Está en la página 1de 18

HOUSE OF THOTH

ORDO ASTRUM
SOPHIAE

THE
COMMANDERY
OF THE WINGED
SERPENT
(LA COMANDERÍA DE LA
SERPIENTE ALADA)

Fundada en el 2002, la Astrum Sophia es una Orden Mágica iniciática dedicada a continuar y
alimentar la Tradición Ogdoádica de los Misterios Occidentales, manteniendo un vehículo así
con el avance de sus miembros en un ambiente de alquimia viviente. Es una sociedad esotérica
privada y no se asocia a ninguna otra organización, esotérico, religiosa o política.

La Orden se compromete en el ideal de la familia mágica y su devoción firme de convertir a sus


iniciados en verdaderos Adeptos dentro de los misterios regeneradores de la Tradición
Ogdoádica. Es una Orden Hermética y mágica, basado en el material de los siglos 19 y 20 de
la Aurum Solis y en la evolución del pensamiento esotérico.

La Ordo Astrum Sophiae deriva su Carta constitucional de Sucesión y linaje iniciatorio de la


Aurum Solis, Order of the Sacred Word (Orden de la Palabra Sagrada), fundada en 1897.
Como una Orden titulada y en relación, por autoridad del Gran Maestro, esta autorizada para
transmitir la Primera, Segunda y Tercera iniciación de Sala y revisar o autorizar nuevos ritos
que operen dentro del contextos de nuestra Tradición. Los miembros en la Orden, sin
excepción, continúan su avance a través de la estructura tradicional de grados.

El cuerpo gobernante de la Astrum Sophia es el Collegium Cathedrarum, o Colegio de


Tronos. Esta tríada está compuesta por el Gran Maestro (Grand Master), el Prior y el
Administrador-general. Estos funcionarios sirven a la Orden, y trabajan para, y en nombre de
los ideales espirituales de la Orden, y sus Compañeros. Ellos operan como miembros de la
Winged Serpent (Serpiente Alada) que es la Gran Comandería.

Los cuerpos afiliados dentro del Astrum Sophia incluyen Comanderías y Ciudadelas. Una
Comandería tiene la autonomía para administrar sus propios asuntos, seleccionar sus propios
miembros, elegir los oficiantes, establecer las Ciudadelas y disponer de su propio plan de
estudios, aunque debe operar dentro de los principios de la Astrum Sophia y la tradición de la
Aurum Solis. Están autorizadas para transmitir los primeros dos grados de la Orden; la
iniciación de la Tercera Sala requiere el permiso del College of Thrones (Colegio de Tronos).
El College of Thrones debe tener una lista actual de todos los miembros y sus grados y debe
querer, tanto como le sea posible, mantener su comunicación con todos los miembros.

El Maestro de una Comandería debe de haber logrado la Tercera Sala, es decir, debe ser un
miembro de la Stella Gloriosa. Así como el Maestro, cada Comandería debe tener (siempre
que sea posible) un Preceptor y un Administrador, gobernándose así por una tríada que se
corresponde con el College of Thrones (Colegio de Tronos). A una Comandería se le exige
tener su propio Temenos para realizar las iniciaciones.

Una Ciudadela (Citadel) es un grupo activo establecido por una Comandería, mientras opera
bajo la autoridad de esa Comandería y su Maestro. Los miembros de una Ciudadela también
son miembros de la Comandería que la patrocina. Una Ciudadela debe tener por lo menos un
iniciado de la Primera Sala (First Hall). No están autorizados a realizar iniciaciones o tener
un Temenos consagrado. Sin embargo, se las anima y apoya en el proceso de atraer nuevos
miembros, concentrados como un grupo, y trabajando para convertirse en una Comandería.
Una Ciudadela debe tener permiso del College of Thrones (Colegio de Tronos) antes de
convertirse en una Comandería.

La Ordo Astrum Sophiae también tiene un cuerpo gobernante consultor, llamado el Concilio
de la Estrella (Star Council). Todos los Maestros de las Comanderías e iniciados de la
Tercera Sala son miembros del Concilio de la Estrella.

