Está en la página 1de 4

1

Arturo Uslar Pietri plantea nueva mentalidad en materia energética.
EL NACIONAL
Cuerpo D/6 Economía

Lunes 27 de mayo de 1991
En carta enviada a Beatrice Rangel Mantilla, Ministra de la Secretaría de la presidencia, Arturo Uslar
Pietri expresa que “he recibido con todo interés la copia del informe elaborado por el Ministerio de Energía y
Minas sobre las consideraciones acerca de la justificación de obtener recursos externos para actividades de la
industria petrolera, lo que mucho agradezco”.
Añade el intelectual que “más allá de las alternativas que el Ministerio presente, pienso que está
planteada una cuestión de mucho mayor importancia como es la necesidad, ante las circunstancias actuales
nacionales e internacionales que caracterizan el negocio petrolero en escala mundial, de definir una nueva
actitud y una mentalidad más pragmática para lograr que la nación venezolana, sin sacrificio ni carga que
distraigan recursos de sus grandes necesidades nacionales, puede obtener de una nueva concepción de ese
negocio los medios que requiere, cada día con más urgencia, para el razonable y perentorio crecimiento
económico y social.”
Para una concepción más Actual del negocio petrolero
Arturo Uslar Pietri.
La política petrolera del Estado venezolano ha estado dominada, desde sus orígenes hasta su más reciente
pasado, por dos circunstancias que mucho explican su carácter y tendencia: una nacional y otra internacional.
El petróleo aparece y comienza a ser explotado en Venezuela en un escenario económico, político y social
muy peculiar, que podría caracterizarse por los siguientes rasgos: era un pequeño país de poco más de dos
millones de habitantes, con una incipiente economía poco productiva que consistía, sobre todo, en la producción y
exportación de café y cacao y otros productos agrícolas, con una población dominantemente campesina, dispersa
en todo el territorio, de baja productividad, de mucho analfabetismo, y muy diezmada por el paludismo.
Políticamente el país estaba dominado por el último y más poderoso de los caudillistas rurales que
surgieron de las guerras del siglo XIX, el que personificó y dirigió hasta su muerte el general Juan Vicente
Gómez.
El volumen de las exportaciones llegaba apenas a unos veinte millones de dólares anuales, y el
presupuesto nacional no vino a alcanzar el nivel del centenar de millones de bolívares sino hacia el año de 1930.
Era, pues, un país atrasado, marginal, con muy poca peso en la escena mundial, y con ninguna experiencia en una
actividad tan avanzada, tan poderosa, tan políticamente importante como la industria petrolera.
Lentamente el país y su gobierno fueron descubriendo, con sorpresa y esperanza, la magnitud potencial de
la nueva riqueza y las posibilidades que ella representaba para un aumento considerable de ingresos para un físico
que tradicionalmente se había caracterizado por su pobreza y su desorden.
Desde el primer momento se estableció, como consecuencia de estas características, una situación muy peculiar
que tuvo, y sigue teniendo, muchas consecuencias en la forma en que los venezolanos llegaron a considerar esa
riqueza y sus posibilidades.

reservas y condicionamiento. que representaba lo más moderno y avanzado de la tecnología y la gerencia en un medio social y político atrasado. explotaban el petróleo en todos los lugares del mundo en que pudiera encontrarse. Una humillación colectiva. que podía desafiar ampliamente las leyes. y lo que es más. desde sus orígenes hasta la Ley de 1943 que concluyo con la nacionalización. incontrolable. . y controlaban todas las fases de la producción y el mercado. se creó la mentalidad general del venezolano frente a ese gran hecho económico. dominaban toda la escena de la industria petrolera. Inglaterra. la mayoría de la s cuales era de los Estados Unidos. Esa dicotomía creó inevitablemente la sensación de hallarse ante un poder extraño. Aparecieron nuevos e inmensos yacimientos. es el más claro reflejo de la en que aquella Venezuela atrasada y aislada se proponía establecer relaciones equitativas y juntas para la participación del Estado y de la Nación en ese gran hecho económico. tales como los Estados Unidos. han cambiado radicalmente en los últimos años. y la Royal Dutch Shell de Inglaterra y Holanda. en poco más de una década. La producción petrolera mundial. y que su participación en la riqueza siempre estaría reducida a formas marginales y subalternas. un adelanto tecnológico y una importancia internacional como el país no había conocido nunca antes. estaban dominados totalmente por un pequeño grupo de grandes empresas de las más poderosas de su tiempo. Frente a estos dos aspectos se hizo la legislación venezolana del petróleo. con el apoyo abierto de sus gobiernos respectivos. y hasta la soberanía del país. La historia de la legislación venezolana de hidrocarburo. las instalaciones y los campamentos de la industria petrolera. como los de los países del Oriente Medio. empresas nacionales. se crearon muevas formas de asociación. ajeno en casi todo a la sociedad venezolana y a sus posibilidades. entraron en la escena nuevas empresas y empresarios de países que hasta entonces no habían tenido un papel preponderante en la materia. Como consecuencia de estos cambio. Por mucho tiempo. llevó el precio mundial del barril de un nivel promedio que no alcanzaba a dos dólares a uno que llegó a estar por sobre los treinta dólares. lleno de recelos. se fundaron. ocurrió el gran proceso del alza de los precios del petróleo que. el escenario petrolero en el mundo cambió. Esas grandes compañías. toda la gerencia y. Los recursos de las grandes empresa explotadoras eran infinitamente mayores no sólo de la riqueza pública representada por el Estado. que la industria petrolera mundial estaba dominada en esos años por los dos grandes consorcios que representaron por mucho tiempo la Standard Oil de los Estados Unidos. Todo el capital. el transporte y la comercialización del petróleo y sus derivados. Es apenas necesario recordar que en los últimos 25 ó 30 años. las condiciones de trabajo y las remuneraciones contrastaban abiertamente con las del resto de la actividad pública y privada del país. y el petróleo se convirtió en la más internacional y fluida de las riquezas naturales. Estaba constituida por algunas pocas inmensas empresas clasificadas entre las más poderosas del mundo. Esas dos circunstancias fundamentales. Podría decirse.2 Era una industria de una magnitud. etc. así como la refinación. Esa poderosa industria era extranjera totalmente. sin exageración. toda la directiva. en formas más o menos independientes. la importancia de los países dueños de los yacimientos aumentó considerablemente. la situación se caracteriza por algunos rasgos que conviene recordar. se fundó la OPEP. La sensación que la gente tuvo era que se trataba de un enclave de poder extranjero. Tenía que ser una mentalidad del débil frente al fuerte ignorante frente al sabio. sino también del conjunto de toda la economía agropecuaria nacional. Frente a ese hecho comenzaron a esbozarse y a ponerse en práctica medidas legislativas para establecer algunas formas de limitación y de control a ese inmenso poder económico extranjero. y muy estrechamente vinculadas con las economías y los gobiernos de los países más poderosos. También internacionalmente. y la internacional de la dominación casi total de la industria petrolera del mundo por un puñado de empresas estrechamente vinculada a los países más poderosos de la tierra. la nacional de la Venezuela atrasada y pobre frente a las grandes empresas concesionarias. prácticamente toda la mano de obra calificada fueron extranjeros por mucho tiempo. del dominado frente al dominante. Holanda. Se llevaba a pensar que el país podía convertirse en el apéndice de las grandes empresas.

ni la que contribuyó a fundar la OPEP.. A un cierto nivel estas compañías no responden a su país de origen y se vuelven independientes. cooperación. La Venezuela de hoy no es la Venezuela de 1920. hemos pasado a una situación nueva sin darnos todavía mucha cuenta de toda su significación e implicación. especialmente desde que el sistema financiero está liberalizado. el conocido futurólogo norteamericano. Se podría decir enfáticamente que en un futuro muy próximo no podrá existir en el mundo ninguna gran industria petrolera exclusivamente nacional. La estructura de las grandes empresas petroleras tradicionales ha cambiado radicalmente en los últimos años y han ocurrido a todas las formas imaginables de asociación. que es el del negocio honesto y el del beneficio razonable. sino un país que no solamente ha crecido en todos los sentidos. la base más importante para cualquier planificación de s posible desarrollo futuro. que constituye. Si Venezuela se empeñara en convertir en dogmas intocables los principios que dirigieron su política petrolera hace ya muchos años. Cada compañía se peleaba con competidores de claramente definidos. de las duras experiencias de una época pasada. De los viejos tiempos de formación de la industria en el país. La compañía que fabrica un producto ni siquiera tiene nombre. El caso de nuestra Pdvsa puede ilustrar elocuentemente este cambio. La tendencia clara ha sido hacia una creciente y cada vez más completa y compleja globalización e internacionalización de la actividad económica.3 En ese mismo lapso ha ocurrido un inmenso cambio en lo que pudiéramos llamar la estructura del poder económico privado en el mundo. Venezuela podría ser. ha dicho recientemente. Era una manera condicionada de ver sus realidades y . pero para ello requería hacer una revisión a fondo de muchas limitaciones mentales. Esto le permite poder enfrentar todas las alternativas que el negocio puede presentar en el cambiante mundo de hoy. El dinero sale instantáneamente del país y los gobiernos no pueden controlarlos”. de muchos tabúes y de muchas irrazonables demoras. sino multinacionales. Para que esto pueda cumplirse cabalmente. Es una forma muy flexible. el país necesita replantar enteramente su manera de entender lo que significa el petróleo en el mundo y lo que Venezuela puede obtener por medio de él.. lo siguiente: “Las compañías del pasado eran monolíticas. Este cambio hace pensar que en el porvenir inmediato de la industria petrolera no puede ser enteramente nacional en ningún país a menos que se renuncie a todas la s ventajas que la circunstancia mundial ofrece. sino a aislarse y quedarse fuera delas grandes tendencias de la economía mundial. en los años próximos.. completamente y colaboración con entidades de otros países distintos a los de su región. Hoy día las grandes compañías se están dividiendo en pequeñas unidades que se unen con otras pequeñas unidades de otras empresas para crear un producto. sin duda. Tiene hoy una experiencia internacional en mercados mundiales y cuenta con un equipo humano que no es inferior al de ninguna otra organización del ramo. estaría cometiendo un inmenso error que la condenaría no solamente a no sacar todo el provecho que puede obtener de esa riqueza. ni la de 1930. a propósito de su libro “El Cambio del Poder”. Venezuela tiene una inmensa riqueza petrolera. de aquella empresa casi exclusivamente dedicada a la extracción y exportación de crudos ha pasado a ser un competidor más en el escenario mundial en las actividades relacionadas con la refinación el mercadeo. Los gobiernos tienen muy difícilmente el control de sus economías. y hoy es socia y propietaria de empresas establecidas en muchos de los grandes países del mundo.. y adaptarse a ellas con el solo criterio que debe existir. uno de los grandes actores del negocio petróleo en dimensión global. De la huella de esa ingrata etapa en el subconsciente venezolano sugiriendo aspiraciones y planes que se tradujeron en proyectos legislativos sucesivos para tratar de afirmar la soberanía de la nación en el negocio extranjero.. El caso del petróleo no es excepción. Alvin Toffler. Una subunidad de una compañía gigantesca forma empresas mixtas con otras unidades de otras compañías. Las grandes empresas dominantes en todas las ramas principales de la economía ya no son estrictamente nacionales sino que cada día más se han hecho no sólo transnacionales. piramidales. burócratas. sino que es uno de los que tiene un mayor y más útil conocimiento científico y práctico del negocio petrolero..

- Para una concepción más Actual del negocio petrolero Arturo Uslar Pietri. Adoptar como principio que el Estado tiene que asumir la totalidad del negocio petrolero condenaría a la industria petrolera venezolana a un nivel marginal y reducida en el escenario mundial. En cambio. con sentido nacional. con habilidad gerencial a todas las posibilidades que la globalización económica del mundo ofrece sería obtener del petróleo todas las ventajas que puede ofrecernos en el futuro inmediato. Más que lamentable resultaría trágico que. y ponerle al servicio de Venezuela y sus planes de desarrollo no petroleros para hacer. con prudencia. abrirse sin perjuicios. Limitar las posibilidades económicas del país a la capacidad económica del Estado venezolano de invertir en la industria petrolera sería no sólo condenar esa industria a no alcanzar todo el desarrollo que podrís obtener hoy. Sembrar verdaderamente el petróleo. Abrirla a todas las posibilidades que hoy se ofrecen de asociación y colaboración sería ponerse al día y obtener todas las ventajas posibles del negocio más grande que Venezuela haya tenido nunca. En EL NACIONAL. por la irracional supervivencia de un anacrónico y oscuro complejo de inferioridad con relación al negocio petrolero.4 posibilidades. sino que en cierto modo sería también poner el Estado venezolano al servicio de la industria petrolera nacional. Cuerpo D/6 Economía. Lunes 27 de mayo de 1991 . el país que no pudimos hacer en el pasado. por fin en el próximo medio siglo. Hoy se pueden convertir en reliquias ideológicas que pueden limitar y paralizar la iniciativa del país ante las grandes posibilidades nuevas. este país no pudiera aprovechar plenamente la inmensa oportunidad para su verdadero desarrollo que en las circunstancias actuales de la economía mundial le ofrece su potencial petrolero.