DE ''TODO EL PODER A LOS SOVTETS" A TODOS LOS SOVIETS SIN PODER.

CAMBIOS INSTITUCIONALES EN RUSIA
ENTRE

I9I7 Y 192(5

Carlos Melfa AIvItea

INTRODUCCIóN
"Bte será un experimento sociar intercsantísimo,,decrar| un rfder bolchevique el día de la insurrección que depuso al Gobieino hovisional.
En distintas

;fij,"#;."r

t"J;; con la información que disponemos nu"riro medio, anotar argunas ideas sobre el proceso por el cual un sistema basado "n instituciones en ."n democrátisoviets, devinieron en un aparato administrativo "ru.*'oujJt-irros
ut."_i.io

oportunidades las sociedades pueden creer que viven un momento histórico. F"*; esra percep_ ción logra trascender ros marcos de ra valoración subjetiva. una de esas e*c"p"ionns fue el periodo de transformaciones que en Rusia a partir de rgrT.Estudiar ros procesos históricos siempre es una tarea ".u;r;; ambiciosa. Las limitaciones que nos impone la falta de una formación.histórica mar rigrro*-f las dificurtades de acceso a fuentes de primera mano representan serios obstáclulos pu-ru logru, una reflexión completa que va_ ya más allá de repetir los discursos y expuestos en los lextos cláslcos sobrc este tema. For esta razón., e.l.present,e ".qu"ru, fuatajo no pretende resolver problemas que de_ ben abordarse con un estudio más sistemático de-sus fuentes. sin embargo,

;;"o

i"

un régimen

TODO EL PODER A LOS SOVIETS
Las sucesivas derrotas que venía sufriendo et ejército zarista durante la himera Guerra Mundial frente a ras fúerzas .l"ru;;."i¿;ron desconcierto y temor a diferentes sectores de la pobración rusa. Las huelgas obreras amenazaban ra capital y otras ciuda_ des importantes durante 1916 r917.tn F¿;;;" de ese último .n"'i" ,íru""ión pare_ v cía adquirir una gravedad :"v".. Los sncto*s f partidos monárquicos y riberares bus_ caron una sarida que permitiera ra formación de un gobiern" *o* J" plservar ra mo_ narqufa aunque en un marco constitucional. sin embargo, tas'tropas l-üntona¿as en ktrogrado se unieron er26 de febn¿ro a los oüro, en paro desatándose una Insunección' En esta situación, ra Duma Nacional, un parramento con menofes poderes, forma un Gobierno Rovisionar a cargo del príncipe ivov junto .on *p*nntu,iü. ¿n ros par_ tidos de oposición riberar en er que. no participuron ios sociaristas. Err".." obligado a abdicar marcando el fin del absolutismo "¡. nn'nuriu. forma paralela, lostepresentantes de los parlidos socialistas establecieron el 27 " -En de Febrero un "comrté Ef ecutvo der sovret'de Drputadoo d;;r;;" que ruego sería ratificado por una asambrea que reunió a los dirigentes obreros de las úrtimas manifestaciones v a ros sordados representantes de ros áiferen,;;;;;;; der eiército

45

Fonencia lefda en el "lV coloquio de Btudiantes de t{istoria,,de la Fonttficia universidad Católica det Perú, 20 de Noviembre de 1993. Nueva Síntesis, Nro 3 - 1995

4l

acantonados en la ciudad6.

En un sentido estricto, la insurrección de febrero fue obra de obreros y soldados con escasa hayectoria política. Los principales dirigentes de los partidos socialistas (mencheviques, socialistas revolucionarios, bolcheviques) se encontraban fuera de la

escena potítica, ya sea exiliados fuera de Rusia, detenidos en las cárceles o deportados en Siberia. En un primer momento, fueron movimientos de masas los que lograron poner en jaque al antiguo régimen. Fosteriormente aparecieron los partidos políticos y organiza.on unu suerte de transición democrática. Este esquema se ha repetido a grandes rasgos, €n todos los casos de transición de un gobiemo autoritario a otro democrático' y Aunoue tradicíonalmente la facción bolchevique estaba mejor ubicada en las ciudades cent¡os obrrros4T, al iniciarse la revolución el grupo mencheüque del hrtido Obrero Solos cialdemócmta Ruso, apareció con mayor nitidez. l-os socialist¿rs revolucionaúos o eseristas populistas y mantuvieron un apoyo social imporlante en el campo pues,,eran tributarios de que se desanollaron en clécadas a¡rteriorcsau ' grupos tenrcristas Luego de la insurrección de febrero de 7917, tenemos en el escenario a un Gobierno kovisional que veía con desconfianza y temor la actividad de las masas de obreprinros y soldados; paralelamente, surge el Soviet de la ciudad en el que participaban y eseristas junto con obreros y soldados recientecipjmente dirigentes mencheviques

