Está en la página 1de 1

Universidad San Carlos de Guatemala

Centro Universitario del Norte Cunor

Curso: Economia Politica


Lic: Luis David Caal
Alumno: Denilson Eduardo Coy Galindo 201644994
El Fetichismo y el secreto de la mercanca

El Fetichismo es el disfraz del proceso de produccin de un producto, ya que no


muestra el proceso que paso, ni quien lo fabrico y que penas paso, tambin puede
ser deslumbrarse por algo y sentirse atrado por eso.
Por ejemplo hay un montn de personas emocionadas con las banderas de
Guatemala en un partido, todos felices esperando a que Guatemala gane,
emocionados y tranquilos, pero no muestra el proceso que paso esa bandera para
llegar a sus manos, el capitalista explota a las personas que no tienen recursos, ya
que estos solo pueden ofrecer su mano de obra, su sudor, esfuerzo, agobio
mental y fsico. Lo antes mencionado es el fetiche de la mercanca.
El secreto de la mercanca es su produccin, ya que no se muestra su proceso, el
trabajo de los empleados de una gran empresa, la mercanca nos deslumbra tanto
que nos impide ver este proceso, pero como dijo Karl Marx el hombre trabaja con
la naturaleza y la transforma. El producto ya transformado tiene para el que lo
vende un valor de cambio y el que pide el producto lo pide como un bien de uso.
La madera deja de ser algo natural por ejemplo cuando ya es transformada en una
silla o una mesa, cuando ya es transformada se convierte en una mercanca
porque est a la venta. El costo de la mercanca depende de las horas de trabajo,
si un silln tarda 14 hrs para ser creado este producto tendr que ser valorado en
las 14 horas que trabajo el obrero.

COMENTARIO:
El fetichismo de la mercanca es algo que no nos permite ver la realidad de lo que
cuesta hacer un producto y transformar la materia, no apreciamos el valor de la
mano de obra del empleado de las grandes empresas que es el ms explotado,
trabaja 4 hrs para su salario o otras 4 hrs gratis para el capitalista. Los capitalistas
son los que han sabido invertir su dinero y los empleados los que no han sabido
invertir, ese es un cuento capitalista de hace muchos aos.