FINANZAS

Ningún individuo podrá hacer cualquier clase de ganancia en virtud de ser miembro o líder de
Astrum Sophia.

La Orden no cobra derechos o cuotas para la membresía. Las Comanderías o Ciudadelas


pueden exigir un aporte modesto para el mantenimiento del local si lo juzgan apropiado. Dado
que las iniciaciones y avances son regalos espirituales de la Orden, ninguna cuota será cobrada
por realizar estos ritos.

Los miembros de una Comandería tienen acceso a todos los archivos financieros

MIEMBROS

Los Miembros en la Ordo Astrum Sophiae lo son por invitación, o porque espontáneamente
extienden o elevan una aplicación. Si es aceptada, el solicitante se vuelve un Probationer
(probacionista), y empieza un proceso de calificación para la iniciación. Un Probationer se
vuelve un Miembro al recibir el Rito de Inducción, la iniciación de la Primera Sala.

Pueden negarse a aplicaciones para la membresía sin explicación, aunque las consideraciones
de raza, credo u orientación sexual no constituirán una barrera. Ninguna persona menor a 21
años de edad es elegible para la iniciación en la Orden.

El título de Miembro Asociado (Associate Member) puede ser dado a cualquier amigo de la
Orden sin iniciación a discreción del Maestro de una Comandería. Este título no lleva ningún
derecho: simplemente es el reconocimiento de un lazo fraternal.

Aunque todas trabajan por igual dentro de la Orden y la tradición, las diferentes Comanderías
tendrán personalidades diferentes y próximas. Cualquiera que se sienta impropio en una
Comandería es bienvenido de aplicarse en otra. Sin embargo, la iniciación en una Comandería
no significa necesariamente la aceptación automática en otra Comandería.

Los iniciados, probationers y miembros asociados se dirigidos todos como Companions


(Compañeros).

Deben dirigirse las preguntas al Administrador General de la Astrum Sophia


Phanes@isd.net, o al Maestro de una Comandería.

ESTRUCTURA DE GRADOS

1. Estructura Iniciatoria

Antes de convertirse en un miembro y recibir el Rito de Inducción, cada solicitante atravesará


un período de prueba: la admisión a este período de prueba, así como su duración y ocupación,
estará a discreción del Maestro de la Comandería. La Orden tiene tres grados básicos
operativos:

1. Primera Sala: Neophytos (Neófito), Aprendiz del la Gran Obra;


2. Segunda Sala: Servitor (Servidor) de la Flama Secreta;
3. Tercera Sala: Adeptus Minor (Adepto), Sacerdote (Priest) de la Gnosis.

El progreso en la Astrum Sophia siempre estará adherido estrictamente a la sucesión de Salas e


Iniciaciones, y ningún título de grado será conferido o reconocido por la Orden.

2. La Orden Externa

Las Primera y Segunda Sala constituyen la Orden Externa, o Misterios Menores. El nombre
de Ordo Astrum Sophiae es generalmente aplicado a la Orden entera, pero propiamente sólo se
refiere a la Orden Externa.
Dentro de las normas puestas por el Colegio de Tronos y el Concilio de la Estrella, el Maestro
de una Comandería tiene el derecho para autorizar iniciaciones y avances dentro de la Orden
Externa o en su Comandería particular sin la aprobación específica del Colegio de Tronos.

3. La Orden Interna

La Tercer Sala (qué también incluye los grados místicos más altos de la Orden) constituye la
Orden Interna, o Misterios Mayores. El nombre de la Orden Interna es Stella Gloriosa.

Al contrario de los primeros dos grados, el de Adeptus Minor no es logrado totalmente por la
iniciación, pero si con el esfuerzo personal subsecuente y la recepción del Rito de Ratificación,
el iniciado se convierte en Adeptus Plenus (Adeptus Minor Pleno). Sin embargo, el término
Adeptus Minor denota a menudo simplemente el status iniciatorio de la Tercer Sala.

Los avances a la Tercer Sala deben ser aprobados por el Colegio de Tronos.
Tessera on the floor of San Miniato in Florence
Some of the many Tessera adorning the walls of the Baptistery
Octagonal baptismal font at the Baptistery
Even in the front window of the Duomo (Cathedral) shines the Star of Regeneration!
Another one of many eight-pointed stars in the Baptistery
The Palindrome at the Baptistery in Florence (it’s hard to get a good shot of this; you can’t get
close and flash is not allowed, so this is the best we could do. It’s still moving to see it in “real
life”).
Magnificent altar at the Baptistery of St. John in Florence with the Glorious Star of
Regeneration (the Christian Cross in the middle was a much later addition).
Noticias y Eventos
LAS CASAS

Marzo 21 del 2005: The House of Mithras (La Casa de Mitras) es establecida en Francia.
Enero 23 del 2005: The House of the Green Lion (La Casa del León Verde), bajo la dirección de
Tom Worrel, se convirtió en la Comandería Soberana de la Ordo Astrum Sophiae.

AVISO DE SEPARACIÓN DE LA AURUM SOLIS

El 21 de diciembre del 2004, la Commandery of the Winged Serpent (Comandería de la


Serpiente Alada) en Minnesota se separó de la Aurum Solis. Nuestra voluntad es continuar el
trabajo dentro de la Ordo Astrum Sophiae, en contacto con el Orden iniciatorio expresado en y
a través de la Gran Tradición Ogdoádica.

Aunque la Winged Serpent (Serpiente Alada) ya no opera dentro de la Orden Aurum Solis,
nuestra estructura de grados, prácticas, enseñanzas y ritos de iniciación permanecen igual.
Nosotros hemos retenido el completo alcance del trabajo establecido por la Aurum Solis dentro
de nuestro actual sistema, y seguimos siendo descendientes del linaje espiritual de la Aurum
Solis. La Ordo Astrum Sophiae opera bajo una Carta constitucional de Sucesión Espiritual,
concedida por la Gran Comandería de la Aurum Solis en 2002 a William Stoltz, el Maestro de
la Winged Serpent (Serpiente Alada).

La Ordo Astrum Sophiae, con William Stoltz presidiendo como Gran Maestro, ha ratificado
la estructura constitucional y administrativa de acuerdo a sus distintas necesidades y visión.

Como una Orden auténtica dentro de la Tradición Ogdoádica, continuaremos manteniendo un


espíritu de apoyo y respeto para la Ordo Aurum Solis, su actual trabajo, su Gran Maestro, y
su contribución vital a la Tradición de los Misterios Occidentales

La Ordo Astrum Sophiae continuará dirigiendo los tradicionales estudios y prácticas de la


Aurum Solis y animando la investigación seria dentro de la Tradición Ogdoádica de los
Misterios Occidentales. Nosotros también continuaremos ininterrumpidamente con la
inducción de iniciados y el avance de los Compañeros existentes. Como un vehículo de la
Alquimia Divina, nosotros nos comprometemos con los ideales de la Gran Obra y con la
manifestación de la Estrella Gloriosa de la Regeneración.
Breve Historia de la Tradición Ogdoádica

Imagen de azulejo del suelo del Baptisterio en Florencia Italia que muestra el Palíndromo
Ogdoádico

Los símbolos primarios de la Tradición Ogdoádica son el Modelo Quíntuple de la Casa del
Sacrificio y la Estrella de Ocho puntas de la Regeneración. Los arcanos de la Casa del
Sacrificio son una llave que siguen el dinamismo del universo y a ese modelo en la Mente
Divina de acuerdo con el que la naturaleza humana ha entrado en esencia. Por consiguiente,
esta misma llave es por la que se evocan las facultades de la psique en su verdadero y potente
orden, e igualmente es esa llave por la que pueden entenderse los poderes ocultos del universo,
realizarse y conseguirse. Sobre la imagen de la Casa del Sacrificio brilla adelante el símbolo
glorioso que lo impulsa y lo transciende: La Estrella de Ocho puntas de la Regeneración. La
Estrella de Ocho puntas ha sido empleada en tiempos antiguos para representar la Vida
Divina es la bandera de la realización y el emblema de la aspiración eterna; y, supremamente,
presagia el último acto de Regeneración en el que la Mente Divina vuelve a llamar a su eterno
Yo superior con el que, al Volverse eterno qué es la esencia y la acción de la naturaleza divina, y
de todo lo que ha enviado adelante en el espacio y tiempo.

Estos grandes emblemas de la Tradición Ogdoádica serán encontrados, extensamente, en el


simbolismo del arte y de la arquitectura, e incluso en la literatura, de Europa. Ellos son la firma
visible de la viviente Gnosis Hermética, de un fermento esotérico dinámico entre cuales se han
encontrado los iniciados, algunos de los cuales son profundos seres luminares, formadores de la
aspiración Occidental. Durante unos mil años nuestros hermanos de la Stella Gloriosa han
proclamado los misterios Ogdoádicos en símbolos y palabras; pero el no iniciado, faltándole las
llaves, ha percibido sólo un parte de planteamiento, o ha visto una forma literaria en ello. La
tradición como los sabios han repetido se ha revelado, incluso ha sido desplegada ante la
mirada pública, pero todavía no se la ha visto; nuestros Misterios se han proclamado, pero
todavía permanecen intactos.

En las tierras europeas, territorio en el que los Misterios Occidentales propiamente se han
desarrollado y han florecido, y hay ciertos lugares en regiones diversas dónde los símbolos
poderosos de la Tradición Ogdoádica han sido emplazados en siglos pasados, y aun hoy
permanecen establecidos: y estos lugares son para nosotros sitios muy sagrados para nuestra
tradición en dónde se le agrega al poder de una antigüedad venerada, la potencia inmutable y
profundamente mágica establecida allí por medio de signos y por la voluntad de aquéllos que
las han forjado.

Fueron transmitidos los misterios de la Tradición Ogdoádica primariamente en los varios


Gremios medievales, influyendo profundamente en sus ritos iniciatorios y disciplinas. Así
sucedió verdaderamente un alto florecimiento del simbolismo Ogdoádico en el arte y en la
arquitectura. Los iniciados de la Stella Gloriosa de los últimos tiempos pueden ver estas obras
Ogdoádicas, en pinturas y frescos, en las delicadas gemas y en los grandes edificios, y decir
"Aquí estuvieron mis hermanos."

Noble, y de mucha importancia mística, es el modelo Quíntuple de la Casa del Sacrificio


empleado en el trabajo iniciatorio de nuestros hermanos medievales los Caballeros
Templarios. Por el que ellos más hábilmente evocaban y coordinaban las funciones y facultades
de la psique. Orgullosamente ellos llevan, en el escarlata de sus mantos blancos, la Estrella de
Ocho puntas de la Regeneración.

Con el antiguo intento, de la creación de un santuario de poder en donde la supernal


Iluminación pudiera enfocarse en la tierra, Benedetto Gaetano (un alto iniciado de la Estrella
Gloriosa), ordeno el emplazamiento de nuestro símbolo en los circundantes pilares de fuerza en
Roma. Durante unos seiscientos años la ciudadela mística ha resistido; puesto afuera su
contorno, visto pero no percibido sino por el iniciado o el vidente, pero no entregado por aquéllos
que sostienen la llave de los Misterios.

Conocida fue la sociedad Ogdoádica de los Fideli d'Amore que, se estableció en Italia a finales
del siglo duodécimo, era una forma occidental del simbolismo, los misterios y las práctica de los
Fieles de Amor, enriquecida por los conocimientos de la Orden del Templo. Ayudaron a los
Fideli d'Amore, el impulso de varias generaciones de la familia Florentina Cavalcanti en la que
la filosofía e independencia de mente formaban una orgullosa herencia. Más allá de sus propias
vidas y trabajos, los Cavalcanti han agregado un esplendor eterno a la Tradición de los
Misterios Occidentales. Iniciando a grandes pensadores a los que ellos les han dado el
conocimiento de los Fideli d'Amore. De estos iniciados, dos son sobre todo excelentes: Dante
Alighieri a quien el poeta Guido Cavalcanti presentó a los Fideli d'Amore en el siglo
decimotercero, y Marsilio Ficino, el gran filósofo y místico del Renacimiento que fue llevado a
la iniciación en el siglo decimoquinto por Giovanni Cavalcanti como las propias palabras de
Ficino lo afirman.

La Anunciación
En el decimoquinto siglo, la Sociedad Ogdoádica se llamó en la ciudad de Florencia, el Círculo
de Careggi estaba formada por miembros de la Academia Platónica, bajo el genio inspirador de
Marsilio Ficino, el estudioso Neoplatónico así como iniciado de los Fideli d'Amore. El trabajo
del Círculo de Careggi, en los mismos principios del Renacimiento, tubo efectos a lo largo del
mundo Occidental. Estudiosos, poetas y filósofos viajaron lejos, buscando la iniciación o por lo
menos la inspiración de la conversación con el grupo. Reuchlin, el pionero Qabalista alemán, y
Erasmus, el humanista que llevó el espíritu de Renacimiento a su Holanda nativa, estaban
entre aquéllos profundamente influenciados por los iniciados de Careggi. Fundada inicialmente
por el interés filosófico y oculto de Cosimo de Medici, el patrocinador de Ficino, fue
desarrollada brillantemente por el nieto de Lorenzo el Magnífico, quién heredó de Cosimo el
nombre iniciatorio de Pan. El propio Ficino, como adepto supremo del Círculo de Careggi,
tomó el nombre de Saturnus. Giuliano de Medici, el hermano de Lorenzo era Hippolytus. Pico
della Mirandola, el joven e inteligente Qabalista, era Apolo. Angelo Poliziano, poeta en tres
idiomas, era Hércules. Michelangelo Buonarotti, pintor, escultor y poeta de imaginación
heroica, también era un iniciado de este alto círculo, el último antes de la muerte de Lorenzo. El
asesinato de varios iniciados del círculo interno, la persecución salvaje y el ataque de los
fanáticos religiosos marco la dispersión de la sociedad.

Elevados y muy nobles eran los trabajos Ogdoádicos en el siglo decimosexto de la Order of the
Helmet cuyo emblema presagió el silencio y la invisibilidad. Sus iniciados forjaron en palabras
gloriosas un mundo de maravilla y de temor en que los misterios encontrarían un lugar
honorable. A través del seguir de los siglos, y aun hoy, los escritos de estos iniciados dan alas
de fuego a la aspiración de aquéllos que los escucharon o los leyeron, y ganan sus corazones
para los Misterios, a saber buscarlos y encontrarlos en la verdad.

George K. Stanton

Estas Órdenes y sus iniciados hacen que nosotros los saludamos en el esplendor de la Estrella
Gloriosa. E igualmente nos hace a nosotros honrarnos de sus sucesores, los hermanos de la
Sociedad del de la Rueda Llameante (o Ardiente), Societas Rotae Fulgentis de el siglo
decimoctavo que conservaba la tradición para las generaciones futuras mientras ponía los
fundamentos, conservando la esfera de amistad, en que, y dentro de que, la Aurum Solis llegó a
ser establecida.

La S.R.F. o Sociedad de la Rueda Ardiente apareció en el siglo XVIII, reuniendo los adeptos de
la Order of the Helmet. George K. Stanton, fue uno de los miembros eminentes de la S.R.F. y
constituyó la Aurum Solis con Charles Kingsgold en 1897. Este último se convirtió en el primer
Gran Maestro de la Orden. El nombre de S.R.F fue extraído probablemente del palíndromo
que se encuentra sobre el suelo del baptisterio de Florencia.
En la Primera Morada, la Orden Aurum Solis se basa en la kábala del renacimiento, en la
Segunda Morada en el hermetismo helenístico, y en la Tercera Morada sobre la tradición
egipcia original. Esta progresión coherente integra desde el comienzo estas técnicas de
armonización astrológica, transponiéndolas en cada uno de los sistemas estudiados. El
«Banquete» de Platón, comentado por numerosos iniciados desde él mismo Ficino, fue el hogar
de una base importante de trabajo, de reflexión y de práctica para la Societas Rotae Fulgentis.
Pero seamos aún un poco más precisos en cuanto a las técnicas transportadas por la S.R.F.. El
mensaje que nos envía el baptisterio de Florencia no es solamente exterior a nosotros. Es
también interior. Los iniciados de la antigüedad tuvieron numerosos intercambios con el
Oriente. Las teorías de los cuerpos de luz o cuerpos psíquicos se conocían a la vez en el
Mediterráneo y en Oriente. El nombre mismo de la Sociedad de la Rueda Ardiente, revela que
no hablamos solamente de la representación exterior del universo, sino también de los centros
que animan nuestro ser psíquico que los orientales denominan los chakras. La S.R.F. utilizó
técnicas de animación, energetización y equilibrio de las partes sutiles de nuestro cuerpo
energético. Eso se hacía esencialmente a través de técnicas de visualización, de gestos y de
respiración. Si estuviéramos en una tradición oriental hablaríamos de meditación, de Hatha
Yoga y de pranayama (o yoga de la respiración). Podrán observar que las técnicas respiratorias
son elementos que constituyen una parte fundamental de los rituales de la Orden, y eso desde
el principio de la formación en el Pronaos. A medida que se progresa, se transmiten algunas
técnicas cada vez más avanzadas sobre estos aspectos. Encontramos por ejemplo una
verdadera enseñanza de pranayama occidental. Es muy necesario admitir que estos aspectos se
encuentran raramente en otras Órdenes iniciaticas occidentales.
Lo mismo ocurre con lo que corresponde a los gestos rituales. Por ejemplo, las secuencias de
posiciones características de los planetas pueden fácilmente asemejarse a algunas partes del
Hatha Yoga como el celebre Saludo al Sol. Las meditaciones basadas en sonidos e himnos
están por su parte muy próximas de los mantras. Todos estos elementos fueron el centro del
trabajo y la transmisión de la Societas Rotae Fulgentis y dan toda la potencia característica a
los rituales de la Orden Aurum Solis.
La Orden Aurum Solis es una sociedad iniciática que transmite la herencia teúrgica del
hermetismo. Eso significa que su organización y su funcionamiento ocultos tienen en cuenta
desde su fundación los principios mágicos de la tradición Ogdoádica. Entre éstos podemos
destacar algunos que definen la validez y la eficacia de su trabajo y su transmisión.
El primero es la filiación directa de los Grandes Maestros. En una Orden Teúrgica como la
nuestra, la función de Gran Maestro no es el resultado de una elección o de una voluntad
personal. El Gran Maestro elige a su sucesor y le transmite durante una iniciación particular el
poder oculto de la Orden conectándolo con la cadena de oro de los últimos Grandes Maestros.
Lo vuelve así capaz de realizar su tarea. Los ritos que le son propios le permiten mantener vivo,
activo y dinámico la egrégora de la Tradición.
El segundo principio es el poder de transmisión y conexión con la egrégora de la Orden. Los que
trabajan en estos ámbitos saben que una iniciación contempla a la vez el despertar de la
conciencia del iniciado, así como su conexión con una egrégora capaz de ayudarlo y de
protegerlo en sus trabajos. Este poder es el resultado de la cadena iniciática activa de la Orden.
Se materializa por la iniciación, así como por ritos utilizando elementos ocultos transmitidos
directamente. Ésta tradición ofrece entre otras cosas el ejemplo de la Tessera de la que
volveremos a hablar más adelante.
El tercer principio, más arraigado en la iniciación hermética, es el de la transmisión de los
"objetos sagrados" o más exactamente de "objetos consagrados". Estas tesseras constituyen el
vínculo directo con la Tessera-Madre y el corazón de la Orden, entrelazando una malla oculta
que garantiza la constante conexión y protección del egregor. En primer lugar transmitida
consagrada, luego se fabrica por el mismo iniciado y se la consagra según etapas y modelos más
precisos. Pueden encontrar el origen de esta tradición hermética en los escritos de Jámblico,
Proclus, Apuleyo y Marsilio Ficino.