Está en la página 1de 12

Recopilación de artículos sobre el efecto Frorer

El extraño Efecto Forer

El efecto Forer se puede definir como la tendencia a aceptar una descripción de la personalidad como propia y muy precisa cuando en realidad podría aplicarse a muchas personas.

Dicho efecto fue descubierto por el psicólogo Bertram R. Forer cuando, en una de sus clases en el año 1948, solicitó a sus alumnos la realización de un test de personalidad para analizar con posterioridad los resultados. Forer ignoró sus respuestas y entregó una única descripción a cada uno de los participantes como análisis individual de sus resultados en la prueba. Como puede verse a continuación, dicho texto puede valorarse como vago e impreciso para definir a una persona:

“Tienes la necesidad de que otras personas te aprecien y admiren, y sin embargo eres crítico contigo mismo. Aunque tienes algunas debilidades en tu personalidad, generalmente eres capaz de compensarlas. Tienes una considerable capacidad sin usar que no has aprovechado. Tiendes a ser disciplinado y controlado por el exterior pero preocupado e inseguro por dentro. A veces tienes serias dudas sobre si has obrado bien o tomado las decisiones correctas. Prefieres una cierta cantidad de cambios y variedad y te sientes defraudado cuando te ves rodeado de restricciones y limitaciones. También estás orgulloso de ser un pensador independiente; y de no aceptar las afirmaciones de los otros sin pruebas suficientes. Pero encuentras poco sabio el ser muy franco en revelarte a los otros. A veces eres extrovertido, afable, y sociable, mientras que otras veces eres introvertido, precavido y reservado. Algunas de tus aspiraciones tienden a ser bastante irrealistas.”

Les pidió que valoraran la evaluación de 0 a 5, con "5" significa que el receptor sintió la evaluación fue "excelente" y "4" que la evaluación era "buena." La evaluación promedio fue 4,26.

Pero este descubrimiento no se quedó en las aulas de este psicólogo estadounidense a finales de los años 40 y se ha replicado cientos de veces con estudiantes de psicología; el promedio sigue siendo alrededor de 4.2 de 5 o una valoración de un 84% de precisión.

En resumen, Forer convenció a la gente que sabía leer con éxito su carácter. De hecho, su exactitud asombró a sus sujetos, aunque su análisis de la personalidad fue tomado de una columna de astrología de una revista y se presentó a la gente independientemente de su signo zodiacal. El efecto Forer parece explicar, al menos en

parte, por qué tanta gente piensa que pseudociencias como la astrología, astroterapia,

cartomancia, quiromancia, el eneagrama, la adivinación, la grafología, etc que parecen analizar la personalidad exacta.

, funcionan, ya

Los estudios de estas pseudociencias demuestran que no son herramientas de evaluación de la personalidad válidas, sin embargo, tienen muchos clientes satisfechos que están convencidos de que son exactos, que aciertan en sus descripciones e incluso predicen cómo nos va a ir la semana. También es llamado:

falacia de la validación personal; falacia de validación subjetiva o efecto Barnum

Recopilación de artículos sobre el efecto Frorer

(este término fue acuñado en 1956 por el psicólogo americano Paul Meehl en su análisis de cómo el showman y empresario P. T. Barnum engañó a varias personas utilizando descripciones de personalidad sin fundamento).

Las explicaciones más comunes dadas sobre el efecto Forer son en términos de esperanza, ilusión y de la tendencia intrínsecamente humana de tratar de dar sentido a la experiencia (a pesar de que la explicación del propio Forer fue en términos de credulidad humana).

De hecho, la gente tiende a creer y a aceptar descripciones acerca de ellos mismos conforme a su deseo de que las aseveraciones sean ciertas y no en relación a la exactitud empírica (que se deriva de la experiencia) de las afirmaciones medidas de forma objetiva. Tendemos a aceptar declaraciones cuestionables, incluso falsas acerca de nosotros mismos, si podemos considerarlas positivas o halagadoras.

Es más, analizando esta cuestión en la práctica, las personas que buscan asesoramiento

, caso omiso de las informaciones otorgadas que pueden considerarse falsas o cuestionables. En muchos casos, incluso sus propias palabras o acciones proporcionan la mayor parte de la información que erróneamente atribuyen a un consejero pseudocientífico. Debido a este tipo de información, sienten que sus consejeros les han proporcionado información profunda y personal. Dicha validación subjetiva, sin embargo, es de poco valor científico.

de psíquicos, médiums, adivinos, lectores de la mente, grafólogos, etc

suelen hacer

Estamos constantemente tratando de dar sentido a la avalancha de información desconectada a la que nos enfrentamos todos los días; por esta razón, llegamos a ser realmente buenos en rellenar y dar coherencia a todo ello tratando de crear un escenario razonable que cohesione y se adapte a tales informaciones y, por esto, a veces damos sentido a lassupercherías.

A menudo nos conformamos rellenando los espacios en blanco para proporcionar una

imagen coherente de lo que oímos y vemos; a pesar de ello, un examen cuidadoso de la evidencia revelaría que estos datos que usamos son vagos, confusos, oscuros, inconsistentes e incluso ininteligibles. Los médiums psíquicos, por ejemplo, a menudo hacen tantas preguntas inconexas y ambiguas tan rápidamente que dan la impresión de tener acceso a un conocimiento personal y trascendental sobre sus clientes. De hecho, es probable que ni siquiera tenga indicios sobre la vida personal del cliente pero éste ofrecerá, de buena gana y sin saberlo, todas las asociaciones y validaciones necesarias.

Marks y Kamman argumentan que una vez que la persona encuentra una creencia o expectativa que resuelve la incertidumbre (por definición incómoda para el ser humano),

el individuo atenderá con mayor probabilidad a la nueva información que confirma la

creencia y descartará la evidencia de lo contrario (sesgo de confirmación). Este mecanismo de auto-perpetuación consolida el error original y se acumula un exceso de

confianza en el que los argumentos contrarios son vistos como demasiado fragmentarios

o inconexos como para deshacer la creencia adoptada.

Beyerstein sugiere que se realice una prueba para determinar si la validez aparente de las pseudociencias mencionadas puede deberse al efecto Forer, al sesgo de confirmación u a otros factores psicológicos. Dicha prueba es sencilla y consiste en mezclar las lecturas de

Recopilación de artículos sobre el efecto Frorer

distintas personas para después seleccionar cuál es la propia tras leer todos los clientes todos los bocetos.

Si realmente se ha incluido material suficientemente pertinente, los miembros del grupo, en promedio, deben ser capaces de superar la elección de su propio análisis. Beyerstein señala que "ningún pseudocientífico” ha superado con éxito una prueba de este tipo.

El efecto Forer, sin embargo, sólo explica en parte por qué tanta gente acepta como procedimientos precisos de evaluación las lecturas pseudocientíficas. Además, debe admitirse que, si bien muchas de las afirmaciones de evaluación en una lectura pseudocientífica son vagas y generales, algunas son específicas. No obstante, cierta información específica es aplicable a un gran número de personas y un cierto número de explicaciones específicas y precisas son esperables por puro azar.

Como comentábamos al principio, ha habido numerosos estudios sobre el efecto Forer y éstos también han sido valorados desde una perspectiva crítica. Dickson y Kelly han examinado muchos de estos estudios y han concluido que, en general, los resultados confirman esa tendencia a aceptar valoraciones ambiguas de nosotros mismos. No obstante, además, parece ser que las descripciones positivas o favorables son mejor aceptadas que las negativas o desfavorables; pero las afirmaciones desfavorables son altamente aceptadas por personas con bajo autoestima.

También se ha encontrado que los sujetos generalmente pueden distinguir entre las descripciones que son imprecisas (o aplicables a un gran número de personas) y las que son precisas (propias o que no son aplicables a la mayor parte de la gente). O sea, no somos ciegos a la hora de valorar estas cuestiones por lo que,sabiendo ésto, la recomendación es acostumbrarse a ser críticos con la información de nosotros mismos que proviene del exterior.

Qué es el efecto forer?

