Está en la página 1de 125

IKAS-SEKUENTZIA EGITEKO ZENBAIT

MATERIALA: PAUSOAK, JARDUERA MOTAK ,


AZKEN EKOIZPENAK. ETA GURE
IKASLEGOAREN IKASKUNTZA ETA
EBALUAZIOA BULTZATZEKO TRESNAK

ALGUNOS MATERIALES ÚTILES PARA


ELABORAR UNA SECUENCIA DIDÁCTICA:
PASOS, TIPOS DE ACTIVIDADES,
PRODUCTOS FINALES Y HERRAMIENTAS
PARA IMPULSAR EL APRENDIZAJE Y
EVALUACIÓN DE NUESTRO ALUMNADO

ANA BASTERRA LEIOAKO BERRITZEGUNEA


AURKIBIDEA/ÍNDICE

 IKAS-SEKUENTZIA EGITEKO PAUSOAK/ PASOS


PARA ELABORAR LA SECUENCIA DIDÁCTICA

 JARDUEREN ADIBIDEAK/ EJEMPLOS DE


ACTIVIDADES

 AZKEN EKOIZPENAK: ADIBIDEAK/ PRODUCTOS


FINALES: EJEMPLOS

 EKOIZPENAK EGITEKO EREDUAK,


ORIENTABIDEAK, KONTROL-ORRIAK ETA
EBALUATZEKO TXANTILOIAK/ MODELOS PARA
HACER LOS PRODUCTOS, ORIENTACIONES,
HOJAS DE CONTROL Y PLANTILLAS PARA LA
EVALUACIÓN

 BALIABIDEAK/ RECURSOS

 EBALUAZIORAKO ETA HOBETZEKO TRESNAK/


HERRAMIENTAS PARA MEJORAR Y EVALUAR
IKAS-SEKUENTZIA EGITEKO,
ZEIN PAUSO EMAN BEHAR
DITUT?

PARA ELABORAR UNA


SECUENCIA DIDÁCTICA QUÉ
PASOS TENGO QUE SEGUIR?
AZKEN EKOIZPENAK: ADIBIDEAK

PRODUCTOS FINALES: EJEMPLOS


JARDUEREN ADIBIDEAK

EJEMPLOS DE ACTIVIDADES
EKOIZPENAK EGITEKO EREDUAK,
ORIENTABIDEAK, KONTROL-ORRIAK,
ETA EBALUATZEKO TXANTILOIAK

EJEMPLOS DE PRODUCTOS,
ORIENTACIONES, HOJAS DE CONTROL
Y PLANTILLAS DE EVALUACIÓN
ORIENTACIONES PARA LA ELABORACIÓN
DE LA PRESENTACIÓN DE DIAPOSITIVAS

Poned en común las plantillas de recogida de la información escrita y


gráfica siguiendo estas pautas:

Leed despacio la información escrita. Si no entendéis alguna palabra,


consultadla en el diccionario, buscando el significado de esa palabra
según el contexto.

DICCIONARIO ON-LINE

Señalad las ideas más importantes. Al lado de cada párrafo, señalad la idea
principal de ese párrafo con una palabra o una frase corta.
Las ideas y apartados que no se repiten en los textos subrayar con otro color.
Haced un esquema con los apartados que aparecen en los diferentes textos.

Para hacer el esquema a continuación tenéis un modelo Ejemplo de


esquema.doc
Aquí tenéis la plantilla para elaborar vuestro esquema provisional
Esquema provisional.doc

Si al poner en común vuestras aportaciones, veis que hay apartados que no se

han visto en el esquema provisional, elaborad un esquema definitivo


Esquema definitivo.doc

Antes de comenzar a elaborar vuestro borrador, seguid estas instrucciones

Antes de comenzar a elaborar el borrador.doc

A continuación, tenéis una plantilla para evaluar la presentación de diapositivas


que vais a hacer. Os puede servir a la hora de hacer la presentación de
diapositivas definitiva. Además, con esta plantilla os van a evaluar el resto
de los compañeros-as de la clase.
PLANTILLA PARA EVALUAR LA PRESENTACIÓN DE DIAPOSITIVAS ELABORADA EN EL GRUPO

Miembros del grupo:

Título de la investigación:

1 2 3

Aparecen todos los apartados del esquema definitivo

La información es coherente y aparece de manera ordenada

El nivel lingüístico utilizado es apropiado para explicar a nuestros compañeros-as

Aparecen imágenes, direcciones de Internet, vídeos relacionados con el tema

Hay un índice

La portada y el título es adecuado


1.-Adecuado
2.-Suficiente
3.-Inadecuado
Ana Frank nació en Alemania en
1929 y pertenecía a una familia judía que se exilió en Holanda al comenzar las
persecuciones nazis. A la edad de trece años comenzó a escribir un diario y poco tiempo
después ella y su familia tuvieron que ocultarse para evitar los campos de
concentración. Permanecieron escondidos desde 1942 hasta 1944 año en que fueron
descubiertos. En 1945 murió en el campo de concentración de Bergen-Belsen. Su diario
fue encontrado en el escondite que habitó durante dos años.

Fragmentos del Diario de Ana Frank


20 de junio de 1942

Mi padre tenía ya treinta y seis años cuando se casó con mi madre, que tenía veinticinco.
Mi hermana Margot nació en 1926, en Frankfort del Meno. Y yo el 12 de junio de 1929. Siendo
judíos cien por ciento, emigramos a Holanda en 1933, donde mi padre fue nombrado director de
la Travis N.V., firma asociada con Kolen & Cía., de Amsterdam. El mismo edificio albergaba a
las sociedades, de las que mi padre era accionista. Desde luego, la vida no estaba exenta de
emociones para nosotros, pues el resto de nuestra familia se hallaba todavía defendiéndose de
las medidas hitleristas contra los judíos. A raíz de las persecuciones de 1938, mis dos tíos
maternos huyeron y llegaron sanos y salvos a los Estados Unidos. Mi abuela, entonces de
setenta y tres años se reunió con nosotros. Después de 1940 nuestra buena época iba a terminar
rápidamente: ante todo la guerra, la capitulación, y la invasión de los alemanes llevándonos a la
miseria. Disposición tras disposición contra los judíos. Los judíos eran obligados a llevar la
estrella, a ceder sus bicicletas. Prohibición de los judíos de subir a un tranvía, de conducir un
coche. Obligación para los judíos de hacer sus compras exclusivamente en los establecimientos
marcados con el letrero de "negocio judío", y de quince a diecisiete horas solamente.
Prohibición para los judíos de salir después de las ocho de la noche, ni siquiera a sus jardines, o
aún de permanecer en casa de sus amigos. Prohibición para los judíos de ejercitarse en todo
deporte público: prohibido el acceso a la piscina, a la cancha de tenis y de hockey o a otros
lugares de entrenamiento. Prohibición para los judíos de frecuentar a los cristianos. Obligación
para los judíos de ir a escuelas judías, y muchas otras restricciones semejantes.
8 de julio de 1942

A las tres de la tarde llamaron a nuestra puerta. Yo no lo oí, porque estaba leyendo en la
terraza, perezosamente reclinada al sol en una mecedora. De pronto, Margot apareció por
la puerta de la cocina, visiblemente turbada.
- Papá ha recibido una citación de la SS -cuchicheó-. Mamá acaba de salir a buscar al
señor Van Daan. (Van Daan es un colega de papá y amigo nuestro).
Yoestaba aterrada: todo el mundo sabe qué significa una citación; v surgir en mi
imaginación los campos de concentración y las celdas solitarias. ¿Íbamos a dejar a papá
partir hacia allí?
- Naturalmente no se presentará - dijo Margot, mientras que ambas esperábamos en la
alcoba el regreso de mamá.
- Mamá ha ido a casa de los Van Daan para ver si podemos habitar desde mañana,
nuestro escondite. Los Van Daan se ocultarán allí con nosotros. Seremos siete.
En nuestro dormitorio, Margot me confesó que la citación no era para papá, sino para
ella misma. Asustada de nuevo empecé a llorar. Margot tiene dieciséis años. ¡Quieren
pues dejar ir solas a las muchachas de su edad! Afortunadamente, como mamá ha dicho,
no irá.

9 de octubre de 1942

Hoy no tengo que anunciarte más que noticias deprimentes. Muchos de nuestros
amigos judíos son poco a poco embarcados por la Gestapo, que no anda con
contemplaciones; son transportados en furgones de ganado a Westerbork, al gran
campo para judíos, en Dentre. Westerbork debe ser una pesadilla; cientos y cientos
están obligados a lavarse en un solo cuarto, y faltan los W.C. Duermen los unos
encima de los otros, amontonados en cualquier rincón. Hombres, mujeres y niños
duermen juntos. De las costumbres no hablemos: muchas de las mujeres y muchachas
están encinta.
Imposible huir. La mayoría está marcada por el cráneo afeitado, y otros, además, por
su tipo judío.
Si esto sucede en Holanda, ¿qué será en las regiones lejanas y bárbaras de las que
Westerbork no es más que el vestíbulo? Nosotros no ignoramos que esa pobre gente
será masacrada. La radio inglesa habla de cámaras de gases. Después de todo, quizá
sea mejor morir rápidamente. Eso me tiene enferma.
19 de noviembre de 1942

Podríamos cerrar los ojos ante toda esta miseria, pero pensamos en los que nos eran queridos, y para
los cuales tememos lo peor, sin poder socorrerlos.
En mi cama bien abrigada, me siento menos que nada cuando pienso en las amigas que más quería,
arrancadas de sus hogares y caídas a este infierno. Me da miedo el cavilar que aquellos que estaban
tan próximos a mí se hallen ahora en manos de los verdugos más crueles del mundo. Por la única
razón de que son judíos.

13 de enero de 1943

El terror reina en la ciudad. Noche y día, transportes incesantes de esa pobre gente,
provista tan sólo de una bolsa al hombro y de un poco de dinero. Estos últimos bienes
les son quitados en el trayecto, según dicen. Se separa a las familias, agrupando a
hombres, mujeres y niños.
Los niños al volver de la escuela, ya no encuentran a sus padres. Las mujeres, al volver
del mercado, hallan sus puertas selladas y notan que sus familias han desaparecido.
También les toca a los cristianos holandeses: sus hijos son enviados obligatoriamente a
Alemania. Todo el mundo tiene miedo.
Centenares de aviones vuelan sobre Holanda para bombardear y dejan en ruinas las
ciudades alemanas; y a cada hora, centenares de hombres caen en Rusia y en África del
Norte. Nadie está al abrigo, el globo entero se halla en guerra, y aunque los aliados
ganen la guerra, todavía no se ve el final.
Podría seguir durante horas hablando de la miseria acarreada por la guerra, pero eso me
desalienta de más en más. No nos queda más que aguantar y esperar el término de estas
desgracias. Judíos y cristianos esperan, el mundo entero espera, y muchos esperan la
muerte.
Egunerokoa idaztea

 Hasteko, aukeratu pertsonaiaren izena, zuen hitzen bidez


biziaraziko duzuena

 Ordenatu bildu duzuen informazio idatzia eta grafikoa

 Idatzi kontatuko duzuenaren eskema.


 Egizue hasierako zirriborroa. Kontuan izan:
o 1go pertsona erabili beharko duzuela
o Aditzak lehenaldian adierazi beharko dituzuela edo orainaldi
burutuan
o Garaia eta tokia deskribatzeko datuak idatzi beharko
dituzuela
o Lagunarteko hizkera adierazkorra erabili beharko duzuela

 Aurkeztuko duzuen behin betirako testua idatzi


Egunerokoaren maketazioa

 Taldekideen ekarpenak bildu.


La escritura de un diario
 Word testu prozesadoreaz idatzi.
 Ezaugarri tipografikoak erabaki: letraren tamaina, kolorea,
- En primer tituluak,…
lugar elegir el nombre del personaje al que vais
 Irudiak erantsi.
a dar voz
 Azalaren eta kontra-azalaren diseinua egin.
 Indizea idatzi.
- Ordenar Atal
todaguztiak
la información escrita
bildu eta liburua gauzatu. e icónica que habéis
recogido

- Elaborar un esquema de lo que vais a contar. En el diario


tienen que aparecer aspectos tanto de la situación de la
persona de color que es raptada en África y llevada como
esclava a América, como de la persona que sale de su país
en un patera buscando una vida mejor

- Realizar el primer borrador. Tener en cuenta:


 El mantenimiento de la 1ª persona
 Los verbos tienen que ir en pasado
 La aparición de elementos descriptivos del lugar y la
época
 El uso de un lenguaje coloquial y expresivo

- Redactar el texto definitivo


La maquetación de un diario
 Reunir todas vuestras aportaciones

 Lo escribiréis en Word

 Decidir los aspectos tipográficos: tamaño de


letra, tipo, color, títulos

 Incorporar imágenes que acompañen a los textos

 Decidir el diseño de la portada y contraportada

 Realizar un índice

 Unir todos los apartados y confeccionar el libro


PLANTILLA DE EVALUACIÓN DEL DIARIO
Alumno-a:
1 2 3

La información escrita e icónica aparece bien


ordenada

Se mantiene la 1ª persona

Los verbos van en pasado

El vocabulario es rico y adecuado

Aparecen elementos descriptivos del lugar y de la


época

El uso del lenguaje es coloquial y expresivo

Tiene un índice

El diseño de la portada es adecuado

1. Adecuado.
2. Suficiente
3. Inadecuado
PAUTAS PARA ELABORAR TU OBRA DE ARTE

- Piensa en el tema y busca información sobre el tema


que vas a plasmar en tu obra de arte

- Elige entre un dibujo, pintura, collage, galería de


imágenes (con pie de foto) o escultura

- Deja volar tu imaginación sé creativo-a

- Pon un título a tu obra

- Para buscar imágenes vete al buscador www.google.es


imágenes

Utilizando imágenes hacer un collage


PLANTILLA DE EVALUACIÓN DE LA OBRA DE ARTE

Alumno-a:

1 2 3

Antes ha habido una información sobre el tema


que se va a plasmar en la obra de arte

La obra de arte es creativa e imaginativa

La obra de arte tiene título

Se hace una pequeña descripción de la obra (10


líneas)

La técnica utilizada es adecuada

1. Adecuado
2. Suficiente
3. Inadecuado
ARTÍCULO DE OPINIÓN
Los artículos de opinión se centran en la interpretación de los hechos: no son noticias, sino lo que el
Es un texto firmado en periódico
el que el autor-a
o los opina,
periodistas interpreta
piensan de la noticia. y valora los
hechos desde su propio punto de vista
Los artículos de opinión se centran en la interpretación de los hechos: no
son noticias, sino lo que el periódico o los periodistas piensan de la
noticia.

Aquí tienes un ejemplo tomado de esta dirección


http://www.librosvivos.net/smtc/homeTC.asp?TemaClave=1093
Una guerra olvidada
JOSÉ LUIS LEAL

INTRODUCCIÓN: Unos centímetros separan en África la vida de la


muerte, la desnutrición de la subsistencia (...). Los nutricionistas
comprueban la longitud de la circunferencia del brazo de los niños
sospechosos de desnutrición: si ésta mide menos de once centímetros
hay una gran probabilidad de que el peso del niño se encuentre por
debajo del 70% de lo que se considera normal y hay que actuar. Las
probabilidades de supervivencia cuando se ha atravesado la frontera
del 70% del peso normal son del orden del 90% si se envía al niño al
Centro de Nutrición Terapéutica; si no, son muy reducidas. (...)
INFORMACIÓN SOBRE EL TEMA: La renta por habitante de Guinea
Conakry no llega a los 500 dólares y se encuentra, además, muy mal
repartida. Por si esto fuera poco, una guerra interminable se libra en
Liberia entre el Gobierno y los rebeldes. (...) reina una paz inestable
en la zona. Guinea Conakry es un país de diez millones de habitantes,
rico en minerales y con tierras fértiles. (...)
ANÁLISIS CRÍTICO: Como en tantos otros países de África, las
instituciones occidentales flotan sin enraizarse sobre un tejido social
constituido por las numerosas tribus que habitan pueblos y aldeas y
que, poco a poco, se desintegran por la emigración hacia las grandes
ciudades. Poco importa que las condiciones de vida en los suburbios de
éstas sean inimaginables, la emigración continúa inexorable. África
agoniza lentamente azotada por el hambre, la miseria, la enfermedad
y la muerte. (...)
CONCLUSIONES: ¿Qué se puede hacer? Los problemas de África no
se resolverán de la noche a la mañana. La avaricia de unos, los
intereses de otros, la ausencia de instituciones capaces de encauzar
un desarrollo político, social y económico compatible con las
tradiciones locales, hacen dudar mucho del futuro a corto plazo de
esta región del mundo. Mientras tanto, millones de seres viven,
padecen y mueren. Curar enfermedades, depurar el agua, distribuir
alimentos, son tareas que salvan miles de vidas. Muchos jóvenes
españoles
ARTÍCULOShan decididoDE dedicar algún tiempoOTROS
OPINIÓN: de sus vidas a ello y lo
EJEMPLOS
hacen competente y desinteresadamente. Merecen nuestra admiración y apoyo.

EL PAÍS, 26 de julio de 2002 (adaptado)


Las heroínas del cuidado
Tere Sáez. Coordinadora de ANDREA.

En África se hacen cargo de miles de huérfanos. Cada una de ellas atiende a


veinticinco niños y niñas. Sin medios, sin dinero, con un cuerpo cansado de
ver, sufrir y luchar contra tanta miseria e injusticia. Un cuerpo que ha llorado
hasta lo indecible cada vez que ha perdido una hija, un hijo, una nieta...Un
cuerpo que da y da hasta el exterminio, convencido de que alguien tiene que
hacerlo y que no duda en ponerse a la tarea, a pesar de la dureza y las
malas condiciones. Normal que a las abuelas del SIDA las definan las
Heroínas. Gracias a ellas hay esperanza, hay vida, hay posibilidades de
cambio, hay dignidad.

Aquí, NUESTRAS heroínas, han trabajado cuidando y cuidando sin parar,


haciendo de colchón afectivo, para todos y todas. A nuestras heroínas de
hoy en día se les sigue haciendo merecedoras del cuidado gratuito, cada vez
que faltan plazas para los y las peques en las escuelas infantiles, o cuando
hay que salir, o ahorrar para comprar el piso... Siguen siendo
fundamentalmente ellas, las que hacen este trabajo, ahorrando dinero a
cada familia en concreto y al estado en su conjunto. ¿Que pasaría si todas se
pusieran de acuerdo e hicieran huelga indefinida, dejando de cuidar a
peques y a personas un poco más mayores o iguales que ellas en edad?:
Que el mundo casi se pararía y sobre todo que nuestros gobiernos deberían
de dedicar mucho pero que mucho más dinero a cubrir los servicios sociales
y de conciliación necesarios para nuestra vida actual.

Ellas, esas heroínas a las que al igual que las africanas, se les ha negado
históricamente el derecho a vivir dignamente, con unos ingresos propios que
no las hagan dependientes de familiares de la beneficencia: Unas, las que se
han quedado viudas se les ha dejado con pensiones ridículas. A otras, que
tienen la suerte de tener todavía a su lado a su compañero-marido, por
haber tenido que optar al igual que todas en aquellos años, por dejar el
trabajo fuera de casa, para hacerse cargo de la familia en su conjunto.
Todas, que trabajaron en el mercado laboral durante algunos años, en su
juventud, han llegado a mayores y se encuentran sin un duro propio, en
algunos casos con una pensión no contributiva de 200€. Vaya paradoja: Lo
que trabajaron fuera de casa no sirve para nada, ya que no cumplen los
requisitos de las leyes actuales. Lo que trabajaron y siguen trabajando en
casa, tampoco: ¡Que injusticia! A estas mujeres también se les debe una
reparación histórica. No solo homenajes. También dignidad económica y
reconocimiento de su trabajo. Esta es una buena causa, para la vida política:
Reponer un hecho al que ha obligado la sociedad. Han trabajado y han
seguido haciéndolo. Nadie les dio ni le permitió más opciones, ni nadie hizo
nada para que existieran servicios de conciliación, así que lo de los quince
años de cotización, está pensado en todos, no en todas, cuando nos
referimos a aquellos años. Hoy, para muchas desgraciadamente también.

¿Cómo estarán las mujeres afganas?

Tere Mollà
Me gustaría saber qué está pasando con las mujeres de Afganistán. Hace
mucho que no se habla de ellas.
Y cuando digo que me gustaría saber lo que les ocurre, me estoy refiriendo
a sus realidades cotidianas. Por ejemplo a si han perdido el miedo a ir sin la
terrible burka sobre sus cuerpos, o a si ya pueden salir con cierta
“normalidad” por las calles de sus ciudades, o a si las niñas pueden ir al
colegio como sus compañeros masculinos.
No me refería a si pueden o no votar, o ser representantes públicas o tener
un status de completa igualdad con respecto a los hombres.
Hace tiempo que no sabemos casi nada de ellas, al menos no salen como
reclamo publicitario para, en cierto modo, justificar una guerra.
Si no recuerdo mal, aquella campaña de las EE.UU. se llamaba “justicia
infinita” y me sigo preguntando, como entonces, si esa justicia infinita
habrá llegado para las mujeres.
Fue muy duro para algunas de nosotras, descubrir las situaciones en las
que vivían aquellas mujeres. He de reconocer que me impresionó
muchísimo saber cómo eran desposeídas incluso de su propia identidad
siendo ocultadas detrás del terrible burka. Pero con el tiempo muy poco se
ha vuelto a saber de ellas.
Y me pregunto hasta qué punto fueron utilizadas, una vez más, para poder
enseñar al mundo lo “malos” que eran los talibanes, que por otro lado,
nadie lo duda.
Esa utilización de las terribles condiciones de vida (por llamarlo de alguna
manera) de aquellas mujeres, hoy me parece indecente. Y digo esto,
porque precisamente quienes exhibieron aquellas imágenes no pueden
llamarse a sí mismo defensores de los derechos de las mujeres.
Consiguieron, eso sí, poder invadir aquel país con una cierta “comprensión”
del resto de los países, puesto que iban a liberar a esas pobres mujeres de
las zarpas de los talibanes y después democratizar el país.
Unos años después nos encontramos con que ni hay democracia ni creo
que las mujeres hayan superado sus terrores hacia las situaciones
derivadas de aquel período terrorífico en sus historias tanto personales
como colectivas.
¿Habrán restituido a las mujeres que sobrevivieron a aquella etapa de
terror, a sus puestos en hospitales, escuelas, negocios o cualquiera de los
puestos de trabajo que ocupaban antes de la llegada de los talibanes?, ¿les
habrán restituido la dignidad que les arrebataron como seres humanos?
¿Se habrán preocupado por la situación de las niñas que seguro que se
cuentan por miles, que quedaron huérfanas?,¿de su educación, salud y
condiciones de vida?
Y cuando utilizo el “habrán” me estoy refiriendo a los que llegaron como
salvadores de sus derechos y de su dignidad.
Mucho me temo que las niñas seguirán siendo explotadas de todas las
maneras posibles, que se las seguirá negando el derecho a su propia
infancia, que serán utilizadas en matrimonios concertados entres las
familias, que se las obligará a maternidades siendo extremadamente
jóvenes para poder afrontarlas con la madurez necesaria, y así un sinfín de
calamidades.
¿Qué habrá pasado con las miles de viudas que quedaron en la calle
expuestas a palizas y tratos vejatorios peores que los que se le pueden
propinar a los perros callejeros?, ¿Alguien se habrá ocupado de ellas para
que hayan podido sobrevivir?
Y mientras, los hombres, eso sí tutelados por los invasores EE.UU. seguirán
intentando reconstruir su país sin contar para nada con ellas ni con sus
necesidades básicas.
Ellas, una vez más en la historia, se llevaron la peor parte en este conflicto
bélico y además fueron, también una vez más, utilizadas como excusa para
cometer todas las atrocidades en nombre de la religión de los hombres.
Una vez más.

http://www.e-leusis.net/Monograficos/opinion.asp

PAUTAS PARA LA ELABORACIÓN DE UN ARTÍCULO DE


OPINIÓN

- Narra un hecho que consideres importante

- Refleja tu opinión, tu postura ante el hecho que estás contando

- Utiliza un lenguaje cercano, personal, expresivo e, incluso,


creativo

- Piensa en un título y firma con tu nombre y apellidos o con un


pseudónimo
PLANTILLA PARA EVALUAR UN ARTÍCULO DE OPINIÓN

AUTOR-A:

1 2 3

Narra un hecho importante

Refleja la opinión del autor-a, su postura ante el hecho que está contando

Utiliza un lenguaje cercano, personal, expresivo e, incluso, creativo

Tiene título

Aparece el nombre y apellidos del autor-a o su pseudónimo

1.- Adecuado
2.- Suficiente
3.- Inadecuado
EL RELATO

Lee detenidamente el primer capítulo de “Manolito tiene un secreto”. Autora Elvira


Lindo.

CAPÍTULO UNO

LA VERGÜENZA DE MADRID

Normalmente, el que reparte collejas y sardinillas es Yihad, porque es el


que manda desde que empezamos el colegio, en aquellos años en que no
teníamos uso de razón; pero nosotros (yo, el Orejones, etcétera),
“modestamente”, como diría Paquito Medina, también repartimos
algunas. Últimamente lo hacemos de la siguiente manera: te acercas a tu
amigo del alma y le das una colleja al bies mientras dices:

“Taran tarateja... Colleja”.

Y tu amigo tiene todo el derecho del mundo a darte una toba en la


frente mientras contesta:

“Taran taranrullo... Capullo”.

Yo le he contado este juego a gente de otros barrios..., vamos, no a


mucha gente, porque fuera de mi barrio sólo conozco a la gente que sale
por la tele; pero un día tuve la oportunidad y se lo conté a un niño que se
sentó a mi lado en el autobús y que era de un barrio que se llamaba
Aluche, y a ese niño concretamente no le hizo ninguna gracia. Me dijo
que lo que ellos hacían en su colegio de Aluche era jugar al rescate, y
cuando pillaban a alguien, en vez de agarrarlo, le pegaban un empujón
para atrás y lo tiraban al suelo mientras gritaban:
“¡Y qué me importa si tu culo explota!”.

El niño de Aluche se empezó a reír de una manera tan terrorífica que a


la gente del autobús que iba amargada pensando en sus cosas le llamó la
atención. Yo le tuve que decir que a mí concretamente lo que hacían en
su colegio tampoco es que me pareciera de matarse de risa, y al final del
viaje los dos nos despedimos con bastante educación –haciendo así un
gesto con la cabeza–, pero pensando que a lo mejor tendríamos que
viajar más, ir de vez en cuando a los barrios de al lado, como Aluche o
Carabanchel Bajo, para poder entender a niños de otros mundos
(mundiales) y compartir sus culturas.

Pues eso, que la sita aquel día entró con una noticia muy grande que
darnos, pero no dijo nada; se sentó en su mesa, mientras nosotros nos
dábamos las últimas collejas y sardinillas vengadoras de la mañana,
saltábamos por los asientos y nos lanzábamos pelotillas de papel
chupadas soplando por el canuto de un boli, cosas que, ya te digo, a
nosotros nos hacen una gracia mortal (y a los de Aluche a lo mejor no). Y
estábamos en esa actividad extraescolar, cuando Mostaza señaló a la
sita y dijo:

–¡Mirarla! ¿Qué la pasa?

Y se oyó como un eco que decía:

–¿Qué la pasa, qué la pasa?

Y no era un eco, éramos nosotros, que también estábamos alucinados. La


sita seguía a su bola, y eso que nosotros seguíamos diciendo: “¿Qué la
pasa?”. La sita nos lleva años advirtiendo que se dice “¿qué le pasa?”,
pero es que a los niños de Carabanchel Alto no nos sale decir “¿qué-le-
pasa?”, aunque lo intentemos con toda la fuerza de nuestras gargantas.
Aunque mentalmente estemos pensando “¿qué-le-pasa?”, cuando vamos a
decirlo nos sale “¿qué-la-pasa?”. ¿Y por qué nos pasa esto? Académicos
de todo el mundo han intentado descifrar este enigma sin éxito. Allá
ellos con su enigma. A nosotros los enigmas nos chupan un pie.

La sita parecía que no se daba cuenta de que nos habíamos callado y la


estábamos mirando con nuestras bocas abiertas, y que Mostaza la seguía
señalando con el brazo levantado, que parecía la estatua de Cristóbal
Colón, sin moverse, paralizado, sólo de vez en cuando sorbía la nariz para
echarse los mocos para dentro, porque Mostaza casi siempre tiene unos
mocos a medio caer, y cuando no los tiene es que ha conseguido
metérselos durante un rato. La sita miraba al infinito y sonreía como si
en vez de estar en nuestra clase estuviera ya jubilada dando vueltas por
España en un autobús del Imserso, que dice que es lo que piensa hacer
en cuanto nos pierda de vista.

No sabíamos si despertarla o dejarla vivir aquel sueño dorado. Al fin y al


cabo, siempre habíamos soñado con un tipo de señorita así, una señorita
que pensara en sus cosas mientras nosotros pensábamos en las nuestras.
Pero como somos unos niños bastante complicados, decidimos
despertarla. Paquito Medina se acercó y dijo bajito:

–Señorita, señorita...

Pero nada, ella a lo suyo. Se echó a reír un poquito, como si alguien le


estuviera contando alguna gracia. A nosotros esto ya nos empezó a dar
un poco más de miedo. “¡Dios mío, ha perdido la cabeza!”, pensamos todos
superalunísono. Entonces Yihad, que tiene métodos más terribles de
despertar a las maestras, cogió con todo el morro el pito que la sita lleva
colgado de un cordón y pegó un silbido que a nosotros nos hizo correr
hacia nuestros sitios como si nos hubiera saltado un resorte, y a la sita
la hizo levantarse de su silla y mirarnos como si fuera la primera vez que
nos tenía delante de los ojos.

–¡Así me gusta, delincuentes! –nos dijo, paseándose entre los pupitres,


con una pinta de supergenerala y nosotros de soldados que van a ir a la
guerra–. ¡Así me gusta, que no haga falta que yo os mande sentar para
que os sentéis, que no haga falta que yo os mande callar para que os
calléis, que no haga falta que yo os mande estudiar para que estudiéis!
Mostaza, límpiate los mocos. ¡Niños del mañana, niños que sean el orgullo
y el ejemplo de esta ciudad! Vosotros, delincuentes, erais, hasta hace
media hora que empezó el recreo, la vergüenza de Madrid, pero todo
esto se va a arreglar en los próximos 15 días.
¿Por qué?, nos preguntamos los unos a los otros, porque a nosotros no
nos importa ser la vergüenza de Madrid, ya estábamos acostumbrados.
–Os preguntaréis por qué vais a sufrir esa transformación...

Pues sí, nos lo preguntábamos bastante.

–Os lo diré. De aquí a 15 días os vais a convertir en los niños ejemplo no


sólo de Carabanchel Alto, no sólo de Madrid, sino de toda España...
–¡Ooooohhhhh! –dijeron nuestras bocas a la vez.

–Dentro de 15 días vamos a recibir una visita muy importante, y tenemos


que dar la talla. Habéis sido elegidos entre todos los colegios de Madrid
para recibir una gran visita navideña...

–¡Los Reyes Magos! –dijo el Orejones, que a estas alturas ya ha escrito


cinco cartas.

–¡Nada de Reyes Magos, que no tenéis en la cabeza más que caprichos y


consumismo! Alguien más importante que los Reyes Magos.

–¡Los Reyes de España! –lo dijo Arturo Román, pero la verdad es que era
lo que todos estábamos pensando.

–No, por Dios, dejaos de Reyes, que no son Reyes. Va a venir a visitarnos
una autoridad muy importante.

–¡Clinton! –gritó Paquito Medina, que es el que más entiende de política


internacional.

A nosotros nos pareció una buena idea.

–Sí, hombre –dijo la sita bajándonos de la nube–, no tiene otra cosa que
hacer Clinton que venir a veros a vosotros.

–¿Pues quién? –dijimos.

–Os va a venir a ver... ¡el alcalde de Madrid! A ver, quién me dice cómo se
llama el alcalde de Madrid –preguntó la sita con una sonrisa.

Se hizo un silencio aterrador y bastante sepulcral.

–Va a ser un trabajo duro –dijo la sita–. Pero juro ante Dios que os
prepararé a fondo para que el alcalde nunca pueda olvidar esta visita.
Si quieres ambientarte en la sociedad esclavista americana lee el primer
capítulo del libro “La cabaña del tío Tom” escrito por Harriet Beecher
Stowe. Te pueda muchas ideas para tu relato.

CAPÍTULO PRIMERO

EN EL QUE SE PRESENTA AL LECTOR A UN HOMBRE


HUMANITARIO

A mediados de una fría tarde de febrero, dos hombres estaban sentados


solos con una copa de vino delante en un comedor bien amueblado de la
ciudad de P. de Kentucky. No había criados, y los caballeros estaban muy
juntos y parecían estar hablando muy serios de algún tema. Por comodidad,
los hemos llamado hasta ahora dos caballeros. Sin embargo, al observar de
forma crítica a uno de ellos, no parecía ceñirse muy bien a esa categoría.
Era bajo y fornido, con facciones bastas y vulgares, y el aspecto fanfarrón
de un hombre de baja calaña que quiere trepar la escala social. Vestía
llamativamente un chaleco multicolor, un pañuelo azul con lunares amarillos
anudado alegremente al cuello con un gran lazo, muy acorde con su aspecto
general. Las manos eran grandes y rudas y cubiertas de anillos; llevaba una
gruesa cadena de reloj repleta de enormes sellos de gran variedad de
colores, que solía hacer tintinear con patente satisfacción en el calor de la
conversación. Ésta estaba totalmente exenta de las limitaciones de la
Gramática de Murray, y salpicada regularmente con diversas expresiones
profanas, que ni siquiera el deseo de dar una versión gráfica de la
conversación nos hará transcribir.
Su compañero, el señor Shelby, sí parecía un caballero; y la organización y el
aparente gobierno de la casa indicaban una posición cómoda si no opulenta.
Como hemos apuntado, estaban los dos inmersos en una seria conversación.

––Así dispondría yo el asunto ––dijo el señor Shelby.

––No puedo hacer negocios de esa forma, de verdad que no, señor Shelby ––
dijo el otro, alzando su copa entre él y la luz.

––Pues el caso es, Haley, que Tom es un muchacho poco común; desde luego
que vale ese precio en cualquier parte, pues es formal, honrado, eficiente y
me lleva la granja como la seda.

––Quiere usted decir honrado para ser negro ––dijo Haley, sirviéndose una
copa de coñac.

––No, quiero decir que Tom es un hombre bueno, formal, sensato y piadoso.
Se convirtió a la religión hace cuatro años en una reunión, y creo que se
convirtió de verdad. Desde entonces, le confío todo lo que tengo: dinero,
casa, caballos, y lo dejo ir y venir por los alrededores; y siempre lo he
encontrado honrado y cabal en todas las cosas.

Algunas personas no creen que haya negros piadosos, Shelby ––dijo Haley,
con un movimiento candoroso de la mano––, pero yo sí. Había un tipo en este
último lote que llevé a Orleáns: era como un mitin religioso oír rezar a ese
individuo; y era bastante tranquilo y callado. Me dieron un buen precio por él
también, pues lo compré barato a un hombre que tuvo que venderlo todo; así
pues gané seiscientos con él. Sí, creo que la religión es una cosa valiosa en un
negro, cuando es de verdad, he de decirlo.

––Bien, Tom tiene religión de verdad, sin duda ––respondió el otro––. El


otoño pasado, le dejé ir solo a Cincinnati a hacer negocios en mi lugar y me
trajo a casa quinientos dólares. «Tom», le dije, «me fio de ti porque creo
que eres buen cristiano y se que no me engañarías». Tom volvió, desde luego,
como ya lo sabía yo. Cuentan que algunos tipos rastreros le dijeron: «Tom,
¿por qué no te largas al Canadá?» y él respondió: «El amo conga en mí y no
podría hacerlo», eso me contaron. Me da pena desprenderme de Tom, he de
confesarlo. Debería usted cogerle por toda la deuda, Haley; y si tuviera
usted conciencia, lo haría.

