Está en la página 1de 1

Una vida abundante

Por Charles Swindoll

La vida abundante no solo es eterna; es adems, una vida inmensa y extraordinariamente


exuberante. Y aunque la vida abundante tiene implicaciones profundas ms all de la
tumba, Jess dio todas las indicaciones de que esa vida tiene tambin relevancia prctica
aqu y ahora. Al pensar en la clase de vida que l ofrece, hallo cuatro peculiaridades
evidentes.
Elevarse. La vida como Dios quiere que sea, es una vida que est por encima del
dominio del temor, de la supersticin, de la vergenza, del pesimismo, de la culpa, de la
ansiedad, de la preocupacin y de todo negativismo, que evitan que las personas tomen
cada da como un regalo de Dios. La vida abundante le permite a la persona comenzar el
da diciendo: Seor, soy tuyo. El da de hoy te pertenece. Te entrego todos mis
problemas al comenzar este nuevo da. S que luchar y andar en tinieblas, e incluso
que tropezar, pero tambin s que t ests conmigo y que utilizars todas las
experiencias de mi vida para aumentar mi capacidad de recibir ms y ms fuerzas de ti.
Ignorar. La vida como Dios quiere que sea, nos hace que rechacemos el consejo de
quienes viven su vida desde una perspectiva humana. Es sentirse seguro en la verdad de
Dios, e ignorar la opinin de la mayora. Es atreverse a dar la cara por lo correcto, sin
temor a ser ridiculizados o perseguidos. Quienes reciben la vida abundante no tienen
necesidad de agradar a las personas, porque ellos se sienten a las mil maravillas
agradando a Dios.

Intereses relacionados