aún inseguros en lo que debían de hacer-; finalmente, las -todos poder con que masas de obreros y soldados insurrectos cada vez más concientes del cuentan. como señala Trotsky: Desde el momento de su aparición, el soviet, personificado por el comité Ejecutivo empieza a obrar como poder... para euitar que s¡gan a disposición de los funcionarios del antiguo régimen los recursos financieros, el Soviet decide ocupar inmediatamente con destacamenlos Íevolucionarios el banco del Estado, la Te' sorería, la fabrica de moneda y la emisión de papeles del Btado''Ae Confornre las provincias van enterándose de la abdicación del zar, se produjeron polevantamientos que derrocaron a los funcionarios estatales y los viejos símbolos de

mlnte politizados

u

der. Los trabajadores
Moscú,

y soldados formaran "soviets" en las principales ciudades goKiev, I-ielsingfors, Tiflis entre otras- que empezaran a asumir funciones de

biemo. Una vez al mando del país, el Gobierno Provisional se debatía entre las presiones de los aliados para que continúe [a guerra con Alemania I los reclamos de la población por establecer ia paz. La difícil siiuación en Rusia reclamaba en primer luga¡ un mínimo de orden que permita a cualquier gobierno un resp¡ro para desplegar alguna política. La presencia de los soviets empieza a ser incómoda para los partidos que estaban más un interesados en las formas tradicionales de la "democracia representativa", es deci¡ elegido por el sufragio de los ciudadanos' parlamento Los líderes socialistas optaron por una política de apoyo al Gobierno hovisional
obreros de PeEste soviet se forma en base a las primeras experiencias de 1905 cuando los un consejo que dirige las huelgas y movilizaciones' hogrado establecen Véase: Lane, David. 1977. Naimarl<, Norman. 1983. Trotsky, León. 1985. pá9. 145. Nueva Shtesis, Nro 3 - 1995

47 48 49

42

para Rusia y rcalizat una reforma agraria. Obviamente, los soviets no encajaban en este esquema. El papel que éstos debían cumplir desde el punto de vista de los mencheviques y eseristas era el de órganos de apoyo al gobierno y medios para asegurar la leal_ tad de las hopas así como la continuidad de la producción en las fábricas.
Las diferentes crisis políticas que surgieron en el escenario fueron desgastando a las agrupaciones de derecha, por lo que cada vez aumentaba la presencia de socialistas en

con la esperanza de convocar una Asamblea Constituyente que bajo el modelo tradicional de "democracia representativa" permitiera establecer un gobierno democrático

el Gobierno hovisional. En el primer "gabinete" se encontraba únicamente Kerenski,

luego cinco socialistas más se integrarían hasta que finalmente el propio Kerenski asume el cargo de Primer Ministro.

Los socialistas, una vez con el control del gobierno, debían de deciclir entre un apoyo decidido a los soviets, tratando de mantener su permanencia y rol en el nuevo modelo polftico que se dibujarfa, o enfrenlarse a ellos para mantener ia alianza con k:s
línea de oposición hacia el Gobierno Provisional que cada vez f.ue haciéndose más dura. El argumento que justifica está posición se encuentra en la segunda de las ,Tesis de abril": "La peculiaridad del momenro en Rusia consiste en el paso de la primera etapa de la Revolución, que ha dado el poder a ra burguesía por carecer el proletariado del grado necesario de conciencia y organizac,ión, a su segunda etapa, qu'e debe poner el poder en manos del proletariado y de las capas pobres del campainado,,. For estas razones, Lenin y los bolcheviques aparecen como los únicos realmente interesados en consolidar el papel de los soviets. En un primer momento como centros de propaganda y agitación, para luego aprobar las funciones de gobiemo que iban asumiendo. A mediados de agosto de l9r7 dos redes partían de Fetrogrado. La prinrera, está formada por los restos del viejo aparato administrativo del zarismo encabezada por el Gobiemo kovisional. La segunda, constituida por los soviets que partir a de una estructura piramidal se construían en ciudades, distritos y provinciass.
grupos liberales y burgueses. Mientras tanto, la política de los bolcheviques era muy ¿iferente a la de mencheviques y eseristas. Lenin apenas regresó a Rusia estableció una

EL I CONGRESO DE SOVIETS DE TODA RUSIA
Conforme los soviets fueron organiándose en todo el país, los distintos partidos de izquierda üeron la necesidad de e'¿luar su presencia en estos organismos, pam lo cual deci_ den reunirlos en un congreso. Bte se realiza a inicios de junio. segun datos de Can, de los 822 delegados con derecho a votq 285 emn socialistas re,Jolucionarios, 2zl5 mencheviques y 105 bolchwiques. cerca de 145 pertenecían a grupos de menor imporiancia y 4s señalaron no pertenecer a ningún partido. B congreso duró hes semanas, loa representantes acordaron darse una organización regular, reunirse cada tres meses y establecer un "Comité Eiecutivo

50

rios a favor delZar; detuvo al Zar y su familia cuando el Gobiemo Provisionat intentaba üevarlos a Inglaterra. Controlaba además, las comunicaciones y hansportes en e[ país. Finalmente, con algunas vacilaciones y presionado por masas obreras acoidó reducir jornada la de trabajo a 8 hor¿s. Shub, David. 1977. Nueva Sínlesis, NL.¡ 3 - 1995

Los soviets adquirfan cadavez mayor autoridad a costa del Gobiemo provisional. A esc¿xos dfas de su formación, el Soviet de Petrogmdo, por ejemplo, prohibió la circulación de los dia-

43

central (cEC) de toda Rusia" conformado sobrc una base proporcionalsl . Este organismo
se¡ía el coordinador de todos los soüets del país.

En este primer congreso la mayoría formada por eseristas y mencheviques formalizaron su política de apoyo al gobierno de Kerenski, la que se manifestó en la votación favorable a nuevas ofensivas militares. Sin embargo, a fines de junio, las consignas bolcheviques que demandaban "paz, tiena, y control obrcrc" comenzaron a ganar mayores adeptos entre los soviets locales y de fábrica. El ambiente político se encuentra tenso: la población empieza a desconfiar de sus representantes políticos con mucha rapidez al no ver resultados más o menos tangibles. En este contexto, las promesas de Lenin serán bien recibidas entre soldados y obreros.

de noviembre según nuestro calendario) el poder del gobierno Provisional fue tomado por los bolcheviques. El Comité Militar Revolucionario anunció la medida al ll Congreso de Soviets que se inauguraba ese mismo día y en el que los bolcheviques ya contaban con una holgada mayoría. El golpe bolchevique marca un punto de inflexión en la historia de los soviets. Así, el proceso por el cual éstos van acumulando cada vez más autoridad a costa del Gobierno Provisional parecía tener su necesario corolario en la toma completa del poder estatal. El resto de la historia mostrará cómo los mismos personajes que lucharon por entregar el poder a los soviets serán luego los que limitarán sus atribuciones restringiéndolos finalmente a tareas administrativas.

era Trotsl¡y. Entre el 25 y 26 de octubre

E[ viraje que se efedúa entre los representantes a los soviets puede entenderse porque en un escenario de desintegración económica, política y social, Lenin no repre_ sentaba un caos mayor sino el ordens2. For medio de su organización tuvo la habilidad para articular un programa revolucionario ('Todo el poder a los sovíetsJ á partir de reivindicaciones que no representaban en sí mismas una amenaza al "statu quo". Luego, al obtener mayorías en los soviets de algunas ciudades y votaciones altas en Moscú y Fetrogrado, Lenin consideró que había llegado el momento de derrocar al Gobierno kovisional. No sin dificultades internas, una reunión del comité central del posD(b)R acordó que la insurrección fuese preparada por el Comité Militar Revolucionario, organismo dependiente del soviet de futrogrado cuyo presidente elegido_ -recientemente

(7-8

HAC¡A

IA

DICTADURA

Después del golpe de los bolcheviques se inlcló la labor por darle establlidad a[ régirnen. Los organismos estatales que en esta nueva etapa aparecen en el centro del escenario son: e¡r primer luga¡ el Sovnarkom o Consejo de Comisarios del pueblo que vendría a ser un gabinete de ministros; en segundo lugaq el Comité Ejecutivo Central de los Soviets; y finalmente, el Comité Central del partido bolchevique. A partir de este momento los soviets empezaron a cumplir tareas más administrativas que políticas. La labor que cumplían como centros de agitación y dirección política

::

can, E- t{. Historía de la

Rusia soviétíca. xlV vol. Alianza Editorial. Madrid, 1985, pág. 106. Los trabajadores de la ciudad empezaban a preocuparse por que en medio del desorden y la crisis existían pocas posibilidades de que las fábricas volvieran a funcionar. Muchos empresarios habían emigrado o simplemente realizaban lock-outs. La consigna de "control obrero de las fábricas" significaba una garantía para asegurar la continuidad de Ia producción.

44

Nueva Síntesis. Nro 3 - 1995

cede lrente a ra imperiosa necesidad que tenían los borcheviques de contar con apoyo administrativo para que el nuevo estádo pudiera desempeñar su rabor. Los antiguos funcionarios del zarismo los mencheviques, boicoteaban constantemente al nuevo -y gobiemo desde dentro y fuera del aparato estatal. Er hecho de atiborrar de tareas administrativas a ros soviets empezó probabremente como una respuesta lógica y natural. Fara Lenin significaba también uni prueba del carácter popurar y proletario der nuevo gobierno' Sin embargo, este proceso no se desanollo de Áanera pu.ni* ni uniforme, exigía en un primer momento, garantizar ra presencia de militantes y bolchevi_ ques en los soviets, pero luego, significó "uu¿ro, la ausencia de miembros ¿Átr* partidos. . Lenin encontraba mayor apoyo en las grandes ciudades, lo, .nniro, industriales y las guarniciones de ra retaguardia, ro que relermitía controrar er centro der pafs mien_ tras que los demás partidos controlaban la plriferia. como anota Theda skocpor, esta situación resultó ventajosa para er afianzamiento de ros uot.¡,nuiquo, plrqun ra dispo_ sición de las líneas de ferrocarriles daba er conhol de to, t.unrpo.tn, dominara la región central y en especial Moscús "'q"i"" con la disolución de la Asambrea constituyente por ros bolcheviques, se extinguen las últimas esperanzas de.las agrupaciones buriuesas y de los socialistas por establecer una_democracia representativa. Bta acción piece marcar un punto de no retorno. A partir de entonces, ras posiciones poríticas ." ,uun u dividir de acuerdo a ra manera de entender la disorución de ra fuambrea constituyente. Lenin, por su parte, justifica su acción señalando ra contradicción existent e enftá el modero i"'.lgir*I ;rítico basado en el parlamento como quieren los partidos burgueses y socialistas; y otro que tenga a los soviets como eje centrar, qun Lr los bárcheviqu"r: fu; ;" señara que

", el socialismo en Rusia es ,'soviético".
En la ciudad,

"bj;il;;

LOS SOVTETS SIN PODER
los obreros manrenían su apoyo a ros borcheviques, en tanto, éstos representaba el mantenimiento de ros principa'ies rogros y riuind¡.acione. que habían e¡ los meses previos a octubre-náviembJ. Miántás q""]".r" ¿" la ciudad, :^lt"^11 ros campesinos podían no s-ua1da1 muchas simpatías hacia los bolcheviques pero en tanto los Guardias Blancos implicaban el retorná de los terraten¡""i"., ," inclinaban a favor de aquellos. Los bolcheviques se presentan entonces, tanto como los principales defensores del sistema soviético como de las conquistas logradas hasta ese momento: el estableclmlento de la paz, tierra para ros campesinos y á contror de ra producción por parte de los obreros. Bta condición de princrpales guardtanes jefes y áer ,¿gr,n;n'p-;[trco ___cn ra práctica los únicos porfticamenre efectivtsva a cambiar el seitido ie ia ,,oposicion política". Al parecer se abre un dobre juego. Los demás partido;; a entender que apartar a los bolcheviques der gobierno implica d"sir-ar empezaba a funcionar. Los borcheviques por "r';J;i;;""iético que su parte asumen que cualquier acción contra ellos, es también una acto contra el nuevo Lstado.

;;;;";

iunto con ras viejas tradiciones tenoristas y clandestinas existentes en casi todas las agmpáciones políticas-de Rusia hizo que toda.política de oposición, termine siendo un intento de insunección contra el gobiemo bolchevique y ei estado soviético.

r.tu ,itua.ion,

s3

Skocpol, Theda. 1984, pág.332. Nueva Síntesis, Nro 3 - 1995

45

Los eseristas y anarquistas que compartían la lealtad hacia el régimen soviético con los bolcheviques fueron incapaces de articular una estrategia que dentro de los límites de la reciente legalidad revolucionaria pudiera cuestionar a los bolcheviques. Ambas organizacíones pertenecían a una tradición política que privilegiaba las acciones individua!es, violentas y terroristass antes que el trabajo propagandístico y de masas propio de

los comunistas. Al empezar a notar que el régimen dejaba su fase "revolucionaria" y empezaba a ordenar y gobemar, desarrollan una estrategia que buscaba "desestabilizar" al gobiemo bolchevique y reforzar su presencia en el gobierno. De esta manera, iniciaron una serie de atentados contra dirigentes bolcheviques que lograron el efecto contrario al buscado, uniéndolos más alrededor de su política. El 20 de agosto de 1918 se atentó contra Lenin en Moscú, el mismo día es asesinado Uritski, responsable militar y policial, en junio del mismo año había sido muerto Volodarski, dirigente comunista de kkogrado. En todos los casos, los autores fueron miembros o simpatizantes del partido eserista aunque no se comprobó que su actuación respondiera a órdenes de sus dirigentes. E[ gobierno por su parte, responde con el denominado 'lerror rcJo'. El discurso oficial sobre el "terror rojo" privilegiaba la imagen de las propias masas aplicando castigos y eliminando a la burguesía y demás enemigos contrarrevolucionarios. En tal sentido, se dispuso que los soviets locales encarcelaran o fusilaran a todos los opositores al régimen. La represión se organizó desde el aparato policial de la Cheka, al mando de Derzhinsky, con cuyos departamentos locales, cooperaban los soviets proporcionando in-

formación".
I-¡s distintos objetivos de la represión políüca que los bolcheviques desarrollan puede
gmficarse en una serie de círculos conéntricos que cada vez van esfuechándose más. En un primer momentq [a rcpresión se dirigía a los partidos y moümientos que buscaban el regreso del zarismo así como a los partidos claramente burgueses. La prensa zarista y burguesa es silenciada, sus dirigentes perseguidos. En esta labor recibían el apoyo de las demás fuerzas políücas de izquierda. Luego, una primera ruptura se produce cuando mencheviques y eeristas son víctimas de similares persecuciones y encarcelamientos a pesar de ser organizaciones de izquierda que también habían luchado por el establecimiento de un gobiemo popular y democrático en Rusia. Estas medidas son justificadas por el contocto de guerm civil que se vivía. En un tercer momentq se limita y luego prohibe la participación de opositores en los "comitrás ejecutivos" de los soüets así como en sus congresos. De esta forma, los bolchwiques se constituyen en el único partido legal de Rusia. Tal condición, sin embargo, no ñle un objeüvo en sí mismo de l-enin y demás camamdas. l-a prohibición de los partidos políticos mediante decretos s(cepcionales, tenía generalmente el caÉcter de una respuesta a las actiüdades de

oposición y sedición de estas agrupaciones y em una medida temponl. Muchos veces los menchwiques, a pesar de su condición de partido "ilegal", seguían participando en los soüeb

:i ¡'

Véase Naimark, op. cit. A pesar de las duras proclamas de Lenin y Denhinsky, el "terror rojo" no fue una política de represión sistemática sino más bien una serie de golpes dispersos y discontinuos. Sin embargo, su carácter esporádico no se debió principalmente a la buena voluntad bolcheviques, sino a que el aparato estatal era aún muy precario para desarrollar una represión más metódica. l-lna caractelstica particular de esta polfüca fue su criterio para determinar quienes eran los grupos a reprimir. La represión no apuntaba a un partido sino a una clase, en palabras de Zinovievr '2.a burguesfa podrá matar a individuos aislados; nosobos eliminaremos a la clase entera".

46

Nueva Síntesis, Nro 3 - 1995

un recuFo de presión que variaba de acuerdo a la necesidad g fortaleadel gobiemo en cada coyuntura. sin embargo, a largo plazo quedó como un precedente que dibu;o las bases del unipartidismo posterior.

y emn inütados a los congresos nacionales de éstos. Rcdemos enlender esta medida como

CAMBIOS EN LA ESTRUCTURA SOUÉTICA
En este periodo, la escena política se encuentra dominada por los bolcheviques en un primer plano, mienhas presenciamos una sucesión de actores secundarios, cada uno intentando, mediante ejércitos extranjeros o bombas caseras, derrocar a los bolcheviques' Es el periodo de la guerra civil. Mientras tanto, iunto con la guerra, y a veces impulsada por ésta, el sistema soviético empieza a decantarse, sn es'iablecen constituciones y estatutos' normas y procedimientos que permiten al gobierno administrar un estado en guerra. Veamos la estructura de los soviets en estos primeros años. El sistema soviético estaba basado en un esquema piramidal, que partía desde las aldeas en el campo, donde la reunión de los adurtos, hombres y mujeres, elige sus diputados al congreso distrital rural (volosfi. Del congreso distrital se eligen los representantn, pu.u los congresos de condado (ueszd. En este nivel se combinaban con los soviets de ra ciudad _ formados bajo un esquema similar que partía de los comités de fábrica y los soviets de barrio-, para formar congresos de soviets provinciales. A ellos s"guían los soviets regionales (oblasfi. El Congreso de Soviets de toda Rusia se formaba a partir de los congresos provinciales o regionales. cada asamblea o congreso elige adlmás un ,'comité ejecutivo" que se encargaba de resolver los problemas ád*ini.tátiuos entre la realización de un congreso y otro con cargo de informar al nuevo congreso. Ar principio er sistema no se encontraba bien definido y las diferentes instancias no tenían idea de los límites y responsabilidades que le competían. El golpe de estado que ros borcheviques realiean en nombre y para defensa de soviets, representa el final de un proceso que desarroilarse d" ,nun"ru rinear_ daba -sin mayor autoridad y legitimidad a estas nuevas instituciones. A partir de ese momento, el sistema se vería atravesado por dos procesos, que se exprican tanto por er contexto general de crisis económica y_guerra civil, como por las iniciativas del gob;rno bolchevique. En el primer caso, el-sovnarkom se adjudicaría er manejo rnal-de ra política y la economía a expensas del congreso de los Soviets de toda Ru.ia y de su comité Ejecutivo central; en el segundo, los soviets regionales cenharizarían cada vez una mayor autoridad limitando la autonomía de los congresos distritales y los soviets locales, depositarios en teoía de la soberanía popular. Los mecanismos comunes para neutralizar el soviet central en beneficio del so'¡narkom consistieron principalmente en aumentar el número cle delegados . De este modo, ilegó un momento en que todo intento de gobernar efectivamentá mediante una asamblea de mil delegados era prácticamente imposible. En 191g se acordó que los congresos dejaran de reunirse cada hes meses para hacerlo anualmente. For otro lado, la Constitución soviética establecida en 1918 decide otorgar similares potestades a los congresos de soviets como a sus "comités ejecutivos", con lo cual se aceleró el declive de los congresos. Luego, el comité Ejecutivo central sufrió un pro.".o .irn¡1u., cuando a partir de 1920 se elevó su número de miembros de 200 a scio y rurpnndió su situa_ ción de "sesión permanente" para reunirse simplemenie tres veces por año. Finalmente.
Nueva Sírrlesis, Nro 3 - 1995

47

según un artículo de la Constitución de r92o, el Sovnarkom podía dictar leyes en una situación de "extrema urgencia", la inexistencia de criterios que normen de manera objetiva lo que se entiende por "extrema urgencia" completó [a centralización del poder al-

rededor del ejecutivo. Un proceso similar ocurre en los soviets locales. Estos fueron limitados en sus márgenes de autonomía y restringidos a tareas administrativas. Como señalaba una lemprana disposición del Comisariado del Pueblo para asuntos internos en 1917: "Gda una de estas otganizaciones, hasta la más fnfima, es plenamente autónoma en cuestiones de carácter local, pero rcgula su actívidad de acuetdo con los dec¡etos generales y Ias rcsolucíones del poder central y de las organizacíones soviéticas más amplias en cuya composíción entra"ú .

EL ESCENARIO FINAL
For otro [ado, diversas muestras de descontento que se produjeron durante 1920 y 1921 culminarían en ma¿o de ese año al estallar una insurrección de marineros y obreros de l{ronstadt, ún puerto cercano a ktrogrado. Significativamente, una de las consignas principales de este movimiento fue "sovíets sin bolchevique!' g "eleccíones limpías a los sovíet!'. La insurrección se encontraba liderada por algunos grupos anarquistas así como por cuadros medios de los eseristas y mencheviques. Fue el cuestionamiento más importante al partido comunista realizado desde los soviets. El gobierno respondió acusándolos de estar en contacto con los Guardias Blancos y de intentar derrocar el poder soviético, lo cual no era exacto. Finalmente Tiotsky se encargó de aplastar la insurrección. Una consecuencia de l{ronstadt fue_el exilio de buena parte de los dirigentes de oposición y el encarcelamiento de otros''. En el X congrcso del partido comunista que discutió los sucesos de H¡onstadt se aprobó Ia Nueva Folítica Económica conocida como NEP que implicaba una liberalización de los controles políticos y económicos establecidos en el campo y en la ciudad duranle el"comunismo de guera". Era la mayor respuesta que los bolcheviques se permitían dar a los reclamos y quejas que empezaban a surgir desde sus bases. Los bolcheviques deciden liberalizar la economía y restablecer tibiamente algunas libertades políticas de prensa, por ejemplo- porque el escenario fuera del partido -la se encontraba seguro: los principales opositores se encontraban desprestigiados, exiliados o encarcelados. Gracias a esta tranquilidad externa las disputas y diferencias que se lrablan mantenido dentro del partido bolchevique empiezan a perfilarse con mayor nitldez. El fantasma cle un fraccionamiento en el partido y en el gobierno amenaza en cada crisis a los bolcheviques. La autoridad de Lenin, si bien no tenla paralelo, era regularmente cuestionada por sus viejos camaradas en el comité central. Lenln tuvo que recurrir en repetidas oportunidades a diferentes estrategias para convencerlos. Fodía amenazar con expulsiones para los reticentes o con renunciar él mismo y agitar desde las bases la justicia de sus planteamientos. Los dirigentes que querían defender algún punto en contra de la opinión de Lenin buscaban articular una red que partiendo de ellos, agrupe a cuadros intermedios de prestigio, es decir, bolcheviques pre-principalmente vios a 1917 o que hayan destacado en la guena civil- y finalmente a algunas bases

:: 57
48

Sobranie Uzakoneni, 1917-1918, núm. 12, art. 79. Citado por Carr, op. cit. pág. 149 Carr, op. cit. pág. 193. Nueva Síntesis, Nro 3 - 1995

i$ffi;lX

importantes de obreros o campesinos. Bte juego de tendencias,es_ visto con preocupación por todo er partido, la expe_ riencia les dice que más allá de haber sostnnido una posición correcta o de la infabilidad de Lenin, lo que res ha permitido runtnn"on en er gobierno y consolidar un poder ha sido la solidez de su unidad frente a que no termlnaban de perear entre sf. La unidad parlidaria deviene en objetivo y pJocupación "n"rig* central. En nombre de ésta se congreso parridario unu airp"ri.ián que prohibe ra formación de grupos y

con esta medida, toda actividad de oposición.dentro der partido borchevique o ejercida por bolcheviques desde ros soviets ásta regalment" pr"hiili]lunto por ras dis_ posiciones estatales como por ros estatutos der propio partido. Los rresgos son ra expur_ sión partidaria en un primer momento, y er eniarcelamiento después. Bte fue er camr_ no de muchos dirigentes a partir de 1927.
CONSIDERACIONES FINALES
ríderes de ra oposición estaban fuera del país o en las cárceres, lo".ouüü'hubían sido r¡,-nituáor1 tareas administrativas bajo ra supervisión y contror "umplir de los organirr". y el comité central reemplazaba al partido comunista "n"tr"r"* tu .on¿u".ión efectiva der gobiemos. "n Estos procesos pueden expricarse a partir de las exigencr", priJu, üue imponfa el difícil momento porítico que vivía el país. sin embargo, tambián ;á; que Lenin y sus partidarios sostenían

El escenario se encontraba completo finarmente. Los

una visión del transito de la sociedad capitalista ", al comunismo con caracteústicas dictatoriares. El concepto marxista de',d¡cadi'Á iJ|_rcturiuaa, no había merecido una atención especial antes de Lenin. Los escritos de Marx señalaban una ambigüedad entre su contenido "democrático,, en tanro contrapone las mayorías explotadas a la minoría burguesa y ,u. *ru"t"rirticas formares que no necesariamente la convertían en una dictadura crásica. Lenináespe¡ó toda ambigüedad _como era su costumbre- y sostuvo que la dictadura del proletariadoconstitufa una verdadera dictadura de Ia mayoría por ros áxprotados- sobre ra ,inorio burguesa y -constituida demás clases poseedoras que se justificaba tanto por er progreso de la historia como por una lógica democrática.

Bte razonamiento fue ampriado cuando fracasa la revorución en Alemania y el contexto internacionar se vuerve más adverso para_ ros borcheviquei R"irrcro, al agra_ varse la crlsrs económrca y durante er desarroilo de ra guerra .i"rr, r" .uJ obrera y el partldo comunista sufrieron importantes bajas especiarmente en ros sectores más con_ vencidos del discurso bolchevique. cuando asumen er gobierno, ros borcheviques compartfan con ros demás partrdos de izquierda una visión muy parecida der tipo gobi"rno que querfan estabrecer en Rusia. sin embargo, Ias dificurtaáes económicas v in ru guena civil url .on.'o lu propia rógica del poder desatan una cadena de redefini-ciones donde determinadas libertades características del sociarismo y la democracia empiezan a ponerse entre paréntesis, prime_ ro momentáneamente y con reticencias, luego con audicia in,,punijuJ. besde distin_ tos sectores de la izquierda estas medidas " iin.rn de ra fuambieu .onitituy"nte, cen_ 58
Los cambios ocurridos al interior del partido comunista requieren un estudio más detenido que escapa a nueshas intenciones. Nueva Síntesis, Nro 3 - l99S

49

parücipación política, censura de prentralización del poder en el ejecutivo, límites a la cuestionadas. Karl Kautslg y Rosa Luxemburgo, sa e ilegalización de parüdo._ fun,o., posiciones disüntas a lo pura .,J mencionar á Korsch o Pannenkoek se oponen desde

quelosbolclreviquesconsbuyenenRusia.Sinembargo,esdifici|imaginaralternativas

ioliti**n.rtn viatles

principalmente diferentes a la ensayada por los bolcheviques, asumir y defender un proyecto democráüco la inexistencia de un sujeto social capaz de clásico.

