Está en la página 1de 129
LOS NUEVOS CAMINOS DE LA LINGUISTICA por BERTIL MALMBERG traduccién de JUAN AEMELA >» siglo veintiuno editores, sa ‘siglo veintiuno de espana editores sa RD ROM 7, MCRD 35, ‘sid veintiuno argentina editores sa cba 204, OOS APES ANGOETA primera edicién en expatol, 1967 squnda edicién en espatial, 1960 tercera edicién en espatol, 1970 ‘cuatia edicién on patel (madrid), 1971 ‘quinta edicién en espa, 1973 sexta edicién en espaol abril, de 1974 séptima ediién en espaol, noviembre del O14 © siglo xxi editors, s. primera edicin en sueco, 1950 segunda ediciOn en sueco, corregida y sumentada 1967 © svenska bokférlaget, estocolmo ‘tulo original: nya vagir inom sprakforsiningen derechos reservados eonforme a Ia ley impreso y hecho en méxico printed and made in mexico INDICE, PROLOGO A LA EDICION ESPANOLA vropucai6n Lunciiistica mIsTORICA Y LINGHSTICA COMPARADA [FERDINAND DE SAUSSURE Y LA ESCUELA DE GINEBRA, EI. ESTRUCTU- RALISMO. ESTUDIO DE LOS DIALECTOS ¥ CEOGRAFfA LINGUISTICA LA NEOLINGHSTIOA, LA ESCUELA DE VOSSLER, LA ESCUELA ES- PAROLA LA FONOLOGIA Y LA ESCUELA DE PRAGA. DIVERSAS T20RiAS DEL FONEMA FONETICA MODERNA, FONETICA EXPERIMENTAL SEMANTICA. EL, ESTUDIO DEL. SIGNIFICADO GLOSEMATICA, LA TEORIA DEL LENGUAJE DE. HJELMSLEV Y OTROS ASPEGTOS DE LA MODERNA LINGUISTICA DANESA LA LINGUISTICA ESTADOUNIDENSE: MODERNA abropos estapfsticos ¥ MATEMATICOS EN LiNGiifSHIC\, LA TEO- RIA DE LA INFORMACION CONTRIBUCIONES PSICOLOGICAS Y FILOSOFICAS AL. ESTUDIO DEI. LENCUAJE, LINGUISTICA APLICADA tv} vin 37 60 6 82 109 136 154 174 206 2s 242 PROLOGO A LA EDICION ESPANOLA La lingtiftica —ciencia de esta actividad comunicativa distintivamen. te humana que Ilamamos lenguaje— ha conocido un desarrollo suma- mente répido ¢ interesante durante las tres 0 cuatro décadas pasadas. E] interés que oftece este desarrollo se explica, me parece, por dos hhechos importantes. De un lado, la lingiiistica de hoy refleja fiel- mente una tendencia general en las ciencias naturales y humanas. La concentracién de los cientificos en torno a problemas de estructuras y relaciones es tipica en todos los campos. La historia de la lingiisti- a esti caracterizada muy netamente por esta misma tendencia, La lingiifstica ha obtenido asi su posicién dentro de un conjunto de cien- cias que estudian problemas de comunicacién y de relaciones huma- nas. La lingiistca se ha hecho pariente a la misma vez de la técnica de la trasmisiOn sonora y de la sociologia humana. De otro lado, estas nuevas actividades y esta nueva direccidn te6rica han desembocado ‘en nua aplicacién préctica de los datos obtenidos por la lingiistica, antes desconocida, aplicacién que a su vez ha despertado un interés cen el trabajo de la lingiistica que le falt6 durante e. primer siglo de su historia. La comunicacién sonora y la trasmisién de mensajes lin- Bililsticos (teléfono, micréfonos, altopatlante, etc.) ha aprovechado los resultados fonéticos y sus representantes han contrbuido al mismo tiempo, por sus posibilidades técnicas, al desarrollo de la fonética. El andlisis estructural del lenguaje ha aportado nuevas posibilidades en la ensefianza de lenguas extranjeras, La traduccién mecinica os un efecto directo del trabajo de los estructuralistas y senanticos moder- nos, Los ejemplos pueden multiplicars. Se comprende facilmente el que, bajo tales circunsatncias, la lin- giiistica empiece a interesar a un nimero creciente de personas. Esta Giencia no es mis, como aiin en el siglo pasado, una especialidad de algunos aficionados sin contacto con el mundo y con la sociedad en los que todos estos sonidos, todas estas formas y construcciones, tan minuciosamente analizadas y derivadas, funcionan somo elementos de contacto entre hombres. Hay por consiguiente muchas razones para que un libro de orientacién general sobre las esenciales tenden- ‘las de la lingiistica de nuestro siglo despierte interés y reacciones, ositivas 0 crticas, segiin Ta conviccién propia, y provoque discusio- nes sobre los problemas del lenguaje. [vr] var