http://agustinfernandezdelcastillo-eltestigo.blogspot.

com/
afcscorreo@gmail.com

RECONDUCIR LOS OPUESTOS

PRÁCTICA 4.- RECONDUCIR LOS OPUESTOS.1º.- Ejercicio práctico.2º.- Objetivación de lo que sucede ( testigo ) en tres niveles.3º.- Abrir el esfínter abajo y enhebrar la aguja más arriba.4º.- Reconocer la cara del miedo/ la tensión y vivir reconduciéndola.- 1º.- Ejercicio práctico.- Postura : Sentado en el suelo y con la pierna izquierda
estirada. La derecha doblada y con su planta del pie contra la cara del muslo
izquierdo. Anclo con el isquión de la nalga izquierda y alargo con la punta
del pie izquierdo, creando un movimiento de oposición de fuerzas
contrarrestándose entre sí.
- ¿Para qué de este ejercicio ? Para que empecemos a familiarizarnos con
un extraño : nuestro propio cuerpo.
¿ Qué busca ? El responsabilizarnos de una tensión de 2 fuerzas contrarrestándose
entre sí, implicará introducir una variante que será la que separe a un animal
de un ser humano : la respiración, haciéndose consciente.

Introducir la respiración e ir haciéndola cada día más amplia y consciente,
nos distanciará de esa tensión de opuestos ocurriendo en un 1r. nivel, ahí
desde donde anclo y alargo. Ese espacio que ya habrá en la materia, al haber
abierto nosotros ahora un hueco en ella con la respiración consciente,
( caja torácica ocurriendo en un 2º nivel ), permitirá vislumbrar a un testigo
arriba, que nos permitirá constatar objetivamente lo que sucedía abajo.
Siendo un primer atisbo de poder ser dueños y no esclavos de nuestra
propia mente, al evidenciar desde una visión global, lo que sucederá
delante en tres niveles: * el de la tensión, **el de nuestra respiración,
***junto con la constatación de ambas.

- ¿ Por qué esa apreciación de ser esclavo o poder ser dueño de la mente ?
Mientras solo hacemos una respiración mínima, clavicular o entrecortada,
porque estaremos más a la tensión que nos generarán los dos fuerzas
oponiéndose, una anclando y la otra alargando, en realidad nuestra cabeza
carecería de capacidad o fijeza para reconocer y actuar sobre la propia tensión.

2º.- Objetivación de lo que sucede ( testigo ) en tres niveles.Será por tanto el inicio de la respiración haciéndose consciente y empezando
a integrar el pecho, lo que ya nos permitirá ver - al darnos una distancia - todo
el plano de lo que sucederá por el interior. Y poder entonces y no antes,
empezar a graduar o actuar sobre esa tensión para armonizarla, como
primer paso, para ir más allá o al paso siguiente por actualizar.
- ¿ Será la respiración consciente, un movimiento individual o global ?
Si el inicio de la propia conciencia en la respiración, detendrá en seco, no permitirá
la imaginación simultaneándose, esto, por sí mismo, parecerá querer apuntar
a ser un movimiento global. Por estar o pertenecer a algo que no imagina,
sino que sucede en un mundo de hechos, como será la propia Vida moviéndose
siempre como un bloque.
Cierra un momento los ojos y constata que mientras pones conciencia en
la respiración, tu atención estará atenta a algo sucediendo en la parte
exterior o superficial del cuerpo, o sea el pecho hinchándose, el diafragma
descendiendo, el abdomen siendo de alguna forma presionado hacia abajo
etc..
Suelta por un momento esa atención en ese plano superficial exterior y
sitúate metafóricamente en un plano más profundo, a lo largo de la espalda,
de toda la columna vertebral, e inicia de nuevo la respiración conscientemente.
Verás que será tu soltar la atención en lo concreto, la propia respiración y
sus señales en el cuerpo, la que suelta la imaginación igualmente.
- Un elemento Éter que ya estará por arriba y por abajo rodeándonos.Respirar con conciencia, abriendo toda la columna por arriba ( coronilla ) y
por abajo ( esfínter ), va a conectarnos necesariamente con una VIDA con
mayúsculas a la que ahora, sin poder evitarlo, daremos acceso por ambos
extremos. ¿ Para qué ? Ahora estaremos listos para volver al ejercicio.

Si además de estar conscientes de las dos fuerzas contrarrestándose entre sí,
sabemos que la respiración consciente permitirá el acceso por el esfínter a un
5º elemento aun por actualizarse y que ya estará ahormando y dinamizando a
7.000 millones de personas, va a ser el dar ese acceso a lo que ya estará fuera,
* el éter, el que empiece a aligerar a los dos vaqueros que estaban en su
respectivo duelo de pistolas, con su anclo y alargo , siempre esclavos de la ley
del más fuerte. ** Urgiéndoles a que rapidito con las peleas, que habrá que
seguir subiendo. Pues el propio éter, ya estará por abajo englobando a toda
la vida, antes que el esfínter. Y después de abrir la coronilla, haciéndolo igualmente.

- Por tanto, no soy yo individuo “ni mi respiración consciente, ni mi testigo”,
el que armonizará la tensión. Sino abrirme a lo Total que ya vendrá haciéndose,
haciéndonos grande , cuando lo reconozcamos desde detrás del esfinter
y urgiéndonos a seguir subiendo y saliendo como una sola energía por la
coronilla.
Ser capaces de estar fuera de las dos fuerzas oponiéndose y obligar a ambas
a armonizar y equilibrar la tensión, permitirá que la fuerza de las piernas
confluyera en y por el canal de la columna vertebral. Pero ya no yendo
hacia abajo, sino por primera vez y como una sola energia yendo hacia arriba,
en busca y camino de la actualización, con ese calor ahora reconducido y
no más egocentrado, de un sentimiento aun por crearse en un pecho ahora
abierto, que irá decidido en busca de la unión con lo de fuera. Pues
sentimiento es contacto con y dinamización inteligente.
¿ De qué valdrá reconducir la visceralidad, reciclar la emoción y el sentimiento
actualizándose, si no hay todavía un para qué y un destino de todo ese
calor reconduciéndose?
Saber contestar al para qué de todo esto que sucede, será la evidencia o
señal de que el pecho/corazón han asumido la dirección general de todo el
cuerpo. Y habrán puesto, * a lo de arriba ( a la mente y su objetivo ) * y a lo
de abajo ( emoción y su calor reciclado ) a su servicio, para vivir ya solo
actualizando valores colectivos.

Dice Nisargadatta que usted no puede dejar un lío tras de sí y pretender ir
más allá, pues primero habrá que limpiar y barrer la casa propia de los líos
dejados por el camino.

3º.- Abrir el esfínter abajo y enhebrar la aguja más arriba.-

foto : Troche

¿ Cuando miramos este sencillo dibujo de arriba, qué vemos ? 2 mitades sin
aun integrarse.
¿ Qué ocurre cuando la respiración consciente, con ese movimiento del
diafragma hacia abajo, acaba de obligar a esos pantalones a abrir el esfínter
y conectar las dos piernas con lo que ya estará fuera ahormando toda la vida ?
¿ Y a esa fuerza, a la que ahora daremos acceso del exterior y que de momento
en nuestro interior será solo tensión pendiente de identificarla y de darle recorrido,
qué la ocurrirá cuando la enhebramos por la columna y la redirigimos a un
pecho que inmediatamente va a decir : ¿ Y yo, qué siento ?
4º.- Reconocer la cara del miedo/ la tensión y vivir reconduciéndola.¿ Sé identificar lo que siento, sé reconocer lo que hay abajo y que tras
reconocerlo e identificarlo, estará demandando seguir cogiendo recorrido?
A partir de que se abre ese canal central en el pecho, que ya acogerá lo
de abajo y que demandará a la mente que le ayudase a salir y expresarse,
como veremos, ya se habrán unido emoción, pecho y cabeza y carecería
entonces de sentido, una mente queriendo ir por libre.

Todo esto que ahora parece sencillo y simple, no lo sería, mientras no hubiera
una respiración consciente y apareciera un testigo de la propia mente
que nos dijera vivencialmente ¡ Oye, empiezas a ser dueño de tu vida !
Empecemos por tanto a abrir el esfínter y a acoger la tensión y el miedo
que somos. Y el resto, no será más que *pintarle el morretín a ese miedo,
a esa tensión, vestirlas de bonito, * buscarle una idea e * irnos con nuestros
miedos y deseos a todos los bailes juntos. Y al reciclarlos, crecer inteligentemente.
En este ejercicio que te hemos sugerido, vamos a tener que estar todo el rato
armonizando la tensión, intentando no abrir grietas o lesiones. Por ello
lo que aquí nos interesa sobre todo, es que empezásemos a relacionar,
que todo lo que hasta ahora llamábamos “ nuestra fuerza interior”,
“nuestro animal interior “, toda esa fuerza mental que tomaba su realidad
de empezar a oponer fuerzas en el cuerpo ( sin tener en cuenta lo que
ya había detrás, el éter y para ir por libre a todos los bailes sin sentir ni respirar
completamente al propio cuerpo), había sido construida o sería a base de
dejar siempre una parte de nosotros mismos escondida ( me apalanco sobre
la masa de una pierna, para proyectarme con la otra hacia lo que me gusta ).
Y cuyo retrato, el de lo que escondemos o taponaremos dentro, sería de
ansiedad, angustia, desasosiego, depresión, miedo, pavor, tendencias suicidas
que la propia mente no habría mirado, para así poder élla funcionar por mitades
como un fulanito de tal, desintegrado de la propia Vida. Cuando estemos por
tanto en la práctica lidiando con la tensión, será esencial empezar a
mirarla a la cara, a serla, a integrarla, para que luego veamos que carecerá
de sentido ese que se quiere ir sin equipaje, sin tensión. Pues no se puede
llegar y ser el cielo, mientras uno no lleve en sus hombros, toda la tensión,
el miedo y el sufrimiento de lo que habrá detrás y que serán millones de
personas mal colocadas ante la VIDA.
Yo soy toda la tensión, yo soy todo el miedo, yo soy toda la emoción….etc.
etc. y porque no lo rehuyo, sino porque lo llevo todo concentrado y canalizado,
mi propia aspiración a ser lo que ya soy, me va reconduciendo hacia espacios
de conciencia más liberadores, por ser integrales.

Esta última frase, nos obligará a aterrizar y centrarnos en el ejercicio, pues
en el dia a día, no podremos liberar la tensión,
* mientras no soltásemos la implicación emocional en la tensión misma y
actualizásemos para ello una respiración consciente. Y eso, por si mismo ya
supondría querer la tensión y centrarnos en ella por un lado.
Demandando a la mente por otro, que crease espacios interiores donde se
redimensionase ( elongación etc. ) no hacia abajo, sino hacia arriba, dando
cauces de expresión y salida a esa tensión. O sea, donde solo había tensión,
ya empiezan a vislumbrarse amor e inteligencia en la acción.
* Y a su vez, no podremos soltar la tensión y la atención en la respiración,
mientras no reconozcamos al TESTIGO, que será solo la puerta que tras
reciclar lo de dentro y traspasarla, nos vestirá natural y espontaneamente
de un traje más grande.
A partir de que en el ejercicio que acompaña a esta ficha, en lugar de empezar
a apalancarnos sobre una pierna, para proyectarnos con la fuerza de la otra,
empezásemos por acoger, integrar y dinamizar la tensión - uniendo tensión
y mente – iba a ser ella, la tensión en todo momento, respirándola y
dinamizándola, la que nos sitúase *siendo ese elemento éter inicial. Y la
que confirmase *que se iban abriendo por el interior las autopistas necesarias,
para que lo de dentro se reciclase y saliera finalmente.
A medida que fuéramos familiarizándonos con trabajar con la tensión y
SERLA, eso que habrá delante, será siempre LA VIDA, toda ella, lo que SOY.
Que solo demandará que la energía fluyera por los canales adecuados,
siendo nuestra realidad, eso que dará sentido e iluminará todo lo que sucede.
“ No conozco ningún mundo separado de mí, porque soy ese mundo ”.
Por tanto el primer paso por acometer, a partir de que nos situásemos
detrás de las tensiones de todo tipo y a las que habría que iluminar y
reconducir, será tomar conciencia de que *la mente del entrecejo y **la
del dejarse ir, ( ver TEORÍA 2) no eran dos vehículos sintonizados ni preparados
para trabajar con la tensión y el fuego.

Pues ambos aspectos de una única mente, eran simplemente dos farsantes,
utilizando el calor y la tensión para quemarse y desquemarse las entrañas, sin
seguir dando recorrido a la vida.
*La mente del entrecejo, porque solo entendía de mandar impulsos y fogonazos
mentales, dejando la mitad de si mismo escondida o taponado y ** la
mente del dejarse ir, porque viviría de acumular y acumular una vida que
pondrían en marcha otros. Y por tanto que solo entendía de taponar la
entrada de ese elemento éter, permitiendo que fluyera al interior del
cuerpo, bloqueando por tanto las puertas de la libertad real, la que brindarán
los 5 elementos integrados y actualizándose.
* La mente del dejarse ir, viviendo siempre en su limbo mental, iba a ser
la cara exacta del miedo de tener miedo y iba a estar permanentemente
tratando de apropiarse de todos los impulsos y fogonazos que vinieran de
más atrás, para tratar de tomar de ahí y picoteando “ su inicial e imaginada
realidad ”, sin dar recorrido a la vida por el interior del cuerpo. ( Le bastará
un me gusta en facebook para sentirse viva).
Pues la mente y sus proyecciones, que podremos reconocer en la punta de
ese pie izquierdo del ejercicio de esta ficha, solo buscaban enraizar
emocionalmente en una maraña emocional, donde le permitiera
luego disfrutar de estados interiores egocentrados. Pues toda la fuerza
del animal que llevaremos dentro aun sin reconducir y hacer inteligente,
no contemplaba construir una vida más allá del propio ombligo. No
permitiendo, que en esa maraña emocional, se alojara nada que no fuera una
vida yendo solo de bonito y no dejando que aflorase al consciente, todo
aquello de nosotros mismos o del exterior que no nos gustaba o temíamos.

Nota.- Te será de ayuda :
https://es.scribd.com/document/333943985/Respiracion-consciente-e-imaginacion-un-fin-en-si-misma-o-un-medio

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful