el director de investigaciones económicas del
Banco de Bogotá, Camilo
Pérez.
Así pues, el Banco de la
República en su cruzada de
subir las tasas de interés para
atajar la inflación ya vería
una respuesta.
Pero, aún sabiendo esto,
al codirector del Emisor, Carlos Gustavo Cano, le preocupan las “inflaciones básicas”,
que son las que excluyen los
bienes y servicios que son
muy volátiles en su precio.
Ese indicador llegó en su
medición anual a marzo de
2016 a 6,3 %.
“El promedio de las básicas aumentó por 18 meses
consecutivos. Este es el indicador más relevante cuando
uno mira la inflación. Esto no
se trata de la persistencia de
una inflación alta, sino de la
persistencia del aumento”,
acota el economista.
Lo que viene, según el
codirector, son movimientos de política monetaria
más fuertes. Eso traducido a
su bolsillo implica encarecer
el precio del dinero. La herramienta del Banco de la
República para controlar la
inflación es subir la tasa de
interés. En marzo la llevó a
su máximo de siete años:
6,50 %.
Con un panorama tan
poco alentador, a la autoridad monetaria le tocará seguir apretando clavijas para
mermar el costo de vida ■
EN DEFINITIVA
La discusión sobre el aumento
de la inflación no se centra solo
en el acelerado incremento de
los alimentos, la indexación del
IPC del 2015 le juega en contra a
los bolsillos de las familias.