PROLOGO A LA EDICION ESPAROLA Es para el autor de este libro un placer particular ver publicarse ahora una versién en lengua espafiola de Nya véger. Los problemas del espatiol, su estructur, sobre todo fonética, y su historia en la Peninsula y en el Nuevo Mundo, ha retenido durante muchos aos mi interés, y mis puntos de vista sobre las Jenguas y el lenguaje han sido determinados en gran parte por mis experiencias de hispanista ¥ por mis estudios del espafiol y de su desarrollo en América. He uti- lizado a menudo ejemplos espafioles ¢ hispanoamericanos en mis de- mostraciones cientificas, también a veces en este libro, Seria para m{ tuna causa de gran satisfaccién si este libro en su forma espafiola pu- diese despertar interés y comentarios en estos paises de habla espa- fiola con los que estoy vinculado con tantas relaciones de amistad y de interés cientifico, y a los que debo tanto. Lund y Paris, 3 de marzo de 1967. i BERTI MALMBERG INTRODUCCION En el uso téonico modemno, el término lingtitstica se aplica al estudio Gientffico del Jenguaje humano, y un Tngtiista es una persona que esté consagrada a esta ciencia, si bien el uso tradicional y cotidiano de la palabra es —sobre todo en Inglaterma— para designar a alguien dotado de excepcional talento para aprender lengzajes extranjeros. La lingiiistica es bien diferente de la filologia, que estudia también dl lenguaje, pero desde un punto de vista distinto. se ocupa sobre todo de la interpretacién de textos, si tomamos la palabra “texto” con el sentido més lato posible. La tarea de ls filologia es, por lo tanto, establecer-cl-contenido-de-un-texto, en alginelenguaje. El fl6logo procure descubsir el sentido, o la inten cién, del autor del testimonio hablado o escrito cue ¢s analizado, El filélogo trata de extraer la mayor informacién posible tocante a la cultura y al medio en que su texto fuera producido, ast como a las Gireunstancias de su produccién, El texto suele provenir de alguna época y de alguna cultum pasadas, pero puede usarse el mismo método filolégico para interpretar documentos contemporéneos. Asi, no es sorprendente que cl fildlogo sea muchas veces, en algin sen. tido, un historiador. El conocimiento del lenguaje de que se ocupa —sus sonidos, formas, sintaxis y vocabulario, su desarrollo hist6rico y caracteres estlisticos— es para el filélogo sélo un medio endere- zado aun fin, Su intencién primaria es captar el contenido de la palabra hablada 0 eserita, y con ello sirve a los intereses de otros ‘campos de estudio. La investigacién histérica, la jurispradencia, el estudio comparativo de las religiones, la filosoffa, la historia literaria: todos acopian materiales gracias a las interpretaciones de la filologta. Cuando el filélogo resuelve problemas puramente lingiifsticos, de fonémica, morfologia, sintaxis o seméntica —por ejemplo— su initen- cién es llegar a una interpretacin més segura de los textos. Esto no ha impedido a la filologia desenvolver sus téenicas propias de andlisis, extremadamente complicadas, y adquirir considerable independencia. Una de estas técnicas es la critica de textos. Compa rando los méltiples ejemplares diferentes de un texto que hayan sobrevivido, es posible, considerando los errores que tengan en comin (faltas de escritura, falsas interpretaciones del original), establecer Ia red de relaciones que los liga al original, y decicir asf cudl es dl mds auténtico. Determinar el estado original del texto, siguiendo ay 2 INTRODUCCION la pista a los errores de los copistas e impresores, es el auténtico pro- ppésito de la critica de textos. De hecho, hay varias escuclas de ccti de textos, cada una con métodos propios. Técnicas andlogas se apl can a la investigacién del folklore, para estudiar la literatura y tra diciones que han sido trasmitidas sdlo de palabra. Hoy dia se estudian el lenguaje y la cultura de los pueblos primitivos con auxilio de la grabacién del sonido: el registro en cinta magnética del habla viva ¥ espontinea sirve en gran medida a los mismos propésitos que el texto escrito que sobrevive de una época pasada. Es conveniente, por cierto, extender el significado de la palabra “texto” a fin de abarcar los registros de sonidos. La diferencia esencial entre lingiistica y filologia reside en que, para el ingii ismo. Sin importar cual sea el contenido del texto, el lingitista trata de comprender cémo el lenguaje funciona como medio de expresi6n. Le interesan el me- canismo del lenguaje y los medios y métodos que usa el hombre para Comunicarse con sus semejantes. Estudia de qué modos son prodici- dos los sonidos del habla, y sus caracteristicas actisticas y distintivas; formula un inventario de formas, palabras y construcciones sintacti- cas; aprecia los cambios de significado. Fundado en toda esta infor- macién, intenta descubrir leyes generales que gobieman la estructura y.el desarrollo de los sistemas lingiiisticos. En tanto que la labor del fildlogo esta intimamente ligada a la del historiador y la del critico literario, la del lingitista se traslapa con estudios de Fisiologia, aciis- tica, psicologia, sociologia o flosoka (l6gica, teoria del conocimiento). De estas dos disciplinas lingiiisticas, la filologia es la que tiene una tradicién més dilatada; de ahj que al profano le suela parecer el ‘inico acceso posible al lenguaje, Aun en los departamentos de len- guas modemas de las universidades se tropieza todavia con la idea de que Ia investigacién seria de los lenguajes s6lo puede abordarse mediante los recursos tradicionales de la filologia. Es sencillo expli- car semejante actitud. La investigacién lingtiistica empez6 siendo filologia. Los eruditos deseaban extraer informacién de manuscritos © inscripciones antiguos, a fin de interpretar las escrituras sagradas de su religion, para cerciorarse de que se entendian con propiedad los autores antiguos 0 para clegir la leccién correcta entre miltiples va- riantes textuales. Para estos propésitos tenian que comprender la naturaleza del lenguaje que les interesaba, y asi de la filologia nacié Ja lingiifstica. El estudio de la naturaleza del Jenguaje ha sido largo tiempo ua, mero subproducto de la interpretacién de textos. Ince sive la fonética fue desarrollada, por primera vez, en la India antigua, como intento de preservar inalterada la pronunciacién de los textos sacros de generacién en generacién. INTRODUCCION 3 Sin embargo, una vez puestas las manos a la obra, la frontera entre filologia y lingiistica es con frecuencia muy vaga.. Para deter- minar la leccién correcta 0 escoger el mejor manuscrito, el fldlogo tiene 2 menudo que resolver problemas fonéticos, morfolégicos 0 sin- tacticos, o rastrear una serie de cambios seménticos. Estos problemas puramente lingiisticos ejercen muchas veces una fatcinacién que no guarda proporcién con la importancia estrictamente filolégica que tienen para la investigacién en cuestién. El mismo estudioso trabaja, ‘ra como filélogo, ora como lingtiista, a veces aun contra sus inclina- ciones, Al igual que el fildlogo necesita método lingiistico para inter- pretar sus textos, el lingiista debe disponer de textos interpretados con propiedad, en los que basar su andlisis. Sin esto, toda investiga- cién de historia del lenguaje y todo conocimientc’ de las lenguas antiguas se levantan sobre cimientos inseguros. Es evidente, pucs, que estas dos disciplinas académicas, diferentes come lo son esencial- ‘mente, pueden y deben complementarse una a Ja otra, hasta constituir en ocasiones un todo indivisible, El bosquejo de los métodos y problemas de la 0 ea as iginassiguictss so compa sobre fen el sentido que se acaba de describit. Hay, sin embargo, varias cescuelas y lineas de acceso en la propia filologia. Los principios y meétodos generales usados en la publicacién de viejos textos son, en tun sentido, correlatos filoldgicos de Ia lingiistica general. Una disci- plina auxiliar de la filologia es Ia paleografia, que se ocupa del pro- blema de interpsetar las escrituras antiguas, Seria posible, por tanto, escribir los principios de la “filologfa general”, pero no tenemos tal intencién. En este libro, cuando se habla de lingtistica se excluye la filologia. Hay que tener presente que no siempre se establece una distin- cidn estricta entre los términos “lingiifstica” y “filologia”. Como la filologia es la que tiene mayor edad, con frecuencia se ha usado cl término “filologia” para designar cualquier género de investigacién lingtistica. Este uso refleja la inicial sumisién de la lingifstica a la filologia. En las obras en castellano e inglés, el término “filologia” se emple6 largo tiempo —y a veces sigue emple4ndose— con el mismo sentido restringido que aqui damos a “‘lingiistica". La expresién “filologia comparada” para la investigacién lingiistica comparativa ‘es un caso pertinente. Hasta atios recientes, el término “lingiifstica” no gané terreno en castellano; otro tanto pasé con “linguistics” en inglés, idioma en el que, por afiadidura, se emplea esta palabra a menudo (sobre todo en los Estados Unidos) exclusivamente para 4 INTRODUCCION designar los estadounidenses recientes. Los términos equi- Seles pee ile tnt, Lot tela oct ‘mente —pero no sisteméticamente— para mantener Ia distincion des- rita, y los autores franceses tienen cada vez mds conciencia de su utilidad. En alemén, “Sprachwissenschaft” cubre tanto la flologia como la lingiistica y carece de equivalente en castellano, francés 0 LINGUISTICA HISTORICA Y LINGUISTICA COMPARADA Este primer capitulo no pretende ser una introducci6n exhaustiva al método comparativo tradicional de la lingiistica, ni proporcionar un resumen de sus métodos y resultados en, el grupo indoeuropes, Existen varias obras generales en diversos idiomas. Este capftulo tiene ‘ae ben i hans de peeve du pono de omospe poms Se cién que le sigue, de fondo ante el que resaltarin con claridad mayor Jos rasgos peculiares de os siguientes desarrollos de la lingiistica. Sélo se han podido hacer breves alusiones a los progresos més recien- tes en el campo comparativo, si bien representan modificaciones de teorfas y métodos tradicionales. ‘Tampoco hemos podido conceder la atencién que merecerian a los trabajos de afios recientes tocantes a grupos distintos del indoeuropeo. Se encontraré un bosquejo gene- ral de la lingifstica comparada indoeuropea en Hass Krasse, Indo- germanische Sprackwissenschoft (Sammlung Géschen, 3* ed, 1958). Antes de 1800 no habla apenas nada que pudiera Hamarse lingiistica eel sentido modemo. En tiempos anterores,1oe autores Aap interesaba el lenguaje se dedicaban o bien a establecer reglas pric- ticas sobre el uso correcto, con la pretensiOn de preservar inalterado el lenguaje (enfoque prescriptivo), o bien a descubsir las leyes gene- rales que gobiernan el pensamiento humano. (greg 3 somanos) cmumeidenin.petesifesban los elementos del lenguaje de acuerdo con distinciones l6gicas, y no segiin crterios mente lingiifsticos.* Lo més cercano al andlisio-lingiistico, en tido modemo, aparece en la obra del ico i ‘Troe (murié en 90 a. c; pertenccié a la escuela alejandina y escri- ‘bid la primera gramética griega sistemitica), y en la del escritor romano Varx6n (murié en 27 a.c.). Durante Ia Edad Media, el el Renacimiento, también hubo interés por el griegc, pero la actitud seguia siendo la misma: estricta emulacién de los graméticos antiguos. 2 Cuando, por jemplo, Paitin estbled la distincén bisice care Yo que Mamamos “aonb” a “vetbo"s incays lon adjetvos entre lov verbon, yr que eaboe se wisn pir hacer Amaions ace del sjao,y eto 2 peat de gue los alles pertenesan £1 le eign eo noes. cog, cmtin le inn de ffner): Gamiticn gigas postrer canbiaron ela" dsiicaatn, 1 6 LINGOISTICA HISTORICA ¥ COMPARADA Se pensaba que cxistia una gramética universal, cu estaban determinados por la a phar? ry. a Ween humana, de modo por completo independiente de los diferentes sis. tm cisions saa ‘en ete Tenguajes: Incumbfa al filé- al gramitico, determinar a ph oot pate a reglas del lenguaje (“*philesophus inte los siglos xvi y xvm, se desarroll6 en Francia una “gram= aire générale” que, al igial que las obras de los antiguos gramaticas, formulaba una gramética general sobre un fundamento puramente ges rs eS at celebradas de esta escuela fueron la Gram- re du. Port: le 1660 y, algo més tarde, en 1729, la teor del lenguaje de Du Massas, Teoria similares prosperaban en pe terra; alli acaso el intento més conocido de establecer una gramética general fue el de J. Hannas: Hermes, or a Philosophical Inquiry Con- cerning Language and Universal Grammar (3¢ ed., 171). El teorizar lingifstico de esta clase no se fundaba en un conocimiento real de Ja estructura de diferentes lenguajes, sino que provenia de una serie de supuestos dogmaticos acerca de la naturaleza esencial del lenguaje. EL primero que lamé la atencién hacia este ecor fundamental, y ue mostré Ta necesidad de un estudio comparativo de los lenguajes conocidos y de una recoleccién de datos lingtifticos, fue GorrraieD~ Baap elo oe de 1710. Esta obra dio a la lingitistica la orientacién empirica, y at mismo tiempo comparativa, que seria caracteristca del siglo xrx. , La lingiistica comparada, histérica, que se desarrollé durante la Primera mitad del siglo xnc resulté posible gracias a variadas causas. A fines del siglo xvm, los ingleses y franceses habfan conocido el sénscrito, el antiguo lenguaje de la India, y merced al libro de Fumm- Dic vow Scutecet. Uber die Sprache und Weisheit der Indier (1808) conocieron el sénscrito todos los eruditos de Europa. Este contac- to con el sinscrito provocé una revolucién en las teorfas lingitsticas, Desde mucho antes i algin tipo de relacién entre los grupos principales de lenguajes de Europa, entre el latin y el griego, y entre estas Ienguas y los grupos germénico y cAltioo, Las relaci entre los varios grupos romances, y su desarrollo a partir del latin, eran visibles desde hacia mucho. Pero ‘sélo cuando se introdujo cl sinscrito Para obtener material de com- Paracién pudo demostrarse que la teoria del origen comin y la rela- cién mutua entre los lenguajes indoeuropeos tenia un firme funda- mento objetivo y podia considerarse definitivamente probada, El movimiento roméntico fue parcialmente responsable de la mayor Curiosidad por el pasado, no s6lo el de Grecia y Roma sino el pasado de la Edad Oscura y el de las grandes civilizaciones del Oriente. LINGOISTICA HISTORICA Y COMPARADA 7 El estudio del origen de las naciones, y de su historia temprana, im- plicaba que el lenguaje de los primeros testimonios escritos se tornaria objeto de estudio sistemético; demostré ser inclusive una fuente de informaci6n, 0 al menos de conjeturas, acerca de la prehistoria y la primera civiizacién. La reconstruccién de los protclenguajes a partir de los cuales se habian desarrollado Ios lenguajes existentes (germé- nico primitivo, eslavo primitivo, indoeuropeo primitivo, ete.) se con- victid en faena central de la investigacién lingiistic.. E1 método fue examinar los mis antiguos especimenes conocidos de cada lenguaje, cen cada grupo lingtistico, en pos de rasgos comunes y regulares. El primer gran exponente del método comparstivo fue el danés Rasnovs Ras (1787-1832). Rask se form6 bajo la influencia del romanticismo y por un ticmpo compartié su entusiasmo por el pasa~ do remoto. Fuelen plan de historador, dedicado a investiga lamas antigua historia de Escandinavia, como se puso a estudiar el antiguo. rortiego (islandés), del cual escribié la primera gramética modema. in embargo, la disposiciOn de Rask no era roméntica sino racionalista;, hizo ga mista contetbucia no al campo de la pecistecia la Eller fa, sino al del estudio-comparativo.exacto, Su estudio del origen del antigno noruego (Undersogelse om det gamle nordiske eller islandske sprogs oprindelse) fue escrito como tesis para lz Universidad de Copenhague en 1811. Lo concluyé en 1814 y lo publicé en 1818. Lo asombroso es que esta obra, que es una i indoeuropea en el sentido modemo, la escribiera Rask antes de co- nocer el sinscrito. Aun asf, sentd las bases de la fonética y la mor- fologla comparadas. Rask toma cada uno de los principales lengua- jes europeos y lo compara con los lenguajes escandinavos, a fin de demostrar la regularidad de las correspondencias fonéticas descubier- tas en palabras con significados parecidos. Se enouentra, por ejem- plo, que la [p] latina de pater corresponde a ura [f] en antiguo noruego: fadir (cf. en inglés father); similarmente, 1a [p] latina de piscis coresponde a [f] en A.N. fisk (cf. Ingl. fish). Por otra parte, Ja [f] del Lat. fagus corresponde a [b] en A.N. bok (cf. Ing. beech); similarmente, Lat. [f] en fero corresponde a AN. bara (cf. Ingl. to bear). Al demostrar la regularidad de estas correspondencias, Rask estableci6 los fundamentos de un método comparativo estricto. En tanto que Rask representa el recién descubierto método com- parativo, el sabio alemén puede ser considerado el verdadero fundador del método histérico, por su Deutsche Gram- matik publicada en 1819. Antes, Franz Borr habla publicado una comparacién metédica de los principales grupos lingiisticos indo- e:aropeos en su libro Uber das Conjugationseystem der Sanskritspra- che, de 1816, pero la obra de Bopp era una comparacién de sister 8 LINGOISTICA HISTORICA Y COMPARADA ‘mas morfolégicos y no sugerfa ningiin método estricto para com, ‘asgos fonéticos. Grimm interpreta las nuevas correspondencias hook, rrespondencia descubieria entre las consonantes oclusivas (pt — b—d—g etc.) de los lenguajes germénicos y las de cue idiomas ‘Curopeos, es consecuencia de un corrimiento o mutacién fonética (Lautverschiebung) que puede ilustrarse mediante las series siguientes: Ger Ger jee TE. ménico Latin ee ti ménico moderne moderno ee TTI P £ pecu — *fexu- fa fee cpio *xafian hava heave t P tres rir (A, he three sueco) verto walrban varda worth? (gético) (atcaico) k ho comu — *xurna- hom horn socer — swathra es, sviger = bi Pp scabo *skapan skapa shape ati at decem *texun tio ten edo *etan ita cat eae jugom —*iuke- ok yoke ager *akra- atker acre Saye === aipetscaar om re Piss; iy cel i eae Su abhi ones Kes, previo alagamien dele rel recdete (cf @ pees apes LINGUISTICA HISTORICA Y COMPARADA 9 En las anteriores series de ejemplos, las palabras latinas conservan Jas consonantes oclusivas indoeuropeas originales, Las formas germé- nicas son o bien reconstrucciones tebricas (sefialadas con un aste- risco), deducidas del examen comparativo de los més antiguos testi- monios de diversos dialectos, o bien formas hallacas efectivamente en los textos més viejos. En muchos casos, modificaciones fonéticas posteriores hacen dificil apreciar el efecto de la mutacién consonén- tica en las formas actuales. Los anteriores ejemplot no incluyen to- as las consonantes afectadas por la mutacién; las labiovelares indo- ‘europeas [k"] y [g*], y las aspiradas indoeuropeas {th}, [ah], ete, no se han indluido. Estas correspondencias suelen denominarse Ley de Grimm, aun- que la verdad es que ya Rask las habla formulade antes, indepen- dientemente, Grimm, sin embargo, no se contenta con la pura com- pilacién de correspondencias; deduce de ellas un proceso histérico, la mutacin fonética germénica. En alguna época, en el pasado remo- to, en alguna de las dreas en donde se hablaba indoeuropeo ocurrié ‘una mutaci6n en la pronunciacién de las consonantes oclusivas. Las oclusivas sordas se convirtieron en fricativas, y las sonoras se ensor- decieron, Los resultados de este cambio son uno ¢e los rasgos ms importantes que distinguen al grupo germdnico de los otros dialectos del indoeuropeo, Estos precursores de la lingiistica histérica y comparada tenfan conciencia de que los rasgos regulares que hablan descubierto no ca- reolan de excepciones. Rask hace un excurso para lamar la atencién hacia estas aparentes imregularidades: en posicién medial, puede ha- Tlarse que tna [t] latina, como la pater, corresponds a una [4] y no a una (b] (Lat. pater: AN. fabir, “padre”). Pasaroa cincuenta afios hasta que Kant. Vener, danés también, formul6 ls ley fonética su- plementaria que explica estas aparentes excepciones. La Ley de Ver- ner afirma que LE. , t, k corresponden a fricativas sordas gemé- nicas en posicién medial s6lo si el acento LE. cala en Ia vocal inmediatamente precedente. En otros casos aparece la correspondien- te fricativa sonora (ef. LE. *patér, griego patér y germénico [A.N, fadir (“padre”), y por otzo lado ILE. *Bhrdtor y germénico (g6tico bropar ["hermano”}). La operacién de la Ley de Verner ha sido ‘oscurccida en las lenguas germénicas moderas por cambios fonéti- ‘5 posteriores. Asi, en sueco moderno tenemos fader:broder, en in- gs father:brother. Sin embargo, atin se advierten diferencias, por ejemplo, en alternaciones como Ingl. death:dead seathe:sodden. Una de las més intensas influencias recibidas por la aplicacién del método comparativo a los lenguajes indocuropens provino de la lingiifstica romance. En este campo se disponfa de abundantes tex- 10 LINGOISTICA HISTORICA Y COMPARADA tos en el protolenguaje —el lat habia bastante informacién aoerea de la historia de los diversos dialectos, Por el contriro, ro ftogerménico, el protocéltico, etc, y atin en mayor grado —ni que decir tiene— el protoindoeuropeo, eran sélo reconstrucciones hipoté- ticas, El linglista comparatista italiano Bexvenuro Texnacint opin que la Romania —es decir, la regién en que se hablan lenguas ro- mances— es la piedra de toque para todas las discusiones teéricas Sobre relaciones lingiisticas. Las grandes graméticas romances del siglo xxx —Grammatik der romanischen Sprachen de Fanzpnica Diez (em, 183644), y més tarde la clésica obra con el mismo titulo lebida a Wire Mever-Ltace (1, 1890.99), asi como el Grund. riss der romanischen Philologie (rx, 1904-06), de Gustav Gronen— sitvieron de modelos o de parangones para las grandes gramAticas comparadas hist6ricas de fines del siglo pasado y principios de éste, que resumfan los resultados gradualmente obtenidos durante las dé cadas anteriores. Las mas famosas son el Grundriss der vergleichen. den Grammatik der in ischen Sprachen de Kant. BrucMaxn y,Bexruor Dutatice (1897s), algo después la Indogermanische Grammatik’ (xvm, 1927-37) de Hernan’ Hear, y de Henstann Paut el Grundriss der germanischen Philologie (t1, 1891 ss). Una obra reciente de este tipo es Handbuch der germanischen Philologie de Farzonice: Smaon (1952). Puede encontrarse una exposicién de | importancia de la lingiifstica romance para el desenvolvimiento del método histérico en un libro de J. Joxnan publicado en 1932 y traducido al inglés y considerablemente revisado por Jou Ox: Ax Introduction to Romance Linguistics, its Schools and Scholars (1937); hay una traduccién alemana, con més revisiones, debida a Weanen Bauwen: Einfihrung in die Geschichte und Methoden der romanis. chen Sprachwissenschaft (1962). El método histérico comparativo fue adelantando, en el campo indocuropeo, gracias a sabios de muchas nacionalidades, entre los cuales “por mencionar nes cuantos— estin ANToIE Menten, en Francia, que hizo hincapié en el aspecto sociolégico del lenguaje (ver p. 51); Vania Tuomsen, danés, que extendié sus investi. gaciones a las lenguas finougrias y turcas y a los enigméticos lengua. Jes del Mediterrineo antiguo; Hovcer Pzoersex, también danes, y Jexzx Kunxtovicz, polaco, Ex Benveniste, francés, y los esta. dounidenses Encar H. Sronrevanr y Josuva Waataouen, a todos Jos cuales se deben nuevas ideas (véase més adelante). Al acabar €l siglo, la investigacién comparativa de los lenguajes indo- europeos habla establecido los siguientes grapos principales, habla. dos todavia: LINGOISTICA HISTORICA Y COMPARADA. u 1, rpomamo, con tina rama {orca que compreade las lenguas lite: rarias de la antigua India (védico, sénscrito), las lenguas fndicas me- dias (incuyendo el palty el préerit)y lov milipes lengajes y dialectos indicos modemos, cuyas relaciones mutuas y con las len- ‘guas madres son con frecuencia oscuras; y tuna rama IRANTA que com- prende el grupo manio onzntat, (afgano y las lenguas de Pamir) y el mawio OccIDENTAL, que incluye el persa (antiguo persa, persa me- dio o pelvi, persa moderno), el avéstico 0 zendo y el curdo. 2, ARMENIO. 3. aupanés, a . vo, con una rama ssLava (ruso, billgaro, serbocroata, icra taiestencmac basi oes exteag eo) [extingak do}, ast como otros varios lenguajes y dialectos), y ana rama nivtica que incluye el lituano, el letén y el prusiano (extinto). 5. Genachvico, con una rama GERMANIGA SEPTENTRIONAL que com prende los cinco idiomas escandinavos principales (danés, noruego, sueco, faroés e islandés), una rama cExMANICA ONENTAL (extinta) representada por el gético occidental y oriental, y una rama ERMA NGA OCOENEAL que comprende el inglés, el fridSn, el holandés y el alemdn (con sus dos grupos dialectales principakss, bajo alemdn y alto alemén).. se divide en dos ramas: CELTICO CONTINENTAL ex ageceg ealie'd galo, idioma hablado al norte de Francia y en otras drcas del continente antes de la conquista romana) y cft- ‘100 msutaR, representado por el galés, el bretén, el irlandés, cl es- cocés, el gaélico y el manx (de la isla de Man).* dividido en rrkt3c0 occmerat, representado principal- Se etal Latin bared anes a derivadas (francés, provenzal, catalén, espaol, portugués, retorroménico, italiano, sardo, rumano y el extinto délmata), e rrixico onnextat, (extinguido, pero que incluia el osco y el umbro, lenguajes antiguos’. RIECO, i i dela ssentado por los dialectos antiguos y modernos pen ieee y de las islas, y por la koiné uniforme y comin. vasto examen exhaustivo de las diversas familias lingiifsticas del ae ‘con breves descripciones de sus estructuras y distribuciones, «ety a in 7 nn: ee pn tin aa a ra een ea See een ee ae ae 2 LINGUISTICA HISTORICA Y COMPARADA. acompafiadas de muchos mapas, ¢s Les la fu mon 7 Cohen (2 ed ages MADRS Les langues du monde, de Meee uajes dentro del grupo, y el de cémo repartirios en a (4 indocuropeas, por ejemplo, caen eh doe Shan eee Zag impo de contum y el grupo de satem-—,segin que la palatal [ke] LE. haya quedado como consonante oclusiva (somo en Lat en’) 0 suftido mayor palatalizaciGn y pasado a fricativa (come en avéstico satem, “cien”); ambas palabras decivan de la trims forma LE. *kmiém. Las lenguas de centum reficjan, pues, une oe Pe anterior del indoeuropeo, y las de satem representan tn desaee, lio posterior. Entre las lenguas de satem estin las de los ‘doinioy rmenio, albanés y baltoelav. La cucttién es hasla nad unto divisiones de este tipo puecien considerarse testimonioe de oe temprana divisién del drea del indoeuropeo en dos éreas dislostales Correspondencias entre los lenguajes itélicos y célticos (como él gent tivo en «i y el pasivo en 1), que los ae de los ne eat lc Tenguas indoeur ha considerado que esto indica tina temprana comunidad lingistica italoelica tearia que no pucte pe { de provisional, en vista de que el pasivo en +r (como en latin roo Soy llamado”) aparece también en hitita y en tocario, antiguos len- guajes indoeuropeos hablados en otro tiempo en Asia ‘Menor y en el ‘Turguestén. En la lingtistica roménica comparada se ha discutido mucho si deberd ponerse el cataldn en el grupo galorroménico (con el Provencal y el fancts) o en el iberorroménieo (con el expafel, pos fugués y el gllego). Hl catalin estd claramente de acuerdo, en algu. regs Petes, con el primer grupo, y en otros con el segundo, Ade. , se habla en una regién que en el curso de la historia ha estade Los cambios fundamentales del pensamiento ci rante el siglo xxx se refiejaron ena investigaion nga ne oe LINGOISTICA HISTORICA Y COMPARADA B tia darwiniana de la evolucién de las especies, Ja seleccién natural y a Incha por la supervivencia originé teorfas similares en el campo de la lingtiistica. Las plantas y los animales dejaron de ser considera- dos creaciones definitivas y tipos inmutables, se vio que resultaban de ‘un largo proceso evolutivo, del cual eran eslabones; del mismo modo, fueron los cambios sufridos por un lenguaje, y ne ninguna de sus tapas particulares, Jos que se convirtieron en principal objeto del interés de la investigacién lingiilstica. Como se hallé que las leyes naturales no tenfan excepciones, se supuso que