Twittear Compartir Enviar Por Ame Rodriguez el 8 de julio de 2015, 02:15

¿Alguna vez te has preguntado por qué algunos horóscopos parecieran hechos para ti? ¿Te has entretenido con tests de personalidad en la web? Quizá hayas sido víctima del efecto Forer.

Fotografía: Anneka- Shutterstock

Hace muchos años conocí a la persona encargada de hacer los horóscopos de una revista que tenían fama de ser muy precisos, tanto que la gente les escribía felicitándolos por su astrólogo. Resulta que esta persona era un periodista común y corriente, sin ninguna formación en el área de astrología ni nada parecido, que escribía lo que se le ocurría en el momento. La razón por la cual todas las personas sentían que ese horóscopo era tan acertado (o que creen en cualquier pseudo-ciencia) está intimamente relacionada con el efecto Forer.

Recopilación de artículos sobre el efecto Frorer

¿Qué es el efecto Forer?

El efecto Forer, conocido también como el efecto Barnum, ocurre cuando una persona acepta como válido una aseveración acerca de si misma, pues creen que proviene de una fuente confiable. En otras palabras, las personas son víctimas de la falacia de la validación personal, y aceptan como propias generalizaciones que pueden ser válidas para cualquier individuo.

El nombre de este efecto viene del psicólogo Bertram R. Forer, quien encontró que la mayoría de las personas aceptaban estas descripciones vagas como personales y acertadas, así que realizó un experimento en 1948, en el que entregó un grupo de afirmaciones a sus estudiantes como resultado de un test de personalidad y pidió que evaluaran sus resultados, afirmando si eran acertados. Lo que no sabían sus estudiantes es que todos tenían la misma hoja de resultados, que decía esto:

“Tienes necesidad de ser aceptado por los demás y buscas que te admiren, sin embargo, tiendes a ser muy crítico contigo mismo. Aunque tienes algunas debilidades de personalidad, generalmente logras compensarlas. Tienes una capacidad increíble que no has convertido en tu ventaja. Disciplinado y autocontrolado en el exterior, tiendes a preocuparte y ser inseguro en tu interior. A veces tienes grandes dudas sobre si has tomado la decisión correcta o si has hecho lo adecuado. Prefieres cierta cantidad de cambio y variedad y te sientes insatisfecho cuando te acorralan las restricciones y limitaciones. También te enorgulleces de ser un pensador independiente, no aceptas lo que digan los demás sin pruebas satisfactorias. Pero has descubierto que es poco sabio ser muy franco y revelarte a ti mismo ante los otros. A veces eres extrovertido, afable y sociable, mientras que en otras ocasiones eres introvertido y reservado. Algunas de tus expectativa pueden ser más bien irreales.”

Forer pidió que calificaran la exactitud de los resultados en una escala de 0 a 5, donde el 5 significaba que el alumno sentía que los resultados eran excelente y acertados, mientras que un 4 expresaba que los resultados habían sido buenos. El promedio de la evaluación de la clase fue de 4,26; es decir que consideraron que el resultado realmente definía sus personalidades, aunque Forer había tomado estas aseveraciones de una columna de astrología de una revista cualquiera.

¿Cómo funciona el efecto forer?

Fotografía: agsandrew - Shutterstock

Casi todos somos vulnerables al efecto Forer, aún más cuando está relacionado a pseudo-ciencias como la astrología, grafología, lectura de auras y demás. Una de las razones es que normalmente no hay nada en lo que puedas estar en desacuerdo con las afirmaciones, pues la mayoría te presentan dos opciones: “eres X, pero a veces eres Y”. Esto es lo suficientemente vago como para ajustarse prácticamente a cualquier ser humano. Si le dices a alguien: “eres muy inteligente, pero a veces haces tonterías”, cualquier persona del mundo podría aceptar ese análisis como válido.

Por un breve espacio de tiempo sientes que puedes saber lo que va a ocurrir y podrás evitarlo o cambiarlo.

Recopilación de artículos sobre el efecto Frorer

Otra de las razones por las cuales las personas pueden caer en el efecto Barnum es que éste resulta aún más potente cuando hace predicciones a futuro, pues ofrece un sentido de reafirmación y control de lo desconocido. A los seres humanos nos encanta sentir que podemos controlar, así que estas predicciones nos ofrecen una ventana a lo que no podemos controlar, aún sin importar que esta ventana no sea muy transparente ni certera; por un breve espacio de tiempo sientes que puedes saber lo que va a ocurrir y podrás evitarlo o cambiarlo.

Del mismo modo, el efecto forer suele estar relacionado con el sesgo cognitivo de confirmación, y en parte debe su éxito a ello. El sesgo de confirmación ocurre cuando lees una predicción astrológica que confirma tus propias creencias. Por ejemplo, si te sientes un poco triste o desanimado y tu horóscopo dice que “vienen momentos complicados de los que saldrás airoso”, está confirmando cómo te sientes; te da la razón y no hay nada más que nos agrade que tener la razón.

Por divertido que parezca, el efecto Forer puede afectar la vida de las personas, que no sólo invertirán sumas astronómicas para que les saquen la carta astral, les lean la palma de la mano o el café; sino que además pueden tomar decisiones importantes basados en el sesgo cognitivo, que como vemos, no suele ser un consejo sólido.

¿Cómo evitar ser víctima del efecto Forer?

Fotografía: Africa Studio - Shutterstock

El conocimiento es poder, así que nada más saber lo que es el efecto Forer puede prevenirte para que no caigas en las trampas de las pseudo-ciencias. Investiga, infórmate y descarta las fuentes débiles. Asimismo, busca evidencia sólidas. Un test online no puede decirte mucho acerca de tu carácter, pero los psicólogos cuentan con herramientas psicométricas que podrían ayudarte. Leer entre líneas las intenciones de quien intenta hacerte creer en lo que dice y dilucidar entre afirmaciones vagas y generales es de vital importancia para determinar la fiabilidad de un instrumento. Para finalizar, si necesitas consejo o ayuda, es mejor acudir a un profesional (un psicólogo o terapeuta, por ejemplo) que esté capacitado para acompañarte en tus procesos. No caigas en la trampa, utiliza la lógica y el raciocinio en vez de creer en horóscopos y predicciones baratas.

Efecto Forer: ¿por qué algunos trucos de adivinación funcionan?

El Efecto Forer nos muestra por qué las predicciones de los horóscopos pueden sonar tan certeras.

Recopilación de artículos sobre el efecto Frorer

Recopilación de artículos sobre el efecto Frorer      Adrián Triglia Psicólogo |

Muchas personas se extrañan de que, a pesar de que carezcan de fundamento científico, los diferentes sistemas de adivinación que pretenden describir nuestras vidas puedan llegar a acercarse mucho a la realidad. Efecto Forer: ¿cómo se explica que algunos trucos de adivinación funcionen?

¿Cómo puede ser que, a partir de un criterio aparentemente arbitrario como una tirada de cartas, puedan retratarse características propias? ¿Dónde está el truco? Si bien las diferentes disciplinas esotéricas no pueden ofrecer ninguna explicación sobre esto que esté sujeta a falsabilidad de resultados, la psicología sí ha aportado un constructo basado en la experimentación que aclara este fenómeno. Ese constructo es lo que hoy conocemos como Efecto Forer.

Un experimento que mostró la farsa de la adivinación

En el año 1948, el psicólogo estadounidense Bertram R. Forer suministró un test de personalidad a sus alumnos. Luego, el profesor entregó a cada uno de los alumnos una ficha con los resultados del análisis de personalidad. Tras esto, pidió a los alumnos que puntuasen del 0 al 5 la exactitud con la que, en su opinión, el análisis de personalidad los retrataba, siendo 0 “muy pobre” y 5 “excelente”. La media de las puntuaciones fue 4,26.

La sorpresa de los alumnos debió de ser mayúscula cuando Forer les reveló que, en realidad, a todos se les había dado el mismo resultado. El análisis de personalidad individualizado no era tal y, de hecho, el texto que les fue entregado a los alumnos no era más que una sola recopilación de frases extraídas de horóscopos:

Recopilación de artículos sobre el efecto Frorer

“Tienes la necesidad de que otras personas te aprecien y admiren, y sin embargo eres crítico contigo mismo. Aunque tu personalidad tiene algunas debilidades, generalmente eres capaz de compensarlas. Tienes una considerable capacidad sin usar que no has aprovechado. Aunque disciplinado y con autocontrol hacia el exterior, tiendes a aprensivo e inseguro por dentro. A veces tienes serias dudas sobre si has obrado bien o tomado las decisiones correctas. Prefieres una cierta cantidad de cambios y variedad y te sientes defraudado cuando te ves rodeado de restricciones y limitaciones. También estás orgulloso de ser un pensador independiente; y de no aceptar las afirmaciones de los otros sin pruebas suficientes. Pero encuentras poco sabio el ser muy franco en revelarte a los otros. A veces eres extrovertido, afable, y sociable, mientras que otras veces eres introvertido, precavido y reservado. Algunas de tus aspiraciones tienden a ser bastante irrealistas”.

Atajos de la mente

En resumidas cuentas, el Efecto Forer no es más que la manifestación de una forma de prejuicio cognitivo. Muestra la propensión a aceptar como originales y propias descripciones que en realidad son lo suficientemente ambiguas y generalistas como para predicarse de prácticamente cualquier persona. Gracias a esta tendencia, Forer consiguió hacer pasar como original una “lectura de la personalidad” que se caracteriza precisamente por su falta de precisión a la hora de hablar sobre los atributos que puede tener una persona, pero que de todas formas sorprendió a los alumnos por su fiel reflejo de la realidad.

Además, este experimento ha sido repetido muchas más veces, obteniendo resultados muy parecidos (las personas evaluadas no acostumbran a puntuar con menos de un 4 sobre 5 la precisión del análisis). Gracias a estos experimentos sabemos que hay tres factores que, cuando se dan, hacen más acentuado el efecto Forer:

Cuando, aparentemente, el análisis es personalizado.

Cuando el análisis muestra especialmente aspectos positivos que la persona evaluada valora como positivos.

Cuando la persona evaluada le otorga autoridad al evaluador.

Interpretación del efecto Forer

La explicación de por qué sucede esto acostumbra a estar relacionada con la deseabilidad y las expectativas. Por un lado, existe una tendencia a darle mayor credibilidad a explicaciones satisfactorias de la realidad, frente a otras que no nos satisfacen tanto. Además, las expectativas de obtener un análisis de personalidad crean una propensión a aceptar los resultados.

Por otro lado, hacemos nuestra una explicación que le dan sentido a nuestras experiencias, y desde esa posición aceptamos la información que encaja bien con esa explicación mientras que negamos o ignoramos la información que la contradice: esto es conocido como el sesgo de confirmación.

Recopilación de artículos sobre el efecto Frorer

Sabiendo cómo funciona el efecto Forer, es fácil imaginar por qué en algunos círculos existe aceptación de algunas disciplinas de adivinación como la astrología. Su carácter esotérico hace que aparentemente sólo unas pocas personas sepan cómo funciona la adivinación, otorgándole al adivino un papel de autoridad.

La ambigüedad es una carta que siempre se juega, porque la persona evaluada tenderá a dotar de sentido a explicaciones poco precisas pero amplias y abarcadoras: esto es especialmente claro en el caso del horóscopo. En el caso de las sesiones de adivinación en tiempo real, aseveraciones ambiguas al principio permiten recoger información del sujeto evaluado, y por lo tanto es posible atreverse a concretar más mediante avanza la sesión.

EFECTO FORER (EFECTO BARNUM Y VALIDACIÓN SUBJETIVA)

"Tenemos algo para todos". -- P. T. Barnum

El efecto Forer o Barnum es también conocido como el efecto de validación subjetiva o el efecto de validación personal. (La expresión, "efecto Barnum" parece haberse originado con el Psicólogo Paul Meehl, en deferencia a la reputación del cirquero P.T Barnum como maestro de la manipulación psicológica).

El psicólogo B. R. Forer encontró que la gente tiende a aceptar descripciones personales vagas y generales como excepcionalmente aplicables a ellos mismos sin darse cuenta que la misma descripción podría ser aplicada a cualquiera. Considera lo siguiente como si te fuera presentado como una evaluación de tu personalidad.

Tienes la necesidad de gustarle a otras personas y de que te admiren, y con todo tiendes a criticarte. Aunque tienes algunas debilidades de personalidad generalmente eres capaz de compensarlas. Tienes una considerable capacidad que no has usado en tu beneficio. Disciplinado y autocontrolado en el exterior, tiendes a ser aprensivo e inseguro interiormente. A veces tienes serias dudas en si hiciste lo correcto o tomaste la decisión acertada. Prefieres cierta cantidad de cambios y variedad y llegas a decepcionarte cuando estás cercado por restriccciones y limitaciones. Te autoufanas también de ser un pensador independiente, y no aceptas las afirmaciones de otros sin pruebas satisfactorias. Pero has encontrado desaconsejable ser demasiado franco en darte a conocer a otros. A veces eres extrovertido, afable, y sociable, mientras que otras veces eres introvertido, cauto, y reservado. Algunas de tus aspiraciones tienden a ser más bien irreales.

Forer dió un test de personalidad a sus estudiantes, ignoró sus respuestas, y dió a cada estudiante la evaluación anterior. Les pidió que la evaluaran de 0 a 5, con "5" significando que el receptor sintió la evaluación como una "excelente" valoración y "4" significando que

Recopilación de artículos sobre el efecto Frorer

la valoración fue buena. El promedio de valoración de la clase fue de 4.26. Esto sucedió en 1948. La prueba ha sido repetida cientos de veces con estudiantes de psicología y el promedio aún está alrededor de 4.2.

En conclusión, Forer convenció a la gente de que el podía leer exitosamente su carácter. Su exactitud asombró a sus sujetos, aunque sus análisis de personalidad fueron tomados de la columna astrológica de un puesto de periódicos sin tomar en cuenta sus signos solares. El efecto Forer parece explicar, por lo menos en parte, por qué tanta gente piensa que las pseudociencias "funcionan". Astrología, astroterapia, biorritmos, cartomancia, quiromancia, eneagramas, adivinación, grafología, etc., parecen trabajar porque aparentemente proporcionan análisis acertados de la personalidad. Los estudios científicos de esas pseudociencias demuestran que no son herramientas válidas de valoración de la personalidad, sin embargo cada una tiene muchos clientes satisfechos que están convencidos de que son exactas. Con todo, la multitud de validaciones personales o subjetivas de tales pseudociencias no son de relevancia para su exactitud.

La explicación mas común dada para responder al efecto Forer es en términos de esperanza, pensamiento deseoso, vanidad y la tendencia de tratar de hacer la experiencia algo fuera de lo común, si bien la explicación del propio Forer fue en términos de credulidad humana. La gente tiende a aceptar afirmaciones acerca de ellos mismos en proporción a su deseo de que las afirmaciones sean verdad más que en proporción a la exactitud empírica de las afirmaciones medidas por algun patrón no subjetivo. Tendemos a aceptar declaraciones cuestionables y hasta falsas acerca de nosotros mismos, si las estimamos positivas o lo suficientemente halagadoras. Frecuentemente daremos muchas interpretaciones liberales a afirmaciones vagas o inconsistentes acerca de nosotros mismos con el propósito de hacer que tengan sentido tales afirmaciones. Los sujetos que buscan asesoría de psíquicos, médiums, adivinos, lectores de la mente, grafólogos, etc., con frecuencia ignorarán las afirmaciones falsas o cuestionables, en muchos casos, por sus propias palabras o acciones, suministrarán la mayor parte de la información que erróneamente le atribuyen al consejero pseudocientífico. Muchos de tales sujetos con frecuencia sienten que los consejeros les han proporcionado información profunda y personal. No obstante, tal validación subjetiva es de poco valor científico.

El Psicólogo Barry Beyerstein cree que "la esperanza y la incertidumbre evocan poderosos procesos psicológicos que mantienen a todos los lectores de personalidad pseudocientíficos y ocultistas en el negocio". Estamos tratando constantemente "de darle sentido al bombardeo de información inconexa que encaramos diariamente" y "llegamos a ser tan buenos llenando y haciendo un escenario razonable de datos inarticulados de modo que algunas veces damos sentido a lo absurdo". Muy seguido llenamos los espacios vacíos y proporcionamos un retrato coherente de lo que escuchamos y vemos aún cuando un exámen cuidadoso de la evidencia nos revelaría que la información es vaga, confusa, obscura, inconsistente e ininteligible. Los médium psíquicos, por ejemplo, con frecuencia harán muchas preguntas ambiguas y sin conexión en rápida sucesión de tal forma que da la impresión de estar accediendo a información personal acerca de los sujetos. De hecho, el medium necesita tener alguna comprensión de la vida personal del sujeto; así, el sujeto voluntariamente y sin darse cuenta proporcionará todas las asociaciones y validaciones necesarias. Los médiums se ayudan en este proceso usando técnicas de lectura fría.

David Marks y Richard Kamman argumentan que

Recopilación de artículos sobre el efecto Frorer

una vez que una creencia o expectación es encontrada , especialmente una que resuelve una incertidumbre incómoda, predispone al observador a advertir nueva información que confirma la creencia, y a desechar la evidencia en contra. Este mecanismo autoperpetuante consolida el error original y construye una confianza excesiva en donde los argumentos opositores son vistos muy fragmentarios como para cancelar la creencia asumida.

Considerando que un consejero pseudocientífico inspecciona una valoración de carácter de un cliente forjada con trampas pueden facilmente dirigir al error y la falsa ilusión a la gente mejor intencionada.

Barry Beyerstein sugiere la siguiente prueba para determinar si la aparente auntenticidad de las pseudociencias mencionadas anteriormente pueden o no ser debidas al efecto Forer, a la confirmación de prejuicios, o a otros factores psicológicos. (Nota: la prueba propuesta también usa validación subjetiva o personal y no es con la intención de probar la veracidad de alguna herramiente de valoración de personalidad, sino para contrarrestar la tendencia al autoengaño acerca de tales asuntos).

una

prueba adecuada tendría lecturas de un gran número

de clientes quitando luego sus nombres de identificación (codificándolos de tal forma que pudieran más tarde ser reasignados a sus propietarios correctos). Después de que todos hubieran leído los perfiles anónimos de todos, se le pediría a cada uno que escojiera el que lo describiera mejor. Si el lector ha incluído material suficiente , único y pertinente, los miembros del grupo, en promedio, deben de ser capaces de ir mas allá de la casualidad al escoger el que les corresponda.

Beyerstein hace notar que "ningún método de lectura de personalidad pseudocientífico u

ocultista

ha superado exitosamente tal prueba".

El efecto Forer, sin embargo, sólo explica parcialmente por qué tanta gente acepta como acertados los procedimientos ocultistas y pseudocientíficos de valoración de la personalidad. La lectura fría, el reforzamiento comunal, y el razonamiento selectivo también son base de esas falsas ilusiones. También, debe admitirse que mientras que muchas de las afirmaciones valorativas de una lectura pseudocientífica son vagas y generales, algunas son específicas. Algunas de esas afirmaciones específicas cuando se aplican a un gran número de gente, algunas, por casualidad serán una descripción exacta de unos pocos. Podría esperarse cierto número de afirmaciones de valoracion específica pero son de poca importancia científica en la validación de la estimación global.

Se han hecho numerosos estudios del efecto Forer. Dickson y Kelly examinaron muchos de esos estudios y concluyeron que en conjunto hay un soporte significativo para la aseveración general de que los perfiles Forer son generalmente percibidos como correctos por los sujetos en el estudio. Además, hay un aumento en la aceptación del perfil si este se etiqueta como "para tí" . Valoraciones favorables son "más facilmente aceptadas como descripciónes correctas de las personalidades de los sujetos que las

Recopilación de artículos sobre el efecto Frorer

desfavorables". Pero las aseveraciones desfavorables son "más fácilmente aceptadas cuando provienen de gente con alto estatus que de gente de más bajo estatus". También se ha encontrado que los sujetos generalmente pueden distinguir entre declaraciones que son atinadas (pero que podrían ser aplicables a la mayoría de la gente) y aquellas que son únicas (acertadas para ellos pero no para el resto de la gente). Hay también evidencia de que las variables de personalidad tales como las neurosis, necesidad de aprobación, y autoritarismo están absolutamente relacionadas a la creencia en los perfiles tipo Forer. Desafortunadamente, la mayoría de los estudios Forer se han hecho únicamente en estudiantes universitarios.

0

188

150

inCompartir Para reforzar el espíritu de equipo de tu gente, Las actividades grupales fortalecen el

espíritu del grupo.poné en práctica alguna de las siguientes actividades en tu lugar de trabajo. A través del juego, se promueven las habilidades para el trabajo alineado y efectivo. Con una sesión mensual de no más de una hora y con los recursos a tu alcance, podrás identificar y resolver conflictos latentes, así como potenciar el desempeño del grupo. (Ver "Trabajo en equipo: 5 claves")

Actividad 1. El comunicador. Sólo hace falta papel y lápiz para poner a prueba

las habilidades de comunicación. Una persona del grupo realiza un dibujo, oculto para los demás (se puede arrancar con figuras geométricas o simples líneas). Luego, intenta dar instrucciones al resto para que lo reproduzcan en sus papeles

(ej. "dibujá un rectángulo apaisado a la derecha de la hoja

compara el original con las reproducciones realizadas. Por lo general, las diferencias entre las distintas versiones son tan grandes, que se dispara la reflexión acerca hablar, escuchar e interpretar. Puede aumentarse la dificultad realizando la actividad en otro idioma, prohibiendo las preguntas, o reemplazando el dibujo por una construcción con bloques que se arman dentro de cajas de zapatos, para

mantenerlos fuera de la vista de los demás.

"). Al finalizar, se

Actividad 2. Emociones en marcha. Se instruye a uno de los miembros del equipo para representar el papel de un cliente que se acerca a la empresa o realiza un reclamo en una determinada situación emocional (enojo, tristeza, entusiasmo, etc.). Los participantes restantes deben actuar para entenderlo y guiarlo hacia un objetivo (compra, retención, etc.) ¿Qué se busca? Entrenar la percepción y la gestión de de emociones en el entorno laboral. (Ver "La inteligencia emocional en la pyme")

Actividad 3. La espada del tiempo. Se divide al grupo en dos equipos que deben competir para completar en un tiempo limitado un desafío similar de cierta complejidad, como el armado de un rompecabezas, una construcción con materiales de oficina o la preparación de un sketch. La presión del tiempo suele acentuar las dificultades de los grupos para autoorganizarse, ya que surgen diversas estrategias, conflictos por el liderazgo y procesos de negociación.

Actividad 4. Colaboración digital. Sin hablarse más que a través de correo electrónico o chat, el grupo debe crear una wiki, blog o página colaborativa, por

Recopilación de artículos sobre el efecto Frorer

ejemplo, para guiar a los clientes en un proceso, describir las ventajas de la empresa o diseñar un folleto. Permite entrenar las habilidades de interacción digital, al detectar las dificultades para una comunicación efectiva.

Actividad 5. El equipo ideal. En cartones o tarjetas de un color, cada participante debe enumerar cinco fortalezas individuales. (ver "Análisis FODA") En tarjetas de otro color, describir cinco características de las personas con quienes trabaja bien en equipo. Se juntan luego las tarjetas de todos y se analiza al "equipo real" frente al "equipo ideal". Puede dibujarse o escribirse cómo es cada uno, y discutir acerca de las diferencias. El ejercicio permite reflexionar sobre fortalezas y debilidades de los individuos y la necesidad de unirse en equipo para potenciar recursos.