El pensamiento al uso no suele asociar la reflexión con la cosmética, sin

embargo, bastará una pizca de claridad para comprender que la reflexión, el
reflejo, es indispensable para la práctica cosmetológica. Se trata aquí de
aclarar el vínculo entre lo que siempre ha estado unido: práctica cosmetológica
y reflexión.
A finales del siglo XIV aparecen en Europa representaciones de sirenas
sosteniendo un peine en una mano y en la otra un espejo donde reflejarse.
Dichas representaciones se vuelven cada vez más profusas a medida que el
siglo XV avanza hacia el XVI. Las sirenas, como Djuna, moran las profundidades
abisales donde todo es indistinguible, donde nada tiene forma, sin embargo
cuándo emergen a la superficie, cuando aparecen, no pueden hacer menos que
tomar atención al modo en que aparecen, reflejándose. Aparecer en el mundo
es habitar y ser apariencias, lo otro es desaparecer. Desde este punto de vista,
incluso los “objetos de nuestra introspección”,
sentimientos, emociones,
pensamientos son apariciones o apariencias que emergen desde un fondo,
común, indiscernible, abismal, y no hay discontinuidad entre el “mundo
interior” y el “mundo exterior”. Esta aproximación intenta poner en términos
modernos lo que cierta antropología ha enseñado sobre el pensamiento de los
chamanes y sus culturas. Lamentablemente las doctrinas religiosas, en
especial aquellas de trasfondo judeocristiano, nos han infundido un profundo
desprecio al cuerpo y el mundo, haciendo hincapié en su carácter ilusorio. Por
lo que la reflexión y práctica cosmetológicas que proponemos aquí buscan
invertir aquella formula que reza “la realidad es una ilusión” y afirmar entonces
que “la ilusión es una realidad”, empoderándonos así de la facultad de la
consciencia para crear ilusiones que se constituyen en realidades. Se trata
ahora de recuperar el poder para transformar nuestro cuerpo y las impresiones
que con éste hacemos en el mundo, es decir, el poder de transformar nuestro
cosmos: cosmetología.
Ésta es una invitación abierta a cosmetólogas, peluqueros, tatuadoras,
modificadores corporales, masajistas, maquilladores, ilusionistas, artistas
corporales, modelos, actrices, fabricantes de máscaras, joyas, talismanes,
ungüentos, pomadas, perfumes, interesados todas, a compartir reflexiones y
prácticas sobre el arte de las apariencias.
Propuestas de talleres prácticos, de exposiciones y de todo tipo son
bienvenidas. Motívense.
Propongo que nos juntemos el sábado 20 de agosto a las 12.00 en el terminal
de buses de Calera para tomar un bus y bajarnos en el sector de Palos
Quemados, caminar poco más de una hora hasta la cascada más grande
conozco en la Cordillera de la Costa de la V Región, e instalarnos ahí hasta el
domingo 21 a disfrutar del lugar y compartir nuestras reflexiones y prácticas.

pero después entendí que lo que había querido decir es que al dejar atrás las identidades restringidas y las repeticiones neuróticas.La cascada es habitada por una preciosa sumpai (sirena) y resultará muy provechoso realizar la jornada bajo su auspicio. -La vida es una especie de mosaico en el cual van encajando las piezas necesarias para componer temas. En mis encuentros con Castaneda él había defendido el mundo externo como más amplio y misterioso que el interno. Algunos temas que me gustaría compartir son los siguientes: - Cosmología y Cosmetología ¿Cosmetología Natural? O Naturaleza y Cuerpos Plásticos Do It Together Body o el cuerpo como co-creación El Kosmetikon de Cleopatra o ¿eran las Piedras Tacitas cosmetiqueros? La persona como máscara. Durante toda mi existencia. La conquista del templo) . el misterio infinito de la vida aparece otorgando lecciones inacabables. La riqueza de sus colores. Cualquier cosa la comentan. (Jacobo Grinberg Zylberbaum. Yo me había escandalizado ante la afirmación. mi herencia judía y la enfermedad de mi madre me habían enseñado a estar a la defensiva haciéndome considerar al mundo externo como ilusorio. Ayün & Weichan. Gracias. Por supuesto todo dependerá de los intereses y propuestas de los asistentes. Nada ocurre por azar. formas y patrones dependen del número de estructuras que podamos trascender y de la cantidad de repeticiones que son necesarias para percatarnos de nuestras falsas identidades.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful