Está en la página 1de 4

Analizando la LGE: Chile y su educación “patas pa´arriba”:

En medio de un conflicto político en donde la Presidenta lucha por unir su fraccionado


partido, en donde la alianza y la concertación se dividen culpas pareciese que los políticos,
más que cumplir su labor fundamental en pro de la sociedad, intentan arreglar sus propios
problemas sin importar las consecuencias para terceras personas.
Es en este punto donde nosotros, los estudiantes, quedamos, literalmente, marcando
ocupado. Por ello, he querido hacer un análisis sobre ciertos puntos que los alumnos han
dejado inconclusos. Partiré por el primer y más importante de todos los puntos, a mi
parecer. Los invito a seguir el debate y a luchar por lo que creemos es correcto.

Según nuestra constitución política de la República el Estado , en su artículo 10 estipula


como un derecho fundamental el de la educación, especificando que “la educación tiene por
objeto el pleno desarrollo de la persona en las distintas etapas de su vida” .
Veamos, creo que necesitamos analizar un par de cosas: pareciese ser que hoy en día este
principio constitucional no tiene mucha cabida en el pensamiento de los diputados que, en
un afán por dar como capítulo cerrado el tema de la educación, se avalanchan en razones
poco aceptables para determinar que el asunto está listo y dejan de lado puntos tan
importantes como el “ pleno desarrollo” de los alumnos. Porque aún cuando el proyecto en
sí dice que “tiene como finalidad alcanzar su desarrollo espiritual, ético, moral, solidario,
afectivo, intelectual, artístico y físico, mediante la transmisión y el cultivo de valores,
conocimientos y destrezas, enmarcados en el respeto a los derechos humanos y las
libertades fundamentales, en nuestra identidad nacional y en el ejercicio de la tolerancia,
de la paz y del respeto a la diversidad, capacitándolas para convivir y participar en forma
responsable, democrática y activa en la sociedad”, no especifica cómo se va a lograr dicha
situación. Un enunciado no sirve de nada si no de nos da el Modus Operandi de ello. Es
como decir que cada persona tiene el derecho a vivir dignamente cuando no se soluciona el
problema de los recursos económicos que logre el digno vivir de esa persona. Claro.. todos
tenemos el derecho a un pleno desarrollo estudiantil pero, de nada sirve tener el derecho si
no tenemos una vía factible, idónea y completa para alcanzar dicha finalidad.

En el “título Preliminar de Normas Generales, en su Párrafo 1º, artículo N 3 letra c, vemos


como se dice que uno de los principios en los cuales se inspira el sistema educativo chileno
es el de equidad del sistema. Según ello en el proyecto de ley de estipula que “El sistema
propenderá a la integración e inclusión de todos los sectores de la sociedad, estableciendo
medidas de discriminación positiva para aquellos colectivos o personas que requieran de
protección especial.” Esto no deja muy claro el panorama que los alumnos han demandado.
¿Es acaso la equidad simplemente dar protección especial para ciertos establecimientos?
Creo que la equidad se refiere más a una igualdad de condiciones de calidad para todos los
estudiantes. No estamos hablando de medidas de protección o de diferenciación de recursos
como discriminaciones positivas, si no más bien de asegurar un sistema en donde los
recursos destinados, tanto para los sectores públicos como privados sean igualitarios.
Estamos hablando de Calidad. Una palabra que pareciese lejana en nuestro sistema.
Si bien en su numeral b se refieren a la calidad de la educación, al definirla como “la
educación debe propender a que todos los alumnos, independiente de sus condiciones y
circunstancias, alcancen los estándares de aprendizaje que se definan en la forma que
establezca la ley” sólo nos quedamos en “la forma que establezca la ley”. Es acá donde
volvemos al círculo vicioso de los enunciados. Lo que la Ley define no es un modo que
lamentablemente hoy en día nos sirva de medida idónea para arreglar el sistema injusto y
sectorial en el que estamos.
Muchos estudiantes piensan que toda la educación debiese de ser pública. Sin embargo creo
que eso afectaría a nuestro sistema liberal en dónde la autonomía de la voluntad es lo que
prima. Esto es, que cada quien puede hacer cualquier actividad reconocida por el derecho
de modo libre, siempre y cuando no se oponga o lo establecido por la ley.
Además, todo padre tiene el derecho a poner a su hijo en el establecimiento que desee y,
por ello, a destinar el dinero que desee para ello, siempre dentro de cierto marco
regulatorio.
Esto es lo que llamamos una educación de estructura mixta: tenemos un sistema público y
un sistema privado. Pero que un sistema mixto sea correcto no implica que el sistema que
tenemos también lo sea.
Es en este punto donde juega un papel fundamental nuestro concepto de equidad.
Si bien, la equidad la podemos entender como “igualdad en calidad de estudio y en
oportunidades de adquirir conocimientos y bases para el desarrollo pleno de la persona”
esta equidad no puede ser asegurada por el mero hecho de hacer ciertas discriminaciones de
carácter positivo a ciertos sectores.
Necesitamos un sistema en donde el lucro se analice de otro modo y en donde los recursos
de los colegios sea siempre igualitario.
Puede que haya quienes deseen tener una educación privada y no podríamos meternos a
cuestionar esas decisiones propias de cada uno. No es posible que se nos obligue a hacer lo
que no deseamos. Sin embargo, esos colegios privados en donde los particulares financian
la educación de sus hijos no debiere de ser un ingreso menor ni mayor que el sistema
público destinase a sus colegios.
En otras palabras, a modo de ejemplo, si en un colegio particular de 100 alumnos se reciben
100 millones de pesos al año para hacer funcionar dicho colegio, en el sistema público
debiese de destinarse 100 millones de pesos por cada 100 alumnos para financiar cada
colegio y liceo estatal. Este sistema respondería a una verdadera equidad de la educación ya
que solucionaría diferentes problemáticas que hasta hoy día no se han resuelto.
1.- En primer lugar, el que se fijen los ingresos de modo equitativo produciría que en los
colegios particulares se bajasen los cobros exagerados. Esto, a su vez, disminuiría la gran
brecha que distancia a los sectores con más recursos de los más limitados. Esto va en
directa relación al problema de la discriminación que afecta a tantos jóvenes, y abriría paso
a un nuevo sistema político educacional en donde los alumnos tuviesen igualdad de
oportunidades.
2.- El hecho de que en cada colegio se destinase la misma cantidad de recursos sería un
incentivo para que los profesores no prefiriesen trabajar en los colegios particulares en vez
de los públicos, ya que el sueldo a pagar no sería tan distinto ç, por lo menos en una
primera instancia.
3.- El destinar recursos de un mismo modo, si bien no es un parámetro para asegurar un
desarrollo igualitario de cada alumno, al menos da los cimientos para que cada niño y niña
tengas igual condición de oportunidad en conseguir su desarrollo. Oportunidad que hoy en
día no se ve lograda del modo que se desea.

Evidentemente podremos encontrar más puntos que favorezcan este sistema. Sin embargo,
uno de los más importantes tiene relación con el Lucro.
Esta palabra se ha ido mal figurando en éste último tiempo, dentro de la conciencia de los
estudiantes de educación media. Lamentablemente, se está utilizando hoy en día como
slogan para echar abajo la LGE, sin entenderlo a profundidad.
En realidad el Lucro en si no es el problema de fondo. En los párrafos de más arriba ya se
ha planteado un sistema que regularía el lucro excesivo por parte de los privados. En el
fondo, el problema del lucro radica en cómo es que se está lucrando. Ya he dicho que,
gracias el principio de la autonomía de la voluntad, no podemos obligar a que los privados
no tengan colegios. Sin embargo, debe de existir una regulación estable y firme respecto al
tema. Es intolerable que el gobierno no tenga limitantes concretas con respecto al modo de
percibir los ingresos y cuáles son los sistemas para admitir o rechazar estudiantes en los
colegios privados.
Un ejemplo es el siguiente: si tenemos un colegio que acepta solamente alumnos con nota
60 para arriba, gasta menos recursos en mantener las notas de esos alumnos, que un colegio
que acepte alumnos con notas 40. El producir un crecimiento en el rendimiento de los
escolares significa un mayor coste que el simple hecho de mantener buenas calificaciones
en alumnos destacados. Este es un criterio que algunos colegios utilizan hoy en día para, de
este modo, lucrar. Así ahorran destinar cierto porcentaje de dinero en subir el rendimiento
de sus escolares.
El gobierno debiera de establecer parámetros tanto en el modo de utilizar los recursos que
posee el establecimiento, como también, en los sistemas que éstos utilizan para integrar a
los alumnos a sus planteles educacionales.

Por otro lado vemos que el artículo 44 dice que “el Ministerio de Educación reconocerá
oficialmente a los establecimientos educacionales que impartan enseñanza en los niveles
de Parvularia, Básica y Media, cuando así lo soliciten y cumplan con los siguientes
requisitos: a) Tener un sostenedor, en donde Serán sostenedores las personas jurídicas de
derecho público, tales como Municipalidades y otras entidades creadas por ley, y las
Corporaciones y Fundaciones cuyo objeto social único sea la educación. El sostenedor
será responsable del funcionamiento del establecimiento educacional.” Acá tenemos uno
de los principales problemas que afecta actualmente a la sociedad. No puede el gobierno
seguir con sus políticas de educación en donde las Municipalidades se hacen cargo de los
colegios. Esto ayuda a aumentar la brecha discriminatoria de la educación. Es necesario que
se exija, ya, la creación de un órgano nuevo y diferente encargado de la fiscalización y
responsabilidad de los establecimientos educacionales: una institución nueva e
independiente que no depende de las municipalidades y que tenga calidad fiscalizadora y de
sostenedor. Esto liberaría a los municipios que tienen que encargarse de variadas
actividades. Además, así se aseguraría que esta institución más independiente se
concentrare solamente en su labor para con la educación.

Esto es el punto fundamental en que todo se centra, a mi parecer. De todos modos hay más
puntos que tengo en análisis según mi postura personal, cómo lo son el estatuto docente, la
educación superior, el análisis concreto del sistema en si para lograr los puntos acordados.

-Por Astrid González


Estudiante PreGrado Derecho -
Espero haberles servido de aporte..
Cualquier duda que tengan y quieran apoyo… www.piensaelmundo.blogspot.com o me
mandan un mail.
Afectuosamente, Astrid