El petróleo ha intervenido en la vida venezolana como una pieza activa, precisa y central en la evolución

política, económica y social de la nación; sin embargo, en el país, las primeras noticias sobre descubrimientos
de petróleo, se remontan al periodo gubernamental de Cipriano Castro, donde se conocían pocas, pero
valiosas aplicaciones para este recurso natural, apoyadas fundamentalmente, en el denominado Código o Ley
de Minas (1854), las cuales en conjunto, permitieron llevar a cabo el otorgamiento de ciertas concesiones de
manera ocasional, siendo la primera de estas en el año 1865
Aunque, para ese entonces el petróleo no era el factor principal en aquel marco económico, puesto que, el
auge nacional estaba dirigido por una estructura agro-exportadora tradicional, de escasos ingresos; la cual
tenía a Venezuela a principios del siglo XX, como un país mayormente amañado, conducido conforme a las
características propias de esa época, además de ineficiente; que luego coexistiría de forma momentánea junto
a una economía extractiva de petróleo, la cual sustituiría de a poco a la agricultura de exportación,
mencionada con antelación, debido al derrocamiento del gobierno de Castro en el año 1908, por parte de Juan
Vicente Gómez; y es allí cuando comenzaría realmente el cambio dramático de la economía de Venezuela, la
cual imprimiría carácter a su sociedad durante el siglo XX.
Mundialmente la industria de hidrocarburos era ya de gran renombre, y el potencial productivo del país se
convirtió evidentemente, en el objetivo de las grandes empresas europeas y norteamericanas. Fue así como la
intervención del capital internacional en Venezuela se afianzó en el gobierno del presidente Gómez, quien
forzó vínculos estrechos con los gobiernos de naciones extranjeras mediante concesiones más determinantes
que las de tiempos anteriores, pues ahora se concertaban, de manera más puntual, permisos para explorar y
explotar la riqueza de los yacimientos hallados en el territorio nacional. Este nuevo proceso supuso diversas
desventajas, pues Venezuela era un país eminentemente regionalizado e incomunicado en su interior, de lo
que resultaba un aislamiento muy marcado entre las regiones y por supuesto, una para nada dinámica que
funcionara como plan de progreso a nivel económico, legal y social en la nación. Al contrario, este hecho,
produjo condiciones que, empezaron a crear divisiones dentro de la población, ocasionando que, naciera un
sentimiento regionalista entre los pueblos, dada la desigualdad social caracterizada por el trillado caudillismo y
la falta de oportunidades. Aunque a pesar de todo, este panorama seguía pareciendo prometedor al punto de
que, se creyó posible la restauración total de una economía medianamente rentable.
De manera subordinada se fueron ampliando los planes estratégicos que, producirían el impacto y las
transformaciones en la situación nacional.
En consecuencia, desarrolladas las primeras inversiones extranjeras se aceleraron los procesos relacionados
con las concesiones y todo aquello contemplaba el hecho de que, sólo el pueblo sería el cuerpo obrero de
esta industria (aumentando así, el éxodo de los campesinos a los centros urbanos); y además teniendo en
cuenta, que la explotación del petróleo requería una tecnología sofisticada que en ese momento estaba
completamente controlada por las compañías extranjeras.
En el mismo sentido, la trascendencia de dicha tecnología, independiente de la capacidad productiva del país,
tendría como consecuencia que las inversiones extranjeras aumentaran los ingresos por el pago de la
maquinaria, pese a que, paradójicamente, no coincidían a lo esperado por la producción del país.
Entre tanto, para la década de 1920, ya estaba constatado el caudal de reserva de hidrocarburos en el
subsuelo nacional. También en este punto, la hegemonía de los internacionales era notable, pues gran parte
de los beneficios de las inversiones extranjeras revertía sobre sus propias economías. Muestra de esto fue
que, empresas como la Caribbean Petroleum Company y la Royal Dutch Shell se hicieron más acaudaladas.

para el descontento de los inversionistas. bajaran las exportaciones petroleras y sus ingresos y disminuyeran tanto las exportaciones agrícolas como las importaciones. que impedía algunas condiciones para las concesiones. durante los años (-----) el Gobierno de Eleazar López Contreras tuvo que enfrentar el estallido de la violencia popular debido a la situación de crisis que existía en el país por problemas de educación. además de conceder plazos de concesión más largos y beneficiosos para las compañías ya establecidas en el territorio. La otra. haciéndolas caducar. repercutió igualmente en Venezuela haciendo que. mucho analfabetismo. Por otra parte. Venezuela había alcanzado ya el primer puesto como país exportador de petróleo en el mundo. Las compañías petroleras despidieran el 66% de sus obreros. cerril. insertándose plenamente en el sistema capitalista mundial. era el primer inversionista en nuestro territorio. también se mantuvieron impuestos los derechos de exploración bajos. Trayendo consigo una nueva estructura económica del país que alteraba el orden normal de las clases sociales existentes y dando origen a otras. Pero aislado a todo lo previsto. . ya el petróleo había desplazado al café como primer producto de exportación y en 1928. En el aspecto político sobresalió el enfrentamiento a dos corrientes políticas de acción y opinión contrapuesta. obtuvo tutelaje de Estados Unidos. la gran crisis de Estados Unidos ocasionada entre los años 1929-1931. y el segundo como país productor después de Estados Unidos. en las que no se apreciaron cambios pues conservaban las mismas políticas de ofertas y facilidades de inversión a los capitales extranjeros.Consecutivamente Gómez dispuso de más concesiones. siendo siempre cauteloso. Gómez habilitó recursos dirigidos a la infraestructura de los estados. la industria se encontraba atrasada y estancada. Luego. no estableció normas de refinación. Lo que necesariamente no significó un beneficio para la sociedad venezolana dado que. tuberculosis. norteamericanas e inglesas. marginando a los forasteros. que el Gobierno de Vicente Gómez se convirtió en la bisagra articuladora entre un pasado agrícola. pues reafirmó vínculos con las potencias extranjeras. por otra parte. ni perforación. lepra y otras. Además la agricultura estaba semiabandonada. debido a ciertas deficiencias en lo demandado por el Código de Minas (1910). decimonónico y la Venezuela abierta a la modernidad . dando prioridad a las zonas propias o cercanas donde residía el personal de estatus dentro de la industria. disentería. se pronunció mucho más la miseria para los menos favorecidos en el país. Este país. además defendió la producción nacional en un estado inicial y abrió la posibilidad de que estados Unidos gravara impositivamente los hidrocarburos venezolanos. Pero sí Permitió exenciones de impuestos de aduana para maquinarias y equipos. Una. se redactó la Ley de Minas (1918) y la primera Ley de Hidrocarburos (1920) buscando perfeccionar el proceso de entrega del petróleo al capital extranjero. En 1925. sólo se originaron conflictos traduciéndose a que. Como ya era innegable el abultado ingreso fiscal proveniente de las exportaciones de petróleo. pagó la deuda externa y con las inversiones extranjeras mejoró y amplió la infraestructura del país. Siendo todo lo contrario para sus familiares y allegados porque ellos sí disfrutaban de los resultados del “tráfico de concesiones”. representada por sectores económicos poderosos como los inversionistas extranjeros. en la salud grave epidemias y enfermedades como el paludismo. conservador y reaccionario y promoviendo siempre iniciativas modernizadoras. más cabe destacar. especialmente para las compañías holandesas. . terratenientes y grandes comerciantes. representada por el movimiento popular. y el comercio prácticamente en ruinas. el Congreso levantara sanciones en contra de estas. No obstante.