––Pues tengo tanta conciencia como se puede permitir cualquier hombre


de negocios, sólo un poco para ir tirando, como si dijéramos –dijo
chistoso el comerciante–; y estoy dispuesto a hacer cualquier cosa
razonable para contentar a mis amigos, pero lo que pide usted es un poco
excesivo ––el comerciante suspiró pensativo y se sirvió más coñac.

––¿Cómo quedamos, entonces, Haley? ––preguntó el señor Shelby, después


de una pausa incómoda.

––¿No tiene usted un niño o una niña que pueda meter en el lote con Tom?

––Bien, ninguno que me sobre; a decir verdad, si no fuera absolutamente


necesario, no vendería a ninguno. La verdad es que no me hace gracia
desprenderme de ninguno de mis muchachos.

En este momento, se abrió la puerta y entró en la habitación un pequeño


cuarterón de entre cuatro y cinco años. Había algo hermoso y atractivo en
su aspecto. El cabello negro, suave como la seda y de color azabache, caía en
rizos brillantes alrededor de su rostro redondo con hoyuelos en las mejillas,
mientras que unos grandes ojos negros, llenos de fuego y dulzura, se
asomaban bajo unas pestañas largas y pobladas y miraban con curiosidad por
el aposento. Un alegre traje de cuadros rojos y amarillos, cuidadosamente
cortado y entallado, resaltaba su belleza exótica; y un curioso aire de
seguridad mezclado con timidez demostraba que estaba acostumbrado a que
su amo se fijara en él y le hiciera mimos.

––Hola, Jim Crow–dijo el señor Shelby, silbando y lanzando un racimo de


pasas en dirección al niño––, recoge esto, vamos.

El muchacho salió corriendo en pos de su premio mientras se reía su amo.

––Ven aquí, Jim Crow ––dijo. Se acercó el muchacho y el amo le dio


golpecitos en la cabeza y le acarició la barbilla.

––Vamos, Jim, demuestra a este caballero lo bien que sabes bailar y cantar.

El muchacho comenzó a cantar con voz clara y rica una de esas canciones
salvajes y grotescas de los negros, acompañando su canción con muchos
movimientos cómicos de las manos, los pies y el cuerpo entero, todo al
compás de la música.

––¡Bravo! ––gritó Haley, echándole un cuarto de naranja. Vamos, Jim, anda


como el viejo tío Cudjoe cuando le da el reuma ––dijo su amo.

En el acto las flexibles extremidades del muchacho adoptaron la apariencia


de la deformidad y la distorsión mientras, con la espalda encorvada y el
bastón de su amo en la mano, andaba a trompicones por la habitación con su
rostro de niño dibujando una mueca de dolor, escupiendo a diestro y
siniestro como un viejo.

Los dos caballeros se rieron estrepitosamente.

––Ahora, Jim, muéstranos cómo el viejo Robbins canta el salmo ––el


muchacho rechoncho alargó la cara de manera sorprendente, con gravedad
imperturbable, y comenzó a entonar nasalmente un salmo

––¡Hurra, bravo! ¡Qué chico! ––dijo Haley––; que me aspen si ese muchacho no
es todo un caso. ¿Sabe lo que le digo? ––dijo de repente, golpeando al señor
Shelby en el hombro––, incluya usted a este muchacho y cerraremos el
trato, se lo prometo. Venga ya, no diga usted que no es un buen trato.

En ese momento se abrió suavemente la puerta y entró en la habitación una


joven cuarterona de unos veinticinco años. Sólo hacía falta una mirada al
muchacho para identificarla como su madre. Tenían los mismos ojos oscuros
y expresivos con largas pestañas, los mismos rizos de cabello sedoso y
negro. Su cutis moreno mostraba un rubor perceptible en las mejillas que se
oscureció cuando se percató de la mirada osada de franca admiración del
desconocido fija en ella. Su vestido se ceñía perfectamente a su cuerpo
resaltando sus formas armoniosas; la mano de delicada factura y el pie y el
tobillo pequeños no escapaban a la mirada perspicaz del comerciante,
acostumbrado a evaluar con una mirada las ventajas de un buen ejemplar
femenino.

––¿Y bien, Eliza? ––preguntó su amo cuando ella se detuvo para mirarlo
vacilante.

––Buscaba a Harry, señor, si no le importa y el muchacho se le acercó de un


salto mostrándole su botín, que había recogido en la falda de su vestido.

––Pues llévatelo, entonces ––dijo el señor Shelby; y ella se retiró deprisa con
su hijo en brazos.

––Por Júpiter ––dijo el comerciante, mirándolo con admiración–– ¡ése sí que


es un buen artículo! Podría usted hacerse rico cuando quisiera con esa
muchacha en Nueva Orleáns. He visto a más de cien hombres pagar al
contado por muchachas menos guapas.
––No quiero hacerme rico con ella ––dijo secamente el señor Shelby; y, para
cambiar de tema, descorchó otra botella de vino y pidió la opinión de su
compañero al respecto.

––¡Excelente, señor, de primera! ––dijo el tratante; y volviéndose y dando


palmaditas en el hombro de Shelby, añadió––: Vamos, ¿qué me dice de la
muchacha? ¿Qué le doy? ¿Cuánto quiere?

––Señor Haley, ella no está en venta ––dijo Shelby––. Mi esposa no se


desprendería de ella ni por su peso en oro.

––¡Bah! Las mujeres siempre dicen esas cosas, porque no entienden de


números. Usted demuéstrele cuántos relojes, plumas y chucherías pueden
comprar con su peso en oro, y cambiará de idea, me figuro.

––Ya le digo, Haley, que no se hable más del asunto; he dicho que no, y es que
no ––dijo Shelby con decisión.

––Bueno, pero me dará al muchacho, ¿verdad? ––dijo el comerciante––. Tiene


que reconocer que me porto bien al conformarme con él.

––¿Para qué demonios quiere usted al niño? elijo Shelby.

––Bueno, pues, un amigo mío se va a dedicar a este negocio y quiere comprar


muchachos guapos y criarlos para el mercado. Sólo de primera calidad, para
venderlos como camareros y cosas así a los ricos, a los que pueden pagar por
los guapos. Realza la calidad de una de estas casas solariegas tener a un
muchacho realmente guapo para abrir la puerta y servir. Se pagan bien; y
este diablillo es un niño tan gracioso y dotado para la música, que sería
perfecto.

––Prefiero no venderlo ––dijo el señor Shelby pensativo––. El caso es que soy


un hombre humanitario y no me gustaría quitarle el hijo a su madre, señor.

––No me diga; vaya, algo parecido, ya, lo comprendo perfectamente. Es muy


desagradable tener tratos con las mujeres a veces, a mí no me gusta nada
que se pongan a gritar y a chillar. Son muy desagradables; pero yo, como soy
hombre de negocios, evito tales escenas. Bien, aleje usted a la muchacha un
día, o una semana o así; se hace la operación discretamente y todo habrá
acabado antes de que vuelva. Su esposa podría comprarle pendientes, o un
vestido nuevo, o algo así, para compensarle.

––Me temo que no.


––¡Dios me ampare, le digo que sí! Estas criaturas no son como la gente
blanca, desde luego; superan las cosas, sólo hay que saberlos llevar. Pues
dicen ––dijo Haley con un aire franco y confidencial–– que este tipo de
negocios endurece los sentimientos; pero a mí no me lo parece. A decir
verdad, nunca he podido hacer las cosas como algunos tipos las hacen en
este negocio. He visto a quien arrancaba al hijo de brazos de su madre para
ponerlo a la venta, con ella chillando como loca todo el rato; es muy mala
política, pues daña el género y a veces los estropea para el servicio. Conocí a
una muchacha muy guapa una vez en Nueva Orleans que se echó a perder del
todo por un trato así. El tipo que la vendía no quería a su hijo, y ella era
altiva cuando se enfadaba. Le digo que estranguló a su hijo con sus manos y
siguió hablando de manera terrible. Me hiela la sangre recordarlo; y cuando
se llevaron al hijo y a ella la encerraron, se volvió loca de atar y al cabo de
una semana estaba muerta. Un desperdicio, señor, de mil dólares, sólo por
no saber hacer negocios, esa es la verdad. Siempre es mejor hacer lo
humanitario, señor, en mi experiencia y el comerciante se repantigó en la
silla y cruzó los brazos, con un aire decidido y virtuoso, considerándose
como un segundo Wilberforce.

El tema parecía interesar mucho al caballero; mientras que el señor Shelby


pelaba pensativo una naranja, empezó a hablar de nuevo, con decoroso
apocamiento, como si la fuerza de la verdad le empujara a decir unas
palabras más.

––No está bien visto que uno se elogie a sí mismo, pero lo digo porque es la
verdad. Se dice que importo los mejores rebaños de negros de todos, por lo
menos eso se dice; me lo han dicho más de cien veces, en cualquier caso,
gordos y prometedores, y pierdo menos que cualquier otro comerciante. Y
yo lo achaco todo a la organización, señor; y la humanidad, señor, si me
permite, es el pilar de la organización.

El señor Shelby, al no saber qué decir, dijo simplemente: –¡Vaya!

––Mis ideas han sido motivo de escarnio, señor, y de críticas. No son bien
vistas, ni son corrientes; pero yo sigo en mis trece; yo sigo en mis trece y
así me va; sí, puedo decir que he amortizado su pasaje ––y el comerciante se
rió de su broma.

Había algo tan provocativo y original en estas dilucidaciones de humanidad,


que el señor Shelby no pudo menos que reír también. Quizás te rías tú,
también, querido lector; pero sabes que la humanidad se presenta hoy día de
muchas maneras peculiares, y no hay límite a las cosas extrañas que dice y
hace la gente humanitaria.

La carcajada del señor Shelby animó al comerciante a seguir.

––Es raro pero nunca he podido meterlo en la cabeza de la gente. Veamos el


caso de mi viejo socio, Tom Loker, de Natchez; era un tipo muy listo, aunque
era el mismísimo diablo con los negros, pero sólo por principio, porque jamás
ha existido hombre con mejor corazón; era su sistema, señor. Yo lo
comentaba con Tom. «Bueno, Tom», le decía, «cuando se ponen a llorar tus
muchachas, ¿de qué sirve darles en la cabeza o pegarles una paliza? Es
ridículo», decía yo, «y no sirve para nada. A mí no me parece mal que lloren»,
decía yo, «es la naturaleza», decía, «y si la naturaleza no se desahoga de una
forma, lo hará de otra. Además, Tom», decía yo, «estropea a tus muchachas;
enferman y se ponen tristes; y a veces se ponen feas, sobre todo las
amarillas se ponen feas, y cuesta mucho trabajo que se domestiquen. Ahora
bien», decía yo, «¿por qué no las engatusas y les hablas con amabilidad?
Puedes creerme, Tom, una pequeña dosis de humanidad remedia más que tus
regaños y golpes; y es más rentable, puedes creerme». Pero Tom no
alcanzaba a comprenderlo; y me echó a perder a tantas que tuve que romper
con él, aunque tenía buen corazón y era un hombre de negocios honrado.

––¿Y cree usted que su manera de hacer negocios es mejor que la de Tom?
––preguntó el señor Shelby.

––Ya lo creo. Verá usted, cuando puedo, cuido de la parte desagradable,


como la venta de los niños; alejo a las madres, pues ojos que no ven, corazón
que no siente, ya sabe, y cuando la cosa está hecha y no tiene remedio, se
resignan. No es como si fuera gente blanca, educada para quedarse con sus
hijos y sus esposas y todo eso. Los negros bien criados no tienen
expectativas de ninguna clase, así que aceptan más fácilmente todas estas
cosas.

––Me temo que los míos no están bien criados entonces ––dijo el señor
Shelby.

––Supongo que no; ustedes los de Kentucky miman mucho a sus negros.
Tienen ustedes buena intención, pero no es bueno para ellos. Verá, a un
negro que tiene que ir de aquí para allá en el mundo y soportar que lo vendan
a Mengano y a Zutano y a Dios sabe quién más, no es bueno llenarle la
cabeza de ideas y expectativas y educarle demasiado, porque la dureza de
la vida es mucho más difícil de soportar después. Estoy seguro de que los
negros de usted estarían muy tristes en un lugar donde algunos negros de
plantación cantarían y vitorearían como posesos. Es natural, señor Shelby,
que cada hombre crea que sus propias maneras de hacer las cosas son las
mejores; y yo creo que trato a los negros tan bien como merecen.

––Es una felicidad estar satisfecho ––dijo el señor Shelby, encogiéndose


ligeramente de hombros y dando muestras de incomodidad.

––Entonces ––dijo Haley, después de que ambos hombres pasaran un rato


comiendo frutos secos en silencio––, ¿qué me dice?

––Me lo pensaré y lo hablaré con mi esposa ––dijo el señor Shelby––.


Mientras tanto, Haley, si usted quiere que se maneje el asunto con la
discreción que ha mencionado, más vale que lo mantenga en secreto en este
vecindario. Correrá la voz entre mis muchachos, y no será un asunto nada
discreto llevarse a alguno de mis muchachos si se enteran, se lo aseguro.

––¡Desde luego, naturalmente, ni una palabra! Pero mire usted, tengo


muchísima prisa y quiero saber cuanto antes qué decide usted ––dijo él,
levantándose y poniéndose el abrigo.

––Pues venga esta tarde entre las seis y las siete y le contestaré ––dijo el
señor Shelby, mientras el tratante salía de la habitación con una reverencia.

«Me hubiera gustado echarlo de una patada», se dijo cuando vio que se
había cerrado la puerta, «con ese aplomo descarado; pero sabe que me tiene
a su merced. Si alguien me hubiera dicho que iba a vender a Tom a uno de
estos bribones tratantes del sur, yo habría dicho: “¿Es un perro tu sirviente
para que hagas eso?” Y ahora parece ser que tendrá que ser así. ¡Y el hijo de
Eliza, también! Sé que tendré un problema con mi esposa por eso, y, de
hecho, por el asunto de Tom también. Mala cosa tener deudas, ¡vaya! El tipo
ve la ocasión y se aprovecha».

Quizás la forma más suave del sistema de la esclavitud es la del estado de


Kentucky. El predominio general de los quehaceres agrícolas tranquilos y
paulatinos, que no necesitan de esas prisas y presiones periódicas que tienen
lugar en los asuntos de los estados de más al sur, hace que la tarea del
negro sea más sana y razonable; mientras que el amo, satisfecho de seguir
un estilo más gradual de adquisición, no siente la tentación de la crueldad
que siempre vence a las naturalezas débiles cuando lo que está en la balanza
es la posibilidad de una ganancia repentina y rápida, sin más contrapeso que
los intereses de los indefensos y desvalidos.
Quien visita alguna finca de allí y observa la complacencia de algunos amos y
amas y la lealtad cariñosa de algunos esclavos, podría caer en la tentación
de pensar en la popular leyenda poética de la institución patriarcal; pero por
encima de esta escena pende una sombra ominosa ––la sombra de la ley––.
Mientras que la ley considere a todos estos seres humanos, con sus
corazones que laten y sus sentimientos vivos, como una serie de objetos que
pertenecen a un amo, mientras que el fracaso, la desgracia, la imprudencia o
la muerte del amo más amable pueda hacer que cambien una vida protegida e
indulgente por otra desesperada de miseria y trabajos, es imposible hacer
nada bello ni deseable dentro de la administración mejor regida de la
esclavitud.

El señor Shelby era un hombre bastante común, amable y de buen corazón y


bien dispuesto hacia los que lo rodeaban, y nunca había faltado nada que
pudiera contribuir al bienestar fisico de los negros de su finca. Sin
embargo, se había dedicado a la especulación, se había endeudado mucho y
sus pagarés por una gran suma habían caído en manos de Haley; esta
pequeña información es la clave de la conversación precedente.

Bien, dio la casualidad de que, al acercarse a la puerta, Eliza había


escuchado bastante de la conversación para saber que el comerciante quería
que su amo le vendiera a alguien.

De buena gana se habría quedado escuchando detrás de la puerta al salir,


pero tuvo que marcharse deprisa porque la llamó su ama en ese momento.

Sin embargo, le parecía haber oído al comerciante hacer una puja por su
hijo; ¿podía equivocarse? Se le encogió el corazón y comenzó a latir de
prisa, y sin querer apretaba tanto al niño que éste le miró atónito a la cara.

––Eliza, muchacha, ¿qué te pasa hoy? ––preguntó su ama, después de que


ésta le volcara la jarra del lavabo, derribara el bastidor y le ofreciera
distraída un camisón largo en lugar del vestido de seda que le había pedido
que le trajera del armario.

Eliza dio un respingo.

––¡Oh, señora! ––dijo, alzando los ojos y, rompiendo a llorar, se sentó en una
silla y se puso a sollozar.

––Eliza, hija, ¿qué te ocurre? ––preguntó su ama.


––¡Oh, señora, señora! ––dijo Eliza––. ¡Había un tratante hablando con el amo
en el salón! Lo he oído.

––Bueno, tonta, ¿y qué?

––Oh, señora, ¿usted cree que el amo vendería a mi Harry? y la pobre


criatura se lanzó a una silla y se puso a sollozar convulsivamente.

––¿Venderlo? ¡Qué va, tontita! Sabes que el amo no hace negocios con esos
tratantes sureños y que nunca querrá vender a ninguno de sus criados,
siempre que se porten bien. Vamos, tonta, ¿quién crees que querrá comprar
a tu Harry? ¿Crees que todo el mundo lo quiere como tú, gansita? Venga,
anímate y abróchame el vestido. Vamos, arréglame el pelo con esa trenza
bonita que aprendiste el otro día, y deja de escuchar detrás de las puertas.

––Señora, usted nunca permitiría...

––¡Tonterías, niña! Por supuesto que no. ¿Cómo puedes hablar así? Antes
dejaría vender a uno de mis propios hijos. Pero, Eliza, te estás
enorgulleciendo demasiado de ese niño. No puede asomar la nariz un hombre
por la puerta sin que creas que ha venido a comprarlo.

Reconfortada por el tono seguro de su ama, Eliza siguió ágil y mañosa con el
tocado, riéndose de sus propios temores.

La señora Shelby era una dama de clase alta, hablando tanto intelectual
como moralmente. Además de la magnanimidad y generosidad mentales que a
menudo tipifican el carácter de las mujeres de Kentucky, tenía grandes
sensibilidades y principios morales y religiosos, que se plasmaban en
resultados prácticos realizados con gran energía y habilidad. Su marido, que
no profesaba ninguna religión en particular, reverenciaba y veneraba la
consistencia de la religiosidad de su esposa y su opinión le imponía respeto.
Era verdad que le daba carta blanca en todos sus esfuerzos benévolos para
el confort, instrucción y mejora de sus criados, aunque él personalmente no
intervenía en ello. De hecho, si no creía exactamente en la doctrina de la
eficiencia del excedente de las buenas obras realizadas por los santos, sí
parecía pensar que su esposa tenía suficiente piedad y benevolencia para los
dos y albergaba una vaga esperanza de entrar en el cielo gracias a la
sobreabundancia de cualidades de ella que él mismo no pretendía poseer.

Lo que más le pesaba a él, después de su conversación con el tratante, era


tener que informar a su esposa del negocio propuesto, y enfrentarse a las
objeciones y oposición que sabía que le esperaban.
La señora Shelby, totalmente ignorante de las deudas de su marido y
conociendo sólo la bondad habitual de su temperamento, era sincera al
reaccionar ante las sospechas de Eliza con absoluta incredulidad. De hecho,
había descartado la idea sin pensarlo dos veces; y, ocupada como estaba con
los preparativos de una visita por la tarde, se le fue totalmente de la mente.
ELEMENTOS QUE INTERVIENEN EN EL
RELATO

EL NARRADOR
 Da vida al relato y conduce la acción de la historia.
 Puede adoptar dos puntos de vista: estar fuera de la historia y narrar los
hechos en tercera persona o bien ser un personaje que participa en la historia
y narrar los hechos en primera persona

LOS ACONTECIMIENTOS
Son los hechos que tienen lugar. Un resumen de los acontecimientos más
importantes se llama argumento. En la historia los acontecimientos se estructuran
en tres fases: planteamiento, nudo y desenlace.

LOS PERSONAJES
Son seres que causan o sufren los acontecimientos. Normalmente son personas,
pero también pueden ser animales o cosas, que presentan caracteres humanos.

EL ESPACIO
Los acontecimientos pueden suceder en uno o varios lugares o escenarios.

EL TIEMPO
Los acontecimientos suceden en una sucesión temporal. A veces, no interesa
señalar el lugar o el tiempo.

EL AMBIENTE
Es el conjunto de sensaciones que produce al oyente o lector, debido a las
circunstancias personales que envuelven a los personajes, los espacios o los hechos.
ESTRUCTURA DEL RELATO

Los acontecimientos que se cuentan se estructuran en tres fases:


planteamiento, desarrollo y desenlace.

 Situación inicial: el narrador presenta el personaje o


personajes importantes y expone el marco espacial y temporal
en el que se desarrollan los hechos y, a veces se presenta el
conflicto.

 Desarrollo: se muestra la acción de los personajes, que


reaccionan y actúan ante el problema surgido.

 Desenlace: se resuelve el conflicto de la historia, dando lugar


a un final feliz, desgraciado, a veces, incierto.
PLANIFICACIÓN ANTES DE ESCRIBIR EL RELATO

¿Cuál va a ser el tema elegido? Tema


Cuenta en dos líneas los hechos Argumento
más importantes que vas a narrar.
Indica cuáles serán los hechos
iniciales, cómo se desarrollan y
cómo concluyen (recuerda que debe
suceder algo que modifique la
situación inicial del personaje.
Elige el personaje protagonista y Personaje principal
descríbelo con cuatro o cinco
adjetivos que sean determinantes
para su acción.

Imagina otros personajes que


puedan aparecer y cuál será su
función.
Personajes secundarios
*
*
*
Decide en qué lugar se desarrolla el Lugar
relato.
Decide la época en que va a suceder Época
la historia.
Piensa cuánto va a durar la historia Tiempo de la historia
(tiempo de la historia) y cómo vas a
repartir los acontecimientos.
Elige el tipo de narrador de la Narrador
historia
Esboza la organización, la Organización: estructura
estructura que vas a dar al relato
Piensa en el tono que va a tener tu Tono
relato: fantástico, humorístico,
terror
LISTA DE CONTROL PARA LA REVISIÓN DEL
RELATO
DESCRIPCIÓN DE PERSONAJES Y ESCENARIOS
- ¿Has conseguido reflejar el carácter de los personajes con las
descripciones que has aportado? ¿Has utilizado los adjetivos y sustantivos
apropiados?
- ¿Las descripciones de los escenarios son suficientes? ¿Quizá excesivos?
¿Son todas las descripciones demasiado similares?

LA ESTRUCTURA
- ¿Las ideas están bien cohesionadas? ¿Hay demasiadas repeticiones? ¿La
progresión temática es clara? ¿Has utilizado los recursos anafóricos
necesarios?

EL NARRADOR
- Una vez elegido el narrador, ¿sus huellas son coherentes con la elección
realizada?
- En los diálogos, ¿repites demasiadas veces el mismo verbo para expresar
lo que dicen los personajes?
- ¿Y expresan claramente los verbos elegidos lo que los personajes hacen?
EL VERBO
- ¿En qué eje temporal has redactado tu relato? ¿Lo has tenido en cuenta a
lo largo de todo el texto?
- ¿Has utilizado los tiempos verbales adecuados para expresar los
diferentes momentos de la narración?
PLANTILLA PARA EVALUAR EL RELATO

AUTOR-A:

1 2 3
DESCRIPCIÓN DE PERSONAJES Y ESCENARIOS
¿Ha conseguido reflejar el carácter de las personas con las descripciones que ha aportado?
¿Ha utilizado los sustantivos y adjetivos apropiados?
¿Las descripciones de los escenarios son suficientes?
¿Son todas las descripciones demasiado similares?
LA ESTRUCTURA
¿Las ideas están bien cohesionadas?
¿Hay demasiadas repeticiones?
¿La progresión temática es clara?
¿Ha utilizado los recursos anafóricos necesarios?
EL NARRADOR
¿Mantiene el narrador a lo largo del relato?
En los diálogos, ¿repite demasiadas veces el mismo verbo para expresar lo que dicen los personajes?
Los verbos elegidos, ¿expresan claramente lo que los personajes hacen?
EL VERBO
¿Ha mantenido el tiempo verbal a lo largo del relato?
¿Ha utilizado los tiempos verbales adecuados para expresar los diferentes momentos de la narración?

1.- Adecuado
2.- Suficiente
3.- Inadecuado
La entrevista es un diálogo en el que el periodista le hace
preguntas a otra persona para obtener información o saber más
de ella.

El periodista suele incluir al comienzo de la entrevista una breve


presentación de la persona entrevistada

Carlos Arellano Goi - modelo internacional


«Un día de trabajo me
soluciona muchas cosas»

 Corella, 3-2-1977  Detesta/Aplaude: La


 Diplomado en Magisterio hipocresía y las
(especialidad Educación Física) desigualdades/La sinceridad y la
 Míster Navarra 2002, modelo generosidad
internacional  Música: Fermín Muguruza
 Película: "En el nombre del
padre"

TEXTO: ION STEGMEIER FOTOS: TRAFFIC

La de Carlos Arellano es una vida en la que desde muy pronto se


acostumbró a escuchar lo guapo y lo alto que era. Lo siguió oyendo cuando
estudió Magisterio en Logroño, e incluso cuando impartía clases
extraescolares en varios pueblos de la Ribera. Hasta que un día decidió
aprovecharse de ello. Salió elegido Mister Navarra en 2002. Desfiló algún
tiempo en Noche de Fiesta, el programa de televisión de José Luis Moreno.
Después comenzó una carrera de modelo que le llevó a fichar por la agencia
Traffic de Barcelona, donde se ha situado, como él dice, en lo más alto.
Últimamente, por ejemplo, además del anunció que rodó para Nestea en
San Martín de Unx simulando una especie de encierro, ha grabado un spot
para Pepsi, ha protagonizado otro en Grecia para Nescafé, para Gucci, y el
catálogo de las diseñadoras Mía María. Tiene un hermano, una hermana y
ninguna novia.

Usted es modelo internacional, que no es lo mismo que modelo.


En la moda, como en casi todos los trabajos, hay diferentes niveles.
Yo siempre hago un símil con el fútbol, que también tiene muchas
categorías. Lo más alto es ser modelo internacional, aspirar a
trabajos internacionales, lo que sería un top.

¿O sea, que equivaldría en fútbol a la Champion league?


Sí. Estás jugando por la Champion league y estás aspirando a jugar Para
llegar ahí habrá que recorrer todas las divisiones inferiores, ¿no?
Yo empecé desde lo más bajo, que no tenía nada que ver con lo de
ahora. Pero me ha costado seis años y he pasado por todo.
¿Por momentos duros?
No, ahora es más duro. Ahora la competencia es tremenda, no hay
compañeros, no puedes esperar nada de nadie, es todo super
profesional, antes podías considerarlo un hobby; ahora, no.

¿Qué es lo más duro ahora?


Soportar la incertidumbre, no saber lo que vas a trabajar la semana
que viene. Tú vas a los cásting y te cogen o no, pero el trabajo de
Nestea, por ejemplo, me enteré que lo iba a hacer dos días antes.

Pero pertenece a la agencia Traffic de Barcelona, que dará algo de


seguridad.
Sueldo no tengo. Te da la seguridad de que vas a competir por los
proyectos de más presupuesto, y la confianza de que un día de
trabajo me soluciona muchas cosas.

Cuando le eligieron Mister Navarra estaba encantado porque


cobraba 50.000 pesetas por desfile. ¿Cuántos ceros más habría que
poner ahora?
Esa cantidad se triplica. De todas maneras 50.000 era lo máximo que
podía cobrar entonces. Ahora es lo mínimo, aunque sería raro que si
trabajo un día cobrara eso, es muy poco. Incluso la agencia no me
deja que acepte trabajos de ese tipo.

¿Al volver a Corella le paran o le piden autógrafos?


En pueblos cercanos a Corella a veces me ocurrían cosas extrañas.
Me podían llamar para un desfile benéfico y me pedían autógrafos,
cuando era un chico más que de vez en cuando ganaba un dinerillo
por mi físico. Si desfilaba en Ribaforada o en Pamplona las niñas al
verte en la pasarela pensaban que eras alguien y te pedían
autógrafos. Y yo, chico, que estaba dando entre semana mis clases,
no era nadie para firmarlos. Aparte de que estoy en contra.
¿Por qué?
Porque somos todos iguales. Respecto a Corella, si pasan tres meses
y no me han visto por ningún sitio, no pasa nada. Pero si salgo en un
anuncio o en televisión, las dos semanas posteriores sí que noto que
me miran de una manera diferente y los sábados a la noche me dicen
cosas...

¿Dónde se le ha podido ver últimamente?


Un modelo no es famoso, y no se le tiene que ver mucho. Yo hago un
catálogo y se manda a Roma y nadie se entera. Pero dio la casualidad
que el último trabajo se hizo en Navarra. Me han visto en Mister
Navarra, en los anuncios de Pepsi el año pasado que se emitieron
para toda España, el programa de José Luis Moreno...

¿Qué hacía allí?


Bueno... hacía un poco de chico Moreno, rollo Noche de Fiesta,
desfilaba y un poco lo que mandaba él
.
¿De aquella etapa con qué se queda?
El balance es bueno, no me arrepiento. Es más, me hace gracia haber
estado allí por el compañerismo, por la gente que conocí, me sirvió
para curtirme como modelo y trabajador del espectáculo. También
como persona, porque tuve que estar un mes solo en Madrid
sacándome las castañas del fuego. Como aspecto negativo, el propio
José Luis Moreno.

¿Por qué?
Porque piensa que está por encima, trata a los demás como poquita
cosa, y utiliza a la gente en cada momento como a él le apetece y se
ayuda de su poder.

¿Después de concursar en Mister España


en 2002 dijo que aquella fue la mejor
semana de su vida. ¿Ha sido superada ya?
No. Ha habido días posteriormente muy
buenos, como aquellos, pero no una
semana entera.

Entonces se lamentaba porque decía que le


fallaba el hablar, por su acento ribero.
¿Sigue siendo un problema?
Se tiene en cuenta mucho el acento
porque se busca una persona que guste
para que pueda presentar programas o
explicarse. Pero la moda es otra historia, Ampliar
no importa lo que hables, ni el acento, ni el idioma, es un trabajo
super internacional. Incluso es un motivo de satisfacción, estoy muy
orgulloso de ser navarro, de dónde vengo, de las costumbres de mi
tierra, del acento que tenemos, tanto los de Baztan, como los de
Pamplona o la Ribera. Por desgracia es un acento que no gusta,
hacen más gracia hablando un canario o un andaluz que un navarro
de la Ribera.

¿Suele pensar que un día se le caerá el pelo, y le saldrán arrugas y


barriga?
No. Yo siempre voy a intentar estar lo mejor que pueda, pero por mí.
Yo voy a vivir de mi físico los próximos años, hasta que me canse.
Tengo mi formación académica y tengo ganas de volver con mi
gente, tener una vida más estable. Simplemente voy a aprovechar
para ganar todo el dinero que pueda en estos años.

Siendo tan aficionado al fútbol, tendrá su bandera rojilla en


Barcelona.
Las de Osasuna, las bufandas y eso lo tengo todavía en mi habitación
de Corella. Yo lo dejo ahí y que me espere. Aquí, tengo la ikurriña.
Estoy viviendo lo de Osasuna con muchísima intensidad y como
PAUTAS PARA ELABORAR LA ENTREVISTA
gane... va a ser un sueño. Y encima ha salido todo redondo, porque
el Madrid ha perdido la liga. No puedo pedir más
Teniendo como modelo el ejemplo anterior
- Pensar a qué personaje vais a dar voz (hombre o mujer, edad ,
estado civil, lugar de origen, trabajos y estudios que ha
realizado, situación en el país de origen,...)

- Escribir en 3 frases lo más importante que se quiera destacar


del personaje a entrevistar (año de nacimiento, trabajos o
estudios realizados en el pasado y en la actualidad,...)

- Señalar con pocas palabras valores que el personaje


entrevistado detesta o aplaude, aficiones y gustos,....

- Texto introductorio en donde se explica en un párrafo la


trayectoria vital del personaje entrevistado, es decir, el tiempo
vivido haciendo hincapié en los acontecimientos más importantes
del entrevistado

- Pensar y escribir las preguntas que se harán en la


entrevista (ponerse en el papel del entrevistador)

- Pensar y escribir las respuestas de la entrevista (ponerse en


el papel del entrevistado)
PLANTILLA PARA EVALUAR LA ENTREVISTA

Autor de la entrevista:

Persona entrevistada:

1 2 3

Aparece como título una de las respuestas del entrevistado que se quiere resaltar

Tiene un texto introductorio en donde se explica en un párrafo la trayectoria vital del personaje
entrevistado

Señala con pocas palabras valores que el entrevistado detesta o aplaude, aficiones y gustos

Las preguntas realizadas corresponden a diferentes aspectos de la vida de la persona


entrevistada (Relaciones: sociedad, familia, amigos, cultura, vivienda., trabajo, vida
cotidiana,...)

Se ha hecho una trascripción correcta de lo que ha respondido la persona entrevistada


1.- Adecuado
2.- Suficiente
3.- Inadecuado
BALIABIDEAK

RECURSOS
EBALUAZIORAKO ETA
HOBETZEKO TRESNAK

HERRAMIENTAS PARA LA
EVALUACIÓN Y MEJORA

¿CÓMO PUEDO EVALUAR EN MI AULA?. UNAS IDEAS

NIRE GELAN, NOLA EBALUATU DEZAKET? IDEIA BATZUK


MI DIARIO DE APRENDIZAJE

NOMBRE:

APELLIDOS:

CURSO:
¿Qué estoy aprendiendo?

¿Qué recursos estoy utilizando?, ¿para


qué me sirven?

¿Con quién lo estoy aprendiendo?

¿Qué dificultades tengo?

¿Quién me puede ayudar?


GEHIAGO JAKITEKO

PARA SABER MÁS


BALIABIDEAK/RECURSOS
EDUTEKA: APRENDIZAJE POR PROYECTOS CON LAS TIC
Aprendizaje por Proyectos (Wiki de Rafael Robles)
Banco de Proyectos colaborativos (Ministerio de Educación de
Colombia)
Los proyectos de trabajo. Una forma de organizar del
“La organización los curriculum por proyectos de trabajo.
conocimientos escolares. Hernández, F; Ventura,
El conocimiento es unMcalidoscopio” F. Hernández y M.
Dar sentido al estudio en Secundaria. Proyectos
Ventura. Graó, para la
Barcelona vida
1992
adulta Elisa Gutiérrez y Miguel
 Ángel Aragón
“La globalización mediante proyectos de trabajo”. F.
Hernández. Cuadernos de Pedagogía nº 185 (Págs. 12-14)
ESKERRAK!!/¡¡GRACIAS!!
 Proyectos de Trabajo. Monográfico de Cuadernos de
Pedagogía nº 332. Febrero 2004.

AURKEZPEN HAU EGITEKO HURRENGO ITURRIAK KONTSULTATU DITUGU:


 (“La organización del currículo por proyectos de trabajo. El conocimiento es un
calidoscopio”. Fernando Hernández y Montserrat Ventura. Ed Graó)
 Manual de aprendizaje basado en proyectos elaborado por El Colegio Montserrat de
Barcelona. Txantiloi batzu moldatu eta itzuli dituzte. www.bie.org helbidean aurki daitezke
ESKERRAK MONTSERRAT IKASTETXEARI HEZKUNTZ
MUNDUARI EGITEN DUEN EKARPENAGATIK

IRAKASLE ETA AHOLKULARI GUZTIEI ESKERRAK


BEREN EKARPENENGATIK

También podría gustarte