por

del proletariado por una rnueshas de descontento, el gobierno cambia la dictadura partido. como señala Lenin: "H parürnás eficaz y menos conflictiva dictadura de

Cuandolapoblaciónennombredelacualseejercíaladictaduraempezóadat

do...encarnaens[lavanguardiadelptolelariado,vanguard¡aqueconvierteenrealidad
la dlctadu¡a del Proletarlado'. demás parüB contexto internacional, la difícil situación interna, la acción de los la.terrible lógica alimentaron dos así como la propia ideología y práctica bolcheviqr're sustltuidas en nombre por la cual todas las lnsütucionás n in"t.tto la clase obrera fueron y proletaria. fuí, el d¡ama de Rusia en 1977 de una revolución democrática, socialista resuelta eliminando uno de los radica en que la tensión enhe orden y rlemocracia fue puntos en conflicto.

BIBLIOGRAFÍA
FUENTES PRIMARI,AS

.ActasdelComltéCentraldelPartidoSocialdemócrataRueo
(bolchevique)deagostodelgTTafebrerodelgl8.Instih¡todelLibro.LaHaba.
na,1967.

oTesledellyllcongresoedelalll|nternacional.En:Loscuahoprimeros

. r . . . . .

congresos de la Bs As. 1973.

lll lnteinacional Comunista' (1919-1'923)' Ed'

Pasado y hesente'

BUJARIN, Nicolás.

TlabaJoa eecogidoe' Ediciones Dialécüca' Bs' As' 1989'

BUJARIN, Nicolás y E. heobrazhensky'

ElABcdelcomur¡iemo(publicadooriginalmenteenl9l9)Fondode
Cultura PoPular- Um4 797 2'
REED, John.

Bs' fu' Diez díae que eetremecieron al mundo' Hyspamerica ediciones'

1988. LENIN, Vladimir llich Ulianov. Obrae Eecogldae Editorial Progreso, 5o edición' Moscú' 1960' LUIGMBURGO, Rosa.

La revoluclón Ruea: Un análiele
STAIJN, José.

crítico

[1921]

Obrag Eecogidae. Editorial Progreso, 4o edición' La Revolución Rusa' ll tomos' Editorial Sarpe' Madrid' 1985'

TROTSI{Y, León.

I-arevoluclóntraicionada.Ed.BibliotecaSocialista.Lima,l98l'
50
Nueva Síntesis, Nro 3 - 1995

ESTUDIOS HISTóR¡COS Y BIOGRATíAS

. . o . . . o e ¡ o ¡ .

ANDERSON, Perry.

Democracia y Socialiemo. Ed. Tiena del Fuego, Bs. As. 19gg
BETTELHEIM. Charles.

Lac luchae de clasee en la URSS. ll vol. Siglo XXl, Madrid, 19g0.
CARR, E. H.

Hletorla de la Rueia soviética. XIV vol. Alianza Editorial. Madrid.
1917: Antec y deepuéc. Ed. Anagrama. Barcelona, 1970.
DEUTSCHER, Isaac.

19g5

Troteky. El profeta armado Ediciones Era. México, 1966. La revoluclón Inconcluea. Ed. Era. México,1967.
HILL, Chirstopher. La Revoluclón Ruaa. Ed. Ariel. Barcelona. 1971.
KOCHAN, Llonel.

LIH, l-ars T.

Rueia en revoluclén. Alianza editorial. Madrid. 196g. [ANE, David. Lac raícee el comuniemo ruso. un esfudio social e histórico de la eocialdemocracia rusa de r89g a r9o7. Sigro xxr. México, 1977.
"Desintegración y Reconstitución: Reflexiones sobre la revolución rusa,,. En: Reviefa Problemae Internacionaree. Mazo-Abril cle 1990. Vol. XXX|X,

No 2. Washington. LUKACS, Georg. "observaciones críticas Acerca de la ,,crítica de la Revolución rusa', de Rosa Luxemburgo [1922r". En: Historia y conciencia de clase. Ed. Grijalbo, 1969. NAIMARK Norman M.

Terrorlet and sociardemocratg. The Russian Revorutionary MoveSHUB, David.

ment under Alexander ilr. Harvard university press, cambridge, 19g3.

WALTER, Gerard.

Lenin. Una biografía. II tomos. Alianza editorial. Madrid, 1977.

Lenin. Ediciones Grijalbo. Madrid. 1967.

Nueva Síntesis, Nro 3 - 1995

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful