Está en la página 1de 2

El potencial de la metafsica de artista

nietzscheana para la tica del arte en la


actualidad
Juan Carlos Siurana Aparisi
Universitat de Valncia
Espaa
La tragedia es, para Nietzsche, msica e imagen, sueo y
embriaguez, figura y caos, luz y noche, fenmeno y esencia o, ms
exactamente, la aparicin de la esencia del mundo. En El nacimiento
de la tragedia (GT), el arte se ha convertido para nuestro autor en el
rgano de la filosofa. La interpretacin que ofrece de la tragedia
hace ya uso de la concepcin trgica del mundo. All practica la
ptica del arte. Desde ella ve tambin al enemigo y antagonista de la
tragedia: la racionalidad socrtica, por la que muri la tragedia
griega. As, tan pronto como se lo entiende como arte trgico, el arte
se convierte en el smbolo ontolgico de Nietzsche.
En Sobre verdad y mentira en sentido extramoral (WL) nos dice
que la voluntad lgica de verdad es tan slo el residuo desecado de
un originario dilogo artstico del hombre con el mundo
resplandeciente. Por ello, al hombre cientfico, que no penetra ya la
mentira de los conceptos, contrapone Nietzsche el hombre intuitivo,
el hombre artstico. El arte se le presenta como el rgano verdadero
de la filosofa.
En mi comunicacin, me propongo mostrar las potencialidades de
esta metafsica de artista nietzscheana para la actual tica del
arte.
Me centrar en tres temas importantes dentro de la tica del
arte
1.- La censura. Es difcil establecer una lnea que separe aquello
que debe ser considerado arte de aquello que no. David E. W. Fenner
entiende que debera censurarse todo lo que daa.
2.- El patrocinio. Una importante corriente de opinin dice que
debemos subvencionar aquello que le gusta a la mayora de los
miembros de la sociedad. Por otro lado, otros opinan que debemos
educar a la poblacin para que sepa apreciar la belleza de
determinadas formas de arte.
3.- El mensaje tico del arte. Algunas formas de arte instruyen
moralmente, pero tienen los artistas una responsabilidad respecto a
enriquecer moralmente a sus audiencias?

La filosofa de Nietzsche aporta vitalidad en la respuesta a estas


cuestiones.