Instituto de Profesores “Artigas”

Literatura Uruguaya I
Rodrigo Villaverde Pereyra
Octubre, 2014

Rama. “Ideología y arte de un cuento ejemplar”
1. Valoración y ubicación
Para Rama “El combate de la tapera” se ajusta perfectamente a la poética expuesta en el
“Decálogo del perfecto cuentista” en tanto es una novela depurada de ripios. A su vez, la considera
una pieza paradigmática del género épico, por “relatar acciones en estado puro, concediéndoles
únicamente a ellas la capacidad significante y aleccionadora (...)” (75).
En el cuento, el autor inserta comentarios marginales y temática sentimental. En cuanto a lo
primero, se apela al conocimiento del lector sobre sus novelas históricas y artículos teóricos, cuyos
conceptos se aluden. Respecto a lo segundo, demuestra una precisa capacidad de observación de la
realidad cuando retrata las relaciones entre personajes populares, volviéndose retórico cuando estas
se dan entre personajes de su misma condición social.
Ubicación del cuento dentro de la obra de EAD: el período de 1887 a 1893, junto a las
novelas Ismael, Nativa, Grito de gloria y Soledad. Rama especula que debe haber sido escrito
inmediatamente antes o en paralelo a Grito de gloria. Conviene considerarlo dentro de la serie de
novelas históricas, como parte fundamental del no siempre claro plan del autor, y se emparenta con
Grito de gloria y Nativa por su temática: las insurrecciones orientales contra los portugueses.
2. Una tesis: filosofía de la historia de A.D.
Afirma Acevedo en el prólogo a su novela Lanza y sable: “se entiende mejor la 'historia' en
la novela, que en la 'novela' de la historia”. Con esto está planteando que su propósito no es narrar
la historia uruguaya, sino interpretarla a partir de su relato para probar una tesis filosófica referida
a la formación del “espíritu nacional”. La generación racionalista a la que perteneció se
encontraba enfocada en explicar, mediante la razón, “la pasión de lo nacional”; su originalidad
dentro de ese cuadro fue, fundamentalmente, darle forma narrativa, entendiendo la literatura como
un servicio público.
Afirma Rama, respecto a los fundamentos ideológicos de esta elección: “Si la época se
planteó el problema de la nacionalidad (...) [fue] porque se había logrado un nivel de desarrollo
económico que revertía sobre las estructuras sociales y políticas e imponía una aglutinación
nacional.” (81) En definitiva, es lo que siempre referimos al hacer mención al proceso de
modernización impulsado por la ARU en base a sus intereses económico-políticos.
La obra de EAD sigue un plan en base a una interpretación que él define como “etnológica,
social y política”, y que de fondo es filosófica. Va a narrar acciones militares porque en ellas,
particularmente en sus gestas multitudinarias, puede ilustrar lo esencial del espíritu nacional. Elige,
a su vez, aquellas que funcionan como hilo conductor de la construcción de ese espíritu,
destacándose cuatro grandes períodos: 1) del grito de Asencio a la batalla de Las Piedras; 2) la
resistencia a las invasiones portuguesas (la derrota del Catalán); 3) el levantamiento contra la
dominación brasileña (la batalla de Sarandí); y 4) la guerra civil y la división del país en dos
bandos. “El combate de la tapera” se ubica en el segundo período. Los primeros tres períodos, que
son en los que se enfoca Rama, muestran -desde el punto de vista de Acevedo- el cambio de actitud
histórica de Buenos Aires, la continuidad histórica del artiguismo, la lucha contra las invasiones
luso-portuguesas y la resistencia de Leandro Gómez en Paysandú.
3. Catalán: “con pasión y con divisa”
La elección de la batalla del arroyo Catalán como escenario del cuento admite una triple

Por eso es que he escrito y que escribo.” (112) Resume de la siguiente forma el argumento de los seis capítulos: en el primero se presenta el bando patriota. Encuentra en los habitantes de la Banda Oriental de principios del siglo XIX una primacía del instinto. siendo sos obras catalogadas como novelas históricas partidarias. que va evolucionando en una perspectiva positivista: “Se muestran en estado más puro en los indios. las tendencias y la idiosincrasia de nuestros compatriotas (. que se sugieren en distintos momentos del cuento. Estructuralmente. En cuanto a lo filosófico. se explica porque en la espontaneidad del Catalán se veía al pueblo en armas movido por su espíritu independentista. . además. “AD parte de la definición del combate. en el segundo se narra el comienzo del combate desde esta trinchera. en sentido contrario. su estructura presenta mayores niveles de complejidad. Rama cita una carta del autor a su amigo Palomeque en la que afirma: “Puedo sí asegurar que en las dos campañas de vida militar (.. La teoría de los instintos EAD parte de la dualidad instintos-ideas. 2014 motivación: circunstancial.Instituto de Profesores “Artigas” Literatura Uruguaya I Rodrigo Villaverde Pereyra Octubre. en cuanto a lo político. revelándose a través de su evolución por estos tres tipos humanos un progreso en dirección a una mayor racionalidad. una reducción.. Rama se limita a señalar que probablemente no se deba su formación adolescente en determinados manuales de Historia. finalmente. Finalmente. pues contaba con documentos de primera mano: las Memorias de su abuelo. esto implica que se hace. en el tercero la narración se desplaza a la trinchera contraria desde la visión de Catalina. filosófica y política. Según este último planteo. EAD compuso su obra narrativa impregnándola de su experiencia directa como combatiente en las revoluciones nacionales.” (117) De los instintos nacen. que no se resigna a aceptar. Argumentalmente. los usos. Antonio Díaz. a la vez. El coturno en la escuela realista Además del conocimiento de la historia. La estructura del modelo reducido El cuento acevediano no se agota en el relato del combate.. de los cuales debe centrarse en uno sin perder la necesaria visión del conjunto. contrastando con la descripción del primer capítulo. selección e integración de los hechos para convertirlos en relato. y finalmente en los gauchos.) aprendí a conocer un poco los hábitos. y el espíritu nacional se particulariza en quienes luego van a ser líderes blancos. se destaca la condición de militante partidista de EAD. afirmando la necesidad de los primeros como embriones de las segundas. 4. En cuanto a lo circunstancial. carga ese realismo de una forma inspirada en la epopeya antigua y emplea el mecanismo de “proyección a la distancia” del pasado idealizado como forma de cuestionar su presente histórico.. prima el mecanismo de concentración narrativa. luego en los matreros. en el quinto y el sexto se cierra el argumento con el nuevo desplazamiento de Cata. y el contraste de la acción de Ciriaca en uno y otro capítulo marca el incremento del ritmo. se puede señalar el comienzo abrupto que sitúa el combate en una serie de acontecimientos por fuera de la diégesis. a la vez que el final cerrado hace que toda esa secuencia se cierre en el hecho del combate. las ideas de localismo y autonomía personal. 6.). se elige el Catalán por ser un hecho histórico donde se muestra un hecho de armas en el cual no interviene Rivera y es previo a la capitulación de los principales caudillos (entre ellos Oribe) frente a Lecor. contando con dos momentos clave: la muerte de Heitor y el reencuentro con Sanabria. como enfrentamiento de dos oponentes.” (100) A su vez. 5. en el cuarto se describe este lado del campo de batalla.

y muchas veces las alusiones son ambiguas. 1965: 73-146. la acción humana se animaliza cada vez más. y con él. 7. Cabe destacar. El relato es coronado con una última manifestación radical de amor: Cata poniendo todo su esfuerzo para llegar al lado de Sanabria y morir con él. a los ojos de Rama. Los animales acompañan las acciones de los hombres. pero lo que diferencia a estos últimos es que. El combate de la tapera y otros cuentos.Instituto de Profesores “Artigas” Literatura Uruguaya I Rodrigo Villaverde Pereyra Octubre. observando que las órdenes dichas 'con miras de mando.” Eduardo Acevedo Díaz. y se entregan a la muerte en virtud de sus convicciones políticas. En ese sentido. mientras que se proyecta en los animales los signos de cansancio y dolor. 8. Montevideo: Arca. En “El combate.”. de su sentimiento de compromiso con el momento histórico sin ninguna connotación metafísica. tomando el planteo de Sillery. esto. con tono de amenaza'. los animales domésticos (caballos y mastines) son reemplazados por animales salvajes. la del sentimiento trágico cristiano de la vida (concepción elaborada por Unamuno). se caracterizan por el heroísmo que les hace luchar por sobrevivir.. el instinto no deja de ser más que la fuerza que le permite a los humanos llevar a cabo una inmolación voluntaria -nacida de las ideas. como lo hizo Manuel Podestá. Sanabria-Catalina) convive con el amor a la patria. su estilo se emparenta con la tragedia griega. 2014 En “El combate de la tapera” esto se ilustra con el permanente juego de contrapunteo entre hombres y animales. no cómo combaten. acercándolos en algunos aspectos y diferenciándolos en otros mediante los recursos narrativos empleados.” (145) Todos estos elementos que fueron expuestos a lo largo del ensayo le dan a EAD. la tragedia se da a nivel político: los personajes saben que están destinados a morir. No se aspira a una sobrevida. “la felicidad de los modismos. 9. El natural amor El tema sentimental es la temática permanente de Acevedo. el amor entre las parejas (Mauricio-Ciriaca. Rama.. . además del instinto. y el éxito que alcanza en el público recién será igualado por Rodó. No obstante. La aceptación de este mundo instintivo y la confianza en el proceso evolutivo vuelven a Acevedo Díaz el “antiSarmiento”. vuelve a los hombres superiores a Dios. “Ideología y arte de un cuento ejemplar. Asimismo. no se sabe si se habla de las mujeres como compañeras sentimentales o de trinchera patriótica. y en clara contraposición al instinto de supervivencia). el rol de “ideólogo nacional” del siglo XIX. La intención de “El combate de la tapera” es mostrar cómo los hombres mueren. y en esa elección sigue básicamente el influjo general de los escritores de su misma clase social y época. Ángel. El ceño iracundo de la última hora En la obra de AD hay una ausencia clara: la de Dios. más instintivos (cuervos y cimarrones). dando de esta forma un salto de lo natural a lo cultural. están impregnadas 'de un sentimiento de compañerismo'. A medida que avanza la trama. más que el histórico. En su prosa se manifiestan las convenciones del Naturalismo estético: un manejo psicológico de los personajes con una clara diferenciación de registros lingüísticos entre ellos y el narrador. El escritor ingresa a la sociedad Se puede considerar a Eduardo Acevedo Díaz como el “prosista nacional” por excelencia dentro de su contexto histórico. que no presentan los héroes humanos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful