Está en la página 1de 2

Anteriormente se decía que la fiesta había terminado para América Latina y que

los países comenzaban un nuevo ciclo económico en el que ya no podrían ser
complacientes con el gasto, como lo fueron en la década presente.
Pues hoy ya no solo se habla de que se acabó el cuarto de hora sino que los
países entraron en un periodo difícil en el que la temible “ajuste” empieza a
escucharse por toda la región. La razón es que los ingresos que llenaron las arcas
de las economías latinoamericanas (2002-2012), gracias al auge de las materias
primas, han caído notablemente. la desaceleración de china que de crecer al 10
por ciento paso a un 7 por ciento anual, llevo a un freno especialmente en las
importación de petróleo, carbón, cobre, níquel, que abundan en América Latina.
Esta menor demanda impacto los precios lo que repercutió negativamente en los
ingresos de estos países, Al caer los ingresos, los gobiernos no podrán seguir con
el mismo tren de gasto que traían, pues aumentaría el riesgo de caer en un
desajuste fiscal, con consecuencias negativas para las economías. Hay que decir
que no le va igual a todos los países. Hay unas economías ya en recesión, otras
se encuentran con pronóstico reservado y otras se han venido desacelerando.
Brasil, que tuvo los mayores crecimientos durante el boom, con tasas de 7,5 por
ciento, redujo su ritmo en los últimos tres años a un 2 por ciento. Hoy, la séptima
economía del planeta se encuentra en recesión y según los pronósticos al final del
2014 crecerá por debajo del 1,5 por ciento. El efecto contagio de Brasil se siente
en muchos países, pero especialmente en Argentina, pues es su principal socio
dentro del Mercosur.
El país también se ha visto afectado por la fuerte sequía que impactó al agro, por
la caída en las inversiones y el desestimuló en la actividad industrial. La
producción y exportación de vehículos cayó 50 por ciento. El próximo gobierno se
encontrará con un bajo nivel de inversión y de ahorro, al igual que menor
crecimiento de la productividad.
Venezuela sufre la peor situación económica de los suramericanos. Hiperinflación,
problemas con la tasa de cambio y con la balanza de pagos, pérdida de las
reservas internacionales y escasez de productos.
Un empeoramiento de Venezuela tiene un efecto contagio en algunos países de
Centroamérica y el Caribe que reciben apoyo, vía petróleo, de Caracas. En el caso
colombiano, se descarta un impacto mucho más grave, dado que las dos
economías se han venido deslindando, después del auge de los primeros años de
la década pasada.

A pesar de la estabilidad macroeconómica que presenta. Colombia es el país que más interesa a los inversionistas en la región andina. específicamente con el boom energético que ha reducido el precio del gas natural. educación y tiene planes muy grandes en infraestructura. Segundo. Para Colombia la perspectiva de crecimiento sigue cercano al 5 por ciento este año. después de varios años de bajo crecimiento se encuentra en una situación muy positiva. la verdad es que también comienzan a verse algunas nubes en el horizonte por la caída en la renta petrolera. . se ha visto beneficiada con la recuperación de Estados Unidos.P Morgan. porque el gobierno ha pasado reformas estructurales muy importantes de energía. Colombia está haciendo algunos ajustes de gasto dentro del presupuesto de 2015 para poder mantener el ritmo de inversión en sectores fundamentales para el futuro del país.Podría decirse que Colombia y México son los únicos países sobre los que se mantienen las perspectivas de expansión del PIB. En el caso de la economía mexicana. Hay dos razones fundamentales: primero. Según el grupo financiero J.