Está en la página 1de 10
ÀSHÉ MÍ APETEBÍ AYAFÁ
ÀSHÉ MÍ APETEBÍ AYAFÁ
ÀSHÉ MÍ APETEBÍ AYAFÁ
ÀSHÉ MÍ APETEBÍ AYAFÁ
Apetebí Ayafá Existe una gran diferencia entre una Apetebí y ser la Apetebí Ayafá y

Apetebí Ayafá

Existe una gran diferencia entre una Apetebí y ser la Apetebí Ayafá y levantar a
Existe una gran diferencia entre una Apetebí y ser la Apetebí Ayafá y
levantar a Orúla.
Una mujer se convierte en Apetebí de Òrúnmìlà cuando ha recibido su
Ikofá, esta ceremonia de Ifá tiene una duración de tres días y nace en el
Odùn Òdí Méjì, donde se plantea que la primera mujer en ser
consagrada en Ikofá fue Oshún.
El otro secreto de Ifá donde se pueden consagrar las mujeres es el de
Ìyánifá o Adele Wa Ni Ifa Tolu, que se le prepara solamente a la madre y
esposa del sacerdote de Ifá. En este punto es donde comienza la
confusión, una cosa es ser Ìyánifá y otra hacerles Ifá a las mujeres.
Es importante enfatizar en que las mujeres: No pueden hacer Ifá
porque, no pueden mirar a Odù.
En el odù Iréte Ntelu, explica claramente que para que un sacerdote de
Ifá este consagrado deba hacerse en presencia de Odù (Odù es una
fuerza de la naturaleza y es un recipiente asociado a la iniciación de
Ifá). Este odù Ifá también hace referencia a la única condición impuesta
por Odù para convertirse en la esposa de Òrúnmìlà fue.
"Òrúnmìlà no quiero que ninguna de tus esposas me miren a la cara"
Odù continúo diciendo:
"Si alguna mujer o enemigo osara mirarme, con mi poder, Aragamago
(es el nombre del pájaro que pertenece a Odù) le haré estallar sus
ojos"

Entonces Òrúnmìlà prometió a Odù que honraría su tabú.

que pertenece a Odù) le haré estallar sus ojos" Entonces Òrúnmìlà prometió a Odù que honraría
Dentro de la religión ambos, mujeres y hombres juegan un papel muy importante, pero están

Dentro de la religión ambos, mujeres y hombres juegan un papel muy importante, pero están bien definidas las funciones para cada cual. La Apetebí juega un papel activo en toda la organización de muchos rituales Yorùbás. Pero en cuanto a la interpretación de Ifá juegan un papel pasivo, pero no le está vedado consultar el oráculo a través de un sacerdote de Ifá, Bàbáláwos.

Una mujer puede llegar a saber que está destinada para ser Apetebí Ayafá a los
Una mujer puede llegar a saber que está destinada para ser Apetebí
Ayafá a los 3 días de su nacimiento, cuando se le realiza la ceremonia
de Èsèntáiyé, si es revelado por el odù de Ifá que ella debe de casarse
con un Bàbáláwo esto se tiene que hacer para que tenga una vida
confortable, sin problemas y larga así como muchos hijos. De otra
manera los problemas se quedarán sin resolver. Todo esto tiene que ver
con el destino de cada persona en el cielo. Ifá es un testigo del destino,
Elérìn-Ìpin, que sabe el Ìpín de cada persona en la tierra y es muy difícil
ir en contra del destino de Ìpín.
“Ayanmo O ju Koole Laye”
Para que pueda estar alineado.
Ifá está ahí para corregir todos los errores en la vida de las personas. El
los ayudara y los protegerá para que ellos puedan alcanzar todo lo que
ellos quieran. Vamos a ver qué es lo que dice el odù de Ifá Idin Kaa.
 El buitre no es un pájaro para apaciguar Ifá, tampoco es el águila
un pájaro para calmar a Ope.
 Únicamente Osin un hermoso pájaro es tomado para apaciguar el
Ikín.

La adivinación de Ifá fue hecha para Asoso que se le dijo que se quedara en casa y adorara a Ifá.

Él dijo que no se podía quedar en casa y adorar Ifá.

Asoso que se le dijo que se quedara en casa y adorara a Ifá.  Él
 La muerte lo mato y se lo llevó al cielo.  La adivinación de

La muerte lo mato y se lo llevó al cielo.

 La adivinación de Ifá fue también hecha para Woso Woso.  Se le dijo
 La adivinación de Ifá fue también hecha para Woso Woso.
 Se le dijo que tenía que quedarse en casa y aprender la adoración
del Ope.
 La muerte lo mato y se lo llevo y lo puso en el cielo
Awokonikunyungba es el verdadero descendiente de
Agbonniregun. Awokonikunyungba.
 Nadie que se quede con Ikín muere inmaduro.
 Nadie que se quede cerca al Ikín carece de nada.
Este verso expresa el punto de que algunas personas pierden sus vidas
por rehusar a hacer lo que deben de hacer para que se queden a vivir
más. Se cree lo que deben de hacer para que su estancia sea larga.
También se cree que los que se queden cerca de Ikín para adorarlo,
podrán tener todo lo que quieren en la vida.
La Apetebí Ayafá o Agbeyegbe tiene múltiples funciones que son:
Es la responsable junto con el Awó de limpiar a Ifá, pues esta
tarea es entre los dos para unir los factores macho-hembra.
Es la responsable de recoger los ewé y colocarlos en la estera.

Es la responsable de tener a Òrúnmìlà es su lugar según la ceremonia que se haga, ella es la que trae a Òrúnmìlà ante el Awó. Recordaran que siempre cuando la mujer se consulta o se le da Ikofá debe llevar saya para que el Bàbáláwo pueda hacer lo referente a la entrega de los ibos. Con la saya ella traerá los

debe llevar saya para que el Bàbáláwo pueda hacer lo referente a la entrega de los
Ikínes al Bàbáláwo que estará sentado en su estera, ella es quien lo baila cuando

Ikínes al Bàbáláwo que estará sentado en su estera, ella es quien lo baila cuando se termina una ceremonia, los baila en su cabeza.

• Es la encargada de preparar los afose que sean de Iré, pues la mujer
• Es la encargada de preparar los afose que sean de Iré, pues la
mujer es la creación, la mujer da vida.
• Debe saber el uso del Érìndínlógún, así como los Ófo, Orín, Àdúra,
Oríki, pudiendo hacer su función también como Obátero.
• Se encarga de la iniciación en Òrìsà de los ahijados de su esposo
el Awó.
• Es la secretaria absoluta del Bàbáláwo.
• Ofrendar el Omí Tutu y Obí Agbón a Òrúnmìlà conjuntamente con
su Bàbáláwo, en ausencia de otros Awóses.
• Es la que atiende personalmente los Adimú, limpieza de la
parafernalia de Ifá, etc.
• Gozara de todos los beneficios del Bàbáláwo, parte muy
importante.
• Así que por cada Bàbáláwo, habrá una Apetebí Ayafá, solo una.
Ifá en Òyèkú Méjì dice:
• Una esposa es suficiente.
• Cuando aumentan a dos: Ellas llegan a ser celosas.

Cuando aumentan a tres: La casa se desbarata.

Cuando aumenta a cuatro: Se ríen de ellas mismas.

a ser celosas. • Cuando aumentan a tres: La casa se desbarata. • Cuando aumenta a
• Cuando aumenta a cinco: Ellas se acusan entre ellas, de destruir la propiedad del

Cuando aumenta a cinco: Ellas se acusan entre ellas, de destruir la propiedad del esposo.

• Cuando aumentan a seis: Ellas se vuelven perversas. • Cuando aumentan a siete: Ellas
• Cuando aumentan a seis: Ellas se vuelven perversas.
• Cuando aumentan a siete: Ellas se vuelven aje.
• Cuando aumenta a ocho: Se acusan entre ella de ser la mamá de
aquel que tiene la cabeza grande, el que empieza con problemas.
• Cuando aumentan a nueve: Ellas dicen que esta mujer ha limpiado
la granja de nuestro esposo.
• Cuando aumenta a diez: Ellas dicen que todos los días esta mujer
visita a nuestro esposo.
Ifá nos enseña que el matrimonio es muy importante en nuestra
tradición, de ahí su bendición:
“Èjèèjì ni mo gbè”.
“N ò gbènìkan soso mó”.
Bendeciré y apoyaré a aquellos que estén en pareja.
No apoyaré más a quien permanezca en solitario.
Prohibiciones de la Apetebí Ayafá:
• No podrá usar ninguno de los oráculos de adivinación de Òrúnmìlà
(Opkuele u Ikín). Así mismo como el Awó tiene como tabú usar el
Érìndínlógún.

No podrá nunca mirar a Odù u Olófin, ni tan siquiera entrar al recinto donde el Bàbáláwo lo guarda.

• No podrá nunca mirar a Odù u Olófin, ni tan siquiera entrar al recinto donde
Ceremonia Hacer la ceremonia de Apetebí Ayafá requiere que el sacerdote y su mujer consulten

Ceremonia

Hacer la ceremonia de Apetebí Ayafá requiere que el sacerdote y su mujer consulten a
Hacer la ceremonia de Apetebí Ayafá requiere que el sacerdote y su
mujer consulten a Ifá sobre esa unión, si será duradera o si habrá
dificultades que hagan que no sea así.
Solo bajo la bendición de Ifá se debe realizar la ceremonia de Apetebí
Ayafá. En esta ceremonia se recibe un fundamento que vive dentro del
Ifá del sacerdote.
Luego, cuando el sacerdote atiende a Ifá lo hace en compañía de su
esposa. También se marcan unos signos en el tablero de Ifá que como
se dijo antes, es un juez de esta relación, por tanto el sacerdote debe
respetar a su esposa y viceversa, o Ifá se encargará de su castigo.
De esta forma, una mujer puede ser la Apetebí Ayafá de su esposo
Bàbáláwo y puede levantar el Ifá de su hijo que haga Ifá si este no tiene
esposa y esto no supone bigamia, son dos ceremonias totalmente
diferentes.
Aspectos a tener en cuenta
En caso de que una mujer se divorcie de su esposo que era sacerdote de
Ifá y se case con otro, nada le impide ser Apetebí Ayafá de este, e Ifá
no lo impide, si el matrimonio se rompió, también cesó su condición de
Apetebí Ayafá de su relación anterior. Y en el caso del deseo común de
la nueva pareja y previa consulta a Ifá, se realizará nuevamente la
ceremonia y se consagrarán los Ikínes que vivirán en el Ifá de su nuevo
esposo.
a Ifá, se realizará nuevamente la ceremonia y se consagrarán los Ikínes que vivirán en el
La mujer no se casa con Ifá una y otra vez, se casa con un

La mujer no se casa con Ifá una y otra vez, se casa con un único sacerdote de Ifá, no está incurriendo en bigamia porque estará divorciada del anterior y al realizar la ceremonia, adquiere la responsabilidad con el Ifá de esta relación nueva que tiene.

Patakí Òrúnmìlà iba a Otufe cuando el Rey de Asedo le mandó un mensaje de
Patakí
Òrúnmìlà iba a Otufe cuando el Rey de Asedo le mandó un mensaje de
venir a adivinar para él y su gente del pueblo, en necesidad de trabajos
espirituales.
Entonces Òrúnmìlà mandó sacerdotes para adivinar para el: Obára Égún
Tan Égún Pin Pin Pin Pin Lomo Odo. Según La adivinación de Ifá fue
hecha para Òrúnmìlà el día que él iba a la ciudad de Asedo de hacer
trabajos espirituales. El sacerdote de Ifá le dijo que hiciera sacrificio
para que todo lo que hiciera en Asedo sería satisfactoriamente.
Òrúnmìlà hizo el sacrificio. El sacerdote también le dijo una advertencia
que no regara a nadie y que había una mujer en su vida en Asedo que él
no podía rehusar.
Después de un rato Òrúnmìlà fue a Asedo. Tan pronto como iba a
entrar a la ciudad empezó a llover. Esta lluvia era tan pesada que
Òrúnmìlà tuvo que parar en un arbusto.

Encontró una cabaña y entró, únicamente encontró a una mujer adentro. Esta mujer era muy amable, ella le preparó comida, le removió su ropa mojada a seca. Como la lluvia no había pasado aún, cuando llegó la noche Òrúnmìlà aceptó quedarse la noche en la cabaña. Esta mujer estaba tan contenta de recibir a Òrúnmìlà que le rogó a Òrúnmìlà de pasar la noche ahí, después de informarle a Òrúnmìlà que ella no tenía marido y que este era su problema mayor en la vida. Ella hasta le

después de informarle a Òrúnmìlà que ella no tenía marido y que este era su problema
rogó de ser su esposa, Òrúnmìlà acepto y ellos durmieron hasta la siguiente mañana. Cuando

rogó de ser su esposa, Òrúnmìlà acepto y ellos durmieron hasta la siguiente mañana.

Cuando Òrúnmìlà estaba listo a partir para el palacio y pudo ver a esa mujer
Cuando Òrúnmìlà estaba listo a partir para el palacio y pudo ver a esa
mujer claramente, vio que ella tenía lepra. Él le agradeció a ella de ser
hospitalaria y le prometió ayudarla cuando pudiera. Òrúnmìlà partió y
procedió al palacio de Asedo. El rey lo recibió cálidamente y le fue dado
un cuarto dentro del palacio como un huésped especial. Comenzó su
trabajo con el rey y estuvo en Asedo por algunos años haciendo cosas
fructíferas. El rey y sus súbditos estuvieron llenos de gracias para él.
Como resultado Òrúnmìlà llegó a ser un hombre de éxito con muchos
esclavos, caballos, dinero y muchas esposas. Se estableció sólidamente
en Asedo. Cada cinco días él y algunos de sus sacerdotes en Asedo iban
al palacio a adivinar para el Rey. Ellos hicieron sacrificios para él y le
dieron consejos espirituales al Rey.
Un día Òrúnmìlà y sus discípulos retornaban al palacio del Rey, había
una mujer con lepra esperándolo. Ella reconoció a Òrúnmìlà puesto que
llevaba puesto la ropa costosa, una corona y se había puesto cuentas en
su cuello. Ella sostuvo a Òrúnmìlà y le dijo que se acordara de su
promesa hacia ella. Todos los sacerdotes, guardaespaldas de Òrúnmìlà
estaban enojados y querían pelear con esa mujer. Cuando ella trato de
tocarle su ropa ellos persiguieron su camino. Pero Òrúnmìlà les
persuadió que la dejaran quedarse por su razón. Ella lloró “Tu eres mi
esposo” tú me rehúsas “Òrúnmìlà le preguntó que cuando habían
pasado esto.

Ella le recordó al que fue el primer día en que entró a la ciudad de Asedo cuando estaba lloviendo y no podía continuar su viaje al palacio de Asedo. En ese momento Òrúnmìlà recordando le preguntó. No eras tú la leprosa. Ella dijo que si y le pidió a Òrúnmìlà que le permitiera seguirlo a casa y que le adivinara y le preparara medicina para su cura de lepra.

pidió a Òrúnmìlà que le permitiera seguirlo a casa y que le adivinara y le preparara
Desde ese tiempo ella empezó a tener hijos para Òrúnmìlà, la mayoría de ellos eran

Desde ese tiempo ella empezó a tener hijos para Òrúnmìlà, la mayoría de ellos eran niñas. Cuando ellas crecieron Òrúnmìlà las empezó a dar una a una que se casaran con un Bàbáláwo. Cuando el sacerdote de Ifá le preguntó a Òrúnmìlà la razón por la cual el hizo eso, él les explicó a ellos que “la criatura que nosotros curamos a su madre de lepra deberá llamarse Ape-ete-bi.

Desde entonces todas las esposas de sacerdotes de Ifá son llamadas Apetebí y algunas veces
Desde entonces todas las esposas de sacerdotes de Ifá son llamadas
Apetebí y algunas veces antes que una mujer se case con un Bàbáláwo,
pero ya está prometida, se le llama Iyawó Ifá, pero en el momento que
se casa es llamada Apetebí Ayafá.
Apetebí Ìború, Apetebí Ìboyá, Apetebí Ìbosísé
Ifá, pero en el momento que se casa es llamada Apetebí Ayafá. Apetebí Ìború, Apetebí Ìboyá,